El orgullo


El orgullo no tiene sabor, ni color, no tamaño. Y sin embargo, es lo más difícil de tragarse.
August Black

C. S. Lewis llamó al orgullo “un cáncer espiritual,” que se come al amor y al contentamiento.

Para deshacernos del orgullo empecemos a pedir perdón cuando tropecemos con alguien desconocido. Demos las gracias sin apretar tanto los labios. Pidamos ayuda cuando la necesitemos.

INTRODUCCIÓN

El ORGULLO es el amor propio del ego que ha llegado a creer que es real… Si nos damos cuenta de que sentimos orgullo por todos los éxitos terrenales que hemos obtenido, sepamos que esos éxitos son para nuestro ego….

El orgullo es absurdo en sí mismo porque de nada sirve cuando nos sumergimos en la Unidad….
El orgullo produce: parálisis.

Envaramiento del cuerpo.

El orgullo tiene una expresión no verbal

Dos investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Davis descubrieron que el orgullo tiene su propia y reconocible expresión facial y lenguaje corporal, lo que lo hace parte de una breve lista de emociones humanas reconocibles que han sido identificadas por los científicos.

En el número de marzo de la revista Psycological Science, la estudiante de doctorado Jessica Tracy y el profesor Richard Robins reportaron el resultado de tres experimentos que muestran que el orgullo tiene una expresión no verbal que puede ser distinguida de otras emociones positivas como la felicidad y la exaltación.

La gente que muestra orgullo generalmente lleva una pequeña sonrisa, inclina levemente la cabeza hacia atrás, visiblemente expanden su postura y alzan los brazos por encima de su cabeza o bien se ponen las manos en la cintura,

En varios experimentos se crearon fotos de personas en poses que expresaban diferentes emociones, incluyendo posibles expresiones de orgullo. A los participantes se les pidió que identificaran las fotos que correspondían a emociones específicas, y que determinaran las que estaban asociadas con el orgullo.

Los resultados de estos experimentos colocan al orgullo en un pequeño grupo de emociones que tienen expresiones definidas y reconocibles. Éstas incluyen el enojo, la indignación o el asco, el miedo, la felicidad, la tristeza, la sorpresa, y posiblemente el desprecio y la vergüenza.

Tracy y Robins escriben: “Los resultados retan la creencia que todas las emociones positivas comparten las mismas expresiones no verbales”.

Ellos creen que la expresión de orgullo es una forma de comunicación no verbal que ha evolucionado en los seres humanos para que después de lograr algo, un individuo pueda mejorar su estatus social comunicando su éxito a los otros a través de esta expresión. Tracy y Robins también especulan que expandir la postura en esta expresión crea una impresión de grandeza y así se expresa el sentido de dominación; y el inclinar la cabeza hacia atrás quizás le permite al individuo observar por encima de la gente mostrando superioridad.

Aunque otras investigaciones se han enfocado en las expresiones faciales, esta investigación en particular muestra que para expresar una emoción se usa más que la cara. “El reconocimiento del orgullo disminuyó de manera sustancial cuando la expresión se restringió a sólo los hombros y la cabeza y no es mejor que un juego de azar cuando sólo se muestra la cara”, dicen los investigadores.

Por otro lado, cuando los participantes observaron sólo la postura del cuerpo sin las expresiones del rostro no reconocieron la expresión del orgullo.

El orgullo es una emoción importante que juega un papel crucial reforzando los comportamientos sociales, como el cuidar de los demás y el logro de las metas, opinaron Tracy y Robins. También dicen que: “En efecto, el orgullo es la emoción (junto a la vergüenza) que nutre el autoestima”.

Sentirse orgulloso puede incrementar el autoestima y alerta al individuo que es valorado por otros. Expresar orgullo es una forma de llamar la atención y también de avisar a los demás que uno merece la aceptación y un mejor estatus en la sociedad, dicen Tracy y Robin.

I. LO QUE ES EL ORGULLO

A. El orgullo, la opinión demasiado alta de uno mismo, es un pecado Prov. 6:16-19; 21:4
B. El orgullo es una avenida de tentación, 1 Juan 2:15-17

El orgullo es falta de reconocimiento de que nuestra personalidad NO forma parte de algo simplemente maravilloso…
Miremos el cielo en una noche estrellada… El orgullo nos hace sentir solos… Si perdemos el orgullo… una noche… mirado las estrellas… sentiremos que todos los seres que habitamos este planeta, somos el planeta… estamos pegados a él… y nuestro planeta junto con los demás, forman nuestro sistema solar que tiene como centro una estrella como esas que vemos… Somos parte de las estrellas… Seguramente en otro planeta de otra estrella exista un ser preguntándose lo mismo… sintiendo lo mismo…

Todos los éxitos terrenales que podamos obtener están muy bien cuando estamos proyectados… jugando a vivir un tipo de vida … pero de nada sirven cuando nos sumergimos en la Unidad…

Nuestro orgullo nos impide ver la pequeñez de nuestra personalidad… Creyéndonos tan importantes… tan grandes… lo único que conseguimos es provocar enfermedades que se manifestarán con parálisis y envaramiento del cuerpo.

Para deshacernos del orgullo empecemos a pedir perdón cuando tropecemos con alguien desconocido… Demos las gracias sin apretar tanto los labios… Pidamos ayuda cuando la necesitemos… Superemos las dificultades para decir “Buenos días o Hasta luego” en lugares como en un ascensor… Digámosle te quiero a quien debiéramos decírselo…

Aceptemos que por más éxito material que hayamos obtenido… que por mas lugares del mundo que hallamos visitado… no estamos aquí para jugar a presumir…

Cuando el orgullo nos asalte (debemos estar en estado de alerta para detectar que nos asalta el orgullo), tratemos de darnos cuenta de que nuestras personalidades no son nada en sí mismas.

¡Nuestra humildad debería ser infinitamente mayor, para reconocer nuestra propia fragilidad ante el Gran Arquitecto del Universo!… La Humildad es una lección para el ego… Porque el ego se ha engañado a sí mismo creyendo que es real y tiene amor propio.

En Proverbios 6:16 – 19, se dice que “Hay 7 cosas que el Señor odia y no puede tolerar”. Estas son:

  • Una mirada orgullosa.
  • Una lengua mentirosa.
  • Manos que matan gente inocente.
  • Una mente que hace planes malvados.
  • Pies que se apresuran a hacer el mal.
  • Un testigo que dice mentira tras mentira.
  • Alguien que causa problemas entre amigos.

Aunque también son siete, son bastantes diferentes de los “Siete Pecados Capitales”. El único pecado que está claramente en ambas listas es el orgullo. “Manos que matan gente inocente” pueden referirse a la ira. Sin embargo, es posible un caso en que una persona mate a alguien malvado llevado, que podría ser un ejemplo de ira pero no de matar a un inocente; y de forma similar, el asesinato a sangre fría de un inocente sería de las “cosas odiadas” sin ser necesariamente un ejemplo de ira. Los otros cinco “pecados capitales” no tienen ninguna correspondencia cercana a las ‘cosas odiadas’.

II. ¿DE DÓNDE VIENE EL ORGULLO?
A. Del corazón, Mar. 7:21-23
B. Del conocimiento de la ciencia del mundo, 1 Cor 8:1b-2
C. De un apellido ilustre, Fil 3:4-7
Gran honor, el nombre de Cristo, evítese jactancia.
D. De una posición importante
1. Ser ancianos, puede hacerles orgullosos, 1 Tim 3:6
2. Tener un título de doctor, ingeniero, etc.
E. El poder y las riquezas pueden ocasionar orgullo (Nabucodonosor), Dan 4:30-31
F. Realizaciones pueden ocasionar orgullo, Luc 18:10-12

III. ¿DE QUÉ ES CAUSA EL ORGULLO?
A. El orgullo nos hace olvidar que somos siervos, no amos, Mat. 20:26
B. El orgullo nos hace destronar a Dios del corazón, Prov. 30:13; Sal 14:1
C. El orgullo nos hace enaltecernos, Prov. 25:27; 6:17
D. El orgullo ocasiona que una persona sea egoísta:
1. “A mi modo, o no se hace”, Prov. 13:10
Prov. 14:3 Prov. 21:24 Prov. 28:25
E. El orgullo nos ocasiona cegarnos de nuestros pecados
F. El orgullo nos ocasiona condenar a otros, Mat 7:3
G. El orgullo impide varias cosas:
1. Impide conversión, Mat 5:3; 18:3
2. Impide a uno el auto – examen, Apoc 3:17
3. Impide a uno que confiese su falta a Dios y a otros.
4. Impide servicio – (Demasiado orgulloso para las tareas humildes, Juan 13:13-15)

IV. LA CAÍDA QUE EL ORGULLO TRAE
Prov. 15:25
Prov. 16:18-19
Prov. 18:12

CONCLUSIÓN:

Recordemos que estamos hechos a la imagen de Dios.
Pero tengamos cuidado para nunca llegar a ser culpables de exaltarnos
nosotros mismos. Reconozcamos siempre nuestra dependencia de Dios.
Seamos hijos humildes en sujeción al Padre. ¡La humildad caracteriza a los cristianos!

Las claves para abandonar el orgullo son: Aprender a perdonar Aceptar el perdón de los demás.

FUENTES;

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: