Las cinco crisis de la teoría evolucionista


Las cinco crisis de la teoría evolucionista

Dr. Ray Bohlin


El caso del mecanismo faltante

La creciente crisis de la teoría darwiniana se está volviendo cada vez más aparente. El trabajo de los creacionistas y otros no darwinianos está creciendo y encontrando un oído más receptivo que nunca antes. En esta discusión quiero explayarme sobre lo que considero son las cinco áreas críticas en las que el darwinismo y la teoría evolucionista en general están fallando. Son:

  1. La falta de confirmación del mecanismo de evolución del darwinismo.
  2. El fracaso total de los estudios del origen de la vida en producir un modelo viable.
  3. La incapacidad del mecanismo evolucionista para explicar el origen de las adaptaciones complejas.
  4. La bancarrota de la hipótesis del relojero ciego.
  5. La evidencia biológica de que la regla en la naturaleza es la estabilidad morfológica a lo largo del tiempo y no el cambio constante.

Gran parte de la razón de la posición privilegiada de la evolución se ha debido a la confusión sobre a qué se refiere exactamente la gente cuando usa la palabra “evolución”. Este es un término escurridizo. Si “evolución” simplemente significa “cambio a lo largo del tiempo”, no es polémico. Las polillas moteadas, las moscas de la fruta Drosophila hawaianas y aun los pinzones de las Galápagos son claros ejemplos de cambios a lo largo del tiempo. Si usted dice que esta forma de evolución es un hecho, bueno, así sea. Pero muchos científicos extrapolan más allá de este significado. Dado que el “cambio a lo largo del tiempo” es un hecho–según el argumento–, también es un hecho que las polillas, las moscas de la fruta y los pinzones han evolucionado, todos, de un ancestro remoto común. Pero esto no deja de ser un razonamiento circular.

La verdadera pregunta, sin embargo, es de dónde vienen las polillas, las moscas y los pinzones, en primer lugar. Los ejemplos comunes de la selección natural que actúa sobre la variación genética actual no nos dicen cómo hemos llegado a tener caballos, avispas y pájaros carpinteros, así como las enormes variedades de animales vivientes. Los evolucionistas le dirán que aquí es donde entran en escena las mutaciones. Pero las mutaciones no mejoran el escenario tampoco.

Al hablar de todo el trabajo de mutación hecho con bacterias a lo largo de varias décadas, el gran zoólogo y evolucionista francés Pierre-Paul Grasse dijo:

“¿De qué sirven sus incesantes mutaciones si no cambian? En resumen, la mutaciones de bacterias y virus son meramente fluctuaciones hereditarias alrededor de una posición central; un movimiento a la derecha, un movimiento a la izquierda, pero ningún efecto evolutivo final”.

Cuando hablo de la evolución o del darwinismo, me estoy refiriendo al origen de nuevas formas biológicas, nuevas estructuras adaptables, novedades morfológicas y bioquímicas. Esto es precisamente lo que aún no se ha explicado. Cuando la gente cuestiona las explicaciones populares de las adaptaciones complejas, como la extremidad de los vertebrados, o la reproducción sexual, o la lengua del pájaro carpintero, o el huevo de cáscara dura del reptil, suelen recibir una letanía de razones por las que estas estructuras son benéficas para los organismos. Más precisamente, la ventaja selectiva de estas estructuras se ofrece como la razón por la que evolucionaron. Pero esto vuelve a ser un razonamiento circular. No es suficiente que un evolucionista explique la función de una estructura específica. ¡Lo que se necesita es explicar el origen mecanicista de estas estructuras!

La selección natural no explica cómo los organismos se adaptan a cambios menores en su entorno. La selección natural permite a los organismos hacer lo que Dios les ordenó que hicieran. Es decir, fructificar y multiplicarse. Sin embargo, la selección natural no contesta la pregunta crítica de cómo las adaptaciones complejas surgieron en primer lugar.

El origen de la vida

Hemos sido llevados a creer que no es difícil concebir un mecanismo mediante el cual moléculas orgánicas pueden ser fabricadas en una tierra primitiva y organizarse en una célula viva que se reproduzca. En realidad, la facilidad con la cual esto puede (supuestamente) ocurrir es el fundamento de la creencia popular de que hay numerosos planetas en el universo que contienen vida. Nada podría estar más lejos de la verdad.

Experimentos primitivos dieron a entender que era relativamente sencillo producir algunos de los bloques constructivos de la vida, como los aminoácidos, los componentes de las proteínas. Sin embargo, la euforia del experimento de Miller-Urey de 1953 ha dado lugar a una crisis del paradigma en 1993 en la investigación del origen de la vida. La anhelada pero viable atmósfera de amoníaco, hidrógeno, metano y vapor de agua ha sido reemplazada por una atmósfera más realista pero mezquina de nitrógeno, dióxido de carbono, monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y cianuro de hidrógeno. Esto es lo que vomitan los volcanes. Esta atmósfera plantea un desafío mucho más difícil. Las moléculas relevantes para la vida serían mucho más escasas. Aun más dañina es la posibilidad de la presencia de oxígeno molecular en la atmósfera, como resultado de la descomposición del vapor de agua. El oxígeno molecular contaminaría cualquier reacción que produjera moléculas biológicamente significativas.

Los coacervados, las microesferas, el “mundo del ARN”, y otros escenarios tienen, todos, serias fallas, que son obvias para todos en el campo, salvo para quienes continúan trabajando con ese escenario específico. Algunos han llamado a este aprieto, en privado, una crisis del paradigma. No existe ningún modelo central competidor, sino solo numerosos escenarios impulsados por el ego. Aun los experimentos en los que los investigadores intentan simular la tierra primitiva han sido criticados severamente. Estos experimentos suelen cubrirse del fracaso usando reactivos purificados, fuentes de energía aisladas, niveles de energía exagerados, procedimientos que impulsan de forma poco realista la reacción hacia el producto deseado y protegen a los productos de los efectos destructores de las fuentes de energía que los produjeron en primer lugar.

La verdadera situación fue resumida bastante bien por Klaus Dose:

“Más de 30 años de experimentación sobre el origen de la vida en los campos de la evolución química y molecular han llevado a una mejor percepción de la inmensidad del problema del origen de la vida en la tierra, más que a su solución. Al presente, todas las discusiones sobre las principales teorías y experimentos en el campo finalizan en un punto muerto o en una confesión de ignorancia”. [De Interdisciplinary Science Review13(1988):348-56.]

Pero todas estas dificultades en conjunto, por apabullantes que sean, no son el verdadero problema. La mayor dificultad en los escenarios de la evolución química es cómo justificar el código de información del ADN sin que una inteligencia forme parte de la ecuación. El ADN lleva el código genético: el anteproyecto genético para construir y mantener un organismo biológico. Solemos usar los términos del lenguaje para describir la actividad del ADN: El ADN es “transcrito” al ARN: El ARN es “traducido” a la proteína; los geneticistas hablan del “código genético”. Todas estas palabras implican inteligencia, y el código de información del ADN requiere una programación previa inteligente, pero un comienzo puramente naturalista no brinda este aporte. Los experimentos químicos podrán ser capaces de construir pequeñas secuencias de nucleótidos para formar pequeñas moléculas de ADN, pero esto no hace que signifiquen nada. No existe ninguna fuente para el código de información en un origen de la vida estrictamente naturalista.

La incapacidad de justificar las adaptaciones complejas

Tal vez el mayor problema para los biólogos evolucionistas es el problema irresuelto de la novedad morfológica y bioquímica. En otras palabras, algunos aspectos de la teoría evolucionista describen precisamente cómo los organismos existentes están bien adaptados a sus entornos, pero hacen un trabajo muy pobre en explicar exactamente cómo las estructuras adaptables necesarias llegaron a existir en primer lugar.

Las explicaciones darwinianas de las estructuras complejas, como el ojo o la increíble lengua del pájaro carpintero, no llegan a intentar explicar de manera realista cómo esas estructuras surgieron mediante la mutación y la selección natural. El origen del ojo, en particular, le causó a Darwin un problema no menor. Su única sugerencia fue considerar la variedad de ojos en la naturaleza, algunos más complejos y versátiles que otros, e imaginar una secuencia gradual que vaya de los ojos más simples a los más complejos. Sin embargo, el gran evolucionista de Harvard, Ernst Mayr, reconoce que los diferentes ojos en la naturaleza no están en realidad relacionados entre sí por alguna secuencia de lo simple a lo complejo. Más bien, él sugiere que los ojos probablemente tuvieron que evolucionar más de cuarenta veces en la naturaleza. La pesadilla de Darwin nunca ha sido resuelta. Solo se ha vuelto cuarenta veces más aterrador para el evolucionista.

En su libro de 1987, Theories of Life (Teorías de la vida), Wallace Arthur dijo:

“Uno puede sostener que no hay ninguna evidencia directa del origen darwiniano de un diseño del cuerpo, ¡pero la [polilla] negra Biston Betularia ciertamente no es un ejemplo! Así que finalmente debemos admitir que en realidad no sabemos cómo se originan los diseños del cuerpo”.

En 1992, Keith Stewart Thomson escribió en American Zoologist:

“Mientras que los orígenes de las principales novedades morfológicas permanecen sin resolverse, uno puede ver también la obstinada persistencia del cuestionamiento macroevolucionista… como un desafío a la ortodoxia: la resistencia al punto de vista de que la teoría sintética nos dice todo lo que necesitamos saber acerca de los procesos evolucionistas”.

La capacidad de explicar importantes novedades morfológicas no es la única falla de la teoría evolucionista. Hay quienes sostienen que las estructuras moleculares son todavía más difíciles de explicar. La arquitectura molecular de la célula ha sido descrita recientemente por el biólogo molecular Michael Behe como consistente en sistemas irreduciblemente complejos que deben contar con todos los componentes presentes a fin de ser funcionales. El funcionamiento molecular de las cilias, el transporte de electrones, la síntesis de proteínas, la identificación celular vienen inmediatamente a la mente. Si los sistemas son irreduciblemente complejos, ¿cómo surgen lentamente a lo largo de extensos períodos de tiempo a partir de sistemas que originalmente están haciendo otra cosa?

Mientras publicó cientos de artículos relacionados con la homología y filogenia moleculares de diversas proteínas y ácidos nucleicos a lo largo de los últimos diez años, el Journal of Molecular Evolution no publicó un solo artículo que intentara explicar el origen de un solo sistema biomolecular. Quienes hacen de la evolución molecular el trabajo de su vida están demasiado ocupados estudiando la relación de la molécula del citocromo c en el hombre con la molécula del citocromo c en las bacterias, en vez de tratar la cuestión más fundamental: ¡de dónde vino el citocromo c en primer lugar!

Claramente, entonces, sea que estemos hablando de importantes novedades morfológicas, como el ala de los murciélagos o las aves, las adaptaciones para el nado de los peces y las ballenas, el ojo humano o el funcionamiento molecular submicroscópico de las mitocondrias, los ribosomas o las cilias, la teoría evolucionista no ha logrado explicar cómo estas estructuras podrían surgir mediante procesos naturales exclusivamente.

La bancarrota de la hipótesis del relojero ciego

En su libro de 1986, The Blind Watchmaker (El relojero ciego), Richard Dawkins afirma: “La biología es el estudio de cosas complicadas que tienen la apariencia de haber sido diseñadas con un propósito”. Explica:

“La selección natural es el relojero ciego; ciego, porque no ve hacia adelante, no planea las consecuencias, no tiene propósitos en mente. Sin embargo, los resultados vivientes de la selección natural nos impresionan abrumadoramente con la apariencia de diseño, como de un maestro relojero; nos impresionan con la ilusión de diseño y planificación”.

El crítico del darwinismo Philip Johnson ha dicho, en tono de broma, ¡que el relojero no solo es ciego sino inconsciente!

Dawkins luego sugiere cómo este proceso podría haber ocasionado el desarrollo de las alas en los mamíferos. Dice:

“¿Cómo se originaron las alas? Muchos animales saltan de rama en rama, y a veces caen al suelo. Especialmente en un animal pequeño, toda la superficie del cuerpo atrapa el aire y ayuda en el salto, o amortigua la caída, y actúa como un burdo alerón. Toda tendencia de aumentar la proporción entre la superficie del área y el peso ayudaría. Por ejemplo, aletas de piel que crecieran en los ángulos de las coyunturas… No importa cuán pequeña o cuán poca parecida a un ala fueran las primeras aletas. Debe haber alguna altura–llamémosla “h”–a la que dicho animal se rompería el cuello si cayera de esa altura. En esta zona crítica, toda mejora en la capacidad de la superficie del cuerpo para atrapar el aire e interrumpir la caída, por más leve que fuera la mejora, significará la diferencia entre la vida y la muerte. La selección natural, entonces, favorecerá los leves prototipos de aletas. Cuando estas aletas se conviertan en la norma, la altura crítica “h” se volverá algo mayor. Ahora, un leve aumento adicional en las aletas hará la diferencia entre la vida y la muerte. Y así sucesivamente, hasta llegar a tener alas propiamente dichas.”

Esto puede sonar bastante seductor y convincente inicialmente. Sin embargo, se están usando tres supuestos falsos.

La primera suposición dudosa es que la naturaleza puede brindar toda una cadena de mutaciones favorables de la clase precisamente necesaria para cambiar extremidades delanteras en alas en una línea de desarrollo continuo. ¿Cuál es el milagro mayor, un cambio instantáneo o toda una serie de miles de diminutos cambios en la secuencia apropiada?

La otra suposición es que ocurra “en igualdad de circunstancias”. Estas mutaciones no deben tener efectos secundarios dañinos. ¿Cómo se ve afectada la capacidad prensil de la criatura mientras crecen estas aletas? Estos pequeños animales, del tipo de la musaraña, podrían verse atrapados lentamente entre perder su adaptabilidad a los árboles antes de que puedan usar plenamente sus alas “en desarrollo”. O podría haber algún efecto aparentemente no relacionado o no previsto que ponga en peligro su capacidad de supervivencia.

Una tercera suposición errónea es la frecuentemente usada analogía con la selección artificial. “Si la selección artificial puede lograr tanto en solo unos pocos años”, dice el argumento”, solo piense en lo que la selección natural puede hacer en millones de años”. Pero la selección artificial funciona porque incorpora la previsión y el propósito consciente, cuyas ausencias son las cualidades definidoras del relojero ciego. Además, la selección artificial en realidad demuestra los límites del cambio, ya que suele llegarse a un punto límite en el proceso de selección muy rápidamente.

La hipótesis del relojero ciego, cuando se la analiza cuidadosamente, cae en la categoría de las historias fantasiosas y entretenidas, pero que no guardan ningún parecido con la realidad.

El predominios de la estasis por sobre la mutabilidad

Más que observar organismos que evolucionan gradualmente hacia otras formas, el registro fósil habla de “apariciones repentinas” y de “estasis”. Nuevos tipos aparecen repentinamente y cambian muy poco luego de su aparición. La rareza de ejemplos de cambio gradual en el registro fósil fue revelada como el secreto profesional de la paleontología por Steven J. Gould, de Harvard. Gould también se refiere a la estasis como un “dato” en el sentido paleontológico. Estas son observaciones significativas.

Darwin predijo que habría innumerables formas transicionales entre las especies. Pero la realidad de la paleontología (el estudio de los fósiles) es que nuevas formas aparecen repentinamente sin ningún indicio del cambio “gradual” predicho por la evolución. No solo eso, sino que, una vez que han aparecido estas nuevas formas, permanecen relativamente sin cambios hasta la actualidad, o hasta que se extinguen.

Algunos animales y plantas han permanecido sin cambio durante literalmente millones de años. Estos “fósiles vivientes” pueden ser más embarazosos para los evolucionistas de lo que suelen admitir. Una criatura en particular, el coelacanto, es muy aleccionador. El primer coelacanto vivo se encontró frente a la costa de Madagascar en 1938. Se creía que los coelacantos habían estado extintos durante 100 millones de años. Pero la mayoría de los evolucionistas consideró que este descubrimiento era una gran oportunidad para estudiar el funcionamiento de un ancestro del tetrapodo. Los coelacantos se parecen a los ancestros propuestos para los anfibios. Se esperaba que algunas pistas podrían derivarse del moderno coelacanto, con relación a exactamente cómo un pez se volvió preadaptado a la vida terrestre, porque no solo había un esqueleto completo sino todo un conjunto de órganos internos por añadidura. Los resultados del estudio fueron muy desalentadores. El moderno coelacanto no mostró ninguna evidencia de órganos internos preadaptados para el uso en un entorno terrestre. El coelacanto es un pez; ni más, ni menos. Sus aletas huesudas se usan excepcionalmente como remos bien diseñados para cambiar de dirección en un entorno de mar profundo, y no son las protoextremidades de futuros anfibios.

En ningún lado aparece demostrado mejor el problema de la aparición repentina que en el esquisto de Burgess, en las Rocallosas Canadienses. El esquisto de Burgess ilustra que en el período del Cámbrico (que los evolucionistas estiman corresponde a unos 500 millones de años atrás), casi todos los diseños de cuerpos básicos (phyla) de los animales existentes en la tierra comenzaron a existir en un instante geológico (definido como de solo 20 a 30 millones de años), y nada tan nuevo como esto ha aparecido desde entonces. La “explosión del Cámbrico”, como se lo suele llamar, es algo asombroso. Esponjas, medusas, gusanos, artrópodos, moluscos, equinodermos y muchas otras criaturas más extrañas que la ficción aparecen todos en el Cámbrico, sin un indicio de sus antecesores o aun cómo podrían estar relacionadas entre sí. Esta es la expectación opuesta del darwinismo, que habría predicho que cada diseño del cuerpo emergería de phylapreexistentes a lo largo de extensos períodos de tiempo. La explosión del Cámbrico contradice directamente la evolución darwiniana.

Si Darwin estuviera vivo hoy, creo que estaría tremendamente desilusionado. Hay menos evidencia a favor de su teoría hoy que en su propio tiempo. La posibilidad de que el ojo humano evolucionara podría haberlo hecho estremecerse, pero la organización de la célula más simple es infinitamente más compleja. ¡Tal vez lo llevaría más cerca de una crisis nerviosa!

© 2003 Probe Ministries. Todos los derechos reservados.

Traducción: Alejandro Field


Autor: Raymond G. Bohlin

Si usted tiene algún comentario o pregunta sobre este artículo, envíelo por favor a espanol@probe.org. Por favor indique a qué artículo se está refiriendo.

El sitio web MinisteriosProbe.org consiste de artículos tradicidos de Probe.org.

Probe Ministries (Ministerios Probe)
1900 Firman Drive, Suite 100
Richardson, TX 75081
Estados Unidos de Norteamérica
Teléfono: +1 (972) 480-0240
www.ministeriosprobe.org

Información de copyright http://www.ministeriosprobe.org/docs/cinco-crisis.html

About these ads

42 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Manuel
    may 31, 2009 @ 06:54:50

    Hola Paulo, en mi anterior comentario no quise decir que seas mal teólogo, sino que no porque haya personas con diferente concepto de Dios a la tuya significa que no tengan fe. ¿Verdad que no hay unanimidad de criterios entre los teólogos?, ¿deja eso fuera de la fe a los que discrepen contigo?

    Igual pasa en ciencia, hay diferentes corrientes científicas o explicaciones para explicar los fenómenos naturales. Pero eso no quita validez al fenónemo y mucho menos se duda de la validez científica del proponente.

    Saludos

  2. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 11:31:43

    Si, te entiendo. Por eso uno trata de enseñar lo mas honesto posible y aconsejar al cristiano que reflexione y decida en libertad,sobre las posibles teorias mas cercanas a lo que se entiende puede ser la verdad.Si bien hay una sola verdad, no siempre es facil llegar a ella.

    Saludos

  3. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 11:33:56

    Esta es la Teoria de Adan y Eva, según Francis Collins, un cientifico cristiano evangelico,que propone una forma revisada de Evolucion Teísta.

    Junto con la teoria del Diseño Inteligente y la creacionista, son las mas cercanas a lo que dice el texto bíblico.

    F.Collins, explica su posición así:
    Muy bien, los seis días de la creación pueden ser armonizados con lo que la ciencia nos dice sobre el mundo natural. ¿Pero qué pasa con el Jardín del Edén? La historia de la creación de Adán a partir del polvo y la creación de Eva de una costilla de Adán, tan poderosamente descrita en Génesis 2, ¿es una alegoría simbólica de la entrada del alma humana en un reino animal previamente desprovisto de alma, o pretende ser una historia literal?
    Como subrayamos previamente, estudios de la variación humana, junto con el registro fósil, señalan el origen de los humanos modernos hace aproximadamente cien mil años, y muy probablemente en África occidental. El análisis genético sugiere que cerca de diez mil ancestros dieron lugar a la población entera de seis mil millones de humanos en el planeta. ¿Cómo mezclar entonces estas observaciones científicas con la historia de Adán y Eva?
    En primer lugar, los textos bíblicos mismos parecen sugerir que existían otros seres humanos en el mismo momento que Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén. Si no fue así, ¿de dónde surge la esposa de Caín, mencionada sólo después de que él saliera del Edén para vivir en la tierra de Nod (Génesis 4:16-17)? Algunos literalistas bíblicos insisten en que las esposas de Caín y Seth deben de haber sido sus hermanas, pero eso presenta serios conflictos con las prohibiciones siguientes contra el incesto y es incompatible con la lectura directa del texto. El verdadero dilema para el creyente se reduce a saber si Génesis 2 describe un acto especial de creación milagrosa o si es una alegoría poderosa y poética del plan de Dios para la entrada de la naturaleza espiritual (el alma) y la ley moral en la humanidad.
    Dado que un Dios sobrenatural puede realizar actos sobrenaturales, ambas opciones son intelectualmente sostenibles. Sin embargo, mentes mejores que la mía han sido incapaces de llegar a una comprensión precisa de esta historia durante más de tres milenios, por lo que debemos ser cautelosos al defender cualquier postura con demasiada fuerza. Muchos creyentes encuentran la historia de Adán y Eva convincente como historia literal, pero no menos que C. S. Lewis, distinguido estudioso de mitos e historia, que encontraba en la historia de Adán y Eva algo más parecido a una lección moral que a un texto científico o una biografía. Ésta es la versión de Lewis de los hechos en cuestión:
    Durante largos siglos, Dios perfeccionó la forma animal que habría de convertirse en el vehículo de la humanidad y en la imagen de Sí mismo. Le dio manos, cuyos pulgares se podían oponer a los otros dedos; mandíbula, dientes y garganta capaces de expresión; y un cerebro tan complejo como para ejecutar todos los movimientos materiales mediante los que se encarna el pensamiento racional. La criatura podría haber vivido en ese estado durante eones antes de convertirse en el hombre: incluso podría haber sido lo suficientemente lista como para hacer cosas que un arqueólogo moderno aceptaría como prueba de su humanidad. Pero era sólo animal porque todos sus procesos físicos y psíquicos estaban dirigidos exclusivamente a fines materiales y naturales. Luego, en el momento de plenitud, Dios decidió descender sobre este organismo, tanto en su psicología como en su fisiología; una nueva clase de conciencia que pudiera decir «yo» y «mí», que pudiera verse a sí mismo como un objeto, que conociera a Dios, que pudiera hacer juicios sobre la verdad, la belleza y la bondad, y que estuviera tan arriba del tiempo que podría percibir el tiempo pasar… No sabemos cuántas de estas criaturas hizo Dios, ni durante cuánto tiempo estuvieron en este estado paradisíaco. Pero tarde o temprano cayeron. Alguien o algo murmuraron que se podían convertir en dioses… Deseaban un rincón en el universo del que le pudieran decir a Dios: «Esto es asunto nuestro, no tuyo». Pero no existe tal rincón. Deseaban ser sustantivos, pero eran, y eternamente serán, meros adjetivos. No tenemos idea de en qué acto o serie de actos en particular ese deseo autocontradictorio, imposible, encontró expresión. Por lo que puedo ver, podría haber involucrado literalmente comer de un fruto, pero la cuestión carece de importancia.5
    Cristianos conservadores, que por lo demás fueran grandes admiradores de C. S. Lewis, podrían tener problemas con este pasaje. ¿Acaso un compromiso en Génesis 1 y 2 no lanza al creyente por una pendiente resbaladiza, que finalmente resulta en la negación de las verdades fundamentales de Dios y sus actos milagrosos? Si bien existe un peligro real en formas incontroladas de teología «liberal» que evisceran las verdades de la fe, los observadores experimentados están acostumbrados a vivir en pendientes resbaladizas y a saber en qué momento frenar el pie. Muchos textos sagrados realmente llevan las marcas claras de una historia presenciada, y como creyentes nos debemos aferrar a esas verdades. Otras, tales como las historias de Job o de Jonas, y la de Adán y Eva, francamente no tienen la misma resonancia histórica.
    Dada la incierta interpretación de determinados pasajes de las escrituras, ¿resulta sensato para los creyentes sinceros basar la totalidad de su postura en el debate evolutivo, sus visiones sobre la confiabilidad de la ciencia y el fundamento mismo de su fe religiosa, en una interpretación literal, incluso si otro creyente igualmente sincero no estuviera de acuerdo, y no lo hubiera estado mucho antes de que Darwin y su Origen de las especies hubieran aparecido por vez primera? No creo que un Dios que creó todo el universo, y que comulga con su pueblo mediante la oración y la introspección, esperase que negáramos las verdades obvias del mundo natural que la ciencia nos ha revelado, para probar que lo amamos.
    En ese contexto, encuentro a la evolución teísta, o Bio-Logos, como la alternativa más consistente en lo científico y más satisfactoria en lo espiritual. Esta postura no pasará de moda, ni será refutada por descubrimientos científicos futuros. Es intelectualmente rigurosa, ofrece respuestas a preguntas que de otro modo serían desconcertantes, y permite que la ciencia y la fe se fortifiquen entre si como dos pilares imbatibles que sostienen el edificio llamado verdad.

    Francis Collins, ¿CÓMO HABLA DIOS?, ed.temas de vida hoy,p. 222-226

  4. AC
    may 31, 2009 @ 12:04:24

    2 cosas:
    1- Decir que Hume es el mayo criminal contra la Humanidad es uno de los mayores excesos que leí en mi vida.
    2- Tu interpretación rígida de que las especies se mantienen separadas aunque pueda haber microevolución es como la interpretación de Calvino cuando dijo que Copérnico era un loco que ponía sus observaciones heliocéntricas por encima del Espíritu Santo que había dicho bien claro que Josué ordenó al Sol y no a la Tierra que se detuviera.

  5. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 14:23:39

    AC:
    David Hume mato la metafisica de la ciencia. Fue un filosofo y sin duda ha sido el responsable del lamentable estado naturalista de la ciencia.
    Y todo esto,ha traido consecuencias lamentables,sin duda, tanto para la fe cristiana como para la ciencia.
    Y ha fomentado el incremento del ateismo.
    Respecto a la macroevolucion, hasta que no se compruebe razonablemente y sea aceptado,mantendré un prudente escepticismo. Cuando por las escrituras o la razon me persuadan de lo contrario, tomaré otra determinacion,obviamente.Mientras tanto, seré honesto intelectualmente enseñando como creo que es la verdad.
    hay teologos que aceptan la macroevolucion,yo por el momento no, mantengo mis dudas.
    Saludos

  6. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 23:16:36

    Patricio Hopkins cita a 3 importantes filosofos OPOSITORES DE LA METAFÍSICA:

    1.Hasta el siglo xvii, esta parte de la Filosofía era considerada la más importante, y su estudio se tenía por fuente de conocimientos básicos, sobre los que se construía el edificio general de la Filosofía.

    2.En el siglo xvii, John Locke, y en el siguiente, David Hume, asestaron rudos golpes a esta parte de la Filosofía. Hume llegó a negar totalmente la existencia de las sustancias y de todos los demás entes metafísicos. Rechazó la doctrina metafísica tradicional por entero.
    Asentó las bases del positivismo, que sólo concede legitimidad a los conocimientos adquiridos por la experiencia sensible.

    3.KANT, aunque escribió obras para oponerse a las teorías del escocés Hume, concuerda con él en el rechazo de la Metafísica tradicional. No niega la existencia de un mundo de seres Metafísicos; pero enseña que éste está constituido por el conjunto de las cosas como son en sí (Ta noúmeno), y se opone al mundo que conocemos (Ta fainómena), el mundo fenoménico formado por el conjunto de apariencias subjetivas, que constituyen los objetos mentales de nuestros conocimientos. Esta noción de Metafísica es muy distinta de la tradicional.

    Patricio Hopkins,Filosofía ,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

  7. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 23:21:13

    Patricio Hopkins explica sobre el Problema metafisico

    Históricamente, la metafísica ha sido rama indisociable de la filosofía, incluyendo ésta a la metafísica general u ontología y a la metafísica especial (cosmología filosófica, psicología racional o antropología especulativa , y teología racional o teodicea. Sin embargo, en el siglo XX, filósofos como Bertrand Russell, Karl Popper, Elí de Gortari y Mario Bunge se han opuesto a estas formas de filosofía. La propuesta es que, básicamente, la filosofía que propiamente puede llamarse científica consiste en la lógica, la filosofía de la ciencia (epistemología, ontología y metodología) y la filosofía del lenguaje. ¿Acaso no son científicos los trabajos de Bunge sobre epistemología? Así, según nuestra concepción contemporánea de filosofía, la teología no es filosofía, ni siquiera la teología racional; es más, hoy debemos negar la existencia de tal teología racional o teodicea, tratando de impulsar una filosofía científica que, a excepción de la lógica, se base en evidencias empíricas. Con respecto a la labor de la filosofía, Elí de Gortari plantea lo siguiente:

    La filosofía se ocupa, en primer lugar, de estructurar la concepción científica del universo. Esta tarea no consiste en la mera ordenación o agrupamiento de los resultados y las consecuencias obtenidas en las investigaciones científicas, sino en su interpretación crítica, armoniosa y organizada, para construir con ellos la síntesis que representa nuestra imagen racional y objetiva del cosmos. Dicha síntesis es un conocimiento nuevo, en el cual quedan comprendidos los datos y experiencias parciales, sólo que superados y enriquecidos en virtud de su integración. Además, en el conjunto del universo se descubren propiedades que no es posible distinguir en sus partes, ya que únicamente surgen debido a su conjugación. En este sentido, la filosofía realiza la importante tarea de encontrar y poner en claro esas propiedades que sólo existen en el conjunto del universo. Por otra parte, la imagen cósmica constituida por la filosofía sirve de base y punto de partida para proseguir las investigaciones científicas, lo mismo que para ampliar el alcance y la eficacia de nuestra actividad práctica.
    De manera análoga, la filosofía indaga y descubre las distintas modalidades que muestra el hombre en sus actividades, investigando su trabajo, su conciencia y su reflexión a través del desarrollo histórico de la sociedad. Al propio tiempo, trata de encontrar y determinar las leyes del desenvolvimiento del espíritu humano, como síntesis superior de la actividad racional y la actuación práctica del hombre, dentro del marco de las condiciones materiales de su vida. Con estos propósitos, la filosofía investiga las conquistas logradas por el hombre en su creciente dominio sobre la naturaleza y la sociedad, estudia las divergencias entre sus concepciones y las condiciones reales de su existencia, esclarece cuáles son las fuerzas que lo impulsan al progreso, pone al descubierto los obstáculos por vencer, planea los medios necesarios para superarlos y encuentra las maneras de llevarlos a la práctica. En tal sentido es como, a través de la filosofía, se trata de alcanzar la universalidad del hombre basada en la humanización de la naturaleza y la sociedad. […]
    Para la realización de sus tareas, la filosofía se funda en las otras ciencias y en las consecuencias de la práctica social, desarrollándose por ellas. A la vez, las ciencias particulares y las otras actividades humanas se apoyan en la filosofía y se desenvuelven con ella. Al servir de fundamente para el trabajo científico y la actuación práctica del hombre, la filosofía se somete además a la prueba de la objetividad. […] Entonces, la filosofía necesita estar revisando y modificando constantemente sus concepciones, procurando que se encuentren de acuerdo con los últimos resultados científicos, lo mismo que con las condiciones y tendencias objetivas del desarrollo social. Así, ejemplos de libros de filosofía científica son, por ejemplo, Filosofía de la física de Mario Bunge, y Dialéctica de la física de Elí de Gortari.

    Patricio Hopkins,Filosofía ,p. 265-,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

  8. pauloarieu
    may 31, 2009 @ 23:23:53

    Patricio Hopkins y metafisica:

    I.— CONCEPTO DE METAFÍSICA:
    1.El origen de esta palabra, metafísica, parece ser el siguiente:
    Andrónico de Rodas (70 a. de C.) coleccionó los escritos de Aristóteles. Después de publicar los libros que tratan del ente natural,sujeto a la experiencia sensible, y que llevan el título de ta fiska,ordenó los escritos del mismo autor que se refieren a los principios comunes y las causas primeras de las cosas, y los denominó ta meta ta fiseká, que quiere decir: los que siguen a la Física. Los latinos trasformaron la expresión en una sola palabra compuesta: metafísica.

    2. PLATÓN llamó a esta parte de la Filosofía, FILOSOFÍA REAL,porque trata de las cosas consideradas en sí mismas.

    3. ARISTÓTELES la llamó PRIMERA FILOSOFÍA.

    a) porque trata de los primeros principios de todas las cosas, y conduce a conocimientos necesarios para las otras partes de la Filosofía y para todas las ciencias; b) porque tiene como objeto el ser en sí, que es la primera no ción que adquirimos de todas las cosas.

    II. — EL OBJETO DE LA METAFÍSICA:

    ¿Qué es lo que se estudia en la Metafísica?

    Pareciera que después de tantos siglos de estudios filosóficos se debiera saber bien cuál es el objeto de la Metafísica. Sin embargo, no hay acuerdo general entre los filósofos al respecto.

    Si intentáramos* exponer las muchas opiniones que hallamos en los distintos autores, tendríamos que llenar muchas páginas. Fuerza es que limitemos nuestra exposición a las dos opiniones más generalizadas.

    1) La escuela tradicional, aristotélica y tomista: De acuerdo con las enseñanzas de esta escuela filosó fica, el objeto de la Metafísica es el estudio de los seres del tercer grado de abstracción y de los que son inmateriales por naturaleza. o) El primer grado de abstracción consiste en prescindir de toda materia sensible individual, y considerar solamente la materia sensible común.

    La parte de la Filosofía que estudia la materia sensible comun se llama ahra Filosofia Natural antes se denomi naba Física.

    b) El segundo grado de abstracción consiste en prescindir de toda materia sensible individual y común, y considerar solamente lo que suele llamarse la “materia inteligible”; vale decir, la pura cantidad.

    De esta abstracción de segundo grado se originan los seres matemáticos; y naturalmente, su estudio corresponde a las Cien cias Matemáticas.

    c) El tercer grado de abstracción consiste en prescindir de toda materia, tanto sensible como inteligible, y considerar solamente aquellas determinaciones que son comunes a los seres materiales y a los inmateriales.

    Ejemplos: Por el tercer grado de abstracción formamos conceptos como éstos: ente, uno, verdadero, bueno, acto y potencia, esencia y exis fecto.

    Estos seres de tercer grado de abstracción constituyen el objeto de los estudios de la Metafísica General.

    El estudio de los seres inmateriales por naturaleza, como Dios y los espíritus, constituye el objeto de la Metafísica Es pecial.

    2) Una opinión más reciente, que recibió gran impulso de Cristián Wolff (1679 -1754).

    Esta escuela filosófica enseña que la Metafísica tiene por objeto el estudio de las realidades que escapan por completo a las posibilidades de las ciencias empíricas. La Filosofía tuvo forzosamente que sobrepasar las ansias de saber algo de lo que hay más allá de lo percibido por los sentidos, y su afán por encontrar algo que no estuviera sometido a las interminables variaciones del tiempo y del espacio, y sirviera de base firme y permanente a las continuas mutaciones. Estos esfuerzos de la Filosofía por estudiar las realidades suprasensibles constituyen la Me tafísica.

    a) Como se trata del estudio de seres reales, no tienen cabida en la Metafísica las partes de la Filosofía que son prácticas o normativas, como la Lógica y la Etica.

    b) De los seres reales se estudian aquellos aspectos que no pueden ser observados por las ciencias experimentales, que requieren el ejercicio del razonamiento deductivo y la intuición intelectual.

    Ejemplos: La esencia, la sustancia, los primeros principios, las re inalidad, los seres espirituales.

    c) De acuerdo con esta opinión, el campo de los estudios metafísicos es mucho más amplio que en la escuela clásica. Comprende la Ontología, la Teología Natural, la Metafísica de la Naturaleza, la Metafísica del Hombre y la Metafísica del Universo.
    Patricio Hopkins,Filosofía ,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

  9. pauloarieu
    jun 01, 2009 @ 14:40:56

    Aca les pongo una Introducción a la etapa de la creación Gen 1-11), extraída del Auxiliar Bíblico de la Editorial Portavoz.
    Este auxiliar, si bien es muy bueno en general, en su concepto de la creación, se alinea con creac. Tierra Joven. Pero el bosquejo sobre lo sucedido durante los 6 dias es interesante,aunque consideran el dia de 24 hs.Lamentablemente no consideran como valida otra opción.

    Estos 11 capítulos son absolutamente vitales para el correcto entendimiento de los 1.178 capítulos restantes de la Biblia. Si uno los acepta por su valor nominal, no tendrá dificultades con el resto del Antiguo y Nuevo Testamentos.

    LA ETAPA DE LA CREACIÓN. GÉNESIS, CAPÍTULOS DEL UNO AL ONCE

    Los tres hombres importantes de esta etapa son: Adán, Enoc y Noé.
    Los cuatro eventos importantes son: la creación, la caída, el diluvio y la torre de Babel.
    El relato de la creación lo incluye todo, desde electrones a galaxias, desde dinosaurios a lirios, y desde Adán a los ángeles.
    Esta etapa es la única que describe a Dios descansando (Gn. 2:2, 3).
    Nos habla del primer ser humano que fue creado (Adán) y del primer humano que nació (Caín) (Gn. 1:26; 4:1).
    Registra el hecho del primer hombre que murió (Abel) y del primero que no murió (Enoc) (Gn. 4:8; 5:24).
    Aparecen por primera vez la serpiente, el cuervo y la paloma (Gn. 3:1; 8:7, 10).
    Se ven claramente la gloria de Dios en la creación (Gn. 1:1) y la gracia de Dios en la salvación (Gn. 6:8).
    Contemplamos la más antigua civilización del mundo (cainita) y el ciudadano más anciano del mundo (Matusalén) (Gn. 4:17; 5:27).
    Esta etapa describe la primera boda, el primer asesinato y la primera promesa del Mesías (Gn. 2:23-25; 4:8; 3:15).
    Nos da una ilustración de la religión humana (las hojas de higuera), y el primer ejemplo de la redención divina (las pieles de animales (Gn. 3:7, 21).
    Encontramos en sus páginas que los pecadores mueren ahogados y un santo se emborracha (Gn. 7:21; 9:20, 21).
    Un barco se posa en un monte y una torre se levanta en una llanura (Gn. 8:4; 11:1-4).

    UNA VISIÓN PANORÁMICA DE GÉNESIS 1—11
    I. La creación de todas las cosas (Gn. 1—2).
    A. Primer día.
    B. Segundo día.
    C. Tercer día.
    D. Cuarto día.
    E. Quinto día.
    F. Sexto día.
    G. Séptimo día.
    II. La corrupción de todas las cosas (Gn. 3-—5).
    A. La sutileza de Satanás (3).
    B. El pecado de Adán (3).
    C. La redención de Dios (3).
    D. La historia de Caín y Abel (4).
    E. El ministerio de Enoc (5).
    III. La condenación de todas las cosas (Gn. 6—9).
    A. Las condiciones antes del diluvio (6).
    B. La salvación por medio del diluvio (7—8).
    C. La tragedia que siguió al diluvio (9).
    IV. La confusión de todas las losas (Gn. 10—11).
    A. La arrogancia del hombre.
    B. El juicio de Dios.
    C. El origen de las naciones.

    LA ETAPA DE LA CREACIÓN

    I.La creación de todas las cosas (Gn. 1—2).
    «En el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Gn. 1:1).
    La palabra cielos es plural en hebreo. Se mencionan tres cielos en la Biblia. Dios creó los tres.
    Primer cielo: el hogar de los pájaros y de las nubes. «Su follaje era hermoso y su fruto abundante, y había en él alimento para todos. Debajo de él se ponían a la sombra las bestias del campo, y en sus ramas hacían morada las aves del cielo, y se mantenía de él toda carne» (Dn. 4:12).
    «Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?» (Mt. 6:26).
    Segundo cielo: el hogar del sol, la luna y las estrellas?
    «Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el Firmamento anuncia la obra de sus manos» (Sal. 19:1).
    Tercer cielo: el hogar de los ángeles y de los santos que partieron.
    «Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo» (2 Co. 12:2).

    Veamos ahora la obra de los primeros seis días
    A. Primer día: la creación de la luz (1:2-5).

    El Espíritu Santo se movía (vibraba) sobre la tierra. De esta fuente de energía vibrante y omnipotente empezaron a fluir nuestras ondas de energía, ondas de calor y sonido magnético. Así fue llenado de energía el universo creado. Empezó también en este momento la rotación de la tierra sobre su eje. La energía y la materia estaban ahora presentes en este entramado de tiempo, espacio y masa. Se encontraban también funcionando ahora los tres tipos básicos de campos de fuerzas,

    1. La gravitacional: la fuerza entre dos objetos.
    2. La electromagnética: la fuerza entre el electrón y el núcleo de un átomo
    3. La nuclear: la fuerza entre el protón y el neutrón dentro del átomo.

    Algunos creen erróneamente que el Espíritu Santo vino por primera vez a la tierra en Pentecostés según Hechos 2 y que marchará al momento del rapto. Pero aquí lo tenemos presentado en el segundo versículo de la Biblia.

    B. Segundo día: la separación de las aguas (1:6-8).

    El agua se encontraba en dos formas:
    El agua normal de la tierra que hallamos en lagos, ríos y océanos.
    La atmosférica que aparece en la forma invisible de vapor traslúcido.

    C. Tercer día: la creación de la vida vegetal (1:9-13).

    La vegetación verde y lozana y las plantas exóticas llenan de gracia la tierra seca recientemente emergida.
    Estos versículos refutan totalmente por sí mismos la dañina doctrina de la evolución teística, que dice que la vida empezó en un período de tiempo indefinido (eones) procedente de una especie de esfera de espuma que flotaba sobre la superficie de un océano remoto. Por el contrario, Moisés nos dice que la vida fue creada en forma sobrenatural en el tercer día de la creación y comenzó en tierra seca.

    D. Cuarto día: la creación del sol, la luna y las estrellas (1:14-19).

    En el primer día Dios creó la luz física. Ahora crea las fuentes especiales de luz. Estos cuerpos celestes iban a funcionar en una forma triple:
    1. Como señales: nos enseñan y recuerdan la obra creadora de Dios.
    «Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste» (Sal. 8:3).
    «Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa» (Ro. 1:19, 20).
    2.Como estaciones: funcionan como un calendario, dividiendo las estaciones, los días y los años, capacitando al hombre para planear con exactitud su trabajo.
    3. Como luces: reemplazaron la fuente temporal de luz de los primeros días.
    Alguien podría preguntar por qué Dios creó la tierra en el primer día pero esperó hasta el cuarto para establecer el sol, las estrellas y la luna. Podemos sugerir dos posibles razones para ello, una tiene que ver con la prioridad, la otra con la prevención.
    a. La de prioridad. Dios creó la tierra primero porque era lo más importante para Él.
    Porque era sobre el planeta Tierra que Él planeaba crear en el día sexto una criatura a su propia imagen y semejanza. Esta criatura, el hombre, viviría sobre la tierra, no sobre la luna. Además, Él ya tenía planes de que en el cumplimiento del tiempo, la segunda persona de la Trinidad se encamara y viniera al planeta Tierra. Finalmente, será sobre la tierra, no sobre Marte o Venus, que el Rey de reyes un día descenderá sobre el
    monte de los Olivos para establecer su reino milenario.
    b.La de prevención. Casi sin excepción, todas las civilizaciones antiguas han adorado al sol. Pero Dios quiere que sus criaturas reconozcan y adoren a su Creador: Él mismo. Por esto nos informa que la vida y la luz existían antes que el sol, y que «toda buen dádiva, y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces» (Stg.1:17).

    E. Quinto día: la creación de los peces y de las aves (1:20-23).
    ¡Qué tremendos contrastes vemos aquí, desde el pequeño gorrión a la gigantesca ballena azul! No todo el mundo lo sabe, pero una ballena azul es más larga y más pesada que un moderno avión 737 Boeing de pasajeros. Puede alcanzar una longitud de 108 pies (36 mts.) y pesar 150 toneladas.

    F. Día sexto: la creación de los animales de tierra y el hombre (1:24-31).
    El hombre se convirtió inmediatamente en el centro de atención de este día y de toda la creación.
    Notemos el relato bíblico de esto acto: «Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza…» (Gen. 1:26)
    Esta es la primera evidencia fuerte de la trinidad en el Antiguo testamento. (v. Gen.11:7;Sal. 2:7;45:7;110:1;Is. 48:16)

    “Acercaos a mi,oíd esto:desde el principio no hablé en secreto;desde que esto se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu” (Is. 48:16)
    Fue hecho a la imagen de Dios y le fue dada la mas alta clase de vida.

    a. El reino vegetal posee vida inconsciente
    b.El reino animal posee vida consciente
    c.Solo el hombre posse la vida que le hace consciente de si mismo.

    Aquí tenemos una criatura que no solamente podía comer los alimentos deliciosos del Edén, sino que también podía elevar su mirada al cielo y darle gracias a Aquel que lo creó todo, a él y al alimento. Ninguna flor o dinosaurio podía hacerlo.
    2. Estaba llamado a sojuzgar y a llenar la tierra (1:28).
    3. Fue exhortado a disfrutar del árbol de la vida y de todos los demás de la creación, excepto uno (2:9, 16).
    4. Le fue prohibido comer del árbol de la ciencia del bien y del mal (2:17).
    5. Tenía que poner nombre a todos los animales (2:19).
    6. Le fue dado una esposa (2:18-25). Aquí aparece la primera de las tres grandes instituciones dadas por Dios al hombre. Son: el matrimonio, el gobierno civil (Gn. 9), y la iglesia (Mt. 16).

    Esto nos da el registro del segundo de los cuatro métodos usados por Dios para formar seres humanos para este mundo.

    a. Un hombre sin padre ni madre (Adán)
    b. Una mujer sin madre (Eva)
    c. Un hombre sin padre terrenal (Cristo)
    d. Personas que tienen padre y madre (todos los demás seres humanos).

    G. Día séptimo: Dios descansa (2:1-3).
    Este es el único lugar donde se describe a Dios descansando. El pecado aparecería pronto en escena, y la Trinidad quedaría pronto involucrada en la redención.

    La primera ley de la termodinámica está ahora en efecto. Esta ley dice que la energía puede cambiar de una forma a otra, pero no puede ser creada ni destruida.

    Tenemos aquí en cincuenta y seis sencillos pero sublimes versículos (Gn. 1 y 2) el relato conciso pero completo de la creación. El primero de estos versículos (1:1) debería ser visto como una declaración compendiadora. Dios nos dice aquí exactamente lo que hizo. Los restantes cincuenta y cinco versículos son declaraciones detalladas de cómo hizo lo que dice que hizo.

    No se menciona la creación de los ángeles en la primera semana. Sin embargo, en el libro de Job (38:7) la Biblia parece indicar que su creación fue al mismo tiempo que la formación de las estrellas. Si esto es correcto, los ángeles aparecieron en el cuarto día. Otros creen que este mismo capítulo (38:4) indica que los ángeles estaban ya presentes cuando la tierra fue formada. Si esto es cierto, los ángeles entonces debieron ser creados en algún momento durante el primer día de la semana de la creación.

  10. pauloarieu
    jun 02, 2009 @ 14:28:54

    EN EL ANIVERSARIO DE DARWIN
    La Santa Sede analiza la teoría de la evolución a la luz de la fe.
    En ocasión de los 200 años de Charles Darwin

    CIUDAD DEL VATICANO, martes, 10 febrero 2009 (ZENIT.org).- La Santa Sede está preparando un congreso con expertos del más alto nivel que busca mostrar “la fe y la ciencia como complementarias y no como incompatibles y reestablecer este diálogo en la diversidad”.

    La iniciativa, “Evolución biológica, hechos y teorías” (“Biological evolution, facts and theories”) fue presentada este martes en una rueda de prensa en el Vaticano por el arzobispo Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura.

    El evento se realizará del 3 al 7 de marzo en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Está organizado por esta institución y por la universidad de Notre Dame en Indiana (Estados Unidos) y cuenta con el apoyo del Consejo Pontificio para la Cultura.

    El encuentro académico se realizará como conmemoración de los 200 años del nacimiento de Charles Darwin, que se cumplen el próximo jueves, y los 150 años de la publicación de su obra “El origen de las especies”.

    “No se trata, ni mucho menos, de una celebración en honor al científico inglés; se trata sencillamente de analizar un evento que marcó para siempre la historia de la ciencia y que ha influido en el modo de comprender nuestra misma humanidad”, aseguró el profesor Marc Leclerc S.J, director del Congreso, durante su prestación.

    Una recta mirada de la ciencia y la teología
    Durante las nueve sesiones de este evento que se realizarán en cuatro días, los académicos plantearán la reconciliación entre los términos de “Creación junto con evolución sin convertir la primera en una teoría científica ni reducir la segunda a un dogma”, según dice en el boletín de presentación.

    Científicos, teólogos y filósofos expertos de diferentes universidades del mundo hablarán de la relación entre ciencia, teología y filosofía y expondrán cómo cada una de estas ciencias representa un campo diferente del saber.

    Analizarán también el hecho de que una conjunción errada de ambos términos pueda causar confusión y controversias ideológicas que han afectado tanto la teología como la ciencia.

    A su vez el Congreso pretende plantear una reflexión filosófica que resalte el aporte tanto de la ciencia como de la teología, mostrando los puntos de convergencia que pueden ser integrados.

    Los asistentes podrán reflexionar así sobre la complejidad de los problemas que traen el divorcio entre creación y evolución, la distinción de ambos términos y también su justa articulación racional.

    La estructura del congreso
    En la primera sesión se expondrán los hechos esenciales sobre los que se presenta la teoría de la evolución, unidos a la paleontología, a la sistemática y a la biología molecular. Buscarán también analizar varios aspectos de la teoría de la evolución, a la luz de su desarrollo, del debate ideológico y de las cuestiones relacionadas con la teología bioevolutiva.

    Las dos sesiones siguientes estarán dedicadas al estudio científico de los mecanismos de la evolución, esenciales para cada teoría interpretativa, y que quieren dar razón de los hechos observados. La cuarta sesión por su parte, estudiará las teorías científicas sobre el origen del hombre.

    El punto central del Congreso estará en la quinta sesión que busca dar una mirada interdisciplinaria a las diferentes ramas del saber sobre la evolución y sus cuestiones antropológicas. Posteriormente, dos sesiones filosóficas buscarán analizar las implicaciones racionales de la teoría, tanto en el campo epistemológico como en el metafísico o en el de la filosofía de la naturaleza.

    Las últimas dos sesiones están relacionadas con el aspecto teológico de la evolución desde el punto de vista de la fe cristiana, partiendo de una exégesis de los textos de la Biblia que tratan de la creación así como de la relación de la teoría de parte de la Iglesia.

    El profesor de zoología Severio Forestiero, de la universidad de Tor Vergata, aseguró que, desde el punto de vista de un científico no creyente este evento será “una ocasión no propagandística ni apologética de encuentro entre científicos, filósofos y teólogos en torno a temas fundamentales que plantea la evolución biológica”

    Más información en http://www.evolution-rome2009.net

    Por Carmen Elena Villa

  11. pauloarieu
    jun 02, 2009 @ 20:27:54

    Según Heller, «la ciencia es un esfuerzo colectivo de la mente humana para leer la mente de Dios».
    Por lo tanto, el axioma del naturalismo es un absurdo y una falacia.

  12. pauloarieu
    jun 03, 2009 @ 02:54:53

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.200 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: