Tu mirada

Tu mirada

26 de octubre

“El Señor se volvió y miró directamente a Pedro. Entonces Pedro se acordó de lo que el Señor le había dicho: Hoy mismo, antes de que el gallo cante, me negarás tres veces.” Lucas 22:61 (NVI)

La traición ya estaba consumada. Pedro había negado tres veces al Señor Jesús. El patio estaba lleno de personas asociadas al Sanedrín, rostros agresivos, mucha violencia. Estaban golpeando al Nazareno y junto al fuego del patio, un rudo pescador ya había negado su relación con el Maestro. En medio de los gritos, de las agresiones, de las injurias, se produjo un silencio momentáneo. Y la mirada del Señor Jesús encontró los ojos de Pedro. El tiempo se paró. Fueron apenas unos segundos, pero parecieron una eternidad.

Ahí estaba el Maestro que le había pedido a sus discípulos y amigos que lo asistan y que no lo dején solo mientras oraba al Padre en el huerto. Y sus amigos se quedaron dormidos. Cuando los despertó, no les reprochó su indiferencia, ni les mostró su profundo dolor por el desprecio y la ausencia. Era el mismo Maestro que le había advertido a Pedro: Me vas a negar. El diablo te va a sacudir como al trigo.

Pero Yo he orado por vos, para que cuando regreses, seas de bendición para otros. NNNNNNOOOOOOOOOO, había gritado Pedro, voy a dar mi vida por vos.

Y cuando las miradas se cruzaron en aquel patio oscuro, Pedro se acordó de todo eso, y se quebró. No pudo seguir resistiendo esa mirada y se fue llorando amargamente. No había odio, ni rencor, ni dureza, ni recriminación, ni discriminación en la mirada de Jesucristo. Solo había amor. A pesar de los golpes recibidos, de la pesada cruz que se venía, del momento crucial del sacrificio para salvar al hombre con su muerte, de la frustración por ver que ninguno de los suyos lo defendía, en esa mirada, Pedro vio el amor
más grande del universo.

Hoy Jesucristo te sigue mirando de la misma manera. Él sabe de tus fracasos y errores, sabe de tus pecados ocultos y de tus descuidos, y no te recrimina tus desprecios. Como a Pedro, hoy te ofrece una nueva oportunidad. Cristo te sigue mirando con el Amor del Cielo, aunque vos solo le des la espalda.

Jesucristo es el Dios de la segunda oportunidad, no te abuses de su amor perfecto

REFLEXIÓN – Hay amor en los ojos de Jesús.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: http://www.devocionalpc.com.ar

Anuncios

La Iglesia de Satán está reconocida como un culto legítimo en Estados Unidos.

La Iglesia de Satán está reconocida como un culto legítimo en Estados Unidos. 

Llamado por muchos de sus seguidores el ‘Papa Negro’, Anton Szandor LaVey comenzó su camino hacia el supremo sacerdocio de la Iglesia de Satán cuando contaba tan sólo con 16 años y tocaba el órgano en una feria: “El sábado por la noche, veía a hombres deseando con lujuria a las chicas que bailaban medio desnudas en la feria ambulante y, el domingo por la mañana, cuando tocaba el órgano en la carpa de los evangelistas, en el otro extremo del recinto de la feria, veía a esos mismos hombres sentados en los bancos con sus mujeres e hijos pidiéndole a Dios que los perdonara y los librara de los deseos carnales. Sin embargo, la noche del sábado siguiente, regresaban al espectáculo o a algún otro lugar de complacencia. ¡Entonces supe que la Iglesia cristiana se fundamenta en la hipocresía y que la naturaleza carnal del hombre es inevitable!”

A partir de esa temprana experiencia en su vida, el camino que habría de seguir estaba claro. Finalmente, en la última noche de abril de 1966, la noche de Walpurgis, la festividad más importante de los creyentes en la brujería, LaVey se afeitó la cabeza siguiendo la tradición de los antiguos verdugos y anunció la fundación de la Iglesia de Satán. Había comprendido que existía la necesidad de una iglesia que recuperara el cuerpo del hombre y sus deseos carnales como objeto de celebración. “Debido a que la veneración de lo carnal produce placer” decía, “debería haber un templo de gloriosa complacencia…”La Biblia Satánica recoge todas las enseñanzas de La Vey. Lejos de la tradicional imagen ofrecida por la Iglesia cristiana del Príncipe de las Tinieblas como portador del mal, la desgracia y el vicio, LaVey reivindicó la figura de Satán como auténtico símbolo de la libertad, la sabiduría y la amabilidad. Para el autor, Satán era la más pura personificación de la iluminación y el conocimiento, y así lo demuestra en esta emblemática obra.  

El autor

Anton Szandor LaVey nació en Chicago, el 11 de abril de 1930. Cuando aún estaba en el instituto comenzaron a surgir en él las bases de sus ideales satanistas. Tras terminar el instituto comenzó a dedicarse a diversos trabajos, entre ellos el de prestidigitador y el de pianista en un club en el que una noche la actriz Marilyn Monroe actuaba y con la que Anton LaVey mantuvo una relación. Más tarde se trasladó a San Francisco y fundó la Iglesia de Satán. Fue, según él, su abuela de origen rumano, más concretamente de la región de Transilvania, quien más influyó en su forma de ser contándole innumerables cuentos de vampiros y demonios. 

LaVey se autoproclamó ‘Papa Negro’ por estar al frente y ser fundador de la Iglesia de Satán. Alcanzó mayor fama después de dar a conocer al mundo su iglesia y porque el asesino Cahrles Manson aseguró ser seguidor suyo. Fue un icono dentro de la cultura pop en EEUU, venerado por cantantes y estrellas de todo tipo. Algunos de los muchos personajes famosos asociados con su iglesia son la actriz Jane Mansfield y el cantante Marilyn Manson. Fue la inspiración del cantante Marilyn Manson, a quien Anton LaVey nombró Reverendo de la Iglesia de Satán por promover con su música ideas y conceptos afines a su doctrina y además aparece brevemente en el video de la canción Dope Hat.

Anton LaVey murió el 29 de Octubre de 1997, en el hospital St. Mary, en San Francisco, Estados Unidos, a causa de un edema pulmonar. Fue llevado a este hospital católico debido a que era el que se encontraba más cerca. El momento de su muerte fue registrado como la mañana de Halloween, pero esto hace posible especular que pudo haber muerto con uno o dos días de diferencia. Se hizo un funeral satanista por invitación en Colma, y su cuerpo fue cremado. Sus cenizas no fueron enterradas, pero fueron eventualmente divididas entre sus herederos como parte de un acuerdo, con la idea de que poseen potenciales poderes ocultistas, y que pueden ser usados en rituales satanistas de magia. Sus hijos probablemente la utilizarían.

 

Consejo Evangélico de Suiza declara inocente a “la última bruja de Europa”

Consejo Evangélico de Suiza declara inocente a “la última bruja de Europa”

Viernes 29 de Agosto de 2008
Sectas
Suiza

(NoticiaCristiana.com) La que probablemente fue “la última bruja de Europa” fue rehabilitada en Suiza el Viernes 29 de Agosto de 2008, 226 años después de que fuese decapitada, informó la agencia suiza SDA.

El Parlamento del cantón oriental de Glarus declaró a Anna Göldi, ejecutada en 1782, inocente, y calificó de “asesinato judicial” el proceso llevado a cabo entonces ante el Consejo Evangélico. Una declaración de la administración de Glarus, publicada este mes, indica que el consejo de la Iglesia Reformada encargada del juicio no tenía autoridad legal alguna y decidió de modo anticipado que la mujer era culpable. Además inscribe que Göldi fue ejecutada cuando la ley no imponía la pena capital por envenenamiento no letal.

En la decisión, Anna Göldi fue declarada inocente de las acusaciones de “envenenamiento”, y se establece que el fallo fue resultado de un proceso injusto e ilustra el fanatismo religioso, la superstición y el abuso de poder que imperaron en su enjuiciamiento.

La Fundación Anna Göldi, creada en 2007, celebró la decisión, aunque destacó que eso no le devuelve la vida a la víctima. Sin embargo, le restituye su honor perdido por las graves acusaciones y la condena a muerte, dijo Walter Hauser, periodista y autor de un libro sobre la mujer.

Según Hauser, es la primera vez en Europa que un Parlamento revisa y revierte la decisión de un proceso por brujería.

Göldi servía en la casa del médico Jakob Tschudi, quien la acusó de poner agujas en la leche y pan de una de sus hijas por medios sobrenaturales. La mujer confesó bajo tortura y fue condenada, pese a que retiró la confesión una vez acabados los malos tratos. Los protocolos del juicio, con numerosas irregularidades, fueron destruidos.