¿Que es el ABISMO?


ABISMO

(del griego abyssos, sin fondo). Término con que la LXX traduce la palabra hebrea que denota océano inicial (Gn 1.2), aguas abismales (Sal 42.8) y mundo de los muertos (Sal 71.20).[1]

La LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) traduce el hebreo tƒhoÆm, ‘lugar profundo’, como “abismo” (Gn. 1.2, etc.), con referencia a la idea primitiva de una vasta masa de agua sobre la que flotaba el mundo, o al mundo inferior (Sal. 71.20).[2]

En el Antiguo Testamento expresa el concepto antiguo del océano, una vasta masa de agua sobre la que flotaba el mundo (Gn 1.2; 7.11) y alude a un elemento del caos primitivo (Job 28.14).

En el Nuevo Testamento se presenta como morada o calabozo de los demonios (Lc 8.31; Ap 9.1ss; 11.7; 17.8; 20.1–3) y lugar de los muertos (Ro 10.7;  Seol).

La palabra gr.gr. griego abyssos (‘[pozo] sin fondo’, ‘insondable’, ‘profundo’) aparece nueve veces en el Nuevo Testamento. En la Versión de Reina y Valera, rev. 1960 se traduce como “[pozo del] abismo” (la morada de los demonios, Lc. 8.31; el lugar de los muertos, Ro. 10.7; el lugar de tormento, Ap. 9.1–2, 11; 11.7; 17.8; 20.1, 3).[3]

El Diccionario Vine Español dice:[4]

abussos (ἄβυσσος, G12), sin fondo (de a negación, y bussos, profundidad; similar a bathus, profundo; que se usa en castellano como prefijo para términos técnicos, como batógrafo, apartado para registrar profundidades). Describe una profundidad insondable, el mundo inferior, las regiones infernales, el abismo del Seol.

En Rom 10:7, citando a Deut 30:13, el abismo (la morada de los muertos perdidos) toma el lugar del mar, debiéndose el cambio en la cita a los hechos de la muerte y de la resurrección del Señor). Es una referencia a las regiones inferiores como morada de demonios, de donde pueden ser soltados (Ap. 11:7;17.8); se halla en siete pasajes de Apocalipsis (9.1,2,11; 11.7; 17.8; 20.1,3). En los Evangelios aparece en Luc. 8:31

En el Diccionario Lapalabra.org dice [5]

La RVR 1960 usa la palabra “abismo” para traducir la palabra griega abyssos todas las veces que ésta aparece en el NT (nueve veces). Los pasajes son Lc. 8:31; Ro. 10:7; Ap. 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1,3. Plummer nos muestra que abyssos en el griego clásico siempre es un adjetivo que significa: sin fondo, insondable (A. Plummer, A Critical and Exegetical Commentary of the Gospel of St. Luke, p. 231). Las treinta y cinco veces que aparece la palabra en la LXX nos revela que allí a veces se refiere a la profundidad del mar o la tierra, mientras que otras veces describe la morada de los muertos (Ez. 31:15). El NT usa la palabra para describir el lugar donde moran los demonios (Lc. 8:31) como también el lugar de tormento (Ap. 9:1). Godet nos enseña que Pablo la usa en Ro. 10:7 para describir la habitación de los muertos.

La RVR 1960 usa la palabra “abismo” para traducir la palabra griega abyssos todas las veces que ésta aparece en el NT (nueve veces). Los pasajes son Lc. 8:31; Ro. 10:7; Ap. 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1,3. Plummer nos muestra que abyssos en el griego clásico siempre es un adjetivo que significa: sin fondo, insondable (A. Plummer, A Critical and Exegetical Commentary of the Gospel of St. Luke, p. 231).

Las treinta y cinco veces que aparece la palabra en la LXX nos revela que allí a veces se refiere a la profundidad del mar o la tierra, mientras que otras veces describe la morada de los muertos (Ez. 31:15). El NT usa la palabra para describir el lugar donde moran los demonios (Lc. 8:31) como también el lugar de tormento (Ap. 9:1). Godet nos enseña que Pablo la usa en Ro. 10:7 para describir la habitación de los muertos.

Diccionario de la Real Academia Española:[6]

(Quizá del lat. vulg. *abyssimus, der. de abyssus, y este del gr. a’busso*s, sin fondo).

1. m. Profundidad grande, imponente y peligrosa, como la de los mares, la de un tajo, la de una sima, etc. U. t. en sent. fig. Se sumió en el abismo de la desesperación.

2. m. infierno ( lugar de castigo eterno).

3. m. Cosa inmensa, insondable o incomprensible.

4. m. Diferencia grande entre cosas, personas, ideas, sentimientos, etc.

5. m. Heráld. Punto o parte central del escudo.

6. m. Nic. Maldad, perdición, ruina moral.

Diccionario Nelson [7]

(del griego abyssos, sin fondo). Término con que la LXX traduce la palabra hebrea que denota océano inicial (Gn 1.2), aguas abismales (Sal 42.8) y mundo de los muertos (Sal 71.20).

En el Antiguo Testamento expresa el concepto antiguo del océano, una vasta masa de agua sobre la que flotaba el mundo (Gn 1.2; 7.11) y alude a un elemento del caos primitivo (Job 28.14).

En el Nuevo Testamento se presenta como morada o calabozo de los demonios (Lc 8.31; Ap 9.1ss; 11.7; 17.8; 20.1-3) y lugar de los muertos (Ro 10.7; [Ver=]  SEOL).

Fuentes bibliográficas
  • [1] Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.
  • [2] Diccionario Biblico ed. Certeza, J. D. Douglas, M.A., B.D., S.T.M., Ph.D., Director libre de la revista Christianity Today.
  • [3] Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia,op. cit.
  • [4] Vine Esp. Nuevo Testamento
  • [5] Diccionario Lapalabra.org
  • [6] Diccionario de la Real Academia Española
  • [7] Diccionario Nelson
About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.156 seguidores

%d personas les gusta esto: