El Arca de Noe – al fin descubierta

Ultima fecha de actualizacion: 02-08-2010

Paulo Arieu

En el año 1959, el piloto de un avión turco tomo fotografías aéreas de un objeto con la forma de un barco en los Montes Ararat para el instituto Geodetic de Turquía. El Dr. Brandenburger de la Universidad estatal de Ohio, después de estudiar las fotografías concluyo, “no tengo ninguna duda, que este objeto es un barco. En toda mi carrera, nunca he visto un objeto como éste en una fotografía aérea”.

El Dr Brandenburger era un experto en fotogrametría, descubrió las bases de misiles en Cuba, durante el gobierno de Kennedy.

Un equipo norteamericano realizó una expedición al sitio, hicieron un agujero a un lado de la estructura con dinamita, aunque algunas maderas petrificadas fueron reveladas, su conclusión fue, “nada de interés arqueológico”. Si este objeto fuera El Arca de Noé, tendría aproximadamente 4400 años de antigüedad así que la madera tendría que estar petrificada. Así que encontrar piedras alisadas como la madera seria suficiente evidencia. Sin embargo, debido a que el material no tenía ningún anillo de crecimiento, el equipo decidió que no podría ser de madera.

Las condiciones del mundo antes de el diluvio Bíblico, fueron muy diferentes a las de ahora. La Biblia dice, “….porque Jehová Dios todavía no había hecho llover sobre la tierra, sino que subía de la tierra un vapor que regaba toda la faz de la tierra….” (Génesis 2: 5, 6). Los anillos del crecimiento en la madera son causados por la lluvia, así que en un ambiente antes del diluvio, sin lluvia, los árboles no tendrían anillos de crecimiento. Y esto es exactamente lo que encontró el equipo norteamericano, de hecho, si el material tuviera anillos de crecimiento, no podría ser el Arca de Noé.

Después de ver un artículo publicado en la revista LIFE que hablaba sobre la expedición, Ron Wyatt un arqueólogo aficionado, visitó el sitio en 1977. Esta le llamo poderosamente la atención y decidió que la estructura merecía que se continuara con las investigaciones para saber si podría ser el Arca de Noé.

Localizada a 6300 pies (1920 m) sobre el nivel del mar, estaría demasiado alto para ser los restos de un barco debido a una inundación local. Está a más de 200 millas (320 Km) del mar más cercano. Las dimensiones concuerdan con la descripción Bíblica de El Arca de Noé descrita en Génesis 6:15, midiendo 300 codos de largo. La anchura era mayor que la mencionada en la Biblia debido a que los lados del barco se habían colapsado, lo que se entiende en un barco con esta antigüedad.

El radar penetrante de tierra demostró que el barco tuvo tres cubiertas, las dos cubiertas superiores se había derrumbado dejando la cubierta inferior intacta la cuál contuvo 144 cuartos. Paredes, cavidades, una puerta cerca del frente, rampas, y cisternas grandes cercanas a la proa también fueron localizadas. La exploración de radar reveló cuatro protuberancias que se extendían de la popa que eran probablemente estabilizadores.

La Proa

Acercamiento al barco

Diagrama y Escaneo de Radar

El portal answer in genesis cuestiona la veracidad de esto.

Nacional Geographic News: “El Arca de Noé enTurquía? “
Ellos afirman que no es la primera vez que se da un aviso de haberla encontrado.

El equipo arqueologico, representa el Arca de Noé Ministries International, una parte de “Hong Kong El Evangelismo Media”, que se describe como “una organización cristiana fines de lucro comprometida a construir una presencia en los medios cristianos utilizando todos los medios modernos de comunicación para promover el reino de nuestro Señor Jesucristo .

“Somos conscientes de que muchos en el grupo de abrazar una doctrina bíblica de la creación y del diluvio global, y no ven la conexión entre la realidad del Génesis y la predicación del evangelio de Jesucristo.

¿Qué nos hace desconfiar, incluso antes de analizar la noticia-es que esta no es la primera vez que el Arca de Noé ha sido “encontrado”, de un modo u otro. Sólo un par de años atrás, por ejemplo, un equipo dirigido por Bob Cornuke descubierto misteriosas estructuras en el norte de Irán que parecían vigas de madera (aunque aclaró que el sitio fue sólo merece más investigación). Ambos no creacionistas y creacionistas llegó a la conclusión de las estructuras eran de origen geológico. Años antes, un equipo dirigido por Ron Wyatt cobrado más confianza de haber encontrado el Arca misma, sin embargo, que encontrar, también, fue objeto de la crítica de otros cristianos que creen que el relato bíblico del Diluvio. No es simplemente que las demás reclamaciones han caído plano que nos hace ser cautos, sin embargo, también tienen pocas esperanzas de que el arca sigue existiendo * o está en condiciones de ser descubierto, ni tampoco sabemos si los investigadores están buscando en el lugar correcto (siempre que sea que es). La Biblia dice, no sólo que el Arca se posó en el vago “montañas de Ararat” la montaña específicos identificados como el monte Ararat.

Pero en cuanto a los últimos titulares, un cineasta que se unió a la expedición afirmó que el equipo estaba “99,9 por ciento que [el hallazgo] es [el] Arca.” El grupo presuntamente se habrían encontrado siete compartimentos de madera enterrados en el monte alto. Ararat, parte de una estructura más grande es el equipo identificó como Arca de Noé Sin embargo, sólo una de las tres muestras que se radiocarbono fecha, dieron una edad de aproximadamente 4.800 años, aproximadamente el momento de la fecha de la Biblia para el Diluvio (alrededor de 2.350 aC). Las otras dos muestras dieron edades de alrededor de 120-132 años! Por el contrario, si esta madera fue en realidad de la nave, hubiéramos esperado que debería haber dado de radiocarbono “edades” de entre 25.000 y 50.000 “de radiocarbono” años. Esto se debe a la madera con anterioridad a las inundaciones y de radiocarbono de muestras de carbón de fecha en la tasa y otros proyectos de investigación creacionista en las últimas dos décadas todos los dio de radiocarbono “edades” de entre 25.000 y 50.000 “de radiocarbono” años. Estas edades de radiocarbono groseramente inflados se deben al desequilibrio de radiocarbono en la atmósfera después del diluvio, el campo magnético de fortalecimiento de la tierra en el pasado, y qué sucedió con radiocarbono y el inventario de carbono generalmente como consecuencia de la inundación. El equipo, sin embargo, es mantener el lugar del hallazgo en secreto por ahora.

Respuestas en Génesis presidente Ken Ham señaló que al igual que los creacionistas se apresuran a controlar los evolucionistas para, por ejemplo, las interpretaciones silvestres de los fósiles antes del trabajo científico se realiza a fondo, también hay que tener cuidado con este hallazgo.”Sí, creemos en el Arca de Noé, y si se encuentra que sería uno de los mayores hallazgos arqueológicos de nuestros días, pero. . . [W] e que se mantienen escépticos, “dijo. Ham también señaló que Génesis 6:14 indica que la madera del arca fue cubierta de resina, pero parece que no hay decoloración en tales fotografías del hallazgo, además, la presencia de paja probablemente interpretado por los descubridores como más de 4.000 años de edad-como lo muestra otra fotografía parezca sospechoso. (Aunque tal vez su conservación no es imposible dadas las condiciones de frío en una alta montaña). Ham también señaló que en sus altos niveles, el monte.Ararat tiene hielo glacial que ha ido cambiando con los años, y habría destruido casi todo a su paso.

Por último, una carta escrita por la Libertad de la Universidad afiliada arqueólogo Randall Price rápidamente hizo rondas y fue citado por los medios de comunicación, alegando que el hallazgo era un engaño. Mientras que el precio emitió una aclaración , el giro se suma a la confusión sobre el hallazgo y nuestro escepticismo general.

Como se indica Ham, los creacionistas a las Respuestas en Génesis y probablemente en otro sitio sería feliz de encontrar el Arca, tanto por el testimonio que se sumaría a la historicidad de Génesis y de la emoción de descubrir arqueológicos como una antigua pieza de la historia bíblica.Pero está claro que Dios podía revelar el Arca si Él quería. Esto no quiere decir Arca de búsqueda de expediciones son anti-bíblico, sino más bien que no necesitamos encontrar el Arca, o cualquier artefacto arqueológico-para nosotros a confiar en la Palabra de Dios. Nuestra esperanza es que el Arca de Noé de Ministerios Internacional no será secreto con la supuesta Arca de la ubicación y restrictivas de acceso al encontrar, en cuyo caso debe seguir siendo muy escépticos y considerar seriamente la posibilidad de que un fraude se ha cometido en el Arca de Noé Ministerios Internacional por sus socios turcos.

De hecho, si el Arca se encontraban, sería una nueva confirmación de la historicidad de Génesis y estaremos encantados. Pero a medida que escribimos en esta página web el jueves, que no necesitamos para encontrar el Arca de los cristianos a dar más confianza en la Biblia. Es la Palabra de Dios, y por lo que no cabe duda de que hubo una gran Arca que sobrevivió a la catástrofe global del Diluvio de Noé y que aterrizó en las montañas de Ararat. También hay poderosos geológicas (por ejemplo, en el fondo capas sedimentarias) y las pruebas paleontológicas (por ejemplo, el registro fósil) en todo el mundo que es coherente con el caso de que el diluvio del Génesis y confirma que se trataba de un evento catastrófico en todo el mundo.

* Como hemos señalado en el artículo del jueves acerca de esta supuesta encontrar: “La incorporación a nuestro escepticismo sobre el hallazgo es que la actividad volcánica en las montañas de Ararat, así como varios terremotos que sea dudoso que las partes, incluso de una estructura de madera podría haber sobrevivido durante más de 4.300 años. Además, gran parte de la madera habría sido rescatados más probable es que justo después de la inundación para construir formas de la vivienda y la construcción de incendios, etc “

fuente bibliográfica

La longevidad patriarcal antediluviana y su disminución después del diluvio

La disminución de la longevidad se debe una variedad de factores estrechamente relacionados principalmente con dos grandes cataclismos en la historia humana: el Diluvio del Génesis y la división continental de la época de Peleg.

La longevidad patriarcal antediluviana y su disminución después del diluvio

Santiago Escuain

Muchas veces se plantea la cuestión de la longevidad de los patriarcas antes del Diluvio, según aparece en la genealogía de Génesis 5. Adán vivió 930 años; Set vivió 912; Enós, 905; Cainán, 910; Mahalalel, 895; Jared, 972; Enoc, que no murió, sino fue arrebatado vivo por Dios, 365; Matusalén, 969; Lamec, 777; y Noé, 950 años.

Aparte del caso especial de Enoc, que no murió, y de Lamec, que vivió sólo setecientos setenta y siete años, las edades del resto de patriarcas se mantienen oscilando alrededor de una media constante. Sem, que nació antes del Diluvio, vivió no obstante la mayor parte de su vida en el mundo posterior al Diluvio. Se aprecian dos grandes caídas bruscas en longevidad: En Sem y en Peleg. Sem marca la divisoria del mundo antediluviano al postdiluviano. Peleg marca aquel acontecimiento que en la Tabla de las Naciones, Génesis 10:25, se menciona así: “A Heber le nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg, porque en sus días fue dividida la tierra …”.

La brusca disminución de longevidad en Sem

Sem vivió “solamente” 600 años, iniciando una marcada tendencia a la disminución del período de vida. ¿A qué causas se puede deber?

Primero, se debe tener en cuenta que el hábitat del hombre antes del Diluvio era mucho más idóneo para el hombre que el actual. Fue durante el Diluvio que se precipitaron las aguas “sobre la expansión”, que evidentemente formaban una cubierta, muy posiblemente en forma de vapor transparente, provocando un efecto de invernadero.

El registro fósil da testimonio de las grandes masas de vegetación del pasado, que nuestro mundo no conoce ni en las más espesas selvas tropicales. Éste sería, entre otros, un factor que favorecería la longevidad del hombre en aquel albor de la humanidad. Antes de entrar en adicionales consideraciones, sería conveniente recordar que los humanos actuales somos los descendientes biológicamente degenerados de la primera pareja humana creada.

En principio, no hay ninguna razón por la que el hombre no pudiera vivir mil años. La causa de la muerte, descontando accidentes y patologías, es el envejecimiento de los tejidos del cuerpo. Y esto está provocado por la manera en que las células del cuerpo dejan de multiplicarse a una velocidad mayor o igual a la que las células viejas mueren. Así los tejidos van adquiriendo una carga de células muertas y envejecen.

Pero este proceso de envejecimiento ha ido evidentemente acelerándose desde el Diluvio, hasta llegar a una estabilización media de la edad de muerte entre los setenta y ochenta años (véase Salmo 90).

Factores conducentes a la pérdida de longevidad

¿Qué factores llevaron a la disminución de la longevidad tras el diluvio?

1. Como ya se ha mencionado, un factor significativo fue el colapsamiento de la cubierta de agua, seguramente vaporizada, que rodeaba la tierra a modo de filtro y de cubierta “invernadero”, que daría al mundo antediluviano un clima subtropical de polo a polo.

2. En el mundo antediluviano la orografía sería mucho menos pronunciada que en el actual. La configuración orográfica actual es posterior al cataclismo diluvial. De ello da testimonio el Salmo 104:5-9, pasaje que evidentemente trata de los fenómenos que dieron fin al Diluvio de Noé. Comparar v. 9 con Gn. 9:11. No se debe olvidar que la Biblia contempla el Diluvio como un cataclismo que conmovió toda la corteza terrestre; no como una mera lluvia torrencial, sino una conmoción singular y global de toda la estructura de la corteza, lo que llevó aparejado “la rotura de las fuentes del gran abismo”, esto es, una intensa conmoción de los fondos oceánicos, con la apertura de innumerables bocas volcánicas arrojando lava, agua juvenil, gases, etc., provocando una terrible actividad tectónica, transgresiones marinas, y finalmente el cubrimiento de toda la tierra con el agua diluvial. 1

La configuración orográfica suave anterior al diluvio impediría el establecimiento de singularidades climáticas y la misma lluvia. De hecho, en Génesis 2:5 se afirma que Dios no había hecho llover sobre la tierra, sino que subía de la tierra un vapor. El ciclo hidrológico de la tierra parece haber sido muy diferente durante el período antediluviano, brotando el agua del magma de la tierra por medio de “las fuentes del gran abismo”, que fueron rotas durante el diluvio.

3. El campo magnético de la tierra, en progresiva disminución, habría también coadyuvado a evitar daños genéticos en los hombres antes del Diluvio. El campo magnético actúa como escudo deflector de los rayos cósmicos que inciden en la tierra, y al ir perdiendo progresivamente su eficacia, estos rayos inciden con mayor fuerza sobre la población de la tierra. Por otra parte, experimentos con campos magnéticos fuertes sobre ratones muestran un retraso en el envejecimiento los tejidos. Los estudios indican que se precisa de un umbral de intensidad, por debajo del cual los efectos cesan bruscamente. 2

4. Un factor adicional para retardar el envejecimiento sería la mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. La atmósfera actual contiene unas 300 partes por millón (ppm) de dióxido de carbono. ¿Qué efecto tendría sobre los humanos una concentración varias veces mayor, como la que tuvo que existir en los tiempos antediluvianos? 3

Experimentos hechos de hiper-capnea (atmósferas enriquecidas en anhídrido carbónico por encima de los 330 ppm.) indican que en ella se aumenta la acidez de la sangre. Un resultado de ello es una superior retención de calcio y zinc y otros elementos traza, excepto el cobre, que es eliminado por el zinc. De pasada, ello eliminaría la artritis causada por una sangre alcalina.

Un efecto más importante del aumento en CO2 es la dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro y de la piel, aunque no en otros tejidos. Ello, según revela el artículo mencionado en la Ref. 3, llevaría a una mayor oxigenación del cerebro, incluyendo el hipotálamo. “En el hipotálamo, una pequeña glándula en el cerebro medio que dirige el envejecimiento para el sistema neuro-endocrino, la pérdida de electrosensibilidad de las células hipotalámicas resulta en un desmoronamiento del sistema supresor del hipotálamo. Cuando ello sucede, el hipotálamo se hace progresivamente más activo, y esto tiene como resultado las enfermedades del envejecimiento. Esto sucede prematuramente con hipocapnea (bajas concentraciones de CO2) y bajos niveles de anhídrido carbónico atmosférico” 4 . El mantenimiento del sistema supresor del hipotálamo en concentraciones más elevadas de anhídrido carbónico y de una mayor acidez de la sangre llevaría a un retraso en la maduración sexual (comparar las edades a que los antediluvianos llegaban a ser padres, Génesis 5) y en la esqueletal (recuérdese el fenómeno del gigantismo en Génesis 6:4). Comparando las edades de paternidad de Génesis 11 con las de Génesis 5, se advierte una maduración sexual mucho más precoz, aunque la disminución de la longevidad es más lenta.

La brusca disminución de longevidad en Peleg

Un factor adicional en el rápido declive de la longevidad humana aparece en el caso de Peleg: “en sus días fue dividida la tierra” (Gn 10:25; 1 Cr 1:19). Esto parece referirse con claridad a la división continental como acontecimiento cataclísmico:

“en Job 38:25 se usa el mismo verbo intensivo activo peleg que se emplea en Génesis 10:25 en el nombre Peleg y en la frase ‘porque en sus días fue dividida la tierra’. en Job 38:25, el verbo describe muy claramente la acción del Señor de dividir la masa terrestre para su inundación por parte del mar. Es notable que el griego clásico tenga 18 palabras nominales y verbales conocidas que están construidas alrededor del mismo conjunto consonantal p-l-g. Cada una de ellas tiene algo que ver con el mar. …”. 5 (Cf. el término pelágico, etc.).

“La palabra bíblica clave acerca de esta cuestión, peleg, es un significativo fósil lingüístico en varias lenguas no relacionadas. Su significado en estas varias lenguas, cuando se usa, da un claro testimonio acerca de su empleo en Génesis 10:25. Por medio de ello da un notable sustento a la tesis de que hubo un gran desgarro continental después del diluvio de Noé. Yo creo que Babel tuvo lugar tres generaciones antes de la división continental física. Esta conclusión se basa en la anterior discusión sobre Génesis 10 y la implicación de que Babel tuvo lugar dos generaciones después del Diluvio. 6

Por ésta y otras razones se sugiere que la división continental fue un acontecimiento postdiluviano, cuyos efectos fueron enormes tanto geológicamente a nivel regional continental como a nivel de los efectos sobre la longevidad humana. Esto concuerda con la brusca disminución que tiene lugar con y a partir de Peleg.

Conclusión

La disminución de longevidad entre los humanos se debe una variedad de factores estrechamente relacionados principalmente con dos grandes cataclismos en la historia humana: el Diluvio del Génesis y la división continental de la época de Peleg. Los datos bíblicos de catastrofismo concuerdan armónicamente con disminuciones bruscas de longevidad. Todo ello constituye una adicional ilustración de la coherencia interna y fiabilidad de la Palabra de Dios como registro histórico.

***

Tomado de www.sedin.org. Usado con permiso.

1 Para un estudio a fondo de estas cuestiones, véase el libro El Diluvio del Génesis, y Geología: Actualismo o Diluvialismo.
2 para un estudio detallado de la cuestión se recomienda la obra de Thomas G. Barnes, Origen y destino del campo magnético de la tierra, y el artículo de Robert V. Hamby, “Biomagnetic Effects in the Light of the Formerly Stronger Geomagnetic Field”, Creation Research Society Quarterly, vol. 13, Sept. 1976, págs. 106-107.
3 para esta cuestión, consultar El Diluvio del Génesis, pág. 599; también Donald W. Patten, “The Longevity Accounts in Ancient History”, Creation Research Society Quarterly, vol. 19, Jun. 1982, págs. 40-52.
4 Donald W. Patten, “The Longevity Accounts in Ancient History”, Creation Research Society Quarterly, vol. 19, jun. 1982, pág. 42.
5 Bernard E. Northrup, The Genesis of Geology (Greenleaf Press, Redding, California 1989), pág. 26; véase también el mismo autor, “Continental Drift and the Fossil Record” en el libro simposio Repossess the Land (Bible-Science Ass., Minneapolis 1979), págs. 165-170.
6 Bernard E. Northrup, “Continental Drift and the Fossil Record” en el libro simposio Repossess the Land (Bible-Science Ass., Minneapolis 1979), pág. 165.

http://www.aguasvivas.cl/revistas/22/apologetica.htm

La Batalla Por El Comienzo – Jhon McArthur

View this document on Scribd

Mundo Hispano 01 – Comentario de Génesis

View this document on Scribd

La Batalla Por El Comienzo –

View this document on Scribd

La Falacia de la “Hipótesis del Marco”

La Falacia de la “Hipótesis del Marco”
Miércoles, 09 de junio 2010

No es de extrañar que el relato de la creación siempre haya estado en la mira del enemigo. Desde el Jardín del Edén, la Palabra de Dios ha sufrido y resistido muchos ataques agresivos, todos impulsados por un propósito escandaloso –poner en duda a Dios y la integridad de Su Palabra.

Génesis, en particular, ha sido un blanco favorito. Muchos están diciendo…Adán no era una persona real, el Edén no era lugar real, y la serpiente hablando no era un tentador real. De hecho, comienzan con la palabra “día” en Génesis 1. De acuerdo con la “hipótesis del esquema”, el día no significa un período de 24 horas de tiempo real. John MacArthur explica a continuación. . . . .

Una visión popular de la creación en manos de muchos defensores de la tierra antigua se conoce como la “hipótesis del marco”. Esta es la creencia de que los “días” de la creación no son aún distintas épocas, sino etapas que se superponen de un largo proceso evolutivo. De acuerdo con este punto de vista, los seis días descritos en Génesis 1 no establecen una cronología de ningún tipo, sino más bien un “marco” metafórico por el cual se describe el proceso creativo de la mente humana finita.

Esta opinión fue al parecer primero establecida por teólogos liberales alemanes en el siglo XIX, y posteriormente fue adoptada y difundida por algunos evangélicos principales, especialmente el difunto Dr. Meredith G. Kline, un estudioso del Antiguo Testamento que enseñó en el seminario teológico de Westminster.

La hipótesis del marco comienza con la opinión de que los “días” de la creación en Génesis 1 son expresiones simbólicas que no tienen nada que ver con el tiempo. Los defensores del marco notan el paralelismo evidente entre los días uno y cuatro (la creación de la luz y la colocación de las luces en el firmamento), los días dos y cinco (la separación del aire y el agua y la creación de peces y aves que habitan el aire y el agua) , y los días tres y seis (la aparición de la tierra seca y la creación de los animales terrestres) –y sugieren que el paralelismo es un indicio de que la estructura del capítulo es meramente poético. Así, según esta teoría, la secuencia de la creación puede básicamente ser ignorada, como si una forma literaria en el pasaje anulara su significado literal.

Naturalmente, los defensores de este punto de vista aceptan la teoría científica moderna de que la formación de la tierra requirió de varios millones de años. Ellos afirman el relato bíblico no es más que un marco metafórico que debe superponer nuestra comprensión científica de la creación. El lenguaje y los detalles de Génesis 1 no son importantes, dicen, la única verdad que este pasaje nos pretende enseñar es que la mano de la Divina Providencia guió el proceso evolutivo. El relato de la creación del Génesis se reduce así a un recurso literario –una metáfora extendida que no debe ser aceptada por su valor nominal.

Pero si el Señor nos quiso enseñar que la creación tuvo lugar en seis días literales, ¿cómo podría haberlo declarado más claramente que el Génesis lo hace? La longitud de los días se define por períodos de día y noche que se rigen después de cuatro días por el sol y la luna. La misma semana define el patrón del trabajo humano y el descanso. Los días están marcados por el paso de la mañana y la tarde. ¿Cómo que no podría esto indicar la progresión cronológica de la obra creativa de Dios?

El problema con la hipótesis del marco es que emplea un método destructivo de interpretación. ¿Si el sentido llano de Génesis 1 podrá ser cancelado y el lenguaje tratado como nada más que un recurso literario, por qué no hacer lo mismo con Génesis 3? De hecho, los teólogos liberalesinsisten en que la serpiente que habla en el capítulo 3 señala una fábula o una metáfora, y por lo tanto rechazan ese pasaje como un registro literal e histórico de cómo la humanidad cayó en pecado. ¿En dónde termina la metáfora y en donde comienza la historia? ¿Después del dluvio? ¿Después de la torre de Babel? ¿Y por qué no? ¿Por qué no considerar todos los milagros bíblicos como recursos literarios? ¿Por qué no la misma resurrección desestimarla por una mera alegoría? En palabras de EJ Young, “Si la hipótesis del marco se aplica a los relatos del nacimiento virginal o la resurrección o Romanos 5:12, podría efectivamente servir para minimizar la importancia del contenido de los pasajes, ya que ahora lo hacen con el contenido del primer capítulo del Génesis.”

En su libro, Estudios de Génesis Uno, Young señala la falacia de la hipótesis del “marco”:

La cuestión debe plantearse: “Si la perspectiva no cronológica de los días ha de ser admitida, ¿cuál es el objeto de mencionar seis días?” Porque, una vez que rechazamos la secuencia cronológica que da Génesis, somos llevados al punto donde realmente se puede decir muy poco sobre el contenido de Génesis uno. Es imposible sostener que hay dos tríos de días, cada uno paralelo al otro. El cuarto día… habla de Dios colocando las lumbreras en el firmamento. El firmamento, sin embargo, se ha realizado en el segundo día. Si el cuarto y los primeros días son dos aspectos de una misma cosa, entonces el segundo día también (que habla del firmamento) debe preceder a los días uno y cuatro. Si este procedimiento se permitiera, con su desprecio sistemático de la gramática, ¿por qué no podemos ser coherentes y equiparar estos cuatro días con el primer versículo del Génesis? No hay defensa en contra de tal procedimiento, una vez que abandone el lenguaje claro del texto. Con toda seriedad hay que preguntarse, ¿Podemos creer que el primer capítulo de Génesis pretende enseñar ese día dos precedido los días uno y cuatro? Hacer esa pregunta es contestarla.

El hecho simple y bastante obvio, es que nadie pensaría que el plazo para la creación era otra cosa que una semana normal de siete días partiendo de la lectura de la Biblia y permitiéndole su propia interpretación. El Cuarto Mandamiento no tiene ningún sentido, aparte de un entendimiento de que los días de la obra creadora de Dios una hacen paralelo a una semana normal de trabajo humano.

La hipótesis del marco es el resultado directo de hacer de la teoría científica moderna una guía hermenéutica por la cual interpretar la Escritura. La presuposición básica de la hipótesis de marco es la idea de que la ciencia habla con más autoridad sobre los orígenes y la edad de la tierra que lo que la Escritura hace. Los que abrazan este punto de vista han hecho en efecto a la ciencia una autoridad por encima de las Escrituras. Ellos están permitiendo que las hipótesis científicas –simples opiniones humanas que no tienen ninguna autoridad divina para ser la regla hermenéutica por el cual se interpreta la Escritura.

No hay justificación para eso. La opinión científica moderna no es una hermenéutica válida para la interpretación de Génesis (o cualquier otra porción de la Escritura, para el caso). La Escritura es la verdad inspirada por Dios (2 Timoteo 2:16 la verdad). “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Pedro 1:21). Jesús resumió el punto a la perfección cuando dijo: “Tu palabra es verdad” (Juan 17:17, RV). La Biblia es la verdad suprema, y por lo tanto es el estándar por el cual se debe evaluar la teoría científica y no al revés.

Como escribió John MacArthur, los defensores de la hipótesis del “marco” argumentan que el lenguaje y los detalles de Génesis 1 no son importantes, sólo pretenden mostrar que la divina Providencia guió el proceso evolutivo.

Pero, si eso es realmente lo que Dios quiere que tomemos de los primeros capítulos del Génesis –providencia guió la evolución– entonces ¿por qué Dios proporcionaría dicha información exacta con un lenguaje preciso?

Tome esta pregunta al hilo del comentario.

visto aca

CIENTÍFICOS TURCOS CUESTIONAN EL PRESUNTO HALLAZGO DEL ARCA DE NOÉ EN EL ARARAT

CIENTÍFICOS TURCOS CUESTIONAN EL PRESUNTO HALLAZGO DEL ARCA DE NOÉ EN EL ARARAT
Edición 2010 – Número 6 (239) – 5 de junio de 2010
(Noticia publicada originalmente en el diario El Mundo del S. XXI)

La comunidad científica turca ha recibido con escepticismo y críticas el supuesto hallazgo de restos de la bíblica Arca de Noe por un grupo de investigadores chinos y turcos en el este de Turquía.

Los descubridores sostienen que localizaron los restos de una estructura de madera en el monte Ararat, construida, según calculan, hace 4.800 años.

La noticia ha sido recibida con entusiasmo en la región del descubrimiento, con la esperanza de que esa empobrecida zona cercana a la frontera con Irán pueda convertirse en un imán para los turistas.

“El monte Ararat es la octava maravilla del mundo. Esperamos una explosión del turismo religioso. Ese puede ser el camino para acabar con los problemas de desempleo de nuestra región”, afirmó a la prensa turca Hasan Arslan, alcalde de Agri, el municipio en el que se encuentra la montaña en la que, según la Biblia, encalló el arca tras el diluvio.

El documentalista chino Yeung Wing-Cheung aseguró que su equipo localizó una estructura de madera antigua a una altitud de 4.000 metros en el Ararat.

“No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento”, indicó Yeung en declaraciones a la agencia turca Anadolu.

Escepticismo ante el ‘descubrimiento’

Pese al entusiasmo de los locales y las afirmaciones del documentalista, la comunidad científica turca ha recibido con escepticismo el “descubrimiento”.

“Para tener un barco a esa altura, el mundo habría debido estar cubierto de agua. Nunca ha habido un tiempo en el que el mundo haya estado cubierto de agua hasta una altura de 4.000 metros”, afirmó Orhan Bingol, profesor de arqueología.

Necmi Karul, profesor de prehistoria de la Universidad de Estambul, esgrime los mismos argumentos y agrega que “el monte Ararat no estuvo cubierto de agua hace 4.800 años, y la historia del Arca de Noe sólo se apoya en intereses turísticos”.

El experto aseguró que para preservar restos de madera de esa antigüedad se deberían haber conservado en un entorno sin oxígeno, algo que no es el caso en esa montaña, y además recuerda que los restos fósiles de conchas hallados allí tienen millones de años de antigüedad.

Intereses turísticos

El diario turco ‘Radikal’ se burló del descubrimiento y calificó de escandaloso que un responsable político turco hubiera participado en la rueda de prensa en Hong-Kong, sin el respaldo de una valoración científica independiente.

“El Arca de Noe ha sido hallada, sólo faltan las jirafas y los elefantes”, ironizó el diario de centroizquierda sobre un descubrimiento hecho en Turquía, con unas pruebas de “carbono 14″ en Irán y una rueda de prensa en Hong-Kong.

‘Radikal’ también asegura que ‘The Media Evangelism Ltd.’, la compañía que está detrás del “descubrimiento”, es dueña de un parque de atracciones de Arcas de Noe en Hong-Kong, con entradas que cuestan entre 55 y 100 dólares.

URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/29/ciencia/1272540307.html

EL ARCA DE NOÉ Y LA FLAUTA DE BARTOLO

Edición 2010 – Número 6 (239) – 5 de junio de 2010

Javier Cavanilles

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Desde el más allá (más o menos)

Llevan años los turcos (y no sólo ellos) empeñados en encontrar el Arca de Noé en el Monte Ararat. No es una cuestión de Fe, ni una cuestión científica. Es, principalmente, una cuestión monetaria: fomentar el turismo o, en este caso, vender un documental. Pero lo raro no es que la hayan encontrado (por tercera o cuarta vez), sino que la prensa publique la historia como si las aventuras de Noé fueran hechos históricos y el diluvio algo comprobado científicamente.

Hay mil razones para entender que lo que han encontrado no es el Arca de Noe. La primera, quizás la que resuma todas, es que nunca existieron ni Noé, ni su familia, ni su zoológico flotante. Es un relato mítico, religioso y, sobre todo, robado. Si es el arca del diluvio, el piloto no era Noe sino Ziusudra, el héroe sumerio al que el dios Enki advierte de lo que traman sus compañeros (también dioses verdaderos): un diluvio universal (el relato data del V milenio antes de Cristo). Conclusión primera: si es el arca, los diosos sumerios son los verdaderos.

Otra razón más pedestre, y no hace falta ser muy listo para entenderla, es que si Noé y los suyos fueron los únicos supervivientes del diluvio, la raza humana desciende de una misma familia. Todos sabemos qué significa la expresión “creo que sus padres son hermanos”. Una de las razones por las que no se conoce una sola cultura en la que el incesto no sea condenado es que sus efectos se aprecian a simple vista en la siguiente generación. No es sólo una cuestión moral o religiosa, es que la supervivencia del grupo está en juego.

En realidad, el artículo en sí parece un chiste. Es como si The Royal College of Music dijera que ha encontrado la flauta de Bartolo, la de un agujero solo, y que la va a vender por e-Bay. En primer lugar, ¿se puede creer alguien que entre ocho personas (Noe y su familia) se pueda construir un barco de madera (les llevó 120 años) en el que cabía toda la fauna del mundo?

¿Y que luego se sentaran a esperar a que un macho y una hembra de cada especie se acercaran al lugar? (Por cierto, ¿cuánto tardó el pingüino en llegar desde el Polo?). Luego, los acomodaron en el barco de madera (sin que se devorasen entre ellos), les alimentaron, limpiaron las jaulas… así durante 40 días (o 150, según el pasaje). Teniendo en cuenta que Noé tenía 600 años, ¿seguro que estaba para tales trotes?

Hay más datos para desconfiar. Por ejemplo, no es el primer arca de Noé que aparece en el Monte Ararat. La primera se encontró en 1950, y hay algunas más. Pero no olvidemos que la Biblia no dice que el arca esté en el Monte Ararat, sino en “los montes de Ararat”. Es decir, se refiere a una región más amplia que incluye Rusia, Irán, Turquía e Iraq. En 1959 apareció otra descubierta por un fotógrafo turco y la noticia dio la vuelta al mundo gracias a la revista Life.

Pero el investigador más prolífico es el norteamericano Ron Wyatt. Gracias a él, el gobierno turco creó el Parque Nacional del Arca de Noé. En su currículum investigador destaca haber encontrado la ubicación de Sodoma y Gomorra, el lugar por donde Moisés cruzó el Mar Rojo o el punto exacto en el que recibió la tabla de los diez Mandamientos. Así, con un par.

Muy distinto de Wyatt es Gary Greenberg, presidente de la Sociedad Bíblica Arqueológica de Nueva York. En su libro 101 Mitos de la Biblia dedica varias entradas al asunto del arca y recuerda, entre otras cosas, que la alusión a “las montañas de Ararat” es posterior al relato original (una interpolación), y que el primer emplazamiento fue Egipto.

También recuerda que los 15 codos que subieron las aguas durante el Diluvio apenas suponen 7,5 metros (el Ararat mide 5.137 metros). Tampoco parece que haya en el relato rastro de los gigantes (los hijos de Anaq), que no subieron al arca pero que sobrevivieron (Números, 13-33) sin que nadie sepa cómo. Eso sí sería un descubrimiento.

Lo dicho, estamos ante un relato mítico. Para creer que ha aparecido el Arca (por enésima vez) y sin que todavía exista una sola prueba que avale a ninguna de ellas hay que ser un ignorante o un integrista cristiano (los falsos arqueólogos del descubrimiento lo son). Para dar pábulo a esas fantasías, basta ser periodista. En todo caso, puestos a alucinar con algún barco, prefiero el de Abramovich.

URL: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/desde_el_mas_alla/2010/04/27/el-arca…

cf. http://es.wikipedia.org/wiki/Diluvio_universal

http://es.catholic.net/temacontrovertido/609/1211/articulo.php?id=5743

http://lasteologias.wordpress.com/category/diluvio-universal/

Génesis y el naturalismo: Disonancia cognitiva

Génesis y el naturalismo: Disonancia cognitiva
Miércoles, 02 de junio 2010

Usted probablemente ha oído hablar de la disonancia. Es un término habitualmente empleado por los músicos para describir la falta de armonía y desacuerdo entre los sonidos. No hay otro término llamado disonancia cognitiva utilizada para describir la discordia similar en el mundo de las ideas y creencias. Maybe that’s a good way to view the debate about origins in Genesis—cognitive dissonance. Tal vez eso es una buena manera de ver el debate sobre los orígenes en Genesis –la disonancia cognitiva.

El relato de la creación en Génesis 1-3 demanda que deben tomarse en sentido literal. Nada sobre el propio texto sugiere que contiene algo más que un relato fiel, literal e histórico de cómo Dios creó el universo a la existencia –de la nada. Ese tipo de enfoque hermenéutico literal al Génesis expone todas las interpretaciones simbólicas, poéticas, alegóricas, y míticas de lo que realmente son, las ideas extrañas forzadas en el texto, pero no sin un costo, como se discute a continuación. Ningún manejo honesto del texto bíblico puede reconciliar estos capítulos del Génesis con la teoría de la evolución o cualquiera de las otras teorías “científicas” acerca de los orígenes. La idea central del pasaje simplemente no puede reconciliarse con la idea del naturalismo.

Antes de comenzar el debate, he aquí lo que John tiene que decir sobre el Génesis y el naturalismo en su libro La Batalla por el Comienzo:

Medida que la humanidad progresa a través del siglo XXI, se cierne una perspectiva aterradora. La iglesia parece estar perdiendo la voluntad de defender lo que la Escritura enseña acerca de los orígenes humanos. Muchos en la iglesia son demasiado intimidados o demasiado avergonzados como para afirmar la verdad literal del relato bíblico de la creación. Ellos están confundidos por un coro de voces autoritativas que insisten en que es posible-e incluso pragmáticamente necesario conciliar la Escritura con las últimas teorías de los naturalistas.

Por supuesto, los teólogos liberales han abrazado desde hace mucho la evolución teísta. Nunca han sido reacios a negar la verdad literal de la Escritura sobre cualquier asunto. Pero esta tendencia es diferente, incluye a evangélicos que sostienen que es posible armonizar Génesis 1-3 con las teorías del naturalismo moderno sin hacer violencia a cualquier doctrina esencial del cristianismo. Afirman declaraciones de fe evangélica. Ellos enseñan en instituciones evangélicas. Ellos insisten en que creen que la Biblia es infalible y autoritativa. Pero ellos están dispuestos a reinterpretar el Génesis para dar cabida a la teoría evolutiva. Expresan shock y sorpresa de que alguien cuestione su acercamiento a la Escritura. Y a veces emplean el mismo tipo de burlas e intimidación religiosa de liberales ateos y escépticos siempre dirigidas contra los creyentes: “¿No cree en serio que el universo es menos de un mil millones de años, verdad?”

El resultado es que en el último par de décadas, un gran número de evangélicos han mostrado una sorprendente voluntad de adoptar un enfoque totalmente no-evangélico a la interpretación de los primeros capítulos del Génesis. Cada vez más están adoptando el punto de vista conocido como el “creacionismo de tierra antigua”, que combina algunos de los principios del creacionismo bíblico con las teorías naturalistas y evolucionistas, tratando de conciliar dos opuestas cosmovisiones. Y para lograr esto, los creacionistas de la tierra antigua terminan mal explicando en lugar de haciendo una exegesis honesta del relato de la creación bíblica.

Un puñado de científicos que profesan el cristianismo están entre los que han sido los pioneros en este revisionismo-la mayoría de ellos carece de cualquier habilidad en la interpretación bíblica. Pero están estableciendo una reinterpretación importante de Génesis 1-3 diseñado específicamente para dar cabida a las tendencias actuales de la teoría naturalista. En su opinión, los seis días de la creación en Génesis 1 son largas eras, el orden cronológico de la creación es flexible, y la mayoría de los detalles acerca de la creación dada en las Escrituras puede ser descartada como figuras de expresión poéticas o simbólicas.

Muchos de los que deberían saber mejor –pastores y líderes cristianos que defienden la fe contra las falsas enseñanzas todo el tiempo– se han visto tentados a renunciar a la batalla por los primeros capítulos del Génesis. Un pastor evangélico recientemente se me acercó después de que yo predicaba. Estaba confundido e intimidado por varios libros que había leído –todos escritos por autores evangélicos –sin embargo, todos argumentando que la Tierra tiene miles de millones de años. Estos autores tratan a la mayoría de las teorías de los evolucionistas como un hecho científico indiscutible. Y en algunos casos ejercen credenciales científicas o académicas que intimidan a los lectores a pensar que sus puntos de vista son el resultado de una elevada profesionalidad, en lugar de presuposiciones naturalistas que han llevado al texto bíblico. Este pastor me preguntó si creía posible que los tres primeros capítulos del Génesis en realidad podrían ser sólo una serie de dispositivos literarios –una saga poética dando significado “espiritual” de lo que realmente ocurrió a través de miles de millones de años de evolución.

Yo le contesté sin pedir disculpas: No, no lo sé. Estoy convencido de que Génesis 1-3 debe ser tomado en serio –tal como historia divinamente revelada en la creación divina. Nada en el texto del Génesis sugiere que el relato de la creación bíblica es meramente simbólico, poético, alegórico, o mítico. La idea central del pasaje simplemente no puede reconciliarse con la idea de que la “creación” se produjo a través de procesos evolutivos naturales durante largos períodos de tiempo. Y no creo que un manejo fiel del texto bíblico, aceptable por ningún principio de hermenéutica, posiblemente pueda reconciliar estos capítulos con la teoría de la evolución o cualquiera de las otras teorías supuestamente científicas sobre el origen del universo.

Por otra parte, al igual que el caos moral y filosófico que resulta del naturalismo, todo tipo de travesuras teológicas sobrevienen cuando rechazamos o comprometemos la verdad literal del relato bíblico de la creación y la caída de Adán.

Me doy cuenta, por supuesto, que algunos creacionistas de la tierra antigua sostienen la creación literal de Adán y afirman que Adán era una figura histórica. Pero su decisión de aceptar la creación de Adán como literal implica un cambio arbitrario hermenéutico en Génesis 1:26-27 y luego otra vez en Génesis 2:7. Si todo en torno a estos versos se maneja alegóricamente o simbólicamente, es injustificable tomar esos versículos en un sentido literal e histórico. Por lo tanto, el método de los creacionistas de la tierra antigua de interpretar el texto del Génesis en realidad socava la historicidad de Adán. Después de haber decidido ya el tratamiento del relato de la creación misma como un mito o alegoría, no tienen motivos para insistir (de pronto y arbitrariamente, al parecer) que la creación de Adán es historia literal. Su creencia en un histórico Adán es simplemente incompatible con su propia exégesis del resto del texto.

Pero es una falta de coherencia necesaria afirmar una antigua tierra y seguir siendo evangélico. Porque si Adán no fue el antepasado literal de toda la raza humana, entonces la explicación de la Biblia acerca de cómo el pecado entró en el mundo es imposible de entender. Por otra parte, si no caímos en Adán, no podemos ser redimidos en Cristo, porque la posición de Cristo como Cabeza de la raza redimida exactamente paralela a la posición de Adán como la cabeza de la raza caída:

  • “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).
  • “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.” (Romanos 5:18-19).
  • “Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante” (1 Corintios 15:45; cf. 1 Timoteo 2:13-14; Judas 14).

Por lo tanto en un sentido importante, todo lo que la Escritura dice acerca de nuestra salvación en Cristo Jesús gira en torno a la verdad literal de lo que Génesis 1-3 enseña acerca de la creación y caída de Adán. No hay pasaje más fundamental de las Escrituras.

Lo que están haciendo los “creacionistas de la tierra antigua” (incluyendo, en gran medida, incluso los evangélicos) con Génesis 1-3 es precisamente lo que los liberales religiosos han hecho siempre con toda la Escritura, espiritualizar y reinterpretar el texto alegóricamente haciendo que signifique lo que quieren que signifique. Es una forma peligrosa de manejar las Escrituras. Y se trata de una capitulación peligrosa e innecesaria a las presuposiciones religiosas del naturalismo –sin mencionar una deshonra grave a Dios.

Los evangélicos que aceptan la interpretación de la tierra antigua del Génesis han adoptado una hermenéutica que es hostil a una perspectiva elevada de la Escritura. Están trayendo a los primeros capítulos de la Escritura un método de interpretación bíblica que se ha incorporado sobre presupuestos anti-evangélicos. Los que adoptan este enfoque ya se han embarcado en un proceso que invariablemente derroca la fe. Las Iglesias y colegios que abrazan este punto de vista no van a permanecer mucho tiempo como evangélicos.

Aquí está el punto: cuando rechazamos una hermenéutica literal del relato de la creación en el Génesis, todo tipo de travesuras teológicas vendrán. Con ese pensamiento en mente, discuten las ramificaciones de la celebración de una interpretación naturalista de Génesis 1 y 2 en lo que se refiere a la interpretación y aplicación del resto de la Escritura. Recuerde, un naturalista es el que asume la total ausencia de actividad sobrenatural y milagrosa. ¡Disfrute el hilo!

http://evangelio.wordpress.com/2010/06/02/gnesis-y-el-naturalismo-disonancia-cognitiva/

Aproximación al Libro de Genesis

View this document on Scribd

SURGIMIENTO Y DESARROLLO DEL “MITO” COMO CATEGORÍA HERMENÉUTICA Y SU APLICACIÓN BÍBLICA

View this document on Scribd

¿Se ha encontrado El Jardin de Eden?

¿Se ha encontrado El Jardin de Eden?

La Biblia dice con respectoa la ubicacion de Eden:

“Y del Eden salia un rio para regar el huerto, y de alli se dividia y se convertia en otros cuatro rios.” -Genesis 2:10

Dos de estos se llaman rios Hiddekel y Perath. (Vea: Genesis 2:10-14)
Por ello muchos Cristianos han asumido que el jardin original se localizo en alguna parte de la region de Mesopotamia (en los alrededores del Irak actual) donde fluyen los rios Tigris y el Eufrates.

Sin embargo, la Biblia registra un devastador Diluvio mundial, muchos siglos despues que Adan y Eva fueron echados del Jardin. Los estratos sedimentarios, algunos de kilometros de espesor, llevan el testimonio mudo de esta convulsion acuosa masiva, que desgarro y enterro el mundo prediluviano para siempre.

Despues del Diluvio, los sobrevivientes (la familia de Noe) se movilizaron a la llanura de Sinar (Sumeria/Babilonia) que es donde encontramos los rios hoy llamados Tigris y Eufrates. Estos por consiguiente no son los mismos rios. Ellos corren encima de las capas depositadas por el Diluvio; sedimentos de piedra que contienen billones de cosas muertas (muertas por el Diluvio). El nombre estos rios probablemente se tomaron de los rios pre-diluvianos originales, de la misma manera como los colonos de las Islas Britanicas aplicaron nombres familiares a muchos lugares en su “nuevo mundo” en America y sud Asia.
Notese tambien que la Biblia habla de un rio que irrumpe en cuatro. Esto no es lo que se encuentra en el Medio Oriente hoy.

El Jardin fue destruido por el Diluvio. Su ubicacion real en el globo terraqueo nunca podra establecerse. Nota del editor: Si la idea de un diluvio catastrofico mundial es nueva para usted, nosotros sugerimos que lea el siguiente material que presenta algunas evidencias biblicas y cientificas sobre el mismo.

http://girona.mforos.com/1098670/5287339-arqueologia-geografia-geologia-codices/

Abraham aparece mencionado en las Tablas de Ebla, fechadas 2.500 años antes de Jesucristo

Abraham aparece mencionado en las Tablas de Ebla, fechadas 2.500 años antes de Jesucristo

Las Tablas de Ebla, (Siria) descubiertas por los arqueólogos en el palacio del rey Aghrish en 1975 fueron fechadas aproximadamente 2500 años A.C. Estas tablas brindan una importante información con respecto a la historia de las religiones. El aspecto mas importante es que contienen los nombres de importantes personajes que se mencionan en el Antiguo Testamento, como el de Abraham; o el de Sodoma y Gomorra.

El descubrimiento tras miles de años de las Tablas de Ebla y la información que estas contienen es extremadamente importante para la esclarificación de la localización geográfica de las sociedades reveladas en el Antiguo Testamento.

Aproximadamente 2500 años A.C, Ebla era un reinado que comprendía a Siria capital de Damasco y el sudeste de Turquía. Este reinado, alcanzó su cumbre económica y cultural, pero posteriormente como ha pasado a otras grandes civilizaciones desapareció del escenario histórico. El reinado de Ebla, según los datos obtenidos, era aparentemente el mayor centro cultural y comercial de la época. La población de Ebla fue una civilización que estableció archivos estatales, construyó bibliotecas y registró contratos comerciales de forma escrita. Incluso tuvo su propia lengua llamada “eblaita”.

HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO
La verdadera importancia del reinado de Ebla, es considerada como un gran suceso para la arqueología clásica a partir de su descubrimiento en 1975, cuando se descubren 20.000 tablas y fragmentos cuneiformes. Este hallazgo fue cuantitativamente cuatro veces más importante que todos los textos cuneiformes hallados hasta la fecha por los arqueólogos con respecto a los últimos 3.000 años.

Cuando la lengua utilizada en las tablas fue descifrada por el italiano Giovanni Pettinato, epígrafo de la Universidad de Roma, la magnitud de su importancia fue mejor comprendida. Como resultado de esto, el hallazgo del reinado de Ebla y su magnifico archivo estatal, cobra importancia no solo para los intereses arqueológicos, sino también para el interés de los círculos religiosos.

Esto último es debido a que junto a los nombres de Talut (Sa-u-lum, Saúl), contiene también los nombres de tres conocidos personajes del Antiguo testamento cristiano (o Torah judía): Abraham (Ab-ra-mu), David (Da-u-dum) e Ismael (Ish-ma-il).

LA IMPORTANCIA DE LOS NOMBRES EN LAS TABLAS DE EBLA
Los nombres de los personajes identificados en las Tablas de Ebla son de gran importancia ya que es la primera vez que se habían hallado en documentos históricos de tal antigüedad. La aparición en las tablas del nombre de Abraham avala su existencia como personaje histórico de la antigüedad.

Los historiadores actuales analizan las tablas de Ebla desde esta perspectiva, y el descubrimiento se ha convertido en objeto de investigación en relación con la historia de las religiones. David Noel Fredmann, arqueólogo Americano e investigador de la historia de las religiones, confirma, basado en sus estudios, los nombres tanto del profeta Abraham como el de Ismael en las tablas.

Además de estos nombres, en las tablas se mencionan otros asuntos y nombres de lugares. Por ejemplo, los nombres de Sinai, Gaza y Jerusalem, no muy lejanos a Ebla, aparecen también en los textos. Un importante detalle que comprobamos en las Tablas son los nombres de Sodoma y Gomorra, donde vivió Lot. Es sabido que Sodoma y Gomorra era una región a orillas del Mar Muerto donde Lot vivió.

Iglesia reacciona por Cómic Explicito sobre el Génesis.

Iglesia reacciona por Cómic Explicito sobre el Génesis.

Robert Crumb, creador del Gato Fritz, genera reacciones en la iglesia con su interpretación gráfica del primer libro de la Biblia. Uno de los principales exponentes del cómic “underground”, Robert Crumb, se encontró con una inesperada reacción en base a su nueva obra. Si antes atacaron su trabajo por considerarlo pornográfico, misógino e incluso degradante, hoy es la iglesia la que se refiere, en especiales términos, a sus dibujos, que en esta oportunidad retratan el Génesis.

Nick Baines, obispo de Croydon, en el Reino Unido, comentó respecto de la peculiar interpretación que “cuando lees estos textos u observas estas imágenes realizadas por Robert Crumb, creo que se plantean cuestiones que avivan la imaginación y nos hacen preguntarnos qué está pasando”, pero no se quedo sólo ahí, también señaló que trabajos como el de Crumb actualizaban al Génesis, presentando a Dios comprometido con el mundo real. La diferencia entre el obispo y el autor, radica en que las imágenes obligan a los lectores a enfrentarse al significado que tras ellas: lujuria, violencia y destrucción.

Crumb, en tanto, siempre fiel a su estilo, señaló que “Dios, de acuerdo con la idea que millones de personas han tenido de él durante más de 2.000 años, me parece completamente insana y loca”.

La visión de Crumb de la Bibla no deja absolutamente nada a la imaginación –sus dibujos siempre se han caracterizado por eso– graficando de manera explícita lo que narra el Génesis, sin obviar claro, las escenas de sexo y lujuria presentes en el texto.

El texto, que demandó cuatro años de documentación y trabajo para Crumb, responsable por todos y cada uno de los dibujos del cómic, pretendía reacciones diversas desde su publicación hace tres meses en París, ocasión en la que el autor aclaró que “Si mi interpretación literal y visual del Génesis ofende a algunos lectores, lo que parece inevitable considerando que el texto es reverenciado por mucha gente, sólo puedo decir en mi defensa que me he aproximado a él como un trabajo meramente ilustrativo, sin intención de ridiculizar nada ni hacer bromas visuales”, además claro de que considera “increíble que millones de personas se tomen tan en serio este texto” expresando que por esto “la humanidad está loca”.

http://amen-amen.net/noticias/?p=15

El primer hombre de Dios

Una reflexión acerca del propósito que Dios tuvo con Adán.

El primer hombre de Dios

Ruth Paxson

La Escritura no dice mucho sobre la triple naturaleza del hombre, pero lo que dice es muy claro e indubitable. Nos dice cómo el hombre llegó a ser lo que es ahora. «Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fue el hombre un alma viviente» (Gén. 2:7, Versión 1909).

La Escritura nos cita las partes que componen al hombre tal como fue creado por Dios. «Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo».

En Génesis 2:7 Dios nos da el orden divino en la creación de las distintas partes que componen al hombre.

La formación del cuerpo humano. «Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra». «El primer hombre es de la tierra, terrenal». La tierra iba a ser la morada del hombre. Para que pudiera tener comunicación con el mundo exterior en el que moraría, el cuerpo del hombre fue formado de la tierra y después provisto de los cinco sentidos: vista, oído, gusto, tacto y olfato. A causa de su conexión con lo terreno, el cuerpo es la parte más baja del hombre. Sin embargo, tiene el privilegio enorme de ser el hogar del espíritu y de ser su único medio de contacto con el mundo de los sentidos. El cuerpo es la ciudad puerto de la personalidad humana.

La emanación del espíritu humano. «y alentó en su nariz soplo de vida». El alfarero divino formó la estructura humana y después alentó en ella soplo de vida. Este principio de vida, que vino como una directa emanación de Dios, vino a ser el espíritu humano. Como alguien ha dicho con propiedad: «El hombre es polvo que recibió aliento de la Deidad».

Dios define el espíritu humano en estas palabras: «Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón» (Proverbios 20:27). El espíritu es la parte principal del ser humano. Es la obra maestra de la creación de Dios. Es la parte del hombre que tiene relaciones con el mundo invisible y espiritual, y comunión con Dios. Por mediación del espíritu el hombre percibe, ama y adora a Dios. A. T. Pierson dice: «El espíritu recibe las impresiones del mundo exterior y material a través del alma y del cuerpo, pero pertenece a un nivel y reino más altos, y es capaz de un conocimiento directo de Dios por la relación con sus sentidos y facultades superiores. En un estado no caído, era como un altísimo observatorio con la visual hacia el firmamento celestial». El espíritu es la ciudad capital de la personalidad humana.

La creación del alma humana. «Y fue el hombre un alma viviente». Superior al cuerpo e inferior al espíritu está el alma, el médium entre las dos. Se ha dicho que en sus relaciones con el cuerpo y sentidos corporales puede compararse a una cámara oscura fotográfica. Las impresiones del mundo exterior recibidas por los sentidos son recogidas y llevadas a esta cámara oscura donde se revelan en expresiones distintas de pensamiento, emociones y voluntad.

En sus relaciones con el espíritu y con el mundo espiritual puede asemejarse a un estrado judicial. La evidencia con respecto a Dios y a las realidades espirituales que encuentra el espíritu en su búsqueda por el reino espiritual es puesta ante el alma y allí se acepta o se rechaza.

El hombre, pues, es una trinidad. Espíritu, alma y cuerpo son las partes integrantes de su trino ser. En la constitución del primer hombre de Dios se usaron dos elementos independientes, el corporal y el espiritual, el material y el inmaterial. Cada uno de ellos era esencial porque el hombre tenía que estar relacionado con dos mundos, el visible y el invisible, el material y el espiritual. Él fue hecho principalmente para Dios; y para tener contacto con Dios debía tener un espíritu capaz de comunicación y relación con el Espíritu Divino. Pero el hombre tenía que ser colocado en el universo material de Dios para tener relaciones tangibles con el mundo exterior, personas y cosas. Por lo tanto, debía tener un cuerpo capaz de tales contactos y comunicaciones. El hombre tenía que estar en íntimo y continuo contacto con los cielos y con la tierra, con lo externo y lo temporal, con lo espiritual y con lo material.

Cuando Dios colocó el espíritu dentro del cuerpo, como su morada en la tierra, produjo la unión de estas dos partes una tercera, y el hombre fue un alma viviente. El alma uniendo el espíritu con el cuerpo dio al hombre la individualidad, y fue la causa de su existencia como un ser distinto. El alma, con las facultades de la inteligencia, emoción y voluntad, fue la parte central, el asiento, como si dijéramos, del ser del hombre.

El alma actúa como el intermediario entre el espíritu y el cuerpo; fue el lazo que los unió y el canal por el que actúa el uno sobre el otro. El alma está situada en la mitad del camino de los dos mundos: mediante el cuerpo se une con lo visible, material y terrenal, por el espíritu se une con lo invisible, espiritual y celestial. A ella le fue dado el poder para determinar cuál mundo dominaría al hombre.

La grandísima importancia de este tema en sus relaciones con las sucesivas lecciones y el intenso deseo de que cada lector tenga un claro conocimiento de ello me lleva a citar extensamente del libro de Andrew Murray, The Spirit of Christ (El Espíritu de Cristo):

«El espíritu, al vivificar el cuerpo, hizo del hombre un alma viviente, una persona viva con conciencia de sí misma. El alma fue el lugar de reunión, el punto de unión entre el alma y el espíritu. Por el cuerpo, el hombre –el alma viviente– estaba relacionado con el mundo exterior de los sentidos, pudiendo influir en él o ser influenciado de él. Por el espíritu estaba relacionado con el mundo espiritual y con el Espíritu de Dios, de donde tuvo su origen, pudiendo ser el recipiente y el ministro de su vida y de su poder. Estando a mitad del camino de estos dos mundos y perteneciendo a ambos, el alma tenía el poder de determinarse por sí misma, de elegir o de rehusar los objetos de que estaba rodeada y con los que estaba relacionada.

«En la constitución de estas tres partes de la naturaleza del hombre, el espíritu, que le une con lo Divino, era la más alta; el cuerpo, conectándole con lo sensible y con lo animal, era la más baja; el estado intermedio era el alma, partícipe de la naturaleza de las otras partes, el lazo que las unía y por la que podían actuar la una sobre la otra. Su obra, como poder central, era mantenerlas en su debida relación; mantener el cuerpo, como lo más bajo, en sujeción al espíritu, recibir, por el espíritu como lo más alto, del Espíritu Divino lo que faltaba para su perfección, y después pasarlo al cuerpo, para que por ello pudiera ser partícipe de la perfección del espíritu y llegara a ser un cuerpo espiritual.

«Los maravillosos dones con los que el alma fue dotada, especialmente los de conciencia y autodeterminación, o sea la mente y la voluntad, fueron el molde o vaso en el que la vida del espíritu, la verdadera sustancia y verdad de la vida divina, tenía que ser recibida y asimilada. Fueron la capacidad dada por Dios para hacer propios el conocimiento y la voluntad de Dios. Haciendo esto, la vida personal del alma llega a llenarse y posesionarse de la vida del Espíritu y todo el hombre se convierte en espiritual.

«Resumiendo lo dicho, el espíritu es el lugar de nuestra conciencia de Dios, el alma, de nuestra propia conciencia, y el cuerpo, de nuestra conciencia del mundo. En el espíritu mora Dios, en el alma el yo y en el cuerpo el sentido».

Claramente vemos que la intención original de Dios fue que el espíritu humano, por el que solamente el hombre puede relacionarse con Dios y con el mundo espiritual, fuera el elemento dominante en la personalidad humana. El espíritu había de ser el soberano, y mientras permanecía así todo el ser se conservaría espiritual.

Pero aunque el espíritu humano había de ser el soberano en el reino de la personalidad humana, con el alma y el cuerpo entregados a su dominio, sin embargo debía él estar sujeto a un poder más alto. El Dr. A T. Pierson dice: «Una lección obvia en esta psicología bíblica es que Dios designó evidentemente que el espíritu humano, habitado y gobernado por el Espíritu Santo, guardara al hombre en continuo contacto con él mismo y mantuviera en todas las cosas su propia preeminencia, gobernando el alma y el cuerpo.»

Vemos, pues, que el espíritu humano había de ser un soberano bajo otro Soberano. Había de ser también el intermediario entre lo eterno y lo temporal, lo visible y lo invisible, lo divino y lo humano, lo celestial y lo terrenal. El espíritu tenía sus ventanas abiertas hacia el cielo y hacia Dios, y por su percepción, intuición y visión espiritual estaba constantemente recibiendo impresiones espirituales que eran transmitidas al alma y al cuerpo. El espíritu, por una comunión inquebrantable con el Espíritu Santo, había de ser el canal por el cual todo el ser del primer hombre de Dios estaría unido a la vida de Dios y así hecho y mantenido espiritual.

Este breve estudio de la triple naturaleza del primer hombre de Dios, Adán, nos muestra que la personalidad humana fue constituida así para que pudiera pensar, amar y querer dentro del círculo de la voluntad de Dios. Podía elegir la vida bajo la autoridad de su divino Soberano. Nada había en él que impidiera la perfecta obediencia a la voluntad de Dios.

Queda otra pregunta que contestar. ¿Había algún impedimento fuera de él? ¿Fue el ambiente de Adán conducente a una completa y continua obediencia a la voluntad de Dios?

Dios colocó a su hombre perfecto en un ambiente perfecto. El cuadro que nos presenta el Génesis del jardín del Edén es el de un lugar donde había satisfacción y suficiencia para toda necesidad del espíritu, alma y cuerpo del hombre. El Creador se había hecho responsable de suplir abundantemente las necesidades de su criatura. El breve relato de la vida de Adán en el Edén revela la perfecta armonía con el ambiente. La justicia gobernaba y por tanto resultaba la paz. Nada había en su ambiente que impidiera la obediencia a la voluntad de Dios.

No solamente colocó Dios a este perfecto hombre en un ambiente perfecto sino que sus propias relaciones con Adán fueron perfectas. Era una relación de comunión y cooperación.

Adán tenía comunión con Dios. El hombre fue hecho para Dios. Hay en las Escrituras autoridad amplia para esta exposición en los versículos de Isaías 43:7, 21; Col. 1:16; Apoc. 4:11. El hecho de que el hombre fue formado a imagen de Dios en su vida intelectual, moral y volitiva muestra que Dios deseó la comunión con él y le hizo con capacidad para tal comunión, la cual no fue dada a ninguna otra de sus criaturas. Las bellas palabras de Génesis 3:8: «Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día» revelan que Dios tomó la iniciativa en buscar la comunión y camaradería con Adán y Eva. El primer hombre de Dios anduvo y habló con Dios, como amigo con amigo. Él pudo conocer y gozar de Dios. Por la semejanza de sus naturalezas estaba en interna y espiritual armonía con Dios.

El primer hombre de Dios tuvo también cooperación con Dios en sus actividades de gobierno. Adán era el vicegerente de Dios, por así decirlo, sobre todas sus obras; él fue el instrumento ejecutivo por designación divina para llevar a cabo el divino propósito. Dios hizo de Adán su representante como el monarca visible de todos los seres vivientes (Gén. 1:28). Dentro de su propia esfera él fue un soberano subordinado únicamente a Dios.

Una cosa más queda por decir acerca del primer hombre de Dios. Adán no fue solamente un ser individual, sino la cabeza federal de la raza humana. Dios hizo de su primer hombre la cabeza y representación del hombre. El obispo H. C. G. Moule en su «Outlines of Christian Doctrine» dice: «Adán fue un ser tan verdaderamente individual como lo fue Abel. Pero él fue también, a diferencia de su hijo, lo que un solo Otro ser ha sido, la cabeza moral e inteligente de una raza moral e inteligente; no solamente el primer ejemplar de una naturaleza nuevamente creada, sino, en cierto sentido, el origen de esta naturaleza en sus descendientes, de forma que en él no solamente el individuo sino toda la raza, y en algunos aspectos muy importantes, podría ser tratada.» Adán fue, por designio de Dios, la fuente de la vida humana de toda la humanidad: la cabeza de la familia humana. Él fue, ante Dios, el primer hombre representativo. Por medio de él estableció Dios una unión con toda la raza humana, en la creación. Después mandó a Adán que creciera y se multiplicara.

Luego, el primer hombre de Dios fue perfecto, fue colocado en un ambiente perfecto y tuvo perfecta comunión con Dios. La armonía reinaba dentro de él, en todas sus relaciones, con los seres inferiores a él como igualmente con el Soberano Creador. Todas las cosas dentro y fuera de su vida alentaban la sumisión completa a la soberanía de Dios y a la obediencia perfecta a su voluntad. ¿Estaría él satisfecho con permanecer como un soberano bajo otro Soberano? ¿Elegiría vivir continuamente dentro del círculo de la voluntad de Dios? ¿Guardaría toda su personalidad bajo el dominio del Espíritu Divino, manteniendo así su vida en el plano espiritual? Siendo así hecho a su imagen y semejanza y controlado por su Espíritu Divino, por medio de este primer hombre Dios poblaría la tierra con seres que llevarían su semejanza, se entregarían a su soberanía, le servirían con fruto y vivirían juntos en justicia y paz.

G. Campbell Morgan en «The crises of the Christ» expone la posición de Adán ante Dios en el siguiente párrafo: «La voluntad finita tenía que ser probada, y se mantendría o caería según se sometiera o se rebelara contra la Voluntad Infinita del Infinito Dios. El hombre antes de la caída era un ser creado a la imagen de Dios, viviendo en unión con Dios, cooperando en sus actividades, con las limitaciones de su ser marcadas por disposiciones sencillas y determinados mandatos. Promesas de gracia le atraían, por un lado, a lo más alto, mientras que por otro, una solemne sentencia le ahuyentaba de lo más bajo. Él era un soberano bajo otro Soberano, independiente, pero dependiente. Tenía el derecho de su voluntad, pero solamente podía ejercitarla en perpetua sumisión a la más alta voluntad de Dios». «Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: … mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás.» (Gén. 2:16-17).

Aquí tenemos la voluntad de Dios expresada en forma concreta. Por medio de este mandamiento Dios puso a prueba a su primer hombre. Adán tenía derecho a ejercer su voluntad y tenía poder para ejercitarla hacia Dios.

***

Tomado de “Cómo vivir hasta lo sumo” (Fragmento).

http://www.aguasvivas.cl/revistas/37/legado2.htm

Tabla de las naciones

View this document on Scribd

Sodoma y Gomorra:Arqueología submarina

Sodoma y Gomorra:Arqueología submarina
Jueves, 16 Abril 2009 – Gerardo Jofre

En 1994 la NASA envió al espacio la lanzadera Endeavour. Su misión consistía en realizar un reportaje fotográfico de la Tierra para obtener datos geológicos. La lanzadera realizó numerosas fotografías entre las cuales había imágenes del Mar Muerto.

Si observáis la siguiente imagen pueden observarse unas anomalías captadas por la lanzadera que he marcado en círculos y que han sido investigadas por el británico Michael S. Sanders, erudito bíblico en Arqueología, egiptología y Asiriología.

Sanders localizó a través de estas fotografías un rectángulo de puntos muy regular para ser una formación natural y hay otra imagen con forma de pirámide derrumbada. El Mar Muerto debería ser llano, pero no lo es debido a esas formaciones singulares. ¿Qué son?, ¿Son obra del hombre o de la naturaleza?

Sanders cree que podrían ser restos de Sodoma, Gomorra, Zeboim y Adama. Este erudito menciona el mapa de Canaán de Thomas Fuller de 1650 donde curiosamente aparecen las cuatro ciudades dentro del Mar Muerto.

En una exposición de antiguos mapas selectos de Tierra Santa realizada hace dos años en la Galería de la Biblioteca Jorge A. Smathers de la Universidad de Florida, podéis ver este mapa de Canaán realizado en Londres en 1650 por Thomas Fuller(1608-1661), un clérigo inglés que escribió libros sobre historia y geografía de Tierra Santa. Sus medidas son 28.1 x 34.3 cm.

Ciertamente, si os fijáis, en el mapa aparece al norte la ciudad de Zeboim, más abajo Sodoma, Gomorra y finalmente Adama o Admah. Segor o Bala, la quinta ciudad según la Biblia sería la única que se habría salvado; situada al oriente meridional, significa en hebreo “pequeñez” y así la describían los antiguos peregrinos. Fray Juan Peñalver en su obra “Historia cronológica del pueblo de Dios” realiza en el siglo XVIII una descripción de Segor diciendo:”Cerca de esta ciudad se crían bálsamos y frutos de palmas, indicios de la antigua abundancia y fertilidad; dista de Jericó cuatro leguas puesta bajo el monte Engaddi. Está enteramente arruinada y sólo se hallan como unas cuarenta casas dispersas en sus ruinas”.

Para Sanders el resto de ciudades están allí hundidas, como si el Mar Muerto las hubiere engullido, pero ¿por qué Fuller dibujó dentro del Mar Muerto estas ciudades?, ¿A qué corresponde?

He hallado otro mapa de mediados del siglo XIX que da una respuesta. Podéis verlo en la siguiente fotografía:

Este mapa alude a los tiempos de Abraham y muestra el río Jordán, que pasa por la pentápolis, y en donde se puede apreciar que simplemente “No existe el Mar Muerto”. ¿Cómo es posible?.

Porque durante miles de años siempre se pensó que el Mar Muerto se había formado posteriormente a la catástrofe de Sodoma y Gomorra. Hoy en día sabemos que el Mar Muerto es una gran grieta geológica que se formó hace más de tres millones de años. Tomás Fuller arrastró ese error y lo plasmó en su mapa. Superpuso las antiguas ciudades y el Mar Muerto.

No obstante, a partir del siglo XIX los estudios bíblicos planteaban nuevas hipótesis. Y decían que tal vez el Mar Muerto ya existía antes que Sodoma y Gomorra, pero debía ser más pequeño. Dice el Abad Duclot en su libro “Vindicias de la Biblia”: «Podríamos suponer también que el lago asfáltico, al cual se dan ahora veinticuatro leguas de longitud, no tendría más que doce o quince cuando subsistía Sodoma, y ocuparía solamente la parte septentrional del terreno que ocupa en la actualidad. Cinco o seis leguas cuadradas bastarían para formar el fértil y hermoso valle donde estaban las cinco ciudades o pueblos de alguna consideración. Todo este terreno a resultas del incendio con que Dios castigó a sus habitantes ha debido casi duplicar la extensión del Mar Muerto desde Norte a Mediodía….»

Es posible que el lago hubiese aumentado debido a un gran terremoto y a una licuefacción del terreno que hubiese hundido las ciudades hacía su interior. En una disertación sobre el Mar Muerto realizada por Johann David Michaelis en 1760, este teólogo y orientalista sostenía algo similar a la licuefacción planteada actualmente por el geólogo Grahan Harris que «la pentápolis estaba indudablemente situada donde hoy se halla el Mar Muerto y que antes de la destrucción de Sodoma había una capa de betún humedecida con el agua bajo de otra capa de tierra vegetal, sobre la cual estaban fundados varios pueblos, los cuales incendiada la capa de betún, debieron hundirse con la tierra y formarse un lago».

Por tanto, ya sabemos que tradicionalmente siempre se pensó que Sodoma y Gomorra debían estar bajo las aguas del Mar Muerto y Sanders después de haber localizado esas anomalías, quería comprobarlo con sus propios ojos. Para ello Sanders negoció con la autoridades jordanas e israelíes durante dos años consecutivos para obtener autorización al objeto de una inmersión submarina. Para la exploración submarina se utilizó un mini submarino llamado “Delta” con cabida para dos personas (un piloto y un observador), capaz de resistir una presión dos o tres veces superior a la de aguas normales y con un peso de 1.200 kilogramos más de plomo adherido, para poderse hundir bajo este lago, sin apenas oxígeno y que contiene diez veces más de sal que el agua del mar. En cuanto a esta falta de oxígeno, es ideal para conservar material dentro de las aguas, pero si hay alguna construcción artificial allí abajo, estará completamente cubierta por un manto de sal.

Sanders contó con la ayuda de Zvi Ben-Avraham, director del Centro de Investigaciones del Mar Muerto, que lleva más de veinte años trabajando en esa zona. En 1998, saltó la noticia de la preparación de una expedición submarina y en noviembre de 1999, el submarino Delta comenzó la exploración con el apoyo de un sonar desde un barco. La primera inmersión se realizó a unos 67 metros de profundidad y estando muy cerca de una de las anomalías no se halló nada. Sin embargo en las siguientes inmersiones desde el lado israelí de la frontera se descubrieron unos montículos extraños, que a simple vista no podía saberse si son producidos por el hombre o son obra de la naturaleza.

En una posterior inmersión, el Delta halló aristas afiladas y a pesar del intento de hacerse con alguna muestra, mediante un brazo mecánico, fue imposible. Aquellos montículos estaban alineados, ¿ tal vez una falla?. Es posible.

Sanders no entiende porque si son obra de la naturaleza, los montículos están concentrados en una sola zona. Finalmente el equipo halla un montículo más grande teñido de rojo. Debe tener entre medio metro y un metro de altura y se halla cubierto de una coloración rojiza extraña en sus vértices. Algunos científicos sostienen que esa coloración puede provenir de una bacteria y no se trataría de signos de una estructura artificial bajo el Mar Muerto.

Finalmente debido a las limitaciones del estudio y al estar situados en un puesto fronterizo militar entre dos países, el equipo de Sanders tuvo que finalizar la misión. Pero para algunos como el doctor John Whitaker, geólogo de la Universidad Leicester lo obtenido por el equipo de Sanders es “muy significativo” y añadía que “Hay una posibilidad buena que estos montones cubran estructuras de ladrillo y sean una de las ciudades perdidas de los llanos, posiblemente aún Sodoma o Gomorra”.

En 1924 el arqueólogo W. F. Albright, condujo una expedición para localizar las ciudades de la llanura. Después de una investigación del área sin éxito, Albright concluyó que Sodoma y Gomorra fueron tragadas por el Mar Muerto, pero en 1960 se descubrieron las ruinas de Bab edh-Dhra, y Albright concluyó que esta ciudad estaba directamente relacionada con las ciudades de la llanura. A partir de esta conclusión, la localización de Sodoma y Gomorra tomaría otro rumbo.

Entre 1965 y 1967 Bab edh-Dhra fue excavada bajo la dirección de Paul Lapp. Tras la muerte de Paul Lapp en 1970, los trabajos arqueológicos pasaron a la dirección de R. Thomas Schaub y Walter E. Rast. A finales del mayo de 1973, hallaron algunas semejanzas entre la cerámica de Bab edh-Dhra y la cerámica encontrada en Safi y Feifa. Entre 1973 y 1979, Walter Rast y Thomas Schaub localizaron otros cuatro lugares de entierro masivo. Estos restos humanos fueron encontrados dentro de la misma área. Uno de ellos era Feifa, que contaba con un lugar de enterramiento similar en tamaño y tipo de entierro a la de Bab edh-Dhra. También hallaron restos de una muralla y una torre. A parte de Bab edh-Dhra, Feifa y Safi, estos arqueólogos hallaron al sur de Bab edh-Dhra, el emplazamiento de Numeira. El último lugar característico del bronce temprano descubierto fue Khanazir. Este sitio contaba con todas las características comunes de los otros cuatro, a excepción del cementerio.

En estas zonas los arqueólogos han descubierto tumbas masivas sobre la península que desemboca en el Mar Muerto. Las tumbas contienen restos humanos que datan de tiempos de la Edad de Bronce. Restos de azufre o sulfuro puro, han sido encontrados en rocas cercanas. En los acantilados de la orilla jordana del Mar Muerto se han descubierto bolas de sulfuro o azufre, con una pureza de entre un 95 y un 98%. Estas bolas de azufre han sido desacreditadas por otros académicos.

El arqueólogo Ron Wyatt al investigar esta zona halló puntas de lanza de bronce oxidadas y un esqueleto cuyas extremidades estaban quemadas y otro en cenizas. Para Sanders algunos de los esqueletos presentaban signos de haber ardido en el momento de la muerte, pero Laughlin nos habla de cremación postmortem. Para John C.H. Laughlin aunque existen algunos casos de cremación en los osarios de Bab Edh-Dhra, la cremación no parece haber sido demasiado común y la razón por la que algunos cuerpos fueron incinerados es aún un misterio.

Lo que no cuadra, según Sanders, es que estos descubrimientos de enterramientos masivos estén ubicados en una zona árida y desértica, sin sus ciudades. Sin embargo, para algunos eruditos, como Bryant Wood si existen esas ciudades, pero no bajo las aguas del Mar Muerto, sino en tierra firme. De este modo Bab edh-Dhra sería Sodoma, Numeira sería Gomorra, Safi sería Zoar, Feifa sería Adama y Khanazir correspondería con Zeboim.

Para Bryant Wood hay pruebas de un terremoto y una posterior combustión en Bab edh-Dhra, handfulls, en Numeira, y en Feifa.

En conclusión, nos encontramos con dos versiones. Una primera tesis que situaría Sodoma y Gomorra bajo las aguas del Mar Muerto y por otra parte tenemos una segunda versión que localiza a Sodoma y Gomorra en tierra firme. Si bien ambas cuentan con unos hallazgos interesantes, ninguno es hasta hoy lo suficiente convincente para poder asegurar donde se hallan las ciudades del pecado. Tal vez tengamos que esperar cincuenta años más; el tiempo que según dicen los geólogos le queda al Mar Muerto por desaparecer, pues esta perdiendo cada año entre dos y seis centímetros de agua debido a la masiva extracción de agua de su mayor afluente, el río Jordán. Tal vez seamos nosotros mismos quienes acabemos con nuestras propias tradiciones, destruyendo el entorno en que estas nacieron.

http://www.arqueologos.org/arque-bibli/102-sodoma-y-gomorraarqueologia-submarina.html

Genesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”

Génesis 14 y los “cuatro reyes fantasmas”

Autor:Paulo Arieu

En el Génesis se mencionan cuatro reyes que Wellhausen y todos los críticos habían declarado, durante largo tiempo, que no eran otra cosa que personajes de leyenda, ya que nada fuera de la Biblia se sabía de ellos Los críticos todos habían convenido en llamar a todo el Antiguo Testamento fábula o mito que no tiene fundamento en la Arqueología ni en la Historia fuera de la Biblia.

Se debe a Wellhausen la descripción sencilla y unitaria de las fuentes del Pentateuco, así como su datación cronológica.Como hemos visto antes que él se habían puesto ya las bases de la hipótesis documentaria por Astruc (1753),Eichhorn (1779), De Wette (1817), Hupfeld (1853); y sus contemporáneos Reuss (1879), Graf (1866) y Kuenen(1884).[0]

Un libro del arqueólogo Kyle expresa que la Arqueología ha demostrado ante el mundo que estos cuatro reyes del Génesis 14 (LBA) eran personas reales y no fantásticas.

Kyle dice -p. 102-: «Los cuatro reyes han sido resucitados de los muertos en la historia arqueológica»; y luego aduce pruebas que demuestran el hecho.[1]

FENÓMENOS BÍBLICOS QUE SE PRODUCEN DE MANERA NATURAL

En la zona del mar Muerto se producen terremotos regularmente, como resultado del deslizamiento y hundimiento de dos masas inmensas de tierra. Sabemos por registros históricos que ciudades enteras fueron devastadas en otros lugares en el pasado por terremotos, que debían ser particularmente graves cuando éstas se encontraban encima de una falla tectónica. Los mismos procesos geológicos crearon el que es el punto más bajo de la superficie del planeta. El mar Muerto, situado por debajo del nivel del mar en este valle de profundas fisuras, es una masa de agua muy salada y las formaciones salinas son comunes en sus playas. Se crean columnas de sal que a veces, por casualidad, se asemejan a formas humanas; y si algo cae dentro del mar Muerto rápidamente acaba encostrado de sal.[2]

El articulo cuyo comentario cito, es de caracter escéptico. Provee una interpretación naturalista del relato bíblico

Así pues, no resulta difícil imaginarse cómo el relato de la esposa de Lot convertida en estatua de sal puede provenir de procesos tan inusuales como naturales.” [3]

Esta podría ser una explicación atractiva para los naturalistas, que niegan el caracter sobrenatural de la creacion divina. Pero no para aquellos que hemos conocido el poder de la resurreccion de Jesús en nuestras vidas.

Otra característica peculiar del mar Muerto es la abundancia de betún, que sale a la superficie periódicamente en forma de grandes terrones o marea negra.

Esto recuerda un episodio en el que los reyes de Sodoma y Gomorra cayeron en unos “pozos de asfalto” durante una batalla contra los reyes de Siria (Génesis 14: 10). Además, comúnmente se encuentran nódulos de sulfuro del tamaño de un puño enterrados en la tierra de marga blanda alrededor de las playas del mar Muerto.

“Los autores del relato de Sodoma y Gomorra del Antiguo Testamento debieron ser conscientes de la existencia de estas bolas de fuego que ellos llamaban “fuego eterno”. Su descripción de una gran lluvia ardiente y de la destrucción de las ciudades podría haberse inspirado en estos objetos.” [4],

continua opinando el autor de este articulo, en su escepticismo.

“Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra”.

Así relata la Biblia, (Génesis 19:24,28) la destrucción de las ciudades pecadoras de Sodoma y Gomorra En un articulo publicado en el blog http://www.secretosdelvaticano.blogspot.com ,comenta que este relato,

“en estos días está dejando atrás su categoría de mito religioso para convertirse en una enigmática realidad. [5]

Durante un siglo, los arqueólogos y estudiosos de la Biblia han intentado ubicar los emplazamientos de Sodoma y Gomorra. Inicialmente el debate giraba en torno a si estaban en la parte septentrional o meridional del mar Muerto. En el año 1851, De Saulcy llevó a cabo un estudio en la zona noroeste del mar Muerto y sugirió que Jericó y Qumrán eran las ciudades bíblicas perdidas.

En los años veinte del siglo XX las excavaciones del padre Alexis Mallon en Teleilat Ghassul, en la playa nordeste, revelaron un gran asentamiento del período calcolítico (h. 3600 a. C.), que parecía ser una alternativa más plausible. La dificultad de esta propuesta, sin embargo, es que el emplazamiento no estuvo ocupado durante la Edad de Bronce (3150-1550 a. C.), el período al que la mayoría de estudiosos atribuyen el relato de Sodoma y Gomorra.

En el año 1896 se descubrió en Madaba (en la Jordania moderna) un mosaico en el suelo que es único y que representa un mapa (data de los siglos VI a VII d. C.). En este mapa, Zoar (la ciudad a la que Lot quería escapar inicialmente) se ubicaba en el extremo sudeste del mar Muerto. Esta zona había sido descrita por los historiadores clásicos Diodoro, Estrabón, Josefo y Tácito, y más tarde por los geógrafos árabes medievales Yakut, Masudi, Mukaddasi e Ibn Abbas.

En el año 1924, William F. Albright, el reverendo Melvin G. Kyle, el padre Alexis Mallon y otros inspeccionaron la región con la esperanza de verificar la ubicación de Zoar. Su identificación con la tierra de Moab los llevó a buscar en el sur del río Mujib, identificado como el Arnon bíblico. Después de investigar la península de Lisan y los valles cercanos, concluyeron que la ciudad moderna de Safi era la antigua Zoar, una teoría que había presentado por primera vez mucho antes sir John Maundevil durante su visita a Safi (entre los años 1322 y 1356).

En los años treinta del siglo XX, se unieron a la busca de Sodoma y Gomorra Le P. F. M. Abel, F. Frank y Nelson Glueck, que investigaron la cuenca poco profunda del sur del mar Muerto. Esta salina encaja con la descripción del Antiguo Testamento del “valle de Sidín” como el “mar salado” (Génesis 14: 39) y un “desperdicio” (Deuteronomio 29: 23). La investigación más reciente realizada por Konstantinos Politis ha confirmado que Safi era, en efecto, Zoar, y que está ubicada exactamente en el lugar que se representa en el mapa de Madaba.

La propuesta de que las “ciudades del valle” (Génesis 13: 12) desaparecieron bajo las aguas del mar Muerto fue mencionada por primera vez por un peregrino, de nombre Egeria, del siglo IV a. C. A finales del siglo XIX William Lynch, Albright y Kyle descubrieron varias pequeñas islas en el extremo septentrional del mar, que hasta el momento habían estado sumergidas. Ahora se estudia este mar mediante fotografías realizadas por un satélite de la NASA; del mismo modo, un submarino investiga su fondo, donde se busca cualquier señal de las ciudades perdidas. La teoría de que Sodoma y Gomorra se podrían encontrar bajo el mar Muerto y no en la costa, aunque no sea concluyente, sin duda parece plausible.

PRUEBAS ARQUEOLÓGICAS RECIENTES

Paul Lapp, Walter Rast, Thomas Shaub y Burton MacDonald han llevado a cabo recientemente estudios y excavaciones en las antiguas costas y a lo largo de las líneas de las fallas tectónicas de la cuenca del sur del mar Muerto. En la década de los setenta y ochenta del siglo XX, descubrieron allí grandes asentamientos otrora prósperos. Algunos, como el de Bab edh-Drah, fueron fuertemente destruidos a principios de la Edad de Bronce (h. 3000 a. C.). ¿Pueden corresponder estos asentamientos a las “ciudades del valle” legendarias? En el año 1976 se descubrió que los nombres de estas ciudades aparecían en unas tablas de principios de la Edad de Bronce encontradas en Ebla (Siria). ¿Confirma este descubrimiento su existencia histórica?

Durante los años noventa del siglo XX, Konstantinos Politis excavó Deir Ain Abata (cerca de Safi) y sacó a la luz una iglesia construida encima de una cueva, en la que los primeros cristianos bizantinos creían que se refugió Lot después de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Los hallazgos de la época romana muestran que este templo era venerado con anterioridad. El descubrimiento adicional de importantes restos de principios y mediados de la Edad de Bronce indica que la cueva fue ocupada durante el período en que, según se cree, tuvo lugar el relato del Génesis. Entretanto, las últimas excavaciones en emplazamientos cercanos han dejado al descubierto artefactos similares de mediados de la Edad de Bronce.

Es interesante ver que los descubrimientos arqueológicos y geológicos modernos confirman el paisaje físico e histórico en el que podría haber tenido lugar el relato de Sodoma y Gomorra.

Sanz Carrera, teologo catolico explica que La hipotesis de Wellhausen tiene al menos tres puntos débiles que han sido suficientemente puestos de manifiesto:[6]

  • El prejuicio anti‑sobrenatural. Julius Wellhausen parte de una posición de principio que consiste en intentar explicar la religión de Israel según un esquema hegeliano. Aunque algunos de sus trabajos críticos ponen de manifiesto hechos objetivos en el aspecto literario, sin embargo sus interpretaciones de esos hechos no son científicas, sino tendenciosas.
  • El insuficiente conocimiento del Antiguo Oriente.Los descubrimientos arqueológicos aportan unos datos que exigen en muchos casos una profundareelaboración de su hipótesis, o bien su simple sustitución por otra más coherente con la realidad.
  • El insuficiente conocimiento de los géneros literarios, que le lleva a considerar a los relatos —muchos de ellos muy tardíos con respecto a los hechos narrados— como simples ficciones literarias, ignorando los modos ordinarios en el Antiguo Oriente de transmitir la historia.
La noticia de Sodoma y Gomorra [7]
La noticia nos refiere que científicos de la Universidad de Bristol, acaban de descifrar por fin el texto de una tablilla hecha de arcilla que los arqueólogos estiman provendría del año 700 a.C., y en la que se registra el testimonio de un testigo que asegura haber visto cómo un asteroide se precipitó a la Tierra hace más de 5 mil años.

La tablilla de Sodoma y Gomorra

La tablilla fue rescata en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layad. Tiene forma de escudo y contiene el ya citado testimonio escrito de manera cuneiforme de tal modo que sólo recién ha podido ser descifrado.

Los resposables de esta decodificación serían el director de una compañía espacial Alan Bond, y el profesor de aeronáutica de la Universidad de Bristol, Mark Hempsell. Según ellos, el nuevo análisis hecho a la tablilla indicaría que un asteroide impactó contra la Tierra hace 5 mil años y si bien esto no probaría de ninguna manera la existencia de Sodoma y Gomorra, sí explicaría las leyendas apocalípticas en esa época en todas las culturas de la cuenca mediterránea.

Las columnas de fuego

En todo caso, la relación de Sodoma y Gomorra con esta tablilla es que el mismo hecho descrito por la Biblia encajaría perfectamente con el golpe de un asteroide. Es más, los eventos descritos como el fuego proveniente del cielo entre otros coincidiría además con el texto hallado en la tablilla.

Según una nueva tecnología que localiza la ubicación exacta de las estrellas hace miles de años, se ha logrado estimar que este asteroide habría impactado contra la Tierra el 29 de junio 3,123 años a.C., en los Alpes austríacos. Para los astrólogos, este hecho habría provocado el levantamiento de una columna de llamas de por lo menos 400 grados centígrados que se volcó sobre el Mar Mediterráneo y brevemente tocó tierra en algún lugar en el Sinaí o el norte de Egipto, algo que lo vincularía con la antigua historia judeocristiana de la Biblia.

Notas

[0] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[1] Samuel Vila, Manual de Teologia Apologetica, ed. Clie, p.98

[2] http://enigmasymitos.blogspot.com/2009/12/las-ciudades-perdidas-de-sodoma-y.html

[3] ibid

[4] Ibid

[5] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html

[6] http://rsanzcarrera2.wordpress.com/2007/10/15/c-la-hipotesis-de-j-wellhausen-1844-1918/

[7] http://secretosdelvaticano.blogspot.com/2008/04/sodoma-y-gomorra-un-hecho-real.html


Bibliografia

El hombre que nunca murió -Génesis 5 -Enoc

El hombre que nunca murió -Génesis 5 -Enoc

Toda la vida de Enoc fue de consagración a Dios. A los sesenta y cinco años, nació Matusalém. Ya su nombre tenía un significado profético, anunciaba la venida del Diluvio Universal.Su larga vida fue una constante fe y acatamiento a su Creador. Al igual que su Padre Enoc camino en sus días con Dios, junto a Dios.

El Apóstol Pablo en su carta a los Hebreos hace una referencia práctica a ese continuo caminar con el Señor.
El saberse como peregrino y extrangero en esta tierra le hizo fijar sus ojos en la Patria Celestial sabiendo que esa era la meta. Esa sido la constante en todos los heroes de la fe “Ya no vivov yo” -Decía S. Pablo. “El que oye mi Palabra…ha pasado de muerte a vida” -Jesús. ¿Somos nosotros encontrados por Dios?¿Andamos con Dios? ¿Vivimos o vive Cristo en nosotros?

Génesis 5:21-24 (Reina-Valera 1960)

21 Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén.22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén,trescientos años, y engendró hijos e hijas.23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años.24 Caminó, pues, Enoc con Dios,(A) y desapareció, porque le llevó Dios.

Referencia cruzada:

  1. Génesis 5:24He. 11.5; Jud. 14.

Las hipótesis de Oparin y el experimento de Stanley Miller

Las hipótesis de Oparin y el experimento de Stanley Miller


Al abordar la cuestión del origen de la vida en la tierra resulta inevitable referirse al científico soviético Alexander Ivanovich Oparin.

Según Oparin, las condiciones existentes en los primeros tiempos de la historia de la Tierra, una atmósfera rica en hidrógeno, metano, amoníaco y vapor de agua, bombardeada constantemente por los rayos solares ricos en ultravioleta (entonces aún no existía la capa de ozono) y por las descargas eléctricas producidas durante las tormentas, hicieron posible la síntesis de multitud de moléculas orgánicas que cayeron en los océanos formando un “caldo” o “sopa nutritiva”, donde se fue acumulando.

La mayor o menor afinidad entre estas moléculas hizo que se fuesen asociando para crear estructuras más complejas en forma de esferas microscópicas huecas llamadas “coacervados”. Con el tiempo, se fueron autoseleccionando y sobrevivieron las que tenían capacidad autorreplicativa, que constituirían las primeras células.

Aunque nos pueda parecer un hecho imposible, hemos de tener en cuenta el factor tiempo, afirman los evolucionistas

No se sabe cuándo ni cómo estos coacervados pasaron a constituir un verdadero organismo. Probablemente, durante miles o millones de años se fueron seleccionando y perfeccionando para convertirse en las primeras “protocélulas”.

Una hipótesis tan rotunda debería ser demostrada.

Fue el químico norteamericano Stanley L. Miller (1930-2007) quien demostró junto a Harold Urey (1893-1981), siendo aún un estudiante universitario, que las ideas de Oparin eran acertadas, o al menos podían ser plausibles. En una experiencia que reproducía las condiciones de la atmósfera primitiva y la radiación de hace 4 000 millones de años, obtuvo compuestos orgánicos a partir de una mezcla inicial de compuestos inorgánicos.

Así demostró que la materia orgánica podía aparecer espontáneamente a partir de la inorgánica en las condiciones adecuadas.

La experiencia consistió en hacer circular una mezcla gaseosa con esa composición a través de un aparato cerrado. En otra ampolla había agua hirviendo. Se sometió a los gases a una descarga eléctrica producida por una chispa de electrodos de tungsteno. A continuación se condensó la mezcla gaseosa y se añadió al agua hirviendo para su recirculación. Todos los compuestos no volátiles que se hubiesen formado se acumularían en el agua. Se hizo trabajar el aparato durante una semana.

Como resultado se obtuvo la síntesis de varios aminoácidos como alanina, glicina, ácido glutámico y ácido aspártico y otros compuestos orgánicos.

Los científicos repitieron estos experimentos y obtuvieron también purinas, pirimidinas, azúcares y 18 de los 20 aminoácidos esenciales para la vida. También se obtuvieron polímeros como polipéptidos en condiciones prebióticas.

Estos compuestos prebióticos se sabe que no son exclusivos de la Tierra, por técnicas radioastronómicas se han detectado compuestos orgánicos relativamente sencillos en las nubes de polvo interestelar.

Los tres primeros encontrados son intermediarios muy importantes para la síntesis prebiótica como el formaldehído del cual se originan azúcares; el ácido cianhídrico de los que se obtienen aminoácidos y adenina y el cianoacetileno del cual derivan bases pirimídicas.

Sin embargo, el experimento de Miller no es mas que un argumento circular, crearon las condiciones ideales para producir aminoacidos, sin evidencia alguna asumieron que la atmosfera primitiva era reductora, hoy sabemos que habia oxigeno por evidencia geologica abrumadora, los aminoacidos que obtuvo fue una mezcla racemica de L y D, solo aminoacidos L pueden conformar una proteina biologicamente funcional, en fin, que se puede decir de este experimento que algunos consideran la validacion de Oparin.

Harold Urey que era el tutor de la tesis doctoral de Stanley Miller, no quizo hacer el experimento, no queria dañar su prestigio academico, usó a Stanley Miller que era su estudiante de Doctorado para crear alguna clase de experimento que proveyera evidencia a las propuestas descabelladas de Alexander Oparin, este experimento solo tomó como 6 dias, la “trampa” consiste en la circularidad , o sea era 100% predecible bajo esas circunstancias que iban a obtener esos aminoacidos, lo otro fue asumir como certeza que la atmosfera prebiotica era reductora con metano y amonia .

Desgraciadamente muchos creen que este experimento valida las absurdas propuestas de Alexander Oparin. El mismo dr. Crick, el nobel del ADN, no pudo creer que la vida era producto de casualidad.

Se dice que Urey y Miller comprobaron que las ideas de Oparin eran viables. Para ello diseñaron un experimento donde recrearon supuesta mente las condiciones de la vida primigenia o sopa orgánica.

El problema es que, tales compuestos son destruidos ni bien aparecen por las cargas eléctricas que los sintetizaron. Por lo tanto, el experimento de Urey y Miller tenía en el fondo del frasco donde se creaba la presunta sopa orgánica y que Carl Sagan tanto ponderaba en su serie Cosmos, una trampa por donde se retiraban de inmediato, los compuestos orgánicos para que no fueran destruidos.

Por eso este experimento fue un fiasco, pero pocos evolucionistas lo declaran hoy en día. Si en el principio evolucionista de todas las cosas, los rayos atmosféricos o solares o estelares dieron origen a los compuestos orgánicos ¿como evitaron estos la destrucción sin la ayuda de nadie?

Esa es la famosa trampa que inhabilito las ideas de Oparin al cual aun hoy, se lo considera alguien muy importante  en la ciencia evolucionista,  aun cuando sus ideas resultaron inviables en experimentos.

Fuentes bibliograficas:

Una asombrosa variedad de científicos están desconcertados por el diseño del universo y admiten la posibilidad de que exista un diseñador.

Una asombrosa variedad de científicos están desconcertados por el diseño del universo y admiten la posibilidad de que exista un diseñador.

por Rabino Mordechai Steinman y el Dr. Gerald Schroeder
De acuerdo a una cantidad cada vez más grande de científicos, las leyes y constantes de la naturaleza están “ajustadas tan finamente”, y han ocurrido tantas “coincidencias” que permiten la posibilidad de la vida, que el universo debe haber llegado a existir a través del planeamiento intencional y de la inteligencia.
De hecho, esta “puesta a punto” es tan evidente, y las “coincidencias” son tantas, que muchos científicos han llegado a apoyar el principio antrópico, que sostiene que el universo fue traído a la existencia intencionalmente para producir la humanidad.
Muchos científicos han llegado a concluir que el universo fue traído a la existencia intencionalmente.
Aun aquellos que no aceptan el principio antrópico admiten la “puesta a punto” y concluyen que el universo es “demasiado elucubrado” para ser un evento casual.
En un documental científico de la BBC, “El Principio Antrópico”, algunas de las mentes científicas más grandiosas de hoy en día describen los hallazgos recientes que compelen esta conclusión.
El Dr. Dennis Scania, distinguido jefe de los Observatorios de la Universidad de Cambridge, dijo:
Si cambias un poquito las leyes de la naturaleza, o cambias un poquito las constantes de la naturaleza (como la carga en los electrones) entonces la forma en que el universo se desarrolla es tan diferente, que es muy probable que nunca hubiese existido vida inteligente.
El Dr. David D. Deutsch, del Instituto de Matemática de la Universidad de Oxford, dijo:
Si empujamos una de estas constantes sólo un pequeño porcentaje en una dirección, las estrellas se extinguen dentro del primer millón de años a partir de su formación, y no hay tiempo para la evolución. Si empujamos una de estas constantes un pequeño porcentaje en la otra dirección, entonces no se forman elementos más pesados que el helio. Sin carbono no hay vida. Ni siquiera hay química. No hay absolutamente nada de complejidad.
El Dr. Paul Davis, conocido autor y profesor de física teórica en la Universidad de Adelaida dijo:
“La cosa realmente asombrosa no es que la vida en la tierra está balanceada sobre el filo de un cuchillo, sino que todo el universo está balanceado sobre el filo de un cuchillo, y podría haber un caos total si cualquiera de las ‘constantes’ naturales se moviera incluso levemente. Tú ves”, agrega Davis, “aun si consideras al hombre como una existencia casual, continúa el hecho de que el universo parece diseñado, más allá de toda lógica – casi forzosamente – para la existencia de vida; tú podrías decir que es un montaje”.
De acuerdo a la última opinión científica, el universo se generó en una explosión gigante de energía llamada el “big bang”. Al comienzo, el universo era solamente hidrógeno y helio, lo que se solidificó y se transformó en estrellas. Subsecuentemente, todos los otros elementos fueron fabricados dentro de las estrellas. Los cuatro elementos más abundantes en el universo son: hidrógeno, helio, oxígeno y carbono.
Cuando Sir Fred Hoyle estaba investigando cómo es que el carbono llegó a existir a través de los “altos hornos de fundición” que son las estrellas, sus cálculos indicaron que es muy difícil explicar cómo las estrellas generaron la cantidad necesaria de carbono de la cual depende la vida en la tierra. Hoyle encontró que hay muchos acontecimientos fortuitos que sólo ocurrieron una vez y que parecieran indicar que se hicieron “ajustes” intencionales en las leyes de la física y la química para producir el carbono necesario.
Hoyle resume sus hallazgos de la siguiente manera:
Una interpretación con sentido común de los hechos sugiere que un supervisor ha manejado los hilos tanto de la física como de la química y de la biología, y no hay en la naturaleza fuerzas invisibles de las que valga la pena hablar. No creo que ningún físico que examine la evidencia pueda no llegar a la conclusión de que las leyes de la física nuclear han sido diseñadas deliberadamente en relación a las consecuencias que producen dentro de las estrellas.
Agrega el Dr. David D. Deutch:
Si alguien alega no estar sorprendido por las características especiales que tiene el universo, está escondiendo su cabeza en la arena. Estas características especiales SON sorprendentes e improbables.
Aceptación Universal de la “Puesta a Punto”
Además del video de la BBC, las publicaciones más prestigiosas de la comunidad científica y sus más famosos físicos y cosmólogos han reconocido la verdad objetiva de la “puesta a punto”.
El número de agosto de 1997 de la revista “Science” (la publicación científica más prestigiosa de Estados Unidos) tuvo como atracción principal un artículo titulado “La ciencia y Dios: ¿Una tendencia candente?”. Aquí hay un extracto:
El hecho de que el universo exhibe muchas características que acogen la vida orgánica (como precisamente aquellas constantes físicas que resultan en planetas y estrellas de larga vida) también ha llevado a los científicos a especular acerca de la existencia de alguna influencia divina.
En su libro más vendido, “Una Breve Historia del Tiempo”, Stephen Hawking (posiblemente el cosmólogo más famoso del mundo) se refiere al fenómeno como “extraordinario”.
“El hecho extraordinario es que los valores de estos números (por ejemplo las constantes de la física) parecen haber sido ajustados finamente para hacer posible el desarrollo de la vida”. “Por ejemplo”, escribe Hawking, “si la carga eléctrica del electrón hubiese sido ligeramente diferente, las estrellas no hubiesen podido quemar hidrógeno y helio, o no hubiesen podido explotar. Parece claro que hay relativamente pocos rangos de valores para los números (para las constantes) que puedan permitir el desarrollo de cualquier forma de vida inteligente. La mayoría de las combinaciones de valores llevarían a universos que, aunque podrían ser muy lindos, no contendrían a nadie que puediera observar esa belleza”.
Hawking continúa diciendo que él podría llegar a considerar esto como una posible evidencia de un “propósito divino en la creación y una elección en las leyes de la ciencia (por Dios)” (Ídem Pág. 125). El Dr. Gerald Schroeder, autor de “Génesis y el Big Bang” y “La Ciencia de la Vida”, trabajó previamente en el departamento de física del Instituto de Tecnología de Massachussets. Él agrega los siguientes ejemplos:
1) El profesor Steven Weinberg, premio Nobel en física de alta energía (un campo de la ciencia que estudia el comienzo del universo) escribe en la revista “Scientific American” y concluye que:
Cuán sorprendente es que las leyes de la naturaleza y las condiciones iniciales del universo puedan permitir la existencia de seres que lo puedan observar. La vida como la conocemos sería imposible si una de las tantas cantidades físicas tuviera valores levemente diferentes.
Aunque Weinberg se describe a sí mismo como agnóstico, no puede evitar asombrarse por el alcance de la “puesta a punto”. Él continúa y describe cómo un isótopo de berilio, teniendo una minúscula vida media de 0,0000000000000001 segundos, debe encontrar y absorber núcleos de helio en ese lapso de tiempo antes de descomponerse. Esto ocurre sólo a través de una totalmente inesperada y exquisitamente precisa, coincidencia de energía entre los dos núcleos. Si esto no ocurriera no existiría ninguno de los elementos pesados. No habría ni carbono, ni nitrógeno, ni vida. Nuestro universo estaría compuesto de hidrógeno y helio. Pero este no es el fin de la admiración de nuestro afinado universo. Él continúa:
Una constante requiere un increíble afinamiento. La existencia de vida de cualquier tipo requiere una anulación entre diferentes aportes a la energía del vacío, con una precisión de 120 decimales.
Esto significa que si las energías del big bang hubiesen sido, en unidades arbitrarias, no:
10000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000,
Sino:
10000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000000000000001,
No hubiese habido vida de ningún tipo en todo el universo porque, como declara Weinberg:
El universo habría atravesado un ciclo completo de expansión y contracción antes de que la vida hubiera surgido, o podría haberse expandido tan rápidamente que ni las galaxias ni las estrellas se hubiesen podido formar.
2) Michael Turner, el astrofísico ampliamente citado de la universidad de Chicago y Fermilab, describe la “puesta a punto” del universo con una analogía:
La precisión es como si uno tirara un dardo a través de todo el universo y le apuntara a un blanco de un milímetro de diámetro del otro lado.
Roger Penrose, profesor ‘Rouse Ball’ de matemáticas de la Universidad de Oxford, descubre que la probabilidad de que el universo tuviera energía utilizable (baja entropía) en el momento de la creación es aún más asombrosa:
A saber, una precisión de un décimo a la potencia de diez, potenciado a 123. Esto es un número extraordinario. Uno no podría siquiera escribir el número completo en nuestro sistema decimal (potencia de diez): ¡Sería uno seguido de diez a la potencia de 123 ceros sucesivos! (Eso es un millón de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de billones de ceros).
Penrose continúa:
Aun si escribiéramos un cero en cada protón por separado, y en cada neutrón por separado en todo el universo (y podríamos incluir todas las demás partículas también para tener una buena medición) igualmente nos quedaríamos cortos al escribir el número que necesitamos. La precisión requerida para darle curso al universo no es de ninguna manera inferior a toda la extraordinaria precisión a la que ya nos hemos acostumbrado en las ecuaciones dinámicas superlativas (de Newton, de Maxwell, de Einstein) que gobiernan el comportamiento de las cosas momento a momento.
Los cosmólogos debaten si la continuidad tiempo-espacio es finita o infinita, limitada o ilimitada. En todos los escenarios, la “puesta a punto” permanece igual.
Es apropiado completar esta sección de “puesta a punto” con las elocuentes palabras del profesor John Wheeler:
Para mí, tiene que haber en el fondo de todo, no una ecuación completamente simple sino una IDEA completamente simple. Y para mí esa idea, cuando finalmente la descubramos, será tan convincente, y tan inevitable, y tan hermosa, que todos nos diremos los unos a los otros: “¿Cómo podría haber sido de otra manera?”

http://www.aishlatino.com/a/cym/48420417.html

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.019 seguidores