Génesis cap. 1 – cap. 10

Génesis cap. 1 – cap. 10

Génesis 1
1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la luz;(A) y fue la luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. 6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y llamó Dios a la expansión Cielos.(B) Y fue la tarde y la mañana el día segundo. 9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero. 14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. 23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto. 24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. 26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,(C) conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.(D) 28 Y los bendijo Dios,(E) y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Génesis 2
1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó,(G)porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, 5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.(H) 8 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida(I) en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 10 Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. 11 El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; 12 y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. 13 El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. 14 Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. 19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. 20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. 21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. 23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,[a] porque del varón[b] fue tomada. 24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.(J) 25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Génesis 3
1 Pero la serpiente(K) era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? 12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. 13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó,(L) y comí. 14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido,[c] y él se enseñoreará de ti. 17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá,(M) y comerás plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva,[d] por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida,(N) y coma, y viva para siempre. 23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

Génesis 4
1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido[e]varón. 2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;(O) 5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 6 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? 7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.[f] 8 Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.(P) 9 Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? 10 Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. 11 Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. 12 Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra. 13 Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. 14 He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. 15 Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.
16 Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod,[g] al oriente de Edén. 17 Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc. 18 Y a Enoc le nació Irad, e Irad engendró a Mehujael, y Mehujael engendró a Metusael, y Metusael engendró a Lamec. 19 Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y el nombre de la otra, Zila. 20 Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados. 21 Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. 22 Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro; y la hermana de Tubal-caín fue Naama. 23 Y dijo Lamec a sus mujeres: Ada y Zila, oíd mi voz; Mujeres de Lamec, escuchad mi dicho: Que un varón mataré por mi herida, Y un joven por mi golpe. 24 Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será. 25 Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set:[h] Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín. 26 Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.

Génesis 5
1 Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. 2 Varón y hembra los creó;(Q) y los bendijo,(R) y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados. 3 Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set. 4 Y fueron los días de Adán después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 5 Y fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años; y murió. 6 Vivió Set ciento cinco años, y engendró a Enós. 7 Y vivió Set, después que engendró a Enós, ochocientos siete años, y engendró hijos e hijas. 8 Y fueron todos los días de Set novecientos doce años; y murió. 9 Vivió Enós noventa años, y engendró a Cainán. 10 Y vivió Enós, después que engendró a Cainán, ochocientos quince años, y engendró hijos e hijas. 11 Y fueron todos los días de Enós novecientos cinco años; y murió. 12 Vivió Cainán setenta años, y engendró a Mahalaleel. 13 Y vivió Cainán, después que engendró a Mahalaleel, ochocientos cuarenta años, y engendró hijos e hijas.14 Y fueron todos los días de Cainán novecientos diez años; y murió. 15 Vivió Mahalaleel sesenta y cinco años, y engendró a Jared. 16 Y vivió Mahalaleel, después que engendró a Jared, ochocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.17 Y fueron todos los días de Mahalaleel ochocientos noventa y cinco años; y murió. 18 Vivió Jared ciento sesenta y dos años, y engendró a Enoc. 19 Y vivió Jared, después que engendró a Enoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 20 Y fueron todos los días de Jared novecientos sesenta y dos años; y murió. 21 Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. 22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas.23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. 24 Caminó, pues, Enoc con Dios,(S) y desapareció, porque le llevó Dios.25 Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años, y engendró a Lamec. 26 Y vivió Matusalén, después que engendró a Lamec, setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas. 27 Fueron, pues, todos los días de Matusalén novecientos sesenta y nueve años; y murió. 28 Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo; 29 y llamó su nombre Noé,[i] diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo. 30 Y vivió Lamec, después que engendró a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas. 31 Y fueron todos los días de Lamec setecientos setenta y siete años; y murió. 32 Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam y a Jafet.

Génesis 6
1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. 3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. 4 Había gigantes en la tierra en aquellos días,(T) y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antig:uedad fueron varones de renombre.5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.
8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.(U) 9 Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo,(V) era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. 11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 14 Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. 16 Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero. 17 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. 18 Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. 19 Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán. 20 De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida. 21 Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos. 22 Y lo hizo así Noé;(W) hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.

Génesis 7
1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2 De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra. 3 También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4 Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. 5 E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová. 6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. 7 Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca,(X) y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos. 8 De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9 de dos en dos entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé. 10 Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11 El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,(Y) 12 y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. 13 En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca; 14 ellos, y todos los animales silvestres según sus especies, y todos los animales domesticados según sus especies, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, y todo pájaro de toda especie. 15 Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. 16 Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta. 17 Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra. 18 Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19 Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. 20 Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes. 21 Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. 22 Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. 23 Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca. 24 Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

Génesis 8
1 Y se acordó Dios de Noé, y de todos los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas. 2 Y se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida. 3 Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra; y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días. 4 Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat. 5 Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes. 6 Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho,7 y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.8 Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.9 Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.10 Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.11 Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él.13 Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca.14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra.15 Entonces habló Dios a Noé, diciendo:16 Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.17 Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y multiplíquense sobre la tierra.18 Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él.19 Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salieron del arca.20 Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.21 Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. 22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

Génesis 9
 1 Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.(Z)2 El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.5 Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo.
4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.(AA)5 Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre.6 El que derramare sangre de hombre,(AB) por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.(AC)7 Mas vosotros fructificad y multiplicaos;(AD) procread abundantemente en la tierra, y multiplicaos en ella.8 Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo:9 He aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros; 10 y con todo ser viviente que está con vosotros; aves, animales y toda bestia de la tierra que está con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra.11 Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos:13 Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra.14 Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes.15 Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne.16 Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.17 Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la tierra. 18 Y los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam y Jafet; y Cam es el padre de Canaán.19 Estos tres son los hijos de Noé, y de ellos fue llena toda la tierra. 20 Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña;21 y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda.22 Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. 24 Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, 25 y dijo: Maldito sea Canaán;Siervo de siervos será a sus hermanos.26 Dijo más:Bendito por Jehová mi Dios sea Sem,Y sea Canaán su siervo. 27 Engrandezca Dios a Jafet, Y habite en las tiendas de Sem, Y sea Canaán su siervo. 28 Y vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años. 29 Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años; y murió.

Génesis 10
1 Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio. 2 Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.3 Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarma. 4 Los hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim. 5 De éstos se poblaron las costas, cada cual según su lengua, conforme a sus familias en sus naciones. 6 Los hijos de Cam: Cus, Mizraim, Fut y Canaán. 7 Y los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Y los hijos de Raama: Seba y Dedán. 8 Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. 9 Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová.10 Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. 11 De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, 12 y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande.13 Mizraim engendró a Ludim, a Anamim, a Lehabim, a Naftuhim, 14 a Patrusim, a Casluhim, de donde salieron los filisteos, y a Caftorim.15 Y Canaán engendró a Sidón su primogénito, a Het, 16 al jebuseo, al amorreo, al gergeseo, 17 al heveo, al araceo, al sineo, 18 al arvadeo, al zemareo y al hamateo; y después se dispersaron las familias de los cananeos. 19 Y fue el territorio de los cananeos desde Sidón, en dirección a Gerar, hasta Gaza; y en dirección de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, hasta Lasa. 20 Estos son los hijos de Cam por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. 21 También le nacieron hijos a Sem, padre de todos los hijos de Heber, y hermano mayor de Jafet. 22 Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. 23 Y los hijos de Aram: Uz, Hul, Geter y Mas.24 Arfaxad engendró a Sala, y Sala engendró a Heber. 25 Y a Heber nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg,[j] porque en sus días fue repartida la tierra; y el nombre de su hermano, Joctán.26 Y Joctán engendró a Almodad, Selef, Hazar-mavet, Jera, 27 Adoram, Uzal, Dicla, 28 Obal, Abimael, Seba, 29 Ofir, Havila y Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán. 30 Y la tierra en que habitaron fue desde Mesa en dirección de Sefar, hasta la región montañosa del oriente. 31 Estos fueron los hijos de Sem por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. 32 Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se sparcieron las naciones en la tierra después del diluvio.

Genesis

Información Avanzada

Los cinco libros de Moisés fueron colectivamente llamados el Pentateuco, una palabra de origen griego que significa “cinco veces el libro.” Los Judios llamó la Torah, es decir, “la ley”.. Es probable que la división de la Torá en cinco libros procede del griego traductores del Antiguo Testamento. Los nombres de los cuales los varios libros son en general conocidos son el griego El primer libro del Pentateuco (qv) es llamado por los Judios Bereshith, es decir, “en principio”, porque se trata de la primera palabra del libro. Es de conocimiento general entre los cristianos con el nombre de Génesis, es decir, “creación” o “generación”, es el nombre dado al mismo en la LXX. . Como la designación de su carácter, ya que da cuenta del origen de todas las cosas. Contiene, según el cálculo de costumbre, la historia de unos dos mil trescientos sesenta y nueve años.

Génesis se divide en dos partes principales. La primera parte (1-11) da una historia de la humanidad hasta el momento de la dispersión. La segunda parte presenta los principios de la historia de Israel hasta la muerte y entierro de José (12-50).. Hay cinco principales personas que se inicie con la sucesión en virtud de nuestro aviso en este libro, y en torno a estas personas la historia de los períodos sucesivos se agrupa, a saber., Adam (1-3), Noé (4-9), Abraham (10-25 : 18), Isaac (25:19-35:29), y Jacob (36-50). En este libro tenemos varias profecías acerca de Cristo (3:15, 12:3, 18:18, 22:18, 26:4, 28:14, 49:10). El autor de este libro fue Moisés. Bajo la orientación divina puede de hecho se han llevado a hacer uso de los materiales ya existentes en los documentos primigenios, o incluso de las tradiciones en una forma digna de confianza que había llegado a su tiempo, la purificación de todas las que se indigna, pero la mano de Moisés es Claramente visto todo en su composición.

(Diccionario Ilustrado Easton

Génesis Capítulo 1

Información Avanzada

De: Inicio comentario estudio de la Biblia por James M. Gray

CREACIÓN DEL MUNDO

Creación de los Cielos y la Tierra

V. 1 Aquí hay tres hechos. ¿Qué se hace? ¿Quién lo hizo?¿Cuándo ocurrió? Hay dos palabras que requieren explicación, “creada” y “principios”. ¿Quiere decir que el antiguo cielo y la tierra fueron creados de la nada? La palabra ( “bara”, en hebreo) no significa necesariamente que, pero su uso peculiar en este capítulo, indica que no significa que aquí. Ocurre tres veces, aquí en el v. 1, en la introducción de la vida en el quinto día , Y en la creación del hombre en el sexto día. En otros lugares, donde sólo transformaciones se entiende, otra palabra ( “asah”, en hebreo) se utiliza, traducido “hecho”. “Bara” (creado) está reservada para la marcación de la introducción De cada una de las tres grandes esferas de la existencia, el mundo de la materia, de la fauna y de espíritu, de los tres que, aunque íntimamente relacionados, son diferentes en esencia, y constituyen todo el universo conocido por nosotros.

Profesor Guyot agrega que cada vez que la simple forma de “bara” se utiliza en la Biblia siempre se refiere a los trabajos realizados por Dios, y nunca por el hombre. Estas consideraciones, con los demás, justificar la afirmación de que “creó” aquí significa creado de la nada. Pero cuando fue el “comienzo”? El margen indica un período de alrededor de 4000 años antes de Cristo, pero estas notas marginales no son parte de la divina texto, pero el trabajo sin inspiración de las mentes y, por tanto, abierto a debate. En caso de que en última instancia determinará en la ciencia hace millones de años como el período de la creación No hay nada en este versículo de la Biblia se contradice.

Haciendo Día

¿Cuál es la condición de materia inerte, como se representa en el versículo 2? El primer verbo “es” ha sido traducida a veces “se convirtió en”. Leer es así y usted tiene la idea de que la Tierra era originalmente que no sea nulo y de los residuos, pero que algunos catástrofe resultante tuvo lugar en ese estado. Esto significa que, de ser cierta, de que el período transcurrido entre los versículos 1 y 2, el tiempo suficiente para tener en cuenta las formaciones geológicas de las que algunos científicos hablan, y una carrera de pre-Adamite que otros hombres de especular. Sugiere también que la tierra, como sabemos hoy puede que no sea mucho mayor que la tradición la coloca.

La palabra “tierra” en este verso, sin embargo, no debe entenderse en el sentido de nuestro mundo con sus mares y tierras, que no se hizo hasta el tercer día, pero simplemente cuestión, en general, es decir, el material cósmico de los cuales el Espíritu Santo organizó todo el universo, incluyendo la tierra de a día. “Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” “Trasladado a los” medios brooded más como un pájaro en su nido. “Aguas”, no los océanos y los mares como sabemos, pero la condición gaseosa de la cuestión antes de que habla. El Espíritu de Dios se movía “a” las aguas, y no “dentro de” ellos, lo que demuestra que Dios es un Ser personal separada de su trabajo. Como resultado de este incubadoras, lo que parece?

No tenemos que suponer que Dios habló del mismo modo que un ser humano habla, pero el próximo cuarto de la luz de la oscuridad gruesa hubiera parecido a un espectador como el efecto de un mandamiento divino (Sl 33:6-9). En el plano natural de las cosas es la luz o vibración produce luz, que ilustra la relación entre el movimiento del Espíritu a la materia inerte y el efecto que produce. La palabra hebrea “yom”, traducido “día”, se usa en cinco sentidos diferentes en los dos primeros capítulos del Génesis. Aquí significa luz sin hacer referencia al tiempo. Más tarde en el mismo verso que significa el período que abarca “la tarde y la mañana” mencionado, la duración exacta de la que no sabemos.

En el versículo 14 que se refiere a lo que conocemos como 24 horas, en el versículo 16 que significa la luz parte de la jornada de 24 horas, y 2:4 en todo el período durante el cual el cielo y la tierra fueron creados. Todo esto lleva a la cuestión de si la creación fue forjado en 6 días de 24 horas o 6 días de los períodos de duración desconocida, y se verá que uno no necesariamente en contradicción con la Biblia, si él cree que este último. Cuando recordamos que días de 12 y 24 horas fueron completamente excluidos antes de la aparición del sol en el cuarto día, la última hipótesis más fuerte recibe la confirmación.

Haciendo Cielo

“Firmament” podría ser traducido por “extensión”. What was it to divide? ¿Qué es dividir? Aviso que, de acuerdo con nuestra definición de “aguas” esto significa una separación de los gases asunto en el que la luz ha llegado.¿Qué hizo Dios llamar a esta extensión? “El cielo” aquí significa no sólo la atmósfera alrededor de la Tierra, pero la mayor inmensidad de la sala donde el sol, la luna y las estrellas se encuentran. En relación con este leer Salmo 148, y el aviso de que hay “aguas”, es decir, gaseosa asunto de los cielos por encima de la que habla este versículo, y que las “aguas” a continuación se incluyen las nubes de nuestra atmósfera y los océanos Y los mares que navegar.

Hacer que la tierra y los mares

Cielo, o el firmamento, había dividido a la materia cósmica o gaseosos en el segundo día. Motion ahora en todas partes, y gravition y químicas fuerzas tendido a concentrarse este asunto en el marco del firmamento particular, en torno a los centros, una de las cuales se convirtió en nuestro planeta. Un proceso de enfriamiento en conjunto, la reducción de su superficie y plegable en grandes arrugas, la disminución de la entrega de algunas partes de las cuencas de los océanos o mares y la proyección de otras partes con lo que en opinión de los continentes. Así que los astrónomos y geólogos comentario sobre estos versículos. Sin embargo, otro trabajo de la formación del planeta se logró en este día (vv. 11, 12). Un principio superior a la cuestión comienza a gobernar sus partículas, y que asumen nuevas formas. ¿Qué significa la tierra presentado? Que entró en primer lugar, la planta o la semilla? “La planta todavía no está la vida”, dice Guyot “, pero el puente entre la materia y la vida.”

Puesta de luces

vv. 14-19 ¿Qué comando se expone en el cuarto día? Por lo que fueron estos seis fines luces hizo (v. 14, 15)?¿Qué es la discriminación entre los dos mayores luces (v. 16)? Cuando se colocan las luces (v. 17)? Lo especial de su propósito de hacer se hace hincapié en los versículos 17 y 18?. Es bien tener en cuenta que la luz se hizo en el primer día, y que estas “luces” de la cuarta jornada fueron (por así decirlo) la luz de los titulares.Por supuesto, es necesario que indique cómo se divide el día de la noche, y en qué sentido son los signos y de las estaciones, ya que cada uno sabe es el primer resultado obtenido por el diario rotación de la tierra entre ellos sobre su propio eje, Y el segundo por su revolución anual alrededor del sol. Es presumible que originalmente su luz se fusionó en el de la tierra de la propia exterior de la luz, y que como su luminoso envolvente que se hizo visible desapareció, y llegó a depender de ellos para ambos la luz y el calor.

La creación de la vida animal

¿Qué es el mando del versículo 20? Las “aguas” a que se hace referencia aquí están nuestros océanos y mares. La revisada versión corrige el malentendido de que “aves de corral” vinieron adelante del agua.¿Qué palabra en el versículo 21 indica que hemos entrado en una nueva esfera de la existencia? ¿Cuál era la naturaleza de la bendición de los peces y las aves de corral (v. 22)?¿Cuál fue la creación de nuevos trabajos en este día (v. 24, 25)?

Es interesante observar: (a) que este poblamiento del agua, el aire y la tierra se precisa en el orden indicado por la ciencia de la geología, (b) que la planta de la vida de los tres días fue la preparación para el animal La vida del quinto día, (c) que la planta está ahora en el animal en forma de nuevas formas, y subordinado a las funciones superiores de lo que nunca podría realizar por sí mismo, (d) que dos poderes lugar, que el animal en una plataforma superior que Las categorías inferiores de existencia son la sensación, por la que se percibe el mundo a su alrededor, y, en la que reacciona a ella. Esta es la vida, y no es el resultado de elementos químicos abandonados a sí mismos, pero el efecto de las ya existentes vida . En otras palabras, la Biblia y la ciencia de acuerdo en declarar que “la generación espontánea es una hipótesis insostenible”, y la vida sólo engendra vida.

Creación de Man

¿Qué palabra en el versículo 26 sugiere más de una persona en la Divinidad¿Qué es la dignidad dada al hombre por encima de cualquier otro trabajo de creación¿Qué dignidad en su posición?¿Qué palabra en el versículo 27 demuestra que en su creación hemos entrado en una nueva esfera de la existencia?¿Qué bendición es dada en el hombre, en el versículo 28?¿En qué sería diferente de la que se otorga en la parte inferior de los animales? Lo que Dios ha hecho provisión para el sustento del hombre y la bestia?

Nota: (a) que la consulta en la Divinidad sobre el hombre que prefigura la creación de el Nuevo Testamento la doctrina de la Trinidad, (b) que la “imagen de Dios” puede significar la trinidad en el hombre representado por el cuerpo, alma y espíritu (2:7 , 1 Tes. 5:23), pero sobre todo moral de la imagen que se sugiere en Colosenses 3:10, (c) que el dominio del hombre sobre la creación inferior, en alguna medida, ha sido perdido por el pecado, pero se restaurará de nuevo en Cristo ( Salmo 8), (d) que la creación de la materia, de la vida y del hombre son tres creaciones de la nada, y que la acción de Dios en ellos es directa, por lo tanto, la evolución de uno a los demás es imposible. Puede haber evolución dentro de cualquiera de estos sistemas de la existencia por sí, pero esto es diferente de la evolución de otros lo que haría el hombre descendiente de un mono y en el artículo Dios fuera del universo que Él hizo.

1 ¿Qué significa “crear” probablemente significa en el presente capítulo, y ¿por qué cree así?  2¿Qué significa “tierra” en el versículo 2? 3 ¿Qué palabra en el versículo 2 se opone a Dios panteísmo, mostrando ser una persona?4 Si la creación días no se limitaban a las 24 horas, ¿por qué cree así? 5 ¿Qué significa “cielo” del segundo día de pie? 6 ¿Qué dos obras se realizaron en el tercer día? 7.¿Qué dos potencias en la definición de la vida animal? 8. Cotización Colosenses 3:10. 9. ¿Cómo distinguir entre un racionalista y un posible evolución Bíblica?

Creación

Información Avanzada

“En el principio” Dios creó, es decir, están en entredicho, todas las cosas de la nada.  Este acto creativo por parte de Dios es absolutamente libre, y por razones infinitamente sabio. TEl trabajo de creación se atribuye (1) a la Divinidad (Gen. 1:1, 26), (2) al Padre (1 Cor. 8:6), (3) al Hijo (Juan 1:3; Col . 1:16, 17), (4) al Espíritu Santo (Gen. 1:2; Job 26:13; Ps. 104:30).  El hecho de que él es el Creador distingue Jehová como el verdadero Dios (Isaías 37:16, 40:12, 13; 54:5; Ps. 96:5; Jer. 10:11, 12).  El único gran objetivo en la labor de creación es la manifestación de la gloria del Creador (Col 1:16; Rev. 4:11; Rom. 11:36).

Las obras de Dios, en pie de igualdad con la palabra de Dios, son una revelación de él, y entre las enseñanzas de uno y las de los demás, cuando acierto, no puede haber contradicción. Tradiciones de la creación, desfigurada por la corrupción, se encuentran entre los registros de las antiguas naciones del Este. (See ACCAD.) Un peculiar interés pertenece a las tradiciones de la Accadians, los primitivos habitantes de las llanuras de la Baja Mesopotamia. Estas dentro de los últimos años han salido a la luz en las pastillas y los cilindros que han sido rescatados de la larga enterrados los palacios y templos de Asiria. Ellos tienen una notable semejanza con el registro del Génesis.

Anuncios

PENTATEUCO

PENTATEUCO  

Nombre con que se conocen los primeros cinco libros del Antiguo Testamento (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) que constituyen la primera parte del Canon. En hebreo se les llama Torah que quiere decir «enseñanza» o «instrucción». Su nombre y su contenido muestran que Torah es un término más amplio que nuestro concepto de «ley», puesto que incluye mucha historia de la salvación (por ejemplo, Gn 1—Éx 19) o «evangelio» (Gl 3.8). La íntima relación entre historia de la salvación y ley o mandamiento en la Torah se explica por las características del Pacto. La Torah en griego se llama Pentateuco (que quiere decir «libro dividido en cinco estuches», «rollos» o «volúmenes». Se dividió así por razón de sus temas distintos y también por razones prácticas, puesto que un rollo antiguo solamente podía contener la quinta parte de la Torah.

Paternidad Literaria: Historia Del Estudio

Antes de 1753

Según la tradición judía, Moisés escribió todo el Pentateuco, y en esta opinión concordaron: Ben Sira (Eclesiástico 24.23), Filón (Vida de Moisés, 3.39), Josefo (Antigüedades IV, viii,48), la Mishnah (Pirque Aboth i.I), y el Talmud (Baba Bathra 14b). La única pregunta que se planteaba era si el relato de la muerte de Moisés (Dt 34.5–12) la había escrito Josué como dice el Talmud. La iglesia cristiana aceptaba esta tradición judaica, con pocas excepciones, hasta la aparición de la Introducción de J.G. Eichhorn (Einleitung, 1780–83).

La teoría documentaria

La época moderna de estudios literarios comenzó con el libro del médico J. Astruc (1783), quien estudió sistemáticamente el uso de los nombres de Dios (Yahveh y Elohim) en Génesis y atribuyó la variación literaria a las fuentes que Moisés había utilizado. Poco después, Eichhorn rechazaba la tradición que consideraba a Moisés como autor del Pentateuco.

Por más de un siglo los eruditos propusieron una serie de teorías para explicar la variedad de rasgos estilísticos y datos teológicos e históricos del Pentateuco. Estas teorías culminaron en una hipótesis documentaria que afirmaba que había cuatro fuentes básicas. En 1876 Julio Wellhausen, profesor en varias universidades alemanas, dio a la hipótesis su exposición clásica. Esta hipótesis proponía que el Pentateuco estaba compuesto de cuatro documentos principales de fechas posteriores a Moisés: J (yahvista, ca. 850 a.C.), E (elohista, ca. 750 a.C.), D (deuteronomista, ca. 621 a.C.), y P (sacerdotista, ca. 500–450 a.C.). Esta interpretación histórica negaba la veracidad de grandes partes del Pentateuco y provocó una reacción conservadora contra la hipótesis.

Historia de la crítica de las formas

La crítica de las formas, iniciadas por H. Gunkel (a principios del siglo XX), ha influido notablemente sobre el estudio del Pentateuco. El método de Gunkel busca el género literario de cada pasaje y la situación vital (Sitz im Leben) en que se originó. Algunos seguidores de Gunkel rechazan la hipótesis documentaria de Wellhausen; otros combinan la crítica de las formas con esa teoría. Gunkel mismo rechazó lo sobrenatural y exageró lo mítico.

Habló mucho de las sagas en el Pentateuco, las cuales se transmitieron oralmente durante largo tiempo antes de escribirse.

Otros han usado este mismo método de una manera más positiva. El análisis de géneros tales como leyes, máximas jurídicas, lamentos, narraciones históricas, dichos de los sabios, diferentes tipos de poesía y formulaciones de pactos dio nuevo impulso al estudio del Pentateuco. La comparación de estos géneros literarios con géneros semejantes en culturas contemporáneas de los mismos, utilizando los nuevos datos de la arqueología, ha provocado un mejor entendimiento del Pentateuco.

Situación contemporánea

Muchos eruditos todavía sostienen la hipótesis documentaria, pero con modificaciones. Estas modificaciones resultan de:

1. La confirmación arqueológica de la antigüedad de muchos elementos del Pentateuco, que Wellhausen había señalado como posteriores, y la refutación de la interpretación evolucionista de la historia de Israel.

2. La conclusión de muchos críticos en cuanto a que las fuentes del Pentateuco no se extienden a otros libros posteriores a Moisés (contra algunos que habían propuesto un Hexateuco, incluyendo el libro de Josué).

3. La crítica de las formas que ha mostrado la complejidad de las fuentes (J, E, D, P, etc.) y que cada una contiene elementos muy antiguos.

Por tanto, las fuentes se consideran estratos de materia antigua con largas historias de redacción, en vez de obras literarias con fechas precisas.

Los que mantienen la hipótesis documentaria generalmente encuentran más de cuatro estratos, pues tienen que proponer otros adicionales como L o G. Las razones aducidas para dividir el Pentateuco en estratos son:

1.Las narraciones repetidas (por ejemplo, Gn 12; 20; 26).

2.Las contradicciones entre pasajes paralelos (por ejemplo, Gn 1.1–2.4a y Gn 2.4b–25).

3.Los diferentes nombres que se dan a Dios.

4.Las diferencias lingüísticas entre los estratos.

5.Las diferencias de punto de vista.

Muchos eruditos se han opuesto a la hipótesis documentaria, y han mostrado que:

a.Generalmente las narraciones repetidas se pueden explicar mejor de otra manera (por ejemplo, diferentes sucesos, énfasis especial, la literatura hebrea se caracteriza por la repetición).

b.Las aparentes contradicciones entre pasajes paralelos se han exagerado, pues cualquier literatura puede describir un mismo acontecimiento en forma sumaria y luego más detallada, o con diferente enfoque.

c.Los nombres divinos no sirven para dividir estratos, pues a menudo se usan con propósito específico.

d.Los argumentos basados en diferencias lengüísticas e ideológicas entre los estratos son demasiado subjetivos. Además, tienden a ser argumentos cerrados.

e.Hay demasiados datos que no explican en el esquema (comúnmente se atribuyen a los redactores).

Algunos eruditos destacados, que antes aceptaban la hipótesis documentaria, la han rechazado a la luz de los nuevos datos arqueológicos e históricos. Al estudiar otras literaturas antiguas encontramos que las características que más se usan como base para la división del Pentateuco en estratos (J, E, D, P, etc.) son precisamente las mismas que caracterizan a las literaturas Ugarítica, Babilónica y Egipcia (por ejemplo, repeticiones con variantes lingüísticas, intercambio de nombres divinos y nombres divinos compuestos). Quienes rechazan la teoría documentaria afirman que sería absurdo proponer para estas otras literaturas semejantes divisiones.

Por otro lado, es necesario reconocer que la mayoría de los escritores en el campo veterotestamentario aceptan cierta forma de hipótesis documentaria. Algunos insisten en que se puede aceptar la hipótesis, siempre que no perjudique la inspiración divina del Pentateuco y asigne a Moisés un panel básico en su producción.

Moisés Y La Paternidad Literaria

El Pentateuco mismo indica algunas de las fuentes usadas en su composición. Se mencionan «el libro de las batallas de Jehová» (Nm 21.14) y «el libro de las generaciones de Adán» (Gn 5.1). Es posible que las secciones de Génesis que terminan (o empiezan) con «Estas son las generaciones de» representen tablas históricas escritas por Abraham y sus descendientes. Además, se encuentran varios paralelos entre las leyes y costumbres del Pentateuco y las de Mesopotamia y Egipto.

También en el Pentateuco hay ciertos indicios de material posmosaico. En Gn 14.14 se menciona Dan, pero esta ciudad solo recibió tal nombre posteriormente (Jos 19.47; Jue 18.29). Como es lógico, Dt 34 fue adición posmosaica. Otros posibles posmosaicismos son Gn 36.31; Éx 11.3; 16.35 y Nm 12.3.

Por otro lado, cada vez hay más pruebas de que el origen del Pentateuco cabe mejor en la época mosaica que posteriormente. El libro de Deuteronomio tiene la estructura de pactos celebrados (o renovados) en aquella época. Se cuenta ahora con textos ugaríticos (siglos XV—XII a.C.) que usan muchas palabras antes fechadas como posteriores. Además, en el Pentateuco hay muchos detalles que hacen difícil proponer una composición posterior (por ejemplo, en Gn no aparecen ni el nombre Baal ni nombres de lugares compuestos con «Baal». La frase «Jehová, Dios de los ejércitos» no se usa en el Pentateuco, pero es común más tarde. Asimismo, los lugares altos de idolatría, «Bamot», tan prominentes más tarde, solo se mencionan dos veces en el Pentateuco y ninguna vez en Deuteronomio. El nombre de Jerusalén no se encuentra en el Pentateuco).

El mismo Pentateuco no indica el papel literario de Moisés, pero afirma que él escribió por lo menos algunas partes (Éx 17.8–14; 24.4, 7; Nm 33.2) y que Dt tuvo su origen en su predicación (Dt 1.5; 4.45; 31.9, 24–26). No sabemos si Moisés reunió los materiales; si los sacerdotes los guardaron y juntaron o si el material se transmitió en partes (o estratos) por un tiempo. Sin embargo, se puede concluir:

1. Que hay algunos posmosaicismos en el Pentateuco. Estos se pueden atribuir a aclaraciones editoriales de escribas posteriores, como hacían los escribas en el Cercano Oriente antiguo (por ejemplo, en Egipto). Aun el erudito conservador E.J. Young reconoce que «cuando afirmamos que Moisés escribió el Pentateuco, o que es su autor, no queremos decir que él necesariamente haya escrito cada palabra. No sería razonable insistir en ello … Por otra parte, bajo la inspiración puede haber habido adiciones y aun revisiones posteriores».

2. Que hay muy pocas partes del Pentateuco que requieren una fecha posterior a la época mosaica.

3. Que Moisés es el personaje clave tanto en el origen del Pentateuco como en la historia de Israel. Si él no fuera su arquitecto principal, sería necesario proponer otro personaje semejante. Con razón el Pentateuco se conoce a través de las demás escrituras como «la Ley de Moisés».

El Pentateuco como un todo muestra una unidad extraordinaria. La mayoría de las teorías acerca de su origen no hacen justicia ni a la unidad de las narraciones individuales ni a la unidad del total.

Contenido Y Estructura

El Pentateuco incluye materiales de gran extensión cronológica y geográfica: empieza con la creación del mundo y termina con la muerte de Moisés; abarca desde Mesopotamia hasta Egipto. Los primeros 36 capítulos de Génesis revelan una considerable influencia de Mesopotamia y caben bien en el ambiente del segundo milenio a.C. Muchas costumbres descubiertas en el pueblo de ® Nuzi son idénticas y nos ayudan a entender las costumbres de Adopción, Herencia y Matrimonio en las narraciones de los patriarcas.

Por otro lado, Gn 37–50 y Éxodo revelan un profundo conocimiento de Egipto. Se usan muchas palabras prestadas, nombres, títulos y costumbres egipcias. Los arqueólogos han encontrado antiguos documentos egipcios que mencionan el uso de paja en los ladrillos y la escasez de ella. Además, se ha comprobado la exactitud de los datos geográficos en las narraciones de la peregrinación en Sinaí.

A pesar de esta diversidad de fondo, el Pentateuco revela una unidad de propósito y punto de vista. Jehová Dios es el creador de todo. Es soberano en la naturaleza y en la historia. Es el Dios personal que escogió al pueblo de Israel, lo desarrolló, lo sacó de Egipto, lo llevó hacia la tierra prometida y hacia un futuro más glorioso. Es el Dios que hace su Pacto con Israel. El Pentateuco subraya la gracia divina. Insiste en la fidelidad de Dios y muestra la infidelidad del pueblo elegido.

El Pentateuco se puede bosquejar de la siguiente manera:

A. Preparación y promesa (Génesis)

1. Los principios: la historia universal primitiva (Gn 1–11)

2. Los patriarcas: la época de promesa y fe (Gn 12–50).

B. El éxodo (Éx 1–18)

C. La revelación sinaítica (Éx 19–40; Lv 1–27; Nm 1.1–10.10)

D. Las peregrinaciones en el desierto (Nm 10.11–36.13)

E. Los últimos sermones y la muerte de Moisés (Deuteronomio)

Realmente la historia de Israel empieza con Abraham. La historia anterior es importante, pero se toca muy ligeramente. En las narraciones de los patriarcas se hace hincapié en las promesas que Dios hizo al pueblo.

El éxodo influyó decisivamente sobre Israel. Dios reveló su poder en los grandes hechos con que sacó a su pueblo de la servidumbre y lo convirtió en una nación unida y separada de las demás. A través de la historia de Israel el éxodo de Egipto es como una columna sólida para su fe; es una demostración de que Dios cumple sus promesas, una prueba tangible de la providencia y la gracia de Dios.

La revelación sinaítica constituye el tema central del Pentateuco. Dios hace su pacto con Israel, pero esto implica obligaciones de parte del pueblo. Se establece cierta tensión entre las promesas irrevocables y la amenaza de destrucción por infidelidad. Se dan explicaciones detalladas sobre leyes morales, leyes civiles, sacerdotes, sacrificios, ofrendas, fiestas y el tabernáculo. Toda la vida del pueblo escogido está involucrada en las responsabilidades del pacto.

En sus últimos discursos, Moisés resume el éxodo, la revelación, sinaítica y las Peregrinaciones. Da un carácter más personal a la Ley. Destaca las obligaciones del pacto, pero también el amor de Dios.

El Pentateuco tuvo un efecto profundo en la historia subsiguiente. Forma la base de la religión de Israel. Contiene bases para las doctrinas del cristianismo. La revelación de Dios, sus promesas y la historia de la redención que se inician en el Pentateuco llegan a su culminación y cumplimiento en Cristo, el redentor divino. Él, hablando de Moisés, dijo: «Porque de mí escribió él» (Jn 5.46).

Fuente:

Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.

GÉNESIS, LIBRO DE

GÉNESIS, LIBRO DE

En el libro Génesis se cuenta la historia de Adán y Eva.

Primer libro de la Biblia, llamado por los judíos be-re-shith (en el principio) palabra hebrea con que se inicia el libro. Se llamó Génesis en la LXX, título adoptado después por la Vulgata y que alude al contenido del libro.

El autor del libro quiere demostrar cómo Israel fue elegido entre las naciones del mundo y cómo llegó a ser el pueblo de Dios. Esta elección, sin embargo, no se basó en los méritos de los antepasados de Israel, sino en la gracia inmerecida de Dios. Enfocados desde ese ángulo se relatan la creación del mundo y del hombre, el pacto de Dios con el hombre, la caída en el pecado, la vida de los patriarcas y el pacto de gracia con ellos.

GÉNESIS:

I. La creación 1.1—2.25

A. Creación del mundo 1.1—2.3

Un bosquejo para el estudio y la enseñanza

B. Creación del ser humano 2.4–25

II. La caída 3.1—5.32

A. Caída humana 3.1–24

B. Luego de la caída: Fronteras familiares conflictivas 4.1—5.32

III. El juicio del diluvio 6.1—9.29

Primera parte: Historia primitiva (1.1—11.9)

A. Causas del diluvio 6.1–5

B. Juicio del diluvio 6.6–22

C. El diluvio 7.1—8.19

D. Resultados del diluvio 8.20—9.17

E. Luego del diluvio: El pecado de la línea consagrada 9.18–29

IV. El juicio sobre la Torre de Babel 10.1—11.9

A. Líneas familiares tras el diluvio 10.1–32

B. Juicio sobre todas las líneas familiares 11.1–9

I. La vida de Abraham 11.10—25.18

Segunda parte: Historia patriarcal (11.10—50.26)

A. Introducción de Abram 11.10–32

B. El pacto de Dios con Abram 12.1—25.18

1. Iniciación del pacto 12.1–20

2. Separación del pacto 13.1–14.24

3. Ratificación del pacto 15.1—16.16

4. Señal del pacto: circuncisión 17.1–27

5. Se prueba el pacto 18.1—20.18

6. Consumación del pacto 21.1—25.18

III. La vida de Isaac 25.19—26.35

A. La familia de Isaac 25.19–34

B. El fracaso de Isaac 26.1–33

C. El fracaso de Esaú 26.34–35

III. La vida de Jacob 27.1—36.43

A. Jacob obtiene la bendición de Esaú 27.1—28.9

B. La vida de Jacob en Harán 28.10—31.55

C. El retorno de Jacob 32.1—33.20

D. La vida de Jacob en Canaán 34.1—35.29

E. La línea familiar de Esaú 36.1–43

IV. La vida de José 37.1—50.26

A. La corrupción de la familia de José 37.1—38.30

B. La exaltación de José 39.1—41.57

C. La salvación de la familia de Jacob 42.1—50.26

Estructura Del Libro

El libro se divide en dos partes principales: la historia de la humanidad (caps. 1–11) y la historia de los patriarcas, o sea, el origen del pueblo del pacto (caps. 12–50). Después del relato monumental de la creación, que subraya que Dios es el único Creador, el libro mismo sugiere la siguiente división mediante la palabra toledoth (usada once veces en Génesis y traducida casi siempre por «generaciones» en RV) en el sentido de «historia del desarrollo»:

Historia del cielo y de la tierra (2.4–4.26)

No como segundo informe de la creación, sino como fondo o escenario de la historia de la caída del hombre.

Historia de Adán (5.1–6.8)

Se avecina el diluvio por causa de la creciente depravación de las personas.

Historia de Noé (6.9–29)

Se contrasta con la de la humanidad pecadora. Noé se salva de la destrucción general producida por el diluvio.

Historia de los hijos de Noé (10.1–11.9)

Un informe breve de la dispersión de la humanidad sobre la tierra.

Historia de Sem (11.10–26)

Continuación de la genealogía del capítulo 5.

Historia de Taré (11.27–25.11)

Especialmente de su hijo Abraham. El elocuente testimonio del Nuevo Testamento a favor de la historicidad de estos pasajes es abrumador.

Historia de Ismael (25.12–18)

Explica por qué se excluyó a este de la historia de la salvación.

Historia de Isaac y de su hijo Jacob (25.19–35.29)

Señala la idea fundamental de la elección divina.

Historia de Esaú (36.1–37.1)

Su exclusión definitiva de la unión del pacto.

Historia de Jacob (37.2–50.26)

Principalmente la de su hijo José.

Autor Y Fecha

El cuadro de la historia de José es totalmente auténtico. Todo el ambiente tiene notable color egipcio: la corte del Faraón, las costumbres descritas, la frivolidad de la mujer de Potifar, la interpretación de los sueños, el recibimiento de la familia de Jacob en Egipto y el propio lenguaje. Todo coincide con tanta perfección con las condiciones reinantes en el Egipto antiguo, que se comprende que la tradición judía haya atribuido el libro a Moisés, un perfecto conocedor de su tiempo.

Lo mismo se observa en el relato de la época patriarcal, de Abraham y sus descendientes. Los descubrimientos arqueológicos han comprobado la exactitud histórica de toda la descripción. En aquel tiempo había una muy activa relación comercial y cultural entre Palestina y Egipto, como lo demuestran las cartas de Tel el Amarna. La historia de Moisés presupone una prehistoria y solo así se comprende que no se haya considerado a Moisés como fundador de la religión de Israel, sino a los patriarcas; solo así se explica que Israel haya aceptado como divino el mensaje que Moisés proclamó. Moisés quizás escribió el libro durante los años de la peregrinación.

Esta lista de reyes tallada en piedra se descubrió en la antigua Mesopotamia. Contiene los nombres de varios reyes que gobernaron antes del gran diluvio descrito en el libro de Génesis.

Esta lista de reyes tallada en piedra se descubrió en la antigua Mesopotamia. Contiene los nombres de varios reyes que gobernaron antes del gran diluvio descrito en el libro de Génesis.

Foto: Museo Ashmolean

Aporte a La Teología

La importancia teológica del Génesis es enorme. En este libro se aclaran cuestiones como el origen del mundo, el pecado original del hombre, la imagen de Dios, la progresiva depravación del género humano y la promesa de la victoria final de la simiente de la mujer. Describe no solamente la necesidad de la salvación de la humanidad, sino también su realización en los comienzos. Funde la historia general de la humanidad con la de los patriarcas: «Benditas en ti todas las familias» (12.3). Pablo más tarde habría de explicar que estas promesas fueron dadas antes que la Ley (Gl 3). La historia de Abraham subraya especialmente la fe en la promesa; la de Jacob y Esaú, la elección divina; la de José, la providencia divina. (Creación; Pecado; Pacto; Elección.)

Abraham presenta a Isaac en sacrificio

Otros Puntos Importantes

Fuentes

Si Moisés en efecto escribió el relato de los orígenes del mundo que, como el resto del libro de Génesis, se relaciona estrechamente con los libros siguientes, no se ha podido averiguar con certeza cuál haya sido la fuente de su información. Quizás fuera por revelación directa, o por documentos más antiguos.

La tradición oral o escrita, apoyada por la longevidad y buena memoria de los patriarcas, también puede haber influido. Desde luego, es imposible reconstruir tales fuentes, pero valerse de ellas en modo alguno contradice la doctrina de la completa inspiración de las Sagradas Escrituras ni debe confundirse con la «teoría documentaria». Esta teoría sugiere que el Pentateuco es una compilación, efectuada progresivamente durante mil años, de cuatro documentos: el yavista, el elohista, el código sacerdotal y el deuteronomista.

Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.