Apostasía total de los valdenses bajo el signo ecuménico de María Parte 4


Apostasía total de los valdenses bajo el signo ecuménico de María Parte 4

Continuamos con la serie respecto de la apostasía de los Valdenses.Hoy veremos el ecumenismo.

El ecumenismo es el todo vale. Un católico adora imágenes, un rabino no cree en Jesús como el Mesías, y un anglicano estamos leyendo que acepta casar a los gay y desvirtúa lo que dice Dios sobre la homosexualidad, y el pastor sería tal vez el único que oraría como indica la Biblia.

La cristiandad está dividida en numerosas denominaciones. Hoy día muchos creen sinceramente poder unificarla. ¿No vino Jesús para “congregar en uno”? (Juan 11:52). Se procura hallar una base doctrinal capaz de reunir el mayor número de tendencias diferentes. «¡Olvidemos nuestros viejos rencores y unámonos! Si cada uno se mostrara tolerante y contribuyera personalmente, se llegaría a una mayor unidad», dicen ellos. El defecto característico de todos estos pensamientos seductores y generosos es que no son reales.

Jesús es la verdad. Él es el Señor, es decir, el que tiene toda autoridad. La base doctrinal sobre la que se pretende unir a todos, ¿es la verdad simple e ineludible, tal como Jesús la reveló en los evangelios? ¿No es más bien un sutil compromiso humano, sabiamente dosificado para no despertar viejas pasiones?

Cuando los discípulos se embarcaron para pasar al otro lado del mar de Galilea, tomaron a Jesús “como estaba” (Marcos 4:36). Quizás hubiesen querido que su Maestro estuviese de otra manera, por ejemplo, que no durmiera durante la tempestad. Tomemos a Jesús como está, sin acomodar la verdad al gusto del día ni a una voluntad de unir aquello que traicionaría lo que él enseñó. La unificación basada en un compromiso haría ganar en número, pero no espiritualmente.

Apeguémonos a la persona de Jesús; busquemos su pensamiento y su aprobación en oración. Eso nos unirá a todos aquellos que lo buscan y para quienes es una prioridad vital.

¿Cuál es el pueblo de Dios, al cual El le pide que oren? 1ª. de Pedro 2:9 nos dice: Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para anunciar las virtudes de Aquel…

El Señor va a venir en busca de una iglesia unida, pero en un mismo espíritu.

El ecumenismo no predica la Palabra. Deja que cada uno crea en lo que quiera.

El ecumenismo va distorsionando sutilmente, lentamente la voluntad de Dios.

Podemos orar por todos, pero no con todos.

Leamos ahora en este excelente articulo publicado por la iglesia Metodista la historia del ecumenismo moderno.

3. EL ECUMENISMO                                

Por: Rev. Lic. Héctor Laporta

Rev. Lic. Jorge Bravo C.

Origen.-

Analizando etimológicamente la palabra ecumenismo, vemos que proviene de la palabra griega “oikouméne” que significa “mundo habitado”.

Revisando el término históricamente, sería el emperador romano, quien usara este término relacionándolo con la labor de los obispos en la oikouméne (oikoumenh) y por ende del imperio. Este es el origen del adjetivo “ecuménico”, el cual es sinónimo de “universal”. Personalmente ó a través de sus delegados el emperador supervisaba el curso de los debates, sin intervenir de manera directa  – por lo menos en principio- en las discusiones, dejando las decisiones teológicas a los obispos.

Es por ello que, posteriormente el uso del término “ecuménico” sería utilizado para referirse a todo concilio o consejo (council en inglés).

Bíblicamente, encontramos el uso del término ecumenismo, en diversos pasajes del Nuevo Testamento, en la versión griega:

(Hacer click con el mouse sobre las imágenes para verlas ampliadas)

En el libro de Hechos 15, cuando se habla del Concilio/Asamblea de Jerusalén, del cual se desprenden tres características a considerar:

–         Representatividad de toda las iglesias o comunidades eclesiales.

–         Presencia del Espíritu Santo (ref. Mateo 18:20).

–         Unanimidad en las decisiones a aplicarse en la vida de la Iglesia.

Sin embargo, posteriormente a lo ocurrido en el Concilio/Asamblea de Jerusalén, pasaría un buen tiempo hasta que los concilios fueran considerados ecuménicos.

Ellos se han desarrollado gradualmente a través de la historia, a veces a través de largas confrontaciones y otras por la necesidad de refutar ciertas asambleas que se auto-calificaban como ecuménicas, sin serlo por la disconformidad de sus decisiones con la Sagrada Escritura (Biblia) y con la tradición de la Iglesia.

Sería a partir del Séptimo Concilio Ecuménico (Nicea II, 787 d.C.), realizado con el fin de invalidar al iconoclasta concilio de Hieria (754 d.C.) en que se precisarían ciertos criterios a tener en cuenta y es que, los presidentes de las iglesias cristianas principales deberían estar de acuerdo, en particular los patriarcas de Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén y en segundo término el Obispo de Roma debería de colaborar con ellos. Las decisiones no deberían ser regionales, sino alcanzar a todos los confines del mundo, con el fin de ser coherentes con los anteriores concilios.

Se subrayaba entonces que únicamente con la participación de los cinco obispos (Constantinopla, Alejandría, Antioquía, Jerusalén y Roma) se podía garantizar la representatividad de un concilio ecuménico. Hecho que no excluye a que representantes de otras iglesias, de otros contextos geográficos y tradiciones, pueden ser invitados y participar.

Concilios Ecuménicos.-

La mayoría de iglesias cristianas en general (Iglesia Católica Romana, Iglesia Ortodoxa e Iglesias Protestantes y Evangélicas) reconocen de forma común a cuatro concilios. El primer concilio fue el de Nicea (325 d.C.), que condenó el arrianismo y definió a Cristo de una misma esencia (homoousios) con el Padre. El segundo concilio fue el de  Constantinopla  (381 d.C.), que proclamó la divinidad del Espíritu Santo. El tercer concilio fue el de Efeso (431 d.C.) que condenó el nestorianismo y definió la unidad de la persona de Jesucristo. Y el cuarto concilio fue el de Calcedonia (451 d.C.), que condenó el monofisismo y definió las dos naturalezas (divina y humana) en la persona de Jesucristo.    

Posteriormente, las diferentes iglesias cristianas, se irían alejando unas de otras y cada una de ellas entendiendo de manera distinta cuando un concilio es ecuménico.

Para la Iglesia Católica Romana, por ejemplo, un concilio es ecuménico cuando este es convocado por el Papa, y es presidido por él  (personalmente o a través de sus delegados) y aprobado por él (Vaticano II, ley canónica 1983).

Para la Iglesia Ortodoxa, en cambio, un concilio es ecuménico, sólo cuando toda la iglesia acepta sus decisiones.

Dentro de las Iglesias Protestantes existen diversas opiniones. Las dos grandes posiciones aparecen reflejadas en la comprensión que tenían los reformadores. Para Lutero, la única autoridad pertenece a las Sagradas Escrituras y los concilios no tienen autoridad si sus decisiones son contrarias a la Escritura. Para Calvino en cambio, la autoridad del concilio depende de su docilidad al Espíritu de Dios, en la fe en las Escrituras y el factor que se expresa en la unidad de la Iglesia.

Por nuestra parte nos concentraremos en los esfuerzos realizados en el mundo protestante, ya que este es el que más a contribuido al desarrollo del movimiento ecuménico en América Latina, a saber el Consejo Mundial de Iglesias.

Consejo Mundial de Iglesias

El Consejo Mundial de Iglesias fue formalmente constituido en su primera asamblea de Amsterdam el 23 de agosto de 1948. Desde esa fecha se ha convertido en la mayor expresión visible de la vida ecuménica en el siglo XX.

Es importante que revisemos sus inicios y como se gesta para que podamos entender desde dentro al Consejo Mundial de Iglesias, del cual la Iglesia Metodista del Perú, forma parte siendo miembro pleno.

En julio de 1937, se realizaron dos conferencias mundiales tituladas “Life and Work” (Vida y Trabajo) en Oxford, Inglaterra y la otra de “Faith and Order” (Fe y Orden) en Edimburgo, Alemania. Posteriormente los representantes de ambos movimientos se reunirían en Londres, Inglaterra con el fin de unir esfuerzos entre las iglesias.  

El gestar una Asamblea de Iglesias era con el fin de unir esfuerzos y crear espacios de diálogo entre las diferentes iglesias alrededor del mundo y al mismo tiempo de que estas pudieran dar un testimonio común de unión y servicio.

