SALOMÓN Y LA REINA DE SABA

SALOMÓN Y LA REINA DE SABA

SALOMÓN Y LA REINA DE SABA

La Reina de Sabá llegó a Salomón con el propósito de probarle con preguntas que causasen perplejidad, acerca de todo lo que se hallaba en su corazón, Salomón a su vez le declaró todo lo que se relacionaba con él y ya no hubo secretos que le escondiera……De esa forma el rey Salomón dió a la reina de Sabá todo cuanto ella le pidió

Así cuenta la Biblia las razones de la visita de la reina de Saba, así quiero comenzar haciendo yo, porque encierra toda una bella historia de amor, que merece ser contada.

En el Antiguo Testamento se alude frecuentemente a los sabeos como oriundos de Saba o Sheba, la cita más importante es la relativa a la visita de la reina de Saba a Salomón (I Sam.10) El pueblo sabeo alcanzó gran riqueza e importancia comercial como intermediario en el comercio entre Oriente y los países mediterráneos. Poseía múltiples colonias en el continente africano. Floreció especialmente entre los ss. XI y I a.de J.C.

En los días de Salomón, rey de Israel, se viajaba más que antes, y la fama de su majestad, riqueza y sabiduría llegó hasta lo que entonces se consideraba los fines de la tierra, despertando el interés y curiosidad de la reina de Seba.

Parece que los viajeros que entonces llegaron a la corte de la reina hubiesen hablado de Salomón con grande entusiasmo, y la prudente reina resolvió hacer el viaje largo hasta Jerusalén para conocer, si fuese posible, tan digno personaje como este rey.

De por medio había largo trecho de desiertos peligrosos, donde habitaban algunas tribus salvajes que solían robar a los que pasaban. Y también había peligros de sed y de fieras, y un sol abrazador para afligirles. Ninguna de estas cosas impidieron a la reina de su propósito de conocer a Salomón.

King Vidor, se encontró con una película de encargo al final de su carrera , una película al gusto de la época, con una GINA LOLLOBRIGIDA impecable, seductora, casi un pecado para la vista, que dirige sus seducciones hacia el galán por excelencia del cine: TYRONE POWER. Conociendo la enorme capacidad del director de Duelo al Sol, su tremenda forma de extraer al macho dominante sobre la hembra, para luego sucumbir con ella, estamos sin duda ante una de esas películas que pudieran haber sido perfecto eslabón para Power, de no haber fallecido a los pocos días de comenzar el rodaje, siendo sustituido por un siempre eficaz y camaleónico Brynner. La seducción de la hembra queda perfecta, ante la masculinidad de un actor al que no se le ha dado la suficiente categoría….

El rodaje de este film se llevó a cabo íntegramente en territorio español, mas concretamente en EL ESCORIAL, se utilizaron miles de extras, se pidieron al Ministerio de Defensa cientos de soldados, y puedo asegurar, que las escenas de masas fueron cuidadas al máximo. Resulta curioso, pero a veces contemplando este film, la mente viaja sin yo quererlo a las labores épicas del maestro de maestros en cuestiones bíblicas: CECIL B. DEMILLE, lógicamente salvando las distancias, aunque para ser honesto conmigo mismo, siempre separo el trabajo de un artesano con la de otro, ninguna labor es igual, aunque se toquen temas parecidos. DEMILLE es grandioso, espectacular, detallista, VIDOR sabe sacar mas el interior de los personajes que bailan bajo su batuta, sus seres son mas humanos y en este film, les deja a merced del oro, el rojo y el azul, colores por otra parte regios y fuertes, y les abre al mismo tiempo un interior que en cierta medida DEMILLE no supo conseguir.

La secuencia final, donde Gina sale del templo de Salomón es de una belleza enorme, serena, brillante….el pueblo la espera, el pueblo quiere demostrar lo que piensa de ella con piedras en la mano. No nos hace falta nada mas, no hay dialogo….solo el lento caminar de una mujer, una simple mujer, reflejada por una Gina inolvidable. El cine aquí se rencuentra con el espectador, nos da una longitud plena de su capacidad, y nos envuelve con la belleza de ese azul roto pastel, la importancia que tiene en la vida de los humanos el mas bello de los sentimiento. Secuencia digna de mencionar.

Gina es el film, como fué Elizabeth Taylor a Cleopatra, o como Kim en Vértigo…..y como muchos de los rostros mas brillantes del cine lo fueron a sus trabajos, dando tonalidad y magia, al tiempo que ensalzan una labor de equipo, esa es la opinión, mas elaborada ahora que la de aquel joven ansioso de descubrimientos, de vida, de olvidar tristezas en aquellos cines de barrio de mi querido Madrid, Gina a pertenecido a ese tipo de mujeres que han hecho vibrar de algún modo este maduro hombre…y en su personaje de la reina de Saba, Gina da una muestra generosa de si misma, descubriéndose ante el Arca de la Alianza, descubriéndose ante Dios….

!Tremendo!…asistimos al espectáculo de una simple mujer enamorada, de como redimir el pecado ante lo sobrenatural, implorando un perdón en dirección desconocida, pero vital, porque es la misma de su otro yo.

Salomón y la reina de Saba

Salomón (970-936 a.C.) fue el segundo hijo de David y Betsabé y tercer rey de Israel. Era una personalidad influyente, yerno del faraón egipcio Psusennes II y amigo del rey fenicio Hiram de Tiro. Su activa política exterior se basó en concertar tratados con sus vecinos para preservar la paz e impulsar el comercio. Llegó a almacenar riquezas fabulosas. Llevó a

cabo el proyecto de su padre de construir un templo. Sus operaciones militares fueron sobre todo defensivas, fortificando ciudades y reforzando el ejército. Su famosa sabiduría consistía en un gran sentido común con grandes dotes de comerciante, estadista y guerrero. Esta fama creció después de su muerte cuando siglos después fue admirado por musulmanes y judíos por igual. Se le atribuye la autoría del Cantar de los Cantares, El Eclesiastés y algunos Salmos. Su reino fue desmembrado tras su muerte (936 a.C.). Con el incesante crecimiento de su harén, oficiales y servidores, su gobierno degeneró en la explotación y la esclavitud de sus súbditos.

La reina de Saba:

Ignoramos si realmente existió la reina Balquis de Saba que se entrevistó en Jerusalén con el rey Salomón.

Beduinos y comerciantes árabes llevaban incienso y mercancías preciosas con destino al Mediterráneo por una importante ruta que terminaba en Palestina. Y vino a Jerusalén con camellos cargados de especias y mucho oro y piedras preciosas y se presentó a Salomón y le habló de todo lo que se había propuesto decirle.(Primer Libro de los Reyes).

Es muy posible que la reina de Saba no se limitara a plantear acertijos al monarca judaico, sino que es probable que tuvieran una animada conversación política. Y los presentes que le hizo de oro y especias raras fueron menos un premio a su “sabiduría y su excelencia” que la compensación de unas concesiones políticocomerciales que Israel hizo a los sabeos. Las fuentes históricas abisinias indican cosas completamente distintas: el contacto entre Salomón y la reina de Saba resultó un idilio. En el siglo XIV d. J.C. nació en Abisinia una novela fabulosa que lleva el título Kebra Nagast (”La magnificencia de los reyes”) y que se basa probablemente en antiguas tradiciones populares. En Abisinia, la citada novela es considerada todavía una fuente histórica de primerísima calidad., y lo que en ella se dice acerca del rey judaico y de la reina Balquis, es dogma de estado indiscutible. La reina Balquis, según sostiene el Kebra Nagast, de su viaje a Jerusalén no sólo se llevó es testimonio de la sabiduría de Salomón, sino también el de su virilidad: dio a luz un hijo de Salomón, al que puso el nombre de David y que más tarde, bajo el nombre de Menelik I, había de fundar la dinastía “salomónica” de Abisinia, actualmente reinante. (Wendt)

El Templo de Salomón en Jerusalén:

El pueblo de Israel huyó de Egipto después de sufrir la persecución, la semi-esclavitud y el trabajo forzado. Se asentó en Palestina y con un esfuerzo militar durísimo y prolongado llegó a imponerse a filisteos (palestinos) y jebuseos. Salomón fundó su capital en una ciudadela jebusea a la que llamó Yerushalayim (Ciudad de la Paz). Para señalar el fin del nomadismo y remarcar el carácter teocrático del pueblo de Israel el rey David mandó construir un gran templo. Su hijo Salomón pagaba siete mil toneladas de trigo y siete mil hectólitros de vino al año a Hiram a cambio de madera de cedro, arquitectos, especialistas y albañiles. La cortina que separaba el Sancta Sanctorum del santuario era de púrpura y oro. El Arca de la Alianza estaba rematada por dos gigantescas estatuas en forma de querubín de casi cinco metros de altura. En el año 586 a de C. Nabucodonosor de Babilonia arrasó Israel, saqueó e incendió el Templo y deportó a los habitantes de Jerusalén a Mesopotamia. Según la tradición el Arca de la Alianza no fue profanada porque el profeta Jeremías la ocultó en el lugar donde permanece perdida desde entonces. Sesenta años después Zorobabel con la ayuda del rey persa Ciro (el destructor de Babilonia) reconstruyó el Templo, que volvió a ser saqueado. Herodes el Grande, en la época de Jesús no había terminado la restauración promovida principalmente por Judas Macabeo dos siglos antes. En el año 70 de nuestra era, Tito, hijo del emperador Vespasiano destruyó el templo hasta sus cimientos durante una sangrienta represión. 62 años más tarde, tras la revuelta de Bar Kokheba, Jerusalén perdió su población y su nombre. Los árabes conquistaron Jerusalén en el año 638 y construyeron sobre el Templo la mezquita de Omar (Al-Aqsa). El bien más precioso del estado de Israel, unas desgastadas piedras donde se llora la libertad perdida, es lo único que se conserva del Templo.

La pasión que nace entre ambos monarcas está reflejada con aroma a incienso en todo el film, es como si después de volver de un día cotidiano, nos dijesen que abramos los ojos, aspiremos el humo fatuo que produce el deseo de amar y sentirse amado..

Vemos complacientes como esa hermosa mujer se acerca lentamente al hombre, no al rey, no al sabio que todos admiran, al profeta, ella se dirige al hombre y creo que Gina nunca estuvo mejor, salvo en las escenas clave de esa otra hermosa película, protagonizada también por ella que es DESNUDA FRENTE AL MUNDO…Las artimañas de la araña se abren como un enorme abanico de colores y vemos como la columna

salomónica se va rindiendo a los encantos de una tela perfectamente tejida…….

Hermosa secuencia, vibrante secuencia….

Es como el resumen del amor: hermoso y vibrante.

Sirvan también las imágenes.

Se cuenta que el director Vidor estuvo a punto de abandonar el rodaje del film debido a los innumerables problemas que tuvo con la policía española… Estaban constantemente vigilando el rodaje, siempre tenían una pareja de guardias, desde la mañana, hasta que todos abandonaban el rodaje y se marchaban a sus hoteles. La fama de Gina, su hermosura, su vestuario en el film, y la censura apocalíptica de la época franquista en España enviaban a diario la vigilancia de las fuerzas de seguridad, afortunadamente Vidor sabia como torear e hizo lo que quiso al final, dejando con poca ropa a Gina en la danza ante su dios pagano sin ningún impedimento y sus pechos fueron en aquellos años cincuenta los mas fotografiados. Ahora al cabo de los años, y viendo las fotos que existen, todos los cinéfilos del mundo tenemos una deuda pendiente con el director.

Me contó un amigo mío, hombre ya de edad, que en aquellos días frecuentaba mucho los alrededores de EL ESCORIAL, y era muy normal ver a Gina acompañada del bailarín Antonio, figura grande de la danza española….Se cuenta que ambos vivieron un romance en aquellos días, la prensa lo aireaba una y otra vez, pero según propias palabras de mi confidente, aquello no era un romance, era una simple forma de dar publicidad a la estrella y al film. Antonio era un grande de la danza, no creo que exista otro como él, pero el campo floral de Gina requería abono procedente de los dioses del Olimpo.

La película tiene un enorme fallo, un tremendo fallo y es la desdibujada figura del Rey Salomón, los guionistas, salvo en contadas ocasiones, como el famoso juicio, el sabio queda relegado a un segundo termino y nos deja ver simplemente el hombre…¿O eso era realmente lo que pretendían ellos y el director?, yo, personalmente creo que ahí es precisamente donde cojea el film, Salomón fué una figura grande de la Biblia, de la historia de la humanidad, y muy a pesar mío, pues cuando escribo sobre una película, pretendo que sea sobre films que tengo en altísimo lugar, debo reconocer que hubiera sido una obra redonda de haberse volcado sobre el personaje que Yul interpreta de forma impecable. Tal vez Vidor sea demasiado terrenal, tal vez la productora quería un vehículo de lucimiento para una Gina realmente espléndida, tal vez hubiera por el medio factores que pesaban mucho y sobre los cuales nadie tuvo la fuerza suficiente para levantar, con todo y con eso cabe destacar dos escenas, el juicio y el milagro……Lástima señor Vidor, tanto la historia, como las generaciones actuales, bastante interesadas por el cine clásico, le hubieran quedado completamente agradecidas de haber completado este fantástico puzzle, que por otro lado es claro ejemplo de lo que es el Séptimo Arte.

Hermosas escenas ante el Arca de la Alianza

Hermosas escenas ante el Arca de la Alianza

Miremos SALOMÓN Y LA REINA DE SABA con esas gafas de relieve de los años sesenta y dejémonos llevar por la visión realista del espectáculo por el espectáculo, dejemos nuestras manos en el regazo de las búsquedas de placeres y que la lluvia al humedecernos, nos vuelva a recordar que entre ese placer terrenal existe otro también importante y no menos excitante…..! hermoso !… y que no es simple entretenimiento…..sino una forma de vida….

El rey Salomón y la Reina de Saba en el Corán

« “Se le dijo (a la reina): ‘¡Entra en el palacio!’. Cuando ella lo vio, creyó que era un estanque de agua y se descubrió las piernas. Dijo él (Salomón): ‘Es un palacio pavimentado de cristal’. Dijo ella: ‘¡Señor! He sido injusta conmigo misma, pero, como Salomón, me someto a Dios, Señor del universo’” (C. 27:44)

Los registros históricos consideran que el encuentro de Salomón y la reina de Saba se produjo a la luz del día, según las investigaciones hechas en el antiguo país de Saba en el sur de Yemen. Los estudios de las ruinas revelaron que una “reina” vivió allí entre los años 1000 y 950 AC, y que viajó hacia el norte (Jerusalén).

Detalle de lo sucedido entre ambos gobernantes, las capacidades políticas y económicas de los mismos y los respectivos regímenes que tuvieron y otros datos, se explican en el Corán en el capítulo “Las Hormigas”. La historia, que abarca una gran parte de ese capítulo, da inicio a las referencias sobre la reina de Saba con las noticias que el Hudhud (el pájaro llamado abubilla) –miembro del ejército de Salomón– da a éste.

“No tardó (la abubilla) en regresar y dijo: ‘Sé algo que tú no sabes, y te traigo de los saba una noticia segura. He encontrado que reina sobre ellos una mujer, a quien se ha dado de todo y que posee un trono augusto. He encontrado que ella y su pueblo se postran ante el sol, no ante Dios. El demonio les ha engalanado sus obras y, habiéndoles apartado del Camino, no siguen la buena dirección, de modo que no se prosternan ante Dios, Que pone de manifiesto lo que está escondido en los cielos y en la tierra, y sabe lo que ocultáis y lo que manifestáis. Dios, fuera del Cual no hay otro dios, es el Señor del Trono augusto’. Dijo él (Salomón): ‘Vamos a ver si dices verdad o mientes” (C. 27:22-27)Después de recibir esas noticias de la abubilla, Salomón le dio las siguientes órdenes (al pájaro): “Lleva este escrito mío y échaselo. Luego, mantente aparte y mira qué responden” ( C. 27:28 )

A continuación de eso el Corán nos relata los acontecimientos desarrollados a partir de que la reina de Saba recibió el escrito.

² Dijo ella: ¡Dignatarios! Me han echado un escrito respetable. Es de Salomón y dice: ‘¡En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso! ¡No os mostréis altivos conmigo y venid a mí sumisos!’“. Dijo ella: ¡Dignatarios! ¡Aconsejadme en mi asunto! No voy a decidir nada sin que seáis vosotros testigos“. Dijeron: Poseemos fuerza y poseemos gran valor, pero a ti te toca ordenar. ¡Mira, pues, qué ordenas!. Dijo ella: Los reyes, cuando entran en una ciudad, la arruinan y reducen a la miseria a sus habitantes más poderosos. Así es como hacen. Yo, en cambio, voy a enviarles(a Salomón y sus súbditos) un regalo y ver con que regresan los enviados. Cuando llegó a Salomón, dijo: ¿Queréis colmarme de hacienda? Lo que Dios me ha dado vale más que lo que El os ha dado. No, sino que sois vosotros quienes están contentos con vuestros regalos. ¡Regresa a los tuyos! Hemos de marchar contra ellos con tropas a las que no podrán contener y hemos de expulsarles de su ciudad, abatidos y humillados. Dijo él (Salomón): ¡Dignatarios! ¿Quién de vosotros me traerá su trono antes de que vengan a mí sumisos?. Uno de los genios, un ifrit (entre los genios el más poderoso), dijo: Yo te lo traeré antes de que hayas tenido tiempo de levantarte de tu asiento. Soy capaz de hacerlo, digno de confianza. El que tenía ciencia de la Escritura dijo: Yo te lo traeré en un abrir y cerrar de ojos. Cuando lo vio puesto (junto) a sí, dijo: Este es un favor de mi Señor, para probarme si soy o no agradecido. Quien es agradecido, lo es en realidad, en provecho propio. Y quien es desagradecido… Mi Señor Se basta a Sí mismo, es generoso. Dijo (Salomón): ¡Desfiguradle su trono y veremos si sigue la buena dirección o no!”. Cuando ella llegó se dijo: ¿Es así su trono?. Dijo ella: Parece que sí. Hemos recibido la ciencia antes que ella. Nos habíamos sometido (a Dios). Pero lo que ella servía, en lugar de servir a Dios, la ha apartado. Pertenecía a un pueblo infiel. Se le dijo: ¡Entra en el palacio!. Cuando ella lo vio, creyó que era un estanque de agua y se descubrió las piernas. Dijo él: Es un palacio pavimentado de cristal. Dijo ella: ¡Señor! He sido injusta conmigo misma, pero, como Salomón, me someto a Dios, Señor del universo“² . ( C. 27:29-44 )

El Palacio de Salomón

Según otros detalles que se dan en el Corán, Salomón tenía la tecnología más avanzada de la época. En su palacio tenía conspicuas obras de arte y objetos valiosos, que impresionaban a cualquiera que los viese. El Corán describe el palacio en el último versículo visto, con su entrada hecha de cristal, y los efectos que produjo en la reina de Saba.

El palacio del profeta Salomón es llamado “El Templo de Salomón” en la literatura judía. Hoy día solamente está en pie la “Pared Occidental”, a la que los judíos denominan “El Muro de los Lamentos”. La razón por la que este palacio y muchas otras construcciones fueron demolidas en Jerusalén en otro momento histórico, se debe a la conducta perjudicial y arrogante de los judíos de entonces. El Corán nos informa de esto como sigue:

“Decretamos en la Escritura respecto a los Hijos de Israel: ‘Ciertamente, corromperéis en la tierra dos veces (por lo que dos veces serían castigados) y os conduciréis con gran altivez. Cuando, de las dos amenazas, se cumpla la primera (la conquista de Jerusalén por Nabucodonosor y la destrucción de su templo, probablemente en 586 AC), suscitaremos contra vosotros a siervos Nuestros, dotados de gran valor y penetrarán en el interior de las casas. Amenaza que se cumplirá’. Más tarde, os permitimos desquitaros de ellos. Os dimos más hacienda e hijos varones e hicimos de vosotros un pueblo numeroso. El bien o mal que hagáis redundará en provecho o en detrimento vuestro. ‘Cuando se cumpla la última amenaza, os afligirán y entrarán en el Templo como entraron una vez primera y exterminarán todo aquello de que se apoderen’” (C. 17:4-7)

Todos los pueblos descritos hasta ahora merecieron el castigo debido a su rebelión e ingratitud frente a los favores de Dios. Por eso mismo sufrieron los desastres relatados. Los judíos, después de deambular de un lado a otro durante siglos, sin un país o estado propio, encontraron finalmente un hogar en las tierras santas en época de Salomón. Pero fueron destruidos nuevamente debido a las transgresiones cometidas más allá de todos los límites y debido a su desobediencia y corrupción. Los judíos modernos que se asentaron hace muy poco en la misma región, de nuevo están corrompiendo la tierra y actúan y se conducen “con gran altivez”, como lo hicieron antes de la primera advertencia.»

«En los días de Salomón, rey de Israel, se viajaba más que antes, y la fama de su majestad, riqueza y sabiduría llegó hasta lo que entonces se consideraba los fines de la tierra, despertando el interés y curiosidad de la reina de Seba.

Parece que los viajeros que entonces llegaron a la corte de la reina hubiesen hablado de Salomón con grande entusiasmo, y la prudente reina resolvió hacer el viaje largo hasta Jerusalén para conocer, si fuese posible, tan digno personaje como este rey.

De por medio había largo trecho de desiertos peligrosos, donde habitaban algunas tribus salvajes que solían robar a los que pasaban. Y también había peligros de sed y de fieras, y un sol abrazador para afligirles. Ninguna de estas cosas impidieron a la reina de su propósito de conocer a Salomón.

El Señor Jesús hizo referencia en su predicación a esta dama, Mateo 12.42, y dijo a sus oyentes: “La reina del sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará, porque vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón: y he aquí más que Salomón en este lugar.

El Evangelio es la presentación de las grandezas de nuestro Señor Jesús como el Hijo de Dios, nacido sin pecado de la virgen María, quien vivió y murió por salvar a los pecadores. Que hizo perfecta expiación de nuestras iniquidades cuando murió, y que resucitado en prueba de ello está sentado a la diestra de su Padre en gloria, donde vive para salvar a todos los que vienen arrepentidos a él.

Este es el día de anunciar la grandeza, no de una iglesia u otra, no de una religión u otra, sino de la gloriosa persona de Cristo. Su vida eterna depende de conocer a Cristo, de recibir a Cristo. “A todos los que le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre,” Juan 1.12. Tú puedes ser religioso, pero si no has recibido a Cristo como tu Salvador, las ceremonias no pueden limpiar las manchas de tu alma.

La reina de Seba entrevistó a Salomón con preguntas difíciles; cosas ciertamente que ni ella ni los suyos podían explicar ni comprender. Salomón le declaró todo. Tú también tienes tus dificultades. ¿Qué sucederá al hombre al morir? ¿Existirá todavía, o se acabará como el animal? Si existe después, ¿dónde estará? Todo lo explicaría Jesús, el mayor que Salomón, si tu vienes a El.

En San Lucas capítulo 16, el Señor Jesús cuenta de dos hombres que murieron. El uno abrió sus ojos en las llamas eternas del Hades; el otro fue al eterno descanso, salvado por gracia. Sólo el Señor Jesús ha podido revelarnos cosas semejantes.

Él nunca habló de un purgatorio ni de un limbo. Tales ideas han venido del paganismo, pero sí habló con claridad del infierno y del cielo. Si vienes a Él para ser lavado en su preciosa sangre, le conocerás como tu Salvador, y tú también quedarás estupefacto de las grandezas y glorias de la Persona mayor de Salomón.

Las riquezas que rodeaban a Salomón durante su reinado son figura de las glorias de nuestro Señor en su reinado futuro. Los que hoy sufren el desprecio con Cristo, gozarán con Él en aquella gloria celestial. ¿Dónde estarás tú en aquella eternidad?»

Fuentes:

Arqueólogos alemanes han encontrado los restos del palacio de la legendaria reina de Saba

Develan uno de los mayores misterios de la antigüedad: encuentran el palacio de la reina de Saba

  • El hallazgo ha sido responsabilidad de un grupo de arqueólogos alemanes que lleva ocho años trabajando en el país africano.
  • Queda desvelado con este decubrimiento uno de los mayores misterios de la antigüedad.
  • Los restos datan del S. X antes de Cristo.

Arqueólogos alemanes han encontrado los restos del palacio de la legendaria reina de Saba en la localidad de Axum, en Etiopía, y desvelado con ello uno de los mayores misterios de la antigüedad.
Los restos fueron hallados bajo el palacio de un rey cristiano. Los arqueólogos creen que Menelik I, rey de Etiopía e hijo de la reina de Saba y del rey Salomón de Jerusalén, fue quien ordenó levantar el palacio en su lugar final, al que habría sido trasladado desde una ubicación anterior.

Allí estuvo el ‘Arca perdida’

En ese palacio pudo estar durante un tiempo el Arca de la Alianza, donde, según fuentes históricas y religiosas, se guardaban las tablas con los Diez Mandamientos que Moisés recibió de Dios en el monte Sinaí. Destacan que en ese palacio había un altar en el que probablemente reposó el Arca, que según la tradición era un cofre de madera de acacia recubierto de oro.

La especial relevancia del lugar se ha transmitido a lo largo de los siglos

Las numerosas ofrendas que los científicos germanos encontraron en torno al lugar donde debió de estar el altar han sido valoradas por los expertos como una clara señal de que la especial relevancia del lugar se ha transmitido a lo largo de los siglos.El equipo, liderado por el profesor Helmut Ziegert, estudia en Axtum desde 1999 la historia de los principios del reino de Etiopía y de la iglesia ortodoxa etíope.

En “La nación”, diario de la República Argentina, en su edición del día 08 de mayo del 2008, comenta que «Un equipo de arqueólogos alemanes descubrió restos de la construcción en el norte de Etiopía, que datan de hace unos 3.000 años. Son los primeros rastros de la famosa reina, citada en el Antiguo Testamento. Se cree que en ese palacio estuvo el Arca de la Alianza, donde se guardaban las tablas con los Diez Mandamientos.

EL REINO PERDIDO. Parte de uno de los muros del palacio. (EFE)

El Antiguo Testamento la cita con el nombre de Makeda, aunque popularmente se la conocía como la Reina de Saba porque ejercía su dominio sobre ese territorio, ubicado en la antigüedad entre Etiopía y Yemen. Pero hasta ahora no había rastros de su existencia. Un equipo de arqueólogos alemanes de la Universidad de Hamburgo acaba de develar el misterio: encontró restos de su palacio.

El descubrimiento tuvo lugar en la ciudad santa de Axum, en el estado etíope de Tigray, al norte del país africano. La construcción tiene unos 3.000 años de antigüedad y está debajo de los muros del palacio de un antiguo rey cristiano.

“Las investigaciones demostraron que este primer palacio de la reina de Saba fue trasladado poco tiempo después de ser erigido, y nuevamente construido orientado hacia la estrella Sirio”, explicaron los arqueólogos.

El mayor tesoro que albergaba el palacio de la legendaria reina era probablemente el Arca de la Alianza, un cofre de madera de acacia negra recubierto de oro en el que, según fuentes históricas y religiosas, se guardaban las tablas con los Diez Mandamientos que Moisés recibió de Dios en el monte Sinaí.

El equipo de científicos de Hamburgo presume que Menelik I, rey de Etiopía e hijo de la reina de Saba y del rey Salomón de Jerusalem, según la tradición de la iglesia ortodoxa etíope, fue quien ordenó levantar el palacio en su emplazamiento final.

Los últimos resultados de las investigaciones realizadas en Axum indican que, con el arca de la Alianza y el judaísmo, llegó a Etiopía el culto a Sothis, que se mantuvo hasta el siglo VI de nuestra era. Dicho culto, relacionado con la diosa egipcia Sopdet y la estrella Sirius, traía consigo que todos los edificios de culto se orientasen hacia el nacimiento de esa constelación.

La reina de Saba levantó un imperio que abarcó desde Yemen hasta el este de Sudán, controlando el comercio entre África y Asia. El Antiguo Testamento habla de ella: relata que visitó Israel y se impresionó con la sabiduría de rey Salomón, quien la llevó a convertirse al monoteísmo y ensalzar a Yavéh.

La tradición religiosa etíope asegura que de la breve relación entre la reina de Saba y el rey Salomón nació un hijo, que posteriormente sería conocido como Menelik I, rey de Etiopía, quien presuntamente se llevó el Arca de la Alianza desde Israel a su país.»

«El equipo de arqueólogos, que trabaja en la zona desde 1999, basa su anuncio en la aparición de numerosas ofrendas en un templo, fechado en el siglo X antes de Cristo, localizado bajo otro de consagración cristiana. La cantidad de ofrendas y la orientación del templo, en dirección a la estrella Sirius, son los indicios esgrimidos por los arqueólogos alemanes en su escueto comunicado. El hallazgo suscita las dudas de distintos arqueólogos y estudiosos

Los argumentos del equipo alemán, dirigido por el profesor Helmut Ziegert y que estudia en Axum desde 1999 la historia de los inicios del reino de Etiopía parecen, según las informaciones recibidas hasta ahora, poco consistentes. No se habla de ninguna inscripción que pruebe el hallazgo.

Con respecto al palacio, el arqueólogo Helmut Ziegert presume que Menelik I, rey de Etiopía y según la tradición del país hijo de la reina de Saba (Makeda, en el relato etíope) y Salomón, fue quien ordenó construirlo. La familia imperial etíope se consideró siempre según la tradición descendiente de la pareja.

Alrededor de Menelik I se sostiene otra tradición que ha sido muy explotada en tiempos recientes por seudoarqueólogos, según la cual se llevó el Arca de la Alianza desde Israel a su país. En la búsqueda de la legendaria Saba y del Arca han participado numerosos aventureros. Por ejemplo, en 1934, Malraux emprendió una expedición en aeroplano a Yemen y el año pasado otros arqueólogos sugirieron que un templo hallado en Mareb (Yemen) estaba relacionado con la reina.

Ziegert, no obstante, es un arqueólogo veterano que el año pasado sorprendió a la comunidad científica al proponer que la sedentarización comenzó 400.000 años antes de lo previsto

LA REINA DE SABA
La reina de Saba está documentada casi exclusivamente en la Biblia y se la conoce –como hemos adelantado- por su relación con el rey hebreo Salomón, con el que supuestamente según la tradición habría tenido un hijo, Menelik I, y por la riqueza de su reino.

De la monarca sabemos poco, sustancialmente lo que cuenta la Biblia en 1 Reyes, 10: la reina viajó a Jerusalén para probar la sabiduría de Salomón con enigmas. Parece que hicieron buenas migas e intercambiaron regalos, pero luego se volvió a su casa (donde quiera que estuviese), sin más. La imagen de una mujer de bandera que seduce a un rey poderoso y listo no procede, pues, de la Biblia, aunque haya tenido un inmenso éxito en el arte, la literatura y el cine (y en otras tradiciones). De hecho, para muchos la reina de Saba tiene las hechuras de la voluptuosa Gina Lollobrigida en “Salomon and Sheba” (1959), de King Vidor.

Fresco de «Salomón y la Reina de Saba» en el centro de la Biblioteca de El Escorial

Fresco de «Salomón y la Reina de Saba» en el centro de la Biblioteca de El Escorial

DUDAS DE LOS EXPERTOS

Tres expertos españoles mostraron su sorpresa, su escepticismo e incluso su incredulidad respecto al anuncio, dado que la reina de Saba y su reino están ubicados en Yemen, al otro lado del mar Rojo. Se sabe que los sabeos atravesaron el estrecho de Bab El Mandeb, en el mar Rojo, y se asentaron en la actual Etiopía, donde establecieron un judeocristianismo que pervive. Pero ese viaje fue hacia el siglo VI a. C, esto es, cuatro siglos después de la fecha en que se sitúa dicho templo, descubierto esta primavera.

El comunicado de los arqueólogos es poco preciso, pero no parece que se hayan localizado inscripciones, “y la cultura sabea es epigráfica, de modo que es raro que no detallaran que aquel edificio era tan importante”, advierte un experto arqueólogo catalán. El catedrático emérito de filología semítica de la Universitat de Barcelona Gregorio del Olmo pone “en tela de juicio” el hallazgo mientras “no aparezca un friso explicativo”. “La reina de Saba posiblemente existió – añade-, pero dudo que el templo hallado sea el del personaje bíblico, aunque puede que los sabeos de Etiopía, en su tradición, lo establecieran en honor de aquel personaje”.»

El relato bíblico

Fresco de Piero della Francesca que reproduce la leyenda de la Santa Cruz, con la Reina de Saba visitando a Salomón

Fresco de Piero della Francesca que reproduce la leyenda de la Santa Cruz, con la Reina de Saba visitando a Salomón

«Según el Antiguo Testamento, la anónima reina de la tierra de Saba acude a Israel habiendo oído de la gran sabiduría del rey Salomón, llevando regalos de especias, oro y piedras preciosas (1° Reyes 10:1-13,2º Crónicas 9:1-12). El episodio también aparece en el Corán, que tampoco menciona el nombre de la reina; según esta versión, la reina quedó tan impresionada por la sabiduría y las riquezas de Salomón que se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza al dios Yahvé; el rey entonces la recompensó con otorgarle “cualquier cosa que desease” con tal de que la reina volviese a su reino. La reina regaló 4,5 toneladas de oro al rey de Israel.

La Reina de Saba vuelve a aparecer en Mateo 12:42, así como en Lucas 11:31, en donde Jesús afirma que, el día del juicio universal, ella y los habitantes de Nínive se levantarán para condenar a los hebreos que los habían rechazado, pues “ella acudió desde los confines del mundo a alabar la sabiduría de Salomón”.

Otros relatos

En la tradición de la Iglesia ortodoxa etíope, se señala que Salomón tuvo un hijo con la reina de Saba, llamado Menelik I, quien sería futuro rey de Etiopía; y quien la tradición dice que sacó el Arca de la Alianza de Israel, llevándosela a su reino.

Otros indican que Menelik fue hijo del arquitecto del templo Hiram y precursor de los constructores.»

«Makeda, la reina de Saba, referida en los libros Reyes y Crónicas de la Biblia, el Corán, y en la historia de Etiopía, fue la gobernante de Reino de Saba, un antiguo reino en el que la actual arqueología presume que estaba localizado en el actual territorio de Etiopía y Yemen. Sin ser nombrada explícitamente en el texto bíblico, ella es llamada Makeda en la tradición de Etiopía, mientras que en la islámica es conocida como Bilqis o Balkis (aunque no en el Corán). Otros nombres asociados a ella son Nikaule o Nicaula. Según algunos autores la reina de Saba tiene origen búlgaro.»

«La Reina de Saba, personaje bíblico, que además pertenece a la tradición islámica con el nombre de Bilqis y que según una leyenda etíope fundó la primera dinastía real como Makeda, esposa del rey Salomón. El libro de los Reyes de la Biblia (I Reyes:10) relata su visita a la corte de Salomón, en Jerusalén, con una caravana de camellos cargados de especias, oro y joyas, movida por la esperanza de impresionar al rey con su riqueza. Sin embargo, el esplendor de la corte de Salomón la abrumó, atribuyendo su prosperidad y la de sus súbditos al dios hebreo Yahvé. La reina acosó a Salomón con preguntas difíciles (que no aparecen citadas) y quedó sorprendida ante el conocimiento revelado por sus respuestas. Si la reina de Saba (una región que suele localizarse al suroeste, y a veces al norte de Arabia) fue un personaje histórico, lo más probable es que hiciera el largo viaje a Jerusalén por razones diplomáticas y comerciales más que por curiosidad. La prosperidad de Israel se atribuye a la expansión del comercio, sobre todo de metales, gracias al control de las rutas comerciales por tierra de Saba hacia el norte.

Una de las leyendas árabes en la que aparece como Bilqis relata cómo los espíritus guardianes de Salomón, para que no se enamorara de ella, le dijeron que la exótica reina tenía las piernas velludas y pezuñas de burro. Cuando Bilqis se acercó al trono del rey confundió con agua el suelo transparente de cristal y se levantó el vestido revelando sus piernas efectivamente velludas.»

Fuentes:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.893 seguidores