Apologetica católica XXIX

Apologetica católica XXIX

LOS MILAGROS

NO SE TRATA aquí de si hoy día se realizan milagros. Todos los que creemos en la Biblia admitimos el hecho de que se obraron milagros en los tiempos bíblicos, y no hay base alguna en la Escritura que indique que los milagros terminaron con la era apostólica.

Roma afirma que ella es la única que tiene la confirmación de un milagro continuado, y considera esto como la prueba de que ella es la única verdadera iglesia de Cristo en la tierra. Esta es la causa por la que ella da tanta importancia a los milagros. Es cierto que la mayoría de las iglesias protestantes no reclaman para sí los muchos milagros de que Roma hace alarde; pero está muy lejos de la realidad decir que en ellas no se den algunos. Dios escucha las oraciones de sus hijos y las contesta aun en nuestros días, lo cual en sí es milagroso. Tal es el caso del orfanatorio que George Muller estableció en Bristol, que se fundó con el doble propósito de albergar los muchos niños necesitados de aquel tiempo, y demostrar que Dios es un Dios que oye las oraciones de los que creen en sus promesas. George Muller pasó a estar con su Señor hace mucho tiempo, pero el orfanatorio continúa, y los que están al frente de él continúan basándose en el principio de no dar a conocer sus necesidades más que a Dios. Durante un siglo se han cubierto estas necesidades sin falla, y con tanta frecuencia han llegado los donativos exactamente a tiempo que no se puede atribuir a una mera coincidencia. Esta es una de tantas instituciones que dan testimonio del íntimo conocimiento y cuidado de Dios. El es fiel a todos los que cumplen su voluntad y confían en él completamente, sean protestantes o católicos, aunque la fe de estos últimos en Dios este cubierta con muchas supersticiones inútiles que son producto de la ignorancia. “Jehová mira el corazón” (I Sam. 16:7), y donde él ve la fe viva y verdadera en él, puede obrar y de hecho obra en favor de los que le imploran, y obrará un milagro si es necesario. No debemos, pues, sorprendernos si se realizan algunos milagros en la iglesia romana, aunque la mayor parte de ellos sean espurios.

Sin embargo, debemos tener en mente algunas cosas:

1.      Los milagros de la Biblia no ocurrían de continuo. Generalmente se hallan agrupados, y aparecen al principio de una nueva dispensación, o en tiempos de crisis: por ejemplo, cuando Israel salió de Egipto; en los días de Elías y Eliseo; durante la cautividad de Babilonia; y en los tiempos de nuestro Señor y durante la era apostólica. En todos estos tiempos fueron frecuentes los milagros.

Desde Adán hasta la muerte del apóstol Juan pasaron unos 4.000 años, y en este largo lapso de tiempo hubo algunas ocasiones en que figuraron los milagros de manera prominente, pero fueron pocas y de corta duración. Una vez que el evangelio fue confirmado “con muchas pruebas indubitables” (Lucas 1:14; Hechos 1:1-3), no existió la misma necesidad del testimonio de los milagros que se perciben por los sentidos, y aunque no podemos decir, como lo dijeron algunos padres de la iglesia primitiva, que había pasado el tiempo de los milagros, no podemos menos de admitir que han sido menos frecuentes que lo que fueron en otro tiempo Del siglo cuarto en adelante los milagros ocuparon una vez más un lugar más prominente, y siguieron aumentando con el correr de los años, hasta que llegó el tiempo en que se exigieron por lo menos cuatro milagros para que un santo pudiera ser canonizado. Si se ha de juzgar a los santos con este criterio, tenemos que concluir que otros santos católico-romanos han sido más grandes que Juan el Bautista, quien “ninguna señal hizo” (Juan 10:41).

2.      Esta “corriente” de milagros no se puede comparar en su calidad espiritual con los milagros del Nuevo Testamento, que tuvieron siempre un valor práctico, ya fuera ayudando, avisando o castigando, según fuera el caso. Ninguno de estos elementos se encuentra en los milagros católico-romanos.

3.      Los milagros de la Biblia casi en su totalidad vienen a confirmar todo el conjunto de la revelación divina, mientras que los milagros católico-romanos son testimonio de cosas particulares, como una reliquia o un santuario; o tal vez vienen en apoyo de una doctrina particular, como el purgatorio.

Los milagros de la Escritura poseen una sencillez y dignidad que atraen e inspiran mayor fe en Dios, mientras que los de la iglesia romana con frecuencia no son más que pura ostentación, no sólo indigna de Dios, sino también indigna de los hombres, por el elemento mágico que causa la admiración y no por el milagroso que incita al culto. ¿Qué valor espiritual puede haber en un crucifijo que inclina su cabeza ante el que le está adorando, o en una virgen que mueve los ojos, o un cuadro de la Madona en Polonia que en 1949 derramó lágrimas de sangre por los sufrimientos de la iglesia en aquel país? Se nos dice que un sacerdote enjugó sus lágrimas, pero éstas brotaron de nuevo, y millares de personas fueron allí a orar ante el cuadro y traerle dones.

En una iglesia de Nápoles hay dos frasquitos que se guardan en un estuche y que, según dicen, contienen la sangre de un santo. Normalmente esta sangre tiene la forma de un polvo muy fino, pero se torna líquida tres veces al año: el primer sábado de mayo, y los días 16 de septiembre y de diciembre. Por lo menos esto es lo que se dice. Después de volverse líquida, es llevada por las calles en solemne procesión que encabezan un cardenal y otros dignatarios de la iglesia. A los que adoran esta reliquia se les promete la libertad de todas calamidades. El estuche está sellado y no se permite que sabio alguno examine el contenido de los frascos. Todo hay que aceptarlo de buena fe.

4.      Muchos de los milagros de Roma, verdaderos o falsos, tienden a aumentar la riqueza y el prestigio de la iglesia, y conducen a los adoradores a una más profunda superstición. Uno de los lugares de peregrinación más famosos del mundo es Lourdes, que es visitado todos los anos por centenares de millares de peregrinos, algunos de los cuales van en busca de su curación, otros con espíritu de adoración, y muchos más por mera curiosidad, coma turistas. Una aldeana de la localidad, de catorce años de edad, dijo que había visto a la Virgen en la gruta el día 11 de febrero de 1958. Se dijo que al mismo tiempo brotó una fuente de agua, y millares de personas han ido desde entonces a ver el milagro. Al agua se le atribuyen propiedades curativas en virtud de los méritos de la virgen. Se levantó una iglesia sobre la gruta y la fama del santuario se extendió grandemente. Algunos dijeron que habían sido curados y dejaron allí sus muletas. La proporción de los que dicen haber sido curados es muy pequeña, y la opinión médica está dividida acerca de la realidad de los resultados. Un corresponsal especial del Daily Telegraph de Londres escribió con fecha 12 de febrero de 1958 que en los cien años que habían pasado la iglesia romana había reconocido como milagrosas 54 curaciones en Lourdes. Ahora se requiere un informe completo del médico del peregrino, y que una comisión médica declare que la curación es médicamente inexplicable. No cabe la menor duda de que muchos de los que allí van lo hacen con espíritu de verdadera devoción, a pesar de lo cual tienen que regresar a sus casas como habían venido. Como todo ello se ha comercializado ampliamente, lo que es absolutamente cierto es que los peregrinos y los turistas dejan grandes entradas a la iglesia católico-romana y los habitantes del lugar. El día del centenario el Cardenal Gerlier, Arzobispo de Lyons y Primado de las Galias, cantó una misa solemne en presencia de 17 obispos, de los cuales 10 habían venido de extranjero, y por radio se trasmitió desde Roma una congregación de 40.000 personas la recitación del angelus por el Papa. Se espera que en este año (1958) visiten Lourdes unos seis millones de peregrinos, que ocuparán las 25,000 camas que hay en 600 hoteles y pensiones de la ciudad y alrededores. Se supone que cada peregrino y turista gaste entre 5 y 10 libras esterlinas (catorce a veintiocho dólares) en la compra de rosarios y otros recuerdos religiosos. Sólo la ciudad de Lourdes ha gastado 2,000,000 de libras esterlinas (5,00.,00 dólares) en los últimos diez años para ampliar los lugares de estacionamiento de automóviles y alargar las pistas de aterrizaje, etc.

No tenemos más que colocar lado a lado los milagros de nuestro Señor con lo que se hace en Lourdes, y el empeño que él tuvo en evitar el clamor popular, para notar el contraste.

Manifestaciones semejantes a estas se han realizado en México, Cuba, Argentina, Chile y Portugal, y la iglesia de Roma afirma que todas ellas son manifestaciones de María, aunque localmente reciban diversos nombres.

Entre los no-romanistas no es tan conocido el uso de escapularios y medallas que se llevan sobre en cuerpo. Estos no son más que amuletos para ahuyentar influencias malas, que hacen al que los lleva participante de los méritos de la orden religiosa que los reparte, a pesar de todas las protestas que Roma hace en contrario. El escapulario, que se usa como vestido, está compuesto de una pieza de tela que tiene una abertura en el medio para meter por ella la cabeza, quedando los dos extremos colgando sobre el cuerpo, uno atrás y otro adelante. Con el correr del tiempo este escapulario ha quedado reducido a dos piececitas de tela de lana de unos siete centímetros por cinco, una de las cuales cuelga sobre el pecho y la otra sobre la espalda por medio de unas cintas que pasan por los hombres. Los colores varían según las diversas órdenes religiosas: unos son blancos, otros azules, o rojos, o púrpuras, etc. En la tela se hallan impresas o bordadas las representaciones de la virgen o de la cruz. Están autorizados dieciocho modelos de estos amuletos, y sólo se permite llevar cinco de ellos al mismo tiempo. El más popular es el de la orden carmelitana, que se fundó en 1156. Hoy día lo puede llevar cualquiera, y son unos dos millones de personas las que lo usan. El que lo lleva y se conserva puro y reza diariamente las oraciones prescritas tiene seguros dos favores:

a.       Su cuerpo se libra de todas las calamidades y de los ataques del diablo.

b.      Se salva su alma. El Papa Clemente tuvo una visión de la Santa Madre en el siglo doce, en la que se le aseguró que ella baja todos los sábados al purgatorio y saca de allí a todas las almas que llevan su escapulario.

En el año 1911 se acuñó una medalla que tenía grabada en un lado el sagrado corazón y en el otro la imagen de la virgen. Esta medalla puede usarse en reemplazo del escapulario, y se obtienen los mismos méritos, pero es menester comprar una nueva medalla cada año, y en algunos casos se exige que se haga también una contribución mensual.

Otro amuleto que no es tan popular es el agnus déi, que se compone de discos de varios tamaños, hechos con la cera que queda de las velas que se usan en el culto. En un lado estos discos llevan impresa la figura de un cordero y de una cruz, y en el otro las armas del papa o la figura de un santo. Estos discos son preparados y bendecidos por el papa en el primer año de su pontificado, y cada siete años después. Algunos de ellos se conceden a los cardenales o personas de rango y distinción, y en la bendición que se pronuncia sobre ellos se hace especial mención de la libertad que dan de los peligros de fuego, inundación, tormentas, pestilencias y del parto. La misma Roma admite que éstos se introdujeron probablemente como un sustituto cristiano de los amuletos paganos comunes en Roma en el siglo quinto.

4.      El milagro que Roma admite es el más grande de todos es el que se realiza casi continuamente en cada momento en muchísimos lugares de todo el mundo, cuando la hostia y el vino se convierten en el real cuerpo y sangre de nuestro Señor, al pronunciarse las palabras de la consagración para ser ofrecido a Dios y comido por los que comulgan. Este milagro, sin embargo, no tiene base alguna científica. Antes de poder aceptar esto como verdadero, se tiene que negar toda facultad de percepción que se usa en los juicios diarios. Dios no nos pide tal cosa sino que nos da la facultad de observar y raciocinar para que la usemos. La fe está sobre la razón, pero no está contra ella. Cuando va contra ella se convierte en credulidad y superstición.

Anuncios

Descifrando Pasajes Difíciles: 1 Timoteo 5: 23

Descifrando Pasajes Difíciles: 1 Timoteo 5: 23

Posted: 20 Oct 2008 10:08 PM CDT

 

Hace unos días recibí un correo de un estimado hermano en Cristo, quien es, además, un gran apoyo para este blog, con respecto a una duda acerca de un consejo que Pablo le brinda a Timoteo en la primera carta pastoral.

 

Cuando leí el correo me pareció muy interesante analizar este pasaje, pues en él tengo la posibilidad de romper mitos que existen entre los cristianos y además brindar una adecuada interpretación del consejo del apóstol Pablo al joven Timoteo.

 

El correo me pareció bastante honesto en cuanto a la preocupación del hermano, pues desde el punto de vista científico, el consejo de Pablo parecería algo contradictorio, y quizás hasta equivocado, pero como veremos más adelante, no es así.

 

Parte del mensaje decía así,

 

“El asunto es que desde el conocimiento médico, sabemos que la ingesta de alcohol es, invariablemente, una condición que agrava cualquier proceso digestivo, ya se trate de gastroesofágico ó de las vías biliares.

 

Hasta donde sé, de ninguna manera el alcohol podría tener un efecto terapéutico o profiláctico sobre alguna patología digestiva. Pablo señala que el agua le caía mal a Timoteo. Pero, así y todo, no encuentro razón al consejo de tomar vino.”

 

Como dije anteriormente, esta es una excelente pregunta, y quizás algo que nos hemos cuestionado muchos cuando hemos leído el pasaje de 1 Timoteo. Pero veamos cual es el consejo que Pablo le da a su discípulo,

Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades.” 1 Timoteo 5: 23

 

Antes que nada, debemos hacer mención de que Timoteo se encuentra en la iglesia de Efeso, en representación de Pablo, e intentando poner las cosas en orden para que volvieran a como eran antes. Como vemos en Hechos 20, que ocurre siete u ocho años antes, Pablo estuvo en esa iglesia reunido con los ancianos enseñándoles la manera correcta enla que debían actuar.

 

En los próximos años luego de esa visita, la iglesia se tornó en un caos, con ancianos corruptos, por lo tanto, una de las responsabilidades de Timoteo era restablecer pastores adecuados y piadosos, que temieran a Dios.  Es por eso que en los versículos 17 al 25 vemos a Pablo enseñándole a Timoteo como poner la perspectiva adecuada al postorado, en el cual se debe mantener una gran pureza espiritual. De ahí que vemos a Pablo diciendo,

 

17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18 Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.  19 Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos. 20 A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. 21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad. 22 No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.” 1 Timoteo 5: 17-22

Entonces veamos lo que viene escribiéndole el apóstol a Timoteo:

  1. Los ancianos piadosos deben ser tenidos por dignos
  2. Establecer adecuado juicio sobre los ancianos que son acusados
  3. Reprender a los que continúan pecando
  4. Hacer todas las cosas con transparencia
  5. Investigar bien la reputación de una persona antes de establecerlo como un anciano
  6. Necesidad de conservarse puro

Ahora, en el verso 23, Pablo hace de su enseñanza acerca de la pureza algo más personal, y le dice a Timoteo, “Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades” (1 Timoteo 5: 23).

 

En la mente de Pablo, mantenerse puro n o incluía mantener un rígido ascetismo que podría dañar la salud de Timoteo, y debido a que quizás le llegaron noticias de lo que estaba haciendo Timoteo, o quizás lo que sabía personalmente que hacía su discípulo para mantenerse puro.

Pablo, hace una pausa en cuanto a lo que está escribiendo con respecto a la pureza de aquellos que desean ser pastores, y le escribe unas cuantas palabras muy personales. Timoteo había tomado un voto de abstinencia del vino. Quizás Timoteo no quería ser una piedra de tropieza para los hermanos débiles y hasta quizás quería tomar un voto espiritual como el voto Nazareno que vemos en el Antiguo Testamento (Números 6).

 

Timoteo quería ser un modelo de virtud. No quería que alguna persona lo probara y cayera en pecado, además que sabía que el pastor no debe ser “dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro” (1 Timoteo 3: 3). Pablo no quería que Timoteo cambiara esta actitud, que demostraba su amor por la iglesia de Efeso, pero le dice que no beba solamente agua, sino que también debido a sus enfermedades debe tomar un poco de vino. Pablo no quería que ese voto de mantenerse puro y que llegaba hasta ser abstemio, le causara problemas en su salud. Juan Calvino escribe,

 

“Ahora es evidente que Timoteo no era simplemente moderado, sino austero, en su modo de vida; tanto de que no cuidaba su salud; y es cierto que esto era hecho, ni con ambición ni superstición. Por lo tanto, inferimos, que no solo estaba él muy lejos de satisfacerse en lujos, pro que, para que él estuviera mejor preparado para el trabajo del Señor, reducía una porción de su comida ordinaria; pues no era por disposición natural, sino por un deseo de moderación, que él era abstemio.” [1]

 

Pero que sabemos del primer siglo? El agua era en ocasiones impura; cargada de virus y bacterias que podrían ser causantes de múltiples enfermedades digestivas, desde hepatitis hasta diarreas. Timoteo era sensible a esto. Pablo no quiere que Timoteo deje su voto, simplemente que si continúa bebiendo agua y nunca toma algo de vino, no podrá obtener ayuda para sus enfermedades.

 

Pero, cuál era uno de los usos del vino en la antigüedad? En los papiros egipcios de Ebers (1500 a.C) el vino y algunas preparaciones a base de vino eran recomendadas para el asma, la constipación, la dispepsia, así como para el tratamiento de la epilepsia, y sorprendentemente para tratar la ictericia. Esta última puede interpretarse que debido a las malas condiciones higiénicas, las hepatitis virales podían prevenirse consumiendo un líquido que no tuviera virus en lugar de agua que estaba contaminada.

 

Hipócrates, el padre de la medicina, y una personalidad de la antigua cultura griega (460-370 a.C) recomendaba el vino para el tratamiento de las heridas; para el fortalecimiento de las personas desgastadas, así como diurético, purgante y sedante.

 

Asclepiades (124-40 a.C), el médico de Cicerón, recomendaba añadir vino a la dieta, ejercicio físico, baño, masajes, y escuchar música como refrescamiento para el organismo. En el Imperio Romano, el cirujano militar de Nerón, Dioscórides (80 d.C) recomendaba el vino para la desinfección de heridas y para prevenir la supuración de las mismas.

 

Arnoldo de Villanova (1234-1311 d.C), un médico catalán y profesor de la Universidad de Montpellier, escribió un libro acerca del vino llamado “Liber de vinis,” en donde recomendaba el vino para fines terapeuticos tanto para cura como prevención. Además consideraba el vino útil para la prevención de las enfermedades hepáticas, quizás por la contaminación del agua con virus de la hepatitis.

 

Es claro que en la antigüedad consideraban al vino como terapéutico, e inclusive, los grandes médicos del pasado lo consideraban útil para las enfermedades gastrointestinales. Quizás la causa más frecuente era, como dije antes, la contaminación de las aguas. Esto era algo común en esos tiempos.

 

Quizás Pablo sabía de las frecuentes enfermedades digestivas que aqujaban a Timoteo, a causa de estar bebiendo únicamente agua, y que en ocasiones estaba contaminada con virus y/o bacterias, y sabía que si tomaba vino, muchas de esas enfermedades desaparecerían, o por lo menos disminuirían de frecuencia.

 

Nadie, en el mundo de la medicina, niega los beneficios del uso moderado del vino sobre el aparato cardiovascular, pero en la antigüedad, dada la gran contaminación de las fuentes de agua, y a la falta de sistemas que hicieran el agua potable, el vino era un buen remedio para evitar múltiples enfermedades que eran transmitidas por el agua.

 

Recordemos que la Biblia no condena el uso del vino. En el mundo antiguo, Israel tomaba vino. Jesús tomaba vino. Y antes que alguien diga que Jesús tomaba jugo de uvas, les recuerdo que el vino solamente se puede hacer de una forma. De la misma manera se fabricaba en la antigüedad como ahora. La Biblia condena el abuso del vino. La Biblia condena la embriaguez. La Biblia condena a los borrachos. Pero el vino “alegra a los vivos,” dice Eclesiastés 10:19.

 

Debemos entender, entonces, el punto que quiere hacer Pablo con lo que le escribe a Timoteo, es decir, Pablo dice que un poco de vino es malo, y que quebranta la pureza espiritual, sino que Pablo deseaba que Timoteo se diera cuenta de la importancia de que estuviera sano, ya que la obra del Señor es difícil y Timoteo necesitaba estar al cien porciento. Pablo no está haciendo un llamado a tomar vino como algo social, sino como algo medicinal, en el caso de Timoteo.

 

Entonces, a pesar de que en la actualidad conocemos otras propiedades del vino, en la antigüedad el vino era medicinal y su uso evitaba múltiples enfermedades gastrointestinales debido a la contaminación del agua que existía. Es por eso que Pablo le recomienda a Timoteo su uso, por causa de las constantes enfermedades del estómago y otras que padecía el joven discípulo.

 

________________________________________

[1] John Calvin. Commentary on Timothy

Aborto Terapéutico

Aborto Terapéutico

¿Qué pasa cuando peligra la vida de la madre?


Por la Dra. Concepción Morales y Adolfo J. Castañeda

¿Qué se debe hacer cuando peligra la vida una madre embarazada? En primer lugar hay que distinguir entre el mal llamado aborto “terapéutico” y el “aborto indirecto”. El aborto “terapéutico” es un aborto directo porque mata directamente al bebé no nacido como medio para presuntamente salvar a la madre, cuando en realidad hay otras alternativas para salvarla a ella y a su bebé no nacido. Por consiguiente, el aborto “terapéutico”, como todo aborto directo o provocado, es un acto intrínseca y gravemente inmoral, por cuanto constituye la destrucción directa de un ser humano inocente, y por ello no está justificado en ningún caso. En realidad la frase aborto “terapéutico” es una contradicción en términos, porque ningún aborto salva o cura a nadie (que es lo que la palabra “terapéutico” quiere decir).

Distinto es el caso del “aborto indirecto”, que en realidad no es un aborto en el sentido verdadero de la palabra: no es un aborto directamente provocado. Se trata del caso en el que la vida de la madre embarazada corre un peligro inminente, y la situación es tal, que si el médico esperara a que el bebito fuera viable (momento a partir del cual puede vivir fuera del útero con la tecnología
disponible), morirían tanto la madre como él, ya que antes de que llegase el momento de la viabilidad, se produciría la muerte de la madre y el bebito moriría también. La situación también es tal que el médico tampoco tiene otra alternativa para salvar a los dos, si la hubiera, tendría que recurrir a ella. Entonces el médico no tiene más remedio que intervenir, tratando siempre de salvar a ambos (al bebé no nacido y a su madre). Si en ese proceso el bebé muere como un efecto no directamente causado ni querido por el médico, entonces no hay por qué culpar a nadie. Se trata de un “aborto indirecto”, y aunque ciertamente es una tragedia, no es algo moralmente imputable.

Obsérvese que no estamos hablando de una excepción a la prohibición del aborto directo o provocado. El aborto directo o provocado no tiene excepción alguna. El caso del que estamos hablando aquí es, como ya hemos señalado, un “aborto indirecto”, tanto en la causa como en la intención. Por consiguiente, se trata de un caso completamente distinto y que por tanto cae fuera de la norma que prohibe, de forma absoluta, la destrucción directa de un ser humano inocente.

Hay que observar también que, en el caso del “aborto indirecto”, no se trata de que el médico escoja entre salvar al bebé no nacido o a su madre, se trata de optar por salvar las dos vidas. Si a
consecuencia de tratar de salvar a las dos vidas, muere una, ello no depende de la opción del médico.

Gracias a Dios, cada vez se logra la supervivencia fuera del útero materno de niños con menos tiempo de edad gestacional. Y también gracias a Dios y al avance tecnológico, se logran salvar bebitos no nacidos en situaciones en las que antes no se lograban salvar y en las que por tanto, ya no se puede invocar el principio del aborto indirecto para justificar una intervención que da como resultado la muerte indirecta del no nacido y el que la madre se salve, porque ahora ambos se pueden salvar.

Veamos los casos de embarazos ectópicos, es decir, de embarazos fuera del útero. De todos los embriones ectópicos, el más frecuente es el tubárico. Este se produce porque las trompas no tienen sana su fisiología o su anatomía. Ello puede ser causado por inflamaciones tubáricas, que a su vez son causadas por abortos provocados anteriormente que dan lugar a infecciones. También pueden ser causadas por enfermedades de transmisión sexual; por el uso del
dispositivo intrauterino (DIU o IUD), que dicho sea de paso, es abortivo; etc. Al ocurrir esto, el grosor interior de la trompa disminuye, permitendo que pase el espermatozoide y fecunde al ovocito, pero no permite que pase el ovocito fecundado o cigoto (o sea, el nuevo ser humano) por la trompa hacia el útero, sino que queda atrapado en la trompa y al crecer la rompe y muere el embrión y puede morir la madre, si no se detecta a tiempo.

En la época pre-ultrasonido generalmente se hacía el diagnóstico cuando la trompa ya se había roto. Ahora se puede diagnosticar con más frecuencia y antelación con el niño vivo dentro de la trompa. Es entonces que se crea el dilema ético y se aplica el principio del “doble efecto”, que en este caso implica sacar un órgano enfermo dentro del cual hay un niño vivo.

Sin embargo, hay que valorar en qué medio se está. No es igual un embarazo tubárico en un centro médico donde se tiene la tecnología adecuada que en otro donde no se tiene. Por otra parte, hay que valorar la posibilidad de que ese embrión tubárico en vez de reventar la trompa sea expulsado hacia la cavidad abdominal, produciéndose así un embarazo ectópico abdominal. En esos casos el embarazo puede llegar a término y nacer el niño vivo por laparotomía.

Pero aunque el niño permanezca en la trompa, con la tecnología moderna, ha habido casos en los que se ha llevado al niño de la trompa al útero y consecuentemente se ha salvado al niño. Esto sería la forma ideal y correcta de tratamiento del embarazo ectópico tubárico, ya que se salvaría el niño, además de la madre. Pero, lamentablemente, requiere técnicas y equipos no disponibles en todos los lugares del mundo. Donde sí los haya, estos medios se deben emplear, se trata de un grave deber ético.

Tener una “expectación armada” ante el embarazo ectópico es lo que se debe hacer. Ello se refiere a que los médicos estén con la tecnología y los medicamentos listos, pero sin intervenir siguiendo muy de cerca a la mujer en esta situación, la cual estaría hospitalizada durante todo este tiempo, para entonces, en el momento adecuado, si ello es posible, salvar también al niño no nacido y si no, esperar a que este muera de forma natural para entonces extraerlo. De esa manera se estaría respetando la vida del niño ectópico. Hay que realizar esfuerzos, en la medida de lo posible, para que esa “expectación armada” se lleve a cabo en todas las instalaciones médicas. Ello también es un grave deber moral.

Pero, lamentablemente, no en todas partes se cuenta con lo necesario para ello y el índice de muerte materna por embarazo tubárico es muy elevado y los niños que nacen a consecuencia de un embarazo ectópico es muy bajo y muy pocos sobreviven. Aunque hay que respetar toda vida
humana, la situación inmediata de la mujer en un embarazo ectópico es mucho más grave que la de una mujer embarazada en el caso, por ejemplo, de un cáncer de útero, en el cual sí se pueden salvar a ambos: madre e hijo no nacido con la tecnología de que se dispone en la actualidad en prácticamente todos los lugares del mundo.

La Dra. Concepción Morales es Especialista de Medicina Interna del Hospital Materno-Docente “Hijas de Galicia” y Presidenta de Pro-vida Cuba, organización de la Iglesia Católica. Adolfo J. Castañeda tiene una licencia en teología moral de la Academia Alfonsiana en Roma y es Director de Programas Educativos de Vida Humana Internacional. 

Citas Interesantes de la Revista “La Atalaya”

Citas Interesantes de la Revista “La Atalaya”

Es importante comprender la posición que la Sociedad Atalaya ocupa en la vida del Testigo de Jehová. Es el guía, el maestro, el expositor de la recta doctrina. El T.J. asiste a varias reuniones cada semana donde es reiteradamente adoctrinado para que crea las enseñanzas de la Sociedad Atalaya. Todos los TT.JJ. piensan igual y tienen las mismas respuestas hechas porque leen las mismas fuentes y son condicionados para pensar de una sola forma: la forma de la Sociedad Atalaya. De modo que si usted ha dado testimonio a un T.J., es como si le hubiese ya testimoniado a todos.

En la Biblia, Jesús es el mediador entre Dios y el hombre (1 Tim. 2:5). Él solo es quien revela la verdad (Juan 1:17), no la organización Atalaya. Como leerá en estas citas, la Sociedad Atalaya sutilmente ocupa el lugar de Jesús. Aunque afirman dar testimonio de él y señalarlo a él, en realidad no hacen tal cosa.

“Es de esperar que el Señor tuviese un medio de comunicarse con su pueblo en la tierra, y él ha mostrado claramente que la revista denominada La Atalaya es empleada con tal propósito. “Anuario de 1939 de los Testigos de Jehová, p. 85.

“Todos necesitamos ayuda para entender la Biblia, y no podemos hallar la guía escritural que necesitamos fuera de la organización que es ‘el siervo fiel y discreto’.” La Atalaya , 15 febrero 1981.

“…la gente no puede ver el plan divino al estudiar la Biblia por sí misma … si una persona los deja de lado [a los “Estudios sobre las Escrituras”] y los ignora y va a la Biblia sola, aunque haya entendido su Biblia por diez años , nuestra experiencia muestra que dentro de los siguientes dos años estará en tinieblas. Por otra parte, si simplemente hubiese leído los Estudios sobre las Escrituras con sus referencias, y no hubiese leído ni una página de la Biblia como tal, ella se hallaría en la luz al cabo de los dos años, pues tendría la luz de las Escrituras.” La Atalaya, 15 setiembre 1910, p. 298.

“De tiempo en tiempo, han surgido de entre las filas del pueblo de Jehová quienes, como el Satán original, han adoptado una actitud independiente y criticona … Ellos dicenque es suficiente con leer la Biblia exclusivamente, ora solos , ora en pequeños grupos en el hogar. Pero, extrañamente, a través de tal ‘lectura bíblica’ ellos se han vuelto a las doctrinas apóstatas que los comentarios del clero de la cristiandad enseñaban hace cien años…” La Atalaya, 15 agosto 1981.

“Así, la Biblia es un libro organizacional y pertenece a la congregación cristiana como organización, no a individuos, sin importar cuán sinceramente puedan estos creer que pueden interpretar la Biblia.” La Atalaya , 1 octubre 1967 , p. 587.

“Apresúrese a identificar la organización teocrática visible de Dios que representa a su rey, Jesucristo. Habiéndola identificado, acéptela por completo en todo aspecto.” La Atalaya , 1 octubre 1967, p. 591.

“Si hemos de caminar en la luz de la verdad, debemos reconocer no sólo a Jehová Dios como nuestro Padre, sino también a su organización como nuestra madre.” La Atalaya , 1 mayo 1957, p. 274.

“No podemos afirmar que amamos a Dios y al mismo tiempo negar su palabra y canal de comunicación.” La Atalaya , 1 octubre 1967, p. 591.

“Debemos comer y digerir y asimilar lo que se nos ofrece, sin evitar parte del alimento porque no se adapte a la fantasía de nuestro gusto mental…Debiéramos humildemente ir con la organización teocrática del Señor y esperar mayor claridad, en lugar de quejarnos a la primera mención de un pensamiento desagradable para nosotros y proceder a argüir minucias y vociferar nuestras críticas y opiniones como si ellas fuesen más valiosas que la provisión de alimento espiritual del siervo. Los teócratas apreciarán la organización visible del Señor y no serán tan necios de oponer contra el canal de Jehova sus propios razonamientos, sentimientos y emociones humanas.” La Atalaya, 1 febrero 1952, p. 79-80.

“Luego de haber sido nutridos hasta nuestra actual madurez y fuerza espiritual, ¿ nos volveremos repentinamente más sabios que nuestro anterior proveedor y abandonaremos la iluminadora guía de la organización que es nuestra madre? ‘No abandones la ley de tu madre’ (Prov. 6:20-23).” La Atalaya, 1 febrero 1952, p. 80.

“Nunca se propuso una doctrina más engañadora que la de la Trinidad. Solamente pudo haberse originado en una mente, y tal es la mente de Satanás, el Diablo.” Reconciliation, 1928, p. 101.

“La doctrina, en resumen, es que hay tres dioses en uno: ‘Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo; los tres iguales en poder, substancia y eternidad.” Sea Dios veraz, 1952, p. 100. (Aquí distorsionan la doctrina de la Trinidad).

“Pregúntele al estudiante, ‘¿ Cuántos Jehovás hay?’Déjelo que conteste. La respuesta es obvia, que hay un solo Jehová… Si es un Jehová, entonces ¿ podría él ser tres dioses, Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo, como enseñan los trinitarios?” La Atalaya , 1 abril 1970, p. 210. (de nuevo, la Atalaya distorsiona la doctrina de la Trinidad).

Hay cuatro exigencias para la salvación, según lo enseña la revista Atalaya del 15 de febrero de 1983 (p. 12). Uno de ellos trata de la Sociedad Atalaya.

“Jesucristo identificó un primer requisito cuando dijo en oración a su Padre: ‘Ésta es la vida eterna, que te estén conociendo a ti’ … muchos han hallado la segunda exigencia más difícil. Es la de obedecer las leyes de Dios, sí, de conformar la propia vida a los requerimientos morales establecidos en la Biblia … Una tercera exigencia es la de asociarse con el canal de Dios, su organización … Para recibir la vida eterna en el paraíso terrenal, debemos identificar aquella organización y servir a Dios como parte de ella… El cuarto requisito se relaciona con la lealtad. Dios requiere que los candidatos a su reino apoyen su gobierno por medio de promover lealmente su reino entre otros…”

(Esta información fue tomada de The Scholastic Dishonesty of the Watchtower [La deshonestidad intelectual de la Atalaya] , por Michael Van Buskirk: Caris Inc. P.O. Box 1783, Santa Ana, CA 92702 y Dialogue with Jehovah’s Witnesses [Diálogo con Testigos de Jehová], por Duane Magnani y Arthur Barrett, 1983, Witness Inc. Vol. 1, p. 274.).

Fuente:

 

Experto psiquiatra en el Vaticano: “Celibato es una provocación” al mundo superficial

Vaticano
Experto psiquiatra en el Vaticano: “Celibato es una provocación” al mundo superficial

.- Manfred Lütz, psiquiatra consultor de la Congregación del Clero de la Santa Sede, responde en un extenso e interesante artículo a quienes consideran que la vivencia del celibato no es “natural” y explica cómo esta opción de los sacerdotes y religiosos no solo es necesaria para la vivencia plena de su vocación, la dirección espiritual, y es una “provocación” al mundo superficial que no cree en la vida después de la muerte.

En un artículo publicado en L’Osservatore Romano, el experto comenta que “el celibato es una provocación. En un mundo que ya no cree en una vida después de la muerte, esta forma de vida representa una protesta permanente contra la superficialidad colectiva. El celibato es el mensaje vivido que anuncia que el mundo terreno, con sus alegrías y dolores, no lo es todo“.

“Sin una pizca de duda –continúa el psiquiatra– si con la muerte terminase todo, el celibato sería una idiotez. ¿Por qué renunciar al amor íntimo de una mujer, por qué renunciar al encuentro profundo con los hijos, por qué renunciar a la sexualidad? Solo si la vida terrena es una parte que encontrará en la eternidad su cumplimiento, entonces el celibato, como forma de vida, puede dar luces a esta vida. Solo así esta forma de vida anuncia en voz alta una vida de plenitud, que fue ya intuida por hombres de muchas épocas, cuya realidad se ha hecho visible a todos los hombres solo a través de Jesucristo, en particular a través de su muerte y Resurrección milagrosa”.

Tras hacer un breve recorrido del celibato en la Iglesia y cómo a través de los tiempos siempre ha sido estimado como de gran valor por los creyentes, pese a algunas crisis en las que fue cuestionado como la del siglo XIX en Friburgo, Alemania, el consultor de la Congregación del Clero destaca como “quien no logra renunciar al ejercicio de la sexualidad no está en capacidad” tampoco “de unirse en vínculo matrimonial“.

Para Manfred Lütz la manera de ver la sexualidad que ve a la mujer “como objeto de satisfacción de un impulso personal, tiene un rol clave en la crítica del celibato”. Explicando esta manera de aproximarse a este tema, el psiquiatra comenta que incluso los esposos en ocasiones no pueden ejercer su “sexualidad genital plenamente, por ejemplo a causa de una enfermedad temporal o por una discapacidad permanente. En esos casos, una relación de pareja verdaderamente profunda no es destruida por esto, sino que es enriquecida. Del mismo modo el asunto del celibato no debe concentrarse solo en el asunto de la sexualidad genital, sino que debe verse el celibato como una forma de relación determinada, que permite una relación profunda con Dios y una fecunda relación con las personas confiadas a la cura personal del sacerdote”.

Luego de comentar que cuando un sacerdote no reza lo suficiente puede ser percibido por las personas ya no como un “hombre de Dios” y genera frustración en él mismo porque no puede realizar el servicio que le es propio adecuadamente, el consultor subraya que, en cambio, cuando un sacerdote “vive la propia fe con convicción y da testimonio de ella, es un guía espiritual fecundo de tal modo que gusta de la alegría que surge de la dirección espiritual de las almas”.

“Para el sacerdote es importante también confesar a los fieles, porque así establece un contacto existencial con las personas. El celibato hace al sacerdote libre para las relaciones de dirección espiritual intensas. Así puede dedicarse, ya sea desde el punto de vista del tiempo o desde el punto de vista existencial, de modo más amplio a la dirección espiritual respecto a cuando podría hacer si estuviera casado”.

El experto psiquiatra indica además que “no es cierto lo que se escucha a menudo sobre que una guía espiritual para casados sería mejor si fuera dado por esposos. Una guía así corre siempre el riesgo de revivir inconscientemente las experiencias del propio matrimonio y de transformar las propias emociones en acciones, sin reflexionar, por un mecanismo psicológico”.

“Por ello –prosigue– necesita solidamente de un monitoreo, para impedir que esto suceda. Al contrario, una buena guía espiritual tiene considerables experiencias existenciales con muchas parejas casadas. Y así se puede llegar a los casos más difíciles. Esto explica, por ejemplo, la sorprendente fecundidad de los escritos sobre el matrimonio de aquel gran pastor de almas que fue el Siervo de Dios Juan Pablo II“.

Finalmente y tras explicar que el celibato no es para los narcisistas que buscan siempre que todo gire sobre sí mismos, Lütz recuerda que el sacerdote “debe sobre todo interesarse por los otos seres humanos y sus miserias, debe olvidarse de él, y debe hacer visible, detrás de sus palabras, el esplendor de Dios antes que sus propias miserias“.

Vemos que dice la biblia (Copiado de http://amen-amen.net/eninternet/?p=74)

La Biblia dice: “Conviene, pues, que el Obispo sea irreprensible, marido de una mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar” 1 Timoteo 3:2, el celibato es una cultura anticristiana, ya que era requisito para un ministro ser casado y ejemplo de los casados. El celibato es una condición eleccionaria, la cual no tiene la obligatoriedad de ser permanente, pues la persona (hombre o mujer), que desee servir a Dios sin casarse, no está obligado a permanecer en esa actitud, si es que llegara a convencerse de que necesita un compañero o compañera. La imposición del celibato ha creado una serie de escándalos innecesarios y ha sido entrada indubitable, para muchos, al infierno eterno. Son miles las historias reales de violaciones, abortos en conventos de monjas, homosexualidad en los monasterios, hijos adulterinos, etc. Las cuales se pudieron haber evitado si no se hubiera impuesto el odioso celibato.

Como ministro de Jesucristo, se me hubiera sido imposible desarrollar una labor cristiana aceptable, si no me hubiera casado. Mi familia es mi mejor testimonio de mi vida cristiana, ya que sin duda, los que observan mis hijos, concluyen que he sido un ministro fiel que he podido dar ejemplo de crianza, de esposo, y por ende tengo autoridad para dar consejería en asuntos matrimoniales. ¿Cómo puede un sacerdote, no casado, tener autoridad para aconsejar a un matrimonio en problemas?

La Biblia dice: “ Que gobierne bien su casa, que tenga hijos en sujeción con toda honestidad; (Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?) 1 Timonteo 3: 4 y 5 por lo que de la escritura se desprende, que ser célibe, es una condición desventajosa para ejercer el ministerio de Jesucristo. Por la profecía, Cristo no tendría descendencia, o sea, no se casaría; pero eso no es impositivo a sus seguidores, pues la Biblia dice claramente que los apóstoles eran casados en su mayoría, y sólo Pablo, el décimo tercer Apóstol, eligió quedarse sin casar o no tener una compañera, ya que creyó que su tiempo era corto y el matrimonio le absorbería mucho tiempo.

Nótese, que el celibato impositivo, no proviene del designio del creador, ya que al principio varón y hembra los creó. Por lo que parece justo pensar, que esa imposición no procede de Dios.

Es una pena que las gentes, por pura ignorancia, se dejen guiar por personas que están viviendo vidas en contra de los predicamentos de la Biblia, ya que Ella es clara y está disponible para que los creyentes la consulten, Dios ama la honestidad, y el celibato ha probado ser una acto de obediencia obstinada y poco honesta.

De por Dios, hasta cuándo seguiremos mirando hombres y no poniendo la vista en Dios através de la Biblia? Es que acaso, el virus de la ignorancia, no se muere ante la Biblia?

Amado lector, la ignorancia tiene cura, lea la Biblia.

Noticias Relacionadas

Palabra de Dios ayuda a superar ruptura actual entre fe y razón

Vaticano

Palabra de Dios ayuda a superar ruptura actual entre fe y razón

.- El Presidente de la Pontificia Academia para la Vida y Rector de la Universidad Lateranense de Roma, Mons. Rino Fisichella, precisa que la Palabra de Dios es capaz de superar la ruptura que ha hecho que en un mundo secularizado la fe y la razón se separen y exista en muchos la idea de que la verdad es inalcanzable.

En su conferencia en el Congreso que se celebra en Roma por los 10 años de la Encíclica Fides et Ratio de Juan Pablo II, el Arzobispo señala, recordando que la encíclica de Juan Pablo II pone al centro de esta relación a la Palabra de Dios, que “la creación, con el hombre al centro de ella; el problema del mal y la libertad, cuestionan el sentido de las cosas de modo inevitable y exigen una respuesta. El cristianismo por su parte coloca al misterio de la Encarnación como la clave interpretativa del enigma humano y de la historia”.

Tras recordar que la encíclica critica la actual “crisis de sentido” y la consecuente “fragmentación del saber”, Mons. Fisichella recuerda que “larazón es capaz de conocer la verdad y la dimensión metafísica del saber. En otras palabras, la encíclica propone la vía por la que se puede alcanzar la superación del conocimiento relegado a la esfera de la experimentación o de las ciencias empíricas: ‘Deseo solo afirmar que la realidad y la verdad trascienden el hecho y lo empírico, y quiero reivindicar la capacidad que el hombre tiene de conocer esta dimensión trascendente y metafísica de modo real y cierto, si bien imperfecto y analógico'”.

Para el Arzobispo, cuya ponencia ha sido publicada en L’Osservatore Romano, el desafío “que se debe cumplir es el de reencontrar la unidad del saber como condición no solo para la filosofía y la teología para que puedan dialogar entre sí sobre contenidos autónomos y también recíprocos, sino sobre todo para estar en capacidad de mostrarle a nuestros contemporáneos la respuesta de la que tienen necesidad insaciable: la del sentido“.

“Sin este horizonte de sentido de la propia existencia, cada uno de los tentáculos del puro conocimiento empírico, experimental, hace que el hombre se convierta en incapaz de comprender plenamente su misterio, su vocación y el proyecto de su existencia personal en este mundo y en esta historia”.

Finalmente, el Rector de la Universidad Lateranense precisa entonces que “el sentido de la existencia se funda en una unidad que abraza en sí lo que es peculiar del cristianismo: una atención a toda la personas, sin disminuirla en nada, en su capacidad de poderse abandonar a sí mismas en un acto de amor pleno y duradero en quien es la fuente misma del amor. El sentido de un recorrido encuentra su fin en la realización de lo que permitió su movimiento inicial: el sentido hacia la luz del amor”.

 

Noticias Relacionadas

El Vaticano pide no ejercer presiones sobre beatificación de Pío XII

Vaticano

El Vaticano pide no ejercer presiones sobre beatificación de Pío XII 

.- El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi S.I., confirmó que la firma del decreto sobre las virtudes heroicas de Pío XII está siendo considerada por el Papa Benedicto XVI, y señaló que “no es oportuno tratar de ejercer presiones “en un sentido o en otro”.

Algunas organizaciones judías de limitada representatividad lanzaron el fin de semana una campaña en contra de la beatificación del Papa Pacelli, arguyendo que ésta “afectaría” las relaciones entre el judaísmo y la Iglesia. El argumento se basa en la “leyenda negra” que pretende presentar a Pío XII como “cómplice” del asesinato masivo de judíos por parte del régimen nazi durante la II Guerra Mundial.

Algunas agencia noticiosas señalaron también que el Papa Benedicto XVI deseaba visitar Tierra Santa, pero habría condicionado su viaje al cambio del comentario denigratorio y anti-histórico que aparece al pie de la imagen de Pío XII en el Museo de Yad Vashem en Jerusalén.

Al respecto, el P. Lombardi señaló que “el representante de la Santa Sede en Israel presentó algunas objeciones al texto del comentario sobre Pío XII, en el Museo de Yad Vashem. Es de desear, por tanto, que los responsables del Museo analicen éste de una manera nueva, objetiva y profunda”.

“Sin embargo, si bien es relevante, este hecho no puede considerarse determinante para una decisión sobre un posible viaje del Santo Padre a Tierra Santa, viaje que, como es sabido, forma parte de los deseos del Papa, aunque por ahora no ha sido concretamente programado”, agregó.

Finalmente, por lo que se refiere a la causa de beatificación, el P. Lombardi aclaró: “el Papa todavía no ha firmado el decreto sobre las virtudes heroicas del Siervo de Dios Pío XII, firma que constituye la premisa para continuar el proceso de la causa. Esto es objeto, por parte suya, de profundización y reflexión, y en esta situación no es oportuno tratar de ejercer presiones sobre él, ya sea en un sentido o en otro”.

Noticias Relacionadas

Anteriores Entradas antiguas