Ahí vienen los Testigos de Jehová a golpear la puerta de tu casa

Ahí vienen los Testigos de Jehová a golpear la puerta de tu casa

Introducción:


Ese artículo está tomado de un web mexicano, aunque el contenido aplica a todos los países; y además lo he adaptado al pensamiento y la doctrina cristiana evangélica.
He omitido todas aquellas partes que entiendo o no son correctas, o son de acuerdo a la doctrina católica romana y no a la Biblia.

Doctrina:

Charles Taze Russell

Los domingos, a eso de las once de la mañana, se organizan, se preparan y se reparten por zonas predeterminadas. Tocan a la puerta de las casas y se presentan muy amablemente, con gran mansedumbre y educación, proponiendo un mensaje de paz, de superación, de amor…

De sus bolsas o mochilas, sacan su literatura: una revista llamada “La Atalaya”, o algún libro impreso en Estados unidos y muy bien hecho, como “Sea Dios Veraz”. ¡Son los Testigos de Jehová!

Con una perseverancia rayan en testarudez, con una entrega heroica, vuelven una y otra vez. No les importan los malos tratos, las malas respuestas. No los detienen letreros en las puertas rechazando propagandas protestantes, ellos insisten de todos modos.

Los católicos (mexicanos) tenemos la virtud de la educación, de la hospitalidad. Pero también tenemos un defecto fatal: LA IGNORANCIA RELIGIOSA. Y dejamos pasar a los Testigos por no atrevernos a rechazarlos y nos sentimos como obligados a conversar con ellos y hasta a comprarles sus libros o revistas… ¡Grave error! Ahí dejan el veneno de sus herejías y poco a poco se van haciendo de seguidores que nunca habían tocado la Biblia ni estudiado su religión. El paso de la ignorancia a la herejía es frecuente y lógico.

Y he aquí que tenemos en México* Testigos de Jehová en todos los barrios, en todas las ciudades, en todos los pueblos y rancherías. No podemos negar que han sido sumamente efectivos en sus estrategias proselitistas… *(hacemos la aclaración de que este artículo está tomado de un web mexicano, aunque el contenido aplica a todos los países)

¿QUIÉNES SON LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ?
Esta secta: ¿De dónde viene? ¿Qué doctrinas sostiene? ¿Quién fue su fundador? ¿Qué pretende? ¿De dónde obtiene fondos?
Historia
El fundador Charles Taze Russell, nació en Pittsburgh, Pennsylvania, U.S.A. en 1852. Sus padres eran presbiterianos y el era adventista. El año 1870 organizó un curso en su ciudad natal para estudiar la Biblia.
Aquí tuvo la oportunidad de conocer los estudios de un cierto Guillermo Miller, que se referían a la segunda venida de Cristo. Interpretando Daniel 8,14: “Después de dos mil trescientas tardes y mañanas, el santuario será purificado y dando a cada día el significado de un año, Miller había llegado a la conclusión de que el año 1843 Cristo volvería a la tierra, empezando a contar desde el año 457 antes de Cristo, cuando Esdras regresó a Jerusalén con los judíos desterrados en Babilonia”.
Reino milenario
No obstante el rotundo fracaso de Miller, el joven estudiante de la Biblia, Carlos Russell, quedó impactado por el clima de espera que dichos estudios habían creado en la gente y quiso aprovecharse para fundar una nueva agrupación religiosa. El año 1876 hizo el grande descubrimiento, según el cual, Cristo había regresado dos años antes en forma espiritual, puesto que espiritualmente había resucitado a los tres días de haber muerto. Se consideró a sí mismo como uno de los siete mensajeros que Dios había destinado a iluminar a loq que viven en las tinieblas, su misión consistía en preparar el reinado milenario de Cristo, que tendría lugar del año 1914 al año 2914. Por lo tanto dedicaría todas sus energías a destruir todos los errores de las religiones existentes.
Propaganda
Para lograr esto, el año 1879 fundó la revista “Atalaya y Heraldo de la presencia de Cristo”. Atalaya quiere decir “Torre de observación”, el lugar donde antiguamente se ponía el centinela, para descubrir cuando algún enemigo se acercaba al a ciudad.
El año 1884 fundó la “Sociedad de tratados de la Atalaya”. Mediante las limosnas de los adeptos y las ganancias que sacaba de las publicaciones, logró montar una grande imprenta y empezó a comprar grandes propiedades.
Escándalos
Mientras sus éxitos en campo proselitístico despertaban grande interés en la opinión pública, su conducta dejaba desorientados a muchos seguidores. En 1897 la esposa de Russell, alegando crueldad e infidelidad, pidió y consiguió el divorcio. Russell apeló cinco veces, sin conseguir nada. Mas tarde tuvo que comparecer ante los tribunales bajo la acusación de vender “Trigo milagroso” a sesenta dólares el barril. Aseguraba que iba a producir quince veces más que la cosecha de trigo normal, lo que nunca se realizó. Fué condenado a regresar el dinero. Vendió también frijoles milenarios y remedios milagrosos para curar de apendicitis tifoidea y cáncer a sus seguidores.
Rotundo fracaso
Por fin llegó el esperado año 1914, en que Cristo iba a reunir a su rebaño y dar inicio a un milenio de felicidad. Además Jerusalén iba a ser liberada del dominio pagano y se acabarían todas las iglesias, en especial la iglesia Católica, todos los gobiernos, los bancos y las escuelas. Pasó el año y no sucedió nada de lo anunciado. Al contrario del año 1914 al 1947 la humanidad fue sacudida por la primera guerra mundial, que sembró por todos lados muerte y sufrimiento.
Frente a un fracaso tan rotundo, Russell volvió a estudiar la Biblia, llegando a la conclusión que efectivamente Cristo había regresado en 1914 en forma desapercibida, había luchado contra Satanás y lo había arrojado a otro lugar, donde seguía haciendo el mal.
144 mil elegidos
El año 1916 murió Russell, mientras viajaba de los Ángeles a Brooklin, donde había establecido el cuartel general de su movimiento. Le sucedió Rutherford, que se dedicó a borrar de la mente de los “Testigos de Jehová” el recuerdo del fundador. Aplazó la segunda venida de Cristo para 1918. Al no suceder nada especial dijo que había hablado del templo espiritual de los 144 mil elegidos al que Cristo había vuelto para purificarlo. En 1919 lanzó la revista quincenal “La edad de oro”, que con los años cambiaría de nombre en 1937 se titularía “Consolación ” y en 1946 “Despertad”.
Campaña anticatólica
Desde 1922 Rutherford empezó una campaña diabólica contra la Iglesia Católica, transmitiendo conferencias por las emisoras. Para él, “el principal enemigo de Dios, y por consiguiente, el más grande enemigo de toda la sociedad, es la organización religiosa romana”. Acusaba a la jerarquía católica de ser “La prostituta”, “Babilonia la grande”, “La madre de todas las abominaciones que hay en la tierra”.
Espera de los patriarcas
En 1920 Rutherford había hecho una profecía según la cual en el año 1925 iban a resucitar los antiguos patriarcas Abraham, Isaac y Jacob u otros justos del Antiguo Testamento, para gozar de la plena felicidad en el mundo nuevo, que iba a empezar precisamente aquel año. Por lo tanto hizo construir para ellos una magnifica mansión de San Diego, California.
Una vez más llegó la fecha esperada y no sucedió nada. Rutherford no se desanimó ni dio explicación alguna. Esperó su llegada hasta 1930, cuando se decidió a ocupar la mansión personalmente, viviendo en ella como un antiguo rey hasta el día de su muerte, que aconteció el año 1942.
Preparación de los propagandistas
Le sucedió en la presidencia de los “Testigos de Jehová”. Natán Homer Knorr. Antes que nada trató de cambiar de táctica en las relaciones humanas, frente a las fuertes reacciones que de parte de los gobiernos y las iglesias cristianas habían provocado la actitud descarada de Rutherford, que tildaba a todos de “satánicos”. Aconsejaba guardar en las conversaciones un tono agradable, tratando de ser siempre persuasivos y convincentes, nunca indiscretos y dogmáticos.
A él se le debe la actual organización de los “testigos”, la preparación de los misioneros y la fundación de la Escuela Bíblica Gilead.
DOCTRINA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
1. JEHOVÁ ES EL NOMBRE DE DIOS
Respuesta: ES FALSO
Los hebreos no usaban vocales al escribir. Lo que presenta la Biblia en Éxodo 3,15 como nombre de Dios es un conjunto de cuatro consonantes YHWH, a las que le añadían vocales que desconocemos puesto que desde el año 597 a.C. (cautividad de Babilonia) se dejó de pronunciar este nombre para evitar que fuera conocido y profanado por los paganos. Durante la lectura, cuando se encontraba este nombre, se hacía un breve silencio y se continuaba.
Nosotros pensamos que se pronuncia Yahvé porque así lo pronuncian los samaritanos y que se había separado del Reino del Sur unos tres siglos y medio antes de la cautividad y que por lo tanto son portavoces de una tradición muy antigua.
Los Testigos de Jehová, al contrario, se basan en la interpretación que le dieron los masoretas (700-1000 d.C.) que eran unos Sabios que añadieron unos signos a base de puntos entre las consonantes para expresar las vocales. Para completar el nombre de Dios intercalaron la vocales de la palabra ADONAY (Señor) cuya primera vocal se pronuncia “e”. Así salió el nombre equivocado de Jehová.
Para nosotros, de todos modos, se trata de una discusión inútil, puesto que Jesús nos enseñó a Llamar a Dios con el nombre de “Padre”. Jamás dijo ni Jehová ni siquiera Yahvé.
2. NO EXISTE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
Según ellos, existe un solo Dios y en Dios hay tan sola una persona. Dicen que la Trinidad es un mito pagano al estilo egipcio. Osiris-Horus-Isis, o al estilo hindú, Brahama-Rudra-Vishnú.
Sin embargo la Santísima Trinidad es una verdad perfectamente asentada en la Biblia.
“Bauticen en el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo” (Mt, 28,19).
“La gracia de Cristo Jesús el Señor, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes” (2 Cor. 13,14).
3. JESUCRISTO NO ES DIOS
Según los Testigos de Jehová, Jesucristo es “un dios”, pero no “Dios”. Es la primera criatura hecha por Dios, es el Hijo “unigénito”. De Dios en el sentido que fue creado directamente por Dios. Todas las demás cosas fueron creadas por medio de El. Así que, antes de nacer como hombre en la tierra, sirvió en los cielos como “la Palabra”, es decir “vocero” de Dios. Así como interpretan (Jn 1,1 Jn 14,28; Col 1,15.) Para Russell es un arcángel mientras que para Rutherford y otros es un dios creado.
Respuestas: Están totalmente equivocados. Jesús no puede ser “un dios”, ya que existe un solo Dios. La verdadera traducción de Jn 1,1 es la siguiente: “En el principio era el verbo, el Verbo estaba con Dios y EL VERBO ERA DIOS”.
Por lo referente a Jn 14,28; “el Padre es mayor que yo”, la interpretación es la siguiente: el Padre es el origen de todo el que planea todo, mientras el hijo viene del Padre y es el que ejecuta sus planes. En este sentido el Padre es mayor que el Hijo. Además, como hombre, es inferior a Dios.
Son muchas las citas que nos hablan de la divinidad de Cristo. El estudioso lector puede consultar las siguientes: Rom, 9,5: Filip 2,6 Jn 10,30 Jn 17, 10 Ap 1,18, Jn 20,28, etc.
4. JESUCRISTO NO RESUCITO CON EL CUERPO
“El cuerpo humano del Señor fue quitado de la tumba por el poder de Dios” (El Arpa de Dios p.169). Si se disolvió en gases o si todavía se halla preservado en algún lugar, nadie lo sabe” (Estudios en las Sagradas Escrituras, pp 120-130). Esta era la opinión de Russell, y su sucesor Rutherford, opinaba que tal vez, el Señor lo haya preservado en algún lugar para exhibirlo al mundo durante la Edad Milenaria” (El arpa de Dios p. 170).
Como respuesta, basta recordar cómo todo el Evangelio, en sus distintos relatos sobre la resurrección de Jesús, trata de inculcar claramente la idea de que Cristo resucitó verdaderamente con el cuerpo.
“Estaban atónitos y asustados, pensando que veían a un espíritu. Les dijo Jesús: ¿Por qué se asustan tanto? Miren mis manos y mis pies, soy yo. Tóquenme y fíjense bien que un espíritu no tiene CARNE NI HUESOS como ustedes ven que yo tengo. Y al mismo tiempo les mostró sus manos y sus pies. Y como en medio de tanta alegría no podían creer y seguían maravillados, les dijo: ¿Tienen aquí algo de comer? Ellos le ofrecieron un pedazo de pescado asado y El lo comió ante ellos” (Lc, 24,37-43).
Más claro, no puede quedar. Pero el grande problema de los Testigos de Jehová es la cerrazón de su mente y corazón, por lo que quieren creer más las invenciones de sus fundadores que lo que dice la Biblia tan claramente. Aceptan esos errores ciegamente y siguen adelante en búsqueda de algún ignorante más a quien engañar. Nos buscan la verdad, sino prosélitos, gente a quien arrastar al error, ilusionados por un porvenir radiante, hecho de gloria y de dominio, reservado solamente para ellos, “los Testigos de Jehová”. ¡Pobres ciegos guías de otros ciegos!
Tenemos que recordar la maldición reservada a aquellos que intenten cambiar al Evangelio.
“Aunque viniéramos nosotros mismos o viniera del cielo algún ángel para anunciarles el Evangelio de otra manera que lo hemos anunciado ¡sea maldito! (Gal 1,8).
En efecto, el problema de la resurrección de Cristo es algo fundamental para nuestra salvación. No se trata de un adorno o detalle secundario y bonito. El mismo San Pablo lo afirma con toda claridad:
“Si Cristo no resucitó, el mensaje que predicamos no vale para nada, ni tampoco vale para nada la fe que ustedes tienen. Si esto fuera así, nosotros resultaríamos ser testigos falsos de Dios” (1 Cor. 15, 14-15).
Así pues, los Testigos de Jehová, aferrados al Antiguo Testamento y mal interpretando el nuevo, están el peligro inminente no de ir a la “Edad Milenaria” sino a los dominios de Satanás. Con la Biblia no se juega y menos con el Dogma de la Resurrección de Jesucristo.
Evidentemente no hay oposición entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, pero el conocimiento completo de Dios no lo adquirimos sino en el Nuevo Testamento, en el cual encontramos la Plenitud de la revelación, si nos quedáramos tan solo con el Antiguo, sin fijarnos en las luces que encontramos en el Nuevo, tendríamos que recurrir a toda clase de artimañas para justificar doctrinas totalmente erróneas, como lo hacen los Testigos de Jehová.
Solamente aceptando a Cristo en su verdadera realidad, podremos acercarnos a Dios. No es posible reducir a Jesucristo a la estatura de “un dios creado” (absurdo digno de la mitología griega) o de un San Miguel Arcángel encarnado. Jesucristo en el hijo de Dios, de la misma naturaleza del Padre, ser divino por lo tanto y que padeció, murió y resucito de veras para nuestra salvación todo lo demás son cuentos de hadas, invenciones torpemente humanas (2 Tim 4,4) para conciliar el sueño de viejas histéricas (2 Tim 3,6) sin ningún fundamento en la Biblia.
5. EL ESPÍRITU SANTO NO ES DIOS
“El Espíritu Santo es el poder activo del Todopoderoso Dios, que impulsa a sus siervos a hacer su voluntad” (Sea Dios veraz, p 106). “En cuanto al Espíritu santo, la llamada tercera persona de la Trinidad, ya hemos visto que no es una persona, sino la fuerza activa de Dios ” (La Verdad que lleva a la Vida Eterna p.24).
Elevados por el concepto de Dios que encontramos en el Antiguo Testamento, sin tener en cuenta los nuevos horizontes que presenta el Nuevo Testamento, no se puede llegar a otra conclusión. Pero Cristo, el Señor, habló clarísimamente y nos revela al Espíritu Santo con todas las características de una persona y no de una fuerza.
“En adelante, el Espíritu Santo Defensor, que el padre les enviará en mi nombre, les va a enseñar todas las cosas y les va a recordar todas mis palabras (Jn 14,26).
“El propio Espíritu ruega por nosotros, con gemidos y súplicas que no se pueden expresar” (Rom, 8,26).
Pueden leerse también los siguientes textos bíblicos, para convencerse de que el Espíritu Santo es persona divina y no tan solo una fuerza de Dios: Hech. 28-25-27, Heb 3,7-9; 2 Pe 1,21; 1 Cor. 12,4-11.
6. MARÍA NO ES LA MADRE DE DIOS
Claro, si Jesucristo no es Dios, la Virgen María no puede ser madre de Dios. Un error conduce al siguiente. Pero una vez aclarada la divinidad de Jesús, María es con toda propiedad, Madre de Dios.
7. LA CONGREGACIÓN DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ ES LA VERDADERA IGLESIA DE CRISTO
Según ellos, la iglesia fundada por Jesús degeneró hasta ser una de las organizaciones que utiliza el demonio para perder a la humanidad. En la verdadera Iglesia de Cristo no existe ninguna jerarquía: no hay sacerdotes y laicos, todos son iguales. Pedro y sus sucesores no tienen ninguna autoridad sobre los demás miembros de la Iglesia.
Es por lo tanto deber primordial de los Testigos de Jehová, luchar en contra de la Iglesia Católica, hasta acabar con ella.
La única iglesia que salva, es la “Casa espiritual de Israel” que comenzó a existir en 1878 y es nada menos que la Congregación de los Testigos de Jehová.
¡Hace falta ser ignorante para poder creer esto!
En primer lugar tenemos la Palabra de Cristo asegurando que SU IGLESIA (la única que El fundó), duraría hasta el fin del mundo, superando todos los obstáculos:
“Los poderes del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt 16,18).
“Yo estaré con ustedes TODOS LOS DIAS hasta que se termine este mundo” (Mt 28,20).
La afirmación tonta de que la iglesia que fundó Cristo terminó en 313 cuando Constantino le dio por fin libertad de culto es una aberración histórica sin ningún fundamento ni bíblico ni científico. Es simple y llanamente ignorancia y fanatismo.
8. MARÍA NO PERMANECIÓ VIRGEN, SINO QUE TUVO MAS HIJOS
Esto es una aseveración totalmente falsa, porque la Biblia no dice eso. La Biblia habla de los “Hermanos de Jesús” y no de los “hijos de María” (Mt 12,46-47; Mc 6,2-3; Mt 13,55-56).
En el lenguaje bíblico, la palabra hermano es usada con mucha amplitud, refiriéndose a toda clase de parentescos. Tenemos así que en Gén. 11,26, se usa en vez de sobrino. En 1 Cor 9,5, quiere decir primo en Mt 5,47 viene siendo prójimos. Por su parte en Hech. 6,30 se usa como “correligionarios”.
De dos “hermanos de Jesús”, Santiago y José, el mismo evangelio nos aclara que tenían como madre a otra María, Esposa de Alfeo (Mt 10,3).
Muchas otras citas, correctamente relacionadas y bien interpretadas, nos dicen que los “hermanos de Jesús” eran tan solo parientes más o menos cercanos del Señor.
Si Jesucristo hubiera tenido otros hermanos ¿por qué tuvo desde la cruz, que en su madre a un extraño? (Jn 19,25-27).
Ciertamente leemos en San Lucas: “Cuando estaban el Belén, le llegó el día en que debía tener a su hijo y dio a luz a su PRIMOGÉNITO, lo envolvió en pañales y le recostó en un pesebre” (2,6-7).
Pero ni este argumento demuestra nada. La palabra primogénito tenía para los hebreos un significado cultural y no matemático. No necesariamente después del primogénito nacían más hijos, como lo demuestra una lápida sepulcral encontrada en 1992 en Tel EL Yejudieh, en Egipto y que fue escrita el año 5 antes de nuestra era y dice así: “La joven madre judía Arsinoe, murió entre los dolores del parto al dar a luz a su hijo primogénito”. Evidentemente esta madre ya no pudo dar a luz a más hijos, y sin embargo a su primer y único hijo le llaman “primogénito”.
9. NO SE DEBE BAUTIZAR A LOS NIÑOS
Esto también es falso por muchas razones.
En primer lugar hay que considerar que la primera generación de cristianos vino de la predicación de los Apóstoles obviamente a los adultos. No existía el problema de los hijos de los cristianos, porque no había cristianos. Pero una vez convertidos los papás ¡ no había que dejar a los niños sin el bautismo de la salvación! en el libro de los Hechos de los Apóstoles tenemos algo que nos ayuda a esclarecer la cuestión: “El carcelero, llevándolos consigo, les lavó las heridas, e inmediatamente se hizo Bautizar él con toda su familia” (Hech. 16,31-33).
Aquí no se dice que se bautizaron tan solo los adultos. Se bautizaron todos los miembros de la familia.
Preguntan algunos ¿para qué sirve el Bautismo de los niños si no han cometido pecados?
Aunque un infante no haya cometido pecados personales, existe el llamado Pecado Original del cual habla San Pablo en los siguientes términos: “En efecto un solo hombre desobedeció y TODOS LOS HOMBRES LLEGARON A SER PECADORES. Así también uno obedeció y por EL TODOS SON CONSTITUIDOS SANTOS” (Rom 5,19).
Los padres humanos no pueden comunicar sino la vida natural y es por el Bautismo que todos podemos llegar a poseer LA VIDA DIVINA que San Pablo y la iglesia con él, llama GRACIA SANTIFICANTE. Cristo dijo a Nicodemo: “Lo que nace de la carne, es carne, lo que nace del Espíritu, es espíritu” (Jn 3,5-7). Es lógico que los padres deseen que sus hijos gocen desde el principio de sus vidas de la VIDA DIVINA, iniciada en el Bautismo y acrecentada por los demás Sacramento que los Testigos de Jehová no tienen posibilidad de recibir ya que no creen en ellos y no tienen Sacerdotes que los administren.
10. ESTÁ PROHIBIDO TENER IMÁGENES
El Nuevo Catecismo Católico explica lo que Dios intentó al prohibir a los israelitas el hacerse imágenes.
El mandamiento divino implicaba la prohibición de toda representación de Dios por mano de hombre. “Puesto que no visteis figura alguna el día en que el Señor os habló en el Horeb de en medio del fuego, no vayáis a prevaricar y os hagáis alguna escultura de cualquier representación que sea” (Dt 4,15-16).
Quien se revela a Israel es el Dios absolutamente trascendente, Espíritu purísimo y por tanto completamente imposible para el hombre el representarlo adecuadamente. Siempre existió en el pueblo con multitud de imágenes de dioses falsos. Yahvé no es un dios más. Es el único y es Espíritu puro.
En el libro del Éxodo 20, lo que Dios prohíbe es hacerse imágenes de Dioses FALSOS, lo que es propiamente idolatría. Si los israelitas hubieran podido tener un retrato de Yahvé, no hubiera sido idolatría el tenerlo en sus sinagogas y hogares. Pero Yahvé no puede ser representado ni retratado porque no tiene cuerpo.
Sin embargo, el mismo Dios nos proporciona una imagen perfecta de sí mismo: “Felipe, quien me ve a mi, ve al Padre” (Jn 14, 9). ¡Jesucristo sí es visible!, ¡tiene carne y huesos, cara y estatura! San Pablo nos dice también que Jesús es “LA IMAGEN DE DIOS INVISIBLE”(Col .1,15). Si en tiempos de los Apóstoles hubiera existido la fotografía, de seguro tendríamos por todos lados sus retratos y el contemplar sus imágenes, nos llevaría a amarlo más y a adorarlo a EL, no a los retratos o esculturas.
Es lo que sucede con las imágenes de las iglesias católicas. “El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen al Dios Encarnado” (Santo Tomás de Aquino).
11. NO SE DEBE CELEBRAR LA NAVIDAD
Afirman los Testigos de Jehová que no debemos celebrar la Navidad, porque no se encuentra en la Biblia la fecha del nacimiento de Cristo. Eso es lo mismo que decir. “Puesto que no encontramos tu acta de nacimiento, no vamos a hacer tu fiesta de cumpleaños”.
Lo importante no es el día exacto del nacimiento del Señor, sino el que haya nacido entre nosotros. Los primeros cristianos empezaron a celebrar este acontecimiento el 25 de diciembre porque en esta fecha los paganos celebran al dios sol y Cristo es nuestro “Sol de justicia”. La iglesia le ha dado sentido cristiano a algunas fiestas paganas, como por ejemplo el 1º de mayo en que celebramos a San José Obrero, “bautizando una fecha civil”.
El 1º de enero no tiene de por sí ninguna importancia religiosa, pero la gente hace fiesta para estrenar el Año Nuevo. Ese día los católicos celebramos una fiesta preciosa en honor de la Virgen María: Su Maternidad Divina, negada por su puesto por los Testigos de Jehová.
Es alrededor del 25 de diciembre cuando los días empiezan a hacerse más largos y el sol dura más tiempo alumbrando la tierra. Cristo es nuestra Luz (Jn 9,5). Es oportuno, pues celebra la fecha relacionando al sol con Aquél que es nuestro Sol y nuestra Luz.
12. EL ALMA MUERE CON EL CUERPO
Como en tantos otros aspectos, se fundan en ciertos textos bíblicos, tomados aisladamente del Antiguo Testamento, cuando todavía la Revelación no había llegado a su total plenitud. Como siempre, los Testigos se han quedado con 2,000 años de retraso.
Para saber qué dice la Biblia hay que examinar todos los pasajes referentes a un tema dado y no aislar un texto y absolutizarlo. La iglesia Católica tiene 20 siglos de experiencia en el estudio de la Biblia y nos ofrece en el nuevo Catecismo Católico, editado por orden del Papa Juan Pablo II, todo la sabiduría que se puede extraer de la Sagrada Escritura. Lo mejor para estudiar la Biblia, es tener el Catecismo a mano, como libro de consulta. La Biblia sola puede conducirnos a errores fatales como a los Testigos de Jehová o al a secta Davidiana de Waco, Texas, que acabaron con la Biblia en la mano, por suicidarse de la manera más absurda.
Para aclarar el tema de la supuesta “muerte del alma”, veamos algunos textos del Antiguo y del Nuevo Testamentos:
“Dios creó al hombre para que no pereciera y lo hizo inmortal como es ÉL” (Sab. 2,23).
“No teman podemos argumentar lo siguiente: si el alma muere con el cuerpo y de paso no hay infierno como ellos dicen, ¿para qué molestan a los demás con sus visitas domiciliarias?, ¿Por qué no nos dejan en paz pasar a la nada?, ¿Qué ganaríamos con cambiar de religión?
13. NO EXISTE EL INFIERNO
Cometen el mismo error. Tomar un texto del Antiguo Testamento aislado del resto de la Biblia. Nuestro Señor Jesucristo, en múltiples ocasiones, nos advierte del peligro de ir a parar el infierno. Bien se ve que los Testigos no son cristianos ya que no creen en las palabras de Jesús:
“Malditos, aléjense de Mí, vayan al fuego eterno que ha sido destinado para el diablo y para sus ángeles” (Mt, 25,41).
Lo que es más: los Testigos basan muchas de sus teorías en el libro del Apocalipsis (claro, sin entender nada) y en ese mismo libro está lo siguiente:
“Todos los que no se encontraron inscritos en el Libro de la Vida, fueron arrojados al lago de fuego” (Ap 20,15).
Se pueden leer también los siguientes textos: Mt 5,22; 10,28; 18,9; 15,33; Mc 9, 43-47; Ap. 20,10.
14. ESTÁ CERCA EL FIN DEL MUNDO
Esa es una trampa que usan mucho los Testigos de Jehová para atemorizar a la gente y atraerla hacia su organización como lo hacen muchas sectas protestantes, sin ningún respeto por la verdad y sin ningún rigor científico.
A este respecto, dice muy claro la Biblia: Nadie sabe el día.
“En cuanto se refiere al día y a la hora, no lo sabe nadie, ni los ángeles de Dios, ni siquiera el Hijo, sino sólo el Padre” (Mt 24,36; Mc 13,32).
Cuando la Biblia habla de que estamos en los “últimos” días o tiempos, quiere decir que estamos viviendo en la última etapa de la Historia de la Salvación, que empezó precisamente el día de Pentecostés. Desde entonces, hasta el fin del mundo, se desarrollará la vida de la iglesia en su lenta maduración, sin ningún cambio sustancial. En efecto, los textos bíblicos que hablan de los últimos días, fuero escritos hace ya casi dos mil años y todavía no ha terminado el mundo.
Todos los cálculos que han hecho los Testigos les hacen fallado ridículamente y siguen con la misma idea. Por poco que uno conozca la Biblia, se da cuenta de inmediato que se trata de mala fe y puro interés por hacerse de prosélitos.
15. DISTINTOS TIPOS DE RESURRECCIÓN
Se trata de una de las más grandes fantasías de los Testigos de Jehová, carente en lo absoluto de lógica y de fundamento bíblico. Según ellos habrá cuatro clases de resurrecciones:
-Los 144,000
La primera resurrección será la de los famosos 144 mil anunciados en el Apocalipsis y que son por supuesto los mejores de entre los Testigos de Jehová. Ellos forman el Cuerpo de Cristo y comenzó a formarse en el año de 1918 (vaya imaginación).
-Los Creyentes del Antiguo Testamento
Es la mejor resurrección, que abarca a los patriarcas, profetas, santos, etc..
-Resurrección de vida
Aparte de los anteriores, habrá una gran muchedumbre de Testigos de Jehová que en vez de ir al cielo, vivirán eternamente felices en la tierra.
-Resurrección general o del Juicio
Los pecadores empedernidos tendrán la última oportunidad de hacerse Testigos de Jehová para poder vivir eternamente en la tierra.
Puesto que el infierno no existe, los pecadores sin remedio quedarán destruidos para siempre. ¡Que falta de respeto a la Biblia y a la razón!
Con relación a los 144 mil, teniendo en cuenta Ap. 7 se trataría solamente de judíos. Y no todos. ¿Son judíos los Testigos que tocan a tu puerta los domingos?
Pero además de los 144 mil, habrá según el Apocalipsis, una gran muchedumbre que nadie puede contar, de toda raza, pueblo y nación (7,9). ¿Para qué insistir tanto en el número 144,000 si ni somos judío ni serán los únicos en salvarse?
Ese número como tantos otros en la Biblia, por ejemplo el 12 o el 40, son simbólicos y no deben tomarse en sentido literal.
Cuando encontramos en la Biblia la expresión “Cielo nuevo y tierra nueva” quiere decir el paraíso, la patria celestial o la vida futura, (Is 65, 17; Ap 21,1). Se refiere a una nueva realidad que habrá después de la resurrección final, cuando todo será renovado y hasta la creación participará de la gloria de los hijos de Dios. En estas expresiones no se presenta ninguna distinción u oposición entre el cielo y tierra, por lo que no se habla de dos clases de salvaciones, de dos clases de salvados, unos para el cielo y otros para la tierra por toda la eternidad. La imaginación de los Testigos de Jehová parece no tener límites.
16. NO SE PUEDEN COMER ANIMALES IMPUROS
Las prohibiciones del Antiguo Testamento eran medidas higiénicas para el pueblo de Dios, pero en el Nuevo Testamento encontramos otras perspectivas:
“Lo que entra por la boca no hace impuro al hombre, pero sí mancha al hombre lo que sale de su boca” (Mt. 15,11).
“Por eso que nadie los venga a criticar por lo que comen o beben, o por no respetar fiestas, lunas nuevas o el día sábado” (Col. 2,16).
Por lo que respecta a la sangre, se pensaba que la vida estaba en la sangre, como si fuera el alma y por lo tanto pertenecía solamente a Dios.
Los Testigos llevan su fanatismo hasta el prohibir el aplicar transfusiones sanguíneas¡aunque de ello dependa la vida misma del enfermo! Hay padres que han dejado morir a sus hijos antes que permitir una transfusión han sido demandados y encarcelados por esos hechos criminales.
17. NO EXISTEN LOS SACRAMENTOS
Los Testigos practican el bautismo en agua como señal de que el creyente está decidido a cumplir con la voluntad de Dios. Eso no es el sentido bíblico del bautismo. Podemos decir que no saben lo que significa y lo que realiza el bautismo en el que lo recibe.
También hacen una vez al año lo que llaman “cena del Señor”, en la cual toman pan y vino tan solo como un recuerdo de la liberación al estilo del Antiguo Testamento y en memoria de Cristo. Dicen que si realmente fueran el Cuerpo y la Sangre del Señor, seríamos “antropófagos”.
No admiten el sacerdocio ya que todos lo Testigos de Jehová son “Nación Santa” y “Sacerdocio Real” confundiendo el sacerdocio común del ministerial, perfectamente distinguidos por Cristo y por los primeros cristianos.
Acerca del matrimonio afirman que se trata de un vínculo para toda la vida y es algo importante, pero admiten el divorcio en caso de infidelidad conyugal. La Iglesia Católica, fiel a las palabras del Señor, no admiten el divorcio como disolución del vínculo matrimonial: “Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre” (Mt, 19,6).
CONCLUSIÓN
Por lo general, los Testigos de Jehová tienen muy poca preparación bíblica. Se aprenden de memoria algunos pasajes clave, completamente desconectados del contexto e interpretados a su modo, para confirmar sus teorías totalmente falsas. Buscan ser aceptados por gente ignorante (hay muchos ignorantes en religión en nuestra patria) y les hablan de un destino feliz, de cómo han sido engañados por la iglesia Católica y de las ventajas económicas que obtendrán si cambian de religión, muchas personas necesitadas de dinero, se dejan convencer y son fanatizadas para persuadir a otros incautos.
Es prácticamente imposible que entiendan la verdad, porque no les importa ni escuchan. Es casi perder el tiempo discutir con ellos y están muy entrenados para confundir al oyente. Una persona estudiosa de la Biblia, no caerá en sus redes, pero difícilmente salvará a uno de ellos. Lo mejor es tener el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica a mano y saber qué es lo que la Biblia dice de cada tema. Los Testigos de Jehová no resisten una discusión seria y no volverán a molestarlos, buscando, por desgracia a otros católicos ignorantes y candidatos a quienes engañar.

http://www.tengoseddeti.org/articles/apologetica/testigos_jehova.php

Los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de sangre

Los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de sangre

Por Juan P. Valles

Charles Taze Russell (1852–1916), dio inicio al grupo anteriormente conocido como “Estudiantes de la Biblia”, que hoy son Los Testigos de Jehova

Los domingos, a eso de las once de la mañana, se organizan, se preparan y se reparten por zonas predeterminadas… Tocan a la puerta de las casas y sacan una revista llamada “La Atalaya”… ¡Son los Testigos de Jehová!

 

La sangre es, como todos sabemos, una sustancia que circula por nuestro organismo y que es esencial para la vida. Los testigos han dicho y aceptado, además de sus muchas herejías, el de no aceptar ni ofrecer transfusiones de sangre, esto debido a una mala comprensión de las Escrituras.

En una publicación titulada “¿Cómo puede salvarle la vida la sangre?”, la organización Watchtower cita algunos pasajes aduciendo que éstos se refieren al comer sangre.

 

Leer el resto de la entrada»

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.021 seguidores