La Comunión anglicana inicia una Conferencia de Lambeth llena de interrogantes

La Comunión anglicana inicia una Conferencia de Lambeth llena de interrogantes

CANTERBURY, REINO UNIDO, 18/07/2008 (AFP/ACPress.net)

Unos 600 obispos anglicanos iniciaron el pasado miércoles en Canterbury (sureste de Gran Bretaña) un cónclave de tres semanas sobre el futuro de su confesión, marcado por la cuestión ética y teológica de la ordenación de homosexuales activos al rango de obispos.

La “Conferencia de Lambeth”, que tiene lugar cada diez años, es la única que convoca a todos los obispos y arzobispos del mundo anglicano, que cuenta con unos 77 millones de fieles en el mundo.

Pero un cuarto de los cerca de 800 obispos de la Comunión anglicana han decidido no asistir a la cita por las profundas divergencias con el camino tomado por su Iglesia en los últimos años, especialmente en cuestiones de sexualidad humana. Y de los que han asistido, no todos están conformes con la situación existente por un motivo u otro.

Esto va unido a que cerca de 300 obispos y arzobispos conservadores anunciaron recientemente, a la salida de una cumbre en Jerusalén a finales de junio, la formación de una nueva red en el seno de la Iglesia anglicana sin romper oficialmente con ella (FOCA). Estos líderes religiosos dicen representar a más de la mitad de los anglicanos del mundo y -liderados por Peter Akinola, arzobispo de Lagos, Nigeria- no han hablado de escisión sino de la creación de una “Iglesia dentro de la Iglesia” y de cuestionar el papel de primacía del arzobispo de Canterbury.

GENE ROBINSON
La piedra de la discordia que colmó el vaso de la paciencia fue la ordenación en 2003 por la iglesia episcopal americana de un obispo abiertamente homosexual que convivía con su pareja; los conservadores estiman que tales ordenaciones son contrarias a la Biblia.

Este controvertido obispo de New Hampshire (EEUU), Gene Robinson, no ha sido invitado a Canterbury, pero asiste a reuniones en Inglaterra al margen de la conferencia. (Ver El primer obispo homosexual de la Iglesia Anglicana, excluido de la conferencia de Lambeth)

Por todo esto es por lo que los prelados más tradicionales, particularmente en África, no estarán presentes; obispos norteamericanos, británicos y australianos también cuestionan la autoridad del jefe de la Iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams. Unos por considerarle permisivo con los liberales, y otros por interpretar que es demasiado contemporizador con los tradicionales.

Pero Williams tratará a pesar de todo de volver a estrechar lazos entre los miembros de su Iglesia en esta Conferencia, mientras que los observadores evocan todo tipo de conjeturas.

LA CONFERENCIA DE LAMBETH
La conferencia, que tiene lugar en la Universidad de Kent en Canterbury, comenzó el miércoles pasado con una sesión plenaria, a la que siguieron una cena y las oraciones.

Los obispos harán ahora un retiro de tres días en la catedral de Canterbury, iglesia madre de la comunión anglicana, antes de comenzar las discusiones temáticas a partir del próximo 3 de agosto.

En un mensaje de bienvenida, el arzobispo de Canterbury reconoció que la comunión anglicana pasa por un periodo crucial. “Nuestra confesión atraviesa tiempos muy difíciles y no podemos ignorar las divisiones y conflictos que nos han azotado estos últimos años”, escribe Rowan Williams en una declaración a los obispos. “Pero, como dice el Señor (…), en la unión con él encontraremos la paz”, subrayó.

Los organizadores han previsto grupos de discusión, “indaba”, inspirados en la tradición zulú, para intentar favorecer la escucha entre los participantes que abordarán temas variados como la sexualidad, el medio ambiente o la evangelización.

Los debates llevarán al establecimiento de un “compromiso anglicano”, texto que limitará la libertad de introducir innovaciones a las diferentes provincias anglicanas. Una provincia anglicana puede representar a una región de Inglaterra, a un país entero, o incluso a varios Estados o naciones.

Fuente: AFP. Redacción: ACPress.net

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaUH.php?r=234&n=10387

Anuncios

Cobos no consigue pasaje de retorno

Sábado, 19 de Julio de 2008
En el radicalismo descartan por ahora seducirlo para que vuelva al partido

Cobos no consigue pasaje de retorno

Los radicales les abrirían las puertas a quienes se fueron con los kirchneristas y quieran regresar. El vicepresidente dijo que “sería un anhelo” volver a la UCR, pero en esa fuerza su reincorporación no genera mayor entusiasmo.

Por Santiago Rodríguez
http://static.pagina12.com.ar/fotos/20080719/notas/NA11FO01.jpg 

Los senadores Gerardo Morales y Ernesto Sanz no cuentan con repatriar a Cobos a la UCR.

Julio Cobos no está por ahora en la lista de los que dejaron el radicalismo y serían bienvenidos por sus correligionarios en caso de que quisieran regresar. Sin juego con el kirchnerismo a partir de su voto en contra del Gobierno en el Senado, el mismo mendocino alentó esa posibilidad, al señalar que “sería un anhelo” volver a la UCR. La discusión de reabrirles las puertas a quienes emigraron a otros espacios políticos empieza a cobrar fuerza entre los radicales y todo indica que será saldada en la convención partidaria que se realizará en septiembre. La idea que prima es seducir a los K que quieran abandonar el barco oficialista, pero en el caso particular de Cobos son pocos los que se entusiasman con repatriarlo.

Las especulaciones sobre un eventual retorno de Cobos al radicalismo comenzaron el jueves pasado a la madrugada, cuando el mendocino se alineó con la oposición y los ruralistas y firmó el certificado de defunción de las retenciones móviles. Ese mismo día el jefe del bloque de senadores de la UCR, Ernesto Sanz, dijo que el vicepresidente se había manejado “con ideas radicales” y las conjeturas se multiplicaron cuando el mismo Cobos manifestó sus deseos de retornar al partido. Ayer el vicepresidente volvió sobre el asunto y habló de la posibilidad de que las autoridades partidarias revean su expulsión.

“En el Comité Nacional no hay ninguna hipótesis de trabajo para recuperar a Cobos porque no hay motivo. Nos traicionó a nosotros primero, ahora traicionó a Cristina. ¿Para qué vamos a querer que vuelva?”, aseguraron a PáginaI12 desde la cúpula de la UCR.

La mesa de conducción del radicalismo se reunió el mismo jueves a la tarde en la sede de Alsina y Entre Ríos. En ese encuentro se analizó lo que había ocurrido horas antes en el Senado y el nuevo cuadro político. En forma casi natural todos terminaron haciendo alguna referencia a Cobos, pero ninguno de los presentes pidió reincorporarlo. Entre otros estaban el titular del partido, Gerardo Morales; el vicepresidente, Jorge Agúndez; Ricardo Gil Lavedra, Carlos Mas Vélez y Jorge Astone.

“Cobos, vos resistí adentro, que nosotros resistimos al kirchnerismo desde afuera”, ironizó ayer Morales desde Jujuy. El presidente de la UCR se alinea entre la mayoría que rechaza la vuelta de Cobos, una posibilidad a la cual también se refirió Sanz en diálogo con este diario: “Si pretende seguir siendo aliado del Gobierno no puede retornar al radicalismo. Para construir una alternativa hay que estar afuera y a mí no se me ocurre pedirle la renuncia a Cobos para que vuelva a la UCR, porque es más importante tener un vicepresidente que un radical más”. El jefe de la bancada radical en el Senado se mostró más predispuesto a abrirles los brazos a “los muchachos que han estado en este tiempo en el radicalismo K”, para quienes –señaló– “la UCR debe ser un paraguas protector”.

Federico Storani también fue cauteloso en el caso particular de Cobos, de quien remarcó que “después de las reuniones a las que convocó hubiese sido el colmo que votara por la ratificación de las retenciones”. El dirigente bonaerense es de los que piensa que hay que debatir “hasta qué punto se puede hacer una apertura que fortalezca el partido” y adelantó que su sector va a “plantear en la Convención Nacional de septiembre la discusión sobre la conveniencia o no de levantar las sanciones” que pesan sobre varios radicales.

A diferencia de Leopoldo Moreau –quien dijo que la actuación de Cobos, Pablo Verani y Emilio Rached en el Senado amerita que se disponga una amplia amnistía–, Storani recordó que Cobos fue expulsado por no acatar las decisiones del partido y advirtió: “La reapertura hay que hacerla con límites; hay que establecer parámetros de conducta e ideológicos”.


Concertación por los aires

El diputado por el Frente para la Victoria Edgardo Depetri evaluó que luego de la votación por las retenciones móviles en el Congreso, en la que el vicepresidente Julio Cobos y otros radicales K como el senador santiagueño Emilio Rached votaron en contra del proyecto oficial, “la Concertación Plural estalló por los aires”. La Concertación Plural fue la agrupación que formaron los radicales K para integrarse al kirchnerista Frente para la Victoria en las elecciones de octubre. Incluso, los integrantes de la Concertación junto con otros partidos aliados de centroizquierda mantuvieron un encuentro con Néstor Kirchner en los albores del conflicto con las entidades agropecuarias, en el que Cobos se mostró alineado con la posición oficial. Luego se distanció cuando distribuyó la carta abierta en la que pedía más diálogo y la intervención del Congreso. Del vicepresidente, Depetri consideró que “optó por debilitar al Gobierno y ya está”. También habló de los legisladores que votaron en contra pero desde el oficialismo. “Hay algunos peronistas que optaron por irse a la derecha como Felipe Solá y tendrán que pensar si conforman una alianza de centroderecha con Mauricio Macri.”

© 2000-2008 http://www.pagina12.com.ar

El cristianismo evangélico en Estados Unidos

El cristianismo evangélico en Estados Unidos

Fundamentalismo made in USA

Hoy vengo con una recomendación literaria. El libro en cuestión se llama “La religión en los Estados Unidos: El surgimiento de la nación poscristiana”. En este interesantísimo libro se hace un análisis de las principales congregaciones religiosas de los EEUU, las que el autor llama las religiones no bíblicas (cristianismo tradicional y judaísmo), la bíblica basada en San Pablo (los baptistas del Sur) o que adoptan una serie de sustitutos de Biblia (mormones, adventistas del séptimo día, ciencia cristiana, etc).

Uno de los análisis que hace es el de los grupos fundamentalistas cristianos. Me ha llamado tanto la atención y me ha recordado tantas cosas discutidas en este foro que mejor lo comparto:

“La infalibilidad de la Biblia es el punto de partida para la doctrina fundamentalista. Es una noción muy difícil de comprender, puesto que no significa que los baptistas del Sur fundamentalistas sean lectores obsesivos de la Biblia. Un análisis de la mayor parte de los sermones publicados por ellos muestra un asombroso desconocimiento de la Biblia. Ellen M. Rosenberg, en The Sourthern Baptists: A subcultura in Transition (1989), relata con precisión esta situación peculiar:

A falta de doctrina, o de un conjunto de reglas interpretativas con las cuales se puedan evaluar los nuevos desafíos, los baptistas del Sur pueden mantenerse unidos sólo con una estructura nuclear de fe de extraordinaria generalidad y ambigüedad. La Biblia satisface esa necesidad; se convierte en una prueba de proyección psicológica, en una proteíca prueba de Rorschach. A medida que la infalibilidad de la Biblia se convierte en una frase clave, la Biblia misma se lee menos de lo que se predica, se interpreta menos de lo que se esgrime. Es cada vez más frecuente ver a un pastor agitar una Biblia desde el púlpito al tiempo que enuncia palabras que se apartan de ella. Los miembros de la congregación llevan sus Biblias a los servicios eclesiásticos; el pastor anuncia un largo pasaje para su sermón y espera hasta que los asistentes lo encuentran, para después leer sólo el primer verso antes de seguir su propio camino de divagación. El libro se ha convertido en un talismán .

(…) “Esta noción de la Biblia como la palabra de Dios es más musulmana que cristiana, ya que se aplica mejor al Corán que a la Biblia. El Corán nos da una sola voz, la voz de Dios mismo, quien enuncia el texto completo en voz alta a su mensajero, Mahoma. Hay algo en la fortaleza rocosa del fundamentalismo baptista del Sur que guarda una interesante semejante con el fundamentalismo islámico. La infalibilidad para ambos movimientos es una metáfora inconsciente para la represión de toda individualidad” (…).

(…) “La urgencia abrumadora (y perversidad) del fundamentalismo de los baptistas del Sur rebasa todo precedente estadounidense de malas interpretaciones al respecto, y lo convierte en algo semejante al fundamentalismo chiíta iraní y a los peores excesos del Naturei Karta israelí (…). Hay una devaluación de todo lenguaje y de todo pensamiento en estos fundamentalistas. Aun cuando insisten en la infalibilidad de la Biblia, renuncian a toda devaluación de la lectura real de la Biblia porque el lenguaje con el que está escrita es demasiado remoto y difícil como para que ellos comienzan siquiera a comprenderlo. Lo que queda es la Biblia como objeto físico de piel fláccida, un icono final o talismán mágico (…). Los comentarios acerca de la Biblia por parte de los fundamentalistas se basan en sus propias convicciones dogmáticas sociales, políticas, culturales, morales y hasta económicas, y los textos bíblicos se citan simplemente, con abandono frenético, sin importar si son de alguna manera ilustrativos o si se aproximan siquiera a las áreas en donde se concentran las convicciones. Además, los textos se citan como si se interpretasen a sí mismos y fueran perfectamente transparentes en sus significados” (…)

(…) La teología depende de analogías, argumentos y metáforas, todas las cuales refuerzan la diferencia entre las palabras y las realidades que éstas representan. Los baptistas fundamentalistas, no se han percatando de que la Biblia es, en primer lugar lenguaje (…).

Me decia mi mujer que vive en E.U que alla los bautistas son como los catolicos en latinoamerica, una religion mas, o sea, no marcan una diferencia en sus vidas.
Aca son una de las corrientes evangelicas de mejor testimonio.
Son muchas las iglesias bautistas. Yo puse un estudio sobre ellos sencillo pero completo de lo que son, a modo de informacion. Yo estudie en Rep. Dominicana un año Lic, en Teologia con ellos y son tremendos en doctrina y en respeto a la Biblia.
No todas las iglesias bautistas son iguales, resulta que no son un concilio,sino una asociación de iglesias bautistas, cada una es independiente de la otra.Tiene sus ventajas y sus desventajas.
Como todas las organizaciones, absolutamente todas, religiosas y no religiosas, tienen un ciclo de vida muerte. Si no se renuevan en el camino, se mueren.
Eso les pasa a muchas organizaciones que tuvieron un pasado brillante y hoy tan solo son un icono religioso mas
Hay una corriente de bautistas que son renovados, pertenecen a lo que se llao el neoprotestantismo, que fue una reforma espiritual en el marco de las iglesias historicas, luteranas, anglicanas, bautistas, que tambien afecto al catolicsimo, provocando grupos de reforma espiritual como los carsimáticos.
Encontrás entonces iglesias bautistas que tienen muy buena enseñanza y otras que son malisimas.Esto mismo pasa dentro de todas las iglesias.Se van muriendo.Mezclando con el sistema, apagando la fe, mezclando el mensaje con cosas pasajeras, que nada tienen que ver con la vida espiritual.
Muchos les llaman las iglesias bautistas muertas del Sur de los Estados Unidos

http://oldearth.wordpress.com/2008/07/18/fundamentalismo-made-in-usa/

TIENEN ALMA LAS PLANTAS Y LOS ANIMALES?

TIENEN ALMA LAS PLANTAS Y LOS ANIMALES?

La fascinación ante las grandezas de la naturaleza, inspiró al hombre primitivo a imaginar a que todo lo que le rodeaba estaba dotado de vida propia. Propu-so que los seres estábamos formados de agua, tierra, aire y fuego, que en diferentes combinaciones nos otorgaban materia, forma carácter y aún hoy en día en la Astrología estos elementos siguen siendo tomados en cuenta. Cuando el hombre descubre que ciertas plantas pueden provocarle malestares hasta la muerte o salvarles la vida, su admiración aumenta.

Aristóteles, descubre que las plantas tienen alma, un alma vengativa, que está allí sencillamente, cumpliendo con la misión básica de ayudar a la planta a ser eso, una planta, en los animales detecta que esa alma también se encuentra presente pero que es más dinámica, también ve en el hombre parte de estas almas pero sumándole que el hombre es capaz de saber que está en el mundo y puede modificar el medio ambiente a su complacencia. EL hombre tiene un alma racional.

El alma… discusión filosófica La discusión filosófica de los helenos en torno al tema de la existencia del alama en plantas y animal era un tema antiguo, sólo que ellos lo sistematizaron y lo hicieron filosófico. Pueblos como la India, China, Egipto y otros, ya tenían asignado un sitio de respeto y culto para los animales y las plantas. Era penado con muerte a quien fuese sorprendido matando a un ibis, un gato, un halcón, etc. Estamos hablando de 2 mil años antes de Cristo.

Como cosa curiosa se puede señalar que los conquistadores del Nuevo Mundo tardaron décadas en discutir si los “indios” naturales de América teníamos alma o no… afortunadamente decidieron que sí, de lo contrario nosotros estaríamos confinados a reservaciones… De esta talla es la importancia de tener alma o no. Cuando la ciencia se ocupó de revisar la conducta de plantas y animales descubrieron que ambos responden no sólo a estímulos físicos propios de su especie y de acuerdo a los requerimientos de su condición, alimento y agua, sino que ambos ( plantas y animales) reaccionan al trato que se les otorgue, a la atención, al cuidado que su encargado les brinde.

Una planta, que es bien cuidada y que incluso se rodea de música agradable y tranquila, crecerá con mayor rapidez y será más sana que otra a la que no se le ponga atención. Lo mismo sucede con los animales, se ha observado que cachorros que ha sido abandonados por sus padres, pueden sobrevivir y crecer tan bien como lo otro que sí los tiene si alguien se ocupa de brindarle el cuidado y alimentación mínima. ¿Cómo se puede explicar esto? ¿Cómo imaginarse que un ser puede percibir los estímulos del otro sin inferir que existe dentro de él algo superior?

El alma, su concepto proviene de animae, que en griego quiere decir vivo, así en el obvio lenguaje de lo “animado” nos encontramos con que sin pensarlo sabemos que lo que nos rodea participa del principio de la vida. Para las comunidades religiosas el respeto por los seres vivos es más que una obligación, en un mandamiento. Todos fuimos creados por el mismo Ser Superior, como quiera que le llamemos y por tanto a sus ojos omos semejantes. En la tradición judeo-cristiana los seres humanos ocupamos un lugar terminal en el orden de la creación fuimos colocados en el mundo al final, primero estuvieron las piedras, las platas y los animales.

Tal vez los animales y las plantas no pueden pensar porque su evolución no ha llegado a ese nivel, como nosotros, pero los tres estamos formados a partir del mismo conjunto de moléculas que se unieron hace cientos de millones de años, y eso sin entrar en profundidades religiosas. Ellos llegaron primero. Se dice que todos de un modo u otro hemos detectado que en ciertas expresiones de la conducta de los animales se muestran comportamientos humanos y decimos, sin medir el alcance de nuestra de nuestra comparación: “mira, si hasta parece una persona”, una afirmación que encierra la admiración por un patrón bajo el cual fuimos cortados con la misma tijera, la animación, es decir, el alma.

Afirmar o negar que tienen alma, depende del criterio de cada persona, por eso mientras que para algunos no hay duda de ello, para otros decir que plantas y animales tienen alma, es tan incierto, que lo consideran como uno mas de los muchos enigmas y misterios que rodean a los seres vivos!!.

http://www.elaviso.com/insolito/?ContentID=913

Justificación de la conquista y dominación de los indígenas americanos

Justificación de la conquista y dominación
de los indígenas americanos

Oswaldo Albornoz Peralta

Todo conquistador trata de justificar su conquista para esconder o aminorar la explotación y desmanes que ejercen sobre los pueblos conquistados. Y para esto, la justificación más socorrida, es que se trata de gentes inferiores, cuyas costumbres y pensamiento, son sometidos a una crítica implacable a la par que inconsistente desde un punto de vista ético y científico.Esto, desde muy antiguo. Ya Aristóteles en su conocido y célebre libro Política, habla de pueblos bárbaros, de pueblos esclavos por naturaleza, cuyo destino no es otro que el de ser conquistados y esclavizados para que trabajen y sirvan a los griegos, derecho justo dada su superioridad racial. Y esta tesis se difunde grandemente y sirve para la expansión de Roma.

De larga vida la tal tesis, llega a América con la espada de los conquistadores y la cruz de los misioneros. Y aquí, en algunos casos, se radicaliza hasta el extremo de sostener que los indios americanos carecen de alma y no pertenecen a la especie humana. El Papa, para no amenguar la labor evangelizadora, tiene que intervenir y decir que sí tienen alma y que, por tanto, son hombres. Pablo III, en su bula Sublimis Deus -1537- tiene que declarar esto:

Nos, que aunque indignos, ejercemos en la tierra el poder de Nuestro Señor… consideramos sin embargo que los indios son verdaderos hombres y que no solo son capaces de entender la fe católica, sino que, de acuerdo con nuestras informaciones, se hallan deseosos de recibirla. (1)

La bula papal es urgente e imprescindible, porque es obvio que si los indios no pertenecen a la especie humana, la evangelización de sus pueblos no tiene sentido. Si para ellos no existe otra vida después de la muerte por carecer de alma, ¿para qué el esfuerzo de su cristianización?

Empero, la singular bula papal, es quizás más imperiosa y necesaria para la monarquía española. Para sus reyes es un importante instrumento de conquista, pues una religión que predica la resignación y el sometimiento, resulta un arma formidable para imponer el dominio y consolidar la colonización. Es el cuchillo pontificio de que nos habla nuestro obispo Gaspar de Villarroel. Por tanto, hay que imponer el catolicismo a cualquier costo, para lo cual es forzoso arrasar las religiones indígenas, como efectivamente sucede. Una cohorte de clérigos, destruyendo todo lo que para ellos significa idolatría, se desplaza por todos los rincones del nuevo continente para cumplir tan sagrado oficio. Un Diego de Landa, por ejemplo, se destaca en el cumplimiento de este cometido por las tierras mayas.

Tan fundamental es la implantación de la religión católica, que muchos juristas y teólogos, la consideran como justa causa para la conquista.

Pero si bien la bula aludida saca de la animalidad al indígena, no por eso se libra de la inferioridad, calidad indispensable para justificar la conquista. Así el dominico Francisco de Vitoria, uno de los que sostienen que es justa causa de guerra la oposición de los bárbaros a la propagación del Evangelio, dice esto sobre los indios:

Esos bárbaros, aunque, como se ha dicho, no sean del todo incapaces, distan, sin embargo, tan poco de los retrasados mentales que parece no son idóneos para constituir y administrar una república legítima dentro de los límites humanos y políticos. Por lo cual no tienen leyes adecuadas, ni magistrados, ni siquiera son suficientemente capaces para gobernar la familia. Hasta carecen de ciencias y artes, no sólo liberales sino también mecánicas, y de una agricultura diligente, de artesanías y de otras muchas comodidades que son hasta necesarias para la vida humana. (2)

El buen fraile -tan alabado por ciertos historiadores- duda si este retraso mental es justo título para la conquista. Menéndez Pelayo, dice que con él, ¡entró a raudales la luz!

Más radical y menos dubitativo es el famoso fray Ginés de Sepúlveda. En su Tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios no se cansa de buscar motivos para justificar el sometimiento de los indígenas americanos, para lo cual acumula sobre ellos, junto con la consabida falta de razón, una serie de vicios y defectos. Y para su condena a los que llama hombrecillos con apenas vestigios de humanidad se basa, no sólo en Aristóteles, sino en San Agustín, Santo Tomás de Aquino y algunos pasajes bíblicos. Oídle:

Con perfecto derecho los españoles ejercen su dominio sobre estos bárbaros del Nuevo Mundo e islas adyacentes, los cuales en prudencia, ingenio y todo género de virtudes y humanos sentimientos son tan inferiores a los españoles como los niños a los adultos, las mujeres a los varones, como gentes crueles e inhumanos a muy mansos, exageradamente intemperantes a continentes y moderados, finalmente, estoy por decir cuanto los monos a los hombres

La justa guerra es causa de la justa esclavitud, la cual contraída por el derecho de gentes, lleva consigo la pérdida de la libertad y de los bienes. (3)

Con estas tesis se enfrenta en 1550-1551 en la Junta de Valladolid a fray Bartolomé de las Casas, alto representante de las ideas democráticas españolas, encerradas por desgracia en esa época en los débiles círculos erasmistas, que para no ser reprimidos por la Inquisición expresan su pensamiento con extrema cautela. Su combate se fundamenta, principalmente, en el cristianismo primitivo. Y llega lejos. Al final de su vida llega a plantear que se devuelvan a los indios “los bienes robados y que los españoles abandonaran las colonias”. (4)

A Sepúlveda le sonríe la buena suerte. Los conquistadores del Cabildo de México, agradecidos, le regalan doscientos pesos de oro en minas. Gran negociante llega a formar una inmensa fortuna que hasta le permite fundar un mayorazgo.

También un obispo franciscano, Francisco Ruiz, piensa que el indio “aunque es gente maliciosa para concebir ruindad en daño de los cristianos, no es gente capaz ni de juicio natural para recibir la fe ni las otras virtudes de crianza necesarias a su conversión”. (5) Otro religioso, Betanzos -conocido enemigo de Las Casas-, propone que los indios sean repartidos preferentemente en las encomiendas, y hasta se da tiempo para viajar a Roma, a fin de conseguir de la Santa Sede una declaración que diga que los indígenas “eran incapaces de la fe, lo cual justificaría su total sometimiento al español americano”. (6) Más aun: presenta un memorial al Consejo de Indias donde dice “que los indios eran bestias, que habían pecado, que Dios los había condenado, y que debían perecer todos”. (7) De estas últimas expresiones se retracta ante notario en su lecho de muerte, retractación que para el escritor Juan Friede, no es sino una póliza cómoda y barata, habitual en esa época para no ser condenados en el juicio final. Y finalmente, para que no falte una afirmación bastante cómica, es de anotar que el jesuita Paleotti, en voluminoso libro continente de sus sermones, afirma también que los indios están eternamente condenados por ¡descender del diablo y de una hija de Noé!

Otro religioso, el dominico Tomás Ortiz, envía al Consejo de Indias una larguísima diatriba contra los indios caribes, donde constan los dos pequeños párrafos que copiamos a continuación:

Los hombres de tierra firme de Indias comen carne humana, y son sodomíticos más que ninguna otra generación. Ninguna justicia hay entre ellos, andan desnudos, no tienen amor ni vergüenza, son como asnos, abobados, alocados, insensatos; no tienen en nada matarse ni matar…

Cuando más crecen se hacen peores; hasta los diez o doce años parecen que han de salir con alguna crianza; pero de allí en adelante se vuelven como brutos animales; en fin, digo que nunca crió Dios tan cocida gente en vicios y bestialidades, sin mezcla de bondad o cortesía. (8)

Además, no son capaces de doctrina, sus juicios son bajos y apocados, no tienen arte ni maña de hombres, no quieren mudar de costumbres ni de dioses, son cobardes como liebres, sucios como puercos, crueles, ladrones, mentirosos, haraganes, hechiceros, micrománticos y numerosos defectos y vicios más. Hasta se anota que no tienen barba… En fin, un verdadero padrón de deficiencias y perversiones.

Y todo esto, con una finalidad concreta: demostrar la inferioridad del indio y conseguir su esclavización como lógica consecuencia. Y por desgracia, el Consejo de Indias y el emperador, dan oídos a la cruel petición y esos indios son convertidos en esclavos. Sólo después de algunos años es derogada esa disposición.

También algunos cronistas defienden la tesis de la inferioridad del indio y el tácito derecho de conquista. Para esto acumulan e inventan taras, describen cuadros sombríos sobre su vida y ponen en duda su capacidad para ser libres. Sin comprender, o comprendiendo -que es peor- el grado de desarrollo de algunos pueblos de este continente, sus religiones son consideradas idolátricas y, por tanto, indignas de subsistir; varias costumbres son calificadas de pecaminosas e intolerables, sus formas de gobierno son dura e injustamente criticadas. El caso más frecuente es el que se refiere a las distintas formas de matrimonio aquí existentes, formas por las que han atravesado todos los pueblos hasta llegar a la monogamia, son perseguidas sin tregua por constituir pecado.

Nos vamos a referir brevemente solo a dos cronistas, Fernández de Oviedo y López de Gómara, por ser quizá, los ejemplos más notorios.

El primero, Fernández de Oviedo, sirve de fuente a Sepúlveda para su demostración de la inferioridad del indio. El cronista, en su Historia General y Natural de Indias, al igual que Ortiz, dice que son ociosos, mentirosos, crueles, inhumanos, sodomitas, de frágil memoria, inclinados al mal y con toda clase de vicios. Agrega que nada se puede esperar de ellos, porque tienen un cráneo tan grueso y duro que las espadas de los conquistadores se rompen cuando llegan a ellos…

Las Casas combate iracundo estas afirmaciones. Refiriéndose a la acusación de sodomía, por ejemplo, dice que acerca de “este asunto he hecho diligentísima pesquisa y he encontrado que el nefando vicio de sodomía entre los Indios o no se da absolutamente o es rarísimo”, (9) añadiendo que ese “crimen” era castigado por las mujeres de la Isla Española, ya que la acusación de Fernández de Oviedo alude a sus habitantes. Dice que uno de los motivos para sus mentiras y difamaciones, es que, por tener el cargo de veedor, “era uno de los encargados de despojar a los indios y apoderarse del botín”. (10)

López de Gómara, en su voluminosa Historia General de las Indias, entre pequeñas críticas a los abusos más notorios de los conquistadores, también desacredita y denigra a los pueblos americanos. No en vano, para justificar la conquista, recomienda la lectura de Sepúlveda.

Entre las varias acusaciones a los indígenas de América, únicamente citaremos esta, referente a los indios de la Isla Española:

Facilísimamente se juntan con las mujeres, y aun como cuervos o víboras, y peor; dejando aparte que son grandísimos sodomitas, holgazanes, mentirosos, ingratos, mudables y ruines. (11)

Las Casas también combate y desmiente a López de Gómara. Dice que excusa todas las maldades de Cortez -toda la segunda parte de su libro está dedicado a la conquista de México- por ser su sirviente y haber recibido sus favores. Afirma que su lenguaje infamatorio contra los pueblos americanos es el de los españoles que quieren justificar las violencias, robos y matanzas de la conquista.

Y esto es cierto. Este cronista es sin duda uno de los mayores defensores de la dominación de los indios y de la ocupación de sus tierras. “Ahora -dice refiriéndose a los mexicanos- son señores de lo que tienen con tanta libertad que les daña. Pagan tan pocos tributos, que viven descansados”. (12) Hasta se atreve a decir que Dios les hizo merced en ser de los españoles.

Desde luego, así como hay sacerdotes que defienden a los indios, también hay cronistas que resaltan sus valores y condenan la violencia de los conquistadores. Cieza de León por ejemplo, si bien señala costumbres que son nocivas según su criterio, tiene el mérito de admirar el gobierno de los incas y mostrar sus adelantos, y, sobre todo, el mérito de dolerse por la destrucción de tantos “reinos” americanos y de condenar varias crueldades de los españoles. Es de citar así mismo al cronista jesuita José de Acosta. Dejando a un lado sus continuas referencias a la intervención del demonio en la vida indígena, se distingue por rebatir la tesis de inferioridad racial. En su Historia natural y moral de las Indias dice que uno de los fines para escribir sobre las costumbres y gobierno de los indios, es “deshacer la falsa opinión que comúnmente se tiene de ellos, como de gente bruta, y bestial y sin entendimiento o tan corto que apenas merece ese nombre”, y que de este “engaño se sigue hacerles muchos y muy notables agravios, sirviéndose de ellos poco menos que de animales y despreciando cualquier género de respeto que se les tenga” (13). Afirma que tienen cosas dignas de admiración, y que “su capacidad para aprender, aventaja a muchas de nuestras repúblicas”.

Más tarde, cuando ya nos habíamos librado del coloniaje e iniciado la vida independiente, el científico francés Alcides D’Orbigny, después de estudiar a la mayoría de los pueblos indios sudamericanos, después de criticar a los autores que hablan de la inferioridad del indio, dice esto:

El Americano no está privado de ninguna de las facultades de los otros pueblos; sólo le falta la oportunidad para desenvolverla. Cuando esas naciones sean libres, mostrarán mucha más facilidad en todo género de actividad intelectual, y si hoy algunas de ellas no son más que la sombra de lo que han sido, ello se debe solamente a su posición social actual. (14)

Pone en alto las facultades intelectuales de los pueblos que ha recorrido y estudiado. Elogia los adelantos alcanzados por algunos antes de la conquista. Y, como se ve, condena la explotación de que son víctimas, causa de su miserable situación.

Por desgracia, la falsa teoría de la inferioridad inventada para justificar la conquista como tenemos dicho, una vez terminada ésta y consolidada la colonia, se transforma en instrumento y justificación de la explotación, porque según su lógica, el inferior es apto sólo para la servidumbre y está condenado a servir al amo, al superior.

Y así, la explotación se prolonga largamente. De la colonia pasa a la república y perdura hasta nuestros días. Y por fuerza, junto a la explotación, subsiste la teoría de la inferioridad, que unas veces se manifiesta en forma socapada y en otras con todo descaro.

Mas a veces, la teoría espuria de la inferioridad, adquiere apariencias “científicas”. Este es el caso, entre nosotros del escritor-terrateniente Emilio Bonifaz, autor de un libro titulado Los indígenas de altura del Ecuador, donde basándose en estudios extranjeros sobre todo -algunos de clara intención racista- pondera las deficiencias del bajo cuociente de inteligencia de los indios de nuestra serranía. Como remedio propone el mestizaje, que aporta nuevos genes, dice, genes superiores desde luego. Forma de mejoramiento racial concebible como dice Mariátegui en sus Siete Ensayos, sólo en la mente de un importador de carneros merinos.

Los explotadores del indio, empero, no solamente que lo discriminan como inferior, sino que se enfurecen y combaten con todas las armas a los que denuncian la explotación. Cuando nuestra literatura social empezó a reflejar la realidad de nuestro campo, se les erizaron los pelos a los latifundistas y a sus sirvientes. Recuérdese lo que sucedió con la novela Huasipungo de Jorge Icaza. Aparte de encontrarle peros literarios por todos los lados, se dijo que constituía una deshonra para el Ecuador, porque para ellos la deshonra y el pecado no era la miseria del indio, sino el hecho de que se la destapara y mostrara al mundo. La grita fue inmensa. Y hasta un arzobispo, según cuenta Icaza en una entrevista, prohibe la lectura de sus novelas y cuentos por ser dizque, ¡engendro del demonio!

Véase, entonces, las consecuencias y la persistencia de la mentirosa doctrina de la inferioridad del indio traída por los conquistadores.

Notas

(1) MEJÍA BOTERO, William (comp.), Antología Histórica, Editorial Norma, Bogotá, s. f., pp. 25-26.
(2) Idem., p. 39.
(3) LIPSCHUTZ, Alejandro, El problema racial en la conquista de América, Siglo veintiuno editores, México, 1963, pp. 72, 75.
(4) GRIGULÉVICH, J., La Iglesia católica y el movimiento de liberación en América Latina, Editorial Progreso, Moscú, 1984, p. 43.
(5) HANKE, Lewis, Más polémica y un poco de verdad acerca de la lucha española por la justicia en la conquista de América, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1967, p. 42.
(6) FRIEDE, Juan, Bartolomé de las Casas: precursor del anticolonialismo, Siglo veintiuno editores, segunda edición, México, 1976, p. 295. .
(7) HANKE, Lewis, Bartolomé de las Casas, EUDEBA, Buenos Aires, 1968, p. 16.
(8) LÓPEZ DE GÓMARA, Historia General de las Indias, t. I, Talleres Gráficos Agustín Núñez, Barcelona, 1954, p. 365.
(9) DE LAS CASAS, Bartolomé y DE SEPÚLVEDA, Juan Ginés, Apología, Editora Nacional, Madrid, 1975, p. 43.
(10) Idem., p. 379.
(11) LÓPEZ DE GÓMARA, Historia General de las Indias, op. cit., t. I, p. 51.
(12) Idem., t. II, p. 429.
(13) DE ACOSTA, José, Historia natural y moral de las Indias, Fondo de Cultura Económica, México, 1962, p. 280.
(14) D’ORBIGNY, A., El hombre americano, Editorial Futuro, Buenos Aires, 1944, p. 117.

http://www.lainsignia.org/2000/septiembre/cul_005.htm