Genealogía de Jesús según San Lucas con notas Parte 4


Genealogía de Jesús según San Lucas con notas Parte 4

Introducción:

La genealogía de Lucas tiene dos aspectos: primero, demostrar la humanidad de Jesús, trazando su ascendencia hasta Adán, y segundo, hacer una conexión entre su bautismo y las tentaciones terminando la lista con la frase: de Dios (i.e. hijo de Dios; vers. 38; cp. 4:3: Si eres Hijo de Dios).

1. RV 95

Luc 3:23-38  [26]  Jesús,  al comenzar su ministerio,  era como de treinta años,  hijo,  según se creía,  de José hijo de Elí  hijo de Matat,  hijo de Leví,  hijo de Melqui,  hijo de Jana,  hijo de José,  hijo de Matatías,  hijo de Amós,  hijo de Nahúm,  hijo de Esli,  hijo de Nagai,  hijo de Maat,  hijo de Matatías,  hijo de Semei,  hijo de José,  hijo de Judá,  hijo de Joana,  hijo de Resa,  hijo de Zorobabel,  hijo de Salatiel,  hijo de Neri,  hijo de Melqui,  hijo de Adi,  hijo de Cosam,  hijo de Elmodam,  hijo de Er,  hijo de Josué,  hijo de Eliezer,  hijo de Jorim,  hijo de Matat,  hijo de Leví,  hijo de Simeón,  hijo de Judá,  hijo de José,  hijo de Jonán,  hijo de Eliaquim,  hijo de Melea,  hijo de Mainán,  hijo de Matata,  hijo de Natán,  hijo de David,  hijo de Isaí,  hijo de Obed,  hijo de Booz,  hijo de Salmón,  hijo de Naasón,  hijo de Aminadab,  hijo de Aram,  hijo de Esrom,  hijo de Fares,  hijo de Judá,  hijo de Jacob,  hijo de Isaac,  hijo de Abraham,  hijo de Taré,  hijo de Nacor,  hijo de Serug,  hijo de Ragau,  hijo de Peleg,  hijo de Heber,  hijo de Sala,  hijo de Cainán,  hijo de Arfaxad,  hijo de Sem,  hijo de Noé,  hijo de Lamec,  hijo de Matusalén,  hijo de Enoc,  hijo de Jared,  hijo de Mahalaleel,  hijo de Cainán,  hijo de Enós,  hijo de Set,  hijo de Adán,  hijo de Dios.

[26]  3.23-38 El evangelio de Lucas presenta la lista de los antepasados de Jesús remontándose hasta Adán (v. 38) para destacar que Jesús se solidarizó con toda la raza humana. Aquí se percibe la perspectiva universal de Lc. Véanse las Introducciones a Lc y Hch.

2. LBLA

Luc 3:23-38  Y cuando comenzó su ministerio , Jesús mismo tenía unos treinta años, siendo, como se suponía, hijo de José, quien era hijo de Elí,  y Elí, de Matat; Matat, de Leví; Leví, de Melqui; Melqui, de Jana; Jana, de José;   José, de Matatías; Matatías, de Amós; Amós, de Nahúm; Nahúm, de Esli; Esli, de Nagai;   Nagai, de Maat; Maat, de Matatías; Matatías, de Semei; Semei, de José; José, de Judá;   Judá, de Joana; Joana, de Resa; Resa, de Zorobabel; Zorobabel, de Salatiel; Salatiel, de Neri;   Neri, de Melqui; Melqui, de Adi; Adi, de Cosam; Cosam, de Elmodam; Elmodam, de Er;   Er, de Josué; Josué, de Eliezer; Eliezer, de Jorim; Jorim, de Matat; Matat, de Leví;   Leví, de Simeón; Simeón, de Judá; Judá, de José; José, de Jonán; Jonán, de Eliaquim;  Eliaquim, de Melea; Melea, de Mainán; Mainán, de Matata; Matata, de Natán; Natán, de David;  David, de Isaí; Isaí, de Obed; Obed, de Booz; Booz, de Salmón; Salmón, de Naasón;  Naasón, de Aminadab; Aminadab, de Admín; Admín, de Aram; Aram, de Esrom; Esrom, de Fares; Fares, de Judá;  Judá, de Jacob; Jacob, de Isaac; Isaac, de Abraham; Abraham, de Taré; Taré, de Nacor;   Nacor, de Serug; Serug, de Ragau; Ragau, de Peleg; Peleg, de Heber; Heber, de Sala;  Sala, de Cainán; Cainán, de Arfaxad; Arfaxad, de Sem; Sem, de Noé; Noé, de Lamec;   Lamec, de Matusalén; Matusalén, de Enoc; Enoc, de Jared; Jared, de Mahalaleel; Mahalaleel, de Cainán;   Cainán, de Enós; Enós, de Set; Set, de Adán; y Adán, de Dios. 

Véase coment. en Mt 1:1. El énfasis de la genealogía de Lucas tiene dos aspectos: primero, demostrar la humanidad de Jesús, trazando su ascendencia hasta Adán, y segundo, hacer una conexión entre su bautismo y las tentaciones terminando la lista con la frase: de Dios (i.e. hijo de Dios; vers. 38; cp. 4:3: Si eres Hijo de Dios).

3. Scío

Luc 3:23-38  “Y el mismo Jesús comenzaba a ser como de treinta años, hijo, según se creía, de José, que lo fue de Helí(q), que lo fue de Matat, Que lo fue de Leví, que lo fue de Melqui, que lo fue de Janne, que lo fue de José, Que lo fue de Matatías, que lo fue de Amós, que lo fue de Naúm, que lo fue de Heslí, que lo fue de Nagge, Que lo fue de Mahat, que lo fue de Matatías, que lo fue de Semei, que lo fue de José, que lo fue de Judá, Que lo fue de Joanna, que lo fue de Resa, que lo fue de Zorobabel(r), que lo fue de Salatiel, que lo fue de Nerí, Que lo fue de Melqui, que lo fue de Abdí, que lo fue de Cosan, que lo fue de Elmadan, que lo fue de Her, Que lo fue de Jesús, que lo fue de Eliezer, que lo fue de Jorim, que lo fue de Matat, que lo fue de Leví, Que lo fue de Simeón, que lo fue de Judas, que lo fue de José, que lo fue de Jonás, que lo fue de Eliaquim, Que lo fue de Melea, que lo fue de Menna, que lo fue de Matatá, que lo fue de Natán, que lo fue de David, Que lo fue de Jessé, que lo fue de Obed, que lo fue de Booz, que lo fue de Salmón, que lo fue de Naassón, Que lo fue de Aminadab, que lo fue de Aram, que lo fue de Esron, que lo fue de Farés, que lo fue de Judas, Que lo fue de Jacob, que lo fue de Isaac, que lo fue de Abraham, que lo fue de Tare, que lo fue de Najor, Que lo fue de Sarug, que lo fue de Ragau, que lo fue de Faleg, que lo fue de Heber, que lo fue de Salé, Que lo fue de Cainan(s), que lo fue de Arfaxad, que lo fue de Sem, que lo fue de Noé, que lo fue de Lamek, Que lo fue de Matusalén, que lo fue de Henoc, que lo fue de Jared, que lo fue de Maleleel, que lo fue de Cainan, Que lo fue de Henós, que lo fue de Set, que lo fue de Adán, que lo fue de Dios(t).”

23 q. Muchos creen que Helí es el mismo que Heliaquin, o Joaquín, padre de la santísima Virgen y que la palabra qui fuit Helí, quiere decir, que José fue yerno de Helí. Y, según esta opinión, aquí se describe la genealogía de Jesús por los ascendientes de María su madre, y en San Mateo por los ascendientes de San José.

27 r. Consta de 1Cro 3,17-19, que Zorobabel fue hijo de Fadaia, y este de Salatiel. Las razones de la omisión del nombre de Fadaia en esta genealogía, pueden verse en los intérpretes, y en lo que se ha dicho en la genealogía del Señor (Mt 1).

36 s. Se debe tener presente esta regla, que señala San Jerónimo, in Quaest. Hebraeor, supr. Genes. Hoc generaliter observandum, quod ubicumque sancti Apostoli, aut apostolici viri loquantur ad populum, bis plerumque testimoniis abutuntur, quae jam fuerant in gentibus divulgata. Esto es, por medio de la traslación de los LXX, y esto aun en aquellos lugares que no son conformes al Hebreo. Y así aquí se dice que Cainam fue hijo de Sala, y Arfaxad de Cainam; y en el Génesis (11,12) se lee que Arfaxad engendró no a Cainam, sino a Sala. De donde se ve que San Lucas siguió en esto a los LXX, que interponen a este joven Cainam. Otros se persuaden que San Lucas, autor theopnusto, añadió a Cainam por inspiración, conforme a los LXX, y dan varias causas de su omisión en el texto Griego del Génesis.

38 t. San Mateo (cap. 1) y San Lucas en el presente lugar, nos dan la genealogía de José para hacernos ver como descendía de Abraham y de David, y muestran que era oriundo de este último por dos ramas diferentes. Una de estas que es la de San Mateo, comienza por Salomón, sigue por todos los reyes de Judá, y viene a rematar en José por Jacob, su padre: la otra, que es la de San Lucas, toma a Natán, hijo asimismo de David, y concluye en Helí, que igualmente nos es representado como el padre de José. De esta diferencia nace una dificultad, a la que hasta ahora no se ha dado solución que enteramente satisfaga. La opinión más antigua y más comúnmente recibida entre los santos Padres es la que Julio Africano, que vivía al principio del tercer siglo, testifica haber sabido por tradición de algunos parientes de Jesucristo, Euseb. lib. I, cap. 7. Esta dice que José era hijo de Jacob por naturaleza, y de Helí, según la ley: que Jacob y Helí eran hermanos uterinos: que habiendo muerto Helí sin hijos, Jacob, conforme a la ley, había tomado la viuda de su hermano para darle hijos; y que José había nacido de este matrimonio. Los sabios de estos últimos siglos han seguido otros caminos, para desembarazarse de esta dificultad. Véase lo que dejamos notado en San Mateo (1,16); San Ambrosio, in Luc. cap. III; San Agustín, Retract. lib. II, cap. VII; San Jerónimo, in Matth. n. I; Calmet y Vaillet; Tillem. t. I, p. 502, Synops. Critic.; Lamy y otros.

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.981 seguidores

%d personas les gusta esto: