¿Solo La Biblia… o también la Tradición de la Iglesia?


La Palabra de Dios
¿solo La Biblia… o también la Tradición de la Iglesia?

por Daniel Sapia

Descargar (autoridad.pdf)

(Los textos del Catecismo Católico se escribirán en AZUL, los textos Bíblicos en ROJO)

¿Cuál es la verdadera y completa Palabra de Dios?

¿Donde se contiene el mensaje autorizado e inspirado por Dios hacia la humanidad?
¿Es la Biblia suficiente o debe complementarse con Tradiciones y Costumbres?
¿Puedo yo entender a Dios, leyendo La Biblia, o necesito la interpretación de la Iglesia?

No es “casualidad” que este sea el primer tema a desarrollar.

Es básico saber cuál es la verdadera fuente de toda doctrina Divina.
No podríamos decir qué quiere Dios de nosotros, sino fundamentamos el origen del mensaje.
Debemos estar 100% seguros que es Dios quien nos habla; sino, corremos el riesgo de seguir caminos inciertos.

La Iglesia Católica afirma

La Iglesia Católica Romana reconoce que la Palabra de Dios está contenida fielmente en las Sagradas Escrituras.

“Dios es el autor de la Sagrada Escritura.” N° 105

…y afirma que aunque fue escrita por hombres, es palabra inspirada por Dios.

“Dios ha inspirado a los autores humanos de los Libros Sagrados. ” N°106

Además, claramente sostiene que Dios dejó escrito SOLO LO QUE QUISO, ni más ni menos. La misma Iglesia Católica afirma que NI LE FALTÓ DECIR, NI LE SOBRÓ.

“En la composición de los libros sagrados, Dios se valió de hombres elegidos, que usaban de todas sus facultades y talentos; de este modo, obrando Dios en ellos y por ellos, como verdaderos autores, pusieron por escrito todo y solo lo que Dios quería” (DV 11).” N°106

Pregunta: ¿si los libros enseñan la Palabra de Dios sólidamente, fielmente y sin error, hace falta agregarles algo?

“…los libros sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sin error la Verdad que Dios hizo consignar en dichos libros para salvación nuestra” (DV 11).” N° 107

Hasta aquí hemos visto, haciendo referencia SOLO al Catecismo Católico, que La Biblia no solo es la Palabra de Dios, sino que en ella se contiene el mensaje COMPLETO de Dios a la humanidad.

Veremos a continuación qué dice la misma Biblia respecto de Su mensaje.

La Biblia dice

“Muchos otros milagros hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritos en este libro. Pero éstos se han escrito con el fin de que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, tengáis vida eterna, en virtud de su nombre.” (Juan 20:30-31)

Este pasaje bíblico es muchas veces utilizado por nuestros amigos católicos (inclusive sacerdotes en sus sitios de apologética), que sostienen que al haber tantos hechos que Jesús realizó y “no fueron escritos” (texto similar leemos en Juan 21,25), indicaría que todas esas cosas no escritas (suponiéndolas necesarias de decir), contendrían muchas de las Tradiciones que la iglesia Católica fomenta como “parte de la enseñanza”.

En principio, si Dios Padre hubiera considerado relevantes estos “hechos no escritos”, habiendo escrito 66 libros, hubiera escrito todos los libros necesarios para incluirlos. ¿Cuál era la necesidad de dejar Su Palabra incompleta? ¿No decimos que es perfecta? ¿podría serlo si estuviera incompleta?

“Pero éstos se han escrito con el fin de que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios…”

Auí, con esta simple frase, comienza a derrumbarse toda la justificación Católica sobre la necesidad de mantener la tradición oral. Claramente el Apóstol dice que todo lo que se escribió, se hizo con el fin de atestiguar, demostrar, revelar, que Jesús es el Cristo, que Jesús es el Hijo del Dios Altísimo, que Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Nada falta decir, nada falta escribir para demostrarlo, para comprobarlo. NADA FALTA AGREGAR para que quien lo lea tenga acabado testimonio del poder de Jesucristo y de su autoridad, recibida de Dios Padre.

“…y para que, creyendo, tengáis vida eterna, en virtud de su nombre.”

Todo lo que el ser humano necesita para recomponer su relación con Dios Padre, es CREER EN JESUCRISTO, creer que es el Enviado de Dios, el Mesías, el Cristo, Y TODO LO QUE NECESITAMOS SABER PARA CREERLO ESTA ESCRITO EN LA BIBLIA. No necesitamos ninguna otra información, venga de donde venga y tenga la fuente que tenga.

Contundente el texto bíblico… ¿no es así?

El pasaje precedente fue escrito por el apóstol Juan. Leeremos a continuación otro pasaje, esta vez del apóstol Pablo hacia Timoteo, que reafirma, de una forma que no deja lugar a dudas, lo que acabamos de exponer:

“…y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2° Timoteo 3:15-17)

Sencillamente hermoso. ¡Que simples son las Palabras de Dios, en contraste con el laberinto doctrinal de la iglesia Católica Romana!

Entre tantas afirmaciones reveladoras, leemos que Las Sagradas Escrituras tienen la suficiente información para instruirte en el camino de fe que te conduce a la Salvación eterna por Cristo Jesús. “… las cuales te pueden hacer sabio para la salvación..” No dice que necesites de “otras informaciones”, de “Tradiciones o costumbres”, de agregados “post-Escriturales” (Ni hablar si esas Tradiciones contradicen expresamente a lo escrito.)

La Tradición

Ahora bien, ¿Cómo define la iglesia Católica qué es la Tradición? ¿Qué argumenta para darle validez, al punto de igualar (y a veces hasta superar) la Palabra de Dios?

Tradición“, definición: Etim.: Latín traditio, entregar, de tradere

Literalmente, la tradición es la enseñanza que se comunica de una generación a otra. Tradición, con “T” mayúscula se refiere a la Palabra revelada por Dios que se transmite en la Iglesia. La Sagrada Tradición, mas técnicamente, se refiere, dentro de la revelación, a aquella parte que no está contenida en la Sagrada Escritura porque no se escribió hasta mas tarde. El depósito de la fe, de la revelación, está compuesto por las Sagradas Escrituras (Biblia) y la Tradición Apostólica.
(texto extraído del sitio web de Las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María)

Según lo que acabamos de leer, la Palabra de Dios, La Biblia, no es perfecta, ya que no está completa. Esta condición (completa) la consigue cuando se le “agrega” la Sagrada Tradición. (No obstante, la misma Biblia y el Catecismo Católico, dicen lo contrario). ¿Qué derecho los asiste para sostener tal afirmación?

En este texto del Catecismo, la iglesia Católica vuelve a afirmar que La Biblia no es perfecta:

“De ahí que la Iglesia, a la cual está confiada la transmisión y la interpretación de la Revelación “no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado, Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción (DV 9)” N° 82

¿Cómo puede ser que en el Catecismo N° 106 la iglesia Católica afirma que la Escritura es el mensaje COMPLETO de Dios (“Pusieron por escrito TODO lo que Dios quería”, o sea, si no está escrito es porque Dios consideró que no era necesario…”) y que en N° 82 diga que parte de lo revelado lo saca de otro lado distinto de las Sagradas Escrituras. ¿con que fin?

Como si esto fuera poco, veremos una afirmación que se contradice con N° 107

Recordemos antes: “…los libros sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sin error la Verdad que Dios hizo consignar en dichos libros para salvación nuestra” (DV 11).” N° 107

Aquí decíamos que La Biblia enseña sólidamente, fielmente y sin error (o sea por sí misma y solo a través de ella, ya que es sólida, fiel y certera), las Verdades para Salvación.

Pues bien, el siguiente texto nos dice que con La Biblia sola, la Sagrada Escritura sola, no alcanza.
Que si La Biblia no es complementada (¿no era perfecta?), no puede subsistir (no tiene valor)

“La Tradición, La Escritura, y el Magisterio de la Iglesia, según el plan prudente de Dios, están unidos y obligados, de modo que ninguno puede subsistir sin los otros; los tres, cada uno según su carácter, y bajo la acción del único Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas.” (DV 10,3) N° 95

Aquí comenzamos a ver como sutilmente se “agregan” conceptos ajenos totalmente a la Palabra de Dios. Afirman que La Tradición forma parte de una “TERNA” que contribuye a la Salvación de las almas. Sencillamente, una blasfemia.

El tema de la Salvación, por lo trascendental, será tratado por separado.

Qué dicen los Apologistas

Los apologistas católicos se aferran al único pasaje de la Escritura que, de alguna manera, puede interpretarse como que las Tradiciones son valoradas como parte del Evangelio:

“Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina [tradiciones] que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.” (2° Tesalonicenses 2:13-16)

Esta argumentación la encontramos en muchas páginas de apologética católica, entre ellas en el sitio web de Las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María (entre tantos otros).

Personalmente me ha tocado participar en conversaciones de tono apologéticas con un Sacerdote católico, residente en la ciudad de Roma, estudiante de exégesis bíblica e intérprete de hebreo y griego, que también posee la mencionada argumentación en su página titulada “Una pregunta a un hermano evangélico serio” y en la que habla de la validez de las Tradiciones en el mensaje del Evangelio de Salvación.

Transcribo el planteo del sacerdote apologista y posteriormente, aceptando “su pregunta”, adjunto la respuesta enviada por este “hermano evangélico”.

Dijo el Sacerdote:

“… ¿Que debe hacer un creyente del siglo XX al leer 2 Tesalonicenses 2:13-15?
“…así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.”

¿Basado en qué principio debo decir ahora que aquello que se enseñó “de viva voz” hay que olvidarlo y quedarse solo con lo que se entrego “por carta”?
¿No se dio cuenta San Pablo de lo “peligroso” que era decir que había que obedecer las tradiciones orales…?

Los católicos, por su parte, siguen manteniendo que hay que conservar ambas doctrinas, la que fue entregada por carta y la que fue entregada oralmente por los pastores de la Iglesia; “ambas” doctrinas que son una misma doctrina comunicada por distintos canales, pero que se complementan, se perfeccionan [1], se explican mutuamente. Así era en el comienzo y ellos no ven porqué ahora deban limitar la enseñanza a lo que quedo escrito. Si Dios así lo enseñase, por ejemplo a través de alguno de los Apóstoles, entonces habría que aceptarlo con gusto. Pero, como dijimos, no existe ningún motivo que nos permita pensar razonablemente que ahora debemos dejar de prestar atención a la Tradición oral.”

(parte del desarrollo apologético del sacerdote católico en “una pregunta a un hermano evangélico serio”)

[1] Pregunta para el Sacerdote: ¿Si hacen falta las Tradiciones para perfeccionar la Doctrina Bíblica, significa que las Sagradas Escrituras son imperfectas? ¿se atrevería a repetir esta afirmación, cuando le llegue el momento, ante el Trono de la Gracia?

Respuesta de un “hermano evangélico” (una porción, ya que se enviaron 12 hojas)

…Otra de sus afirmaciones [del sacerdote] es que “La Tradición (con mayúsculas) de la Iglesia tiene su origen en Jesucristo y los Apóstoles.” Si esto es así, me gustaría que de forma sencilla me explique porqué motivo tanto Jesucristo como los Apóstoles “caen” en reiteradas CONTRADICCIONES entre lo escrito y lo transmitido de viva voz.”
“Yo, creyente del siglo XX, leyendo 2° Tesalonicenses 2:14, “…así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta..”, interpreto que, o bien el apóstol Pablo estaba LOCO porque escribía UNA COSA y verbalmente contaba OTRA, o bien las tradiciones de las que habla el Apóstol Pablo NO SON LAS TRADICIONES QUE MENCIONA LA IGLESIA CATÓLICA.”

“Además, ¿cómo pudo haber Dios omitido dejar escrito en su Palabra, cosas tan básicas e importantes que participan en “Su” (supuesto) Plan de Salvación? ¿Confiaría en hombres (imperfectos, pecadores, débiles, ninguno justo) para que de viva voz transmitan detalles no escritos (¿olvidados en la imprenta?) de la columna vertebral de Su Mensaje? Si a Dios le costó la vida de Su propio Hijo.. ¿no se aseguraría del más mínimo detalle para poder sacar mayor “rédito” de su sacrificio? ¿Dios se olvidó de decirnos que si Jesús no nos podía atender porque estaba muy ocupado, María podía interceder por nosotros? ¿Dios se olvidó? … ¿ O NUNCA LO CONSIDERÓ..?

La Tradición oral: un expediente temporario

Mientras el Nuevo Testamento estaba en proceso de escribirse, obviamente hubo un tiempo cuando la iglesia primitiva dependía de las enseñanzas orales de los apóstoles. No obstante, tenemos muchas razones para creer que, no importa cuál haya sido la enseñanza que el Espíritu Santo inspiraba que era destinada para todos los creyentes a lo largo de la historia, habrían sido registradas por escrito. Esto es cierto por las razones ya delineadas:

1) No había tradición verbal que se había pasado desde los tiempos del Antiguo Testamento desde Moisés, David, Samuel y todos los demás para que fuese enseñada a Israel, por lo tanto, ¿por qué la habría para la iglesia?

2) Cristo condenó toda la tradición verbal desarrollada por los rabinos porque pervertía la Palabra de Dios escrita, por lo tanto, ¿por qué querría él que la iglesia tuviera la misma influencia corruptora?

3) Es imposible rastrear la tradición verbal hasta su origen, ni estar seguro de su exactitud.

4) Es inevitable que la enseñanza verbal se tergiverse en el proceso de transmisión de una generación a la siguiente.

5) No todo lo que Pablo o los otros apóstoles dijeron estaba al nivel de Escritura y era para los creyentes de todas las épocas, y la única forma de descubrir la diferencia sería poner las enseñanzas permanentes por escrito.

Los apóstoles mismos indican cuáles son las enseñanzas verbales que debían ponerse por escrito en forma permanente. Tenemos dicha evidencia en los escritos de Pablo. En 1° Corintios 11:23 él declara que está presentando por escrito lo que previamente les había enseñado verbalmente: “lo que también os he enseñado [anteriormente]”. En 2° Tesalonicenses 2:5 Pablo declara la misma cosa:

“¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?”. Les estaba dando a ellos (y a nosotros) por escrito lo que les había previamente dicho verbalmente; y al mismo tiempo estaba elaborando sobre ello y proveyendo más entendimiento. La misma cosa es cierto de la tradición a la cual se refiere en 2° Tesalonicenses 3:6. De nuevo señala:”… cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto [la misma cosa verbalmente] … (v. 10). Pedro dice lo mismo: “También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas” (2° Pedro 1: 15). En otras palabras, puso por escrito lo que antes les había enseñado verbalmente a fin de que no se lo olvidaran o tergiversaran después de su muerte.

Pablo estaba profundamente preocupado por la falsa doctrina. Gran parte de sus escritos fueron para corregir herejías. Les advirtió a los ancianos de Efeso- “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:29-30).

Sería irrazonable, entonces, imaginar que Pablo no pondría por escrito todo lo que el Espíritu Santo le había inspirado que enseñara. Si los hombres pervertirían aun la verdad escrita, cuánto más fácil sería que pervirtieran la verbal, a medida que las memorias fallaran y vinieran nuevas generaciones que jamás habían oído la enseñanza original.

(Dave Hunt – “A Woman Rides the Beast” – Harvest House Publishers – 1994 – Pag. 530 y 531)

¿Son las Sagradas Escrituras, La Biblia, la Palabra de Dios, completa y suficiente como para transmitir fiel y acabadamente Su Plan de Salvación?

“Toda palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso”. (Proverbios 30:5-6)

Resumiendo:

según Dios en Su Palabra, La Biblia: La Escritura es REVELACIÓN perfecta y completa.
según la iglesia Católica Romana: La Escritura es incompleta y necesita de la Tradición.

Bien, ya hemos demostrado, basándonos en el Catecismo Católico y en la misma Biblia, que el mensaje necesario, todo el mensaje, se encuentra escrito en La Biblia, la Sagrada Escritura. Nada falta agregar, nada falta incluir, nada falta completar. Con esto damos por respondido y fundamentado, mas allá de lo que se pretenda dar a entender, cual es la ÚNICA Palabra de Dios, La Santa Biblia.

La primer divergencia está claramente dilucidada, no solo tomando como fundamento la propia Palabra de Dios, sino el mismo Catecismo Católico. Aunque aquí no se acaba el problema, porque la Iglesia Católica, afirma que nadie por sí mismo puede interpretar la Sagrada Escritura, que no podemos por nosotros mismos “entender” que quiere decirnos Dios, sino que esa función le fue entregada a la propia Iglesia Católica. Ella, por medio de los obispos, es la única autorizada a interpretar la Palabra de Dios, La Biblia:

“El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo, es decir, a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma” N° 85

“Todo lo dicho sobre la interpretación de la Escritura queda sometido al juicio definitivo de la Iglesia, que recibió de Dios el encargo y el oficio de conservar e interpretar la Palabra de Dios” N° 119

La Iglesia Católica, a través de sus obispos, dice tener la autoridad para interpretar La Sagrada Escritura y proponerle a los fieles EN QUÉ DEBEN CREER (canal abierto para agregar tradiciones no bíblicas):

“El Magisterio no está por encima de la palabra de Dios, sino a su servicio, para enseñar puramente lo transmitido, pues por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo, lo escucha devotamente, lo custodia celosamente, lo explica fielmente (¿?); y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como revelado por Dios para ser creído” (DV 10).” N° 86

No solo la Iglesia Católica se siente con derecho a decir en qué debemos creer, sino que dice tener la autoridad (otorgada supuestamente por Cristo), de OBLIGAR a los fieles a creer en ello.

“El Magisterio de la Iglesia ejerce plenamente la autoridad que tiene de Cristo cuando define dogmas, es decir, cuando propone, de una forma que obliga al pueblo cristiano a una adhesión irrevocable de fe, verdades contenidas en la Revelación Divina, o también cuando propone de manera definitiva verdades que tienen con ellas un vínculo necesario.” N° 88

Veamos que dice La Biblia respecto de su discernimiento:

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. “ (Juan 14:26)

“Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de Él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe, así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en Él.” (1ª Juan 2:26-27)

“Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:15-17)

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16:13-14)

“Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir” (Lucas 12:11-12)

“Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre, que está en los cielos” (Mateo 17:17)

Un ejemplo hermosísimamente contundente de la capacitación a través del Espíritu Santo es el caso del Apóstol Pablo:

“Mas os hago saber hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.” (Gal 1:11-12)

Resumiendo:

según Dios en Su Palabra, La Biblia: El discernimiento de La Escritura lo da el Espíritu Santo.
según la iglesia Católica Romana: La Escritura puede ser interpretada solo por el Magisterio de la iglesia Católica Romana, la cual dice a sus devotos qué deben creer. Así se ha de recibir y respetar. Aceptar sin cuestionar.

“Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres”. (Marcos 7:7-8)

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”. (Colosenses 2:8)

“Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos, pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe, al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén” (Romanos 16:25-27)

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

(Los dos cimientos – Lucas 6:46-49)

Como dijo el Señor…

“…ESCRITO ESTÁ…!”

Que Dios te bendiga

Daniel Sapia – “Conocereis la Verdad” – Apologética Cristiana – ® 2000
http://www.geocities.com/conocereislaverdad

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. kikoprieto
    Sep 20, 2008 @ 10:29:36

    Perfecto: En Dios, que es perfecto, pero no lo es como lo pueden llegar a ser las cosas humanas, sino que es el Perfecto (ipsum esse subsistens).
    La palabra escrita en la Biblia, es Palabra de Dios, pero no es Dios, es Palabra de Dios en la medida en que es lo que quiere Dios decirle al hombre en su designio Eterno, es la Historia de la Salvación.
    ¿Pero es Perfecta, la revelación directa de Dios en la S.Escritura? Entiendo que sí. ¿Requiere de algún añadido, de alguna aclaración, de alguna interpretación? Si:
    1º Porque no es perfecta como lo es Dios (Perfecta).
    2º Porque está escrita en el tiempo, y ha de ser válida (al ser Palabra Eterna de Dios) durante toda la historia, hasta la Parusía, en el que “Cristo será todo en todos”… y esta validez ha de ser conformada y performativa (como la fe, de hecho es la fuente de la fe). Y la Tradición no es ni más ni menos válida que al S.E. ya que es esa conformación y confirmación de la fe cristiana…

  2. ricardo
    Sep 24, 2008 @ 20:40:58

    decis …”es palabra de dios en la medida….”. hombre con todo respeto la biblia es “LA UNICA palabra de Dios”,y no hay mas, la revelación de ella te la da el Espiritu Santo que mora en ti si eres creyente,, si no lo eres pues solo es un libro como cualquier otro, un best seller mas en tu coleccion bibliotecaria… la palabra Santa de Dios fue inspirada por el Espiritu Santo, escrita por Dios mismo. y solo ella permanecerá por siempre…ninguna tradicion pagana catolica es necesaria!
    solo JesuCristo es suficiente, nada mas!!

  3. pauloarieu
    Sep 24, 2008 @ 20:46:23

    Ricardo.
    Si, tenes razón,Kikoprieto cometió un error.No se bien que quiso decir,pero se equivocó.me parece que se enredó un poco en su reflexion.
    Saludos y gracias por tu comentario.
    Paulo

  4. walter
    Mar 05, 2009 @ 21:39:11

    concuerdo con kikoprieto, creo que ustedes hermanos no entienden plenamente lo que es la biblia ni lo que la iglesia catolica afirma de ella, es facil tomar unos segmentos de un comentario y pegarlo y comentarlo y hasta interpretarlo, yo podria hacer lo mismo cortando segmento de esta pagina, pero no seria valido pues si sacamos un texto del contexto podemos hacer que parezca que diga cualquier cosa por eso aporto yo como catolico a ayudar a ustedes hermanos, modestamente claro esta pues mis conocimientos no son tan amplios como quizas quien escribio este articulo, pero si tengo puntos claros que me gustaria aclarar.

    como bien esta escrito en este articulo, La Iglesia Católica Romana reconoce que la Palabra de Dios está contenida fielmente en las Sagradas Escrituras, pero tambien reconocemos a la tradicion como fuente de revelacion, y no por ello decimos que lo que esta en la biblia sea imperfecta. creo que eso es claro verdad, es solo sentido comun, aunque algunos llegan ala conclusion errada que una cosa (la Tradicion) niega la otra (la Biblia) y en los textos sacados del catecismo se ve claramente que no es asi, mas solo es en su interpretacion personal.

    decir que en la biblia esta la revelacion es distinto de decir que solo en esta esta contenida, y decir que solo la biblia es carente de fundamento, ya que el unico fundamento es la misma biblia y no la iglesia de cristo.

    “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda obra buena” (II-Tim 3, 16-17)

    muchos hermanos protestantes se basan en este pasaje biblico para decir toda la Escritura es inspirada por Dios. Es triste que un protestante diga que la Biblia sea la Palabra de Dios basándose en ella misma; si vemos el Corán, también dice que es palabra de Dios, y sin embargo un protestante no seguirá a Alá por eso. Los católicos creemos que la Biblia es Palabra de Dios porque sabemos por la historia que Jesús fundó una Iglesia visible, y que está Iglesia determinó qué libros debían considerarse como Palabra de Dios y cuáles no, y esto lo corroboramos con lo que ella dice, no como hacen los protestantes, que como la Biblia dice entonces ellos creen. Lo importante de esta parte de la cita es que se le da la autoría de la Biblia a Dios; no dice nada sobre que esta Palabra sea la única regla de fe y contenga todo. Lo segundo mostrado es que: es útil para varias cosas. El pasaje no dice que SOLO la Escritura es útil para…., que tal vez sí nos haría pensar que en ella está todo. Un evangélico convertido al catolicismo, James Akin, escribía una reflexión sobre este pasaje, comparándolo con un martillo. Él decía: un martillo es útil para poner clavos pero no quiere decir que todos los clavos deban ser puestos por martillos. Con la Palabra es igual. Es útil para varias cosas pero no quiere decir que todas las cosas deben saberse por la Biblia.

    tomado de http://www.apologetica.org/todo-biblia.htm

    es curioso pues si en verdad este pasaje lo que quisiera decir es que solo la escritura es buena para enseñar, entonces que pasa con los libros de la biblia que aun no se ahbian escrito y fueron posteriores a ella y que pertenecieron a la biblia despues y son tanto por nosotros como por ustedes aceptadas como palabra de Dios?

    los catolicos creemos como han visto que la biblia es la revelacion de la fe, insipirada por dios, pero que esta verdad debe ser enseñada correctamente y no interpretada libremente, y quien puede enseñar el mensaje de la biblia sino es la iglesia de cristo, a la cual el señor dijo que acompañaria hasta el fin de los tiempos.

    Respeto su opinion es mi comentario es con mucho afecto, no intento tambien convencer a nadie pues solo dios convence y transforma los corazones.

    Que Dios los bendiga y disculpen si no e sido mas amplio pero no soy un maestro en la materia pero sin serlo entiendo bien que decir que la biblia es la revelacion y deposito de fe no es lo mismo que decir que sea la unica ya que esta se fundamenta en la iglesia, ya que no habria iglesia sin biblia ni biblia sin iglesia, asi como el padre, hijo y espiritu santo son 3 y uno a la vez sin que el hijo sea menos que el espiritu o este mas que el padre, asi la biblia y la tradicion van de la mano sin decir que una sea imcompleta sino mas bien se complementan.

A %d blogueros les gusta esto: