El profeta Jonas


El profeta Jonas

El Profeta Jonás, representado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina

Quiero decirte que servir a Jesucristo es un privilegio, aunque muchos lo toman deportivamente. No basta con llevar una Biblia bajo el brazo, y que todos sepan que eres cristiano y hacer cosas buenas, algunos terminan siendo otro activista más.
Dios está buscando gente apasionada por Él, que cumpla su sueño. “Por que la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová como las aguas cubren el mar” (Habacuc 2:14).
En el mundo hay gente necesitada pero, ¿cómo guiará un ciego a otro ciego? Algunos quieren alcanzar al mundo para Cristo pero antes deben ser sanados.
No se puede vivir de apariencias, alguien dijo: “¿Qué eres lo que eres cuando nadie te ve?” El Señor Jesús conoce nuestra vida hasta lo más profundo.
El Salmista David arrepentido y pidiendo purificación dijo:
“He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría” (Salmo 51:6).
Dios ama la verdad y la integridad, ¿a donde huiremos de su presencia? ¡No podemos escapar! Un cristiano debe encaminarse hacia la plenitud en Cristo, ser hombres y mujeres de Dios completos y no a medias.
No podemos darnos el lujo de hacer a cada rato lo que nos da la gana, porque somos templo de su Espíritu Santo, sin olvidar que la salvación que Dios nos ofrece es por gracia o mejor dicho; un regalo que no merecemos, por lo tanto, no debemos pisotear la sangre de Cristo. Te animo a seguir adelante en Dios, acuérdate, Él no camina con gente de doble animo, porque dice su Palabra, que el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos (Santiago 1:8).
Si caíste levántate y sigue adelante. No creo que Dios te ha llamado a calentar un banco en una iglesia, sólo pídele que abra tus ojos y cumpla sus propósitos en tu vida. 

Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, Y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo.” Jonás 2:7

El libro de Jonás más que otra cosa, es una historia personal del profeta en relación con el hecho de que Dios le envió a profetizar contra Nínive, la ciudad capital Asiria. Él no nos muestra el funcionamiento secreto del corazón de un incrédulo, sino que incluso los de un siervo escogido de Dios. Cuán humillante es la exposición, pero el profeta debe escribirla fielmente para nuestro beneficio.

Cuando recibió un mensaje de Dios, él primeramente huye de la responsabilidad de entregarlo. Pero la disciplina de Dios al haber sido ser echado al mar y tragado por un gran pez verdaderamente llevó su alma a su punto más bajo. Con todo, a pesar de una experiencia tan traumática, cuando es traído de vuelta por Dios e inducido a obedecer, entonces él prefirió adjudicarse el crédito por el mensaje, y pensó más en su reputación como profeta que en los derechos de Dios a mostrar misericordia a una ciudad arrepentida.

¿No nos enseña esto cuán cautelosos deberíamos estar en todo servicio para el Señor y que no deberíamos buscar ningún reconocimiento o lugar para nosotros, sino más bien obedecer por amor a Él y por amor a las almas de otros?

Observemos, también, que Jonás registra el hecho de que Dios tiene la última palabra con él; y el mismo hecho de que haya escrito un relato puro de toda la penosa historia es una indicación clara de que, al final, su alma fue realmente beneficiada por toda ella.

Recuerda: “De nada sirve escaparse de uno mismo.” (1)

Dios te bendiga mucho!!!
Paulo Arieu
Notas
1. Estrofa de la canción de nada sirve, del grupo argentino de rock nacional Moris ,rock.com.ar
Fuentes:
About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.988 seguidores

%d personas les gusta esto: