Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo (I)


Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo (I)

Ver Enlaces relacionados con el artículo “Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo”

Egipto

Introducción:

Comence este artículo buscando evidencias externas (arqueológicas e históricas) de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto, pero ante la falta de evidencias suficientes, me introduje en la historia del Antriguo Testamento, que es la historia del pueblo de Israel, para ir probando no solo en las evidencias externas, sino también en los relatos del pueblo de Israel, que se relacionan directa o indirectamente con el tema del Éxodo (evidencias internas). Luego de haber leido el relato, cosnultado varios libros y comentaristas,en lo personal no me qudan dudas de la veracidad del relato del Éxodo, aunque no hayan suficientes evidencias arqueológicas. La arqueologia, ciencia a la cual le debmos muchas de los descubrimientos actuales, no es una ciencia exacta, a diferencia de la Biblia, que si es un libro inspirado por Dios, hecho este del cual no tengo ninguna duda.

La búsqueda de evidencias arqueológicas

Ladislao Vadas,un filósofo argentino, comenta que “He leido toda la historia de Egipto, en tres voluminosos tomos, sin hallar historia bíblica alguna, a pesar de que …. trate de convencernos de la fidelidad del Antiguo testamento. Ni el cautiverio ni la pretendida piedad del pueblo egipcio supuestamente inclinado hacia el hebraísmo, ni la salida de Moisés con su pueblo, son hallables en dicha historia.(Jacques Perenne,Historia del Antiguo Egipto, Océano,Baeceloma 1980, citado en Ladislao Vadas, “Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios?”, pp. 21,Ed. Reflexiones,Bs.As.)

Pablo Hoff, aunque reconoce que faltan evidencias conclusivas en cuanto a la fecha exacta del Éxodo, no tiene duda alguna de que Israel salió de Egipto en el lapso comprendido entre 1450 y 1220 a.C., ya que por el 1220 a.C., ya estaban radicados en Canaán, pues un monumento levantado por Faraón Merenptah hace alusión al combate entre egipcios e israelitas en Palestina en aquella fecha.

Se ha escrito que Merenptah era el faraón mencionado en el texto bíblico del Éxodo, quien trató de impedir la salida de los hebreos y sufrió las diez plagas, pero no hay pruebas históricas que lo confirmen, pues la única referencia es que bajo Merenptah se menciona por primera vez al posible pueblo de Israel, como ysriar, en la llamada Estela de Merenptah, aunque se comenta su “total destrucción”.

Estela de Israel

Estela de Israel o de Merenptah

La Estela de Merenptah, llamada también Estela de la Victoria o Estela de Israel, es una losa de granito gris, erigida por el faraón egipcio Amenhotep III e inscrita más tarde, en el reverso, por el faraón  Merenptah para conmemorar su victoriosa campaña militar en tierras de Canaán hacia 1210 a. C.

mención a Israel

Fragmento: mención a Israel

Esta estela fue descubierta en 1896 por Flinders Petrie en el templo funerario de Merenptah, en la región de Tebas). La piedra ha alcanzado gran notoriedad porque el texto grabado incluye la primera mención conocida a Israel (o a los israelitas), en la penúltima línea, dentro de la lista de pueblos derrotados por Merenptah. Por esta razón, muchos académicos las denominan “Estela de Israel”.

Texto de la Estela de Merenptah o Estela de Israel en donde se menciona por primera vez al pueblo de Israel

Texto de la Estela de Merenptah o Estela de Israel en donde se menciona por primera vez al pueblo de Israel

Todos los pueblos mencionados en la estela llevan el determinativo de tierra extranjera, pero Israel es mencionado de diferente manera, al utilizar el determinativo como un gentilicio: se habla de ‘las gentes de Israel’, mostrando que para los egipcios de esa época, Israel no era considerado un país. Este importante primer documento extra-bíblico apoya la idea de que estamos ante un origen multi-étnico.

Lo que si se acepta, es que hay considerables dificultades para determinar el itinerario preciso de este viaje que no es lo mismo a decir que el Éxodo no existió. 

Los milagros que llevó Moisés a cabo tuvieron lugar en Zoán, o Tanis: “Delante de sus padres hizo maravillas En la tierra de Egipto, en el campo de Zoán” (Sal. 78:12).
Ramesés se hallaba en las cercanías de esta capital. De allí, los israelitas pasaron a Su-Cot “Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños.” (Ex. 12:37)
Este lugar o bien se corresponde con Pitón o se hallaba cerca de estos parajes. Esta localidad está ocupada en la actualidad por Tell el-Maskhutah, en el oasis Tumi-lat, a unos 51 km. al sursureste de Tanis y a 18 km. al oeste de Ismailía.
Para llegar a Palestina, los israelitas no tomaron la ruta más corta, que atravesaba el país de los filisteos, sino el camino del desierto, hacia el mar Rojo “Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados.” (Ex. 13:17, 18).
Después de Sucot, su primer campamento fue Etam. Este lugar no ha sido identificado, pero se sabe que se hallaba en la linde del desierto (v. 20). De allí, los israelitas retrocedieron y acamparon entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón, en Pi-hahirot.  “Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón; delante de él acamparéis junto al mar.”(Ex. 14:2)
“Salieron de Etam y volvieron sobre Pi-hahirot, que está delante de Baal-zefón, y acamparon delante de Migdol” (Nm. 33:7)
No se ha podido determinar la situación de este campamento. Estaba en la orilla occidental del mar Rojo; es por este sitio que atravesaron a pie el mar para llegar al desierto de Shur. “Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército;  Y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo, E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua.” (Ex. 15:4, 22)
Salieron de Pi-hahirot y pasaron por en medio del mar al desierto, y anduvieron tres días de camino por el desierto de Etam, y acamparon en Mara.” (Nm. 33:8);
Después se dirigieron hacia el monte Sinaí siguiendo la costa del mar Rojo (“Partió luego de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, y vino al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después que salieron de la tierra de Egipto. (Ex. 16:1)
“Salieron de Elim y acamparon junto al Mar Rojo. 
Salieron de Refidim y acamparon en el desierto de Sinaí.” (Nm. 33:10, 15).
Mesopotamia

Mesopotamia

Pablo Hoff comenta que hay dos opiniones respecto a este problema:

  1. Que el éxodo dataría alrededor del año 1440 a.C
  2. Que tuvo lugar entre 1260 y 1240 a.C durante el reinado de Ramses II.

Si aceptamos como salida la primera fecha, Totmes III, el gran conquistador y constructor fue el opresor de Israel y Amenhotep II fue el faraón del éxodo.

Hay evidencias de que Tutmosis IV el sucesor de Amenhotep II no fue el hijo primogénito de este, un hecho que coincidiría con la muerte del primogénito del faraón del éxodo.

Es posible que los invasores durante el s.IXX (los habim) en los documentos históricos no sean otros que los hebreos, que bajo Josué invadieron Palestina.

En las famosas cartas de Tel-el-Amarma escritas por jefes de las ciudades estados de Canaán dirigidas a los faraones Amenhotep III y Amenhotep IV en el s.IVX hay indicaciones de que Palestina estaba en peligro de perderse en mano de los habiru. Los jefes cananeos clamaron por ayuda egipcia pero Amenhotep IV estaba tan ocupado estableciendo el culto a su dios Atón que desoyó sus ruegos

La primera mitad de la primera dinastía egipcia fue testigo de la opresión israelita y el éxodo.

Set I y Ramses II, impulsaron el trabajo de construcción de edificios en la zona este del delta del Río Nilo. Esto fue la razón que produjo la opresión hebrea ya se vieron obligados a contar con mano de obra fuerte y económica. Esta opresión culmina en la obra de Pitón y Ramses descripta en Éxodo 1:8-11

“Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés.  Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel.Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza,4 y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor. Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo: Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños.Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños? Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas. Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera.Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida.” (Éxodo 1:11-22) 

En este pasaje, se relatan algunos detalles de la condición de esta esclavitud y del contexto social en el que se produjo la labor de los hebreos que fueron obligados a construir ladrillos.

Respecto de la crianza de Moisés no hay nada de extraño en este relato. No es algo inverosímil o absurdo el hecho de que un semita del oeste haya sido criado en círculos reales en Egipto posiblemente en un “harim” en alguna residencia en el Delta. Los faraones tenían varios harim en distintas partes (cf. Yoyotte en G,. Posener Dictionary of Egiptian Civilization, 1962.

A partir del reinado de Ramses II en adelante hubo asiáticos que se criaron en los harim reales para que luego ocuparan cargos oficiales (v. S. Sauneron y J.Yoyotte Rene d Égiptología 7,1950,pp. 67-70)

Podemos citar tres ejemplos de esto:

  1. Ben ozen de Sur – Basan (Roca de Basan), semita puro, fue copero real de Meneptah (J.M.A.Janssen,Chronique d’Egipte 26,Nº 51,1951,pp.54-57 y fig. 11)
  2. Pen-Hasu[ri] (el de Azor), otro copero semita suyo (cp. Sanneron y yoyotte,op. cit. P. 68,nº 6)
  3. Un egipcio de ca. 1170 a.C., reprende a su hijo por unirse en hermandad de sangre con asiáticos en el Delta (J.Ceny,JJNEs 14,1995,pp.161ss)

Por lo tanto la crianza egipcia de Moisés en Ex. 2 es enteramente aceptable.

“Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví, la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses.  Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río. Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería. Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que la tomase. Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De los niños de los hebreos es éste. Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño? Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño, a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió. Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué. En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. Al día siguiente salió y vio a dos hebreos que reñían; entonces dijo al que maltrataba al otro: ¿Por qué golpeas a tu prójimo? Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente esto ha sido descubierto. Oyendo Faraón acerca de este hecho, procuró matar a Moisés; pero Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián. Y estando sentado junto al pozo, siete hijas que tenía el sacerdote de Madián vinieron a sacar agua para llenar las pilas y dar de beber a las ovejas de su padre. Mas los pastores vinieron y las echaron de allí; entonces Moisés se levantó y las defendió, y dio de beber a sus ovejas. Y volviendo ellas a Reuel su padre, él les dijo: ¿Por qué habéis venido hoy tan pronto? Ellas respondieron: Un varón egipcio nos defendió de mano de los pastores, y también nos sacó el agua, y dio de beber a las ovejas. Y dijo a sus hijas: ¿Dónde está? ¿Por qué habéis dejado a ese hombre? Llamadle para que coma. Y Moisés convino en morar con aquel varón; y él dio su hija Séfora por mujer a Moisés. Y ella le dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Gersón, porque dijo: Forastero soy en tierra ajena. Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.” (Exodo 2)

Historia y leyenda

Estrella de David flanqueada de leones en un amuleto de protección procedente de Ucrania. Arte popular del siglo XIX. Basilea, Museo Judio Suizo.Estrella de David flanqueada de leones en un amuleto de protección procedente de Ucrania. Arte popular del siglo XIX. Basilea, Museo Judío Suizo.

El judaísmo es una de las religiones de mayor antigüedad de las que aún se practican. Tiene más de tres milenios de historia. Pero el que haya perdurado tanto tiempo y que muchos judíos actuales se identifiquen, por ejemplo, con los que vivieron en la época del rey David, hacia el año 1000 a.e.c., no quiere decir que esta religión no haya experimentado transformaciones.

Diferentes circunstancias históricas han marcado al judaísmo, que en la actualidad tiene unos dieciséis millones de fieles, concentrados principalmente en Estados Unidos y el Estado de Israel.

El judaísmo tuvo una gran influencia en el cristianismo, la religión con mayor número de fieles en el mundo. El cristianismo surgió de la predicación de un maestro judío, que fue Jesús de Nazaret.

Para los judíos, la Biblia es un libro revelado, y la parte más sagrada la forman los cinco primeros libros, que llaman Torá. En ellos aparecen una serie de relatos que comienzan con la creación del mundo y terminan en la época de Moisés. Parecen narraciones históricas, y, de hecho, forman la parte principal de lo que se ha denominado «historia sagrada». Gracias a ellos, puede entenderse una parte de la cultura judía y de sus señas de identidad. Son relatos muy bellos y conocidos, como el del diluvio, el de la torre de Babel, el de la huida de Egipto o la entrega a Moisés de las tablas con los diez mandamientos en el monte Sinaí.

Muchas personas han creído que estos textos reflejaban lo que realmente había ocurrido, aunque resultase difícil de aceptar en algunos casos. Hoy se tienen en cuenta los distintos géneros literarios que hay en la Biblia, y la intención de sus autores de transmitir un mensaje religioso.

En la actualidad, la ciencia plantea puntos de vista muy diferentes de los que, durante mucho tiempo, los creyentes en los relatos bíblicos aceptaron como ciertos, como la narración sobre el origen del mundo y del ser humano. Además, el valor que tienen las explicaciones científicas equivale al que en el pasado tenían las explicaciones religiosas: la ciencia forma nuestra cosmovisión, es decir, el modelo mediante el cual se explica el origen y el funcionamiento del universo.

Conclución a la parte I

14). Fabricación de ladrillos en un bajorre¬lieve   egipcio   en   una   tumba   de   Tebas.   Los   rasgos   de   muchas   figuras   son   semitas.

...y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo servicio, al cual los obligaban con rigor

Es cierto que la Arqueología moderna y las investigaciones más serias no demuestran la verosimilitud histórica del Pentateuco, pero también no es menos cierto que tampoco demuestran lo contrario de forma global ni definitiva.

La Ilíada de Homero también fue considerada ficción hasta que Heinrich Schlieman descubrió Troya a finales del siglo XIX.

Ramses y Ramses II según la historia judía y la biblia, fueron contemporáneos de moises. No hay suficiente evidencia histórica. Hay muy poca, casi nula, pero hay, aun asi no es suficiente para sustentarlo científicamente. Se dice que Ramses II mandó a eliminar cualquier mención de Ramsés o de los judios por que al ser derrotados, tenerlo en la historia era una verguenza.

Pero en fin, es parte es historia, pero en parte es cuestión de fé.

En cualquier caso, el pueblo judío no puede adjudicarse la tierra de la Palestina actual como la suya propia en el sentido de originaria. Los primeros habitantes establecidos allí sedentariamente fueron los cananeos, sin lugar a dudas. Los judíos se atribuyen el Canaán como “La Tierra Prometida por el Señor a Abraham”

Creo que la última palabra sobre el tema bíblico, a nivel de la Arqueologia, no está dicha aún, ya que aún siguen apareciendo huellas.

Hoy en día, en muchas de las religiones “del libro” ya no creen fielmente que la Biblia es una narración histórica. Por tanto, lamentablemente, la «historia sagrada» ya no es historia para ellos, solo son relatos legendarios, y mas legendarios aún cuanto más antigua sea la época que describen.

Esta aplicación racionalista del metodo cientifico ha traído apostasía en muchas de las corrientes religiosas que antaño tenían fe en el relato bíblico.

Bibliografia

About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.982 seguidores

%d personas les gusta esto: