LA PRIMERA CREACIÓN Y LA NUEVA CREACIÓN


LA PRIMERA CREACIÓN Y LA NUEVA CREACIÓN

(SERMÓN #6 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón preadicado la Tarde del Día del Señor, 22 de Julio de 2007 en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Genesis 2:7).

El hombre estaba pasivo a la hora que era creado. No escogió ser creado, ni hacer algún tipo de decisión tocante a su creación. Así, el primer hombre fue creado de modo monergista – lo cual quiere decir que él fue formado y puesto en vida por la obra de Dios solamente, sin asistencia alguna del hombre mismo.

Este es un tipo o retrato del nuevo nacimiento, que también es monergista. El diccionario [en Inglés] describe el monergismo así:

La doctrina de la regeneración [el nuevo nacimiento] es la obra del Espíritu Santo solo, y la voluntad humana…es incapaz de asistir o cooperar (traducción literal de Webster’s New Twentieth Century Dictionary Unabridged, Second Edition, Collins+World, 1978, p. 1160).

La creación del primer hombre fue monergista; o sea que el hombre fue creado por la obra de Dios sola. Ese es el tipo. El antitipo es la nueva creación del hombre, cuando es renacido, ¡lo cual también es obra de Dios solo!

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús” (Efesios 2:10).

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura[“creación” nota central de Scofield] es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (II Corintios 5:17).

El Dr. Ryrie dijo tocante a ese verso:

“Nueva criatura” es [literalmente] “una nueva creación”. Las cosas viejas pasaron (tiempo ahorista indicando el cambio decisivo que trae la salvación), “he aquí todas son hechas nuevas” (tiempo perfecto indicando resultados permanentes de la nueva vida en Cristo “una nueva criatura” que resulta en un estilo de vida cambiado (traducción literal de Charles C. Ryrie, Ph.D., The Ryrie Study Bible, Moody Press, 1978, nota de II Corintios 5:17).

Así, la “nueva criatura” [creación en Inglés] del nuevo nacimiento es un antitipo (el cumplimiento) de la primera creación, restaurando al hombre a su condición original de antes de La Caída. Esto muestra que “el decisionismo”, tal como lo vemos hoy, es falso. El hombre no coopera más en la nueva creación de la conversión que en la primera creación, en el Huerto de Edén. El Dr. Geisler señaló que ese era el punto de vista de Martín Lutero, Juan Calvino, Jonathan Edwards y todos los Reformadores (traducción literal de Norman Geisler, Ph.D., Systematic Theology,Bethany House, 2004, tomo tres, p. 192). Aunque el mismo Dr. Geisler no sigue esa enseñanza, él podría haber incluído a nuestros padres Bautistas como John Bunyan, John Gill y C. H. Spurgeon, quienes también creían que el hombre es nacido de nuevo monesgistamente, por la sola gracia de Dios, sin la cooperación humana. La conversión monergista también la creían los misioneros Bautistas pioneros, como William Carey, y Adoniram Judson. Tocante a la cuenta de la creación del hombre en Genesis 2:7, Lutero dijo:

En todo lo que pertenece a Dios y arriba de nosotros, el hombre no tiene libre albedrío, sino que es barro en la mano del alfarero, no hace nada, el alfarero lo hace todo, preparado y regenerado [nacido de nuevo] por Dios (traducción literal de Martin Luther, Th.D., Luther’s Commentary on Genesis, Zondervan Publishing House, reimpreso 1958, tomo I, p. 44).

Eso es el monergismo, aclarado por el gran Reformador, y él estaba en lo correcto.

“Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:13).

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Genesis 2:7).

Qué retrato de la gracia de Dios, formando a aquel primer hombre, y regenerando al hombre caído en la nueva creación, el nuevo nacimiento. Tal como el primer hombre fue formado y le fue dada vida por la gracia de Dios solo, así el hombre caído es regenerado, en el nuevo nacimiento, solamente por la gracia de Dios en Cristo.

¡Sublime gracia! ¡Que salvó
a un vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
Perdido y Él me halló.
(Traducción literal de “Amazing Grace”
por John Newton, 1725-1807).

Un milagro se necesitó para poner las estrellas en su lugar,
Un milagro para colgar los mundos en el espacio;
Mas cuando Él salvó mi alma, me completó y me lavó,
¡Tomó un milagro de gracia y de amor!
(traducción literal de “It Took a Miracle”
por John W. Peterson, 1948).

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Genesis 2:7).

No me entiendas mal. Yo no creo que la cuenta de Génesis de la creación del hombre es una alegoría secular. Para nada. Yo creo que la cuenta de Génesis 2:7 es una descripción verdadera de Dios formando al primer hombre del polvo de la tierra y soplando en su nariz el aliento de vida. Esa es una descripción literal verdadera de la formación del primer ser humano.

Eso muestra la diferencia entre una alegoría secular y un tipo Bíblico. Una alegoría secular es un cuento ficticio que se usa para dar un punto moral – tal como las fábulas de Esopo – que son alegorías seculares. Pero un tipo Bíblico es una verdad literal en el Antiguo Testamento, que ilustra por adelantado, una realidad del Nuevo Testamento. Hay muchos tipos a través de los primeros capitulos de Genesis, que hallan su cumplimiento en el Nuevo Testamento. La Biblia The Scofield Study Bible da esta definición correcta del tipo: “Un tipo es una ilustración propuesta divinamente de alguna verdad…Los tipos ocurren más frecuentemente en el Pentatuco [los primeros cinco libros del Antiguo Testamento], pero se hallan, más escasamente en otras partes. El antitipo o cumplimiento del tipo, se halla, generalmente, en el Nuevo Testamento” (The Scofield Study Bible, edición de 1917, p. 4).

Así, nosotros creemos que la descripción de la creación literal del primer hombre, Adán, es un tipo, “una ilustración propuesta divinamente” de la nueva creación del hombre cuando es nacido de nuevo (Juan 3:3, 7).

El primer hombre fue creado. No evolucionó. Ese es el tipo. Así, en el cumplimiento del tipo, el hombre es nacido de nuevo por la nueva creación. No “evoluciona” a ser Cristiano. Él no se hace Cristiano porque sus padres eran Cristianos. Él no se hace Cristiano lentamente por un proceso de educación y aprendizaje. Él se hace Cristiano instantáneamente, por una obra directa de Dios.

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7).

Dr. Henry M. Morris dijo,

Dios usó el “polvo de la tierra” para hacer el cuerpo del hombre, una frase notable dando la idea de que las partículas más pequeñas de que se compone la tierra (en terminología moderna, los elementos químicos básicos: nitrógeno, oxigeno, calcio, etc.) eran también los elementos físicos del cuerpo humano. [Esto ha] sido verificado por la ciencia moderna.
Luego Dios “sopló en su nariz aliento de vida”…El cuerpo del hombre había sido completamente formado, equipado con nariz, pulmones, y el aparato respiratorio completo, asi como con huesos y organos y otros aparatos, pero sin vida. Tiene que dársele energía. El mecanismo respiratorio tiene que ser activado, el corazón tiene que empezar a palpitar y circular la sangre, y todas las funciones metabólicas tienen que comenzar sus operaciones.
Pero la vida solo puede venir de la vida, y el Dios viviente es el único Ser que existe por sí mismo, así que ella [la vida] tiene que venir de Él. Especialmente para enfatizar la relación única de la vida humana y la vida divina, esta Escritura [Génesis 2:7] nos dice que Dios Mismo le impartió directamente vida y aliento al hombre.
El “aliento de vida”…“aliento” es la misma palabra (Hebrearuach) que “espíritu”…fue solamente al hombre a quien Dios directamente (en vez a distancia, por así decirlo, por Su Palabra hablada) “sopló” “aliento de vida”.
En ese momento, el hombre se hizo “un ser viviente”…que requería ser energetizado para ser activado (traducción literal de Henry M. Morris, Ph.D., The Genesis Record, Baker Book House, edición de 1986, pp. 85-86).

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7).

Esa es la descripción literal de la creación del hombre, de la que viene el tipo. El antitipo es la nueva creación [criatura en Español] (Efesios 2:10; II Corintios 5:17). El Dr. Morris dijo:

La vida puede venir solo de la vida, y el Dios viviente es el único Ser que existe por sí mismo, asi que [la vida] tiene que venir de Él…Dios Mismo le impartió vida directamente vida…al hombre (ibid.).

¡Qué retrato es Génesis 2:7 del nuevo nacimiento!

“Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)…Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:5, 8-10).

“¡Estando nosotros muertos en pecados,” Dios “nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)…creados en Cristo Jesús”!

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7).

Matthew Henry dijo:

Cuando nuestro Señor Jesús ungió los ojos del ciego con barro, él dio a entender que fue él quien al principio formó al hombre del barro, y cuando sopló sobre sus discípulos; diciéndoles; Recibíd el Espíritu Santo, él dio a entender que fue él quien había al principio soplado en la nariz del hombre el aliento de vida. Él que hizo el alma es el único que puede hacerla nueva (traducción literal de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpreso en 1996, tomo I, p. 12; nota de Genesis 2:7).

Él que hizo el alma es él único que puede hacerla nueva! Eso es lo que quiso decir Jesús cuando dijo:

“Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:6-7).

Eso es la regeneración. Eso es el nuevo nacimiento. Nadie puede ver el reino de Dios, mucho menos entrar en él, a menos que sea nacido de nuevo. Spurgeon dijo:

“Os es necesario nacer de nuevo”. [El] nuevo nacimiento es el cambio más arrazante y completo que se pueda concebir. De hecho, es más que un cambio, es una creación…no es “Os es necesario ser lavado, ser mejorado, ser elevado”, sino que “os es necesario nacer”…se debe recibir una nueva vida, y ninguna mejora de la vida presente será suficiente en lugar de ella (traducción literal de C. H. Spurgeon, “Every Man’s Necessity,” The Metropolitan Tabernacle Pulpit,Pilgrim Publications, reimpreso 1972, tomo XXV, p. 50).

Alguien podrá decir: “¿Pero cómo he hago renacido?” Nosotros contestamos que es la obra de Dios en Cristo solo. “Pero”, dices tú: “¿Qué parte tengo yo en ello? ¿Qué hago?” Nosotros contestamos que nada que puedas aprender o hacer te ayudará. Tienes que desanimarte y sentir que eres incapaz de ayudarte a ti mismo. Cuando tu propia fuerza se haya ido, la fuerza de Dios llegará. Luego vendrás a Cristo bien simplemente. Entonces dejarás de verte y examinar tus propios pensamientos – y en vez vendrás a Jesús. Entonces, Su muerte vicaria en la Cruz satisfará a un Dios santo. Entonces, Su Sangre limpiará tu pecado. Entonces Su resurrección de los muertos te dará vida. Entonces serás renacido. Todo será hecho por el poder y la gracia de Dios en Cristo, porque como dijo Matthew Henry, “Él que hizo el alma es el único el que puede hacerla nueva”.

¡Sublime gracia! ¡Que salvó
a un vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
Perdido y Él me halló.
(Traducción literal de “Amazing Grace”
por John Newton, 1725-1807).

Un milagro se necesitó para poner las estrellas en su lugar,
Un milagro para colgar los mundos en el espacio;
Mas cuando Él salvó mi alma, me completó y me lavó,
¡Tomó un milagro de gracia y de amor!
(traducción literal de “It Took a Miracle”
por John W. Peterson, 1948).

(FIN DEL SERMÓN) 
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprima “Sermones en Español”.

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: John 3:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“It Took a Miracle” (por John W. Peterson, 1948).

http://www.rlhymersjr.com/Online_Sermons_Spanish/2007/072207PM_FirstCreationandNewCreation.html

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.021 seguidores

%d personas les gusta esto: