La Tierra fue cocinada y no quemada en el impacto que acabó con los dinosaurios


La Tierra fue cocinada y no quemada en el impacto que acabó con los dinosaurios
El impacto asteroidal que terminó con la era de los dinosaurios hace 65 millones de años, no incineró la vida de la superficie de nuestro planeta, sólo la coció, según sugiere un nuevo estudio. Este trabajo resuelve problemas que surgen de una teoría en la que se produjeron salvajes incendios globales, pero que también plantea nuevos interrogantes sobre que fue lo que llevó a la extinción de fines del período Cretáceo.

El impacto de un asteroide de una decena kilómetros es el responsable de la extinción de los dinosaurios y muchas otras especies en el planeta. Los modelos iniciales por computadora mostraban que más de la mitad de la eyecta de esta colisión que fue arrojada al espacio cayó a la atmósfera ocho horas después.

Los modelos decían que la lluvia de eyecta súpercalentada radiaría calor de manera tan intensa como un horno preparado para “asar” (260 °C) durante al -20 minutos, y quizá un par de horas. El intenso calor provocaría que la madera ardiese, provocando incendios globales.

Representación artística del impacto sucedido hace 65 millones de años

Al explicar esta discrepancia, Tamara Goldin de la Universidad de Viena y Jay Melosh de la Universidad de Purdue en in Indiana, estudiaron cómo la caída de eyecta a través de la atmósfera podría afectar la transferencia de calor desde la alta atmósfera hasta el suelo. Los modelos anteriores consideraban únicamente como los gases de efecto invernadero absorberían el calor.

El estudio revela que la primeraeyecta en reentrar en la atmósfera tan sólo unos minutos después del impacto o ayudó a proteger a la superficie de las eyectasque le siguieron. “La propia eyecta se interpuso en el camino de la radiación térmica [en la atmósfera] haciendo de escudo para la Tierra”, explicó Goldin.

El resultado fue que la superficie sintió todo el calor del cielo únicamente unos minutos. Mientras más partículas iban cayendo bloqueaban cada vez más el calor encima, evitando que los bosques ardiesen. “Con el corto pulso [de intenso calor], es realmente difícil llegar al punto de ignición lejos del lugar de impacto”, explica Goldin.

La vida superficial habría sido cocinada, pero no quemada. Los animales que pudieron refugiarse bajo tierra o en el agua consiguieron probablemente sobrevivir el corto periodo de intenso calor, lo que explicaría por qué no murió toda la vida.

“Ahora tenemos modelos y datos que se ajustan”, comenta Claire Belcher del University College, de Dublin, que no tomó parte en el estudio.

Wendy Wolbach de la Universidad DePaul en Chicago, que propuso en 1985 que el hollín encontrado a finales del cretáceo, está de acuerdo. El efecto de escudo de calor “tiene sentido”, comentó.

Sin incendios globales, serían necesario otros mecanismos para explicar la extinción masiva, comenta Belcher. Estos incluirían la idea de que el polvo en la atmósfera bloqueó la luz solar para producir un “invierno de impacto” qué duro durante años antes de que las emisiones liberadas provocararan un calentamiento global.

La lluvia ácida que siguió al impacto un puede haber desempeñado un papel en la extinción, al igual que un estrés adicional producido por erupciones volcánicas masivas que sucedieron hace 65 millones de años en la región india de Decan.

Fuente original
Publicado en Odisea cósmica

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.021 seguidores

%d personas les gusta esto: