¡Hipócrita!

¡Hipócrita!

“La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”. Sócrates (470 – 399 AC); filósofo griego.

¡Hipócrita! ¿Porque juzgas a los demás? ¿Porque juzgas a tu hermano por hacer tal cosa si tu haces lo mismo? No juzgues a tu hermano, porque en al hacerlo, te juzgas a ti mismo, que haces igual. ¡Hipócrita!
No mires la paja en el ojo ajeno, quita la viga que tienes en tu propio ojo. Entonces podrás ver bien para quitarle la paja del ojo de tu hermano.

Mateo. 7, 1-6 “1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.”

Lucas. 6.37-42 “37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada,remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. 39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.41 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo?”

– Encontramos ceguera ante sus propias faltas (Mateo 7:5)

Mateo 7:5
1»No juzguéis, para que no seáis juzgados, 2porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida con que medís se os medirá. 3¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4¿O cómo dirás a tu hermano: “Déjame sacar la paja de tu ojo”, cuando tienes la viga en el tuyo? 5¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
6»No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y se vuelvan y os despedacen.

– Ante las obras de Dios (Lucas 12:56)

Lucas 12:56
¿Cómo no reconocéis este tiempo?

(Mateo 16:1–4; Marcos 8:11–13)
54Decía también a la multitud: «Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: “Agua viene”, y así sucede. 55Y cuando sopla el viento del sur, decís: “Hará calor”, y lo hace. 56¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra, ¿y cómo no distinguís este tiempo?

Ante el verdadero sentido de los valores (Lucas 13:15)

Lucas 13:15
Jesús sana a una mujer en sábado
10Enseñaba Jesús en una sinagoga en sábado, 11y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada y en ninguna manera se podía enderezar. 12Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:
—Mujer, eres libre de tu enfermedad.
13Puso las manos sobre ella, y ella se enderezó al momento y glorificaba a Dios. 14Pero el alto dignatario de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiera sanado en sábado, dijo a la gente:
—Seis días hay en que se debe trabajar; en estos, pues, venid y sed sanados, y no en sábado.
15Entonces el Señor le respondió y dijo:
¡Hipócrita!, ¿no desatáis vosotros vuestro buey o vuestro asno del pesebre y lo lleváis a beber en sábado? 16Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en sábado?
17Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

Una valoración excesiva de la tradición humana (Mateo 15:7; Marcos 7:6)

Mateo 15:7
1Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:
2—¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos?, pues no se lavan las manos cuando comen pan.
3Respondiendo él, les dijo:
—¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4Dios mandó diciendo: “Honra a tu padre y a tu madre”, y “El que maldiga al padre o a la madre, sea condenado a muerte”, 5pero vosotros decís: “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: ‘Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte’, 6ya no ha de honrar a su padre o a su madre”. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. 7Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
8 »“Este pueblo de labios me honra,
mas su corazón está lejos de mí,
9 pues en vano me honran,
enseñando como doctrinas mandamientos de hombres”.
10Y llamando a sí a la multitud, les dijo:
—Oíd, y entended: 11No lo que entra por la boca contamina al hombre; pero lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

Marcos 7:6

1Se acercaron a Jesús los fariseos y algunos de los escribas, que habían venido de Jerusalén; 2estos, viendo a algunos de los discípulos de Jesús comer pan con manos impuras, esto es, no lavadas, los condenaban,, 3(pues los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si no se lavan muchas veces las manos, no comen. 4Y cuando regresan de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que se aferran en guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, de los jarros, de los utensilios de metal y de las camas.) 5Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas:
—¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos impuras?
6Respondiendo él, les dijo:
¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:
“Este pueblo de labios me honra,
mas su corazón está lejos de mí,
7 pues en vano me honran,
enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”,

– Una completa ignorancia de las demandas de Dios (Mateo 23:14–15, 25, 29)

Mateo 23
1Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo:
2«En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; pero no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, pero no hacen. 4Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. 5Antes bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres, pues ensanchan sus filacterias y extienden los flecos de sus mantos; 6aman los primeros asientos en las cenas, las primeras sillas en las sinagogas, 7las salutaciones en las plazas y que los hombres los llamen: “Rabí, Rabí”.
8»Pero vosotros no pretendáis que os llamen “Rabí”, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. 9Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10Ni seáis llamados maestros, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11El que es el mayor de vosotros sea vuestro siervo, 12porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

13»Pero ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.
14»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.
15»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
16»¡Ay de vosotros, guías ciegos!, que decís: “Si alguien jura por el Templo, no es nada; pero si alguien jura por el oro del Templo, es deudor”. 17¡Insensatos y ciegos!, porque ¿cuál es mayor, el oro o el Templo que santifica al oro? 18También decís: “Si alguien jura por el altar, no es nada; pero si alguien jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor”. 19¡Necios y ciegos!, porque ¿cuál es mayor, la ofrenda o el altar que santifica la ofrenda? 20El que jura por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él; 21y el que jura por el Templo, jura por él y por el que lo habita; 22y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él.
23»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque diezmáis la menta, el anís y el comino, y dejáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. 24¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y tragáis el camello!
25»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. 26¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio.
27»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
29»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, 30y decís: “Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices en la sangre de los profetas”. 31Con esto dais testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. 32¡Vosotros, pues, colmad la medida de vuestros padres! 33¡Serpientes, generación de víboras!, ¿cómo escaparéis de la condenación del infierno? 34Por tanto, yo os envío profetas, sabios y escribas; de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad. 35Así recaerá sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel, el justo, hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el Templo y el altar. 36De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

Lamento de Jesús sobre Jerusalén
(Lucas 13:34–35)

37»¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, pero no quisiste! 38Vuestra casa os es dejada desierta, 39pues os digo que desde ahora no volveréis a verme hasta que digáis: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”».

– Amor por la ostentación (Mateo 6:2, 5, 16)

Mateo 6:2-16).

6
1»Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 2Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 3Pero cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.

Sobre la oración
(Lc 11.2–4)

5»Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque ellos aman el orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.
7»Y al orar no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8No os hagáis, pues, semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis. 9Vosotros, pues, oraréis así:
»“Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
10 Venga tu Reino.
Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
12 Perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
13 No nos metas en tentación,
sino líbranos del mal,
porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria,
por todos los siglos. Amén”.
14»Por tanto, si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15pero si no perdonáis sus ofensas a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Sobre el ayuno
16»Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.

– Solamente Cristo, el único lector perfecto de las realidades internas (Mateo 23:27–28), podía atreverse a hacer un juicio semejante

Mateo 23:27–28

27»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

Conclución;:Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

Fuente: http://www.hipocrita.net/hipocritas-indice.php

Anuncios

LA MÁS GRANDE DE TODAS LAS PRUEBAS PARA ABRAHAM.

LA MÁS GRANDE DE TODAS LAS PRUEBAS PARA ABRAHAM.

A. Dios probó a Abraham (22.1–19).

1. El más grande requisito (vers.os 1–2).

a. Hacía años que Abraham no oía de Dios. Puede que haya esperado que Dios dijera: «¡Bien hecho!».

b. En lugar de ello, Dios le dio un mandamiento que probablemente era lo último que esperaba.

2. La más grande respuesta (versos 3–10).

a. Abraham podía haber discutido con Dios. Podía haber sugerido alternativas.

Podía haber prolongado sus preparativos. En lugar de lo anterior, «se levantó muy de mañana» para hacer la voluntad de Dios.

b. Note la fe que expresa en el versículo

5: «… yo y el muchacho iremos hasta allí […] y volveremos a vosotros». El versículo 8 dice: «Dios se proveerá». 

c. ¿Cómo pudo un hombre de 120 años atar a un hombre mucho más joven, y probablemente mucho más fuerte?

¡Había criado muy bien a su hijo!

3. El más grande galardón (versos 11–19).

a. Abraham hizo frente a la prueba. Este evento se usa como el gran ejemplo de la fe de Abraham (Romanos 4.1–22; Santiago 2.21–23).

(1) ¡Para Abraham no había nada ni nadie más importante que Dios!

(2) ¿Habrá algo en el mundo que sea más importante para nosotros que obedecer a Dios? ¿Tal vez el  trabajo, la salud, la familia, las posesiones, los planes o los sueños?

b. Dios, en efecto, proveyó.

c. Dios confirmó Su pacto. Se hizo la promesa de una «simiente» (vers.o 18) y esta se cumplió en Cristo (Gálatas 3.16).

B. ¿Cómo hizo frente Abraham a la prueba? (Hebreos 11.17–19.)

1. Hizo frente a la prueba por la fe (Hebreos 11.17).

a. Creyó que Dios proveería (Génesis 22.8, 15).

b. Creyó en un Dios que tiene grandes capacidades (Hebreos 11.19).

2. Abraham no tenía todas las cosas nítidamente calculadas. Dios no resucitó a Isaac de entre los muertos (Hebreos 11.19); Dios no proveyó un cordero (Génesis 22.8); sino un carnero. Pero Abraham tenía fe en que Dios haría que todas las cosas le ayudaran a bien, ¡y así sucedió!

II. LA MÁS GRANDE DE TODAS LAS PRUEBAS PARA NOSOTROS.

A. Todos nosotros hacemos frente a pruebas en nuestra vida, pero en algún momento de nuestra vida podemos hacer frente a la más grande de todas las pruebas: que se nos pida despojarnos de lo que consideramos más preciado.

1. Corrie ten Boom dijo: «Yo trato de no aferrarme mucho a las cosas preciosas, porque duele mucho cuando Dios tiene que apartar mis dedos de ellas para que yo las suelte».

La prueba máxima (Génesis 22.1–19)

2. El propósito de Dios no es hacernos personas felices que viven una vida de comodidad; el propósito de Dios es hacernos mejores personas.

B. Cuando pasemos por la más grande de todas las pruebas, ¿podemos creer que Dios es capaz? ¿Podemos creer que Dios hará que todas las cosas ayuden a bien? (Romanos 8.28.) La respuesta es «¡Sí podemos!».

CONCLUSIÓN

Puede que usted esté pasando por la más grande de todas las pruebas ahora mismo. Es nuestro deseo que Dios le esté acompañando. Como resultado de esta prueba usted saldrá perfeccionado. Pero también existe el peligro de que en lugar de esto salga más amargado. Esfuércese por mantener la fe que Abraham tuvo. Recuerde que Dios proveerá.

Libro del Génesis – II

Libro del Génesis – II

Breve Reseña

  1. El comienzo de la vida física (1-2)
  2. El crecimiento de la civilización hasta el diluvio (3-8)
  3. Los descendientes de Noé a Abraham (9-11:26)
  4. La historia de Abraham y Lot; Ismael e Isaac, Jacob y Esaú, y José y sus hermanos en Egipto (11:27-50:26) 

Nota del editor en relación con el siguiente artículo

El próximo primero dos artículos parecen estar en contradicción directa, en donde el primero dice que un “número de autores”, escribió el Génesis, mientras que la segunda simplemente dice que Moisés hizo. Este hecho parece que ha hecho que muchos escritores cristianos a ser ferozmente contra el concepto general de este primer artículo! Sin embargo, nos parece que su reacción podría ser una “sobre-reacción”.

Considerar las cuestiones prácticas de la antigüedad de tiempo. En Moisés tiempo (1600), hubo en realidad todavía no se organizó ningún escrito incluso idiomas todavía! Se desarrollará alrededor de 400 a 600 años más tarde. Sólo símbolo de sistemas, como los jeroglíficos egipcios aún no existía, y que no fueron en todos los idiomas. Lo que es peor, no son capaces de expresar complejos conceptos como el Sábado. Es probable tener cientos de Foto símbolos para expresar la única frase, el Sábado de Honor. Sería difícil imaginar a Moisés tomar el tiempo de tallar la imagen de miles de símbolos en los bloques de piedra, a lo largo de las líneas de los jeroglíficos que existían en ese momento. Así, por muy Razones prácticas, parece casi seguro que (a) Moisés fue sin duda el “autor” de los primeros cinco libros de la Biblia, pero que (b) que en realidad no los anoten. Después de todo, fue la dirección de un grupo de personas A través de un desierto y en situaciones aún más graves, y había muchas cosas más urgentes que se ocupan de que los símbolos de tallado de las piedras! Y luego llevar un gran número de esas piedras con ellos a través del desierto!

Por lo que parece casi seguro que Moisés 1000 aC, había desarrollado la lengua escrita en la región, Incluyendo el hebreo antiguo, y parece claro que la gente piensa que es importante escribir entonces, en forma permanente, las palabras de Moisés. Más de los 600 años de Moisés y entre ellos (alrededor de 30 generaciones de personas), muchas personas han tenido que memorizar y repetir, exactamente, todas las miles de palabras de Moisés a la siguiente generación.Ellos eran sin duda muy bueno en la preservación de esas “tradiciones orales”, pero los seres humanos no son perfectos. Y por lo que parece muy razonable, a mí que (al menos) dos ligeramente diferentes tradiciones orales de Moisés palabras fácilmente podría haber existido por treinta generaciones más tarde, en 1000 aC.

Por lo tanto, me parece razonable que dos personas (por aquel entonces) se han escrito textos ligeramente diferente.. Una de esas personas podrían fácilmente haber oído la tradición oral que se refiere a Dios como Elohim, y por lo que fácilmente podría haber escrito un texto que sólo se refiere a los Elohim.El otro tal vez ha oído hablar de memoria y una tradición oral que se refiere a Dios como Jehová o Yahvé. Ambos de los cuales están en nuestras Biblias hoy.

Tenga en cuenta que este razonamiento NO nunca pregunta o incluso duda de que Moisés fue el verdadero autor de la fuente de los textos! Es realmente justo señalar que los seres humanos no son perfectos, pero que los escribas de cada época que quería grabar EXACTAMENTE lo que se había dicho Y memorizado. Si ellos conocían, que tal vez no han sido capaces de averiguar cuál de los dos es realmente correcto, en cuanto a los pequeños detalles en los que parecen un poco en desacuerdo. Por lo tanto, ambos textos fueron escritos y luego preservar. Me parece que este razonamiento es totalmente compatible con el Moisés de autor real, pero que había dos ligeramente diferentes textos escritos por último, y que, a falta de un nombre real de los escribas, tendemos a llamarlos y E J . En mi opinión, que los llaman los “autores” o “escritores” es inadecuado, pero a ver como les parece que escribas excelente sentido.

Seguir este razonamiento un poco más lejos y tendríamos una situación en que dos ligeramente diferente (por escrito) los textos de Moisés palabras se está distribuyendo.Parece razonable pensar que alguien hubiera decidido combinarlos. Un lógico sería seleccionar cuál de los dos textos se precisa realmente correcto, pero no hay manera de saber eso. Por lo tanto, el texto es, junto con hilos de una manera como lo es hoy, cuando ambos textos, por lo tanto, fueron incluidos, y que, por lo tanto, lo que incluye sin duda resulta ser precisamente la correcta redacción.

Se incluyeron una parte de la Biblia texto a continuación, junto con la forma en que algunos analistas han dividido hasta que, alternativamente, entre los textos casi idénticos. Génesis 7 y 8 muestran el excelente duplicación de la historia y ligeras diferencias. Para ver esto desde otro punto de vista, si hay alguna otra explicación, entonces tiene que haber una explicación de por qué la historia es tan claramente duplicado en los Biblia Versos, así como por qué hay ligeras diferencias. En este concepto el JEDPR parece proporcionar una explicación lógica.

Por cierto, animamos a que lea también la presentación Génesis de la Enciclopedia Católica de 1911 (casi 100 años) (presentada a continuación), que contiene un amplio análisis de J, E, D y P, por lo que esta no es sólo una idea frívola Algunos de los últimos pueblo. La duplicación de las tantas expresiones, en particular en el Génesis, ha tenido la atención de los estudiosos bíblicos durante mucho tiempo, y la JEDP razonamiento existe desde hace mucho tiempo. Sin embargo, el 1911 la Enciclopedia Católica JEDP artículo describe el concepto como la eliminación de Moisés como el autor real, que no parece ser la situación. No parece haber duda de que Moisés era la fuente de esos textos.

También se incluye a continuación es el 1906 Génesis artículo de la Enciclopedia Judía, que trata ampliamente estas cuestiones, e incluso se expande para incluir nuevas fuentes de ingresos, como P1, P2 y P3. Muchos de los judíos de otros artículos de la Enciclopedia de hace cien años (en otros Biblia Libros) también discutir ampliamente estos temas.

Gramaticales análisis ha demostrado que el Libro de Deuteronomio parece haber sido escrito (en realidad) por una pronta Scribe que no fue bien o J E, y así una tercera, D, se sugiere. El razonamiento relativo a una cuarta fuente, P, supuestamente Sacerdotes de varios cientos de años más tarde, no ha sido muy perseguido por mí, así que puedo ofrecer ninguna opinión. Sin embargo, me parece muy lógica en que se haya ‘R’, un redactor (que significa editor). Judios devotos, entonces debe haber sido perturbada por el hecho de que parece haber dos textos ligeramente distintos. Tenga en cuenta que esto fue antes de que todos los MANERA libros fueron recogidos para formar una Biblia o incluso una Torah.. A principios Judios eran conocidos por ser fanáticos acerca de los detalles, y por lo que parece tener sentido que un Redactor (posterior) se combinan con el J, E, D y P (posiblemente entonces todavía una contabilidad separada) en el “inter-hilos” texto que Ver el día de hoy. Una vez más, no veo ese Redactor como un “autor”, sino más bien como un escriba, que trató de combinar dos textos casi idénticos, y textos afines.

En los últimos años, parece haber absolutamente feroces ataques a los cristianos JEDP enfoque. En lugar de siquiera tratar de ver claramente que las palabras parecen haber sido escritos por dos personas (como parece obvio en el Génesis debajo de 7 u 8, si lee cada una de las columnas por separado), parece ser sólo una hipótesis de que “nada diferente de Lo que creo que debe ser un ataque! “ Me parece que si los cristianos contra los atacantes sólo podría calmar (y considerar mis comentarios aquí), pueden ver que hay un ataque a Moisés NO “es la primera y única fuente de los textos, por lo que la mayoría de sus críticas Pierden todo su vapor!

En conclusión, me siento tentado a pensar que AMBOS de los siguientes dos artículos son absolutamente correcto! Sí, Moisés autor tan “El autor de este libro fue Moisés.” Es absolutamente cierto!. Sin embargo, por razones logísticas, dos o más “ramas” eventualmente escrito cientos de años más tarde. Yo realmente no entiendo por qué este concepto (académicos) se toma como tan ofensivo por tantos escritores cristianos!

EL TÍTULO

A pesar de que el Antiguo Testamento se escribió principalmente en el idioma hebreo, muchos de los títulos de sus libros están en griego. Esto se debe a que fueron tomados de la Septuaginta, la versión griega del Antiguo Testamento, que se tradujo en el período intertestamentario. El título «Génesis» es una palabra griega que significa «origen» o «principio». El título proviene de la primera palabra del texto, que se  traduce: «En el principio». El título es apropiado, pues el libro da cuenta del origen de muchas cosas.

LOS ANTECEDENTES

A los primeros cinco libros del Antiguo Testamento se les llama a veces «el Pentateuco», una frase griega que significa «cinco libros» o «el libro de cinco volúmenes». A los primeros cinco libros del Antiguo Testamento los llamamos «los libros de la ley», porque la esencia de la ley de Moisés se  encuentra en ellos, especialmente en los últimos cuatro libros. Los libros también contienen bastante

historia, algo de poesía e incluso algo de profecía. El autor de los primeros cinco libros es Moisés, que sacó a los hijos de Israel de la esclavitud. No sabemos exactamente cuándo se escribió el libro de Génesis, pero es probable que se escribiera en

algún momento durante el período en que el pueblo de Israel anduvo vagando por el desierto. En vista de que los israelitas estuvieron cerca de dos años junto al monte Sinaí, es probable que ese fuera el momento cuando se escribió Génesis.

El libro de Génesis es un libro especial entre los libros de la ley, porque no contiene las leyes especiales que se dieron al pueblo judío. Recuerde que el Antiguo Testamento fue escrito para el pueblo de una nación, para los israelitas, o los judíos. Antes de que se escribiera el Antiguo Testamento, Dios no había dado una ley escrita. Había  tratado con la humanidad más directamente, haciéndolo por lo general por medio de los cabezas de familias, llamados «patriarcas». El libro de Génesis da cuenta de un período de tiempo cuando

Dios no había apartado a la nación de Israel ni le había dado a esta la ley. Si el Antiguo Testamento fue escrito para los judíos y el libro de Génesis es de fecha anterior al Génesis:

El libro de los orígenes momento en que se dio la ley, ¿por qué se encuentra Génesis en el Antiguo Testamento? Génesis sirve como introducción al Antiguo Testamento. En él se da cuenta de los judíos y de los antecedentes de estos y de cómo llegaron a ser el pueblo especial de Dios. Las promesas hechas a Abraham, Isaac y Jacob eran especialmente importantes para ellos.

El libro de Génesis también es especialmente importante para nosotros, porque explica el origen de muchas cosas que tienen que ver con nosotros: Relata el origen de la humanidad, el origen del matrimonio y del hogar, y el origen del plan de Dios que culminó en Jesucristo.

Debido a que es un libro de introducción, abarca muchos años en un reducido espacio. Los cincuenta capítulos de Génesis abarcan más de 2000 años,mientras que el resto del Antiguo Testamento abarca menos de 1500 años. No es posible encontrar la fecha del comienzo de Génesis con total precisión, debido a que las genealogías a menudo ponen más interés en el linaje, que en incluir a todas las personas

de una descendencia dada. Sin embargo, la Biblia presenta al hombre como un ser de origen relativamente reciente, y no como una criatura que se originara cientos de miles de años atrás, como algunos científicos conjeturan.

El libro termina con la muerte de José.

COMPENDIO

I. EL ORIGEN DEL MUNDO (1.1—2.3).

II. EL ORIGEN DEL HOMBRE (2.4–25).

III. EL ORIGEN DEL PECADO (3.1–13).

A. El origen de la desobediencia.

B. El origen de la muerte.

IV. EL ORIGEN DEL PLAN DE DIOS PARA REDIMIR AL HOMBRE (3.14—5.32).

A. El origen del sacrificio.

B. El origen del homicidio.

C. El origen de las artesanías y el comercio.

V. UN NUEVO COMIENZO (6—11).

A. El nuevo comienzo después del diluvio.

B. El origen de las naciones.

VI. EL ORIGEN DEL PACTO ABRAHÁMICO (12—50).

A. Las historias de Abraham, Isaac, Jacob y José.

B. El origen de la nación israelita.

LECCIONES DE GÉNESIS

El libro de Génesis nos enseña que nosotros no somos el resultado de la evolución de formas inferiores de vida. ¡Fuimos creados a imagen de

Dios, y nuestro comportamiento debe ser consecuente! Los primeros capítulos de Génesis nos explican cómo Dios instituyó el matrimonio con un plan que  incluye un hombre y una mujer de por vida. Cuando se vuelve a tratar el tema del matrimonio en el resto de

la Biblia, es a estos capítulos de Génesis a los que se hace referencia (Mateo 19.3–9).

Cuando el hombre pecó, Dios comenzó de inmediato la realización de un plan para la redención del hombre (Génesis 3.15). El resto del

Antiguo Testamento es el relato de cómo Dios elaboró este plan. Un paso importante del plan lo constituyó la promesa de «simiente» que se le hizo a Abraham, promesa que se cumplió con Jesús (Génesis 22.18; cf. Gálatas 3.16, 19).

Con este estudio de Génesis se da comienzo a una travesía por toda la Biblia, una travesía que durará un año. Espero que usted ya se haya puesto los zapatos espirituales para correr, porque va a ser una jornada rápida.

Una vez un hombre llevó a su hijo al lugar donde él creció. Le contó de las cosas que hizo y le mostró dónde las hizo. Le estaba contando acerca de sus raíces. Génesis es un libro que tiene que ver enteramente con raíces.

El nombre «Génesis» significa «orígenes» o «principios»; el libro narra el principio de muchas cosas. De estas, no hay otra más importante que el principio de la promesa de simiente hecha a Abraham, y no hay otro personaje que ocupe lugar más importante en el libro, que Abraham. Cuando la totalidad del mundo de aquel tiempo se había ido tras dioses paganos, él siguió creyendo en el único Dios verdadero, que es Jehová.

Observaremos la prueba máxima a que fue sometido Abraham en toda su vida. La fe de este había sido probada anteriormente, pero no hubo obra prueba como esta del capítulo 22. Vea 17.19 y 21.1–3, 12 y luego el capítulo 22.

La Naturaleza del Nuevo Nacimiento

La Naturaleza del Nuevo Nacimiento

12 08 2008

Autor: Dr. Eduardo Flores

Cómo es que el Espíritu Santo cambia a una persona que está muerta espiritualmente, que odia la verdad, odia a Jesucristo, que habita en las tinieblas, que tiene un corazón de piedra, que no se puede arrepentir, y que es un esclavo de Satanás? (Efesios 2: 1-5; Juan 3: 19-21; Juan 1: 4-5; Ezequiel 11: 19, 16: 4-6; Jeremías 13: 23; Hechos 26: 17-18). Recordemos las palabras de Jesús, “” (Juan 6: 44,65).

La regeneración es un acto de Dios en el que el hombre no coopera. Es decir, la regeneración, es un acto monergístico. Esto queda claro al examinar gran cantidad de pasajes que tienen que ver con la regeneración, sin embargo, gran cantidad de cristianos creen que el hombre debe hacer algo antes de ser regenerado. Los católicos romanos, episcopales, y otros, creen que el hombre es regenerado a través del bautismo. El liberalismo protestante habla de la regeneración como un acto de auto-reformación o renovación moral en el hombre. Entre el protestantismo, los arminianistas creen que el hombre coopera con Dios ante la influencia del Espíritu Santo y la Biblia, entonces, escoje a Cristo y es entonces regenerado. Esta visión hace al hombre el soberano con respecto a quien es salvo y quien no.

Una de las preguntas más importantes que podemos hacernos es la siguiente: porqué los protestantes, creyendo en la inspiración plenaria de la Biblia y en su infalibilidad, pueden errar tan gravemente en un aspecto tan importante de la doctrina cristiana? Una de las respuestas, y quizás la más importante es que enseñan una doctrina defectuosa del pecado original y rechazan la soberanía de Dios en la salvación del hombre. Mi pregunta, la misma que hice hace unas semanas es esta: Si el hombre está muerto espiritualmente, es ciego y sordo a la verdad espiritual, como lo enseña la Biblia, entonces el hombre no puede cooperar con Dios del todo en su regeneración. Como he dicho, un hombre natural (no regenerado) no puede escoger a Cristo, más de lo que un muerto puede hacerlo.
Los evangélicos se ofenden con las doctrinas de la predestinación y elección, pero si los hombres están muertos espiritualmente, solamente aquellos a los que Dios escoje soberanamente para ser regenerados, slo estos se arrepentirán y confiarán en Cristo. La idea de que la regeneración es un acto sinergístico es absurda. Es tan errada como decir que Jesús levantó a Lázaro de los muertos porque su cuerpo muerto quería ser levantado. Jesús dijo, “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (Juan 3: 8). Dios el Espíritu Santo regera a aquellos que le han sido otorgados a Cristo por el Padre (Juan 17:9). Aquellos que creen en Cristo, “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1: 13). Si usted cree en Jesucristo, no lo es por su linaje, o por sus padres, o debido a que usted utilizó su libre albedrío, sino porque usted fue regenerado por el Espíritu Santo. La Biblia enseña que en la regeneración, el hombre no hace nada, la persona es totalmente pasiva. Es por ello que en la doctrina bíblica de la regeneración, Dios es exaltado, y recibe toda la gloria.

La regeneración es un acto de Dios en el corazón de un hombre. En la Biblia, el corazón representa la naturaleza humana, y debido a que esa naturaleza es depravada, solo un acto de Dios sobre toda la naturaleza humana puede llevar a un hombre hasta Dios. Esta regeneración es un misterio, ya que sabemos de la Biblia que la sustancia humana no es alterada, ni el hombre es hecho perfecto y sin pecado (Romanos 7: 15, 25). En un acto instantáneo, el Espíritu Santo implanta en el hombre el principio de un nuevo corazón y de una nueva vida espiritual. Este cambio es tan radical que la Biblia se refiere a él como un “nuevo nacimiento.”

Este cambio en el corazón tiene dos aspectos importantes: la purificación y la renovación (Tito 3: 5). Estos elementos no deben verse como evento separados. Son simplemente aspectos constituyentes de un cambio total por medio del cual los llamados de Dios son trasladados de la muerte a la vida y del reino de Satanás al reino de Dios.

Purificación

Los pasajes de la Biblia que hablan de la regeneración, presentan la purificación de diferentes maneras. Existe el rociamiento con agua limpia en Ezequiel 36: 25. El texto paralelo a este en el Nuevo Testamento es la enseñanza de Jesús de que a menos de que uno haya nacido de agua y espíritu, no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3: 5). El uso religioso del agua para Nicodemo, un fariseo, sería uno de purificación. Rociar agua y lavar con agua en el Antiguo Testamento simbólicamente representaba la purificación interna de Dios al pecador. Esta purificación es representada en ocasiones como la circuncisión del corazón (Colosenses 2: 11). Además, es tanbién representada como la remoción del corazón de piedra (Ezequiel 36: 26). Ese corazón de piedra representa la incapacidad del hombre de moverse hacia Dios. La regeneración, entonces, debe negar el pasado así como reconstituír para el futuro. Debe lavar del pecado así como recrearse en la justicia.

Renovación

El segundo aspecto de este cambio que efectúa el Espíritu Santo en el corazón del hombre es la renovación. Los términos bíblicos utilizados para describir el nacimiento espiritual del cristiano es “nuevo nacimiento” (Juan 3: 3); regeneración (Tito 3: 5), y “vivificados” (Efesios 2:5). La persona que ha sido regenerada por Dios es una “nueva criatura” (Gálatas 6: 15, 2 Corintios 5: 17). Este aspecto es representado en el cambio que hace Dios de un corazón de piedra a un corazón de carne (Ezequiel 32:2), y del corazón incircunciso a un corazón circunciso (Colosenses 2: 11).

La persona que ha sido regenerada tiene una realidad espiritual que le ha sido abierta. Cuando lee o escucha la verdad bíblica, sabe que es verdad e inmediatamente cree en Jesucristo. El poder regenerativo del Espíritu Santo le permite al pecador ver, oír y vivir, por lo tanto, lauego de la regeneración el pecador puede arrepentirse y volverse a Cristo. La conversión es el fruto, no la causa de la regeneración (1 Corintios 2: 12). Sin esta renovación espiritual, nadie creería en Cristo. Si usted está en Cristo es porque Dios renovó su corazón, permitiéndole creer en Jesús. Porqué Lidia creyó en el evangelio que le fue predicado por el Apóstol Pablo? Porque Dios primero abrió su corazón para responder a las palabras de Pablo, “Y un día de reposo[a] salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.” (Hechos 16: 13-14).

Aquellos que pervierten la doctrina bíblica de la regeneración haciendo del hombre la causa de la regeneración son culpables de un grave error. Solamente Dios merece el crédito y la gloria por la salvación del hombre (Jonás 2:9).

En la próxima entrada continuaremos analizando el nuevo nacimiento.

sujetosalaroca.com

http://sujetosalaroca.com/2008/08/12/la-naturaleza-del-nuevo-nacimiento/

¿Son Necesarios los Ministerios de Solteros?

¿Son Necesarios los Ministerios de Solteros?

por Pablo Santomauro

Ver NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTE SOLO

Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

Soy conciente de que el tema es controversial, que existen al respecto tantas opiniones como cristianos (perdón por la hipérbole) y que en el proceso de manifestar mi posición es posible ofender a buenos hermanos, y ganar al mismo tiempo más “antipatizantes” de los que ya tengo. “Antipatizantes” es un término cariñoso que acuñé para aquellos que no me quieren mucho. El tema de los ministerios para solteros (MS en adelante) nunca hubiera sido tocado por un servidor a lo largo de mi vida, de no ser por alguien que solicitó mi opinión. Ante el pedido comencé diciendo: “Lo primero que debemos hacer con los MS es eliminarlos. Lo segundo es olvidarlos”. Pero entremos en materia.

Muchas iglesias hoy tienen ministerios enfocados a los solteros/as. La práctica está más generalizada en las congregaciones de habla inglesa, pero se propaga a paso firme en los ministerios de habla hispana. Una denominación en los EEUU, por ejemplo, dedica una página web en español exclusivamente para los miembros solteros. Entre las actividades sugeridas en ella tenemos: paseos en canoa, un crucero, paseos en bicicleta, caminatas por el parque, viajes misioneros, retiros, diferentes deportes, obras de teatro con participación de los solteros, grupos de canto, exhibición de películas cristianas, etc. Estas son sólo algunas de las 70 sugerencias ofrecidas.
¿Es esto lo que necesitan primariamente las personas solteras en nuestras congregaciones? ¡Yo diría decisivamente que NO! Lo que los solteros necesitan es casarse, punto. “Bueno, esa es la idea para la que han sido creados los ministerios de solteros”, dirían algunos. No exactamente, por regla general en los MS el matrimonio es considerado sólo una opción y la soltería es elevada a un status equivalente, y en algunos casos preferible, para vivir la vida cristiana. Es esta pretendida actitud neutral la que abunda en estos grupos.
¿Soltero y muy feliz?
Muy a menudo escuchamos testimonios de solteros que desafían el sentido común y la Biblia misma, que relatan con frases de iglesia cuán espiritualmente realizados se encuentran en su vida de solteros, al punto de que no tienen la necesidad de estar casados. ¡Por favor! No insulte mi inteligencia con declaraciones o testimonios a ese respecto. Tanto la Escritura como la realidad diaria indican que el grueso de la raza humana ha sido programado por su Creador para vivir en matrimonio. Génesis 2:18 dice que “no es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él”. La última vez que revisé, éstas fueron palabras de Dios mismo. 
Un famoso teólogo contemporáneo trató de desmerecer la fuerza de este verso diciendo que es una referencia a antes de la caída del hombre en pecado. Sustentó su interpretación agregando que si el pecado no hubiera hecho su aparición, en un mundo perfecto quizá no hubiera habido solteros y todos tendríamos la pareja perfecta. Es obvio que grandes teólogos también erran en sus criterios, sobre todo cuando se ponen a escribir en cualquier tema. Descontar este verso con tal facilidad significa ignorar que en la historia de la Creación se establecen principios que son válidos para el resto de la historia. Por ello es que Jesús vuelve a Génesis cuando los judíos tratan de hacerlo tropezar en Mateo 19:4-6. Cristo los lleva al principio donde dice que Dios, varón y hembra los hizo, y  que el hombre dejará a padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

En el mismo artículo, este teólogo trata de reconfortar a los solteros recordándoles que Jesucristo fue soltero. El detalle que pasa por alto es que Jesús no tuvo una naturaleza pecaminosa y su capacidad de autocontrol era infinitamente mayor que la nuestra. No se casó porque la importancia, objetivo y urgencia de su misión tomaron prioridad sobre las costumbres de la época. Poner a Jesús como el ejemplo a seguir en este tema, es simplemente derivar una enseñanza que la Biblia no contiene y crear una meta prácticamente imposible de alcanzar.

La vida diaria y la Biblia también muestran que los seres humanos necesitan, en la vasta mayoría de los casos, placer sexual. La Biblia prescribe que ese placer sexual se debe disfrutar dentro del matrimonio exclusivamente. El libro de Cantares y Proverbios 5:15 en adelante atestiguan lo dicho. Por consiguiente, cuando usted me dice que está satisfecho en Jesús y que no tiene la necesidad de una esposa o esposo, cuando en realidad toda molécula de su cuerpo se rebela contra lo que usted dice, yo no tengo más alternativa que pensar que usted vive en un estado de negación total, o de lo contrario, está haciendo gala de una hipocresía no propia de un cristiano.

El lobo y la presa
Crear un MS (solteros toda su vida, divorciados o viudos) equivale a exponer a los miembros de una iglesia a los recursos seductores de gente que se unen al ministerio sin ser convertidos. Existe la idea entre los inconversos de que un marido o esposa cristiano/a es una mejor adquisición, por ello es que luego de fingir ser cristianos por un tiempo se casan con el/la creyente de su elección. El resultado es un desastre de mayores proporciones. Claro que esto puede ocurrir en cualquier iglesia, aun las que no tienen MS, pero ¿por qué facilitar aun más la ocasión? En este sentido, el pastor debe recordar que su primer tarea es proteger al rebaño.
No importa en que forma traten algunos líderes de describir los MS en sus iglesias, i.e., “espiritualmente orientados”, “cristocéntricos”, etc., la experiencia muestra que estos ministerios son nada más que una versión de night club sin bebidas alcohólicas. Por lo general son los hombres (lobo) los que se benefician con la estructura y dinámica de estos ministerios. Me refiero que los hombres somos más “aventureros” por no usar una palabra más fuerte. Para el hombre el clásico eslogan de los MS, “haga nuevas amistades” o “amplíe su círculo de amigos”, es imposible de resistir. Las mujeres (las presas), por el contrario, no necesitan nuevos amigos. Se unen a estos grupos con el propósito exclusivo de encontrar un esposo, pero como la atmósfera de los MS es neutral respecto al matrimonio, las pobres damas corren en desventaja. En otras palabras, tienen que ofrecer su compañía sin esperar ninguna proposición seria de parte de la otra persona.

El mito de la abstinencia sexual
No hay nada malo en enseñar la abstinencia sexual antes del casamiento, es bíblico. Lo malo es, como hacen algunos, aconsejar a solteros que ya han pasado de la juventud a la edad adulta, divorciados o viudos, a que practiquen la abstinencia sexual sin motivarlos a casarse. Esto es prácticamente imposible y un programa de 12 pasos para controlar los impulsos naturales y “encontrar más satisfacción en Jesús” es un plan más que ingenuo, diría absurdo.

La existencia de un buen número de MS deja margen para que algunos solteros salten de un ministerio a otro, buscando ampliar su círculo de amigos, posponiendo el paso al casamiento, perpetuando su soltería y definitivamente teniendo relaciones sexuales con diferentes individuos. Lo siento por mi cinismo, pero si usted piensa que un creyente que viene probando diferentes ministerios por algún tiempo permanece célibe, usted vive en un mundo diferente. ¿Qué apuro por casarse tiene un soltero de iglesia si puede disfrutar de la vida de soltero como cualquier otra persona en el mundo? Después de todo, el MS consiste en una incansable maratón de noches en la playa (lunadas o como se llamen), paseos en bicicleta, noches de boliche, salidas al bosque, viajes en canoa, estudios bíblicos, retiros, películas, bailes y alguien con quien despertar en la cama de vez en cuando. Lo siento por la crudeza, pero los cristianos debemos ser realistas.

Buscando soluciones a la situación presente
Me permito sugerir lo siguiente:
1) Disolver cualquier ministerio de solteros o los proyectos de formar uno inmediatamente.

2) Deshacerse de los libros en la biblioteca de la iglesia que glorifican la vida de soltero. En el análisis final, son un colección de razonamientos erróneos y excusas para justificar la soltería, consolar al soltero y avanzar la idea de que Dios mira con sumo agrado la soltería. Algunos autores llegan a decir que la persona que rehúsa formar una familia, recibirá una tremendamente más numerosa integrada con los amigos y hermanos en el cuerpo de Cristo. También hacen hincapié en las ventajas espirituales de dedicarse plenamente a Cristo sin las trabas que una familia involucra. En otras palabras, maquillan la tragedia de la soledad con pincelazos de heroísmo, sacrificio y la satisfacción de vivir una vida más espiritual que la del casado, quien por supuesto, es siempre descrito como un cristiano con una entrega a Dios de mucha menor cuantía.

3) Los pastores deben corregir el error generalizado de que la soltería es agradable ante a los ojos de Dios. No existe un sólo pasaje bíblico que exalte la soltería. En verdad, la soltería es la excepción, no la regla. La Palabra de Dios sólo exceptúa del matrimonio a aquellos que tienen el don de abstinencia – o sea la ausencia del deseo sexual – y aquellos que han sido llamados por Dios para un ministerio especial (Mt. 19; 1 Co. 7). La verdad es que no existe en la Biblia un equivalente moral entre el matrimonio y la soltería.

Muchos pastores erran al enseñar que la soltería tiene tanto valor como el matrimonio. El pasaje favorito para apoyar este error es 1 Corintios 7:7, donde el apóstol Pablo expresa el deseo de que todos fueran como él, “pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro”. Se interpreta este pasaje como que la soltería es un don de Dios, así como lo es el matrimonio.

El gran problema con esta interpretación es que por regla ampliamente general, estos “dones” parecen fluctuar en cada persona. Yo he visto casarse a hermanos cristianos de los cuales se pensaba tenían el don de la soltería. ¿Significa que perdieron el don? De la misma forma, muchos que están casados terminan solteros de nuevo. ¿Significa que perdieron el don del matrimonio?

Es probable que Pablo estuviera hablando del don de continencia, no la ausencia total del deseo sexual, y esto es lo que muchos entienden como el don de ser solteros. No dudo de que haya personas que posean el don de continencia, pero, ¿a cuántos conoce usted? Tenga usted por seguro de que esas personas no necesitan la ayuda de un ministerio especial para solteros. Así que, estimados pastores o líderes de grupos de solteros, no los busque en su grupo porque ahí no están. Tampoco forme en los asistentes la ilusión de que pueden obtener ese don. Cese, por lo tanto, de hablarle a los solteros del don de la soltería, es algo que no existe. En mi opinión, Pablo no tenía el don de continencia, ya que en en cierta ocasión afirmó que él tenía el derecho de tener una esposa como los otros apóstoles (1 Co. 9:5). Su afirmación no tendría sentido alguno si Pablo hubiera tenido el don de continencia.

Pienso que Pablo voluntariamente decidió practicar la abstinencia para avanzar el reino de Dios (Mateo 19:12b). Pablo amaba tanto al Señor y a las almas que una esposa para él hubiera sido una distracción que no se podía permitir. De ahí que expresa su deseo de que todos fueran como él.

Los pastores deben cesar de decir que no hay nada malo en ser soltero. La verdad es que hay muchas cosas negativas en la soltería, y a menos que usted haya sido llamado por Dios para ser un Pablo  o un Jeremías, hace usted muy bien si trata de cambiar su estado civil por el de casado. Es porque esto no se les dice a los hermanos y hermanas que atienden los ministerios de solteros, que ellos prolongan su soltería pensando que hacen bien, cuando en realidad se someten a tentaciones sexuales difíciles de resistir y muchas son las ocasiones en que caen en pecado, llevados por sus deseos. Es por ello que los ministerios de solteros se convierten en “mercados de carne” donde una persona puede probar diferentes relaciones.

4) Enseñar a los solteros enfáticamente con el uso de la Escritura que el matrimonio es superior a la soltería. A menos que estas personas estén pensando quedarse solteros para el resto de sus vidas, ellos son responsables por razones de conciencia de casarse en el tiempo de su juventud. La Confesión de Westminster, P. 139, bajo el título ¿Cuáles son los pecados prohibidos en el Séptimo Mandamiento?  menciona la postergación injustificada del matrimonio como un pecado (1 Co. 7:7-9 y Gn. 38:26) tan grave como el sexo premarital. Ambos despojan a otro ser humano del derecho divino de gozar la plenitud de la sexualidad en el matrimonio. Por consiguiente, en lugar de consentir y contentar a los solteros con falsos preceptos “bíblicos”, debemos llamarlos a cumplir con sus responsabilidades.

5) No sacrificar hombres y mujeres jóvenes en aras de las misiones. En el mundo de habla inglesa muchos líderes incentivan a sus jóvenes, principalmente mujeres, a posponer sus planes o deseos de comenzar una familia a los efectos de enviarlas de misioneras o encausarlas en otras actividades en la obra de Dios. Los jóvenes tienen derecho a casarse primero y luego resolver si quieren o no ir a una misión.

6) Dejar que la vida de iglesia misma se encargue de poner las cosas en su lugar, i.e., la Providencia de Dios combinando las circunstancias, las voluntades y los tiempos. Yo mismo soy un ejemplo de cómo habiendo quedado soltero ya en mis años de adulto, y siendo un cristiano prácticamente nuevo en virtud de mi tardía conversión, con la guía, y en muchos casos las indirectas de los hermanos, encontré la mujer divorciada (de conversión también tardía) que hoy es mi amada esposa en el Señor. Otro ejemplo, si me permiten. Recientemente me encontré con un querido pastor en un restaurante de comida rápida. El pastor estaba acompañado por su esposa y dos matrimonios de su liderazgo. Me acompañaba en la ocasión un sobrino soltero de treinta años de edad quien expresó su deseo de encontrar una buena mujer cristiana para casarse. Yo pude observar cómo al instante las damas presentes activaron sus computadores mentales para encontrar la joven dama dentro de la iglesia que llenara los requisitos. Esa es la vida de iglesia, la comunidad siendo comunidad y guiada por la Providencia de Dios.

Consideraciones finales

Yo entiendo que los MS son creados por hermanos en Cristo muy bien intencionados. La iglesia angla comenzó a llenarse de gente soltera en los decenios del 1970/80 cuando los divorcios aumentaron en número como consecuencia de la influencia del humanismo y la decadencia moral aparejada. Paralelamente, el evangelio de Cristo comenzó a ser diluido por pastores que prácticamente competían por hacer del mensaje bíblico algo más agradable al paladar de los consumidores. En lugar de dejar que estos solteros se incorporaran a la vida de iglesia en la forma natural que el Espíritu prescribe, se decidió crear los MS. Se decidió atacar el síntoma y no la enfermedad, y en el proceso los separaron o alienaron creando estos ministerios de solteros. Claro, la intención no era esa, pero fue una forma no intencional de discriminar a los solteros, que de esa forma son segregados del resto de la congregación.

Luego de mucho pensarlo, he llegado a la conclusión de que solamente existe una ventaja en ser soltero, y es la posibilidad de vivir unos años más. Está estadísticamente comprobado que en el matrimonio, los hombres mueren antes que las mujeres. Las mujeres, por abrumadora mayoría, sobreviven a sus maridos. ¿Por qué viven más que los hombres? Yo pienso que es porque no están casadas con mujeres.