PARÁBOLA


PARÁBOLA  

(en griego, comparación). Traducción en la LXX del término hebreo mashal, que comprende desde los dichos cortos, sentenciosos y enigmáticos, llamados ® Proverbios o máximas (1 S 10.12; 24.13; Mc 7.14–17; Lc 4.23) hasta la ® Alegoría elaborada (Jue 9.7–15; Mt 13.3–9; Jn 15.1–9), el símil (Mt 23.27; Mc 4.30–32) y el cuento corto o largo (2 S 12.1–4; 14.6; 1 R 20.39; Is 5.1–6; Mt 13.33; 21.33–41). En muchos de los dichos de Jesús es obvio que se asoma una parábola (por ejemplo, Mt 11.27). La parábola, pues, es un símil elaborado donde el relato, aunque ficticio, es verosímil, en contraste con la fábula.

Su Uso

La parábola es un método llamativo de enseñanza indirecta que provoca el pensamiento; es de fácil asimilación y las aplicaciones que el oyente hace resultan inolvidables. La discusión entre Jesús y los discípulos en Mt 13.10ss revela el propósito del método. El fin de Jesús no es esconder sino revelar (Mc 4.33s), pero los misterios solo pueden percibirse cuando la mente está abierta hacia Dios (Mt 11.25s). David comprendió su falta cuando Natán le contó un mashal (2 S 12.1–13). Siempre en la parábola hay un elemento sorpresivo y novedoso que llama a la reflexión e inspira la decisión. Muchas parábolas se proponen entablar la discusión.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS:

Parábolas que solamente aparecen en el Evangelio de Mateo

El trigo y la cizaña (13.24–30)

El tesoro escondido (13.44)

La perla de gran precio (13.45–46)

La red (13.47–50)

El siervo inmisericorde (18.21–35)

Los obreros en la viña (20.1–16)

Los dos hijos (21.28–32)

Las bodas (22.1–14)

Las vírgenes prudentes y las insensatas (25.1–13)

Los talentos (25.14–30)

Parábolas que solamente aparecen en el Evangelio de Marcos

La semilla que crece (4.26–29)

El portero vigilante (13.32–37)

Parábolas que solamente aparecen en el Evangelio de Lucas

Los deudores y el acreedor (7.40–47)

El buen samaritano (10.25–37)

El amigo que vino a medianoche (11.5–8)

El rico necio (12.13–21)

El siervo fiel y el siervo malvado (12.35–48)

La higuera estéril (13.6–9)

La torre incompleta (14.25–34)

La moneda perdida (15.8–10)

El hijo perdido (15.11–32)

El mayordomo injusto (16.1–13)

El amo condescendiente (17.7–10)

La viuda persistente (18.1–8)

El fariseo y el publicano (18.9–14)

Las minas (19.11–27)

Parábolas que aparecen en Mateo y Lucas

Los dos constructores (Mt 7.24–27; Lc 6.47–49)

La levadura (Mt 13.33; Lc 13.20–21)

La oveja perdida (Mt 18.10–14; Lc 15.1–7)

Parábolas que aparecen en Mateo, Marcos y Lucas

La lámpara y el almud (Mt 5.15–16; Mc 4.21; Lc 8.16)

Remiendo nuevo en vestidos viejos (Mt 9.16; Mc 2.21; Lc 5.36)

Vino nuevo en odres viejos (Mt 9.17; Mc 2.22; Lc 5.37–39)

Una casa dividida contra sí misma (Mt 12.25–29; Mc 3.23–27; Lc 11.17–22)

El sembrador (Mt 13.1–23; Mc 4.1–20; Lc 8.4–15)

La semilla de mostaza (Mt 13.31–32; Mc 4.30–32; Lc 13.18–19)

Los labradores malvados (Mt 21.33–41; Mc 12.1–12; Lc 20.9–18)

La higuera (Mt 24.32–35; Mc 13.28–31; Lc 21.29–33)

Parábolas que aparecen solamente en el Evangelio de Juan

El pan de vida (Jn 6.32–58)

El pastor y las ovejas (Jn 10.1–18)

La vid y las ramas (Jn 15.1–8)

Su Interpretación

Cada parábola contiene un mensaje central, que se toma de la vida cotidiana y se replantea de tal manera que nos permite entender una experiencia humana básica más allá de la comprensión intelectual. Por ejemplo, ¡cuánta alegría nos causa encontrar algo valioso que se nos ha perdido! Volver a ver a una persona amada después de una ausencia nos mueve a celebrar, en especial si esa persona estuvo durante tal ausencia en peligro de muerte o enferma. Esto es lo que pasa cuando Lucas 15.1ss nos cuenta tres parábolas en donde, en un orden que va cambiando la cantidad en cualidad, pasa de la perdida de una oveja (1 de 100), a la de una moneda (1 de 10), y al fin, a la de un hijo (1 de 2).

Esta experiencia de encontrar lo perdido cobra valor teológico en Lucas 15. Según la narración de Lucas, Dios es como un padre que celebra la vida de sus hijos, pero que sufre y se angustia cuando estos se alejan para andar quizás en malos pasos. Cuando el hijo regresa, el padre se alegra, como se alegra Dios por cada pecador que regresa a su familia.

Si vamos a ver, Lucas no tiene que explicarnos lo que se siente cuando perdemos algo que consideramos importante. Eso lo sabemos, tenemos la experiencia acumulada de años de pérdidas y encuentros. Tampoco nos tiene que explicar cuánta alegría nos da encontrar lo que perdimos, pues lo hemos vivido muchas veces. Lo que Lucas nos dice, y que probablemente no sabíamos o nunca lo hubiésemos pensado así, es que los mismos sentimientos cruzan el corazón de Dios.

No debemos caer en la trampa de alegorizar (® Alegoría) las parábolas, es decir, tratar de encontrar un mensaje oculto detrás de cada palabra del relato. Al estudiarlas, debemos buscar el punto central y comprender a partir de allí la totalidad del relato.

Su Mensaje

Como parte integral de la proclamación de Jesús, las parábolas enfocan en general el ® Reino de Dios, con cierto énfasis en el aspecto escatológico (Mc 1.15). Hay por lo menos tres aspectos en el desarrollo de este tema:

1. La inminencia del Reino provoca una crisis en la vida del pueblo de Dios: el destino eterno de los hombres va a decidirse y Jesús, conocedor de lo ineludible del inminente juicio, previene sobre el momento crucial que vive su nación (Lc 12.16–20; 12.57–59; 14.16–24; 16.1–8; 16.19–31, etc.).

2. Sin minimizar la suerte de los que rehúsan ser participantes del Reino, Jesús subraya el gozo escatológico que la venida del Reino trae para los tristes y oprimidos (por ejemplo Lc 15.1–32). Claramente explica que la misericordia de Dios en favor de los hombres no descansa en las buenas acciones de estos (Lc 17.7–10), sino en la gracia (Mt 20.1–16).

3. La inminencia del Reino demanda que los hombres se arrepientan para entrar en él (Lc 15.17ss; 18.9–14) y manifiesten fe (Mt 7.9–11), amor y obediencia (Mt 21.28–30; Lc 19.12–27). La sinceridad de estas actitudes se expresa en actos concretos (Mt 7.15–20) que muestran una devoción indivisible (Mt 6.24) y una debida disposición con el prójimo (Mt 5.38–42; 18.23–35; Lc 10.30–37).

Las parábolas de Jesús no solo muestran su extraordinaria creatividad en la enseñanza, sino que constituyen un permanente desafío a los deberes éticos y cristianos para los hombres de todos los tiempos.

Bibliografía:

J. Jeremías, Interpretación de las parábolas. Estella Navarra, Editorial Verbo Divino, España, 1971. L. Cerfaux, Mensaje de las parábolas, Madrid, Fax, 1969. J.A. Mackay, Mas yo os digo, México, Casa Unida, 1964. T.W. Manson, O ensino de Jesús, Aste, São Paulo, 1965. R.C. McQuilkin. Explícanos… Editorial Caribe, San José, 1964.

 Fuente:

Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.

About these ads

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. jonathan
    may 05, 2009 @ 23:41:52

    paulo me queda una duda, entonces la parabola no es un hecho de la vida real? que pasa con la historia del rico y lazaro? fue asi o tengo que interpretarlo de otra forma?

  2. pauloarieu
    may 06, 2009 @ 00:43:15

    Si que son reales,o sea el nucleo de la parabola esta sacado de escenas de la vida real de Palestina. Pero no necesariamente la historia de la parabola tiene que ser real. Es una enseñanza.

    Las parábolas.

    “Parábola”, es una transliteración del griego, pues viene de “paraballó”, y esta, de dos términos: “para”, que significa “al lado de” y “ballei”, que significa “echar” o “arrojar”. Así que, es “poner al lado” o “comparar”.
    En hebreo, es “mashal” y significa proverbio (Prov.1.1), simil, parábola. Algo semejante.

    Se trata de una comparación de objetos, hechos o situaciones, generalmente tomados de la naturaleza, de la vida corriente, o “del mundo visible”, a fin de hallar una verdad, lección o aplicación “del mundo invisible o espiritual”.

    H. Lockyer dice, tomando las palabras de Prov. 25.11, que las parábolas son “manzanas de oro en canastillos de plata”.

    La Biblia está llena de parábolas, tanto en el AT como en el NT. Es conocido un libro de H. Lockyer, titulado “Todas las parábolas de la Biblia”, que trata de más de 250 parábolas, comenzando por la del Monte Moriah, en Génesis 22, a la que en Heb.11.19 se hace referencia y donde la frase “en sentido figurado” es, justamente, la palabra “parabolle”, o parábola.

    Pero las parábolas adquieren su mayor importancia en el Nuevo Testamento, en la enseñanza del gran Maestro, el Señor Jesús, pues como dice Mt.13.34 “no les hablaba sino con parábolas”. Son notables sus ejemplos e ilustraciones de la vida diaria, para presentar una admirable lección espiritual.

    El término “parabolë” sale 48 veces en los Ev.Sinópticos y aún se pueden agregar muchas parábolas donde no aparece ese término.

    Estructura de la parábola.

    Propósito. A veces se dice, ejemplo Lc.10.25-37; Lc. 18.1 y ss.
    Narración. Ilustración tomada:
    . del reino espiritual (Ej. Lc.16, el rico y Lázaro)
    . de la naturaleza (Ej. Mat.13, el sembrador y los cuatro terrenos)
    . de la vida humana (Ej. Lc.15, el buen pastor, la dracma, el hijo pródigo).

    Aplicación. Lección espiritual que se desprende de la narración.

    Interpretación de las parábolas

    Se deberían tener en cuenta varias cosas:
    Buscar el tema principal. Toda parábola enseña una sola verdad central, aunque puede enseñar verdades colaterales. Esta verdad central puede estar explicitada en el prólogo, en el epílogo, o en el texto de la ilustración. Recordar que puede haber detalles secundarios alrededor del tema o propósito central.
    No pretender explicar o dar equivalencias espirituales para todos los
    detalles.(Ejemplo en la parábola del Buen Samaritano, pretender dar una interpretación del aceite, del vino o de la cabalgadura!).
    Aunque la interpretación no puede discrepar con la enseñanza general de la Escritura, no se deben usar para fundamentar doctrinas o para probarlas.
    Interpretar con una correcta hermenéutica si son para Israel o para la iglesia, sin caer en alegorizaciones.
    Encontrar la aplicación o lección espiritual que deja su enseñanza.

    Saludos

  3. maggi
    may 06, 2009 @ 01:26:03

    esta mui bueno y los mbestigadores pueden saber mas de esto asi como yo so embestigadora grasia a estas pajinas e podido saber que la iglesia es berdadera y poner mi fe mas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.021 seguidores

%d personas les gusta esto: