LAS IDEAS INNATAS:


LAS IDEAS INNATAS:

Buen número de racionalistas admiten la existencia de ideas innatas, que son como los elementos con que se elevan todos los edificios de las ciencias, o las bases de las que derivan, por lógica inferencia, todas las demás verdades de razón.

Ideas innatas son conocimientos que poseemos con anterioridad a toda experiencia y a toda inferencia de la razón.

1. PLATÓN admite la existencia en nuestro espíritu de conocimientos de las ideas adquiridos en una existencia del espíritu anterior a la actual. Las experiencias sensibles sirven para hacernos recordar lo que en visión anterior conoció nuestro espíritu. Se trata de un INNATISMO ABSOLUTO, de todos los conocimientos que poseemos.

2. INNATISMO PARCIAL DE DESCARTES: Este gran filósofo, que es considerado el padre de la Filosofía Moderna, y racionalista innegable, admite la posesión de algunas verdades de parte del espíritu con anterioridad a toda experiencia y a toda actividad deductiva de la razón. Reconoce el innatismo de las ideas del “yo”, de Dios, de perfección, de pensamiento, de extensión. Una vez que la razón capta bien estas ideas, con claridad y distinción, puede, por deducción lógica, a la manera como se procede en las matemáticas, construir sólida y firmemente todo el edificio del saber filosófico.

Renato Descartes (1596 -1650).
Eximio filósofo francés, padre de la filosofía moderna.

3. BARUCH SPINOZA tiene un modo peculiar de explicar el origen del conocimiento.

a) En primer lugar, es panteísta. No admite ninguna existencia,fuera de Dios. Dios es un Ser infinito, de infinitos atributos.
Nosotros conocemos sólo dos de éstos: el pensamiento y la extensión.

b) Pensamiento y extensión son dos aspectos de la única sustancia de Dios. Puesto que todo lo que conocemos, o es pensamiento o es extensión, se sigue que todo lo conocido son distintos modos de estos dos atributos divinos. Los cuerpos son modos de la extensión. Las almas son los modos del pensamiento. Los cuerpos y las almas no son sustancias verdaderas, sino modos fugaces de los atributos divinos.

c) Estas dos series de modos son parálelas e inseparables. A cada modo del pensamiento corresponde un modo de la extensión, y recíprocamente. A cada percepción del espíritu corresponde un modo o fenómeno de la extensión, y viceversa.

No hace falta ninguna influencia de la extensión sobre el pensamiento, ni actividad de éste sobre aquélla. La variación en el modo de la extensión es concomitada simultánea y necesariamente por una variación correspondiente del pensamiento que lo comprende.

El pensamiento tiene la idea de la percepción, por actividad propia, en el mismo instante en que el cuerpo experimenta el fenómeno.

Godofredo Guillermo Leibnitz (1646 – 1716). Figura eminente en matemáticas, física, derecho, política y filosofía.

4. LEIBNITZ, que también admite la teoría de la concomitancia necesaria de los fenómenos cognoscitivos y de los hechos que representan; trae otra hipótesis sobre cuál es la razón suficiente de esa concomitancia perfecta y necesaria.

a) Es su teoría de la armonía preestablecida. Todo lo que acontece en el universo, no es por causa de interacciones de los seres que lo constituyen. Cada mónada (parte menor de todos los seres) es totalmente independiente. No actúa sobre otra, ni recibe impresión ninguna de otra. Todo lo que acaece, es resultado de un admirable orden preestablecido por Dios en el acto inicial de crear el universo.

b) Nos parece a nosotros que un suceso influye en la producción de otro, y por eso decimos que el uno es causa del otro. Pero no es así en la realidad. Se trata de una simultaneidad perfecta de ambos hechos, del conocimiento y del suceso conocido, preestablecida ab aeterno por el plan divino. Nosotros creemos que conocemos un hecho que ha acontecido, porque éste hace impresión sobre nosotros. Pero no es así, sino que, por razón de la armonía preestablecida, se da un perfecto sincronismo entre el fenómeno y el conocimiento de él, sin que el uno haya influido para nada en la producción del otro.

c) Este innatismo de Leibnitz consiste en una virtualidad o potencia de la razón para desarrollar en sí todos los conocimientos que a su tiempo se darán en ella.

N. B. — Naturalmente, los racionalistas tuvieron que enfrentar este problema: ¿Son conformes a la realidad de las cosas los conocimientos adquiridos por la razón?
Algunos, con DESCARTES y LEIBNITZ, afirmaron que sí.

Otros opinaron que no son sino elaboraciones de la razón producidas de acuerdo con las leyes del pensamiento, y no en conformidad con los objetos en sí. Así pensaron KANT, FICHTE y HEGEL.

Fuente: Patricio Hopkins, “Filosofia”,p.202-205, Ediciones Almagro,1976 Argentina

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.160 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: