Historia de los Bautistas

Historia de los Bautistas

Si hay alguien todavía en Latinoamérica que no lea diariamente el blog del pastor Sugel MIchelén, deseo informarles de la serie que ha estado escribiendo con respecto a la historia de los Bautistas. Hasta ahora la serie va así,

  1. Historia de los Bautistas: El problema del origen
  2. Historia de los Bautistas: Los precursores suizos y moravos
  3. Historia de los Bautistas: El ala revolucinaria y fanatizada
  4. Historia de los Bautistas: Menno Simons y los mennonitas
  5. Historia-de-los bautistas: las iglesias de Inglaterra y el origen de los bautistas actuales
  6. historia de los bautistas:Enrique-viii y los anglicanos

sujetosalaroca.org

¿Cómo comenzó la primera navidad? Estrella de belén

Reflexiones - ¿Cómo comenzó la primera navidad? Estrella de Belén

Diciembre 22, 2009
Reflexiones Cristianas

Uno podría pensar que si el nacimiento de alguien debiera haber quedado registrado, sin duda sería el nacimiento de nuestro Salvador. Sin embargo, la verdad es que no es asi.

Los evangelios no registran la fecha exacta del nacimiento de nuestro Señor.

La razón probable, por qué los evangelios no lo registran es que el enfoque de los evangelios es el misterio de la redención-pasión, muerte y resurrección de Cristo. Probablemente, por eso es que el evangelio de San Marcos no incluye la historia del nacimiento, sino que comienza con el bautismo del Señor en el río Jordán. La fecha de la muerte y resurrección si está más registrado por el evento de la pascua judía.

La pregunta que muchos se harían hoy, sería: Entonces donde y cómo comenzó esta festividad.

Antes de la legalización del cristianismo por el Emperador Constantino en el año 313, ninguna fecha universal de celebración de navidad está registrada.

Los padres de la Iglesia Primitiva como Origenes en el 255, Ireneo en el 202 y Tertuliano en el 220, no incluyeron la navidad en la lista de fiestas y celebraciones de la iglesia.

Los paganos Romanos acostumbraron reunirse en la colina donde actualmente esta el Vaticano para conmemorar el “Nacimiento del sol no conquistado”, esta fiesta la celebraban en todo el imperio del día 25 de Diciembre hasta el 6 de Enero.

Los cristianos de esa época, ante el auge de esa fiesta que tomaba fuerza, decidieron contrarrestar tal actividad celebrando ellos el nacimiento de Jesús y a partir del año 200 los cristianos comenzaron a celebrar como una forma de contrarrestar tal paganismo, el honrar a Jesús con el titulo de “Sol de Justicia”.

Muchos podrían objetar, que en ese caso es mejor no celebrar nada. Sin embargo, porque no rescatar la oportunidad de exaltar al Rey de reyes.

Lo triste hoy, es ver como la mayoría de la gente ha convertido la festividad que comenzó en los cristianos del año 200, en una fiesta otra vez llena de paganismo y humanismo. Pero, la Iglesia sigue llamada a exaltar en este tiempo y durante todo el tiempo, la persona del Señor Jesús, como el único redentor de la humanidad.

Jesús, quiere hoy reinar en tu corazón. Dale el primer lugar en tu vida y veras un cambio radical en tu existencia.

En la misma región había pastores que estaban en el campo, cuidando sus rebaños durante las vigilias de la noche.Y un ángel del Señor se les presentó, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor. Mas el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo;porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.Y esto os servirá de señal: hallaréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.
(Lucas 2:8-12)

______________

http://www.renuevodeplenitud.com/reflexiones-como-comenzo-la-primera-navidad.html

Esencia de la Navidad

Se nos dice que la Navidad es una “época de alegría” y un “momento de gozo”.
Pero, en tanto la Navidad se acerca, ¿no experimentas a veces cosas muy lejos de alegría y gozo?
¿Te encuentras hundido y tus días llenos de cosas por hacer?

Descarga esta diapositiva aquí:  Esencia de la Navidad

Power Point – El Principe de Paz

La Luz miró hacia abajo y contempló las Tinieblas.
—Allí iré —dijo.
La Paz miró hacia abajo y contempló la Guerra.
—Allí iré —dijo.
El Amor miró hacia abajo y contempló el Odio.
—Allí iré —dijo.
Así, vino la Luz y alumbró.
Vino la Paz y trajo sosiego.
Vino el Amor y dio vida.

Descarga esta diapositiva aquí:  El Príncipe de Paz

Reflexiones – La estrella de Belén

El único, que menciona la estrella de Navidad o de Belén, es San Mateo.

Dice que la estrella precedía a los reyes magos hasta que se paro encima del lugar donde estaba el niño Jesús. Ya en la antigüedad se defendía a la estrella como verdadera.

El teólogo Orígenes (c. 185-253) decía que estaba próxima a la naturaleza de los cometas. Muchas hipótesis aparecieron para explicar el “milagro de la estrella de Belén”, tratándolo como un fenómeno astronómico real.

Unas hipótesis apuntan al brillante planeta Venus, pero este planeta ya era conocido en aquellos tiempos, difícilmente pudo ser tomado como algo extraordinario.

Otros señalan el paso de un cometa, concretamente del Halley, pero éste ya había transitado por nuestro sistema solar el año 11 a.C., bastante antes del nacimiento de Cristo. Los hay también que atribuyen la “estrella” a una supernova (explosión de un sol cuya brillante luz puede verse durante meses, incluso de día), pero no hay registros históricos de esa época al respecto pese a que si lo hay de novas observadas en el 135 a. C. y el 173 d. C.

La opinión más razonable y aceptada por muchos la propuso el astrónomo Johannes Kepler en 1606.

Para Kepler, la estrella de los magos no fue otra cosa que la rara triple conjunción de la Tierra con los planetas Júpiter y Saturno. En esta conjunción los planetas se ven como uno solo, los que los hace una luz muy brillante. Los cálculos de Kepler determinaron que la conjunción se dio en el año 7 a. C., lo que resulta compatible con las fechas asignadas al nacimiento de Jesús esbozadas mas arriba.

Un evento como este se dio en 1940-41 y no se volverá a dar hasta el 2198. Kepler conocía los comentarios que sobre el profeta Daniel había escrito en 1497 Arbabanel, un sabio judío. Según Arbabanel la conjunción de Saturno y Júpiter había tenido lugar cuando el nacimiento de Moisés, y tendría lugar otra vez cuando naciera el Mesías.

Arbabanel creía que la liberación traída por el Mesías se efectuaría de acuerdo con el versículo (24, 17 Números) de la Biblia que dice “Y de Jacob se levantará una estrella y de Israel surgirá un cetro.”

La explicación mas común consiste naturalmente en creer que Dios creo una estrella que guiase a los Reyes de Oriente y una vez cumplida su misión desapareciera tan rápida y misteriosamente como había sido creada. Fué un milagro? Por qué no, pero tambien Dios usa muchas veces para sus milagros las causas naturales, y el milagro consiste en que estas se realicen en el momento y lugar justos.

Sin embargo, lo más importante en ese tiempo no fue la estrella en el firmamento, sino la Estrella de la Mañana, Jesús viniendo a la tierra para dar su vida por tí y por mí.

¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Mateo 2:2

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella. Mateo 2:7

Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Mateo 2:10

http://www.renuevodeplenitud.com/reflexiones-la-estrella-de-belen.html

Origenes de la Navidad

Osías Segura
Teólogo costarricense y profesor adjunto en Fuller Theological Seminary en Pasadena, California.

Osías SeguraOrigenes de la Navidad
Diciembre 21, 2009 by Osías Segura

Muchos cristianos creen que la celebración de la navidad es la fecha de mayor importancia cristiana del año, y por tanto, están equivocados. Tal vez, lo será hoy, pero no siempre lo fue así. En la era antes de Constantino (los primeros siglos del cristianismo) no había celebración alguna sobre el nacimiento de Cristo. Así que para aquellos que añoran la iglesia primitiva y sus principios, y aun más aquellos y aquellas que gustan utilizar literalmente la biblia como norma para sus vidas, deberían pensar dos veces antes de celebrar la navidad. En estas líneas, no pretendo presentar una narrativa completa ni compleja del origen de la navidad, ni tampoco una historia concisa de la navidad. Simplemente, quiero mencionar esos aspectos que considero adecuados para presentar mi punto en cuanto a la contextualización. Uds. siéntanse libres con sus comentarios de agregar aquellos elementos que creen que yo pude dejar por fuera por falta de espacio.
¿Es tan importante la navidad en el Nuevo Testamento?
¡Veamos los evangelios! Solamente dos de los evangelios se refieren al nacimiento de Cristo. Todos los evangelios, sin embargo, presentan dos puntos climaxicos: la muerte, y resurrección de Cristo. Así que podríamos decir que los evangelios son escritos que reflejaban los valores teológicos de comunidades cristianas primitivas. La comunidad de Mateo nos arroja una historia del nacimiento de Cristo con una estrella, los magos del oriente, y la huida a Egipto, pero no hay pastores, ni huestes angelicales. La comunidad de Lucas nos brinda una narrativa mas descriptiva con ángeles, pastores, pero no hay estrella ni magos del oriente. Fuera de estos dos evangelios, solo Pablo presenta un breve comentario en Gálatas (4:4) de Jesús que “nació de una mujer.” Por lo demás, podríamos decir, el Nuevo Testamento da poca atención al nacimiento de Cristo, en comparación con su muerte y resurrección. La celebración del nacimiento de Cristo pareciera no era algo de importancia para la iglesia primitiva.
Las Escrituras y la fecha exacta del nacimiento de Cristo
El hecho que el Nuevo Testamento de muy poca atención al nacimiento de Cristo, no significa que la celebración de la navidad no tenga una base bíblica. Permítanme recalcar nuevamente que sí hay que reconocer que el Nuevo Testamento da un mayor énfasis a la muerte y resurrección de Cristo, que a Su nacimiento. Ligado a esto, otro elemento hay que agregar: Los primeros cristianos se preocupaban más por el hecho de la encarnación, que por la exactitud de la fecha del nacimiento de Cristo. Si Cristo nació durante el reinado de Cesar Augusto, entonces nació en algún momento entre el año 44 a.C., y el año 14 d.C. Tal y como podemos notar, no hay exactitud alguna en el año exacto, y según parece tampoco en la fecha exacta, aunque algunos doctos creen que la fecha en diciembre puede ser exacta. ¡Sin embargo, nadie sabe con exactitud!
Un esfuerzo por determinar fechas fue el calendario que el Papa Juan I quien pidió hacer a un monje llamado Dionisio. El calendario solar occidental (nuestro calendario actual cual es menos exacto que el calendario lunar) dio inicio el primero de enero del 754 de la fundación de la ciudad de Roma. Así el 754 se convirtió en el A.D. 1, o el Año de Nuestro Señor. Según parece Dionisio cometió un error de cuatro años en su cálculo. ¡Nuevamente, no hay exactitud! Pues se cree que el nacimiento de Cristo pudo tomar lugar en un rango entre unos nueve a catorce años antes del A.D. 1.
Orígenes de la celebración
Fue hasta los siglos 3 y 4 cuando la iglesia del Este (con sede en Constantinopla) empezó a celebrar la encarnación de Cristo el 6 de enero como el día de la Epifanía (incluida la llegada de los reyes magos). En esta celebración se enfatizaba el bautismo de Jesús, milagros, ministerio, y también Su nacimiento. La iglesia del Oeste (con sede en Roma) no tenía equivalente a la Epifanía y genero la navidad como la celebración del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre. La fuente más antigua a referirse a la navidad es el calendario Filocaliano (antes del calendario de Dionisio) que menciona una celebración de la navidad por allí del año 336 d.C.
¡El 25 de diciembre y sus raíces paganas!
¿Por qué escoger el 25 de diciembre para celebrar el nacimiento de Cristo, si no se sabe con seguridad cuando nació Jesucristo? Puede haber varias razones. Si hay que aclarar que no hay evidencia alguna de que algún obispo Romano, o el mismo Constantino promulgara este cambio. No queda claro cómo se dio el proceso de contextualización. Yo personalmente me inclino a la explicación que el 25 de diciembre tuvo que ver con un aspecto de contextualización. Por ejemplo, cerca del 25 de diciembre existían tres festivales de invierno Romanos. El primero el de Saturnalia, un festival de cosecha, que tendía a celebrarse entre el 17 y el 23 de diciembre. Otra celebración era el Año Nuevo que duraba varios días. Y en medio de estas celebraciones, existía el festival del nacimiento del Sol Invictus, también conocido como el dios guerrero Mitra. Esta celebración incluía el intercambio de regalos. Pero, todas estas celebraciones incluían excesivas parrandas, que tal vez describirlas podría ser inapropiado.
El evangelio y las culturas
A través de los siglos el cristianismo se expandió por todos los continentes acarreando celebraciones tradicionales y mezclándose con elementos culturales en cada región o país. Por ejemplo, a pesar de una fuerte influencia católico-Romana en la celebración de la navidad en América Latina, cada celebración varia de país a país, esto en cómo se celebra la navidad y sus elementos en cuanto a comida, regalos, adornos, y otras costumbres. ¿Quién celebra la navidad correctamente? ¡Buena pregunta! Ahora, la influencia protestante en cuanto a celebraciones no varían mucho de las Católico-Romanas, a no ser por algunos grupos fundamentalistas que rechazan el uso de algunos adornos y algunas costumbres navideñas, por considerarlos idolatría. Si cabe reconocer que los misioneros evangélicos nos trajeron una navidad comercial y sincretista, con simbologías de poco contenido bíblico.
La era industrial y la navidad
Ya en el siglo XIX con el auge industrial en los Estados Unidos, nació la figura comercial de “Santa Claus,” también conocido como simplemente “Santa”. Sería el famoso escritor Washington Irving quien escribiría un poema (The Night Before Christmas) que luego se convertiría en la historia de Santa Claus. Esta creación Norteamericana es una secularización del Obispo Europeo “San Nicolás”. Cabe mencionar también los escritos de Charles Dickens que produciría una crítica a la actitud avara de los hombres de negocios “cristianos” de la Inglaterra de aquel entonces. “Christmas Carol” cuenta la historia de Scrooge quien se convierte, para así ayudar a los más necesitados con su dinero, y salvar su alma de la destrucción eterna.
Ya a mediados del siglo XIX la navidad tomaría un fuerte auge para empezar a convertirse en una celebración comercial importante. En 1843 aparecería la primera tarjeta de navidad, y poco después llegaría a los EE.UU. en 1880 el árbol de navidad (fuera de Alemania), y los adornos de vidrio en el árbol surgirían en 1890. A finales del siglo XIX surgirían los papeles de colores para envolver regalos. Y para el siglo XX, comercialmente hablando los días previos a la navidad se convertirían en las fechas de mayor intercambio comercial, y la figura de Santa tomaría características cuasi-divinas. Por ejemplo, historias en canciones populares que describen a Santa con su carrito y renos, cada reno con su nombre y características. Santa sabe quien se ha portado bien, y trae regalos a los niños y niñas de todo el mundo. En cuanto a estas actividades comerciales, no hay mención alguna de Cristo, ni Su encarnación, y en algunas ocasiones ambos actores aparecen lado a lado como dos historias paralelas.
¿Qué podríamos concluir?
Entonces, ¿qué tenemos hasta el momento? (A) La navidad carecía de importancia para la iglesia primitiva pues no existen suficientes referencia bíblicas para creer que tal celebración era tan importante. Por tanto, la navidad, en comparación con la muerte y resurrección de Cristo (Semana Santa) no es tan significativa, escrituralmente hablando. (B) El celebrar la navidad el 25 de diciembre no es históricamente correcto, y el inicio de esta celebración tiene fuertes raíces paganas, en fechas de invierno del Atlántico Norte. (C) La navidad se ha secularizado, y se ha convertido en una celebración comercial alrededor de Santa. Muchas de las tradiciones y simbología navideña tiene sus orígenes en los últimos dos siglos. La navidad tiene su gran importancia en nuestras sociedades hoy, principalmente por su carácter comercial, más que por su sentido espiritual.
Finalmente, permítanme concluir con una recomendación muy general para celebrar la navidad. Pues no quiero que piensen que estoy rechazando la celebración de la navidad.
Personalmente, no veo ningún problema con una contextualización donde el nombre de Cristo es exaltado como Señor del universo, donde las Escrituras y su mensaje están presentes en el proceso, y donde se busca que la iglesia sea relevante a sus culturas. Así como hace casi dos milenios fue contextualizada la celebración del nacimiento de Cristo, hoy debemos reforzar esa contextualización en nuestras prácticas cristianas.
Debemos buscar la manera que sea Jesucristo el centro de nuestra celebración. Por ejemplo, usando simbología (adornos navideños) que sea cristocentrica, en vez de “santacentrica”. Es decir, todo adorno en nuestros hogares, y todo ritual debe apuntar a Cristo. Tal vez sea necesario desarrollar nuevas tradiciones familiares. Sin embargo, debemos ser sabios al no imponer, pero si compartir, nuestros valores con familiares no cristianos.
Procuremos que los valores comerciales no nos afecten moralmente. Podemos celebrar diferentemente, como dando pocos regalos y más significativos, gastando menos dinero de lo usual, compartiendo con aquellos en mas necesidad, festejando a y en Cristo.
Reconozcamos que estamos celebrando la navidad en una cultura que no tiene valores cristianos, pero algunos rasgos culturales aun permiten un dialogo sobre valores cristianos. Busquemos dialogar, en vez de predicar. Sin embargo, el vivir en un “gueto” evangélico y celebrar nuestra navidad cristiana, separados del mundo tampoco tiene sentido. Por tanto, el creer que NO deberíamos celebrar la navidad por no ser parte de la ley del Antiguo Testamento, por no tener suficiente importancia bíblica (pues no se menciona la palabra “navidad” en la Biblia), o por ser un sincretismo religioso del invierno romano pagano, o un sincretismo comercial capitalista; los que perdemos la posibilidad de impactar la sociedad con el evangelio en el nombre de Cristo, somos nosotros los creyentes.

http://www.biblia.com/origenes-de-la-navidad/

Un hombre, llamado Jesús

CORRADO AUGIAS Y MAURO PESCE

Un hombre, llamado Jesús

INVESTIGACION SOBRE JESUS. ¿QUIEN ERA EL HOMBRE QUE CAMBIO EL MUNDO?

de: PESCE,MAURO ; AUGIAS,CORRADO

Editorial: DEBATE

Año: 2009

Encuadernación: Cartoné

ISBN: 978-84-8306-839-7

288 páginas

La investigación que revela los aspectos humanos desconocidos de Cristo. Quién fue. Su respeto a la religión judía. La relación hostil con su familia. Su verdadero vínculo con María Magdalena.

“¿Hay manera de saber quién era el hombre que hace unos dos mil años recorrió la tierra de Israel, habló a las multitudes, sanó a los enfermos, anunció un mensaje que hasta entonces nadie había concebido y acabó inmolado en un patíbulo infame? Esta es la pregunta y el desafío que se plantean Corrado Augias, reconocido periodista y escritor italiano, y Mauro Pesce, historiador del cristianismo, experto en la Biblia y profesor de la Universidad de Bologna. “Investigación sobre Jesús” está constituido por una serie de preguntas y respuestas acerca del costado humano de quien se convirtió en el punto de partida de una religión y que inspiró todo tipo de disciplinas, desde la filosofía, la ciencia y la política a la historia, la literatura y el cine.

El halo de misterio que rodea su figura ha abonado todo tipo de leyendas acerca de él sin aportar mucho sobre su aspecto terreno. Pero en los últimos 50 años tanto las investigaciones arqueológicas y los trabajos filológicos parecen constituir una posibilidad cierta de lograr, por fin, ese acercamiento. Según lo acepta Pesce, es probable que nunca se sepa a ciencia cierta cuál era su aspecto ni cuál el timbre de su voz. Sin embargo, sí parece posible acercarse “a su inmensa figura y tratar de conocerle como era, antes de que desapareciese bajo una gruesa costra de teología”.

LA FILIACIÓN.

Jesús es un hombre que luego será llamado Cristo. Su nombre de hombre proviene del griego y es un calco del nombre hebreo Jeshu, abreviación de Yehoshua.

Aunque mucha gente cree que Cristo es también un nombre de pila, corresponde a la palabra griega “jristós”, que es una traducción del hebreo “mashiá”, que significa “mesías”, “ungido”. En cuanto al lugar de nacimiento, hay dudas. ¿Nació en Nazaret o nació en Belén? Los evangelios de Lucas Mateo dicen que Jesús nació en Belén la ciudad de David, de quien Jesús sei su descendiente. Según Lucas, Nazaret es el pueblo de donde eran oriundos si padres. Estos habrían viajado a Belén porque allí se estaba realizando un ce so. Por su parte, Mateo dice que se nombraba como “el nazareno” porque luego de la huida de Egipto, sus padres se quedaron a vivir en Nazaret.

El Evangelio de Juan, en cambio sitúa a su madre, María, en Cana, un pueblo de Galilea.

Lo más probable, según Pesce, es que haya nacido en Nazaret o, en todo caso, que ha vivido allí mucho tiempo junto a su familia.

También la fecha de nacimiento de Jesús varía según las fuentes. El Evangelio de Lucas consigna que tenía unos 30 años el decimoquinto año del remado del emperador Tiberio, es decir, en 782 desde la fundación de Roma, cuando se presentó ante Juan Bautista para que lo bautizara

Sobre esta base se calculó que había nacido  el año 753 desde la fundación de Roma y esta es la fecha elegida para establecer el sistema de datación que divide los años en antes y después Cristo.

Pero el Evangelio de Lucas, quien escribió cuando hacía 50 años que Jesús había muerto por lo que debió guiarse por datos de terceros también dice que el nacimiento coincidió con el censo romano llevado a cabo durante el tiempo de Quirino.

Las recientes investigaciones históricas establecieron que dicho censo se efectuó si u ocho años antes de la fecha en que considera que nació Cristo, es decir que cuando se bautizó podía tener entre 36 y 38 años.

En ‘Vida de Jesucristo”, de 1654, Pascal escribió que el 25 de mayo el ángel Gabriel le hizo el anuncio a María, el 24 de junio nació Juan el Bautista, el 25 de diciembre nació

Jesús, el 1° de enero lo circuncidaron, el 6 de enero los magos llegaron a Belén y el 2 de febrero María fue a purificarse al Templo. Según el experto en la Biblia, esas fechas no están respaldadas por bases documentales y no hay evidencias suficientes como para establecerlas con certeza.

En cuanto a la maternidad de María, parece no haber dudas. La paternidad de José, en cambio, plantea problemas. Según los evangelios de Lucas y Mateo, Jesús nació de un modo milagroso alojándose en el vientre de una virgen merced al Espíritu Santo. “Se supone -concluye el historiador- que Jesús fue registrado en Nazaret como hijo de Miriam o María y de José, de profesión carpintero”.

EL JUDAISMO DE JESÚS.

A lo largo del siglo XX se produjeron muchos descubrimientos que cambiaron el conocimiento de histórico sobre Jesús.

Por ejemplo, quedó claro que era un judío fiel a las tradiciones de su pueblo y al sistema religioso judaico. “El cristianismo -afirma Pesce- es un movimiento que surgió después de Jesús y, en muchas aspectos, ocultó su judaísmo, apartando a las iglesias actuales de su figura. Los estudios históricos han demostrado su carácter judaico, pero los fieles suelen pasar por alto esta conquista que, incluso cuando se conoce, no se percibe en todas sus consecuencias”. Aunque esta parece una verdad de Perogrullo, el historiador señala que todas las iglesias presentan a Jesús como un cristiano. Los textos evangélicos, sin embargo, cuando son leídos sin prejuicios, demuestran que Jesús sentía el judaísmo de manera muy profunda y que su observación de la Ley era tal que para entender quien fue como personaje histórico es preciso tomar en cuenta su religiosidad.

¿Por qué su judaísmo es minimizado?

Porque a partir de la segunda mitad del siglo II sus seguidores ya no eran judíos y, por lo tanto, el mensaje de Cristo comenzó a ser interpretado de acuerdo con los parámetros de una nueva teología.

Entre los hechos históricos que delatan la observancia que hacía Jesús de los ritos y preceptos dictados por la Torah, figura el respeto por las prescripciones alimentarias consignados en el libro de la Biblia llamado Leviatán, por ejemplo, no comer carne de cerdo. También el modo, la intensidad y las fórmulas de sus rezos -comenzando por el padrenuestro- ponen en evidencia su judaísmo. El “padrenuestro” está basado en el Kaddish, una plegaria judía que comienza hablando, precisamente, de la santificación del nombre de Dios y del advenimiento de su reino. Jesús les enseñó a sus discípulos a rezar de un modo totalmente judío, exhortándolos a dirigirse “a Dios en forma directa y de acuerdo con los conceptos tradicionales del judaísmo: la santificación, la espera del reino de Dios, el respeto de su voluntad, el perdón de las transgresiones, la confianza absoluta en la providencia de Dios como Padre.”

Aunque hoy no se percibe el monoteísmo como una característica cultural judía, en el siglo I la principal diferencia entre los judíos y los otros pueblos era su rechazo por el politeísmo. Jesús cree en un Dios único. Además observa las festividades de su pueblo, va a la sinagoga y lee la Biblia. Considera, además, que Dios lo ha enviado para predicarles sólo a los judíos, no a los demás.

Según Pesce, muchos cristianos de hoy no se percatan de la condición de judío de Jesús y consideran que algunas de sus críticas están referidas al judaísmo, cuando en realidad no es así. Por ejemplo, se cree que suprimió y criticó el descanso de los sábados, aunque la evidencia histórica demuestra lo contrario. Esta creencia estaría basada en una lectura errónea de los evangelios.

Son los investigadores de las últimas generaciones los que se interesan en Jesús como hombre y los que descubren que se limitaba a predicar únicamente a los judíos y respetaba fielmente la ley judía. Sólo después del Holocausto su judaísmo fue reivindicado y transmitido a los fieles.

El especialista en temas bíblicos señala que, considerado en su aspecto humano y no en su carácter de símbolo, “Jesús (. . .) se parece mucho mas a los judíos religiosos de hoy que a los sacerdotes cristianos”.

JESÚS Y LA FAMILIA.

Aunque el cristianismo valoriza en alto grado la familia, según Pesce, Jesús no ponía a su propia familia en primer plano. “Su movimiento -dice- tiene características fuertemente revolucionarias, lo que implica una ruptura radical con el “ethos” familiar habitual. Hoy algunos intentan revalorizar la influencia del ambiente doméstico sobre el movimiento y sobre los primeros cristianos. A mí, en cambio, me parece más acertado el planteamiento elaborado en los años setenta, según el cual existe una contraposición radical entre el movimiento de Jesús y las familias”. De esta forma el historiador explica la “desatención” de Jesús respecto de su madre y dé sus hermanos, según se desprende de lo que cuenta Marcos que sucedió el día en que Jesús estaba predicando en una casa. “Vinieron su madre y sus hermanos, y quedándose fuera lo mandaron llamar. Se había sentado gente a su alrededor, dijo: Aquí tenéis a mi madre y a mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre'”. También llama la atención la actitud de Jesús hacia su madre en un episodio de las bodas de Cana. Juan cuenta: ‘También fue invitado a la boda Jesús con sus discípulos. Y por faltar el vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino’. Jesús le dijo: ‘¿Qué me quieres, mujer. Todavía no ha llegado mi hora'”.

Según Pesce, Jesús se opone a la “normalidad familiar” razón por la cual no le contesta cariñosamente a su madre ni a sus hermanos. Su padre, José, es más una ausencia que una presencia del mismo modo que los padres de sus discípulos. Aparece así como una persona solitaria, capaz de encontrar por sí misma las motivaciones de sus actos. Luego de la muerte de Jesús, María tiene un rol protagonice en la difusión de sus ideas. Sin embargo, su hijo mostró en vida ciertas reservas hacia ella y hacia la vida familiar. ¿De qué forma puede explicarse esta hostilidad que hace que algunas veces mencione a María como “mujer” y no como “madre”? La respuesta es que Jesús subordina la lógica familiar a la del movimiento. Por eso, también les impuso a sus discípulos que rompieran con su familia como él mismo lo hizo

LA FIGURA DE MARÍA MAGDALENA.

En los últimos tiempos algún best-seller ha sugerido una relación erótica entre Jesús y María Magdalena

Esta relación ya aparece muy tímidamente insinuada en obras anteriores como Jesucristo Superstar

¿Qué hay de cierto, qué de mito novelesco en esta afirmación ¿Cuál era la relación que lo unía realmente a esta mujer a la cual ya desde la Edad Media se la representó con una larga y sensual cabellera?

Pesce explica que en la tradición latina María Magdalena ha convertido en un símbolo de lo que podría denominarse “machismo religioso”, sin embargo, los evangelios no dicen que fue una prostituta. Sólo en las interpretaciones posteriores su figura se superpuso con la prostituta que venera a Jesús. Lucas escribe: “Entonces una mujer que era pecadora el pueblo, al saber que él iba a comer en casa del fariseo, trajo un jarro de alabastro lleno perfume y, poniéndoselo detrás, a los pies de él, empezó a mojarle los pies con lágrimas y secarlos con los cabellos de su cabeza, besándole los pies y ungiéndolos con su perfume”. En este pasaje, señala el especialista bíblico, nunca se dice que esa mujer haya sido Magdalena Es unas líneas más abajo aparece mencionada como una de las mujeres que seguían a Jesús. Se dice que Jesús expulsó de su cuerpo siete demonios, pero nunca dice que se trate de demonios sexuales. Para Lucas, María Magdalena y la prostituta son dos mujeres distintas. Si figuras comenzaron a superponerse a partir del  siglo VI en Occidente.

Uno de los argumentos utilizados para sugerir una relación de índole sexual entre Jesús y María Magdalena es el beso en la boca del que se habla en el Evangelio de Felipe. Pesce desacredita este argumento. Ese tipo de beso constituye uno de los actos de liturgia primitiva de la Iglesia. Todavía el beso en la boca -aclara- es típico de muchas culturas, sin que tenga un significado sexual específico”. Es la necesidad de construir un perfil psicológico y sexual de Jesús, el deseo de indagar en su aspecto humano, lo que a veces da lugar a interpretaciones caprichosas que no se ajustan a los hechos históricos.

MÓNICA LÓPEZ Ocó mlopez@perfll.com.a

19 de diciembre del 2009/NOTICIAS,pag. 52-56

Filosofía de la Religión-Parte IV

Tabla de contenidos de Filosofía de la Religión

  1. Filosofía de la Religión-Parte I
  2. Filosofía de la Religión-Parte II
  3. Filosofía de la Religión-Parte III
  4. Filosofía de la Religión-Parte IV

Tanto la religión como la filosofía son fuentes de sabiduría

Los exponentes máximos de la filosofía escolástica fueron San Agustín (354-430) ) y Santo Tomás de Aquino(1225-1274), separados en el tiempo pero unidos por el mismo espíritu de racionalidad.

San Agustín, influenciado por Platón, necesitaba comprender el origen del mal y a la luz de la filosofía platónica, abandonó una vida atada a los placeres mundanos y su creencia en el maniqueísmo que se basa en el dualismo materia-mal, espíritu-bien; y se convirtió al Cristianismo. El mal es ausencia de bien, sólo el bien Es, el mal no tiene Ser, no Es.

Santo Tomás, se basa en la filosofía de Aristóteles para explicar el mundo de acuerdo al Cristianismo. El hombre es potencia y acto, el alma es la forma de la materia.

La esencia del ser corpóreo es la sustancia compuesta de materia y forma, mientras que la esencia de un Ser finito inmaterial, como las abstracciones, es la forma sola. Lo que actualiza la esencia es la existencia.

El ser finito es Ser porque existe, porque tiene existencia, la sustancia es aquello que es o tiene ser, y la existencia le da Ser a la sustancia.

La existencia no es materia ni forma, es acto determinado por la esencia, como potencialidad.

No hay esencia alguna sin existencia y no hay existencia sin esencia. La existencia creada es el acto de una potencialidad que es la perfección.

Islamismo

Islam en árabe define el sistema de creencias y ritos basados en el Corán, libro sagrado islámico, atribuido a Abraham.

La raíz de la palabra Islam es aslama que quiere decir, someterse a la divinidad. El Islamismo representa la completa obediencia a Dios, la sumisión total y voluntaria a Él, como la única posibilidad de alcanzar la paz física y espiritual.

El Islamismo fue revelado en forma sobrenatural a Mahoma(siglo VI después de Cristo), profeta nacido en la Meca, ciudad sagrada situada en Arabia Saudita, en una época en que predominaban las falsas creencias, las supersticiones, el paganismo y el politeísmo.

Para Mahoma, la verdadera religión era la de los fundadores de la comunidad, Abraham y su hijo Ismael; y su misión fue restablecer la pureza de ese culto.

Este profeta realizó una reforma teológica, social y moral, aproximándose como religión más al Judaísmo que al Cristianismo.

Comenzó a recibir las revelaciones a la edad de cuarenta años y estableció una posición sobre la base de la unidad de su pueblo y el beneficio de la comunidad, privilegiando la justicia, las costumbres morales, la austeridad y el servicio al prójimo.

La fe islámica se basa en la sabiduría de los libros sagrados revelados por Dios a los profetas. Forma parte de esta revelación la Torá de Moisés, los Salmos de David, los Evangelios de Jesús, y el Sagrado Corán y Mahoma se considera el último intermediario de la voluntad revelada por el creador.

El Corán enseña que no es prudente creer que este mundo sea producto de la casualidad, porque todo fluye de un Ser infinitamente poderoso, bueno y misericordioso por habernos creado y darnos la vida y tan compasivo como para atraernos nuevamente a Él al Cielo.

Este mundo es un mundo regido por leyes que no hay que ignorar, porque los errores tienen consecuencias.

Alah representa esa realidad perfectamente diseñada, donde la buena voluntad, y la justicia son las reglas que deberíamos respetar en esta vida.

El papel de Mahoma es el ejemplo de cómo alguien dedicado a Alah se comporta, incluyendo en el poder político.

Para el Islam existe la promesa del Paraíso, la amenaza del Infierno y el Día del Juicio.

Se considera la vida del profeta como un modelo para imitar, de humildad, paciencia, suavidad, refinamiento de palabra, con capacidad para devolver bien por mal, de veracidad, lealtad, simpatía, de respeto a los pobres y al infortunio, de protección a los huérfanos, solicitud para los enfermos, compasión para los afligidos por un duelo, de dominio de las pasiones como la envidia, la malicia, y el deseo de difamar y de aventajar.

Para el Islam, las cosas están ordenadas de antemano por lo cual, toda energía en la dirección equivocada es inútil.(determinismo)

http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-religion/filosofia-de-la-religion-parte-iv

Misas poco ortodoxas

Misas poco ortodoxas
Martin Cano relata en su libro “Faloforias paganas” y “Risus paschalis”, que en la Europa del siglo VI solían efectuarse ceremonias religiosas que hoy pondrían los cabellos de punta tanto a los fieles como ajos sacerdotes.

El hecho. Se trataba del Risas paschalis, un ritual con tintes sexuales que se celebraba durante la Pascua, al término de la Semana Santa. Aunque durante años se dudó de su práctica, Cano asegura que su relato está incluido en la bitácora del III Concilio Toledano del año 589.

Lo insólito. Durante la ceremonia de Pascua de Resurrección los oficiantes se subían los ropajes, mostraban sus genitales y se masturbaban ante los fieles, lo que provocaba risas. Además, durante la liturgia había palabras y cantos que podrían calificarse como obscenos, pronunciados por el sacerdote. La enciclopedia católica “Holweck” menciona que estas misas fueron realizadas durante la Edad Media y el Renacimiento, y pervivieron en algunos lugares hasta el siglo XIX, según evidencia el hecho de que en 1886, en Munich, Alemania, fueron prohibidas. Martín Cano explica que el Risus paschalis se celebraba en honor de las sacerdotisas de los templos de la antigua Roma, quienes se ataban falos artificiales y paseaban en procesiones y cantaban canciones satíricas y obscenas durante los festejos. El padre jesuita Franciscus Borgia Gözenberger dice que estos rituales eran comunes y eran llamados faloforias, gefirismos y dicterios, y significaba la necesidad de alegrar a los fieles después del periodo tristeza debido a la larga cuaresma.

http://www.taringa.net/posts/info/3086250/10-casos-difíciles-de-creer:-¡Es-insólito!.html

BEN-HUR CUMPLE 50 AÑOS

BEN-HUR CUMPLE 50 AÑOS

CON 11 OSCARS, ES UNA DE LAS TRES PELÍCULAS MÁS LAUREADAS DE LA HISTORIA

EN ESTOS DÍAS SE CUMPLEN 50 AÑOS DEL ESTRENO DE UNA DE LAS MEJORES PELÍCULAS QUE SE HAN REALIZADO EN LA HISTORIA: BEN-HUR. EN EFECTO, ÉSTA SE CONCLUYÓ EL 18 DE NOVIEMBRE DE 1959 Y SE ESTRENÓ EN LA PRIMERA SEMANA DE DICIEMBRE. ERA LA PELÍCULA MÁS ESPERADA DEL AÑO.

La famosa escena de la carrera de cuádrigas

Dirigida por William Wyler y basada en la novela homónima escrita por Lewis Wallace en 1880, era el remake de una película anterior, estrenada en 1925.

La cinta supuso la consagración de un Charlton Heston que, con sus 35 años de entonces, acabó llevándose un papel que antes habían rechazado, por diversos motivos, actores como Paul Newman, Burt Lancaster o Rock Hudson.

Charlton Heston en el papel de Judá Ben-Hur
Cuenta la historia de un príncipe judío (Judá Ben-Hur) tras caer en desgracia a raíz de sus enemistad con un antiguo amigo romano de la infancia (Messala). Y en diferentes momentos de su historia va encontrándose con Jesús de Nazaret.

Es una película sobre el valor, el honor, el sufrimiento, la familia y la esperanza.

Y es ahí donde radica la verdadera grandeza de Ben-Hur, en que a lo largo de sus 214 minutos de duración, se entretejen varias historias, a cual más grande, con un objetivo siempre en la mente de su protagonista: encontrar a su madre y a su hermana.

Así, la amistad que se convierte en enemistad entre Judá y Messala; el enamoramiento entre Judá y Esther; su paso por las galeras y su éxito después en Roma; su vuelta a Jerusalén; la carrera de cuádrigas y su posterior ansia de venganza, tienen de fondo la obsesión de Judá, que es su arraigo a su pueblo y a su familia.

Las grandes epopeyas del cine tienen siempre un gran tema de fondo, y en este caso atrapa al espectador desde el principio. Eso, y el porte, la planta, y la calidad interpretativa de Charlton Heston, que con el papel de Ben-Hur saltó al estrellato.

LA PELÍCULA EN CIFRAS

La realización del film, máximo exponente de un cine artesanal ya extinto, fue una odisea de principio a fin. Costó 15 millones de dólares (aunque sólo en un año recaudó 40).

Todo fueron problemas, desde la elección de la banda sonora hasta la del actor protagonista. En un principio se pensó en Paul Newman, Rock Hudson o Burt Lancaster para el papel del principe judío y en el todavía algo desconocido Heston para el de Messala.

Pero Charlton dio tales muestras de su calidad dramática en una prueba, que encandiló a los productores, que se dejaron convencer por un apasionado Wyler.

Precisamente la determinación de Wyler, que se atrevió con un proyecto demasiado grande para lo que él estaba acostumbrado, y el magnífico guion de Karl Tunberg (único nominado al Oscar que no consiguió el galardón) lograron hacer de Ben-Hur una película para la historia.

Fue el film que ganó por primera vez 11 estatuillas doradas (imbatible hasta 1997 con Titanic y 2003 con El retorno del Rey).

En concreto, la película obtuvo el Oscar en las siguientes categorías: mejor actor principal (Heston), mejor actor de reparto (Hugh Griffith), mejor película, director (Wyler), sonido, decorados, montaje, banda sonora, fotografía, efectos especiales y vestuario.

Sus cifras siguen sorprendiendo hoy en día. Para su realización se hicieron más de 100.000 diseños de vestuario, se utilizaron más de 8.000 extras y 300 decorados.

La famosa carrera de cuádrigas tardó 3 meses (toda la película casi nueve) en rodarse en un escenario único construido al efecto dando por resultado 20 minutos de cine 100%.

El resultado fue y será siempre una película enorme, irrepetible, de lo mejor que se ha hecho jamás.

Esta cinta fue filmada en los estudios de Cinecittá bajo la dirección de William Wyler, quien era una gran experto de la transposición con lo que logró no hacer sentir el peso de la novela original, escrita por Lew Wallace en 1880.

En Ben Hur se puede apreciar la habilidad de Wyler en el equilibro entre la historia y las luchas personales de los personajes: la relación de hermandad que se va rompiendo por las razones de Estado que une al protagonista con el tribuno romano Messala, el momento culminante de su encuentro con la madre y la hermana enfermas de lepra, el amor platónico por la hija de un siervo, el gran retorno a la casa natal luego de años de esclavitud.

Todos estos episodios de atmósfera intimista (entre los que también se puede ver la conversión de Ben-Hur al cristianismo) generan un espacio inusual en el contexto de un film de estas proporciones.

LA NOVELA

Recordando al autor de la novela Lew Wallace, podemos afirmar que el libro ha estado durante años entre los más vendidos del mundo y le ha garantizado al autor una fama comparable solo a la de algunos pocos escritores.

Una riqueza en particular acompaña al lector desde las primeras páginas dedicadas al encuentro entre los tres Reyes Magos. Se trata no sólo de la muestra de una erudición ciertamente presente, sino también del deseo de acompañar al lector a un lugar en un lugar y tiempo lejanos, definiendo sus contornos. Así Wallace no sólo dicta los cánones de la moderna novela histórica sino que se acerca sorprendentemente a la antropología cultural.

fuente: http://www.primeroscristianos.com/noticias/50_aniversario_ben_hur.html

¿Sabes quién era San nicolás de bari?

¿Sabes quién era San nicolás de Bari?

Obispo de Mira

LA DEVOCIÓN A SAN NICOLÁS ES UN HECHO ASOMBROSO EN EXTENSIÓN E INTENSIDAD. MILES DE IGLESIAS BAJO SU ADVOCACIÓN EN TODO EL MUNDO. LOS NIÑOS DE MUCHOS PAÍSES ESPERAN DE ÉL LOS JUGUETES…

Su fiesta se celebra en la iglesia católica romana  el 6 de diciembre

San Nicolás fue obispo de la ciudad de Mira, en Licia, Asia Menor (corresponde a la localidad turca llamada actualmente Dembre), en el s. IV, y sus reliquias se veneran en Bari (Italia). Muy pocos son los datos que se conocen de la vida de este santo, puesto que no existen testimonios auténticos contemporáneos. Sus biografías más antiguas son de algunos siglos posteriores a la época en que se cree que vivió. Se considera que nació en Patara (Asia Menor) alrededor del año 270, y que murió un día 6 de diciembre de un año entre 345 y 352.

Lo poco que se conoce de la figura de San Nicolás contrasta fuertemente con la universalidad de su fama y de su culto, con la popularidad de que goza en oriente y en occidente, aun en los tiempos modernos, y con la abundancia de leyendas creadas en torno a él. Fue tan popular en la antigüedad, que se le han consagrado en el mundo más de dos mil templos. Era y es invocado en los peligros, en los naufragios, en los incendios y cuando la situación económica se ponía difícil, y la gente conseguía por su intercesión favores admirables.

Existen muchas obras que hablan de la vida del santo. Entre ellas destaca una compilación de San Metodio, Arzobispo de Constantinopla, que ofrece un resumen de todas las piadosas y maravillosas historias que se contaban de él.

Según estas historias, ya desde el nacimiento de Nicolás los prodigios se suceden uno tras otro: Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Decía a sus padres: “sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto”. La generosidad es una virtud que siempre se ha asociado a este santo.

Fue ordenado sacerdote por un obispo tío suyo. Al morir sus padres atendiendo a los enfermos en una epidemia, él quedó heredero de una inmensa fortuna. Entonces repartió sus riquezas entre los pobres y se fue a un monasterio. Después de visitar Tierra Santa llegó a la ciudad de Mira (Turquía) donde fue elegido obispo. Su elección se consideró un designio divino.

San Nicolás es especialmente famoso por los numerosos milagros que lograba conseguir de Dios. Se le representaba con unos niños, porque se contaba que un criminal había herido a cuchillo a varios niños, y el santo al rezar por ellos obtuvo su curación instantánea.

También pintan junto a él a una joven, ya que se dice que en su ciudad había un anciano muy pobre con tres hijas a las que no lograba casar por su extrema pobreza; el santo, por tres días seguidos, cada noche le echó por la ventana una bolsa con monedas de oro, y así el anciano logró casarlas.

Otra historia cuenta como estando unos marineros en medio de una terribilísima tempestad en alta mar, empezaron a decir: “Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen obispo Nicolás, sálvanos”. Y en ese momento vieron aparecer sobre el barco a San Nicolás, el cual bendijo al mar, que se calmó, y en seguida desapareció. Por esto es considerado también patrono de los marineros.

En otra ocasión iban a condenar injustamente a tres amigos suyos que estaban muy lejos. Ellos rezaron pidiendo a Dios que por la intercesión de Nicolás, su obispo, los protegiera, y esa noche en sueños el santo se apareció al juez y le dijo que no podía condenar a esos tres inocentes; así, al siguiente día fueron absueltos.

Cuando el emperador Licinio decretó una persecución contra los cristianos Nicolás fue encarcelado y azotado, pero siguió aprovechando toda ocasión que se le presentaba para hablar del cristianismo a cuantos trataban con él. Luchó contra la idolatría, y convirtió a judíos y árabes. Una vez muerto, el poder milagroso del santo seguía asistiendo a todos aquellos que le invocaban.

En Roma ya en el año 550 le habían construido un templo en su honor. En 1087, las reliquias de San Nicolás fueron trasladadas a Bari: según la tradición —avalada por un documento del s. XII— cuando los mahometanos invadieron Turquía, un grupo de católicos sacó de allí en secreto las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. Allí se obtuvieron tan admirables milagros por intercesión del santo, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa.

En 1089 el mismo papa Urbano II consagró la cripta en donde son venerados los restos del santo. Es Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía, e innumerables iglesias le han sido dedicadas. En oriente lo llaman San Nicolás de Mira, por la ciudad de la que fue obispo, pero en occidente se le llama San Nicolás de Bari. Aún en la actualidad es considerado en muchas partes como patrono de los niños y de los marineros.

Origen de la figura de Santa Claus

Santa Claus
Su fiesta se celebra el 6 de diciembre. Por haber sido tan amigo de la niñez y tan generoso, en algunos países europeos se repartían en este día dulces y regalos a los niños, y prácticamente con esta fecha se empezaban las festividades de diciembre, relacionando así al santo con las fiestas navideñas.

Durante los siglos XVII y XVIII coinciden en Estados Unidos inmigrantes de distintas culturas como la británica, la holandesa y la alemana: la tradición católica de holandeses y alemanes, que tenía devoción a San Nicolás se mezcló con la de “Father Christmas” (el padre de la Navidad) que era la figura típica de las fiestas navideñas en Inglaterra.

Como derivación del nombre del santo en alemán (San Nikolaus) lo empezaron a llamar Santa Claus, y fue popularizado en la década de 1820 —a través de un poema famosísimo en los Estados Unidos del poeta Clement Clark Moore— como un amable y regordete anciano de barba blanca, al que llama “St. Nick”, que la noche de Navidad pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños en un trineo volador tirado por renos.

La marca de refrescos Coca-Cola, al utilizar al personaje como parte de su campaña comercial en Navidad, cambiaría su capa de pieles por un traje rojo y blanco, dando así lugar al personaje de Santa Claus tal como se conoce ahora, también llamado Papá Noel y por supuesto —rememorando su origen— San Nicolás.

fuente:http://www.primeroscristianos.com/quien_era/san_nicolas_bari.html

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

SU ORIGEN Y SENTIDO CRISTIANO

Llegada la época navideña afloran diversas manifestaciones mediante las que, en diversas culturas, se recuerda el nacimiento de Jesucristo.

Quién es quién…Celebrar estas fechas se ha vuelto ya toda una tradición.  No son pocos los cristianos que se cuestionan seriamente sobre el origen de ciertas festividades asociadas a estas fechas, sobre la conveniencia de unirse o de no unirse a cierto tipo de festejos o elementos accesorios de esta celebración, sobre la participación de un cristiano en la Navidad.

¿Son malas las tradiciones? Al respecto, entre los cristianos de nuestro tiempo hay dos extremos: el primero es un escenario absolutamente permisivo en el que “todo se vale, nada está restringido, se puede participar de todo” y otro absolutamenterestrictivo donde “todo es pecaminoso, toda tradición tiene orígenes oscuros, hay que abstenerse de todo”.

¿Jesús condenó todas las tradiciones? La respuesta es no.  Jesús condenó las tradiciones que contravienen los principios de la Biblia. Así que tenemos que acudir a ella para definir unapostura.

“En las próximas semanas el árbol de Navidad será motivo de alegría […] Su forma en punta, su color verde y las luces de sus ramas son símbolos de vida. Además, nos remiten al misterio de la Nochebuena. Cristo, el Hijo de Dios, trae al mundo oscuro, frío y no redimido, al que viene a nacer, una nueva esperanza y un nuevo esplendor. Si el hombre se deja tocar e iluminar por el esplendor de la verdad viva que es Cristo, experimentará una paz interior en su corazón y será constructor de paz en una sociedad que tiene mucha nostalgia de reconciliación y redención” (Benedicto XVI, Audiencia, 12 de diciembre de 2008).

EL ÁRBOL DE LA VIDA, EL AMOR Y LA PAZ

Árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro
Muchas de las leyendas y antiguas tradiciones que hacen referencia al árbol de Navidad se remontan a tiempos muy antiguos, pero la documentación histórica acerca del árbol tal y como lo conocemos y decoramos hoy en día, sólo apareció en los últimos siglos.

No hay duda, sin embargo, que estas leyendas y tradiciones muestran la convergencia de muchas costumbres, algunas de ellas nacidas fuera de la cultura cristiana y otras de origen estrictamente cristiano.

Vamos a considerar aquí algunas que podrían ser precursoras del árbol de Navidad.

ORIGEN HISTÓRICO

Desde tiempos muy antiguos, los pueblos primitivos introducían en sus chozas las plantas de hojas perennes y flores, viendo en ellas un significado mágico o religioso.

Los griegos y los romanos decoraban sus casas con hiedra. Los celtas y los escandinavos preferían el muérdago y muchas otras plantas de hoja perenne (como el acebo, el rusco, el laurel y las ramas de pino o de abeto) pues pensaban que tenían poderes mágicos o medicinales para las enfermedades.

En la cultura de los celtas, el árbol era considerado un elemento sagrado. Se sabe de árboles adornados y venerados por los druidas de centro-Europa, cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de diversos elementos y fuerzas de la naturaleza.

Se celebraba el cumpleaños de Frey (dios del Sol y la fertilidad) adornando un árbol perenne, cerca de la fecha de la Navidad cristiana. El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo): en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín), mientras que en las raíces profundas se encontraba el Helheim (reino de los muertos).

Cuando se evangelizó el centro y norte de Europa, los primeros cristianos de esos pueblos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo, cambiando su significado pagano.

SAN BONIFACIO, OBISPO DEL SIGLO VIII

San Bonifacio cortando el roble de Odín
Una interesante tradición -en parte historia, en parte leyenda-, popular en Alemania, afirma que el árbol de Navidad se remonta al siglo VIII.

San Bonifacio (675-754) era un obispo inglés que marchó a la Germania en el siglo VIII (concretamente a Hesse), para predicar la fe cristiana.

Después de un duro período de predicación del Evangelio, aparentemente con cierto éxito, Bonifacio fue a Roma para entrevistarse con el papa Gregorio II (715-731).

A su regreso a Alemania, en la Navidad del año 723, se sintió profundamente dolido al comprobar que los alemanes habían vuelto a su antigua idolatría y se preparaban para celebrar el solsticio de invierno sacrificando a un hombre joven en el sagrado roble de Odín.

Encendido por una ira santa, como Moisés ante el becerro de oro, el obispo Bonifacio tomó un hacha y se atrevió a cortar el roble sagrado. Hasta aquí lo que está documentado históricamente.

El resto pertenece a la leyenda que cuenta cómo, en el primer golpe del hacha, una fuerte ráfaga de viento derribó al instante el árbol. El pueblo sorprendido, reconoció con temor la mano de Dios en este evento y preguntó humildemente a Bonifacio cómo debían celebrar la Navidad.

El Obispo, continúa la leyenda, se fijó en un pequeño abeto que milagrosamente había permanecido intacto junto a los restos y ramas rotas del roble caído. Lo vio como símbolo perenne del amor perenne de Dios, y lo adornó con manzanas (que simbolizaban las tentaciones) y velas (que representaban la luz de Cristo que viene a iluminar el mundo).

Como estaba familiarizado con la costumbre popular de meter en las casas una planta de hoja perenne en invierno, pidió a todos que llevaran a casa un abeto. Este árbol representa la paz, y por permanecer verde simboliza también la inmortalidad; con su cima apuntando hacia arriba, se indica, además, el cielo, la morada de Dios.

OBRAS TEATRALES RELIGIOSAS MEDIEVALES

Árbol de Navidad
También ofrecen pistas importante sobre el origen del árbol de Navidad, tal como lo conocemos, las obras de teatro medievales que representaban los misterios y pasajes de la Biblia.

En concreto el árbol del Bien y del Mal en el Paraíso Terrenal. Su propósito era enseñar la religión a los feligreses, que en su mayoría eran analfabetos.

Para difundir y mantener viva la fe y dar a conocer las Sagradas Escrituras, la predicación era esencial, pero no suficiente.

Se pensó que las obras teatrales completaran esa predicación y pronto se hicieron populares en toda Europa.

En la Nochebuena, el 24 de diciembre, se representaba -con grandísimo éxito popular- el episodio del pecado original de Adán y Eva. El árbol del Paraíso terrenal era el centro del escenario.

El árbol debería haber sido un manzano, pero no habría sido adecuado en invierno. Se ponía un abeto en el escenario con algunas manzanas en sus ramas, y obleas preparadas con galletas trituradas en moldes especiales, así como dulces y regalos para los niños. Incluso cuando se abandonaron estas obras teatrales religiosas, el árbol del Paraíso siguió estando asociado a la Navidad.

LOS ORÍGENES MÁS RECIENTES DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

La opinión más generalizada entre los expertos es que el árbol de Navidad, tal como lo conocemos hoy, decorado e iluminado con luces, deriva de este árbol del Paraíso. Como su lugar de nacimiento se sugiere la orilla izquierda del Rhin, y concretamente la Alsacia.

Uno de los primeros testimonios de esto son los registros de la ciudad de Schlettstadt (1521), en los que fue establecida una especial protección para los bosques en los días previos a la Navidad; los guardabosques eran los responsables de castigar a cualquiera que cortara un árbol para decorar su casa .

Otro documento nos informa de que, en Estrasburgo, la capital de Alsacia, los abetos se vendían en el mercado, para llevar a casa y decorarlos. De Alsacia, la tradición de los árboles de Navidad se propaga a toda Alemania y al conjunto de Europa, y pronto, al resto del mundo cristiano.

ASPECTOS SIMBÓLICOS DEL ÁRBOL

Árbol de Navidad
Los árboles han tenido a lo largo de la historia un significado muy especial: en todas las culturas poseen aspectos simbólicos de carácter antropológico, místico o poético.

La idea extendida de los aspectos benéficos de los árboles para el hombre ha dado lugar a distintas leyendas y lo ha relacionado con sentidos mágicos y rituales.

En varias culturas el árbol representa el medio y la unión del cielo y la tierra: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hacia el cielo; por ello en ciertas religiones, sobre todo orientales, el árbol es signo de encuentro con lo sagrado, punto de encuentro entre el ser humano y la divinidad.

Otros significados ampliamente extendidos sobre los atributos mágicos del árbol concernían a la fecundidad, al crecimiento, a la sabiduría y a la longevidad.

SENTIDO CRISTIANO

El árbol de Navidad recuerda, como hemos visto, al árbol del Paraíso de cuyos frutos comieron Adán y Eva, y de donde vino el pecado original; y por lo tanto recuerda a Jesucristo que ha venido a ser el Mesías prometido para la reconciliación. Pero también representa el árbol de la Vida o la vida eterna, por ser de hoja perenne.

En palabras de Juan Pablo II: “En invierno, el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere […] El mensaje del árbol de Navidad es, por tanto, que la vida es ‘siempre verde’ si se hace don, no tanto de cosas materiales, sino de sí mismo: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca” (Juan Pablo II, Audiencia, 19 de diciembre de 2004).

La forma triangular del árbol (por ser generalmente una conífera), simboliza a la Santísima Trinidad. A las oraciones que se realizan durante el Adviento se les atribuye por un color determinado, y cada uno simboliza un tipo:

Árbol de Navidad con los tradicionales adornos
• El azul, para las oraciones de reconciliación.
• El plateado, para las de agradecimiento.
• El dorado, para las de alabanza.
• El rojo, para las de petición.
• Estos colores, junto con el verde del árbol mismo, tal vez sean los más tradicionales para los adornos navideños.

El árbol de Navidad y los regalos propios de estas fechas, son un modo de recordar que del árbol de la Cruz proceden todos los bienes…

Por eso tiene un sentido cristiano la tradición de poner bajo el árbol los regalos de Navidad para los niños:

“Generalmente, en el árbol decorado y a sus pies se colocan los regalos de Navidad. El símbolo se hace elocuente también desde el punto de vista típicamente cristiano: recuerda al ‘árbol de la vida’ (Cf. Génesis 2, 9), representación de Cristo, supremo don de Dios a la humanidad” (Juan Pablo II, Ídem).

LOS ADORNOS NAVIDEÑOS

Los adornos más tradicionales del árbol de Navidad son:

• Estrella: colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella que guió a los Magos hasta Belén.
• Bolas: en un principio San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a colocar bolas o esferas, que simbolizan los dones de Dios a los hombres.
• Lazos: Tradicionalmente los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desea dar y recibir.
• Luces: en un principio velas, representan la luz de Cristo.

“Al encender las luces del Nacimiento y del árbol de Navidad en nuestras casas, ¡que nuestro ánimo se abra a la verdadera luz espiritual traída a todos los hombres y mujeres de buena voluntad! … Frente a una cultura consumista que tiende a ignorar los símbolos cristianos de las fiestas navideñas, preparémonos para celebrar con alegría el nacimiento del Salvador, transmitiendo a las nuevas generaciones los valores de las tradiciones que forman parte del patrimonio de nuestra fe y cultura”. (Benedicto XVI, 21 de diciembre de 2005)

fuente: http://www.primeroscristianos.com/doc_interes/arbol_navidad.html

http://casadeoracionmexico.info/blog/?p=398&utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+EstudiosBiblicos+(Estudios+Bíblicos+-+Casa+de+Oración+México)

Los orígenes de la Navidad

Los orígenes de la Navidad

Mensaje de Benedicto XVI para la Navidad 2008

LA DIFUSIÓN DE LA CELEBRACIÓN LITÚRGICA DE LA NAVIDAD FUE RÁPIDA. EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO IV SE VA EXTENDIENDO POR TODO EL MUNDO CRISTIANO: POR EL NORTE DE AFRICA (AÑO 360), POR CONSTANTINOPLA (AÑO 380), POR ESPAÑA (AÑO 384) O POR ANTIOQUÍA (AÑO 386). EN EL SIGLO V LA NAVIDAD ES UNA FIESTA CASI UNIVERSAL.

TEXTO SOBRE LOS ORÍGENES DE LA CELEBRACIÓN DE LA NAVIDAD

Los cristianos de la primera generación, es decir, aquellos que escucharon directamente la predicación de los Apóstoles, conocían bien y meditaban con frecuencia la vida de Jesús. Especialmente los momentos decisivos: su pasión, muerte redentora y resurrección gloriosa.

Nacimiento
También recordaban sus milagros, sus parábolas y muchos detalles de su predicación.

Era lo que habían oído contar a aquellos que habían seguido al Maestro durante su vida pública, que habían sido testigos directos de todos aquellos acontecimientos.

Acerca de su infancia sólo conocían algunos detalles que tal vez narrara el propio Jesús o su Madre, aunque la mayor parte de ellos María los conservaba en su corazón.

Cuando se escriben los evangelios sólo se deja constancia en ellos de lo más significativo acerca del nacimiento de Jesús. Desde perspectivas diferentes, Mateo y Lucas recuerdan los mismos hechos esenciales: que Jesús nació en Belén de Judá, de la Virgen María, desposada con José, pero sin que Ella hubiese conocido varón. Además, hacia el final de los relatos sobre la infancia de Jesús, ambos señalan que después fueron a vivir a Nazaret.

Mateo subraya que Jesús es el Mesías descendiente de David, el Salvador en el que se han cumplido las promesas de Dios al antiguo pueblo de Israel. Por eso, como la pertenencia de Jesús al linaje de David viene dada por ser hijo legal de José, Mateo narra los hechos fijándose especialmente en el cometido del Santo Patriarca.

San José con el Niño Jesús
Por su parte, Lucas, centrándose en la Virgen —que representa también a la humanidad fiel a Dios—, enseña que el Niño que nace en Belén es el Salvador prometido, el Mesías y Señor, que ha venido al mundo para salvar a todos los hombres.

En el siglo II el deseo de saber más sobre el nacimiento de Jesús y su infancia hizo que algunas personas piadosas, pero sin una información histórica precisa, inventaran relatos fantásticos y llenos de imaginación. Se conocen algunos a través de los evangelios apócrifos. Uno de los relatos más desarrollados sobre el nacimiento de Jesús contenido en los apócrifos es el que se presenta en el llamado Protoevangelio de Santiago, según otros manuscritos, Natividad de María, escrito a mediados del siglo II.

En las primeras generaciones de cristianos la fiesta por excelencia era la Pascua, conmemoración de la Resurrección del Señor. Todos sabían bien en qué fechas había sido crucificado Jesús y cuándo había resucitado: en los días centrales de la celebración de la fiesta judía de la Pascua, en torno al día 15 de Nisán, es decir, el día de luna llena del primer mes de primavera.

Sin embargo, posiblemente no conocían con la misma certeza el momento de su nacimiento. No formaba parte de las costumbres de los primeros cristianos la celebración del cumpleaños, y no se había instituido una fiesta particular para conmemorar el cumpleaños de Jesús.

Hasta el siglo III no tenemos noticias sobre el día del nacimiento de Jesús. Los primeros testimonios de Padres y escritores eclesiásticos señalan diversas fechas. El primer testimonio indirecto de que la natividad de Cristo fuese el 25 de diciembre lo ofrece Sexto Julio Africano el año 221. La primera referencia directa de su celebración es la del calendario litúrgico filocaliano del año 354 (MGH, IX,I, 13-196): VIII kal. Ian. natus Christus in Betleem Iudeae (“el 25 de diciembre nació Cristo en Belén de Judea”). A partir del siglo IV los testimonios de este día como fecha del nacimiento de Cristo son comunes en la tradición occidental, mientras que en la oriental prevalece la fecha del 6 de enero.

Gruta de la Natividad. Belén
Una explicación bastante difundida es que los cristianos optaron por ese día porque, a partir del año 274, el 25 de diciembre se celebraba en Roma el dies natalis Solis invicti, el día del nacimiento del Sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga del año.

Esta explicación se apoya en que la liturgia de Navidad y los Padres de la época establecen un paralelismo entre el nacimiento de Jesucristo y expresiones bíblicas como «sol de justicia» (Ma 4,2) y «luz del mundo» (Jn 1,4ss.).

Sin embargo, no hay pruebas de que esto fuera así y parece difícil imaginarse que los cristianos de aquel entonces quisieran adaptar fiestas paganas al calendario litúrgico, especialmente cuando acababan de experimentar la persecución.

Otra explicación más plausible hace depender la fecha del nacimiento de Jesús de la fecha de su encarnación, que a su vez se relacionaba con la fecha de su muerte. En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirma que “nuestro Señor fue concebido el 8 de las kalendas de Abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día que murió” (B. Botte, Les Origenes de la Noël et de l’Epiphanie, Louvain 1932, l. 230-33). En la tradición oriental, apoyándose en otro calendario, la pasión y la encarnación del Señor se celebraban el 6 de abril, fecha que concuerda con la celebración de la Navidad el 6 de enero.

Detalle de la Portada de la Natividad. Sagrada Familia de Barcelona
La relación entre pasión y encarnación es una idea que está en consonancia con la mentalidad antigua y medieval, que admiraba la perfección del universo como un todo, donde las grandes intervenciones de Dios estaban vinculadas entre sí.

Se trata de una concepción que también encuentra sus raíces en el judaísmo, donde creación y salvación se relacionaban con el mes de Nisán.

El arte cristiano ha reflejado esta misma idea a lo largo de la historia al pintar en la Anunciación de la Virgen al niño Jesús descendiendo del cielo con una cruz.

Así pues, es posible que los cristianos vincularan la redención obrada por Cristo con su concepción, y ésta determinara la fecha del nacimiento. “Lo más decisivo fue la relación existente entre la creación y la cruz, entre la creación y la concepción de Cristo” (J. Ratzinger, El espíritu de la liturgia, 131).

La difusión de la celebración litúrgica de la Navidad fue rápida. En la segunda mitad del siglo IV se va extendiendo por todo el mundo cristiano: por el norte de Africa (año 360), por Constantinopla (año 380), por España (año 384) o por Antioquía (año 386). En el siglo V la Navidad es una fiesta casi universal.

FRANCISCO VARO

Profesor de Sagrada Escritura en la Facultad Teología de la Universidad de Navarra.

fuente: http://www.primeroscristianos.com/doc_interes/navidad.html

EL TESTIMONIO DE NAPOLEON A CRISTO

EL TESTIMONIO DE NAPOLEON A CRISTO

Puede interesar a algunos saber lo que dijo Napoleón a su compañero incrédulo de exilio, el general Bertrand:

“Conozco a los hombres, y le diré que Jesucristo no es un hombre. Mentes superficiales ven un parecido entre Cristo y los fundadores de imperios y los dioses de otras religiones. Ese parecido no existe. Existe entre el Cristianismo y todas las demás religiones una distancia infinita.

“podemos decir a los autores de todas las otras religiones, ´ustedes no son dioses ni agentes de la Deidad. Ustedes son solo misioneros de la falsedad, moldeados del mismo barro que el resto de los mortales. Ustedes han sido hechos con todas las pasiones y vicios inseparables de ellos. Sus templos y sacerdotes proclaman su origen. Este será el juicio, el clamor de la conciencia, de todo aquel que examine los dioses y templos del paganismo.

“El paganismo nunca fue aceptado como verdad por los hombres sabios de Grecia, tampoco por Sócrates, Pitágoras, Plato, Anaxagoras ni Pericles. Pero por otra parte los más elevados intelectos desde la llegada del Cristianismo han tenido fe, una fe viva y practica, en los misterios y doctrinas del evangelio; no solo Bossuet y Fenelón quienes fueron predicadores , sino también Descartes y Newton, Leibnitz y Pascal, Corneile y Racine Carlo Magno y Luis XIV.

“El paganismo es la obra del hombre. En éste uno solo puede leer nuestra propia inbecibilidad. ¿Qué conocen estos dioses jactanciosos, más que los otros mortales? ¿Estos legisladores griegos o romanos? ¿Este Numa, y Lycurgus? ¿Estos sacerdotes de India o Menfis? ¿Confucio y Mahoma? Absolutamente nada. Ellos han hecho un perfecto caos de la moralidad. No hay ni uno entre todos ellos que haya dicho algo nuevo en referencia a nuestro destino futuro, al alma, a la esencia de Dios, a la creación. Entre en los santuarios del paganismo_ y encontrará perfecto caos, miles de contradicciones, la inmovilidad de las esculturas, la división y la rotura de la unidad, el parcelamiento de los atributos divinos, mutilados o negados en su esencia, los sofismas de la ignorancia y la presunción, fiestas contaminadas, impurezas y abominaciones adoradas, toda clase de corrupción supurando en las más oscuras formas, con la madera podrida, el ídolo y su sacerdote. ¿Honra esto a Dios, o lo deshonra? ¿Son estas religiones y dioses comparables con el Cristianismo?

“En cuanto a mi, yo digo, No. Yo llamo a todo el Olimpo a mi tribunal. Juzgo a los dioses, pero estoy lejos de postrarme ante sus vanas imágenes. Los dioses, legisladores de India y China, de Roma y Atenas, no tienen nada que pueda atemorizarme. No es que yo sea injusto hacia ellos, porque conozco su valor. Innegablemente príncipes cuyas existencias son establecidas en la memoria como una imagen de orden y belleza, _ tales príncipes no fueron hombres ordinarios. Veo a Lycurgus, Numa, y Mahoma, solo como legisladores que tienen el primer rango en el estado que han buscado la mejor solución al problema social; pero no veo nada allí que revele divinidad. Ellos jamás levantaron tan altas pretensiones. En cuanto a mi, reconozco a los dioses y a estos grandes hombres siendo como yo mismo. Ellos han cumplido una elevada parte en sus tiempos, como yo he hecho. Nada anuncia que ello son divinos. Por el contrario hay numerosos parecidos entre ellos y yo mismo, debilidades y errores que se ligan a ellos y a mi, como a toda la humanidad.

Pero no es así con Cristo. Todo en Él me asombra. Su Espíritu me atemoriza, y Su voluntad me confunde. Entre Él y todo lo demás en el mundo no hay un término posible de comparación. Él es verdaderamente un Ser por Si mismo. Sus ideas y sentimientos, las verdades que anuncia, Su forma de convencer, no pueden ser explicadas por la organización humana ni por la naturaleza de las cosas. Su nacimiento, y la historia de Su vida; la profundidad de Sus doctrinas que sujeta las más poderosas dificultades, y que es de estas dificultades, la más admirable solución; Su evangelio, Su aparición, Su imperio, Su marcha a través de las edades y las esferas, todo para mi es un prodigio, un misterio insoluble, que me sumerge en ensueños de los cuales no puedo escapar, un misterio que está allí ante mis ojos, un misterio que no puedo negar ni explicar. Aquí no veo nada humano.

Mientras más me acerco, y examino más cuidadosamente, todo es superior, todo queda grande_ de una grandeza que abruma. Su religión es una revelación de una inteligencia que ciertamente no es humana. Existe una profunda originalidad, que ha creado una serie de palabras y de máximas antes desconocidas. Jesús no toma prestado de nuestras ciencias. Uno no puede encontrar absolutamente nada en otro lugar, sino solo en Él, la imitación o el ejemplo de Su vida. Él no es un filósofo, ya que Él avanza por milagros; y desde el comienzo Sus discípulos lo han adorado. Él los persuade más por apelar al corazón que por medio de algún despliegue de método y lógica. Tampoco Él impone sobre ellos algunos estudios preliminares o algún conocimiento de las letras. Toda Su religión consiste en creer.

De hecho las ciencias y las filosofías no valen de nada para la salvación; Y Jesús vino al mundo para revelar los misterios del cielo y las leyes del Espíritu. Tampoco Él tiene algo que hacer sino solo con el alma, y solo a eso Él lleva Su evangelio. El alma es suficiente para Él, y Él es suficiente para el alma. Materia y tiempo eran los amos del mundo. A Su voz todo retorna al orden, la ciencia y la filosofía vienen a ser secundarios. El alma ha reconquistado su soberanía. Todo el andamiaje escolástico cae, como un edificio arruinado, ante una sola palabra, ¡fe!

¡Qué Maestro, y qué palabra, que pueden efectuar tal revolución! ¡Con qué autoridad Él enseña a los hombres a orar! Él impone Su creencia , y nadie jamás ha sido capaz de contradecirlo: primero, porque el evangelio contiene la más pura moralidad, y también porque la doctrina que contiene de oscuridad es solo la proclamación y la verdad de eso que existe que ningún ojo puede ver y ninguna razón penetrar. ¿Quién es el insensato que dirá ‘No’ al intrépido viajero que relata las maravillas de los picos de hielo que solo él ha tenido la valentía de visitar? Cristo es ese viajero. Sin duda uno puede permanecer incrédulo; pero nadie puede atreverse a decir que no es así.

“Alejandro, Cesar, Carlomagno, y yo mismo fundamos imperios; pero ¿sobre qué fundamentos hemos hecho descansar las creaciones de nuestros genios? Sobre la fuerza. Jesucristo fundó un imperio sobre el amor; y en esta hora millones de hombres morirían por Él”

Napoleon Bonaparte

fuente:http://www.palabradeverdadycordura.cl/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=168

la segunda venida de Jesus VIII. PALESTINA EN TIEMPOS DE JESÚS. La dominación romana

la segunda venida de Jesus VIII
PALESTINA EN TIEMPOS DE JESÚS. La dominación romana

En el año 30 (o 29) de nuestra era, tres cruces fueron levantadas en las afueras de Jerusalén: en dos de ellas morían dos hombres condenados por delitos comunes; en la tercera, moría Jesús de Nazaret. Eran los días de la Pascua judía, por tanto el hecho sucedió entre marzo y abril de ese año.

Jesús había sido arrastrado ante dos tribunales y sometido a dos juicios: el del Sanedrín y el del Procurador romano Poncio Pilato. El Sanedrín condenó a Jesús por blasfemia: se había proclamado hijo de Dios. Pero las autoridades judías, como leemos en el evangelio de san Juan, no tenían autorización para emitir y ejecutar sentencias capitales. Por eso, en la madrugada del día viernes, llevaron al preso ante el tribunal de Pilato.

La acusación, en este caso, fue otra y muy hábil: este Jesús se había proclamado rey de los judíos, es decir, se había puesto en contra del «César», o sea, del emperador de Roma. Pilato se dio cuenta de que la acusación no tenía ningún fundamento, pero tuvo miedo de que los judíos lo denunciaran a Roma y mandó que Jesús fuera crucificado. Sin embargo, el desenlace posterior de los acontecimientos, tanto en Palestina como en Roma, no fue favorable para Pilato y resultó que incluso la decisión de condenar a Jesús había sido políticamente equivocada. De hecho, en el año 36, será destituido.

El emperador de Roma era Tiberio (19-36 d.C.), primer sucesor de Augusto. En realidad, hasta el año 31, Tiberio había dejado el pleno manejo del imperio en manos de Sejano, su plenipotenciario. Y Pilato era un hombre de este último. Pero en el año 31 Sejano cae en desgracia. El propio Tiberio se deshace de él y retoma el control del imperio. Con respecto a la turbulenta provincia de Siria (que ahora incluye a Palestina) su legado Vitelio -en el año 36- destituye al sumo sacerdote Caifas y decide que Pilato debe irse a Roma para rendir cuenta de toda su política hasta el momento. El juicio es desfavorable y Pilato muere de muerte violenta.

De este modo empezamos a descubrir que -a partir del año del año 31 y, como veremos, hasta el año 62, cuando Nerón (54-68 d.C.) cambió radicalmente su política- Roma no fue hostil al cristianismo. Más bien, y durante más de treinta años, miró con una cierta simpatía y tolerancia a esta nueva secta que había aparecido entre los judíos, aunque sea por la simple razón de que estos la combatían. Y en distintas oportunidades, ya sea en Roma, ya sea en Palestina, las autoridades romanas defendieron a los cristianos de las agresiones del judaismo, como veremos sobre todo en el caso de san Pablo.

Esto no impidió hechos violentos -como la lapidación de Esteban en el año 34 por manos del Sanedrín y como la decapitación de Santiago en el año 42 por orden de Herodes Agripa I- pero estos hechos no correspondían a la voluntad de Roma y fueron juzgados como abuso de poder.

Es que los romanos -pragmáticos como siempre- se dieron cuenta inmediatamente de que ni Jesús ni sus seguidores eran peligrosos desde el punto de vista estrictamente político, se dieron cuenta que de ahí no iba a surgir ninguna de las tentativas subversivas que caracterizaban, en cambio, otros sectores del judaismo.

Señales de los tiempos

El Nuevo Testamento sostiene insistentemente que la venida de Cristo es inminente (Mt. 16.28; 24.33; Ro. 13.11s; 1 Co. 7.29; Stg. 5.8s; 1 P. 4.7; Ap. 1.1; 22.7, 10, 12, 20). Esta inminencia temporal, sin embargo, está condicionada por la creencia de que “antes” deben producirse ciertos acontecimientos (Mt. 24.14; 2 Ts. 2.2–8), y especialmente por la clara enseñanza de que la fecha del fin no puede ser conocida de antemano (Mt. 24.36, 42; 25.13; Mr. 13.32s; Hch. 1.7).

Todo cálculo queda eliminado, y los creyentes viven en diaria expectativa precisamente porque la fecha no puede ser conocida. La inminencia tiene menos que ver con fechas que con la relación teológica entre el cumplimiento futuro, y la historia pasada de Cristo y la situación actual de los cristianos.

El “ya” promete, garantiza, exige el “todavía no”, de manera que la venida de Cristo ejerce una presión continua sobre el presente, haciendo que la vida cristiana se oriente hacia ella.

Esta relación teológica explica el característico escorzamiento de la perspectiva en la profecía de Jesús sobre el juicio de Jerusalén (Mt. 24; Mr. 13; Lc. 21) y en la profecía de Juan acerca del juicio de la Roma pagana (Ap.); estos dos juicios se vislumbran como acontecimientos relacionados con el triunfo final del reino de Dios, por la sencilla razón de que teológicamente lo son, cualquiera sea el lapso cronológico entre ellos y el fin.

Es precisamente porque se acerca el reino de Dios que los poderes de este mundo son juzgados incluso en el transcurso de la historia de esta era. Todos los juicios de esta naturaleza constituyen anticipos del juicio final.

La teoría según la cual Jesús fue un revolucionario, o de que, había venido para liberar a los oprimidos de las esclavitudes políticas y sociales, no tiene ningún fundamento histórico.

No obstante, sería un error de interpretación mucho más grave concluir que Jesús y el cristianismo han sido y son portadores de un espiritualismo inocuo, o de una simple moral, o de un culto más en el panorama mundial de las religiones. Más tarde, Roma misma comprenderá muy bien la verdadera naturaleza y el verdadero peligro que le venía del cristianismo. No un nuevo partido o una nueva ideología, sino una nueva vida y una nueva cultura, un comienzo de otro mundo -más humano y más vivible- dentro este mundo, dentro de una sociedad profundamente en crisis que, en el caso del imperio romano, ya no tenía en sí misma ningún fundamento sólido, ningún valor humano -ni siquiera la antigua tradición de los padres fundadores- en que poder consistir.

Tal como resulta a lo largo de toda su historia, el cristianismo demuestra su verdadera identidad, su novedad radical y su fuerza, no cuando se opone al poder con las mismas armas del poder, sino cuando construye nuevas formas de vida.

Vemos que ya existía la maldad de los tiempos también bajo los romanos. Pero Jesús vino al mundo. No perdió sus años gimiendo y lamentando la maldad de los tiempos. Cortó por lo sano. De manera muy simple. Haciendo al cristianismo. El no se quedó incriminando o acusando. El salvó. No incriminó al mundo, sino que dio su vida para que todo aquel que en el creyere no se pierda,sino fuere salvo”

Bibliografia

  • Dicc. Bibl. ed Certeza
  • De la Tierra  a las gentes,Asoc. civil Promocion cultura y fe

Ver

La muerte del Apostol San Pablo

La muerte del Apostol San Pablo

Descargar ( La-muerte-del-apostol-san-pablo.pdf )

Ver Enlaces relacionados con “Los discípulos de Jesús”

San Pablo de Tarso

Este relato, es de la tradición cristiana. Seguramente hay cosas que son verdad y otras que son parte de fábulas y leyendas. Les ruego sean caustos al considerar literalmente y como válido toda esta ilustración acerca de la muerte del apóstol Pablo.

Bendiciones.Paulo Arieu

Cuando este apóstol llegó a Roma, Nerón, que aunque ejercía ya como emperador aún no había sido coronado ni confirmado definitivamente en el cargo, no prestó mucha atención a los comentarios de la gente sobre los conflictos que existían entre Pablo y los judíos y entre éstos y los cristianos; por eso el apóstol pudo libremente predicar y moverse por la ciudad. San Jerónimo dice en su libro los Hombres ilustres, que Pablo llegó a la capital en calidad de prisionero, en el año 25 después de la Pasión del Señor, cuando ya Nerón llevaba dos ejerciendo como emperador, y que, aunque siempre estuvo vigilado, durante un bienio gozó de cierta libertad de movimientos y pudo sostener frecuentes controversias con los judíos; pasados estos dos años primeros, Nerón suprimió la vigilancia a la que le tenía sometido, permitióle actuar libremente, y el apóstol aprovechó aquella circunstancia para predicar por los pueblos de occidente.

leer mas…

Predestinación.El fondo histórico-geográfico de una controversia

Predestinación.El fondo histórico-geográfico de una controversia

Aunque el término proginosko — conocer de antemano, como prognosis = presciencia, comporta en la Biblia un matiz afectivo, una predilección, lo cual nos obliga a colocar un acto de la voluntad divina por delante de todo lo que pueda acontecer después, la intrusión de los prejuicios teológicos pronto indujo a los escritores eclesiásticos de los primeros siglos a distorsionar el uso de los términos prognosis y prohorismós, dividiendo a los llamados «Padres de la Iglesia» (sobre todo, a partir del siglo iv) en dos escuelas; la intelectualista y la voluntarista.

A) La escuela intelectualista se fraguó en el Oriente (podemos representarla en Juan Crisóstomo). Según ella, Dios ejecuta Sus designios de acuerdo con su presciencia (entendiendo ésta como un mero «conocer de antemano» en sentido intelectual); por tanto, destina a cada uno al lugar al que sus propias obras lo llevan. Este concepto de predestinación «posí praevisa mérita» (a base de los méritos conocidos de antemano) surgió en Oriente como reacción contra el fatalismo maniqueo y apenas tuvo aceptación en Occidente hasta el tiempo de la Reforma, cuando fue recogido por los jesuitas, llamándose molinismo, por ser el jesuita Luís de Molina quien le dio forma definitiva.

B) La escuela voluntarista tiene su representante más típico en Agustín de Hipona, quien definió la predestinación como «la presciencia (en el sentido de predilección) y preparación de los beneficios divinos, por los que con toda certeza se salvan cuantos se salvan».[1]

Lo radical de su postura se echa de ver por el contexto posterior en que, al hablar de la «massa perditionis» de los inconversos, añade que no se les concede ni el tener ocasión de creer. Tanto Duns Scot (Escoto) como Tomás de Aquino favorecieron, de diverso modo, esta tendencia, que fue recogida y radicalizada en el siglo xvi por Juan Calvino, así como por los seguidores de Tomás de Aquino. Surgió en el siglo v como reacción contra el pelagianismo y el semipelagianísmo. Tras el Concilio de Trento, la Iglesia de Roma se ha inclinado más bien hacia el molinismo —énfasis en la libertad humana—, mientras las iglesias típicamente Reformadas se adhirieron a Calvino.

¿Qué dice la Escritura?

El mensaje de Dios ha de tomarse en su totalidad, estando dispuestos a tomar en su sentido obvio todos los lugares que traten de esta materia, y explicando los lugares oscuros a la luz de los claros, sin retorcer éstos para que encajen en un sistema determinado. Si seguimos incondicionalmente la opinión de un hombre, por muy «hombre de Dios» que haya sido, sin cotejarla cuidadosamente con la Palabra, estamos en peligro de seguir las mismas «tradiciones de hombres» (Col. 2:8), de las que decimos abominar. Veamos, pues, lo que dice claramente la Escritura:

A) La Escritura nos dice que Dios ha elegido a ciertos individuos para que lleguen a ser hijos de Dios y herederos del reino de los Cielos, y ello sin mérito alguno por nuestra parte: «Según nos escogió en El (Cristo) antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos… en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo» (Ef. 1:4-5); «Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios… de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a la cual os llamó» (2.a Tes. 2:13-14): «A los que de antemano conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de Su Hijo» (Rom. 8:29-30). Se habla aquí de «los que conforme a su propósito son llamados» (v. 28).

Si se examinan estos textos con otros citados al comienzo de esta lección, se advertirá que:

1) se trata de una elección que precede a la previsión de los méritos, pues no es porque seamos santos, sino para que lo seamos; no nos llamó por haber creído, sino para que creamos; el mismo término «elección» queda sin sentido, si Dios se limita a ver el camino que vamos a tomar, la decisión por la que nos determinamos a creer;

2) se trata de una elección incondicional, inmutable, eficaz, como lo muestra el que Dios obra el mismo querer y hacer nuestro (Filip. 2:13);

3) se hace en Cristo, por Cristo y para Cristo, como Mediador, no porque Cristo sea, con su obra, la causa de nuestra elección, sino porque El es el realizador de la salvación a la que fuimos elegidos para ser, a su tiempo, aceptos, o sea, reconciliados, en el Amado (Efesios 1:6). En otras palabras, Cristo no murió para que Dios nos amara, sino porque nos amaba (Jn. 3:16).

B) Pero la Escritura dice también que Dios quiere que todos se salven, y por eso Dios envió a Su Hijo al mundo, porque Dios amaba al mundo (Jn. 3:16). «Bueno es Jehová para con todos» (Sal. 145:9). «Y por todos murió…; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo» (2.a Cor. 5:15, 19); «El cual (Dios) quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (1.a Tim. 2:4); Dios no quiere «que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2.a Ped. 3:9); «El (Jesucristo) es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo» (1.a Jn. 2:2).

De aquí deducimos que:

1) Dios ha provisto medios de salvación para todos, de modo que podamos decir «cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia» (Rom. 5:20); [2]

2) por eso, es sincera la invitación del Señor, por medio de Pablo, en Hechos 17:30: «manda a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan», y en 2.a Cor. 5:20: «¡Reconciliaos con Dios!»;

3) la inconversión es un rechazo de la gracia: «¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?» (Rom. 2:4).

C) La Escritura dice que la única causa de condenación no es la voluntad de Dios, sino el rechazo consciente de la salvación ofrecida: «¡Cuántas veces —dice Jesús a los judíos impenitentes— quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!» (Luc. 13:34); «Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y ésta es la condenación —es decir, ésta es la causa de la condenación—: que la luz (que ilumina a todo hombre —cf. Juan 1:9—) vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz» (Jn. 3:17-19); «Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios» (Rom. 2:5).

D) Así que podemos concluir: Toda la salvación es de gracia (Ef. 2:8-10); toda la condenación es por la resis­tencia del hombre, que no se abre a la luz, a la gracia, al mensaje salvífico, a la obra del Espíritu (Hech. 7:51). Nos queda una pregunta que resume el misterio profundo del destino de cada hombre: ¿por qué Dios ha decretado eternamente el romper la resistencia de unos, abriendo sus corazones (Hech. 16:14), y no de otros? La respuesta (misteriosa, claro está) la encontrará el lector en Rom. 9: 14-24; 1.a Cor. 4:7; 15:10.

Terminemos con optimismo: «¡GRACIAS A DIOS POR SU DON INEFABLE!» (2.a Co­rintios 9:15).

notas

[1]. V. Rouet de Journel, Enchiridion Patristicum, n. 2000. Agustín radicalizó su postura más aún en sus últimos años, pero 1.a Timoteo 2:4 fue un texto que le llevó de cabeza.

[2]. Si la provisión de gracia está a disposición sólo de algunos, se quiebra por su base el paralelismo general del contexto (versículos 15-19).

FRANCISCO LACUEVA, Curso de Formación teológica evangélica, un Dios en Tres Personas Pag. 176-180 ,ed Clie

Evangelios Gnósticos,Constantino y el Canon de la Scriptura

Evangelios Gnósticos,Constantino y el Canon de la Scriptura

Pablo Santomauro
Pablo Santomauro

Autor:Pablo Santomauro

Preguntas recibidas

1) ¿Por qué lo Evangelios Gnósticos no fueron incluidos en el Canon bíblico?

2) ¿Supervisó Constantino la formación y el contenido de la Biblia?

Existen decenas de evangelios apócrifos, incluyendo los evangelios gnósticos, que fueron escritos muchas décadas y hasta siglos después de los hechos, , cuando todos los testigos de la vida y ministerio de Jesús ya eran prácticamente fósiles.

¿Que creían los gnósticos? La palabra griega gnosis significa “entendimiento”.  En el contexto del gnosticismo, “entendimiento” se refiere al entendimiento esotérico dado por revelación divina.  Aunque hay variaciones entre las mitologías gnósticas, ellas tienen muchos elementos básicos en común.  Por ejemplo, en estas mitologías se explica que la chispa divina empieza con la existencia del dios incognoscible e inefable.  De la esencia o ser de este dios emanaron o se originaron otros dioses.  Estos dioses menores se llaman eones, y junto con el dios incognoscible constituyen el ámbito de la plenitud divina, el pleroma.  Estos seres divinos consisten sólo de espíritu, no poseen materia.  La materia, de acuerdo a estas creencias, es mala y sólo lo que es espíritu es bueno.  Los gnósticos “cristianos” creían que Jesús era un mensajero celestial, un eón que fue enviado desde el Padre, el dios incognoscible, para dar a los escogidos una experiencia y entendimiento místico.  Este entendimiento causaba un gran despertar que les ayudaba a avanzar a su destino espiritual.

Muchos piensan que los escritos gnósticos fueron aceptados por la iglesia primitiva, pero no son parte del Canon del Nuevo Testamento porque a la iglesia católica (o al emperador Constantino, según qué versión) no le convino incluirlos. ¿Es ésta la verdadera razón por la cual no tenemos el Evangelio de Tomás y otros evangelios gnósticos en nuestra Biblia?  ¡No!  Eruditos del Nuevo Testamento explican que hubo tres requisitos que la iglesia primitiva decidió exigir para determinar cuáles libros eran divinamente inspirados y debían ser incluidos en el Canon de las Sagradas Escrituras.  Cito ahora del Dr. Miguel Endara:

1. Autoridad apostólica – el libro tuvo que haber sido escrito por un apóstol o por un discípulo de los apóstoles.

2. Regla de fe – las enseñanzas del libro tendrían que ser coherentes con lo que dice el Antiguo Testamento y con la tradición oral de Jesús y de sus discípulos.

3. Aceptación y uso universal, o casi universal en las iglesias – el libro tenía que ser reconocido como inspirado por las iglesias primitivas y por esta razón debería tener uso continuo y universal, o casi universal.

Veamos si los libros gnósticos cuentan con estos requisitos:

1. Autoridad apostólica – los libros gnósticos no fueron escritos hasta después de la mitad del segundo siglo.  Esto quiere decir que fueron escritos por lo menos cien años después de la muerte y resurrección de Jesús, cuando los apóstoles y sus discípulos ya habían muerto.  En este caso es imposible tener autoridad apostólica.

2. Regla de fe – las enseñanzas gnósticas no eran coherentes con las enseñanzas del Antiguo Testamento, ni con la tradición oral de las enseñanzas de Jesús y sus discípulos.

3. Aceptación y uso universal, o casi universal en las iglesias – no hay escritos ni ninguna evidencia de que los libros gnósticos fueron aceptados en una manera continua, universal, o casi universal en las iglesias. Al contrario, estos libros fueron casi universalmente rechazados por todas la iglesias primitivas. (Miguel Endara, El Código Da Vinci y el Cristianismo, Apología Cristiana, Mayo-Agosto 2006, Centro de Investigaciones Religiosas, Montebello, EEUU)

Como vemos, las razones por las cuales estos evangelios nunca fueron aceptados son bien claras, y ni los cristianos ni ninguna iglesia trataron jamás de ocultarlas. A lo sumo se conocen alrededor de 50 evangelios no canónicos atribuidos a otros apóstoles pero todos carecen de la histórica “cadena de evidencia” legítima y/o reclamaban algo completamente contrario a lo que los evangelios ya aceptados postulaban. Esto es algo conocido por los eruditos cristianos ortodoxos, liberales y sin ninguna inclinación religiosa. Cuando algo es aceptado universalmente tanto por los académicos cristianos como los que niegan la inspiración divina  de la Biblia, la experiencia determina que es verdad.

La mayoría de estos evangelios son sólo conocidos por su nombre, no existiendo ningún manuscrito o fragmento de manuscrito en la actualidad. Se les conoce porque algunos de sus pasajes fueron citados aisladamente por ciertos escritores cristianos de la antigüedad. Nunca fueron aceptados por la iglesia y nunca fueron ocultados por ninguna logia secreta. La mayoría de estos textos ni siquiera armonizan con el período histórico de la vida de Jesús. Si un evangelio narrara que los discípulos de Jesús descendieron al pueblo a buscar alimentos y regresaron con la especial de 12 piezas del Pollo Loco y 2 botellas de Coca Cola grande, inmediatamente el lector se percataría del fraude de la descripción. El Evangelio de Bernabé, por ejemplo, contiene anacronismos tales como la referencia a 1) cascos de vino de madera en lugar de odres (una costumbre que comenzó siglos más adelante), 2) una descripción de un procedimiento legal en un tribunal de leyes medieval y 3) una referencia a un jubileo cada 100 años en lugar de 50, algo que la iglesia católica promulgó en 1343 durante el papado de Bonifacio. Es obvio que el Evangelio de Bernabé no fue escrito antes del siglo 14.

El Evangelio de los Ebionitas dice que Juan el Bautista no comía miel y langostas, sino solamente miel. Los ebionitas eran vegetarianos y por supuesto no iban a permitir que la verdad interfiriera con sus hábitos alimenticios. El Evangelio de Pedro culpa a los judíos solamente por la muerte de Jesús y exonera completamente a los romanos. ¡Caramba! Parece que Pedro desarrolló un saludable antisemitismo en pocos años. En el Evangelio de Tomás, de corte gnóstico, Jesús dice en el versículo 114, hablando de María de Magdala, que él la hará “un espíritu viviente que se parezca a vosotros, varones. Porque cada mujer que se haga a sí misma varón entrará en el reino de los cielos”. Esto está en directa oposición a las enseñanzas de Jesús. ¡Qué pena! Parece que los gnósticos eran machistas.

Ahora ya sabemos por qué los evangelios gnósticos, y otros, no se consideration inspirados por Dios y por ende no fueron incluidos en la Biblia.

¿Supervisó Constantino la formación y el contenido de la Biblia?

Según algunos críticos, fue el emperador Constantino quien impuso cuáles libros deberían ser incluidos en la Biblia durante y a partir del Concilio de Nicea (325 d.C.), y en ese proceso se eliminaron los evangelios gnósticos. Esta idea no tiene ninguna base histórica ya que el Concilio nunca trató con el tema del Canon. El Concilio fue convocado para tratar la propuesta de Arrio de Alejandría, quien enseñaba que Jesús era un ser creado inferior a Dios – la documentación que poseemos en la actualidad sobre el Concilio de Nicea es aplastante al respecto, el Canon bíblico nunca fue discutido. ¿Por qué no? Porque el Canon ya había sido prácticamente grabado en piedra cientos de años antes.

Los cuatro Evangelios ya habían sido aceptados por los cristianos 200 años antes como lo documentan Justino Mártir e Ireneo en la mitad del segundo siglo. Las cartas de Pablo ya circulaban en todas las iglesias durante vida de éste y eran consideradas autoritativas como Palabra de Dios (2 P. 3:16; 1 Co. 14:37; 1 Ts. 2:13). Pedro reconoce las cartas de Pablo como autoritativas, y recordemos que Pablo escribió virtualmente la mitad del Nuevo Testamento. Por otra parte, el Evangelio de Lucas fue escrito sólo tres años antes que la Primera Carta de Pablo a Timoteo (Lucas fue escrito ca. 60 d.C. y 1 Timoteo ca. 63 d.C.), sin embargo, Pablo no vacila en colocar el Evangelio de Lucas en el mismo nivel de autoridad que el libro de Deuteronomio (del Antiguo Testamento). Para que el lector visualize la fuerza impactante de esto último consideramos propio citar las palabras de Pablo:
“Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario ”. (1 Timoteo 5:18).

La referencia al “buey que trilla” es tomada de Dt. 25:4. Deuteronomio era considerado autoritativo por los judíos y cristianos (parte del Canon). La referencia al obrero “digno de su salario” es citada por Pablo del Evangelio de Lucas, 10:7. Se encuentra también en Mateo 10:10.

En el primer siglo no era nada fuera de lo normal que un pasaje del Antiguo Testamento fuera llamado “Escritura”, pero que un pasaje de un evangelio fuera llamado “Escritura”, eso nos dice mucho acerca de que Pablo consideraba esos libros del Nuevo Testamento con autoridad divina. Esto es suficiente para mostrar que los evangelios canónicos ya eran considerados normativos o parte del Canon bíblico 260 años antes del Concilio de Nicea. Como ya hemos visto, uno de los requisitos para determinar cuáles libros son inspirados por Dios y por ende parte del Canon, es la confirmación de que los libros fueran aceptados y leídos por las iglesias como la Palabra de Dios, y por cierto que los cuatro evangelios llenaban esas condición.

El proceso de canonización del Nuevo Testamento no fue caprichoso, sino el resultado de selecciones cuidadosamente estudiadas durante el paso del tiempo por eruditos brillantes de la historia, quienes tomaron como norma los requisitos ya explicados anteriormente. Algunos cristianos lo ponen en forma sucinta: “El Canon fue fijado por Dios (referencia a la inspiración divina de los libros) y reconocido por los cristianos”. Sucesivas votaciones en los cónclaves de la iglesia no hicieron más que ratificar el consenso universal. Aclaramos que hoy en día, cuando hablamos del Canon de la Escritura, los cristianos nos referimos a todos los libros que colectivamente constituyen la Palabra de Dios. Se exceptúan, por supuesto, ,los libros apócrifos agregados al Antiguo Testamento por la iglesia católica a partir del siglo 16.

Es cierto que algunos libros demoraron más que otros en ser reconocidos como de inspiración divina, pero luego de ser sometidos a exámenes rigurosos fueron finalmente confirmados en el Canon. Los libros que fueron en principio puestos en duda fueron: Hebreos, Santiago, 2 Pedro, 2 y 3 de Juan, Judas y Apocalipsis. El Dr. Ron Rhodes explica brevemente cómo estos libros zanjaron en última instancia las dudas planteadas respecto a ellos:

Hebreos fue puesto en duda porque se desconocía el autor. Eventualmente, llego a ser reconocido con autoridad apostólica. Uno de los exámenes que se le imponía a los libros era confirmación de que había sido escrito por un hombre de Dios, profeta o apóstol.

Santiago fue puesto en duda por el conflicto aparente con los escritos de Pablo sobre salvación por fe solamente. El conflicto fue resuelto cuando se llegó a reconocer que las obras de las que hablaba Santiago eran una referencia al resultado o consecuencia inevitable de la fe genuina.

2 de Pedro se cuestionó porque el estilo difiere de 1 Pedro. Se vio luego de que Pedro usa un escriba para escribir 1 Pedro (ver 1 Pe.5:12). La diferencia de estilos no es problema.

2 y 3 de Pedro fueron puestos en tela de juicio porque el autor de estos libros se llama a si mismo “anciano” y no “apóstol”. Sin embargo, luego se vio que Pedro (un apóstol) también se llama a sí mismo “anciano” en 1 Pe. 5:1 — Es claro entonces que una misma persona puede ser un anciano y un apóstol al mismo tiempo, en aquella época por supuesto.

Judas fue puesto en duda porque tiene referencias a 2 libros que no eran canónicos — El libro de Enoc y La Asunción de Moises —- Esta objeción fue salvada porque se notó que aun Pablo citaba a poetas paganos (ver Hechos 17:28 y Tito 1:12). Sumado a esto, el libro de Judas tuvo aceptación entre los creyentes de la iglesia primitiva (otro examen o “test” que la iglesia usó para canonizar los libros — reconocimiento entre la gente de Dios).

Apocalipsis fue dudado porque enseña un reinado de Cristo de mil años. En la época existía una secta que enseñaba lo mismo, por eso se concluyó que  Apocalipsis no era Escritura. Sin embargo, debido a que muchos padres de la Iglesia creían en un reinado de un milenio, esta objeción fue finalmente retirada. (Ron Rhodes, The Complete Book of Bible Answers, pp. 29-30)

Conclusión: Afirmar que Constantino tuvo algo que ver con el establecimiento del Canon es una proposición intelectualmente deshonesta. <>

Debate con Eleison, el “cristiano canoso”

Debate con Eleison, el “cristiano canoso”

AC respondidos:

Tanta expectativa y pasó el 10 de julio sin referencias al medio milenio de Calvino. Muchas gracias.

Julio 11, 2009 at 6:07 am.

pauloarieu respondidos:

Es que no soy calvinista.Ni idea de que cumplio años si no fuera porque vos lo has dicho. Saludos

Julio 11, 2009 at 7:54 am.

Eleison respondidos:

Perdonen mi ignorancia, pero si los evangélicos no son calvinistas, ni luteranos, ni esto ni lo otro… ¿Qué son?

¿Una mezcla de todo eso o tienen sus propios calvinos?

No sé cómo va este tema, la verdad…

Julio 11, 2009 at 9:59 am.

pauloarieu respondidos:

Calvino fue un gran teologo sin duda, como lo fue en su tiempo San Agustin y tambien Santo Tomas de Aquino.
Calvino tiene sus seguidores,pero para muchos de nosotros,lo que hizo fue participar del movimiento de reforma de la iglesia occidental. Pero solo fue un teologo,no el papa de los evangelicos. A partir de ahi la tradicion cristiana evangelica se ha dado a llamar reformada, para identificarse con las ideas de estos hombres, pero el cristianismo evangelico tiene muchos grandes hombres de fe. Calvino fue un intelectual,pero han habido otros como Wesley que dio gran impetu al cristianismo tambien en America.
saludos

Julio 11, 2009 at 3:40 pm.

Eleison respondidos:

Entiendo. El movimiento evangelista podria definirse como un sincretismo de diversos protestantismos. Una mezcla de ideas protestantes.

¿No?

Curioso.

Saludos!

Julio 11, 2009 at 6:29 pm.

Eleison respondidos:

Ay, disculpas. Ahora recuerdo que ese verbo en Argentina significa otra cosa… Repetiré la pregunta de forma adecuada:

¿Y quién decide (y cómo) que es lo que se “agarra” de cada teólogo protestante y qué es lo que se rechaza?

¿Una junta central o algo así?

Saludos!

Julio 11, 2009 at 6:47 pm.

byron iza respondidos:

Dios siempre tiene un remanente que able de su palabra y que diriga a un movimiento espiritual ,como senbrar la fe,caminar con reverencia y santidad agradando a Dios en todo ya que ay muchas iglesias llenas y mucha necesidad espiritual yo personalmente ,no me proqupo por qien este quearia este,yo oro para que Dios siga levantando ahombres ymujeres que reflegen el amor de DIOS

Julio 11, 2009 at 6:08 pm.

Eleison respondidos:

¿Y quién decide (y cómo) que es lo que se coge de cada teólogo protestante y qué es lo que se rechaza?

¿Una junta central o algo así?

Saludos!

Julio 11, 2009 at 6:33 pm.

Eleison respondidos:

“Siempre hubo iglesias evangelicas, desde antes de la reforma”

¿Antes de la reforma?

¿Dónde situas su comienzo exactamente.

¿Y con quién comenzaron su andanza en separado?

Saludos!

Julio 11, 2009 at 9:12 pm.

pauloarieu respondidos:

Las iglesias evangelicas empezaron con las misiones de los Hechos de los apostoles.
Al principio formaron concilios ecumenicos.Se llamaron catolicos
Se emepzo a diluir la esencia y aparecieron los montanistas
Luego Roma empezo con el poder centralizado en el obispo romano.
Luego empezaron las persecuciones contra los disidentes.
Algunos se quedaron dentro del catolicismo,otras empezaron a abrirse.Tomaron diversos nombres,
En el 1000,vino el cisma ortodoxo pneumatologico.
En el 1500 la Reforma Protestante.
Luteranos,anglicanos, anabaptistas,ref. holandeses (calvinistas)
1800 los metodistas con wesley
1900 pentecostales
1950 carismaticos,neocarismaticos,apostolicos.

Mas o menos. No me acuerdo toda la historia de memoria.
Saludos

Julio 11, 2009 at 9:19 pm.

Eleison respondidos:

No has contestado mi pregunta. En ese orden cronológico que das, ¿en qué momento concreto sitúas la aparición de la doctrina que defendeis?

Julio 11, 2009 at 9:49 pm.

pauloarieu respondidos:

La “doctrina”,como vos decis, no nace en el siglo I. Luego que el canon de la biblia fue cerrado,comenzaron los debates. No conozco historia tanto como para responderte. Busca en internet, en algun libro de historia del cristianismo.
saludos

Julio 12, 2009 at 12:04 am.

Eleison respondidos:

Lo pregunto para saber cuánto de nueva (o novedosa) es tu religión.

A mí me merecen cierto respeto aquellos “separados” que se reclaman herederos de alguna separación concreta en la historia pasada.

Podemos decir quie los testigos de jehová se declaran arrianos, o recogen las ideas arrianas.

Lo que temo es que me estés intentando de decir que los evangélicos son un movimiento relativamente reciente, con una interpretación que no equivale a ninguna de las tendencias que aparecieron en el primer milenio cristiano, por ejemplo…

Si es un nuevo cristianismo, que no se reclama heredero de nadie de la antigüedad… ¿por qué le llaman cristianismo y no neo-cristianismo?

¿Es así? ¿Se basa sólo en las ideas de unos reformadores occidentales más e 1500 años posteriores a cristo, y sin reclamarse heredero de ninguna tradición antigua?

Saludos!

Julio 12, 2009 at 8:02 pm.

pauloarieu respondidos:

no es asi. Calvino y Lutero se llevaron por San Agustin, eran agustinianos.
No somos neocristianos.No existe eso,o estas dentro o estas fuera del cristianismo. El cristianismo es uno solo, no viejo,ni nuevo.
el hecho que no obedezcamos al papa ni sus obispos, nos hace neocristianos+
Acaso los valdeneses, que se separaron en el 1200, no son cristianos…,pregunto yo
yo no me acuerdo toda la historia del cristianismo,no soy una enciclopedia.Eso me posiciona fuera del cristianismo?
en vez de dar misa,leemos la biblia, tomamos al cena del Señor todos los domingos cantamos himnos o canciones, y nos vamos a casa,luego de los anuncios. Eso es salirse fuera de la cristiandad?
Como eran las reuniones hogareñas del libro de los hechos.?

Julio 12, 2009 at 10:13 pm.

pauloarieu respondidos:

Los carismaticos se parecen a los montanistas.el resto, su doctrina es como la de las epistolas paulinas.Son comunidades paulinas, en general,salvo las desviaciones doctrinales

Julio 12, 2009 at 10:15 pm.

pauloarieu respondidos:

Existe una sola Iglesia, varias iglesias.

Julio 12, 2009 at 10:16 pm.

pauloarieu respondidos:

Cuando en las horas de intenso disgusto,
el desaliento te invade el alma y las lágrimas te
afloran en los ojos, búscame:
Yo Soy aquel que sabe sofocar el llanto y detener
las lágrimas.

Cuando te juzgas incomprendido de los que te
rodean y veas que a tu alrededor hay indiferencia,
acércate a Mí:

Yo Soy la luz sobre cuyos rayos se aclaran la pureza
de tus intenciones y la nobleza de tus sentimientos.

Cuando se extingue el ánimo para arrastrarte en
las vicisitudes de la vida y te hallares en la inminencia
de desfallecer, llámame:

Yo Soy la fuerza capaz de remover las piedras de los
caminos y sobreponerte a las adversidades del mundo.

Cuando te azote la pobreza y ya no supieras dónde
reclinar la cabeza, corre junto a Mi:

Yo Soy el refugio en cuyo seno encontrarás amparo para
tu cuerpo y tranquilidad para tu espíritu.

Cuando te falte la calma, en los momentos de mayor
aflicción y te consideres incapaz de conservar la
serenidad de espíritu, invócame:

Yo Soy la paciencia que te hace vencer los trances más
dolorosos y triunfar en las situaciones más difíciles.

Cuando la tristeza y la melancolía te inunden el
corazón y todo te causa aborrecimiento, llámame:

Yo Soy la alegría que te sopla un aliento nuevo
y te hace conocer los encantos de tu mundo interior.

Cuando uno a uno te fenecen los ideales más bellos
y te sientes en al auge del desespero, apela a Mí:

Yo Soy la esperanza que robustece la fe y te calienta
los sueños.

Cuando la impiedad te rechaza al revelarte las faltas
y experimentas la dureza del corazón humano, procúrame:

Yo Soy el perdón que te levanta el ánimo y promueve la
rehabilitación de tu espíritu.

Cuando ya no pruebas la sublimidad de una afección
tierna y sincera y te desilusionas del sentimiento de tus
semejantes, aproxímate a Mí:

Yo Soy la renuncia que te enseña a olvidar las ingratitudes
de los hombres y la incomprensión del mundo.

Cuando ya perdiste tus fuerzas y no te recordaras
de Mí, estás aun a tiempo, búscame, siempre estoy
cercano a los que de corazón me buscan.

Por último y cuando por fin quisieras saber quién Soy,
pregunta al río que murmura y al pájaro que canta,
a la flor que desabrocha y a la estrella que brilla
al joven que espera y al viejo que recuerda.

Llámame Amor: el remedio para todos los males
que te atormentan el espíritu:

¡YO SOY JESÚS!

Julio 12, 2009 at 10:17 pm.

pauloarieu respondidos:

http://www.cristianismo-primitivo.org/

Julio 12, 2009 at 10:19 pm.

pauloarieu respondidos:

“¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido” (Eclesiastés 1:9-10)

Julio 12, 2009 at 10:20 pm.

AC respondidos:

Es raro. Yo me enteré lo de los 500 años por artículos de este blog.

Julio 12, 2009 at 11:37 pm.

pauloarieu respondidos:

SI,pero no sabia lo del dia especifico de su cumpleaños.
Yo no soy seguidor de Calvino. Saludos

Julio 12, 2009 at 11:47 pm.

Sanjo Koso respondidos:

Hay tipos que creen que hay cierta autoridad en el hecho de llevar miles de años errados…

Julio 13, 2009 at 11:42 am.

Anónima_40 respondidos:

LI, sin tapujos te digo que me eres un poco plomo, pero te leo y veo que tienes razón o que coincidas con mi intuición ( cuando a una la supera el conocimiento la ayuda millllones la intuición, en mi caso la femenina,, la mejor !! loll eres mucho mas honesto, ehhh lo que no significa que eres top en eso! para nada,estas lejos mon ami, tengo clarísimo quien/es te supera con creces.,

ego te salveo—–> se dice así ?? lol

Julio 13, 2009 at 11:21 pm.

pauloarieu respondidos:

Anonima. Le ruego que en pos del debate, se abstenga de emitir publicamente sus opiniones.
De lo contrario, tendra que tomarse unas vacaciones hasta que se le enfríen las opiniones.SI?
las reglas del blog las pongo yo,ok?
Gracias

Julio 13, 2009 at 11:24 pm.

Responder

pauloarieu respondidos:

Anonima.

http://lasteologias.wordpress.com/2009/07/13/un-problema-si-dos-no/

Julio 13, 2009 at 11:33 pm.

pauloarieu respondidos:

Anonima:

http://lasteologias.wordpress.com/2009/07/13/un-problema-si-dos-no/

Julio 13, 2009 at 11:34 pm.

pauloarieu respondidos:

(Hechos 17: 1)= Pasando por Anfipolis y Apolonia llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo.

Julio 13, 2009 at 11:35 pm.

pauloarieu respondidos:

El:
DOnde debo verificar el tema de los comentarios.????

saludos

Julio 13, 2009 at 11:37 pm.

pauloarieu respondidos:

Lo importante es que las iglesias puedan cumplir su rol en occidente. Si no se echan a perder,quizas puedan cumplir una labor profetica. Tambien muchos latinos están llendo al reino Islam, ya que compartimos muchas caracteristicas similares.Lo importante es procurar ser fiel al Espíritu de Dios y lo mas posible al texto bíblico que Dios nos ha revelado.Para algo nos lo reveló,no?
saludos

Julio 14, 2009 at 1:23 pm.

logos77 respondidos:

Hola Eleison,

He estado leyendo este intercambio. No hay que darle tantas vueltas a la cosa. Jesucristo lo dejó muy claro cuando le dijo a Nicodemo lo siguiente:

“De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Nicodemo le dijo:¿Como puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar de nuevo en el vientre de su madre, y nacer?
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo”.
Evangelio de Juan 3:1-7.

En todo tiempo, siglo primero, segundo, cuarto, quince, o veintiuno, los cristianos tienen que nacer de nuevo. No hay otro camino de convertirse en cristiano. Jesucrito lo dejo bien claro cuando repitió cuatro veces “de cierto, de cierto te digo”. El hecho de repetirlo de esa forma indica la importancia que le daba a la forma de hacerse cristiano. HAY QUE NACER DE NUEVO.

Para el que ya ha nacido de nuevo, todo lo que ha explicado Paulo está muy claro. Tu no lo puedes entender porque no has nacido de nuevo, y punto.
Puede que seas una buena persona, puede que seas religioso, e incluso puede que creas en Jesús, pero si no has nacido de nuevo no eres cristiano verdadero, Eleison.
No te enfades, ni ofendas, te digo esto para que medites y busques con todo tu corazón al Señor, ya que no es por casualidad que él te ha puesto en nuestro camino para ayudarte a nacer de nuevo.

Tu eres muy religioso y te pasas el tiempo defendiendo tu religión en vez de testificar de Jesús. Todo el que ha nacido de nuevo tiene el Espíritu de Dios en su corazón.
La diferencia entre unos cristianos verdaderos y otros y por qué a veces no nos ponemos de acuerdo es debido al grado de madurez espiritual de cada uno.

¿Cuanto tiempo pasas leyendo y meditando en la palabra de Dios cada día? Dudo que lo hagas. Te recomiendo empezar leyendo el Evangelio de San Juan diariamente, dos capitulos, y continuar al dia siguiente con los proximos hasta que lo hayas leido todo, orando para que el Señor te de sabiduría y te revele como nacer de nuevo.
Está claro que tú no has nacido de nuevo todavia.
Cuando lo hagas se te abrirán los ojos y entenderás todas las cosas.

Bendiciones

Julio 14, 2009 at 5:37 pm.

Eleison respondidos:

¿Nos conocemos Logos77? Es que hablas de mí sin haberme visto en tu vida…

Un ortodoxo nace de nuevo en el Bautismo. Como todos, vaya noticia puesss…

Todos nacen en el bautismo, no puede ser que unos bautizados sí y otros no. Otra cosa es hacer crecer la semilla del bautismo, pero nacer, todos los bautizados nacen, para tu información…

Quizá pase menos tiempo que tú leyendo la Biblia, pero comprende que es que en igual medida como ortodoxo debo leer patrística, filosofía, teología, etc… Sobre todo para poder comprender qué es lo que dice mi Tradición y qué es lo que realmente quiere decir la Escritura.

Leer la Biblia una y otra vez como un loro, sin saber cómo se debe leer ni cuál es la tradición que debe guiar la lectura del teto sagrado, es un gran ejercicio de salmodia repetitiva, pero no sirve para enterarse de nada.

Es mejor leer también a los Padres que nos suministraron esa misma Biblia… Si no es que algo cojea…

Por cierto, le decía a Paulo que no me gusta el ad hominen, así que si vas a hablar conmigo sobre espiritualidad atente a los conceptos, ideas y saberes, y olvídate de mentar la vida privada de los contertulios. Estoy hasta el gorro de chismes, me preocupan las conversaciones más elevadas.

En el chisme habita el Diablo, nadie más. El órgano que más peca, según la ortodoxia… es la lengua!

Como comprenderás, tal vez te decepcione que yo no pregunte por tu vida privada. No lo haré, porque no me aportaría nada lo que me contases… No le veo el sentido. Lo siento.

Saludos Logos77.

Julio 14, 2009 at 6:55 pm.

Eleison respondidos:

De todos modos, Logos77, te diré que en la ortodoxia consideramos blasfemo presumir de santidad. Yo y cada ortodoxo pensamos de nosotros mismos que no somos nada más que pecadores. Yo, el peor de los pecadores (se gozaba de decir San Serafín de Sarov).

Así es. Por eso necesitamos a Cristo, pues nos salva su bondad, no nuestras capacidades. El ortodoxo lucha por ser mejor con la ayuda del Espíritu Santo, pero a sí mismo se tiene como la más pequeña de las cucarachas… Esta es mi cultura!!

El dia que yo vea a un ortodoxo presumir de santidad personal, pensaré que el mundo está patas arriba.

Esta es nuestra cultura. Nadie te la impone, Logos77, pero permite que nosotros continuemos siendo como desde hace 2000 años (casi nada, jeje).

Saludos, que Dios te sane!

Julio 14, 2009 at 7:06 pm.

logos77 respondidos:

Elieson,

No hay ningun caso en las Escrituras en que se bautizara a un bebé. Esa es una de las tradiciones que contradice lo que vemos en la Biblia.

“El que crea y sea bautizado será salvo”. Primero hay que creer y despues bautizarse. Los bebés no creen en Jesús ni se pueden arrepentir de sus pecados para salvación. Solo despues de tener entendimiento sobre estas cosas se debe bautizar una persona.

A mí, por ejemplo, ME BAUTIZARON de bebé en la Sagrada Familia de Barcelona. Cuando nací de nuevo del Espíritu, DECIDÍ por misma bautizarme, considerando que el bautismo anterior no significaba nada por lo que te he dicho y porque no fué decisión mia, sino de mis padres.

Mi verdadero bautismo fue el segundo, y fue un dia muy especial para mi.

Saludos

Julio 14, 2009 at 8:51 pm.

Responder

pauloarieu respondidos:

Hay cierta unidad y acuerdo entre los concilios. Nosotros no somos protestantes. Estan los protestantes,pero nosotros somos evangelicos. Siempre hubo iglesias evangelicas, desde antes de la reforma, durante la reforma y luego de la reforma,
Las ideas se debaten en libertad. Hay un numero de doctrinas basicas en las que todos estan de acuerdo. Son lso fundamentos (fundamentalistas)
Pero luego por rechazo de cada concilio.
Los reformados son los que mejor doctrina tienen, mas cercana a la biblia. No existe concilio perfecto.
EL catolicismo lo soluciona por dogma este problema.Nosotros no.Siompelmnet son movimientos independientes.
Hay muchisimos grupos, es complicado El.
Podes dividirlo en iglesias historicas (las d ela reforma), las anabptistas/bautistas, los de santidad (wesleyanos) ,los penteocstales carismaticos.
y los neocarismaticos que son los carismaticos pero dentro de iglesias historicas,incluso catolicismo.
Esa es una buena clasificacion.

Julio 11, 2009 at 8:37 pm.

Eleison respondidos:

“Siempre hubo iglesias evangelicas, desde antes de la reforma”

¿Antes de la reforma?

¿Dónde situas su comienzo exactamente?

¿Y con quién comenzaron su andanza en separado?

Saludos!

Julio 11, 2009 at 9:12 pm.

Eleison respondidos:

No, si yo tengo claro dónde y cuándo nace mi iglesia, qué dicen exactamente los 7 concilios ecuménicos, quienes formaban la Pentarquía inicial, y quien la abandonó por no aceptar su rol de siempre y exigir más mando (Roma, evidentemente, en el 1054).

Lo que no sé es cuándo nace vuestra doctrina. Si os identificais con grupos arrianos, montanistas, etc…

Dicho de otra manera, ¿hay algún grupo de los albores del cristianismo con el que os identifiqueis, o en realidad considerais vuestro cristianismo como una novedad posterior?

Tenía entendido que muchos grupos protestantes y pentecostales se reclaman los herederos de una u otra facción crítica de los primeros siglos cristianos.

¿Es así en vuestro caso?¿Los evangélicos os reclamais herederos de alguno de esos grupos primigenios, o a vuestro movimiento lo considerais teología nueva nacida mucho más tarde?

Saludos!

Julio 12, 2009 at 12:20 am.

pauloarieu respondidos:

No somos arrianos.Los T.J son arrianos.SOmos trinitarios. Se lucha por tener la doctrina tal como sale del estudio de la biblia, las epistolas.
La iglesia primitiva, brother,salen todas de ahi.
Lo unico que no todos son episcopales. Algunos son democraticos como los bautistas, hay asamblesitas como los hermanos libres.
Son iglesias novotestamentarias,.
La tradicion de los apostoles produjo la iglesia primitiva.La igl. primitiva escribio la biblia, luego la biblia es la norma de fe.
Agarra la biblia,fijate que dice y ya tenes una igl. evangelica.
saludos

Julio 12, 2009 at 12:35 am.

pauloarieu respondidos:

Haces mal la pregunta,porque no existe la Iglesia Evangélica,sino “las iglesias evangélicas”
Son muchas.Todas son parecidas,pero no iguales, los concilios tienen diferencias unos con otros,leves pero hay diferencias.
Calvino y Lutero se llevaron muchisimo por San Agustin. pero obviamente ,las igl. evangelicas estan culturalizadas con Occidente.Mas bien su liturgia proviene de la reforma protestante,Hay las que se llevan por lutero que son mas alegres, y las mas severa y rigidas por Calvino
Saludos

Julio 12, 2009 at 12:48 am.

Eleison respondidos:

En finlandia, la iglesia mayoritaria (luterana) y la segunda (ortodoxa) se llevan estupendamente. Hay muy buenas relaciones entre ambas. Se ve a luteranos cantar en los coros ortodoxos los domingos, invitados con fraternidad por las autoridades eclesiales ortodoxas…

Volviendo al tema. Te lo preguntaré de otra manera ¿estás de acuerdo con alguno de los 7 concilios ecuménicos de la antigüedad? Si es así, con cuantos estás de acuerdo, y cuál es el concilio que ya no acepta ningún evangélico?

Saludos!

Julio 12, 2009 at 2:08 am.

Eleison respondidos:

Por cierto, he encontrado esta entrada en tu blog, y me ha gustado mucho:

http://lasteologias.wordpress.com/2008/11/13/el-literalismo-no-es-el-unico-cristianismo-valido/

Así es. Y, por ello, recomiendo como mejor opción un alejandrismo “moderado”.

No el radical, claro está… no no spasemos de metafóricos (alguna cosa literal sí que hay en la Biblia, pero incluso en esos casos la mayoría de veces importa más el mensaje espiritual del párrafo, que la literalidad del mismo).

Saludos.

Julio 12, 2009 at 2:35 am.

pauloarieu respondidos:

no conozco de q2ue se trataron los concilios. no he leido de ellos. solo se el de la trinidad y el de la deidad de cristo. en eso estamos de acuerdo. lo da maria, ya te lo he explicado.

Julio 12, 2009 at 4:35 pm.

Eleison respondidos:

Lo pregunto para saber cuánto de nueva (o novedosa) es tu religión.

A mí me merecen cierto respeto aquellos “separados” que se reclaman herederos de alguna separación concreta en la historia pasada.

Podemos decir quie los testigos de jehová se declaran arrianos, o recogen las ideas arrianas.

Lo que temo es que me estés intentando de decir que los evangélicos son un movimiento relativamente reciente, con una interpretación que no equivale a ninguna de las tendencias que aparecieron en el primer milenio cristiano, por ejemplo…

Si es un nuevo cristianismo, que no se reclama heredero de nadie de la antigüedad… ¿por qué le llaman cristianismo y no neo-cristianismo?

¿Es así? ¿Se basa sólo en las ideas de unos reformadores occidentales más e 1500 años posteriores a cristo, y sin reclamarse heredero de ninguna tradición antigua?

Julio 12, 2009 at 8:06 pm.

Eleison respondidos:

Dices:

“No somos neocristianos.No existe eso,o estas dentro o estas fuera del cristianismo. El cristianismo es uno solo, no viejo,ni nuevo.
el hecho que no obedezcamos al papa ni sus obispos, nos hace neocristianos+
Acaso los valdeneses, que se separaron en el 1200, no son cristianos…,pregunto yo
yo no me acuerdo toda la historia del cristianismo,no soy una enciclopedia.Eso me posiciona fuera del cristianismo?
en vez de dar misa,leemos la biblia, tomamos al cena del Señor todos los domingos cantamos himnos o canciones, y nos vamos a casa,luego de los anuncios. Eso es salirse fuera de la cristiandad?
Como eran las reuniones hogareñas del libro de los hechos.?”

Paulo, no me tomes el pelo, ¿como dices que da igual cristianismo antiguo que nuevo? Si durante mil años o 1500 no existió un cristianismo como el vuestro históricamente hablando (pues no señalas coincidencias con ningún grupo del primer milenio)¿por qué le llamas cristianismo?

Supongo que porque alguien 1500 años DC os contó que eso “nuevo” (no coincidente con nada anterior) también era cristianismo!!! Qué feliz el hombre!!!

Asi que si alguien decide que es “cristiana” una manera nueva de ver el cristianismo, creada 1500 años DC, la gente se lo cree a pesar de que en 1500 años no sa hubo visto nada igual…

¿Es asi o me equivoco?

Inquietante, cuanto menos… No termino de comprender vuestra manera de pensar. A un producto totalmente nuevo, engendrado en mentes de reformadores del segundo milenio, le llamais cristianismo como el de toda la vida… No lo entiendo.

Julio 13, 2009 at 4:00 am.

pauloarieu respondidos:

Esto es lo que yo creo y lo que nosotros creemos

Porque de TAL manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Jn 3:16
Y en ningún otro hay salvación (Jesucristo); porque no hay otro nombre bajo el cielo,dado a los hombres, en que podamos ser salvos. (Hechos 4:12 curs.mias)

CARTA de AMOR de DIOS PARA Eleison
¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; Y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.
Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. Lucas15:4-7
“Yo soy el Buen Pastor; el Buen Pastor su vida da por las ovejas” Juan 10:11
“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia.”PROVERBIOS 28:13

Esta es la palabra de fe que predicamos: Que si confesares con tu boca que JESUS es el Señor,Y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,serás salvo.Porque con el corazón se cree para justicia, Pero con la boca se confiesa para salvación. ROMANOS 10:8-10

2 Corintios 5:17
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas
La experiencia personal que tiene el cristiano con Cristo Jesús, lo limpia completamente del pasado, de la vieja criatura. El que ha tenido un encuentro real y verdadero con Jesús debe reflejar a Cristo en todas las áreas de su vida. Cuando tienes una experiencia genuina con Jesús, no vuelves a ser el mismo, pues ya has muerto a la vieja criatura.
I. “De modo que si alguno está en Cristo…”
¿Qué es estar en Cristo? Estar en Cristo en vivir como él, imitarlo en todas las áreas. Es pensar como él, es hacer lo que él hacía. El que está en Cristo no teme al maligno ni teme al problema. El que está en Cristo soporta la prueba, vence la tentación y la rechaza. El que está en Cristo no da lugar al enemigo en su vida; no deja puertas abiertas.
La experiencia con Jesús nos transforma por completo. Hay hombres en la Biblia que fueron transformados al tener un encuentro con Jesús. Vemos por ejemplo, a Pedro, que luego de su conversión aún su sombra sanaba a los enfermos. Juan, se convirtió en el apóstol del amor. La mujer samaritana, se convirtió en testigo de la verdad luego del encuentro con Jesús en el pozo. Saulo, el cruel perseguidor de los cristianos, se convirtió en Pablo, uno de los misioneros que más aportó a la difusión del Evangelio de Jesucristo. Estos y otros más, no volvieron a ser los mismos luego de su encuentro con Jesús.
II. “…nueva criatura es…”
El que ha aceptado a Jesús como Salvador, ha comenzado una nueva vida. De la misma manera que una criatura se va formando en el vientre de una madre, así el creyente va creciendo y va experimentando un nuevo nacimiento. Es decir que, cuando llegas a Jesús y le recibes, comienza una nueva vida. Cabe señalar que ese crecimiento debe ser progresivo en el aspecto espiritual y emocional.

Dios nos hace hombres y mujeres nuevos. Dios le habló a su pueblo diciéndole: “Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y le daré un corazón de carne…” (Ezequiel 11:19). El apóstol Pablo le escribe a los gálatas “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación” (Gálatas 6:15).

III. “…las cosas viejas pasaron…”
Cuando leo esta frase viene a mi memoria que muchas personas están recordando las cosas pasadas que ya Cristo borró en ellos. Más aun, las traen a la memoria y son atraídos por ellas para volverlas a hacer, o volver a la vieja criatura, si ya no pueden con los problemas. A muchos les dá con pensar que Cristo ya se olvidó de ellos. ¿Por qué traer a la memoria lo que Cristo ya limpió, borró y sacó de nosotros? Si recordamos lo pasado, que sea para glorificar a Dios por habernos rescatado, por habernos transformado; no, para volver atrás. “Mirar atrás, es volver al pecado”. La mujer de Lot, miró atrás, y se convirtió en una estatua de sal. Cuidémonos de no mirar atrás. Miremos hacia adelante, miremos a la cruz, donde está Jesús y habrá paz en nuestro corazón.

Tenemos que buscar ser renovados por el Espíritu Santo. Pablo, le decía a los romanos “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

IV. “he aquí todas son hechas nuevas”.
Cuando algo es nuevo, nos dá eso que llamaríamos “fiebre”. El cristiano debe permanecer en esa fiebre espiritual. Si todo es nuevo, nuestra vida es nueva. Por lo tanto, vamos a llenar nuestra vida de cosas buenas, de buenas experiencias, de conocimiento de Dios, de pensamientos positivos, de fe, etc. Todo esto nos ayudará a ser los cristianos que Dios quiere que seamos.

Servir a Cristo conlleva mucho sacrificio. Los problemas nos agobian, las pruebas que llegan nos detienen en el camino y a veces el enemigo nos recuerda el pasado para que volvamos atrás. Pero Cristo Jesús nos limpió de todo pecado, nos dió nueva vida y ahora somos nueva criatura. Recordemos, “Si alguno está en Cristo, nueva criatura es”.
Dale tu corazón a Jesucristo ahora, repitiendo la siguiente oración:

Padre Celestial, reconozco que soy un pecador; siento dolor en mi alma por causa de todas mis transgresiones; me arrepiento de todo corazón por haber pecado y vengo a Tí buscando misericordia.

Creo que me amas y que enviaste a tu Hijo, JESUS, para que yo obtuviera la salvación. Yo creo que, en este mismo momento, soy lavado de todos mis pecados con la sangre preciosa de tu Hijo Jesucristo. Acepto el perdón que JESUS vino a darme, según las riquezas de su gracia.

Confieso con mi boca que Jesús es el Señor y creo en mi corazón que tú lo levantaste de los muertos. Creo que he nacido de nuevo y que ahora estoy en Cristo. Desde este momento soy una nueva criatura; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.
Ayúdame a vivir la vida, de ahora en adelante, de la manera que Tú siempre quisiste que la viviera. Quiero recuperar el tiempo que he perdido.Cuento con tu ayuda para lograrlo. En el nombre de JESUS. AMEN.

Cuando lo hagas, esto sera tu situacion
NINGUNA CONDENACION HAY (ROMANOS 8:1-12)

“1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; 4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;

(Romanos 8: 1)
Lo más importante que el Señor Jesucristo consiguió para todos los hombres en aquella Cruz, fue la eliminación de la condenación.
La Palabra de Dios nos enseña que esa gracia salvadora, que remueve toda condenación eterna, llega a ser de nuestro beneficio por medio de la fe; sólo por medio de la fe:
Siendo la salvación eterna el mayor beneficio conseguido por Cristo para todos los que creen, es obvio pensar que será el oponerse a ello la prioridad del diablo.
1. En Cristo Jesús
(Romanos 8: 1)
Pablo usa con frecuencia la expresión en Cristo Jesús. Con ella se refiere a la obra de salvación que Dios ha realizado por medio de Cristo, especialmente en Su muerte y resurrección:
Leemos en Romanos 3: 23, 24;
Leemos en 1 Corintios 1: 30, 31;
Y en cuanto a Su resurrección, leemos:
(Romanos 6: 4, 5)
Revestidos de Cristo
Además, con esta expresión, “en Cristo Jesús”, caracteriza toda la vida del creyente, quien, por la fe se ha unido a la persona de Cristo, a Su muerte y resurrección, y debe seguir viviendo unido a él.
Leemos al respecto en Gálatas 3: 26-28;

Unidos con Cristo para vida eterna
La vida eterna es asimismo una vida en unión con Él:
(Romanos 6: 23)
La obra de la Cruz, es la obra de la muerte y de la vida: De la muerte del pecado; y de la vida eterna.
2. Qué supone la no condenación en Cristo Jesús
Por tanto, en Cristo Jesús, por Su sangre derramada, y por Su resurrección (como triunfo sobre la muerte y sobre el pecado), NINGUNA condenación existe para aquél que por la fe recibe ese beneficio eterno.
¿Qué supone eso?
Veamos en primer lugar que significa en todo su aspecto la palabra condenación.
Según el diccionario griego-koiné, el griego que Pablo utilizó para escribir su epístola, la palabra que encontramos al respecto es katákrima, y su traducción exacta es: Sentencia de condenación.
Así pues leeríamos:
(Romanos 8: 1)
En eso consiste básicamente la salvación en Cristo Jesús, que Dios, como Juez, no nos aplica ninguna sentencia de condenación.
En cuanto a la palabra griega katákrima, su verbo es: katakríno, tiene el mismo sentido que en español, es decir, condenar, por ejemplo, condenar a alguien a la muerte.
Por lo tanto, toda sentencia de condenación a muerte queda revocada (eliminada) por parte del Juez Dios para todos aquellos que estamos en Cristo Jesús.
3. Factores derivados de la condenación
(Romanos 8: 1)
Dijimos antes que el mayor interés del Maligno, es el de oponerse a esa salvación. De ahí que el diablo haya inventado un sinfín de religiones y falsas creencias, para desviar a los hombres de la verdad del Evangelio, y consecuentemente, de la salvación que sólo es, y puede darse en Cristo Jesús.
Todas esas religiones suponen un gran peso sobre los hombros de los hombres en materia de “obras”, que deben llevar para que supuestamente se puedan salvar.
El diablo tiene así entretenida a una inmensa mayoría de hombres y mujeres en todo el planeta; muchos de ellos habiendo oído acerca de Jesús, y habiéndole rechazado.
Pero el máximo interés de Satanás, no es en cuanto a la población mundial que ya está perdida, sino en cuanto a los cristianos verdaderos.
Si no puede condenarles (porque ya son salvos), intentará hacerles sentir que están condenados.
Diferentes variantes de la condenación
Diferentes variantes de la condenación, es lo que el diablo intentará hacer que los cristianos sientan y padezcan, y lo hará a través de sus demonios. Veamos algunas de esas variantes:
Dentro de lo que es la condenación, encontramos entre otros factores, los siguientes:
Sentirse perdido o condenado; (sentir la propia condenación; apartado de Dios)
Sentirse sucio y despreciable.
Culpabilidad; (sentimiento de culpa indefinida)
Falta de sentirse amado; (Dios no me ama; nadie me ama)
Falta de amar; (falta de sentir amor hacia los demás, y a uno mismo)
Falta de sentirse aceptado y recibido; (por Dios y por los demás hermanos)
Sentido de indignidad; (falsa humildad; sentir que uno no da la talla)
Sentirse infravalorado; (Dios no me usa; los demás no me consideran)
Sentimiento de ser malvado; (sentirse malo)
Fracaso.
Temores y miedos.
Rechazo.
Autorechazo.
Temor al rechazo.
Incredulidad.
Duda.
Desesperanza.
Desesperación.
Preocupaciones.
Afán y ansiedad.
(La lista no es exhaustiva)
Por todas esas cosas Jesús entregó su propia vida, pero el diablo a través de sus espíritus malignos siempre intentará hacernos sentir o experimentar alguna o muchas de esas cosas, por lo tanto nos será imprescindible hacer algo al respecto.
Lo primero que deberemos hacer, es asegurarnos de que estamos andando rectos ante el Señor, sin pecado oculto alguno, para que el enemigo no gane ninguna ventaja sobre nosotros.
Cuando el Espíritu Santo nos ha de redargüir de pecado, lo hace de forma concisa y sin hacernos sentir condenados. En cambio, el diablo pretende hacernos sentir condenados y ese sentir es como muy indefinido y pesado.
Lo segundo, será el no aceptar como genuino nada de lo que se pueda experimentar al respecto de la lista de arriba.
La Biblia, que es la Palabra de Dios, y por tanto, la verdad, nos dice que hemos sido hechos ACEPTOS EN EL AMADO (Ef. 1: 6). Leemos así:
(Efesios 1: 3-8)
Esa aceptación de lo que somos por parte de Dios, es señal de que todo lo malo que podamos sentir o experimentar: No viene de Dios y no es de Dios.
Si no viene de Dios, viene del diablo.
3. Encarando al diablo y a su mentira
Recordemos: (Romanos 8: 1)
I. Creer y confesar la verdad
I. Así que lo primero será creer y confesar a viva voz lo que es la verdad: Dios nos ha librado de la condenación, y de cualquier factor devengado de la misma.
CREER LA VERDAD ES PRIMORDIAL PARA OBTENER LA TOTAL VICTORIA SOBRE LOS ARDIDES DEL MALIGNO.
CON LA CONFESIÓN DE LA VERDAD, DECLARAMOS LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO EN NUESTRAS VIDAS.
II. Entendiendo acerca de lucha espiritual
Dios no nos ha dejado a merced del diablo y de sus espíritus malignos. Veamos algunas escrituras:
(Efesios 6: 12)
(Marcos 16: 17)
(Lucas 10: 19)
En esa lucha, tenemos la acción, y la victoria.
(1 Juan 3: 8):
La Biblia nos enseña que gracias a que Jesús derrotó al Maligno en la Cruz, ahora nosotros podemos enfrentar con victoria al diablo, sus demonios, y su obra en nosotros.
III. Limpiándonos de toda contaminación de espíritu
(2 Corintios 7: 1)
Es menester, una vez identificados esos espíritus malignos, que obran conforme a su naturaleza de maldad (hemos descrito algunos de esos factores de condenación), echarlos fuera de nuestras vidas en el nombre de Jesús.
Esa es nuestra acción y deberá ser nuestra práctica; y haciendo de ese modo, podremos experimentar como paulatinamente va bajando la intensidad del ataque contra nuestras vidas, e iremos experimentando cada vez más, la libertad, y en general el fruto del Espíritu que Jesús consiguió para nosotros en la Cruz y en Su resurrección…
Porque no olvidemos esto:
YA NO HAY CONDENACIÓN ALGUNA PARA LOS QUE ESTAMOS EN CRISTO JESÚS.

Dios te bendiga mucho,Eleison!!!

Julio 13, 2009 at 6:23 am.

Eleison respondidos:

No cuela. Esta forma de pensar el cristianismo es del segundo milenio (es decir, es más de 1500 años posterior a Jesucristo).

Te sonará muy bien, no digo que no. sólo digo que es nueva, no existía en los primeros 1500 años de cristianismo. Demuestra que existia y dejaré de pensar que el movimiento evangélico es “técnicamente” neocristiano. Es del segundo milenio el interpretar así. Un fenómeno, pues, desconocido en la cristiandad durante 1500 años.

¿no?

Yo no puedo ver seriedad alguna en una interpretación cristiana aparecida 1500 años después de la historia del cristianismo…

Saludos Paulo, que Dios te bendiga a tí también, claro…, pero la historia no te da la razón en esto, y es irrefurable que el mov. evangélico es simplemente un neocristianismo (por mucho que te pongas a citar la Bíblia sesgada y novedosamente).

Imagina que dentro de unos años alguien inventa una nueva denominación cristiana y una nueva manera de interpretar. Y que al preguntarle dónde hubieron en el pasado cristianos de esa clase, el hombre se pusiera a citarte trozos de la Biblia sin contestarnos a la pregunta.

Raro, ¿no?

Julio 13, 2009 at 11:53 am.

Eleison respondidos:

Sanjo Koso respondidos: “Hay tipos que creen que hay cierta autoridad en el hecho de llevar miles de años errados…”.

Ya claro, eso nos lleva a que el cristianismo nace 1600 años después de Cristo, y que los mártires de los circos romanos morían en nombre de su estupidez. Claro, claro… jeje.

Qué tontos hemos sido… tuvieron que venir unos sajones 1600 años dC, a decirnos que no éramos cristianos, que el cristianismo no existíó a lo largo de esos miles de años y que ellos lo acaban de inventar…jeje.

Extravagante idea, Jocoso. Y “neocristiana” por los 4 costados, pero no cristiana.

Julio 13, 2009 at 12:04 pm.

rastacalcedonico respondidos:

De todos modos, jocoso, no estamos hablando ahora de cuál nos parece mejor…

Hablamos de que “técnicamente”, el mov. evangélico no es cristianismo sino neo-cristianismo.

Que te guste más uno u otro no se debate ahora, jocosete.

Es neocristianismo de la segunda mitad del segundo milenio, “técnicamente” hablando.

Saludos!

Julio 13, 2009 at 1:55 pm.

pauloarieu respondidos:

Cristiano Canoso:
«No Me Avergüenzo del Evangelio»
Vamos a analizar el texto de Romanos 1:16, donde el apóstol Pablo escribió: «Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.» Muchos han observado que Romanos 1:16 declara la tesis de la epístola entera. Romanos fue escrito para explicar el evangelio, y como es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Se puede dividir este libro tan fascinante en dos partes: la primera parte consta de las enseñanzas más doctrinales, para decírselo así. Se encuentra en los capítulos 1-11; la segunda parte del libro a los Romanos consta de las enseñanzas más prácticas. Se encuentra en los capítulos 12-16. Así es la división comunmente aceptada por los estudiosos del Nuevo Testamento. No obstante, hay que notar que el uno implica el otro. Es decir, la enseñanza acerca de la doctrina correcta naturalmente conduce a la enseñanza de como vivir la vida cristiana. El uno depende del otro.
Aquí en nuestro texto de Romanos 1:16, el apóstol pone el escenario de lo que va a venir en el resto del libro. «No me avergüenzo del evangelio,» afirmó. Después del himno, veremos por qué Pablo no se avergonzó del evangelio:
En nuestro texto de Romanos 1:16, el apóstol Pablo confesó: «Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.» Fíjese en la primera frase, «no me avergüenzo del evangelio.» Como se sabe muy bien, la palabra «evangelio» quiere decir «buenas nuevas.»
Como Pablo, nosotros debemos decir que no nos avergonzamos del evangelio. Si tuviésemos la oportunidad de preguntarle directo a Pablo qué quizo decir al declarar «no me avergüenzo,» es probable que nos diría algo como lo siguiente:
No me avergüenzo primeramente de los hechos del evangelio. El evangelio consta de ciertos hechos históricos que han transcurrido a través del tiempo y del espacio. En el libro de los Hechos de los apóstoles, se registra la predicación de Pablo en Antioquía de Pisidia en el capítulo 13. Es el primer sermón registrado del apóstol Pablo. Allí, predicada la muerte, la sepultura, y la resurrección de Cristo. Otra vez, en Hechos 17 en la ciudad de Tesalónica, predicaba la muerte, la sepultura, y la resurrección de Cristo. En Hechos capítulo 26, ante el Rey Agripa, Pablo predicaba la muerte, la sepultura, y la resurrección de Cristo. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa cuando nos hace resumen del evangelio en 1 Corintios 15:1-4, escribiendo: «Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibísteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñando lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.» Entonces, los hechos más básicos del evangelio son la muerte, la sepultura, y la resurrección de Jesucristo. Pablo no se avergonzó de ese evangelio.

En segundo lugar, es probable que Pablo diría, no me avergüenzo de los mandamientos del evangelio. El evangelio consta no solamente en los hechos para creer sino en los mandamientos para obedecer. Un mandamiento es para la gente oir el evangelio (Romanos 10:17). Otro es para creer en Cristo y en sus Palabras (Hechos 16:31). Otro mandamiento del evangelio es arrepentirse de los pecados (Hechos 17:30,31). Otro es confesar a Cristo con la boca (Romanos 9:9), y otro mandamiento del evangelio es ser bautizado—sumergido en agua—como creyente arrepentido para perdón de los pecados (Romanos 6:3-7 y Gálatas 3:26,27). Claro que hay otros mandamientos del evangelio. Cristo dijo, «Si me amáis, guardad mis mandamientos» (Juan 14:15).
En tercer lugar, de acuerdo con Romanos 1:16, es probable que Pablo diría que no me avergüenzo predicar que hay solamente UN evangelio. El mundo no está complacido con esta idea. La gente quiere tener muchos caminos, muchas opciones, muchas iglesias, y muchos evangelios. Algunos siente que eso provee la esperanza para aquellos que nunca han oído el evangelio. Sin embargo, Pablo predicaba EL evangelio—singular—no los evangelios—plural. Para Dios y Cristo, existe solamente un evangelio. Efesios 4:5 dice que hay «una fe.» ¿Qué es «la fe»? Hechos 13:7-8 dice que el proconsul, Sergio Paulo, deseaba «oir la palabra de Dios» como predicada por Pablo y Bernabé. «Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar DE LA FE al proconsul.» Por ende, sabemos que «la fe» equivale a «la palabra de Dios.» Efesios 4:5 dice que hay «una fe.» Por consiguiente, hay «una palabra de Dios.» Judas 3 habla de «la fe que ha sido una vez dada a los santos.» Pablo no se avergonzó del evangelio.
En Romanos 1:16 Pablo confesó «porque no me avergüenzo del evangelio.» ¿Por qué? Porque Pablo supo que el evangelio es el único poder de Dios para la salvación. Como el agua es el poder de Dios para satisfacer la sed, y como los alimentos son el poder de Dios para satisfacer el hambre, el evangelio es el poder de Dios para satisfacer los anhelos más profundos del corazón humano. Es poder para la salvación.
El evangelio es el poder de Dios para convencer al hombre. ¿Va a aparecer Dios personalmente en su cuarto por la noche para convencerte directamente de su realidad y su voluntad para tu vida? No. Lo hace mediante el evangelio. Juan 20:30,31 explica que los milagros registrados en el evangelio como relatado en su libro fueron señales para que creyamos.
El evangelio es poder de Dios para convencer al hombre de su culpa. No es por la operación directa del Espíritu Santo, sino por la predicación del evangelio. Hechos 2:37 es ejemplo de esa acción, «Al oir esto, se compugieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?» No fue por la operación directa del Espíritu Santo, sino por la predicación de la palabra que oyeron que fueron convencidos de su culpabilidad.
Además, el evangelio es poder de Dios para iluminar la mente del hombre. Cristo le mandó a Pablo a predicar «para que abras sus ojos,» como le dijo (Hechos 26:18). Habla también del resplandor de la luz del evangelio de la gloria de Cristo en 2 Corintios 4:4. ¡Lo que este mundo oscuro necesita para el alumbramiento de su entendimiento es el evangelio de Cristo!
Dios tiene solo un camino para tu salvación—su evangelio. Si rechazas la invitación del evangelio, no tienes la esperanza. Dios castigará a todos que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo (2 Tesalonicenses 1:7-9). Por esto, es de suma importancia en tu propia vida aprender qué es el evangelio, y obedecerlo.No nos avergonzamos del evangelio. ¿Y tú? ¿Te avergüenzas del evangelio? de su estudio? de su obediencia? de sus advertencias?

Julio 13, 2009 at 3:34 pm.

Eleison respondidos:

No has entendido ni una sola palabra de lo que te pregunto.

No te estoy preguntando qué movimiento te parece más correcto.

Te estoy preguntando si entiendes que se trata “técnicamente” de un neocristianismo o no (independientemente de que te guste o disguste).

¿Aceptas que el mov. evangelico es históricamente un movimiento que aparece en la segunda mitad del segundo milenio? es decir, ¿aceptas que es un neo-cristianismo?

Sí o no?

ps: no me tomes el pelo y contesta, hombre.

Saludos!

Julio 13, 2009 at 6:00 pm.

pauloarieu respondidos:

kristiano kanoso.

“16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia,17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16-17)

¿Qué significa que la Biblia es inspirada?”
Cuando la gente dice que la Biblia fue inspirada, se están refiriendo al hecho de que Dios influenció divinamente a los autores humanos de las Escrituras de tal manera que lo que ellos escribieron fue la misma Palabra e Dios. En el contexto de las Escrituras, la palabra inspiración significa sencillamente “Exhalada por Dios” La inspiración nos comunica el hecho de que la Biblia es realmente la Palabra de Dios, y hace que la Biblia sea única entre todos los demás libros.”
Mientras que hay diferentes opiniones acerca de hasta que punto la Biblia es inspirada, no cabe duda que la Biblia por sí misma clama que cada palabra, en cada parte de la Biblia, fue inspirada por Dios ( 1 Corintios 2:12.13; 2 Timoteo 3:16.17) Esta visión de las Escrituras es frecuentemente conocida como inspiración “verbal plenaria”. Lo que significa que la inspiración se extiende a cada una de las palabras (inspiración verbal), no solo a los conceptos o ideas; y de que la inspiración se extiende a todas las partes de la Escritura y a todos los temas tratados en la Escritura (inspiración plenaria). Hay algunas personas que creen que solo partes de la Biblia son inspiradas, o solo los pensamientos o conceptos que tratan sobre religión son inspirados; pero estas opiniones sobre la inspiración se quedan anuladas ante lo que la Biblia demuestra por sí misma. Toda la inspiración verbal plenaria es una característica esencial de la Palabra de Dios.
Lo extenso de su inspiración puede verse claramente en 2 Timoteo 3:16-17 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Estos versos nos dicen que Dios inspiró toda la Escritura y que es provechosa para nosotros. No solamente está inspirada en las partes de la Biblia que tratan de las doctrinas religiosas; sino en cada una de sus partes desde Génesis hasta Apocalipsis es la Palabra de Dios misma. Puesto que están inspiradas por Dios, las Escrituras tienen por lo tanto, la autoridad cuando se trata del establecimiento de la doctrina y son suficientes para enseñar al hombre cómo guardar una correcta relación con Dios, “instruidos en justicia”. La Biblia declara que no solo está inspirada por Dios, sino que también tiene la habilidad de cambiarnos y prepararnos “enteramente”, al ser equipados para toda buena obra.

Otro verso que trata con la inspiración de las Escrituras, es 2 Pedro 1:21. Este verso nos dice, “porque nunca la profecía fue traída por voluntada humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Este texto nos ayuda a comprender, que aunque el hombre escribió las Escrituras, las palabras que ellos escribieron fueron las mismas palabras de Dios. Aún cuando Dios utilizó a hombres con sus distintivas personalidades y estilos de escritura, Dios inspiró divinamente cada palabra que ellos escribieron. Jesús mismo confirmó la inspiración verbal plenaria de las Escrituras cuando ÉL dijo, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.” (Mateo 5:17-18) En estos versos, Jesús reforzó la veracidad de las Escrituras hasta su más pequeño detalle y el más minúsculo signo de puntuación – porque es la Palabra misma de Dios.

Y porque las Escrituras son la inspirada Palabra de Dios, podemos concluir que también son inerrantes y con autoridad. Una correcta visión de Dios nos llevará a una correcta visión de Su Palabra. Porque Dios es todopoderoso, omnisciente, y completamente perfecto, Su Palabra tendrá, por su misma naturaleza, las mismas características. Los mismos textos que establecieron la inspiración de las Escrituras, también establecen que son tanto inerrables como acreditadas en su autoridad. Sin duda, la Biblia es lo que dice ser – la innegable y autorizada Palabra de Dios para la humanidad.

young kristian

Julio 13, 2009 at 8:26 pm.

pauloarieu respondidos:

Kristiano Kanoso:
Una de las preguntas más sinceras y llenas de anhelos de fidelidad que el pueblo de Dios se formula hoy día, es: ¿Cómo debe ser, en realidad, la iglesia del Señor en este siglo veintiuno? Esto, mientras conjeturan, tejen hipótesis y se imaginan como será la que viene en corto, mediano o largo plazo.

Cada sector del cristianismo tiene sus propias y buenas ideas, aunque estas no siempre se ajusten a la voluntad y el propósito de Dios. Mas bien encaja con lo que sus opiniones personales, doctrinarias o denominacionales le sugieren, demandan o imponen.

Así andamos; enredados en interminables divergencias, polémicas y hasta enfrentamientos internos. Todo buscando lo mejor, es cierto, pero dándole satisfacción solamente al diablo, que ve conseguido su objetivo de fondo: hacernos perder un tiempo precioso en estas cosas mientras él y sus demonios se llevan al infierno a cientos, miles o millones de almas perdidas.

¿Adonde está la gran verdad? Eso es lo que se preguntan muchos. Y entonces acuden a oír a unos y a otros y se olvidan, curiosamente, de que la verdad solamente está en Cristo y que la Palabra escrita, la Biblia, da detalles tan precisos, tan tipológicos con este tiempo que sería imposible equivocarnos si la miráramos y escudriñáramos a ella, tal cual se nos ha ordenado hacer.

(Hechos 17: 1)= Pasando por Anfipolis y Apolonia llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo.

Vamos tranquilidad, paso por paso y entendiendo a Pablo, con nuestra mente y con nuestro espíritu; abiertos en ambas cosas. Sin descartar ninguna.

Primero: vemos que Pablo, un intelectual con excelente formación y con un pasado que usted conocer muy bien, aquí nos muestra tres aspectos muy claros de su personalidad bajo el influjo divino:

1)= Su convicción. Creía y sabía muy bien en qué creía y como lo creía, ya que acostumbraba, – dice -, a ir a ellos, los religiosos de su tiempo. No esperaba que ellos vinieran atraídos por el bullicio, la música o los milagros.

2)= Los confrontó. Discutió con ellos por tres días de reposo. Si pensamos que el día de reposo era el sábado, él dedicó tres semanas a esta actividad. Eso habla de una irrestricta seguridad en su doctrina y de una perseverancia que iba más allá de los rechazos, denuestos y repudios que pudiera haber recibido.

3)= Declaró y expuso por medio de las Escrituras. Cuidado que declarar es una cosa y exponer es otra. Hoy sobreabundan los expositores. La Biblia está al alcance de cualquiera y exponer sobre sus textos desde una óptica social, histórica, arqueológica y hasta de cierto contenido teológico conceptual no es una labor tan compleja o difícil que no pueda hacerse.

De allí que cualquier creyente, medianamente bien intencionado, pueda ocupar un púlpito y exponer fundamentos bíblicos con sapiencia y efectividad. Dios bendice y esa Palabra no vuelve vacía, pero de allí a llamar a esto “predicación” o “mensaje”, hay un espacio: es el que va desde la exposición a la declaración.

Declarar es como decir: esto que digo no me lo contó nadie, no lo leí en ningún librito de buenos testimonios, ni lo saqué del casete de otro predicador. Lo que digo sobre Jesucristo, se los digo porque yo lo viví, yo lo experimenté y porque me pasó a mí.

Testimonio personal a la vista; eso es una declaración. Ahora bien; discutir, debatir con el mundo religioso, ¿Sirve? Desde la unitaria óptica de la exposición, quizás no; pero cuando lo que se expone va acompañado de lo que se declara, mire lo que ocurre:

(Verso 4)= Y algunos de ellos creyeron, (No dice cuantos; sólo dice algunos. Pero tratándose de religiosos y tradicionalistas, algunos son valiosos e importantes) …y se juntaron con Pablo y Silas; (Esto quiere decir que pidieron la membresía, ¿Se da cuenta?) …y de los griegos piadosos, en gran número, (El pueblo gentil responde de otro modo. Aquí sí, dice gran número) …y mujeres nobles, (Acá habla de la nobleza, de la casta o clase superior) …no pocas. (Está bien: discutir con exposición y declaración, da resultados)

(Verso 5)= Entonces los judíos que no creían, (Religiosos, pero al mismo tiempo, incrédulos) …teniendo celos, (La exposición bíblica no suele producirle celos a nadie, la declaración testimonial cargada de poder de Dios, sí) …tomaron consigo a algunos ociosos (Ya había desocupados, desempleados, entonces) …hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlo del pueblo. (La actitud de los religiosos, fue: mitad subversiva y mitad delictiva. Fíjese, de paso, a consecuencia de que se daba esto).

(Verso 6)= Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: estos que trastornan el mundo entero también han venido acá;

Aquí, fíjese, hay dos cosas: la primera es que, cuando la clase religiosa se ve impotente para frenar lo que considera molesto, fastidioso o contrario a sus costumbres o tradiciones, suelen acudir a las autoridades seculares o a los funcionarios políticos.

Lo otro, es que hay una palabra profética insertada casi sin proponérselo, aquí: trastornan el mundo, dicen, y en realidad la zona donde sucedían los hechos, aunque amplia, no era el mundo entero, al que incluso ni siquiera se conocía. ¿Exageración o profecía? ¿Hasta que extremo seguiría el deseo de sacarlo de esa tarea a Pablo y Silas?

(Verso 7)= A los cuales Jasón ha recibido; (Aquí la ligó el pobre Jasón, solamente dueño de casa. ¿Se parecerá, acaso, a algún suceso actual donde algún pobre pastor puede granjearse la antipatía de grupos religiosos e incrédulos, sólo por permitir predicar a siervos ungidos con el poder del evangelio de Jesucristo, totalmente distanciado y diferenciado de los ritos, costumbres y tradiciones rutinarias antiguas?) …y todos estos contravienen los decretos de Cesar, (Ahora defienden la legalidad social), …diciendo que hay otro rey, Jesús (Aquí la cosa pasa por dos andariveles: o no entendieron nada, cosa muy probable, o lo que es peor, tergiversaron la expresión de Pablo. Y esto es más grave aún, porque usted sabe muy bien quien es el que utiliza la tergiversación de verdades como antiguo método de perturbación, confusión y opresión).

(Verso 8)= Y alborotaron al pueblo y a las autoridades de la ciudad, oyendo estas cosas. (Hicieron un lío bárbaro que incluyó a todo) …pero obtenida fianza de Jasón y de los demás, los soltaron, (Cuando el mundo secular interviene en las cosas de la iglesia, la única solución viable es en el idioma que ese mundo mejor conoce y maneja: el dinero.

La iglesia moderna debe tener en cuenta disponer de dinero. No como un dios supletorio ni como mecanismos de influencia o poder, sino para salir de esos pequeños grandes inconvenientes que a veces podemos tener en el marco de esta sociedad en la que hemos sido colocados. Una iglesia pobre y miserable no es ni puede ser reflejo de la personalidad de nuestro Dios.)

(Verso 10)= Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos.

Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, (Aquí “nobles” no implica título nobiliario, sino actitud moral, afectiva). …pues recibieron la Palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las escrituras para ver si estas cosas eran así.

Aquí quedan claramente expuestas dos posiciones que ya se observaban en la iglesia primitiva y que hoy continua con plena vigencia, lo que deja ver que no se trata de cuestiones nacionales, históricas o de idiosincrasia.

Las mentalidades abiertas se atreven a recibir todo, obedecen el mandato de escudriñar (Investigar) y finalmente acceden a la luz de la revelación, ya sea para confirmar como para desestimar. Las mentalidades cerradas, en cambio, no aceptan recibir nada nuevo, se cierran en lo que conocen, por lo tanto desobedecen al no escudriñar, investigar ni revisar nada y, por obvia consecuencia, nunca llegan a tener revelación alguna.

Así pueden perderse la bendición del alimento fresco, nutritivo y maduro o, por el contrario, pueden vivir durante años terca y obstinadamente en el error o el infantilismo espiritual. Lo primero en un buen creyente es tener nobleza en su corazón y solicitud en su actitud.

(Verso 12)= Así creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción y no pocos hombres. (A la hora de creer no hay distinción ni mucho menos acepción de personas.)

(13) Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también Berea era anunciada la Palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes.

Es notorio que estos judíos que se trasladaron de Tesalónica a Berea para alborotar a las multitudes, no eran hombres que actuaban por su cuenta. Había, – Es evidente -, todo un movimiento organizado por la clase religiosa de la época tendiente a abortar la recepción de la frescura y la libertad del evangelio del Señor.

La Palabra, cuando es expuesta con conocimiento y declarada con convicción, siempre alborotará a quienes suponen que religión no es más que una actitud filosófica ante la vida, que en todo caso, muy bien podría desarrollarse con o sin Dios…

(Verso 14)= Pero inmediatamente los hermanos enviaron a Pablo que fuese hacia el mar; (La iglesia primitiva tiene un sello que salta a la vista: se unía a todo nivel para socorrer al perseguido, para respaldar a sus conductores y para preservar la continuidad del mensaje).

…Y Silas y Timoteo se quedaron allí. Y los que se habían encargado de conducir a Pablo le llevaron a Atenas; y habiendo recibido orden para Silas y Timoteo, de que viniesen a él lo más pronto que pudiesen, salieron.

Lo más claro que vemos aquí es la obediencia manifestada por los propios líderes ante órdenes precisas. El de Dios es un ejército y, como tal, funciona con estrategias bélicas muy claras y específicas. En este caso, los hechos aconsejaban una de esas estrategias que no siempre son tenidas en cuenta: la de la retirada. No estoy hablando de huida desordenada y acobardada; hablo de retirada para reagruparse, elaborar nuevos planes y contraatacar. La guerra es la guerra.

(Verso 16)= Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría. Así que discutía con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían.

En principio, la espera de Pablo no era precisamente apoltronada en su seguridad personal, ni tranquila, ni sosegada. Donde dice que su espíritu se enardecía por la idolatría imperante, esa palabra, espíritu, está escrita con minúscula, por lo que se entiende que era su espíritu humano el que no podía tolerar la idolatría.

Y eso llama la atención porque en lo humano, Pablo que antes fue Saulo, era un idólatra de su doctrina. La diferencia está en el capítulo nueve, donde vemos que Pablo fue lleno del Espíritu Santo. Es el Espíritu de Dios morando en el espíritu de Pablo el que sufre y se desespera ante la idolatría y su convicción, su guía y su poder el que conduce al apóstol a confrontar, discutir y contender con la clase religiosa del lugar.

(Verso 18)= Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero? Y otros: parece que es predicador de nuevos dioses; porque les predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección.

Fíjese bien en estos detalles y observe atentamente a su alrededor. Estamos hablando de una sociedad heterogénea, la que se cobijaba aparentemente en una religión que no estaba en discusión. ¿Qué tenían que hacer filósofos allí?

Es posible que algunas de las reglas o costumbres de esa religión coincidieran con el pensar filosófico humanista de esa gente, pero ni bien Pablo les presenta el evangelio del reino, salta a la luz el humanismo, y entonces, la confrontación es un hecho

Lo primero que se les ocurre es catalogar a Pablo de palabrero. Esta es una palabra que implica un significado de: charlatán, coleccionista de chismes, pseudo-intelectual y frívolo. Todo será depende del color del cristal con que se mire, ¿Verdad?

Predicador de nuevos dioses… ¿Cuántos, hoy mismo, pueden llegar a pensar, e incluso hasta a decir algo parecido? ¿Cuántos toman como nuevo algo que siempre estuvo allí y que, sencillamente, se les había pasado desapercibido?

(Verso 19)= Y tomándole, le atrajeron a Areópago, diciendo: ¿Podremos saber que es esta nueva enseñanza de que hablas? Pues tras a nuestros oídos cosas extrañas. Queremos, pues, saber que quiere decir esto. (Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo).

¿A usted se le ocurriría ir a predicar el evangelio a uno de esos centros de reunión donde se habla de metafísica, de parapsicología, de visualización, holismo y evangelio, dándole a todo la misma importancia? Pues esto es, a primera vista, lo que habría hecho Pablo. Sin embargo, algo más había en ese lugar; algo que Pablo había visto y que nosotros, a la luz de lo escrito, no alcanzamos a ver con claridad.

(Verso 22)= Entonces Pablo, puesto en pie en medio de Areópago, dijo: varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos;

¿Quiere una definición que le puede servir hoy y ahora a la luz de este pasaje? La religión es el esfuerzo que el hombre hace para acercarse a Dios. Esa es la acepción. LA otra realidad es que la religión es lo que vemos. La fe, es lo que no vemos ni conocemos en los demás. El problema es que el justo vivirá por fe, no por religión ni esfuerzo personal.

(Verso 23)= Porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: Al dios no conocido. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

¿Qué fuerza tiene la formación cultural en nosotros, no es cierto? De otro modo, si no fuera así, no oiríamos permanentemente, en nuestros templos, expresiones tales como: “¡Bienvenidos, esta es la casa de Dios!” Ya sé que se trata sólo de una forma de hablar y que todos saben lo que hay que saber, pero…el problema, es: ¿Todos lo saben? ¿Cuál suponemos que es la casa de Dios, si Dios no habita, – Él mismo lo dice en su Palabra -, en templos hechos por manos humanas?

Termino de decirte que religión, es el esfuerzo del hombre por acercarse a Dios. ¿Es malo eso? No; al contrario, muestra y evidencia la necesidad humana por lo trascendente. Pero eso no concluye el asunto. Porque Dios dice que no es honrado por manos de hombres y que no necesita de nosotros como algunos suponen, sino todos nosotros de él.

(Verso 26)= Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: porque linaje suyo somos.

Muchos sostienen una teoría, una tésis, una doctrina le podría decir, de la predestinación o viceversa. Cuidado: la palabra predestinados es bíblica, pero no está dirigida al hombre individual, sino a la iglesia. Es ella la que está predestinada, – Entre otras cosas -, a la victoria.

El problema es: usted se decide a formar parte de esa iglesia o elige quedarse en otro sector batallando contra ella. ¡No, hermano! ¡Es que yo…estoy observando! ¡¡Basta!! El que no recoge, desparrama, ¿Entiende? Lo que sí vemos aquí es que Dios ha prefijado dos cosas: el orden de los tiempos y los límites de nuestra habitación. Y que a Dios no se lo debe ir a buscar a ningún sitio, sino decidirnos a vivir por Él, pero principalmente, vivir EN Él.

(Verso 29)= Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.

Mire todas las cosas que dice este pasaje. ¿Hay algo que merezca mayor reconocimiento y respeto por parte del hombre que el oro y la plata? Difícil; cualquiera sabe que lo uno y lo otro es, lo que en suma, mueve todo el andamiaje material, económico y financiero de la humanidad.

Pero resulta ser que dios es el dueño del oro y la plata, por lo tanto dimensionar a Dios tomando como base al oro y la plata, es perder el tiempo. Él está por encima de todo eso, largamente por encima…

Cuando habla de piedra, habla de estatua, del ídolo inanimado que muchísima gente necesita desesperadamente porque sin “algo” visible le resulta imposible adorar a Dios. Lo que no se da cuenta toda esta gente es que, con el correr del tiempo, termina adorando la representación material que ve muy por encima del dios que no ve, ¿Se da cuenta?

Después habla de escultura de arte. Eso se refiere a los que intentan darle a todo lo de Dios un contenido poético, rosa, lírico. Cuidado: en algunos lugares la Biblia contiene toda esas cosas, pero formando parte de un contexto general, no como unidad doctrinaria. Dios es poesía, arte, belleza; pero también es disciplina, juicio y fuego consumidor…

Y finalmente, menciona imaginación de hombres. Yo me pregunto y pregunto: ¿Cuántos son los que andarán por allí, predicando a un Dios conforme a sus imaginaciones y no conforme a la Palabra escrita y revelada de ese mismo Dios?

(Verso 30)= Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

Imagine un templo cualquiera. Imagine un predicador cualquiera. No le ponga nombre denominacional ni ministerial. Imagine cientos y cientos de personas con años de iglesia. Imagine que ese hombre de pronto simplemente los mira y les dice: ¡¡Arrepiéntete!! ¡¡Empieza de nuevo!! ¡¡No es tarde!!

Seguramente, ellos mirarán a sus costados para ver adonde están los incrédulos, impíos, paganos, inconversos visitantes, destinatarios de esas palabras. No verán a nadie. Tardarán momentos, horas, días, meses y hasta años en darse cuenta que esas palabras eran para ellos mismos.

(Verso 31)= Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, ( Cristo ), dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Pero cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se burlaban, y otros decían: ya te oiremos acerca de esto otra vez.

Usted puede usar una plataforma para predicar moral, ética, rituales, formas, reglas, métodos y, si se lo propone y lo dejan, hasta políticas religiosas, y nadie le va a causar demasiados problemas. Pero será suficiente que un día se decida a usar ese sitio para predicar al auténtico y fiel evangelio del reino y, lo primero que va a recibir va a ser, precisamente, burlas, marginaciones y hasta persecuciones cargadas de crueles agresiones.

Julio 13, 2009 at 8:30 pm.

Eleison respondidos:

Cuando uno no contesta a una pregunta, y se mantiene obstinado de esta manera, o bien se miente a sí mismo, o bien trata de engañar a los demás.

Hay que ser honesto Paulo, no has contestado porque la respuesta es unívoca: el movimiento evangélico no es cristiano técnicamente, sino “neocristiano”, por ser un producto de la segunda mitad del segundo milenio.

Por cierto, ya que en lugar de contestar te pones a contarme cosas raras, te diré que lo veo un curioso neocristianismo, hay infinidad de elementos que no conozco de nada. Deben ser “innovaciones neocristianas”, jamás vistas durante los primeros 1500 años de cristianismo.

La Historia me da la razón, no puedes negarlo.

Cómo ha de ser el cristianismo del siglo XXI lo vamos a ir decidiendo los cristianos. Los neo-cristianos que hagan lo que quieran.

Es arriesgado ser neocristiano. Es más seguro ser cristiano. Dos mil años de ortodoxia nos dan la seguridad de no caer en manos de “neo-interpretadores” díscolos.

Saludos, Paulo. Ha sido una lástima verte sufrir tanto por evitar contestar a una pregunta que os evidencia irrefutablemente como “neocristianos”. Qué decepción. La veracidad personal en estos temas se me antoja fundamental.

Llevamos 2000 años sin cambiar. El demonio introduce al “protestante” para crear divisiones ¿Es su instrumento? A meditar…

Julio 13, 2009 at 10:36 pm.

pauloarieu respondidos:

El.Yo te respondi.Llamanos como quieras,me da lo mismo. te responderia con lo que diga la biblia. La proxima te pongo los pasajes biblicos sin reflexion para que los consideres.
saludos

Julio 13, 2009 at 11:21 pm.

HumbleServant respondidos:

Hola Eleison.

Como he dicho antes, admiro su seguridad al responder y su sinceridad, aunque no esté de acuerdo con todos los conceptos que usted presenta. Sin embargo en esta ocasión si me siento aludido y ofendido con sus palabras, cuando escribe: “Llevamos 2000 años sin cambiar. El demonio introduce al “protestante” para crear divisiones ¿Es su instrumento? A meditar…”

Con toda sinceridad le digo que no me quita el sueño si soy Protestante, neo-cristiano, cristiano ortodoxo o de otra índole. Lo importante al final de tanta palabrería es que un día estaré con Cristo y veré cumplidas en mí sus promesas. Pero le recuerdo que Jesús mismo dijo que el sería causa de divisiones (disensiones) entre los hombres. Mat 10:32-36

El hermano Paulo presento esos escritos para decir, entre otras cosas, que Cristo es el mismo de ayer, hoy y por siempre. Obviamente usted no tiene más de 1500 años de edad, sin embargo repite y defiende muy bien sus conceptos religiosos. Pero yo pregunto: ¿Podrá alguien ser salvo por leer 1000 libros y pertenecer a una religión? ¿Podrá alguien ser salvo por repetir de memoria la Biblia entera? ¿Podrá alguien ser salvo por ir a misa o al culto? ¿Podrá alguien ser salvo por seguir una doctrina o una filosofía? Todos los que han opinado aquí, y que han leído la Biblia, saben bien que NO.

Si tenemos 500 años de historia o tenemos 2000, eso no nos hace más salvos o más merecedores de la Gracia.

Suponiendo que fuera “Neo Cristiano”, eso no implica que el Espíritu Santo no fue quien me llevó al punto de reconocer que existe un Dios y un Salvador, que me diera convicción de pecado o me hiciera reconocer que soy un pecador necesitado del perdón de la Cruz de Jesús y que, además, me llevó a cambiar mi vida para Gloria de Cristo. No fue por seguir una “tradición” que ocurrió esto. Pues en Efesios 2:8-9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Entonces: ¿Puede el diablo hacer esto, para Gloria de Dios? ¿No estaría usted cayendo en pecado imperdonable? ahora soy yo el que dice: “A meditar…”

Paz hermanos.

Saludos.

Julio 13, 2009 at 11:50 pm.

rastacalcedonico respondidos:

“te responderia con lo que diga la biblia”

¿Qué NT usó Pablo?

¿Qué NT usaron los apóstoles y los discipulos, Paulo?

Si no estaba escrito todavía. Tardaron cientos de años en fijar un cánon.

… Empero habían ya cristianos, ¿no?

Importaba más la tradición que un NT todavía por redactar, por fijar su canon, etc.

Julio 13, 2009 at 11:54 pm.

pauloarieu respondidos:

Que tiene eso que ver con lo que hablabamos. Ya habia una biblia, el Antiguo Testamento,no?
Vos queres ubicar tecnicamente los evangelicos. Pero no aceptas cuando te digo que son iglesias paulinas.Que te puedo decir,entonces?
No son iguales a las de la biblia, claro que no, pero son muy parecidas en general en doctrina.Algunas son mas pegadas al nuevo testamento,otras no tanto, interpetan algun pasaje no importante de otra manera.Algunos incoporan costumbres no tan rigidas con el N.T, incorporan canciones contemporaneas en vez de himnos, no usan instrumentos electronicos,otras si. Unas toman la cena del Señor todos los domingos, otras una vez por mes.Son variaciones de la liturgia,del rito.
El rito reformado,si queres llamarlo así, no es en todas igual,pero si parecido.La I.CR. usa el rito tridentino en sus reuniones, y en doctrina se llevan por Concilio Varticano II.
Las iglesia evangelicas responden a la declaracion de fe de Westminster

http://es.wikipedia.org/wiki/Confesión_de_Fe_de_Westminster

http://daphne.meccahosting.com/~a00022db/LitSpan/ListCredos.html

http://daphne.meccahosting.com/~a00022db/LitSpan/ListCredos.html

http://reformadoreformandome.wordpress.com/2008/06/26/breve-historia-de-los-credos-y-confesiones/

En Sudamerica,muy pocas personas visitan una iglesia evangelica por tradicion. Muy raro. Ni por su fidelidad al rito.Mas bien por la espiritualidad, y por su predicacion biblica.
Los latinos son sumamente carismáticos. Aun la misa catolica en Argentina es la misa criolla, que es mas alegre que la tradicional.
No se porque te es tan dificil entenderlo.Las igl. se separaron de Roma, y algunas continuaron su proceso de reforma
Cuando la Reforma, ya habia algunas igl. evang, como los valdenses en Italia y los anabptistas.
Algunas de estas iglesias se fusionaron, se unieron para sobrevivir en una sociedad hostil.Otras siguieron su tradicion.Pero el evangelicalismo,lo encontras dentro de todas las iglesias protestantes. No todos son evangelicales, pero si muchos teologos lo son.Otros son liberales. Porque cuando se reformaron,no se unieron con las orientales,lo desconozco, pero con los ort. orientales hay muy poco dialogo. Es todo lo que se.El unico oriental que hable en mi vida,sos vos.
De poco sirve pertenecer a una tradicion si la comunidad no desafia el pecado y la apostasia. SI no te llena el alma,para que pertenecer a una comunidad protestante,ortodoxa,catolica,mesianica,en fin.Si la sal deja de ser sal,sol osirev para que los puercos la pisen.

Julio 14, 2009 at 12:20 am.

Eleison respondidos:

Es cierto que las cosas que hacía Roma que irritaron a los protestantes, son mayoritariamente las mismas cosas que los ortodoxos recriminan a Roma.

La vuelta a la ortodoxia estaba clara. Pero los protestantes llevaron su crítica más allá de los desmanes romanos. En otras ocasiones no mordieron a Roma lo suficiente (y continuaron aceptando el occidentalísimo “filioque”). Por exceso y por defecto se autoimpidieron el billete de regreso al cristianismo ortodoxo.

Una lástima. Los desastres que ha ido generando Roma tras su rebeldía ante la Pentarquía del primer milenio, sólo por ansias de poder.

El primer protestante fue el Papa de Roma (así se dice desde siempre en Oriente) cuando no aceptó su rol del primer milenio como obispo romano, y pretendió supremacía absoluta y más tarde “infalibilidad” (dos novedades desconocidas en el oriente del cisma de 1054).

Su protesta no fue escuchada, y la cosa acabó mal, en cisma que partió al cristianismo por la mitad. En Oriente se ha conservado ese cristianismo del primer milenio (muy carismático, místico, metafórico y espiritual). En occidente, en cambio, Roma se ha partido en miles de trozos: protestantes.

¿Y se queja roma de que les salgan protestantes, cuando el papa se convirtió en el primer protestante de peso en 1054?

Les han hecho a los romanos lo mismo que ellos nos hicieron a los ortodoxos en 1054: separarse por propia voluntad. Lástima que no haya sido para regresar al cristianismo del primer milenio (tan universal en sus presupuestos que vale para cualquier época, nunca caduca).

Saludos!

Julio 14, 2009 at 2:44 am.

pauloarieu respondidos:

Roma cambia el pelo pero no las mañas.Asi se ha mantenido en el poder.

La Trinidad parte 3

La Trinidad parte 3

Según esta doctrina:

  • El Padre. Es increado e inengendrado.
  • El Hijo. No es creado sino engendrado desde antes de todos los siglos por el Padre.
  • El Espíritu Santo. Procede del Padre y del Hijo (según la teología occidental) o sólo del Padre (según las Iglesias Ortodoxas).

Según el Dogma católico definido en el Primer Concilio de Constantinopla (381), las tres personas de la Trinidad son realmente distintas pero son un solo Dios verdadero.

Esto es algo posible de formular pero inaccesible a la razón humana, por lo que se le considera un misterio de fe. Dios no es creado, Dios “es”, no está limitado por el espacio ni el tiempo. El Espíritu Santo es Dios y no una fuerza como pretenden otros grupos minoritarios, por lo tanto, el Espíritu Santo es una persona y como tal tiene cualidades.

En clases de discipulado se suelen utilizar símiles sencillos para entender la trinidad, por ejemplo, comparándola con el agua, pues el agua tiene tres estados: sólido,líquido y gaseoso, pero en cualquiera de los tres sigue siendo agua, aunque este ejemplo no aclara la problemática de la relación entre las personas divinas.

Agustín de Hipona, por su parte, comparó la trinidad con la mente, el pensamiento que surge de ella y el amor que las une[1].

Finalmente, otros teólogos clásicos, como Guillermo de Occam, afirman la imposibilidad de la comprensión intelectual de la naturaleza divina y postulan su simple aceptación a través de la fe[2].

    La Trinidad parte 2

    La Trinidad parte 2

    la_trinidad

    Gráfico y explicación de la relaciónTrinitaria
    Daniel Asenjo nos provee de una explicación teológica y también pastoral de la relación Trinitaria[0]

    El Padre es la Primera Persona de la Trinidad, por lo tanto es una de la personas de la trinidad, no es la trinidad, como tampoco el Hijo ni el Espíritu lo son. La trinidad son las tres personas.

    Ser llamada la primera persona de la trinidad, no implica supremacía, anterioridad ni prioridad, sino un orden Intertrinitario de relación.

    Su Paternidad la podemos ver en CINCO aspectos.

    1. COMO PRIMERA PERSONA DE LA TRINIDAD
    El Padre es presentado como el que elige y dador, de esta misma forma el Hijo aparece como Redentor mientras que el Espíritu como Regenerador y Santificador.

    Esto nos presenta un orden que es irreversible en toda la Escritura por el cual el Padre es el que envía del cual procede (gr. ekporeyomai: Partir, ser liberado) El Señor, Jn.7:29,15:26 cp.9:16 y 17:7.

    • En 1 Co.8:6,11:8 y 12: peripateo: andar, salir.
    • En los evangelios aparece el término 189 veces.
    • Como Padre tiene vida en si mismo: Jn.5:26

    El canon: pautas por las que se supieron cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no

    El canon: pautas por las que se supieron cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no. 

    El canon del Antiguo Testamento fue generalmente acordado por el pueblo de Dios desde el tiempo en que el último libro del Antiguo Testamento fue escrito. ¿Cómo sabía el pueblo judío cuáles libros eran inspirados? Escogieron los libros escritos por los que eran conocidos como voceros de Dios. Estudiaron cuidadosamente esos libros y no encontraron errores en historia, geografía o teología.

    Los cristianos en la iglesia primitiva aplicaron pruebas similares para probar cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no. Una prueba clave era la autoridad apostólica. Cada libro del Nuevo Testamento tenía que haber sido escrito por un apóstol o asociado cercano de ellos. Por ejemplo, Marcos, que no era un apóstol, fue compañero de Pedro. Lucas que tampoco fue apóstol, trabajó de cerca con Pablo.

    Una segunda prueba usada por la iglesia primitiva era el contenido. Hechos 2:42 nos dice que la primera vez que la iglesia se reunió, se entregaron a la oración, a la comunión, al partimiento del pan y a la doctrina de los apóstoles. Más tarde, al considerar cuáles escritos debían ser tenidos como Escritura, se preguntaron: “¿Está de acuerdo con la doctrina apostólica?” Esta prueba era muy importante, por causa de todas las herejías que trataban de abrirse paso en la iglesia. Pero sus errores doctrinales eran fácilmente detectados porque contradecían la enseñanza de los apóstoles.

    Una tercera prueba era ¡a respuesta de las iglesias. Si el pueblo de Dios lo aceptaba, lo usaba para la adoración y lo hacía parte de sus vidas, y si a los cristianos se les enseñaba universalmente y ellos eran bendecidos por el libro, ese era otro sello de aprobación importante.

    Para el año 404 de nuestra era se completó la versión de la Biblia conocida como la Vulgata Latina. Eran los mismos libros que todavía tenemos en nuestras Biblias modernas en castellano. Dios habló de una vez por todas y su Palabra ha sido preservada a través del tiempo.33

    Desde el tiempo de los apóstoles hasta el presente, la verdadera iglesia siempre ha creído que la Biblia está completa. Dios ha dado su revelación y ahora la Escritura está terminada. Dios ha hablado. Lo que él nos dio es completo, eficaz, suficiente, sin error, infalible y autoritativo. Los intentos de añadirle a la Biblia y los reclamos de revelación posterior de Dios siempre han sido característicos de los herejes y de los sectistas, no del verdadero pueblo de Dios.

    Fuente: Jhon MacArthur, Los carismaticos,ed. CBP.

     

    Julián Hernández

    Julián Hernández

    España, año 1560 d.C.

    Julián Hernández natural de Valverde (Valladolid) – Sevilla22 de diciembre de 1560), fue un personaje de la España del siglo XVI, de origen manchego, conocido también con el apodo de Julianillo, esto debido a su diminuta estatura, ocasionada por su joroba. Algunos ultra conservadores católicos, como el erudito español Marcelino Menéndez y Pelayo en su Historia de los Heterodoxos Españoles, se refieren a él como protagonista en los intentos de la reforma en España.

    Julianillo trabajó como cajista de imprenta y transitó por muchas partes de Europa donde conoció, indagó y estudió las obras de losReformadores de Alemania y los Países Bajos. Trabajó como amanuense y corrector de ensayos. Disfrazado de mozo de mulas, viajó desde Ginebra, entre 1550 y 1559, logrando introducir a España toneles llenos de Nuevos Testamentos traducidos al castellano por el Dr. Juan Pérez de Pineda.

    Julianillo transportaba el Nuevo Testamento en castellano, en tiempos cuando tales acciones costaban la amputación de algún miembro del cuerpo, torturas, mutilaciones o el fuego en las hogueras de la Inquisición. Durante su corta vida, Julianillo logró transportar y distribuir cumplida y ampliamente los Nuevos Testamentos en muchas localidades, principalmente en diversas áreas, desde Valladolid hasta Sevilla.

    Era un hombre de apariencia extraña, bajito de estatura y jorobado, era tan delgado que su piel  apenas alcanzaba a cubrir sus huesos. Julián Hernández nació en Castilla, viajó por toda Europa  trabajando en las imprentas de Alemania y de los Países Bajos en donde aprendió el oficio de cajista.

    Muchos historiadores comparten el criterio que Julián participó en la impresión de los libros de 
    Lutero y otros reformadores.

    Para “Julianillo” como lo conocían en los círculos cristianos, una de sus principales preocupaciones era la falta de Biblias y libros cristianos en español. Salió de España y se fue para Alemania, luego a Suiza para colaborar en la impresión de la tan ansiada Biblia en español. En Ginebra, mientras colaboraba con el Dr. Juan Pérez en la impresión del Nuevo Testamento y otros materiales cristianos, Julianillo concibió un atrevido plan para introducir a España el Nuevo Testamento de Pérez. Era una empresa muy arriesgada, los Nuevos Testamentos tenían que introducirse de contrabando y posteriormente distribuirlos por todo el país.

    Julián puso manos a la obra e hizo los preparativos para el viaje. Llenó varios toneles de Nuevos Testamentos y se encaminó con rumbo a la península Ibérica.

    Sus amigos fueron a darle una conmovedora despedida y a asegurarle que sus oraciones siempre lo acompañarían. Mientras lo veían partir decían unos a otros: “La inquisición española es terriblemente cruel. Si atrapan a Julianillo lo torturarán hasta matarlo. Sólo Dios sabe si lo veremos otra vez”. En aquel tiempo cualquiera que tradujera, imprimiera o distribuyera la Biblia en español era quemado vivo. Julián sabía que el riesgo era enorme, pero continuó con su propósito.

    En Sevilla Julianillo conocía a un librero que apoyaba en secreto el evangelio; le dejó algunos 
    Nuevos Testamentos en español para que los distribuyera y continuó su viaje repartiendo por toda España su carga de Buenas Nuevas.

    Al tiempo que vendía telas, Julianillo lograba que sus amados libros llegaran a miles de hogares y corazones.

    El atrevido mensajero recorrió toda España con sus mulas cargadas de Nuevos Testamentos 
    escondidos entre los rollos de tela. A pesar de su complexión endeble, Julianillo era incansable, al terminar su primera remesa, trajo otro embarque y otro más.

    A lomo de mula, por las montañas de los Pirineos, por valles y cordilleras, bajo el sol o la lluvia, 
    distribuyó embarque tras embarque. Era su deleite llevar las Buenas Nuevas de Salvación a los 
    cristianos que perseguidos y amenazados se hallaban desparramados por los cuatro vientos de 
    España.

    Al poco tiempo, la iglesia Católica se dio cuenta que los libros con las doctrinas de los reformadores y lo que es peor los Nuevos Testamentos traducidos al español estaban por toda España.

    Nadie se podía explicar en qué forma habían llegado al país tantos libros. No podían imaginarse que se debía a la incansable labor de un insignificante vendedor de telas, debilucho y jorobado que andaba gritando de pueblo en pueblo: “Ricas telas de Cambray, hay”.

    Un escritor católico, el sacerdote de la Roa, en su libro “Historia de la Compañía de Jesús en 
    Sevilla” describe la labor de Julianillo de la siguiente forma:
    “Con increíble habilidad encontraba él secretas entradas y salidas, y el veneno de la nueva herejía se divulgó con gran velocidad por toda Castilla y Andalucía… A donde ponía su pie comenzaba el incendio… Él mismo enseñó a hombres y mujeres en las malas doctrinas de los reformadores, logrando su fin con demasiado acierto: especialmente en Sevilla donde formó, gracias a esto, un verdadero nido de herejes”.  Mayor elogio para la obra de Julianillo es difícil imaginar.

    Perseverando cada día en su misión de hacer llegar los Nuevos Testamentos en español hasta los lugares más remotos de España. Julianillo aprovechaba cada momento para predicar y compartir su fe. Predicaba el nombre de Jesús y la salvación por medio de la fe. Julianillo decía: “Todos los que se crucen en mi camino, oirán mi testimonio”.

    Ese fervor fue el que por fin le costó la vida. Un día, mientras pasaba por las afueras de Sevilla, se detuvo a descansar y a conversar con un herrero. El hombre se mostró muy interesado en lo que aquel jorobado le decía. Julianillo, sin sospechar ningún peligro, le compartió su fe y al despedirse le regaló un Nuevo Testamento.

    Sin perder tiempo el herrero delató al valiente Julianillo. Inmediatamente la “Santa Inquisición” 
    dasató una feroz cacería humana. Julianillo huyó del área de Sevilla y se escondió en la Sierra de Córdova. Por un tiempo logró eludir a los esbirros del “Santo Oficio”.

    Un día, fue descubierto y apresado, era el año 1557. Lo pusieron en un sucio calabozo y fue 
    torturado brutalmente durante tres años. Trataron en vano que el valiente Julianillo negara su fe; pero aquel hombrecito de cuerpo endeble y contrahecho tenía una voluntad inquebrantable.

    Fue sometido a crueles torturas que lo hacían desmayarse una y otra vez. En el potro lo estiraron de las muñecas y tobillos hasta descoyuntarle los hombros y rodillas. Pero a pesar de todo su sufrimiento, su actitud de perdón y de amor hacia sus victimarios no cambió. Cada vez que terminaba una de las sesiones de tortura, al recobrar la conciencia alababa a Dios y oraba por sus perseguidores.

    Julianillo no le tenía miedo a ningún dignatario de la iglesia católica. Sabía que le podrían quitar la vida aquí en la tierra, pero que no dejaría que le arrebataran la vida eterna con Jesús.  
    Constantemente discutía con los frailes, rebatiendo sus argumentos con citas bíblicas.

    Por fin, el 22 de diciembre de 1560, casi tres años después de su arresto, al ver que no lograban 
    que renunciara a su fe, Julianillo y otros trece hermanos en Cristo fueron llevados a la hoguera 
    donde serían quemados vivos.

    En el camino, Julián Hernández animaba a sus compañeros recordándoles que en poco tiempo 
    podrían ver el rostro de Jesús, su Salvador. Al llegar al lugar de la ejecución, Julianillo recitó los  versos de 2a. de Timoteo 4:7 y 8.

    A pesar de las terribles lesiones que le habían causado las torturas, al momento de ir a la hoguera, Julianillo se comportó con el valor de siempre; se paró tan erguido como se lo permitían sus heridas y su humanidad enclenque y deforme. Sin mostrar el menor temor se colocó unos manojos de leña encima; uno de los frailes trató de hacerlo renunciar a su fe pero sólo se encontró con la inclaudicable resolución que había caracterizado a aquel hombre. Al fin, viendo que nada lograban, prendieron la hoguera y el heroico mártir en medio de terribles sufrimientos pasó de la presencia de sus brutales verdugos a la presencia del Señor Jesús. Del sufrimiento a la dicha eterna de contemplar a su Salvador.

    Su labor alcanzaría su fin cuando fue delatado, encarcelado y presentado ante el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en Sevilla. Después de haberle desarticulado muchos de sus huesos, fue quemado vivo en la hoguera en Sevilla el 22 de diciembre de 1560. Julián Hernández cantaba un villancico mientras era trasladado a la pira antes de morir.

    « ¡Vencidos van los frailes, vencidos van! Corridos van los lobos, corridos van. »

     

    Julián Hernández y los monjes de San Isidro del Campo

    El texto Reina-Valera

    La primera versión castellana del Nuevo Testamento traducida directamente del original griego fue obra de Francisco de Enzinas, editada en Bruselas en 1543. La segunda Versión (revisión de la primera), lo fue la traducción de Juan Pérez de Pineda, editada en Venecia en 1556.

    Ambas traducciones del Nuevo Testamento se realizaron al amparo de la Reforma, y para el momento mismo de sus publicaciones no pudieron llegar con facilidad a sus destinatarios, debido al rígido control que ejercían los inquisidoresen las fronteras españolas.

    No obstante, al cabo de un tiempo de su publicación, Pérez de Pineda trabó contacto con un singular personaje llamado Julián Hernández, quien oportunamente se ofreció para introducir copias del Nuevo Testamento en España.

    Con la terrible fuerza opositora de la Inquisición por delante, Julián Hernández, quien más tarde llegó a ser conocido como “Julianillo”, comenzó a realizar sus viajes. Su audacia y su valor eran extraordinarios, y vez tras vez, logró meter abundante cantidad de Nuevos Testamentos y otra literatura reformista en su país, hasta que finalmente fue traicionado, entregado en manos de sus captores, y finalmente padeció la hoguera.

    Sin embargo, la labor de Julianillo no fue infructuosa, ya que antes de su captura consiguió esconder el precioso contrabando en varios sitios a lo largo del recorrido de su huida. De estos lugares, uno fue nada menos que… ¡un claustro de monjes católicos llamado San Isidro del Campo!…

    El resultado de semejante hazaña no se hizo esperar. La Palabra de Vida comenzó su obra convirtiendo el corazón de muchos de los monjes del monasterio, quienes, por abrazar su nueva fe, se vieron forzados al exilio.

    Entre los primeros que huyeron de España, uno fue Casiodoro de Reina; otro, Cipriano de Valera. Recorriendo las ciudades que se habían liberado del yugo de Roma en Europa, comenzaron sus labores de traducción de la Santa Biblia.

    Primero, habría de traducir Casiodoro de Reina; luego, al tiempo, revisaría Cipriano de Valera. Su ardua labor se refleja en parte de la “amonestación” que Casiodoro dirige con estas palabras:

    “La obra nos ha durado entre las manos enteros doce años. Sacado el tiempo que nos ha llevado o enfermedades, o viajes, u otras ocupaciones necesarias en nuestro destierro y pobreza, podemos afirmar, que han sido bien los nueve, que no hemos soltado la pluma de la mano, ni aflojado el estudio en cuanto las fuerzas así del cuerpo como del ánimo nos han alcanzado.

    Parte de tan larga tardanza ha sido la falta de nuestra erudición para tan grande obra, lo cual ha sido menester recompensar con casi doblado trabajo; parte también ha sido la estima que Dios nos ha dado de la misma obra, y el celo de tratarla con toda limpieza, con la cual obligación con ninguna erudita ni luenga diligencia se puede jamás satisfacer.

    La erudición y noticias de las lenguas, aunque no ha sido ni es la que quisiéramos, ha sido la que basta para entender los pareceres de los que más entienden, y conferirlos entre sí, para poder escoger lo más conveniente conforme al sentido y noticia que Dios nos ha dado de su Palabra. Nos hemos ayudado del juicio y doctrina así de los vivos como de los muertos, que en la obra ha podido dar alguna ayuda, consultado todas las versiones que hasta ahora hay, y muchas veces los comentarios.

    Tampoco nos han faltado las experiencias y ejercicio de muchas de las cosas que trata y hace principal estado la divina Escritura, que de hecho es la mayor y más sustancial ayuda (no faltando las otras) para su verdadera inteligencia.”

    Fuentes:

    Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 1.997 seguidores