SAN EXPEDITO, ¿EL SANTO DE LO IMPOSIBLE?


SAN EXPEDITO, ¿EL SANTO DE LO IMPOSIBLE?

Autor:Paulo Arieu

Parte Nº 1 /3

Descargar el artículo completo aquí

En un articulo que encontré en Internet, vi este artículo, sobre este famoso “santito católico”, y no pude menos que ponerme a reflexionar sobre la importancia de la oración, algo que he estado haciendo en estos días de manera sistemática, y también acerca de la ignorancia espiritual de tanta gente sincera que en busca de soluciones a sus problemas,  recurre a cualquier fórmula mágica para lograr sus objetivos rápidamente. Parece que “el fin justifica los medios.”, «frase que representa al maquiavelismo y quiere significar que gobernantes y otros poderes han de estar por encima de la ética y la moral dominante para conseguir sus objetivos o llevar a cabo sus planes. Obviamente, este silogismo defendido por la doctrina del Bien Superior se opone frontalmente a la Doctrina cristiana que declara exactamente lo contrario: El fin no justifica los medios. No obstante, la frase en sí parece provenir de un manual de ética escrito en 1645 por el teólogo jesuita Hermann Busenbaum (Medulla theologiae moralis). En él puede leerse: cum finis est licitus, etiam media sunt licita (‘cuando el fin es lícito, también lo son los medios’).»[0]

Es como dice la Palabra de Dios, en Oseas:

“Mi pueblo perece por falta de conocimiento” Os. 2:3

Esta “cadena” de oracion, ademas de ser un SPAM, que circula muchísimo por internet, es una estrategia del mismo diablo,para mantener confundida a muchas personas creyentes piadosos y sinceros, que ante una dificultad grande, se engancha en estas largas cadenas de oración, buscando una solución, pero sin duda, aunque la intención sea sana y sincera, ya que cualquier ser humano está en su derecho de querer solucionar un problema personal importante, no es la manera ordenada por Dios para que Él responda. A mi me la mandaron muchas veces estas cadenas interminables, personas sinceras que me conocen y me quieren involucrar en sus ruegos. Pero del estudio de las escrituras es que he comprendido que la oración correcta debe ser dirtigida al Padre que esta en los cielos, como enseño Jesus en la oracion del Padrenuestro.

No toda forma de oración es aceptada por el Señor de los Cielos,como una ofrenda agradable,como un hermoso perfume. Quizás muchos lectores al leer este pasaje no comprendan bien esto. Como respuesta te cito estos pasajes bíblicos que aclaran que hay decisiones, caminos, actos realizados por el ser humano, que al Señor no le agradan,por mas sinceros,honestos y nobles que estos nos parezcan a los mortales.

“Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.” (Proverbios 16:25  NVI)

“Quien se aparta de la senda del discernimiento irá a parar entre los muertos. ” (Proverbios 21:16 NVI)

“En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado. A cada uno le parece correcto su proceder, pero el Señor juzga los corazones.” (Proverbios 21:1-2 NVI)

Vamos a realizar un análisis bíblico de esta cadena de oración, realizada a Expedito, un santito de la religión católica, que es parte del folklore y de la religiosidad popular en mcuhos pueblos latinoamericanos, aunque su influencia llega hasta los Estados Unidos.

En la primer parte de este artículo, veremos quien fue Expedito, y luego haremos el analisis de la oración al santito, donde analizaremos si es correcto o no, si fue ordenado por el Señor Jesús el acto tan tradicional de muchos credos de venerar sus héroes de la fe.

La intención de este artículo para nada es burlarme de la fe sincera y piadosa de muchas personas, que no se resignan antes su problemas de la vida, y buscan una salida, pero si intentaré mostrar que la oracion correcta no es en dirección a hombre alguno, sino a nuesto Padre que esta en los cielos, como enseñó el Señor Jesús.

Detrás de una motivación correcta, se esconde una práctica incorrecta. Hay muchísimas personas hoy en día que llevan cargas pesadas. Algunas han perdido a un ser querido o deben cuidar de un discapacitado; algunas han sufrido un divorcio; otras ansían un matrimonio eterno; algunas se encuentran atrapadas en las garras de las sustancias o prácticas adictivas como el alcohol, el tabaco, las drogas o la pornografía; otras tienen severas discapacidades físicas o mentales. Algunas se enfrentan a la atracción hacia personas del mismo sexo; otras experimentan terribles sentimientos de depresión o ineptitud. De una manera u otra, muchos llevan pesadas cargas.

Nuestro Salvador nos extiende a todos esta amorosa invitación:

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:28–30).

Las Escrituras contienen innumerables relatos donde el Salvador sanó a los que llevaban cargas pesadas; Él hizo que el ciego viera, que el sordo oyera; que el paralítico, el atrofiado o el mutilado fuesen restablecidos; que los leprosos fuesen limpiados y que los espíritus inmundos fuesen echados. Con frecuencia leemos que la persona a la que se curó de esas dolencias físicas era “sanada” (véanse, Mateo 14:36, 15:28; Marcos 6:56; 10:52; Lucas 17:19; Juan 5:9).

Jesús sanó a muchas personas de enfermedades físicas, pero no negó la curación a aquellos que buscaban ser “sanados” de otros padecimientos. Mateo escribe que Cristo sanaba toda enfermedad y toda dolencia entre los del pueblo (véase Mateo 4:23; 9:35). Las multitudes lo seguían y Él “sanaba a todos” (Mateo 12:15). Esas curaciones ciertamente incluían a aquellos cuyas enfermedades eran emocionales, mentales o espirituales. Él los sanaba a todos.

En uno de sus primeros sermones en la sinagoga, Jesús leyó en voz alta de esta profecía de Isaías:

“…Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos…” (Lucas 4:18).

Al declarar que había venido a cumplir esa profecía, Jesús afirmó, específicamente, que curaría a los que tuviesen dolencias físicas y que también liberaría a los cautivos y a los oprimidos, y que sanaría a los desconsolados.

El Evangelio según Lucas contiene muchos ejemplos de ese ministerio. Relata la ocasión en que

“se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades” (Lucas 5:15). En otras oportunidades, indica que Jesús “sanó a muchos de enfermedades” (Lucas 7:21)

y que

“sanaba a los que necesitaban ser curados” (Lucas 9:11).

También describe cómo una gran multitud de personas de Judea, de Jerusalén y de la costa de Sidón vino a un lugar llano

“para oírle y para ser sanados” (Lucas 6:17).

El Salvador nos enseña que en el mundo tendremos tribulación, pero que debemos confiar, ya que Él ha

“vencido al mundo” (Juan 16:33).

Él conoce nuestras angustias y está allí para ayudarnos. Al igual que el buen samaritano de Su parábola, cuando nos halla heridos al costado del camino, Él venda nuestras heridas y cuida de nosotros (véase Lucas 10:34). 

San Expedito

¿Quien es San Expedito?

«San Expedito es el santo de las causas justas y de urgentes solución y a él acuden los fieles que necesitan la pronta intervención del Altísimo para la solución de sus problemas. En Europa se lo considera Patrono de las Fuerzas Armadas. Es también Protector de la Juventud, de los Estudiantes y se le considera intercesor en los Litigios Judiciales, consuelo de losmoribundos y de los enfermos. Desde el Renacimiento se lo considera protector de viajeros y navegantes.»[1]

«San Expedito es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar, y era el comandante de una legión de soldados romanos.

A pesar de defender al Imperio Romano de los Bárbaros Asiáticos, cierto día fue tocado por la gracia de Dios y recibió la Luz Divina; este episodio cambiaría para siempre su vida convirtiéndose inmediatamente al cristianismo.

[...] El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.» [2]

Expedito fue un militar del Imperio Romano del siglo IV que «un día tocado por la gracia de Dios, resuelve cambiar su vida y convertirse al cristianismo. Fue entonces que se le apareció el espíritu del mal en forma de cuervo. 

Cuando se convirtió al cristianismo comenzó a proteger a los mártires que eran devorados por los leones en el circo. Esto le valió el arresto y el interrogatorio. No se conoce con exactitud la fecha en que ocurrió esto , pero sí se ubica su muerte el día 19 de abril, en Armenia. Expedito es uno de los mártires siríacos, y su culto se ha ido difundiendo especialmente en la época moderna. Hay noticias de su culto a mediados del siglo XVII en Sicilia, especialmente, en las ciudades de Mesina y Arcireale, donde en 1781 fue declarado segundo patrono de la ciudad y patrono especial de comerciantes y navegantes, y protector para obtener rápida solución a los problemas urgentes.»[3]

San Expedito, guerrero del César y soldado de Cristo

Sin duda, Roma ha dado a la cristiandad  infinidad de hombres y mujeres  de gran santidad y fe, hombres «mártires que han sido ejemplo de heroísmo y devoción. Muchos de ellos integraron las imbatibles unidades militares con las que conquistó y dominó el mundo antiguo durante siglos.  Esta es la historia de uno de ellos, comandante de una aguerrida legión en  la que lucharon con valor numerosos seguidores de Cristo

Así como el derecho, la cultura, su grandiosa arquitectura y obras de ingeniería sin par son parte del impresionante legado que Roma transmitió a la posteridad, sus invencibles ejércitos fueron la base y punto de apoyo en el que basó su dominio universal por más de mil años.

La unidad mínima del ejército romano era el Contubernio, formación de ocho efectivos de infantería que por lo general compartían la misma tienda de campaña y una mula para el transporte de carga. Diez contubernios constituían una Centuriaque, como se podrá observar, estaba integrada por ochenta soldados y no por cien. Diez centurias constituían una Cohorte y seis cohortes una Legión, a la que, en algunos casos, al incorporársele una doble, elevaba el número de sus efectivos a 5600, sin contar los 768 jinetes al mando de un decurión.

XII Legión Fulminante
Las célebres legiones romanas fueron verdaderas maquinarias de guerra, disciplinadas en extremo, implacables en el combate y ciegas en la obediencia a sus oficiales. Podemos mencionar, entre otras, a la VII 
Claudia Pía Fidelis con la que César combatió en Britania o la IX Hispana, conformada por tropas reclutadas en España.

Una de esas legiones, la XII Fulminante estaba destinada a misiones especiales, incursionando ahí donde la legión común no podía combatir. La conformaba una tropa heterogénea, con efectivos provenientes principalmente de Italia, Galia y España aunque también muchos elementos de Oriente, en especial, Armenia. Muchos de esos soldados eran cristianos, condición que en los difíciles tiempos de las persecuciones debían mantener en secreto para no sufrir persecusión.

Bajo el reinado de Marco Aurelio, emperador guerrero y filósofo, la Fulminante, que había combatido exitosamente contra los partos en operaciones especiales, fue destinada a luchar contra los quades en la provincia de Panonia, actual territorio de Austria y Hungría.

Un milagro frente a los bárbaros
Allí se hallaba sitiado el emperador, rodeado de bárbaros que superaban en mucho a sus tropas, prácticamente sin agua y sin alimentos. Era pleno verano y la tierra estaba reseca. La situación era desesperante y agobiados por la sed, los soldados, con la moral y el ánimo decaído, comenzaron a hablar de capitular. De nada habían servido los sacrificios que Marco Aurelio ordenó a sus sacerdotes. El cerco se acentuaba y la sed atormentaba todavía más.

Fue por entonces que se hizo presente la Legión Fulminante proveniente de sus cuarteles de Sebaste (hoy Turquía), abriéndose paso entre los bárbaros a golpe de espada para estacionarse muy cerca del campamento del emperador. Allí aguardó instrucciones, dispuesta a entrar en batalla pero al ver la desesperación que cundía en las filas romanas por el calor abrasador y la sed infernal, sus efectivos, alzando los brazos al Cielo se pusieron de rodillas pidiendo al Todopoderoso la realización de un milagro. Y el milagro se produjo casi al instante cuando una lluvia torrencial cayó sobre el campamento. Esa tormenta estuvo acompañada por terribles relámpagos y pavorosos truenos y en el momento en que grandes trozos de hielo se abatían sobre los salvajes, los romanos se abalanzaron sobre ellos y los aniquilaron, masacrando a gran número y poniendo en fuga al resto.

Comandante de la legión
Tanto impactó el portento a Marco Aurelio que, pese a que el cristianismo era una religión perseguida, no osó castigar y ni siquiera amonestar a los soldados.
Muchos años después fue designado comandante de la XII Legión 
Fulminante un soldado fuerte y valeroso llamado Expedito que había combatido en diferentes lugares del mundo, ya en desiertos y montañas, ya en regiones pantanosas o de difícil acceso, todas ellas misiones especiales. Era un hombre duro, curtido en el arte de la guerra y habituado a las arduas faenas y al sufrimiento. Era obediente, leal, respetuoso de las jerarquías y extremadamente valiente. Pero por sobre todo era un hombre devoto y piadoso porque conocía la verdadera Fe. Era un soldado del César pero, sobretodo era un guerrero de Dios; un soldado de Cristo.

Sus tropas le seguían ciegamente porque le tenían una tremenda admiración y no fueron pocos los legionarios que por su causa se hicieron cristianos.

Conversión milagrosa
¿Desde cuándo era cristiano el oficial Expedito? Cuenta la tradición que cierto día, meditando acerca de la posibilidad de abrazar la fedel Señor, se le apareció el espíritu del mal en la forma de un cuervo negro que, con la intención de retrasar su conversión lo más posible, graznaba diciendo 
“cras, cras”, palabra que en latín significa “mañana”. Lo que el demonio pretendía era demorarlo y disuadirlo cosa que no logró ya que al darse cuenta de ello, el bravo comandante lo pisoteó mientras rugía furioso: “¡Hodie, hodie!”, es decir, “¡Hoy, hoy! ;no dejare nada para mañana, a partir de hoy seré Cristiano.

Catacumba romana, donde la Iglesia, durante los siglos de persecución, realizaba sus cultos y enterraba a sus mártires

Grabado que representa a un mártir de la Fe preparado para recibir, en la Roma antigua, la corona del martirio

Mártires de la Fe
La legión estuvo al mando de Expedito en decenas de campañas, obrando proezas a través de los años siempre en defensa de Roma y sus dominios. Pero ocurrió que con la llegada de Diocleciano al trono, las persecuciones contra los cristianos recrudecieron hasta tal punto que las mismas son recordadas como las más brutales.

Expedito se convirtió en protector de los perseguidos y sostén de los mártires. Descubierto y delatado a las autoridades, para ponerlo a prueba le mandaron realizar sacrificios a los dioses paganos, como señal de obediencia al emperador. Sin embargo, se negó rotundamente, prefiriendo la muerte a la apostasía. La orden de ejecución no tardó en llegar y así, de ese modo, aquel que había combatido y vencido por su soberano en mil batallas, pereció de la manera más cruel, primero flagelado en forma y después decapitado, a la vista de su legión.

Con él perecieron del mismo modo San Hermógenes, San Cayo, San Aristónico, San Rufo y San Gálata, compañeros de armas en mil combates y en la santa devoción a Nuestro Señor Jesucristo. A todos ellos ha destinado el Martirologio Romano un lugar preferencial en tanto elHyeronimianum marca el sitio y el día exacto de su suplicio: 19 de abril del 303 en Metilene, durante el reinado de Diocleciano, por orden de Galerio, yerno del César y futuro emperador.

Más heroísmo
Tan fuerte fue la marca de Fe que San Expedito dejó en su legión, que en el año 320, cuando el emperador Licinio lanzó un decreto obligando a los soldados a abjurar de la verdadera religión, 40 efectivos de la 
Fulminante se negaron a obedecer. Por esa razón, el 1 de marzo de ese año, el gobernador romano de Armenia mandó arrojarlos a un lago de aguas heladas, colocando a su lado un tanque de agua tibia para que allí pasase aquel que dejase de ser cristiano. Uno lo hizo y murió en el acto mientras los otros seguían rezando y entonando himnos entre los hielos. Al ver eso, uno de sus centinelas dijo: “¡Yo también soy soldado de Cristo!” y se arrojó al lago en el momento en que cuarenta ángeles llegaban para coronar a esos verdaderos héroes de la Fe, llevándolos consigo al cielo después de tres días de sufrimiento y dolor. Sus reliquias fueron recogidas por los lugareños y en años posteriores la gente obtuvo de ellas muchos milagros.

En nuestro país, la única capilla entronizada en su honor se encuentra en la ciudad sanjuanina de Bermejo, pequeña localidad a 100 km. al este de la capital provincial, a cuya fiesta el 19 de abril acuden más de 20.000 personas todos los años. [4]

Hay numerosos templos catolicos en donde se venera a San Expedito: A saber

En Argentina, la única capilla entronizada en su honor se encuentra en la ciudad sanjuanina de Bermejo, pequeña localidad a 100 km. al este de la capital provincial, a cuyafiesta el 19 de abril acuden más de 20.000 personas todos los años. [5]

«San Expedito en San Juan, Provincia de Argentina: La imagen del santo de lo imposible y urgente llegó a San Juan hace unos 30 años, cuando unas personas que venían de Buenos Aires y la trajeron a Bermejo, para ayudar a Doña Petronila Mercado de Lucero. Según cuenta la historia, San Expedito ayudó al marido de la bermejera a superar su adicción al alcohol, con lo que en el lugar se despertó una fe muy profunda por aquél. La casa de Doña Petronila fue la primera capilla de San Expedito. La comunidad de Bermejo continuó con el culto al santo fervorosamente hasta la actualidad. Gracias al esfuerzo de años en 1996 se pudo comenzar a construir una capilla antisísmica.

Tambien en Brasil se inauguró una capilla el 21 de abril del 2001, en el barrio de Jacaná, San Pablo, Brasil. Dicha inauguración se llevó a cabo con una celebración a cargo del Arzobispo del lugar.»[6]

Dice un diario local:[7]

«En todo el Sureste de Europa, San Expedito es muy popular entre los cristianos ortodoxos. La repentina devoción popular del santo, prácticamente desconocido hasta mediados de los 90, cuenta con devotos muy diversos como el futbolista Fabio Simplicio, del club Sao Paulo, el publicitario Nizan Guanaes y la esposa del gobernador local, María Lucía Alckmin. En la Universidad Católica de Brasil, el escritor Julio César Moreno, escribió sobre este fenómeno de la devoción a San Expedito, y su curioso resurgir en estos dificiles tiempos.”

En la Costa Oeste y Sur de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), también allí es venerado.»

Conclución:

Este valiente militar romano, sin duda, si lo que cuentan las leyendas es verdad. podemos reconocer en él, sin duda, la gracia del Señor.

La Palabra de Dios nis habla muy bien de los heroes de la fe, personas que se destacaron tanto en las épocas bíblicas como en la historia de la cristiandad, por su gran fe.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.” Heb. 11:1-2

Y tambien nos enumera una larga lista de estos personajes de gran valor espiritual.Podemos leer acerca de ellos en Hebreos cap. 11

Sin lugar a dudas, su espiritu descansa en el Señor, esperando la resurrección de los justos en el dia del juicio de nuestro Señor Jesucristo.

 “está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio” …(Heb 9.27)

“Ahora, hermanos, quiero hablaros acerca de los que ya han muerto, para que no os entristezcáis como los otros, los que no tienen esperanza.” (I Tes. 4:13).

En la segunda parte, veremos el análisis de las oraciones que se le realizan y veremos en contraste con la Palabra de Dios, que es lo que enseña el Señor acerca de la oración. 

Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. Salmos 119:105  NVI

El camino del hombre recto evita el mal; el que quiere salvar su vida, se fija por dónde va.  (Proverbios 16:17 NVI)

La necedad del hombre le hace perder el rumbo, y para colmo se irrita contra el Señor.  (Proverbios 19:3  NVI)

El hombre malvado endurece su rostro, pero el recto (considera, dirige, establece y) ordena sus caminos (confiando en su integridad).  (Proverbios 21:29 RVR)  (Agregado del autor)

¡No te pierdas la segunda parte,querido lector!

DTB.

Continúa…

Artículos relacionados de esta serie

Notas

[0] Wikipedia

[1] http://www.cruzadadelrosario.org.ar/santos/20sanexpedito.htm

[2] http://www.agenciaelvigia.com.ar/san_expedito.htm

[3] http://ar.geocities.com/sanexpeditomartir/

[4] http://www.cruzadadelrosario.org.ar/santos/20sanexpedito.htm

[5] Cfr. Reingold, Paula Verónica, San Expedito-Rápido intercesor nuestro, Buenos Aires, Ed. Santa María, 2004, 1era. ed., pp. 19-22)  citado en http://www.cruzadadelrosario.org.ar/santos/20sanexpedito.htm

[6] http://ar.geocities.com/sanexpeditomartir/

[7] http://ar.geocities.com/sanexpeditomartir/

About these ads

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. maria
    feb 21, 2009 @ 21:08:24

    alguien me hablo de lo milagroso que era san expedito y luego luego me compre 5 medallitas y coloques 4 en cada esquina del negocio de mi cunado que esta pasando por un momento dificil economicamente, y les dijes que llevara la otra en su bolsillo y asi lo hizo pero al dia siguiente de esto lo asaltaron en el negocio, gracia a Dios que no paso nada a el ni a mis sobrinos que estaban con el. por favor me puede explicar como pudo pasar semejante cosa cuando era mi mayor intencion de que mi cunado saliera adelante con la ayuda de san expedito. gracias, que Dios y la Virgen les protejan siempre.

  2. pauloarieu
    feb 23, 2009 @ 01:10:28

    Maria.
    Te invito a leer este articulo. Luego podemos comentar y aclarar cualquier tuda que te surga.

    http://lasteologias.wordpress.com/2009/02/17/analisis-biblico-de-la-oracion-a-san-expedito

    Bendiciones
    Paulo Arieu

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.016 seguidores

%d personas les gusta esto: