Las evidencias científicas ayudan a aclarar la muerte de dos niños

Las evidencias científicas ayudan a aclarar la muerte de dos niños

14 de Octubre, 2007

El Comercio
14/10/2007

La pesadilla  terminó  para la familia Campaña. Álex  Campaña y Marcela Caiza  abandonaron la mañana de ayer  la lúgubre celda de la Policía Judicial de Quito, donde eran indagados por el supuesto crimen de  dos de sus   hijos.

“Se hizo Justicia”, decía  su abogada Cecilia Pepinós, con la boleta de liberación dictada por el Juzgado Segundo de lo Penal. Ahora, la  pareja quiere recuperar  a sus tres hijos, que están internados   en  el hospital Baca Ortiz.

Los esposos Campaña-Caiza quieren olvidar a toda costa lo ocurrido la mañana del domingo pasado, en su departamento del Conjunto Los Olivares.

Esa día, ambos, junto a  sus hijos: Gary, Roxana, Mateo, Ariel y un bebé de cuatro meses, y su sobrino   Carlos Lucero, querían bañarse y preparse para ir a la iglesia. Pero, pasadas  las 08:00, algo no estaba bien en el departamento.

Empezaron a sentir dolores de cabeza y  un malestar extraño. La madre desesperada llamó a su líder de la iglesia de la Gran Congregación, a la cual había   acudido la familia un par de ocasiones.

“Mi madre tenía el manos libres del teléfono activado y escuché gritos de terror que nos pedían ayuda; decían que los atacaba el diablo”, recuerda   Jimmy Andrade, predicador de la iglesia y quien fue a  auxiliar  a  la familia.

Aproximadamente a las 09:00, Andrade llegó al conjunto. El guardia, David Karakra, y el conserje  José Guastay lo acompañaron hasta el departamento de los  Campaña. El vigilante  recuerda  que tocaron a la puerta, pero nadie les contestó. Entonces, decidieron  llamar a los Bomberos.

El reporte del Cuerpo de Bomberos señala que las 09:50 una moradora del conjunto los llamó para alertarles que unas personas están  atrapadas en un departamento.  Los socorristas entraron por una ventana y abrieron la puerta del inmueble. El primero en ingresar fue el predicador.

“Al entrar, sentí una fuerte presencia espiritual. Fue como un soplo de aire que me golpeó”, comentó el predicador. “Esa presencia -aseguró- era maligna y aún estaba en la casa de los Campaña”.

Recorrió el departamento. Vio a un   niño  tendido en el piso frente a uno de los cuartos. El resto de la familia estaba en  una habitación: cuatro sobre un colchón y otros dos  pequeños en el piso. Ellos eran Mateo y Ariel, que murieron.

Entonces, el predicador empezó un ritual,  llamado de imposición de manos. A los pocos minutos, llegaron los paramédicos  del 911,  policías de turno y la hermana de Andrade,  quien tenía que ayudarlo “a alejar a los espíritus”.

Mientras los miembros de la Iglesia Cristiana Evangélica  oraban por ellos, los paramédicos trataban de revivirlos.

Sergio Matiz, miembro  del 911 que atendió la emergencia, sostiene que su principal preocupación fue atender a la familia.

“Presentaban los típicos síntomas de personas inconscientes: pálidas, no respondían a ningún estímulo. Los niños estaban inconscientes. Les dimos oxígeno y fluidoterapia (suministro de suero). Reaccionaron muy bien  y se los sacó del departamento”.

Afuera estaban las cámaras de TV que registraban la confusión: los  policías que   se persignaban, bomberos que no sabían la causa   de la muerte. También grabaron al predicador que seguía orando.

Las ambulancias salieron con los niños sobrevivientes al Baca Ortiz. El médico que los trató (quien pidió el anonimato) dijo  que llegaron  con síntomas de  una intoxicación:  presentaban palpitaciones, mareos, ansiedad.

“Al recuperar la conciencia dijeron que se  levantaron en la mañana y se preparaban para el desayuno, luego se pusieron a orar porque su madre se sentía mal y se desmayaron”, contó  el galeno.

Los padres fueron llevados al hospital del Sur, con vigilancia policial. A la mañana siguiente, luego de recuperarse,  los  uniformados  los llevaron detenidos a los calabozos de la  Policía Judicial.

En su contra se fijaron cargos por   filicidio (asesinato cometido por un padre a su  hijo).

El fiscal  Mario Fonseca y el jefe de la Policía Judicial, Rodrigo Tamayo,  abrieron la indagación.

En medio de la especulación generada por algunos medios, especialmente de TV,  empezó la investigación científica y forense.

La primera medida fue la práctica de los exámenes a los restos de los pequeños muertos.  Marcelo Jácome, médico legista de la  Policía, hizo la autopsia.  Su diagnóstico fue que  murieron por un edema pulmonar,   por la acumulación de líquidos.

La causa era una aparente intoxicación; sin embargo, esa hipótesis  debía ser confirmada por las pruebas del Instituto Izquieta Pérez.

Los resultados del análisis  estarían listos en tres días (de lunes a miércoles). Mientras tanto, el predicador Andrade decía estar convencido de que luchó contra   el diablo en el departamento de los Campaña. “Las personas siempre quieren dar una explicación racional a todo”, decía en una oficina semivacía, que es su negocio: una productora de TV,  en el norte.

Los padres, aún detenidos, empezaron a contar su verdad. “Lo que ocurrió fue  accidental. No hubo ningún rito”, explicaba Álex, cuando hablaba con un periodista. Su esposa tenía la misma versión, pero agradecía a los predicadores de la iglesia por precuparse por su vida y bienestar.

El miércoles en  la tarde,  las pruebas llegaron. Los niños murieron por una intoxicación con monóxido de carbono, producida por la combustión del gas del calefón.  Jaime Benálcazar, jefe del cuerpo de Bomberos, dijo  que el monóxido de carbono  al  ingresar al sistema respiratorio y sanguíneo  genera un letargo,  sueño muy profundo, mareos y la muerte. Esto ocurre cuando hay un nivel superior el 60% en la sangre.

Tamayo, quien se mantuvo cauto, confirmó  que se descubrió las causas de la muerte y de la intoxicación. Además, que  los padres no tuvieron responsabilidad, por lo cual  su  libertad era inminente.

Pese a que su convicción de un supuesto caso de posesión diabólica fue apabullada por las evidencias científicas, el predicador dice sentirse tranquilo porque su alerta salvó la vida de seis personas.

Anuncios

Las diferentes facetas y creencias sobre el exorcismo, una práctica ancestral y controversial

La Opinión Digiral
19/10/2007

Las diferentes facetas y creencias sobre el exorcismo, una práctica ancestral y controversial

¿Existe o no el exorcismo? ¿Cuándo se hace? ¿Qué religiones lo practican? ¿Existe o no Satanás? Éstas son algunas de las preguntas controversiales que muchas personas se hacen cuando se toca el tema de posesiones satánicas o expulsión de espíritus.

Phyllis Herman, directora del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad del Estado de California en Northridge, dice que el ritual del exorcismo existe y lo practican más que todo las religiones cristianas (que incluye a la católica), el islamismo y judaísmo.

Las diferentes facetas y creencias sobre el exorcismo, una práctica ancestral y controversial. (Archivo/La Opinión)

“Las culturas indígenas y africanas poseen también un ritual que se asemeja al exorcismo”, agrega. “Estas etnias practican las llamadas limpias o despojos, practicados por curanderos o chamanes para liberar a las personas de lo maléfico”.

El padre Luis Valbuena, de la orden de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada en Los Ángeles, explica: “El exorcismo siempre ha existido. Sólo hay que leer la Biblia para darse cuenta que el mismo Jesucristo lo usó con frecuencia para expulsar demonios o espíritus malos de lugares y personas”.

“O sea, desde tiempos remotos se sabe de la existencia de la fuerza del mal. Pero, porque ésta exista necesariamente no tenemos que estar posesos. Es ahí donde la gente se equivoca”.

“Muchos piensan que el demonio se puede posesionar de ellos, sus casas o propiedades sin su consentimiento. ¡Esto no es verdad! El demonio no se posesiona de nadie ni de nada si no se le abren las puertas con la práctica de cultos satánicos y otros ritos por el estilo. Y, aunque es cierto que el mal existe, los casos de posesión diabólica son muy raros”, aclara el sacerdote.

Valbuena explica que el exorcismo en la Iglesia Católica consiste en un ritual de oraciones particulares que se leen sobre la persona identificada como posesa.

“Básicamente, con las oraciones se le ordena al demonio —o ente sobrenatural— que abandone en nombre de Dios Padre, el Hijo y el Espíritu Santo a la criatura que ‘no le posee’”.

El religioso agrega que antes de ejecutar un exorcismo se realiza una evaluación minuciosa del “supuesto poseso” para descartar un caso de fobia, sugestión, parapsicología o psiquiatría.

“La evaluación se desarrolla con mucho cuidado porque es fácil confundir la sugestión con la posesión… algo que ocurre comúnmente en personas sencillas, que ven al demonio en todas partes”.

De no encontrarse una explicación natural para el extraño comportamiento del individuo, entonces “se prosigue con la ejecución del exorcismo, que debe ser conducido por un sacerdote a quien el obispo de la región le ha asignado el ministerio del exorcismo”.

Oraciones como el Credo y el Padre Nuestro —que son manifiestos de fe— se utilizan en el despojo de los malos espíritus, precisa Valbuena.

Según regulaciones de la Iglesia Católica, los sacerdotes realizan el exorcismo bajo lo estipulado por el Rituale Romanum, que fue modificado por mandato del fallecido Papa Juan Pablo II en 1999.

En sus últimos años de pontificado, este Papa llamó al clero a estar mucho más preparado para afrontar las fuerzas del mal, ante la tendencia que manifiestan muchos jóvenes de ahora de vincularse a sectas satánicas.

La posesión de espíritus blancos
Phyllis Herman, directora del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad Estatal de California Northridge, comenta que en muchas culturas, incluyendo la nativoamericana, el estar poseído por un espíritu blanco no es algo malo.

Como por ejemplo –explica- en “los países donde predominan las costumbres indígenas, se tienen a los llamados curanderos o chamanes, quienes efectúan rituales especiales para ser poseídos por espíritus que les ayudarán en sus ritos de curar a la gente”.

“También existen países como India, donde las mujeres desean ser poseídas por la diosa Gada, y Corea, donde mucha gente desea ser poseída por el espíritu de uno de sus antepasados.

“Sólo en la cultura cristiana, judía e islámica estas posesiones no son bien vistas”.

¿Por qué la gente siente intriga por el mundo de lo desconocido?

Phyllis Herman, directora del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad Estatal de California Northridge, dice que esto se debe a la misma naturaleza del ser humano.

“Se tiene evidencias de que la gente desde la época prehistórica se siente fascinada con las predicciones y las adivinas”.

Decir No a los hijos.La Cienciología lo prohíbe.

Decir No a los hijos.La Cienciología lo prohíbe.

El actor Tom Cruise no puede decirle “no” a su hija Suri porque la Cienciología lo prohíbe. La estrella de ‘Top Gun’ y su esposa Katie Holmes son devotos seguidores de esta religión y se ven animados por esta a “apoyar” a su hija de 18 meses y a no regañarla.

Una fuente le dijo a la revista Us Weekly: “La Cienciología advierte a los padres que traten de ser amigos de sus hijos. Ellos no retan a los niños sino que le explican que su mal comportamiento es una ‘acción incorrecta”.

“Tom y Katie son muy indulgentes con Suri y no les gusta ponerle demasiadas reglas. Suri hace casi todo lo que quiere, cuando ella quiere. Si hace un alboroto antes de ir a la cama, la dejan quedarse levantada. Si ellos quieren que nade y ella llora, la dejan salir de la piscina. Si se queja de la comida, ellos le preguntan qué otra cosa quiere comer. Ellos siempre buscan complacerla”.

Suri, quien todavía es muy joven para tomar clases de Cienciología, está constantemente rodeada de practicantes de esta religión. Incluso sus dos niñeras lo son.

“A Tom no le gusta relacionarse con gente que no pertenezca a la Ciencioloía”, agregó la fuente a Us Weekly.

Escribir a un centavo por palabra es ridículo. Si un hombre desea hacer
un millón de dólares, la mejor manera es que empiece su propia religión
L. Ron Hubbard-Reader’s Digest 1980

 

Estas son las palabras de la mente detrás de la Cientología. Una de las doctrinas más contemporáneas y que ha ganado más de 8 millones de adeptos en más de 100 países. Su fundador, L. Ron Hubbard, ha sido acusado de plagiar y utilizar diversas fuentes de pensamiento, para crear otra de las falsas doctrinas en el mundo.Este plagiador, utilizó la palabra cientología, que fue utilizada por primera vez por Allen Upward en 1910 en su libro “El Nuevo Mundo” para representar la “seudo-ciencia”. En 1934, Nordenholz, utilizó la palabra “Scientologie” como el título de uno de sus libros, que trataba de la ciencia del conciente. L. Ron Hubbard, quien era ya conocido por plagiar a diversos autores como Freud y hasta los mismos experimentos de Pavlov, después de escribir su libro llamado Dianetics, crea la Cientología como una forma de pensamiento.

Su libro “Dianetics: The Modern Science of Mental Health“, en donde se nota claramente la teoría de los reflejos condicionados de Pavlov y hasta los 4 humores de Hipócrates, toma el nombre de la diosa romana de los cielos, Diana, ya que mucho de su estudio se basó también en los escritos de Aleister Crowley, quien fuera maestro de Hubbard en Ordo Templis Orientis, una secta satanista, para quien la diosa Diana era la “diosa de la oscuridad”.

No sólo tomó el nombre de Crowley, sino que también, la cruz que se encuentra en el nombre de su iglesia, fue tomada de la cruz usada por Crowley y por otras sectas como los Rosacruces.

Y no sólo tomó la cruz ocultista como suya, sino que también el triángulo que vemos en la página de la iglesia, que representa al dios Set, otro dios egipcio, también conocido como Satanás por cualquier ocultista.

Ahora, en que se basa la Cientología? Según la página oficial de la secta, la religión se basa en el estudio del manejo del espíritu en relación a él mismo y a los demás. Creen que el hombre es inmortal; que sus capabilidades son ilimitadas. Además que el hombre es básicamente bueno y que nadie más que el mismo individuo puede morir por sus propios pecados. Pregonan que el hombre consiste de 3 partes: El thetan (espíritu), la mente y el cuerpo. Dentro de esto, el hombre debe darse cuenta de su entorno y entonces así podrá avanzar en lo que él llamó “dinámicas”, hasta llegar al ser supremo.

Inclusive utilizan un aparato llamado “E-Meter” ó “electro-psicómetro”, que es un detector de mentiras usado por los auditores de la cientología para detectar el estado mental de cada miembro. Dicen sus seguidores que enmanos de un auditor entrenado puede descubrir crímenes escondidos, como lo aseguran personas como John Travolta y Jenna Elfman, actores de Hollywood.

Este aparato fue inventado por Volney Mathison, un quiropráctico, colaborador de Hubbard, y que era inicialmente conocido como el “Mathison Model B Electropsycometer”, usado para psicoterapia.

Cuando uno busca el razonamiento usado en esta doctrina, resulta fácil saber que solamente a un hombre se le pudo haber ocurrido tal enseñanza; pero cuando uno lee acerca de la historia detrás de L. Ron Hubbard, resulta increíble saber que millones de personas han sido engañadas. Como es posible que personas inteligentes hayan sido atrapadas en esto. La única respuesta que se me ocurre es la falta de Dios que existe en el mundo hoy en día. Y pienso en los pasajes de Génesis 6 y 7 en donde Dios le hace ver a la humanidad durante un período de 120 años, el pecado que han cometido contra Él y los manda a que se arrepientan. Entonces le dice a Noé que haga un arca, pues destruirá a aquellos que no se hayan arrepentido. La humanidad hace caso omiso de las palabras de Dios y muere en sus pecados, más sobrevive la única familia justa en ese momento de la historia humana. Otro pasaje es el de Exodo 32, en donde ya el pueblo escogido por Dios, el cual ha visto la magnificencia y misericordia de Dios para con sus vidas, vuelve a caer en pecado, satisfaciendo su carne. Cuarenta días habían pasado desde que vieron la presencia de Dios en el Monte Sinaí y cuando Moisés bajo del monte se encontraban adorando a un becerro de oro.

La humanidad es así. Nos olvidamos tan fácilmente de las bendiciones que Dios nos ha dado ó en otro caso, que nos quiere dar, pues Él ha prometido bendecirnos en sobremanera si le somos fieles. Somos tan olvidadizos, que seguimos doctrinas que satisfacen nuestros oídos, que nos dicen que el hombre es inmortal; que nadie más que nosotros puede quitarnos el pecado; que llegaremos a ser perfectos por sí solos, etc.

Fácilmente vemos que el hombre se deja engañar, pues lo invade la pereza para investigar lo que se le está enseñando, la pereza de escudriñar la base de las enseñanzas. Si estas personas hubieran investigado la historia de el fundador de la doctrina que siguen, se darían cuenta que es una farsa. Ha tomado símbolos claramente satánicos, y utilizan detectores de mentiras para detectar los males escondidos de las personas. A veces parece como si fueran niños jugando.

La Biblia ES la única y verdadera palabra de Dios. Hace poco escuché a Britt Merrick, el pastor de la Iglesia Reality Carpinteria, en uno de sus podcasts, decir que la Biblia es donde vemos con nuestros propios ojos las promesas que Dios tiene para nosotros. Lo decia hablando de cuando la fé nos falla, nada más tenemos que volver nuestros ojos a la Biblia y recordar lo que Dios nos tiene reservado.

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timoteo 6: 3-5

En la misma introducción podemos ver cual es el verdadero motivo bajo la creación de esta doctrina: Hacer dinero. Hubbard murió en 1986, y si no se arrepintió de sus pecados, y de haber desviado de la verdad a millones de personas, será juzgado y su castigo será terrible. En Dios espero que lo haya hecho.Les digo a todos que el hombre es pecador por naturaleza, nacemos en pecado, y no hay nada que podamos hacer nsotros por deshacernos del mismo. Ni siendo los hombres más buenos y generosos del mundo, ni siquiera si regalamos todo lo que tenemos y vivimos en miseria para que otros vivan mejor. Lo único que nos puede dar vida eterna es Jesucristo. Él, siendo Dios, se humilló y se hizo hombre, y nos enseñó el camino de la vida. Y después de tres años de ministerio, murió puro, cargando todos nuestros pecados. Para qué? Pues sencillamente para darnos vida eterna. El que cree que Cristo es Dios y es su salvador, y le pide a Jesús que lo rescate del pecado, entonces será salvo.

“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” Romanos 10: 9-10″a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” 2 Tesalonicenses 2: 12

Confío en Dios en que se dedicarán a escudriñar las escrituras, pues en ellas está la verdad. No perdamos más el tiempo. Dios nos está llamando para ser salvos. Escuchemos su llamado con nuestro corazón. Amén.

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.” 1 Juan 4: 1-3

Fuentes:

Testigo de la brutal ceremonia de ingreso en el ku kux klan

Testigo de la brutal ceremonia de ingreso en el ku kux klan

21 de Octubre, 2007

El Mundo

Eric Pasquier, reportero, fue invitado a una ceremonia del Ku Klux Klan. De su experiencia en Carolina del Norte volvió demudado, con varios cuadernos de notas y un explosivo ramo de fotografías. Retrató la iniciación de dos nuevos acólitos. Cuenta que, en la madrugada elegida, los candidatos caminan solos, penosamente, bajo los capuchones. Son recibidos por Virgil Griffin, figura clave del KKK. Muchos de los hombres ponen los ojos en blanco. Son una orquesta y rebosan adrenalina. Si los nuevos muestran flaqueza perderían respeto. La «atmósfera tensa, sombría y macabra» invita a sudar. Los muchachos recitan los 10 mandamientos grupales, «destinados a corroborar su creencia en la supremacía blanca». Pronto afrontarán una prueba definitiva. Dice Pasquier que, a veces, los novicios son amenazados de muerte; pero Griffin, el jefe del grupo, ha pensado en algo mejor, un golpe supremo que los estremezca. Deben comprender la importancia del juramento; demostrar, de paso, su fidelidad. Arrecian los aullidos. Suenan provocadores. El recinto es ya un pabellón carnívoro, grandioso y cutre.

En su testimonio Pasquier desclasifica gritos. Pone en limpio lo que una película –El nacimiento de una nación (1915), de David Wark Griffith– mitificaba. Cruces en llamas y caballos blancos, sotanas de fantasmagoría y caperuzos con forma de lágrima inversa atraen a estetas y homicidas (del general Nathan Bedford Forrest, primer líder del Klan, a los actuales socios). Todos adoran un ritual de imágenes verbeneras, que sustituyen la razón a coces. Basta recordar que cuando Griffith, por lo demás uno de los grandes cineastas de todos los tiempos, estrenó su película, la fiebre por el KKK sacudió el país. Cuentan las enciclopedias que en algunos cines, enfervorizado, el público sacó sus armas y disparó al aire durante la proyección. El deslumbramiento grupal por los falansterios del Klan todavía pervive.

Demostraciones. Según Pasquier, la noche en la que fue invitado como testigo los gritos de guerra y loas al Klan acompañan a los neófitos y retumban como cañones. Patalea el auditorio, brama la concurrencia, y Griffin, el líder, pide silencio. Ambos pretendientes deberán mostrar su entereza. La idea es que uno de los candidatos agarre una pistola y ejecute al otro. Así de fácil. Rápido y certero. Sin tiempo para reflexionar o tomar aire.

M�stica. Con una liturgia ancestral, el Gran Dragón ordena Caballero del Klan a un nuevo acólito.
Mística. Con una liturgia ancestral, el Gran Dragón ordena Caballero del Klan a un nuevo acólito.

Ante la disyuntiva del acto abominable o el rechazado, el que ha sido designado como verdugo empuña el hierro. Apunta al otro candidato de la noche, ambos horrorizados. Dispara… y el clic subsiguiente lo deja lívido, pálido. El arma estaba descargada. Poseído, derrama unas gotas de sangre sobre las estrellas de la bandera confederada (la de los sudistas en la Guerra de Secesión). Como bien recuerda Pasquier, una vez dentro es para siempre. La traición al Klan se paga caro, posiblemente con la muerte. La ejecución ficticia recuerda otras iniciaciones: las bandas adolescentes de delincuentes sudamericanos o los gangs de los barrios deprimidos en Estados Unidos, por ejemplo, solicitan demostraciones similares. Fidelidad al líder. Violencia ciega. Una geometría de pistolas que entronca bien con los movimientos fascistas del siglo XX y, al mismo tiempo, con los grupúsculos criminales de cualquier ciudad contemporánea.

Al l�mite. Los maestros simulan dar muerte al nuevo. Si refleja debilidad, se le expulsa.
Al límite. Los maestros simulan dar muerte al nuevo. Si refleja debilidad, se le expulsa.
Sello. Otro requisito es derramar sangre sobre la bandera confederada
Sello. Otro requisito es derramar sangre sobre la bandera confederada

A diferencia de esas bandas, el KKK explica sus métodos con un concentrado ideológico. Supremacía blanca. Xenofobia. Masturbaciones nocturnas sobre un pasado mítico que hizo del sur la Tierra Prometida. Teología barata. Nacionalismo efervescente. En las celebraciones del Klan el componente provocador, casi agitprop, queda reservado para los instantes íntimos, mientras que de cara al público, en parques con olor a barbacoa donde los dirigentes sueltan su mitin, el ambiente rezuma caricias comunales. Suaves melodías country endulzan el oído mientras la salsa picante baña mazorcas y discursos. Hace tiempo que evitan las demostraciones de músculo: la gente se hartó, perdió el miedo, y en muchos sitios el Klan salió a puñetazo limpio.

Jinetes. Portan antorchas que simbolizan a los fantasmas de los soldados muertos durante la Guerra Civil.
jinetes. Portan antorchas que simbolizan a los fantasmas de los soldados muertos durante la Guerra Civil.

Los miembros del Klan se saludan con un código de abreviaturas. Si el desconocido está en el ajo podrá responder. El primero dice: «AYAK» (siglas de Are you a klansman?, esto es, ¿eres un miembro del Klan?) y el segundo replica: «AKIA» (A Klansman I am, soy miembro del Klan). El Klan es eso: hacer de la barbarie máscara. Los tatuajes también importan. Cruces gamadas, banderas confederadas, vaga simbología entre el rock sureño y el culto bíblico, calaveras y otros distintivos de ultratumba, apología alcohólica (bourbon, please) y chicas semidesnudas: dibujos animados que hacen del asunto un juego de espejos donde reconocerse. El truco es meter tatuajes, banderolas, epidermis y whisky a un puro desmadre. Lo más importante del tatoo, su condición eterna, sirve como juramento ante el que sobrecogerse. Cualquiera que vea los tatuajes sabrá. Al igual que los nudillos del predicador Mitchum de La noche del cazador, son medallas, entorchados de guerra para abrazar más guerra.

Cuenta Pasquier que, en un momento dado, los que están a punto de ser caballeros del Klan han subido al altar. caballeros y altar, términos en los que percutir. Caballeros porque, bajo la sotana de amartillar herejes, gustan de considerarse hombres con principios, decentes, temerosos de Dios, amantes de antiguas costumbres glorificadas por fogatas caseras. Altar porque es ahí donde nace el mito, negativo de la Historia que alimenta al fanático. Alcanzan el altar como mártires dispuestos al martirio vicario de martirizar al prójimo, cordero de Dios sacrificado en nombre de la pureza.

Juramentos.
Bajo las banderas recitan los mandamientos del Klan como los caballeros de la Tabla Redonda hubieran adorado el Grial. Su misión, así, torna en algo cuasi sagrado, mandato divino ya invocado por diversos dictadores a lo largo del tiempo. El altar, sombrío, barroco, nutre el acto. Lo galvaniza con la coartada de la ascensión, que conduce a un cielo donde los negratas son tiroteados, los pachucos (chicanos) detenidos por la migra (el Gobierno, o sea, Inmigración) y los judíos gaseados; no en vano el KKK fue la primera organización estadounidense clasificada como «grupo de odio», y su antisemitismo significó, a la postre, su mayor problema: simpatizaron con el Eje, y el peaje fue brutal en términos publicitarios.

Tras la ordenación viene la juerga. Dionisio y Baco. Muerte y vida que en el fondo no hacen sino loar la muerte. Es su noche de farra. La hora en la que olvidan su marginalidad. Hay comerciantes, predicadores, campesinos, rockeros sin discográfica, dipsómanos varios, médicos y maestros. Urgen a romper la inercia histórica alentados por el vapor quemante del alcohol a chorro.

Odian a Bush.
Son matones, sí, pero capaces de organizarse en un mundo hostil. Basta pasear por sus páginas web. Allí las citas de Lincoln (tiene guasa que asuman los mandatos del presidente antiesclavista por antonomasia) alternan con noticias amarillistas contra el inmigrante, que viene a robar toda la platería de la América blanca. Entre crímenes cometidos por negros y atracos protagonizados por chicanos, los del Klan hablan de la familia y colocan bucólicas estampas de matrimonios con niños. También atacan a George W. Bush (los candidatos demócratas Hillary y Obama son el demonio). A sus ojos, el presidente es una maricona. Un blando que no lanza la bomba atómica contra Irak. El Klan odia a Washington. De allí sólo vienen plagas. Si no fuera por los burócratas (insulto definitivo), seguirían reinando.

Como otros grupos antisistema, el Klan tiene origen culto. Ciudadanos descontentos con el status quo, niñatos del sur, canibalizaron las aspiraciones de la América Confederada, cuando los antiguos propietarios contemplaban libres a sus esclavos. Ahí arranca la semilla de una de tantas sectas nacidas al calor de la testosterona. Según los expertos, el nombre del KKK hace guiños a Grecia, si bien sería Esparta la más exacta devoción. Entre la filología, el pasatiempo y la chorrada, parieron una asociación criminal. Fue santo y seña para el pretendido renacimiento de unos estados deprimidos. Palizas, violaciones, atentados, robos, linchamientos y otras razzias hicieron de Alabama, Tennessee o Georgia campo de minas para negros y liberales. Contra lo que pudiera sospechar el observador desinformado, no fue el Partido Republicano su paladín, sino el Demócrata, cuyo racismo en aquellos días superaba lo patológico.

Hoy por hoy los números en torno al Klan varían. Fundado en Pulaski, Tennessee, en 1865, sufrió debacles y renacimientos. Liquidado tras las leyes anti-klan de 1871, resurge en los primeros años del XX. Llegó a tener 5.000.000 de afiliados a finales de los años 20; manejó una enorme cantidad de dinero. Más aún, logró infiltrarse en el tejido social y económico. Contaminó a jueces y policías. Muchos políticos le hicieron reverencias, y bastantes incluso mantuvieron estrechos lazos con la organización. Ironía última, al llegar al poder desarrolló programas sociales nunca vistos. El final de la II Guerra Mundial debiera haberlo enviado a la morgue, pero entrado el XXI mantiene el tipo. Algunos hablan de 3.000 miembros; otros, entre ellos Pasquier, sitúan la cifra en 20.000, y más de 200.000 simpatizantes (dicho sea con toda prudencia, pues resulta difícil cuantificar/cualificar simpatizantes).

Sus tentáculos.
El Klan controla portales de Internet. Distribuye panfletos. Organiza festivales campestres de música y oratoria. Ayudó en el asesinato del doctor King. Vivió días ambiguos gracias a Hoover: obsesionado con el peligro rojo, amigo de cualquiera que oliera a anticomunista, el legendario director del FBI hizo la vista gorda y resultó, al tiempo, eficaz en las labores de infiltración, que derivaron en múltiples condenas. Pero en los antiguos Estados Confederados y en el Medio Oeste puedes, con suerte, encontrar guateques dedicados al Klan.

El Klan apabulla.
En sus emisoras parlotean fulanos amables, traicionados por la mirada del visionario. Invocan catástrofes. Predican miseria con hilo musical incorporado. Necesitan argumentos ebrios. El culto a lo ario se hace emblema. Alan Axelrod y otros autores han desgranado los códigos secretos de la sociedad, desbandada en múltiples parroquias que funcionan de forma local. Entre las más destacadas figuran la Iglesia de los Caballeros Estadounidenses del Ku Klux Klan, los Caballeros del Ku Klux Klan o Klan de la Sexta Era, los Klanes Imperiales de Estados Unidos y los Caballeros de la Kamelia Blanca. Klan (clan en escocés) hace referencia al origen de sus fundadores. Flota, implícita, la gran bola, ésa que habla de un gremialismo primigenio entre unos aventureros rubicundos, dispuestos a fecundar la tierra, que fueron expulsados del paraíso por abogados, periodistas, nietos de esclavos y bisnietos de mayas. En el fondo hablan del Adán y Eva, y y sitúan el Tigris en los algodonales del Golfo de México.

Siguiendo a Pasquier desciendes hacia el fin de la noche. Los ritos iniciáticos, ceremonias de ruidismo extremista y disfunción dialéctica, son extraños, aquelarres a los que los forasteros rara vez nos habíamos asomado.

Fuente:El Mundo

¿Que creen los y las luteranos/as?

¿Que creen los y las luteranos/as?

La Biblia
Mujeres y hombres inspirados por el Espíritu divino, relataron en las páginas de la Biblia sus experiencias de encuentro, fe y amor. La Iglesia reconoce esa inspiración; y cree y confía que esa colección de documentos revela la Palabra de Dios.

El Antiguo Testamento es una colección de textos sagrados del pueblo de Israel. El Nuevo Testamento no es simplemente “la segunda parte” de la Biblia , tampoco se lo toma aisladamente del Antiguo. Para comprenderlo es importante conocer cuanto hay en él de relectura y actualización de promesas y anuncios contenidos en la Biblia hebrea.

Para la fe cristiana, Jesucristo es la revelación fundamental de Dios. La obra de Dios, iniciada en el Antiguo Testamento, encuentra su cumplimiento en Jesucristo, tal como nos lo presenta el Nuevo Testamento. Por esta relación tan estrecha entre ambos Testamentos, entre Jesús y su pueblo, entre las promesas y su cumplimiento, debemos afirmar que para poder comprender el Nuevo Testamento, necesitamos indefectiblemente el Antiguo.
La rama protestante del cristianismo considera que no hay otro acceso a la revelación de Dios fuera del libro inspirado, normativo y sagrado, que da testimonio y transmite su Palabra.

Con mucha sabiduría de lo alto, la Iglesia siempre defendió la integridad de su Biblia completa y se opuso al rechazo del Antiguo Testamento. Olvidarse de él no sólo significa perder las raíces hebreas de la iglesia y de Cristo mismo. También equivale a desperdiciar buena parte de la revelación de Dios.

Los Credos
Profesión de fe y confesión de Atanasio (obispo de Alejandría). Escrita en el año 333 de la era cristiana . Esta confesión de fe fue usada después de 450 a .C. en la provincia eclesial de la Galia del imperio romano. Poco a poco fue adoptada por toda la iglesia occidental romana. Es el resultado de discusiones doctrinales, que se extendieron durante todo el Siglo IV. Estas discusiones surgieron alrededor de declaraciones sobre la trinidad divina, por la misma esencia divina y de la característica humana de Jesús de Nazaret, de por qué los cristianos confesamos a Jesús como Hijo de Dios y de qué significa para la proclamación del Evangelio el hecho que Jesús sea el Salvador y la Salvación del mundo. El credo atanasiano parte de la pregunta: ¿Como ser salvo?

Su respuesta es que al que quiere ser salvo, le es necesario ante todo que guarde la fe universal y común. La universal, común fe es ésta: que adoramos un Dios en la Trinidad , y la Trinidad en la Unidad.

Reafirmanos nuestra fé en cada culto. Para tanto, muchas vezes usamos el Credo Apostólico u el Credo Niceno

Catecismos
La palabra “catecismo” significa libro de enseñanza , es por ello que se utiliza para designar los manuales de instrucción en la fe cristiana.
En el transcurso de la historia cristiana se conocieron diversos catecismos, tal es el caso del Catecismo Romano de la Iglesia Católica ; el Catecismo de Heidelberg difundido por la Iglesia Reformada ; el Catecismo de Ginebra redactado por Juan Calvino y el Catecismo Mayor y Menor de Martín Lutero publicados en 1529.
Lutero era consciente de que las personas evangélicas de su época vivían ajenas al evangelio y sin la fe auténtica. Entonces, seleccionó de la doctrina cristiana cinco temas y los explicó con palabras sencillas, para que los creyentes pudieran comprender mejor lo que rezaban en sus cultos dominicales.
El Catecismo Menor está dedicado a madres, padres y educadores/as que deseen compartir el evangelio con jóvenes y niños/as. El Catecismo Mayor en cambio, busca fortalecer la fe evangélica de pastores/as y educadores/as.

Los Sacramentos
En las iglesias evangélicas provenientes de la Reforma se reconocen como Sacramentos a la Santa Cena y el Bautismo . A diferencia de la Iglesia Católica , que reconoce siete, la tradición evangélica protestante considera como verdaderos compromisos sólo dos, ya que ambas prácticas fueron ordenadas directamente por Jesús.

El origen de la Santa Cena se remonta a la última cena que Jesucristo mantuvo con sus discípulos la noche en que fue traicionado y apresado. Este Sacramento es al mismo tiempo juicio y oportunidad de arrepentirnos y recibir el perdón de Dios. El pan y el vino dados en la cena expresan la entrega completa de Jesús y son compartidos en comunidad.

El Bautismo se remonta a la práctica bautismal de las primeras comunidades cristianas en respuesta al encargo de Jesús hecho a sus discípulos (Mateo 28,19-20). A través del bautismo las personas se convierten en discípulos de Cristo y responden a su llamado con cada pensamiento, palabra y obra de sus vidas. El agua derramada simboliza que la persona es parte del cuerpo de Cristo.

La espiritualidad
Los cultos y la celebración de los sacramentos del Bautismo y la Santa Cena son el centro de la vida comunitaria . Alli se renueva la fe, se nutre la vida espiritual, se fortifica el espíritu de servicio al prójimo, se ensaya la convivencia basada en el perdón y el respeto por la personalidad del hermano y de la hermana.
La liturgia es sencilla y se desarrolla con lecturas bíblicas, oraciones e himnos, como un diálogo, con la participación de toda la congregación.

Culto

El culto -interpretado como un servicio divino – es el alma de una comunidad cristiana y ocupa el centro de su vida. Dios mismo reúne los creyentes bajo su Palabra, y estos responden con sus cantos y oraciones, con sus confesiones y alabanzas. Dijo Lutero al respecto: “El Señor nos habla por medio de su santa Palabra, y nosotros a El por las oraciones y los himnos”.

Este servicio divino expresa, por un lado los beneficios que Jesucristo brinda a su iglesia mediante las dádivas de gracia, la palabra y los sacramentos (según Hebreos 8,2); por otro lado se refiere al servicio que la congregación brinda a Dios como expresión de agradecimiento y adoración en su plegaria y su ofrenda (según Romanos 15,16).

Los cultos pueden ser conducidos por un pastor, una pastora, un lector o una lectora.

Los servicios se celebran, por lo general, en el templo. Esto no impide que por algún motivo se celebre en un galpón, domicilio particular, hospital, etc.

La Oración

Orar es hablar con Dios en forma personal y confiada. Nos dirigimos a Dios para pedir y agradecer, alabar y confesar. La Biblia nos invita a cultivar este diálogo. Podemos confiar en que Dios atienda nuestras súplicas, dejando en sus manos cuándo y cómo ha de cumplirlas. Jesucristo enseña, a los discípulos que desean aprender a orar, el Padrenuestro . Este modelo estimula e inspira nuestras propias plegarias.

Vea también:

31 de Octubre – Dia de la Reforma Protestante

Evangélico – Católico

La Confesión de Augsburgo

http://iglesialuterana.ec/que_creemos.htm

El 6 de enero

Redacción Internacional – El 6 de enero no pertenece exclusivamente a los Reyes Magos ya que, alrededor del mundo, distintas celebraciones coinciden en esta fecha, día también de la Navidad en Serbia o Armenia, del bautismo de Cristo para algunos ortodoxos, y de las mujeres en Irlanda.
La diferencia de trece días que existe entre el calendario juliano y el gregoriano hace que se solapen la Navidad ortodoxa para algunos países con la Fiesta de Reyes.

En Serbia, por ejemplo, la Navidad comienza el día 6, cuando, a primera hora, el padre de familia sale para cortar una rama de roble que trae a casa, donde es recibido por la esposa con miel y vino.

Por la noche, antes de la cena, se enciende la rama, y se mete en casa también un poco de paja que se tira al suelo; la mujer y los niños imitan entonces el canto de los pájaros en el nido para llamar el bienestar y la abundancia. En ese día no se puede insultar, reñir ni pegar, ya que es el día de reconciliación.

En Rusia, donde también se sigue el calendario juliano, la Navidad es más conflictiva: Uno de cada cinco matrimonios se rompe en estas fiestas y el número de suicidios también se dispara debido al excesivo consumo de alcohol y a las dificultades de convivencia.

Lo habitual, sin embargo, es que los rusos se reúnan y preparen “pilmenie” (raviolis siberianos) rellenos de carne y verdura, o dulces. En el mundo rural, además, los niños salen disfrazados a las calles para cantar villancicos de puerta en puerta.

La Epifanía en esos países se celebra el 19 de enero.

En lugares como Armenia y Etiopía también celebran el nacimiento de Jesús en estas fechas, pero por otras razones:

“Durante los tres primeros siglos del Cristianismo, toda la cristiandad festejaba la Navidad el 6 de enero” y si hoy en muchos países se celebra el 25 es porque “en el siglo IV en Roma se impuso una necesidad práctica”, explica el profesor Sergio Kniasian en la página web de la International Armenian Network.

“Ese día los romanos celebraban con gran despliegue la ceremonia del Dios-Sol…y los altos dignatarios de la Iglesia Occidental resolvieron cambiar esa fiesta por la celebración del nacimiento de Jesús, de manera que el 25 de diciembre se impuso en todos aquellos países que tenían a Roma como centro espiritual”, cuenta.

La Iglesia Apostólica Armenia y otras de Oriente mantuvieron el 6 de enero porque vivían ajenas a Roma.

Pero en otros países ortodoxos, como Bulgaria, Rumanía o Grecia, lo que se conmemora el día 6 es el bautismo de Cristo, mientras la Navidad es el 25 de diciembre como en Occidente.

En Bulgaria, el 6 de enero es la fiesta de Yordánovden, que se celebra en la madrugada cuando “el cielo se abre” y Dios cumple los deseos de los creyentes.

El agua centra los ritos que se ofician ese día de conmemoración del bautismo de Jesús, y que culminan cuando el pope tira una cruz al río, al mar o a un lago y, acto seguido, se lanzan al agua, pese al frío, los varones solteros para rescatarla.

Este ritual se cumple también, con alguna que otra variante, en Rumanía y Chipre.

En Rumanía, en Chipre y en Grecia, los popes, además, van de casa a casa y bendicen los hogares con albahaca mojada en agua bendita.

La iglesia de Chipre es una de las más antiguas de la comunión del Este pues fue fundada por San Pablo y San Bernabé, y la Epifanía (la manifestación de Cristo que puede ser a los magos o en el bautismo) es una de las fiestas más importantes en la isla.

La víspera de la fiesta es de ayuno, y es cuando los sacerdotes visitan en casa a los feligreses para bendecirlos.

Por su parte, los niños suelen visitar el día 6 a sus parientes y amigos, cantando un refrán para pedir la “pouloustrina”, una suma simbólica de dinero.

Grecia también celebra la Navidad entre los 24 y el 25, y los regalos se reparten el 1 de enero, día de la fiesta de San Basilio. Las casas se adornan con un árbol de Navidad o con un barquito con luces y las plazas, con pesebres.

La noche del 31 de diciembre al 1 de enero se reparten los regalos y se quiebra una fruta de granada en el umbral de las casas para que el nuevo año traiga dinero y buena suerte.

También se bendice y parte un pastel en el que se esconde una moneda (costumbre parecida a la del roscón de Reyes), y se reparten trozos a los presentes, dejando uno para el hogar y uno para Jesús.

En Egipto, los cristianos coptos carecen de tradición asociada a Melchor, Gaspar y Baltasar y los festejos de la Epifanía tienen un carácter meramente litúrgico y familiar.

Finalmente, en Irlanda se celebraba antaño el día 6 una curiosa festividad, llamada “Women’s Christmas” o “Nollaig na mBan”, que actualmente resiste en localidades como Cork y en la que los hombres asumen las actividades del hogar, y dan a las mujeres el día libre.

http://www.proceso.hn/2008/01/05/Reportajes/En.muchos.pa/3251.html

Un Poco de Historia: Sífilis en la primera fundación de Buenos Aires

Un Poco de Historia: Sífilis en la primera fundación de Buenos Aires

Pedro de Mendoza

Mendoza era un hidalgo nacido en Guadix, Granada, que contaba a la sazón unos treinta y cinco años. Realizados los preparativos del viaje, partió el adelantado en agosto de 1535, con once barcos y unos mil trescientos hombres. Llegado al Río de la Plata a comienzos del año siguiente, levantó en su margen derecha una fortaleza a la que llamó Puerto de Nuestra Señora de Santa María del Buen Aires (3 de febrero de 1536).

Al poco tiempo, los habitantes de aquella modestísima poblaci6n empezaron a padecer el azote del hambre y los ataques de los indígenas, quienes, tras un comienzo amistoso, se habían vuelto hostiles y se negaban a proporcionarles ayuda y alimentos. Mendoza envió entonces a su hermano Diego hacia la región del Delta al frente de un grupo de trescientos hombres en busca de víveres, pero los aborígenes los atacaron. En el combate que se denomina de Corpus Çhristí -por la celebración religiosa de ese día, 15 de junio- los españoles lograron imponerse, pero a costa de la vida de varios de sus mejores capitanes, entre ellos el propio Diego Mendoza.

Con anterioridad, y cumpliendo órdenes del adelantado, su segundo, el capitán Juan de Ayo las había partido con trescientos expedicionarios remontando el río Paraná, y había levantado su real (campamento o pequeño poblado) que llamó Corpus Christi, cerca del río Coronda. A su regreso a Buenos Aires, Ayolas invit6 a Mendoza a conocer las tierras que él había recorrido. El adelantado partió hacia ellas y tras una corta residencia en Corpus Christi, se trasladó más al Sur, donde levantó, a fines de setiembre de 1536, el fuerte Nuestra Señora de la Buena Esperanza. Poco después, y mientras Ayolas remontaba el Paraná y el Paraguay, Mendoza, que se sentía muy enfermo, regresó a Buenos Aires y, en vista de que sus dolencias empeoraban, resolvió volver a España. Luego de designar a Ayolas su sucesor en la conquista, el 22 de abril de 1537, se alejó para siempre, río arriba -por el Paraná primero y luego por el Paraguay-, Ayolas había llegado entre tanto a un lu9ar que llamó La Candelaria. Dejó allí parte de sus hombres al mando de Domingo Martínez de lrala, y partió hacia la ambicionada Sierra de la Plata, en busca de riquezas, pero cuando ya regresaba con un espléndido botín, cayó en una emboscada de los indios y fue muerto con todos sus compañeros. Irala emprendió entonces el retorno aguas abajo y se detuvo al llegar al fuerte de la Asunción que Juan de Salazar -otro de los acompañantes de Mendoza- había levantado el 15 de agosto de 1537 en la margen izquierda del río Paraguay. Instalado en Asunción, Irala tomó el mando en reemplazo del infortunado Ayolas. Transcurridos algunos años, decidió concentrar en dicha población a todos los españoles y, para ello, ordenó el traslado de los pocos habitantes que aún quedaban en Buenos Aires y mandó quemar la población. Corría el año 1541. El primer intento de conquista y colonización en la región del Río de la Plata había fracasado.

“El adelantado Don Pedro de Mendoza no aparece por ninguna parte. Las naves están listas para iniciar la gran travesía y aunque está en Sevilla, no se presenta en público. La impaciencia de nobles, soldados y marineros se incrementa. El mayordomo y el apoderado de Don Pedro, Juan de Ayolas y Martín Orduña, tratan de disimular pero la noticia ya corre por ¡a ciudad como reguero de pólvora y es la comidilla de las tabernas. Mendoza guarda cama porque la sífilis contraída en Italia lo tiene a mal traer. El viaje hacia las riquezas del Plata aún no es seguro.

“No es que no se conozca algún tratamiento que alivie los dolores. Desde la gran epidemia de ¡494, la mortal enfermedad venérea es tratada con mercurio o argento vivo bastante exitosamente. Además, Don Pedro apenas supera los treinta años y, aunque parece mayor, ha demostrado ser un hombre bastante fornido, de comer saludable y de carácter emprendedor.

“Cojea de una pierna, igual que Diego de Almagro, pero la mayoría de los comprometidos en la expedición prefieren creer que pasa por un mal pasajero y optan por esperar que su salud se restablezca?’

El primer Adelantado del Río de la Plata, que en el verano de 1536 fundó el apostadero “Nuestra Señora Santa María del Buen Ayre”, viajó, en efecto, con un avanzado cuadro de sífilis que lo retuvo más tiempo en cama que comandando efectivamente la expedición.

Muy desmejorado de salud, nombró teniente gobernador a Juan de Ayolas y el 22 de abril del año siguiente emprendió el regreso a España. No llegó a informar de sus modestos logros. “Los estragos producidos por la sífilis [eran] ya evidentes: tejidos heridos sin cicatrizar, debilidad de su corazón y una progresiva parálisis general lo postraban, ya de manera definitiva?’ El 23 de junio murió en alta mar. (Ampliar: La Conquista del Mar Dulce de Solis)

Las citas fueron extraídas de Pedro de Mendoza,
de la colección Grandes protagonistas de ¡a historia argentina, dirigida por Félix Luna

Fuente:

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sifilis04.htm

Anteriores Entradas antiguas