Buscando al Dios de Darwin (V)


Buscando al Dios de Darwin (V)

Agosto 8th, 2006
Certeza y fe

Uno se inclinaría a pensar que las ideas científicas, incluyendo la evolución, deberían poder mantenerse en pie o caer con solo mirar las evidencias, a favor o en contra.  Si eso fuera verdad, la evolución habría pasado ya en la mente pública de ser controvertida a ser sentido común hace mucho tiempo, que es exactamente lo que ha sucedido en la comunidad científica.  Pero este, desafortunadamente, no es el caso – la evolución continúa siendo, en la mente de muchos americanos, una idea peligrosa, y para muchos de los que enseñan biología una fuente de constante lucha.
Yo creo que gran parte del problema se encuentra, dentro de la propia comunidad científica, en aquellos que utilizan de forma rutinaria los hallazgos de la biología evolutiva para sacar conclusiones acerca de sus propias ideas filosóficas.  A veces dichas afirmaciones toman la forma de serias y solemnes frases acerca del sin-sentido de la vida.  En otras ocasiones se nos intenta enseñar que nuestra afortunada presencia en este planeta invalida cualquier sentido de propósito que podamos tener.  Y a menudo se nos dice que la cruda realidad de la naturaleza elimina la autoridad de cualquier sistema de moralidad humano.
Como criaturas moldeadas por la evolución estamos, como el biólogo E. O. Wilson ha dicho, llenos de comportamientos instintivos que son importantes para la supervivencia de nuestros genes.  Algunos de estos comportamientos, aunque favorecidos por la selección natural, nos pueden meter en problemas.  Nuestros deseos de comida, agua, reproducción, y estatus, nuestros instintos de lucha, nuestras tendencias a reunirnos formando grupos sociales, todos pueden ser interpretados como medios que ayudan a asegurar nuestro éxito evolutivo.  La sociobiología, que estudia las bases biológicas de los comportamientos sociales, nos cuenta que en ciertas circunstancias la selección natural favorecerá los instintos de cooperación y cuidado – genes ‘buenos’ que nos ayudan a aceptarnos unos a otros.  Sin embargo, en otras circunstancias predominarán comportamientos más agresivos y egoistas que pueden ir desde la competitividad sana hasta el homicidio.  ¿Podrían estas crueldades Darwinianas ser parte del plan del Dios de amor?
Pues sí, podrían.  Para sobrevivir en este planeta, los genes de nuestros antepasados, como los de cualquier otro organismo, tuvieron que desarrollar ciertos comportamientos orientados a proteger, cuidar, defender y asegurar los éxitos reproductivos de los individuos que los portaban.  No debería sorprendernos el hecho de ser portadores de tales pasiones, y la biología Darwiniana no puede ser culpada por darnos una explicación de su presencia.  De hecho, la Biblia misma nos provee de una amplia documentación que muestra tales tendencias, incluídos el orgullo, el egoísmo, la lujuria, la ira, la agresividad y el homicidio.
Darwin apenas puede ser criticado por mostrar los orígenes biológicos de dichas tendencias.  La evolución es malinterpretada demasiado a menudo por mostrar las fuentes de nuestros ‘pecados originales’ y fijar las razones por las que nuestra especie posee dichas tendencias, y es utilizada para justificar los peores aspectos de la naturaleza humana.  En el mejor de los casos, esta actitud muestra una lectura errónea de las lecciones científicas derivadas de la sociobiología.  En el peor, supone un intento muy equivocado, en nombre de la biología, para eliminar cualquier sistema significativo de moralidad.  Puede que la evolución explique la existencia de nuestros deseos y tendencias más básicos, pero eso no implica que sea adecuado seguirlos.  La evolución me ha provisto de ganas de comer cuando mis recursos nutritivos se están agotando, pero la evolución no justifica que yo te propine un garrotazo en la cabeza para quedarme con tu almuerzo.  La evolución explica nuestra biología, pero no nos dice que es lo que está bien, o es correcto o moral.  Por muy informados que estemos acerca de nuestra biología, para obtener esas respuestas debemos buscar en otro sitio.

http://www.lupaprotestante.com/blogs/textoseideas/?p=15

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: