CARACTERES DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO


CARACTERES  DEL   CONOCIMIENTO   CIENTÍFICO

Primeramente vamos a averiguar cuáles son los caracteres distintivos de todo conocimiento científico. Cada ciencia se constituye con un conjunto sistematizado de conocimientos científicos. Éstos son como las piedras o las piezas con que se construye el edificio de la ciencia. ¿Qué caracteres presentan estos conocimientos? 

1. Deben ser conocimientos por las causas:

a) “Sabe verdaderamente el que sabe por las causas”, dice Bacon. El conocer un hecho —por ejemplo, que un cuerpo cae cuando se deja librado a la acción de su propio peso, o que el agua sube en el tubo en que se ha hecho el vacío— no es un conocimiento científico. Es conocimiento vulgar. 

b) Se tienen conocimientos científicos de estos hechos, cuando se sabe por qué se producen (o sea cuando se conocen sus causas) y cómo se producen (vale decir, se conocen las leyes que los rigen).

Ejemplos: Es conocimiento científico saber que los cuerpos caen por razón de la fuerza de atracción de la Tierra (el porqué), y que caen con movimiento uniformemente acelerado, cuya aceleración es 9,8 m/s2 (el cómo).
Es conocimiento científico saber que el agua sube en el tubo en que se ha hecho el vacío, por razón de la presión atmosférica (la causa) que se ejerce sobre la superficie libre del agua, y se trasmite en el seno de ésta en todas las direcciones, con igual intensidad (el cómo).
2. Deben ser  adquiridos por investigaciones metódicas:
a) Han de ser resultados de procesos empírico-racionales adecuados y válidos para conducirnos  al conocimiento  de las causas y de las leyes, de las maneras que ofrecen mayores garantías de evitar el error y de alcanzar la verdad. 

b) Investigar con método significa emplear los procedimientos más adecuados para obtener la verdad que se persigue; seguir el orden más   indicado   para   darles   eficiencia,   y   cumplir   todas   las   reglas de una observación atenta, exacta y precisa. Así se llega a la verdad con  mayor certeza  de haberla alcanzado. 

3. Deben gozar de la mayor objetividad posible: 

El estudio debe hacerse sobre los mismos seres, hechos o sucesos, con la máxima imparcialidad, con todo el cuidado posible de llegar a contemplar lo que realmente se da u ocurre, sin dejarse llevar de las propias creencias, ideas preconcebidas o deseos. La investigación ha de realizarse con la sincera intención de descubrir lo que acontece en la naturaleza, y de encontrar una satisfactoria explicación de ello. No ha de iniciarse con el intento de comprobar una teoría o una creencia, sino con la sincera voluntad de conocer la verdad tal como se da en la naturaleza. 

4. Han de ser rigurosamente fundamentados: 

Deben tener su demostración, que sirva de razón suficiente para que sean admitidos como verdaderos. 

Ejemplos:Para conocer la naturaleza de la aampración, fue menester una serie de experimentos que pusieron de manifiesto cómo la fuerza aplicada al cuerpo y la masa de éste influyen en ese fenórneno-‘El conjuntito de  experimentos ordenados, que ponen en evidencia que la aceleración es directamente proporcional a la fuerza aplicada al cuerpo, e inversamente proporcional a la masa de éste, es la demostración que nos conduce al conocimiento científico de ese fenómeno, y sirve de razón suficiente para admitir la verdad del principio que se infiere. 

Para saber que la suma de los ángulos interiores de un triángulo es igual a dos rectos, desarrollamos un proceso racional que pone en evidencia esa verdad. Este proceso racional —el teorema geométrico— es la demostración de esta verdad. 

N. B. — Se exceptúan de esta regla algunas verdades primeras, evidentes en sí, que no pueden ser demostradas, ni necesitan serlo. 

Ejemplos: El todo es mayor que una cualquiera de sus partes. Dos cosas iguales a una tercera, son iguales entre si. 

5.Deben ser ordenados en un sistema:

Es menester averiguar sus relaciones con otros conocimientos adquiridos sobre el mismo sector de la totalidad. Un conocimiento aislado, aunque sea por su causa y sus leyes, no merece enteramente el nombre de científico, hasta que no se establezca su sitio en el edificio de la ciencia a que pertenece, y sus relaciones de supraordinación, coordinación o subordinación, con respecto a las otras verdades que constituyen la misma ciencia.

Ejemplo: Una persona cualquiera puede reconocer que una determinada planta es un manzano. Si un ingeniero agrónomo, especializado en fruticultura, reconoce la planta, su conocimiento se enlaza con muchos otros que ya posee. Sabe a qué especie, género, jamilia, orden, clase, rama y reino pertenece. Su conocimiento es científico.

6.De ordinario, si bien no siempre, son generales:

Nos informan sobre un ser o un ocurrir general y necesario.

Ejemplo: El conocimiento científico de la composición de la molécula de ácido sulfúrico es general, por cuanto que, adquirido por procedimientos adecuados, y basado en la ley de la uniformidad de la naturaleza, establece un hecho que es verdad siempre y en todas partes. Efectivamente, la molécula de ácido sulfúrico se compone siempre de S O4 H2.

Los conocimientos históricos no gozan de esta característica; y por eso, la Filosofía tradicional, consecuente con su principio de que no puede haber ciencia de lo particular, sino sólo de lo general, negaba que la Historia fuera ciencia. Pero los filósofos modernos conceden que la Historia es ciencia, si los conocimientos adquiridos versan sobre las causas, las consecuencias y las relaciones mutuas de los hechos estudiados.

7. Deben ser ciertos, o al menos, probables:

1*) Los conocimientos son ciertos:

a) Cuando son evidentes en sí.

Ejemplos:Yo existo. Los principios lógicos. Los axiomas matemáticos.

b) Cuando han sido demostrados de una manera que excluye toda duda, y convence de su verdad.

Ejemplo:La existencia y el valor de la presión  atmosférica.   El experimento de Torricelli pone en evidencia estas dos cosas.

2*) Los conocimientos son probables, cuando no ha sido posible demostrarlos todavía; pero la razón los concibe como maneras muy posibles de explicar cómo se producen ciertos fenómenos. 

Mientras no se compruebe experimentalmente la verdad de la hipótesis o teoría, todos los conocimientos que dependen de ella tendrán carácter de verosimilitud, pero no de certeza.

La Ciencia admite en sus estructuras estas hipótesis y teorías con fundamento sólido de probabilidad, mientras no se demuestre lo contrario, o no aparezca otra hipótesis o teoría más aceptable.

Ejemplos: Por mucho tiempo era una mera hipótesis que las moléculas de las sustancias se forman por la agregación de átomos. La química admitía esa teoría como probable. Posteriormente se pudo comprobar con la experiencia la verdad de ella.

Para explicar la naturaleza de la luz, han ido sucediéndose en el curso de los siglos ciertas teorías: la de la emisión corpuscular, la del movimiento vibratorio del éter, la de las vibraciones similares a las electromagnéticas. Todavía no se ha podido comprobar con certeza cuál sea la verdadera.

8) La ciencia no encierra verdades absolutas. Las teorías están en contaste revisión, puede ser modificadas, e incluso pueden ser anuladas. Pero la anulación sólo puede existir cuando se demuestre científicamente el error, o cuando aparezca otra teoría científica capaz de explicar el fenómeno. El geocentrismo de Ptolomeo fue derribado porque se demostraron erróneos los cálculos matemáticos, y el heliocentrismo no se consideró verdadero hasta que se reunieron las evidencias aportadas por Copérnico, Galileo y Kepler.

9) La invalidez de una teoría científica no da automáticamente validez a otra que opine lo contrario. La otra teoría deberá de encontrar un cuerpo de evidencias para ser aceptada como teoría. Si una teoría científica se demuestra falsa, una pregunta científica queda sin respuesta (el clásico “aún no lo sabemos”) hasta que aparezca otra teoría científica capaz de explicarlo. Las respuestas míticas no deben de llenar ese agujero de conocimiento.

La búsqueda los puntos débiles de las teorías científicas se hace constantemente desde el propio ámbito científico. Una enseñanza debe de tener cuerpo propio, no puede estar formado solamente por críticas (además erróneas en la mayoría de los casos) a una teoría científica.

En resumen, las teorías científicas pueden ser sustituidas por otras teorías científicas. En este sentido, la comunidad científica está abierta a las aportaciones que puedan hacer. Una disciplina que no aporta un cuerpo de evidencias experimentales no puede entrar en clase de ciencias.

LA  CIENCIA

1. Conceptos: La Ciencia —así, en singular—, que en su acepción más estricta es verdaderamente única, está constituida por el conjunto sistematizado de todos los conocimientos científicos.

a) Sólo Dios tiene ciencia en este sentido estricto. Y El es el único que conoce perfectamente el conjunto sistematizado de todps los conocimientos científicos.

b) Ningún hombre puede pretender alcanzar esa ciencia. Todos los años de su vida no serán jamás suficientes ”para poder aprender todo lo que el esfuerzo humano de muchos hombres diferentes ha llegado a conocer en el curso de los siglos. Se ha debido dividir el amplísimo campo de la ciencia en sectores limitados, y practicar la especiálización. En nuestros días, la vida de un hombre es corta para estudiar todos los conocimientos de una sola ciencia particular.

2. Las  CIENCIAS  PARTICULARES:    

Son  sistemas  de  conocimientos científicos acerca de un sector de la realidad.

Explicamos esta definición:

1°) Decimos que son sistemas de conocimientos, porque están constituidas por un conjunto de conocimientos, de tal modo dispuestos y relacionados entre sí, que están supraordinados, coordinados o subordinados unos a otros; y todos ellos, a los principios primeros, de donde derivan su evidencia y fuerza persuasiva.

2°) Agregamos el calificativo de científicos, para indicar que los conocimientos sistematizados, que constituyen una ciencia particular, poseen todos los caracteres del conocimiento científico, que acabamos de señalar.

3º) “De un sector de la realidad.” Cada ciencia particular pretende estudiar una porción limitada de la realidad. Ninguna intenta vanamente abarcar toda la realidad en sus investigaciones.

a) Cada una tiene su objeto material, o sea el conjunto de objetos que de alguna manera estudia. El objeto material puede ser común a varias ciencias.

Ejemplo: La antropología, la medicina y la fisiología humana tienen el mismo objeto material: el hombre.

b) Pero cada una tiene su objeto formal propio. Es el aspecto particular del objeto material que toma como finalidad de sus investigaciones.

Ejemplos: La antropología se ciñe a estudiar solamente los caracteres distintivos del hombre, por los cuales se establece su distinción neta con los brutos.

La medicina limita sus investigaciones a las enfermedades que pueden atacar al cuerpo humano, con el fin de conocer el origen de ellos, su desarrollo, su prevención y sus remedios.

La fisiología humana estudia el funcionamiento de los aparatos orgánicos del cuerpo humano.

Si bien las tres tienen el mismo objeto material: él hombre; cada una indaga un aspecto peculiar, propio de éste. Se diferencian entre sí por sus objetos formales.
FUNCIÓN   DE   LA   CIENCIA

1. Su función primaria, de orden especulativo, es la de satisfacer la incoercible curiosidad de saber que siente el hombre.

Esa curiosidad es una manifestación —ya la vez, un efecto— de la existencia en el hombre de una potencia síquica capaz de captar la verdad de las cosas del universo, y dotada de una admirable energía, que lo impulsa sin cesar a conseguir ese fin.

Ahora bien; la Ciencia tiene por mira primera suministrarnos conocimientos sistemáticos, ciertos o al menos probables, de los objetos de los distintos órdenes de la compleja realidad. Su primera función, pues, es satisfacer la legítima y noble aspiración de nuestro espíritu de conocer.

2.De acuerdo con el concepto tradicional -el más ampliamente aceptado—, la ciencia pretende llegar a una explicación de los objetos y de los fenómenos, por la averiguación de las causas que los producen, y la investigación de las leyes constantes e invariables que los rigen.

Algunos filósofos pesimistas con respecto a las posibilidades de alcanzar conocimientos explicativos de los objetos y de los fenómenos, juzgan que la ciencia debe contentarse con la descripción de éstos. Debe eliminarse —afirman— todo supuesto metafísico, y atenerse estrictamente a lo que manifiesta la experiencia. Así opina Ernesto Mach.

3.Sin entrar en discusión sobre si la ciencia, de suyo, es teórica o práctica, no podemos desconocer que, de hecho, el estudio de las ciencias es seguido siempre de consecuencias prácticas. Tras la adquisición de conocimientos científicos de las fuerzas de la naturaleza, el hombre ha sentido indefectiblemente el deseo de intentar el dominio de éstas y someterlas a su voluntad, de modo que puedan ser puestas al servicio  de los individuos  y  de las  sociedades,  y prestar  eficaz colaboración para promover una existencia más digna, más placentera,menos dura y laboriosa, y más fecunda en realizaciones productivas.

4.El progreso en las ciencias nos ha conducido a un asombroso adelanto en la técnica. Ya son poderosísimos motores o maravillosas máquinas que el genio humano inventa para multiplicar y facilitar la producción; ya son estupendos progresos en la rapidez de los trasportes y medios de comunicación; a menudo son notables mejoras en la habitación y la sanidad; las más de las veces, quizá, son admirables, pero a la par horrorosos aparatos de guerra y destrucción; con bastante frecuencia son nuevos medios de diversión dentro del hogar y fuera de él; pero tal vez nuestro asombro mayor se suscita frente a la creación de portentosos instrumentos de precisión, que permiten la automatización en sumo grado, y ayudan al hombre a escudriñar con increíble eficacia las más leves variaciones de los fenómenos naturales, medir sus intensidades, y aun arrojarse al inmenso espacio, y arrancarle, con perseverante esfuerzo, los secretos de su naturaleza y de sus condiciones.

5. Dados los muchos y muy excelentes beneficios que acarrea a los individuos y a las sociedades la investigación científica, ningún Estado debe descuidarla, so pena de quedar atrasado, en condición inferior y dependiente de los otros más desarrollados. Compete a los Gobiernos favorecer su floración, y a los particulares, emprenderla dentro de sus posibilidades.

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.021 seguidores

%d personas les gusta esto: