R.C. Sproul Entrevista a Ben Stein Acerca de una Película Defendiendo el Creacionismo

R.C. Sproul Entrevista a Ben Stein Acerca de una Película Defendiendo el Creacionismo

El Dr. Eduardo Flores, médico cristiano de Costa Rica, nos ofrece un video sobre el teólogo R.C. Sproul en una entrevista a Ben Stein ,acerca de una película defendiendo el creacionismo:

“R. C. Sproul, uno de los más grandes teólogos de nuestros tiempos, y líder de Ligonier Ministries, entrevistó a Ben Stein un actor de Hollywood que realizó una película lllamada, “Expelled: No Intelligence Allowed,” que saldrá pronto a los cines y que pretende exponer el gran problema que está sucediendo en los Estados Unidos de América, en donde las grandes universidades están despidiendo a los académicos que pretendan luchar a favor del creacionismo.” Vean la entrevista

Diseño inteligente vs. Darwinismo

“Esta es la verdadera esencia de la verdadera religión-personalmente vivir con un Salvador personal, personalmente confiar en un Redentor personal, personalmente llorar a un Intercesor personal, y recibir respuestas personales de una Persona que nos ama, y que se manifiesta a nosotros.C. H. Spurgeon [0]

Diseño inteligente vs. Darwinismo

Autor: Paulo Arieu

Descargar Aquí

maynardsmith

En un artículo publicado por la revista GoodNews, bajo el titulo Nuevos descubrimientos desafían la engañosa teoría de Darwin”, se pone en duda la teoría de la Evolución una vez mas, a expensas de la Teoria científica no aceptada por la Ciencia actual del Diseño Inteligente (D.I.), ya que la ciencia actual experimental  alega que El D.I. es religión y no ciencia.

El Creacionismo científico hoy en dia esta en bancarrota intelectual ya que esta teoría llamada también Creacionismo de Tierra Joven (C.T.J.) no pudo demostrar sus argumentos cientificos-biblistas con aportes experimentales.

Es imposible probar los argumentos que proponen los C.T.J.  contra los argumentos evolucionistas.

El Dr. Carmona publicó un artículo titulado El modelo creacionista a examen , donde invita a la refutación de la Teoria Creacionista, luego de exponer de manera resumida los arguementos de C.T.J.

Lo que nos es imposible negar a los cristianos es que Dios creó los cielos y la tierra y lo que hay en ella,de acuerdo a lo dicho en Génesis 1.1, pero es una creencia a la que se asume por medio de la fe.(Heb 11:3)

La ciencia no encuentra a Dios en ningun lugar,lo sé, pero eso no niega su existencia tampoco. Creo que la biblia es humilde en su pretensión, solamente asume que el Triuno Dios es creador de todas las cosas.

Y ahora,luego de sus declaraciones bíblicas, le toca el turno a la astrofísica. Creo que es muy humilde nuestro Dios!!!

Y además, le da trabajo de sobra a los astrofísicos para que se puedan ganar la vida rompiéndose  la cabeza con sus enormes fórmulas y ecuaciones matemáticas que dejan perplejos a nosotros, simples mortales que carecemos de esos grosos cables que los cientificos disponen en sus crerebros para poder pensar tanto sin que colapsen sus cerebros (ver Descubren claves de las mentes geniales), y encima el Señor no se queja nunca de que los hombres investiguen.

Se cumple la palabra dada a Adán, te ganarás el pan con el sudor (la materia gris debe sudar de tanto razonamiento) de la frente (justo mas o menos de donde salen las ideas de estos genios, como Einstein y compañía) (Gen. 3:19)

En un artículo publicado en el portal godandscience.org, publican una serie de pasajes bíblicos que explicarían desde las escrituras la creación como realizada por nuestro Dios.Yo copié solo algunos pasajes bíblicos[1]

“¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?” (Job 38:33).

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Heb.11:3).

“En el principio Dios creó los cielos y la tierra (Gn. 1:1).

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Gn. 2:4).

“Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan”(Is. 42:5).

Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Is. 45:12).

“Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó:Yo soy Jehová, y no hay otro” (Is. 45:18).

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col. 1:16).

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas“(Ap.  4:11).

“…la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Ti. 1:9).

“En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2).

“Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria” (1 Cor.2:7).

“Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén” (Jud. 1:25).

“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro. 8:38-39).

El solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar” (Job. 9:8).

“El que se cubre de luz como de vestidura, Que extiende los cielos como una cortina” (Sal. 104:2).

“El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).

“Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan” (Is. 42:5).

“Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo” (Is. 44:24).

Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Isaías 45:12).

Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente” (Isaías 48:13).

“Y ya te has olvidado de Jehová tu Hacedor, que extendió los cielos y fundó la tierra; y todo el día temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se disponía para destruir. ¿Pero en dónde está el furor del que aflige?” (Isaías 51:13).

“El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría (Jeremías 10:12).

“El es el que hizo la tierra con su poder, el que afirmó el mundo con su sabiduría, y extendió los cielos con su inteligencia“(Jeremías 51:15).

“Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho” (Zacarías 12:1).

“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Génesis 2:3-4).

“Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán” (Salmos 102:25-27).

“Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”(Romanos 8:21).

“Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria” (1 Cor. 15:41).

“¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión?” (Job 38:31).

NOTA: Todos las demás grupos de estrellas visibles al ojo desnudo están desatadas, con la excepción posible de Híades.

El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).

Puso límite a la superficie de las aguas, Hasta el fin de la luz y las tinieblas” (Job 26:10).

El extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada”(Job 26:7).

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así” (Gn. 1:2, 9). 

“Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas. a tu reprensión huyeron; al sonido de tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, Ni volverán a cubrir la tierra” (Sal. 104:6-9).

“Jehová con sabiduría fundó la tierra; afirmó los cielos con inteligencia” (Prov. 3:19).

“Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento; cuando establecía los fundamentos de la tierra” (Prov. 8:27-29).

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno?” (Job38:4, 8).

“Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste” (2 Pe. 3:5).

“Entonces aparecieron los torrentes de las aguas, Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo; a la reprensión de Jehová” (2 Sam. 22:16).

“¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo?” (Job 38:16).

Primero descubierto en los años 70’s.

Ver Explorando el fondo del océano profundo: Las aguas termales y las criaturas extrañas.

“… y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar” (Sal. 8:8).

“Al dar peso al viento, y poner las aguas por medida” (Job 28:25).

“El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo” (Ecl. 1:6).

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gn. 2:7).

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gn.3:19).

Esto nos permite darnos cuenta cuan firme ha sido la convicción de que Dios es el Creador y de que la Naturaleza obedece a nuestro Señor quien es Soberano, en la gran mayoría de los autores biblicos (hagiógrafos)

El Creacionismo Tierra Joven y su colpaso intelectual

Francis Collins, director del proyecto Genoma, afirma en uno de sus libros que

“el Creacionismo de la Tierra Joven, ha llegado al punto de su bancarrota intelectual,tanto en su ciencia como en su teología” [2]

La Teoria de la Evolución y la verdad:

Pero en el artículo que publica la revista GoodNews, se pone en duda este tema, con la siguiente interrogante:

«¿Se nos está diciendo toda la verdad con respecto a la evolución y la creación? Si la teoría de la evolución de Darwin es verdaderamente científica, ¿por qué están tan renuentes los evolucionistas a que se ponga en tela de juicio?»[3]

Pregunta terrible,no es cierto? 

Aca les expongo el resto del artículo:[4]

Expulsado: inteligencia no permitidas

«¡Qué increíble vuelco de los acontecimientos! Justo cuando parecía que el movimiento del diseño inteligente estaba perdiendo vigencia, apareció el extraordinario documental fílmico Expelled: No Intelligence Allowed (“Expulsado: No se permite la inteligencia”). Es fascinante observar cómo una celebridad de Hollywood, el escritor y ex profesor de derecho Ben Stein [5], viajó por el mundo y entrevistó a muchos de los principales defensores del diseño inteligente y de la evolución.

La película da una perspectiva equilibrada de la controversia que rodea el diseño inteligente enfrentado a la evolución, y muestra cómo los científicos, catedráticos y profesores que han apoyado el diseño inteligente han sido implacablemente perseguidos por sus colegas, sólo por haber puesto el darwinismo en tela de juicio.

¿Qué es lo que está sucediendo? Es tiempo de formular algunas preguntas difíciles acerca de este controvertido tema que afecta los cimientos sociales, morales, científicos y religiosos de nuestro mundo.

Una rosa es una rosa, sin importar su nombre

¿Qué es la evolución?

Es una pregunta muy sencilla, pero para la cual hay decenas de respuestas. El primer problema surgido del debate sobre la evolución y el diseño inteligente tiene que ver con el significado de los términos usados y cómo llegar a un acuerdo al respecto.

La evolución puede significar algo tan sencillo como “cambios a través del tiempo”, o puede ser una explicación que abarque la totalidad del universo, como Sir Julian Huxley afirmó en una ocasión: “La tierra no fue creada, sino que evolucionó. Y lo mismo ocurrió con todos los animales y plantas que habitan en ella, incluyéndonos a los seres humanos, con nuestras mentes, almas, cerebros y cuerpos. Lo mismo sucedió con la religión” (The Humanist Frame [“El marco humanista”], 1961, p. 18).

Como se puede apreciar a primera vista, las implicaciones de lo que él dijo en nuestra perspectiva acerca del mundo y nuestras creencias son enormes. Por ello es tan importante establecer las definiciones correctas en cuanto a este tema. Uno de los engaños usados por muchos defensores de la evolución consiste en comenzar con una definición muy simple y libre de controversia en la que todos están de acuerdo, pero que más tarde es cambiada para que signifique algo muy distinto.

Por ejemplo, Eugenie Scott, directora del Centro Nacional para la Educación Científica (organización cuyo fin es promover la enseñanza de la evolución), reconocida atea y humanista, parece utilizar diferentes definiciones en distintas situaciones. Ella aconseja así a los maestros de biología: “Defina la evolución como un asunto relativo a la historia del planeta, como la manera en que tratamos de comprender el cambio a través del tiempo. El presente difiere del pasado. La evolución sucedió; en el mundo científico no hay duda de que sucedió, etc., etc. . . . Yo he usado este enfoque a nivel universitario” (Dealing with Anti-Evolutionism [“Cómo hacer frente al antievolucionismo”], 2001, p. 8).

No obstante, en este mismo artículo ella explica lo que en realidad desea que el estudiante acepte: “¿Qué es lo que queremos que conozcan los estudiantes acerca de la evolución orgánica? La ‘Gran Idea’ es que los seres vivos (las especies) están interrelacionados mediante ancestros comunes derivados de formas de vida primitivas distintas a ellas [en otras palabras, la teoría de la ameba-al-hombre]. Darwin llamó a esto ‘descendencia con modificaciones’, y es hasta hoy la mejor definición de la evolución que podemos usar, especialmente con miembros del público en general y con estudiantes jóvenes” (p. 5).

Por lo tanto, podemos ver cómo las definiciones pueden cambiar de acuerdo con el público al que van dirigidas. Casi nadie discute que ciertos “cambios a través del tiempo” hayan ocurrido en la biología. La herencia se encarga de ello —somos distintos de nuestros padres y abuelos— pero la teoría de la evolución no se trata de eso. Va mucho, mucho más allá, intentando explicar cómo en el transcurso del tiempo los microorganismos, insectos, peces, tigres, osos y seres humanos llegaron a ser lo que son mediante cambios reproductivos graduales de un organismo o ser vivo a otro.

La evolución darwiniana —lo que se enseña en las aulas— se basa en tres suposiciones:

1) todos los seres vivos descienden de un ancestro común;

2) los mecanismos principales que permitieron los cambios que dieron origen a nuevas especies son la mutación y la selección natural o “supervivencia del más apto”;

3) estos procesos son espontáneos y naturales.

Una vez que vemos claramente lo que los defensores de la evolución pretenden que creamos, podemos continuar para ver de qué se trata la teoría del diseño inteligente.

Diseño inteligente y creacionismo

Primero, es importante entender que la teoría del diseño inteligente no surgió por iniciativa de personas religiosas. Esta versión moderna fue propuesta hace unos 30 años por algunos científicos que no pudieron reconciliar las complejidades de la célula con las explicaciones evolucionistas. Más tarde, y cuando se lograron más descubrimientos científicos que favorecían la teoría del diseño inteligente, ésta fue ampliada para incluir no sólo la biología, sino también la cosmología y la física.

¿Qué es el diseño inteligente? Esta es una definición fundamental: “La teoría del diseño inteligente sostiene que ciertas características del universo y de los seres vivos se pueden explicar más satisfactoriamente como el resultado de una causa inteligente, no de un proceso carente de dirección como el de la selección natural” (www.intelligentdesign.org).

El concepto del diseño inteligente presenta una mortal amenaza a la teoría darwiniana, ya que sus argumentos plantean que el universo y los seres vivos fueron diseñados por una inteligencia superior y no son el simple resultado de las fuerzas ciegas de la naturaleza. Sin embargo, la evolución moderna no quiere incluir como causa nada que no sea parte del ámbito natural observable y mensurable. Limita las posibilidades a las fuerzas naturales y al azar como si fueran los creadores, idea que se conoce como “naturalismo” o “materialismo” (o “materialismo naturalista”).

El biólogo Richard Lewontin reconoció abiertamente: “Nosotros tomamos el partido de la ciencia a pesar de la obvia irracionalidad de algunos de sus postulados . . . porque hemos hecho un compromiso previo, un compromiso con el materialismo . . . no podemos permitir que un pie divino se introduzca por la puerta” (“Billions and Billions of Demons” [“Miles de millones de demonios”], 9 de enero de 1997, énfasis agregado en todo este artículo).

Aun si toda la información apunta hacia un diseñador inteligente —se jactó en una ocasión el doctor en inmunología Scott Todd—, tal hipótesis es excluida de la ciencia porque no es naturalista” (revista Nature [“Naturaleza”], 30 de septiembre de 1999, p. 423).

Finalmente, otro término que puede estar cargado de prejuicios es “creacionismo”. Puede significar simplemente la creencia de que un Creador formó el universo (cosa que cree muchísima gente), o limitarse a una perspectiva más estrecha que sólo acepta una tierra y un universo recientemente formados, de acuerdo con una interpretación particular del relato de la creación que aparece en el libro bíblico del Génesis. Cabe mencionar que la Biblia permite suponer que la tierra es mucho más antigua que lo que proponen los creacionistas defensores de una tierra joven.

El Diccionario General Ilustrado de la Lengua Española (Vox) da un significado mucho más amplio del creacionismo: “Doctrina filosófica opuesta al evolucionismo, según la cual las especies de seres vivos fueron creadas por Dios y no provienen una de otra por evolución”. Según esta definición, muchísimas personas son creacionistas.

Los eslabones perdidos . . . siguen perdidos

Ya que hemos logrado establecer las definiciones, podemos avanzar hasta el siguiente engaño de la evolución: la falta de exactitud en cuanto al registro fósil.

Por lo general, los evolucionistas alegan que el registro fósil es la prueba principal de la evolución darwiniana. Por ejemplo, un artículo del Centro Nacional de la Educación Científica, gran promotor de la evolución, afirma: “El hecho de que la evolución ocurrió es evidente al observar el registro fósil, el cual es un largo registro de modificaciones en las características de animales y plantas, de lo más simple hasta lo más complejo, en el transcurso de cientos de millones de años” (Gary Bennett, “A Review of Of Pandas and People as a Textbook Supplement” [“Crítica a De pandas y personas como suplemento de libro de texto”], noviembre de 2000, edición de Internet).

Sin embargo, ¿qué tan sólida es la prueba de los fósiles? Si todos los seres vivos han descendido de antepasados comunes, entonces deberíamos encontrar millones de eslabones intermedios en el registro fósil. Hasta Charles Darwin reconoció: “El número de eslabones intermedios y de transición entre todas las especies vivas y extintas tiene que haber sido inconcebiblemente grande. Sin ninguna duda, y si esta teoría es cierta, tales especies en transición tienen que haber vivido en la tierra” (The Origin of Species [“El origen de las especies”], 1958, p. 289).

No obstante, y como Darwin mismo reconoció, tales eslabones brillaban por su ausencia. Él preguntó: “¿Por qué entonces no está cada formación geológica y cada estrato lleno de esos eslabones intermedios? La geología definitivamente no revela en absoluto tal cadena orgánica tan finamente graduada; y esto, quizá, sea la más obvia y grave objeción a mi teoría” (p. 287).

Él suponía que tarde o temprano se encontraría ese número “inconcebiblemente grande” de eslabones de transición para apoyar su teoría. Pero ¿se han encontrado en realidad?

El paleontólogo David Raup dio este resumen de lo que había sido descubierto hasta 1979: “Bien, aquí estamos, 120 años después de Darwin, y el conocimiento sobre el registro fósil se ha incrementado enormemente. Ahora contamos con un cuarto de millón de especies fosilizadas, pero la situación no ha cambiado mucho. La historia de la evolución es todavía asombrosamente inestable, e irónicamente, tenemos aún menos ejemplos de la transición evolutiva que en tiempos de Darwin . . .

Así que el problema de Darwin no ha disminuido en los últimos 120 años y todavía tenemos un registro que sí muestra cambios, pero que difícilmente puede ser considerado como la consecuencia más razonable de la selección natural” (Field Museum of Natural History Bulletin [“Boletín del Museo Field de Historia Natural”], 1979, p. 25).

Ahora, unos 30 años más tarde (150 años después de Darwin), el registro fósil todavía no muestra ninguna prueba de transición evolutiva mediante cambios graduales.

En resumen, el registro fósil ha decepcionado a los darwinistas porque los innumerables eslabones entre las especies más importantes siguen ausentes.

Evaluación inteligente

Y ¿qué se puede decir del registro fósil desde el punto de vista del diseño inteligente? ¿Tiene esto más sentido?

Sí, lo tiene, de acuerdo con el geofísico Stephen Meyer. Al comienzo del registro fósil existe lo que se ha llamado “la explosión cámbrica”, una confusa variedad de formas de vida complejas que no encajan en el modelo evolucionista darwiniano, que va de lo simple a lo complejo.

El Dr. Meyer explica: “Los fósiles de la explosión cámbrica no pueden de ninguna manera ser explicados por la teoría darwiniana y ni siquiera por el concepto llamado ‘equilibrio puntuado’, que fue específicamente formulado en un esfuerzo por disculparse ante el vergonzoso registro fósil. Cuando se examina este tema desde la perspectiva de la información biológica, la mejor explicación es que cierta inteligencia fue responsable de este fenómeno, ya que de otro modo sería inexplicable.

”Así que cuando uno se enfrenta a la explosión cámbrica, con su descomunal y repentina aparición de criaturas radicalmente nuevas, se da cuenta de que se necesita muchísima información biológica nueva. Parte de esta información provendría del ADN, aunque la manera en que eso ocurre es todavía un problema insalvable para el darwinismo. Pero además de ello, ¿de dónde viene la información nueva que no es atribuible al ADN? ¿Cómo se desarrolla la disposición jerárquica de las células, tejidos, órganos y planes corporales? Los darwinistas no tienen respuesta. Ni siquiera aparece en su radar” (citado por Lee Strobel, The Case for a Creator (“El caso del Creador”), 2004, pp. 238-239).

Un ateo renuncia a sus creencias

No hace mucho tiempo Sir Antony Flew, famoso filósofo y uno de los grandes defensores del ateísmo en el mundo, renunció a sus creencias y aceptó el creacionismo. ¿Por qué? Él dijo que básicamente era debido a las implicaciones de la información contenida en el ADN. Su conversión fue un fortísimo golpe al ateísmo.

¿Qué lo hizo cambiar de manera de pensar, después de una vida entera de oponerse al creacionismo?

El profesor Flew explica que el argumento decisivo fue la cantidad y la complejidad de información contenida en una molécula de ADN. Este es otro de los temas que los evolucionistas no están tratando honestamente. Siguen engañando a las masas diciendo que la intrincada información del ADN puede explicarse por medio de las fuerzas evolutivas que actúan sobre las células.

En cuanto a si los recientes descubrimientos relacionados con el origen de la vida apuntan hacia la acción de una inteligencia creativa, el profesor Flew afirma: “Sí, yo ahora creo que así es . . . principalmente como resultado de las investigaciones del ADN. Yo creo que lo que el material de ADN ha hecho es mostrar, por la casi increíble complejidad del planeamiento que se requiere para producir [vida], y que para que esos procesos extraordinariamente diversos funcionen como una unidad, que tiene que haber existido la inteligencia.

”Es la enorme complejidad del número de elementos en juego y la inmensa sutileza de la manera en que funcionan juntos. La posibilidad de que estas dos partes se reúnan al momento apropiado sólo por azar es simplemente mínima. Todo este asunto se reduce a la enorme complejidad por la que se consiguieron estos resultados, lo que a mí me pareció que era obra de la inteligencia” (There Is a God [“Existe un Dios”], 2007, p. 75)

Es interesante saber que hubo también otros factores que lo persuadieron a aceptar a un Creador como el gran diseñador del universo y de la vida.

“Ahora estoy convencido de que el universo llegó a existir por una infinita Inteligencia”, afirma. “Creo que las intrincadas leyes de este universo manifiestan lo que los científicos han llamado la Mente de Dios. Creo que la vida y la reproducción se originan en una Fuente divina.

”¿Por qué creo esto, considerando que expuse y defendí el ateísmo durante más de medio siglo? La respuesta resumida es ésta: según lo que yo veo, este es el cuadro mundial que ha emergido de la ciencia moderna. La ciencia destaca tres dimensiones de la naturaleza que apuntan hacia Dios:

  1. La primera es el hecho que la naturaleza obedece ciertas leyes.
  2. La segunda es la dimensión de la vida, de la inteligencia organizada y de seres motivados por un propósito, que surgieron de la materia.
  3. La tercera es la existencia misma de la naturaleza” (pp. 88-89).

Tendencias profetizadas

Aunque la controversia sobre la evolución y el diseño inteligente pudiera parecer algo muy moderno, en tiempos del apóstol Pablo, en el siglo primero, existía ya una variación de ella. Pablo conocía bien el pensamiento griego y algunas de sus escuelas filosóficas que negaban la existencia de un Creador y creían que la naturaleza era suficiente para explicar la creación y el desarrollo de los seres vivos.

La explicación que da Pablo parece ser asombrosamente pertinente y moderna. Sus argumentos también revelan las implicaciones morales y espirituales para muchos de los que siguen la teoría de la evolución hasta sus últimas consecuencias.

En Romanos 1:18-25 escribió: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia [mental, cuya consecuencia son los estilos de vida inmorales], en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual bendito es por los siglos. Amen”.

Por lo tanto, y como dice también la Biblia, “nada hay nuevo debajo del sol” (Eclesiastés 1:9). No se deje engañar por los falsos argumentos de la evolución. Por el contrario, ¡mantenga firme su creencia en un Diseñador supremamente sabio e inteligente, y en el verdadero creacionismo bíblico! »

Conclución:

Creo que este debate durara largo tiempo aún, ya que la teoría de Darwin sobre la evolución y la selección natural continúa encendiendo ásperos debates.

«Una de las sociedades más polarizadas es la estadounidense, dividida entre los que piensan que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, tal y como cuenta la Biblia, y los que apuestan por la evolución a lo largo de los siglos[6]

«Que toda la vida esté relacionada a través de un ancestro común, y que las poblaciones cambien de forma con el tiempo, son los trazos gruesos y las finas pinceladas de la evolución. »[7]

«En la brecha: el diseño inteligente. No estoy diciendo que el Darwinismo dio lugar al creacionismo, aunque los “ismos” implican equivalencia. Pero el término “Darwiniano” construyó un escenario en el que “inteligente” podría compartir el centro de atención.

Charles Darwin no inventó un sistema de creencias. Tenía una idea, no una ideología. La idea dio lugar a una disciplina, y no a discípulos. Pasó más de 20 años acumulando y evaluando las evidencias y las implicaciones de criaturas similares, pero diferentes, separadas en el tiempo (fósiles) o en el espacio (islas). Eso es ciencia.» [8]

«En 1859, la percepción de Darwin y las evidencias se convirtieron en “Sobre el origen de las especies mediante la selección natural o la preservación de las razas favorecidas en su lucha por la vida.” Pocos se dan cuenta que publicó 8 libros antes y 10 libros después de “Origen”. Escribió libros seminales sobre orquídeas, los insectos, los percebes y los corales. Explicó como se forman los atolones, y por qué son tropicales.

Demos crédito a Darwin por su enorme genio. Ninguna mente corrió tan libremente, de forma tan amplia o tan fresca sobre las colinas y valles de la existencia. Pero hay un límite a la cantidad razonable de crédito. Estacionar la evolución en Charles Darwin, es perder de vista los límites de su tiempo y todos los subsecuentes progresos.» [9]

Yo creo que ambos tienen parte de razón. Creo que el D.I intenta demostrar que hay un creador, y por las implicaciones actual de la ciencia experimental que no acepta mas que las mejores repesuestas materiales, se ve obligada a demostrar cientificamente lo que la gran mayoría de las religiones del mundo, afirman de diversas maneras, a traves de distintos mitos o relatos cosmogónicos, que hubo un principio y que segurmente habrá un fin (obviamente), y que en el principio de todas las cosas, Dios estaba presente, creando de manera inteligente todas las cosas,  de acuerdo a un plan prediseñado desde antes del comienzo de los tiempos (I Cor. 2:7;2 Tim. 1:9; Tito 1:2) 

Como lograrán ponerse a demostrarlo,bueno, ahí está la sabiduría de los científicos. Deberán ponerse a experimentar hasta que logren de alguna manera poder probar que es una creencia eterna y universal el saber de que Dios creó los cielos,la tierra y el hombre, porque tenía un propósito eterno con toda su Gran Obra Maestra.

Creo que el C.T.J. es el mismo tipo de error que cometio la Iglesia Católica, pero esta vez lo hiceron los evangélicos conservadores.

«La Biblia es a menudo descrita como un libro que incluye muchas ideas que son científicamente inexactas. La verdad es que muchos Cristianos (y no Cristianos) han interpretado mal la Biblia de tal manera que la han hecho parecer estar en conflicto con la realidad de nuestro mundo. Por ejemplo, la Iglesia Católica Romana promovió el geocentrismo (la idea de que la tierra es el centro del universo) por largos años. Este concepto no es hallado en la Biblia, pero resulta de la idea de que los humanos son el centro de la atención de Dios, que el lugar donde viven debe ser el centro del universo de Dios. Ésta no es ni una inferencia lógica ni bíblica. De hecho, la Biblia manifiesta que los cielos “fijan sus ordenanzas sobre la tierra,” demostrando que los cielos controlan la tierra y no al revés. Los primeros proponentes (Nicolás Copérnico, Johannes Kepler, Galileo Galilei) del heliocentrismo (la tierra gira alrededor del Sol) fueron todos Cristianos… De hecho, Isaac Newton, en su famosa obra científicaPrincipia, indica, “el más bello sistema del sol, los planetas, y los cometas, sólo podrían provenir del consejo y el dominio de un Ser inteligente y poderoso”.

 

Por supuesto, la Biblia no fue escrita como una obra de ciencia ni fue su propósito describir los funcionamientos del mundo físico. Fue escrita para explicar principios espirituales – la naturaleza de la humanidad, la naturaleza de Dios, y cómo pueden las personas tener una relación personal con Dios. »[9]

Asi se expresa Francis Collins en su libro al respecto C.T.J.: 

«Su persistencia es uno de los grandes misterios y tragedias de nuestros tiempos. Al atacar los fundamentos de virtualmente cada rama de la cien­cia, agranda el abismo que existe entre las concepciones científica y espiritual del mundo, justo en el momento en que se necesita con desesperación un camino hacia la armonía. Al enviar a los jóvenes el mensaje de que la ciencia es peligrosa, y que dedicarse a la ciencia bien podría significar rechazar la fe religiosa, el Creacionismo de la Tierra Joven podría estar privando a la ciencia de sus más prometedores talentos futuros. Pero no es la ciencia quien más sufre aquí; el Creacionismo de la Tierra Joven inflinge más daño a la fe, al exigir que para creer en Dios sea necesario aprobar afirmaciones fundamentalmente falsas sobre el mundo natural. La gente joven educada en hogares e iglesias que insisten en el creacionismo tarde o temprano encuentran la abrumadora evidencia científica a favor de un universo antiguo y la relación de todos los seres vivos a través del proceso de la evolución y la selección natural. ¡Qué terrible e innecesaria elección a la que entonces deben hacer frente! Para adherirse a la fe de su infancia, se requiere que rechacen un cuerpo amplio y riguroso de datos científicos, lo que equivale a cometer suicidio intelectual efectivamente. Sin alternativas al creacionismo, ¿es de sorprender que muchos de estos jóvenes se alejen de la fe, concluyendo que sencillamente no pueden creer en un Dios que les pida rechazar lo que la ciencia nos ha enseñado de manera tan convincente sobre el mundo natural? »[10]

Espero que todos encontremos el anhelado camino hacia la armonización Ciencia y Fe. ¿Lo lograrán los defensores del D.I. o seguirán cayendo en las mismas falacias que sus predecesores, los C.T.J.? Esto sin duda, por lo que aun se ve, tardara aún algunos años mas, sin lugar a dudas, ya que por el momento, esta anhelada reconciliación no llega,aunque como citó un forista en oldearth.wordpress.com,  

«los planteamientos de Michael Behe y su “Complejidad Irreductible” o Irreducible o Especifica .., son algo más serios que estos”.»[11] refiriendose al C.T.J., obviamente.

El dr. Carmona, realiza esta interesante crítica al D.I en su blog:

«La mayor crítica que yo le hago al DI es que de momento es una filosofía, ya que no usa las herramientas de la ciencia para justificar la biodiversidad. Como mucho usa la estadística para decir que algo es improbable, y eso tiene más de principio antrópico que de ciencia. Es significativo que haya en ese movimiento más matemáticos y juristas que biólogos cuando de lo que se habla es de biología

y luego, en otro post del mismo artículo ,mas abajo, el explica por que opina asi:

 

«Mi comparación del DI con la filosofía se debe al tipo de preguntas que se hace, son aquellas que el método científico no trata, pero la metafísica sí.

Nos podemos preguntar cómo se produce la evolución y buscar respuestas estructurales y moleculares. Encontraremos estructuras muy complejas y preguntas sin respuesta por el momento. Cuando esto sucede la ciencia dice “no lo sé” y no pasa nada. El DI se saca del manga un comodín: “ha sido creado por una inteligencia superior”.

También podemos preguntarnos si la evolución nos lleva a alguna parte. Ante eso la ciencia puede estudiar si hay incremento o disminución de complejidad molecular, y vemos que ambas se dan. Hay incremento en la evolución desde esponajas a mamíferos, pero también vemos disminución en el paso de bacteria a endosimbiontes de insectos (por ejemplo Buchnera. No parece que haya una “senda” a seguir. Teólogos como T. de Chardin opinaban que la evolución nos lleva a Dios, pero eso de nuevo es un concepto filosófico.

Y otra pregunta que nos podemos hacer es ¿por qué estamos aquí?. Eso no lo puede contestar la ciencia,. entra dentro del campo de la filosofía, en concreto de la metafísica, terreno que invade el DI al buscar ese tipo de respuesta con la introducción de un elemento “creador”»[12]

Dios te bendiga.

Paulo Arieu

Notas

0. La Ilusión de Dios?: Malos Ejemplos

1http://www.godandscience.org/apologetics/sciencebible-es.html

2. Francis Collins, ¿Como habla Dios? p.192,edit. Ediciones Temas de Hoy s.a,Madrid, 2008

3. http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2008/bn052008/darwin.htm

4. Ibid 

5.Stein y su critica al Evolucionismo

6.El creacionismo divide a Estados Unidos

7El Darwinismo debe morir para que la Evolución viva

8. Ibid

9. http://www.godandscience.org/apologetics/sciencebible-es.html

10. ¿Como habla Dios?,loc. cit,p. 192-193

11. Aporte del Forista junamu, 6. jumanu – Febrero 25, 2009,citado en El modelo creacionista a examen 

12.http://oldearth.wordpress.com/2009/02/25/el-modelo-creacionista-a-examen/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.894 seguidores