Aspectos fundamentales para identificar una pseudociencia


Aspectos fundamentales para identificar una pseudo ciencia

Kurtz (1981), define tres aspectos fundamentales para identificar una pseudo ciencia:

1. No utilizan métodos experimentales rigurosos en sus investigaciones. En el caso del Diseño Inteligente, ni siquiera existe actividad experimental. Sus tesis se basan en meras interpretaciones bíblicas, consideraciones filosóficas y, sobre todo, crítica a las teorías evolutivas. Únicamente existen una o dos revistas que se autocalifican de “investigación”, aunque no cumplen ni siquiera con los requisitos mínimos como para ser consideradas científicas (Ver “La farsa de una revista científica creacionista“). La prueba es que en ningún debate sobre creacionismo se citan referencias experimentales que apoyen las tesis del D.I., únicamente se critican las contrarias o se muestran fuera de contexto datos obtenidos en investigaciones reales que no apoyan realmente sus tesis.

2. Carecen de un armazón conceptual contrastable. El Diseño Inteligente solo tiene una referencia conceptual: la Biblia. No se apoya en ningún conocimiento externo, ni encaja en ningún entorno actualmente conocido. Es más, las tesis del Diseño Inteligente contradicen los conocimientos alcanzados por prácticamente cualquier disciplina científica: Biología, Geología, Química, Física, Astronomía y Antropología. Todo el edificio del conocimiento científico elaborado por esta ciencias debería ser completamente desmontado para poder encajarlas doctrinas creacionistas.

3. Afirman haber alcanzado resultados positivos, aunque sus pruebas son altamente cuestionables, y sus generalizaciones no han sido corroboradas por investigadores imparciales. Leyendo cualquier texto creacionista podemos verificar esta afirmación. Uno de sus argumentos preferidos consiste en asegurar que los últimos resultados científicos contradicen la teoría evolutiva, lo cual es completamente falso, y realizan lecturas parciales que les llevan a formular conclusiones generales completamente falaces, como intentar demostrar la invalidez de todo el registro fósil por un caso de fraude científico (su preferido es el hombre de Piltdown) o una medida errónea del Carbono 14. Tras una serie de alegatos de este tipo, concluyen que es evidente la existencia de un diseño inteligente, sin que las evidencias existan más que en su discurso.

Por otra parte, el físico y filósofo argentino Mario Bunge indica en una de sus publicaciones (Bunge, 1997) que una pseudociencia cumple con la mayor parte de las siguientes características:

1. Invoca entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico, tales como fuerza vital, alma, superego, creación divina, destino, memoria colectiva y necesidad histórica. El Diseño Inteligente lleva implícita esta característica en su propio nombre.

2. Es crédula: no somete sus especulaciones a prueba alguna. No existen laboratorios creacionistas. Los centros educativos (incluso los de educación superior) de fundación religiosa que basan su enseñanza en la Biblia y el creacionismo carecen de actividad investigadora. Para los creacionistas, investigar es profundizar en las sagradas escrituras.

3. Es dogmática: no cambia sus principios cuando fallan ni como resultado de nuevos hallazgos. La ciencia está en contínuo movimiento. Hoy no se consideran las leyes de Newton como exactas, ni la evolución humana como hace veinte años. Sin embargo, el Diseño Inteligente no mueve ni un solo ápice de sus postulados. Da igual que se descubra la imposibilidad física de un diluvio universal, o que la edad de la Tierra esté contrastada desde distintas disciplinas por diferentes métodos; ignorando los resultados empíricos, siguen con los mismos dogmas que hace dos mil años. Incluso, siguen hablando, en pleno siglo XXI, del “eslabón perdido”, ignorando los últimos cien años de descubrimientos paleontológicos.

4. Rechaza la crítica, alegando que está motivada por dogmatismo o por resistencia psicológica. Uno de los principales alegatos del Diseño Inteligente es que sus doctrinas no son aceptadas por la comunidad científica debido a la existencia de «centros de poder» e intereses fácticos que niegan cualquier alternativa a una supuesta «postura oficial». Cayendo en el victimismo, se califican como perseguidos y proscritos por ir en contra de la corriente mayoritaria. Este argumento roza la paranoia cuando acusan a los científicos de ser dogmáticos e irracionales, incapaces de abrir sus mentes a la «verdad». Cualquier crítica realizada es inmediatamente tachada de intento de abandonar a dios en aras del materialismo y la inmoralidad.

5. No encuentra ni utiliza leyes generales. Los científicos, en cambio, buscan o usan leyes generales. No solo eso, sino que la propia filosofía de la doctrina es contraria a la existencia de leyes generales. Si es preciso renunciar a la gravitación universal para explicar la creación de la Tierra, se renuncia. Si es necesario saltarse la ecuación de los gases nobles para explicar el diluvio universal, se la saltan.

6. Sus principios son incompatibles con algunos de los principios más seguros de la ciencia. Los postulados del Diseño Inteligente contradicen los conocimientos más elementales de la biología, física y química. La creación de la Tierra -incluso para los más extremistas, con anterioridad al Sol y hace tan solo 6.000 años-, son contradictorios con los principios básicos de la geología, la astronomía y la física. La existencia de todas las especies de seres vivos desde el origen del planeta es incompatible con los conocimientos aportados por la biología, la genética y la geología. La negación empecinada a que las especies cambien y evolucionen está totalmente enfrentada a los datos y resultados obtenidos por la microbiología, botánica, zoología y paleontología. La propia selección artificial que se practica diariamente en la agricultura y la ganadería es totalmente inexplicable bajo su interpretación de los seres vivos. Su negación de formas intermedias entre especies y la interpretación de los antiguos ecosistemas, donde el hombre convivía con dinosaurios y los hoy depredadores eran herbívoros se da de bruces con todos los datos paleontológicos, fisiológicos y paleoecológicos disponibles. La literalidad del diluvio universal es inexplicable a la luz de nuestros conocimientos actuales de física, química y climatología.

7. No interactúa con ninguna ciencia propiamente dicha. Las ciencias forman un sistema de componentes interdependientes, pero el Diseño Inteligente se sitúa en solitario, sin recabar y sobre todo sin aportar nada a ninguna otra disciplina. La biología evolutiva aporta herramientas utilísimas para multitud de campos como la microbiología aplicada, la agronomía o la zootecnia, por mencionar únicamente ciencias aplicadas. Sin embargo, el Diseño Inteligente no aporta absolutamente nada a ninguna otra disciplina.

8. Es fácil: no requiere un largo aprendizaje, porque no se funda sobre un cuerpo de conocimientos auténticos. Por ejemplo, para investigar en evolución bacteriana, se tiene que comenzar estudiando biología, especializándose posteriormente en microbiología y dedicar después varios años a trabajos de laboratorio. Por el contrario, cualquiera puede afirmar que los fósiles son falsificaciones de cemento, sin que necesite ninguna formación.

9. Sólo le interesa lo que pueda tener uso práctico: no busca la verdad desinteresada. Es evidente que la pretendida «ciencia creacionista» solo se preocupa de lo que coincide con el relato bíblico, ignorando todo lo demás. No pretende conocer el origen del hombre, dice «saber» cual es el origen del hombre y busca demostrarlo por cualquier medio.

10. Se mantiene al margen de la comunidad científica. Es decir, sus cultores no publican en revistas científicas ni participan de seminarios ni de congresos abiertos a la comunidad científica. Abogan que sus investigaciones son rechazadas por la ciencia «oficial», cuando lo único cierto es que esas investigaciones no existen o son puras perogrulladas sin método alguno. De hecho, si cualquier biólogo descubriera evidencias empíricas de alguna tesis creacionista, publicaría inmediatamente los resultados en una revista de gran impacto, dado lo novedoso del tema. Sin embargo, nunca se ha visto un artículo sobre coexistencia de hombres y dinosaurios en una revista de paleontología, ni una ponencia sobre el diluvio universal en un congreso científico.

Podría parecer que tanto Kurtz como Benge elaboraron sus relaciones de características pseudocientíficas pensando especialmente en el Diseño Inteligente, pero no fue así. Kurtz critica fundamentalmente la parapsicología, mientras que Benge se refiere preferentemente a la homeopatía y el psicoanálisis.

El dr. J.M.Henrandez[1], autor de este artículo, opina que “esto nos indica, una vez más, que los libros sobre creacionismo deberían colocarse junto a los de ufología o espiritismo, más que en las estanterías de ciencias.”

Yo no  creo que necesariamente sea ese el mejor lugar.  La ufología y el espiritismo son desviaciones de la fe cristiana, pertenecen al esoterismo y al ocultismo.

Es mejor que sean puestos en las estanterías de libros de religión o filosofía, ya que es a estas disciplinas a las que les corresponde estudiarlas.

Yo no pude conseguir ni uno en las librerías evangélicas. Acá no entran esos libros a Argentina a las librerías evangélicas

No hay mercado para esos libros.Ni siquiera se consiguen de la T.E. en las librerías. Yo conseguí hace poco uno chiquito sobre los orígenes de de la vida.,de causalidad. Lamentablemente, se ve que los evangélicos acá en Argentina no está muy interesados en este tema.

Notas:

[1] J. M.  Hernandez, es Doctor en Zoología (Entomología) por la Universidad Complutense de Madrid, trabaja en biología de insectos.(http://jmhernandez.wordpress.com/)

Obtenido de:

http://jmhernandez.wordpress.com/2008/06/22/el-diseno-inteligente-es-una-pseudociencia-ii

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: ¿Que es el creacionismo? (Conclución) « Paulo Arieu Theologies Weblog
  2. ribap
    Jun 23, 2008 @ 19:01:55

    Sinceramente pienso que no merece la pena ni perder un segundo con estos creacionistas.

  3. pauloarieu
    Jun 23, 2008 @ 19:30:58

    ribap:
    Hola, no se porque te expresas así.
    El hecho que no pueda ser catalogado el creacionismo como ciencia biológica, no significa que sea algo que no sirve, ya que pertence a la teología cristiana, principalmente
    Bendiciones
    Paulo

  4. Trackback: PEDAGOGÍA WALDORF Y COLEGIOS EMBRUJADOS « Paulo Arieu Theologies Weblog
  5. Trackback: PEDAGOGÍA WALDORF Y COLEGIOS EMBRUJADOS « Información cristiana sobre sectas y ocultismo
A %d blogueros les gusta esto: