El Verbo de vida


El Verbo de vida

Christopher Shaw
Chistopher Shaw es el director del ministerioDesarrollo Christiano, el cual publica la revista Apuntes Pastorales.

Christopher Shaw


Mayo 24, 2009 by Christopher Shaw
Christopher Shaw
Chistopher Shaw es el director del ministerio Desarrollo Christiano, el cual publica la revista Apuntes Pastorales.

“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba con Dios en el principio. 3 Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. 5 Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.” Juan 1:1-3

Juan es el único autor del Nuevo Testamento que se refiere a Jesús como Verbo. Este detalle también nos anima a creer que el relato de Génesis 1 inspiró la introducción a este evangelio. El mundo, tal como lo conocemos hoy, comienza a existir a partir de la palabra hablada del Creador. Siete veces, en ese primer capítulo, se reitera la frase “dijo Dios”, seguida por la afirmación “y fue así”. No podemos dejar de percibir el extraordinario poder que contiene la palabra de Dios. Esta misma percepción es la que lleva a Juan a declarar: “todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3).

Es decir, todas las cosas que existen en el universo se originan en el Verbo, y fuera del Verbo nada existe.

Meditemos, por un instante en el significado de la palabra “verbo” o “logos”, según el griego. Es por medio de palabras que logramos situarnos en el plano de la vida para la cual fuimos creados.

Somos seres llamados a la comunión con nuestros semejantes y con el Creador. Las palabras nos ofrecen la oportunidad de darnos a conocer y de que otros nos conozcan, de manera que se rompa la alienación que impone el pecado. Las palabras son el puente por el cual conseguimos acortar la distancia que nos separa unos de otros.

¡Cuánto más poder existe, entonces, en la palabra que procede de la boca de Dios! No es como ninguna otra palabra pronunciada en el universo, pues ella procede de la fuente misma de la vida. Por eso, la vida y su palabra son una y la misma esencia. En cambio, las palabras que pronunciamos nosotros son palabras recibidas de otros. Sus palabras engendran vida porque él mismo “sostiene todas las cosas con la palabra de su poder” (Hebreos 1.3).
Esta palabra, entonces, es indispensable, pues la vida misma está contenida en ella. Sin ella los hombres estamos condenados a transitar por este mundo sin destino alguno, llevados y seducidos por todas las palabras que no son más que una pobre imitación de esta palabra. Esta palabra reprende, corrige, limpia, purifica, y orienta, pues “es viva y eficaz y más cortante que cualquier espada de dos filos: penetra hasta la división el alama y espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4.12).

Nos resulta provechoso, entonces, adoptar como nuestra la afirmación de Simón Pedro: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tiene palabras de vida eterna” (Juan 6.68). Que Dios, en su bondad, nos conceda ir más allá de las palabras que contienen estas páginas para arribar a los pies de la Palabra. ¡En Él está la vida que tan desesperadamente anhelamos!
“Señor, crea en mí hambre y sed por la palabra que vivifica”.
– Lectura diaria del libro Dios en Sandalias, por Chritopher Shaw. Otro libro de Cris, Alza tus ojos, está disponible en el systema digital de Software Bíblico Logos.

Fuente: biblia.com

About these ads

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Lumi
    jun 06, 2009 @ 05:57:30

    Totalmente de acuerdo , La Palabra de Dios hecha hombre, Dios mismo, en la antiguedad Dios hablaba a su pueblo por medio de los profetas, pero en los ultimos tiempos envio a SU PROPIA PALABRA EN LA PERSONA BENDITA DE JESUS DE NAZARETH.

    Y DIJO DIOS…… Y TODO VINO A EXISTIR. A M E N

    Jesus mi Senor y Salvador de mi alma y de mi vida, mi Senor IESOUS, YESHUA. AMEN.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.160 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: