BIOGRAFÍAS DE CRISTIANOS


BIOGRAFÍAS DE CRISTIANOS

Descargar (biografias-de-crisitanos.doc)

JAY E. ADAMS

Datos Biográficos:

N. en Estados Unidos. Realizó sus estudios en la Universidad de John Hopkins (Master en griego), en la Universidad de Missouri (Ph.D.); en el Seminario Reformado Episcopal (B.D.), en Temple University School of Practical Theology (S.T.M.). Cursó estudios de graduado en Pittsburgh-Xenia Theological Seminary y en Eli Lilly Fellowship de la Universidad de Illinois, bajo la dirección del Dr. O. Hobart Mowrer.
Fue pastor en diversas iglesias en Pennsylvania y Nueva Jersey, con la Iglesia Presbiteriana Reformada y la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa. Fue profesor de teología práctica y directo de Estudios Avanzados en el Westminster Theological Seminary (California). Decano del Instituto de Estudios Pastorales en la Fundación Cristiana de Orientación y Educación (Laverock, Pennsylvania). En 1991 dejó su puesto en el Seminario Westminster para, junto a su yerno, dedicarse a la predicación y fundación de iglesias en Carolina del Sur.
Influenciado, primero, por los escritos del profesor de psicología O. Hobart Mowrer (autor de Crisis en Psiquiatría y Religión y El nuevo grupo de terapia), que desafían la existencia misma de la psiquiatría institucionalizada y los falsos dogmas de la psiquiatría moderna, fue a estudiar, después, y trabajar con él. A. aprendió la necesidad del énfasis psicológico en la responsabilidad personal: que los problemas del “paciente” son morales, no médicos. “Llegué a casa sientiéndome profundamente deudor a Mowrer por llevarme de manera indirecta a la conclusión que yo, como ministro cristiano, hubiera debido haber mantenido desde el principio, esto es, que muchos de los “enfermos mentales” son personas que pueden ser ayudados por el ministerio de la Palabra de Dios” (Capacitado para orientar, p. 21). En la misma línea está el psiquiatra cristiano suizo Paul Tournier (v.).
A. denuncia la naturaleza de las técnicas freudianas y rogerianas y defiende lo que él denomina la orientación noutética (del griego nouteteo: amonestar, advertir, instruir).
En 1991 dejó su cátedra en el Westminster Theological Seminary, para hacer obra pionera de fundación de iglesias en Carolina del Sur, junto a su yerno.
Obras Disponibles:
Práctica de Aconsejar (CLIE), Manual del Consejero Cristiano (CLIE), Libro de Casos del Consejero Cristiano (CLIE), Capacitados para Restaurar (CLIE),
Capacitado para orientar (PPE), Capacitados para restaurar (CLIE), Cristo y tus problemas (SLC), Libro de casos del consejero cristiano (CLIE), Manual del consejero cristiano (CLIE), Matrimonio, divorcio y nuevo matrimonio (CLIE), Perspicacia y creatividad en el arte de aconsejar (CLIE), La práctica de aconsejar (CLIE), Predicar con el corazón (VIDA), Solucionando los problemas matrimoniales (CLIE), Tú puedes dejar de preocuparte (SLC), Tú puedes derrotar la ira (SLC), Tu puedes endulzar tu amargo matrimonio (SLC), Tú puedes librarte del hábito de las drogas (SLC), Tú puedes vencer la depresión (SLC), Vida cristiana en el hogar (SLC).

SAN AURELIO AGUSTÍN DE HIPONA

Fechas:
(354-430)
Datos Biográficos:
Considerado el más importante de los teólogos cristianos desde el Apóstol Pablo, Agustín nació el 13 de noviembre del año 354 en la ciudad de Tagaste, actual territorio de Argelia, en el Norte de África. Sus padres, Patricio y Mónica, pertenecían a la clase media, aunque se distanciaban por sus creencias: Patricio era pagano, mientras que Mónica aceptó la fe cristiana y se destacó por su piedad.
Determinado a que su hijo fuera abogado, Patricio le envió a estudiar a Tagaste, Madaura, y posteriormente a Cartago. Agustín cursó sus estudios con brillantez, pero, al mismo tiempo, arrastrado por la pasión juvenil y las tentaciones de la época, se entregó a una vida disoluta.
A la muerte de su padre, consciente de los muchos sacrificios por él realizados para que pudiera gozar de instrucción, decidió enmendar un poco su vida y comenzó a interesarse por las ideas religiosas. Sin embargo, con una mente entregada por completo a la filosofía griega y preocupado por el problema del origen del mal, entró en la secta de los maniqueos de la que formó parte nueve años, una religión de origen persa que proclamaba la existencia de dos dioses u origenes últimos de todas las cosas en conflicto constante: la luz y las tinieblas. Años después, (387-400) escribiría numerosas obras contra los maniqueos.
Convertido en un erudito formidable y en un magnífico orador, consiguió afincarse en Roma y abrir una escuela, trasladándose posteriormente a Milán, en calidad de profesor de retórica en la sede del famoso obispo Ambrosio.
Los sermones de Ambrosio le acercaron al verdadero cristianismo y comenzó a leer las epístolas de Pablo. Un día, estando en el jardín, escuchó una voz del Cielo que le decía: “Toma y lee” ; se levantó a toda prisa y entrando en la casa donde tenía las cartas de Pablo, las abrió al azar y leyó en Romanos:
“No en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia: mas vestíos del Señor Jesucristo y no hagáis caso de la carne en sus deseos” (Ro. 13: 13 y 14). Agustín se retiró entonces a una finca, a fin de meditar, y meses después, el sábado de Pascua del año 387, recibía el bautismo de manos de Ambrosio.
En el 388, tras la muerte de su madre, regresó a Tagaste y fundó un monasterio, en el cual permaneció hasta ser ordenado presbítero en el año 391, siendo consagrado cuatro años después, a la muerte del Obispo titular, como obispo de la ciudad de Hipona, cargo que ocupó hasta su muerte.
Fue allí donde realizó la práctica totalidad de su inmensa obra literaria, en la que destacan obras tan conocidas como sus Confesiones, La ciudad de Dios, La verdadera religión, La utilidad de creer, Tratado sobre la Trinidad, conocido también como Enquiridion.
Agustin enfrentó con la mayor dureza el cisma de los Donatistas, originado en el año 312 y que dominada buena parte de la Iglesia en el Norte de Africa, enfrentándola al nuevo concepto católico de una sóla iglesia centrada en Roma.
El pensamiento de Agustín dominó por completo a lo largo de toda la Edad Media y al llegar la Reforma en el siglo XVI, tanto reformadores como contrareformadores hicieron su propia interpretación de Agustín hasta el punto de llegar a considerar la Rerforma –como alguién ha dicho– cómo la doctrina de Agustín sobre la gracia rebelándose contra la doctrina de Agustín sobre la Iglesia

HERMAN BAVINCK

Fechas:
(1854-1921)
Datos Biográficos:
N. el 13 de diciembre en Hogeveen (Drenthe, Holanda). Su padre, Jan Bavinck era pastor reformado de la Iglesia separada de la estatal en 1834.
Estudió en el Seminario Teológico de su Iglesia en Kampen y en la Universidad de Leiden (Ph.D., 1880). Durante un año fue pastor de una congregación reformada en Franeker. El 10 de enero de 1883 fue nombrado profesor de dogmática en el Seminario Teológico de Kampen (1883). En 1902 pasó a formar parte de la facultad de la Universidad Libre de Amsterdam, en el puesto dejado vacante por A. Kuyper (v.).
Su teología, aunque profunda, es fácil de comprender, gira en torno a dos principios reguladores: Dios es el objeto de la teología. La Escritura es la fuente de la teología. “La religión, dijo, el temor de Dios, debe ser el elemento que inspire y anime toda investigación teológica. Debe se el latido de la ciencia. El teólogo es una persona que se atreve a hablar de Dios porque haba desde Dios y a través de él. Hacer teología es hacer una obra santa. Es una ministración sacerdotal en la casa del Señor. En sí misma en una servicio de adoración, la consagración de la mente y del corazón a la gloria de Su nombre.”
Introdujo el término inspiración orgánica, para explicar el fenómeno de la revelación divina en la Biblia, empleado por L. Berkhof (v.) en su sistema hermenéutico. Con él justificaba el elemento humano en la Escritura divina. Por otra parte, la Biblia no era para él un manual de doctrinas sistemáticamente codificadas, sino el instrumento que Dios Espíritu Santo utiliza para despertar a la fe y al nuevo nacimiento.
Em 1908 pronunció las Conferencias Stone en le Seminario Teológico de Princeton (EE.UU.). Su tema, la filosofía de la revelación, un intento de combinar el pensamiento de Agustín, Schleiermacher y Kant en la superior síntesis de la verdad cristiana. En filosofía fue un seguidor de Aristóteles, más de que de Platón, como era el caso de Kuyper (v.), pero por encima de todo fue un teólogo cristiano preocupado por la justa combinación entre ortodoxia formal y pietismo diluido. Su miedo convertirse en secta al cerrarse al pensamiento moderno. “No deberíamos ser una secta. No podemos quererlo, no podemos serlo, a menos que rechazemos el carácter absoluto de la verdad. Ciertamente el reino del cielo no es de este mundo; pero exige que todo lo que hay en el mundo le sirva”.
Con sus estudios sobre la teología de Calvino y de las confesiones de fe históricas contibuyó al renacimiento de la teología reformada en Holanda, aunque su influencia se dejó sentir en otros lugares también. Murió el 29 de julio de 1921.
Obras Disponibles:
La fe y sus dificultades (TELL).

RICHARD BAXTER

Fechas:
(1615-91)
Datos Biográficos:
N. el 12 de noviembre de 1615 en Rowton (Shropshire, Inglaterra). Asistió a la escuela gratuita de Donnington (Wroxeter), aunque desarrolló sus conocimientos privadamente de modo autodidacta, alcanzando un alto nivel de erudición.
En 1634 conoció a Joseph Symonds y a Walter Cradock, teólogos “noconformistas” -independientes de la iglesia estatal-, de quienes aprendió varias de sus doctrinas y adquirió el gusto por la piedad.
Ordenado diácono por el obispo John Thornboroug de Worcester en 1638; director de la Escuela Richard Foley de Dudley en 1639. Maestro adjunto en Bridgnorth (1639-41), aquí se dedicó a estudiar las diferencias entre la Iglesia de Inglaterra y los noconformistas. Rechazó el episcopalismo en su forma inglesa.
Su nombre está asociado a la ciudad de Kidderminster (2000 habitantes en aquella época), donde ejerció un notable trabajo pastoral y misionero, entre 1641 y 1660, con algunos intervalos. La población de Kidderminster era ignorante y corrupta. A su llegada escasamente una familia de cada calle asistía a la iglesia, al final de su ministerio, raro era encontrar una familia en cada calle que no lo hiciera. Mientras le fue posible no prestó importancia a las diferencias entre los presbiterianos, los episcopales y los independientes con tal de conseguir la cooperación de los ministros locales en la obra pastoral.
Al comienzo de la guerra civil inglesa se unió a las fuerzas parlamentarias como capellán del ejército (l642-45). No muy conforme con las ideas religiosas de Oliver Cromwell, ni con el republicanismo, marchó con el regimiento del coronel Edward Whalley (Ejército Nuevo Modelo, 1645-47).
En la restauración monárquica de Carlos II se le ofreció el obispado de Hereford, que B. rechazó por motivos de conciencia y doctrina. Esto le impidió volver a Kidderminster o ejercer como ministro del Evangelio. En 1662, debido al “Acta de Uniformidad” (v. T. Watson), fue expulsado de la Iglesia Anglicana y sufrió persecución a manos del juez Jeffreys, por presunto “libelo contra la Iglesia”. A pesar de ello continuó predicando en distintos lugares de reunión, por lo que fue multado y encarcelado dos veces, una de ellas en la Torre de Londres durante dieciocho meses. Murió el 8 de diciembre de 1691.
Baxter escribió constantemente, en total unas 200 obras. De hecho, es uno de los teólogos británicos más voluminosos.
Frente al calvinismo de John Owen (v.), quizá el teólogo puritano más reputado, B. aceptó las ideas de Moisés Amyraldo (1596-1664). Este enseñó una doctrina reformada de salvación a mitad de camino entre el arminianismo y el romanismo. A saber, quela muerte de Cristo había sido penal y vicaria, pero no estrictamente subtitutoria, y por tanto era de aplicación universal. Dios ofrece y concede perdón a todo aquel que responde con fe y arrepentimiento, inducidos por la gracia efectiva y sostenidos por la gracia perseverante.
En temas espirituales queda como uno de los grandes clásicos de todos los tiempos.
Obras Disponibles:
La esperanza cristiana para la otra vida (CLIE), El reposo eterno de los santos (CLIE).

JOHN BLANCHARD

Fechas:
(1932-)
Datos Biográficos:
N. el 10 de julio en la isla británica de Guernsey (Channel Islands, Inglaterra). Allí es donde en octubre de 1954 conoció al Señor durante una campaña evangelística dirigida por Paul Cantelon.
Dedicado por entero a la evangelización es especialmente conocido en todo el mundo de habla inglesa.
En línea con los grandes evangelistas del pasado, su mensaje se centra exclusivamente en la ruina del hombre y la gracia soberana de Dios para restaurarle. Gran amante de los autores Puritanos.
Aunque nunca ha estudiado en ningún seminario teológico es un auténtico autodidacta cuyo saber bíblico y teológico de todos los tiempos se manifesta en sus dos volúmenes de citas publicados hasta el momento, titulados Gathered Gold (Oro reunido). Sus libros han sido traducidos a muchos idiomas.
Obras Disponibles:
Aceptado por Dios (EV); Últimas preguntas (EP); El Rock invade la Iglesia (CLIE).

LORAINE BOETTNER

Fechas:
(1901-90)
Datos Biográficos:
N. en Linden (Missouri, EE.UU.), hijo de padres creyentes. Conoció al Señor de una manera gradual, sin poder señalar el día exacto de su conversión, pero con una profunda experiencia de ella. Estudió agricultura en la Universidad de Missouri y teología en el Seminario Teológico de Princeton, donde se graduó en 1925. Allí tuvo como profesores a J.G. Machen (v.); C.Van Til y al nieto de Charles Hodge (v.), Caspar. W. Hodge, que fue el profesor que mayor influencia ejerció sobre él. Tuvo como compañeros de estudios a J. Murray (v.) y a C. McIntyre.
Fue profesor en el Colegio Presbiteriano Pikeville de Kentucky desde 1929, hasta que, ocho años después, en 1937 se trasladó a Washington, donde trabajaría en la Biblioteca del Congreso de EE.UU., y como editor de la revista evangélica Christianity Today.
Debido a la enfermedad de su esposa, Lillian Henry, se trasladó a Los Angeles, donde vivían las hermanas de ésta, que la cuidarán hasta el día de su muerte en 1958. Los últimos treinta años de su vida los pasó en solitario en un pequeño apartamento de Rockport. Es entonces que escribió su famoso estudio sobre el catolicismo romano (1961).
En 1932 publicó su obra más conocida sobre la doctrina reformada de la predestinación, donde analiza el texto bíblico, los Cánones de Dort y otros símbolos y confesiones de fe históricos. En su obra sobre el milenio sigue la postura postmilenarista, tal como había sido creída por los puritanos, Hodge, M. Henry (v.), B.B. Warfield (v.), J. Murray, e Iain H. Murray (v.) en la actualidad.
Participó en muchas conferencias pero nunca aceptó predicar desde un púlpito, ya que no se consideraba con dones para tan alto llamamiento. Mantenía una copiosa correspondencia con su lectores, a la vez que enviaba gran número de sus libros cada mes a los que solían escribirle desde todas partes del mundo. Humilde en grado sumo destacó entre sus contemporáneos por su piedad evangélica. Murió de cáncer el día 3 de enero de 1990.
Obras Disponibles:
La inmortalidad (CLIE); La predestinación (SLC).

HORATIUS BONAR

Fechas:
(1808-89)
Datos Biográficos:
N. el 19 de diciembre en Old Brouhton (Edimburgo, Escocia), de todo un linaje de ministros del Evangelio. Tanto él como su hermano menor, Andrew, continuaron la tradición familiar.
Recibió su educación en la High School de Edimburgo, y después en la universidad de la misma ciudad. En ella tuvo por profesor a Thomas Chalmers (1780-1847), un hombre de grandes dones y de verdadera piedad, que tuvo una buenísima influencia sobre no pocos jóvenes aspirantes al ministerio sagrado. R.M. McCheyne (v.) fue uno de sus compañeros de estudio. No sabemos cuando llegó a tener conocimiento de su salvación, sólo que recibido a la comunión de su iglesia en Glenorchy en enero de 1830, a la edad de 21 años.
En 1837 fue ordenado al ministerio de la Iglesia de Escocia. Pastoreó la congregación de North Parish Church en Kelso. Seis años después, cuando tuvo lugar una división dentro de la Iglesia de Escocia y la formación de la nueva Iglesia Libre de Escocia, Bonar fue uno de los cientos de pastores que abandonaron la Iglesia oficial para ser pastor de la Iglesia Libre en el mismo Kelso. Durante veintitrés años estuvo en esa congregación, hasta que aceptó la invitación de la Chalmers Memorial Church de Edimburgo para ser su pastor (1866). Un crecimiento y bendición notable siguió a sus labores pastorales.
En 1883 fue elegido Moderador de la Asamblea General de la Iglesia Libre de Escocia. Su esposa murió en 1884, él cinco años después, un 31 de julio.
Aunque fue un pastor diligente su fama se debe a su obra literaria. Ya en 1849 había fundado The Quarterly Jounal of Prophecy (Revista trimestral de Profecía). Bonar era calvinista en soteriología y eclesiología y y premilenarista histórico en escatología (no dispensacionalista). Su obra principal fueron los himnos. Es conocido como “el príncipe de los himnólogos escoceses.” Compuso unos seiscientos himnos y poemas sagrados. De los más ricos y los más populares son: “Oí la voz del Salvador”, “Aquí tu rostro puedo ver, Señor”, y “Bendito nuestro Dios” (todos traducidos al castellano). El gran énfasis en casi todos sus himnos era la perfección de la obra de expiación realizada por Cristo. Su tono es popular, debido al interés que tenía por ver a los niños participando en los cultos de la Iglesia, manifestado desde el principio de su ministerio pastoral.
Profundamente reformado y evangélico no cesaba de instar a la gente a “nacer de nuevo”. Muchas fueron las conversiones que tuvieron lugar durante su ministerio. Jugó un papel muy importante en llamar a Moody (v.), para que llevase acabo una gira de evangelización en Gran Bretaña.
Obras Disponibles:
Consejos a los ganadores de almas (CLIE); Cómo acercarse a Dios (CLIE). Biog.: Horatius Bonar, D.D. — A Memorial. James Nisbet, Londres 1889.

JUAN S. BOONSTRA

Fechas:
(1926-)
Datos Biográficos:
N. en Argentina el 10 de marzo de 1926, en un hogar cristiano, donde creció en la fe. Llamado al mimisterio pastoral en 1946. Estudió en el Calvin Seminary de Grand Rapids (Michigan, EE.UU.), donde recibió su Bachiller en Teología (1954) y Master of Divinity (1975). En 1983 le fue conferido un doctorado honoris causa por el Seminario Juan Calvino de México (México).
Fue pastor de la Iglesia Reformada Argentina en Comodoro Rivadavia (1954-61), misionero entre la población de habla española en Estados Unidos (1961-64) y predicador de radio en el programa internacional “La Hora de la Reforma” (1965-92). Ha participado en conferencias y campañas evangelísticas en muchas naciones Latinoamericanas.
Boonstra es un predicador creativo, profundo e imaginativo a la vez, con un dominio absoluto del lenguaje, de la Biblia y del mensaje que quiere comunicar, así como del hombre y de la sociedad a la que busca alcanzar con el Evangelio. Ha publicado innumerables mensajes radiofónicos, todos ellos de un alto valor literario y espiritual.
Es miembro de la Iglesia Cristiana Reformada en Norte América, amilenialista en escatología y calvinista en soteriología.
Obras Disponibles: Curso básico de doctrina cristiana (HR), Hogar y familia en el siglo XX (CLIE).

JOHN BUNYAN

Fechas:
(1628-1688)
Datos Biográficos:
N. a finales de noviembre en Elstow, cerca de Bedford (Inglaterra). De oficio fue calderero, al igual que su padre antes de él. Quedó huérfano de madre a la edad de 16 años. Su padre volvió a casarse enseguida, lo cual pudo influir en su decisión de alistarse en el ejército, a las órdenes del Parlamento. Terminada la guerra civil que asolaba Inglaterra, Bunyan volvió a su pueblo natal donde se casó con una mujer “tan pobre como se pueda ser”, pero rica en en disposición religiosa y amor a la lectura, especialmente la Biblia. Poco a poco Bunyan se fue transformando en una persona respetable.
Fue en Elstow donde convirtió al Evangelio. Su libro Gracia Abundante, publicado en 1666, narra la conmovedora historia de su conversión, gracias al humilde testimonio de unas mujeres miembros de la Iglesia que pastoreaba John Gifford, un soldado convertido a Cristo.
En 1655 se trasladó a Bedford. Ese mismo año perdió a su esposa por defunción, quedando al cargo de su hija Mary, ciega de nacimiento, y de su otro hijo. Elegido diácono de la Iglesia no conformista (no estatal) de Bedford, bien pronto comenzó a predicar en privado y en público, según le permitía la libertad de su trabajo, y finalmente fue nombrado predicador oficial. Cientos de personas acudían a escucharle.
Llegó a ser predicador de convicción bautista e independiente en cuanto gobierno de la Iglesia y posmilenarista en escatología como calvinista en soteriología. Debido a la intolerancia de la época y la política religioso-estatal de los monarcas jacobitas fue encerrado en la cárcel de 1660 a 1672 y otra vez en 1675. Su esposa, había vuelto a casarse en 1659, se hizo cargo de sus cuatro hijos y, llena de fe y valor, hizo todo lo posible por conseguir la libertad de su esposo. En la cárcel Bunyan, aparte de predicar cuando la ocasión se lo permitía, se ocupaba en la lectura del Libro de los mártires de Foxe (v.).
Fue durante el segundo período de su encarcelamiento que escribió la primera parte del libro que es a la vez el más conocido escritor el calderero de Bedford, y una de las obras más conocidas y más queridas de toda la historia de la iglesia: El progreso del peregrino, brillante alegoría de la salvación y de la vida cristiana. Esa primera parte del libro fue publicada en 1678 y la segunda en 1684. Cien mil ejemplares del libro fueron vendidos antes de la muerte de su autor.
Aparte de él escribió otros sesenta libros de variado tamaño y temática. Gracias a la Declaración de Indulgencia fue liberado en 1675 y pudo dedicarse pacífica y fielmente a la predicación. Su fama de predicador fue tan grande que cuando iba a Londres más de 1.200 personas se reunían a escucharle en un día normal de trabajo a las siete de la mañana. El gran teólogo puritano John Owen (v.) dijo que él daría con gusto todo su conocimiento académico por el poder de alcanzar el corazón de la gente que tenía aquel calderero. Durante dieciséis años fue pastor de una Iglesia Bautista en Bedford. Murió el 31 de agosto de 1688 en Holborn (Londres), a consecuencia de una pulmonía.
Obras Disponibles: Tesoros espirituales (CLIE); La guerra santa (CLIE); El peregrino (CLIE); La peregrina (CLIE); Gracia abunante (CLIE); El peregrino ilustrado (EP); El progreso del peregino, con preguntas (CBP); El peregrino, edición conmemorativa (Aurora). Biog. Juan Bunyan, A.S. Rodríguez y García. CLIE, Terrassa 1986. John Bunayn, Frank Mott Harrison, BT, Edimburgo1989.

JUAN CALVINO

Fechas:
(1509-1564)
N. el 10 de julio de 1509 en Noyon (Francia), en el seno de una familia burguesa. Destinado a la carrera eclesiástica, estudió en el colegio de Montaigu (París), obtuvo varios beneficios, cursó Derecho en Orleans (1592) y Bourges, y el griego y el hebreo en París (1531). Calvino era filosóficamente nominalista, discípulo de Ockam; como humanista un enamorado de la doctrinas estoicas: publicó un comentario sobre el Tratado de Clementia de Séneca en 1532; y como jurista estaba formado en la lógica romana. En París conoció a Melchol Wolmar, famoso helenista y simpatizante de las ideas luteranas, y se dedicaba al estudio de la Biblia, gracias a su amistad con Roberto Olivetan, primo hermano suya, y más tarde traductor de la Biblia al francés.
En 1534 se unió al luteranismo del grupo francés, renunció a sus beneficios y, por su ataque a la teología escolástica y su defensa de la “filosfoía cristiana”, mediante su amigo Miguel Cop, rector de la Universidad de París, que les valió la condenación por herejes, huyeron a Estrasburgo, donde en sus preocupaciones religiosas es patente la influencia del reformador Martín Bucer (1491-1551) y de san Agustín.
En marzo de 1536 publica en Basilea su primera edición de Institutio religionis christianae, que traducida al francés en 1541 y muchas veces reeditada, se convirtió en el manual de los reformadores. “Es un sistema de teología cristiana tomando en cuenta sólo las Escrituras como la suprema autoridad y al Espíritu Santo, como guía en la interpretación de la verdad cristiana, en vez de la autoridad de la iglesia de su tiempo; sin dejar de respetar, por esto, las opiniones de los grandes padres de la iglesia” (John A. Mackay, v.). La Institución sólo es comparable a la Suma Teológica de Aquino de antaño y a la Dogmática de Karl Barth hoy. Fue traducida al castellano por Cipriano de Valera (v.).
Teniendo que pasar por Ginebra, donde quería detenerse una sola noche, llegó a oídos de Guillermo Farel la noticia de que se encontraba en la ciudad el autor de la Institución, el cual vio que Calvino era el hombre más indicado para “defender las nuevas creencias contra los ataques de dentro y de fuera, y armonizar la reforma de las costumbres con la reforma religiosa”. Calvino se resistió a la propuesta, alegando tener necesidad de más tiempo para formarse mejor, pero no le valió de nada. Tuvo que darse por vencido ante la presión de Farel: “¡Que Dios maldiga tu reposo —le dijo— y tus estudios, si en semejante trance rehusar venir en nuestra ayuda!”
De esta manera se inició la obra ginebrina del gran reformador. Excepción hecha de un breve plazo de destierro (1538-41), Calvino consagró a la ciudad todo el resto de su vida. En agosto de 1540 contrajo matrimonio con Idelette de Bure, en lo que fue un matrimonio feliz, con la única sombra de las muchas enfermedades de Calvino. “En su caso, como en el de infinidad de fieles hijos de Dios, las cadenas y las llamas fueron sustituídos por enfermedades, disgustos, contrariedades y penalidades diversas; pero eran y son parte de la misma misma prueba de fe. La fe de Calvino era muy fuerte; por consiguiente quiso el Señor hacerle un ejemplo a millares que tendrían que honrar a Dios sufriendo pruebas y ser espectáculo aleccionador a los hombres y a los ángeles, de su entera confianza, amor y sumisión al Padre celestial (Samuel Vila).
Sabemos poco de su conversión. La atribuye a una intervención directa de Dios en su vida, cuando sus convicciones intelectuales sobre la verdad cristiana se vuelven convicciones de corazón, una experiencia verdaderamente personal de Cristo crucificado para el perdón de sus pecados.
Calvino aborda de nuevo el fondo común de la Reforma: La Escritura como única fuente de autoridad divina, el rechazo de la tradición, el cristocentrismo, la omnipotencia de la gracia, la justificación por gracia mediante la fe, la refutación de los sacramentos no instituidos directamente por Cristo, del celibato eclesiástico, de los votos monásticos, del culto a la Virgen y de los santos, y de las imágenes. Pero la gran preocupación de su amor a Dios consiste en que nada pueda empequeñecer a Cristo ni a Dios. Dios debe ser el centro de todo. Calvino profesa un teocentriscimo. Contra Lutero (v.), afirma, pues, más claramente la distinción entre la naturaleza humana y la naturaleza divina de Cristo de Cristo: de otro modo, si una propiedad de la naturaleza humana hubiese podido ser atribuida a la naturaleza divina, la encarnación habría cambiado y empequeñecido a la divinidad. La naturaleza divina posee la ubicuidad y está, por tanto, en todas partes. La naturelaza humana, en cambio, no la posee y el cuerpo de Cristo tampoco. En consecuencia no hay ni la transubtanciación católica ni la presencial real luterana. El pan y el vino son los signos visibles de la promesa de alianza que Cristo nos ha hecho. Pero es allí donde el amor, que hace desear la fusión con Dios, separa a Calvino de Zuinglio (v.). En el momento en que el fiel toma el pan y el vino, consagrados por la Palabra y con fe en la Promesa, Cristo le hace participar efectivamente de su carne y de su sangre. Cristo se hace realmente nuestro y nos ofrece su muerte y su resurrección, la redención, la santificación y la vida eterna.
Este impulso amoroso hizo que Calvino elaborara con toda su fuerza la teoría de la predestinación. Lutero y Bucer habían debilitado la creencia en la predestinación fundándola en la presciencia divina: Dios conoce el porvenir y sabe lo que ocurrirá a cada individuo; en consecuencia presciencia y predestinación coinciden. Pero así parece que se establece un vínculo de causa a efecto entre presciencia y predestinación. Parece que Dios esté obligado a hacer lo que ha previsto; en consecuencia, no es exactamente Todopoderoso. Ello es intolerable para un amor ardiente y delicado. “Para Calvino, Dios es libre y lo que él prevé no se confunde con lo que desea de toda eternidad” (Roland Mousnier). La gracia es irresistible y el hombre no la puede repeler; se manifiesta en la vida del elegido por el gusto hacia la doctrina y las obras de fe.
La Iglesia fue instituida para ayudar a nuestra santificación. Existe una verdadera Iglesia allí donde la Palabra divina es puramente predicada, donde los sacramentos son administrados según la institución de Cristo. La Iglesia no debe tolerar el error, el desorden, ni el escándalo, lo que equivaldría a injuriar a Cristo. La Iglesia debe colaborar con el magistrado, que tiene el deber de hacer respetar los mandamientos divinos, pero ambos poderes deben estar separados: no es precisa la teocracia. En este punto, Calvino se aleja de Lutero, que, de hecho, había sometido la Iglesia al Estado; y de Zuinglio que había confundido Iglesia y Estado. A la obediencia al Estado está supeditada al Dios del Estado. “En más de un país la única fuerza que se ha podido resistir a la idolatría moderna del Estado; y entre las Iglesias cristianas que se han mostrado más poderosas para oponerse a estos atropellos a la conciencia religiosa, se encuentran las de origen calvinista” (B. Foster Stockwell).
Calvino, profesor y predicador en ginebra de 1541 hasta su muerte en 1569, asistió a las sesiones de los Consejos de la ciudad e hizo adoptar sus puntos de visa por la mayoría. Ginebra se convirtió en una Roma calvinista. Los futuros pastores estudiaron en el Colegio que digirió Teodoro Beza a partir de 1558.
Desde Ginebra Calvino extendió su doctrina por resto de Europa. Hizo muchos seguidores en Esocia, Bohemia, Hungría, Polonia, Países Bajos y Francia.
El Consistorio de Ginebra condenó a la hoguera al médico español Miguel Servet en 1533, acusado de haber negado la Trinidad y no retractarse de ello. Asimismo el Consistorio de la ciudad castigaba a los usureros, acaparadores, monopolizadores, imponía multas al pañero cuyo tejido era un pie más estrecho que el normal, al carnicero que vendía por encima de la tasa, al cirujano cuyos honorarios se consideraban demasiado elevados. Pero los burgueses acomodados del Consejo les acusaron de provocar el odio de clase contra los ricos, protestó contra las sanciones dictadas a los acreedores y hacia 1580 sugirieron que los pastores cesaran de ocuparse de los asuntos de los magistrados.
Calvino es sólo comprensible a la luz de su vehemente corazón cristiano y la profunda piedad de su alma.
“Teniendo en cuenta todas sus faltas, Calvino puede considerarse uno de los hombres mejores y más grandes que Dios haya levantado en la historia del cristianismo” (Philip Schaff, historiador americano). “Como teólogo, reformador, político y organizador pertenece al número exiguo de los genios y de los profetas” (J.Mª G. Gómez-Heras, teólogo católico español). Otros le consideran con sobrada razón el san Pablo de la Reforma.
En el campo de la exégeis bíblica es, indudablemente, uno de los mejores exponentes de la Escritura de todos los tiempos. A su conocimiento de la teología, une el de la patrística, el dominio de las lenguas originales y la facilidad de expresarse con precisión y claridad.
Obras:
Sumario de la Institución de la Religión Cristiana (CLIE) Libro de Oro de la Verdadera Vida Cristiana (CLIE) Epístola a los Romanos (SLC); Epístola a los Hebreos (SLC); Comentario a las epístolas pastorales de San Pablo (TELL); Sermones sobre Job (TELL); Sermones sobre la obra salvadora de Cristo (TELL); Institución de la religión cristiana, 2 vols. (FeLIRE); Breve instrucción (FeLIRE); Respuesta al cardenal Sadoleto (FeLIRE); Sumario de la Institución de la religión cristiana (realizado por el Dr. B. Wielenga, CLIE). Biog.: Juan Calvino. Su vida y su obra, C.H. Irwin. CUPSA/CLIE (edición original 1909). Así fue Calvino, Thea van Halsema. TELL, Grand Rapids, 1965. Calvino,una vida para la Reforma, Joan Gomis. Planeta, Barcelona 1993. Juan Calvino, profeta contemporáneo, Varios Autores. CLIE, Tarrasa 1974.

RICARDO CERNI BISBAL

Fechas:
1938
Catadau (Valencia), 1938.
Aunque la mayor parte de su energía y tiempo, según entendemos, los distribuye entre el pastorado de la Iglesia Presbiteriana Reformada de Barcelona y sus responsabilidades en la Fundación Editorial de Literatura Reformada (FELIRE), en nombre de la que, en 1992, visitó durante dos meses Hispanoamérica; también escribe este Licenciado en Filosofía y Letras.
Sus pequeños trabajos, como suele ocurrir con los demás autores, están dispersos. Pero podemos acercarnos con facilidad a su texto sobre el “Protestantismo”, en el tomo 2 de HISTORIA DE LAS RELIGIONES (MARÍN, 1975) y a su traducción del Pentateuco, primer tomo del “Antiguo Testamento Interlineal Hebreo-Español”, que está publicando CLIE.
G.F.C.
Obras Disponibles:
Antiguo Testamento Interlineal Hebreo-Español Vol. I Antiguo Testamento interlineal hebreo-español Vol. IV

CIPRIANO DE VALERA

Nacido en Valera la Vieja (Herróbriga), entonces perteneciente al Reino de Sevilla, en 1531 o 1532, y fallecido después de 1602 al parecer en Londres. Sobre todo, es conocido como el revisor y editor de la primera traducción castellana de la Biblia desde los originales.
Fué condiscípulo de Arias Montano, mientras estudiaba en Sevilla. Al terminar seis años de estudios de Filosofía, y con el grado de Bachiller, ingresó en el Monasterio Jerónimo de San Isidoro del campo, próximo a Sevilla, desde el que huyó, con otros, en 1557, a Ginebra para librarse del Tribunal de la Inquisición, que llegó a quemarlo en efigie (“por luterano”) en 1562 y le colocó en el “Indice de Libros Prohibidos”, como autor de primera clase.
De Ginebra pasó a Londres, al subir al trono Isabel I, y allí residió el resto de sus días, menos el tiempo que le llevó en Amsterdam la impresión de la segunda edición, notablemente revisada por él, de la traducción castellana de la Biblia, que había publicado su compatriota y compañero de monasterio Casiodoro de Reina, en Basilea (1569). En Inglaterra fundó una familia, enseñó en las universidades de Cambridge y Oxford y publicó varios libros.
De sus obras originales, la primera que vió la luz fue Dos Tratados. El primero el del Papa y su de autoridad, colegido de su vida y doctrina, y de lo que los doctores y concilios antiguos y la misma Sagrada Escritura enseñan. El segundo trata de la misa, recopilado de los doctores, concilios y de la Sagrada Escritura (1588 y, la segunda edición, 1599). Le siguió Tratado para confirmar a los pobres cautivos de Berveria…(1594), que incluye en un apéndice: “Enxambre de los falso milagros y ilusiones del demonio con que María de la Visitación… engañó a muy muchos”. De sus traducciones, la más destacada es la que hizo de la Institución de la Religión Christiana, de Juan Calvino (1597).

ANTONIO DEL CORRO

Nacido en Sevilla en 1527 y fallecido en Londres en 1591. Hijo de un doctor en Leyes y pariente cercano de uno de los Inquisidores que llevó el proceso del Dr. Egidio, ingresó como monje en el monasterio de San Isidoro del Campo. En 1557, salió de allí, con otros Jerónimos, entre los que estaban los futuros primeros traductores de la Biblia, Reina y Valera, para librarse de los Inquisidores. Estos le quemaron en efigie más tarde (1562) y le metieron en el “Índice” (1570) como autor de primera clase.
De Ginebra pasó a Lausana, donde estudió en su famosa Academia. Luego, tras breves estancias en la corte de Juana III de Albret (donde dio clases de español al futuro Enrique IV, predicó y enseñó), Burdeos, Toulose, palacio de la Duquesa de Ferrara (Renata, hija del Rey de Francia, Luis XII) y Amberes, llegó en 1567 a Inglaterra y allí permaneció hasta su muerte.
Evangelizó a los españoles en cualquier lugar donde se encontrara, enseñó en los Inns Court y Oxford, polemizó siempre con los teólogos, formó una familia (de la que poco sabemos) y escribió libros y numerosas cartas a los grandes de su tiempo. Sus dos primeras obras se publicaron en Amberes: Epistre et amiable remostrance d’un Ministre de l’Euangile de Nostre Redempteur Iesus Christ (1567) y Lettre envoyée a la maiesté du roy des Espaignes (1567). En esta última, aboga por la libertad religiosa ante Felipe II. Es la única que ha sido traducida al castellano de toda su producción literaria (Revista Cristiana, Madrid 1902). El resto de sus trabajos vieron la luz pública en Inglaterra: Tableau de L’oeuure de Dieu (1569); Dialogus Theologicus (1574), fruto de sus predicaciones sobre la Epístola de San Pablo a los Romanos; Sapientissimi regis Salomonis (1579), paráfrasis y comentario al Eclesiastés; y Spahis Grammar (1590). Todos sus libros, menos Tableau, fueron traducidos pronto al inglés. Al final de sus días, trabajó en nuevas ediciones de sus obras y editó una revisión del “Dialogo de las cosas ocurridas en Roma”, por Alfonso de Valdés.
Otra perspectiva:
Ex-fraile del Monasterio de San Isidoro del Campo, escritor y profesor en la Universidad de Oxford.
Nació en Sevilla, donde debió hacer sus estudios universitarios, antes de profesar como jerónimo en el Monasterio de San Isidoro el Campo, de Santiponce (Sevilla). De donde salió, tras abandonar la Iglesia Romana, en 1557. Y, tras una accidentada peregrinación por Suiza, Francia y Flandes, terminar en Inglaterra.
Antes de trasladarse de la Europa continental a la Gran Bretaña, estudió en la Academia de Lausana, con profesores como Teodoro de Beza; dio clases de español al hijo de Juana III de Albret, que reinaría como Enrique IV de Francia; enseñó y predicó en varios centros hugonotes franceses, como Burdeos, Toulose y Orleans; se casó; fue capellán de la Duquesa de Ferrara,hija del rey francés Luis XII, en su palacio de Montarguis; y predicó en Amberes.Y en esta última ciudad, aparecieron sus dos primeros libros: “Epistre e amiable remostrance d’un Ministre de l’Evangile de nostre Redempteur Iesus Christ” (1567) y “Lettre envoyée a la maiesté du roy des Espaignes” (1567).
El resto de sus trabajos, se imprimieron en Inglaterra. Y aunque contienen menos información autobiográfica, que en la primera de sus obras, testifican de sus quehaceres e inquietudes docentes y teológicas. Como se puede apreciar sólo con sus títulos: “Tableau de l’OEuvre de Dieu” (Norwiich, 1569), “Dialogus Theologicus” (Londres, 1574), “Paraphrasis and Commentary on Eclesiastes” (Londres,1579) y “Reglas Gramaticales” (Oxford, 1586).
Varios de sus libros, se tradujeron al inglés en sus días. Pero al permanecer en latín, francés o inglés; son muy poco conocidos entre nosotros. Y únicamente la reciente edición facsímil de su última obra y la traducción al castellano que se hizo de la Carta a Felipe II (Revista Cristiana. Madrid, 1902);le han salvado del injusto e inconveniente olvido, al que los Inquisidores le condenaron, quemándole en estatua y “secuestrándole” en el Indice de Libros Prohibidos.
Los años de Londres, fueron agridulces. Por un lado, las numerosas controversias teológicas con los intolerantes (católicos o protestantes), le restaron paz y amigos. Claro que también pudo dedicarse a la enseñanza universitaria en Oxford, continuar escribiendo, contar con amigos influyentes y una prebenda de la Iglesia Anglicana; donde terminó tras su paso por el Calvinismo.

GIOVANNI DIODATI

Giovanni Diodati (nacido el 6 de junio de 1576 en Lucca, Italia y muerto en Ginebra el 3 de noviembre de 1649) procedía de una noble y antigua familia italiana que en el siglo XVI se convirtió al protestantismo. De la categoría de esta familia da fe el hecho de que el padre de Diodati, Carlo, será apadrinado en su bautismo nada menos que por el emperador Carlos V.
Debido a sus conexiones comerciales, el padre de Giovanni se establecerá en la ciudad francesa de Lión, donde entrará en contacto con la Iglesia Reformada. Pero debido a la persecución que allí se desata contra los protestantes tendrá que refugiarse en Ginebra en 1567. En esa ciudad nacerá Giovanni Diodati, quien a pesar de su ciudadanía ginebrina nunca olvidará sus raíces italianas.
En Ginebra, Giovanni será alumno de teología de Teodoro Beza, el sucesor de Calvino en dicha ciudad, y más tarde estudiará hebreo y arameo en la Academia alemana de Herborn. Estos estudios le serán de gran provecho a la hora de hacer su traducción de la Biblia al italiano. A la edad de 19 años consigue su doctorado en teología y la cátedra de hebreo a los 20.
La preocupación lingüística de Diodati se manifiesta en su interés porque la Escritura esté disponible en forma legible para todos, para lo cual no escatimará esfuerzos ni años de su vida para lograr que los italianos puedan leerla en su propia lengua. De su traducción destaca la fidelidad al texto sagrado y la claridad en los términos empleados.
En 1607 se publica la primera edición de la Biblia completa y en 1641 la segunda, revisada y con algunas anotaciones añadidas a la primera. La traducción de Diodati es la que hasta el día de hoy siguen utilizando preferiblemente los protestantes italianos.
1 NEL principio la Parola era, e la Parola era appo Dio, e la Parola era Dio.
2 Essa era nel principio appo Dio.
3 Ogni cosa è stata fatta per mezzo di essa; e senz’essa niuna cosa fatta è stata fatta.
4 In lei era la vita, e la vita era la luce degli uomini.
5 E la luce riluce nelle tenebre, e le tenebre non l’hanno compresa.
6 Vi fu un uomo mandato da Dio, il cui nome era Giovanni.
7 Costui venne per testimonianza, affin di testimoniar della Luce, acciocchè tutti credessero per mezzo di lui.
8 Egli non era la Luce, anzi era mandato per testimoniar della Luce.
(Juan 1:1-8 en la versión de Diodati )
Como revisor trabajará en la versión francesa de Olivetan, editándola en 1643. Diodati participará en el famoso Sínodo de Dort (1618-1619), como delegado de la iglesia de Ginebra, en el que las iglesias calvinistas fijarán su posición sobre diversas cuestiones doctrinales.

ALFRED EDERSHEIM

Fechas:
(1825-1889)
Datos Biográficos:
N. en Viena de padres judíos fieles a la sinagoga. Estudió en la Universidad de Viena. Fue profesor de lengua en la ciudad de Pesth (Hungría), donde conoció al presbiteriano escocés John Duncan (1796-1870), más conocido como “Rabi” Duncan, y que por entonces era capellán de los obreros escoceses que trabajaban en el puente del río Danubio. Edersheim llegó a su fe en Cristo mediante la enseñanza y contacto con Duncan. Con éste marchó a Escocia donde estudió teología en el New College de Edimburgo, y más tarde en la Universidad de Berlín. Fue ordenado al ministerio de la Iglesia Presbiteriana en 1846. Inmediatamente después marchó como misionero a Rumanía, a la ciudad de Jassy, para trabajar entre la comunidad judía allí existente.
De regreso a Escocia fue nombrado pastor de la congregación de la Iglesia Libre en Old Aberdeen (1949), hasta que por causa de su delicada salud tuvo que dejar el ministerio y encargarse de la iglesia de San Andrés en Torquay (Escocia), construida para facilitar su ministerio. Nueve años después volvió a enfermar gravemente, por lo que durante cuatro años tuvo que retirarse a vivir en Bornemouth, tranquila y veraniega ciudad inglesa.
En 1875 cambió su afiliación presbiteriana por la anglicana, siendo ordenado ministro de la Iglesia de Inglaterra ese mismo año. En 1882 marchó a Oxford. Allí llegó a ser muy conocido por sus predicaciones y conferencias universitarias, muchas de las cuales verían la luz en forma de densos libros.
Estudiante meticuloso y paciente fue el evangélico conservador que mejor conoció las doctrinas, prácticas y condiciones del judaísmo de la época del Nuevo Testamento. Se opuso a las corrientes de la alta crítica bíblica, que comenzaba a dominar el estudio del Antiguo Testamento. Defendió con habilidad y erudición la paternidad mosáica del Pentateuco.

Obras Disponibles:
Profecía e historia en relación con el Mesías (CLIE); Usos y costumbres de los judíos en tiempos de Cristo (CLIE); El templo: su ministerio y servicio en tiempos de Cristo (CLIE); La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, 2 vols. (CLIE).

JONATHAN EDWARDS

Fechas:
(1703-1758)
Datos Biográficos:
N. el 5 de octubre de 1703, hijo único de Timothy Edwards, pastor en East Windsor (Connecticut, EE.UU.), pequeña ciudad fronteriza. Gracias a su aguda inteligencia, poco antes de cumplir los trece años de edad ingresó en Yale College (1716), donde consiguió su licenciatura y doctorado (A.B., 1720, M.A., 1723). Cuando tenía once años escribió un ensayo sobre las arañas voladoras, cuya exactitud sigue asombrando hoy día. En Yale descubrió la obra del filósofo inglés John Locke, Ensayo sobre el entendimiento humano, que motivó su propio pensamiento filosófico, digno de un pensador original y profundo. En mayo de 1724 fue nombrado tutor del colegio. Durante seis meses, comenzando en agosto de 1722, predicó en la congregación Presbiteriana Escocesa de Nueva York. El 15 de febrero de 1727 fue ordenado pastor asociado de la iglesia en Northampton (Massachusettes), donde su abuelo era pastor. Al año siguiente contrajo matrimonio con Sarah Pierrepont de New Haven; un feliz matrimonio que iba a durar treinta años y dar a luz doce hijos.
Entre los años 1735 y 1737 su predicación dio como resultado un gran avivamiento espiritual en medio su congregación, que pronto se extendió a otros lugares. Fue un movimiento tanto social como religioso, de hecho una auténtica revolución que alcanzó a todas las colonias americanas. En esos años entabló una amistad profunda con George Whitefield (v.), entonces predicador itinerante en América.
Después de aquella intensa actividad religiosa surgió una amarga y prolongada controversia acerca de las ideas de Edwards, que pedía unas bases más estrictas para la membresía de la iglesia, que las establecidas por su abuelo. El 30 de junio de 1750, después de veintitrés años de servicio, fue depuesto de su pastorado por un concilio de la iglesia reunido en Northampton. Entonces durante seis años trabajó como misionero entre los indios housatonic en Stockbridge (Massachusetts). Fue en este período que escribió sus obras más conocidas.
El 29 de septiembre de 1757 fue invitado a la presidencia de colegio o universidad de New Jersey (hoy Universidad de Princeton). Por aquel entonces la ciudad se encontraba en los inicios de un brote epidémico, que iba a afectar a Edwards a su llegada. A consecuencia de una segunda infección murió el 22 de marzo de 1758.
Aparte de sus numerosos escritos, y notas que aún siguen editándose, Edwards publicó la Vida y diario de David Brainerd (La Aurora, 1958), que produjo una impresión tan profunda en John Wesley (v.).
Nunca se preocupó de la ortodoxia o la heterodoxia, aunque participó en muchas controversias contra el naciente arminianismo, sino que escribió sobre la religión en profundidad y extensión. Calvinista convencido enfatizó la influencia del corazón y las emociones. “En Edwards, como en Agustín, hay una combinación perfecta entre espíritu altamente intelectual y especulativo y una devoción a Dios en Cristo, a menudo extásica” (Paul Helm). Cabeza y corazón estaban firmemente unidos en su persona. “Jonathan Edwards, santo y filósofo, avivamentista y teólogo, destaca como la figura de suprema grandeza en la vida intelectual de la América colonia” (B.B. Warfield). “Ningún otro hombre es más relevante para la condición actual del cristianismo que Edwards. Quien desee sabe acerca del avivamiento verdadero, Edwards es el hombre a consultar” (D. Martyn Lloyd-Jones).
Obras Disponibles:
La libertad humana (CLIE); El pecado original (CLIE). Biog.: Jonathan Edwards. A New Biography, Iain H. Murray. The Banner of Truth, Edimburgo 1987.

FRANCISCO DE ENZINAS

(1520-1552) Los hermanos Enzinas (Francisco, Jaime, Diego y Juan), conocidos también por las diversas traducciones que hicieron de su apellido, como Dryander, Quemaens, Du Chesne, Eichman, Van Eick y Elao; eran naturales de Burgos y forman parte del grupo de españoles que aceptó la Reforma en centro Europa. Desde donde trajabaron y sufrieron para que la luz del Evangelio llegara a sus compatriotas. A quienes pronto llegó su “Breve i compendiosa institución de la religion christiana” (1540), con textos propios y de Lutero y Calvino.
Francisco de Enzinas, a quien conocemos mejor y con una obra más vigente y asequible; se formó en las Universidades de Alcalá de Henares, Paris, Lovaina y Wittemberg. Y debe ser recordado y honrado, aunque nada se suele decir en la enseñanza de la Historia y Literatura españolas, como un precursor literario. Porque se adelantó en la defensa del castellano como lengua literaria, hizo desde el original griego la primera traducción impresa del Nuevo Testamento castellano y fue el primer español que destacó en el género autobiográfico.
En Wittemberg, a los pies de Felipe Melanchton, su maestro, hospedador y amigo; vivió “en libertad para cultivar la religión pura y verdadero cristianismo, a la vez que los estudios liberales”.
A sugerencia de su ilustre mentor, tradujo el Nuevo Testamento al castellano, a partir de la edición del texto griego hecha por Erasmo. Y pudo verla publicada en Amberes, en 1543.Pero, ni la dedicatoria a Carlos V ni la entrevista que éste le concedió en Bruselas, pudieron librarle de más de un año de cárcel y de que fuera destruida casi la totalidad de la edición.
En sus Memorias, escritas en latín y traducidas al francés y al castellano, en tres versiones en este último caso; tenemos un vívido y bello relato de la situación religiosa en España y en los Países Bajos, a mediados del siglo XVI.
Tradujo varios libros del Antiguo Testamento, siguiendo la versión de Sebastian Castillione. Sin poder concluir su monumental Biblia ilustrada. Además, tradujo a los clásicos Lucio Floro, Plutarco y Luciano. Y fue el editor latino de Historia de la muerte de Juan Díaz (1546) y Actas del Concilio de Trento (1546).
Se casó con Margarita Elter, que le dio dos hijas. Y las tres le sobrevivieron cuando al poco de regresar de enseñar griego en la Universidad de Cambridge, murió en Estrasburgo.

DESIDERIUS ERASMO DE ROTERDAM

Fechas:
(1466-1536)
Datos Biográficos:
Humanista cristiano, fue el mayor erudito de su tiempo, notable por su independencia intelectual, a pesar de la solicitud con que papas, reyes, universidades, etc. trataban de atraerlo a su bando. Conocido como Erasmo de Rotterdam, había nacido de unión ilegítima, lo cual no fue obstáculo para que fuese admitido en la orden agustiniana y ordenado de sacerdote el año 1492, pero salió de la orden y se fue a París a proseguir sus estudios universitarios. Llegó así a ser un erudito en la literatura clásica, así como en el dominio de la lengua latina.
Mucha importancia tuvo para él la visita que, en el año 1492, hizo a Inglaterra, donde conoció al futuro deán de San Pablo, John Colet, quien le animó a unir sus ideales humanistas con el estudio diligente de las Escrituras Sagradas, a fin de llegar al significado real del texto sagrado mediante el conocimiento adecuado de las lenguas originales. Entonces Erasmo se dedicó de lleno al estudio de la lengua griega y, convencido de los errores que se hallaban en la Vulgata Latina, versión oficial en la Iglesia de Roma durante muchos siglos antes y después de Erasmo, produjo en 1517 una nueva versión del NT en latín, pero basada en un NT griego crítico. Este libro, con el NT griego y, conjuntamente, con la nueva versión latina de Erasmo, puso en manos de predicadores y eruditos un valioso Nuevo Instrumento, como tituló él mismo la primera edición.
Tras esto, Erasmo comenzó a dirigir sus tiros contra varios abusos de la Iglesia de Roma, empezando por los puntos débiles del monasticismo de su tiempo, que él satirizó con su libro Elogio de la locura. Contrario, como Lutero, al tráfico de indulgencias, aprobó las 95 tesis de Lutero. Pero, a medida que Lutero radicalizó su postura, Erasmo se separó de él y, en servicio a la Iglesia de Roma, escribió en 1524 su libro Sobre la libertad de la voluntad, al que replicó Lutero en 1525 con su Sobre la esclavitud de la voluntad. La realidad es que, mientras Lutero se rebeló claramente contra la autoridad del Papa, Erasmo deseaba sinceramente la reforma de la Iglesia, pero no a expensas de la unidad.
Esta actitud sincera de Erasmo no fue comprendida ni por los protestantes ni por los católicos, pues los primeros le tuvieron por vacilante, y los segundos por sospechoso de herejía, tanto que algunas de sus obras fueron puestas en el Indice de libros prohibidos. Sin embargo, su fama y la estima en que sus obras han sido tenidas por unos y otros, lejos de disminuir, han adquirido un nuevo impulso en el mismo siglo XX. Para Hans Küng es el paradigma teológica que el cristianismo moderno necesita, dialogante y conciliador, de que da buena prueba su correspondencia, que llena más de 10 gruesos volúmenes y su obra completa ocupa unos de 20 tomos de unas diez mil páginas en total
Obras Disponibles:
Erasmo, Obras escogidas (Aguilar, Madrid 1964); Coloquios (Espasa-Calpe, Madris s/f); Elogio de la locura (Alianza, Madrid 1984); El Enquiridión o manual del caballero cristiano (CSIC, Madrid 1971); Preparación y aparejo para bien morir (UPS, Salamanca 2000); Escritos de crítica religiosa y política (Círculo de Lectores, Barcelona 1996). M. Bataillon, Erasmo y España (FCE, México 1966); L. Febvre, Erasmo, la Contrarreforma y el espíritu moderno (Martínez Roca, Barcelona 1971); Johan Huizinga, Erasmo, 2 vols. (Salvat, Barcelona 1989); L.E. Malkin, Erasmo (FCE, México s/f); Stefan Zweig, Erasmo de Rotterdam (Ed. Juventud, Barcelona 1986).

JUAN FOXE

Fechas:
(1517-87)
Datos Biográficos:
N. en Boston (Lincolnshire, Inglaterra). Quedó huérfano de padre siendo muy joven. Su madre contrajo nuevo matrimonio. A los dieciséis años de edad ingresó en la Universidad de Oxford, donde causó impresión por la seriedad de su vida y comportamiento. En 1543 fue nombrado fellow de Magdalen College. Entre sus amigos íntimos contaba a Hugh Latimer (1485-1555), que murió mártir. Eligió los estudios de historia religiosa con vistas a analizar el progreso y la decadencia de la Iglesia de Roma. A los treinta años de edad había leído los escritos de los Padres griegos y latinos, las disputas de los escolásticos, las actas de los concilios y todo lo relacionado con la historia eclesiástica. Además de ello estaba familiarizado con las Escrituras en sus idiomas originales.
Estos estudios le llevaron hacia el protestantismo. Sospechoso de herejía creyó conveniente dejar Oxford. Su padrastro airado le desheredó por completo y se vio obligado a aceptar el cargo de tutor de la familia de Sir Thomas Lucy de Warwickshire. En ese tiempo contrajo matrimonio con Agnes Randall y se trasladó a Londres, donde después de muchas privaciones encontró otro puesto de tutor de los hijos huérfanos de Henry Howard, Earl de Surrey, ejecutado en 1547, y nietos del duque de Norfolk.
En 1550 fue ordenado diácono de la Iglesia Anglicana, en una ceremonia oficiada en la catedral de San Pablo por el obispo reformado Nicholas Ridley (1500-55), abrasado vivo en la misma hoguera que Latimer con la llegada al poder de la reina católica María. Entonces el fanático obispo Gardner intentó apresar a Foxe, pero gracias al joven duque consiguió huir al continente. En Estrasburgo (Francia) entabló amistad con Edmund Grindal (1519-83), que llegaría a ser Arzobispo de Canterbury. Este le entregó un manuscrito en latín narrando las persecuciones de los reformadores protestantes desde el día de Wycliffe y Huss hasta su día. Iba a ser el punto de arranque de su libro sobre actas y monumentos de mártires. En Frankfurt conoció a John Knox, el reformador escocés. En Basilea pasó momentos de extrema pobreza y trabajo como corector de pruebas en la imprenta del editor protestante Johan Herbst o Oporinus, que le dejó tiempo para sus propios escritos.
De regreso a Londres en 1559 rechazó cargos de importancia eclesiástica para dedicar su vida por completo a la obra pastoral y literaria, así como a la correspondencia con los hombres notables de Inglaterra y el resto de Europa. El día 20 de marzo de 1563 vio la luz pública la primera edición de The Acts and Monuments, más conocido como El libro de los mártires. Se publicaron cuatro ediciones en vida del autor. Es un libro de suma importante desde el punto de vista de testimonio de una fe que generó más mártires que todas las generaciones precedentes juntas.
Cuando una plaga o epidemia se extendió en Londres en 1563, Foxe permaneció fiel en su puesto ayudando a todos los que pudo, especialmente a los pobres. Tolerante y de corazón generoso su influencia llegó a la misma reina Elizabeth, para confirmarla en su intención de acabar con toda ejecución por motivos religiosos. Tanto fue el respeto que la reina sentía por él que, cariñosamente, le llamaba “nuestro padre Foxe.”
Murió el 18 de abril de 1587, en su setenta cumpleaños, después de una dolorosa enfermedad. Su esposa le sobreviviría dieciocho años, murió en 1605.
Obras Disponibles: El libro de los mártires (CLIE)

WILLIAM HENDRIKSEN

Fechas:
(1900-82)
Datos Biográficos:
N. en Tiel (Holanda) emigró a Norteamérica a la edad de 10 años. Trabajó durante el día y estudió por la noche hasta conseguir una beca en el Calvin College de Grand Rapids (Michigan). Allí se graduó en teología en 1921 y se doctoró en 1934. Obtuvo un segundo doctorado en el Princeton Theological Seminary. Ordenado al ministerio de la Iglesia Cristiana Reformada sirvió como pastor en varias congregaciones del estado de Michigan.
Fue profesor del Nuevo Testamento en el Seminario Calvino a partir de 1943, junto a Louis Berkhof (v.). Lingüista nato llegó a leer en más de 20 idiomas. Aprendió el español después de jubilarse de su labor pastoral.
Sus comentarios al NT son de los más apreciados y leídos en el mundo evangélico. En ellos auna la erudición y la espiritualidad; la exégesis y la pastoral; la fe y la práctica, como ningún otro antes lo había conseguido, a excepción de C. Hodge (v.) y Calvino (v.).
Reformado en soteriología y eclesiología, defendió y popularizó el amilenialismo en escatología. Su influencia se ha dejado sentir en muchos autores evangélicos posteriores. Murió sin terminar su proyectado comentario a todo el Nuevo Testamento, que fue continuado por Simon J. Kistemaker.
Formó parte del comité que se encargó de la edición de la nueva versión internacional de la Biblia en inglés (NIV).
Obras Disponibles:
La Biblia sobre la vida venidera; Más que vencedores (Apocalipsis); El Pacto de Gracia; Comentario del Nuevo Testamento, 9 vols. (todos publicados por SLC).

ALEXANDER A. HODGE

Fechas:
(1823-1886)
Datos Biográficos:
N. en Princeton (Nueva Jersey, EE.UU.), hijo mayor de Charles Hodge (v.). Estudió en la Universidad de Princeton así como en el seminario de la misma. Se cuenta que él fue uno del grupo de estudiantes que podía reproducir verbalmente y de memoria las lecciones de teología sistemática de su padre. Tan buen estudiante se graduó en 1846 y recibió la licencia para predicar el Evangelio ese mismo año. Su interés primario era dar a conocer el nombre de Cristo donde nunca antes hubiera sido predicado. Es por ello que, después de contraer matrimonio con Elizabeth Holliday en 1847, se ofreció como misionero a la Junta Presbiteriana de Misiones Extranjeras. El joven matrimonio fue asignado a la India. Allí estaría tres años, concretamente en Allahabad. Dos hijos les nacieron en aquel tiempo. A.A. Hodge disfrutaba de su trabajo, pero serios problemas de salud le obligaron a regresar a América en 1850. Sin embargo, siempre mantuvo encendida la llama del ideal misionero en su corazón y desde su país natal hizo todo lo posible por potenciar la obra misionera.
Desde su retorno de la India pasó catorce años como pastor en diversos estados: Maryland (1851-55), Virginia (1855-61) y Pennsylvania (1861-64), donde, según parece, fue amado por todos. El resultado de sus sermones fue la publicación de un libro titulado Outlines of Theology (Bos-quejos de teología), que hicieron de él un reputado escritor y maestro.
En 1864 fue nombrado profesor de teología sistemática en el Western Theological Seminary de Allegheny (Pennsylvania), donde permaneció trece años.
Charles Hodge, sintiendo disminuidas sus fuerzas por la vejez, recurrió a su hijo para que viniese a Princeton como profesor adjunto de teología. Lo cual así vino a ser en 1877, un año antes de su muerte.
Al igual que su padre, A.A. Hodge era un cristiano que combinaba lo mejor de la erudición con la más pura de las espiritualidades. En realidad la teología princetoniana era heredera natural de los grandes avivamientos americanos, como los de Edwards y Whitefield, que habían colocado la importancia de la conversión en el centro de la experiencia religiosa.
Firme en su creencia de la suprema autoridad de la Biblia A.A. Hodge evitó con cuidado la intrusión filosófica en la teología. Sin embargo, y quizá por ello, fue, por temperamente y hábito, un teólogo filosófico, en el sentido que puede serlo un creyente reformado. La teología era para él una visión, un sistema revelado del mundo. Hodge vio en el calvinismo una visión mundial, la única, que al buscar dar gloria a Dios en todas las areas de la vida es suficientemente amplia como para ofrecer una base bíblica para la familia, la ley, la educación y la economía.
Francis L. Patton (v.) dijo: “A.A.Hodge fue uno de los teólogos más grandes del mundo. Su teología fue la de Pablo y Agustín, de Anselmo y Calvino, de Turrentin y Cunningham, y, cómo no, la de su propio padre, pero excediéndole en conocimiento histórico.”
La carrera del Dr. A.A. Hodge en el Seminario de Princeton iba a ser corta, al quedar truncada como quedó, por su repentina muerte acaecida el 12 de noviembre de 1886, a la edad de 63 años. Nueve años escasos había pasado en Princeton como profesor. Póstumamente se publicó su Evangelical Theology, donde revela sus dotes de lo que el Dr. Shedd calificó de “popularizador de la teología científica”.
Fue miembro de la Asociación Reforma Nacional, convencido de que la soberanía de Dios requiere de los creyentes que todos los aspectos sociales del creyente se conformen a las leyes justas de Dios. Como postmilenialista creía que la fe tenía que jugar un papel muy importante en la vida de la nación.
Obras Disponibles:
Comentario a la Confesión de Fe de Westminster (CLIE). Biog.: Los hombres de Princeton, Alfonso Ropero, Editorial Peregrino, Moral de Calatrava 1994. History of Princeton Seminary, David B. Calhoun, 2 vols. Banner of Truth, Edimburgo 1994.

CARLOS HODGE – CHARLES HODGE

Fechas:
(1797-1878)
Datos Biográficos:
N. en Filadelfia (Pennsylvania). Hijo menor de una familia de cinco hijos, bien pronto conoció la desgracia al quedar huérfano de padre a la edad de seis meses. De modo que toda la educación y cuidado del niño recayó sobre la madre, María Blanchard, descendiente de hugonotes franceses, heredera del fuerte carácter y viva religiosidad de éstos, ejercerá una poderosa influencia sobre el más pequeño de sus hijos. Presbiteriana convencida, educó a su familia en la Fe de Westminster, fe de la cual hijos y nietos nunca llegaron a apartarse.
Convertido a la edad de 18 años, como resultado de un avivamiento mientras estudiaba en el College de Princeton en 1815, Charles se matriculó en el seminario en 1816, junto a otros veintiséis estudiantes, bajo la enseñanza de los dos únicos profesores de aquel entonces, Alexander y Miller. Hodge llegó a ser un fiel discípulo de Alexander de quien se puede decir que aprendió todo: un conocimiento sólido del calvinismo unido a una ferviente espiritualidad evangélica, junto a una rigurosa adaptación de la filosofía escocesa del sentido común, que el seminario mantuvo hasta el final.
Graduado el 28 de septiembre de 1819, recibió, un mes más tarde, la licencia para predicar el Evangelio. Un fuego ardía en su pecho: la salvación de almas y la propagación de la sana doctrina. Así que cuando se le propuso como profesor asistente de Literatura Bíblica y Exégesis, en el seminario del que acababa de graduarse, rechazó el ofrecimiento, ya que para él no había privilegio mayor que la predicación del Evangelio. Anotamos esto porque su merecida fama como teólogo sistemático tiende a anular sus muchos otros merecimientos como hombre de Iglesia. Además su voluminosa teología sistemática apareció casi al final de su vida, fruto maduro de toda una vida de acción y servicio al pueblo de Dios. En su propia época Hodge se hizo admirar más por otros muchos merecimientos que por los que su obra cumbre le reportó.
Tan pronto como en 1820 lo vemos enseñando en Princeton junto a sus dos antiguos profesores, Alexander y Miller. Tal fue el efecto que produjo sobre ellos que éstos le recomendaron a la Asamblea de la Iglesia como profesor regular.
En el año 1822 se casó con Sara Bache, fruto directo de sus labores evangelísticas, pues había sido convertida por medio de una de sus predicaciones. La feliz pareja tendrá ocho hijos.
Hodge dedicó más de medio siglo de su vida a la enseñanza y preparación de candidatos al ministerio cristiano. Se calcuca que unos 3000 estudiantes pasaron por sus clases durante esos cincuenta años. El día que se conmemoró semejante acto todas las tiendas y negocios de Princeton cerraron sus puertas para manifestar su admiración y respeto por el homenajeado. Hodge solamente se ausentó de su cátedra de enseñanza durante un período de dos años, que aprovechó para estudiar en instituciones de Europa. La motivación de este paso surgió de su sincero convencimiento de lo inadecuado de su preparación en lenguas bíblicas y orientales y en crítica bíblica, propia de la erudición teológica germana. Así que, en 1826, por el nombre y la buena reputación del seminario y en interés de su propia formación teológica, decidió marchar a Francia y Alemania para estudiar con los mejores profesores en el campo de las ciencias bíblicas. En Alemania estudió el idioma con el joven George Müller (v.), sin que aún pudiera adivinarse el futuro líder de los Hermanos y fundador de los célebres orfelinatos. También tuvo ocasión de oír predicar a F.D.E. Schleiermacher (1768-1834), el padre del liberalismo religioso moderno.
Hodge dio una orientación definitivamente científica a su labor teológica, en el sentido de estudio riguroso y bien articulado, en la mejor tradición de la teología cristiana de todos los tiempos.
No fue sólo un teólogo sistemático preocupado por poner en orden la multitud de textos bíblicos respecto a las diversas verdades doctrinales de la fe cristiana, fue también un insuperable comentarista. De ello dan fe sus admirables comentarios a Romanos, Efesios, 1ª y 2ª Corintios. En ellos se revela el erudito minucioso, el conocedor de los idiomas originales, el teólogo capaz de traer los detalles a la luz de su plan general, el pastor de almas, siempre a la escucha de la voz del Maestro.
Consumó la gran obra de su vida con la publicación en tres volúmenes de su Systematic Theology (1872), justamente seis años antes de su muerte. Permanece como la más efectiva presentación americana del calvinismo evangélico, de modo que aún hoy continúa utilizándose. “Las dificultades nunca parecen complicadas en las manos de Hodge -escribe el pastor del Metropolitan Tabernacle de Londres, Peter Masters-. Aquí, la teología sistemática ofrece una sonrisa amistosa”.
Murió el 19 de junio de 1878.
Obras Disponibles:
Teología Sistemática Vol. I Teología Sistemática Vol. II (CLIE)
Teología sistemática, 2 vols (CLIE) Santidad práctica (ELE); De la insignia cristiana (ACLER). Biog.: Los hombres de Princeton, Alfonso Ropero. Ed. Peregrino, Moral de Calatrava 1994. History of Princeton Seminary, David B. Calhoun, 2 vols. Banner of Truth, Edimburgo 1994. Piety and the Princeton Theologians, W. Andrew Hoffecker, Baker, Grand Rapids 1981. The Princeton Theology, David F. Wells, ed. Baker, Grand Rapids 1989.

JUAN HUS

(* alrededor de 1371, + 1415)
Juan Hus nace alrededor de 1371 como hijo de padres pobres en la pequeña aldea de Husinecz en Bohemia, lugar que le dará su nombre. Alrededor de 1390 comienza en Praga el estudio de las artes comunes, se recibe luego como magister y enseña a los nuevos alumnos. Después inicia sus estudios teológicos. En 1400 es ordenado sacerdote y apenas dos años después empieza a predicar en la iglesia “Nueva Belén”. Esta era una iglesia que ofrecía lugar para 3.000 personas y estaba destinada sólo a la prédica. Es más, desde un comienzo no se predicaba en latín sino en checo, el idioma del pueblo, en esta iglesia construída a fines del siglo XIV, hecho que la hizo expresión concreta de un esfuerzo reformatorio de la iglesia checa. Muchas de las prédicas de Juan Hus en la iglesia Nueva Belén han sido conservadas. Ellas nos presentan a un hombre que critica la inmoralidad de la sociedad y, especialmente, los vicios del clero: codicia, usura y la simonía están al centro de sus ataques con que llama al arrepentimiento. Y se le escucha y se le comprende – tanto el pueblo como la realeza. Hus recibe importantes impulsos por las obras de Juan Wyclif sin copiarlo simplemente. Debido por ejemplo a la tradición de Wyclif, Hus exige una iglesia nueva, reformada. El punto central de su prédica y norma para el culto es la palabra de Dios, la Biblia. El líder de la iglesia es Cristo, no el papa (hay que señalar que en esa época había dos papas compitiendo, uno en Roma, otro en Aviñón).
A parte de sus actividades en la iglesia Nueva Belén, Hus se desempeña en la facultad de teología de la Universidad de Praga como profesor de exégesis bíblica. Hus no era el único en Bohemia que estaba influenciado por Wyclif y buscaba reformas. Pero dentro de poco tiempo se convierte en portavoz del movimiento que es mayoritario en la universidad de Praga. En los años 1409/10, Hus incluso es rector de esta casa de estudios. Sin embargo, en 1411/12 abandona sus planes de doctorarse en teología porque se encuentra con resistencias.
Ya desde 1403 en adelante se habían generado conflictos sobre las enseñanzas de Juan Wyclif que incluso fueron sospechadas como heréticas. A partir de 1407/08, la curia romana toma parte en el asunto, y en 1409, el conflicto estalla. El año anterior, Hus había iniciado un proceso canónico contra el arzobispo y el papa para lograr que revocaran la condenación de las enseñanzas de Wyclif. Tanto este proceso como las ideas reformistas de los “Wyclifistas” como se llama a Hus y otros seguidores, llevan a que se dicte una prohibición de predicar en todas las capillas (incluída la iglesia Nueva Belén). Hus no obedece la orden sino que protesta, lo que no le sirve de nada, al contrario: En agosto del 1410 es excomulgado, y en marzo de 1411 se decreta su excomunión. Poco más de un año después se publica la sentencia final: la excomunión mayor. Juan Hus debe abandonar Praga. La nobleza bohemia toma partido por Hus y lo cobija hasta 1414 en sus fuertes y castillos. En este tiempo, Hus escribe mucho, interpreta el Credo Apostólico, los Diez Mandamientos y el Padre Nuestro. Además, redacta un estudio “Sobre la Iglesia”. En éste se reconoce la influencia de Wyclif, pero Hus en muchos aspectos es más moderado que Wyclif. Juan Hus mantiene el contacto con la comunidad de Nueva Belén y sus compañeros a través de una abundante correspondencia.
En 1414, se pide al rey de Bohemia aclarar la situación de su súbdito en el concilio que se reúne en Constanza (Alemania). Hus no puede negarse a asistir, toda vez que se le había dado un salvoconducto. Sin embargo, es detenido pocas semanas después de su arribo a Constanza. Después de un proceso de varios meses, diversos interrogatorios y la condenación pública y repetida de las enseñanzas de Juan Wyclif, Hus es condenado a muerte, a pesar de las vehementes intervenciones de la nobleza bohemia y morava. El 6 de julio de 1415 es quemado en público afuera de la ciudad. No había abrogado.
En los años que siguieron, hubo intentos por eliminar la “herejía bohemia”. Estos al final fracasan. La nobleza bohemia protesta vehementemente contra la muerte de Juan Hus en la hoguera. Sus pensamientos siguen vivos, es más: “Sólo después de la muerte de Hus, sus ideas se convirtieron en vida” (Leopold von Ranke, historiador alemán). Nace un movimiento husita. Entre otras cosas, su seguidores exigen la celebración de la Santa Cena en ambas formas; Juan Hus se había mostrado abierto pero cauteloso frente a esta pregunta. Más tarde, el cáliz se convierte en el símbolo del movimiento, no obstante, persisten las diferencias en cuanto a la pregunta cuan radical tenía que ser la protesta. Los más radicales ganan terreno; en el año 1419 se levantan contra el rey Wenceslao y conquistan Praga. Durante 18 años reina la guerra en la Bohemia; se observan crueldades en los dos partidos. También dentro de la iglesia, las fuerza moderadas y radicales no logran un consenso, así que nacen diversas iglesias husitas.
En los años de la Reforma, los husitas y los reformadores se acercan; en 1575 se publica la Confesión de Bohemia (Confessio Bohemica), que tiene lazos estrechos con la Confesión de Augsburgo (Confessio Augustana) de Felipe Melanchton. La historiografia de los husitas conoce una primera Reforma (= la husita), y una segunda Reforma (= la alemana). La actual iglesia evangélica de los Hermanos Moravos en Chequia se define concientemente como heredera de las dos corrientes reformistas. No se puede responsabilizar a Juan Hus de lo que ocurrió después de su muerte, y menos de los conflictos bélicos que estaban lejos de sus intenciones. Al contrario, su objetivo era la renovación de la iglesia y de la sociedad. En definitiva, reinvindicaba la obediencia frente a Dios, porque este mandamiento de Dios tiene validez absoluta. Su rigor ético impide que encontremos ya en él una enseñanza reformadora de la justicia de Cristo. En este sentido, Hus no puede ser identificado con la Reforma, ni siquiera como reformador anticipado. Más bien representa claramente la necesidad de reformar la iglesia medieval. Su crítica conmovió a Lutero que pudo llamar a Hus un “hombre santo”.

JUAN KNOX

Fechas:
(1515-1572
Datos Biográficos:
Reformador escocés, nació en Haddington (Escocia). Estudió en la universidad de San Andrés. Fue ordenado sacerdote en 1540, pero para entonces había aprendido de su maestro G. Wishart (1513-1546) una mezcla de ideas luteranas y calvinistas, incluyendo los puntos de vista de M. Bucer sobre la Cena del Señor. Wishart murió en la hoguera, pero tres meses después murió asesinado el mundano cardenal escocés Beaton. Como consecuencia de esto, también Knox tuvo que buscar protección en el castillo de San Andrés. Era reina de Escocia María Estuardo, pero por su forzado exilio, era regente de Escocia su madre María de Guisa, francesa y católica como su hija, y consiguió que en julio de 1547 una flota francesa sitiara y bombardeara el castillo, obligando a sus ocupantes a capitular. Knox y sus compañeros fueron deportados y enviados a galeras, hasta que en 1549, por intervención del gobierno inglés, fue liberado.
Vuelto a Inglaterra, comenzó a predicar en muchos puntos del país. La predicación de Knox cerca de la frontera escocesa atrajo a tantos escoceses que el gobierno escocés se puso nervioso. Knox aceptó una invitación para predicar en la corte de Eduardo VI, pero rechazó la oferta de ser obispo de Rochester. Cuando María Tudor, católica y mujer de Felipe II, llegó al trono inglés en 1553, Knox estuvo por algún tiempo dudando sobre si procedía morir pronto en la hoguera o huir del país. Por fin, decidió huir a Ginebra en 1555, donde los reformadores suizos, especialmente J. Calvino, tuvieron mucha influencia en él. A finales del 1555, Knox volvió por un breve tiempo a Escocia, donde tuvo la suerte de librarse de una acusación de herejía. En 1559, los acontecimientos se precipitaron en Escocia. El pueblo escocés se alzó contra la Regente y la dominación francesa; se produjeron graves desórdenes y las tropas del gobierno se lanzaron contra las fuerzas protestantes poniéndoles en grave aprieto. Fue entonces cuando Inglaterra, ya bajo la protestante Isabel I, decidió intervenir con un potente ejército. Las tropas francesas fueron sitiadas en Leith y tuvieron que capitular (1560), con lo que la influencia gala llegó a su fin. El triunfo del protestantismo en Escocia quedó asegurado cuando María Estuardo abdicó en 1567 y Knox predicó el sermón de coronación para Jacobo VI, el niño de María, quien fue educado en el protestantismo durante la regencia de Lord James Stewart, conde de Moray y protestante, con lo que se volvía al total restablecimiento de la Reforma en Escocia.
Obras Disponibles:
John Knox, Historia de la Reforma en Escocia (CLIE). Ricardo Cerni, Historia del Protestantismo (EDV, Edimburgo 1995); G.P. Fisher, Historia de la Reforma (CLIE, Terrassa); Thomas Lindsay, La reforma en su contexto histórico, vol. I, La Reforma en su desarrollo social, vol. II (CLIE,Terrassa); John T. McNeill, Los forjadores del cristianismo, vol. 2 (CLIE, 1987); Samuel Vila, El cristianismo evangélico a través de los siglos, cap. 35 (CLIE, 1982).

R. B. KUIPER

Fechas:
(1886-1966)
Datos Biográficos:
N. el 31 de enero en Garrelsweer (Groningen, Holanda), sexto hijo del pastor reformado Klaas Kuyper, el cual a los 50 años de edad aceptó el llamamiento a ser pastor en Grand Haven (Michigan, EE.UU.), de la Primera Iglesia Cristiana Reformada, y posteriormente en Chicago en una congregación de la misma Iglesia. Allí acudió el joven Kuiper a la escuela y a la Universidad (1903-7). Se doctoró un año después en la Universidad de Indiana, graduandose en latín, como antes había hecho en griego. En el Seminario Calvino de Grand Rapids estudió teología con L. Berkhof (v.).
En 1911 contrajo matrimonio con Marie Janssen, que iba a resultar en una unión feliz. Ambos se matricularon ese mismo año en el Princeton Theological Seminary de Nueva Jersey. Eran entonces profesores B.B. Warfield (v.) y G. Vos (v.).
Ordenado al ministerio de la Iglesia Cristiana Reformada el 14 de julio de 1912. Afable en carácter y brillante en su predicación atrajo buen número de congregantes en las distintas iglesias que pastoreó, con el consiguiente aumento de su membresía. Su método era sencillo de seguir: “Precisión en el lenguaje es la mejor ayuda de la precisión en el pensamiento”
En septiembre de 1930 fue nombrado Presidente del Calvin College. Con anterioridad J.G. Machen (v.) había realizado grandes esfuerzos para que Kuiper aceptara el puesto de profesor de Teología Sistemática en el recién fundado Westminster Theological Seminary (1929), lo cual, después de intensa reflexión aceptó por un año. Regresó en 1933 para encargarse de la cátedra de Teología Práctica, en la que permaneció hasta el día de su jubilación en 1952.
Cuando en la décado de los 30 se funda la denominación llamada Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, accede a unirse a ella como pastor, dejando su filiación ministerial con la Iglesia Cristiana Reformada, no por discrepancias con su iglesia madre, compuesta en su mayoría por holandeses inmigrados, sino por su sentido de responsabilidad con la nueva denominación. Prueba de ello es que años después, con toda naturalidad, volverá a su primera iglesia para servirla como pastor una vez más y Presidente del Seminario Calvino.
“Teológicamente ea un reformado hasta la médula de sus huesos —dice J. Murray (v.)—. Creyó que la Biblia expone un sistema de doctrina, y que este sistema es específicamente reformado. En esto no admitió equivocación ni compromiso.”
Educado en la enseñanza reformada no podía ver con buenos ojos el movimiento fundamentalista, y su tradición anabautista, en lo que fallaba en hacer justicia a la riqueza de la vida humana y la cultura general. “Una espiritualidad que denigra lo relativo a la naturaleza, la cultura y la historia es una falsa espiritualidad”, escribe.
Maestro de predicadores cree que “el sermón es un mensaje urgente de parte del Dios vivo, un mensaje para el que el predicador tiene que verse a sí mismo como el heraldo debidamente señalado. Por él tiene que dar todo lo que tiene.” La predicación tiene que basarse únicamente en la Escritura, ya que la Escritura sola es la Escritura toda, cuyo centro es Cristo. Por eso enfatizó la predicación expositiva.
Murió el 22 de abril, detrás dejaba un ejemplo equilibrado de teología y política eclesiástica. Sencillo, amante de la claridad, supo poner al alcance de todos la riqueza de la teología cristiana reformada.
Obras Disponibles:
Evangelismo Teo-céntrico (TELL); El Cuerpo glorioso de cristo. La Santa Iglesia (TELL). Biog.: R.B. A Prophet in the Land. Edward Heerema. Paideia Press, s/f (inglés).

ABRAHAM KUYPER

Político, estadista, periodista, docente y teólogo. Fundador del Partido Anti-Revolucionario, parlamentario y Primer Ministro de Holanda entre 1901 y 1905. Fundador de la Universidad Libre de Amsterdam. Desafió al liberalismo de su época y presentó al cristianismo como una respuesta integral, demostrando como los cristianos deben funcionar en una sociedad libre y democrática.
Vida
Abraham Kuyper nació en Maasluis, Holanda, el 29 de Octubre de 1837. Recibió educación temprana por parte de su padre, Jan Frederick Kuyper, un ministro de la Iglesia Reformada Holandesa. Aunque no tuvo una educación primaria formal, pudo ingresar al nivel secundario y completar sus estudios sin mayores problemas graduándose en 1855. Ese año ingresó a la Universidad de Leiden donde comenzó sus estudios en literatura y filosofía. Durante su paso por la Universidad tomó clases de árabe, armenio y física entre otras materias, además de las propias de su carrera.
En 1862 obtuvo el Título de Doctor en Teología y fue nombrado Ministro de la Iglesia Reformada Holandesa.
En 1863 se hizo cargo de su primera congregación, la parroquia de Beesd. Ese mismo año contrajo matrimonio con Johanna Hendrika Schaay, con quien tendría ocho hijos, cinco varones y tres mujeres.
Al poco tiempo de haber iniciado la carrera pastoral se hizo evidente su simpatía con los sectores de tendencia más ortodoxa dentro de la Iglesia.
Su pensamiento sostenía la necesidad de volver a la fe reformada simple. Se opuso a la centralización de la iglesia, objetó el papel del Rey en los asuntos religiosos y comenzó a abogar por la separación de la iglesia y el estado.
En 1867 fue invitado a tomar el pastorado de la iglesia en Utrecht, cargo que ocupó hasta 1870 cuando se trasladó a Ámsterdam.
Al año siguiente de su llegada comenzó a escribir para el periódico “De Heraut” (El Heraldo) y en 1872 fundó su propio diario, “De Standaard” (El Estándar) que constituiría la plataforma para difundir sus ideas y la del movimiento que habría de crear.
Miembro del Parlamento
En 1873 consolidó la carrera política que había iniciado al ser electo representante para el Parlamento por el distrito de Gouda. Desde ésta función demostró un interés particular por los asuntos vinculados a la educación, especialmente por el problema de la desigualdad que existía en la ayuda financiera a las instituciones religiosas vs. las laicas. Así es que, en 1878, obtuvo su primer éxito político de relevancia al lograr la aprobación de su proyecto de Ley de Educación. Este hecho fue el espaldarazo que dio impulso a la creación del Partido Anti-Revolucionario. Sus seguidores comenzaron a llamarlo “Abraham de Geweldige” (Abraham el Grande).
En 1880 fundó la Universidad Libre de Amsterdan en la que desarrolló una intensa actividad docente como profesor de Teología y “Rector Magnificus”. Durante un tiempo también se desempeñó como profesor de literatura.
En 1884, Kuyper fue reelecto como parlamentario, Impulsó cambios en la legislación a favor del sufragio universal, se interesó por las leyes laborales, la educación popular y los asuntos externos. La segunda guerra de los Boers lo tuvo como un importante protagonista.
En el año 1901 viajó a Estados Unidos de América. Allí fue honrosamente recibido y se le otorgó un Doctorado Honorario en la Universidad de Princeton.
Primer Ministro
Ese mismo año, 1901, su partido triunfó en las elecciones y Kuyper ocupó el cargo de Primer Ministro de Holanda. Allí demostró ser de mano firme, según sus detractores, autoritario. En 1903 se había desatado una huelga ferroviaria, la que Kuyper combatió con leyes particularmente ásperas. Los opositores las llamaba “worgwetter” (leyes que estrangulan). Aunque acérrimo enemigo de éste tipo de medidas de fuerza, no cultivaba un sentimiento contrario a los intereses de los trabajadores. Desde su posición impulsó gran cantidad de leyes que favorecería las condiciones laborales de los asalariados.
Ministro del Estado
En 1905, el Partido Anti-Revolucionario perdió las elecciones por lo que Kuyper pasó a integrar la oposición.
En 1907 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Tecnología de Delft. Ese mismo año fue reelecto representante en el Parlamento, cargo que ocupó hasta su muerte en 1920.
En 1908, recibió una de las mayores distinciones reservadas para un holandés: Fue nombrado con el título honorario de “Ministro del Estado” en reconocimiento por sus aportes a la cultura y sociedad holandesa.
En 1909, participó del comité que escribiría las reglas ortográficas para la lengua holandesa. Ese año recibió otro Doctorado Honorario por parte de la Universidad de Lowain.
Pero no todas fueron rosas en la carrera de política de Abraham Kuyper. Tuvo férreos opositores y más de una vez conoció la derrota. En una ocasión, acusado de maniobras oscuras e ilegales, fue sometido a investigación por un comité de notables que finalmente lo declararía inocente.
En 1913 participó del grupo de trabajo que proyectó la reforma constitucional en Holanda.
Su visión teológica
Abraham Kuyper ocupa un lugar preponderante entre los pensadores de historia. Su aporte cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta el contexto histórico en el que vivió. Su pensamiento lidió con las ideas fuertes de su tiempo que proclamaban un mundo sin Dios. Muchas de ésas ideas infiltraban de alguna manera incluso dentro del protestantismo liberal. Eran tiempos del apogeo del darwinismo, del marxismo y del nihilismo, entre otras corrientes contrarias a la idea de un Dios y Creador.
Dentro de la Iglesia Reformada, se opuso a las tendencias liberales, lo que llevó a que se separase de ella. Así es que en 1886 dejó la Iglesia Reformada Holandesa junto a una gran cantidad de seguidores. Con el tiempo, en 1892, se formalizaría la institución de las Iglesias Reformadas de los Países Bajos, una asociación independiente que nuclearía a los disidentes y a los luteranos de Holanda.
Kuyper cultivó lo que dio en llamarse el neocalvinismo, diferenciándose del calvinismo tradicional fundamentalmente en cuanto al la interpretación del concepto de la divina Gracia y el rol del estado.
Kuyper fue uno de los pioneros en formular el principio de tolerancia mutua en el contexto del mundo reformado. Pero quizás lo más importante de Kuyper fue su opinión sobre el papel de Dios en la vida cotidiana. El creía que Dios influía sobre los creyentes, y esto debería ser demostrable en la vida cotidiana.
Kuyper decía: “Ningún pedazo de nuestra mente está sellada herméticamente, separada del resto; y no existe una pulgada cuadrada en nuestro cuerpo y dominio que no grite que Cristo es el soberano de todo”, “Dios reconstruye el universo continuamente mediante actos de tolerancia”, “la intervención de Dios es necesaria para asegurar la supervivencia de la creación”.
Su visión política
Los ideales políticos de Kuyper eran protestante ortodoxos y contrarrevolucionarios.
Él rechazó el concepto de soberanía popular al estilo francés en el cual todos los derechos se originaban a partir del individuo. Tampoco concordaba con el concepto de soberanía al estilo alemán, que proponía que todos los derechos surgían a partir del estado. Su visión para la sociedad holandesa consistía en un modelo propio que partía de la base del pensamiento protestante. Consideró el papel del estado como factor importante para sostener la moralidad de la gente.
Kuyper favoreció la monarquía de la Casa de Orange, aunque expuso su desacuerdo en las intromisiones reales en las cuestiones religiosas. Así es que formuló la idea de dividir la política secular de la religión, propugnando la separación de la Iglesia y el Estado.
Los liberales y los socialistas fueron sus opositores naturales, en tanto que mantuvo buena relación con la minoría católica.
Su legado
Las opiniones políticas y los actos de Kuyper han influenciado de manera decisiva en la historia de Holanda. Sus conceptos sobre soberanía, separación de la Iglesia y Estado, educación pública y tolerancia religiosa son visibles en la Holanda moderna.
Su tenaz oposición a las corrientes de pensamiento ateas que hacían furor en los medios intelectuales liberales de su época, ha resultado de relevancia mayor.
Desde lo estrictamente religioso, su acto más trascendente fue la creación de la Iglesia Reformada de los Países Bajos. Considerado el padre del neocalvinismo, quizás su mayor legado a la Iglesia cristiana protestante haya sido plasmado en su obra más conocida:”Conferencias sobre el Calvinismo”.
Su ocupación como escritor ha sido por demás prolífica. Además de “Conferencias sobre el Calvinismo” publicó decenas de libros y otros trabajos literarios.
Algunos de ellos son “Conservadurismo y Ortodoxia”(1870), “Calvinismo: la fuente y salvaguarda de nuestras libertades constitucionales. Un pensamiento holandés” (1874), “Nuestro programa -programa político del partido antirrevolucionario” (1879), “Contarrevolucionario, también en tu familia” (1880), “Maranata” (1891), “La cuestión social y la religión cristiana”(1891), “Enciclopedia de Teología”, “Calvinismo”, “Tolerancia común”, “Para estar cerca de Dios” y “El trabajo del Espíritu Santo” entre otros.
Abraham Kuyper, luego de una intensísima vida, falleció en La Haya, en 1920, a los 83 años de edad.

JACQUES LEFÈVRE D’ETAPLES

Nacido c. 1455 en Étaples, Picardy [Francia] y muerto en marzo de 1536 en Nérac, Francia) perteneció y dirigió al “grupo de Meaux” en el que, entre otros, había personajes de la talla de Guillaume Briçonnet, Gérard Roussel, Louis Berquin, Francisco Vatable, Guillermo Farel y Margarita de Angulema .
Se conoce como “grupo de Meaux” al grupo de personas con inquietudes religiosas que en el siglo XVI y en la diócesis de Meaux buscaban una espiritualidad más genuina de acuerdo al Nuevo Testamento.
Algunas de las personas de este grupo se unieron definitivamente a la Reforma, otras, en cambio, se quedaron a medio camino, sin atreverse a romper totalmente con la Iglesia de Roma.
Entre las primeras están Guillermo Farel, quien llegaría a ser compañero de Calvino en Ginebra o Louis Berquin, mártir de la Reforma francesa; entra las segundas estaría el mismo Lefèvre.
Margarita de Navarra Es interesante comprobar el alto nivel cultural y social que tenían los pertenecientes a este grupo; allí encontramos a eruditos y humanistas lo mismo que aristócratas y prelados.
Especialmente importante es el caso de Margarita de Angulema, hermana del rey de Francia Francisco I y reina de Navarra por su casamiento con Enrique II de Navarra. Las inquietudes espirituales de esta mujer la llevaron a convertir su corte en un centro de difusión de ideas claramente simpatizantes con la Reforma y a proveer refugio a los protestantes que huían de la persecución bajo su hermano.
Uno de esos refugiados que hallará acogida en su territorio será Juan Calvino, quien allí conocerá a Lefèvre d’Etaples.
El mapa inferior muestra los territorios controlados por la casa de Albret y la de Borbón. El matrimonio de Juana de Albret, hija de Margarita de Navarra, con Antonio de Borbón reunirá todos esos territorios bajo un solo control. Dada la identificación de Juana de Albret y Antonio de Borbón con la Reforma, esos territorios se convertirán en zonas de acogida para numerosos refugiados protestantes.
Lefèvre d’Etaples era un distinguido humanista, profesor en la Sorbona, que ya en 1507 había resuelto consagrar sus conocimientos al estudio de las Sagradas Escrituras.
Su primer trabajo fue una traducción latina de las cartas de San Pablo (1512); junto al texto tradicional de la Vulgata se hallaba la traducción de Lefèvre. Las notas a pie de página contenían ideas claramente protestantes: las obras no tienen mérito fuera de la gracia de Dios; negación de la doctrina de la transustanciación en el sacramento de la Cena, aunque admite la presencia real de Cristo en la misma. Igualmente se oponía al celibato del clero.
En el año 1523 aparece en París, de la imprenta de Simon de Colinea, una traducción anónima del Nuevo Testamento al francés (muchas veces reimpresa) a la que se añade en el mismo año el Salterio y, en 1528, el resto del Antiguo Testamento.
Fue publicada en Amberes a consecuencia de los intentos de parte del clero francés de suprimir el libro..No había duda: el autor de esa traducción no era otro que Jacques Lefèvre d’Etaples.
La obra completa apareció en un volumen en Amberes en 1539 y en 1546 era puesta en el índice papal; no obstante en 1550 fue reimpresa en Lovaina, editada por dos sacerdotes, Nicolas de Leuze y François van Larben, quienes revisaron la obra, eliminando de ella todo lo que tuviera sabor a herejía. Para Lefèvre, como para todos los Reformadores, la Biblia debía de estar al alcance de todo el pueblo:
‘Es llegado el tiempo en que nuestro Señor Jesucristo, el único sol, verdad de la vida, quiere que su evangelio sea anunciado por todo el mundo, con el fin de que no se desvíe más por otras locas creencias en criaturas y tradiciones humanas, incapaces de salvar al pecador.’
La reina Margarita estaba entusiasmada con la traducción de la Biblia y la recomendó vivamente a su hermano Francisco I de Francia; sin embargo para éste la Reforma promovida por su hermana y Lefèvre no era oportuna ni política ni moralmente. Políticamente no servía para concordar con el protestantismo alemán y moralmente no era adecuada para los hábitos del monarca. No obstante, la Biblia de Lefèvre gozó de amplia difusión por toda Francia.
Pero las ideas de Lefèvre no gustaron en la Sorbona y en 1525 se desató la primera persecución contra los ‘luteranos’ franceses. Lefèvre, junto con Farel, tuvo que huir a Estrasburgo, mientras que su traducción de las Escrituras era públicamente quemada.
Pasó sus últimos años en Nerac bajo el amparo de Margarita, la reina de Navarra. Sus últimas palabras fueron:
‘Dejo mi cuerpo a la tierra, mi alma a Dios y mis bienes a los pobres.’

DAVID MARTYN LLOYD-JONES

Fechas:
(1899-1981)
Datos Biográficos:
N. 20 de diciembre en Cardiff (Gales, Reino Unido). La familia se mudó a Llangeitho (Cardiganshire), escena del predicador de avivamientos Daniel Rowland (1711-90), que dio origen al movimiento calvinista metodista de Gales. La mayor parte de su vida la pasó en Inglaterra. En Londres estudió la la carrera de medicina, consiguiendo un brillante doctorado (1921).
En 1935 comenzó su relación con la Inter Varsity Fellowship (IVF). A partir de 1939, como presidente de la IVF jugó un papel importante en la creación de la Fraternidad Internacional de Estudiantes Evangélicos (IFES). Contribuyó también en la creación de la Biblioteca Evangélica de Londres, donde se reune la mejor colección de literatura puritana del mundo; el London Bible College, cuyo primer director fue E.F. Kevan (v.); el Movimiento Evangélico de Gales, que continúa la tradición del antiguo calvinismo metodista de Roland y Whitefield (1714-70); y el Seminario Teológico de Londres, y El Estandarte de la Verdad, editorial dedicada por completo a rescatar la literatura puritana y reformada, puesta en olvido por entonces, a cuyo cargo estaba I.H. Murray (v.).
Aunque nunca tuvo una formación teológica de academia o seminario, ha sido uno de los grandes pensadores y teólogos del siglo XX. Fue un gran lector de literatura reformada, puritana y moderna, con especial interés por la historia y la biografía. Agudo y penetrante como un bisturí contribuyó al renacimiento del calvinismo evangélico en todo el mundo. “No sólo conocía a los puritanos mejor que nadie, así como los clásicos del avivamiento del siglo XVIII, sino que además estaba muy documentado en la historia secular, la poesía, la política y la filosofía” (C. Catherwood).
Enseño a los estudiantes cristianos a pensar y hacer uso riguroso de la mente. Oliver Barclay dice que les enseñó a valorar y amar la doctrina, haciéndola materia poderosa y viva. Profundizó en las interioridades del alma como un maestro de la espiritualidad, su obra sobre la depresión espiritual ha pasado a la lista de los clásicos.
En 1968 dejó su ministerio de predicación, debido a una grave enfermedad. Desde entonces comenzó un ministerio literario consistente en la edición de sus sermones expositivos, en especial Romanos y Efesios. Siempre buscó restaurar la verdadera naturaleza de la predicación cristiana, consistente en exposición de la Escritura, y dependiente de la iluminación del Espíritu, sobre lo cual pronunció unas importantes conferencias en el Seminario Teológico Westminster de Filadelfia (EE.UU.). Supo ver que la incredulidad humana es más una cuestión moral que intelectual, por cuanto la salvación, como el pecado, afecta a la persona entera. Defensor del calvinismo ortodoxo respecto a la salvación o doctrinas de la gracia, fue a la vez un gran evangelista y entusiasta de los avivamientos, que por todos los medios trató de esclarecer y promocionar.
Predicador extraordinario y directo fue descrito por E. Brunner como “el más grande del cristianismo de hoy”. Otros le han calificado de profeta del siglo XX, en su vigoroso llamamiento al testimonio evangélico unido.
Obras Disponibles:
Del temor a la fe (PE); La fe a prueba (Hebrón/PE); ¿Por qué lo permite Dios” (PE); Unidad cristiana (Hebrón/PE); La vida en el Espíritu (TELL); El sermón del monte, 2 vols. (EV); ¿Qué es la Iglesia) (CLIE); La autoridad (Certeza), La depresión espiritual (TELL). Biog.: D.M. Lloyd-Jones: The First Forty Years, 1989-1939, vol I. The Fight of the Faith, 1939-81, vol II, I.H. Murray, Banner of Truth, Edimburgo 1982, 1990. Five Evangelical Leaders, Christopher Catherwood. Hodder and Stougton, Londres 1984. M. Lloyd-Jones. Chosen by God, Highland, Crowborough 1986. The Sacred Anointing. The Preacing of M. Lloyd-Jones, Tony Sargent. Hodder and Stoughton, Londres 1993.

MARTÍN LUTERO

Fechas:
(1483-1546)
Datos Biográficos:
N. el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben (Turingia, Alemania). Su padre era minero, aunque de cierta posición. Frecuentó las escuelas de Mansfield, Watterburgo y Eisenach; en abril de 1501 se matriculó en la Universidad de Erfurt, donde siguió cursos de letras y consiguió los grados de canciller y maestro de artes. En julio de 1505, debido a la repentina muerte de un compañero, que le persuadió de consagrar su vida a Dios, ingreso en la Orden de los agustinos sin consultar a sus padres, por temor a que se le impidiesen. En 1507 fue ordenado sacerdote. En 1508 pasó a la Universidad de Wittenberg para enseñar en la facultad de Artes. Allí alcanzó el grado de doctor el año 1512 y sucedió en la cátedra bíblica a su activo maestro y amigo Jan von Staupitz, visitador de la Orden de los agustinos. Éste era un hombre de grandes conocimientos bíblicos y en sus conversaciones privadas con Lutero le había dado mucha luz sobre el asunto de la salvación del alma, el gran tema que preocupaba al joven doctor. Una vez establecido en la cátedra dio comienzo a una gran serie de cursos bíblicos sobre los salmos (1513-15); la epístola a los Romanos (1515-16); Gálatas (1517) y Hebreos (1518). Fueron aquellos años de intensos estudios bíblicos durante los cuales leyó mucho los escritos de los Padres de la Iglesia, especialmente a san Agustín, pero también fueron años de angustia espiritual sobre todo después de haber ido a Roma con una misión de la Oreden y haber visto la corrupción moral y la indiferencia espiritual que reinaba en la corte del Papa. Le vino la paz de espíritu cuando comprendió que la justificación es un don divino a los hombres, sin mérito por parte de éstos, aunque a la que deben seguir buenas obras, no para alcanzar la gracia o ganar la salvación de Dios, sino como la manifestación de gratitud a la obra divina.
En 1517 se produjo un notorio escándalo a causa de la promulgación de un jubileo en Alemania con una venta general de indulgencias, según se decía para sufragar los gastos de la reconstrucción de la iglesia de San Pdro de Roma, pero asimismo para aliviar las deudas enormes del joven arzobispo de Maguncia. Lutero escribió 95 tesis sobre las indulgencias y las clavó en la puerta de la iglesia del castillo de Wittemberg la fiesta de todos los santos. Envió copias al obispo y al arzobispo. Estas tesis, originalmente en latín, fueron vertidas al alemán por los estudiantes, impresas y distribuidas copiosamente por toda Alemania. Fueron el origen de la controversia de Lutero con Roma.
En 1518 tuvo una entrevista con el legado pontificio, el cardenal Cayetano, y se negó a retractarse hasta que no se le mostrasen sus errores. En 1519 tuvo un debate con el teólogo y polemista católico Juan Eck. Un año después el papa publicó la bula de excomunión Ex surge Domine contra Lutero. Es esta bula replicó con una serie de escritos teológicos como Llamamiento a la nobleza cristiana de la nación alemana y Cautividad babilónica de la Iglesia (en latín), denunciando cuatro de los siete sacramentos, por no considerarlos bíblicos ni consecuentes con las primera tradición de los Padres de la Iglesia. Finalmente el escrito más popular titulado La libertad cristiana.
La protección que Federico el Sabio, príncipe elector de Sajonia, dispensó a Lutero preservó su vida y le aseguró una audiencia imperial en la Dieta de Worms, en abril de 1521, donde nuevamente se negó con toda energía a retractarse sin que se le demostrase con razones extraídas de las Escrituras en qué consistía su error. “Os conjuro por el Dios de la misericordia, a vos serenísimo Emperador y a vosotros serenísimos príncipes —dijo— a que me probéis, por los escritos de los profetas y de los apóstoles, que he errado. Así que me hayáis convencido, me retractaré… y seré el primero en arrojar mis escritos a las llamas”.
Temiendo las asechanzas de sus enemigos, sobre todo que pudiera ser secuestrado y llevado a Roma, fuera de la jurisdicción del príncipe, éste le hizo secuestrar por un grupo de servidores y le llevó al histórico castillo de Watburgo, en Eisenach, donde vivió vestido como un caballero alemán barbudo, bajo el nombre de Jorge. Allí comenzó su traducción de la Biblia al alemán, trabajo que no estuvo terminado hasta diez años más tarde, y para su realización reclutó Lutero un grupo de eruditos, entre los que se contraba el brillante Felipe Melanchton (1497-1560), el más significado de los reformadores de la educación, con una contribución importante a la universidad y escuela en Alemania.
Lutero condenó la eficacia de la misa como sufragio para los difuntos, aunque sostuvo que Cristo estaba en cierto modo presente en los elementos de la santa cena con su teoría de la consustanciación, posición intermedia entre la transustanciación sostenida por la Iglesia de Roma y la de moro símbolo, enseñada por Zuinglio (v.). Asimismo condenó los votos monásticos y el celibato del clero. Durante su ausencia en Watburgo, se desencadenó en Wittenberg un movimiento reformista radical, encabezado por su antiguo compañero Andrés Carlostadio (1477-1541), cuyas predicaciones desataron el furor iconoclasta del pueblo y éste se dedicó a romper imágenes de las iglesias y lugares públicos, lo que constituía un desafío abierto a las órdenes de la reciente Dieta imperial de Nuremberg. En marzo de 1522 Lutero regresó repentinamente a Wittenberg y encauzó la situación mediante una luminosa serie de sermones. Durante los meses siguientes combatió el puritanismo legalista y el espiritualismo entusiasta de Tomás Munzer (1490-1525). Cuando Munzer pasó a la acción, encabezando la revuelta de los campesinos de 1525, Lutero tuvo que ponerse abiertamente contra él, no sólo por cuestiones religiosas, sino razones políticas, ya que no podían permitirse perder el apoyo de los príncipes protestantes. Su escrito contra las “hordas campesinas” le apartó del favor popular que hasta entonces había gozado.
En 1525 contrajo matrimonio con Catalina de Bora, una ex monja que había abandonado el convento seis años atrás y era a la sazón doméstica del burgomaestre de la ciudad. También ese año sostuvo la famosa controversia con Erasmo de Rotterdam, quien aunque compartía muchas de las ideas de Lutero no quiso romper con Roma, por medio a los excesos a que se pudiera dar lugar.
La tregua religiosa de Nuremberg (1532) significó un respiro para la Reforma. Durante todo este tiempo Lutero produjo un enorme caudal de escritos e himnos entre los que destaca “Castillo fuerte es nuestro Dios”, así como sus liturgias, sermones y miles de folletos. Lutero prosiguió sus tareas docentes mientras tuvo fuerzas para ello.
Preparó los artículos de la Dieta de Ausburgo (1530), aunque sin poder asistir a ella a causa de su condena legal, pero se mantuvo en el castillo cercano de Coburgo, donde los príncipes protestantes iban a consultarle.
Murió en 1544 en su ciudad natal de Eisleben, donde había acudido para reconciliar a los príncipes de Anhaldt.
La importancia de Lutero en la historia puede deducirse del hecho de que se han escrito más libros comentando su vida y su obra que de cualquier otra persona en el mundo, exceptuando a Jesucristo.
“El gran error de la cristiandad fue rechazar al monje de Wittenberg, un hecho admitido hoy por la mayoría de los eruditos católicos. Hacia el final de su vida, Lutero dijo a sus estudiantes: “Unicamente os he enseñado a Cristo, con sencillez y sin adulteración”. Esa frase resumen su vida entera” (Paul Atkinson, Nuevo diccionario de teología).
“Paul Althaus describió una vez a Luetro como un “océano”. Tal imagen no se aplica solamente a la enorme producción literaria de Lutero, unos cien volúmenes en folio en la gran edición de Weimar, sino también a su poderosa originalidad y profundidad sin fin. Unicamente otros dos teólogos, Agustín y Aquino, llegaron a la estatura de Lutero; únicamente otro cuerpo de escritos, los documentos del Nuevo Testamento mismo, ha sido estudiado con tan cuidadoso escrutinio como las obras del reformador de Wittenberg. Es fácil ahogarse en semejante océano” (Timothy George, Theology of the Reformers, p. 51).
Obras Disponibles:
Comentarios de Martín Lutero (CLIE) Vol. 2: Gálatas Comentarios de Martín Lutero Vol. 3: Tito, Filemón y Hebreos Comentarios de Martín Lutero Vol. 4: Selecciones de 1ª Corintios Comentarios de Martín Lutero Vol. 5: 1a Timoteo Comentarios de Martín Lutero Vol. 6: 1 y 2 Pedro, Judas y 1 Juan Comentarios de Martín Lutero Vol. 7: Mateo: Sermón del Monte y el Magníficat Comentarios de Martín Lutero Vol. 8: Evangelio de Juan caps. 1-4 Comentarios de Martín Lutero Vol. 1: Romanos (rústica); La libertad cristiana (Aurora); Sermones (Aurora); Obras de Martín Lutero, 10 vols. (Aurora/Paidós); Obras, 1 vol. (Sígueme); Antología (seleccionada por M. Gutiérrez Marín, Pleroma/CLIE). Biog.: Martín Lutero. Emancipador de la conciencia, Federico Fliedner. CLIE/CUPSA. Lutero y el nacimiento del protestantismo, James Atkinson. Alianza Editorial, Madrid 1971. Martín Luero, 2 vols., Ricardo García-Villoslada. BAC, Madrid 1976. Lutero, Pedro R. Santidrián. Ed. Hernando/Castell, Barcelona 1991. ¿Quien era Martín Lutero?, Joan Busquets. Sígueme, Salamanca 1986. Lutero, Albert Greiner. Aymá/Sarpe, Madrid 1985. Lutero, Hanns Lilje. Salvat, Barcelona 1989. Lutero ayer y hoy, varios autores. Aurora, Buenos Aires 1984.

JOHN GRESHAM MACHEN

Fechas:
(1881-1937)
Datos Biográficos:
N. en Baltimore (EE.UU.), su padre era un eminente y próspero abogado. Su madre le enseñó los rudimientos de la fe cristiana reformada que profesaban —Confesión de Fe y Catecismo— y puso en él el amor por la literatura clásica inglesa y francesa. Estudió en la Universidad Johns Hopkins (1901) y en el College y Seminario Teológico de Princeton. Animado por su profesor de NT marchó a Alemania a proseguir sus estudios en Marburgo y Gotinga, donde la teología liberal de Wilhelm Herrmann le hizo atravesar una crisis de fe y conciencia.
Ordenado al ministerio de la Iglesia Presbiteriana de Norteamérica en 1914. Enseñó Literatura y Exégesis del NT en el Seminario de Princeton de 1906 a 1929. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió en Francia con la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA).
Admirador y seguidor a la vez de su profesor B.B. Warfield (v.), siempre defendió la teología reformada o calvinista de Princeton, influenciada por la experiencia avivamentista americana y la filosofía del sentido común de la escuela escocesa. Debido a la tendencias liberales del seminario M. lo abandonó en 1929 y fundó uno nuevo con el nombre de Westminster Theological Seminary, radicado en Filadelfia. Compañeros profesores del Princeton le secundaron en su empresa y formaron parte del nuevo claustro de enseñanza, que pretendían conservar la enseñanza del “viejo Princeton”. Expulsado de su Iglesia por insubordinación, al participar en una Junta Independiente de Misiones (1933), decididamente reformada y evangélicamente conservadora, de la que no quiso renunciar, fundó la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa (1936), después de haber intentado recusar el veredicto condenatorio de la Asamblea General.
Murió el 1 de enero de 1937 de una neumonía mientras buscaba apoyo para sus proyectos denominacionales en Birsmarck (Dakota del Norte).
Se opuso rotundamente el liberalismo teológico por considerarlo no una versión moderna de la fe cristiana, sino una negación de la misma. Cristianismo y modernismo, decía, son dos religiones completamente distintas. Aunque nunca se consideró un fundamentalista, apoyó la controversia fundamentalista en su defensa de la teología cristiana clásica e histórica. Escribió eruditos ensayos sobre el nacimiento virginal de Cristo y la teología paulina.
En valiente profesión de fe expresó lo siguiente: “El cristiano no puede sentirse satisfecho en tanto que alguna actividad humana se encuentre en oposición al cristianismo o desconectada totalmente del mismo. No hay deber más urgente que el de dominar el pensamiento del mundo con objeto de convertirlo en un instrumento de la verdad en lugar de un instrumento del error” (Cristianismo… p. 13).
Obras Disponibles:
El hombre (TELL); Cristianismo y cultura (Felire). Biog.: J. Gresham Machen, a Biographical Memoir, Ned B. Stonehouse. WTS, Filadelfia 1977.

MACHEN Y LA IPO
por D. G. Hart

J. Gresham Machen (1881-1937) fue la figura principal en la fundación de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, no por otra razón que no fuera la controversia presbiteriana en la cual él tuvo un desempeño crucial que culminó en el inicio de la denominación en 1936. Machen, un distinguido erudito del Nuevo Testamento en el Seminario Princeton desde 1906 a 1929, defendió la confiabilidad histórica de la Biblia en obras tales como The Origin of Paul’s Religion (El Origen de la Religión de Pablo – 1921) y The Virgin Birth of Christ (El Nacimiento Virginal de Cristo – 1930). Emergió como el vocero principal de los Presbiterianos conservadores haciendo críticas devastadoras a los Protestantes modernistas en sus conocidos libros Christianity and Liberalism (Cristiandad y Liberalismo – 1923) y What is Faith? (¿Qué es fe? – 1925). Cuando los presbiterianos del norte (PCUSA – Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos de América) rechazaron sus argumentos a mediados de la década de 1920, y decidieron reorganizar el Seminario Princeton para crear una escuela moderada, Machen asumió el liderazgo en la fundación del Seminario Westminster en Filadelfia (1929) donde enseñó Nuevo Testamento hasta su muerte. Su continua oposición al liberalismo en la agencia de misiones foráneas de su denominación durante la década de los años 1930s, lo condujeron a la creación de una nueva organización, La Junta Independiente para las Misiones Presbiterianas Foráneas (1933). El juicio, convicción y suspensión del ministerio de los miembros de la Junta Independiente, incluyendo a Machen, en 1935 y 1936 proveyó los criterios lógicos para la formación en 1936 de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa. Solo seis meses después de haber comenzado la nueva denominación, Machen murió en Bismarck, Dakota del Norte, mientras trataba conseguir respaldo económico para la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa. Él fue, indiscutiblemente, el más importante pensador conservador Presbiteriano en la primera mitad del siglo 20, y la luz que sirvió de guía a la primera generación de Presbiterianos Ortodoxos.

ROBERT MURRAY MCCHEYNE

Fechas:
(1813-1843)
Datos Biográficos:
N. el 21 de mayo de 1813 en Edimburgo (Escocia), Desde muy joven demostró una inteligencia extraordinaria. Con sólo cuatro años aprendió por sí solo el alfabeto griego. En noviembre de 1827 entró en la Universidad y en el Divinity Hall de Edimburgo, donde tuvo por profesores a David Welsh y el célebre Dr. Thomas Chalmers (1780-1847).
La muerte de su hermano mayor David, en julio de 1831, le hizo pensar seriamente sobre la eternidad. Intranquilo por su condición pecadora llegó a la conversión en 1832. “Buscaré un hermano que no muera jamás”, se dijo a sí mismo. Brillante en sus estudios, destacó, sin embargo, por una verdadera pasión por salvar almas. Varias horas a la semana el joven estudiante se dedicaba a predicar el Evangelio en los barrios más bajos y pobres de Edimburgo.
Ordenado al ministerio de la Iglesia de Escocia el 24 de noviembre de 1836, sirvió en la Iglesia de St. Peter en Dundee, ciudad industrial, mayormente compuesta por obreros y con muy poco interés religioso. Aún así llegó a ser tan amado de todos que el día de su entierro miles de personas abarrotaron las calles por donde pasaba el cortejo fúnebre, hasta el punto que su padre llegó a decir que “Dios ha cortado la vida de mi hijo tan tempranamente para evitar que su pueblo amado hiciera de él un ídolo”.
Metódico y ferviente en la lectura de la Biblia, la oración, las visitas pastores y el evangelismo por las casas, era considerado como uno de los pastores más piadosos y concienzudos de la época. Elegido en 1939 para viajar a Palestina, con el objeto de estudiar la posibilidad de iniciar obra misionera entre los judíos del lugar, así como para recuperar su salud, por entonces muy quebrantada, motivado en parte por sus expectativas escatológicas (creía en el premilenarismo histórico), y sobre todo por su manera de entender Romanos 9-11. Mientras estaba en Palestina un avivamiento espiritual recorría Dundee y sus alrededores, en el cual Dios estaba usando poderosamente a William C. Burns (1815-69), quien había ido a la Iglesia de M’Cheyne para sustituirle, en principio por causa de su enfermedad, y después, por su ausencia del país en el mencionado viaje de exploración misionera. De regreso a Dundee tuvo el privilegio de ver numerosas conversiones y de ser ayudado en su labor espiritual por Burns, quien después marcharía como misionero a China.
El tifus, prevaleciente entre los miembros de su iglesia, a quienes visitaba con regularidad, le atacó y minó su constitución física débil y enfermiza. Murió antes de cumplir los 30 años. Pese a su breve ministerio ejerció una influencia notable tanto en su época como en generaciones futuras. Sus escritos llegaron a ser, después de la Biblia, los más leídos de la segunda mitad del siglo XIX en Escocia.
En su vida se cumplió su propia profecía de que un ministerio santo es un arma terrible en las manos de Dios. Alguien describió su vida como “una de las obras más bellas del Espíritu Santo”.
Obras Disponibles: Mensajes bíblicos (EV); Las siete iglesias de Asia (CLIE). Biog.: The Life of Robert Murray M’Cheyne, A.A. Bonar, BT, Edimburgo 1960. McCheyne & Burns, J.A. Stewart, Revival Literature, EE.UU., 1963.

JOHN MURRAY

Fechas:
(1898-1975)
Datos Biográficos:
N. en Badbea (Sutherland, Escocia). Sus padres eran miembros de la Iglesia Libre de Escocia. Estudió en la Universidad de Glasgow (M.A., 1923), y en el Seminario Teológico de Princeton (EE.UU., Th.M., 1927). Durante el año 1929 enseñó teología sistemática en éste seminario, hasta que fue invitado a formar parte de la facultad docente del recientemente fundado Westminster Theological Seminary, con J.G. Machen (v.) como Director.
Allí permaneció hasta su jubilación en 1966, cuando regresó a su nativa Escocia, contrajo matrimonio y gozó de un breve período de paternidad, hasta que la muerte le encontró el 8 de mayo de 1975.
Siguiendo los pasos de Geerhardus Vos (v.) dedicó todos sus esfuerzos de investigación teológica en el campo de la teología bíblica, donde se destaca por su detalle, precisión y análisis minucioso del texto original, como demuestra su comentario a Romanos en dos volúmenes.
En 1958 recibió la invitación de Lloyd-Jones (v.) para dar la Conferencia Bíblica Campbell Morgan en Westminster Chapel. Eran los días en que estaba resurgiendo el interés la fe reformada en Inglaterra, no tanto en su versión académica como vital y formativa de la predicación, a la que M. daba mucha importancia, y hacia la que toda teología bíblica debería tender.
Fiel a la fe reformada expresada en la Confesión de Fe de Westminster, M. dedicó un enjundioso estudio al controvertido tema de la llamada “redención limitada”, en cuya defensa acudió desde la Escritura interpretada desde la perspectiva calvinista. Otra doctrina que ocupó su atención fue la inerrancia de la Biblia, tan celoso en mantener.
En el orden eclesiástico creyó posible la comunión y cooperación entre las diversas familias cristianas como la presbiteriana, bautista y congregacionalista, unidas en la común fe histórica de la Reforma.
Obras Disponibles:
El divorcio (EEE); La revelación consumada y aplicada (CLIE). Biog.: The Life of John Murray, Iain H. Murray. BT, Edimburgo 1982.

JOHN NEWTON

John Newton nació en Londres el año 1725. Su padre fue un capitán. Su madre, una devota mujer que dándose cuenta que la enfermedad que la aquejaba pronto iba a acabar con su vida, enseño a su hijo a conocer laBiblia a muy temprana edad.
Cuando John tenia 7 años, su madre murió y él se convirtió en un niño decamarote de un barco pesquero. Sus experiencias a través de los años en elmar fueron peligrosas y emocionantes, una vez fue embriagado y llevado comoparte de tripulación a la fuerza de un Barco de Guerra.
Allí fue cruelmentetratado siendo golpeado y abusado. Luego de esta experiencia se enrolo enun barco de esclavos y con el tiempo llego a ser el capitán. Durante todoeste tiempo John vagó lejos del Dios de su madre y de la Biblia. Más tarde escribió “Con frecuencia vi la necesidad de ser un cristiano solo para escapar del infierno, pero amaba el pecado y no estaba dispuesto a abandonarlo”.
Cada año caía más bajo en las garras del pecado y pronto estaba en talestado que la tripulación lo despreciaba. Considerándolo solo un animal.
En una ocasión, el borracho capitán cayo por la borda pero sus hombres nohicieron mucho esfuerzo para rescatarlo. Simplemente tiraron un arpón quese clavó en su cadera y tiraron de la cuerda. Fue levantado como si hubierasido un pez grande.
Debido a este suceso, John Newton cojeó por el resto de su vida, pero como él diría. ” Cada paso es un constante recuerdo de lagracia de Dios sobre este desventurado pecador”.
Sublime Gracia (Amazing Grace) es en realidad la historia y testimonio de la vida de JohnNewton.
Fue en 1779, mientras trabajaba en otro himno con William Cowper, autor de “Esta es una fuente llena con Sangre” que él escribió esta gema dehimnología usando como su título “Fe, revisión y expectación”.-

Sublime gracia del Señor
Que a mi pecador salvó
fui ciego mas hoy miro yo
perdido y el me amó
En los peligros o aflicción
que yo he tenido aquí
su gracia siempre me libró
y me guiará feliz
Su gracia me enseñó a temer
mis dudas ahuyentó
oh cuan precioso fue
a mi ser al dar mi corazón
Y cuando en Sión por siglos mil
brillando este cual sol
yo cantaré por siempre allí
su amor que me salvó

John Newton, el fiel cristiano anglicano y autor de una de las melodías evangélicas más bellas de la historia descansó con el Señor el 21 de Diciembre de 1807
Fuente: Luis Montemayor
En los años de 1700, John Newton salió a navegar con su padre en un barco mercantil. Poco después de que su padre se retirara, Newton se puso a trabajar en un barco de guerra. Al tener que enfrentar condiciones intolerables, desertó y luego pidió que lo transfirieran a un barco de esclavos que al poco tiempo zarpó para África.
Newton se endureció ante el tráfico de seres humanos y a la larga llegó a ser capitán de su propio barco de esclavos. Sin embargo, el 10 de mayo de 1748, su vida cambió para siempre. Su barco se encontró ante una aterradora y violenta tormenta. Justo cuando parecía que el barco se iba a hundir, Newton clamó: “Señor, ¡ten misericordia de nosotros!”
Esa noche, en su cabaña, comenzó a reflexionar en la misericordia de Dios. Por medio de la fe en el sacrificio que Cristo hizo por él, John Newton experimentó la sublime gracia de una manera personal. Con el tiempo dejó el comercio de esclavos y se unió a un ministerio cristiano. Aunque llegó a ser predicador del evangelio, como más se le recuerda es por su amado himno titulado en inglés Amazing Grace ["Sublime gracia" en español]. Es un testimonio asombroso de su propia experiencia.
El Espíritu de Dios nos da convicción de pecado y nos da el poder para dejarlo. Cuando recibimos a Cristo como Salvador, Él hace por nosotros lo que nosotros no tenemos el poder para hacer con nuestra propia fuerza. Esa es una gracia sublime. –DF

JOHN OWEN

Fechas:
(1616-83)
Datos Biográficos:
N. en Stadham (Oxfordshire, Inglaterra), de antepasados galeses. Su padre, Henry Owen, era ministro de la Iglesia Anglicana y pertenecía al ala de los “puritanos”, o reformadores evangélicos.
El joven Owen fue un alumno tan prodigioso que a los doce años pudo entrar en la Universidad de Oxford, en el Queen’s College, cosa inaudita aun en aquel entonces. A sus dones naturales añadió un esfuerzo casi sobrehumano, disciplinándose severamente en cuanto al descanso: sólo dormía cuatro horas durante la noche. Esta fue una de las causas de sus continuos problemas de salud y de su relativamente temprana muerte.
Fue ordenado al ministerio de la Iglesia de Inglaterra, aunque fue algún tiempo después, al escuchar un sermón de un predicador cuyo nombre nunca pudo saber, que llegó a experimentar su conversión personal y la paz con Dios. En Fordham (Essex), pastoreó una pequeña congregación anglicana.
En el conflicto civil que enfrentó a los ingleses en aquel tiempo, Owen apoyó decididamente la causa del ejército del Parlamento en contra de los defensores de los reyes jacobitas.
Fue llamado a predicar ante el Parlamento inglés en varias ocasiones, incluso el día después de la ejecución del rey Carlos I. Además, acompañó a Olover Cromwell en muchas de sus campañas militares, en las cuales sirvió como capellán al ejército parlamentario.
En 1652 fue nombrado vice-rector de la Universidad de Oxford, siendo rector el mismo Cromwell. Sin embargo, fue quitado de este prestigioso cargo cuando más tarde se opuso a que Cromwell fuese nombrado rey.
Pero su verdadera fama se debe no a sus importantísimos papeles en la vida política y académica, sino a sus incomparables aportaciones a la teología. No pocos lo tienen por el más gran de todos los teólogos ingleses. El número de sus obras escritas, la profundidad de su contenido, y la amplitud de los temas sobre los cuales ejercitó su enorme intelecto, le hacen uno de los más grandes exponentes del protestantismo clásico. Quizá la obra que más destaque, por su erudición y por el tratamiento casi exhaustivo de su exégesis, es el monumental comentario a la epístola a los Hebreos, en ocho gruesos volúmenes en una edición moderna.
Era calvinista y aún no ha sido superada su exposición contundente de la teología calvinista. Tocante a su doctrina del gobierno de la Iglesia mantuvo una posición independiente, pese a sus antepasados y su propia educación teológica y comienzos espirituales. Estaba firmemente convencido del sistema congregacional, de que cada iglesia local tenía que ser independiente y gobernarse a sí misma.
Murió un 24 de agosto, fecha de doble vergüenza para los adversarios de cristianismo histórico, y de doble honor para sus defensores; fue el día de la matanza de San Bartolomé en Francia, cuando en 1572 de ese mismo día fueron asesinados miles de hugonotes o evangélicos franceses; y el día cuando, en 1662, dos mil ministros del Evangelio británicos fueron expulsados de sus iglesias, por negarse a someterse a la Ley de Uniformidad, respecto a la religión, tales como Watson (v.) y Goodwin (v.).
“En sus escritos espirituales se percibe un gran celo así como un sorprendente conocimiento de la obra del Espíritu Santo en el corazón de los pecadores” (P. Toon).
Obras Disponibles:
Comunión con Dios (EP). Biog.: Gods’ Statesman. The Life and Work of John Owen, Peter Toon. Paternoster Press, Exeter 1971.

JAMES I. PACKER

Fechas:
(1926-)
Datos Biográficos:
N. en Gloucester (Inglaterra). Convertido a la fe cristiana durante su años de estudiante en Oxford. “En 1944 —escribe— experimenté una completa conversión pietista del formalismo religioso al Cristo viviente, cuando tenía dieciocho años”.
Bajo la influencia de autores Puritanos y la predicación del Dr. Martyn Lloyd-Jones (v.) en Westminster Chapel (Londres), abrazó las doctrinas históricas de la Reforma desde la tradición de un calvinismo experimental, aunando la influencia evangélica y pietista del movimiento de estudiantes cristianos de Oxford (OICCU), con la preocupación práctica pastoral de Puritanos como Baxter (v.) y Owen (v.), y la herencia protestantes anglicana avivada por el movimiento metodista calvinista de Gales, en la línea del obispo J.C. Ryle (v.).
En 1952 fue ordenado al ministerio de la Iglesia Anglicana. Casado ese mismo año con Kit, adoptan tres hijos adoptados, y comienza sus labores pastorales en la Iglesia de San Juan de Harborne, en Birmingham. Con el mencionado Dr. Lloyd-Jones organiza las Conferencias de Westminster para Estudios Puritanos y participa en la fundación de Tyndale House en Cambridge (1958), centro de toda una generación de eruditos bíblicos evangélicos, preocupados por el liberalismo teológico y la mejor manera de hacerle frente con sus mismas armas académicas y científicas, sometidas al dictado de la fe y renovación espiritual. “Los verdaderos cristianos —dice— deberían guiarse por una fe que razona”. La guerra no es entre fe y razón, sino entre una razón fiel y otra infiel.
En 1970 fue nombrado director de Tyndale Hall de Bristol, con Alec Motyer (v.) de compañero en la facultad. Con R.C. Sproul (v.) participó en la fundación del Concilio Internacional de Inerrancia Bíblica, con grandes conferencias en Chicago (1978) y San Diego (1981). En la actualidad, desde 1978, es profesor de Teología Sistemática e Histórica en el Regent College de Vancouver (Canadá).
Está considerado por muchos como el principal teólogo evangélico contemporáneo. Ha concedido gran importancia a la doctrina de Dios, por cuanto “la ignorancia de Dios —tanto de sus caminos como de la práctica de la comunión con Él— está a la raíz de buena parte de la debilidad de la Iglesia en la actualidad”.
Obras Disponibles:
Conociendo a Dios (Oasis/CLIE); Dios, yo quiero ser cristiano (CLIE); El plan de Dios (SLC). Biog.: Five Evangelical Leaders, Christopher Catherwood. Hodder and Stoughton, Londres1984

EDWIN H. PALMER

Fechas:
(1922-80)
Datos Biográficos:
N. el 29 de junio en Milton (Massachusetts, EE.UU.). Estudió en la Universidad de Harvard (B.A., 1944), en el Westminster Theological Seminary (Th.D., 1949) y en la Universidad Libre de Amsterdam (Holanda, Th.D., 1953). Durante la 2ª Guerra Mundial sirvió a su nación el cuerpo de marines.
Ordenado al ministerio de la Iglesia Cristiana Reformada, fue pastor en Spring Lake (1953-57); Ann Arbor (1957-60), ambas del estado de Michigan, así como en la Avenida Grandville de la capital estatal (1964-68).
Durante cuatro años fue profesor en el Westminster Theological Seminary (1960-64). De 1968 a 1978 fue secretario ejecutivo de la Nueva Versión Internacional de la Biblia (NIV, en inglés) y editor general de la Biblia de estudio NIV. Asimismo fue el editor general de la inconclusa pero monumental Enciclopedia del cristianismo, con colaboradores como J. Murray (v.), E.J. Young (v.), P. Jewett (v.), L. Morris (v.) y R.B. Kuiper (v.).
Calvinista convencido, creía que las doctrinas de la gracia reformadas habían llevado a un redescubrimiento del “dios olvidado”, el Espíritu Santo. “La Iglesia de la Reforma fue la que dio gran impulso al estudio del Espíritu —escribió— Sobre todo el redescubrimiento, por parte de Calvino (v.), de la doctrina bíblica de la gracia soberana, que requirió un gran énfasis en la doctrina del Espíritu Santo.”
Obras Disponibles:
Doctrinas claves (EV); El Espíritu Santo (EV).

JUAN PÉREZ DE PINEDA

No hay constancia de la fecha de nacimiento de Juan Pérez de Pineda, aunque todo indica que debió nacer hacia finales del siglo XV en la ciudad cordobesa de Montilla (España). Algunos autores afirman que él fue el Juan Pérez que aparece como encargado de negocios del emperador Carlos V y testigo directo de los acontecimientos del saco de Roma por las tropas imperiales, pero otros autores lo niegan dada la abundancia de un nombre y un apellido tan común entre los españoles.
En cualquier caso la primera noticia cierta que tenemos de nuestro personaje es su estadía en Sevilla, como rector del Colegio de la Doctrina. Por aquel tiempo Sevilla se había convertido en un foco principal de protestantismo en España, pues algunos de los principales teólogos de la ciudad simpatizaban o se identificaban con el luteranismo, como Juan Gil (Dr. Egidio) y Constantino Ponce de la Fuente. También en dicha ciudad había un monasterio de frailes jerónimos que rezumaba por doquier la misma doctrina; entre otros allí están Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, primer traductor de la Biblia completa al castellano a partir del hebreo y del griego, el primero y revisor de la misma, el segundo. Según Valera, Sevilla era “la primera ziudad de nuestra España, que en nuestros tiempos conoziese los abusos, superstiziones i idolatrías de la Iglesia Romana.”
Cuando la persecución se desata en Sevilla y el Dr. Egidio es encarcelado (1551), Juan Pérez escapa, junto con los frailes jerónimos antes mencionados, y se refugia en Ginebra. Esta persecución culminará con el primer Auto de Fe celebrado en dicha capital en la que veintiuna personas murieron quemadas, entre los que se hallan varios frailes jerónimos, incluido su prior, y algunas mujeres que se reunían para celebrar cultos en la casa de una de ellas.
En el segundo Auto de Fe que se celebra en Sevilla (1560), Juan Pérez es quemado en efigie, junto con el Dr. Egidio (cuyo cadáver había sido desenterrado) y con Constantino Ponce. En ese mismo Auto de Fe son quemadas catorce personas, entre las cuales está Julianillo Hernández, el indómito contrabandista de literatura protestante en Sevilla.
En Ginebra, Juan se convertirá durante tres años en el predicador de la congregación de habla española que vive en esa ciudad. Allí también compondrá su obra literaria, entre la que destaca la traducción de los Salmos y del Nuevo Testamento al castellano.
La traducción de los Salmos (1557) se la dedicó a la hermana de Carlos V, María de Hungría, regente de los Países Bajos. Menéndez y Pelayo dice de este trabajo: “No la hay mejor de los Salmos en prosa castellana”.
En cuanto al Nuevo Testamento, Pérez de Pineda trabajará sobre las traducciones que hicieran Francisco de Enzinas y Juan de Valdés.
Además de estas traducciones Pérez de Pineda escribió una Epístola Consolatoria (1560), destinada a fortalecer los ánimos de los protestantes españoles que sufrían los rigores de la Inquisición, y una carta (1557) dirigida a Felipe II en la que exhortaba al monarca a poner remedio a los males de la nación.
Casi al final de su vida encontramos a Pérez de Pineda siendo el capellán de la duquesa Renata de Ferrara, quien había hecho de sus dominios territorio de acogida para los protestantes perseguidos. Al morir dejó todo sus bienes para sufragar la impresión de la Biblia al castellano, legado que usará Casiodoro de Reina para editar su traducción.

ARTURO W. PINK

Fechas:
(1886-1952)
Datos Biográficos:
N. el 1 de abril en Nottingham (Inglaterra). Aunque nacido en el seno de una familia evangélica devota, Pink se apartó hacia la teosofía de Annie Besant, llegando a ocupar un lugar prominente dentro de la sociedad teosófica inglesa. Gracias a la persistencia testimonial de su padre, Pink experimentó la conversión al Evangelio en 1908. En seguido se sintió llamado a dedicarse por completo a la obra cristiana. Habiendo oído del Instituto Bíblico de Moody en Chicago (EE.UU.), marchó a América para estudiar con James M. Gray y William Evans (v.), aunque si estancia allí fue bastante corta, abandonando los estudios para emprender inmediata labor evengelística. En 1910 aceptó el llamamiento a trabajar como predicador en un campo minero de Silverton (Colorado). Llegó a predicar unas 300 veces al año. Más tarde marchó a Australia donde sus predicaciones fueron muy bien recibidas. Pastoreó una iglesia bautista hasta que en 1928 regreso a su Inglaterra natal, donde comenzó una vida casi ermitaña, dedicado a escribir y atender la correspondencia, que en 1946 llegó a 20.000 cartas escritas a mano.
Gracias a la pequeña herencia que le legó su padre pudo dedicarse por completo a escribir y enviar gratis cada vez sus Studies in the Scriptures, así como otros libros, que podrían agruparse bajo la clasificación de teológicos, expositivos y devocionales, todos ellos cuajos de citas bíblicas. Aunque casi ignorado en vida, tras su muerte sus escritos no han parado de reeditarse, debido a la gran demanda de ellos.
Lector incasable, dice que para 1932 había leído la Biblia 50 veces y más de un millón de páginas de literatura teológica, con preferencia por los autores reformados, puritanos y de hermanos. Aunque muy independiente en sus doctrinas, fue calvinista en soteriología, rechazó el dispensacionalismo y el fundamentalismo de sus primeros años y siempre estuvo influenciado por la espiritualidad y ética de los Hermanos, así como por su eclesiología, que le llevaba a considerar la generalidad de las Iglesias cristianas en estado de apostasía, de tal modo que nunca procuró llevar una vida de membresía regular.

Obras Disponibles:
Beneficios de la Lectura de la Biblia (CLIE); Los atributos de Dios (EV); La soberanía de Dios (EV); Los beneficios de la lectura de la Biblia (CLIE); El anticristo (CLIE). Biog.: The Life of A.W. Pink, I.A. Murray, The Banner of Truth, Edimburgo 1981.

CONSTANTINO PONCE DE LA FUENTE

Conocido como Doctor Constantino. Reformista y escritor, vivió en Sevilla desde 1533 hasta el día de su muerte. Aquí produjo su obra y alcanzó celebridad, donde se le conocía como Doctor Constantino.
Había llegado de su natal San Clemente de la Mancha (Cuenca), donde había visto la primera luz hacia el 1502, de posible ascendencia hebrea, tras su formación en la Universidad de Alcalá. Mientras desempeñaba el cargo de predicador de la Catedral fue ordenado presbítero y se licenció en Teología. En 1548, pasó a ejercer el mismo oficio en la corte de Carlos V, hasta que éste abdicó. Durante este tiempo, viajo como tal con el Príncipe Felipe por )Italia, Alemania, Flandes, Inglaterra, y Bruselas.
Al regresar a Sevilla ocupó la Canonjía Magistral, hasta que intervino el Santo Oficio en 1558, acusándole de “Luterano”. Los inquisidores, que ya habían atentado contra sus libros (censurándolos y quemándolos públicamente), arremetieron contra su vida, encerrándole en el castillo de Triana, don de murió a consecuencia de los tormentos. Cuando terminó su proceso, desenterraron sus restos mortales y le quemaron, con otros miembros de la comunidad protestante sevillana, tras el Auto de Fe del 22 de diciembre de 1560.
Desde sus versos latinos, cuando era estudiante en Alcalá, hasta los manuscritos secuestrados por la inquisición, tras su arresto, escribió un buen número de obras. Estos libros que pasaron al Indice de libros prohibidos, en 1559, por orden de aparición, son los siguientes: Suma de Doctrina Christiana (1543), Exposición del Primer Psalmo (1546), Catecismo Christiano (1547) y Doctrina Christiana (1548). Todas estas obras han llegado hasta nosotros, tanto en sus ediciones del XVI (primero en Sevilla, y luego en Amberes) como en la de Usoz y otras en fechas más recientes.
Pensamientos de Costantino
“Por aquí (oyendo la Palabra de Dios) se comenzaron siempre las enmiendas, y comenzaron los pecadores a entender su perdición, y entendida invocaron y pidieron el remedio, poniendo su confianza para este fin en el Señor que nos despierta para que recibamos los beneficios de su clemencía”
Doctrina Cristiana
“Nadie nos puede conocer mejor que el mismo Señor que nos hízo, y nos sufre y nos espera, ni podemos Imaginar remedio para no perdemos, que es aquel de quien nos avisa el que quiere y solamente nos puede salvar”
Exposición del Primer Salmo
“Dadme la alegría que Vos soléis dar a los que de verdad se vuelven a Vos. Haced que sienta mi corazón el ofico de vuestra misericordia; la unción con que soleis untar las llagas de los que sanais, porque sienta yo cuán dulce es el camino de vuestra cruz y cuán amargo fue aquel en que me perdí”
Confesión de un pecador
“Si confesamos de verdad que nuestro Redentor Jesucristo es nuestro tesoro, y sí es verdad, como lo es, que donde está nuestro tesoro, allí está nuestro corazón, síguese manffíestamente que nuestro afecto y principal amor no estará en las cosas de la tierra, sino en las del cielo”
Suma de doctrina cristiana

LUIS USOZ Y RIO

Nacido en Chuquiraca (Virreinato del Perú) en 1805 y fallecido en 1865 en Madrid.
Editor de los Reformistas Antiguos Españoles, según un proyecto concebido en un hotel sevillano en conversación con otro cuáquero, el inglés Benjamín B. Wiffen.
Hizo Bachiller en Leyes en la Universidad de Alcalá (1828) y se doctoró en el Colegio Español de Bolonia (1833). Enseñó hebreo en Valladolid y Madrid y prestó su apoyo literario y económico a varias revistas románticas como el “Observador Pintoresco” y “El Artista”). Colaboró con Jorge Borrow en la edición y distribución de la Biblia.
Pero su verdadera vocación, a la que entregó su cuantiosa fortuna y los últimos veniticinco años de su vida, fue la búsqueda, comentario y edición delas obras de los protestantes españoles del s. XVI y XVII, y muy especialmente de Juan de Valdés.
La obra consta de 20 tomos y aparecieron ediciones semiclandestinamente en San Sebastián, Londres y Madrid, que oscilaron entre los 150 y los 1.015 ejemplares.
También editó Cancionero de Obras de Burla (Londres, 1841-43); Cervantes Vindicado (1855) de su amigo y colaborador Juan Calderón; Diálogo de la Lengua, de Juan de Valdés (Madrid, 1860). A las que debemos sumar obras originales suyas como Noticias de una Biblia de 1439 (1842), Un español en la Biblia (1862) y su traducción de Isaías (1863).
Su valiosísima biblioteca, con unos 10.000 ejemplares antiguos, curiosos y raros, de imprescindible consulta para historiadores del Protestantismo español, se conserva en la Sección de Raros de la Biblioteca Nacional, en Madrid.

PIETRO MARTIRE VERMIGLI

Entre los más conocidos reformadores italianos del 1500, emerge la figura singular de Pietro Vermigli. Su conversión tuvo gran repercusión en su tiempo debido a que, se trataba de un teólogo católico romano, que abrazaba las doctrinas cristianas expuestas por la Reforma.
Considerado por sus contemporáneos, como uno de los más grandes teólogos reformados, casi al mismo nivel que Juan Calvino, actuará activamente en Estrasburgo,
Zurich y Oxford, siendo reconocido unánimemente como un hombre de gran sapiencia y de profundas convicciones espirituales.
Había nacido en Florencia en 1499 y a edad temprana ingresa a la Congregación de Canónigos de San Agustín, donde comenzará su carrera como profesor de filosofía y teología que lo llevará a la ciudad de Nápoles .Allí conocerá a Juan Valdés, figura señera y de gran influencia en los círculos intelectuales napolitanos. Serán tres años los que pasará en la ciudad, pero serían decisivos en su vida.
Por 1540 y a instancias de su amistad con Valdés, ya ha leído los escritos de Lutero,Bucero y Zuinglio, los que lo llevarán a reconocer que la justificación es solo por la fe en Jesuscristo, así como la suficiencia de la Biblia en materia de fe.
Hombre consecuente con sus ideas, de gran reputación en su entorno; comenzó a predicar conforme a la luz que había recibido y en la ciudad de Lucca donde había sido transferido como prior de San Frediano, desarrolla una extensa labor como maestro preparando a varios futuros predicadores evangélicos, como Girolamo Zanchi por ejemplo. Pero no se limita a una labor de claustro, sino que también llegará con su prédica y enseñanza a todos los estamentos del pueblo; entre las familias que conocerán a Cristo a través de su labor y conducta de vida, se cuenta a los Diodati, familia del célebre traductor y teólogo italiano Giovanni Diodati.
En 1542 los contenidos de sus sermones, enseñanzas y actividades se hacen altamente sospechosos para las autoridades romanas que finalmente, lo mandan a llamar al Capítulo General de la Congregación en Génova.
Pero conocedor de los procedimientos de las jerarquías eclesiásticas con los disidentes, Vermigli decide huir a Estrasburgo.
Durante un lustro enseñará las Sagradas Escrituras allí y luego pasará, por invitación de Thomas Cranmer a Oxford por otros cinco años; donde su erudición y habilidad oratoria no pasarán desapercibidas, colaborando ampliamente con el desarrollo de la teología reformada .De Inglaterra se ve impelido a huir nuevamente con el advenimiento al poder de María Tudor , María I de Inglaterra.
Terminaría su carrera junto con su vida en la ciudad de Zurich donde había recalado, para continuar dando clases en la Academia de la ciudad; una vez más se dedicará a formar jóvenes predicadores y teólogos que serán los herederos de su magna labor en la proclamación del Evangelio.
No obstante su trabajo académico, dedicará esfuerzos también a pastorear las comunidades italianas e inglesas de la ciudad, así como a estrechar lazos con Calvino y otros reformadores suizos, ingleses, italianos y alemanes.
Pietro Martire Vermigli fue un maestro de alma, que dejó a su paso por las diferentes ciudades de Europa, contribuciones fundamentales para los basamentos de la Reforma, que no se restringió al ámbito universitario y de la alta teología, sino que se esforzó por llegar a todos los estratos sociales con la verdad de Cristo.
Murió en 1562 , reconocido como un erudito piadoso, que había dedicado su vida por la causa de Cristo. Nosotros nos quedamos con lo expresado en una de sus cartas a Juan Calvino:
“La Iglesia no podrá ser sanada a través de las riquezas, actos sacros, selección de alimentos, ritos o ceremonias; sino sólo con la medicina de la Palabra de Dios.”

BENJAMIN BRECKINRIDGE WARFIELD

Fechas:
(1851-1921)
Datos Biográficos:
N. el 5 de noviembre de 1851 en Lexington (Kentucky, EE.UU.). Descendiente de puritanos ingleses, fue educado bajo la guía del Catecismo de Westminster y de la Biblia; su abuelo fue un distinguido ministro presbiteriano. A la edad de dieciséis años hizo confesión pública de su fe; sin embargo, en esos años, no expresó ningún deseo de estudiar teología, pese al interés de su madre de verlo convertido en un predicador del Evangelio.
Estudiante concienzudo se graduó en el College de New Jersey (hoy Universidad de Princeton) con los más altos honores. Era el año 1871. En febrero del año siguiente decidió salir en viaje de estudios por Europa. Visitó Edimburgo (Escocia) y Heidelberg (Alemania), desde donde, para sorpresa de los suyos, les comunicó su deseo de estudiar para el ministerio. Así que en septiembre de 1873 le vemos matriculándose en el Princeton Theological Seminary, del que se graduará tres años más tarde, en 1876. Tuvo por profesores a Charles Hodge (v.), entonces en sus 70 años, y al hijo de éste Caspar Wistar.
Warfield fue llamado al pastorado de la Primera Iglesia Presbiteriana de Dayton (Ohio), pero en aquel momento declinó este ofrecimiento debido a la determinación de profundizar sus estudios en las universidades de Europa.
Ese mismo año de su graduación teológica se une en matrimonio con Ana Pearce Kinkead, y marchan en viaje de luna de miel a Alemania, al paso que estudiará en la Universidad de Leipzig. Cuando la pareja se encontraba visitando las montañas de Harz fueron sorprendidos por una tormenta espantosa. Tal experiencia fue una conmoción tremenda para la señora Warfield, que afectó a su sistema nervioso de tal modo que quedó más o menos inválida para el resto de su vida. Esto hizo de Warfield un amante recluido en su hogar, junto a su esposa, prueba evidente del tierno amor que le profesaba. No tuvieron hijos. Durante los muchos años que permanecieron en Princeton, raramente, si alguna vez, estuvo Warfield ausente, lejos de su lado.
A su regreso de aquel viaje por Alemania, Warfield fue pastor asistente durante un año en la Primera Iglesia Presbiteriana de Baltimore (1877-88). De ahí pasó a ocupar el puesto de profesor en el mencionado Seminario Teológico de Allegheny, donde permaneció nueve años, hasta su traslado al Princeton, el cual le ocupará el resto de su vida: treinta y tres laboriosos años.
Warfield utilizó como libros de texto los tres volúmenes de la Teología Sistemática de Hodge para el curso académico de tres años. Esto le ahorraría a él el esfuerzo de escribir una obra de tal magnitud, pudiendo así dedicar todas sus energías a los temas controversiales que agitaban su época, en los cuales destacó como un escritor profundo y prolífico. Para darse una idea baste saber que la colección de sus artículos aparecidos en las diversas revistas religiosas de entonces y en diccionarios y enciclopedias teológicas componen diez volúmenes de gran formato.
Calvinista entusiasta estaba plenamente convencido de que en la Confesión de Fe de Westminster “poseemos la más completa, la más plenamente elaborada y cuidadosamente guardada, la más perfecta, la expresión más vital que nunca haya realizado mano de hombre, de todas las formulaciones de la religión evangélica, y de todo lo que ha de salvaguardarse si la religión evangélica ha de continuar en el mundo.”
Según el profesor Allis, la posición representada por Warfield puede describirse con tres palabras: Erudición, vocación y ortodoxia.
Martyn Lloyd-Jones (v.) dijo de él que fue el primero de todos los defensores de la fe: “Ningún escrito teológico es tan intelectualmente satisfactorio y tan fortalecedor de la fe como los de Warfield”.
Defensor apasionado de la inspiración e inerrancia de las Escrituras, se opuso con toda su capacidad al liberalismo teológico, así como a las ideas perfeccionistas de Finney (v.) y otros temas importantes de su época. También contribuyó al debate sobre la conclusión definitiva de la revelación con el último de los apóstoles, escribiendo un amplio estudio sobre los falsos milagros y contra cualquier teoría que patrocine “nuevas” revelaciones. Igualmente trató de correlacionar su teología calvinista con la teoría darwiniana de la evolución de las especies.
Murió el día 16 de febrero de 1921.
Obras Disponibles:
Señor de la Gloria, El (CLIE), El camino de salvación (TELL); El Señor de gloria (CLIE); Estudios bíblicos y teológicos (CLIE); La persona y obra de Jesucristo (CLIE). Biog.: Los hombres de Princeton, Alfonso Ropero. Ed. Peregrino, Moral de Calatrava 1994. History of Princeton Seminary, 2 vols., David B. Calhoun. Banner of Truth, Edimburgo 1994. Piety and the Princeton Theologians, W. Andrew Hoffecker, Baker, Grand Rapids 1981. The Princeton Theology, David F. Wells, ed. Baker, Grand Rapids 1989.

JUAN WYCLIF

Juan Wyclif, también conocido como “el Lucero del Alba de la Reforma”, nace cerca de Richmond en el condado inglés de Yorkshire, alrededor de 1325, en la misma época que Geert Grote. Poco se sabe sobre su infancia.
A partir de 1345 empieza sus estudios en Oxford, y se queda allí durante 17 años. Se entrega profundamente a la teología y la filosofía, interrumpe sus estudios por varias razones, pero se gradúa finalmente en 1372 como doctor. Pero todo esto son detalles exteriores. Los tratados y disertaciones legados de aquel tiempo a la posteridad muestran un teólogo muy culto que – a diferencia de la teología académica dominante – recurre a los discernimientos más antiguos de Agustino y los presenta en forma sofisticada. Ya en los años antes de su graduación, Wyclif tenía la tarea de interpretar la Biblia para los estudiantes. De ahí se determina su futuro camino: la Biblia cobra cada vez más importancia. Ella es – como reconoce – incomparable con cualquier otra escritura, ella es para él “el espejo en el cual podemos reconocer las verdades eternas” (citado de G.A. Benrath). En el transcurso del tiempo, Wyclif se acerca cada vez más a opiniones que corresponden al punto de vista reformado sobre el rol y la importancia de la Biblia. Es él quien motiva en el año 1382 una traducción de la Biblia al inglés. Para Wyclif, la Biblia asume el rol de los sacramentos que, según la doctrina católicorromana, transmiten la presencia de Cristo: su lectura transforma al hombre. Tiene este poder porque, según Wyclif, Cristo mismo es el aval de la verdad bíblica; es porque cumplió la ley tanto en su vida como en sus enseñanzas. Es Cristo quien dio los mandamientos y los cumplió, y es tarea de la iglesia y de todos los cristianos seguir su ejemplo. Wyclif remarca especialmente la pobreza de Jesús, su humildad y su pacienca en el sufrimiento.
La iglesia de la época, sin embargo, no corresponde a esta norma; se había tornado demasiado laica, demasiado satisfecha. ¿Por qué? Según Wyclif es porque no toma en serio la Biblia. Su propuesta terapéutica: expropiar la iglesia, y hacerlo con las medidas del poder secular. Wyclif quiere cambiar el sistema existente, y es por eso que predica la lucha contra el patrimonio del clero. Pero también se hace oír con escritos teóricos: Ahí Wyclif toma posición contra el celibato forzado de los curas, el comercio de indulgencias, la extremaunción, la misa de difuntos y también contra la veneración de los santos. Todo eso, dice Wyclif, no está prescrito en la Biblia. La reacción no se deja esperar: Wyclif es denunciado en Roma por el “clero secular” (o sea, los clérigos que no viven en monasterios), y condenado en 1377. Pero simultáneamente, Wyclif es protegido por el Estado inglés. Insiste cada vez con más fuerza en el derecho de los laicos y del Estado a enderezar una iglesia que no actúa según el Evangelio. Al Papa sólo se debe obediencia si éste ha optado por el buen camino: si vive en pobreza y anuncia la ley de Cristo. Hay que obedecer, sin embargo, al Estado que fue instaurado por Dios para gobernar al pueblo y velar por la paz.
Wyclif también critica la tradicional comprensión catolicorromana de la eucaristía: Según él, ningún pastor tiene el poder de transubstanciar los elementos de pan y vino en cuerpo y sangre de Cristo: vino es vino, y pan es pan. Es más, los elementos se conservan y son, al mismo tiempo, cuerpo y sangre de Cristo. Pero su efecto sólo se realiza si quienes los reparten y quienes los reciben tienen la actitud correcta, o sea: sólo si verdaderamente viven siguiendo a Cristo.
La crítica frente a Juan Wyclif aumenta. Su doctrina sobre la Santa Cena es declarada herejía. Pero Wyclif no cede. Fracasa un intento del duque que recomienda a Wyclif guardar silencio, lo que causa roces entre éste y las autoridades. Wyclif incluye al monacato en sus críticas, alegando que no es compatible con la Biblia. El conflicto culmina en 1382; las enseñanzas de Wyclif respecto a la Santa Cena, los bienes de la iglesia y el monacato son rechazadas. Los discípulos de Wyclif se ven metidos en problemas, mientras que el maestro mismo, quien se había retirado para hacerse cargo de una parroquia, no es tocado. Sin embargo, Wyclif se vuelve cada vez más agudo y amargado. Niega que la iglesia existente sea iglesia. Según Wyclif, la verdadera iglesia la forman los creyentes pobres que siguen a Cristo. Las cruzadas sólo comprobarían la actitud anticristiana de los obispos y órdenes. Juan Wyclif muere el 31 de diciembre de 1384 después de sufrir dos derrames cerebrales.
Wyclif es un vehemente crítico de la iglesia de su época. Le reprocha su secularización y exige reformas profundas que son inaceptables para la mayoría de sus contemporáneos. Su crítica de la iglesia existente y su valorización de la Biblia ya son los mensajes de la Reforma. En última consecuencia, la iglesia sólo puede ser salvada por el arrepentimiento de los fieles y de ella misma, y el seguimiento a Jesucristo en pobreza, humildad y sufrimiento. Wyclif toma muy en serio estas exigencias: para él, son un camino posible que exige, sin embargo, un cambio claro en la constitución, la doctrina y los bienes de la iglesia. Esto hubiera significado darle una cara completamente distinta. En 1415, el Concilio de Constanza condena las enseñanzas de Juan Wyclif como heréticas. En Inglaterra se cumple esta condena cuando se quemó sus restos mortales.
Aunque la mayor parte del complejo programa de reformas que postuló Wyclif fue olvidada en los años posteriores, muchas iniciativas suyas sobrevivieron; por ejemplo la prédica sencilla de los llamados “Lolardos”, predicadores que Wyclif había comenzado a enviar en sus últimos años y que más tarde influyeron la Reforma inglesa. Pero también más allá de las fronteras, Wyclif inspiró a los hombres, por ejemplo a Juan Hus en Bohemia (ver siguiente capítulo).
Juan Wyclif – ¿un reformador anticipado? Sí y no. Sí en lo que se refiere a su crítica a la iglesia medieval, sí en lo que significa una perspectiva reformada en muchos detalles de sus programas de reforma, sí por su valorización de la Biblia. Pero también existe un no. La justificación luterana por ejemplo, la idea de que Dios salva a los hombres a través de Jesucristo – esta dimensión no se percibe en Wyclif. Lo que le falta es – desde el punto de vista reformado – la posibilidad de relativizar el poder humano. Juan Wyclif fue un reformador de la iglesia en el cual la Reforma pudo basarse y seguir desarrollando sus ideas.
Juan Wyclif, Sobre las verdades de la Biblia
(escrito en 1378)
“Para que entonces la cristianidad tenga un fundamento autónomo, Dios puso la ley de la Escritura como reglamento, en que los cristianos deben basarse en todo lo que se refiere a su hablar y al significado de sus conceptos (…). A pesar de que algunos profesores opinan que en tiempos del Anticristo y sus seguidores los cristianos idearían muchas maneras para enfrentar sus intrigas, a mí me parece que la fe en la Biblia es el mejor medio para discernir si un hombre enseña y vive en armonía con la ley de Cristo (…).
Si el amor por la ley corresponde al amor por el legislador, ¿cómo entonces un hombre puede amar a Cristo por sobre todas las cosas, si desprecia su ley o la abandona para seguir la ley de los hombres? ¿Acaso no ama más el fruto de la ley que más adora, y por consecuencia, ama más los bienes efímeros que los eternos? Es exactamente lo mismo con el estudio que el hombre dedica a agrandar su conocimiento, porque éste significaría más amor por Dios si estuviera dirigido a la ley de Cristo, y por ende, un bien mayor. Y lo mismo se puede decir de los que multiplican las leyes de los hombres, con lo cual hacen pedazos el estudio de la teología. ¿Acaso la ley de Cristo, como es legada a la posteridad en la Biblia, no es suficiente? (…) ¿Acaso hay que creer que aquéllos que estudian las leyes ajenas bajo el pretexto de conocer mejor la ley de Cristo, conservarla y protegerla, tendrán una disculpa creíble ante el tribunal del máximo juez? ¿Acaso no son sus propias acciones las que los denuncian? Deberían primero examinarse a sí mismos si entienden tanto de la ley de Cristo como deberían, siempre que se esfuercen por el conocimiento práctico de los mandamientos del Señor en la misma medida que conocen los reglamentos de los hombres. Deberían examinar, segundo, si el objetivo de sus estudios es llevar la vida pobre y esforzada de Cristo, o vivir en el goce y la pompa del mundo y quedarse con los ingresos y ganancias para sí y sus familias. Deberían examinar, tercero, si se esfuerzan para la realización y defensa de la ley de Cristo, que es la que siempre los guía, ¡en la misma medida con la que defienden su propia ley! Al contrario, ¿no es muy evidente en la política que los juristas se pelean sobre la superioridad y el rango superior de su ley por encima de la ley de Cristo, y por ende, persiguen con más severidad a los que fomentan la ley de Cristo? Y si uno les pregunta por los diez mandamientos, ¡generalmente no saben el número ni el orden de ellos! De esto se deduce que los culpables son especialmente nuestros teólogos, nuestros monjes adinerados y nuestras curas juristas, que cierran el camino a la ley de Cristo.”
(Traducción: P. Albütz / L. Ludwig, Santiago de Chile 10/2001, según una edición alemana del año 1967)

EDWARD JOSEPH YOUNG

Fechas:
(1907-68)
Datos Biográficos:
N. En San Francisco (California, EE.UU.). Estudió en la Universid de Stanford (B.A., 1929), y Dropsie College de Filadelfia (Ph.D., 1943). En 1929, siguiendo a su graduación en la Universidad de Stanford, marchó durante un año a Palentina, donde enseñó en una escuela de Belén a la vez que estudió siriaco con un sacerdote de la Iglesia Siria. A su vuelta a Estados Unidos pasó por Madrid (España) y Alemania, aprovechando toda oportunidad para estudiar.
En 1935 contrajo matrimonio con Lillian Riggs y marcharon de viaje de novios a Leipzig (Alemania), donde tuvo la oportunidad de conocer a un buen número de teólogos de tan afamada universidad.
Sus estudios teológicos los realizó en el Westminster Theological Seminary de Filadelfia, fundado por J.G. Machen (v.), del cual fue nombrado profesor de Antiguo Testamento en 1936, hasta su muerte, el 14 de febrero de 1968, debida a un ataque al corazón.
En 1956 fue nombrado Moderador de su denominación, la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, en honor a la admiración que sentían por él como pastor y defensor de la fe evangélica conservadora, que siempre expuso con rigor y método.
Gozaba de una increíble capacidad lingüística. Fue todo un experto en lenguas semíticas —hebreo y arameo— y modernas. Dedicó todos sus talentos y energías a la exposición de la Biblia como Palabra escrita de Dios. “Ardía con celo santo por la integridad de la Palabra de Dios y la defensa de todo el consejo de Dios” (John Murray, v.).
Obras Disponibles: Introducción al Antiguo Testamento (TELL).

ULRICO ZWINGLIO

(1484 -1531)
Desde su nacimiento hasta el llamado a Zurich
Ulrico Zwinglio nace el 1 de enero de 1484 en Wildhaus (unos 50 kilómetros al sur de San Gall, en un valle del condado de Toggenburg). Tiene nueve o diez hermanos de los que por lo menos dos mueren relativamente jóvenes; dos de sus hermanas toman el hábito. Después de los años de colegio, entre otras ciudades en Basilea y Berna, a partir de 1499 Zwinglio realiza sus estudios superiores en Viena y Basilea (1502), donde se gradúa como magister en 1506. Su maestro más importante en Basilea es Tomás Wyttenbach. Después de sus estudios de las “artes liberales”, Zwinglio sigue medio año de teología y, a partir del verano 1506, ocupa el cargo de pastor en Glaris, no lejos de su pueblo natal de Wildhaus.
Desde temprano, Zwinglio toma posición en un asunto político situado en el contexto de las tropas mercenarias, comunes en esa época en la Confederación Helvética. El negocio mercenario es lucrativo para las ciudades: Si ponen una parte de sus jóvenes a disposición de estos ejércitos, reciben sumas considerables para las arcas municipales. Alrededor de 1506, en la ciudad de Glaris se delibera sobre el destino de los mercenarios locales: Habsburgo, Francia o el Papa son alternativas posibles. Zwinglio toma partido por el Papa; para él, los soldados son el arma del crucificado contra los enemigos de la iglesia – se trata de una especie de Guerra Santa. En 1513, Zwinglio acompaña como capellán castrense a unos 500 soldados de Glaris que forman parte del ejército papal. Sin embargo, la experiencia de la guerra lo hace reflexionar. En 1515, el ejército papista sufre una derrota, y en Glaris las simpatías cambian hacia los franceses victoriosos. Esto es un serio problema para Zwinglio, quien es leal al Papa. Abandona su ciudad y se va a Einsiedeln, un antiguo lugar de peregrinaje con un gran monasterio. Allí, en 1516, empieza a trabajar como párroco. Durante los dos años en Einsiedeln, el carácter político de su actividad, hasta ahí muy dominante, se suaviza. Las actividades en la iglesia y sus estudios científicos y personales vuelven a ser lo principal en su vida.
Exactamente en 1516, Zwinglio experimenta una conversión reformatoria. Dice de si mismo que “desde ahora prediqué el Evangelio”. Lee las obras escolásticas y las de los Padres de la Iglesia y aprende griego como autodidacta para poder leer el Nuevo Testamento en su original. Zwinglio llega a ser un teólogo docto. Entre otros, conoce la filosofía del famosísimo Erasmo de Rotterdam, pero no adopta sencillamente sus enseñanzas. Ahora bien, ¿en qué consiste su “Evangelio”? Aquí no se puede preguntar por la doctrina de la justificación por la fe luterana, para reconocer la conversión reformatoria de Zwinglio. El va por su propio camino. Su conversión reformatoria se basa en una clara orientación bíblica, hacia la “sola scriptura” (sólo la Santa Escritura). Esta decisión no es meramente racional, Zwinglio más bien enfatiza la autoridad de la Biblia por que es ella – y no la iglesia con su poder clerical – la que transmite el Evangelio, la buena nueva de un Dios humano. Este proceso de conocimiento reformatorio se ampliará y se profundizará en sus contenidos durante los años siguientes.
Los inicios de la Reforma en Zurich
En otoño del año 1518, Zwinglio es llamado a Zurich como primer predicador de la iglesia principal. Su tarea principal será la prédica. Y comienza con una novedad: para predicar, no se basa en el orden vigente de las lecturas bíblicas (las perícopas), sino que interpreta las Santas Escrituras cronológicamente. Con esto se rebela contra la dominancia del año litúrgico y sigue la secuencia de la Biblia.
Vista panorámica de Zurich
Según la “Crónica Suiza” de J. Stumpf, Zurich 1547
Hasta 1522 Zwinglio ha profundizado bastante su conocimiento de las escrituras. Un tenor de sus prédicas es la resistencia contra el negocio mercenario. Y tiene éxito: en el mismo año, el Concejo de la Ciudad de Zurich lo prohibe.
Igualmente en 1522 comienzan los enfrentamientos públicos. El 9 de marzo, se realiza una demostrativa cena con longanizas en la casa del tipógrafo Cristóbal Froschauer, demostrativa porque la cecina es consumida en tiempo de cuaresma. Durante esta cena, dos grandes longanizas ahumadas son repartidas entre la gente. Zwinglio participa sin comer. A este primer quebrantamiento del ayuno le siguen varios más en los días siguientes. Rápidamente se sabe lo que está pasando; el Concejo de Zurich interviene y inicia pasos legales.
Sólo dos semanas después de la “cena de longanizas”, Zwinglio tematiza el problema del ayuno en un sermón que se publica en abril de 1522 bajo el título: Sobre la elección de los alimentos y la libertad de tomarlos. En este sermón, Zwinglio habla a favor de una comprensión evangélica de la libertad: Los cristianos son libres de todas las órdenes dictadas por el hombre, no hay que ser incondicionalmente obediente a estas órdenes. La orden de la abstinencia es justamente un reglamento humano, eclesiástico. Como no tiene autoridad divina, vale decir, no tiene la autoridad de la Biblia, no es necesario obedecer esta orden. Al mismo tiempo, los cristianos tienen la libertad de no usarla excesivamente, porque no es la libertad de que viven.
La comprensión de la libertad según Zwinglio
(U. Zwinglio, Sobre la elección de los alimentos (1522), citado de: Ulrico Zwinglio, Escritos, tomo 1, 37-39.62)
“Su fe en Dios ya no era tan fuerte que sólo confiaban en él y ponían su esperanza en él y escuchaban su voluntad. Estúpidamente empezaron de nuevo seguir el dictado de los hombres. Como si Dios hubiese olvidado algo que tendrían que completar y perfeccionar ahora, se decían: en este día, en este mes, en éste y aquel momento no debes hacer tal y tal cosa. (Sin embargo, no tengo nada en contra si alguien se abstiene voluntariamente por su salud y la disciplina de su cuerpo, siempre que no sobreestime este ayuno y se ponga soberbio; siempre entonces que el ayuno nazca de la humildad.)
Pero si se hace de esto un mandamiento y se convence a sí mismo que es pecado no seguirlo, significa ensuciar y estigmatizar la conciencia, significa seducir a la verdadera idolatría. (…)
En breves palabras: Si quieres ayunar, ¡hazlo! Si quieres abstenerte de la carne, ¡no comas carne! ¡Pero deja al cristiano su libre decisión! (…)
Pero si tu prójimo se escandaliza cuando ejerces tu libertad, no lo pongas sin motivos en dificultades, no lo seduzcas. Sólo cuando comprenda el fundamento de tu libertad, no se escandalizará más, a no ser que te quiera mal. (…)
Más bien, tienes que explicarle la fe de manera amable y decirle que él también es libre de elegir y comer de todo.”
Del tratado Sobre la elección de los alimentos y la libertad de tomarlos (1522)
(Traducción: P. Albütz / L. Ludwig, Santiago de Chile 01/2002, según la edición alemana Huldrych Zwingli, “Schriften” Vol. 1, 37-39.62)
La situación en Zurich se hace cada vez más complicada y polémica. El Concejo se adjudica la competencia decisiva en el conflicto, eludiendo así al obispo de Constanza. Tras una audiencia y una prohibición temporal de la violación del mandamiento de ayuno, la disputación es postergada para el inicio del año 1523: ahí el concejo municipal quiere tomar su decisión sobre la base de la Santa Escritura. Con esto, las ideas de Zwinglio definitivamente han ganado terreno en Zurich.
Aparte del ayuno existen otros puntos conflictivos. Zwinglio critica la veneración de los Santos provocando enfrentamientos con las órdenes mendicantes. El, por su parte, exige a las órdenes mendicantes que en el futuro basen sus prédicas únicamente en la Biblia. Además, Zwinglio exige terminar con el celibato y proteger a Martín Lutero quien se encuentra bajo proscripción imperial. Todavía en 1522, Zwinglio se opone al rol de María como mediadora de la salvación.
En agosto de 1522, Zwinglio renuncia a su membrecía en la iglesia católica, porque, como dice, ésta se fundamenta solamente en leyes humanas. Erasmo está consternado frente a palabras tan tajantes.
Zwinglio cada vez más cumple con el rol del predicador que da el tono en Zurich. Desde 1522 convive con su mujer Anna Reinhart, pero sólo dos años más tarde se casan oficialmente. Los dos tienen cuatro hijos.
El 29 de enero de 1523 se realiza la Primera Disputa de Zurich. Básicamente se trata de ver si hay argumentos en contra de la prédica de Zwinglio; el concejo mismo quiere decidir sobre la base de la Biblia. 600 participantes llegan a la municipalidad de Zurich. Desde Constanza llega una delegación guiada por Juan Faber. Se supone que éste no participe en el debate, sino que viene a protestar y a observar. El punto central del debate es el problema de la autoridad: ¿Quién tiene la autoridad máxima en la tierra? Ya al medidodía, el Concejo ha escuchado lo suficiente y razona que nadie puede condenar a Zwinglio por herejía. Y más aún: Todos los demás predicadores deberán guiarse de ahora en adelante por la Santa Escritura. Para el debate, Zwinglio ha formulado 67 artículos o “conclusiones” para los cuales se consideran los siguientes lemas como resumen: solus Christus, sólo Cristo, y sola scriptura, sólo la Biblia.
En los artículos dos y tres de los 67 artículos o conclusiones dice:
“He aquí resumido el Evangelio: Nuestro Señor Cristo Jesús, el verdadero Hijo de Dios, nos ha dado a conocer la voluntad de su Padre celestial y con su muerte inocente nos ha redimido y reconciliado con Dios.
Por eso es Cristo el único camino de salvación para todos los hombres que fueron, son y serán.”
De: Ulrico Zwinglio, Interpretación y fundamento de las conclusiones, 1523
Citado de Zwinglio, “Antología”, Producciones Editoriales del Nordeste, Barcelona 1973, p. 45,46

LUÍS BERKHOF

Fechas:
(1873-1957)
Obras temporalmente agotadas o publicadas por otras editoriales:
Introducción a la teología sistemática (TELL), Manual de doctrina cristiana (TELL), Principios de interpretación bíblica (TELL/CLIE), Sumario de doctrina critiana (TELL), Teología sistemática (TELL), Historia de las doctrinas cristianas (prox.pub.). Biogr.: Dutch Calvinismo en Modern America, J.D. Bratt (1984).
Datos Biográficos:
N. en Emmen (Drenthe, Holanda) emigró a Estados Unidos siendo niño (1882). Su familia pasó a formar parte de la Iglesia Cristiana Reformada que, por entonces, todavía utilizaba el idioma holandés en la adoración. Llamado al ministerio cristiano estudia y se gradua en la Universidad y en el Seminario Calvino de Grand Rapids (Mi.). Posteriormente estudió en el Princeton Theological Seminary (1902-4), con maestros como Warfield (v.) y G. Vos (v.). Después de un corto tiempo de pastorado, en Oakdale Park Christian Reformed Church (Grand Rapids, 1904-6), fue llamado a enseñar teología del A. y N. Testamento, primero, y después teología sistemática, en el Calvin Seminary (1906), lo cual hará por espacio de 38 años. Desde 1931 ocupó el puesto de Presidente del seminario y moldeo su teología, excluyendo cualquier infiltración dispensacionalista, fundamentalista y de la alta crítica modernista.
B. está fuertemente influenciado por sus compatriotas H. Bavinck (v.) y A. Kuiper (v.) y su antiguo profesor G. Vos (v.). Publicó unos 22 libros, siendo el más conocido y apreciado de todos su obra magna Teología sistemática (1932), traducida al castellano en 1969. En un principio tuvo poco impacto fuera de la comunidad de inmigrantes holandeses donde se movía, debido a la extrema influencia liberal, tan contraria al calvinismo representado por B. y tan atacada por él. Con el tiempo llegó a reimprimirse sin descanso y usarse como libro de texto en colegios, seminarios, institutos e iglesias de medio mundo, desplazando con creces la más voluminosa Teología sistemática de Hodge (v.).
De alto calibre intelectual y bíblico, es un maestro de la sentencia concisa y densa en contenido. Rehusó innovar o ser original donde no creía serle permitido, de ahí que su teología represente una lúcida exposición de las riquezas de la teología reformada, que arranca de Juan Calvino, y que se expresa en: Erudición, concisión, claridad y espiritualidad. Firme mantenedor de la Palabra de Dios como infalible e inerrante. Leal continuador del calvinismo histórico.
Obras Disponibles:
Principios de Interpretación Bíblica (CLIE)

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.189 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: