Evolucionismo y creacionismo

Cuando tratamos en clase el tema de las literaturas realista y naturalista, es inevitable hablar de la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin. Una de las cosas que suelo contaros es el escandalazo que se montó a raíz de la difusión de los dos postulados básicos de dicha teoría, a saber:

  • evolucionismo: que las formas de vida actuales sobre la Tierra son el resultado de una evolución de las distintas especias a lo largo de millones de años (particularmente escandaloso resultó lo de que el hombre proviene de los primates, esto es: del mono);
  • determinismo: que en esa evolución han sobrevivido los más fuertes y/o los que mejor se han adaptado al medio en que viven, para lo cual son fundamentales tanto la herencia genética del individuo como el ambiente en que se desarrolla su vida (herencia y medio son los dos factores que determinan el discurrir vital de los seres vivos).

Esto, explicado de manera patatera. Bien.

Recordarán también Vuesas Mercedes que una de las lecturas que solemos tener en 4º es Doña Perfecta (1876), de Benito Pérez Galdós, dos de cuyos personajes principales, el joven ingeniero Pepe Rey y el canónigo de la catedral de Orbajosa, don Inocencio, encarnan, respectivamente, la aceptación científica y progresista y el rechazo religioso y reaccionario de la teoría de Darwin.

Bueno, pues no sólo no se ha apaciguado el debate en torno a las tesis darwinistas, sino que en algunos países, como EE.UU., está más abierto que nunca. Desde casi el mismo momento de su aparición, el darwinismo fue combatido por el llamado creacionismo, que propugna que la Tierra y todo lo que contiene es producto de la creación de un ser superior y obedece a un propósito divino. Sin embargo, en los últimos años, esta tesis (que se presenta ahora con el nombre de Diseño Inteligente) ha adquirido nuevo impulso por mor de las leyes educativas impuestas por grupos ultrarreligiosos en algunos estados de los EE.UU. (como Kansas), dirigidas, básicamente, a combatir la tesis evolutiva y presentarla como una simple teoría, una más de las que intentan explicar el origen de la vida sobre la Tierra.

La batalla está siendo dura, pues en algunos estados se ha prohibido, incluso, que se explique en las escuelas, institutos y universidades, y muchos profesores lo sienten como un ataque directo contra su libertad de cátedra.

Os estaréis preguntando que a qué viene todo este rollo. Viene a que esta mañana he encontrado un blog (www.oldearth.wordpress.com) en el que se tratan estos asuntos (mucho mejor y más en profundidad que esto), y uno de cuyos posts recoge las pegatinas de tipo creacionista que se obliga a poner en los libros de texto que tratan de Darwin y, también, aquellas otras pro-evolucionismo que se proponen para combatir las primeras. Pincha aquí si quieres ver cómo están las cosas.

Hay quien se toma la cosa con humor, como los pastafaris, seguidores de laChurch of the Flying Spaghetti Monster. Se trata de la religión de mayor crecimiento en número de adeptos de los últimos años (Internet, cómo no), y surgió cuando un licenciado en Física llamado Bobby Henderson envió una carta abierta al organismo encargado de la educación en Kansas (está en inglés, pero da igual: pincha); en ella denunciaba las constantes concesiones de las autoridades educativas a los grupos de presión religiosos en detrimento de una enseñanza científica no basada en la mera creencia, proclamaba la existencia de una nueva fe, la de los pastafaris, y exigía que también dicha fe fuera incluida en los programas educativos.

Los pastafaris rinden culto al Flying Spaghetti Monster (the FSM), que es «volador, omnipotente, invisible y muy poderoso» (así es definido en elEvangelio Pastafari), y cuya apariencia, inspirada en las rastas de Bob Marley, es la de una buena ración de espaguetis omnipotentes con dos enormes albóndigas sagradas:

El FSM creó el mundo (una montaña, cuatro árboles y un enano) en un día, empleó otros tres en crear el resto del universo y se pasó descansando los tres restantes.

Para un buen pastafari, los piratas son seres sagrados: proclaman que el llamado calentamiento global está en relación directa con el brutal descenso del número de piratas que surcan los siete mares desde 1800 (el ser humano comparte el 95% del ADN con los primates y el 99, 9% con los piratas).

Un buen pastafari considera sagrado el viernes.

En cuanto a la vida del más allá, lo más destacado es que en el Cielo de los pastafaris hay volcanes de cerveza en todo cuanto abarca la vista y una fábrica de strippers.

Si queréis saber más, podéis encontrar todo lo relacionado con la Church of the Flying Spaghetti Monster y los pastafaris en www.venganza.org, de donde he sacado este texto que, mal que bien, os traduzco:

Aunque ha llevado una existencia secreta durante cientos de años, la Iglesia del Monstruoso Spaghetti Volador [Church of the Flying Spaghetti Monster, Church of the FSM] ha salido a la luz pública cuando esta carta se publicó en mayo de 2005.

Con millones, si no miles, de devotos seguidores la Iglesia del MSV está ampliamente considerada como una religión legítima, incluso por sus oponentes -una mayoría de cristianos fundamentalistas que han aceptado que nuestro Dios tiene las pelotas más gordas que el suyo.

Algunos alegan que la Iglesia es simplemente un experimento, una sátira, para ilustrar que el Diseño Inteligente no es ciencia, sino una pseudociencia manufacturada por los cristianos para imponer el Creacionismo en las escuelas públicas. Esa gente se equivoca. La Iglesia del MSV es real, totalmente legítima, y promovida por una ciencia exigente. Cualquier cosa que se entienda como humor o sátira es pura coincidencia.

Sé bienvenido.

http://citaenhawaii.wordpress.com/2008/07/10/evolucionismo-y-creacionismo/