El diseño del universo no es tan inteligente como algunos creen

View this document on Scribd

Afrontando el reto de Darwin

View this document on Scribd

Una asombrosa variedad de científicos están desconcertados por el diseño del universo y admiten la posibilidad de que exista un diseñador.

Una asombrosa variedad de científicos están desconcertados por el diseño del universo y admiten la posibilidad de que exista un diseñador.

por Rabino Mordechai Steinman y el Dr. Gerald Schroeder
De acuerdo a una cantidad cada vez más grande de científicos, las leyes y constantes de la naturaleza están “ajustadas tan finamente”, y han ocurrido tantas “coincidencias” que permiten la posibilidad de la vida, que el universo debe haber llegado a existir a través del planeamiento intencional y de la inteligencia.
De hecho, esta “puesta a punto” es tan evidente, y las “coincidencias” son tantas, que muchos científicos han llegado a apoyar el principio antrópico, que sostiene que el universo fue traído a la existencia intencionalmente para producir la humanidad.
Muchos científicos han llegado a concluir que el universo fue traído a la existencia intencionalmente.
Aun aquellos que no aceptan el principio antrópico admiten la “puesta a punto” y concluyen que el universo es “demasiado elucubrado” para ser un evento casual.
En un documental científico de la BBC, “El Principio Antrópico”, algunas de las mentes científicas más grandiosas de hoy en día describen los hallazgos recientes que compelen esta conclusión.
El Dr. Dennis Scania, distinguido jefe de los Observatorios de la Universidad de Cambridge, dijo:
Si cambias un poquito las leyes de la naturaleza, o cambias un poquito las constantes de la naturaleza (como la carga en los electrones) entonces la forma en que el universo se desarrolla es tan diferente, que es muy probable que nunca hubiese existido vida inteligente.
El Dr. David D. Deutsch, del Instituto de Matemática de la Universidad de Oxford, dijo:
Si empujamos una de estas constantes sólo un pequeño porcentaje en una dirección, las estrellas se extinguen dentro del primer millón de años a partir de su formación, y no hay tiempo para la evolución. Si empujamos una de estas constantes un pequeño porcentaje en la otra dirección, entonces no se forman elementos más pesados que el helio. Sin carbono no hay vida. Ni siquiera hay química. No hay absolutamente nada de complejidad.
El Dr. Paul Davis, conocido autor y profesor de física teórica en la Universidad de Adelaida dijo:
“La cosa realmente asombrosa no es que la vida en la tierra está balanceada sobre el filo de un cuchillo, sino que todo el universo está balanceado sobre el filo de un cuchillo, y podría haber un caos total si cualquiera de las ‘constantes’ naturales se moviera incluso levemente. Tú ves”, agrega Davis, “aun si consideras al hombre como una existencia casual, continúa el hecho de que el universo parece diseñado, más allá de toda lógica – casi forzosamente – para la existencia de vida; tú podrías decir que es un montaje”.
De acuerdo a la última opinión científica, el universo se generó en una explosión gigante de energía llamada el “big bang”. Al comienzo, el universo era solamente hidrógeno y helio, lo que se solidificó y se transformó en estrellas. Subsecuentemente, todos los otros elementos fueron fabricados dentro de las estrellas. Los cuatro elementos más abundantes en el universo son: hidrógeno, helio, oxígeno y carbono.
Cuando Sir Fred Hoyle estaba investigando cómo es que el carbono llegó a existir a través de los “altos hornos de fundición” que son las estrellas, sus cálculos indicaron que es muy difícil explicar cómo las estrellas generaron la cantidad necesaria de carbono de la cual depende la vida en la tierra. Hoyle encontró que hay muchos acontecimientos fortuitos que sólo ocurrieron una vez y que parecieran indicar que se hicieron “ajustes” intencionales en las leyes de la física y la química para producir el carbono necesario.
Hoyle resume sus hallazgos de la siguiente manera:
Una interpretación con sentido común de los hechos sugiere que un supervisor ha manejado los hilos tanto de la física como de la química y de la biología, y no hay en la naturaleza fuerzas invisibles de las que valga la pena hablar. No creo que ningún físico que examine la evidencia pueda no llegar a la conclusión de que las leyes de la física nuclear han sido diseñadas deliberadamente en relación a las consecuencias que producen dentro de las estrellas.
Agrega el Dr. David D. Deutch:
Si alguien alega no estar sorprendido por las características especiales que tiene el universo, está escondiendo su cabeza en la arena. Estas características especiales SON sorprendentes e improbables.
Aceptación Universal de la “Puesta a Punto”
Además del video de la BBC, las publicaciones más prestigiosas de la comunidad científica y sus más famosos físicos y cosmólogos han reconocido la verdad objetiva de la “puesta a punto”.
El número de agosto de 1997 de la revista “Science” (la publicación científica más prestigiosa de Estados Unidos) tuvo como atracción principal un artículo titulado “La ciencia y Dios: ¿Una tendencia candente?”. Aquí hay un extracto:
El hecho de que el universo exhibe muchas características que acogen la vida orgánica (como precisamente aquellas constantes físicas que resultan en planetas y estrellas de larga vida) también ha llevado a los científicos a especular acerca de la existencia de alguna influencia divina.
En su libro más vendido, “Una Breve Historia del Tiempo”, Stephen Hawking (posiblemente el cosmólogo más famoso del mundo) se refiere al fenómeno como “extraordinario”.
“El hecho extraordinario es que los valores de estos números (por ejemplo las constantes de la física) parecen haber sido ajustados finamente para hacer posible el desarrollo de la vida”. “Por ejemplo”, escribe Hawking, “si la carga eléctrica del electrón hubiese sido ligeramente diferente, las estrellas no hubiesen podido quemar hidrógeno y helio, o no hubiesen podido explotar. Parece claro que hay relativamente pocos rangos de valores para los números (para las constantes) que puedan permitir el desarrollo de cualquier forma de vida inteligente. La mayoría de las combinaciones de valores llevarían a universos que, aunque podrían ser muy lindos, no contendrían a nadie que puediera observar esa belleza”.
Hawking continúa diciendo que él podría llegar a considerar esto como una posible evidencia de un “propósito divino en la creación y una elección en las leyes de la ciencia (por Dios)” (Ídem Pág. 125). El Dr. Gerald Schroeder, autor de “Génesis y el Big Bang” y “La Ciencia de la Vida”, trabajó previamente en el departamento de física del Instituto de Tecnología de Massachussets. Él agrega los siguientes ejemplos:
1) El profesor Steven Weinberg, premio Nobel en física de alta energía (un campo de la ciencia que estudia el comienzo del universo) escribe en la revista “Scientific American” y concluye que:
Cuán sorprendente es que las leyes de la naturaleza y las condiciones iniciales del universo puedan permitir la existencia de seres que lo puedan observar. La vida como la conocemos sería imposible si una de las tantas cantidades físicas tuviera valores levemente diferentes.
Aunque Weinberg se describe a sí mismo como agnóstico, no puede evitar asombrarse por el alcance de la “puesta a punto”. Él continúa y describe cómo un isótopo de berilio, teniendo una minúscula vida media de 0,0000000000000001 segundos, debe encontrar y absorber núcleos de helio en ese lapso de tiempo antes de descomponerse. Esto ocurre sólo a través de una totalmente inesperada y exquisitamente precisa, coincidencia de energía entre los dos núcleos. Si esto no ocurriera no existiría ninguno de los elementos pesados. No habría ni carbono, ni nitrógeno, ni vida. Nuestro universo estaría compuesto de hidrógeno y helio. Pero este no es el fin de la admiración de nuestro afinado universo. Él continúa:
Una constante requiere un increíble afinamiento. La existencia de vida de cualquier tipo requiere una anulación entre diferentes aportes a la energía del vacío, con una precisión de 120 decimales.
Esto significa que si las energías del big bang hubiesen sido, en unidades arbitrarias, no:
10000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000,
Sino:
10000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000001,
No hubiese habido vida de ningún tipo en todo el universo porque, como declara Weinberg:
El universo habría atravesado un ciclo completo de expansión y contracción antes de que la vida hubiera surgido, o podría haberse expandido tan rápidamente que ni las galaxias ni las estrellas se hubiesen podido formar.
2) Michael Turner, el astrofísico ampliamente citado de la universidad de Chicago y Fermilab, describe la “puesta a punto” del universo con una analogía:
La precisión es como si uno tirara un dardo a través de todo el universo y le apuntara a un blanco de un milímetro de diámetro del otro lado.
Roger Penrose, profesor ‘Rouse Ball’ de matemáticas de la Universidad de Oxford, descubre que la probabilidad de que el universo tuviera energía utilizable (baja entropía) en el momento de la creación es aún más asombrosa:
A saber, una precisión de un décimo a la potencia de diez, potenciado a 123. Esto es un número extraordinario. Uno no podría siquiera escribir el número completo en nuestro sistema decimal (potencia de diez): ¡Sería uno seguido de diez a la potencia de 123 ceros sucesivos! (Eso es un millón de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de ceros).
Penrose continúa:
Aun si escribiéramos un cero en cada protón por separado, y en cada neutrón por separado en todo el universo (y podríamos incluir todas las demás partículas también para tener una buena medición) igualmente nos quedaríamos cortos al escribir el número que necesitamos. La precisión requerida para darle curso al universo no es de ninguna manera inferior a toda la extraordinaria precisión a la que ya nos hemos acostumbrado en las ecuaciones dinámicas superlativas (de Newton, de Maxwell, de Einstein) que gobiernan el comportamiento de las cosas momento a momento.
Los cosmólogos debaten si la continuidad tiempo-espacio es finita o infinita, limitada o ilimitada. En todos los escenarios, la “puesta a punto” permanece igual.
Es apropiado completar esta sección de “puesta a punto” con las elocuentes palabras del profesor John Wheeler:
Para mí, tiene que haber en el fondo de todo, no una ecuación completamente simple sino una IDEA completamente simple. Y para mí esa idea, cuando finalmente la descubramos, será tan convincente, y tan inevitable, y tan hermosa, que todos nos diremos los unos a los otros: “¿Cómo podría haber sido de otra manera?”

http://www.aishlatino.com/a/cym/48420417.html

¿Fue Adán un individuo histórico real?

¿Fue Adán un individuo histórico real?
Luego continuamos con escatologia.Aprovecho este post para colocar un articulo muy interesante,sobre Adan, el de la biblia, el que los evolucionistas no creen que existio,ya que ellos creen que provenimos de un antecesor comun,alguna especie de mono.

Posted: 23 Sep 2009 02:58 PM PDT

Dr. James Anderson

Dr. James Anderson

El 12 de septiembre, la Wilberforce Fellowship publicó un video del Dr. Tremper Longman III llamado “¿Existe un Adán histórico?” En este video Longman expresó sus dudas sobre la existencia de Adán como un personaje histórico, sugestión que va contra la interpretación histórica del evangelicalismo y que trajo algunas respuestas de teólogos consevadores. Una de estas respuestas fue escrita por el Dr. James Andreson, profesor de teología y filosofía en el Reformed Theological Seminary en Charlotte, Estados Unidos, en su blog. A continuación está mi traducción del artículo del Dr. Anderson.

En un video clip que sin duda traerá discusión en la blogósfera evangélica, el Profesor Tremper Longman III expresó dudas acerca de si los primeros capítulos de Génesis nos deben llevar a pensar que Adán fue un individuo histórico real (en el mismo sentido que Jesús, dice, fue un individuo histórico real). No voy a comentar aquí la visión particular de Longman o sus razones para su afirmación, sólo voy a ofrecer doce razones preliminares del porque la visión evangélica de la Biblia nos obliga a creer en la existencia de Adán como un individuo histórico real.

1. Para comenzar, el género literario básico de Génesis 1-4 es el de narrativa histórica (opuesta de, por ejemplo, poesía, código legal o apocalíptico). Esto no quiere decir que aquellos capítulos no pueden contener lenguaje figurado; muchos estudiosos conservadores del AT afirmaría que de hecho lo contiene. Pero esto implica que aquellos capítulos (como el resto de Génesis) fueron escritos por el autor con la intención de reportar eventos importantes en el espacio-tiempo histórico. Como tal, debería haber la fuerte presunción de que el Adán de los capítulos 1-4 no es menos una figura histórica real que el Abraham de los capítulos 12-25.

2. Los primeros cinco versículos de Génesis 5 no sólo describen eventos en la vida de Adán, ellos contienen datos numéricos específicos de esos eventos. Lo que sería extraño si el autor no considerara a Adán como una figura histórica real. (¡Este punto se aplica igualmente para el autor humano como el divino!) Por ejemplo, se nos dice que Adán vivió 930 años. ¿Por qué alguien podría hacer una afirmación de un hecho tan preciso acerca de la vida de cierto individuo si el individuo en cuestión nunca vivió realmente? (Ref. Gén. 25:17; 50:26; Num. 33:39; Deut. 34:7; Jos. 24:29; etc.)

3. El autor de Génesis presenta el libro como una descripción histórica perfectamente integrada. No existen pasos obvios entre una narrativa no histórica a una narrativa histórica. Es más, somos enfrentados con una serie de secciones narrativas, todas introducidas con alguna variante de la fórmula “Estas son las generaciones de…” (Gén. 2:4; 5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1, 9; 37:2). La implicación es que Adán y Eva no son menos figuras históricas que Noé, Sem, Abraham, Ismael, Isaac, Esaú y Jacob.

4. Adán es mencionado en la genealogía de 1 Crónicas 1. La presunción es que Adán es tan individuo histórico como la demás gente que aparece en la genealogía. Una cosa a conceder (como muchos estudiosos conservadores del AT harían) es que existen espacios en las genealogías del AT; las palabras hebreas para ‘padre’ e ‘hijo’ ciertamente permiten aquello. Lejano a eso es sugerir que estas genealogías se deslizan imperceptiblemente entre no históricas e históricas.

5. La interpretación de Oseas 6:7 está en disputa, pero un buen caso puede ser ofrecido al tomar a ‘Adán’ como una referencia al primer ser humano, en lugar del nombre de un lugar o como ‘humanidad’, lo que toma sentido en el contexto. (Las notas en la Biblia de Estudio ESV resumen la racionalidad de esta lectura.) Sería tonto descansar sobre este versículo; pero por otro lado, no puede ser menospreciado. Si esta es de hecho la lectura correcta, presta un gran apoyo al caso preliminar sobre el Adán histórico.

6. La genealogía de Jesucristo dada en Lucas 3:23-38 traza todo El camino de vuelta a Adán. Aunque parece que la genealogía no está completa (ni pretende estarlo), es difícil creer que Lucas podría haber aceptado la idea que su lista mesclara lo histórico con lo no histórico. ¿Si Adán no fuera un individuo histórico, no minaría el punto de Lucas, a saber, que Jesús es la segura esperanza para todo ser humano, tanto judíos como gentiles? ¿Cómo podría una genealogía parcialmente ficticia llevar a un punto teológico verdadero?

7. En Mateo 19:3-9, como respuesta a la pregunta acerca del divorcio, Jesús refiere a los fariseos de vuelta al relato de la creación de Adán y Eva en Génesis 1-2. Jesús toma como garantizado que el relato de Génesis describe un evento e individuos históricos reales. ¿Si la pareja de esposos paradigmática nunca existió no dejaría sin sentido el argumento de Jesús?

8. En Romanos 5:12-21, Pablo bosqueja su famoso paralelo entre Adán y Jesús. La transgresión de ‘un hombre’ (Adán) trajo juicio y muerte, pero la obediencia de ‘un hombre’ (Jesús) trae justicia y vida. Si Adán no existió realmente, el paralelo de Pablo – sobre el cual depende su argumento teológico – se caería.

9. En el mismo pasaje, Pablo afirma que “reinó la muerte desde Adán hasta Moisés” (versículo 14). Pablo claramente se refiere a un periodo específico de la historia de la humanidad; pero si Adán no fuera una figura histórica real, entonces no existe tal periodo, en cual caso la afirmación de Pablo falla en su referencia (y por lo tanto falla en expresar una verdad).

10. El paralelo de Pablo entre Adán y Cristo reaparece en 1 Corintios 15:21-22 (también en el versículo 45). La misma consideración de Romanos 5:12-21 se aplica aquí. Si el pecado de Adán no es un evento histórico, el argumento de Pablo falla.

11. En 1 Timoteo 2:12-14, Pablo se refiere a detalles específicos acerca de la creación y caída de Adán y Eva para apoyar su instrucción acerca de la enseñanza de la mujer en la iglesia. La coherencia del argumento paulino depende crucialmente de la historicidad del evento al cual apela.

12. Judas 14 alude a “Enoc, séptimo desde Adán”; es una presunción razonable que el autor de Judas veía tanto a Enoc como a Adán como individuos históricos. Sí, entiendo que surgen complicaciones con el uso de Judas del libro pseudoepigráfico 1 Enoc, y yo no podría querer poner más peso en este punto que el de la interpretación de Oseas 6:7, pero los evangélicos deberíamos mantener en la mente tres simples puntos: (1) toda la Escritura es verbalmente inspirada; (2) Judas es escritura; y (3) el autor de Judas no estaba obligado a mencionar que Enoc era el “séptimo desde Adán”.

Tomados juntos, estos doce puntos añaden un fuerte caso preliminar para la visión cristiana tradicional de que Adán fue un individuo histórico real. Cualquier erudito que sostenga la autoridad e inerrancia de la Escritura, pero niegue estos puntos, tendrá un montón de cosas por explicar. Si todos tenemos que lidiar con los primeros capítulos de Génesis, apelar a género y otras consideraciones literarias puede proveer suficiente agitación. Pero las doce observaciones de arriba indican que la historicidad de Adán es un cordón permanente en la historia, teología y ética bíblica. Tira ese cordón y, tarde o temprano, todo el tejido se desarmará.

Reformado reformándome

Diseño inteligente vs. Darwinismo

“Esta es la verdadera esencia de la verdadera religión-personalmente vivir con un Salvador personal, personalmente confiar en un Redentor personal, personalmente llorar a un Intercesor personal, y recibir respuestas personales de una Persona que nos ama, y que se manifiesta a nosotros.C. H. Spurgeon [0]

Diseño inteligente vs. Darwinismo

Autor: Paulo Arieu

Descargar Aquí

maynardsmith

En un artículo publicado por la revista GoodNews, bajo el titulo Nuevos descubrimientos desafían la engañosa teoría de Darwin”, se pone en duda la teoría de la Evolución una vez mas, a expensas de la Teoria científica no aceptada por la Ciencia actual del Diseño Inteligente (D.I.), ya que la ciencia actual experimental  alega que El D.I. es religión y no ciencia.

El Creacionismo científico hoy en dia esta en bancarrota intelectual ya que esta teoría llamada también Creacionismo de Tierra Joven (C.T.J.) no pudo demostrar sus argumentos cientificos-biblistas con aportes experimentales.

Es imposible probar los argumentos que proponen los C.T.J.  contra los argumentos evolucionistas.

El Dr. Carmona publicó un artículo titulado El modelo creacionista a examen , donde invita a la refutación de la Teoria Creacionista, luego de exponer de manera resumida los arguementos de C.T.J.

Lo que nos es imposible negar a los cristianos es que Dios creó los cielos y la tierra y lo que hay en ella,de acuerdo a lo dicho en Génesis 1.1, pero es una creencia a la que se asume por medio de la fe.(Heb 11:3)

La ciencia no encuentra a Dios en ningun lugar,lo sé, pero eso no niega su existencia tampoco. Creo que la biblia es humilde en su pretensión, solamente asume que el Triuno Dios es creador de todas las cosas.

Y ahora,luego de sus declaraciones bíblicas, le toca el turno a la astrofísica. Creo que es muy humilde nuestro Dios!!!

Y además, le da trabajo de sobra a los astrofísicos para que se puedan ganar la vida rompiéndose  la cabeza con sus enormes fórmulas y ecuaciones matemáticas que dejan perplejos a nosotros, simples mortales que carecemos de esos grosos cables que los cientificos disponen en sus crerebros para poder pensar tanto sin que colapsen sus cerebros (ver Descubren claves de las mentes geniales), y encima el Señor no se queja nunca de que los hombres investiguen.

Se cumple la palabra dada a Adán, te ganarás el pan con el sudor (la materia gris debe sudar de tanto razonamiento) de la frente (justo mas o menos de donde salen las ideas de estos genios, como Einstein y compañía) (Gen. 3:19)

En un artículo publicado en el portal godandscience.org, publican una serie de pasajes bíblicos que explicarían desde las escrituras la creación como realizada por nuestro Dios.Yo copié solo algunos pasajes bíblicos[1]

“¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?” (Job 38:33).

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Heb.11:3).

“En el principio Dios creó los cielos y la tierra (Gn. 1:1).

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Gn. 2:4).

“Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan”(Is. 42:5).

Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Is. 45:12).

“Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó:Yo soy Jehová, y no hay otro” (Is. 45:18).

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col. 1:16).

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas“(Ap.  4:11).

“…la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Ti. 1:9).

“En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2).

“Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria” (1 Cor.2:7).

“Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén” (Jud. 1:25).

“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro. 8:38-39).

El solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar” (Job. 9:8).

“El que se cubre de luz como de vestidura, Que extiende los cielos como una cortina” (Sal. 104:2).

“El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).

“Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan” (Is. 42:5).

“Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo” (Is. 44:24).

Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé” (Isaías 45:12).

Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente” (Isaías 48:13).

“Y ya te has olvidado de Jehová tu Hacedor, que extendió los cielos y fundó la tierra; y todo el día temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se disponía para destruir. ¿Pero en dónde está el furor del que aflige?” (Isaías 51:13).

“El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría (Jeremías 10:12).

“El es el que hizo la tierra con su poder, el que afirmó el mundo con su sabiduría, y extendió los cielos con su inteligencia“(Jeremías 51:15).

“Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho” (Zacarías 12:1).

“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Génesis 2:3-4).

“Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán” (Salmos 102:25-27).

“Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”(Romanos 8:21).

“Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria” (1 Cor. 15:41).

“¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión?” (Job 38:31).

NOTA: Todos las demás grupos de estrellas visibles al ojo desnudo están desatadas, con la excepción posible de Híades.

El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar” (Is. 40:22).

Puso límite a la superficie de las aguas, Hasta el fin de la luz y las tinieblas” (Job 26:10).

El extiende el norte sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada”(Job 26:7).

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así” (Gn. 1:2, 9). 

“Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas. a tu reprensión huyeron; al sonido de tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, Ni volverán a cubrir la tierra” (Sal. 104:6-9).

“Jehová con sabiduría fundó la tierra; afirmó los cielos con inteligencia” (Prov. 3:19).

“Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento; cuando establecía los fundamentos de la tierra” (Prov. 8:27-29).

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno?” (Job38:4, 8).

“Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste” (2 Pe. 3:5).

“Entonces aparecieron los torrentes de las aguas, Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo; a la reprensión de Jehová” (2 Sam. 22:16).

“¿Has entrado tú hasta las fuentes del mar, Y has andado escudriñando el abismo?” (Job 38:16).

Primero descubierto en los años 70’s.

Ver Explorando el fondo del océano profundo: Las aguas termales y las criaturas extrañas.

“… y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar” (Sal. 8:8).

“Al dar peso al viento, y poner las aguas por medida” (Job 28:25).

“El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo” (Ecl. 1:6).

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gn. 2:7).

“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gn.3:19).

Esto nos permite darnos cuenta cuan firme ha sido la convicción de que Dios es el Creador y de que la Naturaleza obedece a nuestro Señor quien es Soberano, en la gran mayoría de los autores biblicos (hagiógrafos)

El Creacionismo Tierra Joven y su colpaso intelectual

Francis Collins, director del proyecto Genoma, afirma en uno de sus libros que

“el Creacionismo de la Tierra Joven, ha llegado al punto de su bancarrota intelectual,tanto en su ciencia como en su teología” [2]

La Teoria de la Evolución y la verdad:

Pero en el artículo que publica la revista GoodNews, se pone en duda este tema, con la siguiente interrogante:

«¿Se nos está diciendo toda la verdad con respecto a la evolución y la creación? Si la teoría de la evolución de Darwin es verdaderamente científica, ¿por qué están tan renuentes los evolucionistas a que se ponga en tela de juicio?»[3]

Pregunta terrible,no es cierto? 

Aca les expongo el resto del artículo:[4]

Expulsado: inteligencia no permitidas

«¡Qué increíble vuelco de los acontecimientos! Justo cuando parecía que el movimiento del diseño inteligente estaba perdiendo vigencia, apareció el extraordinario documental fílmico Expelled: No Intelligence Allowed (“Expulsado: No se permite la inteligencia”). Es fascinante observar cómo una celebridad de Hollywood, el escritor y ex profesor de derecho Ben Stein [5], viajó por el mundo y entrevistó a muchos de los principales defensores del diseño inteligente y de la evolución.

La película da una perspectiva equilibrada de la controversia que rodea el diseño inteligente enfrentado a la evolución, y muestra cómo los científicos, catedráticos y profesores que han apoyado el diseño inteligente han sido implacablemente perseguidos por sus colegas, sólo por haber puesto el darwinismo en tela de juicio.

¿Qué es lo que está sucediendo? Es tiempo de formular algunas preguntas difíciles acerca de este controvertido tema que afecta los cimientos sociales, morales, científicos y religiosos de nuestro mundo.

Una rosa es una rosa, sin importar su nombre

¿Qué es la evolución?

Es una pregunta muy sencilla, pero para la cual hay decenas de respuestas. El primer problema surgido del debate sobre la evolución y el diseño inteligente tiene que ver con el significado de los términos usados y cómo llegar a un acuerdo al respecto.

La evolución puede significar algo tan sencillo como “cambios a través del tiempo”, o puede ser una explicación que abarque la totalidad del universo, como Sir Julian Huxley afirmó en una ocasión: “La tierra no fue creada, sino que evolucionó. Y lo mismo ocurrió con todos los animales y plantas que habitan en ella, incluyéndonos a los seres humanos, con nuestras mentes, almas, cerebros y cuerpos. Lo mismo sucedió con la religión” (The Humanist Frame [“El marco humanista”], 1961, p. 18).

Como se puede apreciar a primera vista, las implicaciones de lo que él dijo en nuestra perspectiva acerca del mundo y nuestras creencias son enormes. Por ello es tan importante establecer las definiciones correctas en cuanto a este tema. Uno de los engaños usados por muchos defensores de la evolución consiste en comenzar con una definición muy simple y libre de controversia en la que todos están de acuerdo, pero que más tarde es cambiada para que signifique algo muy distinto.

Por ejemplo, Eugenie Scott, directora del Centro Nacional para la Educación Científica (organización cuyo fin es promover la enseñanza de la evolución), reconocida atea y humanista, parece utilizar diferentes definiciones en distintas situaciones. Ella aconseja así a los maestros de biología: “Defina la evolución como un asunto relativo a la historia del planeta, como la manera en que tratamos de comprender el cambio a través del tiempo. El presente difiere del pasado. La evolución sucedió; en el mundo científico no hay duda de que sucedió, etc., etc. . . . Yo he usado este enfoque a nivel universitario” (Dealing with Anti-Evolutionism [“Cómo hacer frente al antievolucionismo”], 2001, p. 8).

No obstante, en este mismo artículo ella explica lo que en realidad desea que el estudiante acepte: “¿Qué es lo que queremos que conozcan los estudiantes acerca de la evolución orgánica? La ‘Gran Idea’ es que los seres vivos (las especies) están interrelacionados mediante ancestros comunes derivados de formas de vida primitivas distintas a ellas [en otras palabras, la teoría de la ameba-al-hombre]. Darwin llamó a esto ‘descendencia con modificaciones’, y es hasta hoy la mejor definición de la evolución que podemos usar, especialmente con miembros del público en general y con estudiantes jóvenes” (p. 5).

Por lo tanto, podemos ver cómo las definiciones pueden cambiar de acuerdo con el público al que van dirigidas. Casi nadie discute que ciertos “cambios a través del tiempo” hayan ocurrido en la biología. La herencia se encarga de ello —somos distintos de nuestros padres y abuelos— pero la teoría de la evolución no se trata de eso. Va mucho, mucho más allá, intentando explicar cómo en el transcurso del tiempo los microorganismos, insectos, peces, tigres, osos y seres humanos llegaron a ser lo que son mediante cambios reproductivos graduales de un organismo o ser vivo a otro.

La evolución darwiniana —lo que se enseña en las aulas— se basa en tres suposiciones:

1) todos los seres vivos descienden de un ancestro común;

2) los mecanismos principales que permitieron los cambios que dieron origen a nuevas especies son la mutación y la selección natural o “supervivencia del más apto”;

3) estos procesos son espontáneos y naturales.

Una vez que vemos claramente lo que los defensores de la evolución pretenden que creamos, podemos continuar para ver de qué se trata la teoría del diseño inteligente.

Diseño inteligente y creacionismo

Primero, es importante entender que la teoría del diseño inteligente no surgió por iniciativa de personas religiosas. Esta versión moderna fue propuesta hace unos 30 años por algunos científicos que no pudieron reconciliar las complejidades de la célula con las explicaciones evolucionistas. Más tarde, y cuando se lograron más descubrimientos científicos que favorecían la teoría del diseño inteligente, ésta fue ampliada para incluir no sólo la biología, sino también la cosmología y la física.

¿Qué es el diseño inteligente? Esta es una definición fundamental: “La teoría del diseño inteligente sostiene que ciertas características del universo y de los seres vivos se pueden explicar más satisfactoriamente como el resultado de una causa inteligente, no de un proceso carente de dirección como el de la selección natural” (www.intelligentdesign.org).

El concepto del diseño inteligente presenta una mortal amenaza a la teoría darwiniana, ya que sus argumentos plantean que el universo y los seres vivos fueron diseñados por una inteligencia superior y no son el simple resultado de las fuerzas ciegas de la naturaleza. Sin embargo, la evolución moderna no quiere incluir como causa nada que no sea parte del ámbito natural observable y mensurable. Limita las posibilidades a las fuerzas naturales y al azar como si fueran los creadores, idea que se conoce como “naturalismo” o “materialismo” (o “materialismo naturalista”).

El biólogo Richard Lewontin reconoció abiertamente: “Nosotros tomamos el partido de la ciencia a pesar de la obvia irracionalidad de algunos de sus postulados . . . porque hemos hecho un compromiso previo, un compromiso con el materialismo . . . no podemos permitir que un pie divino se introduzca por la puerta” (“Billions and Billions of Demons” [“Miles de millones de demonios”], 9 de enero de 1997, énfasis agregado en todo este artículo).

Aun si toda la información apunta hacia un diseñador inteligente —se jactó en una ocasión el doctor en inmunología Scott Todd—, tal hipótesis es excluida de la ciencia porque no es naturalista” (revista Nature [“Naturaleza”], 30 de septiembre de 1999, p. 423).

Finalmente, otro término que puede estar cargado de prejuicios es “creacionismo”. Puede significar simplemente la creencia de que un Creador formó el universo (cosa que cree muchísima gente), o limitarse a una perspectiva más estrecha que sólo acepta una tierra y un universo recientemente formados, de acuerdo con una interpretación particular del relato de la creación que aparece en el libro bíblico del Génesis. Cabe mencionar que la Biblia permite suponer que la tierra es mucho más antigua que lo que proponen los creacionistas defensores de una tierra joven.

El Diccionario General Ilustrado de la Lengua Española (Vox) da un significado mucho más amplio del creacionismo: “Doctrina filosófica opuesta al evolucionismo, según la cual las especies de seres vivos fueron creadas por Dios y no provienen una de otra por evolución”. Según esta definición, muchísimas personas son creacionistas.

Los eslabones perdidos . . . siguen perdidos

Ya que hemos logrado establecer las definiciones, podemos avanzar hasta el siguiente engaño de la evolución: la falta de exactitud en cuanto al registro fósil.

Por lo general, los evolucionistas alegan que el registro fósil es la prueba principal de la evolución darwiniana. Por ejemplo, un artículo del Centro Nacional de la Educación Científica, gran promotor de la evolución, afirma: “El hecho de que la evolución ocurrió es evidente al observar el registro fósil, el cual es un largo registro de modificaciones en las características de animales y plantas, de lo más simple hasta lo más complejo, en el transcurso de cientos de millones de años” (Gary Bennett, “A Review of Of Pandas and People as a Textbook Supplement” [“Crítica a De pandas y personas como suplemento de libro de texto”], noviembre de 2000, edición de Internet).

Sin embargo, ¿qué tan sólida es la prueba de los fósiles? Si todos los seres vivos han descendido de antepasados comunes, entonces deberíamos encontrar millones de eslabones intermedios en el registro fósil. Hasta Charles Darwin reconoció: “El número de eslabones intermedios y de transición entre todas las especies vivas y extintas tiene que haber sido inconcebiblemente grande. Sin ninguna duda, y si esta teoría es cierta, tales especies en transición tienen que haber vivido en la tierra” (The Origin of Species [“El origen de las especies”], 1958, p. 289).

No obstante, y como Darwin mismo reconoció, tales eslabones brillaban por su ausencia. Él preguntó: “¿Por qué entonces no está cada formación geológica y cada estrato lleno de esos eslabones intermedios? La geología definitivamente no revela en absoluto tal cadena orgánica tan finamente graduada; y esto, quizá, sea la más obvia y grave objeción a mi teoría” (p. 287).

Él suponía que tarde o temprano se encontraría ese número “inconcebiblemente grande” de eslabones de transición para apoyar su teoría. Pero ¿se han encontrado en realidad?

El paleontólogo David Raup dio este resumen de lo que había sido descubierto hasta 1979: “Bien, aquí estamos, 120 años después de Darwin, y el conocimiento sobre el registro fósil se ha incrementado enormemente. Ahora contamos con un cuarto de millón de especies fosilizadas, pero la situación no ha cambiado mucho. La historia de la evolución es todavía asombrosamente inestable, e irónicamente, tenemos aún menos ejemplos de la transición evolutiva que en tiempos de Darwin . . .

Así que el problema de Darwin no ha disminuido en los últimos 120 años y todavía tenemos un registro que sí muestra cambios, pero que difícilmente puede ser considerado como la consecuencia más razonable de la selección natural” (Field Museum of Natural History Bulletin [“Boletín del Museo Field de Historia Natural”], 1979, p. 25).

Ahora, unos 30 años más tarde (150 años después de Darwin), el registro fósil todavía no muestra ninguna prueba de transición evolutiva mediante cambios graduales.

En resumen, el registro fósil ha decepcionado a los darwinistas porque los innumerables eslabones entre las especies más importantes siguen ausentes.

Evaluación inteligente

Y ¿qué se puede decir del registro fósil desde el punto de vista del diseño inteligente? ¿Tiene esto más sentido?

Sí, lo tiene, de acuerdo con el geofísico Stephen Meyer. Al comienzo del registro fósil existe lo que se ha llamado “la explosión cámbrica”, una confusa variedad de formas de vida complejas que no encajan en el modelo evolucionista darwiniano, que va de lo simple a lo complejo.

El Dr. Meyer explica: “Los fósiles de la explosión cámbrica no pueden de ninguna manera ser explicados por la teoría darwiniana y ni siquiera por el concepto llamado ‘equilibrio puntuado’, que fue específicamente formulado en un esfuerzo por disculparse ante el vergonzoso registro fósil. Cuando se examina este tema desde la perspectiva de la información biológica, la mejor explicación es que cierta inteligencia fue responsable de este fenómeno, ya que de otro modo sería inexplicable.

”Así que cuando uno se enfrenta a la explosión cámbrica, con su descomunal y repentina aparición de criaturas radicalmente nuevas, se da cuenta de que se necesita muchísima información biológica nueva. Parte de esta información provendría del ADN, aunque la manera en que eso ocurre es todavía un problema insalvable para el darwinismo. Pero además de ello, ¿de dónde viene la información nueva que no es atribuible al ADN? ¿Cómo se desarrolla la disposición jerárquica de las células, tejidos, órganos y planes corporales? Los darwinistas no tienen respuesta. Ni siquiera aparece en su radar” (citado por Lee Strobel, The Case for a Creator (“El caso del Creador”), 2004, pp. 238-239).

Un ateo renuncia a sus creencias

No hace mucho tiempo Sir Antony Flew, famoso filósofo y uno de los grandes defensores del ateísmo en el mundo, renunció a sus creencias y aceptó el creacionismo. ¿Por qué? Él dijo que básicamente era debido a las implicaciones de la información contenida en el ADN. Su conversión fue un fortísimo golpe al ateísmo.

¿Qué lo hizo cambiar de manera de pensar, después de una vida entera de oponerse al creacionismo?

El profesor Flew explica que el argumento decisivo fue la cantidad y la complejidad de información contenida en una molécula de ADN. Este es otro de los temas que los evolucionistas no están tratando honestamente. Siguen engañando a las masas diciendo que la intrincada información del ADN puede explicarse por medio de las fuerzas evolutivas que actúan sobre las células.

En cuanto a si los recientes descubrimientos relacionados con el origen de la vida apuntan hacia la acción de una inteligencia creativa, el profesor Flew afirma: “Sí, yo ahora creo que así es . . . principalmente como resultado de las investigaciones del ADN. Yo creo que lo que el material de ADN ha hecho es mostrar, por la casi increíble complejidad del planeamiento que se requiere para producir [vida], y que para que esos procesos extraordinariamente diversos funcionen como una unidad, que tiene que haber existido la inteligencia.

”Es la enorme complejidad del número de elementos en juego y la inmensa sutileza de la manera en que funcionan juntos. La posibilidad de que estas dos partes se reúnan al momento apropiado sólo por azar es simplemente mínima. Todo este asunto se reduce a la enorme complejidad por la que se consiguieron estos resultados, lo que a mí me pareció que era obra de la inteligencia” (There Is a God [“Existe un Dios”], 2007, p. 75)

Es interesante saber que hubo también otros factores que lo persuadieron a aceptar a un Creador como el gran diseñador del universo y de la vida.

“Ahora estoy convencido de que el universo llegó a existir por una infinita Inteligencia”, afirma. “Creo que las intrincadas leyes de este universo manifiestan lo que los científicos han llamado la Mente de Dios. Creo que la vida y la reproducción se originan en una Fuente divina.

”¿Por qué creo esto, considerando que expuse y defendí el ateísmo durante más de medio siglo? La respuesta resumida es ésta: según lo que yo veo, este es el cuadro mundial que ha emergido de la ciencia moderna. La ciencia destaca tres dimensiones de la naturaleza que apuntan hacia Dios:

  1. La primera es el hecho que la naturaleza obedece ciertas leyes.
  2. La segunda es la dimensión de la vida, de la inteligencia organizada y de seres motivados por un propósito, que surgieron de la materia.
  3. La tercera es la existencia misma de la naturaleza” (pp. 88-89).

Tendencias profetizadas

Aunque la controversia sobre la evolución y el diseño inteligente pudiera parecer algo muy moderno, en tiempos del apóstol Pablo, en el siglo primero, existía ya una variación de ella. Pablo conocía bien el pensamiento griego y algunas de sus escuelas filosóficas que negaban la existencia de un Creador y creían que la naturaleza era suficiente para explicar la creación y el desarrollo de los seres vivos.

La explicación que da Pablo parece ser asombrosamente pertinente y moderna. Sus argumentos también revelan las implicaciones morales y espirituales para muchos de los que siguen la teoría de la evolución hasta sus últimas consecuencias.

En Romanos 1:18-25 escribió: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia [mental, cuya consecuencia son los estilos de vida inmorales], en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual bendito es por los siglos. Amen”.

Por lo tanto, y como dice también la Biblia, “nada hay nuevo debajo del sol” (Eclesiastés 1:9). No se deje engañar por los falsos argumentos de la evolución. Por el contrario, ¡mantenga firme su creencia en un Diseñador supremamente sabio e inteligente, y en el verdadero creacionismo bíblico! »

Conclución:

Creo que este debate durara largo tiempo aún, ya que la teoría de Darwin sobre la evolución y la selección natural continúa encendiendo ásperos debates.

«Una de las sociedades más polarizadas es la estadounidense, dividida entre los que piensan que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, tal y como cuenta la Biblia, y los que apuestan por la evolución a lo largo de los siglos[6]

«Que toda la vida esté relacionada a través de un ancestro común, y que las poblaciones cambien de forma con el tiempo, son los trazos gruesos y las finas pinceladas de la evolución. »[7]

«En la brecha: el diseño inteligente. No estoy diciendo que el Darwinismo dio lugar al creacionismo, aunque los “ismos” implican equivalencia. Pero el término “Darwiniano” construyó un escenario en el que “inteligente” podría compartir el centro de atención.

Charles Darwin no inventó un sistema de creencias. Tenía una idea, no una ideología. La idea dio lugar a una disciplina, y no a discípulos. Pasó más de 20 años acumulando y evaluando las evidencias y las implicaciones de criaturas similares, pero diferentes, separadas en el tiempo (fósiles) o en el espacio (islas). Eso es ciencia.» [8]

«En 1859, la percepción de Darwin y las evidencias se convirtieron en “Sobre el origen de las especies mediante la selección natural o la preservación de las razas favorecidas en su lucha por la vida.” Pocos se dan cuenta que publicó 8 libros antes y 10 libros después de “Origen”. Escribió libros seminales sobre orquídeas, los insectos, los percebes y los corales. Explicó como se forman los atolones, y por qué son tropicales.

Demos crédito a Darwin por su enorme genio. Ninguna mente corrió tan libremente, de forma tan amplia o tan fresca sobre las colinas y valles de la existencia. Pero hay un límite a la cantidad razonable de crédito. Estacionar la evolución en Charles Darwin, es perder de vista los límites de su tiempo y todos los subsecuentes progresos.» [9]

Yo creo que ambos tienen parte de razón. Creo que el D.I intenta demostrar que hay un creador, y por las implicaciones actual de la ciencia experimental que no acepta mas que las mejores repesuestas materiales, se ve obligada a demostrar cientificamente lo que la gran mayoría de las religiones del mundo, afirman de diversas maneras, a traves de distintos mitos o relatos cosmogónicos, que hubo un principio y que segurmente habrá un fin (obviamente), y que en el principio de todas las cosas, Dios estaba presente, creando de manera inteligente todas las cosas,  de acuerdo a un plan prediseñado desde antes del comienzo de los tiempos (I Cor. 2:7;2 Tim. 1:9; Tito 1:2) 

Como lograrán ponerse a demostrarlo,bueno, ahí está la sabiduría de los científicos. Deberán ponerse a experimentar hasta que logren de alguna manera poder probar que es una creencia eterna y universal el saber de que Dios creó los cielos,la tierra y el hombre, porque tenía un propósito eterno con toda su Gran Obra Maestra.

Creo que el C.T.J. es el mismo tipo de error que cometio la Iglesia Católica, pero esta vez lo hiceron los evangélicos conservadores.

«La Biblia es a menudo descrita como un libro que incluye muchas ideas que son científicamente inexactas. La verdad es que muchos Cristianos (y no Cristianos) han interpretado mal la Biblia de tal manera que la han hecho parecer estar en conflicto con la realidad de nuestro mundo. Por ejemplo, la Iglesia Católica Romana promovió el geocentrismo (la idea de que la tierra es el centro del universo) por largos años. Este concepto no es hallado en la Biblia, pero resulta de la idea de que los humanos son el centro de la atención de Dios, que el lugar donde viven debe ser el centro del universo de Dios. Ésta no es ni una inferencia lógica ni bíblica. De hecho, la Biblia manifiesta que los cielos “fijan sus ordenanzas sobre la tierra,” demostrando que los cielos controlan la tierra y no al revés. Los primeros proponentes (Nicolás Copérnico, Johannes Kepler, Galileo Galilei) del heliocentrismo (la tierra gira alrededor del Sol) fueron todos Cristianos… De hecho, Isaac Newton, en su famosa obra científicaPrincipia, indica, “el más bello sistema del sol, los planetas, y los cometas, sólo podrían provenir del consejo y el dominio de un Ser inteligente y poderoso”.

 

Por supuesto, la Biblia no fue escrita como una obra de ciencia ni fue su propósito describir los funcionamientos del mundo físico. Fue escrita para explicar principios espirituales – la naturaleza de la humanidad, la naturaleza de Dios, y cómo pueden las personas tener una relación personal con Dios. »[9]

Asi se expresa Francis Collins en su libro al respecto C.T.J.: 

«Su persistencia es uno de los grandes misterios y tragedias de nuestros tiempos. Al atacar los fundamentos de virtualmente cada rama de la cien­cia, agranda el abismo que existe entre las concepciones científica y espiritual del mundo, justo en el momento en que se necesita con desesperación un camino hacia la armonía. Al enviar a los jóvenes el mensaje de que la ciencia es peligrosa, y que dedicarse a la ciencia bien podría significar rechazar la fe religiosa, el Creacionismo de la Tierra Joven podría estar privando a la ciencia de sus más prometedores talentos futuros. Pero no es la ciencia quien más sufre aquí; el Creacionismo de la Tierra Joven inflinge más daño a la fe, al exigir que para creer en Dios sea necesario aprobar afirmaciones fundamentalmente falsas sobre el mundo natural. La gente joven educada en hogares e iglesias que insisten en el creacionismo tarde o temprano encuentran la abrumadora evidencia científica a favor de un universo antiguo y la relación de todos los seres vivos a través del proceso de la evolución y la selección natural. ¡Qué terrible e innecesaria elección a la que entonces deben hacer frente! Para adherirse a la fe de su infancia, se requiere que rechacen un cuerpo amplio y riguroso de datos científicos, lo que equivale a cometer suicidio intelectual efectivamente. Sin alternativas al creacionismo, ¿es de sorprender que muchos de estos jóvenes se alejen de la fe, concluyendo que sencillamente no pueden creer en un Dios que les pida rechazar lo que la ciencia nos ha enseñado de manera tan convincente sobre el mundo natural? »[10]

Espero que todos encontremos el anhelado camino hacia la armonización Ciencia y Fe. ¿Lo lograrán los defensores del D.I. o seguirán cayendo en las mismas falacias que sus predecesores, los C.T.J.? Esto sin duda, por lo que aun se ve, tardara aún algunos años mas, sin lugar a dudas, ya que por el momento, esta anhelada reconciliación no llega,aunque como citó un forista en oldearth.wordpress.com,  

«los planteamientos de Michael Behe y su “Complejidad Irreductible” o Irreducible o Especifica .., son algo más serios que estos”.»[11] refiriendose al C.T.J., obviamente.

El dr. Carmona, realiza esta interesante crítica al D.I en su blog:

«La mayor crítica que yo le hago al DI es que de momento es una filosofía, ya que no usa las herramientas de la ciencia para justificar la biodiversidad. Como mucho usa la estadística para decir que algo es improbable, y eso tiene más de principio antrópico que de ciencia. Es significativo que haya en ese movimiento más matemáticos y juristas que biólogos cuando de lo que se habla es de biología

y luego, en otro post del mismo artículo ,mas abajo, el explica por que opina asi:

 

«Mi comparación del DI con la filosofía se debe al tipo de preguntas que se hace, son aquellas que el método científico no trata, pero la metafísica sí.

Nos podemos preguntar cómo se produce la evolución y buscar respuestas estructurales y moleculares. Encontraremos estructuras muy complejas y preguntas sin respuesta por el momento. Cuando esto sucede la ciencia dice “no lo sé” y no pasa nada. El DI se saca del manga un comodín: “ha sido creado por una inteligencia superior”.

También podemos preguntarnos si la evolución nos lleva a alguna parte. Ante eso la ciencia puede estudiar si hay incremento o disminución de complejidad molecular, y vemos que ambas se dan. Hay incremento en la evolución desde esponajas a mamíferos, pero también vemos disminución en el paso de bacteria a endosimbiontes de insectos (por ejemplo Buchnera. No parece que haya una “senda” a seguir. Teólogos como T. de Chardin opinaban que la evolución nos lleva a Dios, pero eso de nuevo es un concepto filosófico.

Y otra pregunta que nos podemos hacer es ¿por qué estamos aquí?. Eso no lo puede contestar la ciencia,. entra dentro del campo de la filosofía, en concreto de la metafísica, terreno que invade el DI al buscar ese tipo de respuesta con la introducción de un elemento “creador”»[12]

Dios te bendiga.

Paulo Arieu

Notas

0. La Ilusión de Dios?: Malos Ejemplos

1http://www.godandscience.org/apologetics/sciencebible-es.html

2. Francis Collins, ¿Como habla Dios? p.192,edit. Ediciones Temas de Hoy s.a,Madrid, 2008

3. http://www.lasbuenasnoticias.org/archivos/2008/bn052008/darwin.htm

4. Ibid 

5.Stein y su critica al Evolucionismo

6.El creacionismo divide a Estados Unidos

7El Darwinismo debe morir para que la Evolución viva

8. Ibid

9. http://www.godandscience.org/apologetics/sciencebible-es.html

10. ¿Como habla Dios?,loc. cit,p. 192-193

11. Aporte del Forista junamu, 6. jumanu – Febrero 25, 2009,citado en El modelo creacionista a examen 

12.http://oldearth.wordpress.com/2009/02/25/el-modelo-creacionista-a-examen/

Credo quia absordum. La Teoría de la Evolucion – Influencia sobre los cristianos

Los debates ‘violentos’ entre evolucionistas y creacionistas, deberían de cesar.

Nada tiene sentido en Biología si no es a la luz de la Evolución”
Theodosius Dobzhansky

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.”  (Rom 15:4)

 y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros’ (1ª  Pe. 3:15)

Los debates ‘violentos’ entre evolucionistas y creacionistas, deberían de cesar.

En este año 2009, continuamos con los artículos que investigo sobre la Teoria de la Evolución, por que es el año del bicentenario del nacimiento de Darwin.

La evolución ha hecho inclusive notables incursiones en la teología cristiana, poniendo en tela de juicio la historicidad del relato de la creación registrado en Génesis.

Paul Jewett observa que “pocos de los que confiesan la doctrina cristiana de la creación supondrán que el mundo fue formado en una semana hace unos 6.000 a 10.000 años.

Los descubrimientos de las ciencias naturales señalan borradores de tiempo de una magnitud vastamente diferente. La cosmovisión científica ha llevado a un acuerdo con la ciencia al interpretar el registro del Génesis. Algunos teólogos evangélicos creen que existió la muerte en la raza humana antes de la caída, lo que socava el concepto bíblico de la muerte como la paga del pecado, y destruye en ultima instancia la necesidad de expiación.  

elohim-y-adanElohim creando a Adán, de William Blake (1757-1827). Sobre un fondo que representa el sol con sus rayos, se destaca la figura del Dios creador que se desplaza velozmente sobre el barro del cual, según el Génesis bíblico, emerge su criatura.

La verdad que estos debates dialecticos en forma violenta me cansan.Yo he podido conversar con varios cientificos evolucionistas siendo yo cristiano y creyendo que Dios creó todas las cosas, de lo mas bien, sin fanatismos de ninguna bando; claro, al principio me costó, no entendía nada, pero con el tiempo pude ir bajando la guardia y no sentirme a la defensiva y respetar el pensamiento del otro y valorarlo también y considerarlo como una opción válida para mi cosmovisión cristiana.

Yo creo que la vida surge sólo de la vida y todas las especies vivas son una prolongación de sí mismas y se reproducen de generación en generación. Este hecho, demostrado a perpetuidad, ofrece sin embargo la variante de una transformación paulatina de los seres, evolutiva podría decirse, a tenor de sus actividades desarrolladas en un medio ambiente determinado. No es menos cierto, por otra parte, que en cada generación sobreviven y se reproducen los individuos más adaptados, mejor que los débiles o enfermizos, produciéndose una «selección natural» de los mismos. Por lo que se refiere al ser humano, un factor especial, la inteligencia -—o si se quiere, la complicación creciente del sistema nervioso— contribuye a seleccionar y a mejorar sus condiciones de vida en el planeta.

Esto no tiene ningún misterio, es comprensible y lógico, palabras mas o palabras menos. Dicen que actualmente lo que se discute es como se realizó esta adaptación al medio de las especies.

Hasta ahi no hay problemas. Los problemas se sucitan con el literalismo bíblico del Genesis, con los antecesores de la raza homo sapiens, el neandertahl, el cromagnon, el Australiano, y yo que se que nombres mas difíciles les pusieron, a ese árbol evolutivo que hoy la ciencia considera como antecesores, entre lo que consideran el primate del que evolucionaron los monos por un lado y el hombre actual por el otro lado. Que misterio. Ahí se terminan todos los amigos y empiezan las peleas, de un bando y del otro. Unos son de Adán y otros del primate antecesor común y ya nadie se entiende y empiezan las contiendas. Se excomulgan mutuamente. Y encima hoy hay evangelsitas ateos, como Dawkins que si pudiera, destruiría todo vestigio de “religión” en la humanidad por considerarla innecesaria y cosas del populacho, no del hombre culto,racional, adaptado al pensamiento cientifico moderno.

¡Que lio barbaro!

Las raices del conflicto

Cuando uno busca las raices del actual enfrentamiento dialéctico entre evolucionistas y creacionistas, debe uno obligadamente remontarse al año 1925, lo que se llamó el juicio de Scopes, en Estados Unidos.

1. Del lado creacionista

John Scopes en 1925.

Un profesor de biología llamado John Thomas Scopes, inconsciente de lo que sucedería en poco tiempo mas, les enseñó a sus alumnos sobre la teoría de la evolución de Darwin.

El territorio de EE.UU. estaba mayormente poblado por cristianos creacionistas bíblicos. Pero un día, los niños dijeron a sus padres que les estaban enseñando que la creación no debía ser tomada tal como decía el libro de Dios; que en realidad, la vida sobre el planeta había evolucionado luego de un lento proceso de desarrollo de miles de millones de años, a partir de cuerpos unicelulares que dieron lugar a todo ser vivo. Según su profesor, uno de estos, un tipo de mono, evolucionó hasta convertirse en el hombre actual.

Los dóciles granjeros de Dayton no pudieron permanecer impasibles ante lo que ellos consideraron una provocación en contra del Creador. Las noticias acerca de un maestro enseñando a sus hijos que los humanos descendían de los monos, se esparció como la pólvora, y su efecto fue la responsable respuesta de los creyentes. La alarma llegó hasta la misma cámara de legisladores de E.U., y uno de sus miembros, John Washington Butler, alzó su voz, pronunciándose sobre la ilegalidad en la que caía el profesor de Biología de una escuela pública de Tennessee. El 21 de marzo de 1925, la ley ‘Butler’ se convirtió en estatuto constitucional. 

Clarence Darrow

El cargo era “enseñar una teoría que niega la historia de la Creación Divina del hombre tal y como la expone la Biblia, y enseña en cambio que el hombre desciende de un bajo orden de los animales”.

Pero este profesor continuó enseñando la teoría de la evolución, quebrantando asi la ley estatal. Fue arrestado y acusado de desmoralizar la paz y la dignidad del estado“. El incidente del tranquilo pueblo tomó significado nacional, con la entrada en el caso de dos de los hombres más prominentes del país: William Jennings Bryan y Clarence Darrow; fiscal y defensa, respectivamente. Bryan era un fogoso adepto de la Palabra de Dios, que había sido tres veces candidato democrático para la presidencia de EE.UU., perdiendo en las tres ocasiones.

Darrow, por su parte, era un notorio abogado defensor que, ayudado por la Unión Americana de Libertades Civiles, se puso de parte de Scopes y se enfrentó a la mayoría cristiana. El año anterior había logrado la plenitud de su gloria, salvando de la silla eléctrica a una pareja acusada de homicidio sobre un adolescente de Chicago, en una causa que adquirió tinte nacional: el caso de Leopold y Loeb.

Bryan, tenía gran demanda debido a su buena oratoria. El juicio se convirtió en una batalla de la ciencia vs. religión, porque en realidad se intentaba juzgar entre la infalibilidad de Dios vs. el falible y pretencioso ser humano.

Lo que se conoció como juicio del ‘mono’, se inició el 10 de julio del 1925.

El diseño del defensor consistió en que la Biblia no era una obra única, sino que se nutría de 66 libros cuya autoría abarcaba miles de años; algunos escritos muy tempranamente y otros, mucho más tarde. Hizo énfasis en que constituía en sí mismo un tratado sobre religión y moral; que no era un libro de ciencia y que no instruía acerca de cómo construir una vía de tren o un barco de vapor ni  cómo hacer avanzar a la civilización. Concluyó exponiendo que las Sagradas Escrituras contenían muchas ideas que en el pasado se habían considerado teorías científicas universales y que luego fueron tenidas como incorrectas por la ciencia, aludiendo, por ejemplo, a la edad geológica de la tierra.

Cuando le tocó el turno al fiscal, este empleó 79 minutos en explicar cómo, desde su punto de vista, el enseñarles a los niños sobre la evolución, era robarles su fe en Dios.

Esto afectó a la Cristiandad hasta el día de hoy, pues periodistas de todo el mundo, presentes en la sala, escucharon y trasmitieron el diálogo al día siguiente en todos los periódicos

Darrow derrotó a su rival, dado de que Bryan confesó no poder responder las hábiles preguntas del fiscal, y el defensor ahondó su estocada, llevándole a admitir que Dios pudo haber necesitado más de 24 hs. en hacer la Tierra..

A los ocho días, concluyó la vista: Scopes fue penado con la sanción mínima legal: 100 dólares, Darrow emergió como ganador ‘no oficial’ y continuó defendiendo otros casos impopulares; se apeló sobre un tecnicismo y la Corte Suprema de Tennessee revocó la decisión del jurado, pero estimó que la ley Butler, en sí misma, era inconstitucional

Su juicio en Dayton, Tennesee, en 1925, podríamos decir que cambió el futuro de la historia del cristianismo en Estados Unidos y en gran parte del mundo occidental.

Pero los cientificos darwinistas no demuestran ser mas tolerantes que los granjeros americanos.¡Tiran la piedra y esconden la mano, en nombre de la ciencia!

¿La venganza de Darwin?

¿Será esta la venganza de los radicales darwinistas?

La Iglesia Anglicana acaba de disculparse públicamente (20/09/2008) por haber rechazado hace 150 años las teorías evolucionistas de Charles Darwin, pero la venganza darwinista ha sido rápida: la “Royal Society” (RS), la Academia de las Ciencias británica, hizo dimitir a su director de Educación, el biólogo Michael Reiss, por defender la evolución, pero también el creacionismo.

Claro que Reiss, aparte de científico, autor de veinte libros y profesor en la Universidad de Londres, es pastor anglicano, función que conocía la nada espiritualista RS cuando le encargó dirigir su área educativa. 

Reiss dijo en una reciente conferencia que los evolucionistas no deben despreciar a quienes, además de la evolución, apoyan el creacionismo, porque para él hay evidencias que compatibilizan la ciencia y la creación divina.

La prensa varió el sentido de sus palabras –reconoció The Times— al asegurar que había solicitado que se enseñaran conjuntamente evolución y creación, lo que provocó una reacción furibunda entre miembros de la RS que exigieron su destitución.

Michael Reiss

Tras la hostilidad de muchos cristianos a la evolución, ahora poco influyentes, han cambiado las cosas y los que persiguen a quienes resaltan los huecos físicos y especialmente metafísicos de su teoría son los darwinianos radicales.

Los evolucionistas más militantes son ya tan doctrinarios como los antievolucionistas anglicanos anteriores a Reiss, aunque no pueden explicar la existencia de un espíritu humano superior a la progresión de una ameba o de un mono.

Sorprendentemente, la Iglesia Católica, que persiguiera a Galileo por afirmar que la Tierra giraba alrededor del Sol, nunca prohibió los escritos de Darwin, acaba de convocar para marzo del 2009 un congreso internacional en Roma bajo el lema: “Evolución biológica: hechos y teorías”.

El profesor Reiss podrá denunciar allí, ante el Vaticano, la inquisición darwinista, ¡quién lo diría!

Conclución:

A. Pluralidad momentánea  de comsogonías

Parece la guerra entre israleitas y palestinos. Nadie quiere dejar de disparar misiles de un lado y del otro. Y todo llamado a la paz y al dialogo fracasan. Bueno, cada uno se cree dueño de la verdad y asi nunca podrán entenderse las distintas cosmoviones.

Todavia no hay un consenso general entre los cristianos sobre este tema, y está todo confuso, no hay claridad en el pensamiento y en la reflexión, unos defienden el literalismo del génesis y la continuación de sus tradiciones históricas (la mayoria de los evangélicos) y otros son mas moderados y están en un diálogo con la ciencia tratando de entender que es lo que ha pasado (los católicos y algunos grupos evangélicos)

La ciencia está viviendo un momento de gran auge, de gran prestigio, de notables descubrimientos,de gran popularidad.

Por otro lado, el cristianismo como sistema religioso está viviendo un momento de gran crisis. ¡ Quizás la crisis mas fuerte que le ha tocado sobrellevar en la historia.!

Pero yo soy optimista; creo que si logró salir victorioso de los debates con los filósofos griegos, si logró superar las persecuciones del imperio romano, si logró superar la Edad Media, si pasó la época de la Reforma, donde tuvo que reformular muchas de sus doctrinas, y si hoy está navegando por las tumultuosas aguas de la posmodernidad, que amenazan hundir el aparente débil barquito de la fe cristiana, yo creo igual que sobrevirá este dificil momento histórico.

B.El camino lógico para ir a Dios es la fe.

El camino lógico para ir a Dios es la fe. Pero vamos a ver cómo también la ciencia lleva a Dios. La ciencia confirma la fe.

No es que creamos sólo por lo que dice la ciencia. Creemos porque Dios nos ha hablado. Pero nos alegramos de que la ciencia moderna nos confirme las cosas que ya sabíamos por fe.

Me voy a fijar en una frase que dijo Pío XIl en un Congreso Internacional de Hombres de Ciencia: «La ciencia moderna descubre a Dios detrás de cada nueva puerta que abre».i Precioso!

El hombre progresa, el hombre investiga, el hombre va descubriendo más verdades, va profundizando en la ciencia; y según el hombre va profundizando en la ciencia va encontrando a Dios. La ciencia me proporciona datos que confirman la fe. Antes de seguir adelante he de advertir que cuando hablo de ciencia, hablo de verdadera ciencia. No hablo de una hipótesis de trabajo que puede hacer un científico, que todavía no es ciencia definitiva, porque no tiene una comprobación experimental suficiente. Hablo de la ciencia ya comprobada y confirmada, de las verdades científicas definitivas. No hablo de hipótesis científicas, porque las hipótesis científicas pueden ser pasajeras, y lo que hoy es hipótesis, mañana puede arrumbarse en el olvido.

En cambio la verdadera ciencia vale lo mismo hoy que hace mil años, que dentro de mil años. El principio de Arquímedes, como verdadera ciencia, es inmutable. Lo mismo hoy, que 300 años antes de Cristo, cuando Arquímedes dijo que «todo cuerpo sumergido en un fluido recibe un empuje hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja». Lo mismo vale este principio para la flotación de los galeones del lmperio Romano que para los grandes superpetroleros de hoy.

En el siglo pasado se decía que la Ciencia se oponía a la Fe. Los nuevos descubrimientos científicos y el vertiginoso avance de la técnica perturbaron a algunos. Con la euforia de los nuevos descubrimientos quisieron que la Religión se arrodillara ante la Ciencia. La Ciencia era el dios del futuro. Creyeron que la Religión era algo ya superado. El progreso técnico trajo a la vida un cambio tan grande que se quedaron perplejos.

Tengamos en cuenta que la revolución técnica es cosa de cien años.Max Planck, un hombre de ciencia contemporáneo. Premio Nobel de Física. Uno de los hombres de ciencia más notables de nuestro tiempo, por su teoría cuántica, dice esta frase: «Jamás puede haber oposición entre la Religión y la Ciencia, porque una es complemento de la otra». Es interesante que un hombre de ciencia hable así; la Religión no se opone a la Ciencia.

Es más, la Religión, la fe, ayuda a la Ciencia. Porque como no puede haber oposición entre Fe y Ciencia, cuando la Ciencia tiene en cuenta la Fe, tiene la suerte de no desviarse por caminos equivocados. Es como las vías del tren que lo conducen por su camino. Le ayudan. Le impiden salirse del camino. Eso no es obstaculizar, es facilitar el camino. El tren, fuera de la vía no da un paso.

Sigo creyendo que los debates ‘violentos’ entre evolucionistas y creacionistas, deberían de cesar; pero tengo la impresion que lamentablemente, nadie quiere ceder el paso al diálogo.

Dios te bendiga mucho y si sos un analista de la Teoria de la Evolución, Feliz año 2009, del bicentenario del nacimiento de Darwin, que el Señor te bendiga mucho y te ayude en tu profeción y puedas ser un canal de bendición para la humanidad desde tu puesto de trabajo, sea en el laboratorio, sea en la universidad, o donde sea.

Paulo Arieu <>

Fuentes:


Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.151 seguidores