La Ultima Palabra

La Ultima Palabra

por Armando Valdez

Domingo, 01 de agosto 2010

Entre los muchos temas discutidos en esta serie de la creación, surge como central –la autoridad máxima de la Palabra de Dios. No sólo la Palabra de Dios es suficiente para responder a nuestras preguntas más difíciles acerca de los orígenes, es superior a cualquier otra explicación. Cuando la Escritura habla, habla con todo el peso de la autoridad divina. La ciencia, la arqueología, y cualquier otro sistema de estudio deben arrodillarse.

El relato de Génesis sencillamente no tendrá en cuenta supuestos naturalistas y una hermenéutica personalizada. El texto bíblico debe ser el punto de partida para el intérprete no, la última parada. Este dicho vale la pena repetirlo: la ciencia hace un gran servidor pero un pobre amo. La Palabra de Dios debe ser central en nuestra búsqueda para entender el universo.

Al leer la última palabra de John en la serie de creación, hágase estas preguntas: ¿Tengo un alto concepto de la Escritura? ¿Debo poner más acciones en las reivindicaciones inmutables de la Palabra de Dios, o en las constantes as teorías-siempre-en-necesidad-de-revisión de la ciencia? ¿Cuál es su última palabra para responder a las preguntas de los orígenes? Your approach to the first three chapters of Genesis will betray your answer. Su acercamiento a los tres primeros capítulos del Génesis traicionará su respuesta.

La Biblia da una descripción clara y convincente de los orígenes del cosmos y la humanidad. No hay absolutamente ninguna razón para que una mente inteligente se resista a aceptarla como un relato literal del origen de nuestro universo. Aunque los enfrentamientos del relato bíblico en muchos puntos con hipótesis naturalistas y evolutivas, no está en conflicto con un hecho científico único. De hecho, las condiciones de los datos geológicos, astronómicos y científicos pueden ser difíciles de conciliar con el relato bíblico. El conflicto no es entre la ciencia y la Escritura, sino entre la fe que confía en la Biblia y el escepticismo doloso del naturalista.

Para muchos, después de haber sido adoctrinados en las escuelas donde la línea entre la hipótesis y la realidad es sistemática y deliberadamente borrosa, eso puede parecer ingenuo o poco sofisticado, pero sin embargo es un hecho. Una vez más, la ciencia nunca ha refutado una sola palabra de la Escritura, y nunca lo hará. Por otra parte, la teoría de la evolución siempre ha estado en conflicto con la Escritura y siempre lo será. Pero la idea de que el universo evolucionó a través de una serie de procesos naturales sigue siendo una hipótesis no probada y no verificable, y por lo tanto no es “ciencia”. No hay prueba alguna de que el universo evolucionó de forma natural. La evolución es una mera teoría y cuestionable, en constante evolución al respecto. En última instancia, si se aceptan en absoluto, hay que tener una gran fe.

¡Es mucho mejor basar nuestra fe en el sólido fundamento de la Palabra de Dios! No hay fundamento del conocimiento igual o superior a la Escritura. A diferencia de la teoría científica, es eternamente inmutable. A diferencia de las opiniones del hombre, la verdad es revelada por el Creador mismo! No esta, como muchos suponen, en desacuerdo con la ciencia. La verdadera ciencia siempre ha afirmado la enseñanza de la Escritura. La Arqueología, por ejemplo, ha demostrado la veracidad del registro Bíblico una y otra vez. Siempre que el registro de las Escrituras de la historia pueda ser examinado y probado o también desmentido por la evidencia arqueológica o pruebas fiables documentales independientes, el registro bíblico siempre ha sido verificado. No hay razón válida alguna para dudar o desconfiar del registro bíblico de la creación, y ciertamente no hay necesidad de ajustar el relato bíblico para tratar de hacer encajar las últimas tendencias en la teoría evolutiva.

Una comprensión bíblica de la creación y la caída de la humanidad establece las bases necesarias para la cosmovisión cristiana. Todo lo que la Escritura enseña acerca del pecado y la redención asume la verdad literal de los tres primeros capítulos del Génesis. Si tambaleamos en cualquier grado sobre la verdad de este pasaje, estamos socavando los fundamentos mismos de nuestra fe.

Si Génesis 1-3 no nos dice la verdad, ¿por qué habríamos de creer cualquier otra cosa en la Biblia? Sin una correcta comprensión de nuestro origen, no tenemos manera de entender nada de nuestra existencia espiritual. No podemos conocer nuestro propósito, y no podemos estar seguros de nuestro destino. Después de todo, si Dios no es el Creador, entonces tal vez Él no es el Redentor tampoco. Si no podemos creer los primeros capítulos de la Escritura, ¿cómo podemos estar seguros de cualquier cosa que diga la Biblia?

Mucho depende, por tanto, de una comprensión adecuada de estos primeros capítulos del Génesis. Estos capítulos son demasiado a menudo maltratados por personas cuyo objetivo real es no entender lo que el texto en realidad enseña, pero que desean ajustarlo para que encaje en una teoría científica. El enfoque es todo un error. Ya que la creación no puede ser observada o reproducirse en un laboratorio, la ciencia no es un lugar de confianza para buscar respuestas sobre el origen y la caída de la humanidad. Finalmente, la única fuente confiable de la verdad sobre nuestro origen es lo que ha sido revelado por el mismo Creador. Eso significa que el texto bíblico debe ser nuestro punto de partida.

Estoy convencido de la correcta interpretación del Génesis 1-3 es la que viene naturalmente a partir de la simple lectura del texto. Nos enseña que el universo es relativamente joven, aunque con una apariencia de edad y madurez, y que toda la creación se llevó a cabo en el lapso de seis días literales.

A los que inevitablemente se quejan de que esa opinión es crédula y poco sofisticada, mi respuesta es que es ciertamente superior a la idea irracional de que un universo ordenado y incomprensiblemente complejo surgido por accidente de la nada y surgió por azar a la maravilla que es.

La Escritura ofrece las únicas explicaciones precisas que se pueden encontrar en cualquier lugar acerca de cómo nuestra raza comenzó, donde se originó nuestro sentido moral, el por qué parece que no podemos hacer lo que nuestra conciencia nos dice que es correcto, y cómo podemos ser redimidos de esta situación desesperada.

La Escritura no es sólo la mejor de varias explicaciones posibles. Es la Palabra de Dios.

http://evangelio.wordpress.com/2010/08/04/la-ultima-palabra/

Los Tiempos Peligrosos

View this document on Scribd

Un comentario al libro “Roma Dulce Hogar” (de Scott y Kimberly Hahn)

View this document on Scribd

Michael Peter Woroniecki

View this document on Scribd

Críticas de la Traducción del Nuevo Mundo

Críticas de la Traducción del Nuevo Mundo

dscf4852

La Biblia de los Testigos de Jehová es conocida como la Traducción del Nuevo Mundo. La Sociedad Watchtower cree que esta es la más exacta traducción de la Biblia y es la única que usan en sus enseñanzas y lectura. Esta Biblia apareció primero en inglés en un solo libro en 1961 después de haber sido presentada en cinco tomos sucesivos en 1953, 1955, 1957, 1958 y 1960. La versión española apareció en 1967 en una primera edición de 500.000 ejemplares.

Everet R. Storms, editor de “The Gospel Banner”, publicación oficial de la Iglesia Misionera Unida, ha acusado a los Testigos de Jehová de producir su propia traducción adulterada de la Biblia

(1). Él y otros han críticado duramente la Sociedad Watchtower de retocar y falsificar las sagradas escrituras. Algunos ejemplos de su mala traducción se puede encontrar en los siguientes textos: Hebreos 1:6; 1ª Corintios 11:30; Juan 1:1; Gálatas 5:15; Tito 2:13; Colosenses 2:12; Juan 8:58; y 1ª Juan 5:20; Mateo 10:38; Romanos 14:8-9; Mateo 27:52,53 y mucho más.

(2). Cuando el editor Storms trató de conseguir los nombres de los miembros que forman parte del comité que tradujo la Traducción del Nuevo Mundo, no obtuvo respuesta. “La sociedad”, dijo Storms,”rehusó categóricamente revelar la identidad de los miembros del comité traductor”.

(3). Cuando Eugenio Danyans les hizo la misma pregunta, ellos le comunicaron lo siguiente: “La Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras no fue producida con el objetivo de glorificar o sostener la memoria del nombre de hombres. Por lo tanto, los hombres que forman el comité de traducción han indicado a la Junta Directiva de la Sociedad su deseo de permanecer anónimos, y específicamente no desean que sus nombres sean publicados mientras estén en vida ni después de su muerte”

(4). Ahora se puede preguntar – ¿Por qué es tan importante que sean anónimos? ¿Es posible que tengan algo que ocultar?

En 1983, Raymond Franz, anterior miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová y sobrino del ex-presidente Frederick W. Franz, escribió un libro títulado Crisis de Conciencia . Él hace eco que la Traducción del Nuevo Mundo no menciona el nombre de ningún traductor y es presentada como el resultado del trabajo anónimo del “New World Translation Committee” (Comité de la Traducción del Nuevo Mundo). En realidad, los miembros de este comité eran Frederick W. Franz, Nathan H. Knorr, Albert Schroeder, Milton Henschel y George D. Gangas. Con respecto a Fredrick W. Franz, Raymond dice que “era el único con suficiente conocimiento de las lenguas bíblicas para intentar una traducción de esta clase. Él había estudiado griego por dos años en la Universidad de Cincinnati, pero el hebreo lo estudió por sí solo (autodidacto)”

(5). Curiosamente, Dr. Walter Martin dice que en una Prueba del Fiscal en Escocia el 24 de noviembre de 1954 entre Walsh y Latham, “Fredrick W. Franz admitió bajo juramento que no podía traducir Génesis 2:4 del hebreo” (un versículo que cualquier estudiante del primer curso de hebreo en un Seminario Teológico podría traducir)

(6). Después de repasar los datos, Dr. Martin concluye que el Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo no merece ningún respeto porque “no había ningún traductor reputado con títulos reconocidos en exégesis o traducción griega o hebrea”

(7). Para fomentar el argumento que la Traducción del Nuevo Mundo es mala, aquí están las observaciones escritas por famosos eruditos del griego y del Nuevo Testamento sobre el modo en que la TNM vierte Juan 1:1, pero también son indicativos de las opiniones acerca de la TNM en general:

Dr. J.R. Mantey (que es citado en las páginas 1158-1159 de la Traducción Interlineal del Reino de la Sociedad Watchtower en inglés): “Una sorprendente mala traducción.”

“Obsoleta e incorrecta”, “No es ni erudito ni razonable traducir Juan 1:1 ‘La palabra era un dios’”.

Dr. William Barclay de la Universidad de Glasgow, Escocia: “El modo en que esta secta tuerce deliberadamente la verdad se puede ver en sus traducciones del Nuevo Testamento. Juan 1:1 es traducido: “la Palabra era un dios”. Una traducción que es gramáticamente imposible. Es abundantemente claro que una secta que traduce el Nuevo Testamento de esta manera carece de honradez desde el punto de vista intelectual”.

Dr. Bruce M. Metzger de la Universidad de Princeton (profesor de Lenguaje y Literatura del Nuevo Testamento):

“Una horriblemente mala traducción…” “errónea”, “perniciosa…” “reprensible”. “Si los Testigos de Jehová toman esta traducción en serio son politeístas”.

Dr. Samuel J. Mikolasky de Zurich, Suiza: “Esta construcción anártrica (usada sin el artículo) no tiene el mismo significado que el artículo indefinido “un” tiene en inglés.

Es algo monstruoso traducir esta frase como ‘la Palabra era un dios’”.

Dr. James L. Boyer del Seminario Teológico de Winona Lake, Indiana: “Nunca he oído, ni leído ningún erudito del griego que concuerde con la interpretación de este versículo (Juan 1:1) en la que insisten los Testigos de Jehová. Nunca me he encontrado con uno de ellos (miembros de la Sociedad Watchtower) que tenga conocimiento del idioma griego”.

Dr. Philip B. Harner de la Universidad de Heidelberg: “El verbo precedente a una forma anártrica probablemente significaría que el LOGOS era ‘un dios’ o persona divina de cierta clase, perteneciente a la categoría general de TEOS, pero un ser distinto de HO TEOS. En la forma que Juan usó, la palabra TEOS está colocada al principio para énfasis (lo cual descarta por completo la traducción ‘un dios’)”.

Dr. Eugene A. Nida – Director del Departamento de Traducción de la Sociedad Bíblica Americana: “Respecto a Juan 1:1 hay una complicación solo porque evidentemente la Traducción del Nuevo Mundo fue hecha por personas que no toman en serio la sintaxis del griego”.

Dr. J.J. Griesbach (cuyo Nuevo Testamento griego fue usado por la Sociedad Watchtower en su publicación de The Emphatic Diaglott ): “Son tan numerosos y claros los argumentos y testimonios de la Escrituras a favor de la verdadera deidad de Cristo, que apenas puedo imaginar como, reconociendo la autoridad divina de la Escritura y con respecto a las reglas justas de la interpretación, puede esta doctrina ser puesta en duda por hombre alguno. Especialmente el pasaje de Juan 1:1-3 es tan claro y tan superior a toda excepción, que ningún esfuerzo, ya sea de comentadores o de críticos, puede arrebatarlo de las manos de los defensores de la verdad”.

Otros famosos eruditos del griego y hebreo que también critican la Traducción del Nuevo Mundo son: Dr. Edgar J. Goodspeed, Dr. Paul L. Kauffman, Dr. Charles L. Feinberg, Dr. Walter Martin, Dr. F.F. Bruce, Dr. Ernest C. Colwell, Dr. J. Johnson, Dr. H.H. Rowley y Dr. Anthony Hoekema (8).

*En el libro “EL VERBO”- ¿QUIÉN ES? SEGUN JUAN, publicado por la Sociedad Watchtower en 1962, apareció en la página 5 una traducción de Juan 1:1 del Nuevo Testamento-Nueva Traducción y Explicación basada en los manuscritos más Antiguos por un sacerdote católico romano alemán llamado Juan (Johannes) Gréber, edición 1937.

Ellos citan su obra para apoyar su traducción de Juan 1:1 “la Palabra era un dios”. Además ellos le citan en las siguientes publicaciones: ASEGURENSE DE TODAS LAS COSAS, 1970, pg. 491; LA ATALAYA, 1 de mayo de 1976, pg. 288; AYUDA PARA ENTENDER LA BIBLIA, 1987, pg. 1258.

Lo sorprendente de todo esto es el hecho de que LA ATALAYA del 15 de enero de 1956 dijo lo siguiente: “Queda muy manifiesto que el ex-sacerdote Gréber fue ayudado en su traducción por los espíritus en quienes él cree”(pg. 432). La verdad es que él y su esposa (una médium espiritista) se comunicaron con el mundo espiritual.

El cuenta sus experiencias en su libro COMUNICACION CON EL MUNDO ESPIRITUAL. Queda manifiesto que La Sociedad Watchtower ha citado a Juan Gréber para apoyar su mala traducción de Juan 1:1 sabiendo que era un espiritista.

Autor: Por Dennis Swick.

Fuente:http://www.fbinstitute.com/Espanol/various/nuevomundo.htm

Apologética y Amor Agape

Apologética y Amor Agape

por Pablo Santomauro

 

Ver apologetica

Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

Muy a menudo recibo críticas por la forma en que escribo y hablo cuando se trata de denunciar a los falsos maestros y sus falsas doctrinas. Ya me voy acostumbrando a que se diga que soy falto de amor, sarcástico y arrogante. A pesar de que ya he escrito varias explicaciones sobre el método apologético que uso para confrontar las sectas, las doctrinas aberrantes y herejes dentro del cristianismo, y los sistemas de creencia de las religiones mundiales, incluido el ateísmo, sigo recibiendo comentarios nada alentadores de mi gestión en la defensa de la fe.

Lo más triste del caso es que la mayoría de las reprensiones llegan de gente que es cristiana. Un hermano argentino, Paulo Arieu, administrador de este blog teológico, en muchas ocasiones ha salido en nuestra defensa con excelentes argumentos, pero frustrado ante la falta de receptividad de algunos cristianos, piensa que por alguna razón no van a entender.

Yo ya he superado la etapa de frustración en la materia y me he resignado al hecho de que la mayoría nunca van a entender, pero aun conservo la esperanza de que un puñado de hermanos y hermanas en la fe capten la realidad y se dispongan a defender la fe cristiana a tiempo y a destiempo. La razón por la que los cristianos en general se oponen a que se usen palabras fuertes e ironía firme cuando se hace apologética, es que han sido indoctrinados por años con una falsa definición de amor. Cuando los líderes evangélicos bajaron la guardia hace ya muchos años, la iglesia fue invadida por conceptos traídos del sistema humanista secular, entre ellos, el concepto de amor manejado por los incrédulos.

Para el análisis a continuación he combinado conceptos manejados por apologistas como Glenn Miller y J.P. Holding, muy superiores a un servidor, así como algunas nociones propias.

Para los cristianos en general, “amor” significa “sentimentalismo”, “emocionalismo”. La palabra “amor”, “agape” en griego, no se refiere a sentimientos o sensaciones de ternura, sino a algo que manifiesta su resultado en un máximo beneficio para el bien de la mayoría.

Esta falsa definición de amor (sentimentalismo) ha resultado en un distorsionado entendimiento del rol de la confrontación desde el ángulo cristiano, así como la creación de pretextos para justificar la conducta criminal (rehusar la promulgación de la pena de muerte basándose en el “amor”), entre otras cosas.

¿Qué significa amor agape?

Cuando leemos pasajes como “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, automáticamente suponemos que el significado de “amor” en la frase es el mismo que le damos hoy en tiempos modernos – o sea un tipo de sentimentalismo barato que no incluye actitudes confrontacionales, palabras de corrección duras y “pisarle los callos” a alguien. “Amor” en su más popular acepción hoy, es definido en forma individualista.

La misma palabra agape es usada en 1 Corintios 13:

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Punto clave: ¿Cómo estas palabras se llevan al terreno de la práctica? ¿Acaso agape significa no confrontar a otros con sus errores y pecados (incluyo ataques a la fe cristiana)? ¿Acaso para poder hacerlo debemos tener una relación o amistad de amor forjada por años con la persona antes de corregirlo o confrontarlo? Si lo anterior es lo que agape significa, es evidente que estamos frente a una noción sin sentido ya que los escritores del NT constantemente confrontaban una variedad de errores y de falsos maestros, gente que seguramente no conocían muy de cerca.

¿O quizá la aplicación de amor agape conlleva la idea de que podemos confrontar si lo hacemos gentilmente, “con amor”, como dicen algunos? Es obvio que para llegar a una conclusión como la anterior, no se ha leído la Biblia o no se ha usado el intelecto. Los comentarios hechos por Jesús y por Pablo ante sus oponentes, y aun creyentes (Jesús llamó “Satanás” a Pedro) cuando se desviaban de la verdad, son más que suficientes para descartar el “debemos confrontar pero gentilmente”. Un análisis retórico de las cartas de Pablo indican que el apóstol usó tácticas semánticas muy tajantes y sarcásticas que sin lugar a dudas ofendieron y hasta avergonzaron a sus oponentes y a sus propios lectores.

Una vez más, ¿cómo se manifiesta el amor agape en el terreno práctico? Para nuestros amigos que nos critican duramente por nuestra aproximación apologética, les quiero recordar que ellos no están ni siquiera usando su propia y errónea definición de amor agape. Si lo hicieran leerían mis escritos, sonreirían tiernamente, y con un movimiento suave de cabeza dirían “¡Ay este Pablo! Siempre tan abrasivo”. Eso es todo.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, concluimos que las alternativas frente a nosotros son solamente dos:

1) El NT enseña el amor agape pero no nos muestra cómo llevarlo a la práctica – lo limita sólo al plano de la teoría.

2) La mayoría de los cristianos no entendemos lo que agape significa.

Dadas las opciones, la información suministrada por las Ciencias Sociales nos indica que la # 2 es la correcta.

Un factor pivotal en el tema es el reconocimiento de que nuestra cultura moderna se centra en el individuo, en tanto que las sociedades antiguas del mundo bíblico (y el 70% de las sociedades hoy) eran centradas en el grupo. Los intereses del grupo o la comunidad tenían absoluta prioridad. Lo correcto y beneficioso para el grupo era lo más importante. Por lo tanto, cuando el NT habla de agape, se refiere a la adherencia a “los valores comunitarios que unen al grupo” (Malina and Neyrey, Portraits of Paul, p. 196). Agape no era un intercambio a nivel personal y “tenía muy poco que ver  con muestras de afecto, sentimientos de simpatía y cariño, o afinidad extraordinaria”. Agape es un don que pone al grupo antes que todo. En tiempos bíblicos significaba hacer lo que resultaba en el bien de la mayoría.

Transportando lo anterior al día de hoy, digamos que el móvil del amor agape debe ser  alcanzar el bien de los hermanos, el cuerpo de Cristo, la iglesia. No tiene nada que ver con una relación a nivel personal, sentimentalismo, cariño afectuoso, besito y abrazo. Amor agape es una virtud enfocada y centrada en el grupo, en la comunidad primero que todo.

Siguiendo el desarrollo del planteo, veamos ahora lo que significaba “amar a nuestros enemigos”. ¿Cómo podemos reconciliar esta frase de Jesús con la realidad de que él mismo les llamó de todos los colores a los fariseos, y hasta le llamó “Satanás” a Pedro? O con el deseo de Pablo de que los judaizantes se castraran. O la forma en que el mismo Pablo humilló a los gálatas y a los corintios con su retórica. O el estilo que usó para corregir a Pedro, reprender el pecado de ciertos individuos (cristianos y no cristianos), o corregir errores doctrinales dentro de la iglesia y confrontar a los que atacaban la doctrina. Respuesta: teniendo en cuenta la definición de lealtad al grupo, es mejor entender agape usando una analogía o un paralelo con un concepto moderno: “amor duro”, “amor estricto”, o “amor fuerte” (que no es lo mismo que fuerte amor).

El ejemplo usado por J. P. Holding es la ilustración perfecta. Se trata de la película “Escuela de Rebeldes”, en la cual Morgan Freeman hace el papel de un director de escuela secundaria, Joe Clark, que se abocó a la tarea de limpiar su escuela de malos elementos y la hizo un lugar donde los que querían aprender se sintieran seguros.

Joe Clark no era un “sentimentalote”. Expulsó de la escuela a los que impedían el aprendizaje de la mayoría. Hasta usó fuerza física. Usaba un megáfono para llamar la atención. ¿Era esto agape? ¡Sí, por supuesto! Resultó en el bien de la mayoría, del grupo. Los intereses del grupo (el cuerpo estudiantil) tenían prioridad por sobre los deseos individuales de algunos rebeldes.

Ahora viajemos al pasado y pongamos en la pantalla los enfrentamientos de Jesús con los fariseos y otros. Si los analizamos de cerca, veremos que es posible amar a nuestros enemigos aunque los ataquemos al mismo tiempo. Lo mismo es posible con discípulos o aliados.

Al igual que los estudiantes rebeldes de la película, los fariseos eran una amenaza para el bienestar de otros. Estaban propagando falsedad e impedían que otros entraran al reino de Dios con sus errores, y en el caso de Pedro en Gálatas, él pudo haber conducido a otros cristianos por el camino errado e impedir su crecimiento espiritual.

En situaciones similares en el día de hoy, como en el caso de enemigos de la fe que participan en los blogs con la única finalidad de atacar nuestra fe, es correcto y necesario confrontar  de manera directa y vehemente. A decir verdad, es la única forma cristiana y responsable de prevenir que sus errores perjudiquen a otros.

En el mundo antiguo, palabras fuertes y polémicas, así como el intento de avergonzar y desacreditar al oponente, eran muy comunes. Agape incluye atacar verbalmente y ridiculizar al enemigo. Jesús lo hizo. El fue un maestro-profeta judío del primer siglo que vivió en constante confrontación con sus enemigos teológicos, y usó en ciertas ocasiones palabras fuertes (hoy se llaman insultos), sarcasmo y actitud condenatoria como cualquier otro rabino de la época. Esta gente que Jesús enfrentó eran enemigos de la Verdad, del reino de Dios.

Destaquemos vivamente que este tipo de lenguaje no sólo fue usado por Jesús para su enemigos teológicos, sino también para con Pedro (Vade retro Satanás). El uso de calificativos fuertes era parte de su papel profético. Había que confrontar urgente y dramáticamente la hipocresía religiosa, el liderazgo egotístico y la frialdad hacia Dios de parte del pueblo. De la misma forma debemos confrontar a los enemigos declarados de la fe. No hablo de gente que está buscando respuestas honestamente. Nuestra actitud debe ser diferente en esos casos. El ejemplo lo tenemos en el encuentro con la samaritana. Ella no era una enemiga del reino de Dios. Jesús la trató muy dulcemente.

Ahora, ¿quiere decir que Jesús no amó a los fariseos? Claro que sí, parte de amar es decir la verdad. Si alguno de los fariseos hubiera sufrido un ataque al corazón  mientras hablaba, Jesús hubiera procedido inmediatamente a suministrarle RCP. Si luego de recuperarse el hombre hubiera continuado sus ataques contra el evangelio, continuaría siendo un enemigo de Dios y sería objeto de duras recriminaciones por parte de Cristo otra vez. Y si le diera otro ataque, Jesús lo ayudaría de nuevo. Eso es amor por el enemigo.

Ahora que ya sabemos lo que amor agape significa, olvidemos el amor tal cual es entendido por la sociedad moderna, una expresión sentimentaloide, dos gatitos en una canasta, dos niños de la mano, etc. Usen el amor “duro”, el mismo que Cristo mostró para con los falsos maestros. Fue un amor que tuvo como objeto denunciar el error, traer a luz la verdad, proteger al pueblo de la mentira y glorificar a Dios. <>

Dios te bendiga

Pablo Santomauro

 

El Uso de Ironía y Firmeza Tajante en Apologética

El Uso de Ironía y Firmeza Tajante en Apologética

Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

Un ataque moderno al apologista cristiano consiste en decir que es incorrecto ridiculizar y criticar duramente a las falsas religiones y falsos maestros de hoy. “No debemos ofender”, “Eso no es cristiano”, “No debemos burlarnos de lo que otros creen”, “Ofenderlos puede cerrar sus corazones para el evangelio”, y cosas por el estilo es la forma en que se plantea la objeción al uso de ironía y firmeza áspera en apologética.

Mi respuesta es: No caigamos en la trampa de que no debemos ofender a los falsos maestros y sus seguidores. Los profetas, Jesucristo y los apóstoles ridiculizaron y se rieron de las falsas religiones de sus días. Los Padres de la Iglesia y los Reformadores usaron el humor y el sarcasmo para ridiculizar las herejías de la época. No estaban esterilizados como la mayoría de los líderes de la iglesia hoy en día. Eran hombres de verdad, no eran cobardes ni timoratos.

Ejemplos:

Antiguo Testamento

1. Elías y los sacerdotes de Baal (1 Reyes 18:26-27) – Elías se burló de Baal y de sus sacerdotes: ¿Dónde está Baal que no responde? ¿Está de vacaciones? ¿En Disneylandia? ¿Dormido? ¿Se fue a pescar?

2. Dios se burla del impío y de las naciones en Salmos 2:4; 37:13; 59:8. “El que mora en los cielos se reirá, El señor se burlará de ellos.” Salmo 52:6 presenta al hombre justo riéndose de los malos.

3. Jeremías 10:8 — Dios aborrece las falsas religiones y las llama “tontas” — “brutish and foolish” – brutas y torpes (King James Version) — “stupid and foolish” – estúpidas y torpes (New American Standard). Si ridiculizar a las religiones del mundo es malo, ¡Dios es culpable de pecado!

4. Amós 4:1 — Las mujeres de los aristócratas samaritanos son llamadas “vacas de Basán” por Amós. Cosas como éstas podían causar la muerte del profeta en esa época. Hoy en día no pasarían de provocar la protesta de las tantas organizaciones feministas.

Nuevo Testamento

1. Mateo 10:14 — Jesús aconsejó a sus discípulos a que si su mensaje era rechazado, sacudieran el polvo de sus pies, una actitud que era una ofensa mayor en esa cultura.

2. Mateo 15: 14 — Los discípulos le señalaron a Jesús que los fariseos se habían ofendido por sus palabras. Jesús les respondió: “Dejádlos, son guías ciegos de ciegos”.

3. Mateo 23 — Jesús se despachó con un rosario (catolicismo no promocionado) de “elogios” para con los religiosos de la época: hipócritas, hijos del infierno, guías ciegos, insensatos, necios, sepulcros blanqueados, serpientes, generación de víboras.

4. Mateo 23 — ¿Se imaginan a la multitud desternillándose de risa al escuchar las palabras de Jesús: “Coláis el mosquito y tragáis el camello”?

5. Lucas 3:7 — Juan el bautista no se preocupó de ofender a cierta gente. Les llamó “generación de víboras.”

6. Cuando Jesús dijo “Dejad que los muertos entierren a sus muertos” (Lc. 9:60), ¿fue tajante y al punto? ¿Usó ironía? La respuesta es obvia. En ocasiones, una respuesta cáustica sirve para ilustrar un punto de forma que el interlocutor entienda. Este puede hasta ser ofendido por la declaración, pero no necesariamente la intención del declarante es burlarse por burlarse, sino penetrar el intelecto de la persona.

7. Juan 3 — ¿usó Jesús ironía al hablar con Nicodemo? ¡Sorpresa! Le preguntó: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

8. Gálatas 5:12 — Pablo, refiriéndose a los judaizantes, utiliza humor de connotación sexual: “¡Ojalá se mutilasen los que os perturban!”

9. 1 Corintios 4:8-12 — ¿No usó Pablo ironía para decirle a los corintios que no necesitaban ninguna ayuda ya que eran ricos, que reinaban, que eran maduros, cuando la realidad era exactamente lo contrario?

10. Jesucristo y otras religiones:

a. En el área de Gadara, Jesucristo fue el causante de que unos dos mil cerdos se ahoguen. En la región de Decápolis, donde se practicaba la religión de la mitología greco-romana, el cerdo era sagrado. Se usaba para los sacrificios a los dioses greco-romanos. Existía toda clase de leyendas con respecto al cerdo, entre ellas, que un cerdo alimentó a Zeus en determinada ocasión y el cerdo era una encarnación de Adonis. ¿Dijo Jesucristo en algún momento: “Disculpen, no quise ofender sus creencias religiosas”? “Lo siento, no quise privarlos de sus medios de manuntención. He aquí una indemnización para reparar las pérdidas?” ¡Nada de eso! El Señor siguió el ejemplo del Antiguo Testamento donde Dios humilla al dios egipcio del sol trayendo tiniebla total sobre la tierra y convierte en sangre al dios Hapi (el río Nilo).

b. El encuentro de Jesús con la mujer samaritana es presentado regularmente como un encuentro evangelístico, pero antes de ser evangelístico fue un encuentro apologético. ¿Practicaba otra religión la samaritana? Yo pienso que sí. ¿No le dijo al Señor: “Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar”? ¿Bastante agresiva, no? — ¿Y que contestó Jesucristo?

“Vosotros adoráis lo que no sabéis, nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos”. El Señor no le dijo: “Te amo mucho y no quiero ofenderte”, “Mientras que seas sincera puedes adorar lo que quieras y donde quieras”. “Tú tienes tu verdad y yo la mía. Mientras tú seas feliz puedes adorar lo que quieras.”

El punto principal es que Jesús ocasionalmente ofendía a la gente, no siempre en forma burlona, pero nunca tuvo temor de ofenderlos como sucede con muchos cristianos en la actualidad. Jesús ni siquiera precedió sus dichos con un: “Te lo digo con amor.” Por el contrario, ofendió y permitió que la ofensa siguiera su curso o produjera su efecto ministerial en los corazones de los ofendidos.

Los Padres de la Iglesia y los Reformadores:

1. Gregorio de Nissa, uno de los escritores cristianos más ingeniosos, sino el más ingenioso, escribió en el siglo cuarto la obra titulada“Las fabulosas Doctrinas de los Paganos”. En ella critica la doctrina de la reencarnación con las siguientes palabras:

Ellos nos dicen que uno de sus iluminados dijo que, siendo una y la misma persona, nació como un hombre, luego tomó forma de mujer, y luego voló como los pájaros, y luego creció como un arbusto, y tuvo la vida de un ser acuático — Y el que dijo estas cosas acerca de él mismo, no estuvo, a mi juicio, muy lejos de la verdad — Porque tales doctrinas que dicen que el alma pasa por tantos cambios, son apropiadas para la charlatanería de las ranas y los cuervos, la estupidez de los peces, y las insensibilidad de los árboles.”

¿Fue Gregorio insensible y falto de amor cristiano, como lo llamarían hoy en día algunos líderes de la Iglesia?

2. Juan Calvino, en su comentario del Libro a los Romanos, comenta sobre el llamado del Espíritu a los maestros y el don de la enseñanza:

Debemos aclarar que no todos son idóneos para el ministerio de la Palabra, puesto que se requiere para ello un llamado especial, y que, aún quienes se sienten muy inclinados hacia el mismo, deben guardarse de ejercerlo sin llamado. Es necesario también notar que el cargo de apóstol se basa en la predicación del evangelio; por eso deducimos cuán dignos son de burla los perros mudos que no poseyendo nada que los diferencie de los demás, a no ser por sus mitras y cruces, y algunos otros disfraces, se vanaglorían, sin embargo, de ser los sucesores de los apóstoles.

Crudas pero acertadas palabras de Calvino en cuanto al don de la enseñanza y el clero católico de la época. ¿Se habrá ofendido la curia? Yo creo que sí.

En los ejemplos anteriores hemos visto que los hombres de Dios nunca tuvieron temor de ofender como sucede con muchos cristianos en la actualidad. Tanto Jesús como ellos, ni siquiera precedieron sus dichos con un: “Te lo digo con amor”. Según los apologistas que mal interpretan 1 Pedro 3:15, es obvio que Jesús, los profetas, los apóstoles, los padres de la iglesia y los reformistas fueron en éstas y otras ocasiones, arrogantes e irreverentes.

El Balance

El amor bíblico es confrontacional en ocasiones y significa que tenemos que decirle la verdad a la gente aunque esto los puede convertir en nuestros enemigos (Ef. 4:25; Gá. 4:16). ¿Quiere decir esto que tenemos el derecho de ser groseros con la gente? ¡No! El uso de ironía y argumentos punzantes son reservados para la refutación de las falsas religiones, los falsos profetas y maestros, y la defensa del evangelio. NUNCA debe ser usado contra nuestros hermanos en Cristo. Tampoco debemos ser sarcásticos para con el incrédulo, el sectario, o el adherente de otra religión que es sincero y busca conocer de Cristo.

Posible crítica

Por si acaso alguien nos acusa de ser arrogantes, debemos rechazar la acusación como lo hizo David (1 Sam. 17:26-29) por las siguientes razones:

a. Sólo la persona conoce en cierto sentido lo que hay en su corazón. Por lo tanto nadie puede juzgar nuestra motivación interna. Orgullo y humildad son temas entre la persona y Dios; nadie tiene derecho de juzgar nuestro corazón (1 Co. 4:1-5).

b. Es cierto que debemos humillarnos, pero en ningún lugar de la Biblia, ni los profetas ni los apóstoles demandaron que la gente se humillara delante de ellos. Sólo debemos hacerlo ante Dios, no ante los hombres (2 Cró. 34:27; Stg. 4:10; 1 Pe. 5:5). Nunca acepte la demanda de que debemos humillarnos delante de un ser humano. Tal demanda no es bíblica (Ester 3: 1-3).

La conclusión

Si los cristianos queremos seguir los pasos de los profetas, los apóstoles y Jesucristo mismo, no podemos caer en la red de diplomacia suicida (corrección política) en la que está atrapado el mundo de hoy. Obedezcamos la Palabra e ignoremos los consejos de los tímidos y vacilantes. Sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso (Rom. 3:4).

======================================

OBJECION: ¡Pero 1 Pedro 3:15 dice que debemos hacer apologética con mansedumbre y reverencia!

Respuesta:

¿Significa esto que los profetas, los apóstoles y Jesús fueron faltos de mansedumbre e irreverentes?

¿Es 1 Pedro 3:15 un versículo “apologético” per se?

¿Marca o establece este versículo todo el tono para hacer apologética?

¿Significa el verso que cada cristiano debe tener una respuesta o solución para cada problema ético y moral, así como cada objeción a la Biblia? Calvino en su comentario expresa que ningún creyente tiene el llamado de hablar en todos los temas, sino que la tarea está repartida.

¿Es la mansedumbre incompatible con el mandamiento de contender por la fe (Jud. 3)? “Mansedumbre” es lo opuesto de orgullo y vana ostentación, lo cual genera contención. “Contención” es diferente de “contender”. Se puede contender sin ser contencioso.

¿Es la reverencia mencionada una reverencia hacia Dios? Sí. Es esa reverencia la que nos permite hablar de nuestra fe con dominio propio en medio de la tribulación. Probablemente muchos cristianos permanecían silenciosos por temor. Pedro los insta a mostrar también, entre otras cosas, una conducta piadosa coherente con la profesión de fe (1 P. 3:16).

Conclusión: Cualquiera sea el acercamiento hermenéutico y exegético, 1 Pedro 3:15 no puede ser usado para justificar que los cristianos debemos ser un felpudo para que todos nos caminen por encima.

Por si acaso alguien nos acusa de ser arrogantes, debemos rechazar la acusación como lo hizo David (1 S. 17:26-29) por las siguientes razones:

a. Sólo la persona conoce en cierto sentido lo que hay en su corazón. Por lo tanto nadie puede juzgar nuestra motivación interna. Orgullo y humildad son temas entre la persona y Dios; nadie tiene derecho de juzgar nuestro corazón (1 Co. 4:1-5)
b. Es cierto que debemos humillarnos, pero en ningún lugar de la Biblia, ni los profetas ni los apóstoles demandaron que la gente se humillara delante de ellos. Solo debemos hacerlo ante Dios, no ante los hombres (2 Cr. 34:27; Stg. 4:10; 1 P. 5:5). Nunca acepte la demanda de que debemos humillarnos delante de un ser humano. Tal demanda no es bíblica (Est. 3: 1-3).

=====================================

El abuso del texto de 1 Pedro 3:15
Es lamentable que algunos apologistas cristianos no tengan la menor idea de cómo encarar su tarea. Piensan que pueden confrontar los numerosos ataques a la fe cristiana con una actitud completamente pasiva y conciliadora, no importa la circunstancias ni la fiereza, o el sarcasmo del opositor. Estos apologistas sostienen que el cristiano debe hacer gala de una actitud servilista y/o dócil cuando defienden la fe ante sus críticos. Leamos una cita que ejemplifica lo que venimos diciendo:

“Dios ha llamado a todo cristiano a estar preparado para defender su fe y a hacerlo con mansedumbre y reverencia. Los cristianos no deben participar en argumentos, ser arrogantes, airarse o ser irrespetuosos. Debemos tener la actitud de amor de Cristo cuando discutimos nuestras creencias con otros. Como embajadores de Cristo, no estamos aquí para ganar debates sino para predicar el Evangelio (1 Corintios 2:1-5), recordando que nuestra fe es un don de Dios (Efesios 2:8-9)”. [1]

Estamos de acuerdo en que los cristianos no debemos ser arrogantes ni irrespetuosos. No estamos seguros de lo que quisieron decir con “los cristianos no deben participar en argumentos”, pero con seguridad y a juzgar por el contexto se refieren a debates. No coincidimos con esto, ni tampoco con la aseveración de que los cristianos no pueden airarse. La mención de hacer apologética con “mansedumbre y reverencia” es una referencia a 1 Pedro 3:15, un versículo por demás citado en medios apologéticos y que curiosamente tiene poco o nada que ver con la defensa de la fe frente a sus opositores. El verso en cuestión es el más usado para taladrar la idea de que debemos ser “buenitos” cuando hacemos apologética. 1 Pedro 3:15 lee así:

“Santificad al Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

Cuando algunos hermanos nos dicen que debemos hacer apologética con “mansedumbre y reverencia”, ¿qué significa? ¿Significa que no debemos confrontar los ataques? ¿Que no debemos alzar la voz? ¿Significa que debemos tener una actitud apaciguadora cuando defendemos la verdad? ¿Que no debemos ofender? Cuidado con no distinguir la diferencia entre lo que el inconverso entiende por mansedumbre y reverencia y el concepto bíblico de ambos términos. Para ver esto tenemos que: 1) prestar atención indivisible al contexto de 1 Pedro 3:15, y 2) estudiar las palabras y los ejemplos de los profetas, los apóstoles y Cristo mismo.

A modo de aclaración, digamos que el verso no dice que los cristianos debemos tener una respuesta para cada tópico que se nos plantea. Es obvio que no todos estamos capacitados para responder en todo tema, o sea, biología, geografía, energía termonuclear, etc. Tampoco acarrea la noción de que el cristiano tiene que saber al detalle cada punto refinado de los artículos de fe de su denominación. El verso ni siquiera implica que el creyente debe conocer la Biblia de “pe” a “pa”, o estar en condiciones de responder cualquier pregunta acerca de la Biblia.

El contexto de todo el pasaje trata con la conducta que los cristianos deben mostrar cuando son perseguidos, maltratados y calumniados, testimoniando así que nuestra conducta es coherente con nuestra fe en el Señor (la palabra “esperanza” es una metonimia para “fe”). Sin lugar a dudas, uno de los aspectos encompasados por el contexto es la persecución y los interrogatorios que los cristianos estaban padeciendo por parte de las autoridades. La defensa de la fe ante los que la atacan desde un ángulo doctrinal y los falsos maestros que la socavan desde adentro, son completamente ajenas al contexto.

En segundo lugar, ¿Será que actuar con mansedumbre y reverencia significa que debemos ser impasibles ante la agresión, los abusos, o los ataques a nuestra fe? ¿Establece 1 Pedro 3:15 la regla de oro para reaccionar o responder ante los ataques de los enemigos del cristianismo? Si es así, Jesús y los apóstoles la violaron en repetidas ocasiones. ¿Acaso está prohibido para el cristiano usar palabras o conceptos ofensivos y sarcásticos al referirse a otras creencias o enfrentarse a los ataques de opositores de la fe? Si es así, Jesús, los profetas y los apóstoles fueron muy desconsiderados e insolentes.

=========================

Mansedumbre y Arrogancia

Un factor importante en la controversia sobre cómo hacer apologética, es el falso entendimiento de lo que la palabra “mansedumbre” significa. Veamos una cita de un conocido apologista, de quien nos reservamos el nombre:

“Jesús dijo que el manso, no el beligerante, heredará la tierra. No importa cuán diplomática sea la presentación, el evangelio ofenderá a aquellos de corazón duro, pero nosotros debemos evitar aumentar la ofensa debido a nuestra arrogancia … Nuestro objetivo debe ser hablar la verdad en amor (Ef. 4:15).”

La cita es parte de un extenso artículo. El uso de “manso” y “mansedumbre” nunca es definido bíblicamente, por lo cual la mente del lector registrará el significado moderno de los términos, es decir, ser débil y poseer un carácter pusilánime. Esta no es la definición bíblica. De acuerdo con el Diccionario Expositor Bíblico de Vine, las palabras praüs y praütes acarrean la noción de “una gracia inherente en el alma, primera y principalmente dirigida hacia Dios. Es ese espíritu atemperado en el cual aceptamos Sus designios para con nosotros como buenos, sin oponernos o resistirlos”. [2]

El diccionario continúa diciendo: “Debe quedar claramente entendido … que la mansedumbre manifestada por el Señor [Jesús] y encomendada al creyente, es el fruto del poder. La suposición común es que cuando un hombre es manso, lo es porque es incapaz de hacer algo por sí mismo. [3]

Como vemos, mansedumbre no tiene nada que ver con hablar bajito y calmadamente, no ser crítico, no usar palabras fuertes ni llamar las cosas por lo que son. Nunca pensemos que mansedumbre significa mostrar una actitud sumisa y servil. Teniendo en cuenta que Moisés fue “muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” (Núm. 12:3), y considerando que fue un líder fuerte y agresivo que participó en varias guerras, deducimos que ser “manso” no tiene nada que ver en absoluto con practicar actitudes pasivas ante la maldad y los enemigos de Dios.

LLAMADO

Como resultado de la mala enseñanza y actitud dócil de ciertos líderes, muchos cristianos se hallan paralizados, neutralizados, y prácticamente inefectivos para defender la fe y los valores cristianos en los diferentes círculos de la sociedad. Atrapados en una red de diplomacia suicida, continúan perdiendo terreno, respeto y credibilidad en las esferas políticas, sociales y culturales del mundo occidental.

Estos apologistas han reinterpretado las palabras bíblicas, han impuesto un significado moderno sobre ellas, y han ayudado a crear una generación de cristianos esterilizados y pusilánimes. En otras palabras, sucumbieron ante la presión de la sociedad que exige corrección política. Los incrédulos pueden lanzar los más viles ataques a la fe cristiana, pero los cristianos no pueden contestar apropiadamente poniéndolos en su lugar; esto es lo que enseñan los apologistas del “amor”.

Hoy los llamo a arrepentirse, a que dejen de desafiar la Palabra de Dios con sus deducciones carentes de peso exegético, y a que adopten los métodos apologéticos realmente bíblicos.

Pablo Santomauro

Notas:

1) http://www.new-testament-christian.com/apologetics.html

2) Vine’s Expository Dictionary of Biblical Words (Thomas Nelson Publishers, 1985).

3) Ibid.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.166 seguidores