¿QUIÉNES SON LOS “CIENTÍFICOS” DE LA CREACIÓN ?

¿QUIÉNES SON LOS “CIENTÍFICOS” DE LA CREACIÓN ?

por Lenny Flank
(c) 1995
Traducción : Hernán Toro.

Hay gran variedad de personas que se adjudican el manto de “científicos de la creación”. Casi todos ellos vienen del ala fundamentalista protestante del cristianismo, aunque unos pocos pertenecen a denominaciones como la Iglesia Católica Romana. Una cosa que tienen todos en común es su creencia en una Biblia inerrante, que es literalmente correcta en todos sus manuscritos originales, acerca de todos los temas, incluyendo su descripción de la creación, Adán y Eva y el Diluvio Universal de Noé.

Como en cualquier movimiento religioso o político, hay varias escuelas de pensamiento creacionista, separadas por diferencias doctrinales en sus interpretaciones de la Biblia.  (De acuerdo a una fuente, en 1984 había no menos de 22 organizaciones creacionistas nacionales en los Estados Unidos, y al menos 54 organizaciones estatales y locales.)

La facción “día-era” del creacionismo argumenta que los “días” a los que se refiere Génesis son realmente enormes extensiones de tiempo, y no días de 24 horas. Tal vez el más conocido de los grupos “día-era” actualmente son los Testigos de Jehová. Otra escuela de pensamiento es la de los teóricos de la “brecha”, quienes argumentan que hay un lapso de tiempo no mencionado entre el primer y el segundo versículo de Génesis, y que el evento de creación en seis días no sucedió sino después de que hubiera pasado un largo período de tiempo. Muchos de los teleevangelistas son teóricos de la “brecha”. Finalmente, hay creacionistas “estrictos”, quienes aseveran que la creación sucedió como fue descrita en Génesis y que el universo y toda la vida fueron creados dentro de seis días hace varios miles de años. Las primeras dos escuelas, la “día-era” y la “brecha”, aceptan  la evidencia geológica de una tierra muy antigua (pero no la evidencia de la evolución), y suele referirse a ellos como “creacionistas de tierra antigua”. Sinembargo, los creacionistas estrictos aseveran que el universo entero tiene sólo de 6000 a 10000 años de antigüedad y se suele referir a ellos como “creacionistas de tierra joven”.

Hay también otra rama de pensamiento, los “evolucionistas teístas”, que argumentan que la evolución es simplemente el método que Dios usó para crear la vida, y que no hay conflicto entre la ciencia y la Biblia. Prácticamente todas las principales denominaciones religiosas (así como la mayoría de científicos) aceptan la evolución teísta. Aunque podrían ser considerados “creacionistas”, puesto que afirman que el universo fué creado por Dios, los evolucionistas teístas son vistos por los fundamentalistas como “el enemigo” que está haciendo la obra de Satan. Sería más apropiado ver a los creacionistas fundamentaliscas como “anti-evolucionistas”, puesto que la única cosa que los une es la creencia de que la teoría evolutiva es contraria a las enseñanzas del cristianismo. Ya que en esta cuestión los evolucionistas teístas están en el lado “equivocado”, no son aceptados como “creacionistas” por los fundamentalistas.

Son los creacionistas de tierra joven quienes dominan el movimiento de la “ciencia” de la creación y quienes encabezan todas las mayores organizaciones creacionistas, y son los puntos de vista de los creacionistas de tierra joven los que más a menudo encuentran su camino en las variadas políticas de anti-evolución o “tratamiento balanceado” que buscan. El Acta de Tratamiento Balanceado de Arkansas, por ejemplo, define “ciencia de la creación” en términos de creacionismo de tierra joven:

“La “ciencia de la creación” incluye las evidencias científicas e inferencias relacionadas que indican : (1)Creación súbita del universo, energía y vida de la nada, (2) La insuficiencia de la mutación y selección natural para generar el desarrollo de todos los tipos vivientes desde un único organismo, (3) Cambios sólo dentro de límites fijos de tipos de plantas y animales creados, (4) Ascendencia separada para hombres y simios, (5) Explicación de la geología de la tierra  por medio del catastrofismo, incluyendo la ocurrencia de una inundación a nivel mundial, y (6) Un comienzo de la tierra y los tipos vivientes relativamente reciente.” (Acta de Legislatura de Arkansas 590, 1981)

El creacionismo de tierra joven (que posteriormente se convirtió en “creacionismo científico”) puede ser rastreado, esencialmente, hasta un hombre, George McCready Price, un Adventista del Séptimo Día fundamentalista, quien aceptó la verdad literal de la Biblia como una verdad evidente. En 1923, Price publicó un libro llamado La “Nueva Geología” en el cual argumentaba que todas las características geológicas que vemos hoy eran el resultado del Diluvio Universal y no de los lentos procesos geológicos descritos por los científicos. Price aseveraba que la “columna geológica” no era más que que los profundos sedimentos depositados por la Inundación, mientras que la totalidad de los variados fósiles eran simplemente los cuerpos muertos de los organismos muertos que se habían ahogado en el Diluvio. La geología convencional, afirmaba Price, era un fraude promovido entre un público incauto por científicos que estaban haciendo la obra del Demonio: “Algunos de los engañosos métodos usados por el Gran Embaucador para engatusar la gente de los últimos días”. (citado en Numbers, 1992, p.137) Las ideas de Price pasaron a conocerse como “Geología de Inundación”

Aunque los geólogos desdeñaron a Price como un excéntrico y ridiculizaron a la “Nueva Geología” por estar repleta de errores y distorsión, el libro causó una sensación entre los fundamentalistas religiosos quienes lo citaron como si fuera el primer libro en usar la ciencia para mostrar que la Biblia es literalmente correcta. Price (que no era un geólogo) fué citado incluso durante el juicio de Scopes como un experto científico. Durante un tiempo él viajó a Inglaterra donde uno de sus discípulos, Douglas Dewar, hizo eco entusiasta de su mentor diciendo torpemente, “La Biblia no puede contener afirmaciones falsas, y así, si sus afirmaciones chocaran indudablemente con los puntos de vista de los geólogos, entonces son estos últimos los equivocados.” (citado en Numbers, 1992, p.146) Mucho de la “geología de inundación” de Price se puede encontrar, casi intacta, en los escritos de los creacionistas modernos.

En 1935, Price ayudó a formar la Religion and Science Association (Asociación Religiosa y Científica), la primera organización “creacionista” a nivel nacional. La RSA tenía como su propósito reconocido, el usar datos científicos para soportar la Biblia. Sinembargo, poco tiempo después de que se formara, la RSA fue destruída por una hostilidad interna entre aquéllos que aceptaban la geología de inundación de Price y aquéllos que la rechazaban. Uno de los miembros fundadores de RSA, el teólogo Luterano Theodore Graebner (un creacionista de tierra antigua que enseñaba biología en varias universidades fundamentalistas) declaró abiertamente que la geología de inundación no tenía evidencia que la soportara. “Sin importar todo lo que he leído acerca de la teoría de la Inundación para explicar la estratificación, la erosión y los fósiles, no puedo ver las montañas sin perder toda la fé en esa solución del problema”. (citado en Numbers, 1992, p.112) Para 1937, la Religion and Science Association había colapsado bajo el peso de estas hostilidades.

Poco después de la muerte de la RSA, los seguidores de Price formaron su propia organización, la Deluge Geology Society (Sociedad de Geología del Diluvio), con el propósito específico de respaldar las teorías de la Geología de Inundación. Price fue un cofundador y el miembro más iluminado. Otro cofundador fue el miembro de los Adventistas del Séptimo Día, Harold W. Clarke, quien también había sido un miembro fundador de la RSA mientras enseñaba biología en un colegio Adventista en California. Otra persona que se unió a la DGS fue un estudiante graduado de la Universidad de Minnesota llamado Henry Morris, cuyo nombre aparecería muy a menudo en la historia creacionista posterior.

Para prevenir el tipo de luchas intestinas que destruyeron la RSA, la Deluge Geology Society sólo admitía  como miembros a geólogos de Inundación comprometidos. Sinembargo y no obstante esta precaución, de todas formas surgieron las hostilidades internas acerca de la cuestión de la edad del sistema solar. Los creacionistas de tierra antigua argumentaban que la evidencia científica que indicaba un sistema solar muy antiguo no estaba en conflicto con Génesis, una posición que los creacionistas de tierra joven encontraban herética. La organización colapsó en 1948.

Durante este tiempo, apareció una nueva organización creacionista, una que se volvió mucho más influyente que la a menudo ignorada DGS. Esta era la American Scientific Affiliation  (Afiliación Científica Americana), que se formó en 1941 para explicar cómo la ciencia respaldaba la Biblia. A diferencia de la RSA y la DGS que estaban más preocupadas con la teología que con la ciencia, la ASA requería que todos sus miembros tuvieran credenciales científicas legítimas. También requería a todos sus miembros que firmaran un voto de membresía, jurando :

“Creo que la totalidad de la Biblia como fué dada originalmente es la Palabra Inspirada de Dios, la única guía inerrante de fé y conducta. Puesto que Dios es el Autor de este Libro, así como el Creador y El que sostiene el mundo físico a nuestro alrededor, no puedo concebir discrepancias entre afirmaciones de la Biblia y los hechos reales de la ciencia.” (citado en Numbers, 1992, p. 159)

Esta táctica de limitar la membresía a científicos que de antemano estaban de acuerdo con la verdad literal de Génesis se repetiría posteriormente.  En efecto, al usar el conocimiento científico como una apología de la verdad Bíblica, la ASA se convirtió en la primera organización de “ciencia de la creación”.

Aunque la ASA no tenía conexiones con la Deluge Geology Society cuando se formó, esta última se le aproximó rápidamente pues deseaba publicar de forma conjunta un periódico anti-evolución. La dirección de la ASA los rechazó, desconfiada del “fuerte sabor a Adventistas del Séptimo Día” de la Sociedad del Diluvio (citado en Numbers, 1992, p.161).

De otro lado sinembargo, fué la insistencia de la ASA en una apariencia de respetabilidad científica la que resultó siendo su ruina. Otra vez, la geología de Inundación estaba al centro de la disputa. El Dr. J. Laurence Kulp, un químico y geólogo, rechazó radicalmente la geología de Inundación y señaló que era demostrablemente falsa, y que insistir en ella como Bíblicamente-inspirada haría del creacionismo un hazmerreír. Kulp escribió, “Esta anticientífica teoría de la geología de Inundación, ha hecho y hará un daño considerable a la firme propagación del Evangelio entre la gente educada.” (citado en Numbers, 1992, p.167) A Kulp pronto se le unió el Biólogo J.Frank Cassell, quien presentó un ensayo a la ASA en 1951 afirmando abiertamente que, “La evolución ha sido definida como “el cambio gradual o súbito en animales y plantas a través de generaciones sucesivas”… Dichos cambios son demostrables. Por consiguiente, la evolución es un hecho.” (citado en Numbers, 1992, p.174-175) Casell argumentó que la totalidad de la actitud de la ASA acerca de la evolución tenía que cambiar si quería mantener cualquier respetabilidad científica y urgió a la ASA para que adoptara una actitud de evolución teísta. (Este esfuerzo fué parcialmente exitoso. Hoy, la ASA no toma una posición oficial en la cuestión de la “ciencia” de la creación, y la mayoría de sus miembros son evolucionistas teístas- aunque el grupo publicó un panfleto titulado Teaching Science in a Climate of Controversy (enseñando ciencia en un clima de controversia), que defendía el creacionismo de tierra antigua.)

Los creacionistas de tierra joven defendieron su “ciencia” contra los ataques de Kulp y Casell. Durante la convención anual de la ASA en 1953,  Henry Morris presentó un ensayo titulado “The Biblical Evidence for a Recent Creation and Universal Deluge” (La evidencia bíblica de una creación reciente y un diluvio universal). Morris, un literalista Bíblico y creacionista de tierra joven cerrado, había escogido deliberadamente especializarse en ingeniería hidráulica y en segundo lugar en geología para poder estudiar los efectos que las aguas de inundación hubieran tenido en la tierra. En 1946, año en que entró a la escuela de graduados en la Universidad de Minnesota, publicó un panfleto que llamó “That You Might Believe” (“Lo que Ud. debería creer”), el cual defendía la geología de Inundación. Morris se unió a la Deluge Geology Society mientras era aún un graduando.

En la convención de 1953 de la ASA, Morris conoció por primera vez a John C. Whitcomb, Jr. , un teólogo con un interés en geología de Inundación y creacionismo de tierra joven. En 1957, Whitcomb finalizó su disertación de ThD (Doctorado en teología) titulada “La inundación de Génesis”, que presentaba una defensa detallada de la historicidad y efectos geológicos del Diluvio Universal. Poco después decidió publicar la tesis como un libro pero pensó que tendría más impacto si un geólogo hubiera escrito las secciones que trataban con la geología de Inundación. Whitcomb se acercó a varios geólogos creacionistas en busca de ayuda para el libro pero fué rechazado por todos ellos, quienes rechazaban la geología de Inundación por diversas razones. Finalmente, se acercó al ingeniero hidráulico Henry Morris quien, después de un titubeo inicial, accedió a la coautoría del libro. “La Inundación de Génesis” fue financiado por varios religiosos fundamentalistas (Incluyendo Rouas J. Rushdooney, quien sería quien sería el iniciador del movimiento “reconstruccionista” cristiano). El libro fue publicado en Febrero de 1961.

Para los geólogos, “La Inundación de Génesis” fue un bodrio, simplemente una repetición actualizada de la “Nueva Geología” de McCready Price. El libro también recibió críticas de los creacionistas de tierra antigua, quienes argumentaban que la simple idea de una Inundación Global no era soportada por ninguna de las evidencias geológicas. En respuesta, Whitcomb y Morris respondieron simplemente que Génesis dijo que había habido una Inundación Global y que por consiguiente debió haber habido una: “El tópico real no es la exactitud de la interpretacion de varios detalles de los datos geológicos sino simplemente lo que Dios ha revelado en Su Palabra acerca de este tema.” (Whitcomb y Morris, 1961, p. xxvii) Para el ASA Journal, que fue fuerte en sus criticas del libro, Morris escribió, “El punto verdaderamente decisivo de la cuestión es “¿qué dijo la Escritura ?” ” (citado en Numbers, 1992, p. 208)

La Iglesia Bautista Sureña donde Morris enseñaba aparentemente discrepó, y Morris la dejó por diferencias teológicas con respecto a la Inundación. Poco después, Morris formó su propia Iglesia Colegial Bautista, y uno de sus pastores invitados era Jerry Falwell, en ese entonces un oscuro ministro de las cercanías de Lynchburg, Virginia. Desde entonces, Falwell y Morris han sido compañeros silenciosos- la Moral Majority Inc. de Falwell ha dado soporte financiero a las instituciones creacionistas de Morris, y Falwell ha promocionado insistentemente los libros creacionistas de Morris entre su gran audiencia televisiva.

La disputa dentro de la American Scientific Affiliation sobre la geología de Inundación convenció prontamente a los creacionistas de tierra joven de que la ASA se estaba “suavizando con respecto a la evolución”. A finales de 1961, el agricultor Walter Lammerts, que había estado afiliado durante mucho tiempo con organizaciones creacionistas, se unió con Henry Morris y Duane Gish para formar una “comisión antievolución” dentro de la ASA. Lammerts era un extremista incluso para un creacionista- a diferencia de la mayoría de los creacionistas de tierra joven, que aceptaban una forma limitada de evolución dentro de “tipos creados”, Lammerts rechazaba incluso esto y aseveraba no era  posible ninguna clase de especiación. Gish, un Bautista Regular y fundamentalista, se había unido a la ASA a fines de los años cincuenta después de conseguir su PhD en bioquímica en Berkeley. Trabajó como un investigador en proteínas para la compañía Upjohn. Juntos, los tres formaron una organización creacionista disidente llamada el Creation Research Committee (Comité de Investigación de la Creación) en 1963. El Comité cambió posteriormente su nombre por el de Creation Research Society (Sociedad de Investigación de la Creación), el nombre que lleva hasta el día de hoy.

La CRS fue el primer grupo nacional en ser encabezado por Henry Morris, el “Padre del Creacionismo Moderno” y rápidamente pasó a reflejar los puntos de vista de su lider. El propósito de la CRS, según declara, es “publicar evidencia investigativa respaldando la tesis de que el universo material, incluyendo plantas, animales y hombre, son el resultado de actos creativos directos de un Dios personal.” (Creation Research Society, Artículos de Incorporación, Lansing, Michigan, citado en Nelkin, 1982, p.78) Para este entonces, Morris había decidido que se podrían usar datos científicos como una herramienta efectiva para llevar la gente hacia Cristo y comenzó a señalar a su modelo de geología de Inundación como una “ciencia alternativa”, una que probaba la exactitud literal de la Biblia. También comenzó a explorar la posibilidad de usar la legislación estatal para hacer pasar el acta de “Tratamiento Balanceado”, exigiendo igual tratamiento de la “Ciencia de la evolución” y la “ciencia de la creación” en las aulas de clase de biología.

Para ayudar a legitimizar este punto de vista, la CRS mantuvo la antigua táctica de la ASA de admitir como miembros únicamente a científicos con credenciales. Y en un esfuerzo de evadir la lucha de facciones y la disputa ideológica que había marcado a las primeras organizaciones creacionistas, CRS también adoptó un largo y detallado voto que todos sus miembros tenían que jurar y que los obligaba estrictamente a una interpretación literal del Génesis, a una perspectiva de una tierra joven y a una aceptación del modelo de geología de Inundación :

“(1) La Biblia es la Palabra Escrita de Dios y como todas y cada una de sus partes son inspiradas, todas sus aseveracionse son históricamente y científicamente verdaderas en todos los escritos originales.  Para el estudioso de la naturaleza esto significa que el recuento de los orígenes del Génesis es una presentación fáctica de verdades históricas simples.(2) Todos los tipos básicos de los seres vivos, incluyendo el hombre, fueron hechos por actos creativos directos de Dios durante la Semana de Creación descrita en Génesis. Sean cuales sean los cambios biológicos que hayan ocurrido desde la Semana de la Creación, sólo han logrado variaciones dentro de los tipos creados originales.

(3) La gran Inundación descrita en Génesis, comúnmente conocida como la Inundación de Noé, fué un evento histórico de nivel global en extensión y efecto.

(4) Somos una organización de científicos Cristianos que aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. El recuento de la creación especial de Adan y Eva como hombre y mujer y su subsecuente caída en el pecado es la base de nuestra creencia en la necesidad de un Salvador para toda la humanidad. Por consiguiente, la salvación sólo puede llegar por medio de la aceptación de Jesucristo como nuestro Salvador. ” ( Estatutos de la Creation Research Society, citado en Numbers, 1992, p. 230-231)

Puede parecer extraño que una institución que trata de presentarse a sí misma como “científica” requiera que todos sus miembros juren un voto en el que se afirma su creencia en ciertas conclusiones específicas, no importando la evidencia científica, pero claramente el propósito de la Creation Research Society tiene mucho menos parte en la investigación científica que la que tiene en hacer proselitismo a la gente acerca del literalismo Bíblico fundamentalista. De hecho, una gran cantidad de creacionistas objetaron totalmente el uso de la ciencia, argumentando que el mensaje religioso era debilitado y devaluado al intentar usar datos científicos para “probar” el acto de la creación. Uno de los más enérgicos opositores fué el coautor de Morris, John C. Whitcomb, quien se quejó de que “Hasta donde llega este modelo, se podría ser un científico creacionista  Judío e incluso uno Musulmán.” (Whitcomb, Grace Theological Journal, 1983, citado en Numbers, 1992, p. 246)

“Al evadir cualquier mención de la Biblia o Cristo como el Creador, podríamos ganar igualdad de tiempo en algunas escuelas. Pero el costo parecería ser extremadamente alto porque se pierde la certeza absoluta y el impacto que sólo la poderosa y viva Palabra de Dios puede dar, resulta difuminado. ” (Whitcomb, Grace Theological Journal, 1983, citado en Numbers, 1992, p. 246)

Mientras tanto, Lammerts continuó atacando la nueva “Ciencia de la Creación” de Morris en el terreno de las evidencias, exclusivamente. Uno de los nuevos argumentos favoritos de Morris era que la evolución resultaba físicamente imposible debido a una de las leyes más básicas de la física, la Segunda Ley de la Termodinámica, que según disputaba Morris, establecía que un sistema nunca podría moverse de un estado de desorden a un estado de mayor orden. Morris aseveraba que ya que los evolucionistas postulaban que el cambio de hecho variaba de un bajo estado de organización (organismos unicelulares simples) a un más alto estado de organización (animales vertebrados terrestres), la misma base de la teoría evolutiva violaba la Segunda Ley. Lammerts rechazó este argumento ( de hecho, el argumento de Morris está basado en una completa malinterpretación de la segunda ley), argumentando que era “basura termodinámica confusa”. (Numbers, 1992, p. 235)  El creacionista Británico A.E. Wilder-Smith también declaró que Morris obviamente “no tiene ni idea de termodinámica”.(citado en Numbers, 1992, p. 408)

En 1978, Walter Lang, el editor de la revista creacionista Bible Science Newsletter ( Noticiero de Ciencia Bíblica), hizo eco de los sentimientos de muchos creacionistas quienes sentían que la justificación científica de la creación era innecesaria y detractaba del mensaje espiritual : “Sólo cerca del cinco por ciento de los evolucionistas convertidos al creacionismo lo hizo en la base de la apabullante evidencia de la creación en el mundo natural.” (Lang, Bible Science Newsletter, June 1978, citado en Numbers, 1992, p. 233) De hecho, Lammerts, Gish y Morris han sido todos creacionistas comprometidos antes de que hubieran ganado cualquier experiencia científica.

Sinembargo, Morris estaba completamente comprometido con su estrategia de usar la “ciencia de la creación” para ganar un lugar para el Génesis en las aulas de clase de ciencia en América y se encaminó a presentar el creacionismo con una perspectiva científica, no religiosa. Morris explicaba “Así, el creacionismo está de regreso, esta vez no como una creencia primariamente religiosa, sino como una explicación científica alternativa del mundo en el cual vivimos.” (Morris, Troubled Waters of Evolution, 1974, p. 16) El libro de Morris, Scientific Creationism (Creacionismo Científico) fue concebido para ser el libro definitivo sobre la ciencia del creacionismo, adecuado para el uso en los cursos de biología en las escuelas públicas.

En 1970, Morris y el predicador cristiano fundamentalista Tim LaHaye (de la Moral Majority Inc), trabajando con la Scott Memorial Baptist Church (la Iglesia Bautista Memorial Scott), consiguió dinero y fundó el Christian Heritage College en San Diego, un colegio Bíblico no acreditado. En su catálogo académico de 1981, el Colegio ofrecía varios cursos de ciencia todos enseñados, según decía, en un “Marco de trabajo creacionista y Bíblico consistente”. Acerca de la teoría evolutiva, el catálogo establecía que, “el criterio Bíblico requiere su rechazo como posible verdad.” (1981-1982 General Catalogue, Christian Heritage College, p. 10, citado en LaFollette, 1983, p. 107) Morris mismo estaba enseñando un curso de “Ciencia de la Creación” en el Colegio.

Trabajando con sus colegas creacionistas Kelly y Nell Seagraves quienes habían ayudado a establecer un capítulo local de la Bible Science Association- una organización creacionista de línea dura- Morris ayudó a establecer el Creation Science Research Center (Centro de Investigación de Ciencia de la Creación), con el propósito específico de producir materiales de “ciencia de la creación” que pudieran ser usados en aulas de clase públicas una vez que los creacionistas tuvieran éxito en introducir en las escuelas la “ciencia” de la creación. Morris también fundó el Institute for Creation Research (Instituto para la Investigación de la Creación) como un laboratorio científico para el Christian Heritage College, con el propósito declarado de intentar “probar” científicamente la validez literal del Génesis.

Sinembargo, poco después estalló una lucha por el poder en el CSRC entre Morris y los Seagraves. Los Seagraves lucharon por el control del centro, y rápidamente lo desafiliaron del Christian Heritage College y del ICR. El CSRC y la CRS aún existen, pero la luminaria más brillante en el movimiento creacionista desde 1970 ha sido Morris y el Institute for Creation Research.

El  ICR permaneció afiliado al Christian Heritage College hasta el inicio de la década de los ochenta, cuando resultó una obligación para los creacionistas el restarle importancia  a las conexiones religiosas del ICR y el intentar colorear su investigación de ciencia Bíblica para que apareciera como si fuera una institución científica y puramente secular. El ICR aún hoy intenta mantener la ficción de que es un instituto científico sin ninguna afiliación religiosa, pero la mayoría de los directivos de ICR, incluyendo a Henry Morris y Duane Gish, son todavía profesores adjuntos en el Christian Heritage College. El ICR no ejecuta ninguna labor de investigación de campo en ninguna de las ciencias biológicas y no obstante su afirmación de ser puramente científica, mantiene su estado de exención de impuestos junto con el IRS con la base de que es una institución religiosa llevando a cabo “investigación no científica”.

Tambien existe cierto número de pequeñas organizaciones creacionistas. El antiguo Geoscience Research Institute (Instituto de Investigación de Geociencia) aún está activo. Su base está en la Loma Linda University, un colegio Adventista de Séptimo Día. En su mayor parte, GRI evade el trabajo legislativo o político, y se enfoca en cambio, en proveer materiales creacionistas de referencia para profesores de biología y geología. El GRI se adhiere al creacionismo de tierra antigua.

Otra pequeña organización que consigue algo de prensa últimamente es el Creation Evidences Museum (Museo de evidencias de la Creación) cerca de Glen Rose, Texas. El museo está dirigido por el Reverendo Carl Baugh, quien tiene un PhD en antropología del College of Advanced Education (Colegio de Educación Avanzada), un colegio Bíblico no acreditado en terrenos de la Sherwood Park Baptist Church (Iglesia Bautista del Parque Sherwood). Las más importantes atracciones del Museo son las llamadas “huellas humanas” de las cercanías del Dinosaur Valley State Park (Parque estatal Valle del Dinosaurio), a lo largo del Río Paluxy. De acuerdo con los creacionistas, el parque estatal contiene huellas de dinosaurio junto a huellas de humanos modernos, probando que los dos fueron contemporáneos. Baugh también ha afirmado haber encontrado un diente fósil humano enterrado entre huesos de dinosaurios. Ya que sus afirmaciones más importantes (incluyendo las huellas y el “diente humano”) ya han sido refutadas, Baugh es visto por los mayores grupos creacionistas como cierto tipo de excéntrico.

Otra organización creacionista activa es la Foundation for Thought and Ethics (Fundación para el pensamiento y la ética), que se adhiere a una interpretación de creacionismo de tierra antigua. La FTE  produjo una propuesta de texto creacionista de biología, Of Pandas and People (De Pandas y Personas) que no ha sido aprobado por ninguna comisión de educación en ningún estado pero que ocasionalmente aparece en distritos de escuelas locales. Aunque FTE afirma ser un grupo científico, en las formas de exención de impuestos se alinea con el IRS al afirmar que el propósito de la organización es “proclamar, publicar y predicar… el evangelio de Cristo y el entendimiento de la Biblia” (citado en Eve and Harrold, 1991, p. 131)

Tal vez deba hacerse alguna mención de los grupos creacionistas fraudulentos que incluso el IRC y el CSRC reconocen como un poco lunáticos. El mejor conocido de estos tiene que ser la Flat Earth Society (Sociedad de la Tierra Plana) que argumenta en terreno tanto científico como religioso que la tierra es verdaderamente plana y que los datos astronómicos y geológicos, si se interpretan adecuadamente, prueban que esto es verdad. (Los de Tierra Plana fueron presentados recientemente en un especial de televisión difundido por la red de cable del Discovery Channel.) Otro grupo fraudulento la Tychonian Society que a diferencia de la Flat Earth Society, acepta que la tierra es redonda pero argumenta en terreno científico y religioso que la tierra está en el centro del universo y que el sol da vueltas alrededor de ella.

Uno de los grupos creacionistas más recientes es el Center for Creation Research (Centro para la Investigación de la Creación) que fué fundado en 1988 como una parte de la Liberty University (Universidad Libertad) de la Moral Majority Inc.  Desde hace tiempo, Falwell y la Moral Majority han fortalecido sus lazos con el ICR y otros creacionistas- El mismo Henry Morris fué galardonado con un Doctorado honorario de la Liberty University en 1989. El Center for Creation Research, que orgullosamente declara que tiene el más grande museo de la Creación en todo el mundo, fué dirigido por un exmiembro de la junta directiva de ICR, el Dr. Lane Lester. Desde ese entonces ha estado cerrado por carencia de fondos.

La influencia del CCR llegó directamente a través de sus lazos con la Liberty University. Todos los estudiantes de la Liberty deben tomar un curso de un semestre de biología creacionista titulado “A History of Life” (“Una Historia de la Vida”).  Además, el programa de Educación en Biología de la universidad enfatiza fuertemente un punto de vista creacionista –  y este programa está acreditado para la enseñanza a profesores por el estado de Virginia. Esto significa que en pocos años, se podrán elegir para puestos de enseñanza en Virginia y en cualquier otra parte, a profesores que han sido entrenados en “ciencia” de la creación – un logro que ninguna otra organización creacionista ha sido capaz de igualar. (El ICR también tiene una “escuela de graduados” para estudiantes, pero no está acreditada para entrenar profesores.)

Sinembargo, por el momento el ICR es la estrella más brillante del movimiento creacionista y es responsable de la mayoría de la literatura creacionista que está disponible hoy día (ICR también produce filmes creacionistas en conjunto con Films for Christ (Filmes para Cristo). El ICR hace bastante bulla autofelicitándose por sus “Credenciales Científicas”. Los Miembros del ICR, orgullosamente declaran, tienen que tener un grado avanzado en al menos una de las ciencias. Sinembargo, usualmente dejan de mencionar que como con el CRS, todos sus miembros deben firmar un voto afirmando su creencia en una interpretación literal del Génesis y su aceptación de Jesucristo como su Señor y Salvador. (A los Musulmanes, Judíos, Budistas, y cualquier otro tipo de creacionistas no fundamentalistas no se les permite la membresía en el ICR a menos que renuncien a sus creencias y firmen el Voto del ICR de Infalibilidad Bíblica.

Uno de los panfletos favoritos del ICR se titula “Twenty-One Scientists Who Believe in Creation” (“Veintiún científicos que creen en la creación”), el cual hace un listado de varios poseedores de doctorados y masters en varias disciplinas científicas que aseveran la exactitud literal del Génesis. Sinembargo, de los 21 listados por ICR sólo un minúsculo número posee un grado en cualquiera de las ciencias de la vida. Tres de los 21 tienen doctorados en educación, dos son teólogos, cinco son ingenieros. Los restantes incluyen un físico, un químico, un psicolinguista y un “científico de alimentos”.

Sinembargo, algunos “científicos” de la creación han sido menos notorios en sus logros académicos y algunos han sido plenamente deshonestos. De aquéllos que afirman tener títulos en biología o geología (áreas que son relevantes al evaluar la evidencia científica para el modelo de la evolución), al menos algunos parecen tener títulos que en el mejor de los casos son cuestionables y en el peor, distorsiones o fraudes deliberados. El “Doctor” Harold Slusher, uno de los cofundadores de la CRS, obtuvo un título de doctorado en geofísica de algo llamado la Columbia Pacific University (Universidad del Pacífico de Columbia) en California. El Sr. Slusher fue obligado por la misma CRS  para que se quitara el título de “Dr.” de su nombre cuando fué descubierto que esta “universidad” no es nada más que una escuela por correspondencia no acreditada, del tipo de las que hacen su publicidad en la cubierta trasera de las carpetas. (Numbers, 1992, p. 288) Asímismo, el “Doctor” Clifford Burdick de la Creation Research Society fue expulsado de dos programas distintos antes de obtener un Doctorado en Geología de la  “Arizona University of Physical Sciences” (“Universidad de Ciencias Físicas de Arizona) que en realidad era únicamente un buzón de correo en una universidad de garaje. (Numbers, 1992, pp. 262-263)

Al movimiento creacionista tampoco le gusta hablar acerca de los científicos que lo abandonan luego de que se les da una oportunidad de hacer verdadera investigación de campo. En 1957, el Geoscience Research Institute se formó con la finalidad de buscar evidencia del Diluvio de Noé en el registro geológico. El proyecto se deshizo cuando los dos creacionistas involucrados en el proyecto, P. Edgar Hare y Richard Ritland completaron su investigación de campo con la conclusión de que los fósiles eran mucho más antiguos de lo que era permitido bajo las aseveraciones creacionistas y que no se podría hallar ninguna evidencia geológica o paleontológica de ningún tipo que indicara la ocurrencia de una inundación de nivel global. (Numbers, 1992, pp 291-293) Hare concluyó, “Se nos enseñó por años que casi todo en el registro geológico era el resultado de la Inundación. He visto lo suficiente en exteriores para darme cuenta de que porciones muy substanciales del registro geológico no son el resultado directo de la Inundación. También nos llevaron a creer … que la evidencia de la enorme edad de la tierra era extremadamente tenue y realmente nada digna de crédito. He tratado de hacer un estudio muy cuidadoso de esta evidencia durante los últimos años pasados y pienso que no es nada ambigua sino por el contrario tan clara como la de que la tierra es redonda.” (citado en Numbers, 1992, p. 294) Ritland, por su parte, apuntó que el libro de Morris, La Inundación del Génesis, contenía “errores flagrantes que la persona no iniciada dificilmente estaría en capacidad de detectar.” (citado en Numbers, 1992, p. 294) Ritland concluyó que seguir haciendo intentos de justificar la geología de Inundación “sólo traería vergüenza y descrédito a la causa de Dios.” (citado en Numbers, 1992, p. 293)

Unos pocos años después, los biólogos creacionistas Carl Krekeler y William Bloom, que enseñaban biología creacionista en la Valparaiso University de la Iglesia Luterana, en Indiana, lo dejaron después de concluir que una interpretación literal del Génesis no estaba respaldada por ninguna de las evidencias científicas disponibles. Krekeler concluyó, “La documentación, no solo de cambios dentro de un linaje como los caballos, sino también la de transiciones entre las clases de los vertebrados – particularmente los detalles de la transición entre reptiles y mamíferos – me forzaron a dejar de pensar en la evolución como si sólo ocurriera dentro de los “tipos”. (citado en Numbers, 1992, p. 302) Krekeler también criticó el movimiento creacionista por las “docenas de sitios donde se dicen medias verdades, donde las citas que soportan el punto de vista del autor se extraen fuera de su contexto de libros que representan los puntos de vista contrarios, y donde hay interpretaciones incorrectas.” (cited in Numbers, 1992, p. 303) Los dos se volvieron evolucionistas teístas y posteriormente escribieron un texto de biología que aceptaba la teoría evolutiva.

Tal vez como resultado de estas desersiones, el movimiento creacionista ya no financia ni lleva a cabo ninguna investigación de campo de ningún tipo. Su único método de “investigación científica” consiste en escarbar dentro de los trabajos publicados por teóricos de mecanismos evolutivos para buscar citas que puedan ser extraídas de contexto y ser usadas para exaltar las creencias creacionistas. Indudablemente, hay científicos con títulos legítimos de universidades legítimas que creen en el creacionismo y en una verdad literal del Génesis tal como hay científicos con títulos legítimos de universidades legítimas que creen en la Percepción Extrasensorial, los platillos voladores, los fantasmas, Pie Grande o el monstruo del Lago Ness. Incluso la Sociedad de la Tierra Plana tiene su contingente de miembros científicos. El simple hecho de que cierto número de científicos profesen una creencia u otra no es una indicación de que esta creencia sea válida. La validez en la ciencia se decide por la evidencia y los datos, no por un concurso de popularidad o por votación. No obstante 25 años de esfuerzo, ninguno de los científicos de ICR ha llegado con alguna evidencia concluyente ( o incluso creíble) que refute el modelo evolutivo del desarrollo biológico.

No todos los creacionistas son científicos. Uno de los testigos creacionistas en el Juicio de Arkansas fué el Dr. Norman Geisler, un teólogo fundamentalista en el Dallas Theological Seminary (Seminario Teológico de Dallas). Durante su declaración previa al juicio, se le preguntó a Geisler si creía en un Diablo real. Sí, el replicó, lo hizo y citó algunos versos Bíblicos como confirmación. La conversación prosiguió así :

” Pregunta : Sr., ¿Hay otras evidencias para esa creencia aparte de ciertos pasajes de la Escritura ?GEISLER: Oh, si. He conocido personalmente al menos 12 personas que fueron claramente poseídos por el Demonio. Y también están los OVNIs.

P : ¿Los OVNIs ?. ¿Por qué son relevantes para la existencia del Demonio?

GEISLER: Bien, Ud. verá, ellos representan el mayor ataque, de hecho el ataque final del Diablo sobre la tierra.

P : Oh.  Y Señor, ¿Le podría preguntar cómo sabe Ud., al menos eso parece, que hay OVNIs ?

GEISLER: Lo leí en la Readers Digest.” (Transcripción del Juicio, Corte de Distrito de Estados Unidos, McLean v Arizona, 1981, citado en Gilkey, 1985, p. 76)

En el Juicio, Geisler testificó bajo juramento, (obviamente con toda seriedad) que los platillos voladores eran “Manifestaciones Satánicas con el propósito de engañar”. (Transcripción del Juicio, Corte de Distrito de Estados Unidos, McLean v Arkansas, 1981, citado en Gilkey, 1985, p. 77, LaFollette, 1983, p. 114 and Nelkin, 1982, p. 142)

Geisler también testificó que la propuesta creacionista de Arkansas no introdujo religión en las escuelas por la simple razón de que Dios no es un concepto religioso. “Es posible”, entonó Geisler, “creer que existe Dios sin necesariamente creer en Dios” Para respaldar esta idea, Geisler argumentó que el Diablo reconocía la existencia de Dios pero no lo adoraba y que por consiguiente trataba a Dios como un concepto no religioso. (Transcripción del Juicio, Corte de Distrito de Estados Unidos, McLean v Arkansas, 1981, citado en Berra, 1990, p. 134) El Juez Overton concluyó de forma más bien cortés que la noción de Geisler “es contraria al sentido común”. (Opinión de Overton, McLean v Arkansas, 1981)

http://www.geocities.com/torosaurio/crdebunk/creation_scientists.htm

El Geoscience Research Institute: demencia por una demente

El Geoscience Research Institute: demencia por una demente

Ferney Yesyd Rodríguez

Uno de los institutos creacionistas más antiguos de los Estados Unidos es el “Geoscience Research Institute” (Instituto para la Investigación de las Geociencias) dependiente de la Universidad Adventista de Loma Linda, California. Este tiene como función propagar la pseudociencia creacionista, en un intento deshonesto de probar que la ciencia y la interpretación literal de la Biblia no se contradicen. Los esfuerzos de este centro de pensamiento medieval están dirigidos a los jóvenes de las denominaciones fundamentalistas (especialmente la de ellos) para evitar que lleguen a comprender la dicotomía entre el literalismo bíblico y la geología, la biología, la genética, la astronomía, y las demás ramas de la ciencia.

Leer el resto de la entrada»

la homosexualidad

En cuanto al tema de la homosexualidad, aún no he tenido oportunidad de recuperar los apuntes de “Genética del comportamiento”, pero me acordé que se comentaba algo al respecto en el libro “Genoma” de Matt Ridley. En el capítulo que dedica a los cromosomas X-Y hace referencia a ciertos estudios que apuntan hacia un alto grado de heredabilidad en lo que se refiere a la homosexualidad. Y muestra algunos estudios relacionados:
1.-54 hombres homosexuales con hermanos mellizos. En 12 de ellos, el hermano también era homosexual.
2.-56 hombres homosexuales con hermanos gemelos. En este caso, en 29 de los casos el hermano también era homosexual.
Tambiénmenciona que todos los gemelos se vieron sometidos al mismo ambiente. Esto quizás no es tan fácil de medir. Y también se menciona que existen al menos otros 12 estudios que confirman estos resultados (ref. 1).

Luegomenciona a Dean Hamer, el descubridor del “gen gay”. Su grupo entrevistó a 110 familias en las que había hombres homosexuales y pudieron observar que la homosexualidad parecía provenir por la linea materna: cuando se encontraban un varón homosexual, lo más probable no era que su padre fuera homosexual, sino que lo fuera algún hermano de su madre.
Estoparecía indicar que si había algún gen podría estar en el cromosoma X. Y comparando una serie de marcadores genéticos entre homosexuales y heterosexuales encontró una región candidata en el brazo largo del cromosoma X, la denominada región Xq28. El 75% de las veces los homosexuales compartían la misma versión de esta marcador, lo que excluía casi con toda seguridad una coincidencia. Sin embargo, no se halló relación alguna entre esta región y la homosexualidad femenina (ref. 2).

Másadelante, en el libro se comenta que estos estudios parecían limitarse a las familias que estudió Hamer, ya que Michael Bailey no ha logrado encontrar esa relación con la región Xq28. Y el propio Hamer dice que hasta que el gen no sea algo seguro, es un error suponer lo contrario (ref. 3).

Ahorabien, aquí viene la explicación de Robert Trivers, que podría explicar todo esto. Plantea que el problema de un gen homosexual sería que desaparecería con bastante rapidez, ya que son individuos que no se reproducen o lo hacen menos. Pero Trivers que, puesto que el cromosoma X pasa el doble de tiempo en las mujeres que en los hombres, si existiera un gen sexualmente antagonista y que reportara algún beneficio a la fertilidad femenina, podría sobrevivir, a pesar de ser perjudicial para la fertilidad de los hombres que tuvieran esas mujeres. Por ejemplo, propone Trivers, si dicho gen determinara el tamaño del pecho, un factor que sobretodo en la Edad Media era crucial para atraer un marido más rico. Los hijos de esta mujer tendrían más posibilidades de sobrevivir, y aunque algunos de sus hijos fueran homosexuales y no se reprodujeran, sí lo harían el resto de hijos y por supuesto las hijas, que seguirían transmitiendo ese gen.

Laverdad, es que viendo el “monstruo” que he escrito, quizás debería llevarlo a un artículo.
Haymás pero lo dejo para luego.

Ref. 1:
BaileyJM, Pillard, RC (1995). Genetics of human sexual orientation. Annual Review of Sex Research, 6, 126-150.
BaileyJM, Pillard RC. A genetic study of male sexual orientation.
Archives of General Psychiatry 1991;48:1089-1096.

Ref.2:
Hamer DH, Hu S, Magnuson VL, Hu N, Pattatucci AML. A linkage between DNA markers on the X chromosome and male sexual orientation. Science 1993;261:321-327.

Ref.3:
Bailey JM, Pillard RC, Dawood K, et al (1999). “A family history study of male sexual orientation using three independent samples”. Behavior Genetics 29 (2): 79–86. PMID 10405456.

Estrenan en África significativa película sobre el SIDA

Publicado el 17 de junio del 2008

Estrenan en África significativa película sobre el SIDA

 Información
provista por la consultora de VIH y SIDA de las SBU para África,
Konstanse Raen, y por el consultor de medios de las SBU, Timothy Kamau.

La vida de Betty va bien… hasta que descubre que
tiene el VIH. Su marido rico los echa de casa a ella y a sus dos hijos,
y Betty y su hija comienzan una desesperada búsqueda de apoyo ―de parte
de su madre, de las iglesias y de las instituciones. «Pero vaya donde
vaya, puedo leer en sus ojos: “Betty, ¿por qué nos molesta?”», dice
Betty. No obstante, algunas personas son diferentes, y dos buenos
samaritanos aparecen en el camino…

Este es un vislumbre
del argumento, que hace reflexionar, de una nueva película lanzada como
suplemento del paquete de alcance de las SBU, El buen samaritano*. Titulada ¿Por qué nos molesta?
La historia de Betty, el drama de cincuenta minutos de duración examina
el estigma y la discriminación que sufren las personas con VIH o SIDA,
y esta mujer en particular.

El guión y las secuencias, que se
desarrollaron en Noruega, se inspiran directamente en las experiencias
de la vida real de la gente que vive con el VIH y SIDA. Durante todo el
proyecto se consultó atentamente a los miembros VIH positivos de una
asociación de Ruanda llamada Urukondo (Amor de Dios), que ayuda y apoya
a personas afectadas por la pandemia, quienes hablaron sobre sus ideas
y experiencias con los promotores de la película. Una secuencia de la
película se filmó en el centro diurno de Urukondo.

«Esto da a
la película un sentido auténtico y la basa verdaderamente en las
realidades que han experimentado las mujeres que viven con el VIH o
SIDA», comenta Konstanse Raen, consultora de VIH y SIDA para África.
«Los miembros de Urukondo me han dicho que la película cuenta
verdaderamente su historia.

«La función de los hombres en la
lucha contra el VIH y SIDA es un asunto importante que se trata en la
película, ya que a menudo es un gran problema que los hombres
participen. En general, las mujeres son más vulnerables que los hombres
para contraer el virus, pero también están mucho más en primer plano en
lo que se refiere al apoyo y cuidado de las personas infectadas y
afectadas por el VIH y SIDA.

«La película presenta un personaje
masculino que participa activamente en la valoración y el cuidado de un
pariente femenino que tiene el virus. Esto es sugestivo para los
hombres, y ya hemos visto a hombres que han decidido responsabilizarse
después de ver la película».

Aunque la película se filmó en
Ruanda con un grupo local de actores, se ha tenido cuidado para
asegurar que resuene también con la gente de otros países africanos.
Una película anterior de El buen samaritano, titulada ¿Quién es responsable?
La historia de Susana, también se filmó en Ruanda y se ha utilizado con
éxito en diversos países como Etiopía, Sierra Leona y Swazilandia.

«No
obstante, haremos una evaluación en cada país antes de doblar la nueva
película a lenguas locales», dice la señora Raen. «Por ejemplo, ya
pensamos en volver a filmar una escena de iglesia para una versión
etíope, porque nos dijeron que no es adecuada para el público de
Etiopía».

La película ya se lanzó en dos eventos diferentes este año ―en un Taller Unido de Evaluación de El buen samaritano
en Togo, en el que participaron más de veinte Sociedades Bíblicas
africanas, y, más tarde, en un evento especial en Ruanda, organizado
por la Sociedad Bíblica de Ruanda y por la Comisión contra el SIDA del
país.

Al lanzamiento de Ruanda, que obtuvo una amplia
información de los medios, asistieron líderes de iglesias,
organizaciones cristianas y ONG locales e internacionales que
participan en la educación sobre el VIH y SIDA, quienes pudieron ver la
película y hacer comentarios sobre ella. La reacción fue muy positiva,
muchos querían obtener ejemplares y preguntaron cuándo se doblaría al
kinyaruanda. Otros comentaron sobre el hecho de que la película termine
sin que la situación de Betty se haya resuelto completamente ―algo que
invita a la reflexión.

«La película es una excelente
herramienta de comunicación, pero no puede proporcionar todas las
posibles soluciones a un problema», le dijo la señora Raen al público.
«No siempre tenemos que ser tan tradicionales y concluir con un final
feliz ―en la vida real los problemas persisten. La película está
diseñada como tema de debate en los talleres de El buen samaritano».

Los
ejemplares de promoción de la película, que están actualmente
disponibles en francés e inglés, se proporcionarán a las veinticinco o
más Sociedades Bíblicas de África que dirigen programas de El buen samaritano.

*
El paquete de alcance de “El buen samaritano” incluye: la película
“¿Dónde está el buen samaritano hoy?”, el boletín, el manual de
enseñanza, los casetes en audio y rotafolios; la película “¿Quién es
responsable?”, basada en un estudio de casos del boletín; el boletín
“Toma el control”, la película y el estudio bíblico para jóvenes, y la
nueva película “¿Por qué nos molesta?”

Foto (Sociedades Bíblicas Unidas):
Betty,
el personaje principal de una nueva película sobre el VIH/SIDA, en los
brazos de su marido rico. La película, titulada “¿Por qué nos molesta?
La historia de Betty”, cuenta cómo la familia de Betty se derrumba
cuando descubre que tiene el VIH, y trata el problema del estigma y la
discriminación contra la gente que tiene el virus. La película es parte
del paquete de alcance “El buen samaritano”.

http://labibliaweb.com/noticia/13/1263

La brillante oscuridad de Madre Teresa

La brillante oscuridad de Madre Teresa

19 06 2008

Por Jesús Bastante*

Portada del libro 'Ven, sé mi luz'«Si alguna vez me convierto en Santa, seré seguramente una Santa de la oscuridad. Estaré continuamente ausente del Paraíso». Ésta fue una de las frases más impactantes que se dieron a conocer cuando, hace ahora un año, se supo de la edición de un libro que compilaba la correspondencia mantenida entre la beata Teresa de Calcuta y distintas personalidades de la Iglesia a lo largo de los 50 años de su vida pública. Tras el lógico desconcierto de muchos, el conocimiento de la “noche oscura” de la “santa de los pobres” no hizo sino incrementar la admiración que el mundo entero la profesa. Algunos, ya como santa en vida. Otros, como una mujer valiente y decidida. Ahora sale a la venta la edición española, bajo el título de “Ven, sé mi luz” (Planeta Testimonio).

Los textos han sido compilados por el padre Brian Kolodiejchuk, estrecho colaborador de Madre Teresa y postulador de su causa de beatificación -una de las más rápidas de la historia reciente de la Iglesia- y, ahora de su causa de canonización. La editorial me pasó el libro hace cosa de una semana. Son 500 páginas, pero cada una de ellas destila pasión, dudas, sufrimiento… y fe. Una fe profunda y descarnada, tan humana que nadie dudaría que viene del Dios que murió en la cruz y supo de las penalidades del hombre. Y de esta inmensa mujer.

¿Tuvo crisis de fe la Madre Teresa de Calcuta? ¿Y quién no? ¿Acaso los grandes hombres y mujeres que en el mundo y la Iglesia han sido no han sentido ganas de abandonar y dejarlo todo? ¿Tal vez no han sentido miedo, desazón, ausencia de Dios en algún momento de sus vidas? Todos hemos pasado nuestro propio Monte de los Olivos, nuestra noche oscura. Supongo que, en el caso de los grandes personajes, la oscuridad se hace más profunda, más prolongada, también más incomprensible. Pero si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

En el prólogo, el padre Kolodiejchuk -que estará en Madrid este miércoles, y a quien entrevistaremos para estas páginas-, muestra su confianza en que “muchos se inspiren con la manera heroica en que la Madre Teresa vivió su misión de ‘encender la luz de aquellos que estaban en la oscuridad’, y la vivan de acuerdo con su propia vocación y posibilidades. En esos lugares de nuestros corazones donde todavía persiste la oscuridad, que una luz brillante resplandezca mediante su ejemplo, su amor y ahora también su intersección desde el cielo”. Y, con la suya, la de millones de pobres de entre los pobres.

No les “canso” con frases de Madre Teresa. Compren el libro, y paladéenlo, saboréenlo. No busquen el falso morbo: hay mucho, muchísimo más, aunque lamentablemente hace un año la editora norteamericana del libro quisiera hacer hincapié en ello para vender un volumen que, ya les digo, en España les van a quitar de las manos.

Felicidades a Planeta por el acierto de publicar estas “memorias” de Madre Teresa de Calcuta. Y, también, a aquellos que, aun yendo contra la voluntad de la beata, decidieron no destruir las cartas. Todo un don de la fe. Aun en la oscuridad, la luz siempre brilla.

(Fuente: blog “El barón rampante, 3/06/2008)

* Jesús Bastante es periodista, responsable de información socio-religiosa del diario ABC.

http://revistafast.wordpress.com/2008/06/19/la-brillante-oscuridad-de-madre-teresa/

El Islam y la Ciencia

El Islam y la Ciencia

Publicado el Domingo, 1 de Abril de 2007

Entre medias de la polémica sobre el “fundamentalismo ilustrado“, la declaración de St. Petersburg, y el siempre difícil camino hacia la laicidad en la Umma o comunidad islámica, cabe preguntarse qué posibilidades tienen los ideales de la Ilustración de abrirse paso en el mundo bajo el área de influencia mahometana.

I

Estos días hemos vuelto a recibir noticias sobre la subterránea difusión del creacionismo islámico entre algunos profesores de biología en las facultades españolas, tras de que otras miles de copias del así llamado Atlas de la creación fueran gratuitamente distribuidas en escuelas de Francia. Sin embargo, el lujoso tratado del que ya disponen nuestros académicos (se calculan unos 150 euros por unidad) tiene bastante poco de “misterioso“. La versión mahometana del creacionismo llevada adelante por el turco Harun Yahya se trata poco más que de un calco del “Diseño Inteligente”, típicamente promocionado entre los cristianos evangélicos norteamericanos, sin faltar la tan delirante como habitual asociación entre “evolucionismo, fascismo y comunismo“.

Muchos han imaginado la Ilustración como el destino histórico de la humanidad. Darwin mismo entendía que la evolución biológica progresaba más o menos inflexiblemente hacia la reforma de las costumbres y la victoria final de la virtud. Kant entendió la Ilustración como el entusiasmo de la voluntad humana en pugna contra la tradicional “pereza y cobardía” que aún osaban tutelar la razón naturalmente autónoma. Platón también conoció ésta salida de las tinieblas, pero conservando poca confianza en que los prisioneros (ciudadanos) resistieran la vista de la luz, terminó recomendando el retorno del filósofo a la caverna (ciudad). Karl Popper, siglos más tarde, era mucho más optimista y soñaba incluso con una sociedad de naciones en las que pudiera realizarse el ideal remotamente kantiano de la “sociedad abierta”.

Pero, ¿Tiene algo que ver el Islam con la Ilustración?

II

Abdelwahab Meddeb trae buenas y malas noticias. En primer lugar, es cierto que un periodo histórico del Islam puede asociarse de algún modo con el espíritu de la Ilustración. Desgraciadamente, este periodo crítico no se prolongó mucho más allá del siglo XII d.C., al menos hasta que una segunda recepción de las ideas científicas y filosóficas independientes tuviera lugar después de la invasión napoleónica de Egipto y posteriormente bajo el imperio otomano.

Coincidiendo con la inicial expansión del Islam, la confrontación de éste con los principales sistemas de creencias de la época (judaísmo, cristianismo, maniqueísmo y zoroastrismo) formó el embrión de una posible “Ilustración islámica” que nunca llegó a materializarse del todo. Ibn al-Muwaffa’ (720-756) fué el creador de la primera prosa literaria en árabe al traducir varios volúmenes de fábulas orientales. Veía al mulhid o ateo (”hombre que se desvía de la línea recta”) como alguien que puede llegar a ser virtuoso, ya que concebía la moralidad como una disposición humana independiente de la fe, adelantando así los postulados kantianos de la “razón práctica”. Y en la Carta sobre la amistad llegó a sugerir, como después lo harían Spinoza o Dante, que la esfera religiosa debía estar controlada por la esfera política.

Lo que omite Meddeb es que al-Muwaffa fué ejecutado por órdenes del califa abasida Al-Mansur debido a su tentativa herética de importar ideas zoroástricas al Islam.

Más tarde, durante el siglo IX d.C, Bagdad conoce la emergencia de los Mu’tazila (”aquellos que se retiran”), una escuela principalmente preocupada por la recuperación de la absoluta trascedencia de Dios que, al mismo tiempo que reivincidaba la responsabilidad del hombre, suprimía el espíritu de la Ilustración aliándose con el poder del Califato. Sin embargo, durante la misma época otros “librepensadores”, como Ibn Ishaq (808-873) y Isa al-Qarraq disfrutarán de una libertad limitada para transmitir en el ambiente árabe la cultura científica griega y extender las dudas sobre la relevación. En particular, será Abu Bakr Al-Razí (conocido en latín como Rhazes) quien lleve más lejos el ácido del racionalismo: para Rhazes no hay necesidad de creer en una revelación particular, que siempre resultan ser motivo de guerras y disputas.

Sin embargo, la tradición de tolerancia y “racionalismo” no duró mucho más allá del siglo XI. A partir de entonces, la corriente mayoritaria estableció la rigidez textual, el ritualismo y la supresión de toda connotación positiva en el concepto de innovación (o bid’a) dentro del Islam. En este viraje hacia la ortopraxis juega un papel central la reivindicación que Abu Hamid Ghazali (1058-1111) hace de las “ciencias religiosas” (Ihya’ ‘ulum ad-Din). Difícilmente la obra de Algazel podrá ponerse en línea con la tradición escéptica occidental de Descartes, Berkeley o Hume. La incoherencia de los filósofos marca, de hecho, un punto de no retorno en la nunca cristalizada del todo “filosofía islámica”, al rechazar vehementemente la tradición científica que la escuela Falasifa recicibió, de los siglos octavo al onceavo, a través de Platón o Aristóteles. En esta obra, que será severamente criticada por Averroes (En La incoherencia de la incoherencia), Algazel niega terminantemente la posibilidad de que los filósofos puedan probar la existencia de Dios (cerrando el camino hacia la teología natural islámica, que la escolástica cristiana sí desarrollará) y, ante todo, clausura toda vía hacia la causalidad natural:

Nuestros oponentes afirman que el agente de lo que se quema es el fuego exclusivamente; “esto es algo natural, no está causado por un agente voluntario, y no puede abstraerse de lo que es en su naturaleza cuando se le pone en contacto con un substrato receptivo”. Esto lo negamos nosotros diciendo: El agente de lo que se quema es Dios (…) es Dios quien hace arder al algodón y lo lo convierte en cenizas a través de la intermediación de ángeles, o sin intermediación (…) los filósofos no poseen otra prueba que la observación de que está ocurriendo el fuego, cuando hay contacto con el fuego, pero la observación prueba solo una simultaneidad, no una causación, y, en realidad, no hay ninguna otra causa que no sea Dios.

A partir de Algazel el sobrenaturalismo absoluto (la idea de que toda la realidad es, en último análisis, sobrenaturalmente causada) se incorporará de forma definitiva a la ortodoxia islámica. Ibn Taymiyya (muerto en 1328) radicalizará el temor mahometano a toda novedad (bid’a) y cualquier tipo de contaminación filosófica o religiosa procedente de judíos, cristianos, griegos, maniqueos o hindúes.

Después de la victoria de Algazel y Taymiyya sobre Averroes será difícil regresar de nuevo sobre la idea de una Ilustración islámica que libere a la actitud científica del yugo teológico.

III

De los siglos IX al XII d.C la ciencia astronómica y matemática vivió un periodo de esplendor en el mundo islámico. Ésta es la razón por la que todavía hoy la mayoría de las estrellas más brillantes, y muchos de los cráteres lunares, tengan un nombre árabe.

Ahora bien, por mucho que desde WebIslam se encarguen de recordarnos estos viejos laureles de la ciencia islámica, lo cierto es que la “Ilustración musulmana” resultó gravemente derrotada por las fuerzas del fideísmo, el tribalismo y la sociedad cerrada. El declive de la ciencia en el Islam coincidió con la destrucción del califato abasí por los mongoles, por la llegada sucesiva de los pueblos turcos a oriente medio y, con posterioridad, por los episodios de la colonización anglosajona y el victimismo sistemático que la teoría izquierdista del imperialismo ha alimentado persistentemente entre los islamoárabes desde el final de la Gran Guerra.

Para encontrar una nueva visión positiva de la innovación (bid’a) es necesario remontarse hasta la élite otomana, que también recuperará la noción de la malasha, el principio del público interés como antesala de la libertad política. Los todavía escasos musulmanes que hoy reclaman la compatibilidad entre Islam y laicidad, como la entusiasta Irshad Manji, pueden encontrar inspiración en la obra de Sheikh Ali Abderraziq (1888-1966) que, en L’Islam et les foundaments du pouvoir, ya rechazó la misma idea del “estado islámico” que ha fundado las repúblicas islámicas del siglo XX; empezando por la “espiritualidad política” del régimen de los imanes que cautivó al “posmoderno” Michel Foucault.

Si la primera recepción de la Ilustración tuvo lugar en el mundo islámico desde los siglos VIII a XI, la élite otomana tuvo una breve segunda oportunidad que se esfumó con los nuevos alineamientos geopolíticos tras las guerras mundiales del siglo XX. Hoy, aunque es dudoso pensar en una verdadera “reforma” del Islam, quizás no sea tan aventurado especular sobre una hipótetica transformación futura.

صرة الفرس

BilbaoPundit

http://www.disculpenlasmolestias.com/2007/04/01/el-islam-y-la-ciencia/

Yo quiero una Argentina distinta!

HAGAMOS UNA CADENA INTERMINABLE, ASÍ LOS ARGENTINOS TODOS, SIN DISTINCIÓN DE CREDOS, BANDERÍAS O GÉNERO, PONGAMOS FIN A ESTO QUE HOY NOS ESTA PASANDO, Y POSIBILITAR QUE LO DEL 2001 HAYA SIDO UN MAL SUEÑO DE UNA NOCHE DE PESADILLA.

PARECE QUE LA DIRIGENCIA POLÍTICA NO TOMÓ NOTA DE ESE HECHO DESGRACIADO Y HOY EMPECINADOS EN SUS APETENCIAS NOS ESTÁN EMPUJANDO A UN NUEVO 2001, QUE A DIFERENCIA DE AQUEL PUEDE TENER UN FINAL IMPREDECIBLE.

Y porque no decirlo UNA GUERRA CIVIL

Si estas de acuerdo Pásalo:

EL CAMPO ARGENTINO, UNO DE LOS MÁS EFICIENTES DEL MUNDO, PRODUCE ALIMENTO PARA 300 MILLONES DE HABITANTES.

CON LAS RETENCIONES ACTUALES EL ESTADO SE QUEDA CON EL EQUIVALENTE AL ALIMENTO DE 120 MILLONES DE HABITANTES.

¿ Cual es la parte que se roban ?

EN ARGENTINA SOMOS 40 MILLONES. USTED PAGA SU COMIDA O SE LA REGALA EL ESTADO?

POR EL CONTRARIO, EL ESTADO RECAUDA Y SE VANAGLORIA DE TENER EN ARCAS 50.000.000 USD.(¿¿sera cierto??) DE RESERVAS, SIN EMBARGO:

· NO HAY INFRAESTRUCTURA VIAL
· NO HAY SALUD
· NO HAY SEGURIDAD
· NO HAY EDUCACIÓN
· NO HAY PREVISIÓN ENERGETICA
· NO HAY COMBUSTIBLES
· NO HAY CARNES
· NO HAY LECHE
· NO HAY ESTRATEGIAS NI POLÍTICAS

EN CAMBIO, SÍ HAY UNA GRAN CAJA CON DESTINO CLARO: SOSTENER EL MODELO MEDIANTE LA CAPTACIÓN DE VOLUNTADES.

LOS ARGENTINOS QUEREMOS PAZ, QUEREMOS PODER TRABAJAR Y GANAR LO QUE NUESTRO ESFUERZO NOS PERMITA, QUEREMOS RESPETO.

QUEREMOS DECIR BASTA AL AUTORITARISMO Y A LOS PATOTEROS.

HOY YA NO ES EL CAMPO VS. LA CIUDAD, LOS QUE TIENEN VS. LOS QUE NO TIENEN, LOS DE DERECHA VS. LOS DE IZQUIERDA, LOS CIVILES VS. LOS MILITARES, LOS BUENOS VS. LOS MALOS. ESTAMOS TODOS EN EL MISMO BARCO.

BASTA DE DIVISIONES FOMENTADAS.

HOY TENEMOS QUE DEFENDER EL ESTADO DE DERECHO, PARA QUE NUESTRAS FAMILIAS PUEDAN EXPRESARSE LIBREMENTE SIN NECESIDAD DE ESCAPAR DE FUERZAS DE CHOQUE ENVIADAS PARA ACALLARNOS, EN ZONAS LIBERADAS POR LA POLICIA.

BASTA DE PATOTAS.
BASTA DE AUTORITARISMO.
BASTA DE NINGUNEOS.
QUEREMOS UNIDAD.
QUEREMOS FEDERALISMO.

ESTAMOS CON LA GENTE. SOMOS LA GENTE.

TENEMOS TODO PARA SER UNA GRAN NACIÓN. ESTA ES UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA Y EL MUNDO FESTEJA LA GRAN BONANZA DEL AGRO, LUEGO DE DECADAS DE VACAS FLACAS, MIENTRAS A NOSOTROS NOS DISTRAEN EN DISPUTAS ARCÁICAS. NO VOLVAMOS A SER CASO DE ESTUDIO CUANDO EN PAÍSES EXTRANJEROS SE ANALIZAN LAS OPORTUNIDADES PERDIDAS.

PROPONEMOS DECIR BASTA, SIN VIOLENCIA, EN PAZ Y COMO PUEBLO CIVILIZADO.

¿Ud. conoce algún político económicamente quebrado?
Yo no.
Pero sí conozco miles de propietarios rurales que han ido a la quiebra.

¿Ud. conoce algún político o funcionario público que se haya alejado de sus funciones empobrecido?
Yo no.

Pero si conozco pequeños propietarios empobrecidos que han perdido las escasas hectáreas que tenían por el desgobierno pòlítico hacia el campo.

¿Ud. conoce políticos que al alejarse de sus funciones son varias veces millonarios?
Yo sí.

Pero no conozco muchos ruralistas que en cuatro años hayan, ni por asomo, obtenido fortunas de esas dimensiones. A pesar que trabajan de sol a sol tozudamente.

¿Ud. conoce políticos que se hayan visto perjudicados por las sequías, las inundaciones, el granizo, el precio de los commodities?
Yo no.

Pero sí he visto los desastres naturales y económicos dejando un tendal de trabajadores que solamente generan riquezas para el país, mientras los políticos las despilfarran o mal distribuyen.

Se equivoca el gobierno cuando afirma que la actividad más rentable de la Argentina es el campo y que por ello se efectúan las retenciones.

Para redistribuir las ganancias de los demás entre quienes, supuestamente, deben necesitarlas.

LA ACTIVIDAD MÁS RENTABLE DE LA ARGENTINA, la que no quiebra nunca es la POLÍTICA.

Y yo propongo que se apliquen retenciones del 50% a los sueldos de todos los políticos argentinos y ñoquis para ser redistribuidos socialmente.

Jesús es el mesías

Entrevista:

Jesús es el mesías

¿Usted hace milagros?

Un día. un periodista de Colombia me hizo exactamente la misma pregunta. Yo le contesté: “No, nada de eso. La cosa es muy sencilla: yo oro y Jesús sana”. Al día siguiente, el sacó un artículo en el diario que se titulaba: El Padre Tardif ora y Jesús sana ” . Cuando vi el periódico exclamé: “¡Por fin un periodista entiende lo que es esto!”. El don de sanación es para los demás, no para uno mismo. A veces yo me he enfermado, y si el don de sanación fuera para mi mismo, yo me impondría las manos sobre la cabeza, oraría y quedaría sanado, pero no es así.
Durante un retiro de fin de semana para 200 latinos en Tucson, Arizona el Señor sano a muchos enfermos, incluso de enfermedades muy importantes, sobre todo de artrítis y parálisis. A las dos de la tarde del domingo yo tenía una fiebre muy alta. Me había resfriado y con dificultad alcancé a dar mi último tema. Terminado el retiro tuve que ir a acostarme durante día y medio. Yo decía: “Si el don de sanación fuera para provecho propio, me impondría las manos y me sanaría de una vez para salir de esta cama”. Pero el Señor me enseño nuevamente que no soy yo el que sana sino El.

Cuéntenos una sanación que le haya traído la atención por algo en particular.

Yo le voy a contar varias que muetran el buen humor de nuestro Dios. En 1984 estaba predicando un retiro en la ciudad de Monterrey. Durante la Eucaristía era muy difícil repartir la Comunión, ya que los pasillos estaban atestados de gente. Ayudado por unos guardianes me encaminé a la parte trasera. Cuando pasaba por en medio de la multitud, y algunas personas me querían tocar y otros hasta me pedían que les hiciera oración en ese momento, yo pensaba: “Pero si Jesús los puede curar, no se para que buscan al Padre Emiliano…”

Yo no sané a nadie. El beso, por más signo de amor que fuera, no era capaz de sanar ni un dolor de cabeza. Lo que pasó es que llevaba a Jesús en mis manos, y fue Jesús mismo quien sano a este pequeñito que estaba sordo.Yo soy simplemente como el burro que lleva a Jesús, y por eso el sigue sanando a los enfermos.

En medio de tanta gente vi a una señora con ojos llorosos, que llevaba un pequeñito en sus brazos. El niño me miraba con ternura. Yo me acorde de aquel paralítico de la piscina de Bezata (Juan 5), que no podía entrar al agua milagrosa porque no tenía quién le ayudara. Entonces me acerqué al niño y le di u n be so . El se sonrió y yo seguí repartiendo la Comunión. Ordinariamente no doy besos a la hora de repartir la Comunión, pero en ese momento sentí el deseo y lo hice… Al día siguiente la señora se puso de pie en el micrófono delante de toda la multitud, y dijo: “Ayer, a la hora de la Comunión, el Padre Emiliano paso cerca de nosotros. De pronto, se detuvo y le dio un beso a mi hijito, que tiene dos anos y estaba completamente sordo. Quiero darle gloria a Dios porque desde ayer mi hijo ha comenzado a escuchar. Dios lo ha sanado. Gloria a Su nombre!”. A partir de ese momento se me complicó la existencia. Todo mundo quería que lo besara; pero yo les decía: “No, los besos son nada mas para los niños. Las señoras vayan a que las bese su esposo”. Sin embargo, la enseñanza fue muy valiosa. Yo no sané a nadie. El beso, por más signo de amor que fuera, no era capaz de sanar ni un dolor de cabeza. Lo que pasó es que llevaba a Jesús en mis manos, y fue Jesús mismo quien sano a este pequeñito que estaba sordo.

Yo soy simplemente como el burro que lleva a Jesús, y por eso el sigue sanando a los enfermos. Lo peor seria fijarse en el asno y no en el que va montado en sus lomos. El día que seamos conscientes de que somos portadores de Cristo Jesús, ese dia se va a transformar nuestro ministerio; ya no hablaremos tanto de Jesús, sino que le dejaremos actuar con todo su poder.
La forma de sanar de Jesús es tan extraña, que no puedo omitir lo que paso en Monte Maria, donde cada domingo se reúnen más de 50,000 personas para la celebración de la Eucaristía, en donde el Padre Gilberto Gómez hace la oracion por los enfermos.
En una de estas celebraciones, el asta de la bandera del Vaticano se cayó y golpeó a una persona que caminaba torcida, tirándola al suelo.Todo el mundo se apenó al ver cómo aquel tubo tan grande y pesado fue a caer precisamente sobre una persona enferma. Para sorpresa de todo mundo, el enfermo se levantó por su propio pie.
El tubo le había enderezado la columna. Hasta el día de hoy, camina con normalidad. Los caminos de Dios están cargados de buen humor. A veces Dios nos sana con un beso, a veces con un tubazo.

¿Cual es el principal obstáculo para recibir carismas?

Yo creo que el miedo a perder nuestra reputación. Los carismas son una cruz y muchos no están dispuestos a llevarla. El ejercicio de algunos carismas provoca que muchos nos juzguen locos, que otros se burlen y no pocos nos desprecien o persigan. Mientras no estemos dispuestos a morir a nosotros mismos, aun a costa de nuestros privilegios y renombre, no recibiremos estos carismas. Recuerdo muy bien a un párroco vecino que se burlaba de los carismático, y en sus homilías dominicales aseguraba que los que hablaban en lenguas era porque les faltaban vitaminas… Hay muchos que tienen problemas. No le dan espacio al Espíritu para que se mueva libremente. Lo quieren encajonar en moldes preestablecidos y no lo dejan volar con libertad del viento que sopla como quiere. Los que tienen problemas con sus micrófonos es porque son demasiado cuidadosos de lo que los demás opinen. Si fuéramos menos celosos de nuestra reputación, estaríamos más abiertos al Espíritu Santo. El miedo a hacer el ridículo nos impide abrirnos a los carismas del Espíritu. Los carismas ciertamente son humillantes. Nos llevan a la cruz.

Por eso muchos les temen y otros los rechazan. Se acaban los horarios de descansos y se recortan las horas de sueño. Por otro lado, la reputación no crece, sino que uno se vuelve blanco de burlas, criticas y sarcasmos… pero en el fondo todo eso se sobrelleva, siempre y cuando no tengan problemas con los micrófonos.

Mucha gente cree que el Padre Emiliano Tardif es un santo, ¿que opina usted?

Yo me río de todo eso. A veces, cuando estoy solo y me voy a acostar en la noche, digo: “Si supieran quien soy yo, se quedarían mas tranquilos”. No he dejado de ser un cura de pueblo en una islita perdida en el Mar Caribe. Nunca puedo pensar que soy más que el burro que lleva a Jesús.
Yo bien se que cuando me visten de reconocimiento y me ponen mantos en el suelo, es porque le dan la bienvenida al Jesús que yo porto. Y cuando ya lo llevé a mi me regresan otra vez a mi corral; y al retornar, no hay mantos de flores ni reconocimientos: entro en el santuario de mi ser y digo: “!Señor, que grande eres tu!”.
Este regreso del burro a su casa es lo que nos mantiene en la humildad. La soledad y el estar frente a frente de Jesús no nos permite engañarnos. Cuando me arrodillo y recito las maravillas de Dios en los Salmos, pienso que si la gente conociera más a Dios, se fijaría menos en nosotros. Mi comunidad sabe que no soy santo, pero que si anhelo llegar a serlo. Es una vocación de todos los bautizados.. Pero equivocadamente pensamos que un santo es sólo una persona cuya imagen colocan en un altar o que realiza milagros.
Para mi, ser santo es mucho más que eso: es ser como Jesús. ¿Quien no quiere ser santo? Es mas, desde mi bautismo, al ser enraizado en la muerte y resurrección de Cristo Jesús, ya llevo el germen de santidad por el don del Espíritu que me ha sido otorgado gratuitamente, sin ningún merito de mi parte.

El don de sanación no es signo de santidad, es un don gratuito. Si lo pongo al servicio de los enfermos con paciencia y con amor, puede ayudar a santificarme, porque es puro ejercicio de la caridad, y a veces muy pesado. Un día alguien me dijo: “Emiliano, no te da miedo que la gente te canonice en vida por tanto milagro?” Yo le conteste: ‘Prefiero que me crean un santo a que me crean un bandolero”.

Y ¿que siente cuando la gente no se sana?

Me da compasión, pero no siento que se les quite nada. Insisto en que Jesús nunca ha dicho que se sanarían todos los enfermos, sino que nos daría signos para acompañar la evangelización. Las curaciones son signos que acompañan el anuncio del Evangelio, pero no es necesario que se sane todo el mundo, para que se crea en la Palabra de Dios.

http://www.panamundo.com/tardif/entrevista.html