LA IGLESIA EN CAOS (LIBRO)


LA IGLESIA EN CAOS (LIBRO)

Serie: Enseñanza. 1997

EDITADO EN TRES FOLLETOS Y UNIDOS EN ESTA PUBLICACIÓN

Mario E. Fumero

Autorizada su reproducción siempre y cuando sea parfines formativos y no lucrativos.

1997

DISEÑO PORTADA: Yuri Banegas. Impreso en Honduras: EDIGRAFIC S.

_____________________________________________________________________________________________

PROLOGO

No podemos quedarnos callados frente a la avalancha de realidades y corrientes extrañas que afectan a la iglesia del siglo XXI. Cada vez nos alejamos más del modelo bíblico, para forjar una iglesia diluida y arropada por las influencias abstractas y sincréticas de la Nueva Era y la psicología moderna. En realidad hemos perdido muchas instrucciones apostólicas, para dar paso a otras que no proceden de Dios, sino del capricho y la soberbia humana, nutrida por las influencias Satánicas prevalecientes en los últimos tiempos.

Si el apóstol Pablo nos tuviera que escribir hoy día una epístola a nuestras congregaciones no podría decir lo que le dijo a los Corintios: “Os alabo porque en todo os acordáis de mí y retenéis las enseñanzas transmitidas tal como yo os las entregué.” (1 Corintios 11:2) pues hemos perdido esta transmisión fiel de la Palabra, para diluirla en visiones, énfasis y especulaciones teológicas que nos han apartado del sentido original del cristianismo. Ser fiel a lo aprendido es mantener viva la fe pura y sana de Jesucristo: “Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.”(Filipenses 4:9).

No podemos negar que el efecto “cumulativo”[1] de la palabra ha ido desvirtuando la esencia del mensaje. ¿A qué llamamos el efecto cumulativo? A los cambios lentos que han ido sufriendo las costumbres y enfoque de la doctrina junto a las traducciones bíblicas, la cual a lo largo de la historia ha desvirtuado principios, como consecuencia de su adaptación a nuestros cambios sociales y lingüísticos, sumando a todo esto las influencias interpretativas que en cada época se le han ido dando al texto original. Cuanto más lejos (en tiempo) estamos de unas costumbres e idioma, más fácil pueden ocurrir desvirtuaciones y malos entendidos. Estos cambios son tan lentos, que se hacen imperceptibles de una generación a otra, pero a través de las centurias se convierten en grandes y catastróficas desvirtuaciones. Un ejemplo lo tenemos en nuestro propio idioma, el castellano. Esta lengua ha sufrido cambios lentos, pero tremendos, los cuales no podemos apreciar de padres a hijos, pero si leemos las obras de Cervantes, escritas en el siglo XVI (1547-1616) nos encontraríamos con un castellano que en nada se parece al nuestro, por lo que parecería otro idioma. Así ocurre con la realidad vivencial y doctrinal de la iglesia de hoy. Es necesario detenernos en nuestra carrera de adaptar la verdad a los tiempos, y poder definir ¿hasta dónde las influencias externas pueden ser aceptadas en la Iglesia de hoy?, Y acudir a una exégesis que se introduzca en la mente de los escritores bíblicos en su época, para evitar la distorsión, manipulación y apostasía, la cual nos está inundando. Este libro contiene una serie de reflexiones que vale la pena considerar y analizar a la luz de las Sagradas Escrituras. Lo diseñamos en tres partes, para que sea más fácil leerlo y obtenerlo, retomando las ideas planteadas en mis dos libros anteriores[2].Si deseamos hacer teología, y ser fieles profetas en tiempos tenebrosos, debemos defender la verdad y combatir la mentira, y proclamar con valor el mensaje Cristocentrico del evangelio. Por lo cual publicaremos dos partes más sobre el mismo tema, siendo ésta la primera de las series.

Mario E. Fumero

____________________________________________________________________________________________________________________________________

ÍNDICE

  • 1- La Iglesia frente al siglo XXI
  • 2- Teología en Crisis
  • 3- Una teología especulativa
  • 4- Una teología mal intencionada
  • 5- Una Biblia confusa
  • 6- La nueva era en la iglesia
  • 7- Volviendo a la ignorancia
  • 8- Sectas o criterio recto
  • 9- “fanatismo”
  • 10- experiencias o emociones
  • 11- “La manipulaciones religiosas”
  • 12- Rebelión contra LO malo
  • 13- “obediencia versus rebeldía
  • 14- Cuando no se planifica la enseñanza
  • 15- Improvisación o estructura
  • 16- En búsqueda de la grandeza
  • 17- Reunidos para estar
  • 18- ¿Iglesia o centro público?
  • 19- ¿Bendecidos o bendiciones?
  • 20- Dinero versus verdad
  • 21- Epílogo: Cuando el engaño domina

CLAVES DEL LIBRO

  1. RVR. Reina -Valera Revisada
  2. RV. Reina-Valera 1909
  3. V.P. Versión Popular
  4. AT Antiguo Testamento
  5. NT Nuevo Testamento

_____________________________________________________________________________________________________________________________

-1- LA IGLESIA FRENTE AL SIGLO XXI

El apóstol Pablo escribió varias epístolas para afrontar los problemas de influencias extrañas que existían dentro de las iglesias que él mismo había levantado, tanto en Corintios, como en Galacia, Colosa y Tesalónica. En las epístolas personales a Timoteo y Tito, el apóstol advierte el peligro de los “predicadores fraudulentos” (2 Cor 11:13) que trataban de llevar a la Iglesia hacia ideas impregnadas de gnosticismo y filosofías huecas, que ponían en peligro la salud de los discípulos. Es por ello que expone en 2 de Corintios 2:17:“Porque no somos, como muchos, traficantes de la palabra de Dios; más bien, con sinceridad y como de parte de Dios, hablamos delante de Dios en Cristo” (2 Corintios 2:17 RVA). Notemos la expresión “traficantes de la palabra” que en la versión del 1909 se traduce como “mercaderes falsos”, y en la versión del 1960 usa el término “medran, falsificando”. Todas estas comparaciones establecen un criterio en el cual muestra que muchos tomarán la Palabra como “negocio”, para adaptarla a los intereses personales, y predicarán así un evangelio diluido (descafeinado) de la sana, pura y dura verdad de Cristo. En el capítulo 4 del mismo libro se repite, de forma enfática, una advertencia parecida; “Antes bien, renunciamos a lo oculto o vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterandola palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad, recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.” (2 Corintios 4:2 RVR). El término “astucia”complementada con la expresión “adulteración” muestra una realidad presente en la iglesia de Corintio. Mientras entre los Gálatas habían aparecido mensajeros con revelaciones que distaban mucho ser de Dios, a grado tal, que algunos habían caído en el engaño de aquellos que presentaban a otro “cristo”, diferente al predicado por los apóstoles, ver Gálatas 1:6-9.

Afirmar que estamos yendo a un caos en el quehacer de la iglesia suena un poco exagerado, o quizás catastrófico, pero no es para menos. Si observamos la realidad del acontecer mundial, y después ponemos nuestra vista en las Sagradas Escrituras, descubriremos la realidad de los tiempos. No podemos tapar el sol con un dedo, y decir que hay “buenos tiempos” para el cristianismo, sería caer en una ingenua utopía, porque la realidad es que muchas iglesias y predicadores, sin darse cuenta, están amenazados por serios peligros que pueden hacer daño a la “Sana Palabra de Dios”, ya que si los apóstoles confrontaron este problema en la etapa inicial de la Iglesia, ¿Cuánto más nosotros?, que estamos viviendo los tiempos finales, en donde la apostasía, anunciada por Cristo y los apóstoles formaría parte de las señales proféticas de los últimos tiempos.

Estamos siendo atacados por todos los frentes, y creo que el futuro del cristianismo es sombrío, a menos que pongamos nuestra mirada en la escatología bíblica. De ello dice Charles Colson: “Somos participantes en la guerra de los mundos [3] . El problema está en que no entendemos al enemigo ni mantenemos bien nuestra posición. En el mismo momento que somos atacados desde todos los ángulos por fuerzas enemigas poderosas, la iglesia está en su punto más débil” [4] .

LOS PELIGROS ACTUALES

Tratar de definir los peligros que tenemos, es una ardua labor, pero deseo complementar lo expresado en mi último libro “Estrategias Satánicas Contra el Cristianismo”[5]con algunas ideas que revelan como estamos caminando a un caos eclesiástico, sin que nadie haga algo para evitarlo. Deseo enumerar brevemente los peligros más inmediatos que amenazan a la iglesia, y tomar conciencia de los mismos, para adoptar las medidas preventivas o correctivas necesarias.

1- LAS INFLUENCIAS DE LA NUEVA ERA:

La Nueva Era ha inundado todas las áreas de la vida social del mundo. Está presente en las películas de cine, en la televisión, por medio de la exaltación del “poder mental”, comunicación con los muertos, extraterrestres, fenómenos psíquicos etc. En los dibujos animados tenemos que en las últimas producciones de Walt Disney aparece en “Pocahontas” la comunicación con los espíritus de los muertos y de la naturaleza. En “el rey león”, un mono practica el yoga y la comunicación con los espíritus, etc… en el área de la medicina se añaden las teorías de los campos magnéticos, la ley del yin y el yan, el poder mental para curar, etc. En la música se entreteje el sonido con el ruido da la naturaleza y animales, para producir el relajamiento y llevar a una “meditación trascendental”. La Nueva Era estuvo presente en el Cristianismo primitivo como una amenaza[6] latente, pero hoy se introduce alarmantemente en la iglesia con conceptos tales como “positivismo mental”, que viene del poder de la mente, presente en series de películas tales como la trilogía de “Las Guerras de las Galaxias”. En la visualización y la canalización la Nueva Era tiene una de sus metodologías preferidas, y se practica en escuelas y universidades. Estas se filtran en el cristianismo con conceptos de “mira lo que deseas, y tómalo”, así como en buscar y cazar demonios por todas partes. También está presente en la meditación acompañada de desconexión, y en la proclamación de que “somos dioses”, un punto que merece mucho estudio a nivel teológico. La idea de “ser dioses”, que ha invadido incluso a la teología liberal y de prosperidad,[7] nace del concepto gnóstico de que todo lo creado es imperfecto, el mundo es malo, e incluso el cuerpo físico es malo. Para alcanzar la perfección y el poder, debemos entrar dentro de nosotros, en el conocimiento “gnosis”, por medio de lo cual entramos en contacto con un mundo cósmico superior al material, de manera que en el interior y en el conocimiento está todo el poder, siendo dioses que pueden dominar lo material y el mundo espiritual, creándose una cosmovisión ajena a la realidad bíblica, y en donde cabe de todo; hinduismo, espiritismo, teorías extraterrestres, taoísmo, confucionismo, animismo, fetichismo etc. Su base mayor es la astrología, de donde establecen las reglas para determinar el futuro, afirmando que vivimos en la “era de acuario”.

2- EL ABUSO DE LA AUTORIDAD:

Nuestro mundo se distingue por muchos tipos de abusos; abuso de la mujer, abuso sexual, abuso del menor y entre ellos está el abuso espiritual o la “tiranía de los santos”. Cuando el hombre se convierte en un “iluminado” o “jefe carismático” de un grupo, y le siguen sus adeptos ciegamente, el peligro de la manipulación psicológica se convierte en un mal común. Lo triste es que muchas personas, al asistir a una iglesia, son explotadas, manipuladas, e incluso anuladas en sus acciones, siendo víctimas inocentes de una autoridad espiritual que se toma los atributos de Dios. ¿Cómo podemos distinguir entre la autoridad espiritual bíblica y sana, con la autoridad espiritual manipuladora y tiránica?. Hay fórmulas bíblicas para definir la autoridad correcta e incorrecta. La clave está en que una autoridad verdadera vivirá todo lo que le demandará a los demás. Cuando la autoridad se aísla, formando en el torno suyo una argolla, y se promueve, usando los medios publicitarios a su alcance, alejándose de la masa (el pueblo) para encerrarse en su propio egoísmo, cae en la “egolatría”, por lo que comienza a vislumbrarse visos de un ser superior, cayendo en la jactancia y el concepto de una superioridad en la autoridad jerárquica.

El manipulador trata de buscar siempre superioridad; los títulos, las posiciones, y el cuidar su imagen física es vital. Carece de sencillez y humildad para aceptar otras ideas, consejos o sugerencias. Exige esfuerzos superiores a sus seguidores, que va más allá de sus posibilidades. Establecer reglas estrictas y metas elevadas, y si alguien le contradice, le falla o no se sujeta a sus “caprichos”, lo condena, juzga o recrimina, diciendo que está en rebeldía, que es un carnal, o que anda mal. Es interesante profundizar sobre este flagelo en las iglesias de hoy día, en donde muchos hermanos son manipulados a tal grado, que cuando no dan o no hacen lo que el líder dice, se les señala, condena y caen bajo un “juicio divino”, proclamado por el que manipula al grupo[8]. A veces no puede tomar decisiones propias, todo lo que hacen está controlado por el líder, o la iglesia (naciendo así las sectas). Hay un libro interesante que nos puede ayudar a profundizar este tema: “EL PODER SUTIL DEL ABUSO ESPIRITUAL”[9].

3-LA EXALTACIÓN DEL HOMBRE: “ANTROPOCENTRISMO”

Si el principio de “ser dioses” invade la teología, y sí los líderes se convierten en manipuladores de la gente, claro está que ambas cosas producen un “antropocentrismo” en las acciones eclesiásticas, surgiendo la figura del “pastor orquesta”. El hombre se convierte no en siervo, sino en líder, por lo que su presencia se hace necesaria, y los demás actúan bajo su absoluta dirección, determinando él todo lo que se debe de hacer, e incluso decir. Esto produce conceptos y actitudes que convierten a los ministros o hermanos con dones o talentos en “seres especiales”, por lo cual son alabados, exaltados y a veces “divinizados”.

Actualmente muchos cantantes del mundo, con una simple “conversión”, se han convertido en las estrellas de los púlpitos. Han forjado, con sus conciertos, metodologías y actuaciones, replicas exactas de lo que había en el mundo. Muchos parecen clones (duplicados originales) de artistas mundanos en versión “religiosa”. Esta tendencia de exaltar a los “siervos”, hace que éstos se conviertan en “Señores” o “Amos”, por lo que un grupo de fans o admiradores le siguen, buscan y defienden, incluso actuando de forma histérica o de adulación cuando están delante de ellos en el espectáculo. A veces es tan difícil diferenciar los artistas del mundo de los cristianos, que necesitamos escucharles muy bien para saber que son. Cuando el hombre se convierte en el centro del culto, cuando sus acciones son las que atraen a la gente, cuando se le alaba y se le exalta por cualquier medio, hemos introducido un tipo de idolatría peor que la de los ídolos, porque los ídolos son mudos, pero estos, con sus “palabras linsojeras”, pueden llevar a muchos al error y el engaño. En tal caso, el antropocentrismo ha desplazado a Dios como centro de la vida de la Iglesia.

4- LA EXPLOTACIÓN DE LAS EMOCIONES:Es importante entender que el ser humano es un compuesto de sentimientos y emociones, acompañado del entendimiento o el conocimiento. No podemos negar que todo lo que hacemos ambas cosas estén entrelazadas. Cuando somos impactados por algunas experiencias de la vida (sea negativa o positiva), las emociones desencadenan nuestros sentimientos. Impedir las emociones sería anular los sentimientos, y en tal caso, nos convertiríamos en seres fríos, mecánicos, más parecido a los robots. Sin embargo, las emociones pueden ser manipuladas, llevándonos a sentir cosas que no son de Dios, y que muchas veces no nacen de la Palabra o de una experiencia genuina. Tratar de explicar este tema en este espacio sería difícil, creo que este enfoque necesita una reflexión larga y específica, pero es bueno saber que Dios quiere obrar en nosotros, no por medio de una manipulación emocional, sino mediante un conocimiento de su Palabra, que nos lleva a una confrontación con nuestros pecados y defectos, para poder arrepentirnos, y después dejarle al Espíritu Santo morar en nosotros, y hacer una obra completa de adentro hacia afuera. El Espíritu comienza en nuestra mente, penetra al corazón, y por último, conmueve nuestros sentimientos y emociones. Pero estas manifestaciones no son el producto de una imposición externa de manipulación, sino de una expresión espontánea que brota del interior, del sentir y vivir a Cristo.

5- LA BÚSQUEDA DEL BIENESTAR:Y por último, el mercantilismo y el consumismo se han encargado de hacernos descender a nuestra más baja condición humana, a tal grado, que el mundo está completamente desequilibrado entre ricos y pobres, los que comen mucho y los que no comen nada, entre los que tienen más de lo que necesitan, y los que apenas solo tienen la esperanza. En la iglesia de hoy se ha exaltado tanto el tener (la codicia), triunfar, poder y conquistar en el orden material, que le hemos dado la espalda a otras virtudes cristianas, como es la humildad, la sencillez, el compromiso, la solidaridad, la negación, la pobreza, el compartir y el amor como base del quehacer. Hemos hecho una teología tan espiritual, que hemos ignorado la parte humana y la realidad social que nos rodea, pero eso sí, buscamos acentuar nuestro deseo de bienestar personal. Se habla de “salvación personal”, “evangelio personal”, “decisión personal” y olvidamos el vivir como comunidad dentro de la realidad social. ¿Por qué en vez de fabricar una teología de prosperidad y opulencia, no hacemos una teología de compromiso social con el hermano que sufre la miseria y el dolor de la injusticia aun dentro de la misma iglesia?. Emilio Antonio Nuñez escribe al respecto: “No basta con esforzarse por descubrir el significado del texto bíblico; es también imperativo conocer las preguntas del contexto social y llevarlas a las Escrituras para obtener la respuesta”[10] y no manipular el texto para satisfacer mis ambiciones o deseos personales. si actualmente hay un mal que adormece la iglesia, y la desvía de su misión evangelizadora y de ayuda al necesitado, es el acomodamiento de los cristianos a la sociedad de consumo. El humanismo, individualismo, materialismo y el afán de bienestar han desencadenado un mensaje interesado; “Da uno para que Dios te de cien”, y una oración egoísta; “Padre mío, quiero esto y aquello, hazme próspero, deseo ser poderoso etc.”.Pudiéramos enumerar muchos otros peligros, pero por ahora, creo que con estos tenemos suficientes, ya que detallaremos estos y otros en los próximos capítulos. Es menester ahondar, a nivel personal, y con Biblia en mano, cual es la realidad a la que nos enfrentamos: Un mundo sin sentimiento, deshumanizado, una iglesia manipulada y desvirtuada, una ciencia que hace al hombre jugar a ser “dios”, para duplicar o clonar la vida. Un mundo hundido en un caos de violencia. ¿Qué podemos hacer? Despertar y entender que la venida del Señor está cerca, y asumir nuestro papel de profetas en tiempos de crisis.

Estas realidades las reenfocaremos, pues la peor amenaza para la Iglesia Cristiana en los últimos tiempos están en las influencias extrañas que tratarán de entrar dentro de la teología, socavando, de forma sutil, el fundamento doctrinal de la Palabra. Quizás podamos afirmar, sin lugar a error, que nuestros más grandes enemigos aparecerán infiltrados dentro de la iglesia como “maestros” que tratarán de llevarnos a fábulas necias y a doctrinas de hombres: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán la vida al rebaño; y que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para descarriar a los discípulos tras ellos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar con lágrimas a cada uno.” (Hechos 20:29-31).

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

2- TEOLOGÍA EN CRISIS

Estamos viviendo una etapa de la humanidad en donde la manipulación y la especulación han tomado el espacio que debería ocupar el raciocinio y la lógica comparativa. Todo se ha convertido en mecánico, porque no hay tiempo para reflexionar. Es un mundo de estrategias, informática, rapidez, conceptos globales y uniformes, masificación (numerolatría), competencia y manipulaciones conceptuales. Todo se ha vuelto especulativo. La verdad está tan diluida en conceptos vagos, que nos cuesta trabajo discernir la realidad de la sociedad presente. ¿Dónde está la razón, cuál es la verdad, dónde esta la respuesta final? Todo este fenómeno es el producto de una sociedad que está en ebullición, en mutaciones vertiginosas. Todo marcha tan rápido que no somos capaces de digerir una realidad, cuando de pronto, aparece otra diferente. La ciencia, las letras, los conceptos éticos y la teología son presas de todas estas corrientes que soplan, y nos llevan, como torbellino, a un caos generalizado. Encontrar la verdad global es cada vez más difícil, pues la filosofía pragmática con las influencias liberales lo han inundado, destruyendo incluso lo que era el fundamentalismo analítico y teológico.

LAS CORRIENTES TEOLÓGICAS

Actualmente el hombre ha fabricado, desde diferentes perspectivas una gama de corrientes o estilos teológicos: Teología Apofática, Teología Clínica, Teología de la Liberación, Teología de la Narración, Teología Dialéctica, Teología Dispensacionalista, Teología Bíblica etc. El segundo término envuelve la metodología de análisis que se usa para hacer teología[11].

Pero lo que más me interesa abordar en este libro no son las influencias de las filosofías liberales en la sociedad moderna, o el “neoliberalismo económico o político”, sino el hecho de como repercute en la teología estas corrientes mundanas. Pero no podemos iniciar un tema en donde hablemos de hacer teología si no de-finimos qué es teología y como hacer teología. Teología significa: “la ciencia que trata de Dios y de sus atributos y perfección”[12] y está compuesta por “theo” que es Dios y “logia” estudio. La teología es una disciplina que busca “dar la presentación coherente”[13] de las enseñanzas de la Biblia, “situada en el contexto de la cultura general, con fraseología contemporánea y relacionadas con las cuestiones de la vida”[14]. Y debe apoyarse 100% del texto Bíblico.

¿CÓMO HACER TEOLOGÍA?

Se puede hacer teología partiendo de muchos aspectos. Los teólogos liberales se apoyan en ciertas influencias de las filosofías para elaborar un estilo teológico en donde la razón y las revelaciones extrabíblicas se convierten en factores de importancia para el conocimiento de Dios. Adoptando un método crítico, los teólogos liberales desvirtúan muchas realidades bíblicas, e incluso ponen entredicho la veracidad inspiracional de las Sagradas Escrituras. Ellos aprendieron muy bien la lección del dogmatismo filosófico, del cual San Agustín se apoyó para confeccionar su teología, por lo que afirmaron que; “fuera de la Iglesia católica no hay salvación“. Este razonamiento dogmático, alejado de la verdad bíblica, lleva a sus promotores a practicar el concepto de Kant; “creer es afirmar algo, no porque se conoce, sino porque hay necesidad de afirmarlo[15], por lo que cabe toda revelación, deducción o descubrimiento, creándose las bases de lo que hoy es la “Nueva Era” o la distorsión del cristianismo.

Esta corriente está influenciada por el racionalismo, relativismo y humanismo. Se apoya en los descubrimientos científicos, que a veces dan lugar a especulación y teorías absurdas. Sin embargo, nosotros, como cristianos fundamentalistas, solo aceptamos las Sagradas Escrituras como norma de fe, por lo que debemos de partir en nuestro análisis teológico, nacido de la Palabra de Dios, la cual es la única guía infalible de reflexión. A este tipo de teología se le define como “Teología Bíblica y Sistemática”, porque se apoya en los principios bíblicos para definir la naturaleza y los propósitos de Dios con su pueblo. Es necesario tomar en cuenta, a la hora de elaborar una teología sistemática, que se hace “imprescindible que la persona que hace teología evite las deducciones”[16]. Para ello se hace necesario retomar la crítica doctrinal basada en el fundamento de las Sagradas Escrituras. Vemos, alarmados, la condición actual de la iglesia; en una crisis de valores bíblicos y morales, arropada por énfasis radicales e incoherentes, en donde no se hace teología, porque entre nosotros sobran los actores, manipuladores, psicólogos, especuladores, pero faltan teólogos, profetas, maestros en todo el sentido de la Palabra, y esto nos puede llevar a la pérdida de la pureza doctrinal. También los intereses ecuménicos han arropado organizaciones que supuestamente eran evangélicas, pero que ahora sirven al ecumenismo y se definen como interconfesional, creando un texto diluido y mermado en su contenido doctrinal[17].

¿Por qué hoy día no se hace teología, sino estrategias que muchas veces carecen de contenido bíblico? Porque no se nos ha enseñado a ser “teólogos”, esto es; a plantearnos a profundidad las verdades vertidas en las enseñanzas bíblicas. Pecamos de ingenuos, despistados o permisivos. No nos gusta usar la lógica, ni la investigación. Nos pasa como a esos jóvenes que al usar tanto las calculadoras para hacer sus ecuaciones matemáticas, perdieron la capacidad de pensar numéricamente, se volvieron mecánicos. Así pasa en la iglesia de hoy, nos tragamos todo lo que se nos enseña sin pasarlo por un análisis teológico, máxime cuando viene de un gran orador, o de una persona que presenta títulos de doctorado o reverendo, ignorando que hay muchos falsos maestros que no se fundamentaron en una reflexión teológica.

LA IGLESIA NECESITA TEÓLOGOS Y PROFETAS

Tenemos la idea popular que los teólogos son para los seminarios y las escuelas, pero no, cada cristiano debe ser un teólogo bíblico. Es por falta de una actitud crítica en la teología bíblica que actualmente nos meten “gato por liebre”, ya que la mejor aliada de las desvirtuaciones doctrinales es la ignorancia en las Escrituras. De ello afirma el Dr. Emilio Antonio Nuñez “Es un error pensar que el ministerio del teólogo puede y debe funcionar solamente en esferas paraeclesiásticas. Es un error pensar que el ministerio del teólogo se reduce a la cátedra en una institución académica o a la página escrita. La iglesia local necesita más pastores teólogos o más teólogos pastores; y no hay teología más dinámica que la forjada en el yunque del ministerio cristiano” [18] .La falta de ministerios proféticos y profundos en la Palabra es la causante de que estemos siendo partícipes de ideas y enseñanzas descabelladas, que rompen con la verdad doctrinal, para entrar en la especulación y distorsión teológica.

________________________________________________________________________________________________________________________________________

3- UNA TEOLOGÍA ESPECULATIVA

Muchas enseñanzas, que parecen bíblicas y sanas, son el producto de una dinámica muy puesta en moda en las últimas décadas que nada tienen que ver con el legado apostólico. Es la dinámica de manipular el hecho bíblico, sacándolo de su contexto original para aplicarlo de acuerdo al antojo y a las ideas premeditadas del expositor. Como producto de este procedimiento de “descontextualización”, se le aplica al texto un sentido que ni estaba en la cabeza del escritor, menos del Espíritu Santo cuando inspiró el mismo. De ello daremos más ilustraciones según avancemos en el tema.

LA DESCONTEXTUALIZACIÓN

Descontextualizar es sacar un texto del contexto y moverlo a una unidad con otro texto, ajeno al mismo, para forzar un sentido que no es el correcto. También se puede manejar el texto fuera del hecho histórico que le dio origen, para atribuirle otro sentido completamente ajeno a la realidad. Esta ha sido la dinámica seguida por los “Testigos de Jehová”, y dentro del mundo evangélico, por los teólogos de la liberación[19], que elaboraron toda una exégesis con terminologías muy peculiares para establecer un respaldo a los fenómenos sociales que vivió América Latina en la década del 70 y 80. Actualmente otras corrientes nuevas siguen estos patrones, como por ejemplo: los predicadores de la “prosperidad”, de la “guerra espiritual” y del “principio del reino”. También existe una teología que realiza una contextualización, esto es, hacer una teología adaptada a determinados contextos culturales y sociales, para afrontar los problemas existentes en la misma. Este término puede abrir la puerta a una teología “liberal”, y puede ajustar los conceptos más a los intereses del entorno, que a las realidades históricas y fundamentales de la iglesia del Señor.

En muchos púlpitos se usa una “verborrea”[20], o lenguaje bíblico desprovisto de su sentido correcto, por lo que se proclaman verdades que son especulaciones y conceptos que son errados con la doctrina bíblica y sistemática. Podemos hacer alusión a algunas de estas especulaciones, sin el deseo de atacar o denigrar a nadie. Es necesario enseñar que es “especulación teológica”, para que no quede duda entre lo que significa una teología bíblica y sistemática, de una especulación bíblica hecha dogma. Numeraremos los ejemplos más comunes, y trataremos de describirlo a la luz de la verdad Bíblica.

CONCEPTOS ERRADOS EN DAR

Un predicador afirmó que el diezmo no es válido para la Iglesia del Señor, y que el mismo fue establecido por la ley; “y los que piden el diezmo están pervirtiendo el evangelio”. Después esgrime que en la iglesia primitiva jamás mencionó el término diezmo, sino ofrenda. Que la gente traía al altar aquello que Dios ponía en su corazón. Estos grupos hacen del hecho de diezmar un medio para atacar a algunas iglesias evangélicas, y como a la gente le cuesta dar, muchos aceptaron este argumento.

Este principio tiene una base errada, pues los que tal cosa afirman ignoran que el diezmo no es producto de la ley, ya que fue practicado por los patriarcas antes de que viniera la ley. Abraham diezmó a un rey desconocido llamado Melquisedec, el cual es una manifestación de Cristo[21] en el A.T.:“Bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos.” Y Abraham le dio a él el diezmo de todo.” (Génesis 14:20). Jacob, estando en Bethel, decidió frente a la manifestación de Dios, dar los diezmos de todos sus bienes:“Esta piedra que he puesto como memorial será una casa de Dios, y de todo lo que me des, sin falta apartaré el diezmo para ti.” (Génesis 28:22). Lo que hizo Moisés fue legalizar una situación que ya se practicaba. Jesús no combatió el diezmo, lo menciona (Lc 11:42), y en la Iglesia primitiva no se demandó el diezmo, porque los convertidos, al darse al Señor, venían y traían todos sus bienes a los pies de los apóstoles. En tal caso ¿Qué más se le puede pedir a una persona que lo da todo? (Hechos 4:32-35, 1 Corintios 16:1). También se hace una manipulación bíblica con la enseñanza de Jesús cuando afirmó: “y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto al ciento por uno…” (Lucas 8:8 RVR) para aplicarlo dentro del dar en la iglesia con el fin de obtener multiplicación de bendiciones materiales, y apoyar la teología de la prosperidad, que ha convertido el dar en una inversión multiplicadora, a Dios en un banquero, y a los pastores en gerentes de una bolsa de valores espirituales, que desarrolla un interés material por recibir más y más. El texto en mención habla del trabajo y los frutos del mismo. No tiene nada que ver con el dar materialmente dinero, pues Jesús explica en los versos 10 al 15 el sentido de esta parábola. ¿Por qué obligar al texto a decir lo que no dice, para apoyar un punto de vista? Deseamos retomar este tema en otro capítulo, porque en relación a la prosperidad, se hace más que una teología especulativa, una teología “mal intencionada”.

EXPRESIONES HECHAS DOCTRINAS

Muchos enseñan que debemos dejar que el Espíritu nos lleve a expresiones físicas para poder recibir “unción” y liberación. Comenzaremos definiendo el término “unción”. Según el diccionario de la lengua castellana:UNCIÓN [22] es: “Acción de ungir. Extremaunción. Gracia y comunicación especial del Espíritu Santo que mueve el alma a la virtud y perfección. Devoción y recogimiento con que ánimo se entrega a la exposición de una idea” [23]. Existen cuatro interpretaciones bíblicas sobre el sentido del término “unción”: PRIMERO: Esta era una costumbre antigua de los países del oriente para preparar los cuerpos de los muertos para la sepultura con ungüentos compuestos por aceites, perfumes y yerbas, a lo que llamaban “ungir”: “Ella ha hecho lo que podía, porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura”(Marcos 14:8).

SEGUNDO: Era un medio para ungir el cuerpo de la enfermedad, o para prepararlo para una fiesta, adquirir buena presencia y para bienestar físico o muestra de cortesía: “Te lavarás, pues, y te ungirás, y vistiéndote de tus vestidos, irás a la era…” (Rut 3:3) “Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara,”(Mateo 6:17). “Tú no ungiste mi cabeza con aceite, pero ésta ha ungido mis pies con perfume” (Lucas 7:46). Ver también 2 Crónicas 28:15 y Santiago 5:14.

TERCERO: Como una expresión de consagración para el servicio al Señor. Se da a entender con ello que un siervo de Dios es separado para ejercer un sacerdocio, reinado o ministerio profético de parte de Dios (en el A.T). “El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí, porque me ha ungido Jehová. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel,”(Isaías 61:1).

El término “unción” usado aquí viene del hebreo “mashach” que significa “ungir”, frotar con aceite de consagrar algo o alguien[24], y aparece más de 70 veces en las escrituras (Ver Lev. 8:12, 16:32, 2 Samuel 2:4, 5:3, 1 Reyes 1:39). El derivado más usado de “mashach” era “mashiyach” que significaba el Mesías y por el cual se conocía a Jesús, llamado “El Ungido” (Hechos 10:38), que en griego es “Christos”. Es una forma de reconocer un ministerio, expresión de consagración a Jehová

CUARTO: En el N.T. se usa el término unción para hacer alusión a la presencia del Espíritu Santo en la vida del creyente, santificando y perfeccionándolo en la regeneración del Espíritu. Denota una expresión espiritual de virtud y presencia real del Espíritu en la forma de ser y vivir, como dice el diccionario castellano.“Pero vosotros tenéis la unción de parte del Santo y conocéis todas las cosas” (1 Juan 2:20). Aquí Juan habla de la presencia de Jesús (El Santo) manifestado por medio del Espíritu Santo, que guía a toda verdad y Justicia (Juan 16:13) en relación al falso, el anticristo[25] y reafirma en el verso 27 “Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él.” (1 Juan 2:27) ¿Y de que unción habla Juan? De esa presencia de Jesús por medio de la persona del Espíritu Santo, el cual nos ayuda todo el tiempo en nuestras debilidades.

Pero han aparecido otros conceptos de “unción” que nada tiene que ver con lo enseñado por la Palabra; es la “unción al estilo Benny Hinn”. Este enseña que la “unción” es una manifestación sobrenatural de una “superpromesa” que nos lleva a una “superrealización”[26]. Para Benny Hinn la unción no es una experiencia espiritual que viene con el Nuevo Nacimiento y el bautismo del Espíritu Santo, ni un llamamiento al servicio de Dios, sino una manifestación espectacular manifestada por caídas o acciones milagrosas, y reservada para los que sirven al Señor, pues afirma: “la unción es obligatoria si usted está llamado para servir al Señor. Sin ella no habrá crecimiento, ni bendiciones, ni victoria en su ministerio” [27] y ha asociado la “unción” con la acción de producir caídas usando el soplo, tirar la chaqueta, tocar la frente etc… pero ¿En dónde dice la Biblia que la unción es una acción superpoderosa y emotiva?

¿QUÉ ES LA UNCIÓN?

La unción es una realidad en la vida del discípulo al experimentar una entrega al Espíritu a través de una vida consagrada al servicio del Señor. No podemos manipular los términos alejándolos del sentido correcto de la Palabra, y sacarnos de la manga una nueva doctrina sobre la unción, sin el respaldo bíblico sistemático. Una vez visité una iglesia que había hecho de este concepto “un todo” en el quehacer del culto. Cuando terminé de predicar, un hermano se me acercó y me dijo: -Hermano Mario, ¿usted a recibido la unción?- y le respondí -. Claro que sí, cuando fui salvo y lleno del Espíritu Santo con el Bautismo en fuego.- Pero el hermano acercándoseme dijo -.Eso no es unción, eso es bendición, la unción aparece cuando el “Espíritu te tumba al suelo”- Yo le pregunté; -¿En dónde dice eso la Biblia?, porque el día de pentecostés habían 120 personas en el aposento, y no se menciona que cayeron al suelo, sino que estaban como “ebrios” y recibieron “lenguas repartidas como fuego” (Hechos 2)-. El hermano me citó el texto en el cual el apóstol Pablo cayó en el camino de Damasco, y después otro texto en el cual los que prendieron a Jesús cayeron al suelo delante de él. Me quedé asombrado de como se manipulaban las Escrituras para buscar apoyo a algo que no tiene ningún respaldo teológico de forma doctrinal. No niego que Dios pueda tumbar al suelo a una persona en una manifestación espiritual, pero de eso, a que sea “una fórmula milagrosa de unción” hay mucha distancia.

Además de las expresiones de unción y liberación, se han introducido enseñanzas sobre: hay que reírse, hay que imitar a los animales, hay que danzar libremente, o caerse etc. Estas manifestaciones se hacen liturgia, y se convierten en un estilo de culto en la vida de la Iglesia, imponiéndose y juzgándose a los que no las practican. Para justificarlo se buscan textos aislados, muchas veces oscuros, y se manipulan fuera de su entorno, para dejar ver lo que no es real. Otro ejemplo es el tomar la palabra “estad siempre gozoso”para apoyar las risas generalizadas en los cultos. ¿Pero qué tiene que ver el gozo con la risa? ¿En dónde aparece en el libro de los Hechos un culto en donde la risa fuese una manifestación común? La expresión de euforia será exteriorizada de acuerdo al temperamento emotivo de cada persona, y en algunos casos, las personas llenas del Espíritu experimentan un estado de risa, pero esto no es un patrón teológico, doctrinal o litúrgico con apoyo escritural[28]. Sin embargo las señales mencionadas en el libro de Hechos, como las lenguas, sí son una evidencia, pero en este aspecto hay que saberlas controlar, y canalizar en su uso, como enseña 1 Corintios 14.

UNA ORACIÓN HECHA GUERRA

Dicen los predicadores de la “guerra espiritual: “El Señor nos ha entregado la tierra, nosotros somos los que tenemos que pisotear al diablo, y como dice la Palabra tenemos el poder de Atar al hombre fuerte y conquistar su territorio para establecer el poder de la Iglesia en el reino terrenal, porque esta tierra es nuestra.”Esta forma de hablar es común en los que proclaman la “guerra espiritual”, creando un “boom” que imponen en todas las áreas del quehacer cristiano. Todo es guerra, conquista, mapeo, estrategias de combate, potestades de los aires desplazados, entrenamiento de combate, pecados generacionales, poder de la iglesia sobre el territorio que conquistamos. etc. Estos predicadores sacan textos, muchos de ellos de hechos históricos del A.T., y le dan una aplicación que no tienen nada que ver con el sentido literal, para hacerle decir lo que ellos desean expresar, Veamos algunos ejemplos:”Porque, ¿cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes a menos que primero ate al hombre fuerte? Y entonces saqueará su casa.” (Mateo 12:29). En el contexto Jesús está hablando de una acusación formulada por los judíos de que “él echaba fuera a los demonios por Berzebú” (verso 27) y hace alusión al reino dividido, y después hace una comparación con el hombre fuerte que para ser conquistado, tiene que ser atado primero. El está afirmando su autoridad y su poder sobre el diablo (Mateo 28:18) para afirmar lo proclamado por Pablo “También despojó a los principados y autoridades, y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en la cruz.”(Colosenses 2:15).

Es cierto que nos confirió a nosotros este poder sobre el mal, pero el mismo operaría cuando se nos hiciera presente a través de vidas atadas:“He aquí, os doy autoridad de pisar serpientes, escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo; y nada os dañará.” (Lucas 10:19). No podemos tomar un texto para producir un acto caprichoso y generalizarlo, o sea, que nuestro poder va incluso a “atar al diablo”[29] de forma literal y general, para tener poder de desalojar a los principados y potestades que controlan ese territorio, porque si así fuera, lo hubieran hecho los cristianos en la época Bíblica, que incluso sufrieron más persecución y oposición que nosotros. ¿Acaso Esteban no fue víctima del fanatismo religioso? ¿Cómo explican estos teólogos este fenómeno? Según las enseñanzas de estos maestros; Esteban fue víctima de una derrota, en una “guerra espiritual”, y perdió la batalla por falta de poder y autoridad, por eso lo mataron. Si asociamos estos conceptos, caeremos en aberraciones interpretativas completamente erradas. Jesús derrotó al diablo a través del poder de su sangre, anulando el poder de éste sobre aquellos que a él vengan. Después enseña que al final de los tiempos, él mismo descenderá del cielo a reinar con Israel, y atará al diablo por mil años (Apocalipsis 20:1-2) y no seremos nosotros, sino él, cuando se cumplan las profecías bíblicas.

También interpretan el término “lidiar”; que es mantenerse en luchas diarias en medio de una oposición real, con una lucha espiritual en regiones celestiales. Interpretan el término “pelear” por hacer una acción de guerra junto a una estrategia en cuanto a la conquista de un territorio determinado (rondan la ciudad, ir a un barrio de la ciudad atando al pecado, y dar vueltas en oración, subir a las regiones altas etc.), cuando en realidad tiene que ver con la firmeza del cristiano frente a los ataques del maligno en el diario vivir, por lo que debemos de estar firmes para obtener la corona final, una vez terminada la batalla( Colosenses 1:29, 2:1, 2 Timoteo 4:7, Pedro 5:8-10). Es curioso, pero el apóstol Pedro acepta el combate con el diablo usando el término “firmes”, y después de esta batalla; “cuando hayáis padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien os ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, él mismo os restaurará, os afirmará, os fortalecerá y os establecerá.” (1 Pedro 5:10).

¿No se establece que también tenemos que padecer sin que esto sea síntoma de estar en derrota por las fuerzas del mal?. Tomar el término “atar al hombre fuerte” haciendo alusión al poder del cristiano para atar a Satanás, y desalojar las huestes del mal de un territorio, es una manipulación teológica, por lo que un escritor y proclamador de esta teología, el Dr. Peter Wagner afirma: “Una de las razones por las que debemos tener cuidado en este punto es que no contamos con ejemplos bíblicos de los 12 apóstoles, ni de ningún otro líder cristiano del primer siglo que haya desafiado al diablo a un encuentro directo como lo hizo Jesús…¿Qué sucede cuando los cristianos hoy gritan “te ato, Satanás”? Tal vez no todo lo que esperamos” [30] . El expresar que “la Iglesia desplazará las fuerzas del mal de las naciones para reinar y recibir a su maestro” es un grave disparate doctrinal.

PRIMERO: Porque esta tierra será entregada al reinado del anticristo, y el Señor se llevará a su Iglesia. Jesús mismo dijo que vendrán tiempos de angustia sobre la tierra, como la mujer en cinta, y también se enseña que el diablo dominará la tierra hasta que Jesús venga para reinar mil años con su pueblo Israel, y será hasta entonces que el mismo Señor atará al diablo. ¿De dónde sacan esas enseñanzas absurdas de una conquista terrenal, cuando vamos hacia el cumplimiento profético de la apostasía de los últimos tiempos? En un congreso celebrado en Tegucigalpa, denominado “Consulta Iberoamericana de Guerra Espiritual” [31] expresó uno de los oradores unos conceptos y enseñanzas contrarias a la más clásica enseñanza escatológica, afirmando que nosotros (la iglesia), iba a pisotear al diablo, y someter todos sus dominios al poder de la Iglesia (terrenalmente). ¿Cómo es posible esto cuando Jesús afirmó que antes de su venida vendrían para los cristianos tiempos de persecución, opresión y dificultad, y que sí “el no acortaba su venida, ni aun los escogidos serían salvos”(Mateo 24:22)[32] .Pero ahí no termino todo. En una parte del sermón el predicador afirmó: “David Livignto, misionero que fue al África, al llegar a su misión pactó con las huestes del diablo, para poder hacer su trabajo, mientras que los colonizadores en Estados Unidos, que eran peregrinos evangélicos exterminaron a los paganos que no aceptaron el sometimiento,” y afirmó indirectamente “No estoy de acuerdo con esta acción, pero por eso ese país ha sido bendecido”, dando a entender que la condición del África es el producto de un pacto hecho por un misionero con las huestes del mal. ¿Desde cuándo respetar la vida, y dejar a Dios obrar en los paganos es un pacto con el diablo? Si esto fuese así, Entonces José, que sirvió al Faraón, ¿pactó con el diablo?, Moisés, que hizo un trato con el Faraón para liberar a su pueblo ¿también lo hizo?, Nehemías, que aceptó ofrendas y ayuda de un pagano para edificar los muros, ¿pactó con el diablo?, Daniel que sirvió a un rey pagano e incluso le interpretó su sueño, ¿sirvió a las huestes satánicas?, Pablo, que fue al Areópago sin proferir reprensión, ni hacer una guerra espiritual en torno a los ídolos que allí estaban, tan solo dio un mensaje sin ofender, ¿pactó con el diablo? o cuando pidió ir al César, ¿iba a pactar con el diablo?. Me temo que en la sicosis de la “teología de guerra” estamos yendo muy lejos en la re-flexión Bíblica, y estamos ignorando la historia, para manipular los hechos y especular sobre “fantasías humanas”.

SEGUNDO: Para que Cristo venga se tienen que cumplir las profecías bíblicas. Es necesario que la apostasía reine, que se levanten tiempos de burlas y afrentas contra los verdaderos cristianos, y que “todas las cosas escritas se cumplan”. Las perspectivas escatológicas presentan un panorama diferente al que estamos tratando de hacer prevalecer con las teorías de la guerra espiritual. ¿Podemos desmantelar las huestes del mal? al contrario, cuanto más cerca estemos de la manifestación del anticristo, más demonios saldrán del abismo a engañar y atormentar a las naciones (Apoc. 9:1-5). Son curiosos los relatos y las estrategias de los que promueven la “fantasía de la guerra espiritual”. En una reunión efectuada en Tegucigalpa[33] la predicadora Mexicana Ana Méndez enseñó que “ella tenía la última revelación de Dios sobre la guerra espiritual” y ante el asombro de los presentes declaró que:”ya sabemos en donde Satanás tiene su trono desde donde controla y gobierna todo el mundo y la ventana 10/40. El Espíritu nos ha revelado que está en el monte Everett. Es por ello que estamos levantando un fondo de $500,000 para pagar a escaladores que suban a ese lugar y destruyan su trono, desalojando del mismo al príncipe de las tinieblas.” Cuando escuché este relato, no sabía que pensar, si era un cuento de misterio para un argumento de cine, o un desvarío espiritual.

PELIGROS DE LA “GUERRA ESPIRITUAL”

El peligro de esta tendencia es que no solo se hace una teología especulativa, sino que se crea una actitud de lucha más allá de lo normal, pues se salen a buscar más a los demonios, que a las almas perdidas. Tal parece que todas las estrategias que se hacen son en base a provocar una guerra, un choque intencionado con las huestes del mal, y que toda adversidad que ocurra no es sino una manifestación de un ataque satánico, sin tomar en cuenta que también el Espíritu Santo puede poner dificultad, a fin de llevarnos a donde él desee, como le ocurrió a San Pablo en varias ocasiones, sin ver en ello un dominio demoníaco; “Atravesaron la región de Frigia y de Galacia, porque les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia.” (Hechos 16:6). “Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio”(Gálatas 4:13 RVR).

¿Es que acaso las persecuciones, encarcelación y naufragio de Pablo fue una derrota de éste frente a los ataques de Satanás, o un medio de Dios para hacer prevalecer su Palabra en medio de la oposición?. Al respecto escribe David Pawson: “Una característica sobresaliente de encuentros con demonio por parte de Jesús y de otros en el N.T., es que ellos nunca tomaron la iniciativa. Nunca anduvieron en busca de demonios. Sólo cuando los demonios se manifestaban, ellos los confrontaban y los echaban, aunque no siempre en forma inmediata, como si su interferencia fuera una distracción” [34] y afirma Mike Wakely que toda confrontación con los demonios en el N.T. fue a nivel personal, y jamás de forma congregacional, declarando que “cuando Pablo llegaba a una ciudad pagana, no iba y realizaba un mapeo, buscando centros del maldad, ni siquiera iba orando para que se derribaran las fortalezas. Pablo tomaba su espada espiritual y predicaba el evangelio”[35].

No niego que hay una lucha contra el mal, que existe una realidad espiritual maligna que lo envuelve y oprime todo. Que como cristianos tenemos el poder de echar fuera demonios etc. pero considero que muchos conceptos esgrimidos, etiquetados y usados por estos expositores, ni son teológicos, ni son bíblicos en la forma en que ellos lo presentan. ¿Dónde enseña la Biblia el mapeo, la visualización de espíritus malignos, el buscarlos y acorralarlos para echarlos de una región o ciudad, con un grito de guerra etc.? ¿Podrá haber un dominio final de la iglesia sobre el mundo, sin la venida de Cristo? Se está exagerando tanto en la conquista del terreno que se están olvidando del cumplimiento profético de los últimos tiempos. Tal parece que se están saltando por alto las bases de la escatología bíblica fundamentalista.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________

4- UNA TEOLOGÍA MAL INTENCIONADA

Existe una fuerte corriente, que va casi paralelamente a la de la “Guerra espiritual”, pero su fondo es mucho más peligroso, pues al fin y al cabo los que promueven la guerra espiritual lo que buscan es una “mega-iglesia” reinando en el terreno que ocupa el príncipe de este siglo, pero los que promueven la “teología de la prosperidad” lo que buscan es su propia conveniencia y el acomodamiento material de los cristianos a una vida lujuriosa, materialista, consumista y apartada totalmente de la verdad bíblica. Considero que detrás de los predicadores de la prosperidad, además de una especulación, hay una mala intencionalidad, porque los disparates que dicen entran al plano de lo absurdo, ilógico y hasta herético en comparación a lo que dice la Biblia, pues al respecto de la prosperidad y la riqueza, la Palabra es muy precisa.

¿No es acaso verdad que los deseos de ambición producen justificativos que promuevan la prosperidad y el afán por tener bienes materiales? ¿Qué se esconde detrás de la proclama de ser ricos y poseer muchos bienes materiales? Nuestro mundo ha hecho una falsa teología para proclamar la avaricia, la cual es pecado e idolatría (Col 3:5, Heb 13:5). Cuando deseamos tener prosperidad, y el tener es parámetro de bendición, nos sentimos mal si ocurriera lo contrario, por lo que el deseo se vuelve obsesivo, y es ahí cuando aparece este terrible pecado, que es la avaricia. Pero entendemos ¿qué significa avaricia?. Es “el afán de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas”[36] Avaricia es similar a “codicia” porque nos lleva a esta actitud. Cuanto más tenemos, más queremos tener, y Jesús fue claro al respecto: “Y les dijo: -Mirad, guardaos de toda codicia, porque la vida de uno no consiste en la abundancia de los bienes que posee. (Lucas 12:15)

Los predicadores de la prosperidad se agarran de un clavo ardiente para apoyar sus ideas de “tener bienes y ser prósperos” que en el sentido de ellos es equivalente a “ser ricos”. Ellos toman 3ª de Juan 2:2 que dice: “Amado, mi oración es que seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como próspera tu alma.”(3 Juan 1:2). Y apoyan sus ideas torciendo el sentido del texto. Ese término “que seas prosperado en todas las cosas” lo manipulan para dar a entender “que tengas muchos bienes materiales” y que seáis “rico”, ignorando el sentido real el cual es que seamos bendecidos en todos los aspectos, principalmente en las riquezas espirituales, pues en la epístola habla del servir a los hermanos (5) mostrando el amor en la iglesia (6) y en cooperar con los necesitados en la verdad (8). Juan no está proclamando en este texto una “prosperidad material” sino prosperidad en la verdad, en el vivir, en todas las acciones de la vida cristiana. Respecto a que “tengas buena salud” no se refiere a que siempre tenemos que estar “sanos físicamente”, pues de algo nos tenemos que morir, y cualquier cristiano puede enfermarse: “¿Quién se enferma sin que yo no me enferme? ¿A quién se hace tropezar sin que yo no me indigne?” (2 Corintios 11:29). Lo que el apóstol dice es que “debemos tener buena salud y cuidar el cuerpo”. La expresión griega de “salud” usada aquí era “hugiano” que significa “higiene, higiénico”. Estar sano del cuerpo en buena salud. Metafóricamente, la palabra se refiere a la sana doctrina (1 Timoteo 1:10, 2 Timoteo 4:3, Tito 2:1) o palabras sanas (Tito 1:13, 2:1)”[37].

El sentido máximo del texto indica que la prosperidad es un deseo de Dios para sus hijos en todo, sin embargo, no es un fin en sí misma, sino el resultado de un estilo de vida. Si obedeces a Dios eres prosperado (o bendecido), pero si desobedeces, entonces pagaras por tus hechos, “pues todo lo que siembras, eso cosechas” (Gálatas 6:7).

COMO TUERCEN EL TEXTO PARA SUS FINES

Estos especialistas de la prosperidad tratan de forzar las escrituras para que digan lo que ellos quieren. Otro pasaje del cual se apoyan mucho para respaldar sus deseos de poder, fortuna y grandeza está en Hebreos 11:33-34:“Por la fe éstos conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, sofocaron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada, sacaron fuerzas de la debilidad, se hicieron poderosos en batalla y pusieron en fuga los ejércitos de los extranjeros”. Usan lo expuesto para respaldar sus deseos de tener y ser en base a una hermenéutica mal aplicada, porque en estos pasajes se hace alusión a hechos prodigiosos que ejecutaron ciertos hombres de Dios en ciertos momentos históricos del pueblo de Israel, pero ignoraron que aunque hicieron “grandes prodigios”, también sufrieron grandes necesidades y dificultades, pues sigue diciendo el relato a partir del verso 35: “Las Mujeres recibieron por resurrección a sus muertos. Unos fueron torturados, sin esperar ser rescatados, para obtener una resurrección mejor. Otros recibieron pruebas de burlas y de azotes, además de cadenas y cárcel. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a espada. Anduvieron de un lado para otros cubiertos de pieles de ovejas y de cabras; pobres, angustiados, maltratados. El mundo no era digno de ellos. Andaban errantes por los desiertos, por las montañas, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aunque recibieron buen testimonio por la fe, no recibieron el cumplimiento de la promesa,” (Hebreos 11:35-38).

Así que sacar un texto del contexto, es la forma en que fabrican pretextos, para dar lugar a sus ambiciones y deseos de avaricia. Usar Hebreos 11 para explotar la fe es una terrible aberración teológica. Algunos han llegado a decir disparates tales como “que si tu tienes una fe de bicicleta, todo lo que vas a conseguir es una bicicleta, pero si tienes una fe de Rolls Royce, tu también lo puedes tener”[38]. Esto también lo enseña uno de los “teólogos de la prosperidad” más destacado, y catalogado por algunos como el padre de esta corriente, el Dr. Kenneth Coprland[39].

COMO PENSABAN LOS PADRES DE LA IGLESIA

El pensamiento que muchos cristianos tienen hoy día en torno a la prosperidad está muy alejado del sentido bíblico y la realidad histórica formulada por los padres de la Iglesia en los primeros 300 años del cristianismo, no siendo hasta después del año 325 cuando la iglesia comenzó a buscar en la grandeza del Imperio Romano, ahora vuelto al Cristianismo, el poder del bienestar y la comodidad, adaptándose al poder económico y político. Engendro de ello fue el Catolicismo Romano.

Lactasio (255-330 D.C.) escribió sobre la peligrosidad de la riqueza en la vida de los cristianos, y afirmó: “El que tiene una esperanza para el porvenir, el que escogió las cosas mejores, será privado de los bienes terrenales…porque es imposible que el rico encuentre este camino, o que persevere en él, ya que se ha rodeado de las ostentaciones reales, o se ha cargado de las riquezas[40]. Y Hermes afirmo: “Cuando tú eras rico, eras inútil. Pero ahora eres útil y preparado para la vida… por lo tanto guárdate de meterte mucho en los negocios y evitarás el pecado. Aquellos que se ocupan con muchos negocios también cometen muchos pecados; se distraían por sus negocios en vez de servir al Señor”[41] y Cipriano, obispo de Cártago, África del norte, dijo en un tratado que: “Ellos (los ricos) creen que poseen, pero en realidad son ellos una posesión. No son los señores de su riqueza, sino esclavos de ella” [42] .

Los cristianos primitivos no vivían buscando riquezas, sino hacer la voluntad del Señor. Para ellos “tener o no tener” no era conflicto, ni problema, ni preocupación, porque confiaban en el Señor, y en su soberanía suplidora. Creían que “los leones tienen necesidades y sufren hambre, pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien” (Salmos 34:10). Descansaban en un Dios que sabia sus necesidades antes de aun pedir algo. Para los cristianos primitivos era más importante la ayuda mutua y el compartir, que el buscar bienestar o prosperidad. Es interesante leer a los padres de la Iglesia, entre ellos al gran apologista del cristianismo, Tertuliano (145 D.C) el cual en su libro“El Apologética” revela la realidad material y la preocupación de los cristianos primitivos y escribe: “Es cierto que entre nosotros hay una caja común, pero ésta no se forma de cuotas fijas, pagadas como precio de la religión que profesa; cada cual contribuye al mes con una pequeña suma, cuando quiere y como quiere, y si su situación se lo permite; es una oblación voluntaria, no forzada; es como un tributo de piedad. Con estas colectas ni se dan comilotas ni cabanales, ni se engordan parásitos malagradecidos; sino que se alimentan y sepultan menesterosos, se mantienen los huérfanos pobres, los fieles ancianos, los náufragos y los condenados a las minas o relegados a la isla, o encarcelados por causa de la ley de Dios”. [43]Estas palabras de un padre de la Iglesia revela el espíritu que reinaba en aquellos cristianos. Para ellos las necesidades de otros eran más importantes que sus propios deseos. Combatían la ostentosidad y proclamaban la sencillez en el estilo de vida.

LA PROSPERIDAD CAUSA AFRENTA AL EVANGELIO

Nunca la pobreza y la sencillez en el estilo de vida del cristiano ha causado escándalo o descrédito al evangelio, pero la prosperidad y la ostentosidad proclamada por los superpredicadores de nuestros tiempos han traído manchas y afrentas al evangelio de Jesucristo. Son tantos, y tan sonados, los escándalos de los famosos evangelistas norteamericanos, que la oficina del tesoro de ese país controla y vigila a otros muchos, que a costa del mensaje de prosperidad viven como millonarios, derrochando de forma irracional el dinero que los creyentes aportaron, sin pagar impuestos al Estado.

El escándalo de Jimmy Bakker y Jimmy Swaggart trascendió a la opinión pública de forma alarmante. Fue la prensa secular la que destapó la hoya de corrupción que había en estos dos grandes imperios religiosos. La ambición ha llevado a muchos famosos a sucumbir frente a escándalos sexuales, económicos y de explotación. ¿Cuántos más estarán corruptos y que todavía no se ha descubierto? ¿Cómo es posible que sean los pecadores del mundo los que descubran los actos fraudulentos e inmorales? El problema está que los “ministros de la prosperidad” han forjado su ministerio etiquetándolo con su nombre. Ellos manejan todo, de forma tal que no hay cobertura superior que pueda evitar los abusos. Jamie Buckingham escribió un artículo en el cual comenta: “La generación actual se caracteriza por tener un sinnúmero de líderes cristianos que identifican su ministerio con su propio nombre. No hay problema con la identificación en sí. El problema radica en el síndrome de superestrella que muchos contraen. Cuando le pregunté a un líder de uno de los principales ministerios a quién se sujetaba, rápidamente me respondió: A Dios. Sucesos recientes prueban, sin embargo, que esa no era la respuesta adecuada[44], y Caio Favio expone “Nada hay más repugnante que la iniquidad bajo el disfraz de las sotanas, los cuellos clericales, las togas pastorales y los austeros trajes negros. Nada resulta tan nauseabundo como la política interesada e intrigante que se da entre bastidores eclesiásticos. Pocas cosas son más repulsivas que la iniquidad asociada con las asambleas solemnes” [45] .

LA CLARIDAD TEOLÓGICA Y BÍBLICA

Todas las ideas dominantes a lo largo de los dos siglos de cristianismo rondan sobre la realidad de vivir para Cristo sin hacer del afán, el dinero y el deseo de tener un problema teológico. Han sido predicadores norteamericanos[46] los que han promovido, para justificar su ambición y deseos de bienestar, una teología de “super fe” o de prosperidad, que ha minado la pureza y la sencillez del cristianismo, para dar entrada al mercantilismo religioso, en donde el tener es síntoma de bendición, y la pobreza, maldición.

Pero ¿qué principio tiene más peso; el prosperar, o el confiar en la providencia divina en la dificultades? Defender un énfasis de bienestar desmedido, una teología de super fe o prosperidad es algo que no tiene justificación desde el punto de vista escriturar. Veamos el peso de las enseñanzas bíblicas, frente a la vaguedad y ambigüedad de los textos que pueden esgrimir los que defienden la prosperidad.

EVIDENCIA BÍBLICAS

A FAVOR DE LA PROSPERIDAD

Deseo que seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma. (3 Juan 1:2).

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Lucas 11:9).

Entonces serás prosperado, si cuidas de poner por obra las leyes y los decretos que Jehová mandó a Moisés para Israel. Esfuérzate, pues, y sé valiente. ¡No temas ni desmayes! (1 Crónicas 22:13).

Los leones tienen necesidades y sufren hambre, pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien. (Salmos 34:10).

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho. (Juan 15:7).

EN CONTRA DE LA PROSPERIDAD

Jesús, al oírlo, le dijo: -Aún te falta una cosa: Vende todo lo que tienes y repártelo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. (Lucas 18:22). Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos, estaremos contentos con esto. (1 Timoteo 6:8). Tú, pues, sé partícipe de los sufrimientos como buen soldado de Cristo Jesús. Ninguno en campaña militar se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo alistó como soldado. (2 Timoteo 2:3-4). Porque más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. (Lucas 18:25). Dijo a sus discípulos: -Por tanto, os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. (Lucas 12:22). Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores. (1 Timoteo 6:10). ¡Vamos pues ahora, oh ricos! Llorad y aullad por las miserias que vienen sobre vosotros. Vuestras riquezas se han podrido, y vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos; su moho servirá de testimonio contra vosotros y devorará vuestra carne como fuego….. Habéis vivido en placeres sobre la tierra… Habéis engordado vuestro corazón en el día de matanza. (Santiago 5:1-5). Ya que tú dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no tengo ninguna necesidad’, y no sabes que tú eres desgraciado, miserable, pobre, siego y desnudo, (Apocalipsis 3:17).

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

5- UNA BIBLIA CONFUSA

Desde que Martín Lutero clavó las 95 tesis contra la venta de indulgencia (1517) en la iglesia que pastoreaba en Wintemberg, la Palabra de Dios se convirtió en la guía de fe de los que se convirtieron en “protestantes”. Ellos proclamaron que la Biblia es la única guía infalible de fe para todos los creyentes, echando a un lado las tradiciones y los dogmas proclamados por la Iglesia Católica Romana para afirmar que “el justo vive por la fe” (Rom 1:17).

EL FUNDAMENTO EVANGÉLICO: SÓLO LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Todas las iglesias evangélicas, incluso las más liberales y ortodoxas; como las episcopales, ortodoxa griega, luteranas, anglicanos etc. se han apoyado en las Sagradas Escrituras para proclamar la realidad de Jesucristo. Y ¿en qué otra fuente podemos obtener la esencia de nuestra fe, si no vamos a los escritos de los evangelios, los apóstoles y el legado del pueblo hebreo? La Biblia ha sido, sin lugar a duda regla, guía y apoyo de nuestra fe. La Biblia es el fundamento del cristianismo. Ella contiene toda la verdad de Dios para el hombre, y aunque algunos ponen en tela de juicio este hecho, nosotros creemos que la Palabra revelada contiene “todo el consejo de Dios para el hombre de hoy”, como afirma Juan Calvino “Es la Palabra infalible” “La regla cierta e inerrante” “Libre de toda mancha y defecto[47]. Si nos quitan la Biblia nos quedamos a la intemperie, perdemos las bases de nuestra teología y toda nuestra doctrina quedará a expenda de los caprichos humanos. Lo escrito permanece, las palabras como el viento pasa. Por eso “lo que está escrito, escrito está”.

LA CIENCIA RATIFICA LOS RELATOS BÍBLICOS

Sin embargo el enemigo está atacando al cristianismo desde todos los aspectos, incluso, a través de las nuevas versiones bíblicas y de estudio que hoy se prolifera. Aunque el ataque contra las Sagradas Escrituras no viene de ahora, sino desde hace tiempo, los enemigos de Dios han tratado de desvirtuar este maravilloso libro, pero siempre han quedado en ridículos. Muchos arqueólogos y científicos han realizado investigaciones para demostrar que los relatos contenidos en muchas partes de las escrituras son “fantasías y mitos”. Para ello emprendieron, desde principio del siglo, investigaciones arqueológicas en lugares claves señalados por la Biblia como punto de referencia, y ¿Cuál ha sido su sorpresa? Que los descubrimientos afirmaron la veracidad del relato Bíblico.

Muchas escuelas de “teología liberal” han tratado de quitarle a la Biblia su peso inspiracional, alegando errores, mitos y conceptos pasados de modas y que no son inspirados por Dios, sin embargo la arqueología, en su avance, ha demostrado que este libro es fiel a lo expuesto, y todavía no han encontrado errores en cuanto a los hechos históricos relatados. El prestigiado arqueólogo William F. Albright comenta: “El excesivo escepticismo que mostraban hacia la Biblia importantes escuelas de los siglos XVIII y XIX… ha quedado progresivamente desacreditado. Los descubrimientos han establecido uno tras otro la exactitud de innumerables detalles, y han traído consigo un reconocimiento creciente del valor de la Biblia como fuente de la historia” [48] .

Un hecho peculiar es que en una parte del monte ARARAT, en el sector de Rusia, se descubrió los restos de una gran embarcación que presenta las características y las dimensiones de lo que se registra en la Biblia como el Arca de Noé. Los descubrimientos de los pergaminos del mar muerto, en el 1947, que fueron descubiertos en una cueva del Qumrán por unos beduinos que pastoreaban llevaron a una exhaustiva investigación que permitió descubrir un contenido maravilloso, por lo que se evidencia que los escritos y relatos del A.T son veraces y exactos a lo que hoy tenemos en nuestras Biblias, afirmando el Dr. César Vidal Manzanares en su libro “Los documentos del mar muerto”[49]que este descubrimiento ratifica y pone de manifiesto la veracidad de las Sagradas Escrituras, en un tiempo en donde la ciencia ha tratado de desmantelar su veracidad, poniendo en tela de juicio su originalidad y fidelidad escriturar. La Biblia ha afrontado, y salido airosa, de los ataques científicos y arqueológicos para desplazarla de su lugar prominente como “libro de Dios”, saliendo más bien fortalecida en todas sus afirmaciones y dando las bases para grandes descubrimientos arqueológicos e históricos. Sin embargo, el enemigo de la Palabra, cuya influencia todos los cristianos conocemos, ha iniciado un trabajo más sutil y silencioso, el cual consiste en infiltrar “traductores” bíblicos a las organizaciones Bíblicas Internacionales con una actitud liberal, para de forma lenta y astuta, mutilar, socavar y desvirtuar las verdades contenidas en la Palabra de Dios.

VERSIONES CORRUPTAS DE LA PALABRA

La venta, publicación y distribución de la Palabra de Dios va acompañada de “versiones más modernas” donde con el cuento de que se está poniendo al día el lenguaje, para hacerlo “más accesible” se cambian ciertos términos y se añaden notas de estudio al pie de página. Esto está produciendo una desvirtuación al sentido original del texto, e incluso se está aplicando tijera, para cortar ciertos textos con el pretexto de que “no están en los originales más antiguos”, cosa que muchas veces no es cierto. Todo esto obedece a una manipulación bien elaborada por las fuerzas del ocultismo, contra la verdad de Dios[50].

Actualmente se publican Biblias para “todos los gustos”. El interés de “Sociedades Bíblicas Unidas” es hacer negocio. Ellos están dispuestos de hacer los ajustes que sean necesarios para producir una Biblia “al gusto del cliente”, aunque se tenga que incluir los libros apócrifos. El peligro que representa la manipulación de las escrituras en su presentación escrita nos preocupa, porque sabemos que las expresiones bíblicas deben ajustarse al deseo original del escritor, y no a la mente diplomática y liberal de los hombres que hoy hacen las revisiones escriturales. Cuando tratamos de adaptar el idioma a los cambios de los tiempos, corremos el riesgo que desvirtuamos el sentido original, para darle a la palabra un sentido más “diluido o descafeinado” a fin de no ser duro y drásticos en las expresiones bíblicas, pero si esto es lo que dijo el escritor, o el que habló ¿por qué suavizarlo con diplomacia?. Una cosa es mejorar el sentido, que adaptarlo al gusto del cliente. Cuando estos cambios se originan tan lentamente no nos damos cuenta de la desvirtuación. El efecto acumulativo de los cambios es imperceptible de una generación a otra, pero al cabo de las generaciones, nos lleva a desvirtuaciones serias y hasta heréticas.

COMPARACIONES QUE REVELAN LA REALIDAD

Para que me entienda mejor, analizaremos algunas de estas realidades como muestra de lo que trato de expresar, y que conste, no profundizaremos en el tema porque hay libros que revelan lo expuesto.

En 1ª de Corintios 2:14 leemos:

VERSIÓN 1960

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura“,…

VERSIÓN 1909

Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu, porque le son locura“…

VERSIÓN POPULAR

El que no es espiritual no acepta las cosas que son del Espíritu porque para él son tonterías”…

Notemos que en cada versión se usó una expresión diferente para una palabra “clave” que es “ANIMAL“. En la versión del 1960 se suavizo su sentido aplicando el término “natural”, que en aquel entonces tenía un sinónimo parecido, pero que en la década del 90 el término “natural” es toda una filosofía de la nueva era relacionada con la ecología, el uso de verduras, el auge del naturalismo en la medicina y alimentación etc, por lo que el sentido actual es mas o menos “natural: una persona normal, que no acepta productos químicamente elaborados, y defiende la naturaleza y la vida física sana”. En la Versión Popular, una de las peores publicadas en los últimos años, se usa el término “No es espiritual” por lo que no define nada en relación al sentido que el Apóstol Pablo trataba de dar en el texto. Si leemos los contextos, versos 15 y el capítulo 3:1 descubriremos que se está analizando tres características del hombre en su relación con Dios:

EL HOMBRE ANIMAL: que vive sujeto a sus pasiones e impulsos. Que actúa sin Dios. No podemos negar que el hombre sin temor y sin valores morales y espirituales es peor que los animales.

EL HOMBRE ESPIRITUAL: Lo juzga todo, pero a él nadie le juzga porque vive rectamente.

EL HOMBRE CARNAL: Tiene a Jesús, pero se deja arrastrar por sus pasiones carnales, no sujetándose al Espíritu como enseña Romanos 8:1[51]. Este era el problema de los Corintios, “cristianos carnales” por lo que siempre estaban en pleitos, disensiones y divisiones.

Considerando la idea global de Pablo, lo lógico es que el término correcto sea “animal”, el cual es usado en otras partes de las epístolas de Pablo, para indicar al hombre sujeto a la naturaleza humana, y alejado de Dios (Ver 1ª Corintios 15:44,46). Cuando desvirtuamos un término, adaptándolo a los modismos actuales, o suavizando su dureza, ¿no estamos menoscabando la idea original y en algún sentido quitándole el peso que tenía en su tiempo?

Podríamos citar muchos ejemplos, y usaremos uno más, pues este libro no es un estudio de la ciencia bíblica y etimológica. En 2ª corintios 2:17 encontramos un término que difiere entre las tres versiones citadas.

VERSIÓN 1960

Pues no somos como muchos que medran falsificando la palabra de Dios

VERSIÓN 1909

Porque no somos como muchos mercaderes falsos de la palabra de Dios.

VERSIÓN POPULAR

Nosotros no andamos negociando con el mensaje de Dios, como hacen muchos;

Notemos que la palabra “medran” sustituye el término “mercaderes” de la versión del 1909. Pero ¿Cuál es el sentido de medrar según el diccionario: “Medrar: creer, aumentar de tamaño, mejorar, progresar, enriquecerse, prosperar, florecer y adelantar[52]. Este término, que tiene muchos sinónimos, indica enriquecerse, pero su sentido es muy pobre, por ser muy diverso, quizás el término correcto sería el de “mercaderes o negociantes”. Ahora bien, en algunas versiones se ha ido cambiando palabras que envuelven principios doctrinales. Una de las corrientes más fuertes que ha tratado de minar al cristianismo en su creencia de la Trinidad han sido los unitarios[53] los cuales a partir del siglo XVIII cobraron fuerza e influencia dentro del campo de la teología. Gracias al trabajo profundo y bíblico de Karl Barth,[54] teólogo del siglo XX que defendió y escribió sobre la realidad bíblica de la Trinidad, pudiendo detener esta influencia liberal que todo lo estaba minando, aunque la misma entró dentro de ciertas traducciones bíblicas en donde la persona de Jesucristo quedó menguada y menoscabada, siguiendo las influencias arrianas y unitarias del siglo XVIII. Entre ellos tenemos a los traductores de la versión moderna del griego, Wescott y Hort[55], los cuales dudaban de la divinidad de Jesús.

Si observamos las traducciones derivadas del texto de Wescott y Hort, y revisamos la versión popular frente a la Reina-Valera Revisada (RVR) 1960 encontramos muchos pasajes cambiados y adulterados. Tan solo quiero mostrar uno de los muchos, el cual es muy fundamental, es 1ª de Timoteo 3:16.

VERSIÓN RVR 1960

“E Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:Diosfue manifestado en la carne, Justificado por el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, y recibido arriba en gloria.”

VERSIÓN POPULAR 1994

“No hay duda de que la verdad revelada de nuestra religión es algo muy grande: Cristo se manifestó en su condición de hombre, triunfo en condición de espíritu y fue visto de los ángeles…”

Si observamos, las palabra que sobresalen en la versión RVR es “Dios” como Jesús hecho carne, y “justificado en Espíritu” con mayúscula, haciendo alusión a la persona del Espíritu Santo, mientras que en la VP aparece “Cristo” como tan solo hombre, y espíritu con minúscula. Aquí tenemos presente la influencia unitarista de la liberalidad teológica. Y no digamos de otros muchos pasajes que alteran el sentido original para establecer nuevas doctrinas, y menoscabar las creencias históricas del cristianismo.

Seamos críticos en el análisis bíblico, hagamos comparación y busquemos textos antiguos, y veremos como del 1969 para acá se han manipulado muchas versiones para torcer su sentido y complacer así las influencias torcidas de los movimientos apostáticos de los últimos tiempos. Pero hay muchas evidencias que afirman la inspiración de las Escrituras y por lo tanto debemos ajustar nuestra conducta a la Palabra.

UNA EVIDENCIA DE LA INSPIRACIÓN ESCRITURAL

Hace muchos años un amigo cristiano llamado Ramón Valdellou, el cual fue mi primer contacto en España, y que ya está con el Señor, me regaló un escrito de un científico matemático ruso llamado Ivan Panin[56], el cual hizo un análisis de la Biblia aplicando la ley matemática, por lo que estudió el valor numérico de las palabras hebreas y griegas, ya que en estos idiomas los números se escriben con letras. A esto le llamó “GEMATRÍA”. ¿Cómo funciona la gematría? Es el resultante de todos los números sumados en una palabra o frase, dándole a la misma el valor numérico del idioma. Ivan Panin descubrió bajo estas reglas matemáticas, la inspiración de las Sagradas Escrituras, y demostró que todas las sumas de todos los versículos, textos y palabras reflejan un múltiplo de 7, por lo tanto, toda la Biblia tiene esta realidad numérica. Los familiarizados con las leyes de probabilidades estadísticas apreciarán mucho este asunto, y aquellos que tenga un conocimiento de griego y hebreos estarán mejor preparados para entender el principio de Ivan Panin.

Las evidencias de Panin pueden ser refutadas tan solo en dos formas: 1º Demostrando que los hechos que presentan son inexactos: 2º Demostrando que sus matemáticas son inexactas, y sus conclusiones estadísticas infundadas. Pero hasta ahora nadie a podido contradecir tales afirmaciones. No es mi intención transcribir las evidencias del estudio de Ivan Panin, pero al estudiar las escrituras, y sumar los números que tiene cada palabra, frase en su lengua original, y después investiga sus múltiplos, todos los versículos evidencian la presencia del factor 7 como múltiplo de ello, y esto ocurre en ambas lenguas (hebreo y griego). Panin desafío a los críticos y racionalistas a través de periódico “SUN” de New York, para demostrar la veracidad de la Biblia a través del factor numérico. Todos los participantes quedaron mudos, la autocomprobación del factor número siete en la Biblia estaba presente en todo.

No terminaré sin transcribir una porción de este método, y para ello analizaremos el pasaje de Mateo 1:18-25, y tan solo haré referencia al pasaje en el cual el ángel le habla a José: “Mientras él pensaba en esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que ha sido engendrado en ella es del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo; y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”(Mateo 1:20-21). Panin analiza este pasaje y expresa: “Cuando el ángel habla, sus palabras forman un patrón de siente por sí misma. Hablando a José de las 77 palabras del vocabulario, el ángel usa exactamente 28 (4×7); El valor numérico de estas letras es exactamente 21,042 (3,006X7). El ángel usa 35 formas diferentes (5X7), dichas formas tienen exactamente 168 (24X7); el valor numérico de las letras es 19,397 (2,771X7). Al usar 28 palabras del vocabulario, el ángel deja exactamente 49 (7X7); al usar exactamente 35 formas, deja a su vez 70 (10X7). La suma de las figuras 70 es 7; y sus factores (7X2X5) sumados dan 14 (2X7) .. etc

Lo mismo hace con el texto Hebreo, por ejemplo toma Génesis 1:1 y lo analiza así : “Las 7 palabras tienen 28 letras (4X7); 3 nombres (Dios, Cielo, Tierra) con la gematría de 777 (111X7) y un verbo hebreo “CREO” con valor numérico de 203 (29X7). Las 3 primeras palabras contienen el sujeto y tienen exactamente 14 letras (2X7), las otras 4 contienen el objeto también con 14 letras (2X7). La palabra hebrea para los dos objetos (Cielo y Tierra) tiene cada una siete letras (1X7) el valor de la primera, intermedia y última letra en la oración es 133 (19X7); el valor numérico de la primera y última letra en la oración es de 1,393 (199X7)…etc.

La ley de probabilidades de que toda la Biblia sea múltiplo de siete en 8 versículos tan solo saca el balance de uno entre 200 y más quintomillones. Cada pasaje, párrafo, y libro de la Biblia muestra estar construido bajo el mismo patrón maravilloso, y lo más fantástico es que esta regla matemática solo funciona en los 66 libros del canon Bíblico, y no es aplicable, ni opera en los deuterocanónicos, por lo que revela una mente infinita detrás de este maravilloso libro, inspirado por el mismo Dios.

LA NUEVA ERA EN LA IGLESIA

La Nueva Era es una corriente tan ambigua, sincrética y sutil, que se desliza dentro de las iglesias cristianas con una variedad de formas y conceptos que hace imperceptible su realidad. Se ha afirmado que la Nueva Era es el SIDA espiritual[57] que ataca la iglesia en la última década del siglo XX. Entra sin dar señas de lo que encierra, y de pronto, cuando tiene controlada las vidas de muchas personas, se manifiesta para llevar a los cristianos al caos y a la herejía.

En el mundo secular, la Nueva Era se distingue fácil-mente porque aflora todo públicamente; ocultismo, poder mental, fenómenos, ovnis, reencarnación, naturalismo acompañado de campos magnéticos, astrología, culto a los espíritus, canalización, viajes astrales, etc. Su música, sonidos, películas y sus promotores no niegan lo que son. Existen en las casas de venta de vídeos y música anaqueles clasificados como de la Nueva Era (New Age), pero sus infiltrados dentro del cristianismo sí se disfrazan, para que no se les descubra.

MANIFESTACIÓN DE LA NUEVA ERA EN LA IGLESIA

¿Cómo se manifiesta en la iglesia la Nueva Era? Tiene muchas formas de actuar. Se parece al camaleón, el cual se adapta al color de su entorno. Está presente en las influencias liberales de los que actualmente hacen revisiones de la Biblia y textos de teología. Algunos teólogos, influenciados por la Nueva Era, están introduciendo enfoques escatológicos con conceptos de extraterrestres y ovnis. Se está tratando de disfrazar al Espíritu Santo con personajes procedentes de otros mundos, que vienen a llevarse en naves espaciales a los separados por Dios para poseer un lugar indeterminado en una constelación galáctica. Esta nueva versión del rapto, con toques cinematográficos, es una influencia directa de la Nueva Era en la teología. Otros tratan de convertir al Espíritu Santo en una fuerza impersonal[58]. El hecho de que no todos pueden tener acceso a este tipo de revelación, hace del movimiento un clásico grupo elitista, en donde la gnosis (conocimiento), no le es dada a todos, sino a unos cuantos privilegiados que se convierten en los falsos iluminados de una gran mayoría de crédulos segui-dores de “falsas ilusiones”.

También estamos viendo como está tomando fuerza el buscar contacto con espíritus, ángeles o seres extracorpóreos que fungen como “mensajeros de Dios”. De ahí nace el moderno culto a los ángeles, similar a lo ocurrido en la época de la naciente iglesia[59]. La canalización de “espíritus guías” es práctica común dentro de la Nueva Era. En la iglesia se manifiesta por la búsqueda de ángeles guardianes, ángeles protectores, principados espirituales que controla a las potestades satánicas etc. Se está proliferando entre los tele-evangelistas contactos con “mensajeros de Dios” que revelan cosas que se vuelven espectáculos televisivos. Ellos afirman: “la Biblia dice que nosotros seremos arrebatados en los aires, pero un mensajero del Señor me reveló que ese ángel vendrá en una gran nave que pronto visitará la tierra” [60] . Noten que ponen sobre la Palabra de Dios, su revelación o interpretación personal. Es evidente el resurgimiento del culto a los demonios, junto a un énfasis extremado al culto a los ángeles en nuestros tiempos. Esto revela el hecho de que las influencias de la Nueva Era están calando hoy, como también lo estuvo en el gnosticismo de la época bíblica. (1 Timoteo 4:1, Colosenses 2:18-19[61]).

SUS CREENCIAS “SOMOS DIOSECITOS PEQUEÑOS”

El otro concepto que ha entrado fuertemente en la teología evangélica, principalmente en los predicadores de la prosperidad, es el hecho de proclamar que “somos dioses”[62]. Este principio tiene su trasfondo en los gnósticos de la era cristiana, y a sido introducida en la predicación evangélica por hombres tales como: Paul Crouch, Kenneth Copeland y Kenneth Hagin. Para tener una idea de ello, veamos lo que dice Kenneth Copeland: “(Hablando de Adán)El no era un poco parecido a Dios. El no era casi como Dios. No estaba ni aun subordinado a Dios…Adán es tan parecido a Dios como puede ser, igual a Jesús…Adán en el Huerto del Edén era Dios manifestado en carne” [63] y Hagin afirmó: “Adán era el dios de este mundo” [64] . Complementando esto, está la definición que dio Benny Hinn sobre el tema, al expresar en Orlando Christian Center en 1991 lo siguiente: “Hoy voy a ser dirigido por el Espíritu Santo. ¿Eso está bien con ustedes?…Dios vino del cielo, se hizo hombre, hizo del hombre diosecitos” [65]

En la Nueva Era ser un “dios” es una forma de elevar al hombre sobre el Creador[66], y “encontrar ese dios que está dentro del hombre“. De ahí nace la práctica común del yoga, de la concentración mental y de la canalización con espíritus guías.

La otra influencia de la Nueva Era está en el desarrollo del “poder mental”, ocupando un papel relevante la búsqueda de nuestras raíces pasadas (reencarnación)[67]. En este campo se ha desarrollado un positivismo mental que lleva a realizar una práctica común de la Nueva Era: “visualización”. Esta consiste en ejercer un poder imaginativo con el pensamiento para concebir un deseo y obtenerlo: “Piensa lo que quieres, y pídelo… míralo y tómalo, para que sea tuyo”. De ahí nace la base de la “Super fe”, o el principio difundido dentro del mundo evangélico de la “mente positiva”. Es un tremendo riesgo confundir el “pedir con fe” esperando en la Soberanía de Dios, que el demandar, ver y tomar “lo que a mi me plazca”.

La Palabra enseña que debemos pedir “según la voluntad de Dios”,como dice la oración modelo, “el padre nuestro”: “Hágase tu voluntad, así en el tierra como en el cielo “, y al pedir, debemos entender que el Señor sabe lo que nos conviene, por lo que Él decide lo que debe darnos. No todo lo que deseo me conviene. Santiago afirma: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites (Santiago 4:3), por eso el Señor es Soberano. UN ARGUMENTO VIEJO CON NUEVO ROPAJE

En sí la Nueva Era es una corriente que data de la época del nacimiento del cristianismo. Según afirman algunos estudiosos su origen “emana del siglo II D.C. pese a que su considerable multiforma… La teoría que atribuía un origen iranio a la Gnosis contó con el apoyo de la persona de Reitzenstein [68] como uno de sus primeros y más meritorios veladores. De acuerdo a la misma, el pensamiento gnóstico habría derivado de conceptos que encontramos inserto en las fuentes de la mitología Iraní o mesopotámica” [69] , aunque el Dr. César Vidal acepta más la teoría de que proceda de la región Mesopotámica y que contiene una gran influencia oriental. Cuando Pablo escribió sus epístolas, ya estaba presente este problema en la iglesia apostólica. Es por esta razón que el Apóstol arremete contra ellos en sus escritos, pero no se conocían como “Nueva Era”, sino con el término de “gnosticismo”.

La Nueva Era en el presente se hace patente cuando nuestra sociedad entra en crisis económica, política y de valores morales. Ellos, los proclamadores de la Nueva Era, proclaman: “que la sociedad está en crisis. La crisis está producida por una visión totalmente errónea del mundo, lo cual infiere un nuevo problema; el mundo ha perdido su percepción. Ello es en sí mismo, otra crisis que está producida por la visión cartesiana del sistema, ya que fragmenta todas las ciencias; impide la unicidad funcional y cósmica del todo, y presenta a un Dios personal y, por lo tanto, excluido de esa unicidad funcional” [70] .Dentro de la religiosidad, la Nueva Era explota al máximo todos los fenómenos paranormales, haciendo resurgir una falsa espiritualidad, proliferándose un énfasis extremo a lo esotérico y fantástico, contemplatismo, misticismo, etc. Actualmente sentimos esta influencia en las iglesias evangélicas, al ver la publicación de tantos libros, y escuchar relatos desde los púlpitos que cuentan hechos fantasiosos, experiencias trascendentales de un mundo metafísico y de espíritus, que evidencia una credulidad extrema a los viajes fuera del cuerpo y a las revelaciones esotéricas, cábala[71] e interpretación de sueños complejos. Muchos buscan experiencias extrasensoriales, que salen de lo Bíblico y lógico, para entrar en lo especulativo y fantástico. Mientras que los que están fuera de la Iglesia cuentan sus experiencias con OVNIS, extraterrestres, regresión al pasado, viajes astrales etc., dentro de la iglesia los relatos son relacionados con “que visité el cielo y Jesús me enseñó su reino” [72] “Fui al infierno y hablé con los demonios” “El espíritu me llevó al monte Ararat, y vi el cuartel del diablo” etc. Estos tipos de relatos tienen mucha aceptación en la gran mayoría de los círculos evangélicos, por lo que la gente corre a escucharlos. La búsqueda de señales, milagros, y la confianza en amuletos, junto a la proclama de la fuerza mental o espiritual, más la expresión “desconéctate”, evidencian las influencias de esta doctrina, además de falsos avivamientos como el de la risa, rugidos de animales, y manifestaciones estrambóticas, con un toque de hipnosis, sugestión colectiva etc., son hechos emanados de la Nueva Era[73]. Es interesante ver la advertencia de Jesús al respecto en Mateo 24:24 en donde afirma que vendrán falsos profetas “y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán , si fuera posible, aun a los escogidos”. Jamás el Espíritu Santo opera anulando el “YO” de las personas. El usa nuestro entendimiento, sin privarnos de la realidad del entorno para manifestarse (1 Corintios 14:15). El único que al tomar un cuerpo, anula o desconecta el “yo”, son los demonios (Marcos 5:15). Es tan sutil la forma en que operan las influencias de la Nueva Era, que debemos tener cuidado con lo que escuchamos y hacemos. La mejor garantía de que esta corriente no va a minar la iglesia es apegarnos a la Palabra de Dios, y ejecutar un análisis teológico de todo el acontecer espiritual en el mover del Espíritu Santo.

No deseo terminar este capítulo sin aclarar que debemos tener cuidado en no caer en una psicosis de “Nueva Era”, y condenar acciones del Espíritu Santo en su mover dentro del cuerpo, etiquetándolo todo como peligrosas. Para evitar estos errores, debemos ceñirnos a la palabra de Dios, y entender que cuando una persona tiene una experiencia espiritual con Dios, o con la persona del Espíritu Santo, deberá reaccionar de acuerdo a su temperamento y forma de ser, adoptando a veces actitudes o acciones que podrán parecer de la Nueva Era, pero si no sigue un parámetro producto de una manipulación, o un estereotipo global de conducta, cabe la posibilidad de que sea una mezcla de experiencia espiritual con emociones naturales. Recordemos que el Espíritu Santo es multifacético.

________________________________________________________________________________________________________________________________

6- VOLVIENDO A LA IGNORANCIA

Después del concilio Vaticano II la Iglesia Católica, gobernada por Juan XXIII, entra en una profunda transformación en sus estructuras. El culto a los Santos y a la virgen María fue desplazado por la exaltación a Jesús, el cual había sido relegado a un segundo plano frente a la mariolatría. En muchas iglesias se cambiaron las imágenes por espacios vacíos. El altar desde donde se oficiaban las misas, se colocó de frente al pueblo, usándose el idioma y el cántico popular de la gente. Nace entonces un movimiento carismático y bíblico que refresca el ambiente religioso, enrarecido por doctrinas diametralmente alejadas de las verdades escriturales.

EL PAPA QUE NO DURO MUCHO

Con la muerte del papa Juan XXIII, entra en escena, tiempo después, el Papa Juan Pablo I (Albino Luciani), elegido el 26 de Agosto de 1978, y cuyo pontificado duró apenas 30 días, muriendo misteriosamente. David Yallop relata en su libro “En el nombre de Dios,”[74] el hecho de que este papa fue asesinado por el poder corrupto del Vaticano, siendo uno de los supuestos cerebros Monseñor Paul Marcinkus, el cual presidía la Banca Vaticana, y afirma el escritor que ésta servía de trampolín para el lavado del dinero sucio procedente de la mafia ambrosiana[75].

En la teoría de la muerte de Juan Pablo I, David Yallop considera que fue envenenado, y expone una serie de situaciones misteriosas en torno a este hecho, pues no se permitió hacerle la autopsia al cadáver. Según confirman personas allegadas al papa Juan Pablo I, éste tenía planes de producir cambios profundos en las estructuras del catolicismo en el Vaticano, sanear la Banca Vaticana, reducir gastos, e impulsar otras reformas más profundas, rompiendo los vínculos con la mafia italiana, por lo que se cree fue eliminado por una conspiración del ala conservadora.

Con la muerte de Juan Pablo I, se elige a Juan Pablo II (Karol Wojtyla) polaco e identificado con el ala conservadora de la iglesia. Este no asimilaba bien los principios y cambios del Vaticano II, y comienza a producir un viraje en el quehacer de la iglesia, principalmente contra el ala progresista. El 7 de diciembre del 1985[76] el papa convoca un Sínodo extraordinario, presidido por el cardenal Joseph Ratzinger[77] para producir un viraje más conservador, y definir con un nuevo catecismo algunos vacíos dejados por los cambios de los años anteriores.

CORRIENTES INTERNAS DENTRO DEL CATOLICISMO

Dentro de la Iglesia Católica surge una lucha por el control en torno al papa. Tres corrientes se hacen fuertes en la década de los 80:

Una está representada por los católicos del tercer mundo, principalmente África y América Latina. Estos desarrollan una teología de identificación con las clases pobres, la “teología de la liberación,” y los grupos de comunidades de base catecumenales son influenciadas por estas corrientes llevadas, por la orden Jesuita. Estos absorben ideas socialistas y comunistas dentro de su hermenéutica bíblica. La otra corriente aparece en el norte de Europa y Norteamérica, y se extiende por el resto del mundo. Es el movimiento de la renovación carismática, que proclama el retorno de los católicos a los valores bíblicos de la iglesia primitiva. Enfatizan el Bautismo del Espíritu Santo y el Señorío de Cristo. Adoptan estilos de cultos similares a los evangélicos, relacionándose con éstos, y absorbiendo sus enseñanzas y cánticos. Crecen tanto que se convierten en un peligro para las estructuras tradicionales y humanas de los conservadores, por lo que el papa, bajo la influencia de ciertos grupos radicales, trata de frenar y manipular la expresión bíblica de este movimiento.

Alternativamente a estos dos aparece un tercero, el movimiento secreto y poderoso de un grupo que se introduce en la Santa Sede: El “Opus Dei”. Fundado en Madrid, España, en el 1928 por Monseñor J. Mª Escriva de Balaguer, se convirtió en una especie de secta dentro de la Iglesia. Después de la guerra civil española se alió con el régimen del General Francisco Franco, absorbiendo las ideas falangistas y fascistas de su época. Aprovechando su influencia política, impulsa la represión y persecución a los que catalogaban “enemigos del estado”, que eran los protestantes, los masones y los comunistas. Con la muerte de Franco, y la restauración de la democracia en España, este movimiento cambió su estrategia. Su férrea disciplina y su infiltración en los medios de comunicación, banca y política les llevan a un poder económico tremendo, siendo una secta poderosa en el centro de la Iglesia Católica. A través de este poder económico se introducen en el Vaticano, entrando en la misma oficina del papa Juan Pablo II, el cual les reconoce. En 1982 les eleva a una “prelatura personal” dentro de la Santa Sede, y comienzan a asesorarse de ellos.

REGRESIÓN EN EL CATOLICISMO POST VATICANO II

Frente al avance de la teología de la liberación, y el impulso del movimiento carismático, junto al crecimiento de la iglesia evangélica en América Latina, las fuerzas ocultas del Opus Dei mueven sus recursos para empujar a Juan Pablo II a una confrontación con los líderes de estos movimientos. Se disciplina a varios sacerdotes, entre ellos al teólogo brasileño Virgilio Boof. Se ataca abiertamente a algunos líderes carismáticos, y se impulsa el resurgimiento del culto a la virgen María. Se frena a los grupos catecumenales de base. Bajo el auspicio del Opus Dei se elabora una estrategia en el Vaticano que tiene como propósito tres objetivos:

Primero: Destruir las influencias de las corrientes de la teología de la liberación en América, y desmantelar el poder del comunismo. Para ello apoyan regímenes militares, grupos paramilitares, presionando a los sacerdotes progresistas para que abandonen sus ideas.

Segundo: Frenar el crecimiento de los movimientos carismáticos y colocar en ellos a líderes del Opus que introduzcan el culto a la virgen María, a través de desvirtuaciones bíblicas en relación a los dones, apareciendo profecías y lenguas de María.

Tercero: Elaborar una estrategia para detener el avance de la iglesia evangélica, adoptando sus métodos o formas, sin dejar el fondo o las doctrinas falsas de la idolatría, dogmas y tradiciones, y buscar el fortalecimiento del movimiento ecuménico, así como la infiltración dentro de la misma de agentes entrenados por el Opus Dei.

Para lograr estos fines se dan a la tarea de eliminar la influencia de sacerdotes, obispos y teólogos progresistas. Compran empresas, y colocan elementos claves en puestos importantes, tanto en la política, banca y medios de comunicación, camuflándose de empresarios y profesionales. Establecen un centro de experimento en Guatemala, pues es el país de más crecimiento evangélico en la década del 80 en América Latina. Aparece, por primera vez en la historia de América, un mandatario evangélico, el general Rios Montt (1980-1983) que llega al poder después de una crisis aguda que produce un golpe de Estado en Guatemala. A través de una elección, los guatemaltecos eligen otro presidente evangélico, Jorge Serrano (1991-1993), pero éste, empujado por consejos extraños, trata de darse un autogolpe de Estado, estilo Fujimori (Presidente de Perú), pero fracasa en su intento, y se exilia fuera del país. La presión del Opus se deja sentir para desacreditar el crecimiento evangélico en Guatemala y Centro América. Reclutan profesionales en comunicación y política, e inician una campaña de descrédito contra los evangélicos, a la vez que fortalecen las estructuras del catolicismo anticuado, resurgiendo el culto a la virgen, y el conservadurismo clerical bajo la consigna de “rescatar las costumbres históricas”.

ESTRATEGIA CONTRA LA IGLESIA EVANGÉLICA

Se infiltran agentes secretos del Opus dentro de los movimientos evangélicos tradicionales. Lentamente invaden a los movimientos para-eclesiásticos; agencias de ayuda social, sociedades bíblicas, grupos de estudios teológicos, seminarios liberales y movimientos ecuménicos, entre ellos el Consejo Mundial de Iglesias, el Clai y los sínodos luteranos, episcopales y reformado de Europa. Algunos de ellos abren la puerta a las ideas de la Nueva Era.

Una vez instalados en estos organismos, se meten dentro de la iglesia evangélica fundamentalista, para estudiar y copiar su estrategia de evangelismo y método de crecimiento, adoptando los mismos en su trabajo, e incluyendo en ello la exaltación de María como intercesora, junto al culto a los santos. Sin embargo no detienen el aumento de la astrología, el esoterismo y la superstición, sino que más bien les hacen el juego, introduciendo métodos de la Nueva Era en sus acciones. Fortalecen el movimiento ecuménico, y tratan de frenar la ola de deserción de católicos que abandonan la Iglesia de Roma. La estrategia es clara; “si imitamos el método protestante y nos unimos a ellos, nuestros feligreses no nos dejarán, pues verán que somos iguales, además, por medio de la unidad ecuménica no podrán hacernos proselitismo. Los confundiremos y podremos leudar la masa, añadiendo la idolatría y el culto a la virgen María como centro de nuestra enseñanza“. Quizás el tema Mariano[78] sea el más candente que nos separe de la iglesia católica. Jamás podremos aceptar la proclama por medio de la bula papal del 8 de diciembre del 1854 cuando Pio IX decretó que la“muy bendita virgen María era sin pecado original” y para remachar la efectuada el 1 de noviembre del 1950 Pio XII que pronunció a ex-cátedra “que la virgen María después de morir fue llevada en cuerpo y alma al cielo” y en la misma proclama afirma que: “cualquiera que pueda de aquí en adelante dudar o negar esta doctrina está completamente apartado de la fe Católica y divina[79].

La Iglesia Católica sufrió en toda América un estancamiento en la década de los 70, pero ya en el 80 se inicia un proceso para recuperar el terreno perdido. Se establecen nuevas autoridades, se inicia un acercamiento a la relación ecuménica con algunos pastores protestantes, que inconscientemente se prestan para ello. Simultáneamente desencadenan una influencia dentro del gobierno y de los medios de comunicación para hacer resurgir el catolicismo anticuado, que prevaleció antes del Concilio Vaticano II. Se inicia la resurrección de las procesiones de imágenes en Semana Santa, alegándose que es un acto cultural. Se trata de rescatar las fiestas patronales, ya olvidadas, y se exalta a su máxima expresión el culto a la virgen, mezclándola con las Escrituras, y alguna metodología de origen evangélico, como orar por los enfermos, cantar coritos, predicar la Palabra, pero sin dejar de adorar imágenes y exaltando a María como intercesora y la “madre de Dios y de los católicos“. En Honduras por ejemplo, la virgen de Suyapa se le ha hecho capitana del ejército, y aunque el estado es laico, se le rinde honores militares.

Las visitas papales a América Latina, más la influencia del Opus Dei en los medios de comunicación, hacen que la iglesia recobre fuerza, siendo los grupos reaccionarios y conservadores los que prevalecen. Los sacerdotes progresistas son desplazados de los puestos claves. Algunos católicos abiertos se vuelven conservadores, y se alinean a las demandas del Opus Dei a través de sus obispos. Por un lado se les llama a los evangélicos “los hermanos separados,” y se promueve reuniones con algunos pastores para orar por el país. Por otro lado, se desacredita a la iglesia evangélica, tomando hechos aislados, y exaltándolos por los medios de comunicación, para dar una mala imagen de los evangélicos, mientras que se esconde las barbaridades que algunos sacerdotes católicos cometen.

UN ESTADO LAICO BAJO INFLUENCIA CATÓLICA

Los gobiernos de Latino América y España, cuya constitución proclama un estado laico, y con libertad de culto, se alinea al lado del catolicismo. Se involucra a la Iglesia Católica en comisiones estatales, marginando a la iglesia evangélica, e ignorando los millones de adeptos que ésta tiene. Los líderes de las iglesias evangélicas, así como los medios de comunicación que éstas tienen, permanecen callados, y el resurgimiento del pasado funesto de la idolatría invade nuestra sociedad, ahora con mezcla procedente de la nueva era; psiquismo, curanderismo, brujería, astrología etc. ignorando las Escrituras y la evolución histórica del Concilio Vaticano II. Los católicos progresistas pierden su voz, las fuerzas reaccionarias del Opus, reina, y la verdad evangélica sufre escarnio. Frente a este panorama, ¿qué podemos hacer? Analicemos estas verdades, investiguemos y busquemos que la verdad bíblica prevalezca frente a la mentira del diablo. Solo así podremos levantarnos de la crisis que vivimos, y obtener de Dios la bendición para prosperar. No creo en una confrontación con el catolicismo, ni con ninguna confesión, pero debemos proclamar la tolerancia en paz, pero también debemos estar dispuestos a defender nuestros principios, proclamar la laicidad del estado y nuestra verdad bíblica, como dice San Pedro “Más bien, santificad en vuestros corazones a Cristo como Señor y estad siempre listos para responder a todo el que os pida razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia” (1 Pedro 3:15), por lo que no podemos callar cuando se proclama una mentira y se manipula la verdad. No debemos perder de vista la realidad de un ecumenismo que nos puede llevar a una alianza que sería caótica para los fundamentos del cristianismo bíblico.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

7- SECTA O CRITERIO RECTO “FANATISMO”

Las sectas son el fenómeno del siglo XX. Se proliferan como mala yerba en todos los ámbitos de la vida social. Las hay de todos los colores, matices y creencias. Nunca antes se habían proliferado tantas creencias extrañas como en estos últimos 100 años de historia, lo que evidencia las afirmaciones de Jesús en Mateo 24 cuando dijo que “vendrían muchos falsos cristos y falsos profetas que a muchos engañarán” y lo cual repitió de forma enfática en varios pasajes dentro del mismo capítulo (Versos 5, 11, 22,23,24,25).

CARACTERÍSTICAS DE LAS SECTAS

El tratar de describir una secta y sus características, se hace difícil, porque las hay con diferentes matices y fundamentos. Algunas giran en torno a una interpretación bíblica torcida, sectas heréticas, como la de los Testigos de Jehová, los Cristadelfianos, la Iglesia local y otras que tomando la Palabra “Dios” tienen una interpretación fuera de la realidad bíblica y sistemática. La más influyente a través de la historia, y hoy metida dentro de las corrientes teológicas liberales, es la de los Arrianos.

Otras sectas fundamentan sus doctrinas en revelaciones que se salen de la Biblia, para entrar en la visión de “líderes iluminados” que se convierten en la raíz de su origen, como por ejemplo los mormones, la secta de Moon (Iglesia unificada) la Ciencia Cristiana, la Cienciología, el espiritismo y otros grupos de índoles ocultistas. Estos, aunque no rechazan la Biblia, la complementan con otras revelaciones que son el centro de su quehacer. Si vemos la perspectiva de poner una verdad sobre la verdad fundamental, (la Biblia) podemos afirmar que cualquier iglesia evangélica que apoye su existencia en una revelación fuera de la Palabra de Dios, se está convirtiendo en una secta. Incluso los Católicos Romanos, que fundamentan sus creencias en la Biblia, las tradiciones y los dogmas, se pueden catalogar como secta[80].

Hay una serie de características relacionadas con las sectas que son:

1- Sus creencias giran en torno a una visión o enseñanza promovida por un líder o maestro iluminado y la misma se coloca sobre la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es la ley primaria. Es como la constitución de un país, que al ser ley primaria, regula todas las demás leyes. Cualquier legislación secundaria que contradiga o afecte la ley primaria, se vuelve inconstitucional. De igual forma, cualquier visión, enseñanza o mensaje que vaya contra la ley primaria de la Palabra, es anatema, y debe ser rechazada de forma radical.

2- Manipula o programa a las personas en su conducta, imponiendo moldes o estereotipos que hacen a sus adeptos esclavos de un sistema del cual no pueden salir fácilmente. En tal caso entra en escena la “programación religiosa”, que es atentatoria contra el libre albedrío del hombre.

3- Proclama que su grupo es el único poseedor de la verdad, y que fuera de ellos no tienen ninguna posibilidad de salvación. Podrán estar bien enfocados en las enseñanzas fundamentales, pero si rechazan a los demás, y les juzga, su conducta sectaria los clasifica como una secta exclusivista. Aquí se aplica el término “sectario”. No es mi intención enfocar todas las sectas, porque son tantas, que necesitaríamos una enciclopedia para describirlas, pero voy a tomar dos modelos de sectas, como botón de muestra, podremos definir otras muchas más. Tomaré las más recientes, ignorando las sectas llamadas clásicas; como son los Testigos de Jehová, Mormones y la Ciencia Cristiana, pues de ellas hay muy buenos libros en el mercado.

“LA SECTA ESTILO MOON FALSOS PROFETAS O ILUMINADOS”

La secta de Moon, conocida como “La iglesia de la unificación” es el reflejo de aquellas que nacen de hombres que se proclaman “cristos” o enviados para cumplir las últimas profecías bíblicas, y terminar así la obra que Jesús dejó inconclusa. La idea central de este grupo gira en torno a la unidad familiar para alcanzar la unificación perfecta con la conciencia, de donde emana el amor de Dios. Jesús no pudo completar la obra, porque no se casó, y no tuvo familia, por lo tanto, Sun Myung Moon recibió la revelación de unificar a la familia y convertirse en el “PADRE VERDADERO” de la humanidad. Noten, esta secta pone una revelación sobre la Palabra de Dios, contradiciéndola. Este personaje, archimillonario, es de origen asiático y con ciudadanía norteamericana, nacido en el 1920. Ha sido varias veces sentenciado a la cárcel en los Estados Unidos por evasión de impuestos. Actualmente trabaja fuertemente por ganar adeptos en América Latina, enviando a miles de asiáticos a proclamar sus bondades. Ha creado organizaciones fachadas para disimular su desprestigiada “Iglesia unificada”, y envolver a políticos, periodistas, pastores y líderes ignorantes. Esta organización se llama “Asociación pro Unidad Latinoamericana” (AULA) o “Asociación de cristianos por la paz” y otros nombres más con los cuales camufla sus propósitos. Su forma de atraer gente es pagándoles comidas, congresos, viajes etc. para que reciban su enseñanza. Su mensaje gira en torno a la unificación familiar, el poder de la mente y la conciencia, y el sometimiento a sus mandatos como “padre espiritual de todos los creyentes”. En los congresos expone sus ideas, ejecuta matrimonios por centenares en estadios y plazas públicas. En su visita a Honduras[81] proclamó, en un escrito que repartió, una serie de disparates que revelan el fondo de su doctrina, y es bueno analizarlo. El afirma que para entrar al reino de Dios no hace falta aceptar a Cristo: “vivir en unidad con la verdadera conciencia y el verdadero amor, automáticamente entra al Reino de los Cielos. Por más que uno crea en Jesús, no podrá entrar al Reino si no está ligado al amor de Dios” [82]. Al seguir leyendo, descubrimos que ese amor de Dios, que nace en la conciencia, se manifiesta en su persona pues dice; “Él (Moon) se convertirá en PADRE VERDADERO y centralizado en ese Amor Verdadero perdido y buscará establecer en la tierra la familia ideal… Dios no pudo tener hijos verdaderos. No hubo una familia que estuviese conectada a un linaje de sangre que viniese de Dios” [83]. Quizás queden dudas en ¿quién es el Padre Verdadero y el amor verdadero? pues en la página 6 lo aclara: “Hoy el fundador de la Iglesia de Unificación está aquí hablándole a Ustedes. Si me preguntan ¿a qué se dedica la Iglesia de la Unificación?, les diré que es el lugar donde se presenta el amor verdadero de Dios…El Rev Moon y su esposa son conocidos en el mundo entero como LOS PADRES VERDADEROS [84]. Sí, es cierto que como Padres Verdaderos estamos conectados a Dios en Verdadero Amor[85]. En su arrogancia, pues todos los falsos profetas son altivos y arrogantes, se proclama como el redentor de los últimos tiempos, y afirmá en su escrito: “Por la mano del Rev. Moon el comunismo cayó. Fue el Rev. Moon quien despertó a Gorbachov y a Kim II Sung para salvar a los Estados Unidos que iba al colapso…” y otras serie de tonterías más, hasta llegar a un punto curioso, esto ya es el colmo, pues afirma:“Tal vez Uds. desconozcan estos hechos, pero deben saber que si Honduras se adelanta a los Estados Unidos en recibir y abrazar absoluta-mente al Rev. Moon, Honduras se convertirá en la primera nación del mundo”. [86] No sé si es un chiste, un disparate o un reflejo de demencia. Lo que no me explico es como un hombre que habla tantos disparates puede tener seguidores. Solo tiene una explicación, que los que le sigan estén más locos que él.

La secta Moon es el clásico modelo de todas las demás que siguen a un “iluminado” con mensajes y revelaciones sacadas de un cuento de fantasía, o de una cabeza desquiciada, como la secta que promovió un suicidio colectivo en California, para que sus seguidores pudieran ser arrebatados por ovnis. Cuando un hombre de esta clase comienza a revelar sus visiones, jamás podremos saber hasta dónde puede llegar en sus desvaríos. Nuestra fe tiene que ser clara, fundamental y Bíblica, esta es la única garantía para no perdernos del camino correcto.

LAS SECTAS BASADAS EN LA BIBLIA

Existen otros grupos totalmente diferentes al anterior, que se gobiernan por medio de líderes que tienen la interpretación actual del mensaje bíblico, y solo aceptan las palabras del “oráculo” proclamadas por sus dirigentes. Entre ellos están los grupos denominados “la iglesia local”, “creciendo en gracia”, los “solo Jesús” y otros más con características de “carismáticos” o “interconfesionales”. Estos grupos elaboran sus elementos de enseñanzas en reflexiones serias de realidades parciales, dándole a la misma un toque muy peculiar en la interpretación:

1ro- Hacen un análisis de la realidad eclesiológica actual. Descubren las fallas y las desvirtuaciones del cristianismo moderno, y a la luz de las escrituras, y desarrollan una hermenéutica reflexiva, con contenido bíblico, para señalar los errores de la iglesia institucional. Después juzgan a las tales iglesias como apartadas de la “verdad”, y se proclaman ellos como “los poseedores de la verdad final”, el grupo escogido, la tercera reforma o el remanente fiel. Promueven reconquistar el terreno de la iglesia y recobrar a los “protestantes descarriados de la Palabra,” por lo que son ellos la única salida para ser salvos y su crecimiento es por medio del proselitismo a los evangélicos descontentos o frustrados.

2do- Frente al descuido espiritual, y el apegamiento al materialismo y al mundo, promueven una “genuina” relación espiritual con Dios, por medio de un énfasis al cuidado de la vida espiritual y a su relación con Dios. Espiritualizan las Escrituras, y adoptan posiciones radicales, con una interpretación bíblica muy particular.

Su forma de trabajar con las personas encierra una terrible manipulación psicológica, de manera que el que cae en estos grupos, difícilmente puede salir, porque sus líderes se encargan de lavarle el cerebro de forma tal, que cualquier desprogramación requerirá un inmenso trabajo. Para tener una idea de esta manipulación, debemos observar que todas las enseñanzas de estos grupos son únicas y absolutas de sus dirigentes, llamado apóstol, anciano principal o profeta. Él es el único que adoctrina, interpreta y dirige la formación de sus seguidores por medio de libros, cassettes, congresos y cursillos. Algunos hasta tienen su propia Biblia, con las notas de su líder al pie de página.

Algunas enseñanzas tienen muchas influencias radicales u ortodoxas. Algunos grupos usan “mantras”[87] como expresión mágica, las cuales dominan sus cultos o acciones. La palabra clave de algunos es; “Oh Señor Jesús”, y diciendo estas palabras tres veces, los pecadores podrán ser salvos. Otros dicen que todo es gracia, por lo que ya no hay que ayunar, ni hacer nada, e incluso niegan la existencia del diablo, apoyándose tan solo en las epístolas paulinas, como el grupo “creciendo en gracia”. Otros movimientos han aparecido, los cuales apelan a la superstición, explotando la credulidad idolátrica del ser humano, y mezclándola con algunas verdades Bíblicas, fabricando así doctrinas que explotan y a las cuales llaman “punto de contacto” usando objetos, ritos o métodos que son portadores de bendición. Fabrican un “fetiche religioso” que ofrece poderes mágicos. Entre estos movimientos está la Iglesia Universal del Reino de Dios originaria de Brasil, y en donde lo esotérico se mezcla con lo Bíblico. Cuando los adeptos a estas sectas tratan de razonar algunas enseñanzas de su profeta, porque las ven un poco ilógicas, le salen diciendo que “tu mente no te ayuda, salte de tu mente y entra al espíritu”. Para ellos la “mente” es una maldición, y con el cuento de que hay que forjar una vida “en el espíritu”, o vivir“tan solo de pura gracia o milagros” fuerzan a las personas a rechazar los razonamientos humanos. Ignoran que a Dios hay que servirlo y amarle “con todo tu corazón, con toda tu mente y con toda tu alma (Jeremías 31:33, Lucas 10:27 Efesios 4:23).

CARACTERÍSTICAS DE LAS SECTAS Y SUS LÍDERES

Si tuviéramos que hablar de la interpretación bíblica que hacen los líderes de estas sectas, tendríamos que escribir una enciclopedia, pero tan solo haré referencia a los puntos que considero importantes respecto a lo que distingue a las personas que siguen una secta de este tipo.

CARACTERÍSTICAS DE ESTA SECTA:

1ro. Forjan un vocabulario particular y uniforme, creando una metodología que anula al individuo. Se establece una igualdad en donde nadie puede sobresalir. En algunos grupos no hay pastores, ni autoridad fuera del líder guía. Hay libre expresión, siempre y cuando sea dentro del esquema establecido; ¡Oh Señor Jesús! ¡Todo lo puedo! ¡Bendecido! o consignas parecidas. Si alguien trae una reflexión u opinión contraria a las pautadas por el dirigente, los demás interrumpen con exclamaciones que tratan de apagar la voz del disidente. Usan la técnica de los Efesios: “Pero reconociendo que era judío, todos volvieron a gritar a una sola voz, por casi dos horas: -¡Grande es Diana de los efesios!” (Hechos 19:34), o le catalogan de rebelde y carnal. Otros grupos usan la crítica y la discriminación sin usar argumentos bíblicos lógicos.

2do. Establecen, como única norma de enseñanza, los oráculos de su profeta. Solo aceptan otros criterios si están de acuerdo con la doctrina del grupo. En este aspecto siguen las mismas dinámicas que los Testigos de Jehová y los Mormones, ya que ellos siguen las pautas de sus fundadores; Russell y Joseph Smith.

3ro. Forjan un miedo a dejar el grupo, ya que fuera del mismo se sienten inseguros, y el apartarse les producirá juicio y maldición. Los que permanecen en estos movimientos llegan a asimilar el rechazo a su propia individualidad, y su pasado, afirmando que todo lo anterior era falso. Recuerdo a un discípulo que cayó en una de estas doctrinas siendo pastor. No solo se llevó la Iglesia, sino que me dijo a mi; “que ahora si tenía la verdad, pues vivió mucho tiempo en oscuridad espiritual“, y negó sus experiencias con el Espíritu Santo, las lenguas y otras cosas más.

4to. Para poder implantar sus enseñanzas, tratan de anular el uso de la mente, como ya hemos dicho. Cuando se les plantea el tema doctrinal, ellos se van por la tangente: “Nosotros no estamos interesados en doctrinas; nosotros participamos de Cristo, solo de Cristo” y con este manto de espiritualidad, evaden la confrontación con la “teología sistemática”. Son iguales que aquellos de los cuales habló Pablo: ” Me refiero a que uno de vosotros está diciendo: “Yo soy de Pablo”, otro “yo de Apolos”, otro “yo de Pedro” y otro “yo de Cristo” (1 Corintios 1:12)”. Ellos son la “iglesia verdadera”, son de Cristo, y en realidad eran los peores en Corinto, porque al ser de Cristo; ¿qué apóstol podía ponerles orden, si no se sujetaban a nadie en la relación personal o eclesiástica? Los sueltos, iluminados y absolutos se convierten en “Papas o caciques.”Deseo terminar trayendo a reflexión el principio de 2 de Pedro 1:19-21: “También tenemos la palabra profética que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones. Y hay que tener muy en cuenta, antes que nada, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada; porque jamás fue traída la profecía por voluntad humana; al contrario, los hombres hablaron de parte de Dios siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Y leyendo esto ¿cómo es posible que hayan personas que se quieran convertir en los únicos que tienen la revelación de Dios? ¿Serán éstos movidos por el Espíritu de Dios, o por el contrario, son frutos de la carne o del espíritu de error que opera Satanás?. Dios no tiene nietos. Nadie es poseedor de la verdad absoluta. Solo Cristo Jesús es la verdad. Fuera de las Escrituras no hay más revelación. Para estos grupos, todos, excepto ellos, son los salvados o escogidos. Esta discriminación de por sí los clasifica como sectas. Usemos nuestra cabeza, no dejemos que nos manipulen. Piensa, juzga y después acepta porque: “Todo me es lícito, pero no todo conviene. Todo me es lícito, pero no todo edifica. Nadie busque su propio bien, sino el bien del otro” (1 Corintios 10:23-24) .“Porque si alguien viene predicando a otro Jesús al cual no hemos predicado, o si recibís otro espíritu que no habíais recibido, u otro evangelio que no habíais aceptado, ¡qué bien lo toleráis!”(2 Corintios 11:4).

EXPERIENCIAS O EMOCIONES”MANIPULACIÓN RELIGIOSA

La extinta Unión Soviética perfeccionó lo que se denominó “lavado de cerebro”, mientras los Estados Unidos modeló las técnicas de “Guerra psicológica”. De ambas corrientes se ha nutrido la psicología actual, para producir lo que podemos llamar “programación psicológica”, que no es otra cosa que un lavado de cerebro solapado, acompañado de una guerra psicológica de persuasión, que induce a los seres humanos a acomodar su “yo” a los caprichos o deseos de ciertas personas que los manipulan, según sus intereses. Estas técnicas dominan el mercado, apoyadas por la sociología y la información manipulada, y son los factores que usan los gobiernos y políticos para obtener aquello que desean de la mayoría de la gente, los cuales, como borregos, hacen lo que no desean hacer. Así que el manejar las masas psicológicamente es todo un arte o una ciencia en nuestros tiempos modernos.

FORMAR O DEFORMAR EL YO

El “yo” debe ser formado, y en ciertos casos “atenuado”, por medio del procedimiento de la formación disciplinaria en el hogar. Cuando hay formación, hay criterios, porque hay valores y principios. Los principios son murallas que sostienen nuestra moral. Pero a veces somos víctimas de un bombardeo de ideas y consignas que lentamente desmoronan ese muro, y hacen que caigamos bajo influencias permisivas que nos llevan a actuar contra los valores que poseíamos de antemano. Cuando el “YO” no está atenuado o sojuzgado a un poder superior, como es DIOS, entonces podemos debilitarnos, y ser presa de las ideas huecas de este siglo. Es ahí cuando somos víctimas de la manipulación de aquello que, tomando nuestra vulnerabilidad, flaqueza, sinceridad excesiva y buena fe, nos guían a hacer cosas que van contra nuestros propios deseos o convicciones. En tal caso caemos en un proceso en donde el “YO” es anulado Y MANIPULADO.

EL DIOS QUE RESPETA TU “YO”

Es importante entender que jamás Dios anula nuestro libre albedrío, por lo que no puede imponernos su voluntad de forma automática y mecánica. Él deja y proclama que nosotros escojamos. Nos llama a la obediencia de forma voluntaria: “Venid, pues, dice Jehová; y razonemos juntos: Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). “Pero si os parece mal servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis: si a los dioses a los cuales servían vuestros padres cuando estaban al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis. Pero yo y mi casa serviremos a Jehová (Josué 24:15). En estos textos podemos ver la decisión voluntaria del hombre a someterse o revelarse.

Cuando Jesús estuvo en la tierra nunca forzó nada. El apeló a la voluntad de sus seguidores. Su evangelio no era un evangelio de persuasión, sino de confrontación, por eso dijo: “El que cree en él no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios .”(Juan 3:18). El siempre presentó dos alternativas; “servir a Dios o a riquezas ” (Mateo 6:24, Lucas 16:13) “la puerta ancha o estrecha (Mateo 7:13) “hijos del diablo o hijos de Dios “(Juan 8:44) y nos llama a ser sus amigos; “si hacéis lo que yo os mando (Juan 15:14).

¿SE PUEDE ANULAR LA VOLUNTAD?

La acción de manipular a una persona se puede interpretar como el anular la voluntad de las personas. Esta acción no solo es un atentado a la naturaleza divina en nosotros, sino que constituye una causa de serios problemas de conducta, por lo que la persona no es dueña de su vida, ni de su destino. ¿Qué es la voluntad? Es la capacidad de actuar con libre albedrío, optando o decidiendo por mí mismo lo que debo o no debo hacer. Es una característica fundamental, presente en todos los seres humanos, y según las Sagradas Escrituras es una de las cualidades importantes dadas por Dios en la “Imago Dei” (La imagen de Dios en nosotros)[88]. En el campo de la teología se ha debatido mucho hasta donde el hombre tiene libertad y voluntad. Algunos teólogos, como San Agustín, han trato de enfatizar el hecho de que en la naturaleza global del ser, la parte humana está subyugada al designio divino, por lo que todo depende de la gracia y la soberanía de Dios, punto este del cual se apoyan los que defienden la doctrina de la predestinación[89]. No es mi intención discutir o definir el aspecto de ¿hasta dónde está el hombre sojuzgado o anulado por Dios? o si ¿Puede El Creador en su soberanía o designio, manipular el derecho de decisión y acción de los seres humanos?

TÉCNICAS DE PROGRAMACIÓN PSICOLÓGICAS

Existen organizaciones religiosas y seculares cuya especialidad es la manipulación de la voluntad del hombre. Para lograr esto aplican métodos psicológicos de persuasión, repetición y sugestión, obteniendo un resultado efectivo en algunos tipos de conducta. Actualmente se ha desarrollado lo que se denomina “programación psicológica”, y cuando una persona es víctima de esta programación, cae en una pérdida de identidad propia, por lo que se ha creado una rama de la psicología que maneja a las víctimas de sectas programadoras, desarrollando una terapia denominada “desprogramación psicológica”. Para tener idea de cómo se logra esto, afirmaremos que casi todas las sectas o empresas programadoras recurren a una metodología que sigue más o menos un principio común:

PRIMERO: Afianzan la incapacidad de las personas para hacerles sentir que no pueden actuar por sí mismo frente a la realidad que les afecta. Aprovechan o crean una sensación de inutilidad, incapacidad o fracaso, y les hacen ver que la opción ofrecida, como por arte de magia, tiene todo lo que él necesita, para que si somete su voluntad de forma incondicional a los dictámenes de ellos (los programadores) encontrarán la respuesta que buscan. Cuando se aplica en sectas “espiritualistas” se induce a las personas a tener experiencias extrasensoriales. Para ello se aplican una gama variada de métodos: autosugestión, repetición continua de una frase a la cual se le da “poderes mágicos”, el usar el poder mental para entrar al subconsciente y descubrir el mundo oculto del sexto sentido etc. Algunos emplean al hipnotismo, relajamiento, proyecciones imaginativas de terapias visualizadoras, el uso de algunos alucinógenos o yerbas afrodisíacas etc. Dentro del movimiento de la Nueva Era se han desarrollado una gama de métodos para producir efectos programadores y manipulativos en las vidas de los que se adentran en esta corriente.

SEGUNDO: La saturación con cierto tipo de información que modifica, de forma sutil, la conducta normal de las personas. Para ello se le suministra un determinado material por medio del cual se le lava el cerebro, haciéndole ver que lo allí expresado es la única y absoluta verdad. Este patrón lo siguen sectas como los “Testigos de Jehová” que a través de las publicaciones de su revista “Atalaya” y “Despertad” programan o condicionan a las personas a leer lo que ellos (los escritores) quieren que crean. Hay un sin número de sectas que apoyan la manipulación por medio de sus escritos, visiones e interpretaciones, emanadas de sus líderes o caudillos, los cuales se proclaman profetas, iluminados o portadores de una verdad absoluta. También hay empresas mercantiles transnacionales que como AMWAY, usan una metodología parecida a las sectas dentro de su sistema piramidal de mercadeo, apoyándose en revistas, libros, cassettes, videos y seminarios o convenciones. Potencian las debilidades humanas: ambición, inseguridad, el deseo de ser grande y prosperar, el evadir los problemas etc. para llevarlos a una anulación de su capacidad de razonar, y someterlos a los designios del grupo.

COMO SE FORMA UNA VIDA

Aunque muchas iglesias evangélicas no usan la programación psicológica con sus miembros, algunas, inconscientemente, introducen dentro de sus cultos acciones que manipulan a las personas para obtener supuestas “experiencias espirituales”. Lo primero que debemos aclarar es que las congregaciones deben formar en sus miembros principios que les gobiernen, pues el sometimiento arbitrario y absoluto a una autoridad nos lleva al avasallamiento y dictadura espiritual. Cuando en una iglesia evangélica sus miembros tengan que consultarlo todo, y no puedan tomar decisiones por si mismo, están bajo las influencias de una manipulación. Mi deber es discipular a los nuevos convertidos, y enseñarles la Palabra para que sea ella la que les guíe y les revele lo que tienen que hacer en cada situación de la vida, una vez que han alcanzado madurez. San Pablo[90] expresa la meta del crecimiento del cristiano en una congregación, y la define como “alcanzar madurez” que equivale a tener criterio propio en lo que he de hacer: “Pero el alimento sólido es para los maduros, para los que por la práctica tienen los sentidos entrenados para discernir entre el bien y el mal.” (Hebreos 5:14). Pablo estableció discípulos, y formó en ellos un criterio basado en el ejemplo y la doctrina apostólica, por ello escribe a su hijo Timoteo y le dice; “Lo que oíste de parte mía mediante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” (2 Timoteo 2:2). Y aunque Pablo tenía autoridad como apóstol, él se limitó a aconsejar cuando sus discípulos le planteaban los problemas (1 Corintios 3:1-6, 5:1-7). El apóstol advierte el peligro de seguir a maestros manipuladores, que saliéndose de las normas escritas, traten de formular metodologías no bíblicas y afirma: “Si alguien enseña algo diferente y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad, se ha llenado de orgullo y no sabe nada. Más bien, delira acerca de controversias y contiendas de palabras, de las cuales vienen envidia, discordia, calumnias, sospechas perversas, y necias rencillas entre hombres de mente corrompida y privados de la verdad, que tienen la piedad como fuente de ganancia” (1 Timoteo 6:3-5).

COMO SE MANIPULA UNA PERSONA

Aunque en algunas congregaciones no se anula el “YO” mediante una programación determinada, estamos viendo, con asombro, como últimamente se está adoptando métodos que tratan de convertir el culto en espectáculos, y a los predicadores en “actores”, provocando acciones que a veces ronda lo estrambolezco y absurdo. Quiero dejar por sentado, como pentecostal que soy, que creo en las manifestaciones del Espíritu Santo. Creo en la multiforme gracia del Señor, y de que él hace lo que quiere, cuando quiere y con quien quiere. No podemos hacer un cajón para determinar por medio de un cuadro teológico la forma en que Dios puede obrar en una vida, limitando su poder y manifestación. Pero tampoco podemos imponer nuestras experiencias como dogma de fe y revelación divina.

Existen actitudes que pueden llevar a las personas a una falsa experiencia. Todo lo provocado por mecanismos humanos no es del Espíritu. El deber nuestro es enseñar la Palabra y dejar que ésta penetre para que pueda producir una obra completa porque; “Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios”. (Romanos 10:17 RVR). Las experiencias que vienen de adentro producen efectos externos positivos, y nos llevan a una emoción que brota de la convicción. Somos seres emotivos, y no podemos evitar que frente a experiencias espirituales, expresemos euforia y reacciones físicas visibles. Esto es normal y aun natural, por lo que no “debemos impedir el Espíritu ” en ello, aunque sí hay que educarlo para aprender a controlar nuestras emociones y ” además, los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas” (1 Corintios 14:32). Recuerdo cuando el Señor me bautizó en el Espíritu Santo, sentí un fuego que me impulsó incluso a causar desorden externo. Una vez la directora del Instituto Bíblico me llamó a la oficina y me exhortó, enseñándome que toda experiencia y expresión emotiva debe ser controlada, para que el Señor pueda hacer una obra profunda y completa. Hay emociones controladas, principalmente de aquellos que tienen temperamentos calmados y son poco emotivos. Otros tienen emociones muy eufóricas, y reaccionan frente a experiencias con expresiones un poco exageradas, pero es parte de su forma de ser. Algunos tienen expresiones emotivas que llegan a lo histérico, por lo que se descontrolan. Los tales tienen serios problemas emocionales, y no han sabido desarrollar la capacidad del dominio propio. Son personas manejables, y aunque parecen muy espirituales, gran parte de las veces sus emociones son pasajeras. Son como el fuego en un pajar, o como metal que resuena y címbalo que retiñe. Cuando estamos viendo un partido deportivo, y nuestro equipo gana, cada cual expresa su júbilo con una reacción emotiva diferente, y es normal. Sentimos, y porque sentimos, vivimos, y porque vivimos, nos expresamos emotiva-mente. ¿Por qué nos emocionamos frente a un equipo deportivo o un artista, o una película, y no hacer lo mismo cuando tenemos una experiencia con Dios o el Espíritu Santo? Así que, siempre que haya una experiencia espiritual, tiene que haber una expresión emotiva ajustada a nuestra forma de ser.

Ahora bien, una cosa es expresar lo que siento, a que me hagan sentir lo que no siento. Muchos super-evangelistas, usando una metodología persuasiva y manipulativa, llevan a la gente a experimentar cosas que no proceden de una expresión espontánea del Espíritu, sino a una predisposición del predicador y de los participantes (autosugestión). Es por ello que aunque hay “conversiones masivas”, de la misma forma hay “deserciones masivas”. Recuerdo que fui a predicar a una Iglesia a la cual muchos hermanos iban con una almohada, por lo que pregunté para que llevaban almohadas, y me contestaron es porque al orar el “Espíritu” nos tumba al piso, y la usamos para prevenir un golpe. Esta medida fue promovida por el pastor que aconsejó venir preparado para recibir la “unción”.

Me gusta ser analítico de lo que ocurre. Cierta vez me dieron un video de una campaña de un evangelista, y me puse a ver el espectáculo de las caídas. Observé que los primeros que comenzaron a caerse cuando éste sacudía la chaqueta eran sus colaboradores, aquellos que después iban a ponerse detrás de la gente que pasaba al frente. Observé como una misma persona se cayó 8 veces, y siempre con el mismo estilo y en la misma forma. Después lo vi ayudando a soportar a los demás que se caían. Todo se miraba tan bien montado y programado que estaba mirando una réplica en versión hispana de Benny Hinn. Este evangelista confesó que su unción la recibió cuando fue a Orlando, Florida a visitar a Benny Hinn, el cual le impartió “su espíritu”. No pongo en tela de juicio lo que Dios hace, siempre y cuando estas acciones obedezcan a una espontaneidad, y no se haga liturgia, programación o manipulación colectiva.

LAS OLAS Y LAS ONDAS QUE SE IMPONEN

Muchas acciones manipulativas son “efectos de inducción” provocadas por la repetición de un principio que se impone, o por el manejar psicológicamente ciertas acciones que se adhieren al grupo de forma pegadiza y estereotipada, que llevan a lo que se podría catalogar como ” histeria colectiva”. Un predicador afirma antes de su debut en el púlpito; “hoy los voy a llevar a gritar como medio de bendición”. Una vez en escena, mezcla la Palabra de Dios con ideas humanas recibidas del mundo secular; A caso no gritan los mundanos a sus ídolos, y ¿por qué no hacerlo nosotros? y se comenzó a provocar los gritos afirmando “Demos un grito de guerra, un grito de victoria, un grito de gozo” y así se produce una euforia colectiva que arrastra a las emociones. Después viene alguien, toma esta acción, la etiqueta, y fabrica un molde que lo lleva a otras Iglesias. Creo que Dios da el avivamiento, pero los hombres lo roban, lo etiquetan y los convierten en ondas u olas. Peter Wagner acuñó el término “la tercera ola”[91] para referirse al avivamiento promovido por John Wimber[92] en el cual aparecieron cosas raras dentro de un mover del Espíritu. Según Wagner hay tres olas: “La primera era la ola del movimiento pentecostal, la segunda, la ola del movimiento carismático y la tercera la ola promovida por el movimiento de La Viña”. Después de estas olas apareció la ola de Toronto, y actualmente (1997) la ola de Pensacola, Florida. Excluyendo lo que ocurre en Pensacola, que es más un mover de confesión, arrepentimiento y humillación, las demás “olas” se han caracterizado por la introducción de acciones manipuladoras en la gente que les ha llevado a actuar de forma incoherente. Entre las muchas acciones manipuladoras y dominantes en estos tiempos, están el repetir, en forma de mantras, consignas proclamadas desde un púlpito, “letanía”. Una de las dinámicas del “lavado de cerebro” era la implantación de consignas, esto es, estribillos con los cuales se moldeaba la conducta y expresiones de la gente. En la Biblia no se impone ningún molde de repetición programada, aunque eso si, la enseñanza debe repetirse para que sea parte de nuestra forma de vivir, pero hay que diferenciar principios o enseñanzas respaldadas por la vida,[93] a consignas o estribillos que tratan de manipular las conciencias con patrones estereotipados.

Algunos grupos han implantado el método de expresarse a Dios imitando a los animales. Ellos dicen que de esta forma las personas pueden romper sus complejos y temores. Una vez un hermano se acercó a un predicador para que oraran por él, pero comenzó a articular muecas y sonidos como un orangután. El predicador no pudo contener la risa, y se tuvo que salir del culto. ¿Sobre qué base bíblica fabrican estos disparates? Sin embargo estas acciones se riegan por medio del espectáculo de un culto que tiene de todo menos fundamento bíblico. En otras Iglesias los hermanos iban al culto llevando un biberón de bebé. Cuando comenzaba el culto, el pastor afirmaba “Hermanos, ahora preparémonos como niños para poder recibir la palabra del Señor”. Y todos comenzaban a chupar el biberón, a llorar como bebés, y algunos hasta se ponían en cuatro patas, ¿es esto lógico a la luz de las Escrituras? Hemos olvidado las enseñanzas de Romanos 12:1 “Así que, hermanos, os ruego por la misericordia de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1) Noten el término “culto racional “, esto es; hacer las cosas con lógica, pensando y razonando a la luz de las Escrituras lo que estoy haciendo, pero la manipulación nos está llevando a “cultos irracionales”, en donde hacemos todo lo que nos dicen, sin forjar un criterio bíblico.

Cuando llegué a Honduras, de España (1994), encontré en muchas de nuestras iglesias una forma de expresión, de adoración que imitaba la actitud profana del mundo secular. En medio de la alabanza no solo había aplausos, cosa aceptable, sino algunos gritaban, otros aullaban y gran número chiflaban. A adonde quiera que iba me encontraba el mismo patrón de conducta. Todo era una copia sin base bíblica, que se había hecho un modelo nuevo del culto original. La expresión coherente había desaparecido. Todo el devocional era una manipulación y expresión incoherente hasta que llegaba el mensaje. Nos habíamos liberado de la liturgia del pasado, y habíamos caído en otra más similar al parámetro del mundo, y todo esto nace como producto de una manipulación, porque esas acciones son más el procedimiento de una analítica psicológica, que de una acción bíblica y sistemática. ¿En dónde dice la biblia que hay que chiflar, aullar, ladrar, reír, etc para poder expresar adoración?. Son ondas que han entrado, se han quedado, y no se han analizado teológicamente. ¿Por qué? Porque a la carne le gustan los frutos de la carne, porque somos imitadores del mundo y hemos perdido nuestros principios originales.

Todos estos fenómenos han producido una avalancha de libros evangélicos, que no aceptando el bautismo del Espíritu Santo, han encontrado argumentos de sobra para hacer un fuerte ataque al mover de Dios, y apoyar su apología contra el pentecostalismo, pues entre pentecostal y carismático (llamado neopentecostal) hay muy poca diferencia. Estos extremos descalifican en muchos aspectos el propósito de Dios con su poder, pues el abuso hace que estos maestros de la Palabra generalicen, y coloquen a todos los que creemos en el Poder del Espíritu Santo en el mismo saco[94]. Sin embargo hay otros que siendo pentecostales, actúan afrontando y señalando los abusos que siguen usando los vendedores de “Vendas Mágicas” como dice el pastor Wilkerson.[95]

CONFESIÓN POSITIVA

En estas dinámicas actuales de expresiones espirituales o de manifestaciones hay de todo, menos Espíritu Santo. El grado de manipulación y montaje ha alcanzado una dimensión no solo de acción, sino de enseñanza. La Nueva Era ha impactado en muchos predicadores y maestros de la Biblia, como por ejemplo la introducción del “positivismo teológico” que se manifiesta en varias formas: Desde la visualización; que es fabricar en mi mente aquello que deseo y tomarlo por medio de una fe posesiva y egoísta, hasta la confesión positivista; no pasa nada, aunque esté enfermo, Dios ha tomado el control y debo confesar que “estoy sano” aunque esté enfermo. “Yo sé que estoy sano porque la Palabra de Dios dice que por sus heridas yo estoy sano”[96] y declarar lo contrario será duda, falta de fe y fracaso. Hay una similitud en lo que enseñan estos predicadores y lo que proclama la Nueva Era y algunos gurús[97] que por medio de la autosugestión tratan de hacer milagros. ¡Qué diferencia!, cuando Jesús sanó a los leprosos, los envió al médico de su época (el sacerdote) para que diera fe del milagro que operaba por el poder de Dios, y no por la persuasión o sugestión (Lucas 17:11-19). Dios sana. La sanidad es un don que opera en cualquiera, es un medio en sí, no un fin. Pero también enfermamos, y de algo tenemos que morir, no podemos radicalizar y manipular la sanidad dentro de un positivismo mental.

¿Dudo de los milagros?, ¡¡Jamás!!. Los milagros y las señales son manifestación del poder de Dios. Todas las narraciones bíblicas están llenas de milagros. Dios es un Dios de milagros, esto nadie lo duda, y el que lo duda, no puede creer en el Dios revelado en las Escrituras. El problema es que muchos predicadores le han dado tanta importancia al milagro en sí, que han olvidado el mensaje de la cruz y de la predicación del evangelio, como dice San Pablo en Colosenses 3:16. Pero algo está ocurriendo en estos últimos tiempos, se ha despertado una fiebre a nivel mundial por buscar fenómenos paranormales, extrasensoriales y espectaculares, a grado tal que “La sociedad hoy en día está obsesionada con lo sobrenatural, al punto que la gente está deseosa de interpretar casi cualquier fenómeno raro como una maravilla sobrenatural. Más y más escuchamos de eventos extravagantes e inusitados que popularmente son mal interpretados como milagros[98]. Esta credulidad ha dado auge al aumento de adivinos, videntes, falsos profetas y milagreros que vemos a cada rato en programas televisivos de impacto noticioso[99]. Las enfermedades psicosomáticas se curan usando autosugestión, unas veces apoyada en una fe depositada en personas con poderes, otras veces usando medicamentos que son placebos.

Ser realista y buscar la obediencia a la Palabra, es más importante que caer en estas influencias positivistas que llevan a un fanatismo que después conducen a la frustración. Hay que entender que las señales de milagros y prodigios es una forma de abrir puertas, pero no debe ser un medio manipulativo o explotativo, pues en los últimos tiempos estas características dominarán: “Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y darán grandes señales y maravillas de tal manera que engañarán, de ser posible, aun a los escogidos (Mateo 24:24). Jesús reprendió la búsqueda de señales de los fariseos, como también la obsesión de señales que buscan muchos cristianos, que olvidan el vivir, para buscar tan solo ver::” -Una generación malvada y adúltera demanda señal, pero no le será dada ninguna señal, sino la señal del profeta Jonás . (Mateo 12:39). Si los milagros glorifican a Dios, ¡Amén!, pero si son un medio para el protagonismo humano y la explotación mercantil, ¡lo rechazamos!, porque ya tenemos el milagro de Jesús. Rechacemos por lo tanto toda manipulación religiosa y proclamemos todo el consejo de Dios.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

8- REBELIÓN CONTRA LO MALO. “Obediencia versus rebeldía”

Muchas virtudes pueden ser explotadas o manipuladas para fines contrarios al orden establecido. Tenemos la conciencia de que toda obediencia es virtud, y toda oposición o rebeldía a la autoridad es pecado. Se han aprovechado los términos bíblicos de sujeción, obediencia, el ungido de Jehová, etc. para imponer dogmas, caprichos y doctrinas que vienen de los hombres. Con el cuento de que Dios bendice la obediencia, y que tenemos que ser humildes, se han fabricado postulados falsos en cuanto a la sumisión a una autoridad espiritual o institucional, trastocándose los parámetros correctos en cuanto al ejercicio de la autoridad. Algunos predicadores, que se autodenominan “los ungidos del Señor” han tomado posiciones condenatorias, excomulgadoras y amenazantes contra aquellos que en algunos momentos les han criticado, censurado o juzgado por sus acciones[100].

LOS PRINCIPIOS DE LA OBEDIENCIA

La obediencia debe tener una razón de ser. No es una virtud impositiva, ciega o sumisa en todo el sentido de la Palabra. Para que seamos obedientes, y sujetos a una autoridad, debemos definir primero ¿Qué es autoridad?, y hasta dónde puede llegar ésta, y cuáles son mis derechos, y hasta donde una autoridad debe respetar los mismos. No creo en una sumisión arbitraria sin razonamiento. Tampoco creo en una fe ciega y sin fundamento, pues en tal caso podríamos justificar el paganismo. Apoyarme en una imposición de obediencia para abusar de las personas, no solo es un acto infame, sino contrario a la voluntad de Dios. No toda obediencia es virtud, y no toda desobediencia es pecado.

Se ha tratado de manipular a los seres humanos dentro de algunos regímenes políticos y religiosos proclamando la grandeza de la obediencia absoluta, y el grave delito que es la desobediencia[101]. Incluso he escuchado a predicadores que tomando ciertos textos bíblicos, imponen una férrea dictadura eclesiástica, haciendo de su grupo una secta, y del líder un iluminado con poderes papales. En estos regímenes la gente pierde sus derechos, solo pueden acatar las órdenes del líder, teniendo miedo en contradecirle, esperando un juicio de Dios si hacen eso. Sus enseñanzas son creídas ciegamente. Si alguien se atreve a contradecirlo, cae en anatema de condenación y juicio eterno.

¿SE PUEDE ABUSAR DE LA OBEDIENCIA?

Pudiéramos poner muchos ejemplos: El caso de una mujer que por mandato bíblico “debe sujetarse a su marido”, pero éste le pega, abusando de ella arbitrariamente. Una vez recibí una carta de una radioyente de mi programa “Conflictos Humanos” planteándome un problema: Su esposo era cristiano, tocaba en un grupo de alabanza de la iglesia, y a veces, le pegaba, celándola. Ella fue a hablar con su pastor para pedirle consejo, pues quería irse del hogar con sus padres. El pastor le aconsejó que no abandonara a su marido, y le expuso; “Usted debe someterse a él, y soportarle sus debilidades, él es la cabeza del hogar”. La pobre mujer confundida me preguntaba a mí que opinaba. Era una situación un poco delicada, pero “toda sujeción está regulada por una ley, y toda ley regula el ejercicio de la autoridad”. Así que mi respuesta fue que le dijera a su pastor que se casara con su marido, a ver si después le aconseja lo mismo.

Obedezco cuando me sujeto a un orden establecido. La ley de Dios define el orden de autoridad. Por ejemplo; es cierto que el marido es “cabeza de la mujer”(Efesios 5:23), pero Cristo es la cabeza del marido (1 Corintio 11:3). La sujeción de la mujer al marido está regulada por la obediencia de éste al Señor. La Palabra lo dice; “Esposas, estad sujetas a vuestros esposos, como conviene en el Señor (Colosenses 3:18). El término “en el Señor ” establece el marco regulador de esa sujeción. Si tu esposo se sale del orden legal, tu obediencia queda sujeta a la ley de Dios y a la seguridad tuya. De igual forma, los hijos deben de obedecer a sus padres como dice la Palabra: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo (Efesios 6:1). Pero noten “en el Señor “. ¿Qué quiere decir esta expresión? Que la sujeción está subordinada a la soberanía de Dios sobre los padres. Si en algún momento los padres tratan de que sus hijos hagan algo contrario a lo dispuesto por Dios, ellos, en este caso, tendrán que obedecer primero a Dios que a sus padres. Aquí esta el sentido de Jesús cuando dijo; “El que ama a padre o a madre más que a mí no es digno de mí, y el que ama a hijo o a hija más que a mí no es digno de mí” (Mateo 10:37). Es colocar a Dios en primer plano. La obediencia está primeramente supeditada a Dios. Parte de un parámetro; “sus enseñanzas regulan mi actitud respecto a la obediencia”. Cuando los padres se salen del orden, y abusan de los hijos, éstos tienen el derecho de rebelarse.

Si algunos padres quieren abusar sexualmente de sus hijos menores, o mandarlos a robar, o hacer cualquier otro acto delictivo, ¿debe el hijo acceder por el hecho de que tiene que obedecer a sus padres? ¡NO! en este caso la desobediencia es una virtud moral que evita el pecado de los padres sobre los hijos.

CUANDO LA DESOBEDIENCIA ES UNA VIRTUD

Si hablamos de la obediencia social o religiosa, siempre nos encontraríamos con el mismo principio, el orden de gobierno y las normas regulan la autoridad. Es cierto que el cristiano debe obedecer el mandato bíblico: “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios; y las que hay, por Dios han sido constituidas. Así que, el que se opone a la autoridad, se opone a lo constituido por Dios; y los que se oponen recibirán condenación para sí mismos.” (Romanos 13:1-2) pero este sometimiento no nos obliga a ir contra nuestra conciencia y principios cristianos. Sadrac, Mesac y Abed-nego se sujetaron a las normas del rey de Babilonia, pero cuando les obligó ir contra sus principios, para que adoraran una imagen, se plantaron firmes, y la obediencia se convirtió en “rebeldía santa”:

“Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron y dijeron al rey: -Oh Nabucodonosor, no necesitamos nosotros responderte sobre esto. Si es así, nuestro Dios, a quien rendimos culto, puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y sino, que sea de tu conocimiento, oh rey, que no hemos de rendir culto a tu dios ni tampoco hemos de dar homenaje a la estatua que has levantado.” (Daniel 3:16-18). Como consecuencia vino el juicio del rey, pero el Señor se manifestó poderosamente en medio del horno de fuego (Daniel 3:22-28). De igual forma Daniel, que era un superior entre los sátrapas y gobernadores que servían a Darío, se reveló contra el decreto que trató de prohibir el culto a Dios, para exaltar al Rey Darío. Daniel no solo protestó, sino que se enfrentó al orden con una abierta confrontación pública a la autoridad: “Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodilla tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de Dios, como lo solía hacer antes.” (Daniel 6:10 RVR). Estos hechos, y otros muchos, revelan que la obediencia tiene un marco. Cuando la misma se sale de ciertos lineamientos, la desobediencia no solo es un deber, sino que se convierte en una virtud; la virtud de mantener los principios en alto, y cumplir la voluntad de Dios, que está claramente revelada en la doctrina de los apóstoles: ” Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Hechos 5:29). Los apóstoles, que enseñaron el respeto a las autoridades, cuando las mismas les prohibieron predicar, y les amenazaron y castigaron, no medraron en su empeño, sino que con más fuerza, y pese a las consecuencias que esto podría traerles, siguieron haciendo lo que les habían prohibido (Hechos 5:41-42). “¿Por qué desobedecieron? Porque su fidelidad a Dios era primero que su fidelidad a los hombres.

¿Cómo oraban los cristianos primitivos frente a las amenazas de desobedecer la orden de no predicar a Jesús?: “…Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que hablen tu palabra con toda valentía” (Hechos 4:29). Esta petición envuelve el hecho de que tenían conciencia que la predicación del evangelio era una violación a las órdenes del sistema dominante. Sabían que el desobedecer podía traer consecuencias. Nuestra sujeción termina, cuando las reglas se rompen.

COMO EVITAR LOS ABUSOS EN LA SUJECIÓN

Es necesario reconsiderar esta realidad; “rebelión versus obediencia” y no juzgar toda acción como buena o mala, siguiendo conceptos rígidos y dogmáticos. Se puede obedecer, desobedeciendo, y se puede desobedecer obedeciendo. Cuando las órdenes recibidas atentan contra mi conciencia, y las reglas del juego que regulan el ejercicio de la autoridad, estoy en el pleno derecho de desobedecer. En tal caso, soy obediente a Dios, aunque desobediente a los hombres, estado o estructura. Si tuviéramos claro este principio, podríamos evitar muchos abusos de autoridad, e incluso pudiéramos resolver muchos males que se introducen dentro de la iglesia por medio de personas que proclamándose “siervos de Dios” desarrollan un ministerio dictatorial, hegemónico y muy vertical.

El efecto de una obediencia ciega a una autoridad incorrecta genera daños emocionales. Las personas que han vivido bajo un régimen en donde la autoridad se ha explotado a niveles máximos, se han convertido en seres sin una voluntad propia, quedando destrozados e inutilizadas para valerse por sí mismos. Cuando una persona ha vivido sometida a una obediencia arbitraria, y se ha acostumbrado a ello, su adaptación a la misma no le permite librarse fácilmente, porque siente que faltar a esa autoridad es quedarse desamparado, o si fue adoctrinado con una formación bíblica incorrecta, se sentiría bajo condenación, por lo que entrará a una esclavitud peor que aquella que existía en la época antigua, como dice David Johnson y Jeff Van Vonderen, caen en manos de; “Líderes que asumen el poder y exigen obediencia. Fomentan la lealtad a la organización con tácticas y amenazas que asustan….Esto comienza la construcción de la trampa y, luego, viene la carnada[102].

Delineemos los principios de autoridad, sus límites y deberes, para poder saber hasta dónde podemos llegar. Hay dos elementos humanos en los cuales descansa todo ejercicio de la autoridad:

Primero: Está en el ejemplo de aquel que ejerce la autoridad. El también debe de estar bajo autoridad, y debe vivir en autoridad.

Segundo: Que sepa definir sus derechos, junto con sus deberes en los objetivos que envuelve tal función, debiendo ceñirse a unas normas fijas, estables y conocidas por ambos (el que sujeta y el sujetado), y en el caso que nos ocupa, estas normas tienen que venir de la Palabra de Dios. Cuando un líder, por más ungido o poderoso que sea, se salga del orden establecido, el confrontarlo en aquello que no sea correcto, no es solo un deber, sino también un derecho.

CUANDO NO SE PLANIFICA LA ENSEÑANZA

¿Qué entendemos por diarrea? Un fenómeno estomacal causado por diferentes causas; infección, parásitos, trastornos digestivos, intoxicación etc., que provoca pérdida de líquido excesivo, y que si no se controla a tiempo, puede causar deshidratación e incluso la muerte. En nuestros países latinoamericanos los parásitos son la mayor causa de enfermedades estomacales, seguida por las bacterias que entran por la boca al estómago. En los países prósperos, la mayor causa de trastorno digestivo radica en una alimentación inadecuada, lo que podíamos llamar indigestión, algo que todos hemos padecido alguna vez. Cuando empleo el término “diarrea espiritual,” doy a entender el hecho de que hay personas que reciben un alimento espiritual que no son capaces de digerir, y por ende, les ocasiona trastornos de conducta en su vida cristiana que puede tener grandes repercusiones en su vida espiritual e incluso social. El apóstol Pedro afirma que cuando nacemos de nuevo, debemos recibir “como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada” (1 Pedro 2:2), para crecer sanos en la fe. Todo conocimiento en la Palabra debe ser transmitido de acuerdo a un programa formativo en donde no satisfagamos la curiosidad del discípulo, sino la necesidad espiritual más apremiante en su vida práctica. Últimamente la metodología eclesiástica es más emotiva que formativa. A la hora de enseñar, cometemos errores pedagógicos y lógicos, y a ello me quiero referir. Necesitamos gente sana en la fe, en la doctrina y en la vida diaria, pero ¿cómo logramos esta salud espiritual y física? Reteniendo la Palabra a través de una sana enseñanza. Para ello debemos ser fieles a lo ordenado por los apóstoles, y el mismo Jesús (Tito 1:9), no torciendo, ni mercantilizando los principios de la fe, sino dándola de forma sabia y entendida (2 Cor 2:17).

Una vez estuve en cierta actividad juvenil, tipo campamento, y noté que los líderes deseaban empapar tanto a los jóvenes de enseñanzas, que habían elaborado hasta 4 clases al día con diferentes temáticas, de forma continua, y sin un hilo en el enfoque. Yo me puse a razonar en algunas verdades pedagógicas y bíblicas. Creo que al enseñar, lo que buscamos es que el interlocutor sea no un oidor, sino un hacedor de la Palabra. Uno de los principios básicos de la enseñanza judía estaba en la repetición de la verdad de forma continua, hasta que la misma formara parte de la vida práctica (Deuteronomio 6:6). La pedagogía enseña que la capacidad de aprendizaje, por medio de charla, se reduce a un mínimo en comparación con la práctica. Cuando un individuo es bombardeado con muchas ideas en un lapso de una hora y media, llega el momento en que la saturación de conceptos y verdades en su mente no pueden ser digeridas, por lo que suele quedar una confusión de ideas. ¿Qué buscamos cuando enseñamos; tan solo conocimiento?, ¿Queremos oidores, o hacedores? Para lo primero vale todo, para lo segundo se necesita un procedimiento lento, formativo y correctivo.

Tanto la lógica, pedagogía, psicología, como la misma Palabra me apoya en ello; toda enseñanza debe seguir parámetros claros de formación. Debemos seguir líneas definidas de enseñanza, de acuerdo a la necesidad del cuerpo, y evitar dar tantas, que en vez de formar las vidas, lo que produzcamos sea una “diarrea espiritual” que les lleva a una desnutrición severa.

DIFERENCIA ENTRE SABER Y VIVIR

Tantas veces encuentro a hermanos que saben mucho, pero están hechos un lío en su diario vivir. Sus vidas son débiles, aunque están llenos de un bagaje bíblico y cultural muy rico. Hace poco me encontré a un doctor en divinidades que estaba confundido en su vida práctica a grado tal, que dudaba de todo. Hay muchos que no se sujetan a nadie, ni a nada, diciendo que andan “guiados por el Espíritu”, pero hacen cosas que contradicen abiertamente las enseñanzas apostólicas. Saben Biblia, pero ¿de qué les sirve? Si la Palabra no se encarna en nosotros, todo nuestro conocimiento viene a ser nada, y más bien se convierte en un medio de condenación, porque “teniendo oídos para oír, no oímos,” ni vivimos todo aquello que sabemos, por lo que somos reos de doble juicio (Hebreos 10:29, 2 Pedro 2:17-18).

Debemos planificar una enseñanza dentro de la iglesia de índole formativa. No predicar estilo “ensaladilla rusa”, mezclando todo, y hablar de todo a la vez. Tomemos una línea definida, tracemos una meta, forjemos un propósito y transmitamos las enseñanzas, para formar no solo el intelecto, sino la vida emocional y práctica del cristiano. Debemos plantearnos, antes de elaborar una estrategia formativa; ¿cuál es la necesidad específica del pueblo de Dios? Ministremos a los jóvenes lo que ellos necesitan. Hagamos lo mismo con los matrimonios, los solteros y los adultos de nuestras iglesias. Cuando hagamos una actividad; campamento, seminario, retiro, etc., planteemos una temática que nos lleve a un objetivo. Que los maestros o predicadores sigan una pauta preestablecida. Esta pauta determina la meta a alcanzar. Vale más un énfasis bien proyectado, que muchos temas locos que suelen producir “diarrea espiritual.

Siendo pastor en Córdoba, España[103], realicé una evaluación sobre los mensajes predicados durante los últimos cuatro domingos. Habían 100 personas. Pregunté: ¿Cuál fue el mensaje del domingo anterior?. Menos de la mitad se acordaban. Al preguntar por el mensaje de dos domingos atrás, apenas cinco se acordaban. Cuando pregunté por el mensaje de tres domingos atrás, uno levantó la mano, y cuando pregunté por el mensaje del cuarto domingo, hubo un silencio absoluto, nadie levantó la mano. Todo había caído en saco roto…, porque apenas tenían tiempo de digerir una comida, cuando ya tenían otra en la mesa, y era tan variado el plato, que a la larga, no sabían qué habían comido. Fue entonces que cambié la dinámica del culto y de las enseñanzas. Establecimos, junto a los ancianos y discípulos, una temática que enfocara las necesidades del cuerpo, y por un tiempo indefinido los diferentes líderes nos propusimos seguir esta pauta. Si el tema era la “responsabilidad del cristiano”, enfocaríamos éste desde todos los ángulos, y buscaríamos la forma de que él mismo produjera una concientización general en el pueblo, evaluando sus efectos sobre el diario vivir en las reuniones de células o discipulados.

UNA METODOLOGÍA FORMATIVA

Debemos preguntarnos: ¿Cuál es el objetivo de nuestras prédicas o enseñanzas a nivel de iglesia? Es formar vidas. Y formar vidas incluye forjar el carácter en el diario vivir. No debemos entretener, manipular, emocionar o anestesiar las conciencias. Nuestra misión está definida en la Palabra:“Presentarnos a Dios aprobados, como obreros que no tienen de qué avergonzarse, que usan bien la palabra de verdad”, 2 Tim 2:15. El apóstol Pablo, en la segunda epístola a Timoteo, nos habla del peligro del conocimiento desprovisto de la piedad y el carácter recto (3:7), al cual muchos se entregan sin buscar la obediencia y la entrega al Señor de forma absoluta. Él establece la importancia de la conducta, y el carácter en nuestra forma de ser sobre todo “conocimiento vano” (3:9-12). Debemos ser fieles a lo que buscamos, anhelamos, enseñamos y forjamos, de lo contrario podemos errar en el blanco.

______________________________________________________________________________________________________________________________________

9- IMPROVISACIÓN O ESTRUCTURACIÓN

Me ha tocado vivir todos los extremos dentro del quehacer de la iglesia. Muchas veces descubro que los excesos de unos, producen los extremos contrarios de otros. Que mientras algunos se pasan, otros se quedan cortos, y me viene a la mente aquel texto que dice que “la abundancia de unos supla la escasez de otros,” (2 Corintios 8:14) y aunque en el contexto se refiere a lo económico, lo puedo tomar para aplicarlo también a la vida práctica. Si tu recibes mucho, y otro poco, en vez de irme al extremo, debo equilibrar y compartir mi experiencia espiritual con otros, despojándola de toda actitud emocional, propia del temperamento y conducta humana.

LA IMPROVISACIÓN DE LOS LATINOAMERICANOS

En una de las tantas Semanas Santas que he vivido, participé de dos campamentos juveniles en diferentes lugares, y con diferentes denominaciones. Ambas experiencias, aunque en lo espiritual fueron positivas, dejó un mal sabor de boca, porque las mismas no estaban bien organizadas. No supe nada del programa hasta llegar a los campamentos, y en un caso muy especial, cuando le pregunté al líder por el programa, ya empezado el campamento, me contestó: “Lo tengo en mi cabeza”, y le repliqué; “yo no puedo leer las cabezas”. Es típico de la cultura hispánica el que no planificamos nada hasta última hora, por lo que somos magos en la improvisación. De ahí se debe el caos que a veces viven muchas congregaciones y actividades que organicemos. Cuando tengo que planear algo, he visto que aunque haya una programación anticipada, no sabemos hasta última hora cuántos van a asistir. ¿Por qué? Porque en nuestra cultura el dejarlo todo para última hora es un hábito generacional. Nos encanta la improvisación, y ¿qué remedio nos queda? Si todo lo dejamos para última hora.

Mientras que los latinoamericanos somos magos en la improvisación, los norteamericanos e ingleses (incluyendo los europeos del norte) son artistas en la programación, fabricando a veces estructuras rígidas y formalistas. Por ejemplo; hay iglesias en Estados Unidos que tienen programadas todas las actividades hasta por cinco años, incluyendo a los predicadores y conferenciantes. Conozco movimientos que han caído en lo que podíamos denominar “la programación estructurada”, e incluso, dan cursillos como los de las grandes transnacionales, para mantener su operatividad a largo plazo con metas quinquenales[104].

Una de las cadenas de hamburguesas más famosas de los Estados Unidos, diseñó y colocó en un rótulo los 10 principios básicos para organizar el trabajo, y tratar a la clientela. Después descubrí en un libro de evangelismo y crecimiento eclesiástico, las mismas reglas de esta transnacional, pero aplicadas a lo eclesial. Reconozco que las muchas estructuras pueden matar el Espíritu. Considero que los planes a largo plazo pueden oprimir el quehacer de Dios, llevarnos a un formalismo, institucionalismo, deshumanización y limitación del mover de Dios. Por otro lado, la falta de una programación, de una estrategia y de un orden en el quehacer de las cosas, nos conduce a un anarquismo y pérdida de tiempo, sin obtener, a veces, los resultados deseados.

EL PELIGRO DE HACER LAS COSAS A LARGO PLAZO

Considero importante situarnos en el medio de ambos extremos. Entre la improvisación y la estructuración, debe de haber una organización circunstancial y natural, para afrontar en cada ocasión un reto diferente. Es como el que siembra, cuida, planifica y espera esa cosecha, antes de hacer planes para la otra. A esto llamamos proceso “BIÓTICO”[105]. Es hacer una programación a no muy largo plazo, siendo elásticos en ello. El apóstol Santiago enseña que debemos pensar en etapas cortas, no yendo más allá de lo que sería una acción inmediata, y a corto plazo: “¡Vamos ahora! Lo que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; Cuando no sabéis lo qué será mañana…de lo cual deberías decir: Si el Señor quiere, viviré y haremos esto o aquello” (Santiago 4:13-15). Lo que el apóstol da a entender es lo mismo que Jesús enseñó; no afanarnos tanto por el mañana, pero eso sí, hacer la cosas bien hechas, paso a paso, y evaluando los resultados antes de proyectar la siguiente actividad. El otro peligro está en realizar una programación tecnocrática[106].

Jesús fue claro cuando explica la parábola del hombre que antes de edificar la torre, se sentó y calculó si tenía todo lo necesario, no fuese a quedar en ridículo una vez que empezara, (Luc. 14:28). El Señor fue previsor. Arregló la cena poco antes de celebrarla, dando instrucciones precisas. Es bueno organizar, instruir, compartir la carga y planificar el trabajo hasta un límite, sin ir más allá de nuestras fuerzas y realidad presente. La improvisación lleva a la mediocridad. Un siervo de Dios debe ser excelente en lo que hace, y no en lo que él se cree ser. El trabajo en equipo y bien organizado produce bendición, y deja “buen sabor de boca”. Las cosas hechas a medias, a lo loco, y sin mostrar un espíritu de equipo, terminan en fracaso.

Hay cosas que como cristianos tenemos que aprender en el área de lo práctico. Lo que ocurre es que somos “muy espirituales”, y olvidamos las cosas naturales como primera instancia para alcanzar lo celestial. Debemos rectificar las malas costumbres y hábitos, y elaborar programas en donde demos lugar al Espíritu. Evitemos caer en demasiada estructura humana. No rondemos lo absurdo improvisando, para que todo lo que hagamos sea en orden, porque donde está Dios hay orden, y en el desorden se cuela el diablo.

10- EN BUSCA DE LA GRANDEZA “TITULITIS

En nuestros tiempos las estrategias publicitarias y la manipulación hecha por los medios de comunicación, siguiendo los de intereses creados, buscan alentar la prosperidad y la superación, creando actitudes y conceptos que en el fondo carecen de principios cristianos.

EL ESPÍRITU DE SUPERACIÓN HUMANO

El espíritu de superación intelectual ha alcanzado dimensiones espectaculares, creando una serie de realidades que parecen a veces aberrantes. Por ejemplo; en España, en el año 1993, la comunidad de Madrid (ayuntamiento) convocó unas oposiciones para otorgar 30 plazas de jardineros en los parques públicos de la ciudad. Para las mismas acudieron aproximadamente 500 personas. Lo sorprendente fue que la gran mayoría de los solicitantes eran universitarios; médicos, abogados, filósofos, filólogos etc. Cuando fueron interrogados de ¿por qué aspiraban a un puesto que no era profesional?, la respuesta fue que el trabajo estaba malo, y en un empleo público se tiene seguro muchas prestaciones sociales. En Colombia monté con un taxista que se había graduado en derecho. Hoy día se da tanta importancia a la preparación, que hasta para ser barrendero se requiere bachillerato. Los parámetros mercantiles, intelectuales y materialistas lo han inundado todo, haciendo al hombre una máquina intelectual al servicio de los intereses humanos. Muchos profesionales no trabajan en lo que estudiaron, por falta de empleo. Otros estudia-ron cosas que no les gustaba, pero decidieron hacerlo porque da buena ganancia. La importancia a los títulos, o los desprecios a estos, son moda en un mundo lleno de contradicciones.

El filósofo Erich Fromm[107] analiza la terrible realidad de la conducta de una sociedad que por ser absorbida por el materialismo práctico y el capitalismo brutal, ha convertido al ser humano en una especie cuyo único objetivo es el tener cosas para lograr realizarse como persona. Fromm afirma:“La teoría de que la meta de la vida es satisfacer todos los deseos humanos, fue francamente proclamada por primera vez desde Aristipo, por los filósofos de los siglos XVII y XVIII. Este concepto pudo surgir fácilmente cuando la “ganancia” dejó de significar “ganancia del alma” (como en la Biblia, y más tarde en Spinoza) y llegó a significar ganancia material, económica, en el período en que la clase media se libró no sólo de sus grilletes políticos, sino de todos los vínculos con el amor y con la solidaridad, y creyó que vivir sólo para uno mismo significaba ser más y no menos. Hobbes consideraba que la felicidad es el progreso continuo de una codicia (cupiditas) a otra” [108] . Muchos creen que valemos por la ropa que vestimos, la casa o el auto que tenemos, o la posición social o títulos que logremos obtener. Esta realidad se evidencia en los conceptos que manejamos. Una vez escuché, en un seminario para formar líderes, la siguiente proclama: “El hombre vale por la forma en que se presenta. Si lleva un traje, con una corbata, y va bien lustroso, causará una buena impresión, y se le abrirán muchas puertas“. Este principio funciona en el mundo de hoy, y no podemos negar que la presentación es importante para obtener un trabajo en la sociedad capitalista. El hecho es evidente, si llegas a una oficina, y vas vestido humildemente, la atención será de segunda clase, pero si vas elegante, automáticamente te atenderán como “ciudadano de primera”. ¿Por qué esta actitud, si el hábito no hace al monje? Porque en nuestra mente funciona una programación preelaborado por las influencias del medio. Este ha impuesto la idea que “el que está bien vestido es un profesional” o ” tiene influencias” o “muchos bienes materiales”, y por lo tanto, uno vale por lo que tiene, y no por lo que es; un simple ciudadano de a pie, que ha sido hecho “hijo de Dios”.

Algo peculiar en los Estados Unidos es que cualquiera puede tener un automóvil lujoso y buena ropa siendo pobre, ignorante, e incluso vago. Por eso es que en algunos entornos la ropa, el automóvil y la apariencia no dicen mucho. Cuando llegué a Miami, en el 1961, noté que los de la raza de color tenían automóviles lujosísimos, vestían excelentemente y llevando incluso relojes Rolex (quizás de imitación), por lo que les consideré gente pudiente, y con gran preparación. Un día visité su barrio, y descubrí las pésimas condiciones en que vivían, siendo su prosperidad una farsa. Lo que aparentaban no era sino el producto de una apariencia distorsionada, pues vivían a costilla de la ayuda social del Estado. Cierta vez encontré a un pobre hombre, con ropa sencilla, un pantalón vaquero descolorido, y una camisa como gastada y llevaba un reloj barato en la mano. Nadie le tomaba en cuenta, parecía un pobre desamparado en busca de un albergue público. Después supe que era una de las personas más ricas de la comarca, pero vivía excéntricamente, aunque lo tenía todo. El forjar una imagen del “ser” por la forma de “estar o vestir” se presta a grandes errores.

ERRORES DE APRECIACIÓN

Samuel, el Juez convertido en profeta, también se equivocó cuando iba a escoger rey para Israel. Dios le envío a la casa de Isaí para coronar a uno de sus hijos. En cuanto vio al primero, Eliab (1 Samuel 16:6), se sintió impresionado por su bello parecer, su cuerpo atlético y su apariencia lustrosa. Inmediatamente exclamó; “ciertamente delante de Jehová está su ungido”, y sintió el impulso de coronarlo como rey, pero Dios lo frenó y le dijo; “alto” y después le explicó: “No mires su parecer, ni lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová mira no lo que el hombre mira; pues que el hombre mira lo que está delante de sus ojos, mas Jehová mira el corazón”(1 Sam.16:7 RV). Después pasó el siguiente hijo de Isaí, Abinadab, pero tampoco era. Le siguió Sama, y uno por uno desfilaron los siete hijos de Isaí, pero ninguno era. Cuando no quedaban más, Samuel preguntó: “¿Estos son todos?” (vers 11). ¡No! respondió el padre, “quedaba el más pequeño, insignificante, pero el más trabajador de los hijos, David”. Cuando éste fue traído delante de Samuel, la unción de Dios descendió, y fue coronado Rey de Israel. Esto ratificó las palabras del proverbio que dice; “engañosa es la gracia , y vana la hermosura”(31:30). Aunque David era hermoso, tenía también gracia del Señor (1 Sam 16:12).

No está mal arreglarse y adaptarse al marco en el cual nos toca vivir, siempre y cuando mantengamos la sencillez y la humildad, no gloriándonos, ni tratando de mostrar superioridad por lo que tenemos o vestimos. En estos tiempos estamos viendo como en la iglesia se ha introducido un espíritu de “superioridad y grandeza humana” que ha desencadenado una loca carrera por competir, a ver quién es el mejor y el más prominente predicador, pastor o líder de la comunidad. Para ello creamos parámetros, establecemos comparaciones, desarrollamos estrategias de “crear imagen”, y lo peor, hacemos de los títulos y las posiciones, una meta carnal y humana que nos lleva a buscar un reconocimiento, que muchas veces es el producto de nuestro propio esfuerzo. Está bien que alguien te honre por tu labor y entrega, máxime cuando has dado tu vida al Señor, de forma espontánea, y como producto de la gratitud de tus hijos espirituales, recibes un reconocimiento público. Esto es bueno, digno, correcto y bíblico; honrar a los que han sabido gobernar bien la iglesia del Señor y su casa (1 Tim 5:17,) y no podemos negar que los que sirven al Señor con entrega absoluta, como siervo, el Señor les honrará (Juan 12:26), siempre y cuando no se promuevan a sí mismos.

A IMPORTANCIA DE LOS TÍTULOS

He descubierto, con tristeza, como muchos buscan posición y título de forma desesperada, sin pagar un precio por ello. En algunos marcos de los Estados Unidos el ser “Doctor” en Teología se ha convertido en una obsesión. Está bien superarnos, y lograr una mejor y más eficiente preparación académica, pero ¿debemos juzgar el ministerio, el éxito y el llamamiento de un siervo de Dios por los títulos que posea? ¿Sería lícito obtener un título pagando un precio económico, o sobornando y manipulando las circunstancias? Hay muchos que en el mundo alcanzan títulos y nombramientos no por sus méritos propios, sino por el poder del dinero o las influencias. He conocido casos, absurdos por cierto, de universidades que han otorgado títulos de derecho, filosofía, antropología y teología a personas que no terminaron sus estudios, e incluso fueron malos alumnos. Está bien que en un mundo corrupto estas prácticas sean comunes, como el comprar un carnet de conducir sin examen etc… pero esto no es honesto, ni recto delante de los ojos de Dios, y no debe existir dentro de la Iglesia del Señor. Sin embargo, estas prácticas se han infiltrado en el cristianismo, creándose una corrupción bochornosa. Tenemos organizaciones creadas para lucrarse de forma ilícita, otorgando títulos, sin ser acreditadas, a personas que no han estudiado, ni aprobado un plan de estudio.

Recientemente descubrí que había una organización en los Estados Unidos que se dedicaba a ofrecer títulos de Doctorados en Teología y en “Honoris y Causa” a aquellos que les enviaran un cheque de $600.00 dólares, y alegaban que esta oferta; ” la ofrecían a aquellos que consideraban ministerios prósperos en su labor en pro del Señor”. En otras palabras, estudiaban la vida de las personas que deseaban grandeza, y fabricando una excusa, hacían una oferta mercantil, típica de una sociedad en donde todo lo explotan, y de todo se hace un show. Ser doctor, reverendo, obispo y apóstol es una moda en el entorno religioso. Todos buscan afianzar su “soberbia espiritual” buscando una superioridad que viene por el “tener” y no por el “ser”. ¿Sería éste el espíritu de la iglesia apostólica? ¿Puede el título determinar nuestra unción, salvación, rectitud y santidad? ¿Valemos por ser o por tener?

La prepotencia y la grandeza promovida por el sistema secular ya entró a la iglesia. Es una de las manifestaciones Satánicas de los últimos tiempos. Siempre que el enemigo nos quiera engañar, lo primero que hace es ofrecernos algo que nos haga sentirnos superior, un “dios”. Lo hizo con Eva en el huerto del Edén, cuando Satanás le dijo;”...el día que comieras de él (fruto), serán abiertos vuestros ojos;y sereís como Dios” (Gén 3:5). Lo mismo hizo con Jesús cuando le tentó; ¿Qué le ofreció? La grandeza de los reinos terrenales (Satanás le dijo): “Todo esto te daré, si postrado me adoraras” (Mateo 4:9).

Si buscamos los títulos para formar una coletilla que nos dignifique (Reverendo fulano de tal, Doctor fulano de tal, Apóstol fulano de tal etc.), estamos yendo por el camino de la vanagloria humana, máxime si lo hacemos como distinción dentro del reino de Dios, a fin de mostrar superioridad. Y digo “dentro del reino”, porque a lo mejor, el usar el título en el mundo nos puede servir para abrir puertas, y entrar a círculos en donde un simple hermano no puede entrar. Si lo que busco con el título es obtener un medio para glorificar a Dios, ¡Amén!, bendito sea. Pero si es para competir, presumir, ostentar grandeza, sobresalir y acentuar mi prepotencia dentro del reino de Dios, ¡pobrecito!, estoy yendo por un camino equivocado, pues en el reino de Dios, el que “quiere ser el mayor entre vosotros, sea vuestro siervo” (Mt 23:11). No podemos negar que si el título es legítimo, no hay porque esconderlo, pero úsalo con humildad. Un título legítimo es aquel que costó esfuerzo y años de estudio y se gana por méritos acumulados. Hay títulos ilegítimos, falsos, comprados, adquiridos sin méritos, los cuales, sean del mundo secular o en la iglesia del Señor, son un fraude, y estamos llenos de obreros fraudulentos, que se autoproclaman ministros a sí mismos, sin estar sujeto a una iglesia local o misión. Estas realidad es lo que denomino “titulitis” o “soberbia espiritual”. Son el preámbulo de cosas peores que habrán de ocurrir en una iglesia que ha perdido la sencillez y está entrando en caos[109].

Si deseo saber qué me mueve a estudiar o buscar un título, deberé formularme dos preguntas, y según la respuesta, sabré el espíritu que hay dentro de mí. ¿Estudio porque deseo superarme para ser más útil al Señor, o porque deseo destacarme, ser acepta-do y esperar un reconocimiento humano dentro de mi iglesia? Si la primera respuesta es la correcta, tiene un espíritu recto, y lo que logres no cambiará tu vida cristiana en tus relaciones humanas. Si fuera la segunda pregunta la afirmativa, el deseo de ser se ha adueñado de tu espíritu, y vas por un camino equivocado que te conducirá al fracaso espiritual.

PERSPECTIVA CRISTIANA FRENTE A LA GRANDEZA HUMANA

No vamos a terminar con lo que podría ser una reflexión crítica de nuestra realidad actual, sin ofrecer una posición bíblica a los deseos de grandeza humana. No condenamos la superación, siempre y cuando vaya acompañada de la humildad. Jesús enseñó de forma sencilla la grandeza del reino. Si sus discípulos son sus siervos, deberán vivir como tales, no tratando de sobresalir delante de los demás, sino siendo el “siervo de todos”(Mc 10:44). ¿Qué significa ” siervo de todos”? El término “todos rompe la separación de pastores, ancianos o líderes del pueblo. Envuelve disposición de estar en medio, como uno más, sin altura, ni títulos, ni grandeza. En tal caso, no soy ni reverendo, ni doctor, ni excelencia etc, sino el hermano de mis hermanos, con una relación horizontal, aunque posea una autoridad espiritual. Se puede ser amigo del hijo sin dejar de ser padre, se puede ser autoridad, sin dejar de ser el hermano de mi hermano.

El apóstol Pablo dió una demostración de adaptación a lo que es vivir como cristianos, y reconocer sus derechos titulares y genealógicos. Cuando tuvo que usar su ciudadanía romana para alcanzar un fin, lo hizo. Cuando tuvo que afrontar las críticas negativas de los mal llamados hermanos, lo hizo. No negó su procedencia y posición cuando tuvo que hacerlo: “Porque nosotros somos la circuncisión: los que servimos a Dios en espíritu, que nos gloriamos en Cristo Jesús y que no confiamos en la carne. Aunque yo tengo de qué confiar también en la carne. Si alguno cree tener de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia de la ley, irreprensible. Pero las cosas que para mí eran ganancia, las he considerado pérdida a causa de Cristo. Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo”(Filipenses 3:3-8)-.

Al afirmar que lo que expone lo dice “en la carne”, exponiendo su origen judío, lo hace circunstancialmente, pero después establece que todo eso lo tiene por“basura a fin de ganar a Cristo”. En el análisis del contexto vemos como Pablo revela su condición humana (carnal) antes de conocer a Cristo Jesús, y revela como después deja todo, para hacerse siervo de Jesús, adaptándose a la necesidad de sus hermanos, por lo que proclama que a todos se hace todo,( 1 Corintios 9:19-22 ) a fin de ganarlos para el Señor. Afirma que si en algo tiene de que gloriarse, lo haría de sus debilidades y flaquezas ( 2 Corintios 12:5). Esta es una muestra, pero profundizaremos más en el libro “Los Principios de ser siervos”.

_______________________________________________________________________________________________________________________________

11- REUNIDOS PARA ESTAR “TEMPLITIS”

Debemos entender cual es la misión del cristiano como iglesia, y ¿qué es iglesia? La Iglesia comienza a encubarse desde el momento en que Jesús entra a nuestras vidas, separándonos para hacernos pueblo suyo. No es la Iglesia la que produce la fe, es la fe la que produce la Iglesia. Cuando nacemos de nuevo entramos a formar parte del pueblo de Dios, antes llamado Israel, ahora, entre los gentiles, se llama “Iglesia”.

Nace en mi un compromiso que me lleva a servir. Entonces comienza a proyectarse la dimensión de la iglesia en nuestro ser. Para entenderlo mejor, lo explicaría así:

YO SOY IGLESIA- RELACIÓN PERSONAL CON DIOS.

MI HOGAR ES — RELACIÓN FAMILIAR CON IGLESIA DIOS.

MIS HERMANOS – RELACIÓN SON IGLESIA CONGREGACIONAL

M IS AMIGOS — RELACIÓN

Este orden establece lo que definiríamos como las prioridades del Señorío de Cristo en nuestras vidas. ¿De qué vale estar en una congregación si no soy iglesia? ¿De qué sirve ganar al mundo para Cristo si pierdo a mi familia?

MUCHOS CULTOS; DESCUIDO FAMILIAR

Hemos creado énfasis y realidades que están lejos de la verdad, aunque son verdad. A veces consideramos que tener cultos, adorar y cantar es lo más importante en la vida de la iglesia, olvidando que también seguimos siendo iglesia cuando trabajamos o asumimos nuestras responsabilidades como padres, esposos o ciudadanos. En las congregaciones se le da mucha importancia al culto como “la vida del cuerpo”, pero ¿de qué sirve el culto, si no vivimos la Palabra en nuestra dimensión familiar y social?. Estamos acostumbrados a tener cultos y cultos, no dejando tiempo libre para cultivar la relación familiar o personal. Creemos que con campañas, reuniones y enseñanzas intensivas haremos crecer a los hermanos, y muchas veces lo que producimos es un efecto rebote, los convertimos en “calientabancas”, adquiriendo comezón de oír: “Porque vendrá el tiempo cuando no soportarán la sana doctrina; más bien, teniendo comezón de oír, amontonarán para sí maestros conforme a sus propias pasiones” (2 Timoteo 4:3). ¿Saben qué significa maestros conforme a sus propias pasiones? Que predicarán un mensaje diluido, adaptado a los intereses humanos, que no les llevará a una vida práctica, sino que producirán cultos fervorosos y emotivos que no revelarán los pecados de su conducta.

¿Qué es tener comezón de oír? Es el recibir más enseñanza de la que se puede asimilar, vivir o entender. Es no tener tiempo de poner en práctica una verdad, cuando sigue recibiendo otra. Es descuidar la doctrina fundamental, para acumular solo ideas y conocimientos que de nada sirven. Lo triste es que muchos hijos de cristianos se frustran al estar sometidos a una continua estructura de cultos en donde falta variedad, libertad, participación y oportunidad de potenciar en acción lo que recibo en palabra. Recuerdo cuando mis hijos eran pequeños, y con mi esposa, viajábamos para tener giras por diferentes lugares de Noruega y Suecia. Los pobrecitos, tenían que soportar culto tras culto, aunque mi esposa trataba de distraerlos cuando eran pequeños, llevando en la cartera lápices de colores, plastilina, cochecitos, etc., para que mientras “papá” predicaba, ellos se entretuvieran. Una vez uno de mis hijos me dijo; “papá estoy cansado de tantos cultos, tengo “cultitis aguda”, y lo comprendo, tenía toda la razón.

Nuestros jóvenes se rebelan porque hemos hecho de la vida cristiana tan solo “un culto”, y no un estilo de vida. Lo triste es que en los cultos actuales carecemos de espontaneidad, cayendo en una manipulación que en principio agrada, pero como todo, con el tiempo cansa y frustra, cayendo en una liturgia manipuladora.

MECANISMO QUE FORTALECEN LAS RELACIONES

Es necesario establecer mecanismos en donde potenciemos la vida cristiana más allá de los cultos rutinarios (el del domingo y el de oración entre semana). Es necesario la variedad, la libertad de espíritu, y el romper los esquemas inmovilistas, para adaptarlos a las demandas de los tiempos actuales. ¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario potenciar la relación familiar dentro de la estructura eclesiástica. Hacer que los padres sean “pastores de sus hijos”, y los hogares una extensión de la iglesia.

Debemos demandar atención familiar. Esto debe ser parte del compromiso eclesiástico, pues de la salud del hogar depende la vida de toda la congregación. Debemos potenciar las relaciones personales, tener actividades que aunque no sean “muy espirituales”, fomenten las relaciones entre los hermanos, como por ejemplo; paseos al campo, retiros, caminatas, barbacoa, acampadas, fogatas, etc. Debemos también despertar la visión social frente a nuestro entorno. Afrontar aquellas necesidades palpables que haya, y como buenos samaritanos; socorrer al huérfano, ayudar a las viudas, rescatar al perdido en las drogas, animar al desesperado y enfermo, y dar de comer al hambriento.

¿QUÉ ES LO PRIMERO; LO ESPIRITUAL O LO NATURAL?

A través de las décadas la iglesia se ha debatido en una lucha por alcanzar lo máximo en lo espiritual. Para muchos son más importantes los milagros, los miles de convertidos, las visiones, los cultos gloriosos y las manifestaciones espectaculares, que la vida práctica y sencilla en la relación familiar. Nos pasa como a los apóstoles Pedro, Juan y Jacobo, que cuando vieron la gloria de Dios en la transfiguración, deseaban quedarse allí, y hacer tres enramadas, “una para Moisés, una para Jesús y otra para Elías” y así gozar de las bendiciones, “no sabiendo lo que decían”(Lucas 9:33).

Cuando he enseñado sobre este tema, he hecho la pregunta: ¿Qué es primero, lo espiritual o lo natural? Casi todos contestaron que es lo espiritual, revelando un error de conducta que causa grandes conflictos al testimonio público de la iglesia. ¿Y es qué se puede tener lo espiritual primero, ignorando nuestros deberes naturales y sociales como punto de partida?

Hay dos razones fundamentales para proclamar que lo natural es primero, y que de ahí parte no solo la fe, sino la vida del Espíritu. Dice la Palabra: “Así también está escrito: el primer hombre Adán llegó a ser un alma viviente; y el postrer Adán, espíritu vivificante. Pero lo espiritual no es primero, sino lo natural; luego lo espiritual….”(1 Corintios 15:45-48) Este pasaje revela algunas cosas importantes:

1ro- Lo natural es primero porque cuando Dios creó al hombre, lo primero que hizo fue el cuerpo material: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente.”(Génesis 2:7). Noten que primero formó el envase (cuerpo), para después soplar el aliento de vida, y darle la vida espiritual. El cuerpo físico es el punto de partida para alcanzar la vida espiritual y plena en el Señor. Si no podemos cuidar el cuerpo “que es templo del Dios viviente” (2 Corintios 6:16), ¿cómo podremos vivir en el Espíritu?

2do- Cada cosa tiene su lugar. Si somos espirituales, debemos revelarlo por medio de nuestras obras. Las obras son acciones que evidencian nuestra vida interior: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de modo que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). Es imposible ser cristiano y no saber ser fiel en las cosas naturales primero. No se puede amar al hermano, si primero no sirvo y amo a mi familia. No puedo dar a otros, ni a la iglesia, si primero no suplo lo que mis hijos y familiares necesitan: “…. Si alguien no tiene cuidado de los suyos, y especialmente de los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.”(1 Timoteo 5:7-8). En este pasaje el escritor es drástico, si no cumplo mis deberes familiares, “he negado la fe y soy peor que un incrédulo“. Todo lo que haga como cristiano será pura farsa. Si no puedes mantener en orden tu casa, ¿cómo podrás tener en orden la casa del Señor? (1 Timoteo 3:5). Si no puedes ser fiel en lo poco, ¿cómo se te podrá dar lo mucho?“El que es fiel en lo muy poco también es fiel en lo mucho, y el que en lo muy poco es injusto también es injusto en lo mucho”(Lucas 16:10). Y si no amas a tu hermano que está a tu lado; ¿cómo podrás amar a Dios al cual no has visto? (1 Juan 4:20). No es lógico poner la carreta delante y los bueyes detrás. Esto es un absurdo. De igual manera, no podemos ser espirituales si no sabemos considerar la vida práctica como lo primero en la búsqueda de la espiritualidad. Aprender a ser buen administrador, tener el orden de Dios en mi hogar, y saber gobernar mi casa, sería lo primero. Después viene lo otro, que es en sí la esencia del ser, pero no podemos buscar lo de arriba, si primero no sabemos asumir nuestro sentido de ser aquí abajo. Por esa razón la iglesia debe de pensar que no todo es culto, no todo es enseñanza. Los hijos necesitan estar con sus padres. El hogar es la primera iglesia, el primer testimonio en la comunidad, y el centro en donde se forjará las vidas de los que serán “o hijos de Dios” o “esclavos del diablo”.

Al hacer planes para la iglesia, debemos colocar en primer lugar: “La salud de la unidad familiar”. Debemos forjar una iglesia modelo en el fundamento del hogar. Trabajar para que esa relación esposo-esposa sea sólida y fuerte en lo natural, para que así se alcance lo espiritual. Debemos hacer que los padres sepan tratar a sus hijos, para que los guíen a los pies de Cristo, y no los provoquen a ira (Efesios 6:4). Debemos escoger líderes que sepan ser fieles en las cosas naturales primero, para después delegarles las espirituales. ¿Cómo puede alguien que descuida su trabajo, su administración, sus relaciones personales y su familia desempeñar un papel espiritual en la vida de la Iglesia? La mala calidad de los líderes cristianos que tenemos actualmente obedecen al hecho de que muchos buscan lo espiritual primero, y con ello evaden las responsabilidades naturales.

Una hermana, que era muy “espiritual”, fue llevada a los tribunales acusada de “descuido familiar”. El hecho era que la llamada “hermana” iba todos los días a orar a la iglesia en la tarde. En las noches hacía vigilia. Su esposo trabajaba, y nunca pasaba en la casa. Ella para ir a la iglesia dejaba a sus hijos solos en la casa, a veces sin comer, por lo que los vecinos le llevaban comida. Ella decía que “primero era Dios”. Un día mientras estaba en una vigilia, la casa se incendió, y el niño pequeño murió quemado, el otro fue rescatado por los vecinos. Ante tal situación fue acusada de negligencia y llevada a los tribunales. Ella alegaba que todo fue un “ataque del diablo para destruir su vida cristiana”. ¿Qué piensa usted? La Biblia revela claramente que el fallar en lo natural nos cierra la puerta para recibir las bendiciones espirituales. Si el hombre no sabe tratar a su mujer, como dice la Palabra, sus oraciones tienen estorbo según (Ver 1 Pedro 3:7)

Cuidemos este fundamento. Reconozcamos la necesidad de la relación familiar dentro del contexto global de las actividades de la iglesia. Potenciemos la fidelidad natural, como punto de partida para establecer y preparar líderes. Si así hacemos, estaremos poniendo un buen fundamento para el futuro.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

12- ¿IGLESIA O CENTRO PÚBLICO? “INTIMIDAD FAMILIAR”

Comenzaban las fiestas de las pascuas en Jerusalén. El Maestro deseaba preparar la última reunión con sus discípulos para prepararlos frente a los acontecimientos que se avecinaban. “Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: -Id, preparadnos la Pascua para que comamos.” (Lucas 22:8) Estos obedientes fueron a buscar un lugar y hallaron “un gran aposento alto, ya dispuesto” (Lucas 22:12) y prepararon allí la reunión íntima con Jesús. La vida de Jesús está dividida en dos tipos de acciones: Se movía por todo lugar, dando el mensaje del Reino a sus seguidores, y a ratos, se apartaba con sus discípulos para compartir con ellos en la intimidad. Además habían momentos en que él mismo se retiraba del grupo para hacer sus oraciones (Lucas 11:1).

LAS ESTRATEGIAS DE LA IGLESIA APOSTÓLICA

En la iglesia del libro de los Hechos los cristianos primitivos tenían tres áreas de acción en cuanto a su vida como comunidad: “Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” (Hechos 5:42 RVR). El texto menciona “el templo”. Pero no se confunda, no era un templo cristiano, como los que tenemos hoy día, sino que aquí se está hablando del templo de Salomón, a donde Juan y Pedro fueron a orar según el capítulo 3:1. ¿Y qué hacían en el templo? Testificar de Jesús. Evangelizaban. Después se menciona,“y en las casas” en donde efectuaban la formación de los discípulos, la enseñanza. Pero aparte de estas actividades, una vez a la semana,(1 Corintios 16:2) todos los discípulos se reunían en un solo lugar para recibir las enseñanzas de edificación por parte de los ministerios. Era en la asamblea de los santos en donde se ministraban la cena del Señor y se compartían los dones espirituales. Es interesante observar que esta reunión de la iglesia en un solo lugar era íntima entre la familia de Dios. A ella no asistían incrédulos o indoctos (1 Corintios 14:23,28-33). Notemos el hecho de que Pablo una vez convertido, quiso juntarse con los discípulos en Jerusalén, pero no le aceptaron. Notemos lo que dice el texto: “Cuando fue a Jerusalén, intentaba juntarse con los discípulos; y todos le tenían miedo, porque no creían que fuera discípulo.” (Hechos 9:26). Fue entonces que “Después Bernabé, tomándolo, lo trajo a los apóstoles...(27), y por fin le aceptaron. ¿Por qué eran las reuniones a nivel privado? Por dos razones:

RAZÓN HISTÓRICA: Porque estaban bajo presión y persecución, y esto les obligaba a ser precavidos.

RAZÓN LÓGICA: Porque si somos una familia, debemos tener nuestra intimidad, para poder tratar nuestros problemas internos, sin que los pecadores se enteren de ellos. Además debemos juzgar los problemas entre los hermanos (1 Corintios 6:1-11) y determinar la acción que como iglesia vamos a realizar bajo la dirección del Espíritu.

RAZÓN BÍBLICA: Porque sería absurdo ministrar dones y acciones espirituales estando los pecadores presentes, ya que éstos, si no han nacido de nuevo, no pueden entender estas realidades: “Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios.” (1 Corintios 1:18) y además “… el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para el son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14 RVR).

¿COMO PERDIMOS LA INTIMIDAD?

No sabemos cómo se ha perdido la intimidad[110], pero a través de la historia del cristianismo, muchas cosas valiosas en sus acciones quedaron marginadas, principalmente en la reunión de la asamblea de los santos. Todos hemos caído en lo que podemos denominar “el culto público”. En ninguna iglesia denominacional e histórica existen reuniones privadas, reservadas solo para sus miembros. Incluso ministramos la cena del Señor, que es un acto sumamente privado, en los cultos generales, teniendo visitas inconversas en la asamblea. ¿Por qué la iglesia perdió su intimidad? Porque cambio su mentalidad y sus conceptos evangelísticos. Porque ahora hacemos el evangelismo desde la misma plataforma de la reunión dominical. Cada domingo los cultos que deberían ser privados, para edificar a los santos, se vuelven evangelísticos para todos. Cuando hay que dar pautas, exhortar o enfocar problemas congregacionales, hay que hacerlo delante de todos, incluyendo las visitas, y hasta los trasmitimos por radio y televisión.

Pensemos por un momento en nuestros hogares. Somos una familia, y de vez en cuando nos reunimos para tratar los problemas internos, que son parte de la vivencia humana. ¿Sería lógico que para hablar con mis hijos de sus problemas, invite a los vecinos del barrio para que estén presentes? Y si hay que tratar problemas matrimoniales, ¿podemos tener invitados?. No podemos ser un grupo cerrado, debemos tener actividades que proyecten nuestra imagen hacia la comunidad en acciones de servicio, entrega y evangelización. Podemos hacer campañas, cultos especiales para atraer visitantes etc. pero debemos dejar siempre la opción de tener una reunión como en donde tratemos esas cosas espirituales que los inmaduros, incrédulos o indoctos no pueden entender. No me refiero a que debemos establecer “cultos secretos” sino “cultos discretos” o íntimos.

¿Qué tratar en los cultos íntimos? Está claro en lo que ya hemos expuesto. Enfocar y ministrar a los santos el consejo de Dios. Ejercer la ministración de dones. Reprender a los que no obedecen las enseñanzas. Animar a los desanimados. Ayudar a los débiles y socorrer a los necesitados. Es el tiempo en que podemos hablar claro entre nosotros, sin miedo a malos entendidos o a que un inconverso se escandalice frente a algunas confesiones o manifestaciones. No podemos negar que la intimidad familiar da solidez espiritual y vivencial. Que como familia alcancemos la madurez de tratarnos sinceramente entre nosotros, como dice la Palabra: “para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo,” (Filipenses 1:10). “Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. (Hebreos 10:22). “Habiendo purificado vuestras almas en obediencia a la verdad para un amor fraternal no fingido, amaos los unos a los otros ardientemente y de corazón puro;”(1 Pedro 1:22). Además al tener cultos solo para los discípulos, podremos darles un alimento sólido que forme en la vida de los hermanos una conducta ejemplar, y no tenerlos entretenidos cada domingo predicando solo los rudimentos de la doctrina de Cristo que se les debe dar a los inconversos y nuevos en la fe (Hebreos 6:1-3). Recordemos que la Iglesia es como una universidad, cuya meta final es cumplir Efesios 4:12 que es “…perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

13-¿BENDECIDOS O BENDICIONES?

Los cambios lingüísticos hacen que aparezcan modismos, tanto en la forma de expresión, como en la forma de hablar. No podemos impedir que una avalancha de terminologías inunden nuestro vocabulario popular. Este proceso lo veo como normal, y en cierto sentido enriquecedor, pero como todo, presenta sus peligros, como el hacer de una expresión, un modelo que anule todas las demás costumbres o expresiones anteriores. No es bueno adoptar cambios de expresiones por el simple hecho de que se presente como algo novedoso, sustancial y más verdadero que lo anterior. Por ejemplo; se ha puesto de moda, como producto de una corriente llamada “creciendo en gracia”[111], la expresión “bendecido”, y los que digan la expresión clásica “Dios te Bendiga” o “bendiciones” están cometiendo una herejía. Así que los que no se expresan de la forma señalada por este grupo, están mal, y no proclaman la verdadera “gracia” del Señor. También se ha introducido un estilo de alabanza que no tiene sentido expresivo, y se manifiesta por gemidos, chiflido, ruidos incoherentes y sonidos estrambóticos que nada expresan, llevando a una degradación la acción de alabar y adorar.

Es bueno, antes de analizar una realidad bíblica, tener conciencia de las palabras en su sentido lingüístico clásico, y digo clásico, porque con el tiempo y los regionalismos, otros sentidos pueden tener ciertas palabras, aumentando su variedad de sinónimos. El verbo bendecir tiene muchas conjugaciones. Significa “alabar, recibir bienes de la Providencia. Invocar la bendición divina. Consagrar al culto divino alguna cosa[112]. No podemos establecer una expresión global si no la vemos dentro de la acción en la cual se ejecuta, considerando el tiempo de la conjugación. Veamos todas sus variantes y su significado:

Bendecido = Es la acción de recibir de Dios algo. Es una proclama con la cual se hace saber que tengo o poseo algo que el Señor me ha dado. Su uso expresa un mensaje, y no es en sí una salutación: “Indiscutiblemente, el que es menor es bendecido por el mayor.” (Hebreos 7:7). “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales” (Efesios 1:3). “Tú eres el más hermoso de los hijos del hombre; la gracia se ha derramado en tus labios. Por eso Dios te ha bendecido para siempre.” (Salmos 45:2)

Bendecir = Es la acción de compartir o dar una bendición. Hace referencia a la acción de bendecir a Dios dándole alabanza y honra; “(Canto de ascenso gradual) He aquí, bendecid a Jehová, vosotros, todos los siervos de Jehová, que estáis en la casa de Jehová por las noches” (Salmos 134:1), o trasmitirle a otro una salutación en la cual se proclama la bendición de Dios como expresión de alabanza y reconocimiento de la soberanía de Dios sobre todos los hombres;“Entonces él los llevó fuera hasta Betania, y alzando sus manos les bendijo” (Lucas 24:50). Incluso hay que bendecir a todos, aun a nuestros perseguidores y enemigos; “Bendecid a los que os persiguen; bendecid y no maldigáis.” (Romanos 12:14), “bendecid a los que os maldicen y orad por los que os maltratan”(Lucas 6:28).

Dependiendo de su uso, si es una proclama o una expresión de gratitud y alabanza, así será su conjugación. Hay que ver si al usar el término “bendición” nos dirigimos a Dios, o a los hermanos, y si expresamos un sentir o un deseo. Pero ¿qué significa en griego el término “bendecid”? Su expresión es “eulogeo” e indica elogio o reconocimiento. Un compuesto de “eu”; que significa bueno, y “logos”; discurso o palabra[113]. Eulogeo (ben-decir) indica hablar bien de alguien; exaltar, bendecir invocando bendición y gracia sobre alguien. Así que al decir “Dios te bendiga” estas proclamando y cubriendo a la persona con una expresión que refleja una exaltación de Dios sobre su vida. Es necesario para que la bendición tenga efecto, aceptarla y recibirla. Una expresión parecida es el término; “la paz sea con vosotros”. Notemos que cuando Jesús envía a sus discípulos a predicar, les enseñó a expresar bendición, en este caso, a través de una expresión que debía ser proclamada a donde entrasen; “En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: ‘Paz sea a esta casa.’ Si hay allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; pero si no, volverá a vosotros”(Lucas 10:5-6).Hay otra expresión parecida a bendecir, pero con otra connotación, es el término “bendeciré”, muy usado en la cultura Judía y principalmente en los Salmos. Es una acción de relación entre el creyente y su Dios.“(Salmo de alabanza. De David) Te exaltaré, mi Dios, el Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre. Cada día te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre”(Salmos 145:1-2). Aquí se usa el término hebreo “barach” que expresa la acción de felicitar, agradecer, alabar, arrodillarse[114]. La raíz procede de “barachah” que indica “bendición”. Algunos expertos en hebreo consideran que la misma se deriva de “berech” que significa “rodilla”, indicando la acción de venir delante de Dios y postrarse como expresión de bendecir su nombre. Todos los términos mencionados conllevan dos sentidos básicos: Expresar mi gozo y bendición compartiéndola con otro, por ello les bendigo. Expresar mi gratitud en alabanza al creador, dándole exaltación, que es bendecir su poder y grandeza. En relación de Dios a nosotros, el ser bendecido es recibir y aceptar por fe sus dádivas, empezando por el don perfecto; su hijo Jesucristo. Pero ¿cómo debe ser la salutación cristiana? Depende de que quieras expresar. ¿Deseas expresar lo que sientes?, bendecido es correcto. ¿Deseas transmitir tu gracia y bendiciones con otros? Bendícele. ¿Deseas expresar un deseo a alguien? Dale bendiciones. Todo los términos son correctos, dependiendo a quién, cuándo y por qué me dirijo a ellos. No hagamos de las expresiones un medio dogmático. Las variantes del verbo bendecir son tremendas, depende del tiempo y el sentir y a quien me expreso y que quiero comunicar. Pensando en el futuro: “porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; como un escudo lo rodearás con tu favor.”(Salmos 5:12). Pensando en el pasado: “Pero al cabo de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo; y me fue devuelta la razón. Entonces bendije al Altísimo; alabé y glorifiqué al que vive para siempre. Porque su señorío es eterno, y su reino de generación en generación.” (Daniel 4:34). Pensando en el presente: “Los bendice, y se multiplican en gran manera; y no deja que disminuya su ganado.” (Salmos 107:38). AMEN.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

14- DINERO VERSUS VERDAD

¿Sobre qué bases pudiéramos juzgar la salud de una Iglesia? ¿Cuál es el mensaje dominante dentro del pueblo de Dios hoy día? Si podemos responder estas dos preguntas, tendríamos un diagnóstico exacto de la realidad actual. Cada uno tiene el derecho a juzgar las realidades tomando ciertos parámetros, y para ello debemos tomar en cuenta ciertas verdades fundamentales.

LO IMPORTANTE PARA LOS PRIMEROS CRISTIANOS

La Salud de una iglesia se mide por el estilo de vida que viven sus miembros. La prosperidad económica o numerológica jamás es un parámetro correcto para juzgar la salud de una Iglesia[115]. Las evidencias de que estamos en el orden de Dios se revelan por medio de tres principios básicos en la vida cristiana; el amor, el servicio y el celo evangelístico.

EL AMOR: La Iglesia primitiva era todo amor. Este amor impactó en el mundo pagano. 1ª de Corintios 13 y la 1ª epístola de San Juan evidencian la importancia del amor en la vida de la iglesia. Jesús dijo;“Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros” (Juan 13:34). Sin amor no hay cristianismo y la iglesia no es iglesia, y su obra no es completa. “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte”(1 Juan 3:14). Es el amor la evidencia que revela nuestro nuevo nacimiento, y nos lleva a obrar de acuerdo al propósito divino, que es darnos a los demás, olvidándonos de nosotros mismos; “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos”(Juan 15:13). Los padres de la Iglesia expresaban esta virtud como esencial; “nos amamos los unos a los otros con amor fraternal porque no conocemos el odio[116].

EL SERVICIO: Si el amor priva (o domina) entre los hermanos, entonces tiene que proyectarse en la manifestación vivencial, apareciendo la caridad. Caridad es expresión de amor, por lo cual tenemos que dar al que más necesita (1 Corintio 8:13-16). Para la iglesia primitiva la prioridad número uno era atender la necesidades de las viudas, los huérfanos, los desamparados y los hambrientos, (Hechos 4:34, 6:1, Santiago 1.26-27, Mateo 25:31-46), pues esta era parte de las enseñanzas de Jesús. Los cristianos primitivos eran los únicos que atendían a los despreciados, marginados y desahuciados del imperio romano. Mientras que los paganos echaban a las calles a los enfermos y desposeídos, los cristianos los cuidaban y protegían[117]. Tertuliano nos relata lo que era el marco de conducta de los cristianos en el Siglo II de la era cristiana y dice: “Las reflexiones cristianas tienen su razón de ser en su nombre mismo: se llama -ágape-, que en griego significa, caridad. Sea mucho o poco lo que ellos se gastan, se considera un honor el costearlos en nombre de la piedad, pues en ellos se sacian los menesterosos, no como suele suceder entre vosotros (hablándole a los romanos paganos) con los parásitos, que aspiran a la gloria de sacrificar su independencia con la sola condición de llenarse la barriga sazonando la comida con obscenidades[118]. Esta crítica refleja la diferencia entre el mundo y la Iglesia. Pero hoy; ¿dónde está el mundo y dónde la iglesia? Hemos dejado la caridad para dar lugar a la ostentación. LA EVANGELIZACIÓN: Y como expresión del compromiso con la vida de Cristo, cada uno de los discípulos debía hacer discípulos. Evangelizar, partiendo de su vida, casa y testimonio era el sentido de su fe, proyectada fuera de su comunidad (congregación). “Id y haced discípulos, bautizándolos”(Mateo 28:19) era la gran comisión, y fueron obedientes a este mandato. ¿Podía haber otra cosa más importante para los primeros cristianos?

CUAL ES EL MENSAJE IMPORTANTE HOY

Hoy hemos dejando atrás el patrón primario, la iglesia primitiva. ¿Cuál es la base del mensaje cristiano actualmente? La mejor manera de juzgar el presente es haciendo una evaluación a los énfasis, sermones y tiempo que empleamos en la enseñanza o predicación. Personalmente he analizado algunas iglesias, y a muchas tele-evangelistas, y he obtenido el siguiente resultado:

-60% del mensaje o enseñanza o tiempo empleado en el culto se usa para enfatizar el dinero, la prosperidad, el dar, el tener.

-30% del tiempo restante se usa para ofrecer salud, liberación, bendición y manifestación espectacular.

-10% apenas contiene un fundamento de salvación, consagración, y enseñanza fundamental, aunque las palabras arrepentimiento, santidad e integridad no aparecen mucho.

Se predica una oferta barata; bendición, prosperidad, salud, risa, etc. No se habla de entrega, sacrificio, negación, humillación, confianza, esperanza, etc. traicionando el mensaje apostó-lico. ¿No deberíamos dar “una de cal y otra de arena”? ¿No sería más correcto predicar el evangelio de demandas, y dejar que las bendiciones vengan como fruto de una vida santa? La moda actual en las iglesias es hacer planes grandiosos de majestuosos edificios. Gastos inmensos en el uso de medios de comunicación, para llevar por satélite una señal “evangelística”, que nada tiene que ver con el evangelismo, pues el culto es un espectáculo sensacional, con enseñanzas fuera de lo que es el fundamento bíblico.

Hay congregaciones que han hecho del pedir más que un principio, un arte y una inversión. Algunas veces estos sermones están cargados de juicios y chantajes carnales: “Si tu ofrendas ahora, Dios te va a bendecir en salud y prosperidad, pero si no das lo que debes de dar, maldición caerá sobre ti y toda tu familia”.[119] Estamos ante una explotación y manipulación económica que rompe toda moral cristiana, al grado que muchos acusan al cristianismo de haberse convertido en una transnacional mercantil, en donde a todo se le saca dinero. Conversaba con mi amigo el cantante y evangelista misionero Juan Romero y éste me exponía la realidad actual con una de sus anécdotas muy curiosas:

“Sabes que Jesús se puso a mirar desde el cielo a sus representantes en la tierra. Miró al Papa de Roma en su Papamóvil, protegido con cristales a prueba de balas y un séquito de custodios, después miró a Benny Hinn llegando en una lujosa limosina, marca Cadillac, a una de sus campañas, y Jesús mirando a San Pedro exclamó; ¡Y quien iba a pensar que todo esto lo comencé cuando entré a Jerusalén en un pollino!” Que contraste entre la realidad de hoy, con la del apóstol Pedro cuando exclamó que no tenía “ni oro ni plata”.

¿Qué es la Iglesia hoy? Un gran teatro, y los predicadores los banqueros, y las ofrendas y diezmos una inversión en la bolsa de valores celestiales, y el interés y la avaricia es el estilo de vida de muchos “obreros fraudulentos”, que “viven más para el vientre que para Dios”, y de los cuales dice San Pablo: “Porque tales personas no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios estómagos, y con suaves palabras y lisonjas engañan a los corazones de los ingenuos.” (Romanos 16:18. Ver también 2 Timoteo 3:4-5, Fil 3:199). Que bien se está cumpliendo aquella señal de 2 de Timoteo capítulo 3 que habla de los postreros días mencionan-do el aumento de la avaricia, vanagloria y soberbia (2) como señales prioritarias.

Hemos tomado la fe para explotar las miserias humanas, sacándolas del contexto y usándola para multiplicar lo invertido. Algunos hacen de una obra de caridad, una empresa social en donde dan $1,000 dólares, toman fotos, hacen un reportaje, y a costilla de esos $1,000 obtienen $20,000. Después dicen que esto es “una inversión” espiritual, pero en realidad es carnal, pues es el efecto multiplicador de una explotación del dolor, en donde una gran parte de las entradas engrosan las cuentas de los que se pro-claman benefactores. Hay muchas obras misioneras que son “inversiones multiplicadores”. Doy diez para recibir cien. Igno-ramos que la fe tiene que ver con un discurso coherente, en donde el vivir y darse es más importante que poseer y tener. Que en el combate por predicar y servir a Dios, nuestra fe se hace grande, y la esperanza florece para que nos sostenga en los tiempos difíciles: “Solamente procurad que vuestra conducta como ciudadanos sea digna del evangelio de Cristo, de manera que sea que yo vaya a veros o que esté ausente, oiga acerca de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo juntos y unánimes por la fe del evangelio,” (Filipenses 1:27).

EL GRAN NEGOCIO DEL EVANGELIO

Hemos llegado al extremo de resucitar los errores que cometió la iglesia en la época del Emperador Constantino. Cuando los cristianos eran perseguidos, todos los dones del Señor eran “de gracia y por la fe”. Los siervos de Dios eran pobres. La iglesia vivía para ayudar al necesitado. Cuando ésta se convirtió en parte del imperio romano, y se acomodó. Su deseo de bienestar les llevó a la ambición y comenzaron a explotar la fe. Se puso precio a las acciones sacramentales. La esposa de Constantino, Elena, viajó a tierra Santa, y según afirmó, encontró el sepulcro de Jesús, y trajo a Roma tres cruces que allí estaban, diciendo que una era la de Jesús y las otras de los ladrones, comenzando a hacerse negocio con ellas. Después se hizo mercantilismo con las vestiduras y las osamentas de los santos mártires. Todo se volvió un negocio. ¿No ocurre lo mismo hoy, con las ofertas hechas por los tele-evangelistas y pastores? ¿A dónde iremos a parar?[120]

Han sido tan espectaculares los escándalos causados por esos que predican más del dinero y la prosperidad, que de la entrega y el servicio, que se ha formado un concepto muy desprestigiado de los cristianos, principalmente los evangélicos, !y con razón¡. Ha llegado a ser tan grave el asunto, que se le ha dado por llamar a este fenómeno; “el síndrome de Bakker”[121]. Son muchos los pastores y evangelistas que imitan su ejemplo en todo el mundo, incluyendo América Latina, en donde también tenemos muchos “Bakker” en réplica subdesarrollada. ¿Cómo conocer a estos ministros fraudulentos? Como se conoce a los políticos. Comienzan sin nada, y en poco tiempo lo tienen todo. Viven y visten como reyes, adquiriendo autos y residencias lujosas en corto tiempo. Todo enriquecimiento rápido, sea político, social o religioso revela corrupción, ilegalidad o explotación de la fe, a menos que recibas una herencia o te saques la lotería, cosa dudosa en un siervo del Señor.

Es terrible dar testimonio en un mundo en donde la avaricia se ha adueñado de los cristianos. Un periodista destacado, que simpatizaba con el evangelio, se convirtió de la noche a la mañana en enemigo acérrimo de los pastores evangélicos, aunque conmigo tiene buena relación. Una vez conversando con él me relató un hecho que me dejó petrificado. El me dijo -Mira Mario, como puedo creer en los pastores, si en mi barrio había una conserje que se hizo pastora, y al cabo de un año dejó el trabajo, se compró una casa, y hasta tenía auto con chofer. Cuando la interrogué me dijo que eso de ser pastora “era un buen negocio”-. Me quedé mudo, ¿qué podía decirle frente a tan contundente argumento?

¿Cómo puedo proclamar un mensaje de humildad, entrega y amor en un mundo de opulencia, comodidad y ambición? Cuan fuerte resuenan hoy día esas palabras de Jesús: “Y a cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le atase al cuello una gran piedra de molino y que se le hundiese en lo profundo del mar” (Mateo 18:6).

LA PROSPERIDAD Y EL PODER DEL DINERO

No podemos exigirle a la gente más de lo que puede. No es justo realizar planes majestuosos y carnales cuando hay tanta miseria a nuestro alrededor. No podemos darnos el lujo de vivir como reyes, mientras muchos hermanos nuestros mueren de hambre. No podemos hacer del dar, un principio impositivo dentro del quehacer de la Iglesia. Se da porque se ama, y no porque lo que doy se me devuelve con intereses. Se da por convicción, y no por manipulación. Se da porque Jesús se dio primero, y dándolo todo, todavía soy deudor. Dar es una expresión de gratitud, pero no puedo con ello comprar la gracia. La gracia es gratis, es un don de Dios. Las bendiciones no son manipulables por la economía, sino por la rectitud y la santidad. El dinero no mide nada, más bien lo arruina todo. El ser presa de un capitalismo ambicioso nos lleva a perder la visión de las cualidades básicas de la fe cristiana; humildad, sencillez, bondad, dadivosidad, desinterés, sacrificio, confianza en Dios etc. No podemos ignorar que en nuestra sociedad de consumo “el capitalismo pone a las cosas (el capital) por encima de la vida (trabajo)” [122] . De igual forma, los cristianos de hoy ponen el bienestar (prosperidad) por encima de la humildad (vivir como pobre aunque sea rico) y creamos una realidad con fachada de religión, pero sin el Espíritu de Cristo.

Pero hay mucho más todavía. Detrás del poder económico está la manipulación, la mentira y la marginación. Cuando uno se opone a la mentira, y quiere proclamar la verdad, se puede encon-trar desprestigiado, marginado, despreciado, y hasta calumniado por medio de aquellos que tengan el poder del dinero. Este lo puede comprar todo. Puede manejar los gobiernos, comprar a los periodistas para descalificar al que lucha por la verdad. Pueden hacer que prevalezca el engaño, la mentira, el mal. Me he visto luchando contra realidades sociales que arruinan a nuestra juventud; alcoholismo, tabaquismo, liberalidad sexual. Se han promul-gado leyes para proteger a los jóvenes, y prohibir los anuncios por televisión de las bebidas alcohólicas, pero el poder económico de estas transnacionales ha hecho que las autoridades pasen por alto estas leyes, y el mal sigue reinando[123]. Los que defiendan la verdad, justicia, honestidad y la santidad jamás tendrán el poder económico, y por lo tanto, siempre tendrán la de perder a la hora de difundir sus ideas, porque quien manda en este mundo es aquel que tiene “el poder económico”. El dinero no solo siembra el deseo de tener, “ambición”, sino también el deseo de manipular, imponer y prevalecer. ¿Es que acaso no han habido guerras creadas por intereses humanos para obtener ganancias en las ventas de armamentos?

Cuando tratamos de luchar contra la corrupción institucionalizada, o movimientos heréticos, nos veremos afectados por el poder que estos grupos tienen a nivel económico. Ellos cuentan con recursos para comprar espacios en los medios de comunicación. Ellos pueden sobornar periodistas y autoridades para acorralarnos y desprestigiarnos. Recientemente he luchado contra la imposición de ciertas Biblias que no obedecen fielmente al texto tradicional, y el poder de las casas distribuidoras ha sido grande, descalificando e iniciando una campaña para defender lo indefendible, pero su voz llega más lejos, porque tienen el poder económico. Algunas sectas están creciendo porque detrás de su trabajo hay intereses económicos, y líderes que como Esaú, venden sus principios por una comida en un hotel o un viaje al extranjero. ¿Cuántas maniobras inmorales para la fe cristiana se cuecen tras bambalinas, a fin de llevar a muchas iglesias a acciones contrarias a la Palabra? Como ejemplo tenemos la manipulación ecuménica, las influencias de la Nueva Era, el mormonismo, la iglesia universal etc.

Hoy día, quien tiene el poder no es el que tiene la razón, la verdad, la moral, o es íntegro y santo, sino el que posee el dinero es el que alcanza dominar las cosas. Dominas las cosas, y dominarás al hombre. Por eso muchos predicadores, con ideas erróneas tienen éxito, porque por medio del dinero han fabricado una imagen falsa del cristianismo, y de ellos mismos. La Iglesia en Europa se corrompió cuando se metió a definiciones económicas, y trató de impulsar “el tener para ser”, naciendo un humanismo desposeído del cristianismo.

Duele al espíritu, y entristece al Señor, cuando hacemos de nuestros templos centros explotativos de la fe. Cuando en vez de decir, “qué necesitas hermano” se le dice “qué trae hermano”; y según ello se le valorará. Cuando practicamos una “simonía” brutal, haciendo negocio de todo, y forjando un evangelio de intereses y prebendas. Es triste ver que por la razón del “tener” se hace distinción de personas. Que algunos van más detrás del diezmo, que de las almas perdidas. Que la Iglesia es una empresa, el predicador el banquero de Dios, el cielo una bolsa de valores, y Dios un negociante repartiendo intereses a los que más aportan a estos super-evangelistas o super-pastores.

Por el amor al dinero muchos viven afanados, se provocan contiendas, se corrompe a la juventud para obtener ganancias ilícitas, se prostituye la moral, se tuerce la verdad, se compra la justicia, se engrandece al que tiene, se descuida los deberes espirituales para buscar lo material, se explota al débil y se corrompe el sistema. Es por ello que hoy más que nunca cobra vigencia aquellas palabras del Apóstol Pablo cuando dice:”Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores”(1 Timoteo 6:10). Cuidado con la ambición al dinero, no dejemos que la historia de Judas se repita.

_________________________________________________________________________________________________________________________________________

15- ORIGINALIDAD O DUPLICADO. CLONES ESPIRITUALES”

El avance científico está llegando a dimensiones catalogadas por algunos expertos como alarmante. Hemos visto con asombro como el Dr. Ian Wilmut, un experto en embriología de Edimburgo, Escocia, logró fabricar con un óvulo, y a través de una manipulación de los DNA (película genética), un duplicado de una oveja, a la cual llamó Dolly. Después apareció la noticia de que en un laboratorio de Oregon, unos científicos lograron hacer un duplicado con éxito de dos monos mediante la manipulación genética. Todo esto produce una interrogante; ¿se podrá hacer un duplicado del ser humano, partiendo de los mismos principios?. La respuesta es ¡SI!, ya que si se hace con los animales, es factible hacerlo con los hombres, esto lo afirmó el Dr. Wilmut.

Esto nos lleva a pensar en el pasado, en argumentos novelescos. Hace varios años se hizo una película sobre el hecho de la clonación, la misma se titulaba “Los niños de Brasil”. Era la historia de un médico que escapó de la caída de Hitler, y que portaba sus factores genéticos. Este decidió experimentar con niños al fabricar en laboratorios clones con las características genéticas de Adolfo Hitler. Esta aparente “fantasía” es hoy una terrible realidad. Esto llevará a muchos a buscar tener un duplicado de su persona, para obtener en el futuro órganos de trasplante en caso de deterioro de algunos, y aunque hay mucho que analizar al respecto, quiero tomar la referencia que se buscan duplicados para que puedan ocupar el espacio que dejará el original, o servir al original cuando esté en peligro la salud, y necesite un órgano vital.

Lo que ocurre en el campo de la ciencia; buscar un duplicado del original, está ocurriendo también en lo espiritual. Existe una desesperada tendencia de buscar la novedad espiritual a cualquier precio, aunque para ello tengamos que amalgamar la Biblia con otras corrientes exóticas y ocultista que circulan por nuestro mundo, desesperado de encontrar soluciones a los muchos problemas que actualmente confrontamos. Esto lo podemos ver en dos áreas; En la manipulación de la Palabra, escrita para adherirla a filosofías huecas y humanas de interpretación privada, y la búsqueda de un avivamiento en algún lugar del planeta, para copiarlo y llevarlo a nuestro país o iglesia.

CLONACIÓN ES IGUAL A DUPLICACIÓN.

La “clonación espiritual” es la duplicación de lo que vemos sin experimentarlo. Es el copiar algo sin hacerlo primero original. Actualmente muchos andan de aquí para allá, buscando qué imitar. Cuando se inició el llamado “avivamiento de Toronto”, muchos fueron hasta ese lugar para obtener bendición. Esto es bueno, pero lo que ocurrió, como siempre ocurre, es que duplicaron todo lo que vieron, y después, lo reprodujeron en sus respectivos países, haciendo énfasis que se radicalizaron. Quizás un pastor visitó Toronto en los momentos en que apareció el mover de la risa, y al llegar a su iglesia, la introdujo como manifestación espiritual. Meses después llegó otro pastor que encontró una expresión de euforia con ruidos, gemidos y chillidos, y al regresar, introdujo en su iglesia los mismos. A ésto le llamo “clonación espiritual”. Cierto hermano viajó de Argentina a Orlando para recibir la unción de un eminente predicador. Este oró por él, le impuso las manos, y cuando regresó a su país, reprodujo lo que el predicador en Orlando había hecho con él, e incluso introdujo su estilo de acción y ropa. Esto fue otra clonación espiritual. Está también el caso de un joven que participó en un seminario de alabanza realizado por un famoso cantante cristiano, y absorbió tan bien todo, que incluso reprodujo los gestos y las expresiones del cantante. Era un duplicado sin originalidad.

Debemos estar abiertos a recibir de otros bendiciones. Debemos estar dispuestos a aprender y entender lo que Dios hace en cada lugar. Ayer fue el avivamiento de Toronto, que ya está pasando, después vino el de Pensacola, mañana será otro, y en todos ellos está el Señor obrando y moviéndose poderosamente para despertar a su iglesia, pero nuestra actitud debería de ser no buscar la duplicación del hecho, sino la bendición del mismo, dejándole al Señor hacer lo que el quiera, de acuerdo a nuestra necesidad.

Es como recibir una enseñanza fundamental de la Palabra, y después de digerirla, transmitirla usando mis propias características, de acuerdo a mi realidad. Esto es lo que yo llamo ser originales. No dejar de ser “yo” para imitar a otros. No tomarlo todo como “regla”, sino evaluarlo y ajustarlo a mi necesidad, y a la de los demás, sin anular mis propias características emotivas o expresivas.

El aprendizaje es bueno, siempre y cuando no anule nuestra natural forma de ser, y no se convierta en una programación o duplicación. Lo ideal sería aprender para enseñar, de acuerdo a mis propias características. La verdad es siempre la misma, pero la gracia y la metodología de comunicarla está determinada por el temperamento y la experiencia que tengamos. Dios no quiere que al hacer discípulos, que reproduzcamos muchos “marios”, sino que hagamos una obra formativa que potencie todo lo bueno que haya en nosotros, pero sin perder mi identidad. Alcancemos una homogeneidad en pluralismo. Logremos un mismo sentir con diferentes formas de ser. Recordemos que ni aun entre nuestros hijos hay dos iguales, cada uno es un original, aunque sean gemelos.

APRENDIENDO A SER ORIGINALES

Si aplicamos la originalidad, tendremos que buscar nuestra propia revelación en relación a la verdad recibida. Aprenderé lo que es bíblico, dejaré a un lado lo que es la actuación emotiva del maestro, pues mis emociones me llevarán a actuar quizás de forma diferente a los demás. ¿Por qué tienen todos que llorar, reír, caer, gritar a un mismo tiempo? Las evidencias lógicas y psicológicas reflejan que a la hora de experimentar algo, cada cual se expresará según su propia forma de ser, “originalidad”, y no copiará la forma de ser de otros “duplicado”. Esto fue lo que dijo Pablo, que aunque seamos diferentes en muchas cosas, debemos buscar dentro de nosotros un mismo sentir ;“sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa” (Fil 3:15), y cuando nos invita a imitar su ejemplo, no se refiere a duplicar su forma de ser, sino a tomar su ejemplo cristiano como modelo de conducta propia. Debemos diferenciar lo que es principio, conducta y características personales. Debemos ser santos, respetuosos, bien hablados, humildes, espontáneos, sinceros, amables, etc. y estas cualidades si deben ser imitadas, pues tienen que ver con los principios del reino. Es ahí cuando podemos decir como San Pablo; “ser imitadores de mi”(Fil 3:17), pero aparte de esto, tenemos nuestro carácter, temperamento, tono de voz, expresiones emotivas, sentimientos, experiencias, fisonomía, gestos, expresiones características de mi “YO” y estas cosas se deben conservar, pues de lo contrario mi “yo” sería anulado, y mi conducta también programada, perdiendo mi identidad.

Dios quiere que sojuzguemos o atenuemos nuestro “yo” a su soberanía, pero conservemos nuestra propia forma de ser como persona. Una cosa es la forma y otra el fondo. ¿Por qué tengo que comer igual que mi maestro, o vestir con su misma ropa, o usar el color de mis padres? ¿Porque tengo que imitar sus gestos, tono de voz y expresiones? ¿Desea Dios que reproduzcamos clones personales o espirituales, o qué reproduzcamos la vida de Cristo en mi forma de ser? Debemos reflexionar seriamente esta realidad, y buscar la originalidad dentro de la formación, y la pluralidad dentro del mismo sentir. Esto es lo que Dios y el Espíritu Santo quiere hacer en nosotros.

__________________________________________________________________________________________________________________________________

16- EPÍLOGO

CUANDO EL ENGAÑO DOMINA

Estamos siendo partícipes de una etapa en que todos los valores se han trastocado. El mal y la adulteración de la verdad es un estilo de conducta. Los parámetros que miden la moral no solo han descendido a su nivel más bajo en la historia de la humanidad, sino que lo que antes era bueno ahora es malo y viceversa. Nos enfrentamos a una crisis que afecta la vida moral, social y política de nuestros países, y mientras el cristianismo desaparece en los países occidentales arropados por el laicismo, secularismo y ocultismo, en los países orientales florece el integrismo islámico y budista a niveles que controlan la política de muchos países como Irak, Libia, Nepal, India etc.

EL DOMINIO DE LA NUEVA ERA

El ocultismo se ha introducido en casi todos los sistemas políticos a grado tal que Fujimori, el polémico presidente de Perú, celebró rituales ocultistas con brujos de su país, saliendo en los periódicos dicha acción, no ocultándose de nadie, y en los Estados Unidos no solo se tuvo que soportar que con los Kennedy se introdujera imágenes idolátricas a la Casa Blanca, sino que con el presidente Bill Clinton y su esposa Hillary se introdujo prácticas ocultistas dentro de la mansión presidencial. Es de todos conocido el hecho de que la espiritista Jean Houston visitaba frecuentemente a la familia Clinton para celebrar en los aposentos de la Casa Blanca sesiones de “psiquismo” con Hillary[124]. La Señora Hillary, primera dama de la nación americana, en una sesión espiritista con la vidente Jean, pudo comunicarse con Gandhi y la difunta exprimera dama Eleanor Roosevelt, fallecida en el 1962[125].Jean Houston es un extraño personaje que ha manejado la mente de los mandatarios de la nación más grande del mundo, y su poder alcanza a importantes personajes de la política y economía de esta nación. En su libro “La Era del Engaño”, John Hagee expone esta realidad al afirmar respecto a Jean lo siguiente: “Hablan de < brujas blancas > que usaba sus poderes para atraer bien a la humanidad. Se refiere a las médiums como “guías espirituales” y a la necromancia como “ejercicio mental”. Jean Houston, la “guía espiritual” de la Nueva Era de la primera dama ha experimentado con LSD, ha comido gusanos mágicos de China, ha nadado con los delfines, pero hoy es cubierta por un manto de respetabilidad[126]

Casi todos los políticos, actores y empresarios buscan en estos “videntes” un apoyo para su futuro. Tenemos el caso de Celia Cruz, famosa cantante cubana que junto a Walter y otros llamados “psíquicos” han formado un círculo psíquico que incluso operan líneas 900[127] en donde usan metodologías diabólicas de engaño para seducir a los incautos al ocultismo, cumpliéndose la Palabra que dice “entristecen con mentiras el corazón del justo”, pues le llevan en su ignorancia a errar en la búsqueda de la verdad, dándole mensajes que no son de Dios, pero que se ofrecen como que vienen de éste, y después afirma; “fortaleciendo la mano de los impíos” al dar lugar a que estos se hagan poderoso a costilla del engaño de miles que incautamente son víctimas de los adivinos y los que ven sesiones vanas (Ezequiel 13:22-23).

EL PODER DE LOS HOMOSEXUALES

Se han creado mecanismos jurídicos que protegen a los delincuentes y depravados sexuales dentro de un sistema social en donde los derechos cuentan más que los deberes y los códigos morales. Los homosexuales y lesbianas en todo el mundo se han unido para defender lo que ellos denominan “sus derechos a ser como Dios los creó”, y no solo están prevaleciendo a nivel jurídico y social, sino que aun dentro de la iglesia han encontrado sus defensores.

Aunque parezca absurdo, el sacerdote puertorriqueño Luis Barrios de la Iglesia Episcopal de Santa María de New York, escribió un insólito articulo llamado “Las caras lindas de nuestro Dios”, y entre los disparates que dice afirma: “El tercer pecado es la creencia de que Dios es heterosexual. La Iglesia ha manifestado una homofobia hasta atreverse a decir que “quienes son homosexuales no entran en el reino de Dios…Dios creó a la gente negra, a las mujeres y a los homosexuales. Los creó a su imagen y semejanza… Como a Dios no le agrada la rutina ni monotonía, decidió, muy inteligentemente, crear a unos hombres, a otros mujeres, a otros negros y a otros blancos, a unos heterosexuales y a otros homosexuales… Construyamos una sociedad nueva sin pecado, sin prejuicio, sin injusticia y gritemos a toda voz, que viva el Dios negro, que viva el Dios mujer y que viva el Dios homosexual[128]. Este mal llamado “padre” establece que la mejor manera de eliminar los prejuicios es eliminando el pecado. Para él la homosexualidad es una obra de Dios, ignorando que es una desviación humana. Entonces bajo tal premisa, todo delincuente es así porque Dios lo creó de esa forma, por lo tanto no hay pecado en el hombre, sino en el Dios que hizo al hombre, pues se equivocó. De tal forma toda la Biblia está errada, Jesús no debería haber muerto, pues ¿dónde esta el pecado?. Y ¿qué podemos decir de 1 Corintios 6:9-10?[129].

Sin embargo las influencias liberales y de la Nueva Era están convirtiendo la homosexualidad en una conducta no solo tolerable, sino aceptable e incluso con derechos de “minorías marginadas” a tal grado que hay leyes que protegen a este grupo. En el 1990 el Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que termina prohibiendo que se hable “de cualquier manera negativa respecto a la preferencia sexual de la persona”[130]por lo que hasta el combatir este pecado se puede convertir en delito, pues la homosexualidad es un derecho y no una desviación contraria a la conducta natural del ser. La política, las empresas transnacionales y el poderoso imperio de Walt Disney esta controlado por los defensores de la homosexualidad. ¿Acaso no declararon un día para los grupos “gay” en Disneylandia y desfiló un Mikey Mouse homosexual? Es por ello que las denominaciones grandes y fundamentalistas declararon un boicot a este parque.

En el año 1992 enviaba yo programas de radio a varios países europeos, y en Holanda se me comentó que no podían pasar los temas en los cuales combatía la prostitución, homosexualidad, pornografía y el lesbianismo porque estos grupos, que están organizados, podrían iniciar una demanda judicial por atentar a su “dignidad”. En realidad los pastores en Estados Unidos deben tener cuidado ahora de lo que dicen desde el púlpito, pues con el asunto de los derechos individuales y los parámetros legales establecidos se hace peligroso el denunciar ciertos pecados, porque estos ya son actitudes sociales debidamente legalizadas. En la convención de las Asambleas de Dios del Distrito Hispano del éste, un abogado advirtió del peligro que corren los pastores a la hora de dar consejería, pues algunos ya han sido demandados. Es un delito en los Estados Unidos el que los padres le peguen a los hijos, y está prohibido incluso darle una aspirina a un estudiante sin el permiso de los padres, pero por otro lado, los maestros le enseñan a los alumnos a usar preservativos (condones) instalándolos en un plátano, e incluso llevan a las chicas menores embarazadas a centros abortivos, sin que se tome en cuenta la opinión de los padres, mientras que si un hijo ingresa en un hospital grave y necesita ser operado, se podrá morir si los padres no llegan a tiempo para firmar la autorización.

LA MORAL DEL FUTURO

¿Qué moral vivirá el mundo del futuro? El Estado les quita a los padres sus derechos como tales, apoyados en los abusos que algunos han hecho con sus hijos al maltratarlos de forma vio-lenta. Este extremo anormal da base a que los psicólogos modernos elaboren todo un método liberal de relación familiar al grado que los hijos son protegidos de los deberes que los padres deberían exigirles. Me contaron el caso de un padre que su hija de 17 años se iba de fiestas con sus amigos y llegaba tarde a la casa. El padre tomando el control, le advirtió que si seguía llegando después de las 12 de la noche no le dejaría entrar. Esa noche la hija llegó a las 2 de la madrugada con un agente de policía que le exigió al padre que la recibiera, y le advirtió de los peligros que envolvía si actuaba con ella de forma amenazante, pues podría ser llevado a los tribunales por abuso de autoridad.

Hemos descendido los parámetros de respeto. La vulgaridad es norma de conducta. Las malas palabras y los ejemplos indecentes son acciones naturales. La moral ya no es como antes, pues el vivir juntos sin estar casados es normal e incluso recomen-dado. La masturbación es una receta médica. El uso de preservativo es la solución (falsa por cierto) a los peligros del SIDA. El descalificar a los que proclaman los valores morales es norma común de unos medios que están dominados por los intereses orientales y de la Nueva Era. El adulterio y la fornicación son exaltados, la homosexualidad defendida y la inmoralidad difundida[131].

Y ¿qué hace la iglesia frente a esta realidad moral que nos envuelve? Ella también está siendo contaminada con predicadores permisivos que han cambiado la moral por las estadísticas y la numerología. Hemos sustituido el mensaje de confrontación con el pecado por el que se ajusta a los intereses creados. No queremos perder la cabeza como Juan el Bautista cuando condenó pública-mente el pecado de Herodes al acusarlo de adúltero e inmoral. Es que a la iglesia de hoy y a los moralistas de los últimos tiempos no les gusta ese mensaje de Juan el Bautista que decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: “-¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Producid, pues, fruto digno de arrepentimiento y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: “A Abraham tenemos por padre. Porque os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham.” (Lucas 3:7-8).

El Señor proteja a su pueblo en estos tiempos difíciles.


BIBLIOGRAFIA

[1] – Del término “cúmulo” que significa juntar o acumular. Unión o suma de muchas cosas.

[2]- “Buscando el Equilibrio”, publicado en el 1996 y “Estrategias Satánicas Contra el Cristianismo” publicado en el 1997 por Producciones Peniel, Honduras C.A.

[3]- “Guerra de los mundos” haciendo referencia al mundo de la luz y al mundo de las tinieblas.

[4]- Charles Colson del libro “EL CUERPO” Editorial Betania 1994 Página 204 al final.

[5]- Publicado en el 1997 por Producciones Peniel, Tegucigalpa Honduras.

[6]- Recomiendo el libro “En las raíces de la Nueva Era” Dr. César Vidal Manzanares, editorial Caribe.

[7]- Dedicaremos un capítulo aparte dentró del tema al análisis a la teología de la prosperidad.

[8]-Cuando la soberbia invade a un predicador que se cree superior llega al extremo de juzgar y condenar a los que se le oponen en sus errores doctrinales. Ejemplo de ello está en el caso de Benny Hinn que desató un discurso de juicio contra los que le atacaron sus errores y excesos al afirmar el 7 de agosto de 1992 en la Conferencia Carismática Mundial en Anaheim, California: “Ustedes que me atacan por radio- ustedes habrán de pagarlo y sus hijos también. Oigan esto de los labios del siervo de Dios. Están ustedes en peligros…no toquen a mi Ungido”.

[9]-”El poder sutil del abuso espiritual” David Johanson y Jeff Van Vonderen. Publicado por Unilit 1995.

[10]- Del libro “Teología y Misión: Perspectiva desde América Latina” página 214, Publicado por Visión Mundial, Costa Rica, 1996.

[11]- “Nuevo diccionario de Teología” Casa Bautista de Publicaciones, 1992.

[12]Diccionario Enciclopédico Océano Uno Color Página 1571, de Editorial Océano 1996.

[13]- Millard J. Erickson. “Christian Theology (Gran Rapids; Baker Book Houses. 1985. Página 21

[14]- Ver Teología Bíblica y Sistemática Editado por Stanley M. Horton. Editorial Vida. 1996. Página 47.

[15]-. “Doctrinas Filosóficas” Santiago G. Flores Casa Unida de Publicaciones.

[16]- “Teología Bíblica Sistemática” Stanley M. Horton, Editorial Vida. 1996 página 53

[17]- Estoy haciendo referencia a la Biblia de Estudio “Dios Habla Hoy” con los deuterocanónicos, publicados por SBU en el 1994.

[18]-”Teología y Misión: Perspectivas desde América Latina” Dr. Emilio Antonio Núñez, Editado por Visión Mundial, San José, Costa Rica 1995. Página 148.

[19]- Esta nace de un movimiento difuso dentro del contexto Latino Americano. Ver H.M. Conn “Liberation Theology”, en New Dictionary of Theology, página 387.

[20]- Expresión popular que indica el usar palabras muy elocuentes y técnicas para enseñar algo.

[21]-Si observamos las afirmaciones de Hebreos 7:1-4 notaremos que este Melquisedec tenía todas las características del hijo de Dios: “… En primer lugar, su nombre significa “rey de justicia”, y también era rey de Salem, que significa “rey de paz”. Sin padre ni madre ni genealogía, no tiene principio de días ni fin de vida; y en esto se asemeja al Hijo de Dios, en que permanece sacerdote para siempre.” (Hebreos 7).

[22]- La unción se efectuaba a través de la preparación de ungüento que contenía aceite, perfumes y yerbas aromáticas, y la cual era derramada sobre el cuerpo o la cabeza de las personas.

“Preparas mesa delante de mí en presencia de mis adversarios. Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.” (Salmos 23:5).

[23]Diccionario Enciclopédico Océano Uno, editorial Océano, 1996 página 1637.

[24]-Diccionario de Strong #4886.

[25]Es interesante leer todo el capítulo para hacer relación a esta expresión de Juan.

[26]- Del libro “The Anointing by Benny Hinn”, Christian Reseach Journal, 15, 2 de Otoño 1992. 32.

[27]- Idem a la referencia anterior.

[28]- Recomiendo el libro “Buscando el Equilibrio” Mario E. Fumero, producciones Peniel, Apartado 20, Tegucigalpa. Honduras. 1996.

[29]- En el libro “Demonología” de Mario E. Fumero, publicado por Unilit en el 1996, y en la página 112-113 se expone la temática de “Atar al hombre fuerte”. Es interesante el análisis de este libro para entender bíblicamente el poder de Satanás y su reino terrenal a la luz de las escrituras.

[30]Del libro “Warfere Prayer” “Oración de guerra”, Página 19 de Peter Wagner.

[31]-Efectuado en Amor Viviente del 6 al 9 de Mayo del 1997.

[32]- Bibliografía: ” La Señal” Robert Van Kampen. Editorial Unilit 1993.

[33]- Efectuada en el Club del Banco Atlántida el Viernes 9 de Mayo del 1997.

[34]Citado por Pawson, Op. cit página 69. Referencia “A critical look at new key to evangelism” de Mike Wakely Vol 31 Nº.2. Abril 1995.

[35]- Idem al anterior.

[36]- Diccionario Enciclopédico Océano Uno 1996. Editorial Océano, página 163.

[37]Diccionario de Strong #5198.

[38]-Expresado por Frederick K. C. Price en el programa “Praise the Lord” en TBN en Septiembre del 1981.

[39]- “The Power of the Tongue” Editado en Fort Worth, Texas. KCP Publications, 1980.

[40]- Libro de Lactacio “Institutes” tomo 6, capítulo 4.

[41]-Hermes, (150 d.C) Autor de “Shepherd” “El Pastor” Tomo 3, capítulo 4.

[42]- Tomado de “”On the Lapsed” Secciones 11,12 de Cipriano.

[43]- Tertuliano en el libro ” El Apologético” publicado por Ediciones Ercilla, Santiago de Chile, 1939. Página 132.

[44]- Tomado del libro de Caio Fabio “El Síndrome de Lucifer” página 104, Editorial Logos. 1994

[45]- Idem de la nota anterior, página 99.

[46]- La lista de los promotores de esta corriente es larga, entre ellos debemos distinguir: Kenneth Hagin, Kenneth Copeland, Frederick K.C. Price, John Avanzini, Robert Tilton, Benny Hinn, Marily Hickey, David Yonggi Cho, Carles Capps y un largo etceteras.

[47]-”Teología Sistemática” Editado por Stanley M Horton. Editorial Vida. 1994 página 103.

[48]- Del Libro “The Archaeology of Palestine” William F. Albright. Edición revisada N.Y. Pelican Books, 1960 páginas 127-128.

[49]- Publicado por “Alianza Editorial”, 1993, Madrid España.

[50]- Recomendamos estudiar el libro “CONSPIRACIÓN CONTRA LAS SAGRADAS ESCRITURAS” publicado por Producciones Peniel y escritos por Domingo Fernández y el Dr. César Vidal Manzanares y en donde se revela la forma en que el texto bíblico ha sufrido mutilaciones y desvirtuaciones debido a una conspiración bien orquestada contra la palabra de Dios.

[51]- Cuando leemos Romanos 8:1 descubrimos que en la Versión Popular se le ha cortado la mitad del versículo en la parte que dice “los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”

[52]. “Diccionario enciclopédico Universal” Fernández editores, México.

[53]- Los unitarios niegan los credos, proclaman la existencia de un solo Dios y niegan la divinidad de Jesucristo.

Bibliografía: “A History of Unitarianism”, tomo II E. W. Wilbur. Cambrige, MA 1946-52.

[54]- Escritor de “The Christian Life”. Edimburgo 1981

“The Epistle to the Romans”. Oxford, 1935 y otras muchas obras más.

[55]- Recomiendo el análisis del libro “Conspiración contra las Sagradas Escrituras” del Dr. César Vidal Manzanares y el Rev. Domingo Fernández. Publicado por Producciones Peniel, 1997 Honduras C.A.

[56]Ivan Panin, emigró a Estados Unidos en donde murió en el 1942. Realizó estudios bíblicos numerológicos por muchos años.

[57]-El Sida ataca al organismo sin revelarse hasta que el mismo ha contagiado a muchos otros. Trabaja escondido y en un momento dado se manifiesta, habiendo ya destruido las defensas del cuerpo. En el sentido espiritual hace lo mismo. Yo diría que la “Nueva Era” es el: Síndrome de Influencias Dañinas yApostáticas.

[58]- En la Biblia Revisión Reina-Valera del 1995 y “Dios habla Hoy” de estudio, promovida por Sociedades Biblicas Unidas aparece en el N.T. y en Génesis 1:2 referencia al Espíritu de Dios con minúscula, y en la nota al pie de página afirma que es una fuerza, “viento, soplo o aliento”.

[59]- En la epístola a los Colosenses 2:18, el apóstol Pablo confronta la tendencia gnóstica de mistificar las revelaciones con el Ser Supremo o gnosis, usando la típica “revelaciones angelicales” por lo cual advierte el peligro del hecho de aquellos que “entremetiéndose en lo que no han visto, vanamente hinchados por su propia mente carnal” desvian la verdad. De igual forma afirmó que no debemos aceptar revelaciones angelicales que no estén acorde con la Palabra de Dios, Gálatas 1:8.

[60]- Omito la referencia a los que tal cosa afirman porque hay varios predicadores y líderes de grupos que han caído en este error.

[61]- Recomiendo el libro “En las raíces de la Nueva Era” del Dr. César Vidal Manzanares.

[62]- Es importante advertir que en algunos textos usa el término “ser dioses” (Éxodo 15:11, Salmo 81:1,6,) para definir la parte divina del Creador en el ser humano, pero en éste entonces el gnosticimo no le había dado al concepto de “ser dios” como un poder de fuerza humana mental sobre el creador. Sin embargo cuando esta creencia aparece, divinizando al hombre sobre el creador, San Pablo desmantela la idea al afirmar: “pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios…”1 Corintios 8:5-6.

[63]- Tomado del libro “Following the Faith of Abraham I” Lado uno.

[64]-Del libro “The Believer´s Authority” 2da edición. Tulsa, Oklahoma, Keneth Hagin Ministries, 1991, página 19.

[65]-Ver “Cristianismo en Crisis” de Hank Hanegraaff, referencia a Benny Hinn página 408. Editado por Unilit 1993.

[66]- Es bueno notar que la Iglesia Mormona mantiene la misma idea al respecto.

[67] -También se ha introducido esta metodología en enseñanza de sanidad interior, aplicando las ideas de Freud sobre la regresión al estado gestativo para buscar causas que según dicen están en el subconsciente. Esta tendencia envuelve muchos peligros y se puede objetar bíblicamente.

[68]- Vease “Studien sum antiken Syncretismus aus Iran an Griechenland,” Leipzing y Berlin, 1926.

[69]- Tomado del libro “En las Raíces de la Nueva Era” César Vidal Manzanares, editorial Caribe, 1996.

[70]“Nueva Era; La conspiración final” Juan María Argudo. Tomo I, Página 76. Editorial Clie. 1992. Terrassa, Barcelona.

[71] Cábala: Especie de adivinación supersticiosa.- Según dicciona-rio enciclopédico Universo de la lengua Española.

[72]- Robert Liardo en su libro “I Saw Heaven” (Yo vi el cielo) relata una experiencia que tuvo a los 8 años en la cual fue llevado al cielo y el mismo Jesús le mostró ese lugar en donde vio almacenes, el trono de Dios y otras cosas más. Publicado en Tulsa por Harrison Houses, 1983.

[73]- Es interesante consultar el libro “El Avivamiento de la Risa” de Jorge Erdely, publicado por MBR, Ciudad de México, Apartado Postal 80-103, México D.F. 06000. y en el cual él demuestra las influencias extrañas de este avivamiento el cual no obedece a un hecho bíblico, sino de la Nueva Era.

[74]- Editorial Planeta S.A. España, 1984.

[75]- Ver información en el libro “Estrategias Satánicas contra el Cristianismo”. Mario E. Fumero, Producciones Peniel, 1997. Páginas 95-96.

[76]- “Catecismo de la Iglesia Católica Publicado por Dobleday e impreso en español por Edición Imagen Books publicado en Abril del 1995. Página 3.

[77]- Uno de los cardenales mas conservadores que ha presidido el control doctrinal dentro de la Santa Sede.

[78]-Bibliografía interesante sobre el tema de María, recomiendo el libro “El Mito de María” César Vidal, publicaciones Shick. 1995. P.O. Box 662, Chino, Calif. 91708 U.S.A.

[79]-Loraine Boettner “Roman Catholicism”. Filadelfia. Presbyterian & Roformed, 1962. Página 162.

[80]- Bibliografía:”The four Major Cults”. A.A. Hoekema Exeter, 1964. M.C. Burrell y J. Stafford “Today Sects” Gran Rapids MI, 1983. “La otra cara del paraíso” César Vidal Manzanares. Unilit, 1994.

[81]- Celebró una reunión banquete en un hotel lujoso de Tegucigalpa, pero como no pudo venir, envió a su hija, y distribuyó su discurso el Julio 9 del 1995.

[82]- “La Familia verdadera y Yo” Dr. Sun Myun Moon, folleto publicado en Honduras Julio 9 1995, página 4.

[83]- Idid, página 5.

[84]- La letra mayúscula aparecen en el original del escrito de Moon.

[85]- Ibid al anterior.

[86] -Ibid.

[87]- El “mantras” es la forma repetitiva de una palabra a la cual le atribuimos poderes mágicos.

[88]- Ver Bibliografía “Diccionario de Teología” Editores Sinclair B. Ferguson, David F Wright. J. I Pacher. Otros libros: “Predestination and Free” D. R. Basinger.( 1986). “The Ethics of Freedom” J. Ellul (1957).

[89]- “The Christian Philosophy of Agustine” E. Gilson, Londres 1961.

[90]- Considero que Hebreos fue escrita por San Pablo, aunque algunos escritores ponen en tela de juicio esta afirmación.

[91]-Del libro de Peter Wagner “The Third Wave of the Holy Spirit” (La tercera Ola del Espiritu). Ann Arbor: Vine, 1988.

[92]- Fundador de un movimiento tipo “carismático” que se denominó “la viña”.

[93]- La norma judía era enseñarle a los hijos la ley de Dios en el diario vivir, por medio de la vivencia de padres a hijos y en la repetición continua de está todo el tiempo, pero cuando era pequeño:“Estas palabras que yo te mando estarán en tu corazón. 7 Las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas sentado en casa o andando por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6-7).

[94]- Es interesante ver autores que con argumentos sólidos en algunas partes generalizan y atacan a los pentecostales. Dare alguna bibliografía: “Los Carismáticos; una perspectiva doctrinal” John F. Macarthur,. Casa Bautista de Publicaciones. 1995. “Cristianismo en Crisis” Hank Hanegraakk. Editorial Unilit. 1993. “Temas Candentes de la Biblia…” Domingo Fernández. Unilit. 1993.

[95]-Entre los que enfocan moderadamente este tema, sin negar el poder de Dios en su mover del Espíritu tenemos a:”El Síndrome de Lucifer” y otros libros de Caio Fabio, del Brasil. Editorial Logos. “Tenemos hambre de Cristo” David Wilkerson. Editorial Vida.

[96]- Kenneth E. Haggin “Right and Wrong Thinking” Publicacion K.W.H Ministries, 1966. Página 20-21.

[97]- Phineas Quimby, uno de los gurú afirma en su libro “El Nuevo Pensamiento” los mismos principios que usan los predicadores del positivisimo.

[98]- Del libro “Los Carismáticos” John F. Macarthur. Casa Bautista de Publicaciones 1995, página 107.

[99]- En programas como “Ocurrió Así” y otros informativos de este estilo, se hacen reportajes de apariciones de vírgenes, santos, figuras de Jesús en edificios, espejos, cuadros, manchas, frutas y estigmas. Los fenómenos demoníacos se han vuelto noticias apetecidas por un mundo enfermo de sensacionalismo y fenómenos sobrenaturales.

[100]- Es interesante ver la posición de Benny Hinn cuando una organización le criticó por radio, juzgando sus enseñanzas y procedimientos, en este caso él le amenazo de juicio divino y le advirtió los peligros que podría traer el “tocar al ungido de Dios”. Revista “Christianity Today” Septiembre 3 del 1992, página 52-53.

[101]- Erich Fromm ha afirmado que “En la mayoría de los sistemas sociales la obediencia es la suprema virtud, la desobediencia el supremo pecado” Del libro “Sobre la desobediencia y otros ensayos” Ediciones Paidos, España, 1994. Página 51.

[102]- Del libro El poder Sutil del Abuso Espiritual” Editorial Unilit, 1995. Página 258-259.

[103] – Iglesia “Comunidad de Amor Cristiano” A/D. Años 1983-1992.

[104]- Las metas quiquenales nacen como pautas de los países socialistas. Consiste en planificar el papel del estado durante cinco años.

[105] -Biótico: que sigue un proceso natural de crecimiento determinado por las leyes de la biología.

[106] -Libro “Las 8 Características Básicas de una Iglesia Saludable” Christian A. Shwarz. Editorial Clie. 1997.

[107]- Nació en Alemania, se hizo ciudadano de los Estados Unidos. Fue un prominente psiquiatra y sociólogo que analizó a fondo los factores culturales. Su tendencia en el análisis bíblico y judío lo convirtió en uno de los laicos que más profundamente filosofó sobre la realidad bíblica. Sus libros más conocidos son; “Y seréis como dioses” “El arte de amar” y “Miedo a la libertad”, entre otros.

[108]- Del libro “Tener o Ser” de Erich Fromm. Fondo de cultura económica, 1976.

[109]- En el libro “Cuando la Iglesia Perdió la Sencillez” de Producciones Peniel, 1996 Mario Fumero enfoca la pérdida de la sencillez en la iglesia de hoy.

[110] -Evidencias históricas revelan que la pérdida de intimidad en el culto apareció después de la conversión de Constantino, y por las influencia del paganismo en iglesia (año 313-450 d.C).

[111]- Este movimiento se denomina a sí mismo como “la tercera reforma”, y según proclama, son los que tienen la verdad de los últimos tiempos.

[112]- Del Diccionario Enciclopédico Océano Uno. Editorial Océano, 1996. Página 205.

[113]- Del Diccionario Griego de Strong #2127.

[114]Diccionario de Strong #1288.

[115]- Es interesante el análisis científico y teológico que hace Christian A. Schwars en su libro “Las 8 Características Básicas de una Iglesia Saludable” publicado por Clie en el 1996 y en donde se revela la realidad de las mega iglesias y los factores de salud que determinan su realidad bíblica cualitativas, y su proceso biótico. Recomiendo su estudio.

[116]- Dicho por un cristiano en la época primitiva y citado por Octavius.

[117]- Relatado en “History of the Church” Eusebio (270-340 d.C) tomo 7 Capítulo 22. Gran Rapids, Michigan. 1982.

[118].- Del libro “El apologético” de Tertuliano. Edición Ercilla, Santiago de Chile. 1938. Página 134.

[119]- Existe una gama de libros que contienen metodología para pedir dinero a los fieles. Daré algunos nombres de libros: “La Santidad de la ganancia” Kenneth Copeland. Tulsa, Faith Library, 1974. “Las leyes de la prosperidad” Kenneth Copeland. Fort Worth, 1974 “Viviendo en prosperidad divina” Jerry Savelle. Harrison, Tulsa 1982. “La fórmula de Dios para el éxito y la prosperidad,” Oral Roberts. Tulsa, Healing Waters, 1955.

[120]- Recomiendo el libro “Buscando el equilibrio” De Mario E. Fumero. Producciones Peniel, 1996.

[121]-Jimmy Bakker, presidente y fundador del club PTL se vio envuelto en un problema moral y económico. Explotó la fe de sus seguidores y se enriqueció levantando un imperio en el nombre de Dios. Fue condenado a prisión, ahora desde la cárcel ha escrito un libro, confiesa su pecado y culpa de todo ello a la teología de la prosperidad.

[122]Erich Fromm ” Sobre la desobediencia y otros ensayos”.

[123]- El poder económico de las transnacionales se impone en los países del tercer mundo en cuanto a estas acciones, pero están perdiendo terreno en Estados Unidos y la Comunidad Económica Europea en relación a los anuncios de tabaco y alcohol.

[124]- Informe de “The Pastor´s Weekly Briefing”, Focus on the Family, 4, No 26. Junio 28 del 1996.

[125]-Publicado por Bob Woodward, “The Choice” (La alternativa), Simon And Schuster, N.Y. 1996, Página 131.

[126]-”La Era del Engaño” Página 8. Editorial Caribe, 1997.

[127]- La línea 900 en los Estados Unidos y otros países es una línea en donde la persona no solo paga la llamada, sino que tiene un recargo para traspasarlo al número que ud. llama, por lo que por cada minuto se le da al psíquico o depravado sexual (si es línea erótica) entre $1.20 hasta $3.00 dólares, dependiendo del costo programado. Esto evidencia el hecho de que los medios de comunicación están al servicio del reino de la tinieblas con el beneplácito de los gobernantes.

[128]- Tomado del periódico “El Diario” editado en New York el viernes 27 de Junio del 1997, en la página 18.

[129]-”¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

[130]-Tomado del libro “La Era del Engaño” John Hagee, Editorial Caribe 1997, página 58.

[131]-Estadísticas difundidas por los medios de comunicación dejan ver que en los Estados Unidos cada año más de un millón de adolescentes quedan embarazadas sin estar casadas, por lo que en el año 2,000 el 70% de la población norteamericana serán hijos ilegítimos. La sociedad hace apología a la existencia de las madres solteras, dándoles mas ayudas sociales.

http://unidoscontralaapostasia.wordpress.com/2010/04/28/la-iglesia-en-caos/

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.892 seguidores

%d personas les gusta esto: