Cuerpo humano


Cuerpo humano

 

El Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci. 

El Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci.El cuerpo humano es la estructura física y material delhombre. Se compone de tres partes principales que son lacabeza, el tronco y las extremidades. Los brazos son las extremidades superiores y laspiernas las extremidades inferiores.

El cuerpo humano está organizado en diferentes niveles según una jerarquía. Así, está compuesto de aparatos. Éstos los integran sistemas, que a su vez están compuestos por órganos, que están compuestos por tejidos, que están formados por células, que están conformados por moléculas.

La piel del cuerpo humano ocupa aproximadamente 2 m², y su espesor varía entre los 0,5 mm en los párpados a los 4 mm en el talón. La densidad del cuerpo humano es 950 kg/m³. El cuerpo de una persona muerta es llamado cadáver.

«El cuerpo humano es una bien coordinada estructura en la que interactúan trillones de células. Compuesto de una variedad enorme de funciones, es la base que sostiene pensamientos, sentimientos, y acciones. Su adecuado empleo permitirá cumplir las más desafiantes tareas, con eficacia y excelencia. » [1]

«Todo es un sistema interrelacionado sino el todo (el cuerpo humano) se vería afectado. Los sistemas se relacionan debido a que unos cumplen funciones específicas si éste detiene la producción de sustancias ocurre una deficiencia en otro sistema. En algunos casos hay partes u órganos que pueden ser extirpados sin nigún problema porque hay órganos que en tal caso pueden suplir la función.

Hay órganos que no pueden ser suplidos de ninguna manera por lo que conllevaría a la pérdida del equilibrio de la economía (nombre dado así también al hablar de los organismos) una pérdida de la homeostasis.

El cuerpo humano es un sistema total, armonioso en su funcionamiento. Los subsistemas sanguíneo, circulatorio, etc, son partes que trabajan en armonía y equilibrio . ´Todos los subsistemas o grupos estructural-funcionales determinan toda la vida orgánica existente. ¿como se relacionan esas partes llamados sistemas específicos de estructura y funcionamiento? Bueno, creo que es de vital importancia pensar que estos forma parte de un todo organizado y sus conexiones, articulación y engarzamiento tiene que ver con la idea de que todos contribuyen para favorecer la vida orgánica.»[2]

«Piensa en la casa donde vives. Está formada por diferentes habitaciones, partes o estructuras, con nombres que reflejan el papel que desempeñan: sala de estar, dormitorios, comedor, baños, cocina, entre otros. Cada una sirve a distintas necesidades del ser humano como comer, descansar o dormir.

En términos muy generales, se puede decir que tu cuerpo está organizado como una casa. Está formado por un conjunto de estructuras, llamadas sistemas o aparatos, cuyo trabajo armonioso permite que tu organismo funcione con normalidad. Unos te son más conocidos, como el Aparato Digestivo o el Aparato Respiratorio, y otros más misteriosos, como el Sistema Inmunológico. Pero todos son muy importantes para la vida.»[3]

Simetría del cuerpo humano

«El cuerpo humano, como el de todos los vertebrados, posee una simetría bilateral característica (simetría axial o vertical), que consiste en que una parte del cuerpo se corresponde con la contralateral, es decir, que la parte izquierda del cuerpo es semejante a la derecha.

Pero esta simetría no es completa puesto que presenta órganos asimétricos, como el corazón o el hígado e, incluso entre las partes correspondientes, como las manos o los dos lados del rostro, no existe una simetría perfecta.

Esto es particularmente evidente si dividimos una fotografía de un rostro en dos mitades con una línea vertical. Al repetir cada una de las mitades de manera especular y juntarlas podremos comprobar que el nuevo rostro formado por la unión de las mitades del lado izquierdo se parece poco o muy poco al formado por la repetición de los dos lados derechos.

De la misma manera existe un lado predominante, normalmente el derecho (el izquierdo en zurdos), que es de mayor tamaño que el no dominante, detalle fácilmente comprobable si ponemos juntas nuestras propias manos y comparamos sus tamaños.

Aunque también existen otras formas de descifrar, si un rostro es simétrico, y por ley mas estético que otros. Pero, para hablar de esto, es preciso que hablemos de la proporción

Hagamos un experimento: con un papel y un lápiz dibuja una recta de la dimensión que quieras. Fíjate bien en ella y después divídela en dos partes desiguales mediante un pequeño trazo, de tal forma que los dos segmentos sean equilibrados y proporcionalmente agradables. Mídelos. Podrás verificar, entonces, que la menor es aproximadamente un 62 % de la mayor y que ésta es un 62% de la recta completa.

Fray Paciolo di Borgo, monje italiano, enuncia en el 1509 una fórmula matemática cuya aplicación da una constante a la que denominó número de oro, sección áurea, o divina proporción. Ya utilizada de forma empírica en la antigüedad, ésta Divina Relación se encuentra cuando, realizando el ejercicio anterior, el segmento menor está en la misma proporción con respecto al mayor que éste con respecto a la suma de ambos, es decir, con respecto al total. Este número equivale al 62% y es exactamente 0.618.

Curiosamente, esta proporción, considerada como la más armoniosa para la sensibilidad humana, se corresponde con las proporciones que nos presenta la naturaleza. La misma relación la encontramos entre las diferentes medidas de la cara, en las ramas de los árboles, en los cristales minerales, en las conchas marinas, en la relación entre los ejes mayor y menor de un huevo de gallina, etc.

Es sencillo comprobarlo, entre la anchura de la nariz y de la boca, o entre las distancias comprendidas desde el pelo de la frente hasta la base de la nariz y entre ésta y la barbilla, etc.

Deducimos de estas sorprendentes “coincidencias” que nuestra sensibilidad está condicionada ancestralmente por unas proporciones presentes en la naturaleza. Fruto de la observación humana a través de los tiempos, estas relaciones se han transformado en arquetipos, se han estereotipado.

Por lo tanto, dada esta proporción, podemos entender que nuestra percepción de lo bello está supeditada a la armonía de las medidas, y explica que, a pesar de lo relativo del concepto de belleza, podamos considerar la existencia de algo próximo a la belleza absoluta.

Además de cumplir funciones fisicas en todos los animales, como por ejemplo los peces, tienen dos lados completamente simetricos, por razones de movimiento y supervivencia, ya que si solo tuvieran una sola aleta; nadarian en circulos. Y su tuvieran un solo ojo, serian presa facil para los predadores que se acerquen de su lado ciego. Todo esto puede parecer ilogico de mencionar, pero sin embargo es muy importante que recalcar, por que como estabamos por decir; la simetria cumple también con una funcion estetica, quizas la mas denotable de las caracteristicas que vuelven a una cosa estetica. Pues seria extremadamente raro ver un pez con un solo ojo y una sola aleta, ademas de antiestetico. De esto podemos razonar que la simetria es una regla que una cosa tiene que cumplir para que esta tenga la caracteristica de estética.»[4]

Ciencia

Artículo principal: anatomía humana

La anatomía humana es la ciencia dedicada al estudio de las estructuras macroscópicas del cuerpo humano.

Artículo principal: fisiología humana

La fisiología humana estudia las funciones del cuerpo humano.

Filosofía

La reflexión sobre el cuerpo humano constituye un aspecto fundamental de la filosofíacontemporánea. Esto se debe, particularmente, a la orientación fenomenológico-existencial, la cual ha descubierto la fecunda noción de “cuerpo propio” y planteado el problema del cuerpo -de una manera original y sistemática- en el centro de las preocupaciones dominantes del pensamiento de nuestros días. Desde la perspectiva de la fenomenología y de la filosofía de la existencia, y gracias a sus significativos aportes, el presente estudio se propone, pues, abordar este importante capítulo de la filosofía actual.

El aspecto más decisivo del problema del cuerpo reside en la profunda renovación que éste representa para la comprensión filosófica del hombre y, aún más radicalmente, para la posibilidad misma de una antropología filosófica stricto sensu. En tal sentido, el concepto central, que de inmediato se impone, es el de cuerpo “propio”, “sujeto” o “fenomenológico”, concepto clave que sintetiza acabadamente la renovada visión de la esencia del hombre respecto al tradicional problema metafísico del cuerpo y el alma, para el cual permanece subestimada la realidad (corporeidad), oculto el fenómeno (corporalidad) e indiferente al misterio (encarnación) del cuerpo humano.

Frente a esta omisión tradicional del cuerpo por su aparente contingencia en el estatuto metafísico del hombre, el problema fenomenológico-existencial del cuerpo propio introduce radicalmente tres principios fundamentales para la constitución de la actual antropología filosófica. En primer lugar, la superación de la idea sustancialista de la realidad del cuerpo, que domina -mutatis mutandis- en el dualismo clásico y particularmente moderno. En segundo lugar, la afirmación de la conciencia corporal como subjetividad auténtica y concreta, y de su rol fundamental en la constitución de las estructuras del mundo humano. Y, en tercer lugar, la posibilidad de una comprensión ontológica del ser del hombre por su condición encarnada. La filosofía fenomenológico-existencial del cuerpo propio significa, en último análisis, una original y concreta forma de acceso a la dimensión propiamente metafísica de la experiencia humana.

Conforme a estos tres rasgos principales -sistemáticamente articulados en el planteamiento del problema del cuerpo humano en la filosofía actual- la exposición que sigue comprenderá tres partes:

La primera -Las dimensiones antropológicas del dualismo y la “forma corporeitatis”- desarrolla un análisis crítico de los supuestos metafísicos en la concepción sustancialista y tradicional del cuerpo, según las diversas formas que presenta -originaria e históricamente- el dualismo psicofísico. Tal revisión crítica no es ajena, claro está, a la preocupación por situar la concepción tradicional del cuerpo a la luz de la perspectiva renovada del problema.

La segunda -La teoría fenomenológica del cuerpo propio- comprende la descripción fenomenológica de la constitución trascendental del cuerpo propio, de acuerdo con las diversas estructuras reparables por este método de investigación.

La tercera -El orden ontológico de la experiencia encarnada- representa un intento de interpretación metafísica de la experiencia del cuerpo propio, en virtud de los cardinales sentidos ontológicos que se patentizan en la misma.

«Para la Biblia, el hombre es una unidad cuerpo alma, y aunque haya una vida “descarnada”, esta no es la plenitud del vivir humano.

El cuerpo, es el constituyente material del hombre que se contrapone a “alma” o “espíritu” y, es parte esencial del hombre. La manera armoniosa en que el cuerpo humano esta constituido, formado por distintos miembros, es un modelo que explica el funcionamiento de la iglesia”cuerpo de Cristo” (Ef. 1:23), que se forma también por distintos miembros (I Cor. 10:17;12:12-21). Nótese aquí la doble alusión que hace Pablo al valor relativo de los miembros del cuerpo, que también aparece en las enseñanzas de Jesús (Mat. 5:29,30). Sin que el cuerpo sea esencialmente malo como el pensamiento griego, no hay dudas que para el apóstol Pablo, el cuerpo es el asiento de actitudes ajenas y opuestas a Dios por lo que se requiere una constante vigilancia y control de sus apetencias )(I Cor. 9:27). Experiencias extáticas en la que se pierde la noción de la corporalidad también son conocidas en el Nuevo testamento (Ii Cor. 12:2,3) » [5]

«Según Platón, el cuerpo humano está dividido en tres partes: cabeza, pecho y vientre. A cada una de estas partes le corresponde una habilidad del alma. A la cabeza pertenece la razón, al pecho, la voluntad, y al vientre, el deseo. Pertenece, además, a cada una de las tres habilidades del alma un ideal o una “virtud”. La razón debe aspirar a la sabiduría, la voluntad debe mostrar valor, y al deseo hay que frenarlo para que el ser humano muestre moderación. Cuando las tres partes del ser humano funcionan a la vez como un conjunto completo, obtenemos un ser humano armonioso u honrado.

Platón se imagina un Estado construido exactamente de la misma manera que un ser humano. Igual que el cuerpo tiene cabeza, pecho y vientre, el Estado tiene gobernantes, soldados y productores (granjeros, por ejemplo). Es evidente que Platón emplea la ciencia médica griega como ideal. De la misma manera que una persona sana y armoniosa muestra equilibrio y moderación, un Estado “justo” se caracteriza por que cada uno conoce su lugar en el conjunto.»[6]

«El ser humano es pues una combinación armoniosa de materia y espíritu»[7]

«Al principio, el ser humano fue creado por Dios como un lazo armonioso del mundo material y del mundo espiritual. En el designio creador no debía ser ni solamente animal ni solamente ángel. Iba a participar de la condición animal y de la angélica. Ni animal ni ángel, pero asumiendo en sí, en forma humana, lo propio del mundo animal y del mundo angélico. “Los hombres somos totalmente humanos y no animalidad más espiritualidad”. Es decir que en nosotros, lo animal está al modo humano, más perfecto que el puro animal. El hombre mira y ve como hombre, no como animal. La vida animal está en el hombre asumida por la humanidad y asumida de manera eminente, perfeccionadamente. De modo que todo en el hombre es humano también su animalidad y su espiritualidad»[8]

Conclución:

«El cuerpo humano en la “biomáquina” más compleja y perfecta de la creación. También son complejos y perfectos los demás seres vivos, sean del mundo vegetal o animal. Pero se supone que los humanos tenemos algo más que las otras especies: una inteligencia pensante con capacidad de raciocinio, que deberíamos usar escrupulosamente. Tampoco conviene olvidar que hay otra inteligencia animal y vegetal, que intuimos pero desconocemos, y que, valga la paradoja, actúa con más integridad y mayor coherencia.»[9]

Véase también

Enlaces externos

Notas:

[1] http://www.issevha.edu.ar/baul/pdf/junio_cuerpo_humano_N_13.pdf

[2] http://espanol.answers.yahoo.com/question/index?qid=20071202171041AA8hv6s

[3]http://icarito.latercera.cl/medio/articulo/0,0,38035857_152308935_147415828,00.html

[4] http://neuvpo.deviantart.com/journal/

[5] Floreal Ureta, “Elementos de Teología Cristiana – Una introducción general”, Casa Bautista de Publicaciones

[6] http://html.rincondelvago.com/pensamiento-de-platon.html

[7] http://multimedios.org/docs/d001631/p000008.htm

[8] http://multimedios.org/docs/d001631/p000008.htm

[9] http://www.tonimunne.com/esp/publicaciones.htm

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cuerpo_humano

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.193 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: