LOS DOS OLIVOS


LOS DOS OLIVOS

Cristianos Unidos

Por Adda Vélez


Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. APOCALIPSIS 11:4

Como sabemos, hay muchos eventos para los últimos tiempos que deben de ocurrir antes de la venida de JESUS. Uno de ellos es que los dos olivos, los dos testigos, se pongan de acuerdo en  la tierra para hacer la voluntad de Dios, y eso todavía no ha ocurrido.  Pero ¿quiénes son los dos olivos de Dios? La palabra de Dios menciona innumerablemente la palabra olivos.  Sabemos que el aceite de la unción proviene del árbol de olivo, las aceitunas y su aceite.  También sabemos que Jesús tenía la predilección de subir al monte de los olivos a orar, y desde ahí predico muchas veces.  Ese era uno de sus lugares favoritos.  Asimismo la Biblia menciona a dos testigos que formarán parte predominante en los últimos tiempos, a los cuales llama también los dos olivos (Apocalipsis 11:4)

Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio APOCALIPSIS 11:3

Los dos testigos deben trabajar con un mismo objetivo y de común acuerdo, si no, serían ineficaces en su servicio al Señor.  Deben tener un mismo fin, y estar de acuerdo en Su nombre para hacer los milagros que la Biblia describe:

Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. APOCALIPSIS 11:5

Los dos testigos tienen poder en la tierra para destruir a los enemigos de Dios, con la boca, es decir CON LA PALABRA DE DIOS. Por lo tanto, los dos testigos conocen toda la palabra de Dios.

Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran. APOCALIPSIS 11:6

También tienen poder para ejecutar milagros, convirtiendo el agua en sangre (como Moisés) y para desatar calamidades por medio de su oración unánime y de común acuerdo. No por maldad, sino para que se cumplan las profecías de los últimos tiempos, las cuales requieren este tipo de plagas para que la gente se arrepienta de sus malos caminos, y volteen al Dios de sus padres y abuelos.

Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. APOCALIPSIS 11:10

Por un tiempo, los dos testigos son silenciados. Mueren y el mundo se regocija sobre sus cadáveres. Pero el silencio solo fue para que las maravillas y portentos de Dios se manifestasen, y Dios les resucita de los muertos enviando el aliento de Vida.

Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. APOCALIPSIS 11:11

Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. APOCALIPSIS 11:12

Después de un largo silencio, los testigos reviven, para después ser tomados para Dios en una especie de “Rapto” y  todo ojo les verá. Zacarías también lo vió:

ZACARIAS 4:1 Volvió el ángel que hablaba conmigo, y me despertó, como un hombre que es despertado de su sueño.

4:2 Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, con un depósito encima, y sus siete lámparas encima del candelabro, y siete tubos para las lámparas que están encima de él;

4:3 Y junto a él dos olivos, el uno a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda.

4:4 Proseguí y hablé, diciendo a aquel ángel que hablaba conmigo: ¿Qué es esto, señor mío?

4:5 Y el ángel que hablaba conmigo respondió y me dijo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: No, señor mío.

4:6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Una vez más, los dos olivos forman parte del templo de Dios.  La casa de Dios tiene esos dos olivos en la entrada, y los candeleros de oro que ALUMBRAN AL MUNDO. En los últimos tiempos los candeleros alumbraran no por fuerza, ni con ejército, sino por el Espíritu de Dios.  Los dos testigos serán dos fuerzas combinadas que darán mucho de que hablar en este tiempo. Repito, no es una, sino dos fuerzas movidas por el poder del Espíritu Santo de Dios.  ¿Pero, quiénes son esos dos olivos?

ROMANOS 11:17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,

11:18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

Los dos olivos son los judíos mesiánicos y los cristianos gentiles.  Dios, creador de los cielos y de la tierra, del universo y de todo lo visible e invisible, escogió que del linaje de David surgiera el Salvador del mundo, Jesucristo. Como cristianos, nosotros tenemos la responsabilidad de orar por todos los judíos, mesiánicos u ortodoxos que no creen todavía en Jesús como el Mesías, es responsabilidad nuestra orar por ellos ya que los cristianos estamos inexorablemente injertados en las ramas del olivo, y nos alimentamos de el.

ROMANOS 11:19 Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado.

11:20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme.

El destino de los judíos es reconocer, tarde o temprano, a su salvador. No es una opción, escrito está que lo harán.  Pero los  judíos Mesiánicos, contra viento y marea, han hecho a JESUS el Mesías y salvador de sus almas, -pese a grandes oposiciones- y su principal llamado, actualmente,  es alcanzar a los judíos que no creen en Jesús. Tanto los Mesiánicos como los gentiles, todos los que hemos sido  hechos Hijos de Dios, tenemos como principal llamado el predicar el evangelio a toda criatura sin importar raza, credo, posición económica, sexo, religión o lugar en que vivan. Jesús no hizo acepción de personas, y debemos recordar que los primeros cristianos fueron de hecho, judíos mesiánicos, muchos de ellos con el llamado de predicar a los gentiles (como Pablo, por ejemplo) y otros con el llamado de predicar a los judíos (como Pedro en principio, el cual fue enviado a los gentiles después).

ROMANOS 11:24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

Tanto los Judíos Mesiánicos como los cristianos gentiles, tenemos que llegar al reconocimiento que es imposible desencadenar los eventos del fin de los tiempos, si tanto unos como otros NO NOS PONEMOS DE ACUERDO para orar, trabajar juntos y alcanzar a todo el mundo. Los Judíos mesiánicos son un elemento superimportante dentro de la gran comisión, pues ellos llegaron al Hijo a través de su profundo conocimiento del Padre, de la ley, de su Espíritu manifiesto desde el principio y de Su palabra. Los cristianos necesitamos relacionarnos con los Mesiánicos para comprender y aprender de ellos su perspectiva única de las cosas espirituales dentro del Reino de Dios. Por otro lado, los cristianos gentiles, hemos llegado al Padre por medio de JESUCRISTO, y nuestra experiencia es por lo general aceptar primero lo que JESUS hizo en la cruz, leer el nuevo testamento el cual indubitablemente nos llevará al antiguo testamento donde encontramos la revelación del Hijo en todas las profecías, y el conocimiento del Padre, de Su Santo Espíritu y el Poder de Su Ley y su Palabra.

AMOS 3:3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

Sea lo que sea que trajo división entre unos y otros, tiene que ser quebrantado. Dios quiere, para el fin de los tiempos, que JUDIOS MESIANICOS Y CRISTIANOS EVANGELICOS trabajen juntos POR UN MISMO DIOS Y UN MISMO SEÑOR JESUCRISTO, de acuerdo en Su nombre.  Si no trabajamos juntos, es porque no estamos de acuerdo. Sería muy interesante para mí, conocer la opinión de algún hermano judío mesiánico respecto al porqué de esta separación, porque yo no alcanzo a comprender a que se ha debido, aparte de la obra sutil y encubierta de Satanás.  Los dos olivos tienen un poder extraordinario en sus manos, para destruir a los enemigos de Dios, pero solo si trabajan juntos de acuerdo llevando LA VERDAD a todas las naciones. ¿Te imaginas el impacto que eso tendrá cuando ocurra? Satanás y sus demonios temblarán. ¡Aleluya al cordero de Dios!

SANTIAGO 2:19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

MATEO 18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Si tú eres cristiano evangélico, te exhorto a buscar una sinagoga mesiánica en tu ciudad. Visita a tus hermanos mesiánicos y regocíjate al sentir la presencia del Todopoderoso en las alabanzas, y en las enseñanzas. No te puedes perder esa experiencia, y por esa vez, ponte de acuerdo en orar juntos con ellos por las peticiones que tengan, por la paz en Jerusalén, por todos los inconversos. Como antes mencioné, ellos tienen el cuadro completo, ellos son la raíz y el linaje escogido, y nosotros somos las ramas injertadas. Ya es tiempo que las ramas se alimenten de la raíz. Si tú eres judío mesiánico, pídele a Dios que te ayude a contactar una iglesia evangélica que en verdad esté sirviendo al Dios de Israel, y comparte tu testimonio, o alguna enseñanza que Dios haya puesto en tu corazón. Nosotros somos los que debemos derribar la barrera invisible pero fortísima que existe entre ambos OLIVOS, y comenzar a tomar el papel que nos corresponde para estos últimos tiempos, orando por la unidad y unanimidad de los dos olivos, los dos testigos de Dios en la tierra, para que la luz de los dos candeleros no se apague, sino que alumbre a todo el mundo con la verdad y la palabra de Dios, y con Su Espíritu Santo.

HECHOS 1:8 Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

HECHOS 5:32 Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.

Padre Celestial, haz lo que sea necesario para que esa barrera sea derribada, y esta profecía se cumpla cabalmente, y los dos olivos se pongan de acuerdo, yo pido esto en el nombre de Jesucristo, amén.  ¡A Cristo Jesús sea toda Honra y Alabanza por siempre!

www.cristianosunidos.com

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.172 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: