La hipótesis Némesis. Parte I

La hipótesis de Némesis se publicó originalmente en la revista “Nature” por Davis, Hut y Muller. Némesis es el diosa griega de la venganza divina. “Aquella a quien nadie puede escapar”.

Representación artística de un dinosaurio con el cielo lleno de cometas desplazándose, al fondo sucede una explosión

La hipótesis Némesis ofrece una explicación para la aparente periodicidad de las extinciones masivas ocurridas en la historia de la Tierra. El registro fósil muestra que las extinciones en masa sucedieron en promedio en un ciclo de 26 a 34 millones de años. Según esta teoríaexistiría una estrella compañera del Sol llamada Némesis, que perturbaría a la nube de Oort mientras describe su órbita alrededor del Sol. La nube de Oort es un cinturón de cometas que órbita alrededor del Sol; y que se extendería hasta decenas de miles de unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia que separa el Sol de la Tierra). El campo gravitatorio de Némesis provocaría que algunos cometas se desviasen de sus órbitas estables alrededor del Sol. Estos cometas se dirigirían entonces hacia el sistema solar interior y la Tierra; provocando varios niveles de extinciones globales y efectos devastadores como lluvia ácida, glaciaciones y destrucción de la capa de ozono. Estas lluvias de cometas se producirían por espacio de entre 100.000 a 2 millones de años y tendrían lugar aproximadamente 10 impactos a intervalos de 50.000 años entre sí.

La Teoría de Némesis surge después del descubrimiento de un cráter de 10 km de diámetro que se cree que le causó la extinción de los dinosaurios hace ahora 65 millones de años. En este período se produjo una extinción masiva de 95% de las especies.

Antes de considerar la teoría de Némesis, debemos aceptar la idea de que las estimaciones masivas han ocurrido periódicamente.Examinando el registro de fósiles marinos, Dave Raup y Jack Sepkoski han reunido datos que muestran la estimación estadística de una extinción en la imagen superior. Las flechas se dibujan cada 26 millones de años y como puede verse, existe una correlación para la mayor parte de los picos de extinción. El símbolo de los dinosaurios se refieren al final de la “edad de los reptiles”. Este gráfico muestra una periodicidad en las extinciones esencial para la teoría de Némesis. Esta regularidad en las extinciones parece también existir a partir de los datos recogidos de los géneros posibles de Raup and Sepkoski.

Video en español sobre la hipótesis de Némesis

La evidencia para la teoría Némesis puede encontrarse también en el descubrimiento de altas concentraciones de iridio que elemento que es relativamente abundante en objetos celestes como los cometas. Estas trazas de iridio pueden encontrarse en las muestras de caliza en más de 25 lugares en todo el mundo. Proporcionan una historia geológica del final del Cretáceo y el comienzo del período terciario, que marca la extinción de los dinosaurios. Entre la roca caliza de estos dos períodos en el límite conocido como K/T, se encuentra una capa de arcilla roja. Al analizar esta capa se descubrió que era 600 veces más rica en y digo que las capas calizas que la rodean.Se ha demostrado que el iridio encontrado en 25 lugares diferentes procede de la misma fuente. La concentración de los elementos de se encuentran normalmente junto con el iridio como el oro y el platino, puede determinarse mediante una comparación con la proporción de los elementos de los cuales el iridio es producto una única fuente como un cometa.

Continuará…
Publicado en Odisea cósmica

Hallan dinosaurio volador y venenoso

Última actualización: martes, 22 de diciembre de 2009 – 15:00 GMT
Hallan dinosaurio volador y venenoso

BBC Ciencia

El Sinornithosaurus inyectaba veneno para someter a sus presas.
El fósil de un dinosaurio parecido a un ave de rapiña que utilizaba una picadura de veneno para someter a su presa fue descubierto en China.

El depredador -llamado Sinornithosaurus (que significa ave largarto chino)- voló sobre los bosques de la región hace unos 128 millones de años y es la primera vez que se sabe de un ejemplar venenoso en el linaje de las aves modernas.

La investigación, que aparece publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) (Actas de la Academia Nacional de Ciencias), fue llevada a cabo por científicos de las universidades de Kansas, en Estados Unidos, y de Shenyang, en China.

“Para todos efectos se trata de un ave venenosa -afirma el profesor Larry Martin, uno de los autores del estudio- algo que verdaderamente nos impresionó”.

Se trata de un dromeosáurido (reptil volador), un género de dinosaurio terópodo, pariente cercano del velociraptor, que contaba con dientes superiores parecidos a los colmillos posteriores de las víboras con los cuales mordían a su presa e inyectaban el veneno en la herida.

Los científicos creen que probablemente el dromeosáurido se alimentaba de las aves abundantes que habitaban los bosques de lo que hoy es el noreste de China.

Primera evidencia

“Es un animal del tamaño de un pavo -dice el profesor Martin- es un depredador especializado. Casi ciertamente estaba cubierto de plumas”.

“Se trata de un pariente muy cercano del pequeño dinosaurio de cuatro alas, el microraptor”, agrega.

“Cuando analizábamos al Sinornithosaurus nos dimos cuenta de que sus dientes eran inusuales. Entonces comenzamos a estudiar toda la estructura de dientes y mandíbula y así descubrimos que ésta es similar a la estructura de las víboras modernas” Prof. Larry Martin

Aunque se pensaba que la existencia de dinosaurios venenosos era posible -por ejemplo como el Dilophosaurus presentado en la película “Parque Jurásico”, un animal que escupía veneno- hasta ahora no se contaba con evidencia en el registro fósil que apoyara esta idea.

Ahora, los investigadores creen que aunque el veneno que inyectaban los Sinornithosaurus no era letal, probablemente provocaba un rápido estado de choque en la víctima, con lo cual reducían sus posibilidades de defensa o escape y de robo de otros depredadores mientras el animal manipulaba a su presa.

Tal como explica otro de los investigadores, el doctor David Burnham, la parte superior de la mandíbula del dinosaurio también pudo haber contenido un orificio que almacenaba una glándula de veneno.

Ésta estaba conectada a la base de los dientes por medio de un surco por donde circulaba el veneno hacia la serie de dientes largos y estriados de la mandíbula superior.

Como las víboras

El fósil fue encontrado en el noreste de China.

Esta estructura es similar al sistema de inyección de veneno de las víboras y lagartos modernos que cuentan con colmillos posteriores.

“Cuando analizábamos al Sinornithosaurus nos dimos cuenta de que sus dientes eran inusuales” dice el profesor Martin.

“Entonces comenzamos a estudiar toda la estructura de dientes y mandíbula y así descubrimos que ésta es similar a la estructura de las víboras modernas”, agrega.

Tal como señalan los expertos, este hallazgo ofrece la evidencia más clara hasta ahora de la evolución del veneno en los dinosaurios.

Los colmillos del Sinornithosaurio eran suficientemente largos para poder penetrar el grueso plumaje de las aves que poblaban los bosques de China en el inicio del período Cretácico.

Los investigadores cree que otros dinosaurios voladores quizás también contaron con un sistema similar de inyección de veneno y ahora planean estudiar a otros parientes de esta ave de rapiña, como el microraptor, para comprobar su teoría.

NOTAS RELACIONADAS

fuente:

http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/12/091222_dino_venenoso_men.shtml

La Tierra fue cocinada y no quemada en el impacto que acabó con los dinosaurios

La Tierra fue cocinada y no quemada en el impacto que acabó con los dinosaurios
El impacto asteroidal que terminó con la era de los dinosaurios hace 65 millones de años, no incineró la vida de la superficie de nuestro planeta, sólo la coció, según sugiere un nuevo estudio. Este trabajo resuelve problemas que surgen de una teoría en la que se produjeron salvajes incendios globales, pero que también plantea nuevos interrogantes sobre que fue lo que llevó a la extinción de fines del período Cretáceo.

El impacto de un asteroide de una decena kilómetros es el responsable de la extinción de los dinosaurios y muchas otras especies en el planeta. Los modelos iniciales por computadora mostraban que más de la mitad de la eyecta de esta colisión que fue arrojada al espacio cayó a la atmósfera ocho horas después.

Los modelos decían que la lluvia de eyecta súpercalentada radiaría calor de manera tan intensa como un horno preparado para “asar” (260 °C) durante al -20 minutos, y quizá un par de horas. El intenso calor provocaría que la madera ardiese, provocando incendios globales.

Representación artística del impacto sucedido hace 65 millones de años

Al explicar esta discrepancia, Tamara Goldin de la Universidad de Viena y Jay Melosh de la Universidad de Purdue en in Indiana, estudiaron cómo la caída de eyecta a través de la atmósfera podría afectar la transferencia de calor desde la alta atmósfera hasta el suelo. Los modelos anteriores consideraban únicamente como los gases de efecto invernadero absorberían el calor.

El estudio revela que la primeraeyecta en reentrar en la atmósfera tan sólo unos minutos después del impacto o ayudó a proteger a la superficie de las eyectasque le siguieron. “La propia eyecta se interpuso en el camino de la radiación térmica [en la atmósfera] haciendo de escudo para la Tierra”, explicó Goldin.

El resultado fue que la superficie sintió todo el calor del cielo únicamente unos minutos. Mientras más partículas iban cayendo bloqueaban cada vez más el calor encima, evitando que los bosques ardiesen. “Con el corto pulso [de intenso calor], es realmente difícil llegar al punto de ignición lejos del lugar de impacto”, explica Goldin.

La vida superficial habría sido cocinada, pero no quemada. Los animales que pudieron refugiarse bajo tierra o en el agua consiguieron probablemente sobrevivir el corto periodo de intenso calor, lo que explicaría por qué no murió toda la vida.

“Ahora tenemos modelos y datos que se ajustan”, comenta Claire Belcher del University College, de Dublin, que no tomó parte en el estudio.

Wendy Wolbach de la Universidad DePaul en Chicago, que propuso en 1985 que el hollín encontrado a finales del cretáceo, está de acuerdo. El efecto de escudo de calor “tiene sentido”, comentó.

Sin incendios globales, serían necesario otros mecanismos para explicar la extinción masiva, comenta Belcher. Estos incluirían la idea de que el polvo en la atmósfera bloqueó la luz solar para producir un “invierno de impacto” qué duro durante años antes de que las emisiones liberadas provocararan un calentamiento global.

La lluvia ácida que siguió al impacto un puede haber desempeñado un papel en la extinción, al igual que un estrés adicional producido por erupciones volcánicas masivas que sucedieron hace 65 millones de años en la región india de Decan.

Fuente original
Publicado en Odisea cósmica

Hallan “eslabón perdido” de dinosaurios

Hallan “eslabón perdido” de dinosaurios

BBC Ciencia

El Aardonyx era bípedo, pero pudo haber caminado ocasionalmente en cuatro patas.

Científicos en Sudáfrica descubrieron un esqueleto fosilizado que parece ser el eslabón perdido entre los primeros dinosaurios y los enormes saurópodos.

El hallazgo, afirman los científicos en la revista Proceedings B de la Sociedad Real, podría cerrar la brecha evolutiva que existe entre los ancestros bípedos comunes de los dinosaurios y los gigantes cuadrúpedos, como los diplodócilos.

El esqueleto, extraordinariamente conservado, muestra que la creatura era bídpeda pero ocasionalmente caminaba en cuatro patas, afirman los expertos.

“Lo que encontramos fue una especie totalmente nueva de dinosaurio”, dijo a la BBC el doctor Adam Yates, quien dirigió la investigación en el Instituto Bernard Price de la Universidad de Witwatersrand.

“Pertenece a un grupo de dinosaurios llamado sauropodomorpha, que incluye a los conocidos gigantes saurópodos como el braquiosaurio y el diplodócilo, los enormes cuadrúpedos herbívoros de cabeza pequeña, cuello largo, extremidades elefantinas”.

“El grupo también incluye a parientes lejanos que eran bípedos y carecían de la extrema especialización de los saurópodos”.

“Estos dos grupos están muy separados en la evolución, así que nos preguntábamos cómo habían llegado a ser tan especializados estos dinosaurios gigantes”.

La respuesta parece estar en el fósil recién descubierto en el distrito de Senakal, en Sudáfrica, que los científicos han bautizado Aardonyx celestae.

La especie intermedia

“En las últimas dos décadas hemos encontrado información abundante sobre cómo evolucionaron estos dos grupos de dinosaurios, pero creo que el hallazgo del Aardonyx es muy especial porque se coloca precisamente en el medio de ambos” Dr. Adam Yates

Tal como explica el doctor Yates, se trata de un especímen grande, de patas pequeñas, pecho grueso, cuello largo y cabeza pequeña, y parece ser el intermediario entre los presaurópodos bípedos y los verdaderos saurópodos gigantes.

Y lo que indica la importancia de este ejemplar, afirma el investigador, son características como sus patas, su quijada y su tamaño.

“Es un ejemplar que estaba en camino a convertirse en un saurópodo, tan cercano evolutivamente a los verdaderos saurópodos como a sus parientes primitivos presaurópodos”, explica Yates.

“Tenía muchas de las características que vemos en los saurópodos, patas pequeñas y anchas y estómago amplio que demuestra que era herbívoro. Y la anatomía de la quijada demuestra que podía abrir la boca de par en par, para ingerir más alimento”.

Las patas delanteras eran similares a las del saurópodo, los huesos de los dedos eran robustos y sólidos, lo que explica -dice el doctor Yates- que cargaba su peso en la parte interna de la pata.

Y era bípedo, pero quizás caminaba en cuatro patas para explorar.

Cuna de los saurópodos

El Aardonyx tenía una boca amplia para poder ingerir más alimento.

Los investigadores creen que el Aardonyx vivió en el período jurásico temprano, hace unos 200 millones de años.

“Aunque estructuralmente es una especie intermedia, vivió hace demasiado tiempo para ser un verdadero antepasado porque entonces ya existían los verdaderos saurópodos”, dice Yates.

“Así que en esa época era un ‘fósil viviente’, la transición tuvo que haber ocurrido mucho antes”, agrega.

El científico subraya que el lugar donde el ejemplar fue encontrado ha ofrecido mucha información valiosa sobre la evolución de los dinosaurios.

“Si usted quiere saber cómo los dinosaurios se convirtieron en los gigantes que conocemos, tiene que venir a Sudáfrica”, expresa.

“En las últimas dos décadas hemos encontrado información abundante sobre cómo evolucionaron estos dos grupos de dinosaurios, pero creo que el hallazgo del Aardonyx es muy especial porque se coloca precisamente en el medio de ambos y, además, es un fósil extraordinariamente completo”, afirma el científico.

  • copiado de aca

Dinosaurios: Información completa, reportajes y noticias

En Espacio Ciencia nos encantan los dinosaurios, por ello tenemos una categoría de noticias dedicados a estos grandes reptiles que vivieron 170 millones de años sobre la Tierra, desde hace 230 millones de años, hasta que se extinguieron hace 65 millones de años. Si estáis interesados en conocer más noticias sobre dinosaurios, y estar al día de los últimos descubrimientos, os recomendamos que os suscribáis al blog mediante mail. De esta forma estaréis al día de las últimas novedades.

Os dejamos aquí con algunas de las noticias más relevantes sobre dinosaurios que hemos publicado. Recuerda visitar esta sección habitualmente, ya que iremos actualizando periódicamente con los artículos publicados.

¿Cómo eran los dinosaurios?

¿Por qué se extinguieron los dinosaurios?

Y recuerda buscar todas las noticias publicadas sobre dinosaurios en Espacio Ciencia.

Descubren cómo y qué comían algunos dinosaurios por el análisis de sus dientes

Descubren cómo y qué comían algunos dinosaurios por el análisis de sus dientes

Junio 30, 2009


dinodieta
Recreación artística de dos dinosaurios de pico de pato / Wikipedia

ABC Digital

De algo tan pequeño como un diente, los científicos han podido descubrir qué comía y cómo algo tan grande como un dinosaurio. Investigadores de la Universidad de Leicester en Reino Unido han revelado la forma tan peculiar en la que devoraban hace millones de años los pico de pato o hadrosaurios -un método que no se parece al de ninguna criatura viva actual-, y en qué consistía su dieta principal: les entusiasmaba la cola de caballo… Por cierto, un excelente diurético.

«Durante millones de años, hasta su extinción al final del Cretácico, los hadrosaurios fueron los herbívoros dominantes del Planeta. Sabíamos que eran capaces de romper su comida de alguna manera, pero sin la mandíbula compleja de los mamíferos no podían masticar de la misma forma y era difícil adivinar cómo se las arreglaban para comer», expone el paleontólogo Mark Purnell, del Departamento de Geología de Leicester. «Tampoco estaba claro qué comían, si eran pacedores como las vacas o las ovejas, o arrancaban las hojas o ramas de los árboles como los ciervos o las jirafas». De esta forma, es difícil hacerse una idea de cómo eran los ecosistemas del Cretácico tardío o aclarar cómo se produjo la gran extinción hace 65 millones de años.
mandibula

Movimientos complejos

El nuevo estudio pretende arrojar luz sobre este punto a partir del análisis de una dentadura. Por fortuna, las muescas y rasguños de estos viejos dientes de decenas de millones de años se conservaban en buen estado desde la muerte del animal. Según los científicos, estas marcas revelan los movimientos de un pico de pato cuando come. Al parecer, el dinosaurio comía, como suele decirse, «a dos carrillos». Realizaba movimientos complejos, en los que la mandíbula se movía arriba y abajo, hacia los lados y de delante hacia atrás. Para Paul Barrett, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, «esto prueba que el hadrosaurio masticaba, pero de una forma completamente diferente a nada que esté vivo en la actualidad». En lugar de una mandíbula inferior flexible, tenía una especie de «bisagra» que articulaba la parte superior de la mandíbula con el resto del esqueleto. Cuando mordía, la mandíbula superior era forzada hacia el exterior. En ese proceso, las dos filas de dientes resbalaban una contra otra y se trituraban los alimentos.

Los científicos también descubrieron el principal componente de la dieta de estos dinosaurios, la cola de caballo, una planta muy común en aquella época y que hoy día se comercializa como diurético. Los investigadores llegaron a esa conclusión tras encontrar pequeñas partículas de granitos de arena en los dientes, por lo que concluyeron que el dinosaurio comía de la vegetación que crecía en el suelo. Además, hallaron gránulos microscópicos de silicio, un mineral que se encuentra en estos vegetales.

Para los participantes en este estudio, que se publica esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, lo más soprendente fue obtener «tanta información» de un área dental tan pequeña «como un par de cabellos humanos».
mandibula2

Visto en oldearth.wordpress.com

Un grupo de dinosaurios habría sobrevivido a la extinción masiva

CIENCIA

Un grupo de dinosaurios habría sobrevivido a la extinción masiva

Especial para EL DIA de National Geographic

Un grupo aislado de dinosaurios sobrevivió de alguna manera al hecho catastrófico que aniquiló a la mayoría de sus congéneres hace 65,5 millones de años, según un nuevo estudio.

Los dinosaurios de este “viejo mundo,” en una región remota del oeste estadounidense, pudieron haber sobrevivido a sus semejantes durante medio millón de años, según James Fassett, científico emérito del Geological Survey en Santa Fe, Nuevo México.

Fassett, que sostuvo durante años que algunos dinosaurios sobrevivieron a la extinción en masa, basó su último trabajo en fósiles de la cuenca de San Juan, ubicada en lo que es hoy Colorado y Nuevo México. Allí, se encontraron huesos de hadrosauros, tiranosauros, anquiosauros, y varias otras especies en una formación de piedra caliza de la época del Paleoceno, período posterior al episodio de extinción cretáceo-terciaria, que se supone exterminó a los dinosaurios.

Como sucedió con su última investigación, este descubrimiento probablemente siga generando controversias entre los paleontólogos.

“Cada tanto alguien dice haber encontrado dinosaurios que `sobrevivieron` al Paleoceno”, dice Hans-Dieter Sues, director asociado de investigación y colecciones del Museo Nacional de Historia Natural de la Smithsonian Institution.

Pero hasta la fecha, esos fósiles resultaron ser los restos más antiguos.

PRUEBAS INEQUIVOCAS

Luego de descubrimientos previos de “sobrevivientes”, se determinó que los dinosaurios en cuestión, inicialmente enterrados en arena o barro, quedaron expuestos nuevamente a raíz de fuerzas naturales como la erosión de los ríos. Los huesos fueron entonces depositados en capas de rocas más jóvenes, y por eso parece que pertenecen a una era anterior.

Pero los paleontólogos encontraron una concentración de 34 huesos de un ejemplar de hadrosaurio en la piedra caliza de la cuenta de San Juan.

“Esa es una prueba inequívoca, creo”, dijo Fassett. Los huesos arrastrados por el río estarían diseminados y también mostrarían señales de erosión, a diferencia de los fósiles actuales que están en excelente estado de conservación.

“Creí que si podíamos determinar las composiciones de los huesos, podríamos descubrir que los huesos cretáceos más antiguos tenían una huella química diferente de los huesos más jóvenes (del Paleoceno), y de hecho eso resultó ser así”, expresó.

Se desconoce por qué algunas especies, entre ellas los cocodrilos y las aves, sobrevivieron al episodio del cretáceo-terciario mientras que otras no lo lograron. La respuesta puede estar relacionada con lo que causó exactamente la extinción en masa.

Según la teoría popular, un asteroide chocó contra la península de Yucatán, aunque los expertos han sugerido que se trató de vulcanismo masivo, enfermedades, cambios climáticos o alguna combinación de factores.

Fassett, que apoya la teoría del choque de un asteroide, dijo que no podía explicar por qué los dinosaurios pudieron haber sobrevivido más en algunas zonas que en otras.

“Suponemos que los sobrevivientes vivían en las zonas más septentrionales de América del Norte, a la mayor distancia del sitio del impacto, y luego migraron hacia el sur”, dijo. “Pero eso no explica por qué (los dinosaurios que vivieron más adelante) no fueron encontrados en otras partes. No tenemos respuesta para eso”.

A pesar de esta cautela, Sues, del Smithsonian, dijo que la idea de los dinosaurios del Paleoceno no puede ser descartada por ahora.

“No existe un motivo a priori para que los dinosaurios no puedan haber sobrevivido en algunos sitios”, señaló. “De hecho, de no ser en el oeste de EE.UU. y en Europa, no tenemos pruebas concretas de que los dinosaurios hayan desaparecido”.

Concluyen los análisis sobre dos nuevos dinosaurios

Concluyen los análisis sobre dos nuevos dinosaurios

(NC&T) Uno de los nuevos animales es un pariente temprano del T. rex y se le denomina Xiongguanlong baimoensis. Pudo tener cerca de 1,5 metros de altura hasta la cadera estando de pie, y haber pesado alrededor de 250 kilogramos. Tuvo un cráneo de alrededor de 45 centímetros de largo y estuvo armado con unos 70 dientes. Aunque impresionante para los estándares de hoy, el Xiongguanlong era todavía un depredador de peso mosca comparado con sus parientes de peso pesado tales como el T. rex. El espécimen de T. rex más grande del mundo conocido hasta ahora tuvo aproximadamente 4 metros de altura hasta las caderas y un peso estimado entre las seis y las siete toneladas.

El Xiongguanlong representa un eslabón perdido en el registro fósil de los tiranosaurios. Ciertas especies de gran tamaño, que vivieron cerca del final de la era de los dinosaurios, como por ejemplo el T. rex, son conocidas por la ciencia desde hace mucho tiempo, y en la última década se han hecho los hallazgos de algunos de los primeros tiranosaurios de China e Inglaterra. Sin embargo, hasta hace poco ha habido un enorme vacío entre estos períodos de la historia evolutiva del tiranosaurio.

El equipo de investigación también descubrió, durante los periodos de trabajo de campo del 2006 y del 2007, tres especímenes de un segundo terópodo extraordinario proveniente de la cuenca de Yujingzi. El Beishanlong grandis es una especie de dinosaurio antes desconocida y con similitudes con el avestruz. Los dinosaurios de esta clase son un linaje de terópodos que desarrollaron un pico sin dientes y fueron probablemente omnívoros o herbívoros, poseyendo un cierto parecido en diversos rasgos con los avestruces actuales.

Con una masa corporal estimada en alrededor de 600 kilogramos, el Beishanlong es uno de los dinosaurios más grandes de su tipo descritos hasta ahora.

Nuevos dinosaurios

El yacimiento, en 2007. (Foto: P. Makovicky)

FUENTE: http://www.solociencia.com/arqueologia/09052802.htm

¿El “eslabón perdido” de los dinosaurios?

Presentaron los restos fósiles en Mendoza

¿El “eslabón perdido” de los dinosaurios?

Es el Aerosteon riocoloradensis; era carnívoro y tenía un sistema respiratorio similar al de las aves
Martes 30 de setiembre de 2008 | Publicado en LANACION.COM

FOTO

Es el  Aerosteon riocoloradensis;  era carnivoro y tenia un sistema respiratorio similar al de las avesDe izquierda a derecha, Sereno, Martínez y Alcober Foto: Reuters

MENDOZA.- Los restos de un dinosaurio carnívoro de 10 metros de largo, hallados a lo largo de las márgenes del río Colorado, en Malargüe, podría ser el “eslabón perdido” entre los pájaros y los grandes saurios carnívoros.

La valiosa información que muestra el proceso evolutivo que desembocó en el inusual sistema respiratorio de los pájaros se obtuvo del cráneo de un dinosaurio de 85 millones de años de antigüedad y el peso de un elefante, luego de más de una década de estudios paleontológicos en los Estados Unidos.

Científicos de las universidades de Chicago y de San Juan definieron ayer alAerosteon riocoloradensis ( que significa “Huesos del aire del río Colorado” ),que de este espécimen se trata, como el “eslabón perdido” en la cadena evolutiva entre esas dos especies.

Los restos fueron encontrados hace 12 años en el paraje Cañadón Amarillo, a unos 500 kilómetros al sur de Mendoza, donde se preserva un área muy rica en fósiles de la fauna prehistórica.

El Aerosteon vivió en el Cretácico Superior, con la particularidad de que su estructura ósea tenía cavidades que albergaban sacos aéreos similares a los de las aves que habitan nuestro planeta, lo que agrega evidencias a la hipótesis que afirma que las aves descienden de los dinosaurios.

Los pájaros tienen un sistema respiratorio único entre los animales terrestres. En lugar de pulmones que se expanden, poseen un sistema de sacos de aire que ayudan a impulsar el aire hacia los pulmones. Esta original característica es la razón por la que pueden volar más alto y más rápido que los murciélagos, que como el resto de los mamíferos expanden sus pulmones en un proceso menos eficiente.

Esa estructura singular podría haber aportado otros atributos al animal, como aliviar el peso del esqueleto, estabilizar la temperatura corporal.

La ruta del saurio “En los saurópodos, la neumaticidad fue clave para la evolución del cuerpo de tamaño grande y el cuello largo; en las aves, es la clave de la evolución de un esqueleto liviano y el vuelo”, dijo Jeffrey Wilson, de la Universidad de Michigan.

Paul Sereno, explorador residente de National Geographic Society, dijo que a él le intriga especialmente la pérdida de calor, dado que es probable que elAerosteon fuese un predador de alta energía con plumas, pero sin las glándulas de transpiración que poseen los pájaros.

Al cabo de las investigaciones, la estructura ósea fue recibida en el depósito de la aduana del Aeropuerto de Ezeiza y tras los trámites aduaneros de rigor serán depositados en el museo de Ciencias Naturales Cornelio Moyano de la ciudad de Mendoza para su exhibición.

La réplica del fósil fue presentada ayer por Sereno, también investigador de la Universidad de Chicago, durante un acto realizado en el teatro Independencia de esta ciudad.

Según expuso el científico, los huesos encontrados demuestran, “como ningún otro caso hasta ahora, la estrecha relación evolutiva que existe entre terópodos [dinosaurios carnívoros] y aves”.

El equipo de investigadores fue encabezado por Sereno e integrado por los científicos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de San Juan, Ricardo Martínez y Oscar Alcober. El proyecto contó con el respaldo de National Geographic Society y la David and Lucile Packard Foundation.

En 1993, cuando aún era estudiante de paleontología, Alcober se interesó por los restos hallados en Malargüe y junto con Martínez profundizó la búsqueda. Tres años más tarde, lograron apoyo económico para desarrollar los estudios con la colaboración de Sereno y la National Geographic Society.

Los derechos de la provincia sobre la titularidad de esa muestra están consagrados en la Ley Nacional 25743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico. Las autoridades reconocieron que a partir de este descubrimiento se evaluará la posibilidad de instituir la Ruta del Dinosaurio en Malargüe como un nuevo atractivo científico, cultural y turístico en el sur mendocino.

Sergio Dimaría

Nuevas evidencias muestran que el meteorito del Yucatán no acabó con los dinosaurios

Nuevas evidencias muestran que el meteorito del Yucatán no acabó con los dinosaurios 

Abril 28, 2009

crater
El cráter de Chicxulub, en el Yucatán. – NASA

Público Digital

La hipótesis que vincula la extinción de los dinosaurios, ocurrida hace 65 millones de años en el límite entre los periodos Cretácico y Terciario, con el impacto de un enorme meteorito en las inmediaciones de la península del Yucatán (México), pierde cada vez más fuerza.

Un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Princeton (EEUU) y Lausana (Suiza) concluye que el impacto del meteorito, que excavó un cráter de 180 kilómetros de diámetro en la citada área geográfica, ocurrió en realidad 300.000 años antes del periodo en el que se data la extinción de los dinosaurios. “Ambos fenómenos pueden no estar relacionados después de todo”, indica Richard Lane, director de programas de la Fundación Nacional de Ciencia de EEUU. En concreto, según Gerta Keller, de la Universidad de Princeton, tras el impacto del meteorito que creó el cráter de Chicxulub fueron depositados entre cuatro y nueve metros de sedimentos, a razón de dos a tres centímetros cada mil años. “La extinción masiva de dinosaurios puede verse en los sedimentos por encima de este intervalo”, señala.

Al mismo tiempo, los investigadores, que han publicado su estudio en la revista Journal of the Geological Society, indican que las evidencias encontradas en los sedimentos revelan que el meteorito tuvo un impacto menor del que se pensaba sobre el resto de las especies.

Fuente: Visto en oldearth.wordpress.com

China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

Los paleontólogos han desenterrado 7.600 fósiles en un nuevo yacimiento
China destapa el mayor cementerio de dinosaurios

Un niño observa un esqueleto en el museo del Instituto chino de Paleontología. – B. DE NIZ

ANDREA RODÉS – CORRESPONSAL EN PEKÍN – 06/03/2009 21:00

La mayor parte de la cultura milenaria china fue reducida a escombros durante la Revolución Cultural pero, afortunadamente, los fósiles de dinosaurios, fundamentales para el estudio de la evolución de la especie humana y de la Naturaleza, no se convirtieron en objetivo de destrucción. Ahora, el importante patrimonio paleontológico del gigante asiático se amplía, ya que un grupo de científicos chinos ha descubierto en la provincia costera de Shandong lo que podría ser el mayor cementerio de dinosaurios del mundo.

De hecho, más de 7.600 fósiles de dinosaurios han sido desenterrados este mes cerca de la ciudad de Zhucheng, en Shandong, según informó a la prensa china Zhao Zhijin, investigador del Instituto de Paleontología y Paleoantropología Vertebrada de China (IVPP) y líder de la exploración. Según la escasa información publicada, la mayoría de los huesos pertenecen al final del período Cretácico (entre los 100 millones y los 65 millones de antigüedad), cuando los dinosaurios se extinguieron.

«Karl Marx admiraba a Darwin» recuerda un investigador

“La exploración aun sigue en marcha”, aclara Wang Yuang, investigador del IVPP y director del pequeño museo de Paleozoología anexo al Instituto, en Pekín. La idea es no mover los fósiles y convertir Zhucheng en un museo subterráneo gigante. “El Gobierno chino está promoviendo mucho los proyectos científicos”, añade Wang, de 40 años. El IVPP, perteneciente a la Academia China de las Ciencias, ha liderado en los últimos diez años numerosas investigaciones y publicado más de 60 estudios en revistas internacionales.

Uno de los principales hallazgos en Zucheng es la calavera de dos metros de longitud de un ejemplar de la familia de los ceratópsidos, dinosaurios herbívoros con cuerno del Cretácico. El más conocido es el triceratops, cuyo hábitat natural era América del Norte. Sin embargo, el hallazgo es una prueba de que los ceratópsidos vivieron fuera del continente americano y de que la biogeografía de Asia y América no es tan diferente, asegura la revista New Scientist.

Shandong es uno de los principales yacimientos paleontológicos de China, junto con las provincias de Sichuan, en el interior, Mongolia Interior y Liaoning, en el norte, y Yunnan, en el sur. Algunos de los mejores fósiles se encuentran en el pequeño museo que dirige Wang, como el llamado Elefante del Río Amarillo o Stegodon huanghoensis, de 4 metros de altura y 8 de longitud, contando sus largos colmillos, que casi llegan al suelo. El esqueleto de este dinosaurio fue descubierto en 1975 por unos campesinos en la provincia de Gansu, cerca del río Amarillo, y tiene 2,5 millones de años. “Todos los niños lo reconocen. Está en los libros de biología”, dice Wang, que aun se acuerda del día en que fue descubierto.

Otro de los esqueletos mejor preservados es el de un Tsintaosaurus ornithopodus, un dinosaurio herbívoro qur vivió hace 70 millones de años y contaba con una larga espina en la frente y dentadura gigante para desmenuzar la vegetación. Su nombre deriva de Tsintao, el vocablo colonial dado por los alemanes a Qingdao, la capital de Shandong, y fue descubierto en 1958 por Yang Zhong Jian, considerado el padre de la paleontología en China. Yang, doctorado por la Universidad de Munich, en Alemania, fue quien lideró las investigaciones sobre el Hombre de Pekín y el que descubrió los fósiles que formaron la primera colección del IVPP.

Ejemplares de cine

China ha contribuido con notables descubrimientos para entender los movimientos de los dinosaurios, por ejemplo, con el hallazgo en Yunnan de un ejemplar de diloposaurio, un carnívoro con dos crestas y mandíbula estrecha y afilada popularizado en la película Parque Jurásico. O con el descubrimiento en Liaoning del Changchengornis, un fósil de 125 millones de años de antigüedad utilizado para el estudio del origen de las aves. “Es un fósil fundamental para entender la teoría de Darwin”, dice Wang, paseando por la exposición organizada por su museo con motivo del 200 aniversario del nacimiento del científico inglés.

A diferencia de lo que ocurrió en otros países donde la religión se ha opuesto a las teorías de la evolución, en la China comunista no hubo tantos problemas. “Karl Marx admiraba a Darwin”, recuerda Wang. 

FUENTE:http://www.publico.es/ciencias/207287/china/destapa/mayor/cementerio/dinosaurios

Dinosauria

Dinosauria

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Dinosauria
Rango fósil: Triásico superior– Cretácico superior

Cráneo de tiranosaurio.
Cráneo de tiranosaurio.
Estado de conservación
Fósil
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Superclase: Tetrapoda
Clase: Sauropsida
Subclase: Diapsida
Infraclase: Archosauromorpha
(sin clasif.): Archosauria
Superorden: Dinosauria
Owen1842
Órdenes
Saurischia
Ornithischia

Dinosauria (gr. “lagartos terribles”) o dinosaurios es un superorden deanimales vertebrados que dominaron los ecosistemas del mesozoicodurante unos 160 millones de años, alcanzando una gran diversidad y tamaños gigantescos. Una de sus principales características distinguibles fue que poseían las patassituadas por debajo del cuerpo, como los mamíferos, y no hacia los costados, como la mayor parte de losreptiles. Durante los últimos años se han acumulado pruebas científicas muy contundentes de que pequeños dinosaurios carnívoros dieron origen a las aves durante el periodo Jurásico. De ahí que, actualmente, las aves estén clasificadas dentro de Dinosauria. Los dinosaurios se confunden frecuentemente con otros tipos de reptiles antiguos, como los alados pterosaurios, los terápsidospelicosaurios y los acuáticosictiosauriosplesiosaurios, ymosasaurios, aunque ninguno de estos era realmente dinosaurio.

Dinosauria constituye un superordende la clase de los saurópsidos. Se considera que forman un grupo taxonómico por presentar una serie de claras sinapomorfias que los unen, como el fémur articulado con la pelvispor medio de cóndilo, dispuesto en ángulo respecto de aquél, y hueco en la pelvis. Se trata de la misma disposición que se presenta en los mamíferos, y que permite que las patas traseras sostengan al cuerpo actuando como pilares, lo que repercute decisivamente en la habilidad motriz. Los dinosaurios se clasifican tradicionalmente según la estructura de su cadera.[1]

Introducción

Etimología

Sir Richard Owen. 

El término Dinosaurio fue propuesto por Sir Richard Owen en 1842 para nombrar a los enormes y extintos reptiles que se habían hallado por primera vez en Gran Bretaña. Esta palabra se deriva del griego: δεινός (Deinos, “terrible”) y σαύρα (Saura, “lagarto” o “reptil”).

Nomenclatura 

Un aspecto que provoca curiosidad en el neófito es el de los complicados nombres que identifican a la mayoría de los dinosaurios. Como todos los seres vivos, actuales o desaparecidos, estas criaturas se han denominado siguiendo los principios de la nomenclatura binomial establecidos por elsueco Carlos Linneo en el siglo XVIII. Normalmente estos nombres son creados a partir de raíces griegas o latinas y suelen referirse a una particularidad del animal o de las condiciones de su hallazgo. Así, el nombre del primer dinosaurio descrito científicamente (en 1824), Megalosaurus, proviene de las palabras griegas μεγαλος (Megalos = “grande”) y σαυρος (Sauros = “lagarto”). Existen algunas escasas excepciones al origen griego o latino en la nomenclatura, como en el caso del ornitópodo Drinker o losterópodos UnenlagiaDilong paradoxusMei long y Mapusaurus.

Definición

Esqueleto de un Triceratops, expuesto en  el Museo Smithsoniano. 

Esqueleto de un Triceratops, expuesto en el Museo Smithsoniano.

Los dinosaurios fueron extremadamente variados y dominaron el ecosistema terrestre durante 160 millones de años. Se caracterizaban principalmente por ser ovíparos y de piel dura y escamosa. Muchos tenían defensas físicas adicionales que fueron desarrollando al paso de la era Mesozoica, como cuernosgarraspicos córneos, “armaduras”, etc. La diversidad de tamaños es típica del grupo. Algunos géneros fueron bípedos, otros cuadrúpedos y algunos, como el Ammosaurus y el Iguanodon, podían adoptar ambas configuraciones. Se presume que las poblaciones deherbívoroscarnívorosomnívoros e insectívoros seguían las proporciones de la fauna actual.[cita requerida]

Sinapomorfias

Todos los dinosaurios que se conocen hasta la fecha comparten ciertas modificaciones del esqueleto ancestral de los arcosaurios. A pesar de que algunos géneros desarrollaron consecuentes adaptaciones que pronunciaron aún más las diferencias estructurales, esos rasgos básicos son considerados como típicos del orden Dinosauria; dichas cualidades comunes a los miembros de un taxón(grupo taxonómico) reciben el nombre de sinapomorfias.

Las sinapomorfias del grupo incluyen:

  • Reducción del cuarto y quinto dígitos de las extremidades superiores.
  • Número de dedos en las patas reducido de cuatro a tres.
  • Presencia de un sacro (región de la columna vertebral compuesta por dos o tres vértebras soldadas sobre la que se inserta la pelvis).
  • Acetábulo perforado con un hueco en el centro, disposición única entre todos los tetrápodos.
  • Singular y revolucionaria configuración en la articulación de la cadera.
  • Miembros superiores generalmente menos desarrollados que los inferiores.
  • Inusual paladar secundario que les permitía tragar y respirar simultáneamente.
  • Fémur relativamente recto con la cabeza femoral centralmente alineada.
  • Cráneo diápsido (esto es, con dos pares de orificios en la regióntemporal de la cabeza).
  • Codos orientados hacia atrás en los miembros delanteros.
  • Rodillas orientadas hacia adelante en los miembros traseros.
  • Hábitat terrestre.

La conformación de la articulación de la cadera descrita más arriba permitía una posición erecta, en la que los miembros posteriores se situaban directamente por debajo del cuerpo (underslung). Esta postura la tienen la mayoría de los mamíferos de hoy, aunque no está presente en los reptiles actuales (que son de origen más primitivo), salvo en las aves, que derivan de los dinosaurios. Esta especial disposición ósea permite una mucho mayor eficiencia locomotriz, lo que derivó en que varias líneas adoptaran una actitud bípeda permanente.

Esqueleto de un Stegosaurus. 

Esqueleto de un Stegosaurus.

Definición taxonómica

En la taxonomía filogenética, los dinosaurios quedan definidos como “todos los descendientes del más reciente ancestro común del Triceratops y las aves modernas”. Están divididos en dos grupos: Ornithischia (“cadera de ave”) y Saurischia (“cadera de reptil”), dependiendo de la estructura de la pelvis. En los ornitisquios, el hueso pélvico está dirigido en forma caudal (hacia atrás), mientras que en los saurisquios está orientado cranealmente (hacia adelante). Los ornitisquios pueden ser definidos como “todos los taxones que comparten un común ancestro más cercano al Triceratops que a los saurisquios”. Éstos últimos se enuncian como “todos los taxones que comparten un ancestro común más cercano a las aves modernas que a los ornitisquios”. Se ha sugerido asimismo que el grupo Dinosauria sea caracterizado como “todos los descendientes del más reciente ancestro común del Megalosaurus e Iguanodon.

Fisiología y comportamiento

Tamaño

Esqueleto de Giraffatitan. 

Esqueleto de Giraffatitan.

Aunque no se dispone de todos los datos al completo, está claro que los dinosaurios no avianos, en general, eran voluminosos. Incluso dentro de sus propios estándares, los saurópodos alcanzaban el estatus de gigantescos: durante buena parte de su reinado, hasta los más pequeños de este subgrupo eran considerablemente mayores que cualquier otro animal de su hábitat, y los más grandes eran por lo menos un orden de magnitud mayores que cualquier otro vertebrado que caminara sobre la faz del planeta. Ésta es, posiblemente, una de las razones principales del interés que estas bestias han despertado en el público en general a través de los años. Pero la evolución también hizo aparecer dinosaurios pequeños, algunos del tamaño de una gallina, como el Compsognathus, y más diminutos aún. El materialfósil recuperado de estos dinosaurios enanos no suele ser tan completo, ya que sus huesos eran mucho más frágiles, lo que dificultó su preservación.

La mayoría de los saurópodos no podía desplazarse velozmente, debido a que tenían que soportar su colosal tamaño y peso. Existen límites prácticos al crecimiento: si estas criaturas se hubieran hecho más grandes al paso de la evolución hubieran quedado casi inmovilizadas y disfuncionales, lo que habría imposibilitado su supervivencia a largo plazo. Sin embargo, el hecho de que estas conformaciones gigantescas hayan sido viables durante millones de años, mucho más tiempo que el que han existido otras especies que consideramos exitosas, como el hombre, indica que estaban muy bien adaptadas a sus ambientes.

Por otro lado, efectivamente existieron dinosaurios que fueron ágiles, delgados y pequeños. Particularmente, se considera a los tetanuránidoscomo los dinosaurios más rápidos: Tyrannosaurus, a pesar de ser uno de los tetanuros carnívoros más grandes, se desplazaba con cierta velocidad debido en parte a que su cráneo presentaba grandes órbitas en donde se situaban los ojos y nariz, con lo que su peso resultaba notablemente aligerado.

Una breve comparación con la fauna actual ilustra el dramático contraste de escalas: el mayor elefante registrado pesó 12 toneladas, mientras que lajirafa más alta alcanzó los 6 metros de altura. Incluso mamíferos prehistóricos gigantes como Indricotherium, o el mamut de Columbiaquedan empequeñecidos por los saurópodos gigantes. Sólo un puñado de animales acuáticos modernos se les aproxima en tamaño, siendo el más notable la ballena azul, con un récord en el especímen más grande registrado de 190 toneladas, y 33,5 metros de largo. Los dinosaurios no avianos más pequeños eran del tamaño de gallinas: Microraptor no superaba los 50 cm.

Extremos

El más alto y pesado de los dinosaurios de los cuales se recuperó el esqueleto completo fue el Brachiosaurusespécimen que fue descubierto en Tanzaniaentre 1907 y 1912. Se encuentra expuesto en el Museo Humboldt de Berlín, y tiene 12 metros de alto y probablemente haya pesado de 40 a 60 toneladas. El más largo de los hallados completos es el Diplodocus, de unos 30 metros, recuperado en Wyoming, en los Estados Unidos y exhibido en elMuseo de Historia Natural de Carnegie en 1907.

Estas cifras empalidecen cuando se las compara con nuevas especies halladas después de 1970, como el Argentinosaurus, que podría haber pesado unas 100 toneladas; el Seismosaurus, que habría alcanzado los 50 metros de largo; o el Sauroposeidon, de unos 18 metros de altura.

Adicionalmente, el más grande saurópodo del que se tenga noticia parece haber sido el Bruhathkayosaurus. Los vestigios fósiles exhumados parecen corresponder a un fémur, cadera, tibiaradio y una vértebra (todos en mal estado de conservación), aunque no se tiene seguridad de a qué clase de dinosaurio representan (la clasificación del espécimen ha sido singularmente errática), y si era en realidad un animal (estudios más detallados del material recuperado sugieren que se trata de restos vegetales). Asimismo el descubrimiento de otro posible gigante, Amphicoelias, ha sido objeto de fuerte escepticismo debido a la total ausencia de fósiles (la única evidencia fue una supuesta vértebra de 2,5 metros que —según sus descubridores— se destruyó completamente durante el traslado). El hecho de que el anuncio del descubrimiento y sus irregulares condiciones ocurriera en medio de la llamada Guerra de los Huesos resta aún más confiabilidad a la versión de la existencia de la criatura.

Tamaños promedio

Tamaño de un humano en comparación con el del Tyrannosaurus rex. 

Tamaño de un humano en comparación con el delTyrannosaurus rex.

La distribución geográfica de los dinosaurios comenzó a finales del Triásico, produciéndose drásticas variaciones en forma, comportamiento y tamaño.

No obstante, el significado de “tamaño promedio” no es tan sencillo de precisar. La evidencia actual sugiere diferentes valores para cada uno de los períodos geológicos involucrados.[1]

De acuerdo con Bill Erickson:

“Los estimados de dinosaurios medianos oscilan entre 500 kg y 5 toneladas [...] Ochenta por ciento de la biomasa de laFormación de Morrison del oeste de los Estados Unidos consistía en stegosaurus y saurópodos; este último promediaba las 20 toneladas [...]. El típico gran porte de los dinosaurios y el comparativamente pequeño tamaño de los mamíferos modernos ha sido cuantificado por Nicholas Hotton. Basándose en 63 géneros de dinosaurios, los datos de Hotton muestran una masa promedio que excede los 395.9 kg (el peso de un oso grizzly mediano), y una masa genéricamediana de cerca de dos toneladas (comparable a una jirafa). Esto contrasta marcadamente con mamíferos extintos (788 géneros) cuya masa promedio es de 631 gramos (la de un roedor pequeño). El dinosaurio no aviano más pequeño hallado hasta hoy era mayor que dos tercios de todos los mamíferos actuales; la mayoría de los dinosaurios eran mayores que todos los mamíferos vivientes con excepción de un 2% de los individuos”.[2]

Comportamiento

Las interpretaciones sobre el comportamiento de los dinosaurios soninferencias generalmente basadas en la posición de los restos fósiles, en su hábitat, en simulaciones por computadora de la biomecánica de sus organismos, y en comparaciones con animales actuales de similares nichos ecológicos. Como resultado del carácter especulativo de estas fuentes, el entendimiento actual del comportamiento recae principalmente en ladeducción científica y posee un espíritu fuertemente controversial. Sin embargo los científicos consideran que las actitudes propias de cocodrilos yaves, los seres vivos más cercanos a los dinosaurios, pueden ser extrapoladas en cierta medida con el fin de presentar un esquema de comportamiento posible para caracterizar al grupo.

Naturaleza gregaria

La primera evidencia directa de comportamiento gregario ocurrió al descubrirse en BernissartBélgica (1878), un yacimiento con 31 iguanodontes que habrían perecido juntos por ahogamiento al caer en una brecha profunda e inundada. El hallazgo de otros sitios que documentan muertes masivas y de pistas conteniendo abundantes huellas fosilizadas sugieren que el comportamiento de manada era común en varias especies de dinosaurios. Dichas huellas, a veces contadas de a miles, demuestran que géneros como Hadrosaurus, por ejemplo, podrían haberse movilizado en grandes grupos, tal como hoy lo hacen el bisonte americano o la gacela Springbok africana. Pisadas de saurópodos halladas en OxfordInglaterra, muestran que estos animales viajaban en grupos compuestos por diferentes especies.[3] Evidencia recolectada en Davenport RanchTexas, insinúa que algunos dinosaurios mantenían en el centro de la manada a los miembros juveniles para mayor defensa, posiblemente durante largas migraciones.[cita requerida]

Se ha especulado que el colosal tamaño de algunos saurópodos, sus formidables armas naturales, unidas a la protección adicional de la manada les podría haber conferido cierta invulnerabilidad, incluso frente a los terópodos más grandes. Sólo los individuos juveniles habrían sido presas potenciales de estos carnívoros. Por otro lado se cree que el desarrollo de estrategias cooperativas de caza podría haber facilitado a los atacantes el aislar a los adultos de las crías, lo que habría restaurado el equilibro poblacional.[cita requerida]

Patrones de anidación

El nido fosilizado de un Maiasaura con sus crias, descubierto en 1978. 

El nido fosilizado de unMaiasaura con sus crías, descubierto en 1978.

El descubrimiento de Jack Horner en 1978 de un nido de Maiasauria(“Lagarto partera”) en Montana, Estados Unidos, demostró que entre ornitópodos el cuidado paternal continuaba hasta mucho después del nacimiento.[4] [5]

Existe asimismo evidencia de que otros dinosaurios del Cretácico, como el saurópodo patagónico Saltasaurus, tenían un comportamiento similar para el anidamiento, y que los individuos se agrupaban en inmensas colonias tal como hoy lo hacen los pingüinos.

El maniraptor Oviraptor que vivió en la actual Mongolia hace 65-70 millones de años, fue descubierto en 1993 en una posición similar a la de una gallina en acto de empollar, lo que puede implicar que estaba cubierto de alguna capa aislante de plumas (o tejido afín) que mantenía al huevocaliente.[6] En su momento, se pensó que este singular terópodo de característicos cresta y pico habría tenido una alimentación basada en huevos.

Las marcas de pisadas también han confirmado un comportamiento paternal entre saurópodos y ornitópodos en la Isla de Skye, en el noroeste deEscocia.[7]

Nidos y huevos de los principales grupos de dinosaurios han sido descubiertos, y parece probable que los adultos hubieran tenido algún tipo de comunicación con sus crías, en forma similar a las aves actuales.[cita requerida]

Cortejo y apareamiento

Los adornos craneales de algunos dinosaurios, tales como crestas sagitales, cuernos, y demás protuberancias comunes en grupos comoMarginocephalia, podrían haber sido demasiado frágiles como para haber desempeñado algún rol activo en la defensa, por lo que los investigadores consideran que tenían un uso meramente demostrativo, especialmente relacionado con actividades de tipo sexual. Se conoce muy poco sobre elapareamiento o el territorialismo de estos animales. La naturaleza de la comunicación social entre dinosaurios también permanece en las sombras, a pesar de que ambas son activas áreas de la investigación actual. Por ejemplo, la evidencia reciente sugiere que las crestas huecas de los lambeosáuridospodrían haber funcionado como una cámara de resonancia con funciones devocalización. [cita requerida]

El Euoplocephalus fue un típico “dinosaurio acorazado” de la superfamilia Ankylosauria.

Sin embargo, algunos dinosaurios herbívoros efectivamente presentaban a veces formidables y efectivas defensas corporales, tales como las grandes placas óseas de los estegosaurios, los cuernos de los ceratopsianos, o las corazas de espinas de los anquilosaurios. Algunas de estas características —desarrolladas durante el Mesozoico— quizá desempeñaron funciones secundarias, como la de regulación térmica y de lucimiento para el apareamiento: se considera que todos los ceratopsianos, entre ellosTriceratops, usaban sus cuernos para defenderse o pelear entre ellos durante el cortejo.

Depredación

Un Allosaurus devorando carroña de un saurópodo. 

Un Allosaurus devorando carroña de un saurópodo.

Desde el punto de vista del comportamiento, uno de los fósiles más valiosos fue desenterrado en el Desierto de Gobi en 1971. Incluía un Velociraptoratacando a un Protoceratops,[8] lo que demostró la forma en que los dinosaurios se atacaban y defendían mutuamente. Mientras que actitudescanibalísticas entre terópodos no resultan sorprendentes,[9] éstas también fueron confirmadas por marcas de dientes obtenidas en fósiles deMadagascar en 2003.[10]

Se presume que algunos terópodos cazaban en manada, como Velociraptor, mientras que carnívoros más grandes como Tyrannosaurus lo hacían en solitario (otros investigadores sostienen que este último grupo pudo haber sido principalmente carroñero) [cita requerida].

Una de las razones por las cuales se piensa que los dinosaurios fueronendotérmicos es que la evidencia en su conjunto parece indicar que al menos los carnívoros fueron muy activos, desplegando mucha energía para perseguir y matar a sus presas. Las hipotéticas estrategias de caza de estos animales implican cierto desarrollo de la inteligencia, agilidad y fuerza, que hacen necesaria una fisiología más avanzada. [cita requerida]

Biomecánica

Existen pruebas de especies que trepaban árboles como el Microraptor y también se tiene constancia de algunas que cavaron madrigueras como el hipsilofodóntido Oryctodromeus. Esto es bastante sorprendente si se tiene en cuenta que estas actividades eran comunes en los mamíferos delCenozoico. Acerca de la fenomenología del movimiento, la biomecánica ha producido avances significativos. Por ejemplo, el estudio de las fuerzas ejercidas por los músculos y la gravedad en el esqueleto de estos animales mostraron cuan velozmente podían desplazarse.[11] [12]

Existen sospechas de que algunos diplodócidos podrían haber creadoestampidos sónicos mediante la ondulación de sus colas en forma delátigo.[13] Sin embargo, esta afirmación está siendo investigada ya que los huesos de la cola serían demasiado frágiles para aguantar el gran impacto que supondría que actuasen como un látigo, y las vértebras se quebrarían, por lo que no resulta un comportamiento muy efectivo.

Finalmente, se ha investigado si los terópodos gigantes tenían que controlar su velocidad al arremeter contra sus presas para evitarse heridas fatales,[14]y si los saurópodos podían flotar en agua.[15]

Fisiología

Esqueletos de dinosaurios expuestos en el Museo Real de OntarioCanadá.

Los reptiles como los lagartos y serpientes son ectotérmicos (también llamados “de sangre fría”), es decir, obtienen la mayor parte de su calor corporal del Sol. Este tipo de fisiología requiere en general menos alimentos, agua y oxígeno para mantener al individuo activo. Estos animales son capaces de respuestas enérgicas aunque breves, caracterizadas por reacciones de súbita velocidad seguidas por períodos prolongados de reposo; es decir no pueden mantener una actividad vigorosa durante lapsos extensos. El consenso entre los estudiosos, inicialmente inclinado hacia la naturaleza ectotérmica, fue modificado tras los trabajos que Robert T. Bakker publicó en 1968. Hoy el punto de vista predominante favorece la versión endotérmica, o de “sangre caliente”, basándose en evidencia creciente:

  • Las extremidades debajo del cuerpo de los dinosaurios sugieren un estilo de vida activo, particularmente en el caso de los terópodos.
  • Las crías de dinosaurios podían crecer rápidamente (esto se sabe gracias a estudios de desarrollo comparado en diversos géneros), como las de los mamíferos y las aves.
  • Hubo géneros cuya piel se hallaba cubierta por formaciones filamentosas muy similares a plumas, que podrían haber desempeñado un papel de aislamiento térmico. Útil para un animal endotermo pero que dificultaría el asoleamiento de un ectotermo.
  • La estructura física de los terópodos era semejante a la de las aves.
  • Hubo dinosaurios que habitaron en regiones semipolares, donde ningún animal ectotermo podría haber existido.
  • La conformación de los canales venosos presentes en el ánima ósea es muy similar a la de los mamíferos y aves actuales.

La complejidad del problema radica en el hecho que la endotermia puede desarrollarse por medio de más de un mecanismo. La mayoría de las discusiones sobre el tema tienden a comparar a los dinosaurios con los pájaros o los mamíferos, que gastan energía para elevar la temperatura del cuerpo. Aves y mamíferos pequeños añaden otro recurso: el aislamiento térmico, compuesto por tejidos como grasa, dermis gruesa, o plumas, que retrasan la pérdida de calor. Sin embargo, los mamíferos grandes, tales como los elefantes, hacen frente a otro problema debido a su cociente relativamente pequeño entre superficie y volumen (principio de Haldane). Este cociente relaciona el volumen de un animal con el área de su piel: al duplicarse las dimensiones de una criatura, su área superficial se cuadruplica mientras que el volumen se octuplica. En cierto punto, la cantidad de calor irradiado a través de la piel es superada por la cantidad de calor producida dentro del cuerpo por el metabolismo, forzando a estos grandes animales a utilizar métodos adicionales para evitar el recalentamiento. En el caso particular de los elefantes, han desarrollado diversas tácticas evolutivas como pérdida del pelo, extensos pabellones auriculares que aumentan el área superficial sin incrementar significativamente el volumen, y adaptaciones del comportamiento, como por ejemplo el rociar agua sobre sus propios cuerpos y practicar baños de fango refrescantes en forma periódica.

Los dinosaurios de grandes dimensiones deberían haber enfrentado una problemática similar. Muchos investigadores creen que son justamente estas grandes proporciones las que les habrían permitido conseguir propiedades endotérmicas al mantener templado el interior de sus cuerpos por simple acumulación pasiva de calor y sin contar con los mecanismos activos propios de criaturas más evolucionadas. Esta hipótesis, sin embargo, no puede explicar cómo los dinosaurios más pequeños —que formaban la mayoría del ecosistema— podían mantener los niveles de actividad que sus características físicas parecen insinuar, por lo que el debate continúa.[16]

Dinosaurios emplumados y la conexión con las aves

Artículo principal: Dinosaurios emplumados
Modelo del Archaeopteryx lithographica basado en evidencia fósil, en exhibición en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford. 

Modelo del Archaeopteryx lithographica basado en evidencia fósil, en exhibición en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford.

Se ha probado sólidamente que existió una transición evolutiva desde ciertos dinosaurios hacia las aves. Las aves son claramente monofiléticas y sus primeros representantes se encuentran en el Jurásico (Protoavis, del Triásico, fue propuesto como ave pero se trata de un fósil de interpretación muy dudosa).

Plumas

Archaeopteryx, la primera ave, fue descubierta en 1861. El espécimen original fue encontrado en las areniscas de Solnhofen en Alemaniameridional, una destacable y poco común formación geológica conocida por sus extraordinariamente bien conservados fósiles. Archaeopteryx es un fósil transicional con características claramente atribuibles a modernos reptiles y a aves por igual. Hallado dos años después de la publicación de El origen de las especies de Charles Darwin, su descubrimiento y probable rol de “eslabón perdido” catapultó el debate entre evolucionistas y creacionistas. Esta ave primitiva es tan similar a un dinosaurio que, cuando las plumas no estaban preservadas en improntas fósiles, sus ejemplares fueron confundidos con individuos del género Compsognathus.

Desde los años 1990 se ha encontrado un número creciente de dinosaurios no avianos con plumas, lo cual proveyó evidencia adicional de la relación directa entre dinosaurios y pájaros. Los fósiles involucrados presentan rasgos de aves, incluyendo plumas que no son exactamente como las de las aves actuales, sino que reúnen algunas características intermedias entre elpelo y el plumón, útiles para cubrirse del frío. Este tipo de pluma, más conocida como “protopluma“, es aparentemente la precursora del tipo que las aves modernas poseen. Entre los dinosaurios emplumados descubiertos hasta ahora están BeipiaosaurusCaudipteryxDilongMicroraptor,ProtarchaeopteryxShuvuuiaSinornithosaurusSinosauropteryx yJinfengopteryx. También se han encontrado huellas de dinosaurios terópodos, las cuales se asemejan llamativamente a improntas de aves. Entre los dromeosáuridos, los dinosaurios más próximos a las aves, se encuentra al menos un género alado y dotado de plumas asimétricas (aerodinámicas): el Microraptor. Otros dromeosáuridos posteriores, como el Velociraptor, podrían haber evolucionado a partir de formas con alas.

La mayoría de estos especímenes han sido exhumados en la provincia deLiaoning en el noreste de China, que fue parte de un continente aislado durante el Cretáceo. A pesar de que rastros de plumas han sido encontrados sólo en la formación Yixian y otros pocos sitios, es probable que dinosaurios similares en otras partes del mundo también hayan estado cubiertos por plumas. La falta de restos fósiles de plumaje a escala planetaria puede deberse al hecho de que las estructuras delicadas como piel, pelo y plumas no son preservadas por las usuales condiciones de fosilización, lo que dificulta su presencia en el registro fósil.

Esqueleto

Esqueleto del Tyrannosaurus rex en el Naturmuseum Senckenberg de Fráncfort. 

Esqueleto del Tyrannosaurus rex en el Naturmuseum Senckenberg de Fráncfort.

Los dinosaurios y las aves comparten muchas características: se han identificado más de cien rasgos anatómicos aviares —especialmente esqueléticos— en común con los terópodos maniraptores, aceptados generalmente como sus parientes más cercanos. Algunos de estos rasgos en común se presentan en el cuello, pubis, muñeca, extremidades superiores,clavículaomóplato, cerco y huesos pectorales. [17] Todo esto afirma la idea de que ciertos dinosaurios fueron efectivamente los antepasados de las aves, a cuya forma convergieron en un largo proceso de adaptaciones anatómicas y fisiológicas.

Similitudes reproductivas

Un reciente descubrimiento efectuado en un esqueleto de Tyrannosaurus rex suministró pruebas adicionales del origen dinosauriano de las aves y, por primera vez, permitió a los paleontólogos establecer el sexo de un dinosaurio. Cuando depositan sus huevos, las aves hembras desarrollan un tipo especial de tejido óseo en sus extremidades, llamado hueso medular, rico en calcio, que forma una capa dentro del hueso duro exterior, y que sirve para formar la cáscara del huevo. La presencia de esta clase de tejido óseo en el tuétano de porciones de los restos de las patas traseras delTyrannosaurus sugiere que este animal usó estrategias reproductivas similares.

Pulmones

Los grandes dinosaurios carnívoros tuvieron un sistema de sacos de aire similar al que se encuentra en las aves modernas, de acuerdo a una investigación dirigida por Patrick O’Connor, de la Universidad de Ohio. Lospulmones de los terópodos probablemente empujaban aire hacia sacos vacíos en sus esqueletos, como en el caso de las aves. “Lo que una vez fue formalmente considerado exclusivo de las aves estuvo presente de alguna forma en sus ancestros”, declaró O’Connor. El estudio fue parcialmente financiado por la Fundación Nacional para la Ciencia estadounidense.[18]

El corazón y la postura durante el sueño

Análisis de cavidades pectorales de dinosaurios hechas con tomografíacomputarizada en 2000 revelaron aparentes remanentes de complejoscorazones de cuatro cavidades, parecidos a los que hoy tienen los mamíferos y las aves. Un fósil de Troodon recientemente descubierto demuestra que estos dinosaurios durmieron como ciertas aves actuales, con sus cabezas escondidas bajo los brazos, postura que ayuda a conservar el calor craneal.[19] Este comportamiento pudo haber ayudado a mantener la cabeza caliente.

Gastrolitos

Otra prueba de que los dinosaurios y las aves están estrechamente relacionados es la ingestión de piedras con fines digestivos, las que son tragadas por estos animales y ayudan a triturar las fibras resistentes de la comida cuando entran al estómago. Encontradas en asociación con fósiles, estas rocas son denominadas gastrolitos. Debido a que piedras identificables como pertenecientes a cierta formación geológica pueden haber sido engullidas en un lugar y trasladadas dentro del animal en sus desplazamientos, los paleontólogos a veces las usan para establecer posibles rutas de migración.

Tejido blando en fósiles de dinosaurios

Uno de los mejores ejemplos de impresiones fósiles de tejido blando de dinosaurio se descubrió en PetraroiaItalia. El hallazgo fue informado en1998, y la huella se describió como “dejada por un espécimen pequeño”, un muy joven coelurosáurido, Scipionyx samniticus. El fósil incluye porciones de intestinoscolonhígadomúsculos y tráquea de este dinosaurio inmaduro.[20]

En el número de marzo de 2005 de la revista Science, la Dra. Mary Higby Schweitzer y su equipo anunciaron el descubrimiento de una materia flexible que parece ser tejido suave de la pierna de un Tyrannosaurus rex de 68 millones de años de antigüedad en la formación del Riachuelo del Infierno, en Montana, Estados Unidos. Después de la recuperación, el tejido fue rehidratado por el equipo científico.

Cuando el hueso fosilizado fue tratado durante varias semanas para separar el contenido mineral de la cavidad del tuétano (un proceso llamadodesmineralización), Schweitzer encontró pruebas de estructuras intactas como vasos sanguíneos, matriz ósea y tejido conectivo (fibras óseas). Analizado bajo el microscopio, el tejido reveló contener microestructuras intactas incluso hasta el nivel celular. La naturaleza y composición exactas del material no están todavía claras, aunque muchas notas de prensa exageradamente relacionaron el hallazgo con el tema de la novela Parque Jurásico. La interpretación del descubrimiento, así como su importancia relativa, todavía están siendo discutidas.[21]

Origen y evolución

Los dinosaurios surgieron hace aproximadamente 230 millones de años, en el período Triásico, unos 20 millones después de que la extinción masiva del Pérmico-Triásico hiciera desaparecer un 95 por ciento de toda la vida en laTierra.[22] [23] Dataciones radiométricas de fósiles de la especie temprana de dinosaurio Eoraptor revelan su existencia en este momento. La mayoría de los paleontólogos cree que el Eoraptor se parece al ancestro común de todos los dinosaurios.[24] De ser esto cierto, los primeros de estos animales habrían sido pequeños predadores bípedos.[25]

Aún así, el Herrerasaurus fue sin dudas un dinosaurio más antiguo y muestra rasgos similares con el Saltoposuchus y otros de su grupo de tecodontos.

Las primeras pocas líneas de dinosaurios primitivos se diversificaron rápidamente durante el resto del Triásico, y estos seres desarrollaron prestamente características y variedad de tamaños adaptados a la vida en casi todos los nichos ecológicos terrestres. Se debió a la gran adaptabilidad que poseían para su dieta, agilidad e inteligencia de algunos seres como elCoelophisis al compararse con otros tipos de reptiles.

Durante la era de su predominancia, la Mesozoica, casi todos los animales terrestres de más de un metro de largo eran dinosaurios. Con la nueva reforestación durante el jurásico y el predominio de las grandes coníferas y praderas de pteridófitos muchos grupos (y se establecían los dos órdenes y sus respectivos y principales subórdenes). Tanto herbívoro como carnívoros crecieron a un gran ritmo adaptándose al follaje. Los más conocidos son los saurópodos que habitaron todo el mundo. Poseían dientes estrechos y largos para masticar estas plantas e incluso tragaban rocas para su digestión, llamados gastrolitos. Los demás consumían un follaje más bajo como el Stegosaurus y el Camptosaurus . Los carnívoros desarrollados en este orden fueron los carnosaurios, mientras los celurosaurios preferían carroña, huevos o insectos.

Durante el cretácico los dinosaurios invadieron todo el planeta, desde elSahara por el Ouranosaurus hasta la Antártida por el Cryolophosaurus. Con la diversificación de las angiospermas aparecieron nuevos herbívoros como el Saurolophus. Respecto a éstos, a diferencia de la primera teoría, se sabe que no desterraron del todo al ecosistema jurásico. Es demostrado enSudamérica y África cuando los saurópodos como el Argentinosaurusalcanzaron sus tamaños límites al igual que los carnívoros como elGiganotosaurus.

También se desarrolló el tipo de adaptación defensiva presente en tireóforosmarginocéfalos.

La gran extinción del Cretáceo acabó con todos los dinosaurios no avianos (o quizás casi todos, véase sobre esto más abajo).

Clasificación

Artículo principal: Clasificación de los dinosaurios

Los dinosaurios (incluyendo las aves) son arcosaurios, como los modernos cocodrilos. Los cráneos diápsidos de los arcosaurios tienen dos agujeros localizados donde los músculos de mandíbula atan, llamado fenestra temporal. La mayor parte de reptiles (incluyendo a las aves) son diápsidos; mamíferos, con sólo una fenestra temporal, son llamados sinápsidos; y lastortugas, sin fenestra temporal, son anápsidos. Anatómicamente, los dinosaurios comparten muchas otras características de arcosaurio, incluyendo los dientes que nacen de alveolos más bien que como las extensiones directas de las mandíbulas. Dentro del grupo Archosauria, los dinosaurios son diferenciados el más perceptiblemente por su paso. Las piernas de dinosaurio se extienden directamente bajo el cuerpo y son rectas, mientras que las piernas de lagartos y cocodrilos se extienden hacia fuera, sobresaliendo. Todos los dinosaurios eran animales terrestres.

Muchas otras clases de reptiles vivieron en la era Mesozoica, con los dinosaurios. Algunos de éstos son comúnmente, pero incorrectamente, considerados como dinosaurios, incluyendo a los plesiosaurios (que no están relacionados estrechamente con los dinosaurios) y los pterosaurios, que se desarrollaron separadamente de antepasados reptiles de finales del Triásico.

Los dinosaurios están divididos en dos órdenes, Saurischia y Ornithischia, los cuales se basan en la estructura de la cadera. Los saurisquios (del griego para Pelvis de lagarto) son dinosaurios que al principio conservaron la estructura de la cadera de sus antepasados. Ellos incluyen todo losterópodos (carnívoros bípedos) y saurópodos (herbívoros de cuello largo). Los ornitisquios (del griego para Pelvis de ave) son el otro orden de dinosaurios, la mayoría de éstos eran cuadrúpedos herbívoros.

Estructura pélvica en Saurischia. 

Estructura pélvica en Saurischia.

Estructura pélvica en Ornithischia. 

Estructura pélvica en Ornithischia.

Árbol filogenético

                    __________________________ Neornithischia †
                   |
    _ Ornithischia_
   |               |__________________________ Thyreophora †
   |
___|                                  ________ Prosauropoda †
   |              _ Sauropodomorpha__|
   |             |                   |________ Sauropoda †
   |             |
   |_ Saurischia_|
                 |              ______________ Ceratosauria †
                 |             |
                 |             |______________ Carnosauria †
                 |             |
                 |_ Theropoda__|           ___ Aves
                               |__________|
                                          |___ Dromaeosauridae

Clasificación de las aves

Existe consenso casi universal entre los paleontólogos de que las aves descienden de alguna línea del grupo de los terópodos.[17] En efecto, ambos taxones comparten una serie de características muy afines, entre las que destacan como especificaciones clasificatorias:

  • Único cóndilo occipital (articulación del cráneo con la primera vértebra).
  • Única apófisis uncinada en las costillas.
  • Presencia de cuatro dedos en los miembros posteriores.

Es entonces posible aplicar la definición cladística estricta que sostiene que todos los descendientes de un único ancestro común forman un clado, con lo que las aves actuales resultan ser dinosaurios, de lo que se deduce que éstos no están extintos.

Hay también consenso en que las aves se clasifican como pertenecientes al subgrupo Maniraptora, incluido en los celurosaurios, que son a su vez terópodos, saurisquios y dinosaurios.

Los paleontólogos de vertebrados usan frecuentemente la nomenclatura filogenética, que clasifica a las aves como dinosaurios. Por motivos prácticos, en la literatura científica actual sobre dinosaurios suele denominarse “dinosaurios no avianos” a todos los miembros de Dinosauria excepto las aves.

La vida de los dinosaurios

Los dinosaurios proliferaron desde mediados del período Triásico hasta el final del Cretáceo (210-225 a 65 millones de años atrás), momento en que la mayoría de ellos, con excepción de las aves, se extinguieronrepentinamente.

Estos grandes reptiles dominaron la Tierra durante la era Mesozoica (o Secundaria). Los herrerasaurios y los prosaurópodos fueron unos de los primeros grupos de dinosaurios en dar lugar a formas más evolucionadas. Los saurópodos y terópodos crecieron en tamaño y se dispersaron por todos los actuales continentes. En este período también aparecieron los primerosornitisquios como el Stegosaurus. Ya en el Cretácico la variedad anatómicay la distribución geográfica del grupo alcanzaron su apogeo. Pero finalmente colapsaron ante un fenómeno de proporciones globales aún no enteramente explicado en lo que fue la última extinción masiva a escala planetaria hasta nuestros días.

A pesar de su desaparición, los dinosaurios han cautivado la imaginación humana desde que se empezaron a hallar sus restos a comienzos del siglo XIX. Suelen ser protagonistas centrales en variados elementos de la culturapopular reciente: novelas, películas cinematográficashistorietas yvideojuegos.

La vida antes de los dinosaurios

Pintura representando al ambiente del Devónico. 

Pintura representando al ambiente del Devónico.

Hace 3.000 millones de años la vida animal estaba circunscrita al agua. Los primeros seres vivos de la Tierra fueron organismos unicelulares muy simples. Había bacteriasprotozoosesporozoosalgas cianofíceas, etc. Luego aparecieron animales pluricelulares simples a los cuales se llamavendozoos; estos seres ediacáricos evolucionaron a las raras formas de vida del período Cámbrico, ya completamente pluricelulares. Millones de años después el oxígeno disuelto en el agua alcanzó una concentración suficiente como para que formas más avanzadas como trilobitesammonitespeces yeuriptéridos se hicieran muy abundantes. A mediados del Silúrico ya había plantas vasculares pero sin hojas ni flores como la Cooksonia. También huboinsectos y miriápodos, los cuales fueron los primeros animales en adaptarse a la tierra. Ya en el Devónico, se diversificaron los peces placodermos, y otros como el Eusthenopteron evolucionaron a los primeros anfibios. Unos millones de años después de la extinción del Devónico ya existían bosques espesos en los que habitaban arañas y libélulas gigantes; fue en este escenario donde los primeros reptiles hicieron su aparición. Después del período Carbonífero éstos se expandieron ampliamente y evolucionaron muchos nuevos grupos, entre los que estaban los ornitodiros y los anteriormente llamados tecodontos, que después de la gran extinción del Pérmico dieron origen a los dinosaurios.

La vida después de los dinosaurios

Cuando muchas especies de dinosaurios se extinguieron, los mamíferos se hicieron con sus nichos ecológicos y conquistaron rápidamente todos los continentes. Entre los más notables estaban los marsupialescreodontos,roedorescetáceosproboscídeosartiodáctilos y perisodáctilos. En elTerciario vivieron los ancestros de muchos mamíferos actuales. Evolucionaron también aves cazadoras gigantes como el Diatryma, y los continentes fueron tomando la forma actual. A finales del Terciario aparecieron los primeros homínidos. Ya en el Cuaternario se produjo la última de las glaciaciones (“eras del hielo”), en la que los mamíferos gigantes como el mamut, el rinoceronte lanudo y el megaloceros proliferaron. Estas grandes bestias eran cazadas por el Homo erectus y H. neanderthalensis, los cuales fueron reemplazados en el Holoceno por el actual H. sapiens.

Extinción

Artículo principal: Extinción de los dinosaurios

Esta extinción fue la causante de la desaparición definitiva de los dinosaurios, los ammonites, y algunas aves y mamíferos primitivos. Existen multitud de hipótesis para explicar este singular fenómeno:

Colisión de un asteroide

El cráter de Chicxulub en la peninsula de Yucatán, lugar de impacto del meteorito que habria causado la extinción de los dinosaurios. 

El cráter de Chicxulub en lapenínsula de Yucatán, lugar de impacto del meteorito que habría causado la extinción de los dinosaurios.

La teoría de la colisión de un asteroide con la Tierra, la más ampliamente aceptada actualmente, fue propuesta por el físico estadounidense Luis Walter Álvarez y su hijo, el geólogo Walter Álvarez a finales de los años 1970. Explica que la gran extinción de finales del período Cretácico comenzó con la caída de un bólido a la Tierra. Esta clase de meteorito habría hecho impacto en la península de YucatánMéxico hace aproximadamente 65,5 millones de años. Álvarez notó un aumento repentino de los niveles registrados de iridio (elemento abundante en cierta clase de meteoroides), a escala global en el estrato de rocas correspondientes al período Cretácico, sugiriendo la existencia de una catástrofe de proporciones mundiales. La mayor parte de las pruebas actuales parece confirmar en efecto que unplanetesimal de 10 kilómetros de diámetro impactó en los alrededores de la península de Yucatán, creando el cráter de Chicxulub de 170 kilómetros de diámetro y provocando una cadena de extinciones en masa. Los científicos no están todavía seguros de si las poblaciones de dinosaurios prosperaban o disminuían inmediatamente antes del acontecimiento del cataclismo, aunque algunos grupos consideran que podrían haber existido dinosaurios aún a principios del Cenozoico.

Aunque la velocidad de la extinción no pueda ser deducida del registro fósil, varios sugieren que el proceso fue sumamente rápido. El acuerdo general entre los científicos que apoyan esta teoría consiste en que el impacto causó una debacle que se desarrolló de dos formas: directamente (por la energíadisipada durante el impacto de meteorito) y también indirectamente (a través de un enfriamiento mundial de la temperatura ambiente, causada por la materia expulsada del cráter de impacto, que reflejó la radiación termal del Sol hacia el espacio exterior).

Múltiples colisiones o La Nube de Oort

Esta teoría es similar a la de Álvarez en el sentido que hace participar a eventos originados en la mecánica celeste. Propone que una corriente decometas fue desalojada de la nube de Oort debido posiblemente a la influencia gravitacional causada por una estrella en órbita extraordinariamente cercana. Uno o varios de estos hipotéticos objetos colisionaron con la Tierra en una seguidilla de muy alta frecuencia, causando profundos cambios ecológicos que precipitaron el final. Al igual que con el impacto de un único asteroide, el resultado de este bombardeo de cometas habría sido un descenso repentino y acusado en las temperaturas globales, cambio al que buena parte de las especies vivientes no pudieron adaptarse.[26]

Cambios climáticos

A finales del período Cretácico no existían los casquetes polares, estimándose que los niveles del mar eran de 100 a 250 metros más altos que los actuales. La temperatura del planeta era también mucho más uniforme, con sólo 25 grados Celsius de diferencia entre los registros polares promedio y los del Ecuador. Por regla general, la temperatura atmosférica promedio era también mucho más elevada; los polos, por ejemplo, eran 50°C más calientes que hoy en día.[27] [28]

La composición química de la atmósfera durante la era de los dinosaurios era asimismo muy diferente a la actual. Los niveles de dióxido de carbonopresentaban una concentración 12 veces mayor, y el oxígeno formaba del 32 al 35% de la atmósfera, comparado con el 21% actual. Sin embargo durante elCretácico tardío, el ambiente experimentó un cambio radical. La actividad volcánica disminuyó gradualmente, lo que condujo a un ciclo de enfriamiento e hizo que los niveles de dióxido de carbono atmosférico comenzaran a caer. Al mismo tiempo, la concentración de oxígeno en la atmósfera también comenzó a fluctuar con tendencia netamente descendente. Algunos científicos suponen que el cambio del clima, combinado con niveles de oxígeno inferiores a los presentes, podría haber conducido directamente a la desaparición de muchas especies. Si los dinosaurios tuvieron sistemas respiratorios similares a aquellos comúnmente encontrados en las aves modernas, puede haberles sido particularmente difícil el desenvolverse con niveles de oxidanterápidamente decrecientes, considerando las enormes demandas de sus voluminosos cuerpos. [cita requerida]

Posibles dinosaurios no avianos en el Cenozoico

En el 2002, los paleontólogos James E. Fassett y Robert A. Zielinski reportaron el hallazgo de un hueso de la pata de un Hadrosaurus en El Ojo,Nuevo México (Estados Unidos). Los restos datan de principios delPaleoceno, aproximadamente hace 64,5 millones de años. El descubrimiento es de excepcional significación científica, pues sugiere que algunos —quizá unos pocos— dinosaurios existieron aún en la Tierra por lo menos hasta medio millón de años después de la gran extinción. A estos sobrevivientes se los llama “Dinosaurios del Cenozoico”.[29] Se ha indicado que una explicación alternativa —y de impacto mucho menos dramático— podría ser que los restos hubieran sido desplazados hacia un estrato más reciente debido a tenues movimientos de tierra. [cita requerida] No hay que olvidar que la teoría del meteorito como único causante de la desaparición es poco plausible, y por consiguiente cualquier otro causante tardaría varios millones de años en desarrollar su actividad destructiva por completo, por lo que es posible que los restos de hadrosáuridos no fuesen más que los huesos de los últimos supervivientes de la gran extinción dinosauriana.

Reviviendo dinosaurios

Insecto atrapado en resina. 

Insecto atrapado en resina.

En años recientes ha habido creciente especulación sobre el empleo debiotecnología con el fin de devolver dinosaurios a la vida. En la novela deMichael Crichton Parque Jurásico se describe un método idealmenteposible. En esa obra, la sangre de dinosaurio del tracto digestivo de unmosquito mesozoico fosilizado (suspendido en ámbar, es decir, resinasolidificada de árboles) es usada por un grupo de científicos para recuperarADN (ácido desoxirribonucleico) de dinosaurio, llenando las lagunascromosómicas con genes de una especie moderna de rana para luego crear un embrión a partir del material genético resultante.

Con la tecnología actual resulta, sin embargo, casi imposible resucitar dinosaurios de esta manera. Un problema con el método de extracción en ámbar es que el ADN se degrada con el tiempo por la exposición al aire, el agua y la radiación natural, haciendo improbable que tal operación recupere una cantidad suficiente de material genético útil (la corrupción del ADN puede medirse por una prueba de racemización de la muestra).

Extracciones exitosas de ADN antiguo de fósiles de dinosaurios han sido reportadas en dos ocasiones independientes, pero tras ser sometidas a posterior inspección y revisión por pares, ninguna de las afirmaciones pudo ser confirmada. Además resulta muy improbable la devolución de estas criaturas a la vida puesto que no resulta viable la mayoría del ADN encontrado. Aun así se sigue investigando.[30]

No obstante, un modelo teórico de secuencias de péptidos de un dinosaurio ha sido deducido usando métodos analíticos de reconstrucción filogenética a partir de secuencias de genes de especies vivas de reptiles y aves.[31]

Incluso si el ADN de un dinosaurio pudiera ser reconstruido, sería sumamente difícil cultivar dinosaurios usando la tecnología disponible ya que no existen especies vivas suficientemente relacionadas como para proporcionar cigotos o un ambiente apropiado para el desarrollo embrionario.

Estudio

Artículo principal: Paleontología de dinosaurios

El conocimiento sobre los dinosaurios ha sido obtenido a través de una variedad de registros fósiles, óseos y no óseos, como huesos fosilizados,heces, veredas, gastrolitos, plumas, impresiones de piel, órganos internos ytejido blando.[20] [32] Varios campos de estudio contribuyen a nuestro conocimiento paleontológico de estas bestias, incluyendo, además de labiología, la física y la química.

Descubrimiento

Los fósiles de dinosaurio son conocidos desde hace milenios, aunque su naturaleza verdadera no fuera entendida; los chinos pensaron que tales huesos eran de dragones, mientras los europeos creyeron que eran los restos de gigantes y otras criaturas muertas durante el Diluvio Universal.

La primera especie de dinosaurio identificada y nombrada fue el Iguanodon, descubierto en 1822 por el geólogo inglés Gideon Mantell, quien reconoció semejanzas entre sus fósiles y los huesos de las actuales iguanas. Dos años más tarde, el Reverendo William Buckland, un profesor de geología de laUniversidad de Oxford, desenterró los huesos fosilizados de Megalosaurusbucklandii en una cantera de Stonesfield, al norte de Oxford. Buckland fue la primera persona en describir su hallazgo en un diario científico.

El estudio de estos “grandes lagartos fósiles” pasó a ser un sumo interés para científicos europeos y americanos: en 1842 el paleontólogo inglés Richard Owen creó el término “dinosaurio”. Reconoció que los restos que habían sido encontrados hasta ese momento, Iguanodon, Megalosaurus eHylaeosaurus, compartían un número de rasgos distintivos, y decidió presentarlos como un grupo taxonómico distinto. Con el apoyo del príncipeAlberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, marido de la Reina Victoria, Owen estableció el Museo de Historia Natural en Kensington Sur, Londres, para mostrar la colección nacional de fósiles de dinosaurios y otros objetos de interés biológico y geológico.

Othniel Charles Marsh (fotografia del siglo XIX). 

Othniel Charles Marsh(fotografía del siglo XIX).

Edward Drinker Cope (fotografia del siglo XIX). 

Edward Drinker Cope(fotografía del siglo XIX).

En 1858 se descubrió el primer dinosaurio en territorio estadounidense en unos pozos de marga en el pequeño pueblo de HaddonfieldNueva Jersey(aunque los fósiles hubieran sido hallados antes, su naturaleza no había sido correctamente establecida). La criatura fue llamada Hadrosaurus foulkii, por el autor del hallazgo, William Parker Foulke. Fue un descubrimiento sumamente importante: el primer esqueleto de dinosaurio encontrado casi completo, en el cual se evidenciaba una postura claramente bípeda.

Se trataba de una revelación revolucionaria, ya que hasta aquel momento la mayor parte de los científicos creía que los dinosaurios caminaban en cuatro patas como los lagartos de hoy en día. Los descubrimientos de Foulke provocaron una verdadera “manía de dinosaurios” en los Estados Unidos.

Esta “manía de dinosaurios” fue ejemplificada por la rivalidad feroz entreEdward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh. Ambos entablaron una salvaje competencia para ver quién descubría más dinosaurios, enfrentamiento que posteriormente fue conocido como la Guerra de los Huesos. La contienda probablemente se originó cuando Marsh públicamente indicó que la reconstrucción de Cope del esqueleto del Elasmosaurus era errónea: Cope sin querer había colocado la cabeza de un plesiosaurio en donde debieron haber ido las vértebras finales de la cola.

La lucha entre los dos científicos cavadores duró más de 30 años, finalizando en 1897 cuando Cope murió tras haber gastado toda su fortuna en la búsqueda. Marsh ganó la competición principalmente porque estaba mejor financiado debido a su relación con la United States Geological Survey. Lamentablemente, muchos espécimenes valiosos fueron destruidos debido a los toscos métodos del dúo; por ejemplo, sus excavadores a menudo usaban dinamita para desenterrar huesos (un método que horrorizaría a los paleontólogos modernos). A pesar de este bárbaro modus operandi, las contribuciones de ambos a la paleontología fueron notables; Marsh desenterró 86 nuevas especies de dinosaurios y Cope descubrió 56, un total de 142. La colección de Cope puede contemplarse hoy en día en elMuseo Americano de Historia Natural en Nueva York, mientras que la de Marsh fue expuesta en el Museo Peabody de Historia Natural, en laUniversidad de Yale.[33]

En 1897, la búsqueda de fósiles de dinosaurios se había extendido a todos loscontinentes, incluyendo la Antártida. El primer dinosaurio hallado en el continente helado fue el Antarctopelta, encontrado en la Isla de Ross en1986. Unos años después, en 1994, fue descubierta otra especie antártica, elCryolophosaurus ellioti, formalmente llamado y descrito en un diario científico.

Se han hallado restos de dinosaurios en los cinco continentes. La ubicación transoceánica de varias especies idénticas corrobora la teoría generalmente aceptada de que todas las masas terrestres estuvieron unidas en un único supercontinente llamado Pangea, que comenzó a desintegrarse en el Triásico, hace unos 230 millones de años, en el mismo momento de la aparición de los primeros dinosaurios.[34]

Los más productivos puntos de hallazgo de dinosaurios actualmente incluyen el sur de Sudamérica (especialmente la Argentina) y China. Este último país en particular ha producido muchos excepcionales especímenes de dinosaurios emplumados debido a la geología única de sus yacimientos, así como un clima árido que favorece la fosilización.

El reciente “renacimiento de los dinosaurios”

El campo de investigación de los dinosaurios ha disfrutado de una oleada en la actividad que comenzó en los años 1970 y sigue en curso. Esto fue provocado, en parte, por el descubrimiento de John Ostrom delDeinonychus, un depredador activo que pudo haber sido de “sangre caliente” (endotermia), en contraste marcado con la imagen predominante de los dinosaurios como inactivos y de “sangre fría” (ectotermia). La paleontología de vertebrados, posiblemente la disciplina científica primaria en la investigación de dinosaurios, se ha convertido en una ciencia global. Nuevos e importantes descubrimientos de dinosaurios han sido hechos por paleontólogos que trabajan en regiones antes inexplotadas, incluyendoIndiaSudaméricaMadagascar, la Antártida, y la más considerable, China . El uso extendido de la cladística, que analiza rigurosamente las relaciones entre organismos biológicos, también ha demostrado ser tremendamente útil en la clasificación de dinosaurios. El análisis cladístico, entre otras técnicas modernas, ayuda a compensar un registro de fósil a menudo incompleto y fragmentario.

En la cultura popular 

Modelo animatrónico de un Tyrannosaurus rex. 

Modelo animatrónico de unTyrannosaurus rex.

Desde el punto de vista de los seres humanos, los dinosaurios son criaturas que llaman la atención por su gran tamaño y su aspecto fantástico. Por este motivo han cautivado la imaginación de la gente y se han hecho famosos en la cultura popular desde finales del siglo XIX. Las exposicionesparques temáticos y museos dedicados al tema en todo el mundo satisfacen y refuerzan el interés del público. El interés popular por los dinosaurios se refleja también en una larga serie de obras de ficción y documentales a ellos dedicados.

Ejemplos notables de obras de ficción en las que los dinosaurios son protagonistas son la novela El mundo perdido, de Arthur Conan Doyle; la película de 1933 King Kong; y la serie japonesa Godzilla. La convivencia (que jamás se dio) entre dinosaurios y seres humanos es un tema que se repite en la ficción. Entre las películas que plasman esta idea están El valle de Gwangi (1969) y Hace un millón de años (1966). Mediante el empleo de técnicas de animación de stop-motion y modelos a escala, Ray Harryhausendesarrolló para ambos filmes notables escenas de dinosaurios de inédito realismo. En la literatura y las películas antiguas, estos animales suelen mostrarse como similares a lagartos, carentes de inteligencia y de lento deambular.

Más recientemente, la representación de los dinosaurios en obras dirigidas al consumo popular ha tendido a reflejar mejor el moderno entendimiento científico en la materia. En particular, el desarrollo y refinamiento deimágenes generadas por computadora ha producido una revolución en la imagen fílmica de estos animales. Quizá el ejemplo más prominente de CGI aplicado al tema es la película Parque Jurásico, dirigida por Steven Spielberg, con destacados efectos especiales realizados por ILM. El éxito del film y sus dos secuelas, El mundo perdido: Parque Jurásico II y Parque Jurásico III, demuestra la vigencia del tema en la conciencia popular. La caída de los costos en CGI ha permitido recientemente la producción de sofisticados documentales para la televisión: la serie premiada de la BBC de1999Paseando con dinosaurios es uno de los ejemplos más notables de ello.

Los dinosaurios son a menudo antropomorfizados en la ficción. En producciones destinadas a niños, son caracterizados amistosamente e imbuidos de diversas personalidades. Los ejemplos de esta tendencia incluyen el espectáculo de los años ’70 La tierra de lo perdido; la de los ’80,Dino-Jinetes y Dinoplatívolos; y las de los ’90Dinosaurios y Barney y sus amigos.

En historietas y dibujos animados los dinosaurios también son representados con regularidad. El dibujo animado Los Picapiedra mostraba a una familia de la Edad de Piedra que convivía con dinosaurios (aunque en realidad los humanos aparecieron 62 millones de años después de que los dinosaurios se hubieran extinguido). Las historietas como Calvin y Hobbes yEl lado lejano frecuentemente contaban con contenido relacionado con el tema. La tira cómica titulada Dinosaurios para alquiler retrataba dinosaurios antropomorfos de un modo muy insólito: un trío cómico de dinosaurios armados, de gatillo fácil, famosos por su frase “¿quién está extinto?” (que solía imprimirse en remeras) y su pasión por la serie Kojak. Hubo también un único cómic protagonizado exclusivamente por dinosaurios, titulado Edad de los reptiles.Y que decir de la mítica saga de Parque Jurásico idea y fuente literaria para otras muchas historias.

Muchos juegos de consola también han tenido dinosaurios como personajes destacados. Las películas de la serie Parque Jurásico inspiraron múltiples juegos de computadora. Dino CrisisApe Escape, las diferentes versiones deTurokSuper Mario (con Yoshi), y hasta Zoo Tycoon han implicado dinosaurios en sus tramas.

Como los dinosaurios fueron un grupo de criaturas altamente exitoso que se extinguió abrupta y totalmente, a menudo son evocados en formametafórica: la gente, estilos e ideas que son percibidos como anticuados y en decadencia son llamados “dinosaurios”. Por ejemplo, los miembros del movimiento punk ridiculizaron las cintas de rock progresivo que los precedieron, caracterizando a esas bandas como “grupos de dinosaurios”.

Existen series animadas con dinosaurios como “Harry y su cubeta de dinosaurios“, como Taury, el Tinnanosaurio, Trike, el Triceraptos, Sid, el Sedirosaurio, Patsy, la Apatosaurio, Pterence, el Pterodactilo y Stteggy, el Stegosaurio.

Véase también

Referencias

Notas

  1.  El tamaño de los dinosaurios varió en distintos períodos Hipótesis de trabajo sobre tamaño corporal.
  2.  El origen de los dinosaurios y mamíferos
  3.  Day, J.J. y Upchurch, P. Sauropod Trackways, Evolution, and Behavior. Science 296:1659. (2002). Véase comentario
  4.  Lessem, D. y Glut, D.F. The Dinosaur Society’s Dinosaur Encyclopedia. Random House Inc. ISBN 0679417702. (1993). Véase comentario en el artículo
  5.  Ejemplar juvenil de Tyrannosaurus Ejemplar juvenil de Tyrannosaurusrecientemente hallado.
  6.  Nidos de Oviraptor ¿Nidos de Oviraptor o de Protoceratops?
  7.  Huellas de una familia de dinosaurios. Huellas de pisadas insinúan la posible existencia de instinto maternal inmediatamente después de que las crías dejaran el nido.
  8.  Unidos para siempre en la muerte. El descubrimiento de dos fósiles sepultados juntos confirma varias teorías.
  9.  Dinosaurio caníbal. El misterio del canibalismo entre dinosaurios.
  10.  Rogers, R.R., Krause, D.W. y Rogers, K.C. Cannibalism in the Madagascan dinosaur are very crazy and go to the extintion of he in a crash with a submarine Majungatholus atopus. Nature 422:515-518. (2003).Véase comentario.
  11.  Gait y la velocidad de los dinosaurios. Gait y su fórmula para estimar la velocidad de un dinosaurio.
  12.  Cálculo de la velocidad de los dinosaurios. Más sobre Gait y sus cómputos de velocidad.
  13.  Douglas, K. y Young, S. The dinosaur detectives. New Scientist. 2130:24. (1998). Véase comentario.
  14.  Hecht, J. The deadly dinos that took a dive. New Scientist 2130. (1998).Véase comentario.
  15.  Henderson, D.M. Effects of stomach stones on the buoyancy and equilibrium of a floating crocodilian: A computational analysis. Canadian Journal of Zoology 81:1346-1357. (2003). Véase comentario.
  16.  Parsons, K.M. Drawing Out Leviathan. Indiana University Press. 22-48.ISBN 0253339375. (2001).
  17. ↑ a b Mayr, G., Pohl, B. y Peters, D.S. A Well-Preserved Archaeopteryx Specimen with Theropod Features. Science 310:1483-1486. (2005).Véase comentario
  18.  O’Connor, P.M. y Claessens, L.P.A.M. Basic avian pulmonary design and flow-through ventilation in non-avian theropod dinosaurs. Nature 436:253. (2005).
  19.  Xu, X. y Norell, M.A. A new troodontid dinosaur from China with avian-like sleeping posture. Nature 431:838-841. (2004).Véase comentario.
  20. ↑ a b Dal Sasso, C. y Signore, M. Exceptional soft-tissue preservation in a theropod dinosaur from Italy. Nature 292:383-387 (1998). Véase comentario
  21.  Schweitzer, M.H., Wittmeyer, J.L. y Horner, J.R. Soft-Tissue Vessels and Cellular Preservation in Tyrannosaurus rex. Science 307:1952-1955 (2005). También el subtítulo “Similitudes reproductivas” de la sección sobre Dinosaurios emplumados y la conexión con las avesVéase comentario
  22.  La extinción del Pérmico-Triásico: porcentaje de animales que se extinguieron. Véase comentario
  23.  Datos del evento Pérmico-Triásico. Véase comentario
  24.  Hayward, T. The First Dinosaurs. Dinosaur Cards. Orbis Publishing Ltd. D36040612. (1997).
  25.  Sereno, P.C., Forster C.A., Rogers, R.R., y Monetta, A.M. Primitive dinosaur skeleton from Argentina and the early evolution of Dinosauria. Nature 361:64-66. (1993).
  26.  Koeberl, C. y MacLeod, K.G. Catastrophic Events and Mass Extinctions. Geological Society of America. ISBN 0813723566. (2002).
  27.  La explosión diversificadora del Campaniano El efecto del cambio climático en la extinción de los dinosaurios.
  28.  Niveles marinos durante la era de los dinosaurios. Un estudio afirma que la era de los dinosaurios tuvo un clima frío, con grandes masas de hielo en los polos y un bajo nivel de los océanos. National Geographic; November 29, 2005
  29.  Fassett, J, Zielinski, R.A. y Budahn, J.R. Dinosaurs that did not die; evidence for Paleocene dinosaurs in the Ojo Alamo Sandstone, San Juan Basin, Nuevo México. En Catastrophic events and mass extinctions; impacts and beyond. (Eds. Koeberl, C. & K. MacLeod): Special Paper – Geological Society of America 356: 307-336. (2002).
  30.  Wang, H., Yan, Z. y Jin, D. Reanalysis of published DNA sequence amplified from Cretaceous dinosaur egg fossil. Molecular Biology and Evolution. 14:589-591. (1997). Véase comentario.
  31.  Chang, B.S.W., Jönsson, K., Kazmi, M.A., Donoghue, M.J. y Sakmar, T.P.Recreating a Functional Ancestral Archosaur Visual Pigment. Molecular Biology and Evolution 19:1483-1489 (2002). Véase comentario.
  32.  Schweitzer, M.H., Wittmeyer, J.L. y Horner, J.R. Soft-Tissue Vessels and Cellular Preservation in Tyrannosaurus rex. Science 307:1952 – 1955. (2005). Véase comentario
  33.  Williams, P. The Battle of the Bones. Dinosaur Cards. Orbis Publishing Ltd. D36040607. (1997).
  34.  Evans, J. Ultimate Visual Dictionary – 1998 Edition. Dorling Kindersley Books. 66-69. ISBN 1871854008. (1998).

Bibliografía

En español

  • Andrés, J.A. y Pérez-Lorente, F. (2005): La declaración de los yacimientos de icnitas de dinosaurio de la Península Ibérica como patrimonio mundial (IDPI). XXI Jornadas de la Sociedad Española de Paleontología. Gestión e Investigación de la Paleontología en el XXI. Sevilla 4-8 de octubre del 2005.
  • Bravo, A.M., Vila, B., Galobart, A. y Oms, O. (2005): Restos de huevos de dinosaurio en el Cretácico superior del sinclinal de Vallcebre (Berguedà, provincia de Barcelona). Revista Española de Paleontología, Número extraordinario, 10: 49-57.
  • Le Loeuff, J. y Martínez, A. (1997): Afloramiento de icnitas de Titanosauridae en la zona de Fumanya (Maastrichtiense, Pirineo oriental): estudio preliminar. Geogaceta, 21: 151-153.
  • Sanz, J.L. (1999): Los dinosaurios voladores. Historia evolutiva de las aves primitivas. Ediciones Libertarias/Prodhufi, S.A. Mundo Vivo. 239 págs. ISBN 84-7954-493-7
  • Sanz, J.L. (1999): Mitología de los dinosaurios. Editorial Taurus. Pensamiento. 206 págs. ISBN 84-306-0348-4
  • Sanz, J.L. (2007): Cazadores de dragones. Historia del descubrimiento e investigación de los dinosaurios. Editorial Ariel. 420 págs. ISBN 978-84-344-5316-6
  • Sanz, J.L. y Buscalioni, A.D. (Coords.) (1992): Los dinosaurios y su entorno biótico. Ayuntamiento de Cuenca, Instituto “Juan de Valdés”. Actas académicas, 4. 397 págs. ISBN 84-86788-14-5
  • Sanz, J.L., Buscalioni, A.D., Moratalla, J.J., Francés, V. y Antón, M. (1990): Los reptiles mesozoicos del registro español. C.S.I.C. Museo Nacional de Ciencias Naturales. Monografías, 2. 79 págs. ISBN 84-00-07036-4 [en los ejemplares figura el ISBN 84-7476-133-6]

En inglés

Enlaces externos

Commons

Wikispecies

 

¿Con qué fin creó Dios a los Dinosaurios? ¿Por qué no se mencionan en la Biblia?

¿Con qué fin creó Dios a los Dinosaurios? ¿Por qué no se mencionan en la Biblia?

La pregunta pareciera conllevar la idea errónea de que la Biblia negara la existencia de los mismos, como por ejemplo del tan mencionado Tyrannosaurus, entre otros. Pero no es así. Consideremos: 

En el principio, hace millones de años Dios creó el universo con sus miles de millones de galaxias cada una con miles de millones de estrellas, y también nuestro sol, los planetas, la Tierra (Génesis 1:1).

Luego comenzaron periodos cuando la acondicionó, formó los continentes y mares, creó las plantas y vegetales, e hizo otras modificaciones en la atmósfera (Génesis 1:2 -19).

En uno de los períodos de creación creó aves, peces y grandes monstruos (Génesis 1:20 -22).

Entre las aves estaban incluidas las que la Biblia no menciona:
· Vultur gryphus (cóndor andino, actualmente en peligro de extinción)
· Pterodactylus (ya extinto)
· Arqueopterix (ya extinto)
· etc.

Entre los peces estaban incluidos los que la Biblia no menciona:
· pejerrey
· pulpo
· calamar
· anguila
· bagre
· etc.

También otros animales que la Biblia llama “grandes monstruos” algunos de los cuales se extinguieron como los plesiosaurios.

Después, creó otros animales salvajes y animales domésticos(Génesis 1:24-25). Entre esos animales salvajes y domésticos estaban incluidos los que la Biblia tampoco menciona:
· canguros
· jirafas
· patos
· pumas
· tigres
· koalas
· pandas
· gatos
· etc.

Finalmente creó al primer hombre y la primera mujer (Génesis 1:26-28).

La razón por la cual la Biblia no menciona a los dinosaurios y otros animales extintos, al igual que no menciona a muchos existentes, es porque la Biblia no es un Catálogo de Biología.

Es posible que algunos dinosaurios (y pterosaurios) hayan sido creados en el quinto período mencionado en Génesis, cuando la Biblia dice que Dios hizo “criaturas voladoras” y “grandes monstruos marinos”, y otros, en el sexto período. Si se tiene en cuenta la abundancia de vegetación que sin duda existía en el tiempo de los dinosaurios, habría sido muy apropiada la presencia de un número tan elevado de animales con un apetito voraz. (Génesis 1:20-24.)

Puede que los dinosaurios hayan sido una creación temporal y que luego de cumplido su propósito se extinguieran. No obstante, la Biblia no indica acerca de cómo y cuándo se extinguieron.

Pero no vinieron por error, ni fueron producto de la evolución. Su súbita aparición en el registro fósil sin ninguna conexión con algún antecesor fósil y su desaparición sin dejar fósiles de transición, son pruebas en contra de la opinión de que tales animales evolucionaron de forma gradual a lo largo de millones de años.

Por consiguiente, el registro fósil no apoya la teoría de la evolución. Al contrario, armoniza con el punto de vista bíblico de que la vida animal fue creada por Dios.

Y podemos estar seguros de que los dinosaurios fueron creados por Jehová con un propósito definido, aunque de momento no comprendamos cuál fue ese propósito. 

Y cuando en algún museo los observamos nos damos cuenta de su gran capacidad creativa, su gran sabiduría, su gran poder y su Divinidad (Romanos 1:19-20).

El que se estudien para entender su finalidad, provee base firme para creer y/o aumentar nuestro convencimiento del poder y la sabiduría de Dios.

Sin duda Él tiene buenas razones y sabrá con qué fin los creó. 

Fuente:

Orlando Francisco Menéndez,
http://poesiasyvivenciasalgomas.blogspot.com/2008/01/pregunta-con-qu-fin-cre-dios-los.html

Nota

Los versos biblicos tienen una traducción libre del autor del articulo, el Sr. Orlando Francisco Menéndez, que no contradicen en absoluto el sentido del texto bíblico original.

Dinosaurios: Preguntas que se hacen los cristianos

Dinosaurios: Preguntas que se hacen los cristianos

El pequeño Mateo estaba como en trance, cautivado por el zoológico de Fort Worth (cerca de Dallas, Texas). ¡Apenas podía creer lo que veían sus ojos! Se hallaba frente a Cera, la dinosauria preferida de su película favorita, La tierra antes del tiempo. Miraba fijamente. Sus padres, algo decepcionados de que prefiriera estar frente una figura animada mecánicamente antes que con animales vivos, insistían en que ya era hora de ir a algún lado, a cualquier lado menos ahí. Sollozando, imploraba más tiempo: “pero me encanta”. Al alejarse en las firmes manos paternas gritó: “Cera, te quiero”. Tal apego infantil a los dinosaurios puede desdibujarse con el paso del tiempo, pero algunos conservan un amor a esas criaturas por toda la vida.

Los niños dentro de la comunidad cristiana no son excepción. Sin embargo, en el ámbito de las denominaciones más conservadoras surgen preguntas basadas en la teología, que se vuelven más problemáticas a medida que los niños maduran. Se las puede resumir en una sola: ¿Cómo encajan los dinosaurios dentro de una concepción bíblica del mundo?

En la actualidad hay una creciente base de datos sobre los dinosaurios que incluye huesos, dientes, huellas, embriones, marcas dejadas por la piel, y estiércol. Aparentemente, estos animales terrestres existieron en todos los tamaños y formas. La información que tenemos sugiere poblaciones activas y reproductivas a escala global.1 En base a evidencias en aumento, es difícil negar que los dinosaurios hayan existido. Hay quienes toman esa posición, no porque crean que los científicos hayan inventado esas criaturas para engañarnos, sino porque no pueden reconciliar la existencia de los dinosaurios con su comprensión de la naturaleza de Dios. De ese modo, los cristianos necesitan plantearse la trascendencia de estos animales dentro de la visión bíblica de la historia del planeta.

A menudo se expresa este dilema diciendo “No puedo creer que Dios pusiera un tiranosaurio rex en el jardín del Edén”. Otros comentan que los dinosaurios “eran muy feos”. No pueden creer que un Dios amante y compasivo, crease tan feroz “máquina de matar”, pero se hallan perfectamente cómodos frente al hecho de que Dios creara leones. Esto nos lleva a preguntar: ¿Qué diferencia hay entre un tiranosaurio y un león? Claro que hay muchas diferencias, pero aquí se trata de animales de presa en el jardín del Edén; ambos son carnívoros. Aunque los cristianos seguidores de la Biblia creen que Dios creó un género de felino, suponen que los felinos eran herbívoros en el Edén, al menos hasta el pecado de Adán y Eva. Pareciera lógico aplicar el mismo argumento a los dinosaurios. Pero esta cuestión aparentemente simple se complica bastante al tratar las consecuencias. Examinemos esto mediante las siguientes preguntas.

¿Existieron realmente los dinosaurios?

Unos pocos huesos dispersos no alcanzaría para llegar a la conclusión de que los dinosaurios realmente existieron. Sin embargo, el registro de huesos de dinosaurios es bastante extenso, y la variedad nos permite comprender mejor a estas criaturas. Sus bien preservadas huellas, huevos y embriones nos indican que vivían, andaban y se reproducían.2 Las huellas son los argumentos más poderosos de su existencia.

El registro en rocas de todo el mundo nos provee información fascinante. Los científicos encontraron grandes depósitos de huesos de dinosaurio que se mineralizaron y de esta manera fueron preservados para que pudiéramos verlos. Estos huesos petrificados se conocen como fósiles. Si hay suficiente material fósil, los científicos pueden reconstruir el animal. Por 1990 los científicos habían logrado reconstruir ya 197 esqueletos completos de dinosaurios.3 Al presente existen muchos más.

Al estudiar estos huesos los científicos desarrollaron un sistema de clasificación basado en una cantidad de estructuras óseas que son peculiares a este grupo de animales. Tengamos en cuenta, por ejemplo, que el cráneo de los dinosaurios presenta orificios que no se encuentran en los reptiles ni mamíferos; la articulación del tobillo es simple; y las vértebras difieren de las de otros organismos.4 El examen de la estructura interna de los huesos sugiere que se trata de un grupo distintivo de animales, muy diferente de los mamíferos y reptiles. Una gran parte de la estructura ósea exhibe sustitución [por minerales] y preservación de cada célula en el proceso de fosilización.5 Este fino detalle de la fosilización implica que podemos observar líneas y vesículas de crecimiento en los huesos. Esta combinación de características no se encuentra en los reptiles ni mamíferos y es peculiar a los dinosaurios, aunque algunos sostienen que hay semejanzas entre los dinosaurios celofísidos y las aves.

Los dinosaurios han sido clasificados en dos grupos distintos sobre la base de la estructura de su pelvis. En el primero están los terópodos o dinosaurios carnívoros, y los saurópodos de estructura grande como si fueran puentes colgantes con largos cuellos y colas y pelvis similares a los reptiles. El segundo grupo engloba a todos los otros dinosaurios que tienen caderas semejantes a la de las aves. Sin embargo, a pesar de estas coincidencias con otros animales las estructuras pélvicas son peculiares a los dinosaurios.6

Los problemas en la clasificación de los dinosaurios surgen de la dificultad de distinguir géneros y especies. En 1990, de 285 géneros de dinosaurios, el 45% fue identificado por un solo hueso. Muchos son escépticos respecto a tales identificaciones. La clasificación también preocupa a los investigadores por el hecho de que muchos géneros constan de una sola especie. Sospechan que algunos de estos géneros son en realidad especies comprendidas en uno solo de los géneros descriptos.7 A pesar de estas dificultades, hay suficiente material como para concluir que existió una amplia variedad de dinosaurios.

Las características aquí comentadas sugieren que los dinosaurios eran criaturas peculiares y que, como tales, bien podrían representar uno de los “géneros” creados, como lo registra el Génesis. La variedad, distribución y combinación de características sugieren que la hibridación es posible, como es el caso de las flores y los perros en la actualidad. No obstante, la variación de las especies es mucho más factible que la variación que se encuentra entre las familias de dinosaurios así como lo es también el surgimiento de nuevas clases de organismos.

Para quienes piensan que los huesos de dinosaurios son fraudes, hay información adicional que sugiere lo contrario. Parte del material óseo se encuentra superpuesto a la impronta dejada por la piel del animal. Estos fósiles suministran información adicional sobre la apariencia de estos organismos. Si los huesos fuesen fraudulentos, alguien se habría tomado mucho trabajo extra para incluir también la impresión de piel fósil en el depósito sedimentario.

Si fueran fraudes, el falsificador habría también creado las huellas. La información aportada por las huellas es de lo más interesante8 ya que aparecen en una gran variedad de tamaños y formas. Cuando la hilera de huellas se suficientemente larga, se puede calcular el largo del paso y la postura del animal. La mayor parte de estas huellas muestra que los dinosaurios caminaban, no corrían, y hasta parecen haber andado cojeando. Es difícil determinar la razón. Pueden haberse lastimado o haber estado llevando crías o comida. Cualquiera sea la explicación, la presencia de huellas confirma que los dinosaurios vivieron realmente, moviéndose a través del terreno. Es interesante que los investigadores no hallaron todavía dinosaurios “muertos junto a sus pisadas”. Se encuentran capas de huesos por encima y por debajo de las huellas pero no con estas últimas.

Algunos de los rastros tienen huellas grandes que rodean a otras más pequeñas.9 Esto sugiere una manada de dinosaurios. Algunos investigadores suponen que estas manadas seguían una ruta natural de migración a través de la región, mientras que otros disienten. Dentro del contexto de una historia bíblica del planeta, el movimiento de los dinosaurios puede reflejar respuestas de supervivencia y de tensión debidas a una tierra cambiante con aguas diluviales en ascenso y descenso.

Por último, existen evidencias de poblaciones reproductivas de dinosaurios. Se han informado nidos, huevos, embriones y crías.10 Hay más de 200 yacimientos de huevos en todo el mundo. No abunda la evidencia de nidos in situ y los embriones y crías son bastante raros. La existencia de estos depósitos indica que por lo menos algunos de estos dinosaurios se reproducían.

No siempre los investigadores pueden decir qué dinosaurios pusieron cuáles huevos. A principios del siglo XX se pensó que los huevos encontrados en Mongolia habían sido puestos por protoceratops, el dinosaurio herbívoro dominante en la región.11 A fines del mismo siglo se encontró otra nidada con los huesos de un pequeño depredador, ovirraptor, superpuesta a los huevos. Estos depósitos de Mongolia plantean muchos interrogantes. ¿Por qué se habría quedado en la nidada un ovirraptor mientras una tormenta de arena lo sepultaba? ¿O es que se ahogó en una laguna entre médanos durante un aguacero repentino? ¿Se quedaba el ovirraptor en la nidada empollando porque tenía sangre caliente? ¿Cuántos ovirraptores empollaban los huevos?

¿Cuántos nidos había? Hay muchas preguntas sobre las características de los dinosaurios, aún sin respuesta, pero el gran cuerpo de datos disponible nos confirma que ciertamente existieron.

¿Cuándo existieron los dinosaurios?

No es tan clara la evidencia de cuándo existieron los dinosaurios. Aparecen en los estratos mesozoicos (“vida media”) del registro rocoso (columna geológica). Las fechas radiométricas para la ceniza volcánica y la lava asociada con ellos indicarían que vivieron entre 65 y 225 millones de años atrás, mucho antes de las edades bíblicamente aceptables. (De acuerdo al fechamiento radiométrico, la tierra tendría entre 4.600 y 4.700 millones de años).

Los huesos de dinosaurios más antiguos en el registro rocoso aparecen en la misma unidad del período triásico (Carniano), en cuatro de los continentes.12 Esta aparición difundida y diversa de los dinosaurios en el registro fósil es difícil de explicar de acuerdo a la teoría evolucionista corriente. Raras veces se presenta esta dificultad al público, lo que no es difícil de entender, porque a nadie le gusta hablar de cosas que no sabe.

Es importante recordar que las fechas radiométricas no son datos (hechos reales), sino cálculos basados en la distribución de materiales radioactivos en las rocas.13 El tiempo transcurrido no se mide directamente, sino que es un exponente en la fórmula que describe la pendiente de la línea generada por la distribución de los isótopos. Esta distribución se basa en propiedades físico-químicas dentro del cuerpo rocoso fundido. En consecuencia, el relato bíblico de la historia de la tierra es igualmente legítimo como fuente de datos respecto del tiempo.

En resumen, así como los científicos creen que tienen un medio confiable de medir los períodos de tiempo en el registro rocoso, muchos cristianos creen que tienen una fuente confiable de información (la Biblia) respecto a la edad de la tierra. En consecuencia, fijar la edad de los dinosaurios es asunto polémico.

¿Vivieron juntos dinosaurios y humanos? ¿Cómo?

La creencia en que humanos y dinosaurios vivieron al mismo tiempo en esta tierra, no se basa en evidencias científicas (no las hay) sino en la confianza en la palabra inspirada de Dios. La creencia de que Dios creó todas las cosas y que éstas eran buenas, así como la creencia de que no había “derramamiento de sangre” (depredación) en la tierra hasta después del pecado del hombre, llevan a muchos a creer que humanos y dinosaurios pueden haber vivido juntos pacíficamente.

Es importante observar que no todos los dinosaurios pertenecían a las variedades grandes y carnívoras.14 La mitad de las familias de dinosaurios tenían el tamaño de una jirafa adulta (unos 7 metros) o menos, y algunos eran del tamaño de un perro grande o un pavo. Además la mayoría eran herbívoros.

¿Es Satanás de algún modo responsable por el origen de los dinosaurios?

¿Alteraría Satanás de alguna forma el DNA de los animales para producir los dinosaurios? ¿Son los seres humanos responsables de ese origen? ¿Habrían manipulado genéticamente los primeros dinosaurios? En mi opinión, la respuesta a todas estas preguntas es “no”. Los dinosaurios eran organismos peculiares que tenían estructuras y trazos propios. Esto indica que su origen requirió más que una mezcla o alteración; requirió nueva información, una actividad creadora que la mayoría de los cristianos cree que reside únicamente en el poder de Dios.

¿Eran los dinosaurios cruza de otros tipos de animales?

El cruzamiento que algunos cristianos sugieren para dar origen a los dinosaurios exige crías viables a partir de una mezcla de mamíferos y reptiles, dos tipos zoológicos distintos. En nuestro mundo no es posible entrecruzar tipos. La cruza de especies es bastante común, aunque hay límites a este tipo de reproducción.15

¿Entonces crió Dios realmente a los dinosaurios?

¿Por qué habría de crear un Dios de amor al tiranosaurio? ¿Vivía el tiranosaurio en el Edén? Es razonable suponer, en base a los datos (hechos firmes) que poseemos, que Dios creó alguna clase básica de dinosaurios, o varias. Algunos terópodos, que pueden haber incluido al tiranosaurio, podrían haber existido en el Edén.

Sin embargo, dada la perspectiva teológica de la mayoría de los creyentes en la Biblia, sería difícil creer que los animales del Edén eran carnívoros. La alteración de su régimen alimentario pudo haber ocurrido tras la caída, así como los cardos y espinas aparecieron tras el pecado de Adán y Eva.

¿Qué mató a los dinosaurios?

Se han propuesto muchas teorías para explicar esta desaparición:16 (1) un cambio drástico en el clima debido al impacto de un asteroide, y/o un aumento de la actividad volcánica; (2) una ruptura en la cadena de alimentación; (3) o la transformación de los dinosaurios en aves. Muchos cristianos no creen que se transformaran en aves, y la evidencia de una ruptura en la cadena alimentaria ha sido difícil de documentar. La destrucción de los dinosaurios por el diluvio del Génesis encaja bien, dentro de la perspectiva bíblica sostenida por muchos cristianos. Más allá de la cuestión del tiempo, la sepultura de dinosaurios en todo el mundo dentro de sedimentos depositados por agua17 es consistente con el relato bíblico. Además, dada la complejidad del diluvio del Génesis, los impactos de asteroides y el aumento del vulcanismo pueden haber jugado un papel importante en la destrucción de la tierra y sus organismos vivos.

Si los dinosaurios fueron creados por Dios, ¿por qué se han extinguido?

Muchos organismos que los cristianos creen haber sido creados por Dios, se han extinguido. Los sistemas marinos han cambiado drásticamente desde la era antediluviana. Las poblaciones de insectos, anfibios, reptiles y mamíferos son radicalmente distintas. No todo lo que creó Dios ha sobrevivido hasta el presente. Esa probablemente no fue la voluntad divina sino el resultado del pecado humano. Dios actuó continuamente durante el diluvio del Génesis para salvar vidas. Desafortunadamente, no todo lo que se salvó pudo sobrevivir en el mundo postdiluviano.

¿Había dinosaurios en el arca?

Al menos la mitad de las familias de los dinosaurios pudo estar en el arca dado que eran suficientemente pequeños. Es importante recordar que no fue necesario que todas las especies estuviesen allí. Sólo se necesitaban clases o tipos básicos representativos porque reconocemos que existe variación por lo menos dentro de los géneros de seres vivos. Sin embargo, es importante recordar que no hay datos científicos que apoyen esta idea. La creencia en que los dinosaurios estuvieron en el arca de Noé es una afirmación de fe.

Conclusión

Algunos pueden pensar que estas preguntas son ridículas. Sin embargo, los cristianos las plantean porque desean una explicación de la naturaleza que tenga sentido dentro del relato bíblico de la historia de la tierra. Si bien las respuestas aquí ofrecidas pueden dejar algo insatisfechos a algunos, por lo menos suministran una base para comentar e investigar más sobre el tema.

Aún quedan muchas maravillas de la creación de Dios, tanto previas como posteriores a la entrada del pecado, que pueden ser investigadas. Tenemos la promesa de que conoceremos misterios a través del Maestro eterno en la Tierra Nueva. Mientras tanto, como cristianos, debemos estudiar la historia de la tierra con la asistencia divina, a través de la orientación bíblica y la inspiración del Espíritu Santo.

 

Elaine Graham-Kennedy (Ph.D., University of Southern California) es una geóloga que concentró su investigación en el Gran Cañón de Arizona y en Patagonia, Argentina. Al presente está estudiando un depósito de huesos en Wyoming y trabaja como profesora adjunta de geología en Southwestern Adventist University en Keene, Texas. La Dra. Kennedy ha publicado recientemente Dinosaurs: Where Did They Come From . . . And Where Did They Go? (Boise, Idaho: Pacific Press Publishing Association, 2006), disponible a través de: http://www.adventistbookcenter.com. Email: elainegkennedy@gmail.com.

REFERENCIAS

1. K. Carpenter, K. Hirsch, and J. Horner, Dinosaur Eggs and Babies (Nueva York: Cambridge University Press, 2000), p. 372.

2. M. Lockley, Tracking Dinosaurs (Nueva York: Cambridge University Press, 1991), p. 238.

3. D. Lambert y el grupo Diagram, Dinosaur Data Book (NuevaYork: Avon Books, 1990), p. 320.

4. A. Romer, Vertebrate Paleontology (Chicago: University of Chicago Press, 1966), p. 468.

5. A. Chinsamy-Turan, The Microstructure of Dinosaur Bone (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2005), p. 216.

6. Romer, pp. 148-163.

7. P. Dodson, “Counting Dinosaurs: How Many Kinds Were There?” Proceedings of the National Academy of Sciences 87 (1990), pp. 7608-7612.

8. Lockley, pp. 61-70.

9. Ibid., pp. 71-82.

10. Carpenter, et al., p. 372.

11. http://www.dinosaur-world.com/feathered_dinosaurs/oviraptor_philocerataops.htm.

12. A. Hunt, «Synchronous First Appearance of Dinosaurs Worldwide During the Late Triassic (Late Carnian: Tuvalian),» Geological Society of America, Abstracts with Program(1991), p. A457.

13. G. Faure, Principles of Isotope Geology (Nueva York: John Wiley and Sons, 1986), p. 608.

14. Lambert, et al., p. 320.

15. http://origins.swau.edu/papers/evol/gibson/default.html: Ponencia de J. Gibson, “Creation and Evolution: A Look at the Evidence” (1999).

16. http://www.priweb.org/ed/ICTHOL/ICTHOL04papers/04.htm: Opúsculo anónimo que resume una variedad de explicaciones para la extinción de los dinosaurios.

17. Lambert, et al., pp. 230-261.

La Controversia Acerca de los Dinosaurios

Apologetics Press :: Creación vs. Evolución

La Controversia Acerca de los Dinosaurios

por Bert Thompson, Ph.D.

 INTRODUCCIÓN
Un descubrimiento muy inusual en el país de Inglaterra—más de 150 años atrás—envió a los científicos a corretear por respuestas para las preguntas que nunca antes habían sido hechas. En 1822, Gideon Mantell, un doctor de medicina y un coleccionista aficionado de fósiles, fue con su esposa, Mary Ann, a visitar a un paciente enfermo. Mientras que el Dr. Mantell se ocupaba de sus deberes, la Sra. Mantell decidió dar un paseo, y mientras lo hacía pasó por un montón de piedras al costado del camino. Al mirar hacia abajo, ella vislumbró algunos objetos bastante raros—que parecían ser inmensos dientes fosilizados—incrustados en algunas piedras. Ella informó del hallazgo a su esposo, y juntos fueron de camino a la cantera cercana de donde las piedras aparentemente habían tenido su origen. Allí ellos encontraron no solamente más dientes idénticos al primero, sino también varios huesos fosilizados.

El Dr. Mantell creía que los dientes y huesos eran los restos de una criatura no descubierta hasta el momento. Él los mostró a varios científicos, y aunque ninguno de ellos pudo identificar los fósiles, cada uno de ellos rechazó rotundamente creer que estos fueran de alguna criatura misteriosa y no-conocida del pasado. Frustrado, el Dr. Mantell envió sus hallazgos al famoso francés experto en fósiles, Baron Cuvier, quien (incorrectamente) identificó los dientes como los de un rinoceronte, y los huesos como los de un hipopótamo extinguido. Más tarde, el Dr. Mantell mostró los huesos a un amigo familiarizado con la iguana, un lagarto que vivía tanto en Méjico y América del Sur. Aunque los dientes fosilizados eran mucho más grandes, su amigo declaró que estos lucían exactamente como los dientes de la iguana. Convencido de que él había descubierto los restos de un animal como-reptil gigante herbívoro, el Dr. Mantell lo llamó Iguanodonte (“iguana-diente”). Mientras tanto, inmensos huesos y dientes eran desenterrados en Oxfordshire, Inglaterra, y se concluyó que habían venido de Megalosaurio, un animal como-lagarto. Para 1842, suficiente de estas clases de fósiles habían sido descubiertos como para convencer al destacado anatomista británico, Don Richard Owen, que un grupo completo de reptiles inmensos como-lagartos habían vivido en el pasado. En una conferencia en ese mismo año, él creó el nombre “dinosaurios” (de las palabras griegas deinos y sauros—“lagartos muy grandes”) para describirlos.

Pronto los cazadores de fósiles de América se unieron en la búsqueda de fósiles adicionales de estas criaturas sorprendentes. El clímax llegó en marzo de 1877 cuando dos profesores, Arthur Lakes y O.W. Lucas, separadamente dieron con huesos colosales que se proyectaban de las rocas en dos diferentes áreas de Colorado. Lakes llevó su hallazgo al paleontólogo bien-conocido, Othniel Marsh. Lucas compartió su descubrimiento con el amargo rival de Marsh, Edward Cope. Juntos, Marsh y Cope llegaron a ser los más famosos “cazadores de dinosaurios” en los Estados Unidos. Cope finalmente fue responsable de nombrar 9 géneros nuevos de dinosaurios; Marsh describió un total de 19. Como resultado de su trabajo, y del trabajo de científicos en otros países, nadie que estudiaba la evidencia dudaba nunca más de la existencia de los dinosaurios.

LOS DINOSAURIOS, LA CREACIÓN, Y LA EVOLUCIÓN
Hoy, la controversia entre los evolucionistas y los creacionistas se centra en el asunto de cuándo los dinosaurios se extinguieron. Existe un abismo entre estos dos grupos que nunca será puenteado—mientras que cada lado mantenga su punto de vista presente. Los evolucionistas defienden que los dinosaurios evolucionaron de algún reptil antiguo 200 millones de años atrás, y que estos llegaron a extinguirse alrededor de 65-70 millones de años atrás. El hombre (en alguna forma) presuntamente evolucionó solamente 2-3 millones de años atrás y por ende estuvo separado de los dinosaurios por aproximadamente 65 millones de años de tiempo geológico. Los creacionistas que aceptan el registro de Génesis como un relato exacto e histórico de la actividad creativa de Dios se oponen a tales reclamaciones, y en cambio sostienen que los dinosaurios fueron creados por Dios dentro de los seis días literales descritos en el registro bíblico. Por ende, el hombre y los dinosaurios hubieran sido creados en esencialmente el mismo tiempo y hubieran vivido juntos como contemporáneos sobre la Tierra.

¿Por qué es la Controversia Acerca de los Dinosaurios tan Importante?
Los dinosaurios constituyen maravillosas herramientas de enseñanza. Es raro el adulto—e incluso más el niño—que no tiene un interés intenso en los dinosaurios. Estas bestias magníficas con nombres polisilábicos capturan nuestra atención cuando nos fijamos en su tamaño gigantesco, su piel como de lagarto, o en el terror que ellos aparentemente pudieron crear mientras que vagaban por la Tierra. Desde la escuela inicial hasta la secundaria, los dinosaurios a menudo son usados como una herramienta para adoctrinar a los estudiantes en cuanto al “hecho” de la evolución orgánica. En la mayoría de escuelas públicas, institutos y entornos universitarios, cuando los dinosaurios son tratados es dentro del contexto de su origen evolutivo, desarrollo y extinción. Los estudiantes son informados que estos animales maravillosos evolucionaron de algún reptil antiguo en lo que ahora conocemos como pájaros. En tal entorno, es común usar a los dinosaurios para instruir simultáneamente sobre la naturaleza antigua de la Tierra y/o el Universo.

¿Qué efecto tiene esta clase de enseñanza sobre las mentes jóvenes? Ya que casi todo joven tiene una fascinación con los dinosaurios, y ya que los maestros están entre los adultos más confiables de todos, los chicos a menudo aceptan sin cuestionamiento el dogma evolutivo y su concepto ligado de una Tierra antigua. ¿Con qué resultado? Si el testimonio de muchos de los mismos evolucionistas puede ser aceptado como valor nominal, el estudio de dinosaurios sería el factor decisivo en su conclusión de abandonar su creencia en Dios y aceptar en su lugar la evolución orgánica. Los evolucionistas como Stephen Jay Gould, Robert Bakker, y otros han sido registrados declarando que fue su estudio (a una edad joven) de los dinosaurios lo que les fijó en su camino de toda la vida como evolucionistas. El Dr. Bakker incluso comentó sobre este hecho en el prefacio de su libro inmensamente popular sobre dinosaurios, The Dinosaur Heresies—Las Herejías Acerca de los Dinosaurios (1986, p. 9).

Edward O. Wilson, quien es reconocido extensamente como el padre de la disciplina científica conocida como la sociobiología, una vez comentó que cuando tenía quince años de edad, él tenía un “gran fervor e interés en la religión fundamentalista; Yo lo abandoné a los diecisiete cuando llegué a la Universidad de Alabama y oí acerca de la teoría evolutiva” (1982, p. 40). Henry Morris, ex profesor y jefe de departamento en el Instituto Politécnico de Virginia, declaró que él “pasó más de veintiocho años enseñando en universidades seculares y observó esta triste historia repetirse en muchas vidas” (1984, p. 113). Ya que estos son fascinantes para los niños, ya que estos son una ayuda de enseñanza tan efectiva, y ya que estos generalmente son usados para enseñar la evolución, los dinosaurios representan una herramienta formidable que puede ser empleada para robar a los estudiantes de todas las edades de su fe en Dios y en la Biblia como Su Palabra. Esto hace a la controversia acerca de los dinosaurios extremadamente importante.

La Biblia y los Dinosaurios
A menudo es hecha la pregunta, “Si los dinosaurios son tan importantes, ¿por qué la Biblia no los menciona?”. Existen varias maneras de responder a tal pregunta.

Primero, la palabra “dinosaur” (“dinosaurio”) incluso no entró al lenguaje inglés hasta 1842, mientras que la Biblia en inglés fue traducida mucho más antes (por ejemplo, la versión en inglés King James fue imprimida tan temprano como en 1611). ¡Uno nunca esperaría encontrar una palabra en un libro publicado más de dos siglos antes que la palabra incluso se originara!

Segundo, es importante notar que numerosos organismos no son mencionados por nombre en la Biblia, aunque tal omisión no proyecta duda acerca de su creación o su existencia. La Biblia no menciona a los gatos, canguros, o bacterias. No obstante, exactamente como las cosas que son mencionadas por nombre, es obvio, que estas cosas fueron creadas por Dios. Aunque la Biblia habla fielmente sobre todos los temas con los cuales trata, ésta nunca fue intencionada a servir como un libro de texto de taxonomía. Como un ejemplo, el propósito del libro de Génesis no fue catalogar a cada organismo que alguna vez vivió, sino en cambio presentar un resumen general-aunque-preciso de los eventos históricos que realmente ocurrieron durante la semana de la creación.

Tercero, aunque la palabra “dinosaurio(s)” no es mencionada en la Biblia, existe evidencia convincente que los dinosaurios, y criaturas como-dinosaurios, son descritos, directa o indirectamente, en la Palabra de Dios. Entre los pasajes que pueden ser considerados están Job 40:15-24 y Job 41:1-34.

No obstante, el pasaje que contiene las implicaciones más serias en este asunto es Éxodo 20:11. Al dar a conocer, “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay”, la Biblia clarifica que la totalidad de la creación física de Dios fue traída a existencia durante aquellos seis días. El apóstol Juan escribió que “todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3). Si Dios creó la Tierra, los cielos, los mares, y todo en ellos en seis días, ¿qué exactamente omite eso? No omite absolutamente nada. Añádase a esto el enunciado encontrado en Génesis 1:31 y 2:1, y el caso es fortalecido considerablemente. En Génesis 1:31, cuando consideró todo lo que había hecho, Dios lo proclamó “bueno en gran manera”—la frase hebrea que representa tanto terminación y perfección. En Génesis 2:1, Él entonces declaró que la creación fue “acabada”, indicando una acción completada una vez por todas, sin continuación en el futuro.

Por ende la información presentada puede ser resumida como sigue: (a) Dios creó todo en seis días; (b) esa creación fue completa y perfecta; y (c) la creación fue acabada. Las implicaciones de esta enseñanza son claras. De acuerdo con el registro del Génesis, ningún animal fue creado antes del día cinco, tiempo en el cual Dios creó las criaturas que habitan en el agua y los pájaros (Génesis 1:20-23). En el día sexto (Génesis 1:24,25), Dios creó las “cosas que se arrastran” y las “bestias de la tierra”—descripciones que de hecho incluirían a los dinosaurios. Ya que el hombre igualmente fue creado en el día seis (Génesis 1:26,27), la conclusión ineludible es que los hombres y los dinosaurios vivieron en la Tierra como contemporáneos.

A través de los años, han sido hechos numerosos intentos de introducir en el registro bíblico la idea de una Tierra antigua para que así los conceptos evolutivos (tales como la separación de los hombres y los dinosaurios por millones de años de tiempo evolutivo) pudieran ser aceptables para los creyentes en la Biblia. Estos intentos (generalmente en la forma de la Teoría del Día-Edad o la Teoría de la Brecha) han fallado, ya que las premisas sobre las cuales éstas han sido desarrolladas son falsas. Yo he examinado y refutado cada una de estas teorías en otros tratados (Thompson 1994a; 1994b; 1999; 2000). Aunque la conclusión de que los hombres y los dinosaurios cohabitaran la Tierra esté reñida con el pensamiento evolucionista actual, ésta es la única conclusión que respeta la inspiración de la Biblia. Por consiguiente ésta es la posición que nosotros defendemos, y que propugnamos que sea enseñado a nuestros hijos.

¿DÓNDE SE FUERON LOS DINOSAURIOS?
Muchas teorías han sido sugeridas para explicar la extinción de los dinosaurios, pero ninguna calza toda la evidencia disponible o es probable. En su libro, Earth’s Most Challenging Mysteries (Los Misterios Más Desafiantes de la Tierra), el fallecido Reginald Daly documentó más de veinte explicaciones para la desaparición de los dinosaurios (1972, pp. 29 et.seq.), y desde la publicación de su trabajo varias teorías adicionales han sido también incrementadas. La idea sugerida más a menudo para explicar la desaparición de los dinosaurios se centra sobre un repentino cambio climático sobre la Tierra—un cambio tan drástico que los dinosaurios nunca más pudieron sobrevivir. El ganador del premio Nobel Luís Álvarez y su hijo Walter sugirieron, por ejemplo, que los dinosaurios perecieron en un periodo de tiempo relativamente corto 65 millones de años atrás (por escalas evolutivas de tiempo) cuando un objeto como-asteroide impactó con la Tierra, despidiendo polvo y hollín que bloquearon los rayos del Sol y causaron que las plantas mueran—lo cual a su vez causó que los herbívoros murieran, lo cual a su vez causó que los carnívoros murieran (vea: Hoffman, 1982, pp. 58-63; Discover, 1984, pp. 21 et.seq.; Alvarez y Asaro, 1990, pp. 78-84). Aunque esta teoría particular tiene muchos partidarios, y aunque ha sido popular por varios años, ésta también tiene un número de detractores creíbles (vea Courtillot, 1990, pp. 85-92). De hecho, la portada de la edición de junio del 2002 de la revista Discover contenía lo siguiente en letras grandes y enfáticas: “¿Qué realmente mató a los dinosaurios? Puede ser el tiempo de parar de culpar a ese asteroide”. El artículo principal por Edwin Dobb, “¿What Really Wiped Out the Dinosaurs?” (“¿Qué Realmente Aniquiló a los Dinosaurios?”), bosquejaba en gran detalle muchos de los problemas de la teoría rápidamente decreciente del “impacto del asteroide” (2002, 23[6]:36-48).

Los creacionistas generalmente creen que la extinción de los dinosaurios puede estar ligada, a lo menos en parte, al Diluvio global de Génesis 6-8 (vea, por ejemplo, Gish 1977, pp. 55-60; 1990, pp. 73-75). Existe evidencia convincente para indicar que el mundo pre-diluviano fue mucho más diferente que el mundo pos-diluviano (vea Dillow, 1981; Gish, 1990, pp. 74-75). Los efectos devastadores de diluvios locales son bien documentados. Entonces, ¿qué clase de daño puede esperarse de un Diluvio global que cubrió muy literalmente “todos los montes de toda la tierra” (Génesis 7:19)? Muchos científicos creacionistas creen que los dinosaurios sobrevivieron por un tiempo después del Diluvio, pero a causa de las condiciones ambientalmente hostiles, finalmente perecieron.

Algunos han cuestionado que si el arca de Noé fue suficientemente grande para dar cabida a todos los animales, incluyendo a los dinosaurios, que tenía que llevar. Existe un número de parámetros importantes que deben ser considerados al responder esta pregunta. Los lectores interesados en información adicional sobre este tema pueden desear examinar el tratado intensivo de John Whitcomb y Henry Morris sobre estos asuntos en su texto clásico, The Genesis Flood—El Diluvio del Génesis (1961), o el tratado más reciente (e incluso más exhaustivo) de John Woodmorappe en su libro, Noah’s Ark: A Feasibility Study—El Arca de Noé: Un Estudio de la Viabilidad (1996). No obstante, un resumen breve puede incluir lo siguiente.

Primero, ya que Dios mismo designó y creó las criaturas que componían el reino animal, es lógico concluir que Él fue capaz de diseñar una embarcación lo suficientemente grande para llevar una porción de esos animales a lugar seguro. Afirmar lo contrario es impugnar tanto la naturaleza y la integridad de Dios.

Segundo, el arca tenía alrededor de 450 pies de largo, 75 pies de ancho, 45 pies de alto, con un poco más de 100,000 pies cuadrados de espacio de carga. Noé fue instruido a traer a bordo a los animales que habitan en la tierra y respiran aire (Génesis 6:19,20; 6:8,9; cf. 7:22). Hoy en día el número de especies de animales que calzan esa descripción es alrededor de 20,000. Asumiendo que otras 20,000 especies hayan llegado a extinguirse desde ese tiempo, Noé hubiera tenido que albergar aproximadamente 80,000 animales en el arca. Se ha calculado que el tamaño promedio de esos animales es aproximadamente el de una oveja (vea Gish, 1990, p. 75). Por ende, alrededor de 50,000 pies cuadros de espacio en la embarcación estarían llenos, dejando otros 50,000 disponibles para productos alimenticios, habitaciones, etc. [NOTA: Las “especies” bíblicas no son necesariamente lo mismo que las “especies” de los biólogos, sino puede ser una clasificación mucho más amplia. Vea Major, 1993; Thompson y Major, 1986].

Tercero, puede ser que Dios le permitiera a Noé algo de latitud con respecto a los animales que fueron llevados a bordo. Por ejemplo, tal vez no fue necesario que Noé llevara a bordo animales adultos; en cambio animales inmaduros pueden haber viajado con él. Esto hubiera ahorrado espacio, reducido la cantidad de productos alimenticios necesitados, y posiblemente prevenido problemas reproductivos potenciales durante el viaje.

Cuarto, es posible que Dios pudiera haber colocado a algunos, o a todos, los animales en hibernación, por ende haciendo más fácil su cuidado. El punto es que el Diluvio fue iniciado y controlado por Dios desde el comienzo hasta el final. Esto envolvía tanto la intervención providencial y milagrosa de Dios. Ninguna de estas debería ser menospreciada en importancia al interpretar el relato histórico de Génesis 6-8.

CONCLUSIÓN
El registro mosaico de la creación es inexhaustiblemente sublime. En éste, nosotros aprendemos de la creación de los cielos y la Tierra por un Dios Todopoderoso. Por medio de fíat divino, la luz fue formada y la atmósfera fue forrada alrededor de este planeta. Los grandes mares fueron reunidos juntos y separados de la tierra seca. El mundo de la botánica milagrosamente floreció y las luces se encendieron en los cielos. Las aguas rebosaban con criaturas vivientes y los pájaros volaban a través del aire prístino. Variedades de animales domésticos y bestias fueron también creados. Finalmente—el ápice, el pináculo, el cenit de la creación de Dios—se paró orgulloso sobre el seno de la Tierra. Y el dinosaurio—una de las criaturas más majestuosas de Dios—se paró con él. Sin duda ellos consideraban la existencia del otro.

Hoy, nosotros continuamos considerando a estos animales intrigantes. Y qué gran herramienta de enseñanza ellos constituyen para nuestros hijos y nietos, los cuales necesitan entender que el mismo Dios Quien creó estos impresionantes gigantes de igual manera les creó. Vamos a aprovechar cada oportunidad para enseñar estas lecciones urgentes a nuestros jóvenes. Si nosotros no les enseñamos la veracidad del relato del Génesis de la creación, e inculcamos en ellos la importancia de, y reverencia por, la Palabra inspirada de Dios, alguien más puede socavar su fe joven al enseñarles el error de la evolución orgánica—usando a los dinosaurios para lograr esta tarea.

REFERENCIAS
Alvarez, Walter and Frank Asaro (1990), “An Extraterrestrial Impact,” Scientific American, 263[4]:78-84, October.

Bakker, Robert T. (1986), The Dinosaur Heresies (New York: William Morrow).

Courtillot, Vincent E. (1990), “A Volcanic Eruption,” Scientific American, 263[4]:85-92, October.

Daly, Reginald (1972), Earth’s Most Challenging Mysteries (Nutley, N.J.: Craig Press).

Dillow, Joseph (1981), The Waters Above (Chicago, IL: Moody).

Dobb, Edwin (2002), “What Wiped Out the Dinosaurs?,” Discover, 23[6]:36-48, June.

Discover (1984), “The Great Dyings,” 5[5]:21-24,26-32, May.

Gish, Duane T. (1977), Dinosaurs: Those Terrible Lizards (San Diego, CA: Creation-Life Publishers).

Gish, Duane T. (1990), The Amazing Story of Creation from Science and the Bible (El Cajon, CA: Institute for Creation Research).

Hoffman, Paul (1982), “Asteroid on Trial,” Science Digest, 90[6]:58-63, June.

Lemonick, Michael D. (1993), “Rewriting the Book on Dinosaurs,” Time, 141[17]:42-49.

Major, Trevor J. (1993), “Origins and the ‘Created Kind’ Concept,” Reason & Revelation, 13:28, April.

Morris, Henry M. (1984), The Biblical Basis for Modern Science (Grand Rapids, MI: Baker).

Thompson, Bert (1994a), “Popular Compromises of Creation—The Day-Age Theory,” Reason & Revelation, 14:41-47, June.

Thompson, Bert (1994b), “Popular Compromises of Creation—The Gap Theory,” Reason & Revelation, 14:49-56, July.

Thompson, Bert (1999), The Bible and the Age of the Earth (Montgomery, AL: Apologetics Press).

Thompson, Bert (2000), Creation Compromises (Montgomery, AL: Apologetics Press), second edition.

Thompson, Bert and Trevor J. Major (1986), “How Many Clean Animals Did Noah Take into the Ark—Seven, or Fourteen?,” Reason & Revelation, 6:49-50, December.

Whitcomb, John C. and Henry M. Morris (1961), The Genesis Flood (Grand Rapids, MI: Baker).

Wilson, Edward O. (1982), “Toward a Humanistic Biology,” The Humanist, Sept./Oct.

Woodmorappe, John (1996), Noah’s Ark: A Feasibility Study (Santee, CA: Institute for Creation Research).

Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados. | http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/387

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558

http://www.apologeticspress.org

Los dinosuarios y la biblia

Los dinosaurios y la biblia

por Ken Ham
Derechos de copia: Ken Ham, 1993

¿Existe algún misterio cierto acerca de los dinosaurios?

Un aura de misterio envuelve a los dinosaurios. ¿De dónde salieron? ¿Evolucionaron? ¿De veras vivieron hace millones de años? ¿Qué les pasó? ¿Hay algunos vivos hoy? ¿Algún ser humano alguna vez vio un dinosaurio vivo?

Niños y también adultos están totalmente fascinados por estos monstruos misteriosos. Muchos libros y películas han sido producidos para satisfacer un hambre aparentemente insaciable por información acerca de estas criaturas desconocidas. En verdad, no hay ningún misterio una vez que Ud. Tenga la información clave, la cual no es conocida generalmente y ha sido retenida del público.

Venga conmigo mientras tomamos un paseo por la historia y destapamos unos hechos asombrosos que contestarán muchas de sus preguntas acerca de estos “lagartos terribles”. ¿En realidad existieron los dinosaurios?

Los dinosaurios, sin duda, vagaban por la tierra en el antiguo pasado. Los fósiles de los dinosaurios han sido descubiertos en todo el mundo y sus huesos son exhibidos en museos para que todos los vean. Los científicos han podido reconstruir muchos de sus esqueletos, y es por esto que sabemos cual era su supuesta apariencia. ¿Donde fueron encontrados los dinosaurios?

La historia de su descubrimiento empieza en el año de 1820, cuando Gideon Mantell, un doctor inglés, encontró unos raros dientes y huesos en una pedrera. El Dr. Mantell se dio cuenta que había algo muy diferente en estos restos animales, y creía que había encontrado un grupo de reptiles totalmente nuevo. Cerca del año 1841, nueve tipos diferentes de estos reptiles habían sido descubiertos, dos de ellos se llamaban megalosaurio e iguanodón. En ese tiempo, un famoso científico británico (creacionista), Dr. Richard Owen, inventó el nombre “dinosaurio”, que significa “lagarto terrible”, porque ésto fue lo que le recordaron los huesos gigantescos.

¿Qué hace a los dinosaurios ser “diferentes”?
Más que el tamaño grande de algunos de los dinosaurios, la característica mayor que realmente distingue a los dinosaurios de los otros reptiles (como el cocodrilo), es la posición de sus miembros. Los dinosaurios tenían una postura que fue totalmente recta, similar a la de los mamíferos. Casi todos los otros reptiles tienen los miembros en una posición extendida. Por ejemplo, compare como “camina” una vaca y, como “camina” un cocodrilo. Los dinosaurios se movían como una vaca, con los miembros soportando el cuerpo. Los cocodrilos “anadean” porque sus miembros se proyectan hacía los lados de sus cuerpos.

¿Qué tan grandes eran los dinosaurios?
Algunos eran tan chicos como las gallinas, y otros eran aún más chicos. Claro, algunos dinosaurios eran muy grandes, pesando aproximadamente ¡80 toneladas y midiendo 13 metros de altura! El tamaño promedio de los dinosaurios fue probablemente como el de un caballo chico.

¿Cuándo vivieron los dinosaurios?
La historia que hemos oído en las películas, la televisión, los periódicos, la mayoría de las revistas y los libros de la escuela, es que los dinosaurios vivieron hace millones de años. Según los evolucionistas, los dinosaurios “gobernaron la tierra” por 140 millones de años, y desaparecieron hace como 65 millones de años. Sin embargo, los científicos nunca han desenterrado algo marcado con esas edades. Sólo desentierran dinosaurios muertos (es decir, sus huesos), y sus huesos no tienen etiquetas pegadas indicando cuantos años tienen. La idea de millones de años de evolución simplemente es la leyenda de los evolucionistas acerca del pasado. Ningún científico estaba allá para ver a los dinosaurios vivir por esa supuesta época de dinosaurios. En realidad, no hay ninguna prueba de que la tierra y sus capas de fósiles tengan millones de años. Ningún científico observó morir a los dinosaurios. Los científicos sólo encuentran los huesos en el presente, y porque muchos de ellos son evolucionistas, tratan de acomodar la historia de los dinosaurios a su manera y desde su punto de vista.

Otros científicos, llamados científicos creacionistas, tienen una ideal diferente de cómo y cuándo vivían los dinosaurios. Creen que pueden solucionar cualquiera de los supuestos misterios de dinosaurios y mostrar cómo la evidencia concuerda maravillosamente con sus ideas acerca del pasado, creencias que vienen de la Biblia. La Biblia, el especial libro de Dios (actualmente, una colección de libros), declara que cada escritor fue inspirado sobrenaturalmente a escribir exactamente lo que el Creador de todas las cosas quiso que escribieran para nosotros, para que supierámos de dónde venimos nosotros (y los dinosaurios), porqué estamos aquí y cuál será nuestro futuro. El primer libro en la Biblia (Génesis), nos enseña muchas cosas acerca de cómo el universo y la vida llegaron a existir. Génesis nos dice que Dios creó todas las cosas (la tierra, las estrellas, la luna, las plantas, los animales y las primeras dos personas, Adán y Eva).

Aunque la Biblia no nos dice exactamente cuánto tiempo hace que hizo Dios el mundo y sus criaturas, podemos hacer un buen cálculo de la fecha de la creación mediante la lectura de la Biblia de principio a fin y fijarnos en algunos pasajes interesantes:

(1) Dios creó todas las cosas en seis días. Lo hizo así, para fijar una norma para la humanidad, que ha llegado a ser nuestra semana de siete días (como está descrita en Exodo 20:11). Dios trabajó durante seis días y reposó uno, como modelo para nosotros. Además, estudiosos de la Biblia nos dicen que la palabra hebrea “día” como está usada en Génesis capítulo uno, sólo puede, en este contexto, significar un día normal.

(2) Nos dice que Dios creó al primer hombre y la primera mujer (Adán y Eva) en el sexto día. Muchos datos acerca del nacimiento de sus hijos y los hijos de sus hijos son dados en Génesis. Estas genealogías son registradas en todo el antiguo testamento, hasta el tiempo de Cristo. Ciertamente no fueron cronologías que duraron millones de años, Sumando todas las fechas y aceptando que Jesucristo, el Hijo de Dijos, vino a la tierra hace como 2,000 años, llegamos a la conclución de que la creación de la tierra y los animales (incluyendo los dinosaurios) ocurrió hace sólo unos miles de años (¡tal vez sólo seis mil años!). De este modo, si la Biblia tiene la razón (¡y la tiene!), los dinosaurios debieron haber vivido durante los pasados miles de años.

¿De dónde vinieron los dinosaurios?

Los evolucionistas sostienen que los dinosaurios evolucionaban durante millones de años. Se imaginan que un tipo de animal, lentamente cambió durante un período de tiempo largo para llegar a ser un diferente tipo de animal. Por ejemplo, creen que los anfibios se convirtieron en reptiles (incluyendo a los dinosaurios) por este proceso gradual. Esto indicaría, por supuesto, que tuvieron que haber existido millones de criaturas durante ese tiempo que serían “intermedios”, mientras los anfibios evolucionaban para llegar a ser reptiles. La evidencia de estas “formas transicionales”, como son llamadas, debe ser abundante. Sin embargo, muchos expertos en el estudio de fósiles reconocen que no se ha encontrado en ninguna parte una forma transicional entre cualquier grupo de criaturas. Si los dinosaurios evolucionaron de los anfibios, debe ser, una evidencia de animales que son parte dinosaurio y parte otra cosa. Sin embargo, no hay ninguna prueba de ésto en ningún lugar.

Si visita Ud. Algún museo verá los fósiles de dinosaurios que son 100% de dinosaurio, no algo intermedio. No hay 25%, 50%, 75%, ni aún 99% de dinosaurio. ¡Todos son 100% de dinosaurio!

La Biblia nos dice que Dios creó a todos los animales terrestres en el sexto día de la creación. Como los dinosaurios eran animals terrestres, tuvieron que haber sido hechos en ese día, junto con Adán y Eva, quienes fueron también creados en el sexto día (Génesis 1.24-31). Si Dios diseñó y creó los dinosaurios, tuvieron que haber sido totalmente funcionales, y hubieran sido 100% dinosaurio. Esto concuerda exactamente con la evidencia del registro fósil.

Los evolucionistas dicen que ningún hombre vivió jamás junto con los dinosaurios. La Biblia, no obstante, hace claro que los dinosaurios y la gente debieron haber vivido juntos. Como pronto veremos, hay mucha evidencia a favor de ésto.

¿Qué comian los dinosaurios?
La Biblia enseña (en Génesis 1:29-30) que los primeros animales (y los humanos) fueron mandados ser vegetarianos. No había comedores de carne en la creación original. Además, no había muerte. Era un mundo sin mancha, con Adán, Eva y los animales (también los dinosaurios) viviendo en armonía perfecta, comiendo sólo plantas. Tristemente, no fue así por mucho tiempo. Adán se rebeló contra su Creador, trayendo el pecado al mundo (Génesis 3:1-7; Romanos 5:12). Por causa de esta rebelión, Adán y, en este caso, todos sus descendientes (Ud. y yo) entregaron el derecho de vivir con un Dios santo y justo (sin pecado). Dios entonces juzgó el pecado con muerte. La Biblia enseña claramente desde Génesis hasta Apocalípsis, que no había la muerte de animales ni de seres humanos antes que Adán pecara. Después del pecado de Adán, los animales y la gente empezaron a morir. Ahora era un mundo diferente, un mundo de muerte y conflicto. Un mundo que en una ocasión era hermoso, y ahora sufría bajo la maldición puesta sobre él por el Creador Génesis 3:14-19). Pero fue dada una promesa (Génesis 3:15), que Dios proveería una manera para pagar por el castigo del pecado con el fin de que el hombre tuviera camino para volver a Dios.

¿Por qué encontramos fósiles de dinosaurios?
En Génesis capítulo seis, leemos que toda carne (los hombres y los animales) había corrompido su camino sobre la tierra (Génesis 6:12). Quizá la gente y los animales se estubieron matando unos a otros; tal vez los dinosaurios empezaron a matar otros animales y a los seres humanos. De todos modos, la Biblia describe el mundo como “malo”. Por causa de esta maldad, Dios advirtió a un hombre piadoso llamado Noé que iba a destruir el mundo con un diluvio (Génesis 6:13). Por eso, Dios le mandó a construir una gran nave (el arca) para que pudieran sobrevivir a bordo todos los tipos de animales terrestres (que tuvieron que haber incluido a los dinosaurios) y la familia de Noé, mientras el diluvio destruyera de una forma poderosa toda la tierra (Génesis 6:14-20). Algunas personas piensan que los dinosaurios fueron demasiado grandes, o hubieron muchísimos de ellos para caber en el arca. Sin embargo, no había muchos diferentes tipos de dinosaurios. Ciertamente hay cientos de nombres de dinosaurios, pero muchos de estos fueron dados a sólo un pedazo de hueso o a esqueletos encontrados en otros países. También es razonable suponer que los diferentes tamaños, variedades, y sexos de los mismos tipos de dinosaurio hayan llegado a tener diferentes nombres. Por ejemplo, mire a todas las diferentes variedades y tamaños de perros, son todos el mismo tipo. ¡El tipo perro! Probablemente, hayan sido menos de 50 tipos de dinosaurios.

En el arca, Dios envió dos de cada animal terrestre (siete pares de algunos) (Génesis 7:2-3, 8-9). No había excepciones. Entonces, los dinosaurios debieron haber estado en el arca. Aunque había espacio adecuado en esa nave enorme para animales grandes, tal vez Dios envió adultos jóvenes en el arca que todavía tenían lugar para que crecieran. Bueno, ¿Qué les pasó a todos los animales terrestres que no entraron en el arca? Sencillamente, se ahogaron. Muchos habrían sido cubiertos con toneladas de lodo cuando las aguas bramantes cubrieron la tierra (Génesis 7:11-12, 19). Por causa de este rápido entierro, muchos de los animales hubieran sido preservados como fósiles. Si esto hubiera sucedido, esperaríamos encontrar la evidencia de miles de millones de cosas muertas enterradas en estratos de piedra (formados de ese lodo) en toda la tierra. Esto es exactamente lo que encontramos.

El diluvio probablemente ocurrió hace poco más de 4,500 años. Los creacionistas creen que este evento formó muchas de las capas fósiles alrededor del mundo. Capas adicionales fueron formadas através de otros diluvios mientras que la tierra se tranquilizaba depués del gran diluvio. Así, los fósiles de dinosaurios, que fueron hechos como resultado de ese diluvio, fueron probablemente formados hace como 4,500 años, y no hace millones de años.

¿Han vivido los dinosaurios en tiempos mas recientes?
Si los diferentes tipos de dinosaurios sobrevivieron el diluvio, entonces debieron haber salido del arca y vivido en el mundo.

En la Biblia, en el libro de Job, capítulo 40:15-24, Dios le describe a Job (quien vivió después del diluvio una gran bestia de la cual Job tenía conocimiento. Este gran animal, llamado “behemot”, es descrito como “el jefe de los caminos de Dios”, tal vez el más grande animal terrestre que Dios hubiera creado. De modo poderoso, movía su cola ¡como un árbol cedro! Aunque algunos comentarios bíblicos dicen que éste, probablemente, haya sido un elefante o hipopótamo, la descripción realmente queda mejor a un dinosaurio como el braquiosaurio. Los elefantes o hipopótamos, ciertamente no tienen colas ¡como los árboles cedro!

En verdad, muy pocos animales son nombrados en la Biblia con tal descripción. Al contrario de lo que piense, los que ahora conocemos como dinosaurios se nombran mas en la Biblia que la mayoria de los animales. Es por esta razón que los dinosaurios (todos los diferentes tipos) debieron haber vivido junto con la gente después del diluvio.

¿Son mencionados los dinosaurios en la literatura antigua?
Interesantemente, la palabra “dragón” es usada algunas veces en el antiguo testamento. En varias ocasiones, la palabra “dinosaurio” podria sustituir a la palabra “dragón” y quedaría muy bién. Cientificos creacionistas creen que los dinosaurios fueron llamados dragones antes de que fuera inventada la palabra “dinosaurio” en el año 1841. No esperaríamos encontrar la palabra “dinosaurio” en las Biblias como la versión de 1602, que fue traducida mucho antes que la palabra “dinosaurio” fuera jamás antes usada. También, en varias bibliotecas en todo el mundo existen muchos libros muy antiguos de la historia, que contienen anotaciones detalladas acerca de los dragones y sus encuentros con la gente. Sorprendentemente (y no tan sorprendentemente para los creacionistas), muchas de estas descripciones de los dragones concuerdan con las descripciones que los científicos modernos dan a los dinosaurios, aún el tiranosaurio. Desafortunadamente, esta evidencia no es tomada en cuenta como válida por los evolucionistas. ¿Por que? Sólo porque su creencia es que el hombre y los dinosaurios ¡nunca vivieron al mismo tiempo! Sin embargo, mientras más investigamos la literatura histórica, más nos damos cuenta de que hay evidencia irresistible de que los dragones eran verdaderas bestias, muy parecidas a las modernas reconstruciones de dinosaurios. También su evidencia ha sido registrada por mucha gente diferente, aún hace unos pocos de años.

¿Qué les pasó a los dinosaurios?
Los evolucionistas usan su imaginación en gran manera para contestar esta pregunta. Debido a su creencia de que los dinosaurios “gobernaban el mundo” por millones de años, y desaparecieron millones de años antes de que supuestamente el hombre evolucionó, tuvieron que adivinar para explicar esta desaparición misteriosa. Al leer la literatura evolucionista, Ud. Se quedará sorprendido de la cantidad de ideas con respecto a su supuesta extinción.

Lo siguiente es solo una breve lista de estas teorías: Los dinosaurios se murieron de hambre; se murieron por comer con exceso; fueron evenenados; fueron cegados de cataratas y no pudieron reproducirse; los mamíferos se comieron sus huevos. Otras causas incluyen: el polvo volcánico, los gases venenosos, los cometas, las manchas solares, los aerolitos, el suicido masivo, el estreñimiento, los parásitos, el encoger del cerebro (provocándoles hacer tonterías), los discos descoyuntados, los cambios en la composición del aire, etc; etc; etc.

Es obvio que los evolucionistas no saben qué ocurrió y están poniendo cualquier pretexto. En un nuevo libro evolucionista acerca de los dinosaurios, el escritor hizo este comentario: “Ahora tocamos la pregunta importante: ¿Qué causó todas estas extinciones en solo un punto en el tiempo , hace aproximadamente 65 millones de años? Docenas de razones han sido sugeridas, algunas serias y sensibles, otras muy locas, y otras sólo como bromas. Cada año, la gente hace surgir otras nuevas teorias sobre este arduo problema. Tenemos que encontrar una sola razón que toma en cuenta a todos los datos. Tendría que explicar la muerte (todos a la misma vez) de animales viviendo sobre la tierra y de animales viviendo en el mar; pero en ambos casos, de solo algunos de los animales, porque muchos de los habitantes de la tierra y muchos de los moradores del mar siguieron viviendo felices en la siguente época. Tristemente, no existe tal explicación.” (Una Nueva Investigación de Los Dinosaurios, Alan Charig, pág. 150 )

Pero, tal explicación SI EXISTE. Si ud. pone a un lado el sistema evolucionista, elimina millones de años, y toma la Biblia seriamente, entonces encontrará una explicación que se queda con los datos y se entiende perfectamente:

En el tiempo del diluvio, murieron muchas de las criaturas del mar, pero algunas sobrevivieron. También, murieron todas las criaturas terrestres fuera del arca, pero los representantes de todos los tipos que sobrevivieron en el arca vivían en el nuevo mundo después del diluvio. Esos animales terrestres (incluyendo los dinosaurios) encontraron el mundo nuevo muy diferente de lo que era antes del diluvio. Fue debido a: 1) más competencia por la comida que ya no era tan abundante, 2) otras catástrofes, 3) el hombre casaba para comer y tal vez por diversión, 4) la destrucción de moradas naturales, etc.

Pasando el tiempo murieron muchas especies de animales. El grupo de animales que llamamos “los dinosaurios” también se murió. En realidad, cada año un gran numero de animales se extingue. Parece que la extinción es la norma en la historia de la tierra y no la formación de nuevos tipos de animales como espera la evolución.

¿Veremos algún día un dinosaurio vivo?
La respuesta es tal vez no. Pero ¿ Quién sabe? Algunos científicos creen que hayan sobrevivido unos pocos dinosaurios en selvas remotas. Todavía están descubriendo nuevas especies de animales y plantas en las áreas que han sido demasiado difíciles de explorar. En ciertos países, los nativos describen bestias que suenan ser como los dinosaurios.

Por supuesto, los creacionistas no serían sorprendidos si alguien encontrara un dinosaurio vivo. Sin embargo, los evolucionistas tendrían que explicar porqué hicieron las declaraciones dogmáticas de que el hombre y el dinosaurio nunca vivieron al mismo tiempo. Sospecho que dirían algo como: “Este dinosaurio, de alguna manera sobrevivió porque estaba atrapado en un área remota que no ha cambiado durante millones de años.” ¿Lo ve? No importa lo que sea encontrado, o qué tan contradictorio sea a las ideas evolucionistas, siempre podrán inventar “una respuesta” porque la evolución es una creencia. ¡No es la ciencia! ¡No es un hecho!

¿Que lecciones podemos aprender de los dinosaurios?
Cuando vemos los huesos de los dinosaurios, podemos recordar que la muerte no era parte de la creación original. Actualmente, la muerte es un resultado que entró cuando el primer hombre desobedeció a Dios. La Biblia nos dice que también hemos pecado porque somos descendientes de Adán. “Por lo tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, asi la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Necesitamos reconocer que la maldad que hay en el mundo está alli por causa del pecado, porque se rebeló el hombre en contra de Dios.

Podemos recordar que Dios, quien hizo todas las cosas y los dinosaurios, es también el Juez de toda Su creación. Juzgó la rebelión de Adán con la maldición de la muerte a todo el mundo. Adán fue advertido acerca de lo que pasaría si desobedeciere el mandamiento de Dios de no comer la fruta de cierto árbol. “Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17).

También los dinosaurios pueden recordarnos que Dios juzgó la rebelión en los días de Noé. Destruyó con agua al mundo malo, causando la muerte de millones de criaturas. Nos enseña la Biblia que El juzgará al mundo otra vez, pero la próxima vez con fuego: “Pero el dia del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 Pedro 3:10)

También podemos recordar que después de este juicio por fuego, Dios hará un cielo nuevo y una tierra nueva: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2Pedro 3:13). “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalípsis 21:4).

Pero también somos advertidos que a muchos no les será permitido entrar en esta tierra nueva sino que sufrirán por la eternidad: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalípsis 21:8). Los seres humanos, que son pecaminosos por sus propios pecados, no pueden vivir con el Dios Santo, y son condenados a ser separados de Dios. Pero, Dios provió un maravilloso medio de liberación del pecado. La Biblia enseña que Dios ofreció el necesario sacrificio perfecto para pagar la consecuencia por el pecado del hombre. El mismo Hijo de Dios, de hecho El que creó el mundo (Colosenses 1:16), vino a la tierra como un hombre, como descendiente de Adán, para sufrir la penalidad de muerte por el pecado. “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (I Corintios 15:20-22).

El Señor Jesucristo murió en la cruz, pero al tercer día resucitó, conquistando la muerte, para que cualquiera que cree en El y lo recibe en su vida, puede volver a Dios y vivir por la eternidad con el Creador. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda madad” (I Juan 1:9).

Hay una advertencia para las personas que no reciben por fe lo que Cristo ha hecho para ellas y no recononcen su actitud pecaminosa ni su necesidad de redención. La Biblia les dice a tales que vivirán para siempre, pero separados de Dios en un lugar de tormento que se llama el infierno. Pero para los que encomiendan sus vidas al Señor. ¡Qué buena esperanza! ¡Qué maravilloso Salvador! ¡Qué completa salvación en cristo el Creador!


Answers in Genesis (Respuestas en Génesis) busca darle Gloria y honor a Dios como Creador y a la vez afirmar la verdad del registro Bíblico del origen real y la historia del mundo y la humanidad.

Parte de esta historia real es la mala nueva de que la rebelion de Adan trajo muerte, sufrimiento, y separacion de Dios a este mundo. Vemos los resultados a nuestro alrededor. Mas las buenas nuevas son de que Dios ha hecho algo para remediar esta condición.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

Cristo Jesús el Creador, aunque totalmente sin pecado, sufrió la pena de muerte y separación de Dios para satisfacer las demandas justas de la santidad y justicia de Su Padre. Así que: El que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado; porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3:18)

(Para más informacion en lo que dice la Biblia en relación con recibir la vida eterna, por favor escriba o llame a la oficina de Answers in Genesis (Respuestas en Génesis) mas cercana a usted)

¿Enterró el Diablo los fósiles de los dinosaurios para engañarnos?

¿Enterró el Diablo los fósiles de los dinosaurios para engañarnos?

Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
CRS – Creation Research Society)

Los evolucionistas algunas veces se burlan de los cristianos al decir que muchos cristianos son tan tarados que “todavía creen que los dinosaurios nunca existieron”.

animatedbrachiosaurioY yo me pregunto… ¿Acaso no es esta una especie extinta de cristianos?
 

Debido a que algunos cristianos no saben cómo explicar las cosas tales como los huesos de los dinosaurios, de hecho me han dicho que quizás Dios hizo estos fósiles para probar nuestra fe o que si fue el Diablo quien los enterró para hacernos creer que no fue Dios quien creó la tierra hace 6,000 años.

Sin embargo, la Biblia establece que Dios “no es hombre para que mienta.” Dios es verdad, Dios no engañaría a nadie de ninguna manera.

Desgraciadamente algunas personas, en vez de agarrar un libro y ponerse a buscar respuestas, compran el último CD de su artista favorito, para continuar gozándose, pero con el cerebro vacío.

Entre estos está el grupo de los que todavía cree que los huesos de los dinosaurios han sido impuestos ahí por el Diablo. Son algunos de estos que también, cuando se ven en apuros, atacados por los evolucionistas, recurren a las explicaciones más inverosímiles que uno se puede imaginar. ¡Es hasta chistoso!

 

muertegenesis 

Si estos cristianos leyesen la Palabra de Dios, ¡la Biblia!, empezando con el libro de Génesis, podrían entender que el mismo Dios llama a los dinosaurios “el principio de los caminos de Dios” (Ver Job 40:15 y 19). (Ver más sobre lo dinosaurio en enlace al pie.)

Primero que todo, los huesos de los dinosaurios hablan de muerte. La Biblia enseña que no hubo muerte de animales antes del hombre. Dios describió Su creación como “muy buena”. Si hubiera miles de millones de huesos muertos en el Jardín del Edén, esto estaría totalmente en conflicto con el Génesis y su declaración de que la creación había sido “muy buena” y contradiría la afirmación de Pedro de que la muerte entró al mundo por el pecado de Adán y Eva. Entonces, si no había muerte… ¿Cómo podrían haber muerto estos dinosaurios?

En Génesis, en el capítulo 3, Dios declara que la muerte, el derramamiento de sangre, las enfermedades y el sufrimiento en el mundo, ¡ocurrieron en el mundo después que Adán pecó! Así que sin importar cuánto usted quiera ceder a los evolucionistas, los huesos de los dinosaurios tienen que encajar en al Biblia DESPUÉS del pecado.

El Génesis también nos dice que el mundo fue destruido por un Diluvio en los Días de Noé, lo que habría sepultado a muchos animales. Como pueden ver, ¡desde el Génesis podemos justificar los huesos de los dinosaurios! De hecho, ES LA ÚNICA Y MÁS SÓLIDA EXPLICACIÓN DE LOS FÓSILES… ¡¡¡EL GÉNESIS!!!

http://antesdelfin.com/fosilesygenesis.html

Historia de los dinosaurios,

Historia de los dinosaurios, 
tambien llamados “Dragones” antes del 1822

Existen dos formas de ver el mundo y lo que existe en el universo.

1. Lo que existe en el universo parece orquestado, est� organizado y funciona como funciona un reloj, con sincronizaci�n perfecta para hacer la vida del hombre en la tierra posible. Esta organizaci�n sugiere que un ser inteligente pudo haber dise�ado todo lo que existe y lo que vemos hoy, por tanto, es fruto de su dise�o. A ese Dise�ador se le llama Dios. Como fruto de su Dise�o, nosotros, los dise�ados, debemos de alguna forma tener contacto con nuestro Dise�ador. Ese modo de ver el mundo lo denominamos “Modo de ver el mundo Cristiano.”

2. El otro modo de ver el mundo es creer que toda la organizaci�n en el universo y en la tierra fue y contin�a siendo fruto del azar, de la suerte. Al transcurrir los miles de millones de a�os, la materia se cre� a s� misma a partir de la nada y se ha organizado a trav�s de un proceso gradual dando como resultado el complejo sistema universal y viviente que hoy observamos en el universo. Debido a que aunque existe un dise�o, este modo de ver el mundo excluye la necesidad de ver a un “Dise�ador” como un componente necesario detr�s del dise�o. Todos somos frutos del azar y en el futuro terminaremos en la nada, tal y como era antes de la existencia. Este modo de ver el mundo es el que se denomina como “Modo de ver el mundo evolucionista/ate�sta”

El primer modo (Cristiano) afirma que Dios cre� todo lo que existe hace unos 6,000 a�os. Esto incluye a los dinosaurios. En otras palabras, si esto es as�, el hombre y los dinosaurios debieron haber coexistido.

El segundo modo (evolucionista/ate�sta) afirma que los dinosaurios existieron y se extinguieron hace cientos de miles de a�os y que cuando el hombre evolucion� a partir de formas inferiores, ya los dinosaurios se hab�an extinguido. En otras palabras, si esto fue as�, es totalmente imposible pensar que el hombre y los dinosaurios hayan coexistido. A continuaci�n les presentaremos algunas consideraciones. Usted decide:
 
“Y esto que les he escrito, podr�a ser suficiente para satisfacer cualquier hombre razonable de que existen serpientes voladoras (Pterod�ctilos) y dragones (Dinosaurios) en el mundo.”
Edward Topsell, 1658 
(Ver rese�a biogr�fica de la Enciclopedia Brit�nica). 
Par�ntesis m�os. DAU.

Existe escasa informaci�n acerca del contacto entre el hombre y los dragones (nombre que se le daba a los Dinosaurios en la antig�edad). El nombre fue cambiado de Drag�n a Dinosaurio en el a�o 1822 por un doctor ingl�s llamado Gide�n Mandell, quien encontr� gitanescos huesos enterrados (f�siles) de lo que evidentemente eran enormes reptiles y debido a su tama�o y debido a los inmensos dientes que algunos ten�an, los llam� “Dinosauria”: Dino = Monstruoso; Sauria = Reptil. A partir de ese momento, a lo que antes se conoc�a como dragones, a partir de ese momento se le comenz� a llamar por su nombre cient�fico: Dinosaurios = Reptiles monstruosos.

Sabemos que para los tiempos del per�odo m�s temprano de la civilizaci�n Egipcia, se hab�a desarrollado una importante secta de adoraci�n a los dragones en Egipto. Contamos con documentos procedentes de la antigua Babilonia, de las civilizaciones del Oriente, de las Islas del Pac�fico y hasta del continente Americano que nos hablan de los asombrosos poderes y habilidades que estos inmensos animales ten�an. La civilizaci�n china, por ejemplo, estaba tan familiarizada con estos dragones, que cuentan con miles de dibujos que datan de hace unos 3 a�os, describi�ndonos clases varias de dinosaurios: Alados, cuadr�pedos y acu�ticos.

Encontramos historias de hombre valientes, guerreros, siendo contratados por poblaciones para que vinieran a pelear y a matar al terrible drag�n que echaba fuego por la boca o que bloqueaba el camino entre poblaciones.

Los dragones eran especialmente comunes en las monta�as de Escandinavia. Uno de los m�s temidos de estos dragones era uno llamado Nidhoggr, o el de las “mordidas amargas temerosas”. Este drag�n vivi� por miles de a�os seg�n las historias que a�n sobreviven.
Sin embargo, la mayor�a de los dragones de Escandinavia eran gigantescas criaturas de las aguas que viv�an en las proximidades de las costas y cerca de las desembocaduras de los r�os. Se dice que los dragones acu�ticos, o Krakens, levantaban sus enormes cabezas y sus largos cuellos desde el agua y que se llevaban a los marinos de los barcos.

Los Escandinavos tem�an tanto la ferocidad y el dominio territorial de estos dragones que colocaban cabezas de dragones (plesiosaurios) en los extremos de sus embarcaciones.

A menudo se reportaban embarcaciones totalmente hundidas y sus cargas y su tripulaci�n totalmente perdidas. Estos incidentes se atribu�an a ataques de dragones.

Por su parte los Griegos cre�an que los dragones eran fuentes sagradas de gran conocimiento y habilidades. Los romanos se un�an a los griegos en estas creencias.

A muchas serpientes se les denominaba “Dragones Serpientes”, las que hasta se usaban para guardar los templos. A menudo se ten�an inmensos Pitones haciendo estas tareas. Un Pit�n guardaba el Templo de Delfi, hasta que Apolo lo mat�, dice la leyenda.

Otro drag�n era llamado Lad�n, el que se supon�a que fuera muerto por el dios H�rcules.

Se supon�a que animales fuertes y que lanzaban fuego por la boca, virtualmente imposibles de matar, eran ideales para cubrir las entradas de misteriosos escondites de tesoros.

Los dragones se convirtieron en un reto para los hombres de valor probar que lo eran. As� comenz� una cacer�a insistente contra todos los dragones que se pudieran encontrar, ya que el que mataba a uno de estos inmediatamente se convert�a en una celebridad.

Con el ocaso de las civilizaciones griegas y romanas, muchos de los datos hist�ricos de encuentros con dragones se fueron convirtiendo en leyendas usadas para traer tiempos pasados al presente. Pero por muchos siglos, conforme comenz� la Edad Media, los dragones continuaron siendo animales muy temidos. Pintores de todas la �pocas y de diferentes civilizaciones han pintado estos dragones de manera asombrosamente similiar. Ser�a infantil proponer que todos estuvieran inventando estas bestias en �pocas diferentes y en lugares remotos, sin acceso entre s�. Desde pinturas rupestres hechas por tribus primitivas africanas hasta elaboradas pinturas medievales y renacentistas europeas muestran estas inmensas bestias siendo matadas por valientes guerreros, o simplemente aterrorizando a los pobladores de las villas.

Buscadores de fortuna, en vano buscando tesoros y oro, mataban a cuando drag�n encontraban, ya que pensaban que la localizaci�n aproximada del drag�n era donde se encontraban estas v�rgenes fortunas.

LOS CAZADORES DE DRAGONES EN LOS TIEMPOS MEDIEVALES
Uno de los primeros cazadores de dragones fue un guerrero de nombre Siegfried (en el lenguaje escandinavo, Sigurd) que vivi� hace tanto tiempo que los detalles acerca de sus luchas contra dragones han perdido mucho. Algunas personas creen que Siegfried mat� al Drag�n Fafnir para obtener un gran tesoro. Unos siglos m�s tarde, nos dice una historia, que Beowulf mat� a un drag�n tan grande como el que mat� Siegfried, pero en Inglaterra. Sin embargo, la historia nos cuenta que Beowulf fue herido de muerte por el drag�n (Dinosaurio).

La primera batalla verdaderamente �pica entre un hombre y un drag�n que sobrevive con ciertos detalles es la del Santo George. Este santo cat�lico vivi� en los tiempos de Constantino y probablemente se cri� en el �rea de Israel. Durante uno de sus viajes, �l vino a la ciudad de Silene (o Sisena) en Libia. Ah� se enter� de la existencia de un drag�n que viv�a en un lago cercano y que era temido y repudiado por los vecinos porque iba a los pastos y se com�a sus reba�os.

El caballero se prepar� y fue y atac� al drag�n con su lanza. R�pidamente aprision� a la bestia y la llev� a la ciudad donde alegadamente le parti� la cabeza. Este se�or fue tan popular que el Papa lo canoniz� y lo convirti� en Santo en el a�o 349, cuando se nombr� como el Santo Patr�n de Inglaterra. Tambi�n se le dio ciudadan�a honoraria cuando se descubri� que hab�a nacido en Coventry, en Inglaterra.

Con el avance de la ciencia y con las teor�as humanistas y evolucionistas que comenzaron a florecer, ya para el Siglo XVI, el Papa Clemente decidi� que se eliminara la menci�n de Dragones de la biograf�a de San George. M�s luego, el pobre George hasta fue expulsado del cielo cuando el Papa descanoniz� al pobre h�roe de otrora. As� se fueron eliminando todas las menciones sobre Dragones y Serpientes voladoras de todos varios documentos antiguos. Seg�n los humanistas, ya no se pod�a dar cabida a historias tan descabelladas como las que parec�an indicar que los dinosaurios o los dragones pudieron convivir con el hombre, ya que esto tirar�a por tierra la noci�n evolucionista de que los dragones devieron haberse extinguido miles, sino millones de a�os antes que el hombre evolucionara.

No tan popular como el caso del Santo George, tenemos la historia proveniente de la Edad Media, cuando vivi� un tal Gerolde. Para muchos, este se�or andaba por los montes buscando dragones a quienes matar y otras criaturas horribles.

Gerolde se convirti� en un personaje tan popular y famoso que su nombre fue cambiado a Gerolde-el-bueno, debido a su obvia piedad al ayudar a los habitantes de estas tierras a librarse de estos horribles dragones.

El primer drag�n que Gerolde mat� fue uno relativamente peque�o, de unos 20 pies de largo, el que sorprendi� y mat�. Se dice que montado en su caballo, mientras se mov�a alrededor de la bestia, las reflexiones del sol en su vestidura plateada confundieron al drag�n y antes de que el drag�n pudiera responder, Gerolde lo mat� con su lanza. Inmediatamente Gerolde fue considerado como el mayor de los matadores de dragones, y as� fue como inmediatamente se le acercaron decenas de otros guerreros solicit�ndole que formaran los “grupos c�vicos” para salir a cazar dragones. As� que Gerolde comenz� a viajar por toda la tierra con su grupo de centinelas y recib�an grandes recompensas y galardones por su gallard�a.
En una oportunidad, Gerolde encontr� un gigantesco drag�n y lo atac� con su confianza de invulnerabilidad. Esta vez su chaqueta de colores reflectivos no funcion� porque el cielo estaba nublado. El drag�n, al ser atacado, lanz� una llamarada contra Gerolde inciner�ndolo en el acto. Sus seguidores recuperaron su cad�ver y fue enterrado en la Catedral local con todos los honores posibles.

LOS DRAGONES PARA EL FIN DE LA EDAD MEDIA Y EL INICIO DEL RENACIMIENTO

Varios dragones tambi�n fueron matados en esta �poca, aunque evidentemente ya quedaban menos. Muchos hombres matadores de dragones alcanzaron su posici�n como Santos en la Iglesia Cat�lica gracias a sus haza�as. Convertirse en cazador de dragones se convirti� en una forma f�cil de obtener fama y fortuna para muchos hombres de esas �pocas. Convertirse en santos no les ca�a mal tampoco. Eso les garantizaba el cielo si mor�an en el proceso de la cacer�a.

Estas historias, adem�s de decenas de otras procedentes de estadistas, como Carlos Magno, de historiadores, como el fundador de la Historia, Her�doto y hasta de aventureros, como Marco Polo, no fueron presentadas aqu�. Lo que s� parece consistente es que para los habitantes de �frica, Europa, Asia, y hasta las Am�ricas, los otrora llamados “Dragones” (Dinosaurios), no eran fruto de su imaginaci�n, sino un enemigo m�s con el cual enfrentarse.

El lector decidir� si art�culos como este y otros, de los que hemos proporcionado enlaces durante este texto, presentan una fotograf�a de un hombre totalmente familiarizado con la existencia de “Dragones” (Dinosaurios), o prefiere creerle a los revisionistas evolucionistas que han optado por ignorar estas evidencias hist�ricas.

Pastor Dawlin A. Ure�a
Grand Rapids, Michigan, USA

Art�culos Relacionados: 
Menciona la Biblia Dinosaurios?

Descubiertas en Bolivia las huellas de dinosaurio más antiguas de Sudamérica

Descubiertas en Bolivia las huellas de dinosaurio más antiguas de Sudamérica

Noviembre 14, 2008

EFE- El Mundo Digital

huellas

El paleontólogo argentino Pablo Gallina, junto a unas huellas de dinosaurio descubiertas en el sur de Bolivia. (Foto: EFE)

Dos paleontólogos argentinos han confirmado que las huellas de dinosaurio descubiertas hace meses en el sur de Bolivia por dos campesinos y que tienen más de 144 millones de años, son las más antiguas de Sudamérica. El especialista Sebastián Apesteguía informó de que el hallazgo consiste en unas 300 huellas de dinosaurio de más de 144 millones de años de antigüedad, que se encuentran en el municipio de Icla, en el departamento de Chuquisaca. “Hemos tenido la suerte de hallar la localidad con las huellas más antiguas del continente, cuya data duplica a todas las demás conocidas”, aseguró Apesteguía. El paleontólogo argentino, acompañado de su compatriota Pablo Ariel Gallina, permanecieron 10 días desde el pasado 31 de octubre realizando estudios en la zona.

“Tenemos un dinosaurio de tipo herbívoro que camina junto a sus crías, un dinosaurio carnívoro y otro acorazado que podría ser un anquilosaurio o un ceratopsio”, señaló el investigador. Sin embargo, comentó que el próximo mes, tras continuar con sus trabajos en Argentina, “se sabrá a ciencia cierta qué tipo de animales fueron los que dejaron sus huellas en ese sector”. “Estamos empezando a registrar una nueva fauna de dinosaurios desconocida que hasta ahora no se había registrado en Bolivia”, afirmó el científico.
Para Apesteguía, otro dato interesante es que las huellas del adulto están junto a las de sus crías, lo que “significa que hay un comportamiento de manada y protección y eso es importante a la hora de analizar el hallazgo”.

http://oldearth.wordpress.com/2008/11/14/descubiertas-en-bolivia-las-huellas-de-dinosaurio-mas-antiguas-de-sudamerica/#comment-4401

Dinosaurios vivos en el Siglo 20

Dinosaurios vivos en el Siglo 20

Autor: Lic. Dawlin A. Ureña 

(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociacion Cientifica 
CRS – Creation Research Society)

Este gigantesco animal, posiblemente un Plesiosaurio, fue traído por las olas de la Playa de Moore en la Bahía de Monterrey, California en 1925. Esta es la razón de la fotografía blanco y negro. El cuello se describió como de aproximadamente 20 pies de largo. Ninguna explicación creíble ni satisfactoria ha sido proporcionada por los evolucionistas quienes alegan que los dinosaurios y los plesiosaurios se extinguieron hace millones de años. Las historias acerca de inmensos monstruos marinos no eran raras hace apenas 50 años. Los pescadores de sardina a menudo informaban haber visto criaturas gigantescas en el Pacífico entre el 1920 y el 1940.  

La siguiente fotografía corresponde al “Monstruo de Champlain”. Fue tomado por Sandi Mansi en 1977. El Dr. Hovind, director de una Creation Science Evangelism entrevistó a la señora Mansi. Ella alega lo que otros miles de personas en su comunidad juran haber presenciado en diferentes oportunidades Haber visto este gran “monstruo” (quizás un plesiosaurio) nadando tranquilamente en el lago Champlain. El Lago Champlain se encuentra localizado en la frontera entre New York y Vermont. (Selecciones. Pág. 424. 1978.) 

Estas dos fotografías son de lo que muchos creen se trata de un Plesiosaurio atrapado por un barco de pesca japonés fuera de la costa de Nueva Zelanda en 1977. Había estado al parecer muerto durante unas semanas. Este gigantesco animal, aparentemente un plesiosaurio, medía 32 pies y cuando fue pesado resultó tener 4,000 libras. Algunos han sostenido que éste es un tiburón alegando que la proteína era 96% similar a la proteína de los tiburones. Nadie ha visto proteína de plesiosaurios alguna vez para saber a lo que debe parecerse. Los animales no extintos hoy día cuentan con cantidades de proteínas levemente diferentes. Esto sólo demuestra a un diseñador común para ambos.

 

El 16 de noviembre de 1970, el cadáver a continuación, asombrosamente de 50 pies de largo!, fue traído a tierra en el Puerto Sitta, Massachusetts en medio de la noche. La fotografía no está más clara porque fue tomada usando el flash de una cámara fotográfica no profesional. Antes de que los científicos pudieran llegar a estudiar apropiadamente el suceso, una aterrada muchedumbre había recogido y había mutilado el cuerpo. 

La criatura a continuación, de 31 pulgadas, se encontró en la orilla de Lago Erie y fue montada por un taxidermista. En estos momentos se encuentra siendo mostrada en el Museo de Evidencias de la Creación en la ciudad de Glenn Rose, Texas. La criatura todavía no ha sido identificada.

Este gigantesco animal, (según algunos, un Plesiosaurio) ha sido bautizado por el nombre del lago donde fue descubierto: Nessie. Aquí lo vemos con la boca abierta. Fotografía tomada de “Las historias más extrañas”, Cosas asombrosas. “Revista Selecciones” 1978 pág. 424)

Más sobre Dinosaurios conviviendo con el hombre

Pastor Dawlin A. Ureña 
Grand Rapids, Michigan, USA

Artículos Relacionados: 
Más artículos sobre Creacionismo Científico

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.017 seguidores