Una de las preocupaciones también fue que no sólo fueran pastores los que se reunieran  sino líderes laicos se involucraran en puestos de liderazgo. Sería Mc Crea Cavert de Estados Unidos que sugeriría el nombre de Consejo/Concilio Mundial de Iglesias (en inglés World Council of Churches).

Ambos grupos, el de Oxford y el de Edimburgo, aceptaron el reto y convocaron a siete iglesias para conformar un comité de catorce miembros con el fin de conformar el Consejo Mundial de Iglesias. En la reunión de Utrecht en mayo de 1938, se crearía un comité provisional responsable del Consejo Mundial de  Iglesias “en proceso de formación.”

El arzobispo de York (posteriormente de Canterbury) William Temple de la Iglesia Anglicana, fue nombrado presidente y W.A. Visser’t Hooft (Netherlands) fue nombrado secretario general. El comité provisional se encargó de fundamentar las bases de la participación de las iglesias en el Consejo Mundial de Iglesias, teniendo en cuenta sus fundamentos, organización y autoridad. En octubre-noviembre de 1938, se enviaron invitaciones a 196 iglesias, y el arzobispo Temple envió una invitación al secretario de estado del Vaticano.

En 1939, el comité provisional planeó la primera asamblea general del Consejo Mundial de Iglesias a desarrollarse en 1941, lamentablemente la Guerra Mundial imposibilitó la reunión, retrasando el proceso de formación diez años más.

Entre 1940 y 1946, debido a la Guerra Mundial, el comité provisional no pudo cumplir de manera regular sus responsabilidades, pero muchos de sus iglesias miembros y otros grupos cristianos se reunieron en encuentros en Estados Unidos, Inglaterra y Suiza. Bajo el liderazgo de su secretario general Visser’t Hooft en Ginebra durante la guerra, se realizaron diversas actividades que contribuyeron a dar testimonio supranacional de las iglesias realizando: servicios cúlticos, trabajo pastoral con los prisioneros de Guerra, asistencia a los judíos y otros grupos de refugiados, mantener informada a todas las iglesias de lo que ocurría y finalizada la guerra realizar contactos con todos los líderes religiosos de todo el mundo con el fin de realizar una labor de reconciliación y de ayuda entre las iglesias para contribuir a la reconstrucción de los despojos de la guerra.

John Mott, un líder metodista que participó activamente en la formación del Consejo Mundial de Iglesias decía en momentos de la reconstrucción de Europa después de la Guerra Mundial “las doctrinas nos dividen, el servicio nos une”.

Posteriormente a la guerra, el comité provisional se reunió en Ginebra, Suiza (1946) y Buck Hills, Pennsylvania, USA (1947). En ambas reuniones se pudo afirmar que la trágica experiencia de la guerra incrementó la determinación de las iglesias de manifestar su unidad. En 1948, 90 iglesias habían aceptado la invitación para formar parte del Consejo Mundial de Iglesias.

En la Asamblea inaugural en Amsterdam, el 22 de agosto de 1948, eran 147 iglesias de 44 países listas a participar del Consejo Mundial de Iglesias. Todas las familias confesionales de mundo cristiano, incluyendo la Iglesia Ortodoxa, estuvieron de una u otra forma representados, excepto la Iglesia Católica Romana a pesar de haber sido invitada desde sus inicios. Posteriormente ha participado como observador.

Se constituyó en dicho evento el Consejo Mundial de Iglesias, declarando:

            “Cristo nos ha hecho para sí, El no está dividido.
             Al buscarle a Él nos encontramos unos a otros.
             Aquí en Amsterdam nos hemos convocado para adorarle y entrar en comunión unos con otros.
             Al constituir el Consejo Mundial de Iglesias, intentamos permanecer juntos.”

Amsterdam definió los retos del Consejo Mundial de Iglesias en su política, en sus programas y recursos económicos. La Asamblea general autorizó hacer un pronunciamiento a todas las iglesias y al mundo entero, definiendo claramente la naturaleza del Consejo Mundial de Iglesias y los límites de sus pronunciamientos.

Dentro de sus presupuestos señalaban: el Consejo Mundial de Iglesias no pretende ser una super iglesia ni que esté sobre las demás iglesias; sólo pretende ser un instrumento a través del cual las distintas iglesias puedan dar un testimonio común, de su vínculo con Jesucristo, investigar diligentemente la unidad con Jesucristo, cooperar entre las iglesias en materia de pronunciamientos y de acciones.

Desde entonces se han realizado ocho asambleas generales del Consejo Mundial de Iglesias:

 

América Latina.-

En América Latina, el movimiento ecuménico fue configurado, sobretodo en la década de 1950, por los esfuerzos de iglesias protestantes, básicamente luteranos y metodistas, relacionados con el Consejo Mundial de Iglesias e interesados en profundizar en los cambios políticos y teológicos que se venían desarrollando en Europa desde comienzos del siglo XX.

Nacieron así, en el seno de las iglesias y organismos, esfuerzos con el fin de contribuir en un aspecto particular de la misión de la Iglesia. La Comisión Evangélica Latinoamericana de Educación Cristiana (CELADEC), dedicado a la educación cristiana y a la educación popular; el Movimiento Estudiantil Cristiano (MEC), quienes inician trabajos con la juventud universitaria; y el movimiento de Iglesias y Sociedad en América Latina (ISAL), que se dedica a desarrollar una reflexión teológica sobre la acción cristiana en su contexto histórico y social.

Estos tres organismos, funcionarían a nivel latinoamericano, y en cada país tendrían un grupo de base nacional.

En 1970 muchos de nuestros países, básicamente del Cono Sur (Argentina, Uruguay, Chile, Brasil) y posteriormente (Bolivia, Perú y Colombia), sufrirían las consecuencias de dictaduras militares, lo que ocasionaría que muchos de los mencionados organismos ecuménicos y otros que se conformarían después,  se comprometerían en la defensa de los derechos humanos de varias formas: de denuncia, de solidaridad con las víctimas, así como de establecer casas refugio. En Perú, Celadec conjuntamente con la Iglesia Metodista del Perú, por solicitud del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, prestaría ayuda humanitaria y apoyo para la conformación de una casa refugio transitoria, prestando su propiedad física del Paseo Colón para uso de refugiados chilenos y bolivianos que salían huyendo de las dictaduras militares en sus países de origen, así como prestando apoyo de asesoría legal y tramitación de asilo en países europeos.

Hoy en día, existen muchas organizaciones no gubernamentales de desarrollo, más conocidas como ONG’s, muchas surgieron de inspiración cristiana y otras reciben apoyo de organismos ecuménicos y misiones ecuménicas cristianas europeas y norteamericanas.

En muchos casos las ONG’s han suplido la labor de la que estamos llamados a hacer los cristianos. En un mundo tan dividido: ricos/pobres; católico/ evangélico; mestizo/indígena; hombre/mujer; adulto/niño se hace tan necesario, recuperar el espíritu cristiano ecuménico de la tolerancia, de respeto al diferente; de comprender que una iglesia no tiene toda la verdad, sino que la Verdad nos posee a todas, de buscar contribuir en el bien común de la sociedad, motivaciones que gestaron el movimiento ecuménico mundial. 


Es importante señalar que cuatro de los patriarcas u obispados son expresiones de la Iglesia Cristiana Oriental. De la cual hay poca información en América Latina, a pesar de ser las iglesias donde se gesta el cristianismo, y quienes toman una parte activa en los iniciales credos y concilios cristianos. Hoy en día, existen importantes trabajos realizados sobre la teología ortodoxa, con el fin de poder recuperar sus aportes, sobre todo sobre Espíritu Santo y espiritualidad. Temas tan controversiales y abordados de manera ligera, en la teología occidental en cuanto a profundidad bíblica se refiere. Al respecto ver La Philokalia (4 volúmenes).

Fuente: Obras de Wesley, Tomo VIII, p.169; Wesley Heritage Foundation, 1998., citado en http://www.angelfire.com/pe/jorgebravo/ecumenismo.htm

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Hector Argueta
    Feb 22, 2009 @ 19:48:21

    esta muy buena la nfo amigo… Nomas quisiera pedirle un favor si es que puede , y se lo agradeceria muchisimo creame…
    Me podria enviar por correo o publicar aqui mismo la lista infalible de las iglesias (sin faltar una sola) que estuvieron reunidas??? de ser posible que esa lista posea un sello o firma o algo que la haga intachable o que garantise su legalidad, es decir una rueba absoluta… No se si me explico . Bueno de ante mano Muchas Gracias
    Siga asi que va muy bien!!!!

A %d blogueros les gusta esto: