Introducción a la Epístola a los Colosenses

Introducción a la Epístola a los Colosenses

Autor: Paulo Arieu

«La Epístola a los Colosenses es uno de los veintisiete libros que constituyen el Nuevo Testamento. Es una breve carta dirigida a los cristianos de la ciudad de Colosas, en Frigia, al sudoeste de Asia Menor. La carta se presenta como obra de Pablo de Tarso, autor de otras epístolas incluidas en el Nuevo Testamento, y la tradición eclesiástica no cuestionó su autoría. Sin embargo, desde principios del siglo XIX se ha puesto en duda que fuese Pablo su verdadero autor. En la actualidad su autoría está discutida.

La tradición eclesiástica ha venido atribuyendo la epístola a Pablo de Tarso, y sólo desde el siglo XIX se ha cuestionado esta idea. En la actualidad, las opiniones están divididas.

Los autores modernos partidarios de la autenticidad de la epístola se basan sobre todo, aparte de la tradición unánime de la Iglesia desde la época de Ireneo, en la presencia en ella de ideas características del pensamiento teológico de Pablo, y en la afinidad de la situación en ella descrita con la Epístola a Filemón, cuya autenticidad no se ha cuestionado: en ambas epístolas, el autor está en prisión, y en las dos figuran los mismos colaboradores.

Quienes descartan que la epístola sea auténticamente paulina se basan en:

Diferencias de vocabulario.

Diferencias de estilo literario.

Concepciones teológicas diferentes. Señala Antonio Piñero especialmente dos: el énfasis que se hace en la creación del universo a través de Cristo (cf. 1,16), y el concepto cósmico de Iglesia, como cuerpo de Cristo (cf. 1,18-24), cuando en el resto de las epístolas paulinas la palabra “iglesia” tiene siempre el sentido de comunidad cristiana local.

La imagen que la epístola presenta del apóstol: más que a un personaje vivo, parece reflejar a un personaje del pasado.

En la epístola hay elementos que permiten afirmar que fue escrita en prisión (cf. 4,10; 4,16). Por ello, los partidarios de la autoría de Pablo consideran que fue escrita durante alguno de los períodos de encarcelamiento del apóstol narrados en los Hechos de los Apóstoles: su primera prisión en Roma, durante la cual disfrutó de una relativa libertad para predicar (cf. Hch 28,16-28), su segundo encarcelamiento en dicha ciudad, su prisión en Cesarea Marítima (cf. Hch 23,12-27,1), o incluso en Éfeso (cf. Hch 9). En todo caso, debió ser compuesta poco antes de la Epístola a los Efesios. Quienes niegan la autoría paulina, en general, no se pronuncian sobre una fecha y lugar de composición concretos, aunque consideran que debió de ser escrita en fecha relativamente próxima a la muerte del apóstol, y, en todo caso, antes de Efesios.

Los autores que aceptan su atribución a Pablo en Roma durante su primer encarcelamiento allí, probablemente en la primavera de 57 o, según otros, en el año 62. Poco después escribió la Epístola a los efesios.

La carta va dirigida a la comunidad cristiana de la ciudad de Colosas, en Frigia, región situada en el sudoeste de Asia Menor. Colosas era una ciudad pequeña, relativamente cercana a Éfeso y Mileto. La comunidad cristiana de Colosas estaba en contacto con las de otras dos localidades próximas, Hierápolis y Laodicea (cf. 4,13-16), con las que intercambiaban los textos que les eran remitidos por los líderes cristianos.» [1]

«El libro de Colosenses era atribuido a Pablo sin dudas hasta el siglo pasado. Aun entonces, según Carson, sólo una minoría de eruditas puso en duda el hecho que Pablo hubiera escrito la epístola. Pero en este siglo, Bultmann y otros empezaron a hablar de Colosenses como siendo “deuteropaulina”. A partir de 1945, esa tendencia ha ido creciendo. Aun que atribuyen una relación de la epístola con Pablo, consideran que fue más bien un seguidor de Pablo que la escribió. Escritores como Kümmel, Moule, Bruce, y O’Brian siguen insistiendo en que Pablo fue el autor. »[2]

Notas

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Ep%C3%ADstola_a_los_colosenses

[2] http://personal.telefonica.terra.es/web/diariolocura/Estudios/Colosences.doc

Anuncios

Google Maps ofrece a los fisgones un arsenal ilimitado de imágenes

15/5/2008

Google Maps ofrece a los fisgones un arsenal ilimitado de imágenes

  1. Decenas de webs muestran las fotos más embarazosas del polémico Street View
  2. La empresa destaca las posibilidades de la aplicación frente a los abusos a la intimidad
GOOGLE MAPS
Un ciclista realiza un gesto insultante a una de las cámaras del Street Wiew de Google Maps. Foto: GOOGLE MAPS
 En biquini, en plena calle.
En biquini, en plena calle.
 Buscando algo en el maletero.
Buscando algo en el maletero.
JUAN RUIZ SIERRA
MADRID

Casi todos los hombres se hurgan la nariz, casi todas las mujeres llevan biquini y casi todas las parejas, hasta las peor avenidas, se han hecho arrumacos alguna vez en su vida, pero casi nadie quiere que su imagen hurgándose la nariz, llevando biquini o haciéndose arrumacos estén disponibles para todo aquel que tenga conexión a internet. Y menos aún que esas fotografías, tomadas sin el consentimiento previo del que aparece en ellas, se muestren, se envíen y se comenten por miles de personas en decenas de páginas web. Eso, sin embargo, es lo que está ocurriendo desde que Google Maps, el atlas virtual, estrenó en mayo del 2007 su nueva herramienta, Street View, en la que las imágenes ya no han sido tomadas por satélite, a vista de pájaro, sino a pie de calle.
“¿Sabes lo que puede significar para Barcelona como destino turístico el que sus calles aparezcan en Street View?”, preguntaba ayer una portavoz de Google en España, lugar al que pronto llegará el artefacto, si bien con las caras de las humanos difuminadas. Sí, claro. Resulta casi imposible refutar las vastas posibilidades de una aplicación como esta, tanto para el turista como para el que busca vivienda o para el simple curioso. Como dicen en la compañía, “este nuevo producto ha tenido mucho éxito en Estados Unidos no solo entre los usuarios a los cuales les ofrece información de su ciudad o de otro lugar que quieran visitar, sino también a empresas y negocios, como los relacionados con el turismo, pues pone a su disposición una excelente herramienta para promocionar una ciudad”.
Ha tenido tanto éxito que, junto a todas las virtudes que ensalza la empresa, ha creado un nuevo tipo de subespecie ciberespacial: los fisgones de Street View, internautas que se pasan horas buscando las imágenes más chocantes que ofrece el artilugio. En lugar de asomarse a la ventana de casa para escrutar al vecino, se asoman al ordenador para escrutar a todo Estados Unidos, el único país, por el momento, en el que ha debutado la herramienta, aunque Google piensa lanzarla a finales de año en Australia y ya está tomando imágenes en Francia o Italia. Y, sorprendentemente, todos los fisgones, estén donde estén, acaban observando más o menos lo mismo.

ENFADO Y SALUDO
La fiebre por el cotilleo en Google Maps ha llegado a la prestigiosa revista tecnológica Wired –que el pasado año creó un blog para discutir sobre Street View y votar sus mejores imágenes–, y ha originado la creación de decenas de páginas web dedicadas al asunto en exclusiva, como http://www.streetviewr.
com o http://www.streetviewfun.com. Casi todas muestran las 12 fotografías que sirven para ilustrar estas páginas. Allí está el hombre que explora el interior de su nariz sentado en un banco de San Jose, el ciclista de San Diego que se sabe cazado por la cámara de Google y muestra desafiante su dedo corazón, o, en un claro ejemplo de que hay personas encantadas de ser retratadas para el atlas virtual, la cuadrilla de motociclistas que sonríen y saludan al objetivo en la ciudad de Palo Alto.
Otras, en cambio, integran la lista de grandes éxitos de Street View por la historia que esconden. La del vagabundo de la calle Santa Clara, en San José, por ejemplo. Poco después de que se tomara su imagen, el hombre murió en una reyerta callejera. Parece sacado de la película Smoke, en la que Harvey Keitel repite cada día, durante años, la misma foto de la calle de su tienda y, cuando se las enseña a William Hurt, este descubre en una de las imágenes a su mujer, fallecida hace tiempo. Solo que en este caso la foto no está guardada en un cajón de la vivienda de Keitel. En este caso, cada internauta puede verla con un solo golpe de ratón.

http://www.elperiodico.com/

ACCIDENTE ESCOLAR EN UN CENTRO DE MONTGAT

ACCIDENTE ESCOLAR EN UN CENTRO DE MONTGAT

Varios padres del colegio dicen que el juego de la asfixia era habitual

  1. La dirección afirma que desconocía que los alumnos competían a cortarse la respiración
  2. El niño ha recuperado la función pulmonar pero no ha trascendido si sufre alguna secuela
JOAN CORTADELLAS
Varios niños se dirigen a la escuela Mireia Marina de Montgat, ayer por la mañana. Foto: JOAN CORTADELLAS

Varios padres de alumnos de la escuela concertada Mireia Marina de Montgat (Maresme), el centro donde el martes por la tarde encontraron en el lavabo a un niño de 9 años en situación de asfixia completa, afirmaron ayer que sabían, por sus hijos, que algunos menores jugaban a la toalla, una peligrosa competición que consiste en ver quién es capaz de pasar más tiempo sin respirar, mediante la estrangulación con dicha prenda. El menor, que permanece en una unidad de cuidados intensivos del Hospital de Vall d’Hebron de Barcelona, recuperó ayer al mediodía la respiración espontánea.

Fuentes médicas indicaron que el pequeño restableció la consciencia y la capacidad de orientación. No se indicó si sufre algún tipo de secuela neurológica debida al tiempo que permaneció sin que el cerebro recibiera oxígeno. Ese lapso –el que transcurrió entre el accidente y la llegada de la ambulancia que le facilitó respiración artificial– definirá el futuro fisiológico del menor.

MUTISMO OFICIAL
Oficiosamente, la dirección del colegio negó tener constancia alguna de que el alumnado practicara el juego de interrumpirse la respiración cronometrando el aguante pulmonar. “¿Cómo es posible que los profesores de la escuela no se hayan enterado de nada?”, se preguntaba ayer una madre a la entrada del centro.
Las familias expusieron opiniones divergentes sobre este punto: unas aseguraron desconocer el juego y otras reconocieron lo contrario. La escuela no se ha manifestado públicamente para dar una explicación de lo sucedido. Algún profesor también sostuvo que “el equipo docente no se había percatado en ningún momento” de que los alumnos se entretuvieran con esta peligrosa práctica. Aun así, según explicó una de las madres que conocían el juego, los alumnos del ciclo superior de Primaria ya tenían prohibido ir al lavabo en grupo precisamente para evitar que compitieran con la toalla que está sujeta a una barra junto a la puerta de dicho servicio.
“Son niños y no tienen conciencia de que son juegos peligrosos”, afir-
mó otra madre. Aunque muchos de los progenitores defendieron que se trata de una “buena escuela” y que lo sucedido “ha sido un accidente que podría haber pasado en cualquier otro colegio”, sí consideran necesario que la dirección dé una explicación de lo sucedido, para tranquilizar a los padres y “por la propia imagen de la escuela”, indicaron.
Si este grave accidente hubiera sucedido en una escuela pública –el Mireia Marina es concertado–, el episodio, y la práctica anterior del juego, hubieran sido comunicados a la inspección de Educació, aseguraban ayer fuentes educativas. Al tratarse de un centro privado, esa eventual información solo se producirá si la dirección del centro lo cree conveniente, ya que se trata de una empresa a la que la Generalitat financia el sueldo del profesorado.

De ahí que, indicaron, es muy probable que la conselleria no llegue a disponer de más información que la que proporcionen las investigaciones que están desarrollando los Mossos d’Esquadra y la Direcció General d’Atenció a la In-
fància i l’Adolescència. De momento, no ha trascendido en qué circunstancias ocurrió el accidente, cuantos niños estuvieron implicados y qué tiempo pudo estar inconsciente el pequeño lesionado. La escuela Mireia Marina percibe una cuota de las familias a cambio de asegurar que el alumnado estará seguro fuera de las horas lectivas.

Una célula cerebral sana, una neurona, puede permanecer entre cinco y 10 minutos sin recibir oxígeno. Pasado ese tiempo, empieza a sufrir lesiones que serán irreversibles, explicó ayer el neurólogo Jordi Pascual, del Hospital del Mar de Barcelona. La gravedad de esas secuelas depende de la edad del afectado: los niños resisten más, dijo.

La anoxia –falta absoluta de oxigeno– y la hipoxia –disminución de la oxigenación necesaria– alteran en primer lugar las funciones intelectuales, afirmó. En su grado más elevado, provoca que el individuo quede en estado vegetativo: corazón, pulmones y riñones funcionan, pero no hay actividad neuronal.

http://www.elperiodico.com/

Enciclopedia Universal Micronet

Enciclopedia Universal Micronet

Imagen de la portada de la Encyclopedie

El término Enciclopedia procede el griego en kyklos paideia (los primeros dos términos significan en conjunto ‘circular’ o ‘general’, mientras el segundo vale por ‘disciplina’ o ‘educación’) y alude al conjunto de conocimientos que debe poseer una persona culta.

Aunque hay documentaciones tempranas del término, como las Encyclopediae seu orbis disciplinarum tam sacrarum quam profanarum epistemon (1559), su uso sólo se hizo común en el siglo XVIII tras la así titulada Enzyklopädie de Johan Heinrich Alsted (1630). No obstante, a pesar de que no reciban esta denominación, hay numerosas obras que consideramos enciclopédicas desde la Antigüedad clásica, como las de Varrón (con sus Rerum Humanarum et Divinarum Antiquitates) o Plinio (celebrado autor de la Historia Naturalis), si bien, el término fue desconocido por los escritores de la Antigüedad.

Otras iniciativas, incluso más antiguas, responden a la misma inquietud del hombre de compilar todo el saber. En este sentido cabe destacar la gran labor de la biblioteca de Alejandría, sin duda, la máxima expresión de la cultura helenística, tanto por el marco cultural en el que nació como por las empresas que allí se acometieron.

El método de compilación de una enciclopedia es de carácter sintético dentro de las diversas parcelas del saber; estas parcelas aparecen ordenadas de acuerdo con unos determinados principios taxonómicos, a su vez marcados por las diferentes ciencias. Aunque el fenómeno de las enciclopedias no es exclusivo de Occidente, es en la cultura europea donde con mayor fuerza se desarrolla, al disponer el conjunto de la información de acuerdo con el patrón del trivium (Retórica, Gramática y Dialéctica) y el quadrivium (Aritmética, Geometría, Música y Astronomía) medievales; éstas son las llamadas Siete Artes Liberales y aparecen dibujadas claramente en el siglo V en De Nuptiis Mercurii et Philologiae de Martianus Capella.

Imagen del Liber de proprietatibus rerumEsta taxonomía pasó de la Antigüedad a la Edad Media con las Etimologías u Orígenes (Originum seu Etymologiarum libri) de San Isidoro, San (siglo VII) y será comúnmente aceptada por los enciclopedistas del siglo XIII, que es la época dorada para este tipo de literatura, con la obra de Vincent de Beauvais titulada Speculum maius, al frente de todas las demás (el Speculum cuenta con tres partes de su autor, Historiale, Naturale y Doctrinale, y una más apócrifa, de comienzos del siglo XIV, titulada Speculum Morale); a la altura de este autor, sólo cabe poner a un contemporáneo, Bartolomé el Inglés (a menudo llamado por su nombre latino Bartholomaeus Anglicus), por medio de su exitoso Liber de proprietatibus rerum, obra traducida a las principales lenguas de cultura europeas entre los siglos XIII y XV.

La divulgación del saber que se produjo con el Renacimiento resultó un caldo de cultivo excelente para la aparición de compendios, sumas y demás libros de carácter enciclopédico que en su mayoría ya se habían apartado claramente del esquema de las siete artes liberales; al mismo tiempo, por esa época la imprenta recuperó los principales títulos enciclopédicos y, muy en particular, las obras de San Isidoro, Vincent de Beauvais y, sobre todo, Plinio, que se convirtió en una de las lecturas predilectas en las aulas universitarias. En 1608 todavía vio la luz la última gran enciclopedia latina, la Encyclopaedia septem tomis distincta de Johann Heinrich Alsted de ahí en adelante aparecerían obras vernáculas como el Grand Dictionnaire Historique (1643-1680) de Moréri, el Dictionnaire des Arts et des Sciences (1694) de Thomas Corneille y el Dictionnaire historique et critique (1697) de Pierre Bayle. Entre los varios hitos del siglo XVIII, destaca la Cyclopaedia, or an Universal Dictionary of Arts and Sciences (1728) de Ephraim Chambers, sobre la que nacería la Encyclopédie française.

No obstante, la enciclopedia se transformó en algo distinto desde que apareciera la obra así titulada en París, entre 1751 y 1776, gracias a la labor de D’Alembert y Diderot. Hoy, vemos en la Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers (también llamada Encyclopédie française) un verdadero monumento del saber científico de su época, que despertó un gran entusiasmo, no pocas suspicacias y controversias y, en definitiva, preparó las ideas de la Revolución Francesa.

El conjunto de la Encyclopédie está formado por una monumental serie de diecisiete volúmenes de texto, a los que hay que añadir los tomos que recogen los grabados; como tal, la Encyclopédie representa la quintaesencia de la cultura ilustrada, el opus magnum de la Ilustración. Desde el propio siglo XVIII, hubo numerosas imitaciones de la Encyclopédie en toda Europa y, de una u otra forma, cualquiera de las enciclopedias publicadas hasta hoy quedan en deuda con esa deslumbrante empresa. Al mismo tiempo que ésta vieron la luz los diez tomos de la primera Encyclopaedia Britannica, obra en evolución permanente y que ha llegado a nuestros días con un excelente estado de salud.

El positivismo y la erudición decimonónicos dieron vida a un sinfín de obras enciclopédicas, universales o especializadas sobre las más diversas materias. Las grandes enciclopedias que, tras los modelos francés y británico, aparecieron en Europa entre esa centuria y la siguiente fueron la Allgemeine Encyclopädie der Wissenschaften und Künste (nacida en 1818, cuenta con 167 volúmenes), la Bolshaya Sovietskaya Entsiklopedia (1928-1947, con 65 volúmenes), la Encyclopedia Italiana (1929-1939, con 30 volúmenes) y la gran Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana de Espasa-Calpe (1905-1930, con 70 volúmenes que han ido aumentando por medio de suplementos).

Caja de la Enciclopedia Universal Micronet 2008En la década de los ochenta del pasado siglo se produjo un nuevo impulso enciclopédico de la mano del recién nacido formato digital, el CD-Rom. La aparición de un nuevo soporte de almacenamiento masivo de información que, además, permite que pueda ser procesada o reproducida por un ordenador, se convirtió en un buen aliado del saber humano. Las grandes enciclopedias en papel se publicaron en CD-Rom, primero, y en DVD, después; pero también surgieron nuevos proyectos entre los que, sin duda, destacó el proyecto multimedia más grande de la historia en el mundo hispanohablante: la Enciclopedia Universal de Micronet.

En el año 1995, Micronet apostó en solitario por un proyecto enciclopédico de rigor en el que participaron más de 600 especialistas españoles e hispanoamericanos, además de un equipo editorial y técnico enormemente ilusionado que afrontó el proyecto con honestidad e inquietudes culturales más que comerciales.

Ahora, seis años después, tras recibir infinidad de galardones y reconocimientos, EncicloneT, renueva su imagen y sigue apostando por la información veraz, contrastada y de autoridad de nuestra Enciclopedia, porque el legado de futuras generaciones debe soportarse en la metodología y la experiencia científica.

El fijismo o teoría fijista

El fijismo o teoría fijista es una creencia que sostiene que las especies actualmente existentes han permanecido básicamente invariables desde la Creación. Las especies serían, por tanto, inmutables, tal y como fueron creadas. Los fósiles serían restos de los animales que perecieron en los diluvios bíblicos o bien caprichos de la naturaleza (según teorías como la de la vis plastica).

El fijismo describe la naturaleza en su totalidad como una realidad definitiva, inmutable y acabada.

Evolución y fijismo

Esta creencia se opondría a la teoría científica de la evolución, que parte de Darwin, estando muy relacionada con el creacionismo, teoría principalmente cristiana, aunque también se da en otras religiones, que sostiene que el universo tal y como lo conocemos fue creado por Dios.

Siguiendo la Biblia y desechando las pruebas científicas que avalan la teoría de la evolución,[1] algunos seguidores de estas teorías datan incluso la creación del universo en una fecha extremadamente cercana, alrededor de seis mil años, dando incluso el día y la hora a la que se produjo.

Fijismo y Biología moderna

El descubrimiento de fósiles desde la antigüedad, así como otros datos de la naturaleza, habían llevado a pensadores de muchas culturas a intuir la idea de evolución. En la Grecia clásica, Anaximandro (siglo VI adC) nos ha dejado constancia. Tampoco la teología cristiana ha estado indisociablemente ligada al fijismo a lo largo de su historia. Así, Tomás de Aquino y San Agustín negaron que Dios hubiera creado todas las especies en los primeros seis días. Según esta corriente teológica, Dios habría conferido un poder productor o creador a diferentes elementos de la Naturaleza y este poder sería el responsable de la creación de vida en distintos momentos de la historia de la Tierra.[2]

El fijismo como hipótesis científica no se formalizó hasta mediados del siglo XVIII en la obra de Carlos Linneo (17071778); el reconocido naturalista sueco, quien asentó las bases de la taxonomía moderna, desarrolló formalmente el fijismo; mantuvo que las especies se habían creado de forma separada e independiente y negó la posibilidad del origen común de los seres vivos. Hay que decir que el objetivo fundamental de Linneo era establecer la grandeza de Dios y de su creación, con lo que era consecuente.

El zoólogo y naturalista Georges Cuvier (1769-1832), impulsor de la anatomía comparada y de la paleontología, fue otro de los científicos ilustres que se posicionaron a favor del fijismo. Ante el incesante descubrimiento de fósiles de especies desaparecidas, Cuvier fue el padre de la teoría fijista conocida como catastrofismo, formulada para explicar la diversidad de los organismos fósiles que contradecían el fijismo y algo más creíble que otras teorías, como la de la vis plastica, que proponían los fósiles como caprichos de la naturaleza.

En el siglo XIX se acumularon las evidencias científicas, especialmente los fósiles, que hacían cada vez más difícil la aceptación del fijismo. La publicación de El origen de las especies desató una polémica que, finalmente, condujo a la aceptación del hecho de la evolución por la práctica totalidad de los naturalistas, si bien la teoría evolutiva de Darwin tardaría más tiempo en ser definitivamente aceptada.

Fijismo en la actualidad

Actualmente en Estados Unidos los seguidores del fijismo intentan que sea enseñado en las escuelas en igualdad de condiciones a la teoría de la evolución. El actual presidente, George W. Bush, se jacta de ser creacionista y fijista.

Sin embargo, desde un punto de vista científico, el fijismo no tiene hoy ninguna credencial, siendo radicalmente rechazado por todas las ciencias que aceptan la teoría de la evolución como base: la paleontología se ocupa del estudio de los fósiles y de su correlación las respectivas épocas geológicas, la biología poblacional explica la distribución geográfica de las especies atendiendo a su origen evolutivo, la anatomía comparada tiene como uno de sus objetivos fundamentales la identificación de homologías, la biología evolutiva del desarrollo ha descubierto multitud de homologías moleculares en organismos filogenéticamente lejanos (véase el artículo genes HOX) y, partiendo de todas estas evidencias, el análisis filogenético se ocupa del establecimiento de las filogenias. Lo mismo sucede con disciplinas relacionadas. Así, la investigación con animales con fines médicos no tendría sentido si se negara la continuidad biológica.

Véase también

Referencias

  1. Pruebas científicas que avalan la evolución.
  2. Ron Amundson, The Changing Role of the Embryo in Evolutionary Thought: Roots of Evo-Devo, Cambridge University Press, 2005, 296pp, ISBN 0-521-80699-2.

http://es.wikipedia.org/wiki/Fijismo

Los polos tardarán al menos 1.000 años en fundirse

Los polos tardarán al menos 1.000 años en fundirse

Osos

El geólogo italiano Carlo Alberto Ricci, presidente del European Polar Board, afirma que los polos tardarán al menos 1.000 años en fundirse, en el supuesto de que la temperatura continue aumentando.

Los conocimientos actuales sobre el clima impiden hacer prediciones de futuro fiables. Según Ricci, quien lleva décadas investigando las regiones polares, la idea de que los polos podrían fundirse en los próximos 50 años es errónea.

Según estudios respaldados por el programa europeo EPICA, en el último millón de años se han dado cambios climáticos en ciclos de 100.000 años. Según el científico, la variación de 2 ó 3 grados que se está dando en la actualidad podría explicarse en base a los ciclos climáticos.

Ricci ha dado una conferencia en Madrid sobre el cambio climático y su influencia en los polos.

En los polos podemos rastrear el clima del último millón de años”, aseguró el investigador, ya que en el hielo se encuentran encerradas partículas que indican la composición de la atmósfera y el comportamiento del clima. En los últimos 8.000 años de la Tierra, en los que se ha desarrollado la civilización humana, ha habido cambios de varios grados de temperatura en periodos de menos de un siglo

Ricci piensa que la Tierra podría estar pasando simplemente por un ciclo de calor que podría acabar en cualquier momento. A pesar de ello, puntualizaba que los grandes cambios en la atmósfera no son corrientes y nunca se habían dado antes.

Las opiniones de Ricci se oponen frontalmente a las teorías catastrofistas sobre el calentamiento global. Su discurso resulta, desde este punto de vista, novedoso y esperanzador, lo cual no debería representar un motivo para defender el relajamiento en las políticas medioambientales de los gobiernos.

http://www.genciencia.com/2007/05/24-los-polos-tardaran-al-menos-1000-anos-en-fundirse

Genciencia La NASA preocupada por el deshielo en el ártico
Genciencia | El peligro del deshielo antártico

Catastrofismo

Catastrofismo

El catastrofismo es una teoría científica, formulada por Georges Cuvier, que explica que los cambios geológicos y biológicos producidos en nuestro planeta se debían no a cambios graduales, sino por cambios repentinos y violentos, las catástrofes que dan nombre a la teoría.

Aunque el uniformismo ha sido el modelo geológico dominante en los siglos XIX y XX, cambios graduales han llevado a la aceptación de tesis catastrofistas como la Teoría de la deriva continental, la tectónica de placas y la extinción de los dinosaurios, considerándose que, además de los cambios graduales, hay catástrofes puntuales.

Asímismo, el llamado neocatastrofismo ha ido cobrando importancia entre los geólogos.

Historia del catastrofismo

Casa de alquiler

Cuvier intentaba dar cimientos científicos a las teorías fijistas y creacionistas ante las múltiples evidencias. Los fósiles de especies desaparecidas se amontonaban ante la puerta de los fijistas y teorías como la de la vis plastica, que los proponían como caprichos de la naturaleza, resultaban a todas luces ridículas.

Cuvier propuso que los fósiles eran el resultado de la extinción de animales creados por Dios en las catástrofes bíblicas o producto de sucesivas creaciones. Así, por ejemplo, un animal que no hubiera entrado en el arca de Noé, nos dejaría ese vestigio de su existencia. Posteriormente aparecerían de nuevo otras especies totalmente diferentes a las extinguidas. A raíz de esta teoría se estableció la Teoría de las creaciones sucesivas.

Enlaces relacionados

Investigación Arqueológica Wyatt – El Arca de Noé

Noé

Indagación histórica sobre el Arca de Noé I

Indagación histórica sobre el Arca de Noé II

Arca de Noé

Atrahasis

Reyes antediluvianos

El mito de Ziusudra

Diluvio universal

«El Diluvio Universal»

Catastrofismo

Obtenido de: http://es.wikipedia.org/wiki/Catastrofismo

Anteriores Entradas antiguas