La lectura de la Biblia ofrece estos beneficios


La lectura de la Biblia ofrece estos beneficios

lampara1

Si usted logra disciplinarse para leer cada día la Palabra de Dios, muchas cosas cambiarán en su vida.

Observando a través de los años a muchos cristianos de distintas clases sociales y diferente nivel cultural, he notado que algunos permanecen en una infancia espiritual, en tanto que otros se hacen fuertes en el Señor. Lo único que estos últimos tienen en común es el hábito de alimentar sus mentes con la Palabra de Dios. En cientos de personas fracasadas espiritualmente a quienes he tenido que aconsejar, descubrí que lo que las caracterizaba a todas era la ausencia de la Palabra en su vida diaria. El fracaso se hubiera podido evitar si hubiesen aprendido a estudiar la Palabra por su cuenta.

Nos hace cristianos fuertes. Nadie desea ser raquítico, ni en lo físico, ni en lo espiritual. Los «jóvenes» de 1ª juan2.14 ya no eran «hijitos», sino personas «fuertes»: La Palabra de Dios permanecía en ellos y habían vencido al maligno. Es decir que se habían alimentado de la Palabrahasta fortalecérselo suficiente en la fe como para no ser constantemente derrotados por el pecado y la tentación. Hay una sola forma de adquirir fortaleza espiritual: leer y estudiar la Palabra de Dios.

2. Nos da seguridad en cuanto a la salvación. La salvación es tan maravillosa que parece algo demasiado bueno para ser cierto. En consecuencia, una de las primeras dificultades que enfrenta el nuevo creyente es la duda acerca de su salvación. ¡La única fuente de seguridad está en la Biblia! 

¿De qué le sirve, no obstante, si no la lee? Las promesas y la seguridad que ofrece Dios tienen muy poco valor mientras permanezcan entre las tapas de la Biblia; el creyente las necesita en su mente. La Biblia se ha escrito con este fin, precisamente. «Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna…» (1a Juan 5.13).

El creyente que tiene la seguridad inconmovible de ser un hijo de Dios, y de saber que Dios es su Padre celestial, posee las bases para una sólida vida emocional. La mayoría de las personas que sufren de temores y preocupaciones, generalmente no tienen seguridad en cuanto a la salvación, porque escuchan su propia voz interior. Los conceptos de Dios no nos llegan a través del pensamiento y la reflexión, sino mediante «la sabiduría de Dios» (1a Corintios 1.21).

3.Nos da confianza y poder en la oración. ¿Cómo sabemos que Dios nos escucha cuando oramos? Porque su Palabra lo dice en muchas partes. 1a Juan 5.14-15 enseña que podemos orar con «confianza», porque El nos oye. En San Juan 15.7 el Señor promete: «Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho». El estudio de la Biblia nos da poder en la oración, porque en la medida en que estudiamos su Palabra, llegamos a conocer su voluntad y, como consecuencia, aprendemos a orar.

Cierta vez, uno de los discípulos de Confucio le preguntó: «¿Tiene sentido orar por nuestros pecados?» El contestó: «No estoy seguro, ¡pero no se pierde nada con probar!» ¿De qué sirve esto? La Biblia enseña que Dios contesta la oración, y el cristiano instruido en la Palabra posee esta confianza.

En cientos de personas, fracasadas espiritualmente, a quienes he tenido qué aconsejar, descubrí que loque las caracterizaba a toda?, era la ausencia de la Palabra en su vida diaria,

4. Nos limpia del pecado. Hay millones y millones de personas hoy que no saben a dónde acudir para conseguir limpieza y purificación de sus pecados. Pero a nosotros el Señor nos ha dicho: «Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado» (San Juan 15.3). La Palabra de Dios tiene un efecto purificador en el creyente. Nuestro Señor oró diciendo: «Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad» (San Juan 17.17). De algún modo la Palabra de Dios limpia al cristiano que la estudia.

Un niño preguntó a su padre cómo era que la Palabra de Dios limpiaba a la persona. El padre, entonces, le pidió que llevase una cesta de mimbre al lago y la trajese llena de agua. El niño realizó varios intentos, pero siempre quedaba vacía. Frustrado, le dijo a su padre: «Es imposible; se va toda el agua». El padre señaló que la cesta estaba limpia. Le explicó entonces: «Así es como la Palabra de Dios limpia al creyente: mientras pasa por su mente».

¿Cómo sabemos que nuestros pecados nos son perdonados? Porque la Biblia dice que: «Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos detodamaldad» (ls Juan 1.9).

Todo nuevo creyente necesita saber con claridad qué es pecado y qué no lo es. Dios no nos dejó librados a nuestro propio criterio. La Palabra dice: «¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra» (Salmo 119:9). El que estudia la Biblia se limpia del pecado y aprende a distinguir lo que constituye pecado.

De joven, le pedí a un pastor que me autografiase la Biblia. Escribió: «Este libro te mantendrá alejado del pecado o el pecado te mantendrá alejado de este libro.»

5.Nos da gozo. Con frecuencia los problemas de la vida ahogan el gozo. Nuestro Señor dice: «Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté con vosotros, y vuestro gozo sea cumplido» (San Juan 15.11), o, como lo expresa la Versión Popular: «Para que se alegren conmigo, y así se llenen de gozo.»

Si nos dedicamos a leer los escritos de otros hombres o a observar los problemas que nos rodean, nuestro gozóse transformará en temor, miedo e inclusive depresión. Pero la Palabra de Dios proporciona gozo al corazón, cualesquiera sean las circunstancias.

6.Nos proporciona paz. Una de las pruebas más maravillosas de la vida cristiana es tener paz interior cuando las circunstancias adversas déla vida deberían producir preocupación y angustia. Al recibir a Cristo como nuestro Señor, tenemos derecho a esperar que las cosas cambien. Cuando un poder sobrenatural como el del Espíritu Santo, llega a la vida del ser humano, produce una diferencia,y esa diferencia se deja ver, principalmente, en las emociones, que se caracterizan entonces por una paz que no pueden perturbar las dificultades. Pero si la Palabra de Dios no mora en abundancia en nosotros, mediante la lectura y el estudio, no produce esa paz que debe caracterizar nuestra vida.

El Señor Jesucristo dijo a sus discípulos: «Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo» (San Juan 16.33). Esta afirmación reviste particular interés porque fue expresada poco antes del tumulto que culminaría con su crucifixión. Al avecinarse la crisis para sus discípulos, el Señor quiso que sus palabras les infundieran paz. «Y la paz de Dios go¬bierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos» (Colosenses 3.15). La paz no viene en forma automática. Inunda nuestro corazón cuando la mente se llena de las promesas, los principios éticos, y las muestras de fidelidad de Dios. ¡Cuántos hombres de negocios creyentes leen diariamente las noticias económicas y políticas en los periódicos y se angustian por la situación financiera, en tanto que Dios anhela inundar sus corazones de paz y confianza mediante la lectura diaria de su Palabra.

Este libro te mantendrá alejado del pecado o el pecado te mantendrá alejado de este libro. -

7. Nos orienta en las decisiones de la vida. Para el cristiano que conoce perfectamente los principios estable¬cidos por Dios, el problema de tomar decisiones se simplifica. Por eso dice la Escritura: «Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino» (Salmo 119.105). Los principios divinos sirven como guía para arribar a las decisiones.

Debemos prepararnos para vivir de acuerdo con los principios bíblicos, .iiesorándolos en la mente por anticipado, antes de que se presenten las crisis, antes de que las emocio¬nes, las pasiones y las presiones de la vida nos cerquen, para poder tomar decisiones sabias.

8.Nos capacita para dar expresión a nuestra fe. La mayoría de las personas con quienes entramos en contacto a diario ignoran la verdad de Dios acerca de la vida. Muchas tienen dudas o interrogantes, y necesitan que alguien que conozca la Biblia las oriente. Dios nos desafía:

«…santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros» (1a Pedro 3.15). La única forma de estar en condiciones de contestar al que tiene dudas, al que se mofa, o al que busca sinceramente la verdad, es prepararnos mediante la lectura y el estudio diario de la Palabra.

9.Nos garantiza el éxito. Todos anhelamos tener éxito en el campo de actividad que hayamos elegido. Josué 1.8 ordena: «Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito;porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien». Tomemos nota de esta declaración: «y todo te saldrá bien». La meditación diaria de la Palabra de Dios nos lleva a alcanzar éxito en nuestra esfera de labor. Muchos hombres de negocios cristianos han hecho suya esta promesa y hoy dan testimonio de la fidelidad de Dios.

«Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará» (Salmo 1.1-3). Esta clase de productividad diaria viene como resultado de alimentar la mente todos los días con la Palabra de Dios. Lamentablemente, muchos creyentes piensan que están «demasiado ocupados» como para dedicar tiempo a estudiar cada día la Palabra de Dios. Un brillante neurocirujano de Atlanta, Estados Unidos, afirma: «La parte más importante de mi día la constituyen los primeros treinta minutos a partir del momento en que me despierto; por eso dedico veinte minutos a leer y estudiar la Palabra de Dios. Esta práctica enriquece el resto de mi día.»

Tomado del libro

«Cómo estudiar la Biblia por sí mismo» de Tim La Haye. Editorial Betania.

Fuente:

Revista Los Elegidos, Producciones el Puente,Bs.As. Argentina, p.13-17, Año 1, Nº 4

About these ads

8 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Renton
    dic 31, 2008 @ 13:18:04

    No se está dando un sentido utilitarista a la Palabra?

    Es decir, si haces tal cosa sacarás tal provecho para tu vida…

    A. W. Pink decía que uno de los errores del evangelismo es que se enseñaba a temer el infierno más que a odiar al pecado en sí…

  2. pauloarieu
    dic 31, 2008 @ 13:44:05

    Hola renton.
    Es posible que se este dando un sentido de utilidad. Pero es parte el pensamiento de nuestra cultura contemporánea, orientada a utilidades y resultados.Las personas no desean perder el tiempo en cosas que no les rinde utilidad ni provecho,ni les da resultados positivos. Desde ese punto de vista, es que el articulo haya justiifcación.
    Igual siempre es bueno ver que la palabra de Dios es de bendición y utilidad práctica a nuestras vidas.
    Saludos

  3. Renton
    dic 31, 2008 @ 14:28:40

    Entiendo la perspectiva de quien escribió dicho artículo, pero es errónea a mi parecer.

    No podemos adaptarnos al mundo y dar un mensaje espiritual con argumentos del mundo.

    Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye… 1 Juan 4:5

  4. pauloarieu
    dic 31, 2008 @ 15:11:34

    No estoy de acuerdo, renton, aunque suene piadoso lo suyo.
    Uno tiene que entender las culturas, discernirlas y hablarles en el idioma que cada cultura tiene.
    Si vas a un intelectual, hablale de modo “intelectual”. Si vas a un pescador, hablale de resultados de pesca, si vas a un empresario, hablale de números
    No discernir la cultura es un grave errror, y hace que tu mensaje no sea entendido ni aprovechado. Se levantan barreras en la comunicación.

    Lo mas importante es que las personas comprendan que la lectura de la Palabra de Dios es de utilidad y les reporta beneficios. Queremos que las personas se abran a la lectura de la Palabra
    Dios manda hambre espiritual a las naciones, pero somos nosotros quienes les tenemos que dar de comer. Jesús dio la orden, nosotros obedecemos y es responsabilidad nuestra el discernir como les presentamos el mensaje, de tal modo que se lo coman.

    Es como la carnada, que se utiliza cuando se va a pescar. Esto es lo mismo. Si te equivocas de carnada, la pesca sera infructuosa.

    Hay patrones que son eternos y universales que no cambian.No pueden cambiar porque se pierde la esencia del cristianismo

    Cristo bien dijo que el que no recoje conmigo, desparrama.

    <>

    La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)
    El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.
    La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)
    “El que no está a favor Mío, está contra Mí; y el que no recoge a Mi lado, desparrama.

    Reina Valera (1909)
    El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, derrama.

    Sagradas Escrituras (1569)
    El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no coge, derrama.

    Moderno Español
    El que no está conmigo, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama.

    Saludos

  5. Renton
    dic 31, 2008 @ 19:51:03

    Arieu:
    Lo mas importante es que las personas comprendan que la lectura de la Palabra de Dios es de utilidad y les reporta beneficios

    Pues entonces tendrá la iglesia llena de convencidos, no de convertidos.

    Convencidos que -tan pronto encuentren algo “de mayor utilidad” para sus vidas, abandonarán los bancos de la iglesia.

    Jesús dio la orden, nosotros obedecemos y es responsabilidad nuestra el discernir como les presentamos el mensaje, de tal modo que se lo coman

    Siempre que no contradigan la esencia de los Evangelios, naturalmente.

    Los tesoros que hemos de buscar son los espirituales, no los mundanos… atención a la frase de La Haye:

    La meditación diaria de la Palabra de Dios nos lleva a alcanzar éxito en nuestra esfera de labor.
    Muchos hombres de negocios cristianos han hecho suya esta promesa y hoy dan testimonio de la fidelidad de Dios

    Pues nada, a leer la Bíblia para poder enriquecernos, yuhuuuu!

  6. pauloarieu
    dic 31, 2008 @ 20:02:01

    La Palabra de Dios:

    Introduccion:

    A. Cuando necesitamos medir un objeto que usamos: “Un Metro”
    1. El metro es el patrón que esta establecido para determinar las medidas.

    B. Cuando se trata de los asuntos de Dios, el patrón o instrumento que usa Dios para medir la conducta humana es: “Su Palabra”
    1. La Palabra de Dios es lo que conocemos como la Biblia.

    I. ¿Que es la Biblia?

    A. (2 Timoteo.3:14-17) “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

    1. Es inspirada por Dios. —— > (Comunicada por Dios)

    a. Proviene de Dios no de los hombres, no es de producto humano.

    b. (Jeremías.1:9) “He aquí he puesto mis palabras en tu boca”

    c. (2 Pedro.1:20-21). “Nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el E.S.”

    d.(1 Tesalonicenses.2:13).
    “Por lo Cual tambien nosotros sin cesar damos gracias a dios, de que cuando recibisteis la Palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombre, sino según es en verdad,la Palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes”

    2. Es útil para enseñar. —— > (La Verdad)

    a. La doctrina de Dios, el Evangelio.

    3. Es para redargüir.——> “elenco”(convencer, refutar, reprender)

    4. Es para corregir.—— > “epanorthosis” (Enmendar, advertir, Restaurar)

    a. Resatauracion a un estado recto o correcto.
    b. Enderezar lo que esta equivocado o errado.

    c. Cambiar al hombre, mejora la vida y el caracter.

    5. Instruir en justicia.—— > (enseñarnos los atributos de Dios)

    a. Nos señala el buen camino, nos muestra como es Dios

    6. Cual es el propósito de la escritura?

    a. Su fin es que el hombre sea perfecto y este enteramente preparado para toda buena obra.

    B. La Biblia es la Espada del Espíritu Santo.

    1. (Efesios.6:17) “la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios”

    C. La Biblia es viva y Eficaz.

    1. (Hebreos.4:12-13) “Por que la Palabra de Dios es viva y eficaz,y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

    III. Cual debe ser nuestra Guía o Patrón: (Dejarse llevar por)

    A. Los sentimientos: “NO” — no deben ser nuestra autoridad.

    1. No debemos dejarnos llevar por lo que opinamos o sentimos.

    2.(Isaías.55:8-9) “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”

    3.(Juan.16:2)“viene la hora cuando cualquiera que los mate, pensara que rinde servicio a dios”

    B. Las tradiciones religiosas: “NO”— no debe ser nuestra autoridad.

    1.Hoy día hay muchas tradiciones religiosas y Jesús nos enseña que no debemos dejarnos llevar, por estas. No practicarlas.

    2. Marcos.7:8-9 “tradiciones de hombres”

    C. La mayoría o multitud: “NO”— no deben ser nuestra autoridad.

    1.La multitud querían crucificar a Jesús.

    a.(Juan.19:6) “gritaban crucifícale, crucifícale”

    b.(Lucas.23:18-21).— La multitud no siempre hace lo bueno.

    2. Apedrearon a Esteban. (Hechos.7:57-58)

    D. La Religión de los Padres: “NO”— no debe ser nuestra autoridad.

    1. Pablo seguía y era celoso de las tradiciones religiosas de sus padres..
    a.(Galatas.1:13-14)

    E. La Palabra de Dios: “SI”— esta es nuestra autoridad y guía.

    1. (Juan.12:48). “El que me rechaza, y nos recibes mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado ella le juzgara en el dia postrero”

    Conclusión:

    A. En la religión el libro de Dios (la Biblia) es el que determina lo que es correcto o equivocado.

    B. (Proverbios.30:5-6) Debemos tener cuidado de respetar lo que en ella esta escrito y no añadirle. Para no recibir castigo.

    C. Por esta razón es de suma importancia y necesario que sigamos estudiando la Biblia, que es “La Palabra de Dios”.

    1. (Juan.5:39) “Escudriñad las escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi”.

    D. Le animo a que continuemos estudiando este libro tan maravilloso,(la Biblia) que es la Palabra de Dios.

  7. Renton
    dic 31, 2008 @ 20:51:51

    Le animo a que continuemos estudiando este libro tan maravilloso,(la Biblia) que es la Palabra de Dios

    A eso mismo me refería, donde pone en la Bíblia que “meditar a diario la Palabra de Dios nos llevará a alcanzar éxito en nuestra esfera de labor”…?

  8. Sandy
    feb 11, 2009 @ 19:21:27

    Bueno y mientras discuten, disiernen o crean una polemica por si leer la palabra llevará a alcanzar el éxito ono en fin bla bla bla yo no entiendo de denominaciones metodologias reliones oreligiosidad pero si se que por pararnos en esos detalles triviales el hombre se sigue sumiendo en angustia desesperanza hambre fisica y espiritual ………..en esto la unica razon la tiene la palabra de DIOS no de dos haci que actuemos no hablemos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.122 seguidores

%d personas les gusta esto: