El Pentateuco II – Preguntas de repaso


El Pentateuco II – Preguntas de repaso

5. Cuáles partes de la vida humana son mencionadas en la bendición de 1:28 y 29?

Rpta:[0]

Séptimo día: terminada la actividad creadora, Dios descansa.

Cada etapa de la creación preparó el camino para la siguiente, y todas tenían el propósito de preparar el escenario para el punto culminante: la creación del hombre.

“Y dijo Dios: sea… y fue…” Al hablar Dios, infaliblemente se cumple su voluntad. Se recalca la perfección de lo que Dios creó… “Y vio Dios que era bueno.” El resultado correspondió perfectamente a la intención divina. El gran propósito de la creación era preparar un hogar o ambiente adecuado para el hombre.

Al finalizar el sexto día de la creación, Dios observó que su obra creadora era buena en gran manera. “Demostraba equilibrio, orden, y estaba perfectamente adaptada para el desarrollo físico, mental y espiritual del hombre.'”

La creación del hombre:

Dios hizo al hombre como corona de la creación. El hecho de que los miembros de la Trinidad hablaron entre sí (1:26), indica que éste fue el acto trascendental y la consumación de la obra creadora.

Dios creó al hombre tanto para ser del mundo espiritual como del terrenal, pues tiene cuerpo y espíritu.

El cuerpo del hombre fue formado del polvo de la tierra, igual que los animales (2:7, 19), lo cual nos enseña que se relaciona con las otras criaturas. (La ciencia ha demostrado que la sustancia de su cuerpo contiene los mismos elementos químicos del suelo.) Su nombre en hebreo “Adam” (hombre), es semejante a “Adama” (suelo). Sin embargo no hay eslabón biológico entre el hombre y los animales.* Se usa la palabra “bara” (crear algo sin precedentes) 1:27, que indica que su creación fue algo especial.

El hombre fue hecho a la imagen de Dios, y por lo tanto tiene gran dignidad. ¿Qué significa “la imagen de Dios” en el hombre? No se refiere a su aspecto físico, ya que Dios es espíritu, y no tiene cuerpo. La imagen de Dios en el hombre, tiene cuatro aspectos: (a) sólo el hombre recibió el soplo de v por lo tanto tiene un espíritu inmortal, a través del cual puede tener comunión con Dios, (b) Es un ser moral, no obligado a obedecer sus instintos, como los animales, sino que posee libre albedrío y conciencia, (c) Es un ser racional, con capacidad para pensar en lo abstracto y formar ideas. (d) Al igual que Dios, tiene dominio sobre la naturaleza y los seres vivientes. “Había de ser el representante de Dios.revestido de autoridad y dominio, como visible monarca y cabeza del mundo”.8 Alguien ha observado que el hombre tiene un espíritu para tener comunión con Dios, una voluntad para obedecerle y un cuerpo para servirle.

El Nuevo Testamento recalca los aspectos espirituales y morales de la imagen de Dios en el hombre, tales como conocimiento espiritual, justicia y santidad. El gran propósito que Dios quiere realizar mediante la redención, es restaurar una imagen en el hombre, hasta que sea perfecta, como se Observa en CRISTO (Rom. 8:29; Col. 3:10; I Juan 3:2).

Dios descansó el séptimo día, no en el sentido de terminar toda la actividad, sino en el de terminar la actividad creadora (1 Juan 5:17). Observando el día de reposo, los hombres recuerdan que Dios es el Creador, y reservan tiempo para prestarle culto.

El hombre en el Edén: Gen. 2:4-25. Se ve la solicitud de Dios por el hombre, en los siguientes hechos:

a) Lo ubicó en el huerto de Edén (delicia o paraíso), un ambiente agradable, protegido y bien regado. El huerto estaba situado entre los ríos Hidekel (Tigris) y Eufrates, en un área que probablemente corresponde a la región de Babilonia, cerca del Golfo Pérsico. Dios le dio a Adán trabajo que hacer, para que no se aburriera. Algunas personas piensan que el trabajo es parte de la maldición, pero la Biblia no enseña tal cosa, sino que la maldición convirtió el trabajo bueno, en algo infructuoso y con fatiga.

b) Dios proveyó a Adán una compañera idónea, instituyendo así el matrimonio. En este capítulo se encuentra, en forma de germen, la enseñanza más avanzada de esa relación.

El propósito primordial del matrimonio es proporcionar compañerismo y ayuda mutua: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea (semejante o adecuada) para él” (2:18). Debe ser monógamo, pues Dios creó a una sola mujer para el varón; debe ser exclusivista, porque “dejará el hombre a su padre y a su madre”, debe ser una unión estrecha e indisoluble: “se unirá a su mujer y serán una sola carne”. Dios, en su sabiduría infinita, instituyó el hogar para formar un ambiente ideal en el cual los hijos puedan ser criados cabalmente en todos sus aspectos. Se enseña la igualdad y dependencia mutua de los sexos. “Ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1 Cor. 11:11) El uno sin el otro está incompleto.

El comentarista Mateo Henry observó que la mujer no fue formada de la cabeza, del hombre, para que no ejerciera dominio sobre él, ni de sus pies, para que no fuera pisoteada, sino de su costado para ser igual a él y de cerca de su corazón, para ser amada por él. La mujer debe ser una compañera que comparta la responsabilidad de su marido, responda con comprensión y amor a la naturaleza de él, y colabore con él para llevar a cabo los planes de Dios.

c) Dios le dio a Adán amplia inteligencia, pues podía poner nombres a todos los animales. Esto demuestra el hecho de que tenía poderes de percepción, para comprender sus características.

d) Dios mantenía comunión con el hombre (3:8), y así el hombre podía cumplir su fin más elevado. Posiblemente Jehová tomaba la forma de un ángel para caminar en el huerto con la primera pareja. La esencia de la vida eterna consiste en conocer personalmente a Dios (Juan 17:3), y el privilegio más glorioso de este conocimiento es disfrutar de la comunión con él.

e) Dios lo puso a prueba en cuanto al árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero ¿en qué forma nos revela esto que Dios tenía solicitud por los primeros hombres? A los hijos de Dios las pruebas les son oportunidades de demostrar su amor a Dios, obedeciéndole. También son un medio para desarrollar su carácter y santidad. Adán y Eva fueron creados inocentes,pero la santidad es más que la inocencia; es la pureza mantenida en la tentación.

* La teoría de la evolución enseña que el hombre es la cumbre de un lento proceso, en el que los animales más sencillos evolucionaron hasta llegar a ser altamente desarrollados. Esta teoría carece de evidencia conclusiva de eslabones entre los animales y el hombre. Los eruditos evangélicos, en su mayor parte, creen que los fósiles de hombres prehistóricos, tales como el de Neanderthal, representan razas degeneradas que habían descendido de Adán. Los inmensos períodos de antigüedad asignados a éstos por algunos antropólogos, descansan sobre fundamentos muy descartables, ya que los más prudentes científicos hablan cautelosamente de la edad que tienen los restos prehistóricos en su sabiduría infinita, instituyó el hogar para formar un ambiente ideal en el cual los hijos pueden ser criados cabalmente en todo aspecto:física,social y espiritualmente.

6. Cuáles bendiciones son afectadas por la maldición de capítulo 3?

Rpta:[1]

Las consecuencias del primer pecado: 3:7-24. Siguieron al pecado, resultados desastrosos, como un río impetuoso. ¿No eran desproporcionalmente severos en comparación con el de una sola cosa. Al ceder a la voz u mus, el hombre elegía agradarse a sí mismo, desobedecer deliberadamente a Dios. Era un acto de egoísmo y rexcusable. En efecto, era atribuirse el lugar de Dios.

Las consecuencias teológicas de la caída son las siguientes:

a) Adán y Eva conocieron personalmente el mal: sus ojos fueron abiertos”. Las mentiras de Satanás estaban entrelazada con un hilo de verdad. Adán y Eva llegaron a parecerse a Dios, distinguiendo entre el bien y el mal, pero su conoci Irnlo se diferencia del que tiene Dios en que el conocimiento ellos fue el de la experiencia pecaminosa y contaminada. Dios, en cambio, conoce el mal como un médico conoce el cáncer, pero el hombre caído conoce el mal como el paciente la enfermedad. La conciencia de ellos se despertó a un sentimiento de culpabilidad y vergüenza.

b) Se cortó la comunión con Dios, y entonces huyeron de presencia. El pecado siempre despoja al alma de la pureza y el gozo de la comunión con Dios. Esa es la muerte espiritual y cumple, en el sentido más profundo, la advertencia de que el hombre moriría el día que comiera del fruto prohibido 2:17).

c) La naturaleza humana se corrompió y el hombre admitió la tendencia de pecar. Ya no era inocente como un niño, sino que su mente se había ensuciado y tenía vergüenza de su cuerpo. Otra prueba fue que echó la culpa a otros; pues Adán aun insinuó que Dios era el culpable: “La mujer que me diste me dio.” Este es el pecado original, o la naturaleza caída del hombre.

d) Dios castigó el pecado con dolor, sujeción y sufrimientos. Un Dios santo no puede pasar por alto la rebelión de sus criaturas. La mujer sufriría dolores en el parto y estaría sujeta a su marido. Pero ¿estar sujeta a su esposo es una maldición? No debe tener la familia una cabeza? Además ¿no es esto una figura de la relación entre Cristo y la Iglesia? (Efe. 5:22, 23). El mal consiste en que la naturaleza caída del varón ya lo hace propenso a abusar de su autoridad sobre la mujer, del mismo modo que la autoridad del marido sobre la mujer puede traer sufrimientos, el deseo femenino respecto de su esposo puede ser motivo de angustia. El deseo de la mujer no se limita a la esfera física, sino que abarca todas sus aspiraciones, de esposa, madre y ama de casa. Si el matrimonio falla, la mujer queda desolada.

Toda la raza y la naturaleza misma sigue aun sufriendo como consecuencia del juicio pronunciado sobre el priemr pecado. El apostol Pablo habla poeticamente de una creación que gime a una , y a una que esta con dolores parto hasta ahora (Ro. 8:22)

7. Cómo nos ayudan estos pasajes a responder a las grandes preguntas y misterios de nuestra vida? [2]

(1) “El objeto del libro es el de revelarnos el origen del universo material; el origen y la relación a Dios el Creador, y la igualdad de todos los hombres delante de El; la relación divinamente constituida de los sexos; la institución divina del Sábado; el origen del mal moral y físico; la historia primitiva de la raza humana y el origen de las naciones; la elección de uno para ser el guardián de los registros sagrados, y del propósito y método divinos de la redención del hombre; la historia de sus fundadores hereditarios, y su relación a la historia subsecuente. De estas verdades, de cuyo conocimiento debemos el actual adelanto en la civilización, es el objeto del libro: dar una historia divinamente acreditada. Su valor evidente se descubre sin esfuerzo en esta declaración, y es atestiguado por la historia de la civilización; porque sin ella ningún grado de cultura intelectual, o de refinamiento de gusto y de progreso en la ciencia y las artes, jamás se hubiera hallado suficiente para salvar a un pueblo de la corrupción moral, y del decaimiento y ruina al fin de los tiempos. En estas verdades y la confirmación divina de ellas, se halla la única base del progreso popular y de la permanente prosperidad nacional; y de todos estos asuntos estaríamos completamente ignorantes, sin las revelaciones contenidas en esto libro. (Dr. Conant)

(2) “Si no tuviéramos los once primeros capítulos del Génesis; si no tuviéramos, sobre los principios del mundo y la humanidad, sino los mitos de los paganos o las especulaciones de los filósofos, o las observaciones de los naturalistas, estaríamos en la ignorancia más profunda acerca del origen y naturaleza del mundo y del hombre. Sucede con estos capítulos por una parte, como con las profecías y la Escritura por la otra: Allí, alcanzamos a ver la verdadera luz sobre las primeras cosas, y aquí sobre las últimas; allí sobre los principios fundamentales, aquí sobre las tendencias últimas de la historia; allí sobre la primera causa, aquí sobre el objeto del mundo; sin las cuales cosas, una historia universal o una filosofía de la historia es imposible concebirlas. Pero la misma profecía tiene sus raíces en estos capítulos, sobre los cuales toda la Revelación posterior se basa. Afortunadamente estos registros primitivos de nuestra raza, mucho más ampliamente de lo que sabemos, han penetrado todo nuestro modo de pensar, e influyen aún en aquellos que creen que tienen que desechar el carácter histórico de estos registros. Estos capítulos mantienen en la humanidad la conciencia de su relación con Dios, de su nobleza original, y su destino eterno. Me admira ver los esfuerzos de los hombres que no creen en el libro del Génesis pura escribir la historia. No saben dónde comenzar ni saben dónde acabar. No saben cómo interpretar. No ven la mano directora de la Providencia Divina. Tan ciegos como los murciélagos y los topos, cubren ningunos rastros de propósito y providencia divinos en la historia del mundo. Pero la profecía misma tiene sus raíces en estos once capítulos, sobre los cuales toda la Revelación posterior se basa. (Auberlen)

Notas:

[0] Pablo Hoff,El Pentateuco, pp.27,Apendice II, edit. Vida,15ª impresion, Deerfield, Florida 33442-8134

[1] Ibid, pp. 31

[2] B.H.CARROLL,COM. BIBLICO i – GENESIS,pp.59-60, EDIT. CLIE,1990 BARCELONA,ESPAÑA

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: