Geologia ¿Actualismo o Diluvialismo?

Ver

La longevidad patriarcal antediluviana y su disminución después del diluvio

La disminución de la longevidad se debe una variedad de factores estrechamente relacionados principalmente con dos grandes cataclismos en la historia humana: el Diluvio del Génesis y la división continental de la época de Peleg.

La longevidad patriarcal antediluviana y su disminución después del diluvio

Santiago Escuain

Muchas veces se plantea la cuestión de la longevidad de los patriarcas antes del Diluvio, según aparece en la genealogía de Génesis 5. Adán vivió 930 años; Set vivió 912; Enós, 905; Cainán, 910; Mahalalel, 895; Jared, 972; Enoc, que no murió, sino fue arrebatado vivo por Dios, 365; Matusalén, 969; Lamec, 777; y Noé, 950 años.

Aparte del caso especial de Enoc, que no murió, y de Lamec, que vivió sólo setecientos setenta y siete años, las edades del resto de patriarcas se mantienen oscilando alrededor de una media constante. Sem, que nació antes del Diluvio, vivió no obstante la mayor parte de su vida en el mundo posterior al Diluvio. Se aprecian dos grandes caídas bruscas en longevidad: En Sem y en Peleg. Sem marca la divisoria del mundo antediluviano al postdiluviano. Peleg marca aquel acontecimiento que en la Tabla de las Naciones, Génesis 10:25, se menciona así: “A Heber le nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg, porque en sus días fue dividida la tierra …”.

La brusca disminución de longevidad en Sem

Sem vivió “solamente” 600 años, iniciando una marcada tendencia a la disminución del período de vida. ¿A qué causas se puede deber?

Primero, se debe tener en cuenta que el hábitat del hombre antes del Diluvio era mucho más idóneo para el hombre que el actual. Fue durante el Diluvio que se precipitaron las aguas “sobre la expansión”, que evidentemente formaban una cubierta, muy posiblemente en forma de vapor transparente, provocando un efecto de invernadero.

El registro fósil da testimonio de las grandes masas de vegetación del pasado, que nuestro mundo no conoce ni en las más espesas selvas tropicales. Éste sería, entre otros, un factor que favorecería la longevidad del hombre en aquel albor de la humanidad. Antes de entrar en adicionales consideraciones, sería conveniente recordar que los humanos actuales somos los descendientes biológicamente degenerados de la primera pareja humana creada.

En principio, no hay ninguna razón por la que el hombre no pudiera vivir mil años. La causa de la muerte, descontando accidentes y patologías, es el envejecimiento de los tejidos del cuerpo. Y esto está provocado por la manera en que las células del cuerpo dejan de multiplicarse a una velocidad mayor o igual a la que las células viejas mueren. Así los tejidos van adquiriendo una carga de células muertas y envejecen.

Pero este proceso de envejecimiento ha ido evidentemente acelerándose desde el Diluvio, hasta llegar a una estabilización media de la edad de muerte entre los setenta y ochenta años (véase Salmo 90).

Factores conducentes a la pérdida de longevidad

¿Qué factores llevaron a la disminución de la longevidad tras el diluvio?

1. Como ya se ha mencionado, un factor significativo fue el colapsamiento de la cubierta de agua, seguramente vaporizada, que rodeaba la tierra a modo de filtro y de cubierta “invernadero”, que daría al mundo antediluviano un clima subtropical de polo a polo.

2. En el mundo antediluviano la orografía sería mucho menos pronunciada que en el actual. La configuración orográfica actual es posterior al cataclismo diluvial. De ello da testimonio el Salmo 104:5-9, pasaje que evidentemente trata de los fenómenos que dieron fin al Diluvio de Noé. Comparar v. 9 con Gn. 9:11. No se debe olvidar que la Biblia contempla el Diluvio como un cataclismo que conmovió toda la corteza terrestre; no como una mera lluvia torrencial, sino una conmoción singular y global de toda la estructura de la corteza, lo que llevó aparejado “la rotura de las fuentes del gran abismo”, esto es, una intensa conmoción de los fondos oceánicos, con la apertura de innumerables bocas volcánicas arrojando lava, agua juvenil, gases, etc., provocando una terrible actividad tectónica, transgresiones marinas, y finalmente el cubrimiento de toda la tierra con el agua diluvial. 1

La configuración orográfica suave anterior al diluvio impediría el establecimiento de singularidades climáticas y la misma lluvia. De hecho, en Génesis 2:5 se afirma que Dios no había hecho llover sobre la tierra, sino que subía de la tierra un vapor. El ciclo hidrológico de la tierra parece haber sido muy diferente durante el período antediluviano, brotando el agua del magma de la tierra por medio de “las fuentes del gran abismo”, que fueron rotas durante el diluvio.

3. El campo magnético de la tierra, en progresiva disminución, habría también coadyuvado a evitar daños genéticos en los hombres antes del Diluvio. El campo magnético actúa como escudo deflector de los rayos cósmicos que inciden en la tierra, y al ir perdiendo progresivamente su eficacia, estos rayos inciden con mayor fuerza sobre la población de la tierra. Por otra parte, experimentos con campos magnéticos fuertes sobre ratones muestran un retraso en el envejecimiento los tejidos. Los estudios indican que se precisa de un umbral de intensidad, por debajo del cual los efectos cesan bruscamente. 2

4. Un factor adicional para retardar el envejecimiento sería la mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. La atmósfera actual contiene unas 300 partes por millón (ppm) de dióxido de carbono. ¿Qué efecto tendría sobre los humanos una concentración varias veces mayor, como la que tuvo que existir en los tiempos antediluvianos? 3

Experimentos hechos de hiper-capnea (atmósferas enriquecidas en anhídrido carbónico por encima de los 330 ppm.) indican que en ella se aumenta la acidez de la sangre. Un resultado de ello es una superior retención de calcio y zinc y otros elementos traza, excepto el cobre, que es eliminado por el zinc. De pasada, ello eliminaría la artritis causada por una sangre alcalina.

Un efecto más importante del aumento en CO2 es la dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro y de la piel, aunque no en otros tejidos. Ello, según revela el artículo mencionado en la Ref. 3, llevaría a una mayor oxigenación del cerebro, incluyendo el hipotálamo. “En el hipotálamo, una pequeña glándula en el cerebro medio que dirige el envejecimiento para el sistema neuro-endocrino, la pérdida de electrosensibilidad de las células hipotalámicas resulta en un desmoronamiento del sistema supresor del hipotálamo. Cuando ello sucede, el hipotálamo se hace progresivamente más activo, y esto tiene como resultado las enfermedades del envejecimiento. Esto sucede prematuramente con hipocapnea (bajas concentraciones de CO2) y bajos niveles de anhídrido carbónico atmosférico” 4 . El mantenimiento del sistema supresor del hipotálamo en concentraciones más elevadas de anhídrido carbónico y de una mayor acidez de la sangre llevaría a un retraso en la maduración sexual (comparar las edades a que los antediluvianos llegaban a ser padres, Génesis 5) y en la esqueletal (recuérdese el fenómeno del gigantismo en Génesis 6:4). Comparando las edades de paternidad de Génesis 11 con las de Génesis 5, se advierte una maduración sexual mucho más precoz, aunque la disminución de la longevidad es más lenta.

La brusca disminución de longevidad en Peleg

Un factor adicional en el rápido declive de la longevidad humana aparece en el caso de Peleg: “en sus días fue dividida la tierra” (Gn 10:25; 1 Cr 1:19). Esto parece referirse con claridad a la división continental como acontecimiento cataclísmico:

“en Job 38:25 se usa el mismo verbo intensivo activo peleg que se emplea en Génesis 10:25 en el nombre Peleg y en la frase ‘porque en sus días fue dividida la tierra’. en Job 38:25, el verbo describe muy claramente la acción del Señor de dividir la masa terrestre para su inundación por parte del mar. Es notable que el griego clásico tenga 18 palabras nominales y verbales conocidas que están construidas alrededor del mismo conjunto consonantal p-l-g. Cada una de ellas tiene algo que ver con el mar. …”. 5 (Cf. el término pelágico, etc.).

“La palabra bíblica clave acerca de esta cuestión, peleg, es un significativo fósil lingüístico en varias lenguas no relacionadas. Su significado en estas varias lenguas, cuando se usa, da un claro testimonio acerca de su empleo en Génesis 10:25. Por medio de ello da un notable sustento a la tesis de que hubo un gran desgarro continental después del diluvio de Noé. Yo creo que Babel tuvo lugar tres generaciones antes de la división continental física. Esta conclusión se basa en la anterior discusión sobre Génesis 10 y la implicación de que Babel tuvo lugar dos generaciones después del Diluvio. 6

Por ésta y otras razones se sugiere que la división continental fue un acontecimiento postdiluviano, cuyos efectos fueron enormes tanto geológicamente a nivel regional continental como a nivel de los efectos sobre la longevidad humana. Esto concuerda con la brusca disminución que tiene lugar con y a partir de Peleg.

Conclusión

La disminución de longevidad entre los humanos se debe una variedad de factores estrechamente relacionados principalmente con dos grandes cataclismos en la historia humana: el Diluvio del Génesis y la división continental de la época de Peleg. Los datos bíblicos de catastrofismo concuerdan armónicamente con disminuciones bruscas de longevidad. Todo ello constituye una adicional ilustración de la coherencia interna y fiabilidad de la Palabra de Dios como registro histórico.

***

Tomado de www.sedin.org. Usado con permiso.

1 Para un estudio a fondo de estas cuestiones, véase el libro El Diluvio del Génesis, y Geología: Actualismo o Diluvialismo.
2 para un estudio detallado de la cuestión se recomienda la obra de Thomas G. Barnes, Origen y destino del campo magnético de la tierra, y el artículo de Robert V. Hamby, “Biomagnetic Effects in the Light of the Formerly Stronger Geomagnetic Field”, Creation Research Society Quarterly, vol. 13, Sept. 1976, págs. 106-107.
3 para esta cuestión, consultar El Diluvio del Génesis, pág. 599; también Donald W. Patten, “The Longevity Accounts in Ancient History”, Creation Research Society Quarterly, vol. 19, Jun. 1982, págs. 40-52.
4 Donald W. Patten, “The Longevity Accounts in Ancient History”, Creation Research Society Quarterly, vol. 19, jun. 1982, pág. 42.
5 Bernard E. Northrup, The Genesis of Geology (Greenleaf Press, Redding, California 1989), pág. 26; véase también el mismo autor, “Continental Drift and the Fossil Record” en el libro simposio Repossess the Land (Bible-Science Ass., Minneapolis 1979), págs. 165-170.
6 Bernard E. Northrup, “Continental Drift and the Fossil Record” en el libro simposio Repossess the Land (Bible-Science Ass., Minneapolis 1979), pág. 165.

http://www.aguasvivas.cl/revistas/22/apologetica.htm

¿Catastrofismo?¡Sí!

¿Catastrofismo?¡Sí!

TEORÍA DEL NEOCATASTROFISMO.
Introducción:
Teoría geológica que es una concepción entre el uniformitarismo y el catastrofismo. La cual afirma que el registro geológico es, por tanto, el resultado de la acción de unos y otros.
Es una teoría relativamente reciente. Ya que casi todo el siglo XIX y buena parte del XX, el uniformitarismo o actualismo fue la tesis más aceptada.
En la actualidad se considera que en el tiempo geológico actúan continuamente procesos lentos o graduales como los que operan en la vida cotidiana, a los que se superponen, sin embargo, cambios más o menos bruscos, de tipo “CATASTRÓFICO”.
Características:
Algunas de los ejemplos que utilizan para explicarlo, son éstos:
Los continentes crecen con el paso del tiempo. La Tierra va cambiando su aspecto.
Impactos meteoríticos, cambian drásticamente el paisaje.

fuente:http://1abvilladevallecas08.blogspot.com/2008/10/neocatastrofismo.html

Ariel A. Roth

Temprano en la mañana del 14 de noviembre de 1963, la tripulación del barco pesquero Isleifur II notó un extraño olor en el aire, parecido al del azufre, pero lo consideró de poca importancia. Alrededor de una hora después, el barco, navegando cerca de la costa de Islandia, comenzó a balancearse en forma extraña. A la débil luz del amanecer, la tripulación observó hacia el sur que se elevaba humo oscuro. Pensando que se podría haber incendiado un barco, verificaron si había algún mensaje de S.O.S en la radio, pero no se oía ninguno. Por medio de sus binoculares, el capitán observó que surgían del mar unas negras columnas a aproximadamente un kilómetro de distancia. La tripulación inmediatamente sospechó que era un volcán; después de todo, debían saberlo porque provenían de Islandia, donde la actividad volcánica es casi una forma de vida. Los pescadores estaban justamente sobre la cadena volcánicamente activa del centro del Atlántico. Allí el fondo del océano está a aproximadamente 100 metros bajo el nivel del mar, de manera que la actividad de un volcán submarino se puede notar fácilmente desde la superficie.

La perturbación continuó todo el día, con piedras, destellos de luz y una columna de vapor, ceniza, y humo, que se elevaban a tres kilómetros de altura en el aire. En cinco días, donde antes sólo había mar abierto, se había formado una isla de 600 metros de largo. La isla, luego llamada “Surtsey” en honor al mitológico gigante “Surtur”, con el tiempo llegó a tener un diámetro de casi dos kilómetros. Sorprendentemente, cuando los científicos la recorrieron, tenía el aspecto de haber estado allí por mucho tiempo. En un período de unos cinco meses se habían formado una playa y un acantilado de aspecto maduros. Uno de los investigadores comentó: “Lo que en otros lugares requiere miles de años puede llevar unas pocas semanas o aún pocos días aquí. En Surtsey alcanzaron sólo unos pocos meses para crear un paisaje tan variado y maduro que era casi increíble”.1

Por lo general, en nuestra tierra relativamente plácida, los cambios no ocurren muy rápidamente, pero a veces eventos como la formación de la isla Surtsey nos recuerdan que pueden ocurrir cambios catastróficos rápidos.

Catastrofismo y uniformismo

Tanto el catastrofismo como el uniformismo han jugado un papel importante en la interpretación de la historia de la tierra. El primero supone eventos geológicos mayores rápidos e inusuales, mientras que el segundo afirma el concepto contrario, de cambios lentos, pequeños y prolongados. Las largas edades requeridas para cambios lentos uniformistas demandan que se descarte el registro bíblico de una creación reciente cuando se explica la formación de inmensos estratos geológicos y de fósiles que aparecen en la superficie de la tierra. El uniformismo está más de acuerdo con una historia evolucionista prolongada y largas edades geológicas, mientras que el catastrofismo está más de acuerdo con el concepto bíblico de una creación reciente y un diluvio mundial posterior. El diluvio bíblico, que pudo haber depositado los estratos geológicos rápidamente, representa el mejor ejemplo de catastrofismo.

A través de casi toda la historia humana, el catastrofismo fue una opinión bien aceptada,2 figurando en la mitología antigua y en la antigüedad grecorromana. El interés disminuyó durante los tiempos medievales, aunque los árabes seguían de cerca a Aristóteles, quien creía en las catástrofes. El renacimiento vio un interés renovado en el asunto. Frecuentemente se explicaban los abundantes fósiles marinos encontrados en los Alpes como resultado del diluvio. Los siglos XVII y XVIII presenciaron intentos de armonizar la ciencia con los registros bíblicos de la creación y del diluvio. No obstante, hubo algunos detractores notables, tales como René Descartes (1596-1650), que sugirieron que la tierra se formó por un proceso de enfriamiento. Las ideas ortodoxas comenzaron a modificarse, tales como las sugerencias de que el diluvio pudo haber sido el resultado de causas naturales y que tal vez no formó todos los estratos de rocas sedimentarias. Georges Cuvier (1769-1832) propuso la idea de las catástrofes múltiples en Francia, y durante este período algunos otros intelectuales defendieron el uniformismo.

Al mismo tiempo, en Inglaterra, hubo un fuerte apoyo para el diluvio bíblico de parte de autoridades influyentes como William Buckland, Adam Sedgwick, William Conybeare y Roderick Murchison. En este ambiente apareció un libro que tendría más influencia en el pensamiento geológico que cualquier otro.

El libro “Principles of Geology”3 apareció por primera vez en 1830. Escrito por Charles Lyell, cambió profundamente el clima prevaleciente del pensamiento geológico del catastrofismo a los cambios estrictamente lentos del uniformismo. Hacia la mitad del siglo XIX, el uniformismo había llegado a ser un concepto dominante y el catastrofismo una opinión menguante. Varios esquemas trataron de reconciliar el registro bíblico de una creación reciente con las largas eras geológicas propuestas por el uniformismo.

El evento Bretz

En 1923 el geólogo Harlen Bretz, de opinión independiente, describió uno de los paisajes más inusuales que se encuentran en la superficie de nuestro planeta. Se trata de unos 40.000 kilómetros cuadrados en la región sudeste del estado de Washington (E.U.A.), que se caracteriza por una amplia red de enormes canales secos. A veces éstos tienen muchos kilómetros de ancho, formando un laberinto de montes aislados y cañones cortados en la dura roca volcánica. A diferencia de los valles comunes de los ríos, que generalmente tienen una amplia forma en V en corte transversal, estos canales frecuentemente muestran costados empinados y fondos planos, en forma de U. Además, se han encontrado a diferentes alturas enormes montículos de grava fluvial. La evidencia de centenares de antiguas cataratas, algunas de hasta 100 metros de altura, con grandes pozos de caída erosionados en sus bases, testifican que existió algo muy inusual.

¿Cómo se formó este terreno tan extraño? Bretz tenía una idea, pero era lo suficientemente extravagante como para que provocara una controversia geológica que duró 40 años. En su primera publicación sobre este tema, Bretz no expresó su sospecha acerca de una gran inundación catastrófica, sino sólo indicó que se habrían requerido prodigiosas cantidades de agua.4 Sin embargo, más adelante el mismo año, publicó un segundo ensayo expresando su opinión de que este paisaje había sido formado por una inundación catastrófica realmente enorme, pero breve. Esta inundación había derruido el área, erosionado los canales y depositado los inmensos bancos de grava.5

En ese tiempo, los geólogos se oponían a cualquier tipo de explicación asociada con catástrofes y Bretz sabía esto. El uniformismo era el enfoque aceptado y no se les daba importancia a los volcanes y terremotos, aunque se reconocía que tenían un efecto. El catastrofismo era anatema; estaba en la misma categoría en la que se encuentra hoy el creacionismo en muchos círculos científicos—totalmente inaceptable. La comunidad geológica tenía que tratar con este joven advenedizo Bretz, que estaba completamente fuera de línea. Sus ideas heréticas se hallaban incómodamente cerca de la idea del diluvio bíblico que los científicos rechazaban.6 Estos pensaban que adoptar las teorías de Bretz significaría un retroceso hacia la “Alta Edad Media”.7

Mientras Bretz, que era profesor de geología en la Universidad de Chicago, continuaba con sus investigaciones y publicaciones, algunos geólogos decidieron tratar de persuadir a su colega rebelde. En 1927, fue invitado a presentar sus puntos de vista ante la Geolgical Society of Washington, DC. Había un propósito especial detrás de esta invitación: “una verdadera falange de escépticos se habían congregado para debatir la hipótesis de la inundación”.8 Después de la presentación de Bretz, cinco miembros de la prestigiosa U. S. Geological Survey presentaron sus objeciones y explicaciones alternativas tales como la glaciación y otros cambios lentos.9 ¡Dos de esos geólogos ni siquiera habían visitado la zona! Al contestarles,

Bretz, un tanto cansado, comentó: “Sin embargo, tal vez mi actitud de finalidad dogmática resultó ser contagiosa”.10 Uno de los mayores problemas de la idea de Bretz quedaba sin contestar: ¿De dónde salió tanta agua de repente? Aparentemente ninguna opinión cambió en la reunión; la idea de una inundación catastrófica todavía les parecía absurda a la mayoría de los científicos.

Durante los años siguientes, la comunidad geológica se concentró en desarrollar alternativas para el modelo de Bretz. En las palabras de Bretz, la “herejía debe ser sofocada en forma suave pero firme”.11 No obstante, los estudios de campo continuaron produciendo datos favorables a la interpretación catastrófica, y el conflicto comenzó a moderarse. Bretz y otros encontraron una fuente para las aguas de la inundación. El antiguo Lago Missoula una vez había albergado hacia el este 2.100 kilómetros cúbicos de agua. Cierta evidencia indicaba que el hielo había represado el lago. Una ruptura repentina del hielo habría liberado el agua necesaria para producir la evidencia de la rápida erosión observada hacia el oeste. El mejor apoyo para esta explicación apareció posteriormente cuando los científicos encontraron ondas gigantes tanto en el Lago Missoula como en la región de los canales hacia el oeste. Probablemente algunos de ustedes estén familiarizados con las líneas de ondas paralelas que se observan frecuentemente en los lechos arenosos de los arroyos y ríos. Estas generalmente tienen unos pocos centímetros de cresta a cresta. Pero las ondas en el lecho del Lago Missoula y hacia el oeste eran gigantescas, medían hasta 15 metros de alto, con una distancia de 150 metros de cresta a cresta.12 Sólo inmensas cantidades de agua moviéndose rápidamente podrían producir tal efecto. Algunos estudios más recientes se han concentrado en los detalles. Hay quienes sugieren que pudo haber habido tantos como ocho o más episodios diluviales.13 Uno de los estudios propuso que el agua fluía a 108 kilómetros por hora, erosionando los profundos canales en la dura roca volcánica en pocas horas o días.14

Finalmente las interpretaciones maestras de Bretz basadas en el estudio cuidadoso de las rocas fueron aceptadas por la mayoría de los geólogos. En 1965 la Asociación Internacional para la Investigación del Cuaternario organizó un viaje de estudio a la región. Al cierre de la conferencia, Bretz, quien no pudo asistir, recibió un telegrama de los participantes con sus saludos. El telegrama terminaba con la siguiente oración: “Ahora todos somos catastrofistas”.15 En 1979 Bretz fue premiado con la Medalla Penrose, el premio geológico más prestigioso de Estados Unidos. Bretz había ganado; y el catastrofismo también. Este “Noé” de los tiempos modernos y su igualmente indeseada inundación habían sido vindicados.

Corrientes de turbidez

A mediados del siglo XX, algunos geólogos habían notado que el uniformismo estricto contradecía la información proporcionada por las rocas mismas. Bretz había hallado evidencias de acción muy rápida. Otros científicos encontraban estratos sedimentarios con ambos componentes, de aguas playas y profundas.16 ¿Cómo se podrían haber mezclado entre sí bajo condiciones tranquilas? La conclusión: catastróficas corrientes submarinas de barro, que comienzan desde aguas someras y fluyen hacia aguas profundas. Estas rápidas corrientes de barro, llamadas corrientes de turbidez, producen depósitos especiales llamados turbiditas. Las turbiditas han llegado a ser sorprendentemente comunes en todo el mundo. Unos pocos pensadores audaces han sugerido otras actividades catastróficas tales como extinciones masivas causadas por flujos de radiación cósmica17 de alta energía y el repentino derramamiento de agua fría del ártico sobre los océanos del mundo.18 Todas estas teorías indican una creciente separación del estricto uniformismo.

El golpe de gracia para el dominio de las explicaciones uniformistas no provino, sin embargo, del estudio de las rocas mismas, sino de los fósiles que contenían. ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios cerca del fin del cretácico, y por qué son evidentes otras extinciones masivas en otros niveles del registro fósil? Debe encontrarse alguna causa razonable. Se han propuesto varias explicaciones para la extinción de los dinosaurios, desde la inanición y la ingestión de hongos venenosos hasta la fiebre del heno. No obstante, su desaparición ha sido considerada en general como un misterio. Entonces en 1980 Luis Alvarez, laureado con el premio Nóbel, de la Universidad de California en Berkeley, y otros19 sugirieron que la inusual abundancia del elemento iridio encontrado en una cantidad de lugares alrededor del mundo al final de los estratos cretácicos pudo haber provenido de un asteroide que chocó contra la tierra y mató a los dinosaurios. La idea generó una reacción mixta. Algunos la cuestionaron porque los dinosaurios y otros organismos no parecen haber desaparecido tan rápidamente según los estratos fósiles. Otros propusieron una extensa actividad volcánica e incendios mundiales, o el impacto de un cometa en vez de un asteroide.

El debate acerca de los detalles continúa, pero la puerta hacia las interpretaciones catastrofistas está abierta de par en par. La literatura científica informa hoy una amplia gama de repentinos cambios mayores.

Ideas catastróficas más recientes

Algunas de las ideas catastróficas más recientes proponen que los cometas o los asteroides podrían elevar olas marinas de hasta una altura de ocho kilómetros20 y mandar penachos volátiles de agua a cientos de kilómetros por sobre la superficie de la tierra.21 Otros efectos propuestos incluyen ráfagas de aire a 500° C viajando a 2.500 kilómetros por hora que matarían la mitad de la vida sobre la tierra, y terremotos globales acompañados de olas terrestres que llegarían a la altura de 10 metros. También se propuso la apertura de grietas que van desde 10 a 100 kilómetros y la rápida formación de montañas.22 Hasta hay una sugerencia de que estos impactos podrían haber iniciado la ruptura del super continente antiguo de la tierra llamado Gondwana.23

El catastrofismo ha retornado en forma rápida, pero no es exactamente el catastrofismo clásico de hace dos siglos que incorporó el diluvio bíblico como un evento geológico mayor.24 Es interesante que algunos geólogos recientemente sugirieron que un impacto extraterrestre podría estar relacionado con el registro del diluvio por parte del Génesis. En el presente, se acepta fácilmente la idea de rápidas catástrofes mayores, pero en contraste con el diluvio bíblico, que duró sólo un año, se introduce mucho tiempo entre muchas catástrofes mayores. El término neocatastrofismo parece estar ganando aceptación, mientras que se hacen intentos por distinguir el concepto nuevo del catastrofismo antiguo. El retorno a las interpretaciones catastrofistas ha sido identificado como “un gran adelanto filosófico”,25 y se acepta que “se está reconociendo en forma creciente el profundo papel de grandes tormentas a través de la historia geológica”.26 Esta última opinión encaja bien con el modelo bíblico del diluvio como extensas series de tormentas durante el año del diluvio.

El neocatastrofismo ha estimulado la reinterpretación de muchos aspectos geológicos. Por ejemplo, muchos depósitos sedimentarios que se pensaba que se habían acumulado lentamente ahora son interpretados como el resultado de rápidas corrientes de turbidez, y un número de arrecifes de coral fósiles, de los que previamente se pensaba que se habían formado lentamente, ahora son reinterpretados como rápidas corrientes de deyecciones.

Ejemplos de acción rápida

Bajo condiciones normales y tranquilas, los cambios en la superficie terrestre son muy lentos. No obstante, hay muchos ejemplos de actividad catastrófica que sugieren cambios mayores en poco tiempo.

La erosión puede ocurrir muy rápidamente. En 1976 la recientemente construida represa “Teton” en Idaho, Estados Unidos, comenzó a perder agua de manera incontrolable y el torrente cortó a través del sedimento hasta una profundidad de 100 metros en menos de una hora. La represa estaba hecha de sedimento blando, que es erosionado fácilmente. No obstante, se ha propuesto que los canales de Bretz, mencionados anteriormente, que están en dura roca basáltica, fueron cortados hasta una profundidad equivalente en unos pocos días. Se ha determinado que la capacidad de acarreo del agua en movimiento aumenta como la tercera a cuarta potencia de la velocidad.27 Esto significa que si la velocidad de la corriente aumenta diez veces, el agua puede transportar de 1.000 a 10.000 veces más de sedimentos.

Los no creacionistas a veces señalan que la columna geológica es demasiado gruesa como para haber sido depositada en el único año del diluvio.28 Esto no es un argumento significativo. Mientras que la mayoría de los creacionistas excluirán la porción más baja (precámbrico), y las más altas de la columna geológica del diluvio, algunas tasas de deposición actuales son tan veloces que no habría problema para depositar la columna entera en unas pocas semanas. Las corrientes de turbidez pueden depositar su sedimento en una sola localidad en unos pocos minutos o menos, y sobre miles de kilómetros cuadrados en unas pocas horas. Turbiditas inmensas, llamadas megaturbiditas, encontradas en España tienen espesores de hasta 200 metros, junto con un inmenso volumen de 200 kilómetros cúbicos.29 También hay varios métodos, además de las corrientes de turbidez, que causan la rápida deposición de los sedimentos. Un intenso diluvio durante un año podría depositar una gran cantidad de sedimentos.

Frecuentemente se supone que la acumulación de gruesos estratos de minúsculos microorganismos tales como los acantilados blancos de Dover en Inglaterra requieren largos períodos de tiempo. Pero tal acumulación puede ocurrir rápidamente. A lo largo de la costa de Oregon, Estados Unidos, una tormenta de tres días con fuertes vientos y lluvia depositó de 10 a 15 centímetros de diatomeas microscópicas a lo largo de 32 kilómetros. He visto un ave fósil preservada y muchos peces en gruesos depósitos de diatomeas microscópicas cerca de Lompoc, California. También se encontró una ballena en este depósito. Tal preservación requeriría un sepultamiento rápido antes de que ocurra la desarticulación del organismo.30 Se descubrió que la desarticulación de las aves normalmente sucede en unos pocos días. Es evidente que algunos estratos de organismos microscópicos han sido depositados rápidamente.

Algunas deducciones

Podemos aprender lecciones de la historia de las interpretaciones del catastrofismo y del uniformismo. Durante milenios, fueron aceptadas las catástrofes; luego, por más de un siglo, fueron virtualmente erradicadas de todo pensamiento científico. Y ahora son aceptadas nuevamente. Esto ilustra cómo la ciencia cambia a menudo sus puntos de vista, y a veces aun acepta conceptos que había rechazado anteriormente. La Biblia, por otro lado, no cambia. Es de interés que la renovada aceptación de las catástrofes provino mayormente del estudio de las rocas mismas. Deberíamos ser cautelosos en cuanto a aceptar posturas generales, como el uniformismo, que están basadas en la opinión o en una cantidad restringida de información. Por otra parte, las interpretaciones catastrofistas más recientes, ahora vueltas a ser aceptadas por la ciencia, muestran que eventos aun mayores pueden ocurrir rápidamente. Lo cual torna al registro bíblico de los orígenes, incluyendo a la creación y el diluvio, mucho más plausibles.

Ariel Roth (Ph.D., University of Michigan) es el director de Origins y ex director del Geoscience Research Institute. Su libro: Origins: Linking Science and Scripture, del cual se ha adaptado este artículo, ha sido publicado recientemente por la Review and Herald Publishing Association. La dirección del Dr. Roth: Geoscience Research Institute – Loma Linda University; Loma Linda, California 92350. Fax: (909) 824-92350. E-mail: gri.ccmail.llu.edu

Notas y referencias

1.   S. Thorarinsson, Surtsey: The New Island in the North Atlantic, S. Eysteinsson, tr. (New York: The Viking Press, 1964), p. 39.

2.   Para análisis generales, ver: D. Ager: The New Catastrophism: the Importance of the Rare Event in Geological History (Cambridge and New York: Cambridge University Press, 1993); A. Hallam: Great Geological Controversies, 2d. ed. (Oxford and New York: Oxford University Press, 1989), pp.30-64, 184-215; R. Huggett, Cataclysms and Earth History: the Development of Diluvialism (Oxford: Clarendon Press, 1989).

3.   C. Lyell: Principles of Geology; or The Modern Changes of the Earth and Its Inhabitants Considered as Illustrative of Geology, ed. rev. (New York: D. Appleton & Co., 1857).

4.   J. H. Bretz: “Glacial Drainage on the Columbia Plateau”, Geological Society of America Bulletin 34 (1923): 573-608.

5.   Bretz: “The Channeled Scablands of the Columbia Plateau”, Journal of Geology 31 (1923): 617-649.

6.   J. E. Allen, M. Burns, y S. C. Sargent: Cataclysms on the Columbia: Scenic Trips to the Northwest’s Geologic Past, No. 2 (Portland, Ore.: Timber Press, 1986), p. 44.

7.   J. H. Bretz: “The Channeled Scabland: Introduction”, in V. R. Baker, ed., Catastrophic Flooding: the Origin of the Channeled Scabland: Benchmark Papers in Geology 55 (Stroudsburg, Penna.: Dowden, Hutchinson & Ross, 1981), pp. 18, 19.

8.   Baker, p. 60 (nota 7).

9.   Para un informe de las presentaciones y discusiones, ver: J. H. Bretz: “Channeled Scabland and the Spokane Flood” in Baker, pp. 65-76.

10. Id., p. 74.

11. J. H. Bretz, H. T. U. Smith, y G. E. Neff: “Channeled Scabland of Washington: New Data and Interpretations”, Geological Society of America Bulletin 67 (1956): 957-1049.

12. Id., J. T. Pardee: “Unusual Currents in Glacial Lake Missoula, Montana”, Geological Society of America Bulletin 53 (1942): 1569-1600.

13. J. H. Bretz: “The Lake Missoula Floods and the Channeled Scabland”, Journal of Geology 77 (1969): 505-543; M. Parfit: “The Floods That Carved the West”, Smithsonian 26 (1995) 1:48-59.

14. V. R. Baker: “Paleohydraulics and Hydrodynamics of Scabland Floods” in: Baker, pp. 255-275 (nota 7).

15. Bretz 1969 (nota 13).

16. M. L. Natland, P. H. Kuenen: “Sedimentary History of the Ventura Basin, California, and the Action of Turbidity Currents”, Society of Economic Paleontologists and Mineralogists Special Publication 2 (1951): 76-107; F. B. Phleger: “Displaced Foraminifera Faunas”, Society of Economic Paleontologists and Mineralogists Special Publication 2 (1951): 66-75.

17. O. H. Schindewolf: “Neocatastrophism?” V.A. Firsoff, tr. Catastrophist Geology 2 (1977): 19-21.

18. S. Gartner y J. P. McGuirk: “Terminal Cretaceous Extinction Scenario for a Catastrophe”, Science 206 (1979): 1272-1276.

19. L. W. Alvarez, W. Alvarez, F. Asaro, H. V. Michel: “Extraterrestrial Cause for the Cretaceous-Tertiary Extinction”, Science 208 (1980): 1095-1108.

20. W. M. Napier, S. V. M. Clube: “A Theory of Terrestrial Catastrophism”, Nature 282 (1979): 455-459.

21. H. J. Melosh: “The Mechanics of Large Meteoroid Impacts in the Earth’s Oceans”, Geological Society of America Special Paper 190 (1982): 121-127.

22. V. Clube, B. Napier: “Close Encounters with a Million Comets”, New Scientist 95 (1982): 148-151.

23. V. R. Oberbeck, J. R. Marshall, y H. Aggarwal: “Impacts, Tillites, and the Breakup of Gondwanaland”, Journal of Geology 101 (1993): 1-19.

24. E. Kristan-Tollmann, y A. Tollmann: “The Youngest Big Impact on Earth Deduced From Geological and Historical Evidence”, Terra Nova 6 (1994):209-217.

25. E. Kauffman, quoted in R. Lewin: “Extinctions and the History of Life”, Science 221 (1983): 935-937.

26. D. Nummedal: “Clastics”, Geotimes 27 (1982)2: 22-23.

27. A. Holmes: Principles of Physical Geology, rev. ed. (New York: The Ronald Press Co., 1965), p. 512.

28. E.g., R. L. Ecker: Dictionary of Science and Creationism (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1990), p. 102.

29. M. Séguret, P. Labaume, and R. Madariaga: “Eocene Seismicity in the Pyrenees From Megaturbidites of the South Pyrenean Basin (Spain)”, Marine Geology 55 (1984): 117-131.

30. P. G. Davis, D. E. G. Briggs: “The impact of decay and disarticulation on the preservation of fossil birds”, Palaios 13 (1998): 3-13.

ver mas (en ingles) aca

fuente: http://dialogue.adventist.org/articles/10_2_roth_s.htm

Biblioteca de Assurbanipal

Biblioteca de Assurbanipal

Los autores: Ariel Acosta, Elvia del Castillo, Dayner Acosta y Luis Amador, son estudiantes del Seminario Teológico Adventista de Cuba.

Guardias de Asurbanipal, bajorrelieve de su palacio en Ninive, c. 645 a. C., Museo del Louvre.

El único rey asirio que se enalteció en la literatura, el rey soldado y erudito que se jactaba de su buena y excelente educación, el patrón de las artes y las letras, ese fue Assurbanipal.

Fungió como rey de Asiria entre el 669 a.c. al 627 a.c., último de sus grandes gobernantes, quien fue conocido también como Sardanápalo, tal y como lo nombraron las fuentes griegas. Heredó un gran reino que abarcaba desde el norte de Egipto hasta Persia y hacia el 652 a.c. extendió su dominio hasta el sur de Egipto y oeste de Anatolia. Aunque el imperio asirio alcanzó su máxima plenitud con Assurbanipal, durante su reinado aparecieron los primeros signos de declive de su reino. La literatura y arte asirio llegaron a su apogeo durante su reinado. Fue uno de los pocos gobernantes cultos del antiguo Oriente Próximo. Leía las tabletas de barro de Sumer y el oscuro escrito acadio que es difícil de dominar, y se gozaba en leer las inscripciones en piedra de la época anterior al diluvio. Él mismo expresa en una de sus inscripciones: “Yo, Assurbanipal, aprendí en palacio la sabiduría de Nebo, el arte completo de escribir en tabletas de arcilla de todas clases. Me hice experto en varias clases de escritura… leí las bellas tabletas de arcilla de Sumer y la escritura acadia, que resulta difícil de dominar. Experimenté el gozo de leer inscripciones hechas en piedra, pertenecientes a la época anterior al diluvio”. Era tan grande su interés en la literatura y la erudición, que al subir al trono, reprimió rápidamente, un levantamiento en Egipto, conquistó Lidia y Persia; después de consolidar su reino, se dio a al tarea de la erudición hasta llegar a ser el monarca más poderoso y culto de su época, siendo uno de los más grandes patrocinadores de la literatura del mundo. Envió escribas eruditos a Asur, Babilonia, Cuta, Nipur, Acad, Erec y otros centros estratégicos a lo largo y ancho de su vasto imperio, donde se reunieron y copiaron libros de arcilla. Sus residencias reales, especialmente en Nínive, estaban decoradas con magníficos relieves que representaban escenas de guerra, de la caza de animales salvajes y la vida diaria del palacio. Estos relieves podían verse también en los templos y edificios públicos que construyó. Vemos que a pesar de sus constantes actividades militares dejó un rico legado cultural.

Relieve de Assurbanipal cazando
British Museum.London

Es significativa su dedicación a la literatura. Sostuvo una escuela de escribas que se encargó de preservar la literatura y lingüística de los sumerios y acadianos, ellos reunieron la primera gran biblioteca de la zona, que se convirtió en el monumento perenne de este rey. Estaba reunida allí, cuidadosamente copiada en unas 5000 tablillas, la mayor parte de la extensiva producción literaria del país, todo lo que entonces se consideraba digno de ser conservado y releído. Al completarse la biblioteca llegó a tener cerca de 100 000 volúmenes. En el año 1853 d.c, dando continuidad de sus excavaciones previas con Layard, Rassam desenterró en Nínive el palacio del rey Assurbanipal, en el cual había un bello bajo relieve de gran tamaño que representaba al rey de pie en un carro de guerra, disponiéndose a salir a una expedición de cacería, mientras sus servidores le entregaban las armas para la caza. En dos pisos contiguos de altas cúpulas, se descubrieron amontonadas en los pisos miles de inapreciables tablillas de arcilla, que resultaron ser una gran porción de la Biblioteca de Assurbanipal. Layard también trabajó en este hallazgo, extrajo tablillas de arcilla cubiertas con caracteres cuneiformes. Estas variaban en su tamaño desde 1 hasta 12 pulgadas cuadradas. Las tablillas parecían haber estado organizadas y la biblioteca parecía haber sido un lugar público. Finalmente los restos arqueológicos fueron transportados hacia el Museo Británico de Londres. Se han excavado hasta ahora cerca de 30 000 textos.

Veinte años más tarde (1872 d.C.) una de las tabletas causó una gran sensación cuando el asiriólogo George Smith, mientras trabajaba en el Museo Británico, comprendió que la misma contenía un relato acerca del diluvio. La tradujo y publicó, aunque hoy sus traducciones son consideradas algo anticuadas. Al fijar sus ojos en las palabras “la barca descansó sobre la montaña de Nisir”, se sintió muy emocionado, al igual que el Sr. Gladstone, el Decano Stanley y el propietario del periódico London Daily Telegraph. El Sr. Smith fue enviado a Nínive, donde mediante búsqueda diligente halló la otra porción de la tableta que contenía los diecisiete renglones que completaban el recuento caldeo del diluvio. Se le dio a este hallazgo el título de “Epopeya de Gilgamesh”. Más tarde encontró las tabletas de la creación según los babilonios, las cuales publicó en 1876 bajo el título de “Recuento Caldeo del Génesis”, al que también se le denomina Enuma Elish. Entre otras obras encontradas tenemos el descenso de Ishtar al mundo bajo; la leyenda Etana, quien huyó del cielo en un águila; otra leyenda que cuenta que Sargón de Acadia fue salvado al nacer como Moisés, en su cesta de juncos en el río Éufrates, al ser rescatado por la diosa Ishtar; se encontró además gran cantidad de literatura de sabiduría, incluyendo el poema del Justo Sufriente, a menudo descrito como el Job de Babilonia; Himnos; parábolas y cuentos populares.

La estructura y contenido internos de la biblioteca resultan bien interesante si tenemos en cuenta que un libro babilónico o asirio consistía en varios departamentos, formados por tabletas de arcilla cuadradas escritas por ambos lados, cuidadosamente paginadas y apiladas una sobre otra en orden. Muchos de aquellos libros fueron copiados de tabletas babilónicas prestadas, aunque un gran número fueron, evidentemente, compuestas durante el reinado de Assurbanipal. Se prepararon listas completas de plantas. Árboles, metales y minerales. Además, se hizo un catálogo de todas y cada una de las especies animales conocidas, donde se clasificaron en familia y género. Lenormant dice: “Nos quedamos bien asombrados de ver que los asirios ya habían inventado una nomenclatura científica, similar en principio a la de Linneaus”. Se podían encontrar también libros religiosos explicando el nombre, funciones y atributos de cada dios, encantos mágicos con los cuales ahuyentaban los malos espíritus, y poemas sagrados parecidos en estilo a los salmos de David. Estaban las copias de las ya entonces reliquias babilónicas acerca de la Creación, el Diluvio y la Torre de Babel, que son como narrativas del Génesis, aunque fueron escritas cientos de años antes de que Moisés naciera. Había numerosos trabajos sobre gramática pues los asirios hallaron su lenguaje tan complicado que multiplicaron esfuerzos en reproducir léxicos y gramáticas para explicar y simplificar mejor su lengua. Vale decir que dichos libros, escritos para ayudar al aprendiz asirio durante 2500 años en el pasado, han sido encontrados sin valor alguno para el estudiante actual en el propósito de entender mejor dicha lengua. Toda esta vasta colección, recopilada con mucho cuidado por el rey, cayó con el palacio cuando fue destruido por su hijo Saracus; se rompieron la mayoría de los fragmentos. El descubrimiento de la Biblioteca de Assurbanipal ha tenido una notabilísima significación, tal vez este ha sido el descubrimiento más importante de Mesopotamia. A través de ella el hombre moderno puede:

  1. Conocer muchos de los más valiosos textos cuneiformes en tabletas.
  2. Cómo los pueblos del cercano oriente interpretaban presagios que fueron derivados del estudio del hígado y de las entrañas de los animales sacrificados o de los movimientos del hombre, animales, pájaros o cuerpos celestes.
  3. Las listas de reyes y datos astronómicos ayudan a los eruditos a establecer una cronología precisa del mundo antiguo.
  4. Hizo posible el desarrollo de la Asiriología como un estudio serio con lenguaje, escritura y literatura, pues para los asiriólogos es una de las fuentes más ricas y fundamentales de los conocimientos sobre el pensamiento de este país.

Asurbanipal (a veces mencionado como Ashurbanipal, o Assurbanipal), fue el último gran rey de Asiria. Reinó entre el 669 aC y el 627 aC.

Hijo de Esarhaddon y Naqi’a-Zakutu, es famoso por ser uno de los pocos reyes de la antigüedad que sabía leer y escribir. Durante su reinado, la escultura asiria alcanzó su apogeo, lo cual se aprecia en los palacios de Nínive. Era conocido con diversos nombres, algunos textos latinos y medievales lo llaman Sardanapalus, los griegos lo conocían como Sardanapal, y en el Antiguo Testamento, es mencionado como Osnaper (libro de Esdras, 4:10).

En el reinado de Asurbanipal, el esplendor asirio era evidente no sólo en su poderío militar, sino también en su cultura y las artes. Asurbanipal creó la biblioteca de Nínive, la cual era la primera biblioteca que recogía y organizaba material de forma sistemática. En Nínive se recogió toda la literatura disponible en escritura cuneiforme en aquel entonces.

Algunas tablillas de la biblioteca de Nínive conservan las versiones más completas del poema de Gilgamesh, en los lenguajes sumerio y acadio. Otras eran usadas como diccionarios sumerio-acadio, mientras que algunas contenían textos sobre astronomía y astrología.
El juego más grande de tablillas se encuentra en el Museo Británico, en Londres. Se trata de textos “proféticos”, que enseñaban a los escribas a interpretar el significado de lo que presenciaban.

Cuando murió Sin-iddina-apla, el hermano mayor de Asurbanipal, éste último fue coronado príncipe en 672 a. C. Asurbanipal era impopular con la corte y los sacerdotes, por lo que se hicieron contratos con los asirios destacados, miembros de la familia real e inclusive reyes extranjeros, para asegurar la lealtad al príncipe. El rey Esarhaddon murió durante una campaña militar en Egipto en 669 a. C., por lo que Asurbanipal subió al trono, en parte gracias a la tenacidad de su madre Naqi’a-Zakutu.

Al igual que con muchos reyes asirios, los inicios del reinado de Asurbanipal fueron marcados por guerras incesantes. Luchó contra su hermano Shamash-shum-ukin, quien había sido coronado rey de Babilonia y que se había rebelado contra Asiria. Babilonia estaba apoyada por una coalición de pueblos del sur de Mesopotamia y Egipto. A la postre, Asurbanipal reconquistó Babilonia, y desmembró la alianza en el vigésimo segundo año de su reinado. Instaló en Babilonia un gobierno títere bajo el mando del rey Kandalanu. Algunos antropólogos alegan que Asurbanipal y Kandalanu eran la misma persona. El rey asirio sometió también al imperio Elamita, destruyendo a Susa, su capital, y conquistó gran parte de los territorios actualmente árabes.

En la última década de su reinado, Asiria estaba en paz, pero enfrentando un declive importante. La documentación de esos años es muy escasa; inclusive, no se tiene certidumbre sobre la fecha exacta de la muerte de Asurbanipal. Algunas versiones dicen que reinó durante 38 años, mientras que otras hablan de 42.

En cualquier caso, la muerte de Asurbanipal abrió la puerta a las catastróficas guerras fraticidas entre sus hijos Ashur-etil-ilani, Sinsharishkun y Sin-shumu-lishir; y entre ellos y el nuevo rey de Babilonia, Nabopolasar.

Las fechas que se mencionan en este artículo fueron tomadas de referencias en las inscripciones de Harran de la madre de Nabonido.

La popularidad de Asurbanipal es tal que su nombre es frecuentemente usado en los niños de comunidades asirias.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

  1. Arthur Buttrick, George. The Interpreter’s Dictionary of the Bible. Abingdom. Nashville, 1962. Pág 257.
  2. Benton, William. Publisher. Enciclopaedia Britannica. Enciclopaedia Britannica, Inc. Chicago: London: Toronto. 1960. Tomo 11, págs 568-69.
  3. Bottero, Jean. Introducción al Antiguo Oriente de Sumer a la Biblia. Grijalbo. Mandadori. 1996. Pág 210.
  4. Dorman Steel, Joel. A Brief History of Ancient, Medieval, and Modern Peoples. American Book Company. New York: Cincinnati: Chicago. 909. Págs. 54, 55.
  5. Hunter Wright, Ernest. Richards Topical Encyclopedia. The Richards Company, Inc. New York. 1957. Vol. 5, pág. 14.
  6. Myers C, Allen C. The Eerdmans Bible Dictionary. William B. Eerdmans Publishing Company. Grand rapids, Michigan.1987, pág. 99.
  7. Nichol, Francis D. Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día. Publicaciones Interamericanas. Pacific Press Publishing Association. 1ra Edición. 1981. Tomo I, págs. 119, 123.
  8. Pfeiffer, Charles f. Diccionario Bíblico Arquelógico. Editorial Mundo Hispano. Pág.120.
  9. Thompson, Frank Charles. Biblia de Referencia Thompson. Editorial Vida. Pág 4438.
  10. wikipedia,Asurbanipal

Fuente: http://www.tagnet.org/iasdsc/recursos/arti/05.html

¿COMO SOBREVIVIERON LOS PECES AL DILUVIO ?

CREACIÓN:http://conpoder.com/creacion.html

¿COMO SOBREVIVIERON LOS PECES AL DILUVIO ?

¿Cómo sobrevivieron los peces de agua salada la dilución con el agua dulce, o cómo sobrevivieron los peces de agua dulce en agua salada? ¿Cómo sobrevivieron las plantas?

Si toda la Tierra fue cubierta por agua en el Diluvio, entonces hubo una mezcla de agua dulce y salada. Muchas de las especies de peces de hoy son especializadas y no sobreviven en agua de salinidad radicalmente diferente a la de su hábitat. ¿Así que, cómo sobrevivieron el Diluvio?

Note que la Biblia dice que en el Arca sólo había animales terrestres que respiraban aire y pájaros (Génesis 7:14,15; 21- 3).

Como vimos anteriormente, el Diluvio se inició por el rompimiento de las ‘fuentes del grande abismo’ (Génesis 7:11). Sea lo que hayan sido las ‘fuentes del gran abismo’ (vea el capítulo 9), el Diluvio debió haber estado asociado con movimientos terrestres masivos, debido al peso del agua, lo que habría resultado en gran actividad volcánica.

Los volcanes emiten grandes cantidades de vapor, y la lava debajo del agua crea agua/vapor caliente, que disuelve minerales, añadiéndo sal al agua. Además, la erosión que acompañó el movimiento de las aguas fuera de los continentes después del Diluvio habría añadido sal a los océanos. En otras palabras, esperaríamos que las aguas del océano pre-diluviano fueran menos saladas que después del Diluvio.

El problema de los peces al enfrentarse a la salinidad es éste: los peces en agua dulce tienden a absorber agua por ósmosis por la salinidad en sus líquidos corporales. Los peces en agua salada tienden a perder agua porque el agua a su alrededor es más salada que los líquidos de sus cuerpos.

La adaptación de agua dulce/salada en los peces de hoy

Muchas especies estuarias y de agua marina pueden tolerar grandes cambios en la salinidad. Las estrellas de mar tolerarían un 16-18% de la concentración normal de sal de mar indefinidamente. Los cirrópodos pueden aguantar una exposición a menos de una décima de la concentración usual de sal del agua marina.

Existen especies migratorias que viajan entre agua salada y agua dulce. Por ejemplo el salmón, el róbalo rayado y el esturión del Atlántico engendran en agua dulce y maduran en agua salada. Las anguilas se reproducen en agua salada y maduran en lagos y corrientes de agua dulce. Así que, muchas especies de peces de hoy pueden ajustarse tanto al agua dulce como salada.
Inclusive hay evidencia de especialización después del Diluvio dentro de una clase de pez. Por ejemplo, el esturión del Atlántico es unaespecie migratoria de agua salada/dulce pero el esturión Siberiano vive sólo en agua dulce.

Muchas familias1 de peces tienen especies tanto de agua dulce como salada. Estas incluyen las familias del pez sapo y el pez globo (batrachoididae), los Belonidos o peces agujas (Belonidae y Lepisosteidae), las amias (Amiidae), los esturiones (Acipenseridae), sardinas (Clupeidae)/ anchoas (Engraulis), salmones (salmonidae)/truchas/lucios (Esocidae), bagres (Ictuluridae), chalacos (Gobiesocidae), espinosos (Gasterosteidae), escórporas, peces dragones, y escorpiones de mar (scorpaenidae) y la familia de peces planos (acanthopterygii). De hecho, la mayoría de los órdenes existentes tienen representantes tanto de agua dulce como salada. Esto sugiere que la habilidad para tolerar grandes cambios en la salinidad pudieron haber estado presentes en la mayoría de los peces en el momento del Diluvio. La especialización debió haber resultado en la pérdida de esta habilidad en muchas especies desde entonces (vea el capítulo 1).

Los híbridos de trucha salvaje (agua dulce) y salmón doméstico (especie migratoria) han sido descubiertos en Escocia 2, sugiriendo que las diferencias entre tipos de agua dulce y marina pueden ser menores.

Los riñones de las especies de agua dulce excretan el exceso de agua (orina de baja concentración salina) y aquellos de especies marinas excretan el exceso de sal (orina de alta concentración salina). Los tiburones de agua salada tienen concentraciones altas de urea en la sangre para retener agua en el ambiente de agua salada mientras que los tiburones de agua dulce tienen concentraciones bajas de urea para evitar acumular agua. Las especies de peces sierra que se mueven de agua salada a agua dulce incrementan su salida de orina veinte veces y la concentración de sangre urea decrece a menos de un tercio.

Algunos acuarios usan la habilidad de los peces para adaptarse a aguas de diferente salinidad para exhibir especies de agua dulce y agua salada en un mismo lugar. El pez se puede adaptar si la salinidad se cambia lentamente.

Así que, muchas especies de peces hoy tienen la capacidad de adaptarse tanto a agua dulce como salada a lo largo de su vida.
Los mamíferos acuáticos como las ballenas y los delfines habrían sobrevivido al Diluvio fácilmente, sin ser dependientes de agua limpia para obtener su oxígeno.

Muchas criaturas marinas habrían muerto en el Diluvio debido a la turbulencia del agua, cambios en la temperatura, etc. El registro fósil testifica de la destrucción masiva de la vida marina con el 95% del registro fósil siendo de criaturas marinas.3 Esto es consistente con el relato Bíblico del Diluvio comenzando con el rompimiento de las ‘fuentes del grande abismo’.

Hay una posibilidad de que capas estables de agua dulce y agua salada se hayan desarrollado y persistido en algunas partes de la tierra.

El agua dulce puede sentarse sobre agua salada por largos periodos de tiempo. La turbulencia pudo haber sido suficientemente baja en latitudes altas para que tales capas persistieran y permitieran la supervivencia tanto de animales de agua dulce como de agua salada en esas áreas.

Supervivencia de las plantas

Muchas semillas terrestres pueden sobrevivir largos periodos en varias concentraciones de agua salada 4. De hecho, el agua salada impide la germinación de algunas especies de manera que la semilla dura más que en agua dulce. Otras plantas pudieron haber sobrevivido en masas flotantes de vegetación, o en piedra volcánica porosa. Inclusive se pudieron haber reproducido asexualmente con los restos de muchas plantas.

Muchas pudieron haber sobrevivido como reservas de comida accidentales y planeadas en el Arca. Muchas semillas tienen dispositivos para adherirse a animales, y algunas pudieron haber sobrevivido el Diluvio por este medio. Otras pudieron sobrevivir en los estómagos de los cadáveres hinchados y flotantes de herbívoros muertos.

La hoja de olivo traída a Noé por la paloma (Génesis 8:11) muestra que las plantas se estaban regenerando antes de que Noé y compañía salieran del Arca.

Conclusión

Existen muchas explicaciones posibles y sencillas para mostrar cómo los peces de agua dulce y salada y las plantas sobrevivieron al Diluvio. No hay razón para dudar de la realidad del Diluvio como se describe en la Biblia.
Lectura Recomendada: John Woodmorappe, Noah’s Ark: A Feasibility Study (El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad), Santee, CA: Institute for Creation Research, 1996.

———————————————–

TEMAS RECOMENDADOS:

¿Cómo sobrevivieron los peces el diluvio? Si toda la Tierra fue cubierta por agua en el Diluvio, entonces hubo una mezcla de agua dulce y salada. Muchas de las especies de peces de hoy son especializadas y no sobreviven en agua de salinidad radicalmente diferente a la de su hábitat. ¿Así que, cómo sobrevivieron el Diluvio? Leer

¿De dónde tomo Caín su esposa? Escépticos de la Biblia han usado a la esposa de Caín vez tras vez para tratar de descreditar el libro de Génesis como un archivo historico verdadero. Desgraciadamente, la mayoría de los Cristianos no han dado una respuesta adecuada a esta pregunta. Leer

El Diluvio universal- ¿dónde fue a parar el agua? El mayor ‘proveedor’ de agua fueron las “fuentes del grande abismo”, que son mencionadas justo antes que las “cataratas de los cielos” en Génesis 7 :11. Estas funcionaron durante 150 días durante el Diluvio, aún cuando las lluvias sólo duraron 40 días y 40 noches, mostrando así que había un límite de agua sobre la atmósfera. Leer

¿Entraron los dinosaurios al arca de Noé? La historia que todos hemos escuchado de las películas, la televisión, los periódicos, y la mayoría de las revistas y libros de texto es que los dinosaurios ‘gobernaron la Tierra’ por 140 millones de años, se extinguieron hace 65 millones de años, y por lo tanto no se encontraban por ahí cuando Noé y compañía se embarcaron en el Arca hace unos 4.300 años.Sin embargo, la Biblia nos da una cosmovisión completamente diferente de la historia. Leer


El Diluvio de Noé

17 agosto

El Diluvio de Noé

Autor: Lic. Dawlin A. Ureña 
(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica 
CRS - Creation Research Society)

Un amigo cristiano estuvo visitándome, aquí en Grand Rapids, Michigan, a principios del 1998. Como recién convertido a la fe, yo me le acerqué y le conté de mis dudas y mis reservas con respecto a ciertos relatos bíblicos. Recuerdo haberle dicho:

“El problema es que la Biblia contiene muchísimos relatos que parecen ser imposibles. Porque no me vayas tú a decir que en el mundo hubo un diluvio; Que Moisés partió el Mar Rojo; Que Dios creó al hombre hace 6 mil años solamente… cuando la ciencia me dice claramente, que todo eso es imposible. Existen fósiles (huesos) y vestigios de animales, tal como los dinosaurios, los cuales vivieron hace ´millones de años´, y la Biblia claramente me dice que el mundo fue creado por Dios hace solamente 6 mil años. ¿Cómo es posible que haya habido un diluvio mundial, si no existe agua en el mundo como para que las aguas sobrepasaran por encima de las montañas más altas, tal y como lo registra la Biblia? Dime, ¿cómo es posible todo eso?” Recuerdo la expresión de confución en el rostro de mi amigo, al tiempo que me respondía palabras las cuales yo no quería escuchar; especialmente de parte de él, a quien me había acercado precisamente en busca de respuestas. Me dijo: “Bueno, los cristianos tenemos que creerlo, porque nos lo dice la Biblia. Por fe nosotros creemos…”

Esas palabras me cayeron como un balde de agua fría. ¿Por qué? Porque en ese instante yo quería creer ciegamente en la Biblia, no obstante, existía una lucha constante en mi mente. Una lucha entre lo que me había enseñando la ciencia, sí, esa misma ciencia que es responsable por el descubrimiento de la televisión, el teléfono, los vehículos, los aviones, la computadora, la medicina moderna, y lo que me decía la Biblia, la cual alega ser la Palabra de Dios. ¡Qué lío!

Pero los días pasaron. No obstante, de la misma forma en que Dios me trajo hasta donde hoy estoy, de esa misma forma El obró para que me enterara de las respuestas a esas interrogantes que yo tenía, y que de seguro la gran mayoría de ustedes también tienen.

Estoy tan emocionado con las cosas de las cuales me he enterado, que no deseo continuar estudiando profecías, sin antes dedicarme a compartir con ustedes, amados hermanos y amigos, las asombrosas respuestas con las cuales me he encontrado, ahora que me he dedicado a buscar respuestas a esas preguntas. ¡Mis más recientes descubrimientos han afianzado mi fe! – ¡”La mía también”!, agrega mi amigo.

Este estudio nos servirá para mostrar que si todos los sucesos históricos relatados en la Biblia en realidad sucedieron, ¿Por qué no han de suceder también los pocos acontecimientos proféticos que faltan por suceder, y que fueron anunciados por los profetas y por Juan el Revelador? Además, esto le servirá a ustedes como un instrumento para poder sentarse en las salas de las casas de los escépticos y no creyentes, y demostrarles con “HECHOS CONCRETOS” que sucesos tales como el Diluvio, la destrucción de Sodoma y Gomorra, y la partición del Mar Rojo, sí sucedieron. Que los dinosaurios no existieron hace millones de años, como dicen los evolucionistas, sino hace apenas 5 ó 6 mil años. Que Dios sí creó al hombre del barro y que el Edén fue y es un lugar real. Que la Torre de Babel fue donde Dios creó los idiomas, y muchas otras repuestas más. Les demostrarán a los amigos “ateos” que nuestra Biblia es en efecto la palabra inequívoca del Dios vivo. Que si la ocurrencia de todos esos acontecimientos de hace 3, 4 ó 5 mil años, hoy han sido comprobados por la ciencia, las profecías que por igual nuestra Biblia anuncia, sucederán al pie de la letra y que muy pronto veremos a nuestro Señor Jesucristo llamándonos en las nubes.

Noé y el Diluvio. ¿Sucedió o no sucedió un diluvio?

Bueno, vamos a comenzar el análisis de este acontecimiento mostrando algo que la Biblia declara, lo cual nos servirá para traer luz con respecto a la interrogante que hasta yo mismo tenía. Si en realidad hubo un diluvio…¿De dónde salió agua como para que sucediera lo siguiente? : “Y fue el diluvio 40 días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. 15 codos más alto, subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes…” Génesis 7:17-20.

Después de haber investigado en numerosas fuentes, hemos encontrado lo siguiente:

I. LA TEORÍA DE LA ENVOLTURA

creation3

(A la envoltura a que nos referimos es como si usted metiera una pelota de softbol en una vejiga aventada o en un globo de mayor diámetro. La pelota quedaría completamente envuelta por un forro, que aunque no toca la superficie de la pelota, la cubre de cualquier agente externo que quiera ponerse en contacto con la pelota. No obstante, la envoltura a que aquí nos referimos no era sólida, como el material plástico de la vejiga, sino gaseosa. Formada por nubes.

Esta teoría declara que antes del diluvio de Noé, la atmósfera de la tierra contenía una tremenda cantidad de vapor de agua, mucho mayor que en el presente. Esta teoría es válida, apoyada en varias fuentes:

A. LA BIBLIA: Varias escrituras apoyan directa e indirectamente esta teoría; 
B. LAS TRADICIONES DE LOS ANTIGUOS: Recuentos históricos haciendo alusión a este fenómeno son numerosos entre los registros más antiguos del hombre; 
C. LA CIENCIA: existen muchas áreas de la ciencia que se relacionan con esta teoría.

DETALLES DE CADA UNA DE LAS FUENTES

II. EVIDENCIA BIBLICA PARA LA TEORÍA DE LA ENVOLTURA

A) En Génesis 2:5 y 6 leemos: ” …porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.”

1) Estos versos puede que sean explicados por la “Teoría de la envoltura” 
2) Es concebible que mucha del agua que hoy se encuentra en los océanos se encontrara, antes del diluvio, almacenada en esta envoltura de vapor que rodeaba el planeta. 
3) Una envoltura de vapor alrededor del planeta no está más allá de las posibilidades naturales, ya que existe una envoltura similar hoy en día alrededor del planeta Venus.

¿Qué efectos tiene una envoltura como ésta alrededor del planeta Venus?

1) La superficie de Venus está escondida de los rayos directos del sol. 
2) La nube envolvente alrededor de Venus consiste principalmente de ácido hidroclórico de dióxido de carbono además de vapor de agua, en una atmósfera de dióxido de carbono. 
3) La base de la envoltura está a una altura de unos 32 kilómetros de la superficie del planeta. 
4) Las temperaturas en los polos de Venus son las mismas que en el Ecuador.

B) En Génesis 1:6-9 leemos: “Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y la mañana del día segundo. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco.”

DETALLES

canape

1. Que haya expansión en medio de las aguas. (Ver ilustración más adelante.) 
2. Que separen las aguas de las aguas. 
3. Así que Dios hizo el cielo (1) y separó las aguas (2) de las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas (3) que estaban sobre la expansión.  

EL MUNDO EN LOS TIEMPOS DE GÉNESIS

A) En 2 de Pedro 3: 3-7 leemos: “Tengan en cuenta primeramente esto, que en los últimos días vendrá gente que se burlará de las cosas sagradas, viviendo de acuerdo con sus propios deseos malos, y preguntarán – ‘qué pasó con la promesa de que Cristo iba a venir? Pues desde que murieron nuestros antepasados, todo sigue igual que desde que el mundo fue hecho.’ Es que ellos no quieren darse cuenta de que desde tiempos antiguos los cielos existían y también la tierra que por mandato de Dios salió del agua y se mantiene por medio del agua, y que el mundo de aquel entonces fue destruido por las aguas del diluvio. Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están guardados para el fuego, por el mismo mandato de Dios. Ese fuego los quemará en el día del juicio, cuando los malos serán destruidos.”   

creation1creation2

En otra versión autorizada para ser distribuida en el mundo católico, 2 Pedro 3: 5-6 dice : “Ellos olvidan deliberadamente este hecho: que Dios sí destruyó el mundo con una poderosa inundación, mucho tiempo después de que El hizo los cielos, al pronunciar la palabra, mediante una orden, y ha usado las aguas para formar la tierra y rodearla.” The Living Bible Parafraseada. Versión Católica. 1978.

B) En el verso 6 Pedro nos dice: “El mundo de aquel entonces fue destruido por las aguas del diluvio”, además éste se refiere a un cielo nuevo y una tierra nueva: “… los cielos y la tierra que existen ahora” o sea, que los que existen ahora son diferentes a los que antes existían. Además fíjese en cuán claro queda explicada la teoría de la envoltura en la versión católica parafraseada de la Biblia. Aquí expresa claramente que esa “envoltura” sí existía: “…ha usado las aguas para formar la tierra y rodearla.”

C) Quizás sea una especulación, pero parece ser que Pedro hace aquí una distinción entre los cielos que existían antes y los que existen ahora.

D) Basado en las explicaciones que ofrezco a continuación, lo que hasta ahora puede que sea un poco especulativo, resultará como algo más claro y conciso.

E) En Job 26:8 dice: “El (Jehová) ata las aguas en las nubes, y las nubes no se rompen debajo de ellas.”

F) Esto parece ser una posible referencia a una situación existente antes del diluvio, de la cual Job estaba enterado. Recuerden que Job es uno de los libros más antiguo de toda la Biblia.

III- EVIDENCIA CIENTÍFICA:

El efecto Invernadero

creation4

(Invernadero: Esto es como cuando se le pone una malla fina y con orificios encima a los “viveros” para evitar que las gotas de agua caigan directamente sobre las plantitas, que por ser recientes, quizás puedan ser dañadas o hasta sacadas de la tierra. Además, esta protección mantiene una temperatura cálida y más o menos constante en el interior del espacio donde se encuentran las plantitas. Si esto fuera cierto:

A) De polo a polo habría una temperatura uniforme. 
B) La radiación que viene del sol la cual calienta la tierra, de esta manera irradiaría el calor hacia arriba, quedando atrapado en la envoltura, lo que produciría una temperatura uniforme de polo a polo, así como sucede en el planeta Venus hoy en día. Un ejemplo sencillo sería lo que sucede cuando uno cierra las ventanillas de un carro en un día nublado. La temperatura en el interior del carro sería mucho más cálida que en el exterior, porque el calor queda atrapado en el carro. 
C) La temperatura del aire al nivel del mar sería:

LATITUD/GRADOS TEMPERATURA ANTES 
DEL DILUVIO
TEMPERATURA HOY
0 (En el Ecuador) 88 (grados Fahrenheit) 82 F
20 (En Miami) 84 77
40 (En N.Y.) 73 61
60 (En Churchil (Canadá) 57 39
En Anchorage (Alaska) 48 3.2
En el Polo Norte 45 -4

D) Por lo tanto, existiría vegetación abundante y hasta vegetación subtropical hasta en los polos, y esto queda expresado por los miles de ramas verdes pertenecientes a árboles subtropicales, tales como palmas, frijoles, etc. que se han encontrado petrificados y congelados en los polos.

1) Los fósiles muestran que la tierra una vez estuvo cubierta en su totalidad por vegetación exuberante. 
2) Cerca del Cairo, la capital de Egipto, se encuentran cientos de muestras de hojas verdes petrificadas, lo cual indica que lo que hoy es un desierto, antes estaba cubierto por vegetación frondosa. Además de la muestra de que antes existía un clima húmedo y placentero. Hoy, el promedio de agua lluvia caída sobre esa zona es de apenas 3 ó 4 pulgadas por año. 
3) Un bosque completo ha sido encontrado petrificado a solamente millas del Polo Sur. 
4) Escuchen este descubrimiento asombroso: Se necesita de 10 a 14 pies de despojos de tejido vegetal (madera), para producir un grano de carbón de 1 pie de grueso. Sin embargo en Canadá, un país que hoy se mantiene 90 por ciento congelado, tiene una capa de carbón de ¡13,000 pies de grueso! 
5) Hojas de palmas han sido petrificadas en puntos distintos alrededor de todo el Polo Norte. Lo cual demuestra la existencia de un bosque subtropical en esa zona en el pasado. 
6) Las rocas revelan árboles fosilizados tales como roble, laurel, almendra, palma, guineo, uva, zanahoria, y otros árboles y frutos los cuales se encuentran “en abundancia” alrededor de todo el mundo, incluyendo las regiones polares y las regiones de Siberia. 
E) Los dinosaurios (los cuales, nosotros los creacionistas, creemos vivían en el momento del diluvio y después, y acerca de los que hablaremos en el próximo volumen de Antes del Fin), solamente podían sobrevivir con vegetación abundante en “todo” el planeta. Un dinosaurio adulto necesitaba varios cientos de libras de vegetación para comer diariamente. 
F) Animales fosilizados tales como leones, tigres, elefantes, camellos, rinocerontes, etc., también han sido encontrados en “abundancia” alrededor de todo el mundo, y no solamente en las zonas desoladas del mundo donde hoy se encuentran. 

creation6
G) Arrecifes de corales que solamente pueden sobrevivir en aguas cálidas han sido encontrados en el subsuelo del Polo Norte, así como en el continente de Antártica.

Estos son sólo algunos ejemplos y muestras que resultan “convincentes” y que hemos seleccionado de los cientos que se muestran en todos los libros científicos que se han investigado, para que los que “no están convencidos” y necesitan “más pruebas” verifiquen que tales condiciones y tales fenómenos explican la existencia de un sistema atmosférico en la tierra, el cual está perfectamente acorde con el relato bíblico.

IV. EVIDENCIAS HISTÓRICAS

Si el relato de una inundación universal o un diluvio es cierto, entonces todas las sociedades que existen hoy nacieron o son procedentes de Noé y sus hijos, tal y como lo dice la Biblia. Pues acompáñenme a analizar los datos disponibles, y veamos hasta qué punto esto que asumimos es cierto:

A) Relatos numerosos de la ocurrencia de un “diluvio” y de “una bóveda celestial” son reportados desde la parte oriental de Asia. 
B) Los coreanos de Borneo creen que “el agua del gran diluvio” provenía de la “bóveda celestial”. 
C) En el recuento de la creación según los babilonios, existen muchas referencias a un “océano celestial”. 
D) En el recuento de la creación según los budistas, se encuentra una mención de una “nube creativa” desde la cual se “vació el agua que comenzó a caer para que se llenaran los mares.” 
E) En el antiguo Egipto se hace referencia a que antes “existía un océano en los cielos, paralelo con el océano de la tierra…” 
F) La mitología griega incluye el recuento de un “océano celestial” que existía paralelo al de la tierra. Los recuentos hebreos y griegos son tan similares, que es fácil concluir que ambos tuvieron la misma fuente: Noé y sus hijos, padres de todos los humanos a partir del diluvio, los cuales pasaron la noticia de la ocurrencia del diluvio a sus hijos, y éstos a sus hijos… 
G) La literatura de la India hace referencia a un “mar en los cielos” el cual se desplomó. 
H) En el libro sagrado de los persas, el “Zend-Avesta”, se hace referencia a leyendas de un “diluvio que ocurrió después de transcurridos los primeros 900 años después de que el primer hombre fue creado”. 
I) Las tradiciones de los habitantes de las islas de Polinesia, en el Pacífico Sur están llenas de referencias que mencionan una “inundación mundial que cayó de las cataratas del cielo” 
J) En la civilización más antigua conocida por el hombre, la civilización de los Sumerios, también encontramos la mención de una “catarata celestial”. Además su versión de la creación incluye cómo las “aguas de abajo fueron separadas de las de arriba.”

No intentamos sugerir que todos estos recuentos históricos son veraces. Lo que sí queda demostrado es que el hecho de que todos coincidan en la ocurrencia de un diluvio, de un “océano en los cielos” y de una “inundación mundial”, nos lleva a concluir que todas esas sociedades tomaron esa información de una fuente común: NOÉ Y SUS HIJOS. Los cuales tendrían que ser los fundadores de cada una de esas civilizaciones subsecuentes.

Bueno licenciado, pues si hubo un diluvio, entonces ¿Queda comprobado con esto que

¿Son ciertos el recuento bíblico de Noé y su Arca?

Para no ser demasiado sensacionalista y “fanático”, déjenme decirles que el Departamento de Defensa de Estados Unidos acaba de hacer públicos datos que demuestran, muestran y requete demuestran la existencia del Arca de Noé en el mismo lugar donde la Biblia dice el Arca reposó después del diluvio… en EL MONTE ARARAT.

Ya tengo en mi posesión el vídeo que ha sido publicado donde no solo se muestran innumerables fotografías del arca, sino que se entrevistan a las personas que han estado al lado y encima del arca. Un niño, un piloto norteamericano, un copiloto del avión del ex-presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, varios doctores en arqueología de universidades de fama mundial como Harvard y Oxford. Numerosos testigos, los cuales no tienen ningún motivo religioso para salir con una historia la cual hoy “los hombres inteligentes” no creen. Ahora me río. Aquí ahora se encuentra mi conmigo y le decía: “Mira todo lo que hoy los científicos están descubriendo y nosotros seguimos viviendo en la oscuridad. A no ser que tú hubieses venido ayer de Nueva York, quizás nunca te hubieses enterado de las cosas que te estoy mostrando ahora. Y sin embargo esas informaciones están tan disponibles para mí como para otras personas”. Sin embargo, para el que no desea admitir ante Dios que es un “pecador” y que necesita de Dios para que le perdone de sus pecados, la presentación de todos estos descubrimientos que demuestran más allá de toda duda que los relatos bíblicos son fieles, no será más que un entretenimiento. Porque son como aquellos que:

“Siempre están aprendiendo, pero nunca llegan al conocimiento de la verdad.” 2 de Timoteo 3:7.

 

EL ARCA DE NOÉ

ark

El hecho de que el mismo departamento de Defensa de Estados Unidos haya admitido haber estado enterado de la existencia del Arca de Noé desde hace muchos años, (de hecho desde la instauración de los satélites para las funciones de expiación), me evita tener que abundar mucho en este tema. Ya ese es un “barco” ampliamente conocido por todo el que está interesado en admitir que así como Dios destruyó al hombre con un diluvio hace más de 4,000 años, también destruirá al hombre de hoy. Pero ya no con un diluvio, sino que “los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos” 2 Pedro 3:7. (Y pensar que hay uno que vino para que “…todo aquel que en El cree, no se pierda, sino que tenga vida eterna” Juan 3:16.

Continuar hablando sobre la veracidad de la existencia del arca es algo innecesario. Así que pasemos al próximo punto del estudio que estamos haciendo. Ahora pasemos a explicar, de manera científica el por qué de los gigantes de que nos habla la Biblia en aquellos días, además de investigar cómo la teoría de la envoltura explica la existencia de hombres de un tamaño que hoy consideraríamos gigantesco.

Artículos relacionados: 
Puntos a ponderar sobre el Diluvio y el Arca de Noé 
El “Catastrofismo” y el Diluvio de Noé 
¿Cuán grande era el Arca de Noé? 
El Misterio de los Dinosaurios por fin revelado

Con amor en Cristo, 
Lic. Dawlin A. Ureña 
Michigan, USA.

http://antesdelfin.com/diluviogenesis.html

Diluvio universal

Diluvio universal

El Diluvio por Gustave Doré.

El Diluvio por Gustave Doré.

Diluvio universal, es el nombre con que se conoce un acontecimiento narrado en el Génesis, primer libro de la Biblia, sobre la historia de Noé y el castigo enviado por Dios.

Igualmente se utiliza la expresión diluvio universal para referirse a la creencia de un gran diluvio que afectó al planeta en la antigüedad. La aceptación de esta historia bíblica como realidad varía entre diferentes grupos, desde aquellos que aceptan toda la historia literalmente, hasta los que la ven como una alegoría, pasando por quienes piensan que puede existir alguna base histórica que dio origen al mito.

La historia del diluvio en el judaísmo y cristianismo

En la tradición judeo-cristiana, el diluvio es narrado en el Génesis, donde se cuenta cómo Noé construyó un arca en la que salvó a su familia y a una pareja de animales de cada especie, siendo los únicos sobrevivientes en todo el mundo.

Véase también: Arca de Noé

El diluvio en otros textos judeo-cristianos

Igualmente otros textos judeo-cristianos considerados apócrifos, tales como el Libro de Enoc, se muestra que la historia del diluvio no solo fue un castigo hacia los hombres que obraron mal; sino principalmente en contra de un grupo de ángeles llamados vigilantes, y los hijos gigantes de estos llamados nephilim. Estos seres según estos textos habrían sido los causantes de un gran daño y desequilibrio entre los hombres, por lo cual Dios habría decidido castigarlos y limpiar la tierra del mal producido por ellos; mandando este diluvio.

De esta forma así se unirían las historia de estos seres nombrados en el génesis 6 con el diluvio que comienza en el génesis 7 (ver (Génesis 6:1-4)). Esta versión del diluvio bíblico, se vería apoyada por un pasaje de la Biblia en el Libro de la Sabiduría (un libro Deuterocanónico), que cuenta que al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (el Arca); y en ella estuvo la semilla de una nueva humanidad (Sabiduría 4:6).

Análisis del texto del diluvio bíblico

British Library Add. MS. 4,707

Rollo de Torah, abierto en el Éxodo: British Library Add. MS. 4,707

Según algunas hipótesis, los cinco libros del Pentateuco —Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio— fueron editados conjuntamente en el siglo V antes de Cristo de cuatro fuentes independientes. La narración del Arca se cree que fue hecha a partir de la fuente sacerdotal y de la Yavista. La Yavista es la más antigua de las dos, redactada en el reino de Judá de textos y tradiciones incluso más antiguas, poco después de la separación de Judá de Israel en el 920 antes de Cristo. La narración yavista es mucho más simple que la historia sacerdotal: Dios envía su diluvio (por 40 días), Noé y su familia y los animales se salvan (siete de cada animal limpio), Noé erige un altar y hace sacrificios, y Dios decide que nunca más matará a los seres vivientes. La fuente Yavista no menciona un pacto entre Yahveh y Noé.

Se cree que el texto sacerdotal ha sido redactado en algún momento entre la caída del reino norteño de Israel en el 722 antes de Cristo y la caída del reino sureño de Judá, alrededor del 586 antes de Cristo. El material de fuente sacerdotal contiene muchos más detalles que la Yavista— por ejemplo, las instrucciones para la construcción del Arca, y la cronología detallada— y también suministra el centro teológico vital de la historia, el pacto entre Dios y Noé en Gen 9:1–17, que introduce el método peculiarmente judío del ritual del sacrificio, y que forma el quid pro quo para la promesa de Dios de no destruir al mundo otra vez. Es la fuente sacerdotal la que nos da el cuervo (la Yavista tiene la paloma) y el arcoiris, y la que introduce las cataratas del cielo (la Yavista simplemente dice que llovió). Como la fuente Yavista, el autor del texto sacerdotal (que se cree habría sido un sólo autor, un miembro del sacerdocio Aaraonita de Jerusalén) habría tenido acceso los textos y tradiciones antiguos y que ahora están perdidos.

El tema de la historia del Arca, de la ira de Dios por la maldad del hombre, su decisión de embarcarse en una terrible venganza y su posterior arrepentimiento, son típicos de autor o autores Yavistas, quienes tratan a Dios como una figura humana que aparece en persona en la narración bíblica. En contraste, la fuente Sacerdotal, normalmente presenta a Dios como distante e inaccesible, excepto a través del sacerdocio Aaronita. Así, por ejemplo, la fuente Yavista requiere siete de cada animal limpio para permitir los sacrificios de Noé, mientras que la fuente sacerdotal reduce esto a una simple pareja, ya que no se pueden hacer sacrificios bajo las reglas sacerdotales hasta que se crea el primer sacerdote (Aarón) en los tiempos del Éxodo.

La historia del diluvio en Mesopotamia

Muchos autores coinciden en que la versión del diluvio recogida en el Génesis (el primer libro de la Biblia) se basarían directamente en los textos del siglo XVIII a. C. de la literatura de Mesopotamia, conocido como la historia de Uta-na-pistim (dentro del Poema de Gilgamesh). Esto ya que se observa una relación obvia al comparar los pasajes del mito de Uta-na-pistim con los del diluvio judeocristiano, a veces hasta textual, teniendo en cuenta que los pueblos hebreos en su mayoría tuvieron contacto con Mesopotamia y su cultura. Sin embargo solo los relatos bíblicos nos permiten ubicar fechas y lugares exactos.

Básicamente el texto mesopotámico relata lo siguiente: Enlil decide destruir a la humanidad porque le resultan molestos y ruidosos. Ea advierte a Uta-na-pistim para que construya un barco. El barco se deberá llenar de animales y semillas. Llega el día del diluvio y toda la humanidad, excepto Uta-na-pistim y sus acompañantes, perece. Uta-na-pistim se da cuenta de que las aguas bajan y suelta un ave (no se sabe si una paloma, un cuervo o una golondrina). Uta-na-pistim hace una ofrenda a los dioses y éstos quedan satisfechos por el sacrificio. Un relato muy similar es narrado en tabletas sumerias muy antiguas de la ciudad de Ur, en las cuáles el protagonista a quién Enki/Ea, previene del diluvio es Ziusudra. Lo mismo podemos ver en un relato de origen acadio, titulado Atrahasis, poema épico que relata desde la creación hasta el diluvio.

Estudio científico sobre el diluvio del génesis bíblico-mesopotámico

Aunque la mayor parte de las opiniones referentes al diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, se inclinen a pensar que tiene un origen mítico; el estudio científico no está totalmente de acuerdo de que absolutamente todos los aspectos del mito no sean reales.

En este sentido, los registros bíblicos son el único registro que especifica lugares y periodos bien definidos que se pueden utilizar para un análisis científico. Un ejemplo de ello es que según la historia descrita en la bíblia, la zona donde se ha posado el arca de Noé, habría sido el monte Ararat; el cual queda en Turquía y presenta dos picos elevados. Sin embargo, hay que tener en consideración de que la geología y otras ciencias han “descartado” que haya ocurrido un diluvio o inundación mundial que haya abarcado todo el planeta. Aun si, el mito del diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, si permite postular cientificamente que haya sucedido un posible diluvio o inundación, pero ocurrido solo en una zona geográfica específica del planeta.

Debido a ello hay varias hipótesis que, en efecto indican que en un período temprano de la existencia del ser humano, cuando ya existía el lenguaje; sucedió posiblemente alguna clase de catástrofe natural que se puede asociar a una inundación o diluvio que aunque no abarcó todo el planeta, sí pudo haber sido el origen del mito. De este modo en este tipo de hipótesis se podría incluir:

  • La propuesta por los geólogos William Ryan y Walter Pitman, de la Universidad de Columbia, sobre la inundación del mar Negro, que durante la última era glacial puede haber sido un lago de agua dulce cuyo nivel bajó considerablemente. Al terminar la era glacial, con el aumento del nivel de los océanos, la estrecha franja de tierra que lo separaba del mar Mediterráneo se habría erosionado causando una inundación catastrófica en toda la cuenca del mar Negro, que habría aumentado su nivel e inundado grandes extensiones de superficie en tal vez unas pocas semanas. Existen pruebas convincentes de que esta inundación del mar Negro sí ocurrió, pero el que sea el recuerdo de este hecho el que dio origen a las historias del Diluvio es mucho más incierto y controvertido.
  • Las hipótesis que asocian este mito a las crecidas de los ríos en los que se desarrollaron las primeras civilizaciones y el recuerdo que las crecidas de tipo catastrófico debieron dejar en las primeras comunidades urbanas del Tigris y el Éufrates. En este sentido existe una amplia tradición local; aunque al igual que la hipótesis del mar negro; asociar estas hipotesis con el diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, es un hecho también incierto.

Otras historias sobre diluvios universales

La historia sobre el diluvio bíblico, o su versión de Mesopotamia no son las únicas historias sobre esta temática. Así, igualmente existen otras historias de diluvios en otras culturas del mundo. Sin embargo, hay que tener en consideración que “no existen pruebas” de que realmente estén relacionadas o que correspondan al mismo fenómeno, como sucede con la versión de Noé y la de Uta-na-pistim.

Estas historias son las siguientes:

Hindú

Artículo principal: Manu

En las Escrituras védicas de la India encontramos a un rey llamado Svayambhuva Manu, que fue avisado del diluvio por una encarnación de Visnú en forma de un gigantesco pez (Matsya Avatar). Matsya arrastró el barco de Manu y lo salvó de la destrucción. La historia del diluvio hindú fue mucho más devastador, ya que el agua no provenía de las nubes de este planeta, sino que se trataba de una creciente del océano que se encuentra en el fondo del universo.

En la mitología griega

Artículo principal: Deucalión

La mitología griega relata la historia de un gran diluvio producido por Poseidón, quien por orden de Zeus había decidido poner fin a la existencia humana, por haber aceptado el fuego, que Prometeo había robado del Monte Olimpo. Deucalión y su esposa Pirra, fueron los únicos supervivientes. Prometeo le dijo a su hijo Deucalión, que construyese un arca en la que introdujera una pareja de cada animal, de forma análoga a la historia bíblica, y así sobrevivieron.

Al terminar el diluvio, y una vez que se secó la tierra y las aguas retrocedieron al mar; el arca de Deucalión se posó sobre el monte Parnaso, en donde estaba el oráculo de Temis (Apolo aun no nacía). Deucalión y Pirra entraron en el templo, para que el oráculo les dijera qué debían hacer para volver a poblar la Tierra, y la diosa solo les dijo: “Vuélvanse hacia atrás y arrojen los huesos de su madre.” Deucalión y su mujer, adivinaron que el oráculo se refería a las rocas. De esa forma, las piedras arrojadas por Deucalión se convirtieron en hombres, y las arrojadas por Pirra en ninfas o diosas menores, por que aún no se había creado a la mujer.

Mapuche

Artículo principal: Trentren Vilu y Caicai Vilu

En las tradiciones del pueblo amerindio mapuche, igualmente existe una leyenda sobre la inundación del hogar de este pueblo o del planeta al luchar entre sí dos serpientes, llamadas Tenten Vilu y Caicai Vilu.

Pascuense

Artículo principal: Hiva

La tradición del pueblo de Isla de Pascua dice que sus ancestros llegaron a la isla escapando de la inundación de un mítico continente o isla llamada Hiva.

Maya

Artículo principal: Huracán

En la mitología del pueblo mayas se relata la existencia de un diluvio enviado por el dios Huracán.

Azteca

Artículo principal: Chalchitlicue

En el manuscrito azteca denominado como Códice Borgia (Códice Vaticano), se recoge la historia del mundo dividido en edades, de las cuales la última terminó con un gran diluvio a manos de la diosa Chalchitlicue.

Inca

En mitología del inca, Viracocha destruyó los gigantes con una gran inundación, y dos personas repoblaron la tierra(Manco Capac y Mama Ocllo). Únicamente, sobrevivieron en cuevas selladas.

Uros

En el lago Titicaca, donde habita un grupo de indigenas conocidos por el nombre de uros o urus. Existe una leyenda local que dice que después del diluvio universal, fue en el lago Titicaca donde se vieron los primeros rayos del Sol.

Moussaye

En la nación africana de Chad, la tribu moussaye en su mitología cuenta la historia de que una vez una familia vivía en un lugar remoto, y que cierto día, la madre quiso preparar una comida opípara para su familia; así que tomó el mortero con su majador para moler el grano y hacerlo harina. (En aquel tiempo el cielo estaba mucho más cerca que ahora. En efecto, si se alargaba la mano, podía tocarse.) Majó el grano con todas sus fuerzas; sí, machacó el mijo y lo hizo pronto harina. Pero al moler, la mujer se descuidó y alzó el majador tan alto que hizo un agujero en el cielo. En el acto empezó a caer a la tierra mucha agua. No era una lluvia normal. Llovió por siete días y siete noches hasta que toda la tierra quedó anegada. Conforme caía la lluvia, el cielo se iba levantando, hasta que llegó a la altura inalcanzable que ahora tiene. Desde entonces perdimos el privilegio de tocar el cielo con la mano.

Véase también

Enlaces relacionados

El Arca de Noé

el arca de noe

    Enlaces relacionados

    Investigación Arqueológica Wyatt – El Arca de Noé

    Noé

    Indagación histórica sobre el Arca de Noé I

    Indagación histórica sobre el Arca de Noé II

    Arca de Noé

    Atrahasis

    Reyes antediluvianos

    El mito de Ziusudra

    Diluvio universal

    «El Diluvio Universal»

    Catastrofismo

    Ver Trailer de la pelicula “El Arca de Noé”

    Leer El Arca de Noé

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 1.892 seguidores