Sodoma y Gomorra:Arqueología submarina

Sodoma y Gomorra:Arqueología submarina
Jueves, 16 Abril 2009 – Gerardo Jofre

En 1994 la NASA envió al espacio la lanzadera Endeavour. Su misión consistía en realizar un reportaje fotográfico de la Tierra para obtener datos geológicos. La lanzadera realizó numerosas fotografías entre las cuales había imágenes del Mar Muerto.

Si observáis la siguiente imagen pueden observarse unas anomalías captadas por la lanzadera que he marcado en círculos y que han sido investigadas por el británico Michael S. Sanders, erudito bíblico en Arqueología, egiptología y Asiriología.

Sanders localizó a través de estas fotografías un rectángulo de puntos muy regular para ser una formación natural y hay otra imagen con forma de pirámide derrumbada. El Mar Muerto debería ser llano, pero no lo es debido a esas formaciones singulares. ¿Qué son?, ¿Son obra del hombre o de la naturaleza?

Sanders cree que podrían ser restos de Sodoma, Gomorra, Zeboim y Adama. Este erudito menciona el mapa de Canaán de Thomas Fuller de 1650 donde curiosamente aparecen las cuatro ciudades dentro del Mar Muerto.

En una exposición de antiguos mapas selectos de Tierra Santa realizada hace dos años en la Galería de la Biblioteca Jorge A. Smathers de la Universidad de Florida, podéis ver este mapa de Canaán realizado en Londres en 1650 por Thomas Fuller(1608-1661), un clérigo inglés que escribió libros sobre historia y geografía de Tierra Santa. Sus medidas son 28.1 x 34.3 cm.

Ciertamente, si os fijáis, en el mapa aparece al norte la ciudad de Zeboim, más abajo Sodoma, Gomorra y finalmente Adama o Admah. Segor o Bala, la quinta ciudad según la Biblia sería la única que se habría salvado; situada al oriente meridional, significa en hebreo “pequeñez” y así la describían los antiguos peregrinos. Fray Juan Peñalver en su obra “Historia cronológica del pueblo de Dios” realiza en el siglo XVIII una descripción de Segor diciendo:”Cerca de esta ciudad se crían bálsamos y frutos de palmas, indicios de la antigua abundancia y fertilidad; dista de Jericó cuatro leguas puesta bajo el monte Engaddi. Está enteramente arruinada y sólo se hallan como unas cuarenta casas dispersas en sus ruinas”.

Para Sanders el resto de ciudades están allí hundidas, como si el Mar Muerto las hubiere engullido, pero ¿por qué Fuller dibujó dentro del Mar Muerto estas ciudades?, ¿A qué corresponde?

He hallado otro mapa de mediados del siglo XIX que da una respuesta. Podéis verlo en la siguiente fotografía:

Este mapa alude a los tiempos de Abraham y muestra el río Jordán, que pasa por la pentápolis, y en donde se puede apreciar que simplemente “No existe el Mar Muerto”. ¿Cómo es posible?.

Porque durante miles de años siempre se pensó que el Mar Muerto se había formado posteriormente a la catástrofe de Sodoma y Gomorra. Hoy en día sabemos que el Mar Muerto es una gran grieta geológica que se formó hace más de tres millones de años. Tomás Fuller arrastró ese error y lo plasmó en su mapa. Superpuso las antiguas ciudades y el Mar Muerto.

No obstante, a partir del siglo XIX los estudios bíblicos planteaban nuevas hipótesis. Y decían que tal vez el Mar Muerto ya existía antes que Sodoma y Gomorra, pero debía ser más pequeño. Dice el Abad Duclot en su libro “Vindicias de la Biblia”: «Podríamos suponer también que el lago asfáltico, al cual se dan ahora veinticuatro leguas de longitud, no tendría más que doce o quince cuando subsistía Sodoma, y ocuparía solamente la parte septentrional del terreno que ocupa en la actualidad. Cinco o seis leguas cuadradas bastarían para formar el fértil y hermoso valle donde estaban las cinco ciudades o pueblos de alguna consideración. Todo este terreno a resultas del incendio con que Dios castigó a sus habitantes ha debido casi duplicar la extensión del Mar Muerto desde Norte a Mediodía….»

Es posible que el lago hubiese aumentado debido a un gran terremoto y a una licuefacción del terreno que hubiese hundido las ciudades hacía su interior. En una disertación sobre el Mar Muerto realizada por Johann David Michaelis en 1760, este teólogo y orientalista sostenía algo similar a la licuefacción planteada actualmente por el geólogo Grahan Harris que «la pentápolis estaba indudablemente situada donde hoy se halla el Mar Muerto y que antes de la destrucción de Sodoma había una capa de betún humedecida con el agua bajo de otra capa de tierra vegetal, sobre la cual estaban fundados varios pueblos, los cuales incendiada la capa de betún, debieron hundirse con la tierra y formarse un lago».

Por tanto, ya sabemos que tradicionalmente siempre se pensó que Sodoma y Gomorra debían estar bajo las aguas del Mar Muerto y Sanders después de haber localizado esas anomalías, quería comprobarlo con sus propios ojos. Para ello Sanders negoció con la autoridades jordanas e israelíes durante dos años consecutivos para obtener autorización al objeto de una inmersión submarina. Para la exploración submarina se utilizó un mini submarino llamado “Delta” con cabida para dos personas (un piloto y un observador), capaz de resistir una presión dos o tres veces superior a la de aguas normales y con un peso de 1.200 kilogramos más de plomo adherido, para poderse hundir bajo este lago, sin apenas oxígeno y que contiene diez veces más de sal que el agua del mar. En cuanto a esta falta de oxígeno, es ideal para conservar material dentro de las aguas, pero si hay alguna construcción artificial allí abajo, estará completamente cubierta por un manto de sal.

Sanders contó con la ayuda de Zvi Ben-Avraham, director del Centro de Investigaciones del Mar Muerto, que lleva más de veinte años trabajando en esa zona. En 1998, saltó la noticia de la preparación de una expedición submarina y en noviembre de 1999, el submarino Delta comenzó la exploración con el apoyo de un sonar desde un barco. La primera inmersión se realizó a unos 67 metros de profundidad y estando muy cerca de una de las anomalías no se halló nada. Sin embargo en las siguientes inmersiones desde el lado israelí de la frontera se descubrieron unos montículos extraños, que a simple vista no podía saberse si son producidos por el hombre o son obra de la naturaleza.

En una posterior inmersión, el Delta halló aristas afiladas y a pesar del intento de hacerse con alguna muestra, mediante un brazo mecánico, fue imposible. Aquellos montículos estaban alineados, ¿ tal vez una falla?. Es posible.

Sanders no entiende porque si son obra de la naturaleza, los montículos están concentrados en una sola zona. Finalmente el equipo halla un montículo más grande teñido de rojo. Debe tener entre medio metro y un metro de altura y se halla cubierto de una coloración rojiza extraña en sus vértices. Algunos científicos sostienen que esa coloración puede provenir de una bacteria y no se trataría de signos de una estructura artificial bajo el Mar Muerto.

Finalmente debido a las limitaciones del estudio y al estar situados en un puesto fronterizo militar entre dos países, el equipo de Sanders tuvo que finalizar la misión. Pero para algunos como el doctor John Whitaker, geólogo de la Universidad Leicester lo obtenido por el equipo de Sanders es “muy significativo” y añadía que “Hay una posibilidad buena que estos montones cubran estructuras de ladrillo y sean una de las ciudades perdidas de los llanos, posiblemente aún Sodoma o Gomorra”.

En 1924 el arqueólogo W. F. Albright, condujo una expedición para localizar las ciudades de la llanura. Después de una investigación del área sin éxito, Albright concluyó que Sodoma y Gomorra fueron tragadas por el Mar Muerto, pero en 1960 se descubrieron las ruinas de Bab edh-Dhra, y Albright concluyó que esta ciudad estaba directamente relacionada con las ciudades de la llanura. A partir de esta conclusión, la localización de Sodoma y Gomorra tomaría otro rumbo.

Entre 1965 y 1967 Bab edh-Dhra fue excavada bajo la dirección de Paul Lapp. Tras la muerte de Paul Lapp en 1970, los trabajos arqueológicos pasaron a la dirección de R. Thomas Schaub y Walter E. Rast. A finales del mayo de 1973, hallaron algunas semejanzas entre la cerámica de Bab edh-Dhra y la cerámica encontrada en Safi y Feifa. Entre 1973 y 1979, Walter Rast y Thomas Schaub localizaron otros cuatro lugares de entierro masivo. Estos restos humanos fueron encontrados dentro de la misma área. Uno de ellos era Feifa, que contaba con un lugar de enterramiento similar en tamaño y tipo de entierro a la de Bab edh-Dhra. También hallaron restos de una muralla y una torre. A parte de Bab edh-Dhra, Feifa y Safi, estos arqueólogos hallaron al sur de Bab edh-Dhra, el emplazamiento de Numeira. El último lugar característico del bronce temprano descubierto fue Khanazir. Este sitio contaba con todas las características comunes de los otros cuatro, a excepción del cementerio.

En estas zonas los arqueólogos han descubierto tumbas masivas sobre la península que desemboca en el Mar Muerto. Las tumbas contienen restos humanos que datan de tiempos de la Edad de Bronce. Restos de azufre o sulfuro puro, han sido encontrados en rocas cercanas. En los acantilados de la orilla jordana del Mar Muerto se han descubierto bolas de sulfuro o azufre, con una pureza de entre un 95 y un 98%. Estas bolas de azufre han sido desacreditadas por otros académicos.

El arqueólogo Ron Wyatt al investigar esta zona halló puntas de lanza de bronce oxidadas y un esqueleto cuyas extremidades estaban quemadas y otro en cenizas. Para Sanders algunos de los esqueletos presentaban signos de haber ardido en el momento de la muerte, pero Laughlin nos habla de cremación postmortem. Para John C.H. Laughlin aunque existen algunos casos de cremación en los osarios de Bab Edh-Dhra, la cremación no parece haber sido demasiado común y la razón por la que algunos cuerpos fueron incinerados es aún un misterio.

Lo que no cuadra, según Sanders, es que estos descubrimientos de enterramientos masivos estén ubicados en una zona árida y desértica, sin sus ciudades. Sin embargo, para algunos eruditos, como Bryant Wood si existen esas ciudades, pero no bajo las aguas del Mar Muerto, sino en tierra firme. De este modo Bab edh-Dhra sería Sodoma, Numeira sería Gomorra, Safi sería Zoar, Feifa sería Adama y Khanazir correspondería con Zeboim.

Para Bryant Wood hay pruebas de un terremoto y una posterior combustión en Bab edh-Dhra, handfulls, en Numeira, y en Feifa.

En conclusión, nos encontramos con dos versiones. Una primera tesis que situaría Sodoma y Gomorra bajo las aguas del Mar Muerto y por otra parte tenemos una segunda versión que localiza a Sodoma y Gomorra en tierra firme. Si bien ambas cuentan con unos hallazgos interesantes, ninguno es hasta hoy lo suficiente convincente para poder asegurar donde se hallan las ciudades del pecado. Tal vez tengamos que esperar cincuenta años más; el tiempo que según dicen los geólogos le queda al Mar Muerto por desaparecer, pues esta perdiendo cada año entre dos y seis centímetros de agua debido a la masiva extracción de agua de su mayor afluente, el río Jordán. Tal vez seamos nosotros mismos quienes acabemos con nuestras propias tradiciones, destruyendo el entorno en que estas nacieron.

http://www.arqueologos.org/arque-bibli/102-sodoma-y-gomorraarqueologia-submarina.html

Genesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”

Génesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”

Autor:Paulo Arieu

En el Génesis se mencionan cuatro reyes que Wellhausen y todos los críticos habían declarado, durante largo tiempo, que no eran otra cosa que personajes de leyenda, ya que nada fuera de la Biblia se sabía de ellos Los críticos todos habían convenido en llamar a todo el Antiguo Testamento fábula o mito que no tiene fundamento en la Arqueología ni en la Historia fuera de la Biblia.

Se debe a Wellhausen la descripción sencilla y unitaria de las fuentes del Pentateuco, así como su datación cronológica.Como hemos visto antes que él se habían puesto ya las bases de la hipótesis documentaria por Astruc (1753),Eichhorn (1779), De Wette (1817), Hupfeld (1853); y sus contemporáneos Reuss (1879), Graf (1866) y Kuenen(1884).[0]

Un libro del arqueólogo Kyle expresa que la Arqueología ha demostrado ante el mundo que estos cuatro reyes del Génesis 14 (LBA) eran personas reales y no fantásticas.

Kyle dice -p. 102-: «Los cuatro reyes han sido resucitados de los muertos en la historia arqueológica»; y luego aduce pruebas que demuestran el hecho.[1]

FENÓMENOS BÍBLICOS QUE SE PRODUCEN DE MANERA NATURAL

En la zona del mar Muerto se producen terremotos regularmente, como resultado del deslizamiento y hundimiento de dos masas inmensas de tierra. Sabemos por registros históricos que ciudades enteras fueron devastadas en otros lugares en el pasado por terremotos, que debían ser particularmente graves cuando éstas se encontraban encima de una falla tectónica. Los mismos procesos geológicos crearon el que es el punto más bajo de la superficie del planeta. El mar Muerto, situado por debajo del nivel del mar en este valle de profundas fisuras, es una masa de agua muy salada y las formaciones salinas son comunes en sus playas. Se crean columnas de sal que a veces, por casualidad, se asemejan a formas humanas; y si algo cae dentro del mar Muerto rápidamente acaba encostrado de sal.[2]

El articulo cuyo comentario cito, es de caracter escéptico. Provee una interpretación naturalista del relato bíblico

Así pues, no resulta difícil imaginarse cómo el relato de la esposa de Lot convertida en estatua de sal puede provenir de procesos tan inusuales como naturales.” [3]

Esta podría ser una explicación atractiva para los naturalistas, que niegan el caracter sobrenatural de la creacion divina. Pero no para aquellos que hemos conocido el poder de la resurreccion de Jesús en nuestras vidas.

Otra característica peculiar del mar Muerto es la abundancia de betún, que sale a la superficie periódicamente en forma de grandes terrones o marea negra.

Esto recuerda un episodio en el que los reyes de Sodoma y Gomorra cayeron en unos “pozos de asfalto” durante una batalla contra los reyes de Siria (Génesis 14: 10). Además, comúnmente se encuentran nódulos de sulfuro del tamaño de un puño enterrados en la tierra de marga blanda alrededor de las playas del mar Muerto.

“Los autores del relato de Sodoma y Gomorra del Antiguo Testamento debieron ser conscientes de la existencia de estas bolas de fuego que ellos llamaban “fuego eterno”. Su descripción de una gran lluvia ardiente y de la destrucción de las ciudades podría haberse inspirado en estos objetos.” [4],

continua opinando el autor de este articulo, en su escepticismo.

“Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra”.

Así relata la Biblia, (Génesis 19:24,28) la destrucción de las ciudades pecadoras de Sodoma y Gomorra En un articulo publicado en el blog http://www.secretosdelvaticano.blogspot.com ,comenta que este relato,

“en estos días está dejando atrás su categoría de mito religioso para convertirse en una enigmática realidad. [5]

Durante un siglo, los arqueólogos y estudiosos de la Biblia han intentado ubicar los emplazamientos de Sodoma y Gomorra. Inicialmente el debate giraba en torno a si estaban en la parte septentrional o meridional del mar Muerto. En el año 1851, De Saulcy llevó a cabo un estudio en la zona noroeste del mar Muerto y sugirió que Jericó y Qumrán eran las ciudades bíblicas perdidas.

En los años veinte del siglo XX las excavaciones del padre Alexis Mallon en Teleilat Ghassul, en la playa nordeste, revelaron un gran asentamiento del período calcolítico (h. 3600 a. C.), que parecía ser una alternativa más plausible. La dificultad de esta propuesta, sin embargo, es que el emplazamiento no estuvo ocupado durante la Edad de Bronce (3150-1550 a. C.), el período al que la mayoría de estudiosos atribuyen el relato de Sodoma y Gomorra.

En el año 1896 se descubrió en Madaba (en la Jordania moderna) un mosaico en el suelo que es único y que representa un mapa (data de los siglos VI a VII d. C.). En este mapa, Zoar (la ciudad a la que Lot quería escapar inicialmente) se ubicaba en el extremo sudeste del mar Muerto. Esta zona había sido descrita por los historiadores clásicos Diodoro, Estrabón, Josefo y Tácito, y más tarde por los geógrafos árabes medievales Yakut, Masudi, Mukaddasi e Ibn Abbas.

En el año 1924, William F. Albright, el reverendo Melvin G. Kyle, el padre Alexis Mallon y otros inspeccionaron la región con la esperanza de verificar la ubicación de Zoar. Su identificación con la tierra de Moab los llevó a buscar en el sur del río Mujib, identificado como el Arnon bíblico. Después de investigar la península de Lisan y los valles cercanos, concluyeron que la ciudad moderna de Safi era la antigua Zoar, una teoría que había presentado por primera vez mucho antes sir John Maundevil durante su visita a Safi (entre los años 1322 y 1356).

En los años treinta del siglo XX, se unieron a la busca de Sodoma y Gomorra Le P. F. M. Abel, F. Frank y Nelson Glueck, que investigaron la cuenca poco profunda del sur del mar Muerto. Esta salina encaja con la descripción del Antiguo Testamento del “valle de Sidín” como el “mar salado” (Génesis 14: 39) y un “desperdicio” (Deuteronomio 29: 23). La investigación más reciente realizada por Konstantinos Politis ha confirmado que Safi era, en efecto, Zoar, y que está ubicada exactamente en el lugar que se representa en el mapa de Madaba.

La propuesta de que las “ciudades del valle” (Génesis 13: 12) desaparecieron bajo las aguas del mar Muerto fue mencionada por primera vez por un peregrino, de nombre Egeria, del siglo IV a. C. A finales del siglo XIX William Lynch, Albright y Kyle descubrieron varias pequeñas islas en el extremo septentrional del mar, que hasta el momento habían estado sumergidas. Ahora se estudia este mar mediante fotografías realizadas por un satélite de la NASA; del mismo modo, un submarino investiga su fondo, donde se busca cualquier señal de las ciudades perdidas. La teoría de que Sodoma y Gomorra se podrían encontrar bajo el mar Muerto y no en la costa, aunque no sea concluyente, sin duda parece plausible.

PRUEBAS ARQUEOLÓGICAS RECIENTES

Paul Lapp, Walter Rast, Thomas Shaub y Burton MacDonald han llevado a cabo recientemente estudios y excavaciones en las antiguas costas y a lo largo de las líneas de las fallas tectónicas de la cuenca del sur del mar Muerto. En la década de los setenta y ochenta del siglo XX, descubrieron allí grandes asentamientos otrora prósperos. Algunos, como el de Bab edh-Drah, fueron fuertemente destruidos a principios de la Edad de Bronce (h. 3000 a. C.). ¿Pueden corresponder estos asentamientos a las “ciudades del valle” legendarias? En el año 1976 se descubrió que los nombres de estas ciudades aparecían en unas tablas de principios de la Edad de Bronce encontradas en Ebla (Siria). ¿Confirma este descubrimiento su existencia histórica?

Durante los años noventa del siglo XX, Konstantinos Politis excavó Deir Ain Abata (cerca de Safi) y sacó a la luz una iglesia construida encima de una cueva, en la que los primeros cristianos bizantinos creían que se refugió Lot después de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Los hallazgos de la época romana muestran que este templo era venerado con anterioridad. El descubrimiento adicional de importantes restos de principios y mediados de la Edad de Bronce indica que la cueva fue ocupada durante el período en que, según se cree, tuvo lugar el relato del Génesis. Entretanto, las últimas excavaciones en emplazamientos cercanos han dejado al descubierto artefactos similares de mediados de la Edad de Bronce.

Es interesante ver que los descubrimientos arqueológicos y geológicos modernos confirman el paisaje físico e histórico en el que podría haber tenido lugar el relato de Sodoma y Gomorra.

Sanz Carrera, teologo catolico explica que La hipotesis de Wellhausen tiene al menos tres puntos débiles que han sido suficientemente puestos de manifiesto:[6]

  • El prejuicio anti‑sobrenatural. Julius Wellhausen parte de una posición de principio que consiste en intentar explicar la religión de Israel según un esquema hegeliano. Aunque algunos de sus trabajos críticos ponen de manifiesto hechos objetivos en el aspecto literario, sin embargo sus interpretaciones de esos hechos no son científicas, sino tendenciosas.
  • El insuficiente conocimiento del Antiguo Oriente.Los descubrimientos arqueológicos aportan unos datos que exigen en muchos casos una profundareelaboración de su hipótesis, o bien su simple sustitución por otra más coherente con la realidad.
  • El insuficiente conocimiento de los géneros literarios, que le lleva a considerar a los relatos —muchos de ellos muy tardíos con respecto a los hechos narrados— como simples ficciones literarias, ignorando los modos ordinarios en el Antiguo Oriente de transmitir la historia.
La noticia de Sodoma y Gomorra [7]
La noticia nos refiere que científicos de la Universidad de Bristol, acaban de descifrar por fin el texto de una tablilla hecha de arcilla que los arqueólogos estiman provendría del año 700 a.C., y en la que se registra el testimonio de un testigo que asegura haber visto cómo un asteroide se precipitó a la Tierra hace más de 5 mil años.

La tablilla de Sodoma y Gomorra

La tablilla fue rescata en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layad. Tiene forma de escudo y contiene el ya citado testimonio escrito de manera cuneiforme de tal modo que sólo recién ha podido ser descifrado.

Los resposables de esta decodificación serían el director de una compañía espacial Alan Bond, y el profesor de aeronáutica de la Universidad de Bristol, Mark Hempsell. Según ellos, el nuevo análisis hecho a la tablilla indicaría que un asteroide impactó contra la Tierra hace 5 mil años y si bien esto no probaría de ninguna manera la existencia de Sodoma y Gomorra, sí explicaría las leyendas apocalípticas en esa época en todas las culturas de la cuenca mediterránea.

Las columnas de fuego

En todo caso, la relación de Sodoma y Gomorra con esta tablilla es que el mismo hecho descrito por la Biblia encajaría perfectamente con el golpe de un asteroide. Es más, los eventos descritos como el fuego proveniente del cielo entre otros coincidiría además con el texto hallado en la tablilla.

Según una nueva tecnología que localiza la ubicación exacta de las estrellas hace miles de años, se ha logrado estimar que este asteroide habría impactado contra la Tierra el 29 de junio 3,123 años a.C., en los Alpes austríacos. Para los astrólogos, este hecho habría provocado el levantamiento de una columna de llamas de por lo menos 400 grados centígrados que se volcó sobre el Mar Mediterráneo y brevemente tocó tierra en algún lugar en el Sinaí o el norte de Egipto, algo que lo vincularía con la antigua historia judeocristiana de la Biblia.

Notas

[0] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[1] Samuel Vila, Manual de Teologia Apologetica, ed. Clie, p.98

[2] http://enigmasymitos.blogspot.com/2009/12/las-ciudades-perdidas-de-sodoma-y.html

[3] ibid

[4] Ibid

[5] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html

[6] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[7] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html


Bibliografia

Erudito asegura: Jardín del Edén estuvo en Turquía, no en Irak.

S I N T E S I S – C U L T U R A L
Erudito asegura:
Jardín del Edén estuvo en Turquía, no en Irak.
Un erudito bíblico, que encontró recientemente lo que pueden ser los restos de Sodoma y Gomorra en el fondo del Mar Muerto, dice que por medio de fotografías de satélite de la agencia espacial de los Estados Unidos ha localizado el Jardín de Edén en el este de Turquía.
Michael Sanders, el director de expediciones para “Mysteries of The Bible Search Foundation” de Irving, California (fundación de investigaciones sobre misterios de la Biblia) dijo que el estudio cuidadoso de las fotografías tomadas por el satélite de la Administración Nacional de la Aeronáutica  y el Espacio, prueban que la Descripción Bíblica del Jardín de Edén completa es literalmente exacta.
La Biblia dice en Génesis 2.10-14: “En Edén nacía un río que regaba el jardín, y que de allí se dividía en cuatro.  El primero se llamaba Pisón, que es el que da vuelta por toda la región de Havila, donde hay oro.  El oro de esa Región es fino, y también hay resina fina y piedra de ónice.  El segundo río se llama Gihón, y es el que da vuelta por toda la Región de Cus.  El tercero era el río Tigres que es el que pasa al oriente de Asiria.  Y el cuarto era el río Eufrates (DHH).
Por años los eruditos bíblicos han debatido la ubicación exacta e incluso la existencia del jardín del edén, un paraíso del cual Adán y Eva fueron expulsados por comer la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal.
Edén ha sido tradicionalmente localizado en el Cuerno de África, en las Islas Seychelles en el océano Indico, en la orilla del desierto de Sinaí.  Por otro lado, según las revelaciones de Joseph Smith, el fundador de la Iglesia Mormona, el edén estuvo en el oeste del estado de Missouri en Estados Unidos.
Recientemente muchos eruditos bíblicos han sugerido que el jardín del edén estuvo localizado en la cabeza del Golfo Pérsico, donde los ríos Tigres y Eufrates salen al mar.  Bajo esa teoría, el Tigres igualaría con el río de Hiddekel, el río Karun en Irán correspondería al Pisón y el río de Gihón sería el sistema apretado del río de Al-Batin que desagua una vez la parte central de la península árabe.
Algunas teorías han ido tan lejos como para sugerir que la serpiente mencionada en la historia bíblica de la creación puede haber sido una alegoría para la vía navegable árabe de Al-Arab en la confluencia del Tigres y el Eufrates.
Pero el señor Sanders ahora argumenta que el jardín del edén se puede descubrir por medio de una interpretación sencilla y literal de la historia bíblica.  “Salta a la vista en la historia bíblica cuando leemos acerca de un río que sube fuera del edén.  Los ríos no suben en el desierto”, dijo.
“Con la imagen de satélite, es apenas notable que hay verdaderamente cuatro ríos en esta región de Turquía.  Ellos son el río de Murat, que corre por Samsun en la costa del Mar Negro, el Tigres, el Eufrates y el tenedor del norte del Eufrates”.
Sanders dijo que su descubrimiento coincide con otros estudios bíblicos recientes que sugieren que muchos de los acontecimientos bíblicos como los del jardín del edén, la inundación del mundo y la construcción de la Torre de Babel ocurrieron en Turquía y no en Mesopotamia que hoy forma parte de Irak.
Un erudito bíblico, que encontró recientemente lo que pueden ser los restos de Sodoma y Gomorra en el fondo del Mar Muerto, dice que por medio de fotografías de satélite de la agencia espacial de los Estados Unidos ha localizado el Jardín de Edén en el este de Turquía.
Michael Sanders, el director de expediciones para “Mysteries of The Bible Search Foundation” de Irving, California (fundación de investigaciones sobre misterios de la Biblia) dijo que el estudio cuidadoso de las fotografías tomadas por el satélite de la Administración Nacional de la Aeronáutica  y el Espacio, prueban que la Descripción Bíblica del Jardín de Edén completa es literalmente exacta.
La Biblia dice en Génesis 2.10-14: “En Edén nacía un río que regaba el jardín, y que de allí se dividía en cuatro.  El primero se llamaba Pisón, que es el que da vuelta por toda la región de Havila, donde hay oro.  El oro de esa Región es fino, y también hay resina fina y piedra de ónice.  El segundo río se llama Gihón, y es el que da vuelta por toda la Región de Cus.  El tercero era el río Tigres que es el que pasa al oriente de Asiria.  Y el cuarto era el río Eufrates (DHH).
Por años los eruditos bíblicos han debatido la ubicación exacta e incluso la existencia del jardín del edén, un paraíso del cual Adán y Eva fueron expulsados por comer la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal.
Edén ha sido tradicionalmente localizado en el Cuerno de África, en las Islas Seychelles en el océano Indico, en la orilla del desierto de Sinaí.  Por otro lado, según las revelaciones de Joseph Smith, el fundador de la Iglesia Mormona, el edén estuvo en el oeste del estado de Missouri en Estados Unidos.
Recientemente muchos eruditos bíblicos han sugerido que el jardín del edén estuvo localizado en la cabeza del Golfo Pérsico, donde los ríos Tigres y Eufrates salen al mar.  Bajo esa teoría, el Tigres igualaría con el río de Hiddekel, el río Karun en Irán correspondería al Pisón y el río de Gihón sería el sistema apretado del río de Al-Batin que desagua una vez la parte central de la península árabe.
Algunas teorías han ido tan lejos como para sugerir que la serpiente mencionada en la historia bíblica de la creación puede haber sido una alegoría para la vía navegable árabe de Al-Arab en la confluencia del Tigres y el Eufrates.
Pero el señor Sanders ahora argumenta que el jardín del edén se puede descubrir por medio de una interpretación sencilla y literal de la historia bíblica.  “Salta a la vista en la historia bíblica cuando leemos acerca de un río que sube fuera del edén.  Los ríos no suben en el desierto”, dijo.
“Con la imagen de satélite, es apenas notable que hay verdaderamente cuatro ríos en esta región de Turquía.  Ellos son el río de Murat, que corre por Samsun en la costa del Mar Negro, el Tigres, el Eufrates y el tenedor del norte del Eufrates”.
Sanders dijo que su descubrimiento coincide con otros estudios bíblicos recientes que sugieren que muchos de los acontecimientos bíblicos como los del jardín del edén, la inundación del mundo y la construcción de la Torre de Babel ocurrieron en Turquía y no en Mesopotamia que hoy forma parte de Irak.

S I N T E S I S – C U L T U R A L

Erudito asegura: Jardín del Edén estuvo en Turquía, no en Irak.

Un erudito bíblico, que encontró recientemente lo que pueden ser los restos de Sodoma y Gomorra en el fondo del Mar Muerto, dice que por medio de fotografías de satélite de la agencia espacial de los Estados Unidos ha localizado el Jardín de Edén en el este de Turquía.

Michael Sanders, el director de expediciones para “Mysteries of The Bible Search Foundation” de Irving, California (fundación de investigaciones sobre misterios de la Biblia) dijo que el estudio cuidadoso de las fotografías tomadas por el satélite de la Administración Nacional de la Aeronáutica  y el Espacio, prueban que la Descripción Bíblica del Jardín de Edén completa es literalmente exacta.

La Biblia dice en Génesis 2.10-14: “En Edén nacía un río que regaba el jardín, y que de allí se dividía en cuatro.  El primero se llamaba Pisón, que es el que da vuelta por toda la región de Havila, donde hay oro.  El oro de esa Región es fino, y también hay resina fina y piedra de ónice.  El segundo río se llama Gihón, y es el que da vuelta por toda la Región de Cus.  El tercero era el río Tigres que es el que pasa al oriente de Asiria.  Y el cuarto era el río Eufrates (DHH).

Por años los eruditos bíblicos han debatido la ubicación exacta e incluso la existencia del jardín del edén, un paraíso del cual Adán y Eva fueron expulsados por comer la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal.

Edén ha sido tradicionalmente localizado en el Cuerno de África, en las Islas Seychelles en el océano Indico, en la orilla del desierto de Sinaí.  Por otro lado, según las revelaciones de Joseph Smith, el fundador de la Iglesia Mormona, el edén estuvo en el oeste del estado de Missouri en Estados Unidos.

Recientemente muchos eruditos bíblicos han sugerido que el jardín del edén estuvo localizado en la cabeza del Golfo Pérsico, donde los ríos Tigres y Eufrates salen al mar.  Bajo esa teoría, el Tigres igualaría con el río de Hiddekel, el río Karun en Irán correspondería al Pisón y el río de Gihón sería el sistema apretado del río de Al-Batin que desagua una vez la parte central de la península árabe.

Algunas teorías han ido tan lejos como para sugerir que la serpiente mencionada en la historia bíblica de la creación puede haber sido una alegoría para la vía navegable árabe de Al-Arab en la confluencia del Tigres y el Eufrates.

Pero el señor Sanders ahora argumenta que el jardín del edén se puede descubrir por medio de una interpretación sencilla y literal de la historia bíblica.  “Salta a la vista en la historia bíblica cuando leemos acerca de un río que sube fuera del edén.  Los ríos no suben en el desierto”, dijo.

“Con la imagen de satélite, es apenas notable que hay verdaderamente cuatro ríos en esta región de Turquía.  Ellos son el río de Murat, que corre por Samsun en la costa del Mar Negro, el Tigres, el Eufrates y el tenedor del norte del Eufrates”.

Sanders dijo que su descubrimiento coincide con otros estudios bíblicos recientes que sugieren que muchos de los acontecimientos bíblicos como los del jardín del edén, la inundación del mundo y la construcción de la Torre de Babel ocurrieron en Turquía y no en Mesopotamia que hoy forma parte de Irak.

Un erudito bíblico, que encontró recientemente lo que pueden ser los restos de Sodoma y Gomorra en el fondo del Mar Muerto, dice que por medio de fotografías de satélite de la agencia espacial de los Estados Unidos ha localizado el Jardín de Edén en el este de Turquía.

Michael Sanders, el director de expediciones para “Mysteries of The Bible Search Foundation” de Irving, California (fundación de investigaciones sobre misterios de la Biblia) dijo que el estudio cuidadoso de las fotografías tomadas por el satélite de la Administración Nacional de la Aeronáutica  y el Espacio, prueban que la Descripción Bíblica del Jardín de Edén completa es literalmente exacta.

Fuente:

http://74.125.47.132/search?q=cache:http://www.cristoesturuta.cl/galeria/sintesis/el_eden.htm

¿Vivimos en una sociedad homosexual?

Mucho más que una cuestión de “orientación”

¿Vivimos en una sociedad homosexual?

ANTONIO MARTÍNEZ
El viraje es de los que hacen época: hasta no hace mucho, Occidente sentía horror ante la homosexualidad como vicio nefando, reflejando la condena bíblica contra la perversión de Sodoma y Gomorra. Sin embargo, desde la década de 1970, la sociedad occidental posmoderna siente una creciente fascinación por el universo homosexual. ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Cómo ha sido posible, en un brevísimo lapso de tiempo, una metamorfosis tan radical?
La explicación se encuentra en el plano de los valores y los principios. Durante siglos, la homosexualidad se consideró como un hecho extraño a la estructura objetiva de la realidad. El mundo se ajustaba a unas ciertas leyes metafísicas, antropológicas y morales. Y tales leyes componían el orden del universo, el dharma eterno de los hindúes, la ley natural de los medievales. Ahora bien: al menos desde Kant, la filosofía del Occidente moderno ha tendido históricamente a afirmar cada vez más la subjetividad del individuo y a negar la existencia de esas supuestas “leyes objetivas” de lo real. Esta es la raíz filosófica del individualismo moderno. Y la preferencia moderna por lo homosexual sería una consecuencia particular de la opción filosófica a favor del reinado del individuo: el sujeto occidental moderno, en nombre de la diosa Libertad, pasa a prevalecer sobre las leyes ontológicas que hasta entonces lo limitaban. Y una de ellas era la ley de la heterosexualidad.

Lo que dice la Biblia sobre la homosexualidad

Lo que dice sobre la homosexualidad

La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano “macho y hembra”, o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana. En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer “en una sola carne” (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28). El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 44 pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave.

I. Pasajes que directamente condenan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo por ser pecaminosas en sí mismas:
1.Génesis 19:1-29 (pecado de Sodoma)
2. Levítico 18:22
3. Levítico 20:13
4. Deuteronomio 23:17-18
5. 1 Reyes 14:24
6. 1 Reyes 15:12
7. 1 Reyes 22:46
8. Jueces 19:22
9. 2 Reyes 23:7
10. Romanos 1:24-27
11. 1 Corintios 6:9
12. 1 Timoteo 1:8-10
13. 2 Pedro 2:6
14. Judas 1:7
15. Éxodo 20:14 (incluído en Hebreos para “adulterio”)

II. Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado:

16. Deuteronomio 29:23
17. Génesis 13:13
18. Isaías 3:9
19. Isaías 13:19
20. Jeremías 23:14
21. Jeremías 49:18
22. Jeremías 50:40
23. Lamentaciones 4:6
24. Amós 4:11
25. Mateo 10:15 (véase 13. 2 Pedro 2:6)
26. Lucas 17:29

III. Pasajes que directa o indirectamente condenan el travestismo (vestirse con ropas propias del sexo opuesto):

27. Deuteronomio 22:5
28. 1 Corintios 11:14-1

IV. Pasajes sobre el matrimonio, los esposos y las esposas, el hombre y la mujer creación de Dios, etc. que tienden a condenar la transexualidad:

29. Génesis 1:27
30. Génesis 1:28
31. Génesis 2:18-24
32. Salmos 139:14
33. Marcos 10:6-12
34. 1 Corintios 3:16-17
35. 1 Corintios 6:19-20
36. 1 Corintios 7:1-4
37. 1 Tesalonicenses 5:22-23
38. Romanos 6:12
39. Filipenses 3:21
40. Timoteo I 5:14
41. Efesios 5:22-25

V. Pasajes que en general condenan estas actividades como pecados:

42. Tesalonicenses I 5:22
43. Isaías 5:20-21
44. I Pedro 2:11

Fuente: The Maryfaithful, mayo/junio de 1979.

La homosexualidad y la Biblia Por Damy FerreiraLos pasajes más directos y específicos de la Biblia contra la práctica homosexual se encuentran en el Levítico 18:22; 20:13 y en 1 Corintios 6:9-11:

1. “No te echarás con varón como con mujer, es abominación” (Lv 18:22).

2. “Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre” (Lv 20:13).

3. “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (sodomitas), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Co 6:9-10).

Además de estos pasajes claros y directos, podemos usar otros que todos conocemos, y sacar de ellos algunas enseñanzas. En primer lugar, Génesis 1:27 dice que Dios creó al hombre (al ser humano), hombre y mujer. Esto indica que el ser humano fue creado en dos personas de anatomía diferente, y cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para los fines de la procreación. Así que, sólo la mujer, podrá concebir un hijo y ser el laboratorio en el que la vida se forma y se desenvuelve. Un hombre, a despecho de tantas tentativas quirúrgicas de algunos, jamás conseguirá dar a luz un hijo.

Hace algún tiempo, en la ciudad de San Francisco, California, daba una clase a nuevos creyentes en mi iglesia. Un alumno quería saber mi opinión sobre la homosexualidad. Abrí la Biblia y leí los textos que acabo de citar. Entonces el argumentó con aquello de los derechos individuales, cosa muy respetada en los EE.UU., y dijo: “¿Entonces los hombres no tienen derecho a escoger su sexualidad?” a lo que respondí: “Querido joven, la sexualidad no es cuestión de elección. La sexualidad del ser humano ya viene definida de fábrica”.

Uno de los objetivos diabólicos de movimientos, como el que llaman “Nueva Era”, es tratar de incentivar y dignificar el homosexualismo para destruir a la familia. La idea, por tanto, es acabar con la humanidad.

En segundo lugar, algunos pasajes bíblicos son interpretados de una manera errada, para la conveniencia de los interesados (véase al respecto 2 Pedro 3:16). Los dos más interesantes son: 1 Samuel 18 y más específicamente 2 Samuel 1:26 donde se habla del amor entre David y Jonatán (hijo del rey Saúl): “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres”. (Véase también 1 Samuel 19:1; 20:17,40). Partiendo de ésto, los defensores de la homosexualidad dicen que David y Jonatán eran homosexuales.

Veamos entonces:

1. Si eran homosexuales, se trataba de un tipo bien extraño de bisexuales. Sabemos por la propia Biblia que Jonatán era casado: 1 Crónicas 8:34; 2 Samuel 9. David, a su vez no solamente era casado, sino que además era muy aficionado a las mujeres y tuvo muchas esposas (1 Samuel 18:20-30, 2 Samuel 3:2-5; 5:13; 1 Reyes 1:1-4). Por esto mismo cometió un grave pecado de adulterio con Betsabé (2 Samuel 11:1-27). No podemos entender que hombres así fueran homosexuales.

2. Como se sabe, la hermana de Jonatán, Mical, fue dada a David en casamiento (1 Samuel 18:20-30), inmediatamente después de sus victorias en la guerra, y nunca se percibe algún tipo de celos por parte de Jonatán. De haber existido un tipo de amor entre ellos, ciertamente habría celos.

3. El texto de 2 Samuel 1:26 nos dice que el amor de ellos era como el de las mujeres, no en el sentido de ser de la misma naturaleza, sino de ser aún más profundo que el amor de las mujeres. El texto es poético y está en versos. Vemos que en el texto David trata a Jonatán de “hermano”. La aplicación al homosexualismo por tanto no cabe aquí.

4. Entre árabes, judíos, rusos y otros pueblos orientales, los hombres acostumbran besarse cuando se encuentran. Es un pueblo sentimental y eso forma parte de su cultura sin que esto implique un motivo sexual.

5. Jesús amó a sus discípulos profundamente y todos eran hombres. ¿Hubo en esto motivaciones sexuales?

6. De acuerdo con las leyes de Moisés (principalmente Levítico 20:13), si un hombre tenía relación con otro hombre como si fuese mujer, ambos morirían. Y si eso hubiera estado pasando entre Jonatán y David, el pueblo ciertamente lo hubiera sabido. Sin embargo, nunca hubo ni siquiera sospechas de que ese amor entre David y Jonatán fuera un amor sexual.

7. David, hombre conforme al corazón de Dios, siempre fue reprendido por Dios cuando pecó. Por ejemplo, no le fue permitido construir el templo porque había derramado mucha sangre. Era hombre de guerra (1 Cor 22:8). Fue también reprendido por el pecado con Betsabé (2 Samuel 12). Nunca, sin embargo, encontramos una reprensión a David por la práctica de la homosexualidad. Esto habría sido inevitable si David hubiese incurrido en esa falta.

8. Finalmente, debe entenderse que la amistad entre David y Jonatán surgió del espíritu guerrero que caracterizaba a los dos. Jonatán era un valiente soldado, como se puede notar, principalmente, en la lectura de 1 Samuel 14. Esta amistad se inicia precisamente cuando David derrota al gigante Goliat (1 Samuel 17:48-58; 18:1-19). La verdad es que ellos se amaban como dos hermanos.

Sólo hay, por tanto, homosexualidad en esa amistad para quien ya tiene la cabeza inclinada hacia ella y quiere torcer las Escrituras para su propia perdición, como muy bien lo declara el apóstol Pedro (2 Pedro 3:16).

En tercer lugar, algunos intentan basar la aceptación de la homosexualidad en la Biblia usando el texto de la institución de la cena del Señor cuando Juan estaba reclinado sobre el pecho de Jesús (Jn 13:23). Consideremos algunas ideas sobre este caso específico:

1. Aquí tenemos un caso de la costumbre de la época. La palabra “mesa” no aparece en el original de este pasaje bíblico. A. T. Robertson en su obra titulada “World Pictures in the New Testament” (”Cuadros mundiales en el Nuevo Testamento”), lo confirma. Según la costumbre, la persona se recostaba en una especie de diván y descansaba con los pies extendidos. Asimismo, la posición de Juan era de estar recostado, con la cabeza pendiendo muy cerca de el pecho del Señor Jesús. En este sentido, hay una versión actualizada de la Sociedad Bíblica del Brasil que correctamente traduce: “Muy cerca de Jesús, estaba sentado uno de ellos, a quien Jesús estimaba mucho”. Ahora bien, a la luz del pasaje, en la famosa pintura de Leonardo Da Vinci  “La Ultima Cena”, se comete un grave error técnico, con respecto a la posición en que se pinta a los apóstoles y a Jesús al aparecer estos sentados a la manera occidental.

2. Por otro lado, si hubiera habido cualquier motivo sexual que relacionara a Juan con Jesús, aquel grupo que era bastante cuestionador, sin duda alguna lo habría criticado.

3. Sabemos que Dios abomina este tipo de pecado. Las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por su pecado. Y el pecado que más aparece en el escenario de esas dos ciudades fue el de la homosexualidad. Se sabe que este pecado era tan dominante que, cuando los ángeles de Dios fueron a casa de Lot, los hombres de Sodoma quisieron entrar a la casa para “poseer” sexualmente a aquellos visitantes de Dios. Pero no lo consiguieron, porque los ángeles les hirieron de ceguera. Y esta ciudad fue borrada del mapa (Gn 19:4-11).

En su epístola a los Romanos, Pablo presenta el triste cuadro de la ciudad de Roma en sus días. En cierto momento dice: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y al igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron con su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen” (Ro 1:26-28).

No falta razón, entonces, para que el virus del Sida haya comenzado a propagarse en el mundo entre los homosexuales. Y muchos de ellos, lamentablemente, han muerto a causa de esta enfermedad. Inexorablemente “La paga de su pecado es la muerte” (Ro 6:23).

Sin embargo, los que están dominados por este tipo de pecado, pueden cambiar y ser nuevas criaturas (2 Co 5:17). En 1 Co. 6:11, Pablo dice “Y esto érais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados; ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios”. En otras palabras, si un homosexual se convierte tiene que dejar su pecado y seguir a Cristo. Y esto es posible.

Fuente: Reproducido y traducido del O Jornal Batista por Michel E. Eustache. Publicado en el periódico Luminar Bautista, Venezuela, 1994.

http://www.vidahumana.org/vidafam/homosex/biblia.html

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.188 seguidores