La italina Eluana Englaro, y el tema de la eutanasia

La italina Eluana Englaro, y el tema de la eutanasia

SI LE RETIRAN LA ALIMENTACIÓN Y EL AGUA
¿Sufrirá Eluana al morir?

Pueden pasar unas dos semanas desde la desconexión de la sonda hasta su fallecimiento. Por su estado vegetativo, la paciente no siente ningún estímulo ni dolor

AP)Una imagen de Eluana antes de caer en coma en 1992. (Foto: AP)

Actualizado miércoles 04/02/2009 14:56 (CET)
ÁNGELES LÓPEZ
MADRID.- La italiana Eluana Englaro se encuentra en estado vegetativo desde hace 17 años. Si los médicos finalmente le retiran la alimentación y el agua su cuerpo acabará muriendo. Pero, ¿sufrirá durante el proceso? ¿Cuánto tiempo tardará en fallecer?

Según los especialistas consultados por elmundo.es, lo primero que hay que tener en cuenta es que la paciente no está en muerte cerebral sino en un estado vegetativo. Eluana presenta “un coma en el que el cerebro mantiene todas las funciones vitales pero la enferma no tiene conciencia, no procesa sonidos ni otros mensajes. Su corteza no funciona por lo que no tiene vida intelectual, no es persona”, señala Enrique Cerdá, jefe de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Cristina de Parla, Madrid.

Cuando hay muerte cerebral no existe actividad ninguna, el cerebro no funciona. El paciente tiene que estar conectado a un respirador para que su corazón lata. En cambio, Eluana puede respirar con normalidad y su corazón late sin problemas. Sin embargo, esto no hace que pueda salir de su coma, como ha ocurrido desde 1992, año en que esta mujer sufrió un accidente que la llevó al estado vegetativo que la ha acompañado durante estos años.

Un proceso de 15 días
Lo que la justicia italiana ha autorizado en reiteradas ocasiones, a través de diferentes tribunales, es que los médicos dejen de nutrirla e hidratarla. Una vez se dé este paso, los especialistas apuntan a que pueden pasar un par de semanas hasta que la paciente fallezca.

Ante la falta de agua, “se deshidratan todos los tejidos y dejan de funcionar los órganos. Externamente lo que se puede apreciar, si no se toman ninguna constante, es que la piel se arruga y las mucosas se secan”, explica Enrique Cerdá.

Sin embargo, internamente se detectan más cambios. El primer órgano que se altera es el riñón que comienza a reducir la diuresis (cantidad de orina) para que el organismo pierda menos líquido y que los órganos se mantengan con una determinada cantidad de agua.

Posteriormente empezarán a ocurrir cambios metabólicos, como aumento del potasio y de la urea, disminución del volumen plasmático. “Puede producirse una acidosis que le obligará a respirar más deprisa. Luego faltará oxígeno en los tejidos y finalmente se producirá una afectación del corazón.

Si la paciente está monitorizada, se observará una disminución de la tensión arterial y la aparición de bradicardias (disminución del latido) y taquicardias (aumento del latido), también de arritmias (latido anormal), para finalmente quedar en una bradicardia hasta que el corazón deje de latir. Minutos después el cerebro se queda en muerte cerebral y la paciente fallece”.

¿Existe sufrimiento?
Ese proceso puede tardar en torno a los 15 días. En cambio, cuando el paciente está en muerte cerebral y, tras la desconexión del respirador artificial, la muerte puede venir en minutos (si no hay ningún grado de función respiratoria), horas o muy pocos días.

Una de las preocupaciones de algunas personas que han mostrado su rechazo a la decisión de retirar la sonda de alimentación a Eluana es que pueda causarle sufrimiento. Sin embargo, los especialistas niegan que esto ocurra. “Esta paciente sólo conserva las funciones vegetativas. Su corteza cerebral está desconectada del resto del organismo y no le llega ninguna información externa. No hay sufrimiento”, afirma Pedro Galdós, jefe de Cuidados Intensivos del Hospital Puerta de Hierro de Madrid.

Este especialista señala las diferencias entre este caso y los de pacientes terminales, conscientes, que ellos o su familia deciden retirar el tratamiento de soporte. “Esas personas sí que van a percibir la sensación de sed, por eso se les sigue hidratando, y los estímulos dolorosos. En esos casos los protocolos son claros, se ofrecen todas las medidas necesarias para evitar las molestias, desde medicamentos para el dolor, administración de glucosa para evitar las hipoglucemias, una postura cómoda, temperatura adecuada, etc. Todo esto sobra en el coma vegetativo. Esta paciente [Eluana] no se va a enterar de nada”, explica Galdós.

Fuente: elmundo.es

Artículos relacionados

Estudio sobre el tema de la eutanasia

  1. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina”
  2. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” I
  3. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” II
  4. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” III
  5. Eutanasia: la Iglesia pide frenar “la mano asesina” IV
  6.  EL DERECHO A LA VIDA FRENTE A LA EUTANASIA

Mas sobre temas bioeticos

Genetica

Células madre

Preservativo

Clonación

Sexualidad

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.173 seguidores