Antonio Puerta: una reflexión políticamente incorrecta desde la fe católica

Antonio Puerta: una reflexión políticamente incorrecta desde la fe católica

04.09.07 

He querido dejar pasar unos días desde la desdichada muerte de Antonio Puerta para escribir la siguiente reflexión. Ya sé que este post va a gustar muy poco, que se me acusará de ser un cenizo agorero y bla, bla, bla. Pero creo que alguien tiene que decir lo que voy a decir. Y si alguien más lo ha dicho en algún otro medio, pues tanto mejor.

Aunque como bien dijo Juan Pablo II en su “polémica” catequesis sobre el infierno, “no nos es dado conocer, sin especial revelación divina, si los seres humanos, y cuáles, han quedado implicados efectivamente en ella”, no es menos cierto que la Escritura nos da algunas pistas sobre quiénes no entrarán en la salvación, en el Reino de Dios. Así leemos:

1ª Cor 6,9-10
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

Pues bien, o mucho me equivoco, o muy mal he escuchado las noticias, o Antonio Puerta vivía amancebado con su novia a la cual había dejado embarazada. Es decir, sin duda era un muchacho muy alegre, muy amigo de sus amigos, muy abierto a la gente, muy cariñoso con los fans de su equipo y en especial con los más pequeños, pero, aun siendo un bautizado y habiendo asistido a un colegio católico de pequeño, la madre de su hija no era su esposa delante de Dios y de la Iglesia.

¿Quiero decir con esto que Antonio Puerta está ahora en el mismísimo infierno? ¿quizás en el purgatorio? Pues no tengo la menor idea. Sólo Dios sabe. Pero aquí todo el que sale en los medios hablando de él, está dando por hecho que está en el cielo. De hecho, se puede estar o no de acuerdo con la afirmación de vivimos en una de las generaciones más pecadoras de la historia de España, si no la que más, pero lo que no tiene discusión es de que vivimos en la generación que más se cree que la puerta que conduce a la salvación es la versión gigantesca de la Puerta de Alcalá de Madrid. Y eso no se corresponde con lo que vemos en el evangelio. Por tanto, no se corresponde con la verdad.

Lo mejor que podemos hacer por Antonio Puerta, y por tantos otros jóvenes que han muerto antes de lo que es “normal”, no es dedicarnos al agradecido oficio de escribir o glosar panegíricos. No, lo mejor que podemos hacer es seguir el consejo de San Juan Crisóstomo:

Llevémosles socorros y hagamos su conmemoración. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su Padre (cf. Jb 1, 5), ¿por qué habríamos de dudar de que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo? No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos. (San Juan Crisóstomo, hom. in 1 Cor 41, 5)

Quiera Dios haber concedido a Antonio Puerta el privilegio de haber muerto en su gracia. Quiera Dios concedernos el privilegio de entender que debemos velar siempre, pues la muerte puede situarnos ante el tribunal de Cristo en cualquier momento.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Nota:

Los cristianos evangélicos no creemos en las oraciones por los muertos. Eso pertenece al dogma católico-romano. Por lo tanto no estamos de acuerdo con lo dicho por Juan Crisóstomo.

La hermenéutica de Papá Noel

La hermenéutica de Papá Noel

08.09.07 

Ayer no pude por menos que sonreir cuando leí la primera parte de lo que se supone que va a ser una serie de artículos de César Vidal en Protestante Digital. La ha titulado“¿Qué Evangelio debemos predicar?“, con el subtítulo “Predicación para el siglo XXI (I)”. Si el lector se pregunta el porqué de mi sonrisa, la razón es muy sencilla. Esa primera parte de la serie la firmo yo de la A a la Z y la firmaría cualquier teólogo o predicador católico anclado a la fe de la Iglesia y no contaminado con lo que yo llamo “herméutica de Papá Noel”.

Esa hermenéutica consiste en aguar todo lo que en la Escritura huela a denuncia del pecado, exhortación a luchar contra el pecado, incompatibilidad de la vida de pecado con la salvación, etc, etc. Y si el pecado es de índole sexual, la herméutica Papá Noel alcanza sus mas altas cotas de intensidad. Dice César:

¿Qué es lo primero que anuncia Juan el Bautista? Que la gente es pecadora y que debe arrepentirse y bautizarse en señal de que esos pecados han sido perdonados (Marcos 1, 4). ¿Qué es lo primero que anunció Jesús? Que la gente debía volverse de sus pecados (Mateo 1, 17) ¿Qué es lo primero que anunció Pedro tras Pentecostés? Que sus contemporáneos habían pecado, algo que, por cierto, captaron a la perfección y les causó un profundo impacto (Hechos 2, 36 ss) ¿Qué es lo primero que dejó establecido Pablo a la hora de desarrollar su predicación del Evangelio? Que “tanto judíos como gentiles… están todos bajo pecado” (Romanos 3, 9) y que “no hay diferencia… por cuanto todos pecaron y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3, 23-24).

Para el pensamiento políticamente correcto y progre-eclesial, eso no es sino una exhibición de fundamentalismo bíblico. Si César fuera católico se le acusaría de tridentino, pre-conciliar, carca y demás lindezas que el progrerío usa para definir a los que simple y llanamente quieren mantenerse fieles a lo que siempre ha sido la predicación católica sobre esta cuestión.

Resulta peculiar que quienes son tan optimistas sobre la salvación quieran tapar o disminuir la importancia de la conciencia de pecado en los hombres. Pero si no hay conciencia de pecado, ¿cómo va a haber capacidad de conversión? Si no hay de qué salvarse, ¿para qué querer salvarse? Si Dios es un señor gordo con gorro rojo que aparece una vez al año para dejarnos regalos, sin interesarse luego en si actuamos así o asá, ¿para qué complicarnos la vida buscando su voluntad?

Obviamente la salvación es un gran regalo. Es pura gracia. Pero Dios no es Papá Noel. Y el que piense que el hecho de que Dios nos haya enviado a su Hijo para que todo aquel que en Él cree no se pierda, implica que basta con un simple acto de afirmación de fe, se equivoca. Y lo hace gravemente porque el propio Cristo dijo que el que escucha sus palabras y nos la pone por obra, se perderá (Mt 7,26-27). Y lo hace gravemente porque San Pablo dijo que debemos trabajar en nuestra salvación con temor y temblor (Fil 2,12). Y lo hace gravemente porque San Pedro dijo que para tener ancha entrada en el Reino de Cristo a nuestra fe hemos de añadir virtud, ciencia, templanza, paciencia, piedad, fraternidad y caridad (2ª Pe 1,3-11).

En definitiva, no se puede aguar el evangelio. No se puede predicar el buenismo. No se puede esconder la necesidad de la conversión personal, el alejamiento de los pecados propios, bajo la excusa de los pecados del sistema, del mundo. Los pecados de los ricos no son una bula para que los pobres pequen. Tanto el rico como el pobre tendrán que dar cuentas a Dios por sus obras, sean buenas o malas. Y tan necesitado está de arrepentimiento el rico, como el pobre, como el ciudadano de clase media que está algo agobiado con la hipoteca. Y a todos debemos predicarles el evangelio siguiendo el patrón que usó el propio Cristo. Primero, reconoced vuestros pecados. Luego arrepentíos, sin dudar que el amor de Dios os garantiza el perdón. Y a continuación, vivid conforme a los mandamientos del Señor. Lo demás, señores, es pura vanidad.

Luis Fernando Pérez Bustamante

¿Por qué no convertir en oficial un cisma que ya existe de facto?

¿Por qué no convertir en oficial un cisma que ya existe de facto?

 10.09.07 

Boff ha vuelto a escribir uno de sus artículos de desprecio y desdén hacia el Papa y la fe católica. Le parece mal que Roma intente volver al seno de la comunión católica a los tradicionalistas a la vez que, según sus palabras, “ha tratado a los grupos progresistas y a los teólogos de la liberación a bastonazos”. Ante eso cabe preguntarse a cuántos de esos grupos progresistas y teólogos de la liberación se ha excomulgado. Es que a Lefebvre sí se le excomulgó. A Boff no. A Küng tampoco. A Tamayo el arriano tampoco. A toda la lista de teólogos que se puede añadir a estos tres, tampoco. Todos siguen, en una farsa ficticia dicho sea de paso, en comunión con la Iglesia.

A Boff le sienta mal que la Iglesia pretenda ser lo que es. Le pone enfermo la sola idea de que la Iglesia Católica pretenda ser aquella en quien subsiste plenamente la Iglesia de Cristo. Le molesta que la Iglesia niegue la sucesión apostólica en las comunidades eclesiales protestantes, cuando resulta que la inmensa mayoría de estas niegan esa doctrina. Ante lo cual lo lógico es preguntar: ¿qué sentido tiene llamar iglesias según el concepto de Iglesia que tenemos en la fe católica a quienes tienen un concepto de iglesia diferente al nuestro?. Respecto a los ortodoxos, ¿acaso no son iglesias particulares con un componente étnico muy acusado? ¿podría decirnos Boff quién tiene autoridad para convocar un concilio ecuménico entre ellos? Porque el patriarca de Constantinopla no puede hacerlo. Y ya no tienen Emperador que les convoque concilios.

Habla también Boff del Consejo Mundial de Iglesias y de la actitud de Roma ante el mismo, situándose sólo como observadora y no como miembro. Bien, ¿no sabe Boff que varias iglesias ortodoxas han salido de ese engendro porque ha caído en manos de protestantes liberales, a pesar de que éstos son ya una minoría ínfima en el conjunto del protestantismo mundial? ¿no sabe Boff el concepto que tienen los protestantes conservadores (mayoría muy absoluta entre los protestantes) de ese CMI?

Dice Boff que “la estrategia doctrinal del papa actual es la de la confrontación directa con la modernidad”. Pues si esa modernidad es la del aborto masivo, la eutanasia, la manipulación genética de embriones humanos, el divorcio como salida a la mayoría de las crisis matrimoniales, el laicismo impuesto desde el Estado y la renuncia de Occidente a sus raíces cristianas, la estrategia del Papa, que en mi opinión es de una suavidad excesiva, es lo mínimo que se debe de hacer.

Acaba Boff diciendo:

No causaría asombro si algunos más radicales, animados por gestos del actual papa, intentasen un cisma en la Iglesia. En el siglo IV casi todos los obispos adherían a la herejía del arrianismo (Cristo sólo semejante a Dios). Fueron los laicos quienes salvaron a la Iglesia proclamando a Jesús como hijo de Dios. Es urgente actualizar esta historia dada la estrechez de mente y el vacío teológico reinante en los niveles altos de la Iglesia.

A ver, don Leonardo, ¿acaso los arrianos negaban que Cristo fuera hijo de Dios? Primera noticia de tal hecho, oiga. Por cierto, ¿sabe usted cuándo y dónde se empezó a llamar romanos a los católicos? Se lo digo yo. Fue precisamente en España donde los arrianos llamaron romanos a los cristianos trinitarios. ¿Sabe por qué? Porque profesaban la fe del obispo de Roma. Es decir, los heterodoxos SIEMPRE han sabido dónde estaba la sede de la ortodoxia. Y hoy sigue pasando lo mismo. Boff es el arriano, el nestoriano, el monofisita, el luterano de nuestros días. Y Roma sigue siendo Roma. Eso sí, con la particularidad de que arrianos, nestorianos, monofisitas y luteranos eran infinitamente más ortodoxos que Boff en aspectos fundamentales de la fe cristiana, como por ejemplo la doctrina sobre las Escrituras.

Respecto a lo del cisma, es preferible estar divididos y respetarse unos a otros que mantener una farsa de unidad que no refleja la realidad. Y es obvio que la fe de Boff no es ni la fe católica ni, en muchos aspectos, la fe de protestantes y ortodoxos. El cisma es malo, muy malo. Y ciertamente debe ser evitado si es posible. Pero peor es la mentira, la hipocresía y la fábula de una unidad que ni existe ni tiene visos de que vaya a existir. Cuando antes se dé cuenta Roma de ello -si es que no se ha dado cuenta ya- y actúe en consecuencia, proclamando oficialmente lo que es una realidad de facto, mejor. Prolongar esta agonía no tiene sentido. Como bien enseñaron los apóstoles, hace más bien a los fieles expulsar a los heterodoxos de la Iglesia que, en nombre de una caridad que no es tal pues sirve a la mentira, dejarles dentro de la misma para que hagan de quintacolumnistas de la mentira y las falsas doctrinas.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Enlaces relacionados con el tema “Apologética”

Enlaces relacionados con el tema “Apologética”

La crisis financiera mundial

No harán caso ni aunque resucite un muerto

No harán caso ni aunque resucite un muerto

30.09.07 
Me pregunto cuántas de las homilías que hoy serán pronunciadas a costa de la lectura del evangelio que corresponde a este domingo harán referencia, siquiera brevemente, a la parte final de las palabras de Cristo, quien pone en boca de Abrahán lo siguiente: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto.”

Ciertamente todo lo que precede a esta parte final de la charla entre el rico Epulón y Abrahán ha de ser material para dar una enseñanza clara sobre la maldad intrínseca que existe en los que ignoran la condición de los pobres -recordemos que somos ricos en comparación con la inmensa mayoría de la población de este planeta-, así como sobre la realidad del castigo para los injustos, cuya condición tras la muerte es ya irreversible.

Pero no deberíamos dejar pasar la oportunidad de meditar en lo que el Señor nos quiere decir en la última frase de nuestro padre en la fe. La enseñanza es clara: el que se niega a escuchar, creer y obedecer a la palabra de Dios, no creerá aunque vea algo tan insólito como la resurrección de un muerto. Y su condición será, de no mediar arrepentimiento sincero, la misma que la del rico condenado para toda la eternidad.

El evangelio tiene la suficiente radicalidad como para que no baste el leerlo y conocérselo de memoria para tener ganratizado un lugar en el cielo. El que cree y no obedece está en peor condición que el que ni siquiera ha creído. No busquemos excusas. No hagamos caso a esos eruditos forenses que diseccionan la Escritura como si fuera un cuerpo muerto y no la palabra viva de Dios para el hombre en toda época y lugar. Renunciemos a escuchar los cantos de sirena de los que quieren ahogar el contenido de la Revelación en las aguas fecales de lo políticamente correcto, en el fango de los valores consensuados por una sociedad neopagana que se niega a reconocer su condición de pecadora. La Escritura sigue siendo lámpara a nuestros pies, el evangelio sigue siendo fuente de vida y la fe que obra por el amor sigue siendo la puerta estrecha que nos conduce a la salvación. No esperemos ser testigos de hechos sorprendentes para creer y obedecer a Dios. Tenemos su palabra. Léamosla, meditemos en ella día y noche, pidámosle que nos abra el entendimiento para comprenderla en comunión con su Iglesia y, sobre todo, pongámosla en práctica, como hijos que responden al amor de su Padre con la obediencia que emana del cariño, el respeto y la gracia en Cristo Jesús.

Luis Fernando Pérez Bustamante

TEORIA DEL TRABAJO

TEORIA DEL TRABAJO

 

El modo de producción y consumo en el cual estamos insertos sufre una crisis financiera, entender en este contexto algunas teorías como la del salario, el beneficio, el problema del trabajo, y la de la tasa decreciente son pilares fundamentales para poder llegar a comprender lo que es una de las crisis cíclicas mas importantes del capitalismo. La siguiente reseña esta diseñada a partir de los apuntes que tome como alumno de la materia de Economía II cátedra Rieznik con el profesor Claudio Katz (Profesor UBA e Investigador del CONICET) de la carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires.
TEORIA DEL SALARIO
CLASICOS:

El problema del salario fue planteado por primera en la teoria clasica, debido a la aparicion de relaciones salariales con el surgimiento del modo de producción capitalista.
Adam Smith, estableció al salario como la remuneración natural al trabajo del obrero. Asi el obrero posee un salario, el capitalista una ganancia y el terrateniente una renta, siendo estos tres aspectos una logica natural del proceso economico. Entendiendose a la fuerza de trabajo como una mercancía mas. Considera los salarios dependientes de la riqueza. Considera que la demanda de mano de obra, esto es, la mayor ocupación de trabajadores, aumenta en la medida en que los patronos o empleadores obtienen aumentos en sus ingresos. Para Smith sin embargo, el factor más importante de la elevación de los salarios no lo constituye la cuantía de la riqueza nacional, sino el continuo aumento de esa riqueza.
David Ricardo, también coincidía con Smith en que el salario era la remuneración al trabajo. Al obrero se le paga por su trabajo y este trabajo equivale a lo que el trabajador necesita para poder sobrevivir , TEORÍA DE LA SUBSISTENCIA, conocida también como del salario natural, fue expuesta por David Ricardo en sus Principios de Economía Política y Tributación (1817). En relación con la mano de obra, dice que su precio natural es el que permite a los trabajadores “subsistir y perpetuar su raza”, sin incrementos ni disminuciones. A su vez, el precio de mercado de la mano de obra es igual al precio que resulta del juego natural de las fuerzas de la oferta y la demanda.
El pasaje de un sistema económico a otro implica una degradación de la masas, debido a la presión demográfica. La reproducción de la especie le pone limites al salario, a mas población, la oferta de mano de obra es mayor por lo tanto el nivel del salario caera, siguiendo claramente una logica poblacional.

Karl Marx, ubicado en un modo de producción capitalista mucho mas desarrollado que el de Smith y Ricardo, funcionado ya con toda su logica. Observa que el trabajador no esta cobrando por su trabajo como lo veia Ricardo, sino que, el obrero cobra por su fuerza de trabajo, el trabajo no tiene valor, sino que el trabajo genera valor. El salario sta determinado por relaciones de explotación y no es una relacion natural .
Además halló que la jornada laboral se divide en dos partes; la primera la llamó tiempo necesario de trabajo, donde únicamente se cubren los costos de producción y el obrero obtiene apenas los bienes y servicios necesarios para subsistir. A la segunda la llamó valor adicional, en ésta el capitalista hace sus utilidades, porque esta parte del trabajo no le es retribuida al obrero. El valor de ese trabajo no remunerado es lo que constituye la plusvalía.
El capitalista es explotador por el rol objetivo que le toca ejercer dentro de este modo de producción particular.

¿Por qué se da esta relación de explotación?
Hay una relación desigual de base que se centra en el establecimiento de unas relaciones de producción basadas socialmente en la existencia de proletarios desposeídos de todo tipo de relación con los medios de producción, que pertenecen al capitalista, con el que se ven obligados a realizar un contrato en apariencia libre, por el que le venden su fuerza de trabajo a cambio de un salario.
La relación salarial capitalista es un relación de explotación y apropiación. El capitalista se apropia del trabajo excedente (plusvalor).

El nivel de salario, distinto de cómo pensaba Ricardo, es el pago al costo de reproducción material del trabajador. No obedece a leyes económicas, es flexible, porque la mercancía, es decir la fuerza de trabajo es producto de la acción conciente del sujeto, la cual le permite negociar su precio. El obrero puede incrementar su salario, este no es fijo ni limitado, el obrero va incorporando un componente historico y social a su estilo de vida, muchos mas que los componentes fisiologicos, a esto se suma también el hecho de las conquistas obreras para mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

NEOCLASICOS – ORTODOXIA

La economia es apreciada como un agregado de componentes individuales. Analiza la relación que establece un individuo con otro y a partir de ello proyecta a la sociedad en general, postula modelos puros y micros para luego ser aplicados a nivel macro y mixtos. No busca leyes económicas universales y necesarias.

Parte de la idea de que los recursos son escasos y se tiende a la maximización de los propios fines e intereses. Los individuos son libres y racionales y se organizan en el mercado. El mercado funciona con plenitud y de forma libre, con plena movilidad, elección de los recursos, de la información, etc.
En este contexto el salario es el monto que recibe un trabajador en su contrato libre y voluntario con el capitalista, es decir su empleador, determinada esta decisión por la búsqueda del beneficio mutuo. En la medida en que la relación que se establezca sea voluntaria no existe la explotación, ya que nadie esta obligado a hacer nada que no quiera hacer. El salario es la remuneración a los deseos de trabajar.

El individuo trabaja en función de la utilidad y la satisfacción que el trabajar le genera. El capitalista contrata en función de sus propios intereses. Así el desempleo es entendido de forma voluntaria, un individuo no trabaja porque no quiere, porque no le resulta útil ni satisfactorio.

La plena flexibilización de los recursos laborales aseguran el pleno empleo siguiendo las leyes de la oferta y la demanda siempre que no se interfiera con el natural funcionamiento del mercado. Los problemas o anomalías surgirán por la intervención o interferencia en el libre funcionamiento del mercado.

El nivel de salario estará determinado por la productividad del trabajador bajo ciertas condiciones del mercado, dependiendo del esfuerzo y dedicación del trabajador en su desarrollo laboral.
Uno de los principales problemas que genera esta teoría es el desconocimiento de la inequidad de base que constituyen las relaciones sociales del modo de producción. Se suma a esto también la falta de leyes generales, falta de cientificidad, de realismo debido al uso de modelos ideales que generan problemas en la contratación empírica.

HETERODOXOS

El salario en esta corriente es producto de la lucha en el marco de la distribución de la riqueza y el ingreso, arbitrada por las instituciones del Estado. La capacidad por imponerse con mayor fuerza que tiene empresario y trabajadores, si los sindicatos son fuertes los salarios entonces seran mas altos, lo cual dependera claro, de la forma de capitalismo que se aplica en cada sociedad en particular.

La economia va fatal…

¿Dónde acaba el azar y surge la inteligencia?

¿Dónde acaba el azar y surge la inteligencia?

Existe un planteamiento llamado principio antrópico que sugiere que las fuerzas del universo fueron calculadas con gran precisión para permitir la existencia del ser humano y del resto de los seres vivos sobre la Tierra. En efecto, cualquier mínima diferencia en el equilibro de tales fuerzas habría hecho del todo imposible la vida. Desde la peculiar estructura de los átomos que constituyen la materia del universo, con sus electrones cargados negativamente y sus neutrones ligeramente superiores en masa a los protones positivos, hasta la precisión de la órbita terrestre alrededor del Sol, situada a la distancia adecuada para que la temperatura en la Tierra permita la vida, todo induce a pensar que las leyes físicas fueron calibradas exquisitamente desde el principio, con el fin de permitir la existencia de la especie humana.

 
El globo terráqueo tiene el tamaño justo, la temperatura idónea, la fuerza de la gravedad necesaria, el agua imprescindible y los elementos químicos adecuados para sustentar a todos los organismos y especialmente al ser humano. ¿Por qué? ¿Se debe todo ello al producto de una cadena de casualidades o al diseño de una mente inteligente? ¿Es el orden resultado del caos o de un plan determinado?

Los fenómenos naturales que se producen por casualidad presentan unas características comunes que son bien conocidas. Se trata siempre de acontecimientos irregulares, inconstantes y muy imprecisos. Por ejemplo, la trayectoria que sigue un relámpago producido en una tormenta es un acontecimiento aleatorio o casual. La meteorología sabe que los rayos se originan en la atmósfera por efecto de las nubes de desarrollo vertical, que al acumular cargas eléctricas enormes, provocan descargas en el interior de la nube, entre dos nubes o entre la base de una nube y la superficie terrestre. Pero no puede predecir en que punto exacto de la tierra caerá el rayo, ni cuántos lo harán o con qué frecuencia. Su comportamiento es por tanto impreciso, inconstante e irregular, ya que depende de la casualidad.

Otros fenómenos naturales están sometidos a leyes y su comportamiento se puede predecir con exactitud puesto que son regulares y repetibles.

Dentro de este segundo grupo entraría, por ejemplo, la ley de la gravitación universal formulada por Newton que es la responsable de que en el espacio los cuerpos se atraigan recíprocamente en razón directa de sus masas y en razón inversa del cuadrado de sus distancias. Según esta ley es posible predecir la velocidad a la que caen los cuerpos en cualquier planeta, así como su aceleración y otras muchas características regulares que se pueden comprobar y repetir. De manera que los fenómenos como la caída de la lluvia, la nieve o el granizo, son el producto de las fuerzas de la naturaleza.

Ahora bien, hay acontecimientos que no pueden ser explicados mediante la casualidad ni como consecuencia de leyes naturales. Se trata de fenómenos impredecibles pero que, a la vez, son altamente precisos. En tales casos, la respuesta más lógica es que son el resultado de un diseño inteligente.

Si, por ejemplo, a la orilla de un río se descubren guijarros redondeados, resulta fácil deducir que son el producto de la erosión fluvial. Pero si entre ellos aparece un teléfono portátil, un celular, la única explicación razonable es que semejante artefacto debe ser el resultado de un designio ingenioso. Es imposible que se haya formado por casualidad o por medio de las leyes de la naturaleza.

Esto es precisamente lo que sugiere el principio antrópico, que en el universo hay evidencia de diseño ya que existen formas irregulares que no se pueden explicar mediante leyes naturales y que, al mismo tiempo, presentan una alta especificidad, una disposición misteriosamente compleja para permitir y sustentar la vida. Este principio apunta hacia la existencia de un Creador inteligente que diseñó el universo con un plan determinado.

 

Antonio Cruz es biólogo, profesor y escritor.


© A. C. Suárez, ProtestanteDigital.com (España, 2008).

El problema- El Pecado

 

Lo que la Biblia enseña- octubre 2008
El problema- El Pecado
Artículo escrito por: Gene Cunningham

Estimado(a) Paulo:

El libro de Génesis nos lleva al pasado, al comienzo de la historia humana. En los primeros dos capítulos vemos un ambiente perfecto creado por un Dios perfecto, una y otra vez Dios observó lo que había hecho y vio que era bueno. En este ambiente perfecto, Dios colocó al hombre perfecto y les dio el don de la libertad. Para que esa libertad fuera real, Dios les dio opciones auténticas. Y entonces, en el huerto de Edén, comenzó la prueba de la voluntad humana (Gn. 2:16-17). Dios sabía que en el instante en que él les diera libertad, surgiría el peligro en este ambiente perfecto. Sabía que con la libertad el ser humano podría tomar una decisión personal de rechazarle a él y, junto con él, todo lo bueno.

En Génesis 3:1 la palabra hebrea que significa serpiente es najash que significa “el que brilla”. Esta criatura, sea lo que haya sido, hasta este momento no tenía el aspecto de serpiente. No fue sino hasta la caída del hombre que Dios maldijo a la serpiente y ésta se convirtió en un símbolo de pecado. En Apocalipsis 12:9 a la serpiente se le identifica como el diablo: Satanás, el que engaña al mundo.

En el huerto de Edén, Satanás trabaja por medio de esa criatura. Se acerca a la mujer dándole a entender que Dios le está escondiendo algo a ella y, por lo tanto, no es un Dios bueno (Gn. 3:2-3). La mujer no se sorprende cuando le habla esta criatura. Hace un intento débil por defender a Dios, pero al hacerlo tergiversa lo que él había dicho. Dios no había dicho que no podían tocar la fruta, sólo que no podían comerla. Sin duda, aquí comenzó un problema en la raza humana: la ignorancia de la Palabra de Dios. Aunque Adán y Eva tenían la Palabra hablada y nosotros en la actualidad tenemos la Palabra escrita, el principio es el mismo: la ignorancia de la Palabra de Dios siempre lleva a la derrota.

Habiendo plantado en la mente de la mujer la semilla de la duda acerca de la bondad de Dios y su plan, Satanás ahora aprovecha aún más la falta de comprensión que ella tenía de la Palabra de Dios (Gn. 3:4-5). Le presenta una verdad a medias y le dice que el castigo por comer el fruto no es realmente lo que ella piensa. La advertencia de Dios en Génesis 2:17 usa dos veces la palabra hebrea que significa muerte, Dios le estaba diciendo que morirían espiritualmente y, como resultado, con el tiempo morirían físicamente. Comer del árbol, dice Satanás, no le causaría la muerte; le daría iluminación y haría que ella fuera como Dios. Sabemos por Isaías 14:13-14, que es exactamente lo que Satanás anhelaba para sí. Consideremos la lógica de Satanás: “Puedes ser como Dios rechazando a Dios”.

Eva se vio ante la tentación de ser como Dios. Cuando Adán se encontró con Eva después que ella había comido el fruto , vio a una criatura caída. 1 Timoteo 2:14 expresa con claridad que aunque Eva fue engañada, Adán no lo fue. Ella creyó que si comía del árbol sería como Dios. Adán no creyó así, él tomó una decisión: Eligió a Eva en vez de Dios y es por esto que a la caída se le llama “el pecado de Adán” (Gn. 3:6).

¿A Eva le dijo Satanás que sus ojos serían abiertos? Sí. ¿Resultó todo como él le hizo creer? No, el pecado nunca resulta en lo que Satanás prometió que resultaría (Gn. 3:7). Adán y Eva habían estado desnudos antes de la caída pero ahora, debido al pecado, la posibilidad de perversión entra en sus pensamiento. Responden tratando de cobijarse. Este es el primer caso de una religión humana, el primer intento del hombre de tratar de resolver ellos mismos sus problemas, de esconder su pecaminosidad ante los ojos del otro y de hacerse aceptables a Dios.

Adán y Eva tienen miedo y tratan de esconderse de Dios. En Genes 3:9 el Señor Dios los llama, el sabe dónde están; lo que quiere de ellos es una confesión, que también quiere de nosotros cuando pecamos. 1 Juan 1:9 promete que si confesamos (que significa reconocer) nuestros pecados, él nos perdona y limpia. Adán y Eva, en lugar de admitir su culpa, hicieron lo que generalmente hacemos nosotros: se culparon el uno al otro (Gn. 3:12-13). Adán le echa la culpa a Dios porque Dios le había dado la mujer, la mujer le echa la culpa a la serpiente. Ambos niegan hacerse responsables de su desobediencia.

Ya se hacen evidentes cuatro efectos de la caída: perversión, culpabilidad consciente, temor y hostilidad. Son los mismos efectos que enfrentamos nosotros todos los días. Perversión es el mal que podemos hacer con lo bueno que Dios nos da. Culpabilidad consciente es la percepción interior de que hemos pecado y somos responsables ante Dios. El temor, el gran poder del reino de Satanás, es el resultado inevitable de negarnos a admitir nuestra culpa y aceptar el perdón. La hostilidad hacia Dios y hacia otros es la expresión del temor descontrolado. Empezamos diciendo: “Si Dios fuera realmente Dios, no me negaría las cosas que yo quiero”. Enseguida tomamos nuestro propio camino para obtener esas cosas y entretanto, nos hacemos daño. Entonces le echamos la culpa a Dios porque en aquel daño y nuestra ira lo atacamos: “¿Por qué permitió Dios que me sucediera esto?”

Dios no tuvo la intención de dejar al hombre perdido y sin esperanza. Desde el principio tenía un plan. La primera revelación de ese plan se encuentra en Génesis 3:15. Esta es la primera promesa del Salvador, el Mesías. Lo que el Señor Dios describe aquí es la obra de la cruz, donde Satanás heriría a Cristo Jesús en el calcañar, pero Cristo Jesús destrozaría la cabeza de la serpiente. El pecado es la barrera entre Dios y el hombre. En la cruz, Jesucristo quitaría esa barrera y abriría la puerta hacia Dios para que cualquiera pudiera tener la libertad de acercarse a Dios por la fe en él.

El acto en el cual Dios arropa a Adán y a Eva es la primera imagen bíblica de la redención (Gn. 3:21). Un animal sin culpa es sacrificado para proveer una cobertura para el hombre pecador. Al aceptar esa cobertura, Adán y Eva reconocen que son impotentes para eliminar la separación espiritual de Dios que su pecado ha traído al mundo. Aunque son impotentes, todavía tienen libertad, y la ejercitan esta vez eligiendo mirar hacia adelante con fe la venida del Redentor prometido.

Seamos fieles reconociendo nuestros pecados frente a Dios,

Scott Yingling

Director General de ObreroFiel.com


Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: www.ObreroFiel.com

Si tiene alguna duda o comentario favor de escribirnos a: info@ObreroFiel.com

Verdes, siempre verdes !!!

Astronautas de la NASA Comparten Cómo su Fe se Fortalece al Salir al Espacio

Astronautas de la NASA Comparten Cómo su Fe se Fortalece al Salir al Espacio

Fuente: John Jessup, CBN News  | http://www.mundocristiano.tv

ImageEl trasbordador Endeavour esta en orbita alrededor de la tierra con siete astronautas a bordo. Uno de ellos es Barbara Morgan la primera maestra que ha volado al espacio desde que Christa Mcauliffe murió en la tragedia del Challenger en 1986.

ImagePara algunos astronautas, el viaje espacial es más que una aventura. También ha fortalecido su fe. La escritura dice que “en el principio Dios creó los cielos y la tierra”. 

Y es así que desde el principio y hasta el día de hoy, astronautas cristianos han sido parte del Programa Espacial de los Estados Unidos

ImageCuando el conteo regresivo inició, el especialista en misiones Patrick Forrester iba camino hacia su segundo viaje y algunos asuntos importantes habían sido resueltos en su vida.

“Estando aquí en la NASA he llegado a entender lo que realmente significa tener una relación personal con Cristo y depender de él para todo”, dijo Forrester. Quien es un coronel jubilado del Ejército y con 14 años de trabajar en la NASA. 

ImageEste hombre que a menudo vive y trabaja con gente de diferentes creencias, manifiesta que su oración por las mañanas es que las personas con quienes trabaja vean a Cristo en el y se sientan atraídas a Jesús, no a él. Que puedan comprender lo que me hace ser como soy. Lo que he aprendido a lo largo de los años, y especialmente al volar en esta última misión, es que solo debo ser quien soy.

Al caminar en el espacio, flotando a más de 300 kilómetros de la tierra. Forrester ha encontrado algo muy significativo durante sus 25 horas fuera del trasbordador. “Me acuerdo estar afuera en el espacio y solo es tu cuerpo y la tierra que pasa en frente, uno se maravilla de la belleza de la tierra en una forma que no se puede apreciar desde adentro de la nave. Y reconocí que Dios lo había creado.

ImageA este hombre amante de la aeronáutica la gente siempre le pregunta si se siente más cerca de Dios en el espacio. A lo cual responde que no. “Me sentía cerca de el antes de ir, pero piensan que por estar allá uno ve a un Dios o un Creador diferente, y no es así, solo lo ves de otra perspectiva”, enfatizó. 

Al lanzarse el Endeavour con la primera maestra desde 1986, persisten las imágenes del malogrado Challenger. Para la NASA esta no es una misión ordinaria. Es un triunfo sobre la tragedia en el anhelo humano de explorar los cielos.

ImageEl deseo de Bárbara Morgan de servir la llevó a hacerse maestra y luego al programa espacial. Ella fue la suplente para Christa Mccauliffe, quien murió en el accidente del Challenger. 

Morgan se considera muy afortunada en poder entrenar con Christa y la tripulación del Challenger. Considera que aprendió tanto de ellos y quería volar con ellos, las lecciones que aprendió las sigue llevando en todo lo que hacemos.

ImageTrabajar en un ambiente muy competitivo donde los errores pueden costar la vida no es el único desafío de Morgan. “Mi reto mas grande es el que siempre existe – no sólo para esta misión, sino en todo el entrenamiento para vuelos espaciales. Es que hay tanto que aprender que tomaría muchas vidas para aprenderlo todo. Hay que tomar en cuenta que solo tienes un tiempo limitado y como cualquier cosa que hagas, ya sea dictando clases, entrenando para ser astronauta o si eres estudiante, hay que hacerlo con ganas y así podrás recibir y dar lo máximo. 

ImageDe maestro a astronauta – de aviador del ejército a explorador del espacio, Patrick Forrester cree que los planes de Dios siempre son más grandes que los nuestros. Esto lo comprobó cuando estaba de misionero en Uganda, donde se encontró con un hombre que creía que la tierra era plana.

“La última noche, después de enseñar toda la semana el Evangelio de Marcos, el misionero me invitó a compartir mi video acerca del espacio. No quería hacerlo porque no era mi deseo presentarme como astronauta.”, enfatizó, Forrester.

ImageA pesar de sus dudas, el compartió su historia y radicalmente impacto la perspectiva de un hombre. Forrester: dijo que se quedo esa noche mirando las estrellas y por primera vez comprendió cuan grande es Dios. Eso me mostró como Dios tomas las cosas que nos ha dado y las usa de una forma más poderosa de lo que pensamos. Si pudiéramos entender cuan grande y cuan poderoso es Dios y si pudiéramos entender su amor, nuestro mundo cambiaria así, en un instante.

– europa y china cambian la relación entre iglesia y estado.

Berna, Suecia – La dinámica de las instituciones religiones y el crecimiento de las iglesias en China; la separación de la iglesia y el estado en Suecia; la juventud china en búsqueda de  identidades religiosas múltiples y los cambios demográficos en Europa fueron los temas debatidos entre diez intelectuales y líderes religiosos chinos y nueve europeos, representantes del Budismo, el Islam, el Cristianismo y las religiones tradicionales chinas, que tuvo lugar el Suecia del 3 al 6 de octubre.

El Rev. Dr. Shanta Premawardhana, director del programa del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) sobre Diálogo y cooperación interreligiosos, se refirió a la afirmación de la Asamblea del CMI, celebrada en Porto Alegre en 2006, de que la “política de ideología” del siglo XX está cediendo el paso en el siglo actual a “la política de identidad”.

“Hay una tendencia cada vez mayor a expresar las identidades en categorías mutuamente excluyentes y a vincular las identidades religiosas y étnicas. Este endurecimiento de las identidades se presenta como un grave problema en el siglo XXI. Las técnicas desarrolladas y perfeccionadas por medio del diálogo interreligioso pueden ayudar a afrontar eficazmente estos problemas”, afirmó.

El taller sobre “Religión y sociedad: el desafío de las identidades múltiples” se celebró en la Fundación Sigtuna, cerca de Estocolmo, y estuvo patrocinado por la Fundación del Foro China-Europa y por la Fundación Charles Léopold Mayer para el Progreso Humano. Lo presidió el Dr. Fredrik Fällman de la Universidad de Estocolmo y la Academia Real Sueca de Letras, Historia y Antigüedades, que apoyó el evento.

– israel conmemora la jornada más solemne del judaísmo y concluirán mañana cuando suene el “shofar”.

Jerusalén, Israel – Se revive a partir de esta noche el “Iom Kipur”, conocido como “Día del Perdón”, el más solemne del calendario hebreo, en el que se paraliza toda actividad y los judíos observantes ayunan y oran durante largas horas en las sinagogas.

Al comenzar la tarde poco a poco las calles del país se quedaran vacías y tanto los judíos ortodoxos, como los tradicionalistas y seculares, respetarán casi con total disciplina un pacto no escrito de silencio, para dejar espacio a la expiación y al arrepentimiento en el día más sagrado del judaísmo.

Todas las vías se convertirán en “peatonales”, cerrarán comercios y lugares de ocio, y los únicos vehículos que circularán serán las ambulancias y los del dispositivo de seguridad, en estado de máxima alerta por temor a un atentado.

Las fuerzas de seguridad aseguran tener once alertas concretas para esta jornada sagrada, por lo que han cerrado los territorios palestinos de la Cisjordania y desplegado un mayor número de efectivos en las zonas fronterizas.

Con las fronteras cerradas y los medios de comunicación totalmente callados, el tráfico aéreo cesó desde la primera hora de la tarde y se reanudará tras la cena del jueves, con la cual se rompe la jornada de penitencia y estricto ayuno de 26 horas.

El rabino Salomón Wahnón, fundador de la Casa de Melilla de Jerusalén, explicó que la jornada aparece recogida en la Torá (Pentateuco) como un día crucial del calendario judío, bajo la máxima de “y afligiréis vuestras almas”.

“Todo el pueblo se une a ese día de pensamiento. Es una jornada para hacer examen de conciencia sobre la vida”, refirió el religioso.

En el Levítico se describe la jornada como el “Sábado de sábados”, y era el único día del año en el que el Sumo Sacerdote entraba en el Sancta Sanctorum del bíblico Templo de Jerusalén, la parte más sagrada del santuario, y pronunciaba el nombre de Dios -Yavé- ante miles de fieles arrodillados.

Una de las tradiciones que se siguen antes del “Día del Perdón” es el ritual de las “Kaparot” (expiaciones), en las que se sacrifican aves como redención del individuo, a la manera en que antiguamente se hacía con un chivo.

La expresión del “chivo expiatorio”, proviene de ese animal, que elegido al azar, era abandonado, acompañado de insultos y pedradas, para expiar y cargar con todas las culpas del pueblo, mientras que un segundo ejemplar era sacrificado a Dios.

Una de las plegarias más solemnes de la jornada es la de “Kol Nidré” (Todos los votos), que se realiza tres veces, y en la que los judíos piden a Dios anular todas las promesas incumplidas en el último año.

Según algunos historiadores, los autores de esa plegaria fueron judíos de Sefarad (España) en los tiempos del rey visigodo Recaredo (586-601), quien les exigió la conversión al catolicismo, lo que muchos hicieron en contra de su voluntad.

Al llegar la jornada del Iom Kipur, estos judíos se reunían clandestinamente para orar y el mayor de la comunidad se ponía de pie para declarar que “todos los juramentos y promesas hechos (al rey, en alusión a la conversión) eran nulos y vanos pues los hicieron obligados”.

También es costumbre que los feligreses acudan a las sinagogas calzando zapatos de lona, cubriéndose con mantos sagrados o “talit”, y que los padres bendigan a sus hijos deseándoles que sean inscritos en el “Libro de la Vida”, que el creador del universo “sella” en esta jornada, según la tradición.

Las plegarias concluirán mañana cuando aparezcan las tres primeras estrellas, y suene el “shofar”, un instrumento bíblico de viento hecho con el cuerno de un carnero, con el que se pide a Dios que se perdonen todos los pecados.

La población secular judía suele aprovechar la jornada para dar largos paseos o recorrer las calles en bicicleta, una tradición que surgió con la creación en 1948 del Estado judío.

Y es que como recuerda el rabino, el Iom Kipur “No es un día solamente simbólico, sino parte de la vida judía en todos sus ámbitos, donde se une la Jerusalén religiosa, la Haifa trabajadora y la Tel Aviv que disfruta”.

– piden disculpas oficiales por la esclavitud: se suman los episcopales.

Filadelfia, USA – Lideres Episcopales se reunieron en Filadelfia para disculparse oficialmente este sábado por sus antepasados que tuvieron esclavos, y para discutir el “privilegio blanco” que dicen perdura.  En un solemne servicio de arrepentimiento, Episcopales reconocen que la esclavitud “fue y es un pecado y una traición fundamental a la humanidad”.

La Iglesia Episcopal se une a otras denominaciones, incluidos los Bautistas del Sur y Britanicos, que han pedido disculpas por su pasado que apoyaba la esclavitud o el racismo.

“Creemos que los estadounidenses entienden realmente el papel de los Afroamericanos y Nativoamericanos, en la construcción de esta nación”, dijo Byron Rushing, un legislador de Massachusetts, que ayudó a organizar el evento episcopal.

“Estamos convencidos de que si podemos decir la verdad acerca de eso… podemos tomar mejores decisiones acerca de cómo debemos vivir y trabajar juntos”, dijo Rushing, un descendiente de esclavos.

Los Estados Unidos tiene alrededor de 2,4 millones de Episcopales. Unos 600 miembros de la iglesia se espera tomen parte en la reunión, que han estado esperando durante años deseosos de celebrar este evento. Se celebra en la ‘African Episcopal Church of St. Thomas’ en el oeste de Filadelfia, la congregación Áfroaméricana más antigua.

Katherine Schori Obispo y Presidente de la Iglesia Episcopal de EE.UU. y otros 15 obispos se sumaron para el servicio del sábado.

Incluso los estadounidenses sin vínculos familiares directos a la propiedad de esclavos, se han beneficiado del modelo económico, que duró en los EE.UU. por más de 200 años, del 1619 al 1865, dicen líderes de la iglesia.

John Vanderstar, un abogado jubilado de Washington, que redactó la disculpa, dice que su familia no llegó a los Estados Unidos hasta después de que la esclavitud era ilegal. Eso no me dejar fuera, dijo. “Sé que soy un blanco, europeo y hombre que tengo privilegios simplemente por mi carrera y mi apellido”, dijo Vanderstar.

La Cineasta Katrina Brown de 41 años que reside en la ciudad de Boston, ofrece un punto de vista único a la iglesia. Una investigación de su familia puso de manifiesto que sus ancestros fueron historicamente los más grande traficantes de esclavos en EE.UU. Por otro lado DeWolfs de Rhode Island trajeron mas 10.000 Africanos al país como esclavos, según Brown, que convirtió su trabajo en un documental titulado “Traces of the Trade”.

– el papa ha planteado la posibilidad de rehabilitar a lutero. ¿de qué?.

Madrid, España – El español, Jesús Bastante Liébana, periodista y escritor, ha señalado que el Papa ha planteado la posibilidad de rehabilitar a Lutero e incluso que tiene previsto realizar “un inmediato viaje, posiblemente esta primavera, a Sajonia”, región donde Lutero clavó sus tesis y tradujo el Nuevo Testamento al alemán.

En entrevista, Bastante manifestó que a católicos y protestantes “les unen muchas más cosas de las que nos separan”, circunstancia que el Papa “conoce muy bien”. “No hay que olvidar que es alemán y en Alemania (patria de Lutero) evangélicos y católicos conviven en un plano de igualdad numérica y jurídica”, agregó.

Jesús Bastante considera que Lutero y el cisma protestante “son absolutamente desconocidos para el público”, a pesar de que, según dijo, en los primeros momentos de la Reforma “fueron imprescindibles do figuras relevantes de Castilla: el emperador Carlos V y el Papa Adriano VI”. “Se trata de una época de la Historia apasionante, y a la par llena de simplificaciones, fruto del desconocimiento”, añadió.

A su juicio, Lutero “era un iluminado, un personaje extraño y con profundos cambios de humor y personalidad”. “Por su puesto que no fue un hereje, sino un reformador: él no quería romper con la Iglesia, sino reformar lo que consideraba como abusos”, manifestó. En este sentido, considera que Lutero no quiso crear una religión fuera de la Iglesia Católica, pero “los acontecimientos y la soberbia personal le llevaron a promover el cisma”.

Para el autor, el cisma se pudo frenar, ya que las denuncias de Lutero “eran compartidas por buena parte de la Iglesia”. “Incluso Adriano VI, en un desconocido pero fundamental discurso a la Dieta de Nuremberg, recoge que muchas de las acusaciones del fraile tenían fundamento”, apuntó.

Por otra parte, Bastante se mostró convencido de que tras la lectura de la novela “muchos católicos considerarán que Lutero estaba en lo cierto en bastantes de sus reivindicaciones, y los protestantes que la ruptura con Roma fue innecesaria y fruto de tejemanejes políticos, no espirituales. “Lo que me parece fundamental es que se vea que 500 años después, católicos y protestantes comparten la misma fe, viven en la misma cultura y tienen planteamientos exactos sobre la sociedad y el diálogo fe y razón”, destacó.

También autor de los libros Jesús Bastante reconoció que esta novela histórica le ha permitido aunar “la investigación propia” de los demás libros.”Ha sido un verdadero placer escribir esta novela y tratar de unir la precisión histórica con la trama literaria”, concluyó.

La obra se estructura en siete capítulos y 312 páginas y recoge “en un relato minucioso y eficaz” los pormenores de un periodo convulso de la historia de Occidente, “unos años determinantes para el futuro de la Iglesia Católica y la historia de la humanidad”.

Angelina Jolie, portada de la Biblia

 

Angelina Jolie, portada de la Biblia

image

Nueva York, USA -. Martin Luther King ocupa la primera página y Angelina Jolie, la siguiente. Tras la descripción a nadie se le pasa por la cabeza el Nuevo Testamento, pero lo es. La Biblia ha sido reeditada miles de veces, pero los intentos más recientes agudizan el ingenio para captar la atención de los lectores más dispersos.
Uno de esos intentos, que ha sido un éxito de ventas en Suecia, llega ahora a EE.UU.
Suecia fue la primera que apostó por este modelo el año pasado. Biblia iluminada: El Libro, en su traducción al castellano, es una publicación al estilo de las revistas de moda en las que aparece Angelina Jolie. Su formato permite imaginársela más en la mesa de una cafetería que en el banco de una Iglesia.
La idea ha asalido de un equipo de ex ejecutivos de publicidad suecos, que han combinado imágenes de niños soldados con pasajes del Nuevo Testamento. El objetivo: llevar la Biblia a personas que, de otro modo, no podrían nunca leerla.
“Hay una gran parte de la población que se considera inteligente, educada, concienciada, pero que no es especialmente religiosa y que no ha leído la Biblia. Probablemente, esa gente séría más sensible a lo que ocurre a su alrededor si pudiera leer el libro”, ha dicho Larry Norton, un ex ejecutivo de la publicación y presidente de ‘Bible Illuminated’, empresa que ha sacado adelante el proyecto.
La compañía ha asegurado no estar afiliada a ninguna iglesia o religión. La versión sueca se vendió primero en boutiques y tiendas de diseño, debido al recelo de las librerías. Pronto ganó popularidad y el libro comenzó a venderse de forma amplia y a consituirse dentro del mercado de ventas.
Las ventas de ‘The Book’ en Suecia, donde el número de Biblias que se venden al año ronda las 60.000, ha alcanzado 30.000 en su primer año, según Larry Norton. El presidente del grupo tiene la esperanza de cosechar un éxito similar en los EEUU con el lanzamiento del Nuevo Testamento ahora y del Antiguo Testamento en marzo. En Norteamérica, el Nuevo Testamento ya está preventa en Amazon y la compañía ha recibido pedidos de la mayoría de las principales librerías.
“En general, los editores de la Biblia siempre han sido creativos, pero ahora están luchando para hacer frente a una cultura donde las personas se están alejando de la lectura de impresión”, ha dicho Paul Gutjahr, un profesor asociado de Inglés y profesor asociado adjunto de estudios religiosos en la Universidad de Indiana.
Las Biblias tradicionales ya no cubren todos los nichos del mercado. El público pide versiones para familias, dirigentes empresariales, Biblias electrónicas para incluir en los iPods, cómics… “Mezclar el texto bíblico con Angelina Jolie no me sorprende” ha dicho Paul Gutjahr, para el que es necesario readaptarse a los nuevos gustos

 

La Casa Blanca se vuelve Rosada?

El principio de todas las cosas (IV)

El principio de todas las cosas (IV)

Autor: Hans Küng

Ciencia y religión. | Trad. José Manuel Lozano Gotor. Madrid: Trotta. 229 pp. (2007).  

http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-00622007000100012&lng=es&nrm=iso

ÁLVARO CORRAL | UNIVERSIDAD DE BOGOTÁ JORGE TADEO LOZANO | alvaro.corral@utadeo.edu.co

El capítulo cuarto se ocupa de indagar sobre la posible vida en el cosmos, y en particular sobre la biogénesis en la tierra. Luego de hacer un recuento de los intentos, hasta la fecha no probados, de encontrar vida en otros planetas, Küng aborda la pregunta por la vida en este planeta y reconoce que todos los seres vivos tenemos el mismo substrato material presente en las cuatro moléculas de los ácidos nucleicos: adenina, guanina, citosina y timina. Para responder a la pregunta acerca de cómo surgió la vida a partir de lo inanimado, es necesario hacer un ejercicio de composición de lugar para tratar de entender el fenómeno. El mismo Darwin no se cansaba de explicar que los cambios en los procesos de selección natural toman eones, son asunto de un número muy grande de generaciones. Hoy la explicación estándar para todas las modificaciones de los seres vivos es la misma. La complejidad de la estructura molecular de un organismo como el ojo, de un ser vivo como el ratón, pero igual el surgimiento de una capacidad como el lenguaje o una destreza como la de tallar herramientas, se explican todas por medio de cambios graduales e insignificantes en los que sólo interviene la selección. Esos cambios graduales son la base de más cambios, que a la postre, luego de miles de años, empiezan a mostrar diferencias significativas. Es posible que no queden rastros de esas modificaciones, pues el registro fósil es muy incompleto. Incluso pueden haber desaparecido especies intermedias que bien hubieran servido como muestras de la existencia de modificaciones menos visibles. Para la supervivencia de un ser vivo, ha dicho el biólogo inglés Richard Dawkins (cf. Dawkins), un ojo imperfecto es mejor que no tener ningún ojo. Sin embargo, es posible imaginar una trayectoria de ascenso muy gradual, la cual se puede constatar con casos y ejemplos concretos, desde los organismos carentes de visión hasta aquellos que la tienen muy desarrollada.

Frente al avance de la biología para explicar el origen de la vida con base en el azar y la necesidad, tal como lo expusieron Jacques Monod y Manfred Eigen en sus respectivos campos de investigación, Küng aborda un dilema existencial que plantea en los siguientes términos: “O bien el ser humano dice ‘no’ al fundamento, soporte y meta originario del proceso de la evolución: entonces debe asumir el sinsentido de todo el proceso y la absoluta soledad del ser humano[…] O bien el ser humano dice ‘sí’ al fundamento, soporte y meta originario: entonces no puede justificar el sentido básico de la totalidad del proceso y de su propia existencia a partir del proceso mismo, sino que ha de presuponerlo en actitud confiada” (145). Detengámonos un momento en la formulación de este dilema. Creo que la aceptación del contenido de cada uno de los cuernos no implica necesariamente la aceptación de las dos consecuencias, sin cambiar el sentido de las palabras. Cuando el biólogo o el cosmólogo afirman que no hay un fundamento último de la evolución, ni tampoco detrás de la pregunta por el comienzo del Universo, de ninguna manera se deriva que se debe asumir el sinsentido de todo el proceso, pues el término ‘sinsentido’ parece usarse de forma equívoca. El sinsentido de la física en la explicación del cosmos, y el sinsentido de la biología en la explicación del surgimiento de los seres vivos con base en procesos sometidos a la intervención del azar y la necesidad, no tiene nada que ver con el sentido que los seres humanos damos a nuestras diferentes ejecutorias individuales y colectivas. Podemos perfectamente imaginar que en la evolución no hay una teleología, ni unos fines hacia los cuales se dirige el proceso de selección, y esa es la enseñanza de Darwin y de Monod, con sus respectivas teorías. De allí no se deriva que las interacciones sociales estén condenadas al sinsentido, la soledad y el abandono. En el plano social, los seres humanos no solamente damos ‘sentido’ al sentido, sino que además construimos y moldeamos instituciones en las que exclusivamente se intercambia ‘sentido’: la música y la literatura serían los ejemplos más evidentes. El uso que el biólogo o el físico hace del término ‘sinsentido’, además de ser una antropomorfización negativa para describir un estado de cosas en el universo, no tiene nada que ver con la capacidad de los seres humanos para articular sentido, y por esa razón no se puede aceptar que, al escoger la primera opción del dilema, nos confrontemos con la absoluta soledad del ser humano. Pero tampoco la escogencia de la segunda opción nos lleva necesariamente a la imposibilidad de la configuración del sentido. Los lazos de solidaridad o de respeto que se tejen entre los seres humanos se construyen al margen de las implicaciones derivadas de las teorías biológicas y cosmológicas sobre el origen de la vida o del universo. Constituyen más bien un esfuerzo para convivir, y de esa manera aumentar las posibilidades individuales y colectivas de supervivencia. En este proceso, tanto la religión como las demás instituciones sociales pueden incidir negativa o positivamente en su configuración.

Así, pues, llegamos al último capítulo que se ocupa del principio de la humanidad. La reflexión se inicia con la mención de los datos arqueológicos más relevantes sobre el origen del ser humano en el proceso más reciente de hominización. Küng reconoce que somos descendientes de una larga cadena de antecesores, la cual se remonta a los primates antropoides que empezaron a moverse en África hace unos seis millones de años, cuando nuestros antecesores se distanciaron de la línea de nuestros parientes más cercanos, los actuales chimpancés. Esto, por supuesto, no quiere decir que nosotros descendamos de esta especie de primates, sino que nuestros árboles genealógicos tomaron rutas diferentes.

Con respecto al desarrollo de la conciencia, que en los seres humanos está acompañada de la aparición del lenguaje, la intencionalidad y la capacidad de autorreflexión, Küng considera que se deben superar los modelos dualistas presentes en la tradición filosófica desde Platón y Descartes hasta nuestros días, pues éstos no pueden resolver el problema de la interacción entre la esfera de lo mental y la esfera de lo corporal (cf. 169). La persona humana es una unidad psico-somática, de tal manera que la expresión alma tiene hoy un “sentido metafórico: de forma peyorativa (una persona ‘desalmada’), arcaizante (un pueblo de quinientas ‘almas’), poética (el ‘alma’ de Europa), litúrgica (se alegra mi ‘alma’ en el Señor) o al hacer uso de siglas modernas (SOS: Save Our Souls)” (170).

Hecha esta aclaración, Küng se ocupa de la relación cerebro-mente en la actualidad, para tratar de encontrar, desde los conocimientos actuales de la neurociencia, si el libre arbitrio es o no una ilusión. Allí discute con el neuropsicólogo alemán Gerhardt Roth la tesis según la cual el libre arbitrio es un engaño, cuando este último afirma que “los pensamientos que se nos ocurren y las acciones que llevamos a cabo están inducidos y dirigidos en gran medida por el sistema límbico, el cual influye de manera especialmente intensa en el lóbulo frontal del cerebro” (175, allí la cita de Roth). En este punto estoy completamente de acuerdo en que esa reducción no sólo es falsa, sino que además es peligrosa, cuando a continuación nos dice el mismo Küng que, con base en esos datos empíricos, Roth quiere proponer una modernización del principio de culpa y responsabilidad inherente al derecho penal, pues todas las acciones humanas serían consecuencia periférica de las interacciones neuronales.

A pesar de este episodio aparentemente bochornoso, Küng menciona la existencia del documento Manifiesto sobre el presente y futuro de la investigación sobre el cerebro, suscrito en Alemania en el año 2004 por varios científicos de la neurociencia, entre ellos el mismo Roth, en el que declaran su acuerdo acerca de los grandes avances de la disciplina en el nivel superior de las diferentes zonas funcionales gruesas del cerebro. También en el nivel inferior de la interacción neuronal se han logrado avances significativos en la identificación de los diferentes tipos de neuronas, las funciones de los neurotransmisores, etc. Sin embargo, los autores del documento se muestran parcos acerca de lo que se conoce en el nivel intermedio. “Se desconoce por completo qué ocurre cuando cientos de millones o incluso un millardo de células nerviosas ‘conversan’ entre sí[…] Pues es ahí donde se posibilita el surgimiento de ideas y sentimientos, de intenciones y efectos, de la conciencia y de la autoconciencia” (179, allí mismo la cita del Manifiesto). Aun cuando Küng puede estar en lo cierto en relación con que la neurociencia se encuentra en pañales para responder las preguntas orientadas a explicar la autoconciencia, y cómo a partir de allí debe entenderse la cuestión sobre el libre arbitrio, no estoy de acuerdo con él en que pueda afirmarse, “sin ambages, [que] de momento el estudio científico del cerebro no ofrece ninguna teoría empíricamente contrastable sobre el nexo existente entre la mente y el cerebro, entre la conciencia y el sistema nervioso” (180).

Sin poder desarrollar en esta presentación la exposición de algunos programas de investigación como corresponde, sí podemos brevemente mencionar algunas propuestas. En primer lugar encontramos la teoría de Daniel Dennett, que explica la conciencia como un modo de acción del cerebro por medio de un modelo llamado de los borradores múltiples, en términos de un pandemonium de pequeñas unidades computacionales en acción (cf. Denté: 253). En segundo lugar está la teoría de Rodolfo Llinás sobre la conciencia como un flujo de interacción neuronal constante en el umbral de 40 MHz, y que constituye un complemento a las teorías de Crick y de Koch (cf. Llinás y Crack). En tercer lugar, la teoría de John Searle (cf. Searle), según la cual la vida mental es la manifestación funcional de un órgano como el cerebro, de manera similar a la digestión que es la función del estómago. Finalmente encontramos también las propuestas para analizar la relación mente-cuerpo en términos de una mente encarnada o incorporada (embodied mind). Entre los autores más respresentativos podemos mencionar a Varela (cf. Varela), Damasio (cf. Damasio) y Gallagher (cf. Gallagher). Estos autores en sus textos también constatan que la investigación en este campo está abierta, y todavía están por descubrir los hechos más importantes, como cuando Newton, en su momento, decía que se encontraba como un niño jugando en la playa con las conchas, mientras el océano abierto a sus espaldas quedaba completamente desconocido. En el ámbito de la investigación neurofisiológica del nivel intermedio, para regresar a los términos usados por el Manifiesto referido por Küng, hay incluso varios programas de investigación preocupados en ofrecer una base empírica contrastable para explicar la relación mente-cerebro. Basta mencionar un par de ejemplos. El programa de investigación de la llamada vista-ciega, liderado por Lawrence Weiskrantz en Oxford (cf. Weiskrantz). Pacientes que tienen daños en el área visual V-1 en el lóbulo occipital del cerebro, y sin embargo son capaces de responder a preguntas sobre asuntos que acontecen en el campo visual, como si por la vía verbal accedieran a la percepción de lo que no pueden ver. Ese tipo de investigaciones nos permiten dilucidar algunas de las funciones básicas de síntesis de la conciencia humana, y establecer una aproximación primitiva sobre la manera como “dialogan” las neuronas entre sí para lograrlo. También existen programas de investigación sobre la rivalidad binocular y la permutación de figuras, que tanto llamó la atención de los psicólogos de la Gestalt en Alemania a comienzos del siglo pasado. Gracias a la nueva tecnología de imaginería cerebral, es posible identificar el punto del cerebro en el que una información pasa de producir una primera experiencia, por ejemplo, tener la imagen de pato, a interpretar esa misma figura como un conejo.

Con respecto al problema del libre arbitrio, estoy de acuerdo con Küng en que el asunto debe analizarse en un nivel completamente diferente al de lo que acontece en el cerebro, así conozcamos con detalle las zonas del cerebro que se iluminan y se apagan cuando enfrento un dilema práctico frente al cual debo tomar una decisión en cuanto sujeto responsable y consciente de las consecuencias de mis actos.

El capítulo cierra con unas reflexiones sobre el origen biológico y sociocultural de la ética. El paso del egoísmo al altruismo recíproco se puede explicar recurriendo a factores biológicos. Con la aparición del lenguaje y formas más complejas de organización social, surgen también versiones más sofisticadas de altruismo, como la empatía y el pensamiento estratégico. “Las normas, los valores y las ideas éticas concretas se fueron configurando poco a poco en el curso de un proceso socio- dinámico de suma complejidad” (188). Esta es la base para sostener el universalismo de la ética que tiene, a juicio de Küng, cuatro características comunes: “- un sentido de reciprocidad, justicia, generosidad[…]; – un profundo respeto por toda forma de vida[…]; – determinadas reglas para la convivencia de los dos sexos[…]; – gran respeto por los mayores (y, al mismo tiempo, atención a los pequeños)” (189).

En el caso de la tradición judeocristiana que comparte este substrato ético, la Biblia aporta una diferencia específica particularmente relevante para Küng. Se trata del papel que juega Dios como “autoridad legitimadora y protectora” (190) de los parámetros éticos que se quieren transmitir. Esta afirmación contrasta significativamente con el intento de formulación de la ética de raigambre autónoma instaurada por Kant, según la cual cada persona humana, por el hecho mismo de la libertad, es la única responsable de sus actos y sin ninguna garantía exterior. La legitimidad de la acción moral se da en el plano del rechazo a la heteronomía. Los ordenamientos sociales de la gran mayoría de las democracias actuales están enraizados en tradiciones seculares, en las que se parte de la autonomía y de la responsabilidad del individuo como la base misma del ordenamiento social. Por esta razón, muchas de las constituciones políticas en las democracias rechazan un fundamento de carácter teonómico, y establecen que los asuntos relacionados con la creencia religiosa deben ser respetados, pero pertenecen a la esfera privada de las personas. En el caso de Colombia, esa declaración se hace explicita en la Constitución Política de 1991, cuando se lee en el Preámbulo que es “el pueblo en ejercicio de su poder soberano” la base de la organización social y jurídica de la Nación. Lo anterior contrasta con la voluntad del constituyente de 1886, el cual otorgaba la Constitución en nombre de Dios, como fuente suprema de toda autoridad.

Con ello creo que podemos concluir indicando que, antes de poder instaurar la religión como una esfera independiente de problemas en relación de complementariedad con la ciencia, encontramos más bien con plenitud la esfera de la ética. Kant, al final de la Crítica de la Razón Práctica (KpV A289), daba cuenta de la complementariedad entre ciencia y ética, cuando mencionaba que en este mundo sólo hay dos realidades compatibles entre sí: “el cielo estrellado que está sobre mí”, el cual materializa toda la empresa cognoscitiva de las ciencias, y “la ley moral que hay en mí”, que representa, gracias a la razón, el hecho de la libertad y la posibilidad de construir sociedades en que las personas se respeten unas otras. Para completar el espectro, Kant era consciente de que la experiencia del goce estético abre un tercer horizonte de sentido complementario al de la ciencia y al de la ética. Por ello escribió la tercera Crítica sobre la facultad de juzgar. La esfera de la ciencia, la esfera de la ética y la de las artes parecen ser aquí las únicas realidades irreductibles entre sí. No parece haber un espacio para la complementariedad entre ciencia y religión. En el marco de la duda razonable y de un gran respeto por las convicciones religiosas de las personas, parece ser, mientras no se demuestre lo contrario, que fuera de ciencia, ética y artes, no hay nada más en el universo.

Bibliografía

 

  • Albert, Hans. Traktakt über die kritische Vernunft. J.C.B. Tübingen: Mohr (Paul Siebeck). (1968). [1980].
  • Crick, Francis. The Astonishing Hypothesis. The Scientific Search for the Soul. New YorkÓ Mac Millan Publishing Co. (1994).
  • Damasio, Antonio. Descartes´ Error: Emotion, Reason, and the Human Brain. New York: CIP Putnam. (1994).
  • Dawkins, Richard. Escalando el monte improbable. Barcelona: Tusquets Editores. (1998).
  • Dennett, Daniel. Consciousness Explained. Boston: Little, Brown and Company. (1991).
  • Gallagher, Shaun. How the Body shapes the Mind. Oxford: Clarendon Press. (2005).
  • Llinás, Rodolfo. The I of the Vortex. MIT Press. Cambridge: Cambridge University Press. (1999).
  • Popper. Conocimiento objetivo. Un enfoque evolucionista. Madrid:Tecnos. (1974).
  • Russell, Bertrand. “Is there God?” En: Why I am not a Christian? (1952). Citado por: Dawkins, Richard. The God Delusion. Boston: Houghton Mifflin Company. (2006).
  • Searle, John. The Rediscovery of the Mind. Cambridge: MIT Press. (1995).
  • Varela, Francisco; Thompson, E.; Rosch, E. The Embodied Mind: Cognitive Science and Human Experience. CambridgeÓ MIT. (1991).
  • Weiskrantz, Lawrence. Consciousness Lost and Found. A Neuropsychological Exploration. Oxford: University Press. (1997). Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, Departamento de Filosofía.