El Pentateuco VII – Preguntas de Repaso

El Pentateuco VII – Preguntas de Repaso

21. Busque los siguientes pasajes y explique la causa de la rebelión de Israel:

11:1 y 4  

“Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová;  y lo oyó Jehová,  y ardió su ira,  y se encendió en ellos fuego de Jehová,  y consumió uno de los extremos del campamento.” v. 11:1

“Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo,  y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron:  ¡Quién nos diera a comer carne!” v.11.4
Aca se rebelaron contra Dios, y empezaron a quejarse desmedidamente, queriendo comer carne, y volver a Israel.
Estaba hartos ya del mana que Dios enviaba del cielo, y recordaban  el pescado que comían en Egipto,  de los pepinos,  los melones,  los puerros,  las cebollas y los ajos;
Pero se olvidaban que en Egipto eran esclavos de los egipcios. ¡Y aca eran libres!
12:1 y 2
“María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado;  porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron:  ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová?  ¿No ha hablado también por nosotros?  Y lo oyó Jehová.” v.11:1-2
Aca se rebelan contra la autoridad de Moisés, porque se caso con una mujer cusita. Ademas, DIos hablaba por Moises, pero ellos entendieron que tambien hablaba por  ellos, ya que ellos tambien eran profetas. Pero Dios se enojó de manera muy severa por esta actitud de rebeldía contra la autoridad de Moisés.

14:1-3  “Entonces toda la congregación gritó,  y dio voces;  y el pueblo lloró aquella noche. Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel;  y les dijo toda la multitud:  ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto;  o en este desierto ojalá muriéramos!   ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada,  y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa?  ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto?”
Los caps. 13–14 se refieren al punto más crítico de la marcha de los israelitas por el desierto. A causa de sus continuas murmuraciones y rebeldías, Dios hizo que permanecieran allí durante cuarenta años, en lugar de introducirlos de inmediato en la Tierra prometida.
Moisés envio espias para reconcoer la tierra prometida. El Señor los llevó ante la entrada de Canaan, y Moisés habia enviuado algunso hombres de confianza para reconcoer la tierra. Ellso vieron que era una tierra donde fluia la  leche y la miel,  una expresión frecuente en el Pentateuco, que expresa la fertilidad de la Tierra prometida.
“Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días.Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón,  y a toda la congregación de los hijos de Israel,  en el desierto de Parán,  en Cades,  y dieron la información a ellos y a toda la congregación,  y les mostraron el fruto de la tierra.
Y les contaron,  diciendo:  Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste,  la que ciertamente fluye leche y miel;  y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte,  y las ciudades muy grandes y fortificadas;  y también vimos allí a los hijos de Anac.
Amalec habita el Neguev,  y el heteo,  el jebuseo y el amorreo habitan en el monte,  y el cananeo habita junto al mar,  y a la ribera del Jordán.
Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés,  y dijo:  Subamos luego,  y tomemos posesión de ella;  porque más podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él,  dijeron:  No podremos subir contra aquel pueblo,  porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel,  de la tierra que habían reconocido,  diciendo:  La tierra por donde pasamos para reconocerla,  es tierra que traga a sus moradores;  y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.
También vimos allí gigantes,  hijos de Anac,  raza de los gigantes,  y éramos nosotros,  a nuestro parecer,  como langostas;  y así les parecíamos a ellos. ” 13:25-33
Jouse y Caleb dieron un informe optimista sobre esta tierra Prometida, pero otros no,  decián que era un país donde no se puede vivir, porque es estéril y malsano o porque allí siempre hay guerras y conflictos.
Jousé y Caleb eran hombres espirituales, de fe y visión.
Como consecuencia de esto, solo ellos entraron a la tierra prometida. El resto de esta generaciñon murió en el camino.
16:1-3  ” Coré hijo de Izhar,  hijo de Coat,  hijo de Leví,  y Datán y Abiram hijos de Eliab,  y On hijo de Pelet,  de los hijos de Rubén,  tomaron gente,  y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel,  príncipes de la congregación,  de los del consejo,  varones de renombre. Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron:  ¡Basta ya de vosotros!  Porque toda la congregación,  todos ellos son santos,  y en medio de ellos está Jehová;  ¿por qué,  pues,  os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?”
Esta es la rebelión de Coré
Vida de Moisés - La rebelión de Coré

Vida de Moisés - La rebelión de Coré

Coré, un primo de Moisés en primer grado, y 250 líderes de la asamblea se levantaron en auto-exaltación contra Moisés y Aarón con reclamos de que ellos estaban yendo más allá en su autoridad. Esos hombres hipócritamente acusaron a Moisés y a Aarón, diciendo, “¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación del Eterno?” (versículo 3). Hay entre los pecadores la proclividad de acusar a otros del mismo pecado que ellos están cometiendo (versículo 7, Romanos 2:1). Esos hombres querían participar de la autoridad, designarse por sí mismos como líderes y maestros sobre la congregación. Ellos se valoraron demasiado a sí mismos, hablando mal de cosas que ellos no conocían (comparar Judas 10-11). Ellos se estaban rehusando en reconocer que Dios estaba trabajando de una manera especial con Moisés y Aarón, y ellos no habían aprendido algo del juicio erróneo de María y Aarón de un incidente similar respecto a Moisés. 

Moisés le dijo a Coré y a los 250 que trajesen incensarios de bronce (dispositivos para quemar incienso, cada uno hecho de un tazón con una coladera a lo alto, meciéndose en una cadena). ¿Por qué? Porque además de los argumentos  sobre juzgar a la nación, esos hombres estaban disputando también la posición de Aarón sobre el sacerdocio. Ellos no eran sacerdotes, y el quemar incienso era una responsabilidad sacerdotal, que esos hombres estaban tratando de usurpar (Números 16:40). Nuevamente, ellos aparentemente no habían aprendido algo del terrible error de Nadab y Abiú que habían muerto porque ofrecieron fuego extraño delante del SEÑOR (Números 3:4; Levítico 10:1-2). 

Debido a que Dios es el Único que puso a Moisés y a Aarón en sus respectivos cargos, la acción rebelde de los hombres guiados por Coré fue realmente contra Dios (Números 16:11, 30). Más aún,  los hijos de Leví ya habían sido nombrados a posiciones muy respetadas en el servicio de Su tabernáculo. Y a pesar de eso no estaban satisfechos—ellos  querían también la judicatura y el sacerdocio (versículos 9-10). “Los hombres que estaban buscando una posición más alta estaban en efecto siendo desdeñosos del lugar que Dios les había nombrado. La respuesta de Moisés fue condescendiente y sarcástica: “¿Os es poco…?” Los disidentes deberían de haberse dado cuenta de cuán amable había sido Dios al darles el trabajo para la vida que Él les había suministrado. Ellos no eran distintos de la gente que se quejaba de las dádivas que Dios les había dado” (Biblia de Estudio Nelson, nota sobre 16:9-11). 

Esos hombres rechazaron la autoridad de Moisés, reclamando que él se estaba enseñoreando en autoridad sobre ellos como cualquier príncipe mundano—lo  cual es absolutamente ridículo dada la humildad de Moisés y sus muchas intercesiones por los israelitas, incluyendo su ofrecimiento de dar su propia salvación eterna para salvarlos a ellos, Datán y Abirán, dos aliados de Coré, aún alabaron a Egipto como la tierra de leche y miel (versículo 13), acusaron a Moisés de maldad al guiarlos fuera de esa tierra, y absurdamente lo culparon por el hecho de que a los israelitas se les hubiese negado la entrada a la Tierra Prometida (versículo 14). Pudiese ser que muchos estuviesen comenzando a bambolearse por esas acusaciones, debido a que una vez más Dios está de pie listo para borrar la existencia de la nación entera—aunque  Él se desiste de esta maldición por la intercesión de Moisés y Aarón. No obstante, los principales malhechores llegan a un dramático fin. 

Es fácil pasarlo por alto, pero no toda la familia de Coré lo siguió en su rebelión (26:11). Verdaderamente los descendientes de Coré fueron posteriormente prominentes entre los levitas (vea 2 Crónicas 20:19), sirviendo como porteros del templo (1 Crónicas 26) y como músicos, contribuyendo con muchos salmos para la adoración del templo (vea Salmo 42; 44-49; 84-85; 87-88). Hay una tendencia humana natural de apoyar a aquellos dentro de nuestras familias. Pero esto se vuelve un problema cuando el miembro de la familia siendo apoyado se ocupa de maldad. Hay un pecado similar en apoyar a aquellos en posiciones de liderazgo cuando están llevando a cabo vidas pecaminosas (versículo 26). Las escrituras son claras acerca de que Dios descalifica a los líderes que se rehúsan arrepentirse de pecado ostensible en sus vidas. Nunca debemos de condonar el pecado. Decir solamente “lo pongo en las manos de Dios”, cuando tenemos la obligación de levantarnos y ser responsables, es lo mismo  que dar nuestra aprobación a una situación pecaminosa—y  esto siempre es erróneo. Esta es la razón por la que Moisés trazó la proverbial “línea en la arena”, pidiéndole al pueblo que mostrase su postura alejándose de los rebeldes. 

La gente de la congregación se alejó y atestiguó el increíble evento de la tierra tragándose a los principales rebeldes con sus familias y el fuego consumiendo las ofrendas no autorizadas de incienso. Pero asombrosamente la congregación se quejó al día siguiente contra Moisés y Aarón de matar al pueblo de Dios. Dios está indignado, y una vez más ¡esto ocurre solo al día siguiente! Él le dice a Moisés y a Aarón que se apartasen para que Él pudiese destruir a la nación (versículos 44-45). Dios en su ira envía una plaga terrible. Pero nuevamente Moisés desea salvar al pueblo y ordena a Aarón a que rápidamente haga expiación por ellos. Aarón como un claro tipo de Cristo—un  mediador, un salvador, un libertador—intercede  por la congregación de pie entre vivos y muertos para detener la plaga, la cual ya había matado a cerca de 15,000 personas (versículos 48-49). (http://www.unidamex.org.mx/Lectura_biblica/Numeros/Numeros16.htm)

20:1-3 “Llegaron los hijos de Israel,  toda la congregación,  al desierto de Zin,  en el mes primero,  y acampó el pueblo en Cades;  y allí murió María,  y allí fue sepultada. Y porque no había agua para la congregación,  se juntaron contra Moisés y Aarón.  Y habló el pueblo contra Moisés,  diciendo:  ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!” 

El desierto de Zin se encuentra al nordeste del desierto de Parán; Cades , entre ambas zonas desérticas.  El v. 1 parece incluir globalmente el período de casi cuarenta años que los israelitas pasaron en el oasis de Cades.

Este relato contiene otra de las muchas referencias a la murmuración de los israelitas en el desierto

“Y porque no había agua para la congregación,  se juntaron contra Moisés y Aarón. Y habló el pueblo contra Moisés,  diciendo:  ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!  ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto,  para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto,  para traernos a este mal lugar?  No es lugar de sementera,  de higueras,  de viñas ni de granadas;  ni aun de agua para beber. Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión,  y se postraron sobre sus rostros;  y la gloria de Jehová apareció sobre ellos.Y habló Jehová a Moisés,  diciendo:  Toma la vara,  y reúne la congregación,  tú y Aarón tu hermano,  y hablad a la peña a vista de ellos;  y ella dará su agua,  y les sacarás aguas de la peña,  y darás de beber a la congregación y a sus bestias.”

Dice la Escritura que Moises era el hombre más manso de la tierra. (Números 12:3). Dios le da una orden y, a diferencia de otras veces, Moisés no la cumple. En vez de hablarle a la roca, la golpea dos veces. Es Meriba. Son las aguas de la rencilla. (Núm. 20:1-13). 

Moisés representa mal al Señor, quien se enoja con él, y le dice: “Tú no entrarás en la tierra”. Moisés ruega, clama, gime, llora. Dios dice: “No”. Y no entró, tuvo que contentarse con mirar la tierra prometida desde lejos.

21:5 “Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés:  ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto?  Pues no hay pan ni agua,  y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.”

El siguiente relato presenta otro caso de rebelión y castigo, seguidos del arrepentimiento y el perdón.

El pueblo vuelve a rebelarse contra Dios, y Dios les envía un nuevo castigo. Estaban cansados del mana y se rebelaron feo contra Dios.DIos les envio de castigo serpientes venenosas que al picarlos  los hebrepos morían. “Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes,  que mordían al pueblo;  y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo:  Hemos pecado por haber hablado contra Jehová,  y contra ti;  ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes.  Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés:  Hazte una serpiente ardiente,  y ponla sobre una asta;  y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella,  vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce,  y la puso sobre una asta;  y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce,  y vivía.” v.21:6-9

Una mirada de fe a esta serpiente, que simbolizaba a Cristo en la cruz, traía sanidad al hebreo sincero.

22. Cuántas veces intenta Balac hacerle a Balaam maldecir al Pueblo de Dios? (24:10)

“Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam,  y batiendo sus manos le dijo:  Para maldecir a mis enemigos te he llamado,  y he aquí los has bendecido ya tres veces.” v.24:10

23. Qué vio la asna de Balaam que él no vio?

Un angel

24. Cuál es el tema principal de la historia de Balaam y Balac?

Balac Envía por Balaam (Números 22:1-40) 

 

La burra de Balaam

La burra de Balaam

 

 

El primero fue el rey de Moab, y el segundo un sacerdote/profeta pagano. En capítulos 22 – 24 nosotros leemos esta fascinante historia. Nosotros ya hemos visto que Dios está gobernando su pueblo por medio de un pacto que se define en leyes, bendiciones y maldiciones. En el capítulo 22 conocemos a Balac, este rey de los moabitas, y aprendemos como él trató de adueñarse del trabajo divino.

Por medio de Balaam, Balac intentó maldecir al pueblo de Dios. Números nos dice que Balac había escuchado del poder de este Dios de Israel y que él ya podía ver que el pueblo era muy grande. Tenía mucho miedo. Por esto, mandó a sus mensajeros a Balaam diciendo, “Pues yo sé que el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito” (22:6). Pero Balaam, desde el principio, reconoce que él puede hacer solamente lo que el Señor le permite. En vez de maldecir a Israel, Balaam lo bendice varias veces. Después de este pasaje no queda ninguna duda en cuanto al control de Dios sobre su pueblo. Dios ha vuelto a tomar las riendas (las de la asna de Balaam y las de todas las naciones) y nadie puede desviarlo.

En el capítulo 22 nos encontramos con algunas personalidades muy fuertes. La primera es Balac, rey de los moabitas, cuyo nombre significa “Vacío”. Después está Balaam, un adivino (vea Josué 13:22) de Petor, una ciudad en el Éufrates en Mesopotamia (comparar Deuteronomio 23:4). Su nombre significa “Destructor del Pueblo”, y Balac lo contrata en un intento por destruir a los israelitas. Los ejércitos de Israel no se habían confrontado con Moab todavía, mas Balac enterado de lo que le había sucedido a su enemigo Sihon, estaba aterrorizado temiendo que él y su reino fuesen los siguientes. La ironía de todo lo que sigue es que Israel no tenía que pelear con Moab. Sólo querían pasar por su tierra en dirección a la Tierra Prometida. En efecto, Dios les había dicho a los israelitas que no atacasen a  Moab (Deuteronomio 2:1-9). Pero tal parece como si Balac  no lo supiese o que no lo creyese. Así que consultó a “los ancianos de Madián” con quienes podía haber tenido alianzas. (Aunque Moisés tenía asociación con Madián ya que había habitado con la familia de su esposa por 40 años, es probable que ellos estuviesen lejos de   los grupos que esos líderes representaban—siendo los madianitas  un pueblo extendido y nómada). Mas Balac  probablemente se dio cuenta que iniciar una campaña militar solo no iba a detener a los israelitas ni al poder sobrenatural que estaba detrás de ellos. En vez de esto, él necesitaba emplear un armamento espiritual—y  así manda llamar a Balaam. La Biblia de Estudio Nelson explica: 

“Los moabitas creían que las bendiciones y las maldiciones de los dioses podían ser manipuladas por agentes habilidosos, que presumiblemente eran capaces de  traficar con los dioses. En ese tiempo, el más famoso de esos agentes era Balaam de Mesopotamia. En 1967, se hizo un descubrimiento en Jordania de una inscripción del siglo octavo A.C. con profecías de Balaam. Este descubrimiento en lo que fue la antigua Moab es una evidencia abrumadora del renombre de éste profeta aún cientos de años después de su muerte. Sin embargo el Balaam de las escrituras es altamente censurable. En las escrituras él se convierte en el paradigma de la maldad, en una figura casi satánica (vea 31:8; Deut. 23:4, 5; Josué 13:22; 24:9, 10; Neh. 13:2; Miq. 6:5; 2 Pedro 2:15, Judas 11; Apo. 2:14). Balaam fue un profeta que se especializaba en la adivinación animal. Él inspeccionaba el hígado de un animal muerto ritualmente para averiguar por su forma y sus marcas la voluntad de los dioses. Se pensaba que dichos profetas  podían de alguna manera misteriosa influenciar a los dioses a través de varios ritos. Si Balaam pudiese influenciar al ‘dios’ de Israel (como lo suponía Balac), entonces él podía revertir sus bendiciones, convirtiéndolas en una maldición, y destruirlos… En el versículo 8, Balaam habla del SEÑOR como si fuese íntimo de Él. Debido a que Balaam era un adivino internacionalmente conocido, es probable que él hubiese oído lo suficiente acerca de Israel de los emisarios de Moab y de Madián para haberse aprendido el nombre del Dios de Israel. También, la historia de la liberación israelí de Egipto había sido conocida ampliamente a través del Medio Oriente (ver Deut. 2:25)” (notas sobre 22:5-8). 

Cuando los líderes moabitas y madianitas estaban por arribar con pagos a Balaam, Dios le informa a Balaam, evidentemente en una visión nocturna, que los israelitas están protegidos y que no vaya con esos hombres (Números 22:12). No es que Balaam no quisiese ir más allá de lo que Dios dice—él sí quería. Mas él sabe que no puede. Cuando un gran cortejo aparece con un “cheque en blanco” de Balac, aprendemos un poco acerca de la sinceridad de Balaam en seguir a Dios. Antes bien, motivado por la codicia, acepta la declaración que Dios ya ha hecho, pero pretende conseguir una “nueva” palabra de Él.  Dios le da permiso a Balaam de ir, con la restricción de que esperase a ser llamado por los príncipes y que hiciese únicamente lo que Dios le dice.

A pesar de esto, Balaam aparentemente no espera a los príncipes, va por sí mismo a encontrarse con ellos, contrario a las instrucciones específicas de Dios, enojando así a Dios. Tenemos entonces la colorida reversión de los papeles en el altercado de Balaam con su asna, ¡y el asna usando con él la lógica! (versículos 22-31). Más aún, el asna pudo ver al ángel con la espada desenvainada, mientras que Balaam no lo ve. Todo esto fue más bien irónico. “Balaam quien supuestamente era capaz de comunicarse con los dioses a través de animales. No obstante, en esta situación, el ‘vidente’ estaba ciego ante la presencia del Dios verdadero. Era el animal quien era el vidente y pudo percibir la verdadera voluntad de Dios en el Ángel que bloqueaba el sendero” (nota sobre 22:22-30). La conversación poco sincera de Balaam con el ángel muestra que los deseos de su corazón no son agradar a Dios. 

Cuando Balaam llega con Balac le explica que solo podrá  decirle lo que Dios le autorice, aunque con todo su corazón amaría hacer lo contrario y maldecir a Israel. 

http://www.unidamex.org.mx/lectura_biblica/Numeros/Numeros22_1al40.htm

25. Por qué no quería Dios que los hijos de Israel se mezclara con otras naciones?

Para que no se contaminaran con las practicas idolátricas de los pueblos y se apartaran de Dios.

En el capítulo 25 nosotros vemos como ellos fornicaron con las moabitas y como llegaron hasta participar en los sacrificios de Baal-peor. Números nos dice, ” y el furor de Jehová se encendió contra Israel.” Pero su juicio fue rápido y agudo. Vemos también que, casi por primera vez, hay alguien, que no fuera Moisés, celoso por Jehová. Por la reacción inmediata de Finees en contra de este pecado, el furor encendido de Jehová se apaga y Jehová hace un pacto sobre el sacerdocio con Finees y su descendencia.

26. Según Números 33, Cuantas paradas tuvo el pueblo de Israel en su viaje de Egipto hasta los campos de Moab?

Estas, pues,  son sus jornadas con arreglo a sus salidas. De Ramesés salieron en el mes primero,  a los quince días del mes primero;  el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano poderosa,  a vista de todos los egipcios, mientras enterraban los egipcios a los que Jehová había herido de muerte de entre ellos,  a todo primogénito;  también había hecho Jehová juicios contra sus dioses.

1.Salieron,  pues,  los hijos de Israel de Ramesés,  y acamparon en Sucot.

2.Salieron de Sucot y acamparon en Etam,  que está al confín del desierto.

3.Salieron de Etam y volvieron sobre Pi-hahirot,  que está delante de Baal-zefón,  y acamparon delante de Migdol.

4.Salieron de Pi-hahirot y pasaron por en medio del mar al desierto,  y anduvieron tres días de camino por el desierto de Etam,  y acamparon en Mara.

5.Salieron de Mara y vinieron a Elim,  donde había doce fuentes de aguas,  y setenta palmeras;  y acamparon allí.

6.Salieron de Elim y acamparon junto al Mar Rojo.

7.Salieron del Mar Rojo y acamparon en el desierto de Sin.

8.Salieron del desierto de Sin y acamparon en Dofca.

9.Salieron de Dofca y acamparon en Alús.

10.Salieron de Alús y acamparon en Refidim,  donde el pueblo no tuvo aguas para beber.

11.Salieron de Refidim y acamparon en el desierto de Sinaí.

12.Salieron del desierto de Sinaí y acamparon en Kibrot- hataava.

13.Salieron de Kibrot-hataava y acamparon en Hazerot.

14.Salieron de Hazerot y acamparon en Ritma.

15.Salieron de Ritma y acamparon en Rimón-peres.

16.Salieron de Rimón-peres y acamparon en Libna.

17.Salieron de Libna y acamparon en Rissa.

18.Salieron de Rissa y acamparon en Ceelata.

19.Salieron de Ceelata y acamparon en el monte de Sefer.

20.Salieron del monte de Sefer y acamparon en Harada.

21.Salieron de Harada y acamparon en Macelot.

22.Salieron de Macelot y acamparon en Tahat.

23.Salieron de Tahat y acamparon en Tara.

24.Salieron de Tara y acamparon en Mitca.

25.Salieron de Mitca y acamparon en Hasmona.

26.Salieron de Hasmona y acamparon en Moserot.

27.Salieron de Moserot y acamparon en Bene-jaacán.

28.Salieron de Bene-jaacán y acamparon en el monte de Gidgad.

29.Salieron del monte de Gidgad y acamparon en Jotbata.

30.Salieron de Jotbata y acamparon en Abrona.

31.Salieron de Abrona y acamparon en Ezión-geber.

32.Salieron de Ezión-geber y acamparon en el desierto de Zin,  que es Cades.

33.Y salieron de Cades y acamparon en el monte de Hor,  en la extremidad del país de Edom. Y subió el sacerdote Aarón al monte de Hor,  conforme al dicho de Jehová,  y allí murió  a los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto,  en el mes quinto,  en el primero del mes.Era Aarón de edad de ciento veintitrés años,  cuando murió en el monte de Hor.Y el cananeo,  rey de Arad,  que habitaba en el Neguev en la tierra de Canaán,  oyó que habían venido los hijos de Israel.

34.Y salieron del monte de Hor y acamparon en Zalmona.

35.Salieron de Zalmona y acamparon en Punón.

36.Salieron de Punón y acamparon en Obot.

37.Salieron de Obot y acamparon en Ije-abarim,  en la frontera de Moab.

38.Salieron de Ije-abarim y acamparon en Dibón-gad.

39.Salieron de Dibón-gad y acamparon en Almón-diblataim.

40.Salieron de Almón-diblataim y acamparon en los montes de Abarim,  delante de Nebo.

41.Salieron de los montes de Abarim y acamparon en los campos de Moab,  junto al Jordán,  frente a Jericó.

42.Finalmente acamparon junto al Jordán,  desde Bet-jesimot hasta Abel-sitim,  en los campos de Moab.Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó,  diciendo:Habla a los hijos de Israel,  y diles:  Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán,echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país,  y destruiréis todos sus ídolos de piedra,  y todas sus imágenes de fundición,  y destruiréis todos sus lugares altos;y echaréis a los moradores de la tierra,  y habitaréis en ella;  porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad.Y heredaréis la tierra por sorteo por vuestras familias;  a los muchos daréis mucho por herencia,  y a los pocos daréis menos por herencia;  donde le cayere la suerte,  allí la tendrá cada uno;  por las tribus de vuestros padres heredaréis.Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros,  sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados,  y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis.Además,  haré a vosotros como yo pensé hacerles a ellos.

Total=42 paradas

El Pentateuco VII

El Pentateuco VII

Números: Un Viaje Espiritual

En el libro de Génesis Dios llama a Abram a comenzar una jornada de fe. Abram responde confiando en su Dios y así toma los primeros pasos de este viaje. Al final de Génesis y al principio de Éxodo vemos un desvío en Egipto. El pueblo de Dios, los hijos de Abraham, se convierte en una nación de esclavos y clama a los cielos. Ahora Dios responde y, sacándolo de Egipto, encamina a este pueblo de nuevo en su viaje de fe. Pero el pueblo no camina mucho hasta que llega al monte de Sinaí. Es allá que pasamos el resto de Éxodo y todo el libro de Levítico. Y estamos todavía allá cuando comenzamos con el libro de Números. Pero en Números el pueblo comienza a andar. De todos los libros del Pentateuco, Números es el que más movimiento tiene. Lamentablemente, no todo movimiento es bueno. En el libro de Números el pueblo de Israel pasa la mayoría de su tiempo echándose para atrás. Dios, casi de una vez, los lleva a la frontera de la tierra prometida. Pero ellos, por falta de fe y confianza en su Dios, rebelan y, como consecuencia de su rebelión, pasan los próximos 40 años andando en el desierto. De que este es un viaje espiritual, no cabe duda ninguna. Pero no es un viaje de grandes bendiciones. Es un viaje principalmente de castigo y nos deja ver cómo Dios responde a la rebelión de su pueblo.

El libro de Números está dividido geográficamente en tres partes.

1.Los acontecimientos del capítulo 1 hasta el capítulo 10:10 ocurren en Sinaí mientras el pueblo se prepara para el viaje.

2.Desde 10:11 hasta 22:1 el punto de referencia es Cades en el desierto de Parán. Parece que el pueblo de Dios comienza sus años de castigo en Cades (13:26) y que, al terminar los 40 años, se encuentra otra vez en Cades (20:1).

3.La tercera parte del libro toma lugar en los campos de Moab, junto al Jordán (22:1). Esta es la última parada en este viaje espiritual que comenzó con Abraham. De aquí Moisés dará los tres discursos de Deuteronomio y de aquí Josué llevará al pueblo a Canaán.

A. En Sinaí (1:1 – 10:10): El cuarto libro de Moisés lleva el título de Números por el censo que se tomó en preparación para su salida de Sinaí (1:2). Los primeros cuatro capítulos se ocupan de varios censos y de la organización del pueblo. En los capítulos 5 a 10 se dan algunas últimas leyes e instrucciones. En el capítulo 9 leemos que antes de dejar Sinaí, Israel celebró la Pascua. Ya había pasado un año desde su éxodo de Egipto (9:1), y les tocó la celebración de esta gran obra divina. Después, se repite la historia de como la nube de la presencia de Jehová desciende sobre el tabernáculo (contada primeramente en Éxodo 40:34-38). Se explica también cómo Israel había de guiarse por esta misma nube de la presencia de Jehová.

Con esta primera parte de Números el autor nos ayuda a ubicarnos de nuevo. Después del libro de Levítico era necesario recordar al lector de dónde está en la historia del pueblo de Israel. También era necesario fijar todas estas leyes en su contexto histórico. Habiendo cumplido con esta parte de su misión, el autor procede con el viaje de Israel.

B. En Cades – El Desierto (10:11 – 21:35): El pueblo de Israel llegó a Sinaí en el capítulo 19 del libro de Éxodo. Todo lo que se ha acontecido desde Éxodo 19 hasta Números 10:11 se ha sucedido en Sinaí. Durante este período intermediario nosotros hemos visto las leyes impuestas por Dios para proteger la santidad de su pueblo. Con el becerro de oro de Éxodo 32 vimos que Israel en si carecía de santidad. Y ahora volvemos a ver esta carencia como nunca. Las historias de los 40 años en el desierto son difíciles de creer. Cómo podía este pueblo volver a rechazar la obra redentora de su Dios? Cuán corta era la memoria de este pueblo? En todo esto el libro de Números nos deja ver a un Dios justo y misericordioso, un Dios de amor y de disciplina.

La imagen aquí presentada de Israel no es muy linda. Cuántos golpes de castigo pueden aguantar? Sin embargo el Señor sigue guiando su pueblo y, cuando se termina el período de su castigo, ellos se encuentran de nuevo a la puerta de la tierra prometida. Grande es Su fidelidad!

C. En Los Campos de Moab (22:1 – 36:13): Al ver la lucha que se ha mantenido entre Dios y su pueblo en la segunda parte de Números, puede ser que alguien se pregunte, “Quién está en control aquí?” Por 40 años en el desierto no hay nada de progreso y parece que ni siquiera Dios puede controlar a su gente. Tan pronto que Dios deja de castigar su pueblo comienza de nuevo a pecar. Para dónde vamos con esto?
La respuesta se halla en la tercera parte de Números. Dios había determinado el tiempo de castigo, este tiempo se terminó y ya el pueblo está en camino hacia Canaán. Ahora no hay ningún obstáculo que les pueda detener. Claro que hay obstáculos! Al comenzar esta tercera parte del libro nosotros vemos dos obstáculos en particular que son enormes. En ambos casos el Dios de Israel es mucho más grande y mucho más poderoso.

El primer obstáculo viene en forma de Balac y Balaam. El primero fue el rey de Moab, y el segundo un sacerdote/profeta pagano. En capítulos 22 – 24 nosotros leemos esta fascinante historia. Nosotros ya hemos visto que Dios está gobernando su pueblo por medio de un pacto que se define en leyes, bendiciones y maldiciones. En el capítulo 22 conocemos a Balac, este rey de los moabitas, y aprendemos como él trató de adueñarse del trabajo divino.

Por medio de Balaam, Balac intentó maldecir al pueblo de Dios. Números nos dice que Balac había escuchado del poder de este Dios de Israel y que él ya podía ver que el pueblo era muy grande. Tenía mucho miedo. Por esto, mandó a sus mensajeros a Balaam diciendo, “Pues yo sé que el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito” (22:6). Pero Balaam, desde el principio, reconoce que él puede hacer solamente lo que el Señor le permite. En vez de maldecir a Israel, Balaam lo bendice varias veces. Después de este pasaje no queda ninguna duda en cuanto al control de Dios sobre su pueblo. Dios ha vuelto a tomar las riendas (las de la asna de Balaam y las de todas las naciones) y nadie puede desviarlo.

El segundo obstáculo para Israel en los campos de Moab era su propio pecado. En el capítulo 25 nosotros vemos como ellos fornicaron con las moabitas y como llegaron hasta participar en los sacrificios de Baal-peor. Números nos dice, ” y el furor de Jehová se encendió contra Israel.” Pero su juicio fue rápido y agudo. Vemos también que, casi por primera vez, hay alguien, que no fuera Moisés, celoso por Jehová. Por la reacción inmediata de Finees en contra de este pecado, el furor encendido de Jehová se apaga y Jehová hace un pacto sobre el sacerdocio con Finees y su descendencia.

Después de pasar por estos obstáculos, las demás cosas en el libro de Números son preparativas; preparativas para la conquista de Canaán. Hay otro censo y hay muchas instrucciones en cuanto a la ocupación de la tierra prometida. Una parte del pueblo se establece al oriente del Jordán. Pero ellos lo hacen bajo la promesa de ayudar a las demás tribus con la ocupación del parte al oeste del Jordán. Por fin el pueblo ha llegado y está listo para la toma de Canaán. Pero, antes de entrar, Moisés quiere asegurar que ellos hayan escuchado todo lo que Dios les había tratando de decir. La aplicación de este “viaje espiritual,” la veremos en el libro de Deuteronomio. Es allá donde Moisés interpreta para Israel todos estos acontecimientos. Y es para allá que nosotros vamos ahora.

 

El Pentateuco V – Preguntas de repaso

El Pentateuco V – Preguntas de repaso

13. Cuál viene primero en el libro de Éxodo, la ley o la salvación? ¿Porqué?

La salvación. Porque la elección e Israel no dependía de su obediencia, sino venía solamente de la misericordia  de Dios.

La Ley fue dada después de que Dios salvó a su pueblo, para que puedan vivir en una relación con el.

14. El propósito de la salvación es…

Dios salvó a su pueblo, para que puedan vivir en una relación con el.

 

Ef. 2:10 ” Porque somos hechura suya,  creados en Cristo Jesús para buenas obras,  las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

15. Qué necesita toda relación íntima?

La última parte de Éxodo es la que define la relación íntima de Israel con su Dios. Que esta relación debiera ser muy íntima no se puede dudar. Una de las metáforas más comunes en el Antiguo Testamento para describir esta relación es la de matrimonio, la relación más íntima que tiene el ser humano.
Tal relación requiere mucha preparación, aun entre los seres humanos. Pero cuando se trata la relación entre un Dios perfecto y un pueblo pecaminoso, requiere más. En lo que resta del libro de Éxodo el Señor explica cómo se debe preparar el lugar para consumirse esta relación, el tabernáculo. En el libro de Levítico los preparativos continúan. En vez de tocar el lugar, llegan a tocar el corazón del pueblo. Una cosa es tener el lugar preparado, otra es tener preparada la persona.

16. Por qué tenía tanta importancia el tabernáculo?

 

El tabernáculo representaba la culminación de la obra de Dios en esta etapa de su plan; elección, salvación, organización, y ocupación. La salvación verdadera no es nada más que esto: vivir en comunión con Dios. Lo que Dios le daba a Israel con su presencia en el tabernáculo era una pequeña prueba de la comunión venidera.

17. Que fue el tabernáculo, una promesa o una promesa cumplida? Porqué?

El tabernáculo fue una promesa. Representaba la culminación de la obra de Dios en esta etapa de su plan: elección, salvación, organización y ocupación.

Lo que el Señor le daba a Israel con su presencia en el tabernáculo era una pequeña prueba de comunión venidera. Cumpliendo con sus promesas, Dios siempre guarda algo más y algo mejor para el futuro. Asi fue con el tabernáculo, algo hermosísimo, pero algo que servía como promesa para la próxima etapa.

El Pentateuco IV – Preguntas de repaso

El Pentateuco IV – Preguntas de repaso

1) Lea el capítulo 12 e identifique por lo menos tres elementos en la ceremonia de la Pascua que también sirven como promesa de la salvación venidera.

La pascua (←páscae(latín)πάσχα(griego)← פסח [pésaj](hebreo), ‘paso’ ) es un término religioso para designar a la máxima celebración judía y cristiana. Los judíos celebran la Pascua (pésaj), para conmemorar su escape del cautiverio de manos de los egipcios (aproximadamente en 1250 a. C.).

El pésaj judío se origina en la historia contada en la Torá, en la que Yahvé mató a todos los primogénitos de los egipcios. Esta era la última de las plagas enviadas por Dios en contra del Faraón de Egipto y su pueblo por su negativa de liberar a los hijos de Israel. Dios ordenó a Moisés, líder de los hebreos, lo siguiente:

Escogerán un corderito [...], tomarán su sangre para untar los postes y la parte superior de sus puertas. Lo comerán todo asado, con su cabeza y sus entrañas, con panes sin levadura. [...] Yo recorreré Egipto y daré muerte a todos los primogénitos de los egipcios y de sus animales. [...] Al ver la sangre del cordero pasaré de largo de vuestras casas.    Éxodo 12.5-14

Los sacerdotes judíos se acogen fielmente a lo exigido por la Tora. El pan no fermentado recuerda la salida apresurada en que faltó tiempo para hacer fermentar el pan (18 minutos). Esto debe cumplirse durante los 7 días anteriores a la Pascua. [0]

Pablo Hoff comenta acerca de la Pascua que «La pascua es para Israel lo que el día de la independencia es para una nación, y más aún. El último juicio sobre Egipto y la provisión del sacrificio pascual hicieron posible la liberación de la esclavitud y su pe­regrinación hacia la tierra prometida. La pascua es, según el Nuevo Testamento un símbolo profetice de la muerte de Cristo, de la salvación y del andar por fe a partir de la redención (1 Cor. 5:6-8). Además de la liberación de Egipto, la pascua se constituyó en primer día del año religioso de los hebreos y el comienzo de su vida nacional.* Ocurrió en el mes de Abib (llamado Nisán en la historia posterior), que corresponde a los meses de Marzo y Abril nuestros. El vocablo “pascua” significa “pasar de largo”, pues el ángel destructor pasó de largo las casas donde la sangre había sido aplicada en los postes. Los detalles del sacrificio y los mandatos que la acompañaban son muy significativos. » [1]

1) El cordero, representa a Cristo, sacrificado por nosotros, para nuestra salvación. Pablo Hoff comenta al respecto que « El animal para el sacrificio había de ser un cordero macho de un año, es decir un carnero plenamente desarrollado y en la plenitud de su vida. Así Jesús murió cuando tenía 33 años aproximadamente. El cordero tenía que ser sin tacha. Para asegurar que fuera así los israelitas lo guardaban cuatro días en casa. De igual manera Jesús era impecable y fue pro­bado durante cuarenta días en el desierto.»[2]

“Tenían que asar la carne del cordero y comerla con pan sin levadura y hierbas amargas. El hecho de asar en vez de cocer el cordero ilustra lo completo del sacrificio de Cristo y el hecho de que debe ser recibido por completo (Juan 19:33, 36). Así como los hebreos comieron la carne que les daría fuerza para el peregrinaje, el creyente por medio de la comu nión con Cristo recibe fuerza espiritual para seguirlo. El pan sin levadura simbolizaba la sinceridad y la verdad (1 Cor. 5:6-8) y las hierbas amargas probablemente las dificultades y las pruebas que acompañan la redención.”[3]

Sobre comerlo de pie al cordero, Pablo Hoff comenta que “Los israelitas debían comerlo de pie y vestidos como viajeros a fin de que estuvieran preparados para el momento de partida (12:11).* Así el creyente debe estar listo para el gran éxodo final cuando venga Jesús  (Lucas 12:35). [4]

2) Su sangre para untar los postes y la parte superior de sus puertas,nos habla de la expiacion y la redención, y representa la sangre de Cristo, que limpia nuestras almas del pecado, y nos permite entrar a la presencia de Dios

En Éxodo 12, Dios ordena al pueblo de Israel untar de la sangre de un cordero sobre los umbrales de sus puertas para protegerlos del destructor, quien pasaría matando a todos los primogénitos de la tierra.

Ese era un cuadro representativo del Cordero de Dios: Jesús, quien vendría más tarde al mundo. Dios dijo: “…veré la sangre, y pasaré de vosotros…” (Ex 12:13). 

Levítico 17:11 “Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.”

Simbolismo en Cristo Jesús

“pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn 1:7).

“…la iglesia del Señor, la cual Él ganó por su propia sangre” (Hch 20:28). 

Hebreos 9:12-14 “…y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (He 10:19-22).

“Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Jn 6:53, 54).

Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo” (Ef 2:13).

Efesios 1:7 “…en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de los pecados según las riquezas de su gracia.”

Pablo Hoff comenta que «La gente tenía que quedarse dentro de la casa, protegida por la sangre. “¿Cómo escaparemos nosotros, si descui­damos una salvación tan grande?” (Heb. 2:3).

Los israelitas tenían que aplicar la sangre a los postes y al dintel de las casas, indicando su fe personal. En el cristia­nismo no basta creer que Cristo murió por los pecados del mundo; sólo cuando por la fe la sangre de Jesús es aplicada al corazón de la persona, ésta es salva de la ira de Dios. El ángel destructor representa su ira.»[2]

3) El pan nos habla de Cristo tambien. Jesús dijo que el era el pan de vida (Juan 6:35)

«Puesto que Dios deseaba que su pueblo recordara siempre la noche de su liberación, instituyó la fiesta de la pascua como una conmemoración perpetua. La importancia de esta fiesta la demuestra el hecho de que en la época de Cristo era la fiesta por excelencia, la gran fiesta de los judíos. El rito no sola­mente miraba retrospectivamente a aquella noche en Egipto sino también anticipadamente al día de la crucifixión. La santa cena es algo parecida a la pascua y la reemplaza en el cristianismo. De igual manera ésta mira en dos direcciones: atrás a la cruz y adelante a la segunda venida (1 Cor. 11:26).

De allí en adelante, los israelitas habían de consagrar a Jehová para ser sus ministros, los primogénitos de sus hijos, y también los de sus animales, pues por la provisión de la pascua los había comprado con sangre y pertenecían a El. Los que na­cían primero de los animales se ofrecían en sacrificio, excepto el asno, que era rescatado y desnucado, y así también los animales impuros en general (13:13; Lev. 27:26-27). Los pri­mogénitos del hombre siempre eran rescatados; después los levitas fueron consagrados a Dios en substitución de ellos (Núm. 3:12, 40-51; 8:16-18). La aplicación espiritual enseña que Dios nos redime para que le sirvamos: “¿O ignoráis… que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por pre­cio: glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Cor. 6:19-20)[4]

2. Lea Juan 1:19 y I Cor. 5:7 y explique qué significaba la Pascua para los autores del Nuevo Testamento. 

 

El apóstol Juan explica que desde el principio del ministerio de Jesús había interés por parte de los principales líderes religiosos del judaísmo saber con exactitud quien era el Cristo. Un grupo de ellos, son comisionados por el liderazgo máximo de los judíos para ir a interrogar a Juan el Bautista para preguntarle si él era el Cristo.

El les responde que él no era el Cristo, utilizando las palabras del profeta Isaías les responde que tan solo era un “profeta”.

Recién al otro día conocíó Juan al Señor, al ver cumplirse las señales que le había dado el que lo había comisionado y enviado a bautizar

A pesar de que Juan y Jesús eran primos hermanos, Juan solo lo reconoció al ver el Espíritu descender sobre él en forma de paloma.

Varios años después el apóstol Pablo explica quien era el Cristo, y lo definiría en su carta los Corintios como “nuestra Pascua”

Pero algunos años antes Jesús, en una conversación personal con sus discípulos sobre la opinión de la gente acerca de su identidad, Pedro responde acertadamente, por inspiración divina, que el era “el Cristo”

Seguramente Jesús les escuchó a sus discípulos conversar con gente del pueblo acerca de él, y quiso ver que era lo que sus discípulos habían entendido sobre su mesianismo.

“Porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por vosotros”

Pablo utiliza esta expresión para exhortar a los corintios a que vivan en santidad y exhortarlos a celebrar la fiesta de la Pascua, recordándoles que son personas espirituales, y que no pueden ya vivir como antes en pecado como los impíos, viviendo vidas inmorales, sino en santidad.

Así que celebremos la pascua, no con la vieja levadura…” 5.8

 

Notas:

[0] wikipedia

[1] Pablo Hoff, Pentateuco,p. edit. Vida

[2] Ibid

[3] Ibid

[4] Ibid

 

EL PENTATEUCO parte 1

EL PENTATEUCO parte 1

UN ESTUDIO DE LOS PRIMEROS CINCO LIBROS DE LA BIBLIA

Introducción: El Pentateuco – Cinco Libros, Un Sólo Fundamento.

En las próximas páginas nosotros quisiéramos estudiar el fundamento de toda la revelación bíblica; los cinco libros que se llaman el Pentateuco. Entendemos que para construir un edificio hay que echar el fundamento con mucho cuidado y mucha destreza. Cualquier problema en el fundamento, sin importar cuan pequeño sea, resulta en problemas serios y grandes en la construcción. Y cuando estos problemas aparecen no hay otro remedio que tumbar el edificio y comenzar de nuevo.

El fundamento determina casi todos los aspectos del edificio. Una vez terminado el fundamento, no se puede cambiar las especificaciones del edificio, no se puede cambiar el plan. Los primeros cinco libros, el Pentateuco, sirven como este fundamento para la gran obra de la Biblia. En ellos nosotros vemos el comienzo de todos los temas bíblicos y en ellos vemos el plan de Dios para el ser humano. Al estudiarlos, nosotros podemos determinar cuáles son estos grandes temas bíblicos y podemos profundizar nuestro conocimiento de ellos. Si quiere saber para dónde va Dios con nosotros, estudie el fundamento!

La palabra “Pentateuco” quiere decir de cinco partes. Desde tiempos muy antiguos los primeros cinco libros de la Biblia se han agrupado en un sólo libro. Este libro grande se llama el Pentateuco. En el pueblo judío estos cinco libros son conocidos como Tora, o la Ley. Se considera que Moisés es el autor o, por lo menos, la fuente, de casi todos los acontecimientos recordados en estos libros.

En cuanto a la estructura del Pentateuco, los tres libros en el medio del grupo comparten un evento central, la entrega de la ley de Dios al pueblo de Israel por medio de Moisés. El primer libro, Génesis, amarra el comienzo del pueblo de Dios con el comienzo del mundo, enseñándonos el propósito y plan de Dios desde el principio. El último libro, Deuteronomio, dirige nuestra vista al horizonte del futuro. Habiendo comenzado mirando hacia atrás, nosotros terminamos la lectura del Pentateuco ansiosos y deseosos por saber lo que ha de venir. La historia del Pentateuco se convierte en promesa en cada página; promesa no sólo para los judíos, sino para nosotros también.

Esperamos que mientras nosotros estudiemos el fundamento de nuestra historia en la Biblia, el Señor nos conceda (como concedió a Moisés en el monte Nebo) un vistazo de nuestro futuro y nuestra tierra prometida.

Génesis cap. 1 – cap. 10

Génesis cap. 1 – cap. 10

Génesis 1
1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la luz;(A) y fue la luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. 6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y llamó Dios a la expansión Cielos.(B) Y fue la tarde y la mañana el día segundo. 9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero. 14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. 23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto. 24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. 26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,(C) conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.(D) 28 Y los bendijo Dios,(E) y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Génesis 2
1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó,(G)porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, 5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.(H) 8 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida(I) en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 10 Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. 11 El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; 12 y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. 13 El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. 14 Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. 19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. 20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. 21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. 23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,[a] porque del varón[b] fue tomada. 24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.(J) 25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Génesis 3
1 Pero la serpiente(K) era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? 12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. 13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó,(L) y comí. 14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido,[c] y él se enseñoreará de ti. 17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá,(M) y comerás plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva,[d] por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida,(N) y coma, y viva para siempre. 23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

Génesis 4
1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido[e]varón. 2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;(O) 5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 6 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? 7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.[f] 8 Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.(P) 9 Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? 10 Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. 11 Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. 12 Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra. 13 Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. 14 He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. 15 Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.
16 Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod,[g] al oriente de Edén. 17 Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc. 18 Y a Enoc le nació Irad, e Irad engendró a Mehujael, y Mehujael engendró a Metusael, y Metusael engendró a Lamec. 19 Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y el nombre de la otra, Zila. 20 Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados. 21 Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. 22 Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro; y la hermana de Tubal-caín fue Naama. 23 Y dijo Lamec a sus mujeres: Ada y Zila, oíd mi voz; Mujeres de Lamec, escuchad mi dicho: Que un varón mataré por mi herida, Y un joven por mi golpe. 24 Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será. 25 Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set:[h] Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín. 26 Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.

Génesis 5
1 Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. 2 Varón y hembra los creó;(Q) y los bendijo,(R) y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados. 3 Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set. 4 Y fueron los días de Adán después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 5 Y fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años; y murió. 6 Vivió Set ciento cinco años, y engendró a Enós. 7 Y vivió Set, después que engendró a Enós, ochocientos siete años, y engendró hijos e hijas. 8 Y fueron todos los días de Set novecientos doce años; y murió. 9 Vivió Enós noventa años, y engendró a Cainán. 10 Y vivió Enós, después que engendró a Cainán, ochocientos quince años, y engendró hijos e hijas. 11 Y fueron todos los días de Enós novecientos cinco años; y murió. 12 Vivió Cainán setenta años, y engendró a Mahalaleel. 13 Y vivió Cainán, después que engendró a Mahalaleel, ochocientos cuarenta años, y engendró hijos e hijas.14 Y fueron todos los días de Cainán novecientos diez años; y murió. 15 Vivió Mahalaleel sesenta y cinco años, y engendró a Jared. 16 Y vivió Mahalaleel, después que engendró a Jared, ochocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.17 Y fueron todos los días de Mahalaleel ochocientos noventa y cinco años; y murió. 18 Vivió Jared ciento sesenta y dos años, y engendró a Enoc. 19 Y vivió Jared, después que engendró a Enoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 20 Y fueron todos los días de Jared novecientos sesenta y dos años; y murió. 21 Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. 22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas.23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. 24 Caminó, pues, Enoc con Dios,(S) y desapareció, porque le llevó Dios.25 Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años, y engendró a Lamec. 26 Y vivió Matusalén, después que engendró a Lamec, setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas. 27 Fueron, pues, todos los días de Matusalén novecientos sesenta y nueve años; y murió. 28 Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo; 29 y llamó su nombre Noé,[i] diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo. 30 Y vivió Lamec, después que engendró a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas. 31 Y fueron todos los días de Lamec setecientos setenta y siete años; y murió. 32 Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam y a Jafet.

Génesis 6
1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. 3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. 4 Había gigantes en la tierra en aquellos días,(T) y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antig:uedad fueron varones de renombre.5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.
8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.(U) 9 Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo,(V) era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. 11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 14 Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. 16 Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero. 17 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. 18 Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. 19 Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán. 20 De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida. 21 Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos. 22 Y lo hizo así Noé;(W) hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.

Génesis 7
1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2 De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra. 3 También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4 Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. 5 E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová. 6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. 7 Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca,(X) y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos. 8 De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9 de dos en dos entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé. 10 Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11 El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,(Y) 12 y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. 13 En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca; 14 ellos, y todos los animales silvestres según sus especies, y todos los animales domesticados según sus especies, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, y todo pájaro de toda especie. 15 Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. 16 Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta. 17 Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra. 18 Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19 Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. 20 Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes. 21 Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. 22 Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. 23 Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca. 24 Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

Génesis 8
1 Y se acordó Dios de Noé, y de todos los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas. 2 Y se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida. 3 Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra; y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días. 4 Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat. 5 Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes. 6 Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho,7 y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.8 Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.9 Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.10 Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.11 Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él.13 Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca.14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra.15 Entonces habló Dios a Noé, diciendo:16 Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.17 Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y multiplíquense sobre la tierra.18 Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él.19 Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salieron del arca.20 Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.21 Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. 22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

Génesis 9
 1 Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.(Z)2 El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.5 Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo.
4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.(AA)5 Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre.6 El que derramare sangre de hombre,(AB) por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.(AC)7 Mas vosotros fructificad y multiplicaos;(AD) procread abundantemente en la tierra, y multiplicaos en ella.8 Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo:9 He aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros; 10 y con todo ser viviente que está con vosotros; aves, animales y toda bestia de la tierra que está con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra.11 Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos:13 Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra.14 Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes.15 Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne.16 Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.17 Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la tierra. 18 Y los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam y Jafet; y Cam es el padre de Canaán.19 Estos tres son los hijos de Noé, y de ellos fue llena toda la tierra. 20 Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña;21 y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda.22 Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. 24 Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, 25 y dijo: Maldito sea Canaán;Siervo de siervos será a sus hermanos.26 Dijo más:Bendito por Jehová mi Dios sea Sem,Y sea Canaán su siervo. 27 Engrandezca Dios a Jafet, Y habite en las tiendas de Sem, Y sea Canaán su siervo. 28 Y vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años. 29 Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años; y murió.

Génesis 10
1 Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio. 2 Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.3 Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarma. 4 Los hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim. 5 De éstos se poblaron las costas, cada cual según su lengua, conforme a sus familias en sus naciones. 6 Los hijos de Cam: Cus, Mizraim, Fut y Canaán. 7 Y los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Y los hijos de Raama: Seba y Dedán. 8 Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. 9 Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová.10 Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. 11 De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, 12 y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande.13 Mizraim engendró a Ludim, a Anamim, a Lehabim, a Naftuhim, 14 a Patrusim, a Casluhim, de donde salieron los filisteos, y a Caftorim.15 Y Canaán engendró a Sidón su primogénito, a Het, 16 al jebuseo, al amorreo, al gergeseo, 17 al heveo, al araceo, al sineo, 18 al arvadeo, al zemareo y al hamateo; y después se dispersaron las familias de los cananeos. 19 Y fue el territorio de los cananeos desde Sidón, en dirección a Gerar, hasta Gaza; y en dirección de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, hasta Lasa. 20 Estos son los hijos de Cam por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. 21 También le nacieron hijos a Sem, padre de todos los hijos de Heber, y hermano mayor de Jafet. 22 Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. 23 Y los hijos de Aram: Uz, Hul, Geter y Mas.24 Arfaxad engendró a Sala, y Sala engendró a Heber. 25 Y a Heber nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg,[j] porque en sus días fue repartida la tierra; y el nombre de su hermano, Joctán.26 Y Joctán engendró a Almodad, Selef, Hazar-mavet, Jera, 27 Adoram, Uzal, Dicla, 28 Obal, Abimael, Seba, 29 Ofir, Havila y Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán. 30 Y la tierra en que habitaron fue desde Mesa en dirección de Sefar, hasta la región montañosa del oriente. 31 Estos fueron los hijos de Sem por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. 32 Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se sparcieron las naciones en la tierra después del diluvio.

Genesis

Información Avanzada

Los cinco libros de Moisés fueron colectivamente llamados el Pentateuco, una palabra de origen griego que significa “cinco veces el libro.” Los Judios llamó la Torah, es decir, “la ley”.. Es probable que la división de la Torá en cinco libros procede del griego traductores del Antiguo Testamento. Los nombres de los cuales los varios libros son en general conocidos son el griego El primer libro del Pentateuco (qv) es llamado por los Judios Bereshith, es decir, “en principio”, porque se trata de la primera palabra del libro. Es de conocimiento general entre los cristianos con el nombre de Génesis, es decir, “creación” o “generación”, es el nombre dado al mismo en la LXX. . Como la designación de su carácter, ya que da cuenta del origen de todas las cosas. Contiene, según el cálculo de costumbre, la historia de unos dos mil trescientos sesenta y nueve años.

Génesis se divide en dos partes principales. La primera parte (1-11) da una historia de la humanidad hasta el momento de la dispersión. La segunda parte presenta los principios de la historia de Israel hasta la muerte y entierro de José (12-50).. Hay cinco principales personas que se inicie con la sucesión en virtud de nuestro aviso en este libro, y en torno a estas personas la historia de los períodos sucesivos se agrupa, a saber., Adam (1-3), Noé (4-9), Abraham (10-25 : 18), Isaac (25:19-35:29), y Jacob (36-50). En este libro tenemos varias profecías acerca de Cristo (3:15, 12:3, 18:18, 22:18, 26:4, 28:14, 49:10). El autor de este libro fue Moisés. Bajo la orientación divina puede de hecho se han llevado a hacer uso de los materiales ya existentes en los documentos primigenios, o incluso de las tradiciones en una forma digna de confianza que había llegado a su tiempo, la purificación de todas las que se indigna, pero la mano de Moisés es Claramente visto todo en su composición.

(Diccionario Ilustrado Easton

Génesis Capítulo 1

Información Avanzada

De: Inicio comentario estudio de la Biblia por James M. Gray

CREACIÓN DEL MUNDO

Creación de los Cielos y la Tierra

V. 1 Aquí hay tres hechos. ¿Qué se hace? ¿Quién lo hizo?¿Cuándo ocurrió? Hay dos palabras que requieren explicación, “creada” y “principios”. ¿Quiere decir que el antiguo cielo y la tierra fueron creados de la nada? La palabra ( “bara”, en hebreo) no significa necesariamente que, pero su uso peculiar en este capítulo, indica que no significa que aquí. Ocurre tres veces, aquí en el v. 1, en la introducción de la vida en el quinto día , Y en la creación del hombre en el sexto día. En otros lugares, donde sólo transformaciones se entiende, otra palabra ( “asah”, en hebreo) se utiliza, traducido “hecho”. “Bara” (creado) está reservada para la marcación de la introducción De cada una de las tres grandes esferas de la existencia, el mundo de la materia, de la fauna y de espíritu, de los tres que, aunque íntimamente relacionados, son diferentes en esencia, y constituyen todo el universo conocido por nosotros.

Profesor Guyot agrega que cada vez que la simple forma de “bara” se utiliza en la Biblia siempre se refiere a los trabajos realizados por Dios, y nunca por el hombre. Estas consideraciones, con los demás, justificar la afirmación de que “creó” aquí significa creado de la nada. Pero cuando fue el “comienzo”? El margen indica un período de alrededor de 4000 años antes de Cristo, pero estas notas marginales no son parte de la divina texto, pero el trabajo sin inspiración de las mentes y, por tanto, abierto a debate. En caso de que en última instancia determinará en la ciencia hace millones de años como el período de la creación No hay nada en este versículo de la Biblia se contradice.

Haciendo Día

¿Cuál es la condición de materia inerte, como se representa en el versículo 2? El primer verbo “es” ha sido traducida a veces “se convirtió en”. Leer es así y usted tiene la idea de que la Tierra era originalmente que no sea nulo y de los residuos, pero que algunos catástrofe resultante tuvo lugar en ese estado. Esto significa que, de ser cierta, de que el período transcurrido entre los versículos 1 y 2, el tiempo suficiente para tener en cuenta las formaciones geológicas de las que algunos científicos hablan, y una carrera de pre-Adamite que otros hombres de especular. Sugiere también que la tierra, como sabemos hoy puede que no sea mucho mayor que la tradición la coloca.

La palabra “tierra” en este verso, sin embargo, no debe entenderse en el sentido de nuestro mundo con sus mares y tierras, que no se hizo hasta el tercer día, pero simplemente cuestión, en general, es decir, el material cósmico de los cuales el Espíritu Santo organizó todo el universo, incluyendo la tierra de a día. “Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” “Trasladado a los” medios brooded más como un pájaro en su nido. “Aguas”, no los océanos y los mares como sabemos, pero la condición gaseosa de la cuestión antes de que habla. El Espíritu de Dios se movía “a” las aguas, y no “dentro de” ellos, lo que demuestra que Dios es un Ser personal separada de su trabajo. Como resultado de este incubadoras, lo que parece?

No tenemos que suponer que Dios habló del mismo modo que un ser humano habla, pero el próximo cuarto de la luz de la oscuridad gruesa hubiera parecido a un espectador como el efecto de un mandamiento divino (Sl 33:6-9). En el plano natural de las cosas es la luz o vibración produce luz, que ilustra la relación entre el movimiento del Espíritu a la materia inerte y el efecto que produce. La palabra hebrea “yom”, traducido “día”, se usa en cinco sentidos diferentes en los dos primeros capítulos del Génesis. Aquí significa luz sin hacer referencia al tiempo. Más tarde en el mismo verso que significa el período que abarca “la tarde y la mañana” mencionado, la duración exacta de la que no sabemos.

En el versículo 14 que se refiere a lo que conocemos como 24 horas, en el versículo 16 que significa la luz parte de la jornada de 24 horas, y 2:4 en todo el período durante el cual el cielo y la tierra fueron creados. Todo esto lleva a la cuestión de si la creación fue forjado en 6 días de 24 horas o 6 días de los períodos de duración desconocida, y se verá que uno no necesariamente en contradicción con la Biblia, si él cree que este último. Cuando recordamos que días de 12 y 24 horas fueron completamente excluidos antes de la aparición del sol en el cuarto día, la última hipótesis más fuerte recibe la confirmación.

Haciendo Cielo

“Firmament” podría ser traducido por “extensión”. What was it to divide? ¿Qué es dividir? Aviso que, de acuerdo con nuestra definición de “aguas” esto significa una separación de los gases asunto en el que la luz ha llegado.¿Qué hizo Dios llamar a esta extensión? “El cielo” aquí significa no sólo la atmósfera alrededor de la Tierra, pero la mayor inmensidad de la sala donde el sol, la luna y las estrellas se encuentran. En relación con este leer Salmo 148, y el aviso de que hay “aguas”, es decir, gaseosa asunto de los cielos por encima de la que habla este versículo, y que las “aguas” a continuación se incluyen las nubes de nuestra atmósfera y los océanos Y los mares que navegar.

Hacer que la tierra y los mares

Cielo, o el firmamento, había dividido a la materia cósmica o gaseosos en el segundo día. Motion ahora en todas partes, y gravition y químicas fuerzas tendido a concentrarse este asunto en el marco del firmamento particular, en torno a los centros, una de las cuales se convirtió en nuestro planeta. Un proceso de enfriamiento en conjunto, la reducción de su superficie y plegable en grandes arrugas, la disminución de la entrega de algunas partes de las cuencas de los océanos o mares y la proyección de otras partes con lo que en opinión de los continentes. Así que los astrónomos y geólogos comentario sobre estos versículos. Sin embargo, otro trabajo de la formación del planeta se logró en este día (vv. 11, 12). Un principio superior a la cuestión comienza a gobernar sus partículas, y que asumen nuevas formas. ¿Qué significa la tierra presentado? Que entró en primer lugar, la planta o la semilla? “La planta todavía no está la vida”, dice Guyot “, pero el puente entre la materia y la vida.”

Puesta de luces

vv. 14-19 ¿Qué comando se expone en el cuarto día? Por lo que fueron estos seis fines luces hizo (v. 14, 15)?¿Qué es la discriminación entre los dos mayores luces (v. 16)? Cuando se colocan las luces (v. 17)? Lo especial de su propósito de hacer se hace hincapié en los versículos 17 y 18?. Es bien tener en cuenta que la luz se hizo en el primer día, y que estas “luces” de la cuarta jornada fueron (por así decirlo) la luz de los titulares.Por supuesto, es necesario que indique cómo se divide el día de la noche, y en qué sentido son los signos y de las estaciones, ya que cada uno sabe es el primer resultado obtenido por el diario rotación de la tierra entre ellos sobre su propio eje, Y el segundo por su revolución anual alrededor del sol. Es presumible que originalmente su luz se fusionó en el de la tierra de la propia exterior de la luz, y que como su luminoso envolvente que se hizo visible desapareció, y llegó a depender de ellos para ambos la luz y el calor.

La creación de la vida animal

¿Qué es el mando del versículo 20? Las “aguas” a que se hace referencia aquí están nuestros océanos y mares. La revisada versión corrige el malentendido de que “aves de corral” vinieron adelante del agua.¿Qué palabra en el versículo 21 indica que hemos entrado en una nueva esfera de la existencia? ¿Cuál era la naturaleza de la bendición de los peces y las aves de corral (v. 22)?¿Cuál fue la creación de nuevos trabajos en este día (v. 24, 25)?

Es interesante observar: (a) que este poblamiento del agua, el aire y la tierra se precisa en el orden indicado por la ciencia de la geología, (b) que la planta de la vida de los tres días fue la preparación para el animal La vida del quinto día, (c) que la planta está ahora en el animal en forma de nuevas formas, y subordinado a las funciones superiores de lo que nunca podría realizar por sí mismo, (d) que dos poderes lugar, que el animal en una plataforma superior que Las categorías inferiores de existencia son la sensación, por la que se percibe el mundo a su alrededor, y, en la que reacciona a ella. Esta es la vida, y no es el resultado de elementos químicos abandonados a sí mismos, pero el efecto de las ya existentes vida . En otras palabras, la Biblia y la ciencia de acuerdo en declarar que “la generación espontánea es una hipótesis insostenible”, y la vida sólo engendra vida.

Creación de Man

¿Qué palabra en el versículo 26 sugiere más de una persona en la Divinidad¿Qué es la dignidad dada al hombre por encima de cualquier otro trabajo de creación¿Qué dignidad en su posición?¿Qué palabra en el versículo 27 demuestra que en su creación hemos entrado en una nueva esfera de la existencia?¿Qué bendición es dada en el hombre, en el versículo 28?¿En qué sería diferente de la que se otorga en la parte inferior de los animales? Lo que Dios ha hecho provisión para el sustento del hombre y la bestia?

Nota: (a) que la consulta en la Divinidad sobre el hombre que prefigura la creación de el Nuevo Testamento la doctrina de la Trinidad, (b) que la “imagen de Dios” puede significar la trinidad en el hombre representado por el cuerpo, alma y espíritu (2:7 , 1 Tes. 5:23), pero sobre todo moral de la imagen que se sugiere en Colosenses 3:10, (c) que el dominio del hombre sobre la creación inferior, en alguna medida, ha sido perdido por el pecado, pero se restaurará de nuevo en Cristo ( Salmo 8), (d) que la creación de la materia, de la vida y del hombre son tres creaciones de la nada, y que la acción de Dios en ellos es directa, por lo tanto, la evolución de uno a los demás es imposible. Puede haber evolución dentro de cualquiera de estos sistemas de la existencia por sí, pero esto es diferente de la evolución de otros lo que haría el hombre descendiente de un mono y en el artículo Dios fuera del universo que Él hizo.

1 ¿Qué significa “crear” probablemente significa en el presente capítulo, y ¿por qué cree así?  2¿Qué significa “tierra” en el versículo 2? 3 ¿Qué palabra en el versículo 2 se opone a Dios panteísmo, mostrando ser una persona?4 Si la creación días no se limitaban a las 24 horas, ¿por qué cree así? 5 ¿Qué significa “cielo” del segundo día de pie? 6 ¿Qué dos obras se realizaron en el tercer día? 7.¿Qué dos potencias en la definición de la vida animal? 8. Cotización Colosenses 3:10. 9. ¿Cómo distinguir entre un racionalista y un posible evolución Bíblica?

Creación

Información Avanzada

“En el principio” Dios creó, es decir, están en entredicho, todas las cosas de la nada.  Este acto creativo por parte de Dios es absolutamente libre, y por razones infinitamente sabio. TEl trabajo de creación se atribuye (1) a la Divinidad (Gen. 1:1, 26), (2) al Padre (1 Cor. 8:6), (3) al Hijo (Juan 1:3; Col . 1:16, 17), (4) al Espíritu Santo (Gen. 1:2; Job 26:13; Ps. 104:30).  El hecho de que él es el Creador distingue Jehová como el verdadero Dios (Isaías 37:16, 40:12, 13; 54:5; Ps. 96:5; Jer. 10:11, 12).  El único gran objetivo en la labor de creación es la manifestación de la gloria del Creador (Col 1:16; Rev. 4:11; Rom. 11:36).

Las obras de Dios, en pie de igualdad con la palabra de Dios, son una revelación de él, y entre las enseñanzas de uno y las de los demás, cuando acierto, no puede haber contradicción. Tradiciones de la creación, desfigurada por la corrupción, se encuentran entre los registros de las antiguas naciones del Este. (See ACCAD.) Un peculiar interés pertenece a las tradiciones de la Accadians, los primitivos habitantes de las llanuras de la Baja Mesopotamia. Estas dentro de los últimos años han salido a la luz en las pastillas y los cilindros que han sido rescatados de la larga enterrados los palacios y templos de Asiria. Ellos tienen una notable semejanza con el registro del Génesis.

PENTATEUCO

PENTATEUCO  

Nombre con que se conocen los primeros cinco libros del Antiguo Testamento (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) que constituyen la primera parte del Canon. En hebreo se les llama Torah que quiere decir «enseñanza» o «instrucción». Su nombre y su contenido muestran que Torah es un término más amplio que nuestro concepto de «ley», puesto que incluye mucha historia de la salvación (por ejemplo, Gn 1—Éx 19) o «evangelio» (Gl 3.8). La íntima relación entre historia de la salvación y ley o mandamiento en la Torah se explica por las características del Pacto. La Torah en griego se llama Pentateuco (que quiere decir «libro dividido en cinco estuches», «rollos» o «volúmenes». Se dividió así por razón de sus temas distintos y también por razones prácticas, puesto que un rollo antiguo solamente podía contener la quinta parte de la Torah.

Paternidad Literaria: Historia Del Estudio

Antes de 1753

Según la tradición judía, Moisés escribió todo el Pentateuco, y en esta opinión concordaron: Ben Sira (Eclesiástico 24.23), Filón (Vida de Moisés, 3.39), Josefo (Antigüedades IV, viii,48), la Mishnah (Pirque Aboth i.I), y el Talmud (Baba Bathra 14b). La única pregunta que se planteaba era si el relato de la muerte de Moisés (Dt 34.5–12) la había escrito Josué como dice el Talmud. La iglesia cristiana aceptaba esta tradición judaica, con pocas excepciones, hasta la aparición de la Introducción de J.G. Eichhorn (Einleitung, 1780–83).

La teoría documentaria

La época moderna de estudios literarios comenzó con el libro del médico J. Astruc (1783), quien estudió sistemáticamente el uso de los nombres de Dios (Yahveh y Elohim) en Génesis y atribuyó la variación literaria a las fuentes que Moisés había utilizado. Poco después, Eichhorn rechazaba la tradición que consideraba a Moisés como autor del Pentateuco.

Por más de un siglo los eruditos propusieron una serie de teorías para explicar la variedad de rasgos estilísticos y datos teológicos e históricos del Pentateuco. Estas teorías culminaron en una hipótesis documentaria que afirmaba que había cuatro fuentes básicas. En 1876 Julio Wellhausen, profesor en varias universidades alemanas, dio a la hipótesis su exposición clásica. Esta hipótesis proponía que el Pentateuco estaba compuesto de cuatro documentos principales de fechas posteriores a Moisés: J (yahvista, ca. 850 a.C.), E (elohista, ca. 750 a.C.), D (deuteronomista, ca. 621 a.C.), y P (sacerdotista, ca. 500–450 a.C.). Esta interpretación histórica negaba la veracidad de grandes partes del Pentateuco y provocó una reacción conservadora contra la hipótesis.

Historia de la crítica de las formas

La crítica de las formas, iniciadas por H. Gunkel (a principios del siglo XX), ha influido notablemente sobre el estudio del Pentateuco. El método de Gunkel busca el género literario de cada pasaje y la situación vital (Sitz im Leben) en que se originó. Algunos seguidores de Gunkel rechazan la hipótesis documentaria de Wellhausen; otros combinan la crítica de las formas con esa teoría. Gunkel mismo rechazó lo sobrenatural y exageró lo mítico.

Habló mucho de las sagas en el Pentateuco, las cuales se transmitieron oralmente durante largo tiempo antes de escribirse.

Otros han usado este mismo método de una manera más positiva. El análisis de géneros tales como leyes, máximas jurídicas, lamentos, narraciones históricas, dichos de los sabios, diferentes tipos de poesía y formulaciones de pactos dio nuevo impulso al estudio del Pentateuco. La comparación de estos géneros literarios con géneros semejantes en culturas contemporáneas de los mismos, utilizando los nuevos datos de la arqueología, ha provocado un mejor entendimiento del Pentateuco.

Situación contemporánea

Muchos eruditos todavía sostienen la hipótesis documentaria, pero con modificaciones. Estas modificaciones resultan de:

1. La confirmación arqueológica de la antigüedad de muchos elementos del Pentateuco, que Wellhausen había señalado como posteriores, y la refutación de la interpretación evolucionista de la historia de Israel.

2. La conclusión de muchos críticos en cuanto a que las fuentes del Pentateuco no se extienden a otros libros posteriores a Moisés (contra algunos que habían propuesto un Hexateuco, incluyendo el libro de Josué).

3. La crítica de las formas que ha mostrado la complejidad de las fuentes (J, E, D, P, etc.) y que cada una contiene elementos muy antiguos.

Por tanto, las fuentes se consideran estratos de materia antigua con largas historias de redacción, en vez de obras literarias con fechas precisas.

Los que mantienen la hipótesis documentaria generalmente encuentran más de cuatro estratos, pues tienen que proponer otros adicionales como L o G. Las razones aducidas para dividir el Pentateuco en estratos son:

1.Las narraciones repetidas (por ejemplo, Gn 12; 20; 26).

2.Las contradicciones entre pasajes paralelos (por ejemplo, Gn 1.1–2.4a y Gn 2.4b–25).

3.Los diferentes nombres que se dan a Dios.

4.Las diferencias lingüísticas entre los estratos.

5.Las diferencias de punto de vista.

Muchos eruditos se han opuesto a la hipótesis documentaria, y han mostrado que:

a.Generalmente las narraciones repetidas se pueden explicar mejor de otra manera (por ejemplo, diferentes sucesos, énfasis especial, la literatura hebrea se caracteriza por la repetición).

b.Las aparentes contradicciones entre pasajes paralelos se han exagerado, pues cualquier literatura puede describir un mismo acontecimiento en forma sumaria y luego más detallada, o con diferente enfoque.

c.Los nombres divinos no sirven para dividir estratos, pues a menudo se usan con propósito específico.

d.Los argumentos basados en diferencias lengüísticas e ideológicas entre los estratos son demasiado subjetivos. Además, tienden a ser argumentos cerrados.

e.Hay demasiados datos que no explican en el esquema (comúnmente se atribuyen a los redactores).

Algunos eruditos destacados, que antes aceptaban la hipótesis documentaria, la han rechazado a la luz de los nuevos datos arqueológicos e históricos. Al estudiar otras literaturas antiguas encontramos que las características que más se usan como base para la división del Pentateuco en estratos (J, E, D, P, etc.) son precisamente las mismas que caracterizan a las literaturas Ugarítica, Babilónica y Egipcia (por ejemplo, repeticiones con variantes lingüísticas, intercambio de nombres divinos y nombres divinos compuestos). Quienes rechazan la teoría documentaria afirman que sería absurdo proponer para estas otras literaturas semejantes divisiones.

Por otro lado, es necesario reconocer que la mayoría de los escritores en el campo veterotestamentario aceptan cierta forma de hipótesis documentaria. Algunos insisten en que se puede aceptar la hipótesis, siempre que no perjudique la inspiración divina del Pentateuco y asigne a Moisés un panel básico en su producción.

Moisés Y La Paternidad Literaria

El Pentateuco mismo indica algunas de las fuentes usadas en su composición. Se mencionan «el libro de las batallas de Jehová» (Nm 21.14) y «el libro de las generaciones de Adán» (Gn 5.1). Es posible que las secciones de Génesis que terminan (o empiezan) con «Estas son las generaciones de» representen tablas históricas escritas por Abraham y sus descendientes. Además, se encuentran varios paralelos entre las leyes y costumbres del Pentateuco y las de Mesopotamia y Egipto.

También en el Pentateuco hay ciertos indicios de material posmosaico. En Gn 14.14 se menciona Dan, pero esta ciudad solo recibió tal nombre posteriormente (Jos 19.47; Jue 18.29). Como es lógico, Dt 34 fue adición posmosaica. Otros posibles posmosaicismos son Gn 36.31; Éx 11.3; 16.35 y Nm 12.3.

Por otro lado, cada vez hay más pruebas de que el origen del Pentateuco cabe mejor en la época mosaica que posteriormente. El libro de Deuteronomio tiene la estructura de pactos celebrados (o renovados) en aquella época. Se cuenta ahora con textos ugaríticos (siglos XV—XII a.C.) que usan muchas palabras antes fechadas como posteriores. Además, en el Pentateuco hay muchos detalles que hacen difícil proponer una composición posterior (por ejemplo, en Gn no aparecen ni el nombre Baal ni nombres de lugares compuestos con «Baal». La frase «Jehová, Dios de los ejércitos» no se usa en el Pentateuco, pero es común más tarde. Asimismo, los lugares altos de idolatría, «Bamot», tan prominentes más tarde, solo se mencionan dos veces en el Pentateuco y ninguna vez en Deuteronomio. El nombre de Jerusalén no se encuentra en el Pentateuco).

El mismo Pentateuco no indica el papel literario de Moisés, pero afirma que él escribió por lo menos algunas partes (Éx 17.8–14; 24.4, 7; Nm 33.2) y que Dt tuvo su origen en su predicación (Dt 1.5; 4.45; 31.9, 24–26). No sabemos si Moisés reunió los materiales; si los sacerdotes los guardaron y juntaron o si el material se transmitió en partes (o estratos) por un tiempo. Sin embargo, se puede concluir:

1. Que hay algunos posmosaicismos en el Pentateuco. Estos se pueden atribuir a aclaraciones editoriales de escribas posteriores, como hacían los escribas en el Cercano Oriente antiguo (por ejemplo, en Egipto). Aun el erudito conservador E.J. Young reconoce que «cuando afirmamos que Moisés escribió el Pentateuco, o que es su autor, no queremos decir que él necesariamente haya escrito cada palabra. No sería razonable insistir en ello … Por otra parte, bajo la inspiración puede haber habido adiciones y aun revisiones posteriores».

2. Que hay muy pocas partes del Pentateuco que requieren una fecha posterior a la época mosaica.

3. Que Moisés es el personaje clave tanto en el origen del Pentateuco como en la historia de Israel. Si él no fuera su arquitecto principal, sería necesario proponer otro personaje semejante. Con razón el Pentateuco se conoce a través de las demás escrituras como «la Ley de Moisés».

El Pentateuco como un todo muestra una unidad extraordinaria. La mayoría de las teorías acerca de su origen no hacen justicia ni a la unidad de las narraciones individuales ni a la unidad del total.

Contenido Y Estructura

El Pentateuco incluye materiales de gran extensión cronológica y geográfica: empieza con la creación del mundo y termina con la muerte de Moisés; abarca desde Mesopotamia hasta Egipto. Los primeros 36 capítulos de Génesis revelan una considerable influencia de Mesopotamia y caben bien en el ambiente del segundo milenio a.C. Muchas costumbres descubiertas en el pueblo de ® Nuzi son idénticas y nos ayudan a entender las costumbres de Adopción, Herencia y Matrimonio en las narraciones de los patriarcas.

Por otro lado, Gn 37–50 y Éxodo revelan un profundo conocimiento de Egipto. Se usan muchas palabras prestadas, nombres, títulos y costumbres egipcias. Los arqueólogos han encontrado antiguos documentos egipcios que mencionan el uso de paja en los ladrillos y la escasez de ella. Además, se ha comprobado la exactitud de los datos geográficos en las narraciones de la peregrinación en Sinaí.

A pesar de esta diversidad de fondo, el Pentateuco revela una unidad de propósito y punto de vista. Jehová Dios es el creador de todo. Es soberano en la naturaleza y en la historia. Es el Dios personal que escogió al pueblo de Israel, lo desarrolló, lo sacó de Egipto, lo llevó hacia la tierra prometida y hacia un futuro más glorioso. Es el Dios que hace su Pacto con Israel. El Pentateuco subraya la gracia divina. Insiste en la fidelidad de Dios y muestra la infidelidad del pueblo elegido.

El Pentateuco se puede bosquejar de la siguiente manera:

A. Preparación y promesa (Génesis)

1. Los principios: la historia universal primitiva (Gn 1–11)

2. Los patriarcas: la época de promesa y fe (Gn 12–50).

B. El éxodo (Éx 1–18)

C. La revelación sinaítica (Éx 19–40; Lv 1–27; Nm 1.1–10.10)

D. Las peregrinaciones en el desierto (Nm 10.11–36.13)

E. Los últimos sermones y la muerte de Moisés (Deuteronomio)

Realmente la historia de Israel empieza con Abraham. La historia anterior es importante, pero se toca muy ligeramente. En las narraciones de los patriarcas se hace hincapié en las promesas que Dios hizo al pueblo.

El éxodo influyó decisivamente sobre Israel. Dios reveló su poder en los grandes hechos con que sacó a su pueblo de la servidumbre y lo convirtió en una nación unida y separada de las demás. A través de la historia de Israel el éxodo de Egipto es como una columna sólida para su fe; es una demostración de que Dios cumple sus promesas, una prueba tangible de la providencia y la gracia de Dios.

La revelación sinaítica constituye el tema central del Pentateuco. Dios hace su pacto con Israel, pero esto implica obligaciones de parte del pueblo. Se establece cierta tensión entre las promesas irrevocables y la amenaza de destrucción por infidelidad. Se dan explicaciones detalladas sobre leyes morales, leyes civiles, sacerdotes, sacrificios, ofrendas, fiestas y el tabernáculo. Toda la vida del pueblo escogido está involucrada en las responsabilidades del pacto.

En sus últimos discursos, Moisés resume el éxodo, la revelación, sinaítica y las Peregrinaciones. Da un carácter más personal a la Ley. Destaca las obligaciones del pacto, pero también el amor de Dios.

El Pentateuco tuvo un efecto profundo en la historia subsiguiente. Forma la base de la religión de Israel. Contiene bases para las doctrinas del cristianismo. La revelación de Dios, sus promesas y la historia de la redención que se inician en el Pentateuco llegan a su culminación y cumplimiento en Cristo, el redentor divino. Él, hablando de Moisés, dijo: «Porque de mí escribió él» (Jn 5.46).

Fuente:

Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.

Libro del Génesis – I

Libro del Génesis – I

Información General

Génesis, el primer libro del Antiguo Testamento en la Biblia, es llamada así porque se abre con un relato de la creación del mundo. Los primeros 11 capítulos, que están muy endeudados a la tradición mesopotámica, rastrear la expansión gradual de la humanidad y el desarrollo de la cultura humana.. Pero ellos muestran la ambigüedad de este desarrollo mediante la incorporación de las historias sobre el pecado de Adán y Eva y por el diluvio, tanto de la humanidad que ilustran la creciente alienación de Dios y una de la otra.

Después de la llamada de Abraham en el capítulo 12, esta perspectiva universal parece estar perdido, el foco se estrecha a un hombre y su familia. Sin embargo, las tradiciones sobre Abraham, Isaac, Jacob, y Jacob’s 12 hijos están vinculados a los anteriores capítulos de la promesa de Dios para bendecir a todo el mundo a través de los descendientes de Abraham. Además, el Pacto establecido con Israel a través de la promesa hecha a Abraham (22:15 — 18) es fundamentalmente el mismo que el pacto establecido con toda la humanidad a través de Noé (9:1 – 17).

Aunque Moisés ha sido tradicionalmente considerado el autor de Génesis, los estudiosos modernos generalmente de acuerdo en que el libro es un compuesto de por lo menos tres diferentes vertientes literarias: J (siglo 10 aC), E (siglo 9), y P (siglo 5 º). Uno de los problemas más difíciles ha sido distinguir el hecho histórico de la narración simbólica el propósito de transmitir el mensaje religioso.

JJM Roberts

Bibliografía
H Bloom, Book of J (1990); G von Rad, Genesis: A Commentary (1972); EA Speiser, ed., Genesis (1964); R Youngblood, ed., The Genesis Debate (1986).

TEOLOGIA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

TEOLOGIA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Apuntes del Seminario Teológico Bautista Mexicano
Por Balbier Martínez Méndez
www.balbier.blogspot.com/ bmartinezmendez@yahoo.com

La naturaleza de la teología bíblica tiene un propósito e implica varias presuposiciones.

1. La existencia de un Dios personal, pero también universal; esto va en contra del modernismo.
2. Puede ser conocido; contra el agnosticismo.
3. Lo que El quiere enseñar se puede conocer; contra la neo-ortodoxia ( 1 Co. 13:12 ); la verdad divina puede ser conocida.
4. La revelación, Dios tuvo un propósito al crear todas las cosas que existen; contra el deismo.
5. La limitación de la revelación efectiva a las Escrituras; contra el liberalismo racionalista, el romanismo, el misticismo y las sectas.
6. La Escritura se identifica totalmente con la revelación.

Tres características de la teología.

1. El carácter progresivo de la revelación.
2. Revelación en épocas ( He. 1:1 , 2 ). Dios habló muchas veces de muchas maneras en diferentes tiempos. Su revelación fue suplementada por el Señor Jesús, quién es la suprema revelación.
3. La profecía mesiánica. La esperanza mesiánica existió desde el principio de Israel ( Is. 7:14 ; Mq. 5:2,3). Usaban nombres técnicos como renuevo, siervo, piedra, raíz, león. Los cananitas se identificaron con El elyon, los griegos se identificaron con el logos.

Tendencia de la teología bíblica. Su historia.

Preparación. Los escritores del A.T. y sus contemporáneos pensaron de las Escrituras como revelación de Dios y están dentro de los presupuestos técnicos “Así dice…”Más tarde los escritores bíblicos hicieron la acumulación del material revelado como un cuerpo teológico. El N.T. pudiera ser llamado también una teología del A.T. El Señor Jesucristo tomó al A.T. como la base de su propia predicación y enseñanza; los apóstoles y otros escritores del N.T. tomaron sus enseñanzas del A.T. para hablar del Mesías y enfatizar el hecho de la actividad de Dios en la historia de Israel.

La iglesia primitiva (época patrística o de los padres). Irineo (180 d.C.) fue el primer gran teólogo bíblico. Agustín (425 d.C.) fue un gran contribuyente para la teología bíblica. El problema vino en esta época con el surgimiento del método alegórico para estudiar al A.T. Orígenes (200 d.C.) fue el máximo exponente de este método. El A.T. se empezó a reflexionar con el método alegórico. La escuela de Antioquia se opuso a dicho método usando el método histórico de interpretación de los textos, sin embargo triunfó el método alegórico, por esto vino un rompimiento con la teología.

La Edad Media (500-1500 d.C.). Durante este periodo de exégesis alegórica dio forma al dogma dejando la puerta abierta al subjetivismo. Tomás de Aquino asentó esto en varios de sus trabajos exegéticos, el concepto era: las ideas son valiosas, la historia no. Con el reemplazo de la autoridad bíblica por la tradición eclesiástica bajo el catolicismo romano medieval, la teología bíblica fue condenada al olvido por cerca de mil años.

La Reforma del siglo XVI. Este movimiento fue capaz de romper con el modelo medieval. Dos principios necesarios de la teología bíblica fueron redescubiertos, el primero es el principio de la analogía de las Escrituras, negando el derecho de la iglesia del papa o de cualquier otro para dictar o establecer la interpretación de las Escrituras. El otro principio fue el sentido literal del texto, quitando al alegórico que había dominado a la edad media. La autoridad bíblica (sentido literal) tiene que ver con Reuchlin, quien fue un humanista que contribuyó a la Reforma. Lutero le dio importancia a la historia. Calvino dio importancia a la exégesis bíblica.

Siglos XVII y XVIII. Hubo uno llamado John Cocceious (1660), este adelantó la contribución de Agustín relacionando la teología con la actividad de Dios con la historia de Israel. Johann Bengel (1700-1750) mencionó la importancia de combinar el estudio bíblico con el histórico y el filológico.

Siglo XIX. En este tiempo nace la teología bíblica como una disciplina distintiva. John P. Gabler (1787) llamó a esta teología, “teología bíblica”. G.L. Baver en 1796 escribió el primer libro de teología bíblica. Sin embargo el racionalismo trató de imponer su filosofía sobre la teología bíblica impidiendo la habilidad para apreciar la mentalidad hebrea del A.T. y haciéndola sólo el objeto de su criticismo. Sin embargo hubieron obras importantes, como la de E.W. Hengstemberg sobre cristología del A.T. Otras importantes obras son Teología del A.T. de Hermann Schultz (1869), la de Gustav Oihler (1873-74), la de A.B. Davidson (1904). Ideas + historia = teología bíblica. En la edad media la gente despreció la historia; en los siglos XVIII y XIX la gente despreció las ideas y se quedó con la historia.

Siglo XX. Como una consecuencia del historicismo, al comienzo del siglo 20 la teología fue excluida del reino de los estudios del A.T. Eichrodt comenzó la edad dorada de la teología del A.T. citando los conceptos del historicismo de su días. Pero con el advenimiento de la neortodoxia y el acercamiento subjetivista poco progreso fue hecho para darle al A.T. un completo valor. Otro líder neortodoxo , H.H. Rowley “La fe de Israel” en Inglaterra fue de gran influencia; Edgard Young influyó en E.U., fue un conservador que estaba en contra del neortodoxismo.

Teología del Antiguo Testamento e historia .

Elohista, jovista, priesista, deuteronomista = Well hausen. Esto ha sido minimizado por descubrimientos arqueológicos.

Historia. Young ha declarado: no puede haber una teología verdadera del A.T. sin hacer justicia a las bases históricas sobre las cuales debe descansar o apoyarse. Un problema, sin embargo es el uso que se le da a la palabra “historia”.

Heilsgeschichte = historia salvífica.

Geschichte = Historia real en el mundo natural.

Jacob pensó que sólo por el significado de las ciencias históricas se podría saber si algún evento del A.T. realmente sucedió. El dijo que este método no podría ser aplicado a los primeros capítulos del Génesis, donde se encuentran mitos que expresan “verdades suprahistóricas” o hechos históricos elevados al plano superior (historia salvífica).

A. La historia como un medio de revelación .

Wright dice: Estamos acostumbrados a hablar de la Biblia como la palabra de Dios pero sería mejor dicho “los actos de Dios”. El definió la teología bíblica como “la confesión recitada de los actos redentores de Dios en una historia particular, porque la historia es el medio principal de la revelación.

Esto no fue posible por el politeísmo que tiene un fuerte interés en la historia, pues su atención se enfocó en la naturaleza con interminables ciclos de estaciones. Aun en Grecia la historia fue siempre un proceso cíclico. El israelita, sin embargo, fue señor de la naturaleza sojuzgándola para sus propios fines, poniendo su atención en la historia y no en la naturaleza. La naturaleza no fue algo para ser temido o adorado, sino una creación de Dios y un siervo de la historia.

Cake. Dios se revela a través de los eventos de la historia. El no habla, sino que actúa y da una explicación. La historia de Israel es la única en la que Dios se dio a conocer a sí mismo a ellos; esto implica que no fue posible para Dios dar una revelación directa a su pueblo. El actuó a través de eventos poderosos y el pueblo especialmente los “genios religiosos” dedujeron o infirieron una revelación de aquellos eventos históricos, algunas veces siglos después del evento. Por supuesto se cree que Dios se ha revelado a sí mismo a través de la historia, sin embargo, el hombre nunca ha sido capaz de interpretar correctamente tales eventos históricos. Dios no sólo se ha manifestado a través de eventos poderosos en la historia, él también los ha interpretado. De otra manera serían incomprensibles y distorsionados.

Young declaró que la revelación no puede ser entendida hasta que va acompañada por una revelación en palabras ( Ex. 14:14 , 15 , 20 ). Señala la necesidad de presuposiciones cristiana-teísta. Dice que aparte del teísmo cristiano no puede haber una real teología del A.T. El declaró que el teísmo cristiano presupone la existencia del único verdadero Dios, quien es creador de los cielos y de la tierra y es la fuente de toda sabiduría y conocimiento.

Hay un verdadero heilsgechichte, el cual es una historia de la revelación de Dios a su pueblo y de sus encuentro con ellos. Esta tiene por objeto glorificar y exaltar a Dios como el Creador y Señor de todo. Sin embargo es historia y como tal es importante. Sin las bases históricas nuestra fe cristiana sería sin significado. El estudio de la teología del A.T. está lleno de significado precisamente porque toma en serio las bases históricas de la revelación especial.

Eichroft (1933). Retomó el ataque al historicismo; sacó conceptos teológicos sin importar la historia.

Von Rad (1958). Atacó a Eichrodt, prefirió el tipo diacrónico para hacer teología (a través del tiempo). Este tipo diacrónico, trata cada época sucesiva en el canon como la organización bosquejada de la teología bíblica.

Kaiser dijo que Von Rad estuvo en los correcto con su método diacrónico, el cual puso atención a la secuencia cronológica del A.T. y su mensaje; también afirma que Eichrodt estuvo parcialmente en lo correcto al encontrar algunos conceptos normativos a través de la historia.

B. El método de la teología .

1. Tipo de religiones comparadas. Estudia la religión de Israel comprándola con las religiones de sus vecinos, haciendo diferencias y similitudes.

2. El tipo de estructura (teología sistemática) Eichrodt cae en este método

3. El tipo diacrónico. Describe la teología de los periodos históricos sucesivos. Su máximo exponente es Von Rad, quien explota las tradiciones de Israel.

4. El tipo lexicográfico. Estudia el vocabulario de ciertas personas o grupos encontrados en la Biblia, tales como los sabios, los yavistas, el elohista, analizando palabras teológicamente llenas de significado. El diccionario de teología es un ejemplo de este método. Una limitante de este método es sólo depende de la etimología.

5. El tipo de temas bíblicos. Va más allá de la clave, los términos teológicos, estudiando todas las palabras, haciendo esto con un tema particular. Es necesario distinguirlo de la teología sistemática o de la historia de la religión. Hay un plan encontrado en el A.T. al cual cada escritor contribuyó conscientemente. Un principio de selectividad es ya evidente y divinamente determinado por la revelación rudimentaria del tema divino: promesa de bendición para todos los hombres de todas partes como se ve en Gn. 1-11 , y continúa a través del 12-50. No es prerrogativa del hombre seleccionar sólo aquellas partes que llaman la atención, sino que es el texto mismo quien ya ha establecido las prioridades y preferencias. Puede ser identificado esto con criterios tales como.

La colocación de las declaraciones interpretativas en el texto.

El número de veces que una idea es repetida.

La recurrencia de términos técnicos.

El retomar el uso de temas previamente dados para ser desarrollados posteriormente.

La descripción de eventos históricos en términos que son familiares al pueblo.

La organización estándar de esas ideas. Los escritores bíblicos demandaron que ellos fueron los recipientes de la revelación divina en la selección y evaluación que ellos registraron.

Kaiser propone una metodología tomada de la progresión histórica del texto y la selección teológica y conclusiones que son encontradas en el centro canónico.

Debido a la cantidad y variedad del material bíblico se necesita un punto de partida un punto de partida, y éste tiene que ser suplido por el texto bíblico. La esperanza central del canon y la norma autoritativa es conocida en el N.T. como “promesa”; en el A.T. es conocida por un gran número de palabras tales como promesa, bendición, remanente y simiente. Todavía hay fórmulas: 1). Yo seré tu Dios, tú serás mi pueblo. 2). Yo soy el Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto, la cual se repite 125 veces a través del A.T. Este punto focal del A.T. enseña que esto puede ser visto como un plan divino en la historia, prometiendo traer una bendición universal a través de una agencia, de una elección divina tomada de los hombres ( Gn. 12:3 ).

La acumulación de los materiales creció alrededor de este centro. Dios se introdujo en una alianza, y el contenido de esto fue dado en palabras de bendición y promesa.

La teología bíblica sirve como un doble propósito, en hermenéutica, y lo más importante, en exégesis. La exégesis teológica, cuando usa los pasos gramatical histórico, sintáctico cultural, empleará la analogía de la escritura antecedente para hacer autoritativa su interpretación.

C. Bosquejo de la Teología del Antiguo Testamento .

A. Prefacio (preparación) de la Promesa, la llamada era patriarcal ( Gn. 1-11 ).

La palabra clave y el concepto que es repetido en esta era en “bendición de Dios”. Una bendición existe sólo en un estado embrionario al principio, pero interconectada con bendiciones subsecuentes y palabras de promesa de las manos de un Dios amoroso y lleno de gracia. El principio es la bendición del orden creado ( Gn. 1:1ss ). Entonces luego viene la bendición de una familia y una nación en Adán y en Noé. El clímax vino en la bendición dado a Abraham ( Gn. 12:1-13 ).

En este sentido esta palabra que corre en forma germinativa que se encuentra en la revelación de Génesis 1-11 podría ser llamada un prefacio de la promesa.

B. Provisión en la promesa (era patriarcal y el libro de Job).

Es significativo que en esta era Dios se anuncia a sí mismo como el Dios de los patriarcas o el Dios de Abraham, de Isaac, y de Jacob. Más aún, los patriarcas son conocidos como profetas ( Sal. 105:15 ; Gn. 20:7 ). Aparentemente esto fue porque personalmente ellos recibieron la palabra de Dios; con mucha frecuencia la palabra de Dios vino a ellos directamente ( Gn. 12:1 ; 13:14 ; 21:12 ; 22:1 ), o el Señor se les apareció en visión ( Gn. 12:7 ; 15:1 ; 17:1 ; 18:1 ), o en el personaje del Ángel del Señor o de Jehová ( Gn. 22:11 , 15 ). Lo tiempos de Abraham, Isaac, y Jacob forman un tiempo distintivo en el flujo de la historia; estos tres recipientes privilegiados de la revelación vieron, experimentaron, y oyeron tanto o más en sus dos siglos combinados de vida que todos aquellos que vivieron en el milenio anterior.

C. Pueblo de la promesa (era de Moisés, el Pentateuco).

Un hijo ( Gn. 3:159 ) nacido de una semita ( Gn. 11:1-27 ) llamado Abram vino a ser usado para formar un pueblo y eventualmente a una nación separada. A tal nación se le llamó santa o separada para Dios, esto no fue una característica opcional. Israel fue entonces llamado un reino de sacerdotes y una nación santa ( Ex. 19:6 ). Dios bosquejó para acompañar a tan alto llamamiento las leyes moral, ceremonial, y civil para hacerlo un pueblo distintivo. Como primer acto vendría la liberación poderosa de Israel de la esclavitud en Egipto a través del Éxodo; después la subsecuente obediencia de fe de Israel a los diez mandamientos, la teología del tabernáculo y los sacrificios, y el código del pacto para el gobierno civil ( Ex. 21-23 ).

Toda la discusión acerca de ser un nuevo pueblo de Dios fue elaborada desde Ex. 1-40 ; Lv. 1-27 ; Lv. 1-36 . Durante toda esta era Moisés fue un profeta de Dios que no tuvo otro igual en la humanidad ( Nm. 12:6-8 ). Pero al mismo tiempo moisés sería el modelo para el gran profeta que había de venir, que sería el Mesías ( Dt. 18 ; 15-18 ).

D. Lugar de la promesa (era premonárquica).

Una parte de la promesa de Dios que recibió mucha tensión en los eventos de la historia contenida en la Escritura fue la conquista de la tierra de canaán, la promesa de la tierra como un lugar donde Dios establecería su nombre y su descanso. Este aspecto que ya se ve en Deuteronomio acerca del lugar de descanso o reposo (12:8-11), y el libro de Josué describiendo la conquista de la tierra unen claramente el concepto y el hecho del descanso.

Fue una época donde hubo una tensión entre el tema del lugar de reposo y la demanda por un rey que gobernara a una nación cansada de estar experimentado con la teocracia y sus prácticas rebeldes.

Sin embargo la historia de Josué, Jueces, y aun Samuel y Reyes fue fijada por el punto de vista del standard moral de Deuteronomio; y los puntos principales conectados son fácilmente discernidos ( Dt. 28:31 ; Jos. 1 , 12 , 24 ; Jue. 2 ; 1 S. 12; 2 S. 12 ; 1 R. 8; 2 R. 17 ).

E. Rey de la promesa (era davídica).

Lo que Gn, 12:1-3 fue para la era patriarcal, 2 S. 7 (pacto davídica) lo es para el tiempo de David. Los cuarenta años del reino o del reinado de David se comparan en duración a la era mosaica, pero su importancia para las generaciones venideras no resiste comparación. Como un periodo para la historia de este periodo están las señales tempranas de las aspiraciones reales de Abimelec hijo de Gedeón, el requerimiento de un rey en el ministerio de Samuel y aun el reinado de Saúl prepara negativamente para el gran reinado de David, y los salmos reales davídicos.

La historia y la teología se combinaron para enfatizar los temas de una dinastía real continua y un reino perpetuo con un gobernador y rey cuya influencia y extensión llegaría a ser universal. Estos ideales pueden verse conectados con palabras tempranas de tiempo como: simiente, nombre, en el cual habitaré, lugar de reposo, bendición, rey cuyo reinado no tendrá fin.

F. Vida en la promesa (era sapiencial o de la sabiduría).

Los cuarenta años de Salomón fueron caracterizados por la construcción del templo y por la revelación divina manifestada a él y al grupo de sabios. En parte, este periodo es parecido a los tiempo de antes de la monarquía en cuanto a su naturaleza transicional. Ningún periodo de tiempo es más difícil de relatar en la teología del A.T. que el de la era sapiencial encontrada en Proverbios, Eclesiastés, Job, Cantar de los Cantares y algunos salmos de sabiduría. El concepto clave de la era sapiencial fue “el temor del Señor”, ésta fue una idea que ya había comenzado en la era patriarcal como la respuesta de los creyentes ( Gn. 22:12 ; 42:18 ; Job 1:1 , 8 , 9 ; 2:3 ).

G. Día de la promesa (siglo IX).

El día de la promesa es la primera de cinco grandes eras proféticas que comenzaron desde la división del reino en 931 hasta los tiempos postexílicos (por un lado la casa de David definida, y por el otro lado el templo del Señor). La tensión de los profetas se enfocaría en el punto de vista del plan de Dios y su reino, sin embargo el pecado de Israel demandó mucho la atención de los profetas y palabras de juicio fueron persistentemente trayendo claridad en cuanto a un día donde Dios establecería su reino y un gobernante eterno.

Joel y Abdías son conocidos como los primeros profetas escritores en el siglo IX. Estos profetas describen claramente su teología hablando del día del Señor. Un día que viene en el cual Jehová se vindicará a sí mismo con grandes obras de salvación y juicio que afectará a todos los hombres, los cuales reconocerán estas obras como de Dios.

H. siervo de la promesa (siglo VIII).

La quinta esencia, lo máximo de la teología del A.T. alcanzó su cima durante el siglo VIII que incluye obras de profetas , tales como Jonás, Oseas, Amós, Isaías, y Miqueas. Cada uno de ellos profetizó juicios amenazantes sobre Damasco, capital de Siria, la cual cayó en 732, y sobre Samaria, capital del reino del norte, que cayó en 722.

Nada puede describir adecuadamente las vertiginosas alturas de cada uno de estos profetas, hacia donde sus profecías apuntaban era hacia la persona del Señor Jesucristo. A quién comparamos a nuestro Dios y con qué lo haremos semejante ( Is. 40:18 ). De la misma manera, Miqueas preguntó: ¿Quién es un Dios personal como tú? (7:18). Amós anunció anticipadamente que Dios levantaría el tabernáculo caído de David (9:11). Pero lo que domina toda esta era es la magnífica teología de Isaías de 40-66 con el personaje clave del Siervo de Jehová quien es de la simiente de Abraham y de David.

I. Renovación de la promesa (siglo VII).

Dios levantó en el séptimo siglo a profetas y escritores, tales como Sofonías, Habacuc, Nahum, y Jeremías. Nahum. Al igual que Jonás un siglo anterior, advirtió de la inminente destrucción que vendría sobre Nínive, capital de Asiria, la cual vino en 611 a.C. Los otros tres profetas, así mismo advirtieron la destrucción que vendría sobre Jerusalén capital de Judá que fue golpeada en el 606, y finalmente cayó en el 586. Si tan sólo ellos se hubieran arrepentido, ellos podrían haberse salvado de los terrores de la terrible desolación. Sin embargo no todo fue palabras de desolación para Judá, hubo promesas de una alianza renovadora para un remanente de creyente. Jeremías lo tituló “el nuevo pacto de Dios” y edificó alrededor de él un programa de renovación para todos lo hombres, naciones, y naturaleza en su pequeño libro de consuelo (30-33). Para Sofonías hubo más luz respecto al día de Jehová. De la misma manera, Habacuc encontró solución a sus propios momentos de duda y desesperación cuando dijo: “El justo por la fe vivirá”.

J. Reino de la promesa (tiempos exílicos).

Ezequiel y Daniel, que vivieron en el exilio babilónico, hablaron aun más claramente de la venida del Buen pastor, quien un día reinará sobre las doce tribus de Israel reunidas en Canaán. El Hijo del Hombre vendría en la nubes y se le daría dominio, gloria, y un reino sobre todos los pueblos, naciones y lenguas, quienes le servirán. Su dominio sería un dominio eterno, el cual no podrá ser destruido, un reino terrenal vendrá y nunca sucumbirá.

K. Triunfo de la promesa (tiempos postexílicos).

Juntos, la historia de Esdras, Nehemías, Ester, Crónicas, y los profetas Hageo, Zacarías, y Malaquías ponen la nota final se la revelación en el cánon del A.T. Ellos se movieron desde la condición deprimida en Israel después de su regreso de los setenta años de cautividad en babilonia, al triunfo completo de la persona, palabra, y obra de Dios. Algo que parecería tan pequeño e insignificante en los días del 520 fue directamente conectado con la gloria y durabilidad del reino futuro culminando la historia de Israel.

D. Repaso de detalles claves.

La palabra clave de Dios fue bendición-promesa-simiente de la mujer ( Gn. 9:25-27 ; 15:1ss ). Sem iba a traer bendición a toda la humanidad.

1. La palabra “davar” (v. 1) significa cosa, asunto, acto, evento, acontecimiento, palabra. Los hebreos no pensaban de las palabras como algo efímero, sino como algo con vida, algo personal. Como palabra significa básicamente lo que Dios dijo o dice. La obra reveladora de Dios se expresa por “la palabra de Jehová vino”, lo cual ocurre 242 veces, 225 veces de ellas se refiere a una forma técnica para denotar una revelación profética.

2. Visión (majazei). Puede decirse que la visión fue uno de los medios de revelación durante el periodo patriarcal. Muchos piensan que una visión no tiene sustancia o realidad objetiva, o por lo menos, que es menos real que los eventos percibidos por los sentidos, sin embargo una visión dada por Dios, no era un juego subjetivo de los pensamientos, sino un hecho espiritual. El dabar de Jehová era un todo tan real como las cosas discernibles por los sentidos, pero sobrepasando su significado duradero los actos o eventos que llegan al ojo.

3. Escudo (magen). Dios es siempre la persona que protege a los suyos, no es sorprendente que se le llame escudo. Dios había protegido a Sarai en Egipto y a Abraham en la conquista de los reyes. Aquí esta palabra era para asegurarle que no habría represalias de parte de estos reyes.

4. Galardón ( sajar). Significa paga, sueldo, recompensa dependiendo del carácter de quien la otorga, de tal manera que las bendiciones o los castigos de Dios son recompensas y manifestaciones de su justicia divina.

5. Señor Jehová (v. 2). El uso de Señor con el nombre personal de Jehová, puede ser traducido como “Soberano Señor”; su énfasis recae en su soberanía. Aquí, sin embargo es una forma especial usada exclusivamente para Dios. Adonai describe el oficio a la posesión de Dios, el Dios trascendente y soberano, que controla todos los eventos, guarda a los suyos, es el Señor y Amo de la providencia. El uso de las dos palabras juntas revelan una convicción de parte de Abraham de que el control soberano de los eventos de su vida serán cumplidos de acuerdo a las promesas testamentarias. Juntas dan una idea muy rica y práctica de la apersona de Dios.

6. Descendencia. En Gn. 15 Dios promete a Abraham un hijo como heredero, una descendencia numerosa, que su descendencia estaría en cautiverio cuatro siglos para después salir y volver a Canaán y heredar la tierra prometida ( v. 18 ).

7. Creer (v. 6). Su significado es “se afianzó”, tuvo firmeza de carácter para apropiarse de la promesa de Dios, esto significa no divagar, sino estabilizarse en el Señor. Es el efecto de la fe en el carácter de la persona, no en una cuestión filosófica o técnica de un creer en algo.

8. Justicia. Respeto de una persona, se refiere a la conformidad de una norma ética o moral, en este contexto Dios mismo es la, pues su carácter y voluntad constituyeron la vara de medir. El es quien cuenta la fe (la firmeza) de Abraham por “tzedekah”, entonces e, ser justo consiste en obedecer los mandamientos de Dios y amoldarse al carácter de Dios, es el ser inocente. Enseña que Abraham recibió a Isaac por heredero, porque su fe fue contada por justicia.

9. Ur de los caldeos. Es una forma que resume en breve la acción de Dios en elegir a Abraham, sacarlo de Mesopotamia y darle las promesas en Ur de los caldeos, te saqué (pasado), para darte (futuro), la fórmula enfatiza la continuidad entre el pasado presente y futuro. Es parte del plan de dios que él está llevando a cabo (v. 7).

10. Heredar. (yarash). Tiene una fuerza doble de heredad, por un lado es posesionarse de, recibir como herencia por el otro significa desposeer, es la palabra de la promesa y la bendición ( Gn. 12:1-3 , 13:14 .16; 17:4-16; 22:15-18).

Heredero, simiente

Triple promesa       Herencia, tierra

Heredad, grandeza de carácter, unión con Dios,

influencia sobre la tierra.

11. Tierra de Canaán (Palestina). Sus fronteras son señaladas por primera vez en el v. 18. Dios promete dichas fronteras en su testamento. Desde el primer momento en que le habló Dios ya le había mencionado dicha tierra ( Gn. 12 .); la promesa de la tierra va relacionada con la herencia y la heredad. Se solemnizó el ofrecimiento de la tierra con un pacto llamado a veces el testamento de las piezas ( v. 7-21 ). Obedeciendo la palabra de Jehová Abraham tomó varios animales para sacrificarlos y los partió por la mitad excepto la aves, después de ponerse el sol se veía un horno humeante y una antorcha que pasaba en medio de los animales, y Jehová hizo un testamento prometiendo a Abraham y su simiente toda la tierra. El hecho más importante en la experiencia de esta nueva nación era que Dios había vendido a habitar en medio de ellos, tabernacular (sajan, Ex. 29:43-46 ). La fórmula es “Yo seré vuestro Dios. Ustedes serán mi pueblo. Yo habitaré en medio de ustedes”. Uno de los nombres del tabernáculo era “mishkan”( Ex. 25:22 , 26:26 , 27 ). La teología del testamento se desprende de la afirmación de Ex. 25:8 . El elemento central tanto en la teología de la expiación como en la teología de la presencia divina era el arca del testamento. En Ex. 32:7 el Señor describe a Moisés lo que está poniendo en el campamento. Israel había violado el testamento y Jehová los desconocía, durante la intercesión de Moisés que sigue en los capítulos 32-34 Jehová sigue llamándoles “pueblo de Moisés” o “el pueblo” ( Ex. 32:34 ; 33:1 ; 34:10 ), mientras que Moisés ruega una y otra vez que Jehová los reciba de nuevo como su pueblo ( Ex. 32:12 ; 33:13 ; 34:9 ). En Ex. 32:10 el Señor amenaza con consumirlos, pero en 32:14, porque Moisés pide clemencia Dios consciente en demorar el castigo que de otra manera habría aplicado inmediatamente.

En Ex. 32:30-35 Moisés pide que Dios perdone a todos, esta petición no fue aceptada por el Señor; Dios prometió misericordia porque Moisés rogó en base del testamento con Abraham, Isaac, y Jacob, prometiendo la presencia de su ángel en el v. 34 . Sin embargo rehúsa perdonar y permanentemente aplazar su castigo (v v. 32-35 ). Con estas palabras terminan las primeras negociaciones de Moisés con el Señor, pues había obtenido la preservación del pueblo y su entrada a la tierra prometida bajo la protección de Dios.

Pero la relación del testamento no había sido restaurada totalmente, aunque la gracia suaviza la ira de Dios no elimina la justicia divina. En el capítulo 33 se ve este problema, el ángel irá pero él mismo no oirá por el peligro de destruirlos debido a su rebeldía.

La presencia divina era tan céntrica y significativa que se usan cuatro palabras para hablar de ella. Una de ellas es el ángel, rostro (fases), gloria, nombre. El pasaje que une estos temas de la presencia divina es Ex. 33 . En Ex. 33:7-11 se dice que era necesario que el tabernáculo saliera fuera del campamento, por tanto, Moisés tomó la tienda y la levantó fuera del campamento, no era el tabernáculo descrito en 25-31, pues éste fue construido después de la restauración del campamento. Temporalmente sirvió como santuario, pues la columna de nube bajó sobre ella y allí bajó Jehová a hablar con Moisés; recibió el mismo nombre del tabernáculo porque Jehová allí se revelaba y todo hombre que le buscaba tenía que salir del campamento.

E. Propósito para salir del campamento .

a. Moisés deseaba inculcar en el pueblo un reconocimiento de su separación de Dios asi profundizando su arrepentimiento (33:4-6).

b. Moisés deseaba proveer para el pueblo un medio de compañerismo con Dios para que anhelara la renovación del pacto. Si yo he hallado gracia, no me dejes en la incertidumbre; reconoce al pueblo como tuyo y considérate como su Dios. Jehová respondió: Mi faces (presencia) irá y te dará descanso, esto es, yo te llevaré a la tierra, el rostro de Jehová es el mismo, su presencia personal es idéntico al ángel en quien está el nombre de Jehová (23:20, 21; cf. Is. 63:9 ). Esto da mucha seguridad, pero Moisés quería más (33:189, lo que Moisés deseaba ver como la respuesta de Dios debía ser algo que sobrepasara todas las revelaciones anteriores a la gloria de Jehová ( Ex. 16:7 , 10 ). Se habla de nube y resplandor (24:16, 17). Moisés quería ver algo más de la gloria que había visto y aun superar el hablar del Señor con él cara a cara. Lo que Moisés deseaba era una manifestación de la gloria o el ser esencial de Dios sin figura ni velo; él quería acusar la separación causada por la apostasía de la nación para que en el futuro tuviera un fundamento más seguro que antes viendo que él tenía una tarea de mediación, no quería que hubiera tal separación entre el mediador y su Señor, pues si su propia relación con Jehová no estaba firmemente establecida, no serviría como mediador. Jehová le concedió su petición, pero sólo hasta donde el límite existente entre el Dios infinito y Santo y el hombre finito y pecaminoso permitía (33:19, 20). Moisés tenía que contentarse con el paso de la gloria delante de él y con la revelación del nombre de Jehová por medio de la palabra en la cual Dios descubriría su ser más íntimo, todo su corazón. La gloria de Dios era tal (v v. 21 , 22 ) que el hombre sería destruido si Dios no lo protegía. Dios cubrió a Moisés en una hendidura de la roca con su mano, su poder protector, y sólo quitó su mano cuando él había pasado para que Moisés viera a sus espaldas ( v. 23 ), pues su rostro no podía verse. Las espaldas hablan del reflejo de la gloria que acababa de pasar; asi como en un hombre se manifiesta la naturaleza interior en el rostro y la espalda sólo da una idea externa e imperfecta, de la misma manera Moisés vio sólo las espaldas y no el rostro de Jehová.

Cuando Moisés había restaurado el lazo del testamento con su intercesión, Dios lo dirigió a cortar dos tablas de piedra como las anteriores que él había quebrado, pues Jehová a través de él escribiría en ellas las mismas palabras que antes y asi repondría el documento dando testimonio del testamento, las palabras de relación entre Jehová y su pueblo. La siguiente mañana (34:5-8), cuando Moisés ascendió al monte; Jehová le concedió la manifestación prometida de sus gloria. El proclamó su nombre (v. 5), este sermón sobre el nombre del Señor reveló a Moisés la naturaleza más íntima de Jehová. Proclamó que Jehová es amor, en quien la misericordia, amor leal, la gracia, la clemencia, la bondad, y la verdad se unen con la santidad y la justicia. El Señor se llama a sí mismo fuerte, misericordioso, Dios de compasión y gracia, tardo para la ira; esto tiene relación con Ex. 20 , porque él es lo que es, por eso pide que se obedezcan sus mandamientos. En Ex. 34:9 Moisés repite su petición pidiendo que Dios los acompañe haciendo de Israel su herencia y él sería poseedor del pueblo. En el v. 10 el Señor dijo que concluiría el testamento quebrantado. En v v. 11-26 se ve la conclusión de este pasaje, aquí el Señor para recordarles los deberes del testamento repite algunas de las leyes dadas.

En vv. 11-16 les advierte contra cualquier alianza con los cananeos. En vv. 17-26 les instruye sobre la verdadera adoración. En vv. 21-23 les recuerda algunos de los derechos de Israel sobre los cuales se había establecido el testamento. La teología de aquellos días giraba alrededor de tres conceptos: la redención, la moralidad, la adoración. El hombre redimido es llamado a la moralidad, el hombre moral es llamado a adorar, el hombre redimido muestra su arrepentimiento en la calidad de su vida moral, y muestra su gratitud en la adoración.

Mi santo nombre (shem kadshi). Más que un atributo de Dios, la santidad describe la naturaleza esencial de Dios, tal como su nombre revela algo de su naturaleza o personalidad esencial. El es el Señor y el Santo; este nombre se desarrolla después en Isaías (el Santo de Israel, Dt. 28 ; 58 ). El nombre de Jehová, en el cual se revela su naturaleza, llegó a ser una costumbre el no pronunciar su nombre. Al hablar del nombre daban a indicar su presencia en medio de su pueblo ( Dt. 32:7-9 ; S. 2:10). El pueblo no tenía opción Jehová haría una maravillosa revelación de su naturaleza divina y por ello consagraría el lugar en un suelo santo ( Ex.20:24 ; Dt. 12:5 , 11 ). Israel tenía que limitarse al lugar que Jehová escogiera; de entre todas las tribus para poner allí su nombre y para estar allí. Mientras que el pagano busca y adora a sus dioses de la naturaleza donde quiera que él piensa que puede discernir en la naturaleza cualquier rastro, el verdadero Dios no sólo ha revelado su poder eterno y deidad en sus obras de la creación, sino también su ser personal en el cual se desenvuelve al mundo en amor y santidad, en gracia y justicia .El ha divulgado al hombre quien fue creado a su imagen, su ser en las palabras de su presencia salvadora, él ha fijado para sí un nombre en el cual él habita entre su pueblo .Este nombre presenta su personalidad como comprendida en la palabra YHWH en una señal visible de su presencia esencial durante el viajar de Israel en el desierto, esto se efectuaba en la columna de nube y fuego, y después de tener el tabernáculo, por la nube en el lugar santísimo sobre el arca del testamento donde aparecía el Señor al sumo sacerdote, el cual era el representante de la nación del testamento. Asi el tabernáculo, y después el templo de Salomó, llegó a ser la habitación. Tal como el Señor reveló el conocimiento de su naturaleza divina, asi también quiso revelar la manera en la cual quería ser revelado, el lugar de adoración dependía de su elección dándoles a conocer dónde quería poner su nombre, manifestando su presencia inmediata en un lugar específico. Sólo faltaba que el Señor les indicara el lugar donde él quería colocar su morada (mishkan). Durante el peregrinar de su pueblo él podía dar a conocer su presencia y aceptar los sacrificios de su pueblo en otros lugares hasta el establecimiento del lugar único en el templo situado en Jerusalén. En 2 S. 7:13 casa es igual a templo. Lo que promete Dios a David no es una cosa nueva sin relación a las bendiciones previas de Dios; había una teología que se había desarrollado durante siglos entre otros temas ya conocidos por David y por los otros en los siguientes. He estado contigo ( 2 S. 7:9 ; Gn. 26:24 ); te he dado un nombre grande ( 2 S. 7:9 ; Gn. 12:2 ); yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y allí lo plantaré ( 2 S. 7:10 ; Gn. 15:18 ; Dt. 11:24 ); yo levantaré a uno después de ti, uno de tu linaje ( 2 S. 7: 12 ; Gn. 17:7-10 , 19 ); él me será a mí por hijo ( 2 S. 7:14 ; Ex. 4:22 ); yo seré a ellos por Dios y ellos me serán por pueblo ( 2 S. 7:23 , 24 ; Gn. 7:7 , 8 ; 21: 21 ; Lv. 11:45 ; 22:33 ; Dt. 36:26 ); la unicidad de Dios ( 2 S. 7:22 , 23 ; Ex. 8:10 ; 9:14 ; 15:11 ); la singularidad de Israel ( 2 S. 7:22 , 23 ; Ex. 1:9 ; Nm. 14:12 ; Dt. 1:28-31 ).

F. El testamento.

A. El testador: Dios.

Personalidad de Dios. Habla de un Dios personal que quiere ser buscado, pero también es un Dios que busca al hombre.

Antropomorfismo-antropopatismo.

Teofanías-Dios Santo (su santidad esencial). Dios único (monoteísmo).

1. La obra de Dios.

-Providencia. –Creación.

2. Los nombres de Dios.

Con el propósito de que el hombre conozca más de su carácter.

3. Los atributos de Dios.

La calidad de su persona.

B. El heredero: el hombre.

Correspondencia entre el testador y el heredero: la imagen de Dios en el hombre.

Elección.

1. Una elección individual ( Gn. 9:26 , 30 ).

-Simiente de la mujer. –Simiente de la serpiente, no electa-hostil-rebelde-destructora.

2. Elección nacional ( Dt. 10:15 ).

3. Un remanente ( Gn. 17:14 ).

4. Una misión universal.

C. La ejecución: la gracia (monergismo regenerante).

Regeneración. Muerte: era humano pero también divino

D. Las condiciones para recibir la herencia: entrega.

1. Arrepentimiento.

a. Sentimiento de tristeza. b. Reconocer el pecado. c. Retorno a Dios. e. Aceptar el perdón de Dios. d. Restituir al afectado.

2. Fe.

Adán creyendo que era el cumplimiento de la promesa divina le puso Caín (3:15; 3:20; 4:1).

3. Moral.

E. La herencia: Reconciliación.

BIBLIOGRAFÍA

Eichrodt, Walter. Teología del Antiguo Testamento. Tomo I. Madrid, España: Ediciones Cristiandad, 1975.

Hicks, Esteban. Teología del Antiguo Testamento. Material mimeografiado. S.T.B.M. , Lomas Verdes, Naucalpan, Méx.

Motyer, J. A. “Teología del Antiguo Testamento” en Nuevo Diccionario Bíblico. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, 1977.

Nelson, Wilton M. Diccionario Ilustrado de la Biblia. Miami, Florida: Editorial Caribe, 1986.

Wright, Ernest M. El Dios que actúa. Teología como narración. Madrir, España: Ediciones Fax, 1974.

Obtenido de:

http://www.recursosteologicos.org/Documents/teologia_AT.htm

¿Cómo consideró Jesús el Antiguo Testamento?

¿Cómo consideró Jesús el Antiguo Testamento?

Se podrían citar muchas razones por las cuales el Antiguo Testamento es Palabra de Dios, pero es el Señor Jesús mismo quien presenta el argumento más fuerte. Como Dios humanamente encarnado, Jesús habla con autoridad definitiva y su testimonio con respecto al Antiguo Testamento no deja lugar a dudas.

“El arca de la alianza”

“El arca de la alianza”

En ocasiones el origen de un post esté en un simple detalle o en un hecho que te llama la atención, el otro día decidí revisitar esa gran película de aventuras que es “En busca del arca perdida”, recuerdo que cuando era pequeño con motivo de mi primera comunión, me regalaron un libro con dibujos, donde tuve mi primera toma de contacto con dicho objeto.

Aquí está el libro de marras, que por cierto aún conservo, donde de una forma bastante amena eso sí, se narra el Antiguo y el Nuevo Testamento, supongo que adaptado para unas edades de 8 u 9 años que era lo uno tenía.
Un libro por cierto bastante cruel, con un Dios en el Antiguo Testamento bastante alejado de la bondad, una historia llena de muerte, donde se mezclan desde mi punto de vista “hechos históricos” con abundantes dosis digamos de ciencia ficción milenaria.
Por supuesto salía el objeto de este post, no podía ser de otra forma, con ilustración de Gianni di Luca y una breve explicación del origen.

Sería en 1981 y de la mano de Steven Spielberg cuando el famoso “arca” volvió a mi vida. Supongo que muy poca gente no habrá visto la película. Si recordáis el “arca” reaparece en Egipto, desde luego el bueno de Spielberg se encargo de de buscar uno de los escenarios más exóticos para ambientar gran parte de la acción y más en el periodo previo a la Segunda Guerra Mundial donde el Cairo era ciertamente un hervidero de espías nazis, por motivos bélicos y también es verdad en la búsqueda de objetos místicos.
Hay un momento en la cinta en que Harrisond Ford que se encuentra acompañado de su amigo el doctor Brody, recibe la visita de dos agentes del servicio secreto, que le ponen al tanto de los planes de Hitler con un objeto muy valioso. Enseguida lo identifica como el arca de la alianza. Jones y Brody comienzan a dar sus explicaciones sobre cómo es que el arca se encuentra en Egipto.

Lo que ellos explican no es más que una de las muchas hipótesis que se barajan para explicar la desaparición del “arca” del templo de Salomón. Es necesario hacer un poco de historia hacia el año Salomón (966-936 a. C) hizo construir un templo en Jerusalén cuya principal finalidad era que el arca reposase allí.
Si hasta ese momento en la Biblia se la menciona en más de doscientas ocasiones a partir de ese momento deja de ser mencionada, sólo en el 632 a. C en tiempos del rey Josías hay una pequeña mención que parece indicar que el arca seguía allí. Lo que es seguro es que cuando en el 587 a. C Nabuconodosor rey de Babilonia destruye Jerusalén matando al rey y a una gran cantidad de gente y obligando al exilio a gran parte de los supervivientes el arca ya no estaba allí, pues entre la lista de objetos transportados a Babilonia que se conserva integra, no se hace ninguna mención.

Sabemos que el sucesor de Salomón fue su hijo Roboam que tuvo que hacer frente a parte de los propios israelitas y hacía el año 930 a. C, a una campaña del faraón Sisaq.
Volviendo a la película tanto Jones como Brody mencionan la citada campaña, aunque la versión que estos relatan esta plagada de errores, ya se sabe que los americanos tienden a confundir las fechas. Por si esto fuera poco en el doblaje español hay un error inmenso pues dicen que la campaña del faraón fue en el 98 a. C, si se miran los subtítulos en inglés, la fecha aunque de nuevo errónea se aproxima algo más, 980 a. C.

Spielberg se baso en una de las múltipleshipótesis que circulan para explicar la desaparición del arca, que el faraón Sisaq no destruyo Jerusalén a cambio de que le fueran entregados todos los tesoros del templo, entre ellos el arca. Esto cinematográficamente serviría para explicar que el arca recalase en Egipto. Pero pruebas como en todo este asunto de la desaparición, más bien pocas.

El arca de la alianza (2ª parte)

Claro que en la cuestión del Arca de la Alianza, hay opiniones para todos los gustos.
Si acudiésemos a uno de los arqueólogos comtemporáneos más prestigiosos de IsraelAmnon Ben-Tor, lo tiene bastante claro: “hay cosas que no tiene sentido buscar son sólo leyenda”.
En el vértice contrario nos encontraríamos una de las figuras más convencidas de la existencia del arca, y por cierto todo un personaje de lo más pintoresco, el texano Vendyl Jones que paso de ser pastor bautista en Estados Unidos en los años cincuenta a convertirse al judaísmo más rancio en los sesenta. Llegando al extremo en que en el año 1967 cuando estalló la guerra de los seis días, consiguió que lo alistasen en el ejército de Israel en una patrulla de reconocimiento aéreo donde incluso obtuvo una condecoración, ya que gracias a su daltonismo Vendyl fue capaz de detectar, bajo las redes de camuflaje, los cañones jordanos que apuntaban a Jerusalén.
A partir de 1972 ha dirigido un buen número de excavaciones arqueológicas en busca de las reliquias del Templo de Jerusalén, entre ellas por supuesto el Arca de la Alianza.Todo ello en base al hallazgo en 1952 en las cuevas de Qumrám, de los rollos de cobre, precisamenteen uno de esos rollos de cobre del mar muertose hace una relaciónde las reliquias del Templo, y según su creencia el lugar de ocultamiento de las mismas la llamada cueva de las columnas y otras grutas.
Pero la verdad es que a pesar de esos más de 30 años de excavaciones el arca continua sin aparecer, si bien es cierto que a principios de los noventa encontró algunos restos y ánforas que atribuyó a actos ceremoniales del templo. También es cierto quelas autoridades le han puesto cada vez más inconvenientes a sus excavaciones muy limitados en los últimos lustros.
Por cierto Vendyl Jones interpuso una demanda contra Steven Spielberg, al que acusa de inspirarse en su persona para crear los caracteres de Indiana Jones, con un pliego de ocho páginas enumerando las coincidencias entre ambos. Son curiososalgunos de sus razonamientos, como cuando alega que además del apellido Spielberg prácticamente le robo el nombre para ello señala le quitó la primera y última letra, V-Endy-L, quedando Endy Jones. De todas formas Spielberg, puede estar tranquilo parece que la demanda no ha tenido ningún éxito.

Veamos ahora algunas de esas hipótesis que pretenden explicar la desaparición del arca. Amén de la citada teoría de que el faraón Sisaq se la llevó a Egipto hacia el 930 a. C, existen decenas de versiones sobre la posible localización del arca,algunas incluso con varias variantes.
¿Quién no ha oído hablar de Salomón y la reina de Saba? Pues según una leyenda milenaria etíope, cuando la reina de Saba (reino que debemos ubicar en Etiopía asuntoque los historiadores y geografos no tienen tan claro), volvió a su país estaba embarazada de Salomón. Nació su hijo Menelik I, que siendo joven hizo un viaje a Israel para conocer a su padre, y allí permaneció hasta los 19 años, según se cuenta Salomón ofreció a Menelik ser su sucesor, pero este no acepto. En cambio pidió a su padre regresar con gente de su corte sacerdotes e intelectuales a Etiopía para instaurar un reino similar al de Salomón en logros. Salomón le hizo una copia del Arca de la Alianza también, para que pudiera llevársela a Etiopía. Menelik la substituyó por la auténtica y se llevó la verdadera Arca a Etiopía, donde según la tradición etíope aún se encuentra, concretamente en la iglesia de Santa María de Sión.

Otros afirman que el arca aún se encuentra oculta bajo el templo en algún lugar aún sin descubrir. De un lado algunos textos hablan de que el rey Josías la oculto en uno de los túneles secretos excavados bajo el monte del Templo, debajo de la Setiyyah o Piedrade la Fundación. Esta creencia a dado lugar a algún episodio curiososo en la historia, un aventurero inglés el capitán MontagueParker creyendo en esta versión, inició unas excavaciones entre 1909 y 1911 tras dos años sin demasiado éxito en la noche del 18 de abril de 1911 no se le ocurrió otra idea que excavar bajo la mezquita de Omar, debajo de la cúpula de la Roca uno de los lugares más sagrados del Islám, descubiertos por un guardia huyeron apresuradamente evitando un linchamiento.

Según otras versiones cuando el rey hereje de Israel Manasés subió al poder, hacia el 640 a. C algunos israelitas huyeron llevándose el arca hacia el sur, por el Nilo hasta la isla de Debra Sehel allí construyeron un templo y estuvo por un espacio de varios siglos, hasta que de nuevo huyendo en esta ocasión de los propios egipcios la llevaron a Askum (Etiopía).

¿O hay que atenerse a la versión del 587 a. C según la cual el profeta Jeremías la escondió en una cueva del monte Nebó (Jordania) antes de que los babilonios arrasarran Jerusalén.

Otra teoría curiosa la del coronel médico norteamericano que participo en la SGM Howard Buechner, según él los nazis encabezados por el mitico Otto Skorzeny al que ya dedique un post, hallaron el arca y el tesoro de Salomón en Montsegur(pirineos franceses). Para Howard el arca de la alianza todavía se encontraba en Jerusalén en el año 70 de nuestra era, fecha del gran levantamiento judío contra Roma, el general romano Tito redujó a escombros Jerusalén y el Templo, pero tras esto los romanos realizaaron excavaciones y hallaron el arca de alianza y el tesoro de Salomón. Tras este éxito Tito envió el tesoro a Roma y ordeno construir el arco de Tito. He aquí una foto.

En la escultura se observa un candelabro de siete brazos y como los soldados transportan algo que el escritor asocía al arca. A partir de aquí una historia rocambolesca, fue pasando de emperador en emperador, hasta que el 410 el rey visigodo Alarico se hizo con la reliquia en su asalto a Roma. Trasladado el tesoro a Francia quedo escondido hasta que los nazis se hicieron con él, y siguiendo con la teoría el tesoro y el arca fueron trasladados a Alemania y ocultados en las cuevas de Exterstein. La muerte de Skorzeny nos impide preguntarle a él, aunque sus descendientes en Madrid quizás nos pudieran aclarar algo, de todas maneras esta hipótesis como novela está bien, pero conociendo a Otto Skorzeny a través de unos cuantos libros, si hubiese encontrado el arca lo hubiera publicitado a diestro y siniestro.

No me extenderé más hay teorías de todos los gustos y colores, implicando a templarios, a Musssolini, al Vaticano, si alguien tiene ganas se puede dar un atracón.

En estos instantes me estoy leyendo un libro la mar de entretenido del inglés Graham Hancock, donde defiende la teoría de que el arca se encuentra en Etiopía son 600 páginas llenas de preguntas e investigaciones, y desde luego uno descubre un montón de detalles curiosos, en un par de tardes me he leído 200 páginasy si ha alguien le gusta el tema se lo recomiendo. Y de paso a provecho para decir que este libro es anterior a la fiebre de Dan Brown, se publicó en 1992 con el título de “The sign and the seal” y fue traducido muy correctamente al español como “símbolo y señal”, sin embargo el otro cuando lo compre, me llevé la triste sorpresa de que ahora lo han rebautizado como véis, uno lo atribuye a Dan Brown y la vigente moda histórica/ficción.

La arqueología y el Antiguo Testamento

La arqueología y el Antiguo Testamento

Pat Zukeran

Una comprensión de la arqueología

El cristianismo es una fe histórica basada en sucesos reales registrados en la Biblia. Por lo tanto, la arqueología ha jugado un papel clave en los estudios bíblicos y la apologética cristiana de diferentes formas.

Primero, la arqueología ha confirmado la exactitud histórica de la Biblia. Ha verificado muchos sitios y civilizaciones antiguos y personajes bíblicos cuya existencia era cuestionada por el mundo académico y descartada a menudo como mito. La arqueología bíblica ha silenciado a muchos críticos a medida que nuevos descubrimientos han apoyado los hechos de la Biblia.

Segundo, la arqueología nos ayuda a mejorar nuestra comprensión de la Biblia. Si bien no tenemos los escritos originales de los autores, hay miles de manuscritos antiguos que confirman que tenemos una transmisión precisa de los textos originales.{1} La arqueología puede ayudarnos también a entender con mayor precisión los matices y usos de palabras bíblicas, como fueron usadas en su tiempo.

Tercero, la arqueología nos ayuda a ilustrar y explicar pasajes bíblicos. Los sucesos de la Biblia ocurrieron en cierto tiempo, en una cultura específica, influenciados por una estructura social y política específica. La arqueología nos da perspectivas de estas áreas. La arqueología suplementa, también, temas no cubiertos en la Biblia. Gran parte de lo que sabemos de las religiones paganas y el período intertestamentario proviene de la investigación arqueológica.

Al encarar este estudio, debemos tener en mente los límites de la arqueología. Primero, no prueba la inspiración de la Biblia. Sólo puede confirmar la exactitud de los sucesos. Segundo, a diferencia de otros campos científicos, la arqueología no puede recrear el proceso bajo estudio. Los arqueólogos deben estudiar e interpretar la evidencia que quedó. Todas las conclusiones deben permitir la revisión y la reinterpretación basadas en nuevos descubrimientos. Tercero, la forma de entender la evidencia arqueológica depende de los presupuestos y la cosmovisión del intérprete. Es importante comprender que muchos investigadores son escépticos en cuanto a la Biblia y hostiles a su cosmovisión.

Cuarto, se han descubierto miles de archivos, pero se ha perdido una enorme cantidad de material. Por ejemplo, la biblioteca de Alejandría tenía más de un millón de volúmenes, pero todos se perdieron en un incendio en el siglo VII.

Quinto, sólo una fracción de los sitios arqueológicos disponibles han sido relevados, y sólo una fracción de los sitios relevados ha sido excavada. De hecho, se estima que menos del dos por ciento de los sitios relevados han sido trabajados. Una vez que comienza el trabajo, sólo una fracción del sitio se examina realmente, y sólo una pequeña parte de lo que se examina se publica. Por ejemplo, las fotografías de los Rollos del Mar Muerto fueron retenidas del público durante cuarenta años, luego de ser descubiertos.

Es importante entender que las Escrituras siguen siendo la principal fuente de autoridad. No debemos elevar a la arqueología al punto en que se vuelve el juez de la validez de las Escrituras. Randall Price dice: “Hay, ciertamente, casos en que la información que se necesita para resolver una cuestión histórica o cronológica falta, tanto de la arqueología como de la Biblia, pero es injustificado suponer que la evidencia material tomada del contenido más limitado de las excavaciones arqueológicas pueda ser usada para disputar la evidencia literaria del contenido más completo de las escrituras canónicas”.{2} La Biblia ha demostrado ser una fuente de historia precisa y confiable.

El destacado arqueólogo Nelson Glueck escribe: “De hecho, sin embargo, podría decirse categóricamente que ningún descubrimiento arqueológico ha rebatido una sola referencia bíblica. Se han hecho muchísimos hallazgos arqueológicos que confirman en un claro bosquejo o con detalles exactos afirmaciones históricas hechas en la Biblia”.{3}

El descubrimiento de los hititas

Los hititas jugaron un papel destacado en la historia del Antiguo Testamento. Interactuaron con personajes bíblicos tan antiguos como Abraham y tan tardíos como Salomón. Se los menciona en Génesis 15:20 como un pueblo que habitó la tierra de Canaán. 1 Reyes 10:29 dice que compraron carrozas y caballos al rey Salomón. El hitita más destacado es Urías, el esposo de Betsabé. Los hititas fueron una fuerza poderosa en el Oriente Medio desde 1750 a.C. hasta 1200 a.C. Antes de fines del siglo XIX, no se sabía nada acerca de los hititas fuera de la Biblia, y muchos críticos alegaban que eran un invento de los escritores bíblicos.

En 1876, un descubrimiento dramático cambió esta percepción. A. H. SAYCE, un estudioso británico, encontró inscripciones talladas en rocas en Turquía. Sospechó que podrían ser evidencia de la nación hitita. Diez años más tarde, se encontraron más tablas de arcilla en Turquía, en un lugar llamado Boghaz-koy. El experto en escritura cuneiforme alemán Hugo Winckler investigó las tablas y comenzó su propia expedición al sitio en 1906.

Las excavaciones de Winckler descubrieron cinco templos, una ciudadela fortificada y varias esculturas enormes. En un cuarto de almacenaje encontró diez mil tablas de arcilla. Uno de los documentos resultó ser un registro del tratado entre Ramsés II y el rey hitita. Otras tablas mostraron que Boghaz-koy era la capital del reino hitita. Su nombre original era Hattusha, y la ciudad cubría un área de 300 acres. ¡Se había descubierto la nación hitita!

Menos de una década después del hallazgo de Winckler, el estudioso checo Bedrich Hronzny demostró que la lengua hitita es un familiar primitivo de las lenguas indoeuropeas: griego, latín, francés, alemán e inglés. La lengua hitita ahora ocupa un lugar central en el estudio de la historia de las lenguas indoeuropeas.

El descubrimiento confirmó también otros hechos bíblicos. Se encontraron cinco templos que contenían varias tablas con detalles de los ritos y ceremonias que realizaban los sacerdotes. Estas ceremonias describían ritos para la purificación del pecado y la purificación de un nuevo templo. Las instrucciones resultaron ser muy elaboradas y largas. Los detractores alguna vez criticaron las leyes e instrucciones que se encuentran en los libros de Levítico y Deuteronomio como demasiado complicadas para el tiempo en que fueron escritos (1400 a.C.). Los textos de Boghaz-koy, junto con otros de sitios egipcios descritos en el Pentateuco judío, son coherentes con las ceremonias de las culturas de este período de tiempo.

El Imperio Hitita hacía tratados con las civilizaciones que conquistó. Se han traducido dos docenas de estos, y brindan una mejor comprensión de los tratados del Antiguo Testamento. El descubrimiento del Imperio Hitita en Boghaz-koy ha hecho progresar significativamente nuestra comprensión del período patriarcal. El Dr. Fred Wright resume la importancia de este hallazgo con relación a la historicidad bíblica:

“Ahora el cuadro de la Biblia de este pueblo encaja perfectamente con lo que sabemos acerca de la nación hitita a partir de los monumentos. Como imperio, nunca llegó a conquistar la tierra de Canaán misma, si bien las tribus hititas se asentaron allí a una edad temprana. Nada que han descubierto los excavadores ha desacreditado de ninguna forma el relato bíblico. La precisión de las Escrituras, una vez más, ha quedado demostrada por los arqueólogos”.{4}

El descubrimiento de los hititas ha demostrado ser uno de los grandes hallazgos arqueológicos de todos los tiempos. Ha ayudado a confirmar el relato bíblico y tuvo un gran impacto en el estudio arqueológico del Oriente Medio. Gracias a él, hemos obtenido una mayor comprensión de la historia de nuestro idioma, así como de las prácticas religiosas, sociales y políticas del antiguo Oriente Medio.

Sodoma y Gomorra

La historia de Sodoma y Gomorra fue considerada por mucho tiempo como una leyenda. Los críticos suponían que fue creada para comunicar principios morales. Sin embargo, a lo largo de la Biblia esta historia es tratada como un suceso histórico. Los profetas del Antiguo Testamento se refieren a la destrucción de Sodoma en varias ocasiones (Deuteronomio 29:23; Isaías 13:19; Jeremías 49:18), y estas ciudades juegan un papel clave en las enseñanzas de Jesús y los apóstoles (Mateo 10:15; 2 Pedro 2:6 y Judas 1:7). ¿Qué ha encontrado la arqueología para establecer la existencia de estas ciudades? Los arqueólogos han buscado en la zona del Mar Muerto durante muchos años tratando de encontrar las ciudades de Sodoma y Gomorra. Génesis 14:3 da su ubicación, en el valle de Sidim, conocido como el Mar Salado, otro nombre para el Mar Muerto. Del lado este, seis lechos de ríos secos fluyen hacia el Mar Muerto. A lo largo de cinco de estos lechos secos se descubrieron ciudades. La que está más al norte se llama Bab edh-Drha. En 1924, el renombrado arqueólogo, el Dr. William Albright, excavó en este sitio en busca de Sodoma y Gomorra. Descubrió que era una ciudad fuertemente fortificada. Si bien relacionó esta ciudad con una de las “ciudades de la llanura” bíblicas, no pudo encontrar evidencia concluyente que justificara esta suposición.

Se hicieron más excavaciones en 1965, 1967 y 1973. Los arqueólogos descubrieron un muro de 60 cm. de ancho alrededor de la ciudad, junto con numerosas casas y un gran templo. Fuera de la ciudad había grandes sitios de sepultura donde se desenterraron miles de esqueletos. Esto reveló que la ciudad había estado bien poblada durante la baja Edad de Bronce, alrededor del tiempo en que habría vivido Abraham.

Lo más intrigante fue evidencia de un gigantesco incendio que había destruido la ciudad. Yacía sepultada bajo un manto de cenizas de más de un metro de altura. Un cementerio a un kilómetro de distancia de la ciudad contenía restos carbonizados de techos, postes y ladrillos enrojecidos por el calor.

El Dr. Bryant Wood, al describir estas sepulturas, dijo que un fuego comenzó en los techos de estos edificios. Luego los techos se derrumbaron y cayeron hacia el interior y se difundió el fuego dentro del edificio. Esto ocurrió en el caso de cada casa excavada. Una destrucción tan enorme por fuego coincidiría con el relato bíblico de que la ciudad fue destruida por fuego que cayó del cielo. Wood dice: “La evidencia sugeriría que este sitio de Bab edh-Drha es la ciudad bíblica de Sodoma”.{5}

Se mencionan cinco ciudades de la llanura en Génesis 14: Sodoma, Gomorra, Adma, Zoar y Zeboim. Los restos de estas otras cuatro ciudades también se encuentran a lo largo del Mar Muerto. Siguiendo un camino sur desde Bab edh-Drha hay una ciudad llamada Numeria. Siguiendo hacia el sur está la ciudad llamada es-Safi. Más al sur están las antiguas ciudades de Feifa y Khanazir. Los estudios en estas ciudades revelaron que fueron abandonadas al mismo tiempo, alrededor de 2450-2350 a.C. Muchos arqueólogos creen que, si Bab ed-Drha es Sodoma, Numeria es Gomorra, y es-Safi es Zoar.

Lo que fascinó a los arqueólogos es que estas ciudades estuvieron cubiertas por las mismas cenizas que Bab ed-Drha. Numeria, que se considera que es Gomorra, tenía más de dos metros de ceniza en algunos lugares. En casa una de las ciudades destruidas los depósitos de ceniza convirtieron al suelo en un carbón esponjoso, lo que hizo que fuera imposible la reconstrucción. Según la Biblia, cuatro de las cinco ciudades fueron destruidas, permitiendo que Lot huyera hacia Zoar. Zoar no fue destruida por el fuego, pero fue abandonada durante este período.

Si bien los arqueólogos aun cuestionan estos hallazgos, este es un descubrimiento acerca del cual oiremos más en los próximos años.

Los muros de Jericó

Según la Biblia, la conquista de Jericó ocurrió alrededor de 1440 d.C. La naturaleza milagrosa de la conquista ha hecho que algunos estudiosos descarten la historia como algo folclórico. ¿Apoya la arqueología el relato bíblico? Durante el último siglo, cuatro arqueólogos destacados han excavado en el sitio: Carl Watzinger (1907-1909), John Garstang (fines de la década de 1930), Kathleen Kenyon (1952-1958) y, actualmente, Bryant Wood. El resultado de estos trabajos ha sido notable.

Primero, descubrieron que Jericó tenía un sistema de fortificaciones impresionante. Un muro de retención de cinco metros de altura rodeaba la ciudad. Encima del muro, había un muro de ladrillos de unos dos metros y medio, fortalecido por detrás por un murallón de tierra. Se encontraron estructuras domésticas detrás de este primer muro. Otro muro de ladrillos circundaba el resto de la ciudad. Las estructuras domésticas que se encontraron entre ambos muros son consistentes con la descripción del alojamiento de Rahab en Josué 2:15. Los arqueólogos también encontraron que, en una parte de la ciudad, había grandes pilas de ladrillos en la base tanto del muro interno como del interno, lo que indicaba un desmoronamiento repentino de las fortificaciones. Los eruditos piensan que un terremoto, que podría explicar también la detención del flujo del Jordán en el relato bíblico, causó este colapso. Los ladrillos del desmoronamiento formaban una rampa mediante la cual un invasor podría entrar fácilmente en la ciudad (Josué 6:20).

Con relación a este sorprendente descubrimiento, Garstang dice: “En cuanto al hecho principal, entonces, no queda ninguna duda: los muros cayeron hacia fuera tan completamente que los atacantes podrían haberse trepado sobre las ruinas de la ciudad”.{6} Esto es notable, porque cuando son atacadas las ciudades, los muros caen hacia adentro, y no hacia fuera.

Una espesa capa de hollín indica que la ciudad fue destruida por fuego, según se describe en Josué 6:24. Kenyon lo describe de esta forma: “La destrucción fue completa. Los muros y pisos quedaron ennegrecidos o enrojecidos por el fuego, y cada habitación estaba llena de ladrillos caídos”.{7} Los arqueólogos también descubrieron grandes cantidades de trigo en el sitio. Esto, nuevamente, es consistente con el relato bíblico de que la ciudad fue capturada rápidamente. Si hubiera caído como resultado de un sitio, el trigo hubiera sido usado. Según Josué 6:17, a los israelitas se les prohibió saquear la ciudad; tenían que destruirla por completo.

Si bien los arqueólogos estaban de acuerdo en que Jericó fue destruida violentamente, no concordaban con la fecha de la conquista. Garstang sostenía la fecha bíblica de 1400 a.C., mientras Watzinger y Kenyon creían que la destrucción ocurrió en 1550 a.C. En otras palabras, si la última fecha es correcta, Josué llegó a una Jericó que había sido destruida previamente. Esta fecha más temprana plantearía un serio desafío a la historicidad del Antiguo Testamento.

El Dr. Bryant Wood, que está excavando en el sitio actualmente, encontró que la fecha más temprana de Kenyon estaba basada en suposiciones erróneas sobre la alfarería que se encontró en el sitio. Su fecha más tardía también está basada en el descubrimiento de amuletos egipcios en las tumbas al noroeste de Jerció. En estos amuletos estaban inscritos los nombres de faraones egipcios entre 1500 y 1386 d.C., mostrando que el cementerio estaba en uso hasta fines de la Era de Bronce (1550-1400 a.C.). Finalmente, una pieza de carbón fue encontrado en los restos que fue fechada en 1410 a.C. La evidencia lleva a Watson a esta conclusión: “La alfarería, las consideraciones estratigráficas, los datos de escarabajos y carbono 14 apuntan todos a la destrucción de la ciudad cerca del final de la Edad de Bronce, alrededor de 1400 a.C.”{8}

Por lo tanto, la evidencia arqueológica actual apoya el relato bíblico sobre cuándo y cómo cayó Jericó.

La casa de David

Uno de los personajes más queridos de la Biblia es el rey David. Las Escrituras dicen que fue un hombre conforme al corazón de Dios. Es venerado como el mayor de todos los reyes de Israel, y el pacto mesiánico se establece a través de su linaje. A pesar de su papel clave en la historia de Israel, hasta hace poco no había ninguna evidencia, fuera de la Biblia, que atestiguara de su existencia. Por esta razón, los críticos cuestionaban la existencia del rey David.

En el verano de 1993, un arqueólogo hizo lo que se considera es un descubrimiento fenomenal e impactante. El Dr. Avraham Biran y su equipo estaban excavando en un sitio llamado Tell Dan, ubicado en el norte de Galilea, al pie del monte Hermón. La evidencia indica que este es el sitio de la tierra de Dan del Antiguo Testamento.

El equipo había descubierto una impresionante plaza real. Al quitar los escombros, descubrieron entre las ruina una estela o un pedazo de piedra de basalto negro que contenía inscripciones en arameo. La estela contenía trece líneas de escritura, pero ninguna de las frases estaba completa. Algunas de las líneas tenían solo tres letras, mientras que la más ancha contenía catorce. Las letras que quedaban estaban grabadas claramente y eran fáciles de leer. Dos de las líneas contenían las frases “el rey de Israel” y “casa de David”.

Esta es la primera referencia del rey David que se encuentra fuera de la Biblia. Este descubrimiento ha hecho que muchos críticos reconsideraran su punto de vista sobre la historicidad del reino davídico. La alfarería que se encontró en las cercanías, junto con la construcción y el estilo de escritura, llevan al Dr. Biran a argumentar que la estela fue erigida en el primer cuarto del noveno siglo a.C., alrededor de un siglo después de la muerte del rey David.

El equipo de traducción descubrió que la inscripción hablaba de guerras entre los israelitas y los arameos, que menciona la Biblia durante este período. En este hallazgo, un líder de los arameos, probablemente Hazael, es victorioso sobre Israel y Judá. La estela fue erigida para celebrar la derrota de ambos reyes. En 1994, se encontraron dos piezas más con inscripciones que hacen referencia a Joram, el hijo de Acab, el rey de Israel, y Ocozías, que fue rey sobre la “casa de David”, o Judá. Estos nombres y hechos se corresponden con el relato que aparece en 2 Reyes, capítulos 8 y 9. El Dr. Hershel Shanks, de Biblical Archaeological Review,dice: “La estela da vida al texto bíblico de una forma muy dramática. Nos da también más confianza en la realidad histórica del texto bíblico”.{9}

El hallazgo ha confirmado varios hechos. Primero, el uso de la expresión “casa de David” implica que hubo una dinastía davídica que gobernó Israel. Podemos concluir, entonces, que existió un rey David histórico. Segundo, los reinos de Judá e Israel fueron entidades políticas destacadas, según describe la Biblia. Durante mucho tiempo, los críticos consideraron que las dos naciones eran simplemente estados insignificantes.

El Dr. Bryant Wood resume la importancia de este hallazgo de la siguiente forma: “En nuestro tiempo, la mayoría de los estudiosos, arqueólogos y eruditos bíblicos tomaban una visión muy crítica de la precisión histórica de muchos de los relatos de la Biblia . . . Muchos estudiosos han dicho que jamás existió David ni Salomón, y ahora tenemos una estela que menciona a David”.{10}

Si bien muchos arqueólogos permanecen escépticos en cuanto al registro bíblico, la evidencia a favor de la precisión bíblica de la Biblia sigue creciendo.

Notas

1. Ver “Are the Biblical Documents Reliable?” disponible en http://www.probe.org/docs/bib-docu.html
2. Randall Price, The Stones Cry Out (Eugene, OR.: Harvest House Publishers, 1997), 46.
3. Nelson Glueck, Rivers in the Desert, (New York: Farrar, Strous and Cudahy, 1959), 136.
4. Fred Wright, Highlights of Archaeology in the Bible Lands, (Chicago: Moody Press, 1955), 94-95.
5. Price, 118.
6. John Garstang, The Foundations of Bible History; Joshua, Judges (London: Constable, 1931), 146.
7. Kathleen Kenyon and Thomas Holland, Excavations at Jericho Vol. 3: The Architecture and Stratigraphy of the Tell, (London: BSA), 370.
8. Bryant Wood, “Did the Israelites Conquer Jericho?” Biblical Archaeological Review, March/April, 1990, 57.
9. John Wilford, “Archaeologists say Evidence of House of David Found.” Dallas Morning News, 6 August 1993, 1A
10. Price, 173.

Bibliografia

* Biblical Archaeological Review, March/April 1994, “David Found at Dan,” 26-39.
* Bryce, Trevor. The Kingdom of the Hittites. Oxford: Clarendon Press, 1998.
* Freedman, Noel and Geoghegan, Jeffrey. “House of David Is There!” Biblical Archaeological Review. March/April,1995, 78-79.
* Garstang, John. The Foundations of Bible History; Joshua, Judges. London: Constable, 1931.
* _______. The Land of the Hittites. London: Constable and Company, 1910.
* Geisler, Norman. When Skeptics Ask. Wheaton, IL: Victor Books, 1989.
* Glueck, Nelson. Rivers in the Desert. New York: Farrar, Strous and Cudahy, 1959.
* Hoerth, Alfred. Archaeology and the Old Testament. Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1998.
* Kenyon, Kathleen and Holland, Thomas. Excavations at Jericho Vol. 3: The Architecture and Stratigraphy of the Tell. London: BSA 370.
* _______. Digging Up Jericho. New York: Fredrick Praeger Publisher, 1957.
* Lemonick, Michael. “Score One for the Bible.” Time Magazine, 5 March 1990, 59.
* _______. “Are the Bible Stories True?” Time Magazine, December 18, 1995, 62-70.
* McDowell, Josh. Evidence That Demands a Verdict. San Bernadino: Here’s Life Publishers, 1979.
* _______. More Evidence That Demands a Verdict. San Bernadino: Here’s Life Publishers, 1975.
* Merril, Eugene. “The Very Stones Cry Out: A New Witness to an Ancient Record.” Gospel Herald at the Sunday School Times. Fall 1995, 54-55, 59.
* Millard, Alan. Nelson’s Illustrated Wonders and Discoveries of the Bible. Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1997.
* Price, Randall. The Stones Cry Out. Eugene, OR.: Harvest House Publishers, 1997.
* Wilford, John. “Archaeologists say Evidence of House of David Found.” Dallas Morning News, 6 August 1993, 1A and 11A.
* Wood, Bryant. “Did the Israelites Conquer Jericho?” Biblical Archaeological Review, Vol. 16:2, 1990.
* Wright, Fred. Highlights of Archaeology in the Bible Lands. Chicago: Moody Press, 1955.
* Yamauchi, Edwin, The Stones and the Scriptures. Philadelphia: J.B. Lippincott Company, 1972.

© 2000 Probe Ministries. Todos los derechos reservados.


Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”

http://www.forodelabiblia.net/la-arqueologia-y-el-antiguo-testamento-t-43.html

Existió realmente Adán o es una alegoría

Existió realmente Adán o es una alegoría?

ETIMOLOGiA Y USO DE LA PALABRA

Hay divergencia de opinión entre los expertos en semítico cuando intentan explicar el significado de la palabra hebrea Adán que con toda probabilidad se uso originalmente como nombre común y no como nombre propio), y ninguna teoría parece satisfactoria hasta ahora. La causa de esta inseguridad en el tema se debe a que la raíz de la palabra Adán, con significado de ‘hombre’ o ‘humanidad’ no es común en todas las lenguas semíticas, aunque por supuesto el nombre es utilizado en las traducciones del Antiguo Testamento. Con la significación original anterior, se lo se da en la lengua fenicia y en la sabea, y probablemente también en la asiria. En Gn 2, 7 el nombre parece estar relacionado con la palabra a-Adanah (‘la tierra’) en su caso el valor del término estaría en que representa al hombre (ratione materia) como nacido de la tierra, similar al latón, donde se supone que la palabra homo viene humus. (sucesivamente: de materia racional, hombre y tierra. N. del. T.). Es un hecho reconocido en general que las etimologías propuestas para las narraciones del Libro de Génesis son a menudo divergentes y no siempre correctas filológicamente, y aunque la teoría (fundada en Gn 2, 7) que relaciona Adán con Adanah es defendida por algunos especialistas, hoy esta interpretación est á desprestigiada. Otros explican el término con el sentido de ‘ser rojo’, un significado enraizado en varios pasajes del Antiguo Testamento (p.e. Gn 25, 50), como en árabe y en etíope. En esta hipótesis el nombre parece que es utilizado originalmente indistintamente para la raza roja o rojo. En este sentido Gesenius (Thesaurus, s.v., p. 25) comenta que en los monumentos antiguos de Egipto las figuras humanas que representan a los egipcios constantemente están pintadas de rojo, mientras que las que representan otras razas lo estén de negros o de algún otro color. Algo anólogo a esta explicación se deduce de la expresión asiria çalmât, qaqqadi ‘cabezas negras’ que se usa a menudo para denominar a los hombres en general. (Cf. Delitsch, Assyr. Handw Arterbuch, Leipzig, 1896, pág., 25.) Algunos escritores combinan esta explicación con la precedente, y asignan a la palabra Adán la doble significación de ‘tierra roja’ y añaden así a la noción del material que da origen al hombre la nota del color de la tierra de la que fue formado. Una tercera teoría que en la actualidad parece ser la que prevalece (cf. Pinches, El Antiguo Testamento a la Luz de los Archivos Históricos y de las Leyendas de Asiria y Babilonia, 1903, pp. 78, 793), explican la raíz de Adán con el significado de ‘para hacer’, ‘para producir’, conectándolo con el Adanu Asirio, cuyo probable significado es ‘para construir’, ‘para levantar’, de ahí Adán significarían ‘hombre’ en el sentido pasivo, como hecho, construído, creado, o en el sentido activo, como el que labora.

En el Antiguo Testamento la palabra se usa tanto por nombre común, como por nombre propio, y en la primera acepción tiene significados diferentes. Así en Gn 2, 5, se emplea para señlar a un ser humano, hombre o mujer; y con menos frecuencia, como en Gn 2, 22, significa hombre como contrario a mujer y, por último, a veces aparece señalando a la humanidad en su conjunto, como en Gn 2, 26. El uso del término, tanto como nombre común o como nombre propio, es compartido por las fuentes señaladas en círculos críticos como P y J. Así en la primera narrativa de la Creación (P) la palabra se utiliza en referencia a la creación de la humanidad, y ambos sexos, pero en Gn 5, 14, texto de la misma fuente se utiliza como nombre propio. Del mismo modo en el segundo relato de la creación (J) se habla de ‘el hombre’ (a-Adan), pero después (Gn 4, 25) el mismo documento lo utiliza como nombre propio sin el artículo.

ADAN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Toda la información del Antiguo Testamento acerca de Adán y del comienzo de la especie humana esta contenida en los primeros capítulos del Génesis. Hasta que punto estos capítulos deben ser considerados estrictamente histórico es tema de fuerte debate, que no está dentro del alcance del presente artículo. Sin embargo llama la atención, el hecho de que la historia de la Creación se cuenta dos veces, en el primer capítulo y en el segundo, y a pesar de que hay un acuerdo sustancial entre los dos relatos, no obstante hay, una divergencia considerable en el escenario de la narración y en los detalles. Es habitual que los escritores renuentes, a reconocer la presencia de fuentes o documentos independientes en el Pentateuco, expliquen el hecho de esta doble narrativa diciendo que el escritor, que ha diferenciado las sucesivas fases de la Creación en el primer capítulo, en el segundo vuelva al mismo tema para agregar algunos detalles, especialmente extensos, respecto al origen de hombre. Sin embargo, muy pocos especialistas hoy en día, incluso católicos, están satisfechos con esta explicación, y entre los críitcos de cualquier escuela existe la opinión muy fuerte de reconocer el hecho de estar en presencia de un fenómeno bastante común en los relatos históricos Orientales, la combinación o yuxtaposición de dos o más documentos independientes unidos más estrechamente por el escritor de la historia que entre los semitas es esencialmente un recopilador. (Ver Guidi, L’historiographie chez les Semites en la Revista Bíblica de, octubre, 1906.) Las razones en las que se basa este punto de vista, así como los argumentos contrarios, puede encontrarse en la obra del Dr. Gigot Introducción Especial de al Estudio del Antiguo Testamento, Pt. I. Baste mencionar que una repetición similar de los principales sucesos narrados es claramente visible a lo largo de todas las partes históricas del Pentateuco, e incluso en los libros más tardíos, como Samuel y Reyes, y que la consecuencia dibujada por este fenómeno esta confirmada no sólo por los diferentes estilos y punto de vista característicos de las narrativas dobles, sino también por las divergencias y antinomias que por lo general exhiben. Sea lo que sea, es pertinente al propósito del presente artículo examinar los rasgos principales de la doble narrativa de la Creación con referencia especial al origen de hombre.

En el primer relato (Gn 1; 2, 4a) Elohim se presenta creando diferentes clases de seres en días sucesivos. Así el reino vegetal se crea el tercer día, y, coloca al sol y luna en el firmamento el cuarto, crea Dios el quinto día los seres vivientes del agua y las aves del cielo que recibe una bendición especial, la orden de crecer y multiplicarse. El sexto día Elohim crea, primero, todas las criaturas vivas y bestias de la tierra; y después, con las palabras del texto sagrado:

Y dijo Dios: ‘Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra: y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues Dios al ser humano a imagen suya: a imagen de Dios le creó: macho y hembra los creó.

Entonces sigue la bendición junto con la orden de aumentar y llenar la tierra, y finalmente se les asigna el reino vegetal por comida. Considerada aislada, esta narrativa de la Creación hace dudar de si la palabra Adan, ‘hombre’, aquí empleada es entendida por el escritor para designar al individuo o a la especie. Habría algunas indicaciones favorables a la última, p. e. en el contexto, de las creaciones anteriormente escuchadas estas se refieren sin duda a la creación de números inmensos de individuos que pertenecen a las diversas especies, y no a la creación de un individuo o de una pareja. Para el hombre, más adelante, se podría llegar a la misma conclusión de la expresión, ‘macho y hembra los creó’. Sin embargo, en otro pasaje (Gn 5, 15), que pertenece a la misma fuente del primer relato -donde se repite y es en parte complementada la información de la narrativa anterior – se atreve a dar su interpretación. Este pasaje contiene la referencia básica del documento así mismo llamado sacerdotal de Adán, en él leemos que Dios

Los creó varón y hembra. . . y los llamó ‘Hombre’, en el día de su creación.

Y el escritor continúa:

Tenía Adán ciento treinta años, cuando engendró a un hijo a su semejanza, según su imagen, a quien puso por nombre Set. Fueron los días de Adán, después de engendrar a Set, ochocientos años y engendró hijos e hijas. El total de los días de la vida de Adán fue de novecientos treinta años, y murió.

Aquí evidentemente el Adán o hombre del relato de la Creación se identifican con un individuo particular, y por consiguiente las formas plurales que podrían hacer dudar en otras partes se entenderían con referencia a la primera pareja de seres humanos.

En Gn 2, 4b-25 nos encontramos con lo que al parecer es un nuevo e independiente relato de la Creación, no una ampliación simple de la narrativa ya dada. Sin que parezca presuponer algo previamente relatado De hecho el escritor se remonta al tiempo en que todavía no había ni lluvia, ni planta ni bestia del campo; y, mientras la tierra aún era un erial sin vida, el hombre es formado del polvo por Yahveh que le hace vivir soplando en los orificios de su nariz el aliento de vida. Para conocer si estos textos deben ser interpretados, literalmente o en modo figurado, y si la creación del primer hombre fue directa o indirecta, ver GÉNESIS, CREACIÓN, HOMBRE. Aquí la creación del hombre, en lugar de ocupar el último lugar, ocupa la primera posición en orden ascendente, esta puesta antes de la creación de las plantas y animales, y estos se relatan como que han sido creados a continuación para satisfacer las necesidades del hombre. Al hombre no se le encomienda dominar la tierra entera, como en el primer relato, pero se le encarga cuidar del Jardín del Edén con permiso para comer su fruta, salvo del árbol del conocimiento del bien y del mal, y la creación de la mujer es narrada como una idea posterior de Yahveh, para ayuda del hombre, al reconocer la incapacidad del hombre de encontrar compañíaa adecuada en la creación original. En el relato anterior, después de cada paso ‘ Vio Dios que era bueno’, pero aquí Yahveh ve, como así era, que no es bueno para el hombre estar solo, y procede arreglar la deficiencia formando a la mujer Eva de la costilla del hombre mientras duerme profundamente. Según la misma narrativa, viven en una inocencia de niño hasta que Eva es tentada por la serpiente, y los dos comen la fruta prohibida. Entonces se dan cuenta de su pecado, provocan el disgusto de Yahveh, y para que no puedan comer del árbol de vida y así volverse inmortales, son arrojados del jardín del Edén. De aquí en adelante su herencia es el dolor y la fatiga, y el hombre es condenado a la tarea penosa de ganar su sustento de una tierra que por su culpa ha sido hecha estéril. El mismo documento nos da algunos detalles relativos a nuestros primeros padres después de la Caída: el nacimiento de Caín y de Abel el fratricida, y el nacimiento de Set. La otra versión que parece no conocer a Caín o Abel menciona Set como si fuera el primer hijo (Gn. 5, 3), y agrega que durante los ochocientos años que siguen al nacimiento de Set, Adán engendró hijos e hijas.

A pesar de las diferencias y las notables discrepancias de las dos versiones del origen de la humanidad, los relatos están de acuerdo en lo sustancial, y la opinión de la mayoría de expertos se concilian y se explican fácilmente si son consideradas como representantes de dos variantes de las tradiciones hebreas – tradiciones que incluyen los mismos hechos históricos centrales de forma diferente, junto con una presentación más o menos simbólica de ciertas verdades morales y religiosas. Así en ambos relatos el hombre es claramente predilecto, y dependiente de Dios el Creador; todavía entra en contacto directo con Él a través de la acción que le crea, excluyendo de ella a cualquier otro ser intermediario o semidioses tal y como se encuentra en otras mitologías. Este hombre, más que todas las demás criaturas, comparte la perfección que Dios se pone de manifiesto en el primer relato, donde es creado a imagen de Dios y se corresponde en el otro relato porque el hombre es quien recibe la vida del soplo de Yahveh. Por otro lado, el hombre tiene algo en común con los animales, esta implícito por su creación en el mismo día, y en además por el esfuerzo ineficaz, de encontrar un compañero apropiado entre ellos. Él es el dueño y la corona de la creación, como se relata claramente en la primera versión, donde la creación de hombre es la cima de los trabajos de Dios, y donde su supremacía se declara explícitamente, y que con la misma claridad esta implícito en la segunda narración. Aunque su importancia esta destacada porque la creación del hombre es puesta antes de la de los animales y plantas, la creación posterior de animales y plantas estaría simplemente para su utilidad y provecho. La mujer aparece como secundaria y subordinada al hombre, aunque idéntica a él en naturaleza, y la creación de una sola mujer para un solo hombre implica la doctrina de la monogamia. Además, el hombre es creado inocente y bueno; el pecado vino a él de fuera, y fue seguido de un severo castigo que no sólo afecta a la pareja culpable, sino a sus descendientes y también a otros seres. (Cf. Bennett en Hastings, Dic. de la Biblia, s.v.) Por consiguiente, las dos narraciones son prácticamente una con respecto a su propósito didáctico e ilustrativo, y es indudable que esta característica la debemos considerar de principal importancia. Es muy necesario remarcar de paso la altura de las verdades doctrinales y éticas de la narración bíblica que está muy por encima de las extravagantes historias de Creación narradas entre los pueblos paganos de la antigüedad, aunque algunos, particularmente el babilonio, tienen un parecido más o menos llamativo en la forma. A la luz de su excelencia doctrinal y moral, el problema del carácter histórico estricto de la narrativa, tanto en lo relativo a la estructura y sus detalles, se vuelve menos importante, sobre todo cuando nosotros recordamos que en historia como lo entienden otros expertos bíblicos, así como expertos en escritos semíticos, la presentación y orden de los hechos, de modo habitual, -incluso su principal papel- se hace subordinándolos a las exigencias de la preocupación didáctica.

Con relación a las fuentes extra bíblicas que arrojan luz a la narrativa del Antiguo Testamento, es bien sabido que el relato hebreo de la Creación encuentra un paralelo en la tradición babilónica como lo revelan las escrituras cuneiformes. Está más allá del alcance del artículo presente discutir las relaciones de dependencia histórica admitidas que puedan existir entre las dos cosmogonías. Baste decir que en la “Creación Épica”, con respecto al origen de hombre, el fragmento que se supone lo debiera contener no se ha encontrado. Sin embargo hay buenas razones de eruditos independientes para asumir que originalmente perteneció a la tradición incluida en el poema, y que debió ocupar el último lugar, después del relato de la creación de las plantas y los animales, como en el primer capítulo de Génesis. Entre las razones para esta hipótesis están:

  • Las advertencias divinas se dirigen a los hombres después de su creación, hacia el final del poema;
  • El relato de Berosus que menciona la creación de hombre por uno de los dioses que mezcló con arcilla la sangre que fluyó de la cabeza cortada de Tiamat;
  • Un relato traducido por Pinches, no semítico (o presemítico), de un texto bilingüe, en el que se dice que Marduk ha hecho la humanidad, con la cooperación de la diosa Aruru.

(Cf. Enciclopedia Bíblica, art. “Creación”, también Davis, Génesis y Tradición Semítica, pp. 36-47.) En cuanto a la creación de Eva, nada paralelo se ha descubierto hasta ahora entre los archivos fragmentarios de la historia de creación babilónica. El relato, como aparece en el Génesis, no debe ser tomado literalmente como descriptivo de un hecho histórico de acuerdo con la opinión de Origen, de Cajetan, y tambien es defendida ahora por expertos como Hoberg (Die Genesis, Freiburg, 1899, pág., 36) y von Hummelauer (Comm. in Genesim, pp. 149 ss.). Éstos y otros escritores ven en esta narrativa el relato de una visión simbólica del futuro, análoga al sueño de Abraham (Gn 15, 12), y al de San Pedro en Joppe (Hch 10, 10 ss.). (Ver Gigot, Introducción Especial al Estudio del Antiguo Testamento, pt. I, pág., 165, ss.)

Más adelante, en los libros del Antiguo Testamentos son muy pocas las referencias a Adán como individuo, y no agregan nada a la información contenida en el Génesis. Así su nombre, sin comentarios, aparece en la cabeza de las genealogías del libro I de las Crónicas; se menciona igualmente en Tobías 7, 8; Oseas 6, 7; etc., La palabra hebrea Adán aparece en otros pasajes, pero en el sentido de hombre o humanidad. La mención de Adán en Zacarias 13, 5, según la versión de Douay y la Vulgata, se debe a un error de traducción del original.

ADÁN EN EL NUEVO TESTAMENTO

Las referencias a Adán en el Nuevo del Testamento como un personaje histórico sólo ocurren en un pasaje. En el tercer capítulo del Evangelio de Lucas la genealogía del Salvador se remonta a “Adán que era por Dios”. Esta prolongación del linaje terrenal de Jesús más allá de Abraham define el enfoque del Evangelio de San Mateo y se debe sin duda a un espíritu más universalista y a la predilección característica de nuestro tercer evangelista que escribe para la instrucción de los catecúmenos gentiles de la Cristiandad y no tanto desde el punto de vista de la profecía y la esperanza judía. Otra mención del padre histórico de la especie se encuentra en la Epístola de Judas (versículo 14), donde se hace una cita del Libro apócrifo de Henoc, el patriarca antediluviano, donde se cita, “Henoc, el séptimo después de Adán”. Pero las referencias más importantes de Adán se encuentran en las Epístolas de San Pablo. Así en 1 Tm 2, 11-14, el Apóstol, después de establecer ciertas reglas prácticas referentes a la conducta de las mujeres, particularmente relativas al adorno, e inculcando el deber de subordinación al otro sexo, hace descansar la fuerza de sus argumentos más en los mode de pensar del momento que en su valor intrínseco como lo valoraría hoy la mentalidad moderna. Dice:

Porque Adán fue formado primero y Eva en segundo lugar. Y el engañado no fue Adán, sino la mujer que seducida, incurrió en la transgresión.

Una línea similar de argumento se sigue en 1 Cr 11, 8-9. Más importante es la doctrina teológica formulada por San Pablo en la Epístola a los Romanos, 5, 12-20, y en 1 Cr 15, 22-45. En el último pasaje Jesucristo es llamado por analogía y contrasta el nuevo y “último Adán.” Esto debe ser entendido en el sentido que como el Adán original era la cabeza de toda la humanidad, el padre de todos según la carne, también Jesucristo es constituido principio y cabeza de la familia espiritual para el elegido, y potencialmente de toda la humanidad, ya que todos están invitados a compartir su salvación. Así el primer Adán es imagen del segundo, pero mientras el anterior transmite a su descendencia un legado de muerte, el último, al contrario, se vuelve el principio vivificante de la restauración. Cristo es el “último Adán” “Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres, por el que nosotros debamos salvarnos” (Hch 4, 12); ningún otro jefe o padre de la especie deben ser esperados. El primero y el segundo Adán ocupan la posición de cabeza con respecto a la humanidad, pero considerando que por la desobediencia del primero quedó viciada, el y toda la estirpe, dejando a su posteridad una herencia de muerte, pecado, y miseria, el otro a través de su obediencia gana para todos aquéllos que se hacen discípulos suyos una nueva vida de santidad y el premio eterno. Puede decirse que el contraste así formulado expresa el principio fundamental de la religión cristiana y encierra el núcleo de la propia doctrina de la economía de salvación. Es principalmente en éstos y otros pasajes de similar importancia (p.e. Mt 18, 11) donde se basa la doctrina fundamental, nuestros primeros padres fueron creados por el Creador en un estado original de inocencia, la restauración de ésta era el objeto de la Encarnación. Apenas es necesario decir que el hecho de esta restauración no se deduce claramente del relato aislado del Antiguo Testamento.

ADÁN EN LA TRADICIÓN JUDÍA Y CRISTIANA

Es un hecho muy conocido que a las demasiado escuetas narraciones bíblicas se han agregado detalles, en parte por un deseo de satisfacer la curiosidad piadosa, y en parte por enfatizar la enseñanza ética, lo añadidos posteriores judíos, en los primeros tiempos del cristianismo y de la tradición mahometana recogen una cosecha exuberante de erudición legendaria alrededor de los nombres de todos los personajes importantes del Antiguo Testamento. Era por consiguiente natural que la historia de Adán y Eva debiera recibir una atención especial y en consecuencia desarrollarse con este proceso de embellecimiento. Estos añadidos algunos de ellos extravagantes y pueriles son principalmente imaginarios, y en el mejor caso se basan en una interpretación novelada de algún pequeño detalle de la narrativa sagrada. Es innecesario decir que estos relatos no incluyen información histórica real, y su utilidad principal es aportar un ejemplo de la creencia popular piadosa de entonces así como añadir algo de valor a las citadas tradiciones judías cuando se invocan como argumento en un análisis crítico. Hay muchas leyendas rabínicas que hablan de nuestros primeros padres en el Talmud, y muchas están recogidas en el Libro apócrifo de Adán, hoy perdido, pero de la que algunos extractos han llegado a nosotros en otras obras de carácter similar (ver el HOMBRE). La más importante de estas leyendas que no esta dentro del alcance del artículo presente, puede encontrarse en la Enciclopedia judía, I, art. “Adán”, y en lo relativo a leyendas cristianas, en Smith y Wace, el Diccionario de Biografía Cristiana.

Para las referencias del Nuevo Testamento, vea comentarios PALIS en VIG., Dict. de la Biblia, s.v.; BENNETT y ADENEY en HAST., Dict.la Biblia, s.v.; Para el Antiguo Testamento, GIGOT, Introducción Especial al Estudio del Antiguo Testamento, I, 4; VON HUMMELAUER, Comm. al Génesis.

JAMES F. DRISCOLL
Traducido por Félix Carbo Alonso

The Catholic Encyclopedia, Volume I
Copyright © 1907 by Robert Appleton Company
Online Edition Copyright © 1999 by Kevin Knight
Enciclopedia Católica Copyright © ACI-PRENSA
Nihil Obstat, March 1, 1907. Remy Lafort, S.T.D., Censor Imprimatur +John Cardinal Farley, Archbishop of New York

 

http://www.enciclopediacatolica.com/a/adan.htm

Una historia contada dos veces

Una historia contada dos veces

El lector Michael Clear:

Discutía hace poco con un compañero de trabajo hace poco. El cerebro de esta persona es una esponja para la retórica derechista y fundamentalista. Es conocedor de todos los puntos de vista del creacionismo y del diseño inteligente pero no tuvo respuesta para lo que le dije. Mi carta de triunfo en debates como éste siempre es la misma.

—¿Cuál historia de la creación enseñarías en las escuelas si tuvieras que elegir? —le pregunté.

—La de la Biblia —fue su respuesta.

—Sí, pero ¿cuál? —dije.

—La de la Biblia —volvió a responder.

Entonces me puse muy sarcástico y le dije:

—Caray, ¿me dices que no sabes que hay dos historias claramente diferentes de la creación del mundo en la Biblia? ¿Has leído la Biblia siquiera? ¡Me hiciste creer que eras un gran experto sobre el tema!

Esto lo redujo, como ocurre con todo creacionista al que le he dicho esto, a murmurar y balbucear y rascarse la cabeza y a negar que lo que dije sea verdad. No culpo a la gente por no saber esto. Asistí a clases bíblicas desde 1º a 6º grado y no lo supe hasta que leí un libro de Isaac Asimov llamado En el principio. Asimov fue la primera persona en señalarme que el Libro del Génesis tiene dos historias claramente diferentes de los orígenes del mundo. La primera historia consiste en Dios creando la Tierra y el cielo de la oscuridad y el vacío que existían antes, nada más que por medio de Su divina voluntad. Empieza por la creación de la luz y, seis días más tarde en Su acto final, Él crea a los humanos. “Hombre y mujer los creó”.

La segunda historia es menos sofisticada y tiene más en común con otros mitos primitivos. En esta, la Tierra ya existe aunque carente de toda vida a excepción de Dios. Su primer acto es hacer una estatua de arcilla a Su imagen. Soplándole, Él le da vida milagrosamente y conciencia y le da nombre a este primer hombre, Adán. Dios luego crea toda la vida vegetal y animal y luego toma una de las costillas de Adán y a partir de ella crea una compañera para Adán, una mujer a la que Él llama Eva.

Ambas historias tienen grandes diferencias, y la principal es que en una el hombre y la mujer son un acto final de la creación y se dice específicamente que se los crea juntos. En la otra, el hombre aparece primero y luego aparece la mujer después de todo lo demás. Definitivamente NO se los crea juntos. Esto es obvio cuando uno lo lee, pero la mayoría del planeta (incluyéndome a mí y a la mayoría de los otros creyentes, no sólo en el creacionismo, sino también en la evolución) lo ha pasado por alto. La única respuesta real que alguna vez recibí a esto fue cuando estaba en entrenamiento inicial y uno de mis compañeros de escuadra, a quien le conté esto, simplemente dijo una y otra vez: “Creo todo lo que dice la Biblia”. Era un mantra que repetía para aprenderlo y fue lo único que podía pensar en decir.

Así que no me sorprendería si la mayoría de sus lectores no tuviera idea sobre esto. En mi juventud estudié la Biblia y esas dos historias fueron fundidas en una sola. Nos enseñaron que Dios creó a Adán y Eva durante los seis días y nunca se mencionaron las contradicciones, mucho menos se las explicó. Pero si se halla usted en una discusión con alguien que aboga por el creacionismo o el diseño inteligente, traiga esto a colación y observe la expresión vacua que les aparece en el rostro.

Estas dos relatos tan diferentes aparecen en Génesis 1 y Génesis 2. Lo que me fascina es que sólo una de esas historias puede ser cierta, y la única otra posibilidad es que quizá ninguna de ellas lo sea. Y si son ustedes curiosos, busquen también los dos relatos bastante diferentes de Noé y el Diluvio…

http://www.sindioses.org/randi/randi20050916.html

Diluvio universal

Diluvio universal

El Diluvio por Gustave Doré.

El Diluvio por Gustave Doré.

Diluvio universal, es el nombre con que se conoce un acontecimiento narrado en el Génesis, primer libro de la Biblia, sobre la historia de Noé y el castigo enviado por Dios.

Igualmente se utiliza la expresión diluvio universal para referirse a la creencia de un gran diluvio que afectó al planeta en la antigüedad. La aceptación de esta historia bíblica como realidad varía entre diferentes grupos, desde aquellos que aceptan toda la historia literalmente, hasta los que la ven como una alegoría, pasando por quienes piensan que puede existir alguna base histórica que dio origen al mito.

La historia del diluvio en el judaísmo y cristianismo

En la tradición judeo-cristiana, el diluvio es narrado en el Génesis, donde se cuenta cómo Noé construyó un arca en la que salvó a su familia y a una pareja de animales de cada especie, siendo los únicos sobrevivientes en todo el mundo.

Véase también: Arca de Noé

El diluvio en otros textos judeo-cristianos

Igualmente otros textos judeo-cristianos considerados apócrifos, tales como el Libro de Enoc, se muestra que la historia del diluvio no solo fue un castigo hacia los hombres que obraron mal; sino principalmente en contra de un grupo de ángeles llamados vigilantes, y los hijos gigantes de estos llamados nephilim. Estos seres según estos textos habrían sido los causantes de un gran daño y desequilibrio entre los hombres, por lo cual Dios habría decidido castigarlos y limpiar la tierra del mal producido por ellos; mandando este diluvio.

De esta forma así se unirían las historia de estos seres nombrados en el génesis 6 con el diluvio que comienza en el génesis 7 (ver (Génesis 6:1-4)). Esta versión del diluvio bíblico, se vería apoyada por un pasaje de la Biblia en el Libro de la Sabiduría (un libro Deuterocanónico), que cuenta que al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (el Arca); y en ella estuvo la semilla de una nueva humanidad (Sabiduría 4:6).

Análisis del texto del diluvio bíblico

British Library Add. MS. 4,707

Rollo de Torah, abierto en el Éxodo: British Library Add. MS. 4,707

Según algunas hipótesis, los cinco libros del Pentateuco —Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio— fueron editados conjuntamente en el siglo V antes de Cristo de cuatro fuentes independientes. La narración del Arca se cree que fue hecha a partir de la fuente sacerdotal y de la Yavista. La Yavista es la más antigua de las dos, redactada en el reino de Judá de textos y tradiciones incluso más antiguas, poco después de la separación de Judá de Israel en el 920 antes de Cristo. La narración yavista es mucho más simple que la historia sacerdotal: Dios envía su diluvio (por 40 días), Noé y su familia y los animales se salvan (siete de cada animal limpio), Noé erige un altar y hace sacrificios, y Dios decide que nunca más matará a los seres vivientes. La fuente Yavista no menciona un pacto entre Yahveh y Noé.

Se cree que el texto sacerdotal ha sido redactado en algún momento entre la caída del reino norteño de Israel en el 722 antes de Cristo y la caída del reino sureño de Judá, alrededor del 586 antes de Cristo. El material de fuente sacerdotal contiene muchos más detalles que la Yavista— por ejemplo, las instrucciones para la construcción del Arca, y la cronología detallada— y también suministra el centro teológico vital de la historia, el pacto entre Dios y Noé en Gen 9:1–17, que introduce el método peculiarmente judío del ritual del sacrificio, y que forma el quid pro quo para la promesa de Dios de no destruir al mundo otra vez. Es la fuente sacerdotal la que nos da el cuervo (la Yavista tiene la paloma) y el arcoiris, y la que introduce las cataratas del cielo (la Yavista simplemente dice que llovió). Como la fuente Yavista, el autor del texto sacerdotal (que se cree habría sido un sólo autor, un miembro del sacerdocio Aaraonita de Jerusalén) habría tenido acceso los textos y tradiciones antiguos y que ahora están perdidos.

El tema de la historia del Arca, de la ira de Dios por la maldad del hombre, su decisión de embarcarse en una terrible venganza y su posterior arrepentimiento, son típicos de autor o autores Yavistas, quienes tratan a Dios como una figura humana que aparece en persona en la narración bíblica. En contraste, la fuente Sacerdotal, normalmente presenta a Dios como distante e inaccesible, excepto a través del sacerdocio Aaronita. Así, por ejemplo, la fuente Yavista requiere siete de cada animal limpio para permitir los sacrificios de Noé, mientras que la fuente sacerdotal reduce esto a una simple pareja, ya que no se pueden hacer sacrificios bajo las reglas sacerdotales hasta que se crea el primer sacerdote (Aarón) en los tiempos del Éxodo.

La historia del diluvio en Mesopotamia

Muchos autores coinciden en que la versión del diluvio recogida en el Génesis (el primer libro de la Biblia) se basarían directamente en los textos del siglo XVIII a. C. de la literatura de Mesopotamia, conocido como la historia de Uta-na-pistim (dentro del Poema de Gilgamesh). Esto ya que se observa una relación obvia al comparar los pasajes del mito de Uta-na-pistim con los del diluvio judeocristiano, a veces hasta textual, teniendo en cuenta que los pueblos hebreos en su mayoría tuvieron contacto con Mesopotamia y su cultura. Sin embargo solo los relatos bíblicos nos permiten ubicar fechas y lugares exactos.

Básicamente el texto mesopotámico relata lo siguiente: Enlil decide destruir a la humanidad porque le resultan molestos y ruidosos. Ea advierte a Uta-na-pistim para que construya un barco. El barco se deberá llenar de animales y semillas. Llega el día del diluvio y toda la humanidad, excepto Uta-na-pistim y sus acompañantes, perece. Uta-na-pistim se da cuenta de que las aguas bajan y suelta un ave (no se sabe si una paloma, un cuervo o una golondrina). Uta-na-pistim hace una ofrenda a los dioses y éstos quedan satisfechos por el sacrificio. Un relato muy similar es narrado en tabletas sumerias muy antiguas de la ciudad de Ur, en las cuáles el protagonista a quién Enki/Ea, previene del diluvio es Ziusudra. Lo mismo podemos ver en un relato de origen acadio, titulado Atrahasis, poema épico que relata desde la creación hasta el diluvio.

Estudio científico sobre el diluvio del génesis bíblico-mesopotámico

Aunque la mayor parte de las opiniones referentes al diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, se inclinen a pensar que tiene un origen mítico; el estudio científico no está totalmente de acuerdo de que absolutamente todos los aspectos del mito no sean reales.

En este sentido, los registros bíblicos son el único registro que especifica lugares y periodos bien definidos que se pueden utilizar para un análisis científico. Un ejemplo de ello es que según la historia descrita en la bíblia, la zona donde se ha posado el arca de Noé, habría sido el monte Ararat; el cual queda en Turquía y presenta dos picos elevados. Sin embargo, hay que tener en consideración de que la geología y otras ciencias han “descartado” que haya ocurrido un diluvio o inundación mundial que haya abarcado todo el planeta. Aun si, el mito del diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, si permite postular cientificamente que haya sucedido un posible diluvio o inundación, pero ocurrido solo en una zona geográfica específica del planeta.

Debido a ello hay varias hipótesis que, en efecto indican que en un período temprano de la existencia del ser humano, cuando ya existía el lenguaje; sucedió posiblemente alguna clase de catástrofe natural que se puede asociar a una inundación o diluvio que aunque no abarcó todo el planeta, sí pudo haber sido el origen del mito. De este modo en este tipo de hipótesis se podría incluir:

  • La propuesta por los geólogos William Ryan y Walter Pitman, de la Universidad de Columbia, sobre la inundación del mar Negro, que durante la última era glacial puede haber sido un lago de agua dulce cuyo nivel bajó considerablemente. Al terminar la era glacial, con el aumento del nivel de los océanos, la estrecha franja de tierra que lo separaba del mar Mediterráneo se habría erosionado causando una inundación catastrófica en toda la cuenca del mar Negro, que habría aumentado su nivel e inundado grandes extensiones de superficie en tal vez unas pocas semanas. Existen pruebas convincentes de que esta inundación del mar Negro sí ocurrió, pero el que sea el recuerdo de este hecho el que dio origen a las historias del Diluvio es mucho más incierto y controvertido.
  • Las hipótesis que asocian este mito a las crecidas de los ríos en los que se desarrollaron las primeras civilizaciones y el recuerdo que las crecidas de tipo catastrófico debieron dejar en las primeras comunidades urbanas del Tigris y el Éufrates. En este sentido existe una amplia tradición local; aunque al igual que la hipótesis del mar negro; asociar estas hipotesis con el diluvio del génesis bíblico-mesopotámico, es un hecho también incierto.

Otras historias sobre diluvios universales

La historia sobre el diluvio bíblico, o su versión de Mesopotamia no son las únicas historias sobre esta temática. Así, igualmente existen otras historias de diluvios en otras culturas del mundo. Sin embargo, hay que tener en consideración que “no existen pruebas” de que realmente estén relacionadas o que correspondan al mismo fenómeno, como sucede con la versión de Noé y la de Uta-na-pistim.

Estas historias son las siguientes:

Hindú

Artículo principal: Manu

En las Escrituras védicas de la India encontramos a un rey llamado Svayambhuva Manu, que fue avisado del diluvio por una encarnación de Visnú en forma de un gigantesco pez (Matsya Avatar). Matsya arrastró el barco de Manu y lo salvó de la destrucción. La historia del diluvio hindú fue mucho más devastador, ya que el agua no provenía de las nubes de este planeta, sino que se trataba de una creciente del océano que se encuentra en el fondo del universo.

En la mitología griega

Artículo principal: Deucalión

La mitología griega relata la historia de un gran diluvio producido por Poseidón, quien por orden de Zeus había decidido poner fin a la existencia humana, por haber aceptado el fuego, que Prometeo había robado del Monte Olimpo. Deucalión y su esposa Pirra, fueron los únicos supervivientes. Prometeo le dijo a su hijo Deucalión, que construyese un arca en la que introdujera una pareja de cada animal, de forma análoga a la historia bíblica, y así sobrevivieron.

Al terminar el diluvio, y una vez que se secó la tierra y las aguas retrocedieron al mar; el arca de Deucalión se posó sobre el monte Parnaso, en donde estaba el oráculo de Temis (Apolo aun no nacía). Deucalión y Pirra entraron en el templo, para que el oráculo les dijera qué debían hacer para volver a poblar la Tierra, y la diosa solo les dijo: “Vuélvanse hacia atrás y arrojen los huesos de su madre.” Deucalión y su mujer, adivinaron que el oráculo se refería a las rocas. De esa forma, las piedras arrojadas por Deucalión se convirtieron en hombres, y las arrojadas por Pirra en ninfas o diosas menores, por que aún no se había creado a la mujer.

Mapuche

Artículo principal: Trentren Vilu y Caicai Vilu

En las tradiciones del pueblo amerindio mapuche, igualmente existe una leyenda sobre la inundación del hogar de este pueblo o del planeta al luchar entre sí dos serpientes, llamadas Tenten Vilu y Caicai Vilu.

Pascuense

Artículo principal: Hiva

La tradición del pueblo de Isla de Pascua dice que sus ancestros llegaron a la isla escapando de la inundación de un mítico continente o isla llamada Hiva.

Maya

Artículo principal: Huracán

En la mitología del pueblo mayas se relata la existencia de un diluvio enviado por el dios Huracán.

Azteca

Artículo principal: Chalchitlicue

En el manuscrito azteca denominado como Códice Borgia (Códice Vaticano), se recoge la historia del mundo dividido en edades, de las cuales la última terminó con un gran diluvio a manos de la diosa Chalchitlicue.

Inca

En mitología del inca, Viracocha destruyó los gigantes con una gran inundación, y dos personas repoblaron la tierra(Manco Capac y Mama Ocllo). Únicamente, sobrevivieron en cuevas selladas.

Uros

En el lago Titicaca, donde habita un grupo de indigenas conocidos por el nombre de uros o urus. Existe una leyenda local que dice que después del diluvio universal, fue en el lago Titicaca donde se vieron los primeros rayos del Sol.

Moussaye

En la nación africana de Chad, la tribu moussaye en su mitología cuenta la historia de que una vez una familia vivía en un lugar remoto, y que cierto día, la madre quiso preparar una comida opípara para su familia; así que tomó el mortero con su majador para moler el grano y hacerlo harina. (En aquel tiempo el cielo estaba mucho más cerca que ahora. En efecto, si se alargaba la mano, podía tocarse.) Majó el grano con todas sus fuerzas; sí, machacó el mijo y lo hizo pronto harina. Pero al moler, la mujer se descuidó y alzó el majador tan alto que hizo un agujero en el cielo. En el acto empezó a caer a la tierra mucha agua. No era una lluvia normal. Llovió por siete días y siete noches hasta que toda la tierra quedó anegada. Conforme caía la lluvia, el cielo se iba levantando, hasta que llegó a la altura inalcanzable que ahora tiene. Desde entonces perdimos el privilegio de tocar el cielo con la mano.

Véase también

Enlaces relacionados

¿Dice la Biblia que los Insectos tienen cuatro patas?

¿Dice la Biblia que los Insectos tienen cuatro patas?

ver Insectos

«Hay varios versículos que son traducidos en nuestras Biblias castellanas para implicar que los Insectos tienen cuatro piernas. En realidad, la palabra hebrea sherets, traducida como “insecto” no es casi tan específica como implicaría el término “insecto”. La palabra realmente se refiere al avance lento o a criaturas nadadoras que tienden a enjambrar juntas. Por ejemplo, en Génesis, sherets se refiere a las criaturas de mar que enjambran.


Abraham Afirmado

Abraham Afirmado

por Alden Bass

Sacrificio de Isaac.Laurent de LaHire (1650). En el Museo de Bellas Artes de Nueva Orleans.

Sacrificio de Isaac.Laurent de LaHire (1650). En el Museo de Bellas Artes de Nueva Orleans.

Parece que algunos en nuestra sociedad no están contentos con la muerte de Dios; ellos también quieren matar a cualquiera que esté relacionado a la narración bíblica. Cada persona en la Biblia es examinada y criticada, y su misma existencia es puesta en duda. Todo desde Adán hasta el Señor mismo ha sido cuestionado y en un punto declarado mítico, ficticio o alegórico. De estos personajes puestos en duda en la obra divina, tal vez ninguno tiene una influencia tan grande en el mundo hoy en día como el patriarca Abraham. Los musulmanes, judíos y cristianos le respetan como el “padre de la fe”—el hombre que encontró y siguió al Único Dios Verdadero, El Shadai, el Todopoderoso. Más de tres billones de creyentes miran a Abraham como un ejemplo de fe y obediencia, aunque es de estos mismos campamentos que muchas dudas surgen.

Publicado originalmente en 1999 en la revista Ha’aretz y luego reimpreso en el Biblical Archaeological Review (Examen Arqueológico Bíblico), un artículo escrito por un profesor judío de la Universidad de Tel Aviv busca socavar la fe bíblica al negar la historicidad de los patriarcas. El ataque es ingeniosamente disfrazado como ciencia pura, pero en verdad es solamente arrogancia académica. El profesor Herzog expresa en el artículo su frustración de que su gente (los judíos) rechaza aceptar sus conclusiones “científicas”. El rechazo no es sorprendente, considerando que el profesor intentaba destruir 4,000 años de historia judía (y cristiana). Note el resumen introductorio del artículo:

Después de 70 años de excavaciones intensas en la Tierra de Israel, los arqueólogos han averiguado que: Las acciones de los patriarcas son historias legendarias, nosotros no estuvimos en Egipto, ni hicimos algún éxodo, ni conquistamos la tierra. Tampoco existe alguna mención al imperio de David y Salomón (Herzog, 1999).

Aunque falta la evidencia directa de la existencia del patriarca, los detalles circunstanciales de la narración bíblica han sido adecuadamente corroborados con los hechos históricos. Según la cronología bíblica, Abraham vivió alrededor del 2000 a.C. Él fue engendrado por Taré en la ciudad de Ur de los caldeos (Génesis 11:31), y migró a la tierra de Canaán por mandato de Dios (Génesis 12:1). En efecto, la ciudad de Ur floreció alrededor del 2000 a.C., y fue un centro de riqueza y aprendizaje muy conocido (Free, 1992, p. 46). Los vecinos de Abraham hubieran sido adoradores de ídolos, inclinándose delante de Nanna la diosa de la Luna, así como el texto indica (Génesis 31:19). Después de instalarse en Canaán, el sobrino de Abraham, Lot, fue capturado por los reyes mesopotámicos (Génesis 14). Aunque la historia no nos dice nada específicamente acerca de los reyes, sus nombres fueron comunes durante ese periodo de tiempo (Free, p. 52), y su invasión a Palestina puede ser razonablemente atribuida a una búsqueda de cobre en los grandes depósitos de Palestina (Hoerth, 1998, p. 96).

Hasta ahora el descubrimiento más interesante que da crédito a la historia patriarcal es las tablillas de Nuzu, descubiertas entre 1925 y 1941. Cuando Abraham y Sara se dieron cuenta que eran estériles y no podían producir descendencia, Abraham adoptó a su esclavo, Eliezer de Damasco (Génesis 15:2). Esta fue una práctica común de las parejas sin hijos en el Oriente Medio antiguo. Por la misma razón, Sara animó a su esposo a tomar a su sierva, Agar, como una esposa, para que él produjera descendencia. Aunque Dios no aprobó este arreglo, esta fue una práctica estándar de acuerdo a los documentos de Nuzu (Unger, 1973, p. 122). William F. Albright, el arqueólogo famoso de las tierras bíblicas, remarcó:

Ahora está llegando a ser cada vez más claro que las tradiciones de la Era Patriarcal, preservadas en el libro de Génesis, reflejan con exactitud remarcable las condiciones reales de la Edad Media del Bronce, y especialmente del periodo entre 1800 y 1500 a.C. (como citado en Unger, p. 121).

Por ende, a pesar de la ausencia del nombre de Abraham, la arqueología sí confirma la fiabilidad del texto bíblico.

No solo existe evidencia suficiente para la narración bíblica en el registro arqueológico, sino la historia también nos cuenta que una y otra vez, la Biblia ha sido vindicada. No fue sino hasta 1876 que una referencia a la nación hitita fue descubierta fuera de la Biblia; asimismo, el nombre del Rey David había tenido solamente mención sagrada hasta 1923. En respuesta al ataque de Herzog, Hershel Shanks sugirió que la evidencia arqueológica que ahora poseemos es “minuciosamente comparada con lo que no sabemos, y esto está sujeto a cambiar mañana” (Shanks, 1999). Una y otra vez, la Biblia es insultada, sin embargo el hecho de que ésta continúe saliendo victoriosa sobre sus enemigos es un testimonio de su origen divino. Pareciera que los enemigos de la Biblia finalmente entendieran esto y se diesen por vencidos, pero la historia también nos cuenta que esto no será el caso. Por tanto, continuemos mirando más allá de las acusaciones superficiales, y pongamos nuestra fe en Dios y en los hechos, no en las opiniones de la arqueología.

REFERENCIAS
  • Free, Joseph (1992), Archaeology and Bible History (Grand Rapids: Zondervan).
  • Herzog, Ze’ev (1999) “Deconstructing the Walls of Jericho” [En-línea], URL: http://www.bib-arch.org/bswbBreakingIllSpecial1.html.
  • Hoerth, Alfred (1998), Archaeology and the Old Testament (Grand Rapids: Baker).
  • Shanks, Hershel (1999), “Herzog’s Attacks on the Bible Unjustified” [En-línea], URL: http://www.bib-arch.org/bswbBreakingIllSpecial2.html.
  • Unger, Merrill (1973), Archaeology and the Old Testament (Grand Rapids: Zondervan).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558

http://www.apologeticspress.org

http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/710

ANIMALES LIMPIOS E IMPUROS. Lev. 11

ANIMALES LIMPIOS E IMPUROS.

Levítico 11

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis. Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo. También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo. Asimismo la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda. También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo. De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos. Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación. Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos. Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación. Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor, el gallinazo, el milano según su especie; todo cuervo según su especie; el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie; el búho, el somormujo, el ibis, el calamón, el pelícano, el buitre, la cigueña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago.Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie. Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación. Y por estas cosas seréis inmundos; cualquiera que tocare sus cuerpos muertos será inmundo hasta la noche, y cualquiera que llevare algo de sus cadáveres lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche. Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo; y cualquiera que los tocare será inmundo. Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la noche. Y el que llevare sus cadáveres, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche; los tendréis por inmundos. Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie, el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón. Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera que los tocare cuando estuvieren muertos será inmundo hasta la noche. Y todo aquello sobre que cayere algo de ellos después de muertos, será inmundo; sea cosa de madera, vestido, piel, saco, sea cualquier instrumento con que se trabaja, será metido en agua, y quedará inmundo hasta la noche; entonces quedará limpio. Toda vasija de barro dentro de la cual cayere alguno de ellos será inmunda, así como todo lo que estuviere en ella, y quebraréis la vasija. Todo alimento que se come, sobre el cual cayere el agua de tales vasijas, será inmundo; y toda bebida que hubiere en esas vasijas será inmunda. Todo aquello sobre que cayere algo del cadáver de ellos será inmundo; el horno u hornillos se derribarán; son inmundos, y por inmundos los tendréis. Con todo, la fuente y la cisterna donde se recogen aguas serán limpias; mas lo que hubiere tocado en los cadáveres será inmundo. Y si cayere algo de los cadáveres sobre alguna semilla que se haya de sembrar, será limpia. Mas si se hubiere puesto agua en la semilla, y cayere algo de los cadáveres sobre ella, la tendréis por inmunda. Y si algún animal que tuviereis para comer muriere, el que tocare su cadáver será inmundo hasta la noche. Y el que comiere del cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche; asimismo el que sacare el cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche. Y todo reptil que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá. Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más patas, de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación. No hagáis abominables vuestras personas con ningún animal que se arrastra, ni os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos. Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo;(A) así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra. Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo. Esta es la ley acerca de las bestias, y las aves, y todo ser viviente que se mueve en las aguas, y todo animal que se arrastra sobre la tierra, para hacer diferencia entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer. ” (Levítico 11 RV 1960)

ANIMALES DE LA BIBLIA.

«Tanto las vss. cast. antiguas como las modernas mencionan una gran variedad de nombres de animales. En las más antiguas, la falta de un conocimiento preciso de la fauna palestina era la causa principal de la falta de exactitud, y no es de sorprender que los traductores se valieran de los nmombres de las especies europeas con las que estaban familiarizadas. El estudio sistemático de la vida animal no comenzó sino en el siglo xix, y anteriormente era usual asignarles nombres únicamente a los animales más conocidos o a los que tuvieran alguna importancia práctica.
Por ello los animales que se asemejaban entre sí en su apariencia general, o por el uso que podía dárseles, llevaban el mismo nombre o nombres similares. Estos principios generales se aplican a la vida animal en su totalidad. Generalmente no resulta muy difícil identificar a los animales que se mencionan varias veces en contextos vanados que pueden ofrecer algún indicio, pero la trad. de muchos nombres que se . encuentran únicamente en las diversas listas de Lv y Dt. siempre resultará difícil. En las vss. publicadas con posterioridad a 1900 se han rectificado algunos de ios errores anteriores, pero existe falta de uniformidad tanto en una misma versión como el comparar versiones entre sí, y la mayoría de ellas incluye algunas traducciones extrañas. No todos estos nombres, algunos de los cuales ya son obsoletos o no resultan claros, se mencionan a continuación, pero la mayoría de ellos está incluida. Se verá que hay dos secciones principales: los animales salvajes que generalmente forman parte del contexto incidental, y los animales domésticos que constituían parte integrante de la vida diaria, Esta última sección es la más importante y aparece primero.»[0]

«Los animales, tanto salvajes como domésticos, aparecen frecuentemente en las páginas de la Biblia. Había animales puros e impuros y se los conocía por las clasificaciones detalladas de la ley de Moisés y que cada israelita ciertamente conocía bien. El ganado, especialmente, era cosa de la vida diaria del pueblo hebreo. Antes de la invención de la moneda la riqueza se medía por la cantidad de rebaños que se poseían. Abraham tenía tantos rebaños que entró en dificultades con su pariente Lot por el control de los pastos (Gn. 16:6) Ya cuando el pueblo de Dios estaba establecido en la tierra de Canaán cada familia tenía una porción de terreno en la cual apacentar los animales. Un hombre justo se preocupaba por la vida de sus animales» (Pr. 12:10)[1]

[2] Dios quería enseñar al pueblo a discernir entre lo santo y lo profano, entre lo limpio y lo impuro. Empleaba las cosas materiales para enseñar verdades morales y espirituales. Hay pensamientos, palabras y actos que hacen inmundo al creyente. El cuerpo es el templo del Espíritu Santo y no debe ser contaminado físicamente con vicios ni hecho impuro por la inmoralidad. “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor y no toquéis lo inmundo y yo os recibiré” (2 Cor.6:17) creyentes pueden discernir entre el bien y el mal por medio de la Palabra de Dios (Heb. 5:14).

Dios quería conservar la salud de su pueblo: Las leyes de la purificación tenían también el fin de hacer más higiénica la vida de los israelitas para así protegerlos de las enfermedades C. O. Gillis dice que estas leyes tienen su paralelo en nuestras modernas costumbres higiénicas”.[3] Antes del siglo XX, la humanidad no sabía nada de gérmenes ni de parásitos ni del contagio de enfermedades. En general, la clasificación de los animales dada en Levítico concuerda con lo que ha descubierto In ciencia moderna en cuanto a cuáles son buenos para comer.

Días formuló reglas con motivaciones para proteger la salud de su pueblo. Demuestra así su solicitud por todos los aspectos de nuestra persona, tanto del espíritu como del cuerpo (ver 2 Juan 2).

1. La clasificación de los animales según criterios de salud:

Existe una relación entre la salud del cuerpo y la del alma. Lo que produce enfermedad y muerte es impuro y Dios lo prohíbe en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, se prohíbe carne porcina, la cual muchas veces contiene parásitos que invaden el cuerpo humano si no se cuece bien.

Israel podía comer:

a) Animales de pezuña partida que rumian: vaca, oveja, ciervo, etc. Todavía esta clase de animales brinda la mayor fuente de carne comestible. Ciertos animales mamíferos de carne sana quedan excluidos según esta regla, pero una clasificación general habrá sido más práctica y segura que un índice de todos los animales. Los israelitas no debían comer carne de cerdo.

Este animal se alimenta de carroña, transmite enfermedades y a veces tiene parásitos. También se les prohibía comer animales carnívoros; estos provocan infecciones, sobre todo en los climas cálidos donde pronto se pudre la carne. Los reptiles y los ratones son repugnantes y hasta hoy no se consideran comestibles.

b) Animales acuáticos que tienen aletas y escamas también se podía comer. Por regla general la carne de los peces es sana, pero los animales que no tienen aletas ni escamas, tales como las ranas, las anguilas y los mariscos, producen a veces desórdenes gástricos.

c) Aves que no se encuentran en la lista de los animales prohibidos eran aceptables. Es evidente la razón por la cual se prohíben algunas: por ser carnívoras o por alimentarse de basura.

d) Insectos de cuatro clases de la familia de las langostas estaban permitidos. Estos comen sólo vegetación y contienen mucha proteína, por lo tanto se consideraban buenos y hasta hoy lo son en el Medio Oriente.

Así también el contacto con cuerpos de animales muerto contaminaba al israelita porque amenazaba su salud.

2. El significado de estas leyes para el cristiano:

Puesto que Cristo nos liberó de la ley ceremonial del antiguo pacto y estamos bajo el nuevo pacto, no nos vemos obligados a cumplir las reglas levíticas (Col. 2:13-16; 20-23). “Todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse si se toma con acción del gracias” (1 Tim. 4:4). Muchos creyentes sin embargo se abstienen de ingerir animal ahogado, o sea muerto por asfixia, y también sangre, pues la sangre simboliza el medio de nuestra expiación (Lev. 17:11; Hch. 15:19).

Las costumbres de los animales, en ciertos casos tienen similitud con aquellas conductas humanas que la Biblia condena, ¿Qué vicios o costumbres malas son semejantes a la manera de vivir de animales tales como los reptiles, las fieras de presa, y las aves de rapiña?

3.La clasificación de los animales por Moisés [4]

Moisés hace una simple clasificación de los animales en cuatro categorías, basándose únicamente en su sistema de locomoción:

1.Cuadrúpedos:Todos los cuadrúpedos terrestres, exceptuando aquellos cuyas patas no les dan la suficiente altura y parece que arrastran, como el lagarto y el cocodrilo.
2.Aves: Todos los animales que poseen a las, incluidos los insectos alados.
3.Peces: Cuantos animales nadan cual agua, entre ellos los cetáceos.
4.Reptiles: Todos los reptiles y los animales que, sin serlo, parecen que se arrastran como ratones, topos, etc.

AVE en la Biblia [5]

«(Pájaro).En la Biblia se usa el término ave para designar a las de rapiña en Gn 15.11; Job 28.7; Is 18.6; a las de corral en Neh 5.18; 1 R 4.23; y a los pájaros en general en Gn 1.20; Lc 12.24.

Moisés dividió las aves en limpias e inmundas, usando como criterio el tipo de alimentación de cada una: a las aves rapaces que se alimentan de carroña o de presas vivas las declaró inmundas; no se podían comer ni presentar en los sacrificios. Por eso figuran en la visión de Pedro en Jope (Hch 10.11–14).

Dios Pagano Horus

El dios pagano Horus de los antiguos egipcios lo representaban como un halcón, un pájaro común del Cercano Oriente antiguo.

La lista de aves inmundas se encuentra en Lv 11.13–19 y Dt 14.1120. Las tórtolas, los palominos y quizás alguna otra especie fueron prescritos en la Ley de Moisés como aptos para el holocausto (Lv 5.7–10; 14.4–7; Lc 2.24), provisión que permitía a los pobres cumplir con el ritual.

Algunas características propias de las aves se mencionan en la Biblia: sus migraciones (Pr 27.8; Jer 8.7); su aguda visión (Job 28.7, 21), su canto (Ec 12.4; Cnt 2.12), etc. La caza de las aves se presta para ilustrar verdades abstractas (Sal 124.7; Pr 6.5; 7.23; Ec 9.12).

Con las costumbres de las aves se ilustran las más variadas circunstancias de la vida humana y de la fe: la felicidad de estar en la casa de Dios, Sal 84.3; la seguridad del creyente, Sal 11.1; la providencia de Dios, Mt 6.26; Lc 12.6, 7; la obra de Satanás, Mt 13.4, 19;»

Fuentes

[0] Nuevo Diccionario Bíblico, Primera Edición (Basada en la 2da. edic. inglesa del New Bible Dictionary,1982),Ediciones Certeza,1a ed. en español 1991,p.60

[1] Vila-Scuain, Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado ,Edit. Clie,España, 1980,p.60

[2] Pablo Hoff ,El Pentateuco,p. 186-188, edit. vida.15ª impresión 1993

[3] Carroll O: Gillis,Historia y Literatura de la biblia,Tomo I,1954,p.232, citado en El Pentateuco,op. cit, p. 187

[4] Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado ,op. cit.,p.60

[5] Nelson, Wilton M.,(Ave). Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.

Mas ellos habían pensado hacerme mal

Mas ellos habían pensado hacerme mal

“Ven y reunámonos en alguna de las aldeas en el campo de Ono. Mas ellos habían pensado hacerme mal.”1

Cuando Nehemías y los israelíes había casi terminado de reconstruir las paredes de Jerusalén varios siglos después de Cristo, los enemigos se oponían a sus progresos y buscaron al manera de engaña a Nehemías para deshacerse de él. Ellos trataron de alejarlo de su trabajo y lo invitaron a reunirse con ellos en los planos de Ono.

Pero Nehemías respondió, “¡O no!” El sabía que las historias eran prefabricadas y que ellos mentían. Y él no se dejo engañar, de otra manera lo hubieran destruido y se hubiese frustrado el trabajo de Dios. Nehemías se concentró en el trabajo que Dios le había comisionado hasta que lo terminó y las paredes fueron reconstruidas. El no permitió que lo distrajeran.

Cuando participamos en el trabajo de Dios siempre hay oposición. El enemigo ataca a cada oportunidad y usualmente en los lugares más vulnerables. El es un maestro de la traición y nosotros como Nehemías, necesitamos estar al tanto de sus artimañas. Muy seguido el enemigo llega como un ángel de luz—aparentemente como maestro y promotor de la verdad. Pero muchos cristianos sinceros han sido engañados desviados por estos oradores autoritarios con lenguas insidiosas y por líderes quienes dicen venir en el nombre del Señor.

“Tengan cuidado”—les advirtió Jesús a sus discípulos—eviten la levadura de los fariseos (falsas enseñanzas) y de los saduceo (los líderes religiosos en los días de Jesús).”2

Con el riesgo de sonar repetitivo, cuando tengan dudas, siempre oren para que Dios les revele la verdad. Y entre mas conectados estemos con nuestra verdad interna—esto es, entre más honestos seamos con nosotros mismos—será más fácil “oler” (sentir y discernir) las falsas enseñanzas de aquellos que no son honestos.

Así que, estén atentos y cuídense de las personas falsas con soluciones falsas.

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, ayúdame a ser una persona honesta para que así tenga la capacidad de discernir las enseñanzas falsas y nunca me aleje de las enseñanzas verdaderas de tu Palabra, no importa que tan elocuentes o persuasivos pueden ser aquellos maestros. Gracias por escuchar y responder a mi oración. De todo corazón en el nombre de Jesús, amén.”

1. Nehemías 6:2 (NIV).
2. Mateo 16:6 (NIV).

“No es bueno comer mucha miel, ni el buscar la propia gloria es gloria”

28 de mayo

“No es bueno comer mucha miel, ni el buscar la propia gloria es gloria.” Proverbios 25:27

Hay un famoso dibujo de Disney de un oso que le encanta comer miel. Es el oso Winnie Pooh tenía una única obsesión, la miel del bosque. Todos sus amigos lo sabían y cada historia que contó Disney del oso, hacía mención siempre a lo mismo. Parece ser que es el único ser capaz de comer miel sin empalagarse.

Cualquiera de nosotros, puede comer algo de miel. Pero no demasiada. Es rica con el te o para poner sobre el pan, pero mucha miel se hace dificl de digerir. Salomón conocía las virtudes de este producto y
sabía que el uso excesivo era nocivo. Tal vez de chico se empachó con miel, y cuando fue grande, hizo esta comparación maravillosa.

La gloria es muy agradable. Tener esos 5 minutos de fama, es lo más glorioso que le puede pasar a una persona. Es la sensación de ese pibe que no lo conoce nadie, que está en el banco de suplentes y que
entra a jugar la final del mundo al minuto 40 del segundo tiempo y hace el gol de la victoria. ¡Eso es glorioso!

Pero mucha miel empalaga. Tanto como aquel que por hacer algo bueno, se la pasa publicando todo lo que hizo. Es una necesidad del ser humano el ser reconocido y premiado por sus logros. Todos deseamos
el aplauso cuando tenemos éxito y deseamos el perdón en las equivocaciones. Nos esforzamos en el trabajo, en nuestra relación con novia o amigos, en la iglesia para obtener algo de reconocimiento. Y nos gusta recibirlo.

Pero aquel que se promociona para recibir el aplauso, es como la miel en exceso. Empalaga, resulta desagradable, hace sentir mal. El sabio sabía que tarde o temprano, cada uno recibe de parte de Dios
la recompensa por sus actos. Ya lo decía su padre, el salmista David. Es Dios quien levanta la cabeza de sus siervos. Él el su gloria.

Dios no se olvida de tus actos, ni borra con el codo lo que escribe sobre tu vida. No hace falta que estés buscando el aplauso de los que te rodean. Dios te levanta. No importa la campaña de promoción
que hagan los demás, ni las críticas infundadas que recibas. No es gloria buscar tu propia gloria. Dios recompensa y dignifica.

REFLEXIÓN – Dios te da tu gloria. No empalagues.

Un gran abrazo y bendiciones

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.990 seguidores