El nacimiento de una nación- de Abraham a José

El nacimiento de una nación – de Abraham a Joseph

Aproximadamente cuatrocientos años después del Gran Diluvio, Dios le aparecío a un hombre nombrado Abram que vivió en el Medio Este en una ciudad llamada Ur.

 La tierra de Ur. Copyrighted.
Abram vivía en una ciudad llamada Ur. Allí Dios se le apareció.
 

Dios le dijo, “Deja a tu país y tus parientes, y viaja a una tierra que yo te mostraré.
Allí yo haré una gran nación de ti, y yo te bendeciré, y hare crecer tu nombre; yo bendeciré aquéllos que te bendicen y maldicere aquéllos que te maldicen: y a través de ti todas las familias de la tierra seran bendecidas.”

Así que Abram partió, como el Señor le había instruido, y entró en la tierra de Canaan.

 

Estrellas. Copyrighted.Dios le dijo a Abram, “Mira a los cielos y cuenta, si puedes, las estrellas. De la misma manera, tus descendientes no se podrán contar.”  

 

 

Y de nuevo el Señor le aparecío a Abram, y dijo, “yo le doy esta tierra a tus descendientes; Mira hacia el cielo, y cuenta las estrellas si tu eres capaz. De la misma manera, tus descendientes serán innumerables.”

Aunque Abram y su esposa, Sarai, no tenían ningún niño, Abram le creyó a Dios; y Dios conto la fe de Abram como rectitud.

¿Entonces Abram dijo, “Señor Dios, cómo puedo saber que yo heredaré esta tierra?”

Y Dios le contestó a Abram, “Pasará así.
Tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es de ellos, y ellos serán maltratados por cuatrocientos años. Una nación los usará como esclavos, pero yo juzgaré esa nación, y después tus descendientes saldrán con una gran riqueza, y por la cuarta generación ellos regresarán a esta tierra.”

http://www.christiananswers.net/spanish/godstory/nation1.html

La Torre de Babel

Torre de Babel. Copyrighted.

La Torre de Babel

Muchas generaciones después de Noé, cuando toda la tierra tenia el mismo idioma, la gente viajo a una llanura en el Medio Este y se establecieron allí.

Entonces ellos dijeron entre ellos, “construyamos una ciudad y una torre, y hagamos un nombre para nosotros, para no dispersarnos en toda la tierra.”

Construyendo la torre de Babel. Copyrighted.
Hicieron una torre, diseñada para adorar al sol, la luna y las estrellas. La humanidad escogió adorar a las creaciones de Dios en vez de a Dios mismo.

Esta decisión era en contra de la orden de Dios de salir y llenar la tierra. También, la torre que ellos planearon construir se diseñó para adorar el sol, la luna y las estrellas. La humanidad había escogido adorar a las creaciones de Dios en lugar del Señor. El Señor vio la ciudad y torre que estas personas estaban construyendo.

Y Él dijo, “Miren, las personas se están organizando como un grupo porque ellos hablan el mismo idioma. Nada les impedira hacer lo que se imaginen. Bajemos y confundamos su idioma, para que ellos no se puedan entender.” Y el Señor confundio su idioma, y detubo la construccion de la ciudad.

Abandonando la Torre de Babel. Copyrighted.

El nombre de esa ciudad se volvió “Babel” que significa confusión; porque allí el Señor multiplicó el idioma, y causo que la humanidad se dispersara.

 

 

 

http://www.christiananswers.net/spanish/godstory/babel1.html

Noé y el gran diluvio

Arco iris. Copyrighted.

Noé y el gran diluvio

Con el pasar de los años, los descendientes de Adán y Eva comenzaron a llenar la tierra. Pero cuando Dios vio que la maldad de la humanidad cubría la tierra, y que cada intencion de ellos era solamente maldad–le entristeció al Señor.

Asesinatos. Copyrighed. Y dijo el Señor: “Destruire a la humanidad, que yo he creado, y la hare desaparecer de la tierra.” Pero el Señor estaba complacido con Noé. Noé, varón justo, perfecto en sus generaciones, andaba en la voluntad de Dios.

construyendo el Arca. Copyrighed.Y Dios le dijo a Noé: “El fin de la humanidad se aproxima. Debido a que la gente ha llenado la tierra de violencia, Yo voy a destruirlos junto con la tierra.

Haz tú mismo un arca de madera. Construye habitaciones en ella y cúbrela con brea, por dentro y por fuera. Construyela de cuatrocientos cincuenta pies de largo, setenta y cinco pies de ancho, cuarenta y cinco pies de alto, pero hazle solamente una puerta.

Animales entrando al Arca. Copyrighted. Tú, tu esposa, tus tres hijos y sus esposas, deben entrar en el arca. Traé tambien al arca un macho y una hembra de todos los animales, para guardarles la vida junto contigo.

Una pareja de cada especie irán contigo, pero llevarás siete de todos los animales que Yo he santificado.”

 

[¿Tiene preguntas acerca del Diluvio? Disponemos de respuestas científicas y bíblicas. Ir...]

La familia destruída de Caín y Abel

La familia destruída de Caín y Abel

La Ofrenda de Abel. Copyrighted.

Cuando Eva, la mujer de Adán concibió, tuvo un hijo. Y Eva dijo, “He recibído un varón del Señor.” Y le llamó Caín.Ella tuvo otro hijo, al que llamó Abel. Este decidió ser un pastor de ovejas, y Caín fue un agricultor. En el tiempo establecido por Dios, Caín trajo, de los frutos de su cosecha, una ofrenda al Señor, pero Abel trajo un cordero. Y al Señor le agradó la ofrenda de Abel, pero el Señor no aceptó a Caín y su ofrenda.

La Ofrenda de Cain. Copyrighted.

Caín estaba furioso, y Dios le preguntó, “Caín, ¿por qué estás enojado?” Dios le recordó a Caín que para el sacrificio se requiere la muerte de un animal. Así como las hojas de higuera no cubrierón el pecado de Adán y Eva, una ofrenda sin sangre, de plantas y vegetales, nunca cubriría los pecados.

Dios dijo que el rechazo del sacrificio de un animal demostró la rebelión de Caín, porque no estaba adorando a Dios en la forma que Él había mandado. La Biblia dice que el sacrificio de Abel mostró confianza en las palabras de Dios, pero el sacrificio de Caín, no. En todas las Escrituras Dios nos da a conocer que sin derramamiento de sangre no se obtiene perdón de pecados.

Cain matando a Abel. Copyrighted.

Pero Caín aún así se negó a obedecer a Dios y no trajo un animal para sacrificarlo. En cambio, culpó a Abel, su hermano, por el problema y cuando estaban los dos en el campo, Caín atacó a Abel y lo mató.

Cain maldito. Copyrighted.
Dios maldijo a Caín por haber matado a su hermano, y Caín se fue de la presencia del Señor.

¿Dónde consiguió Caín a su esposa?

¿Tiene preguntas sobre la Creación y la Biblia? Disponemos de respuestas científicas y bíblicas. [respuesta]

Entonces el Señor le pregunto a Caín: “¿Dónde está Abel, tu hermano.”

Caín le respondió: “Yo no sé. ¿O es que soy yo el guardián de mi hermano?”

Dios le dijo: “¿Qué es lo que has hecho? Yo oigo la voz de la sange de tu hermano, clamando a Mí, desde la tierra. Desde ahora, maldito serás sobre esa tierra que bebió la sangre de tu hermano que tú mismo derramaste con tus manos.”

Caín se fue de la presencia del Señor. Su rebelión contra Dios fue la causa del primer asesinato y la primera destrucción de familia.

Pero, Dios bendijo a Adán y Eva, y tuvieron muchos otros hijos e hijas.

http://www.christiananswers.net/spanish/godstory/family1.html

La caída de la humanidad

La caída de la humanidad

En el jardín nuevo y hermoso, donde habitaban Adán y Eva, Satanás, como una serpiente, se le apareció a Eva.

Serpiente. Copyrighted.

Esta serpiente era más astuta que otros animales creados por el Señor Dios. Y la serpiente dijo a la mujer: “¿Es cierto que Dios les dijo a ustedes que no deberían comer de ninguno de los árboles del jardín?”

La mujer contestó: “Nosotros podemos comer la fruta de todos los árboles del jardín, sólo del fruto del árbol en medio del jardín no podemos comer. Acerca de él Dios nos dijo: ‘Ustedes no deben comer de ese árbol. Si lo hacen, morirán.'”

Entonces la serpiente le dijo a la mujer: “Ustedes no morirán; Dios sabe que el día en que ustedes comán este fruto, sus ojos se abrirán y ustedes serán como dioses, conociendo el bien y el mal.”

Desobediencia. Copyrighted. Eva tomó del fruto, comió, y se lo ofreció a su esposo, Adán, quien estaba junto a ella. Él también comió.

La Biblia dice que Satanás es el Padre de Mentiras, y naturalmente–él trató de engañar a la mujer–y le mintió acerca de Dios.

Cuando la mujer juzgó que los frutos del árbol eran buenos para comerse, que se veían bien y, sobre todo, que también podían darle sabiduría, tomó uno de sus frutos y comío y también le dio a su marido, el cual también comió.

 

 

 

 

http://www.christiananswers.net/spanish/godstory/fall1.html


La creación de Dios

La creación de Dios

En el principio Dios creó el Cielo y la tierra. Y la tierra no tenía forma. Estaba vacía, cubierta de obscuridad y de agua. Entonces el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas y dijo Dios, “Sea la luz: y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena: y apartó Dios la luz de las tinieblas.

Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche: y fue la tarde y la mañana el primer día.

 

Dios creó la Tierra. Copyrighted.

Y dijo Dios: “Haya expansión de aire en medio de las aguas, y separe a las aguas de abajo de las aguas de arriba.”

Y llamó Dios a la expansión “Cielos.” Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

Y dijo Dios: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase la tierra seca:” y fue así.

Y llamó Dios al suelo seco Tierra; y a la reunión de las aguas llamó Mares: y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios: “Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semílla; árbol de fruto que dé fruto según su género,” y fue así. Y vió Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

 

Sol y luna. Copyrighted.

Entonces dijo Dios: “Que haya lumbreras en los cielos.” Y que sean para señales y para estaciones, y para días y años.” Dios hizo dos lumbreras: el sol para que alumbre en el día, y la luna para que alumbre en la noche. Él hizo también las estrellas.

Y las estableció todas en los cielos, para alumbrar sobre la tierra, y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

 

Peces y pájaros. Copyrighted.

Y dijo Dios: “Produzcan las aguas criaturas vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra.” Y creó Dios grandes ballenas y todos los seres que viven en el agua, y toda ave alada-todos produjeron según su género y especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo diciendo: “Reprodúzcanse y multiplíquense.” Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes.” E hizo Dios animales de la tierra, el ganado, y todo animal que anda arrastrándose sobre la tierra–todos reproduciéndose según su especie y vio Dios que era bueno.

http://www.christiananswers.net/spanish/godstory/creation1.html

Antropología cristiana

Antropología cristiana

Carlos Gallardo Serrano, Pastor de la Iglesia “Puerta del Rebaño”

 


Miguel Ángel: La creación de Adán

Origen histórico

El concepto cristiano de ser humano debería ser heredado de la concepción judía de humanidad, ya que es en este contexto social donde el Jesús histórico se desarrolla y cumple su ministerio. Esta visión de ser humano se remonta, originariamente, al concepto elaborado por una nación formada a partir de un grupo de esclavos salidos de Egipto y de grupos de nómadas que conjugan diferentes tradiciones y características. Estos grupos son designados en su época en el medio oriente con el término sociológico “hebreos”, que significaba marginal o nómada, gente sin nacionalidad ni prestigio, conocidos también como “hapirú” (1).

El concepto de ser humano que aparece en este pueblo, se contrapone profundamente a los conceptos elaborados por la idiosincrasia y cultura de los otros pueblos de su época; esto, aun cuando en su formación no está ausente el eje teocéntrico, un elemento que regía también a los demás pueblos. La diferencia es que, a este pueblo, su Dios le da un código ético por el cual regirse y relacionarse (Ex 20-23).

Es una sociedad de iguales, sin diferencias sociales ni dominio de unos sobre otros; viven apegados a sus leyes y son gobernados bajo la dirección única de Dios. Es el tiempo de los Jueces, cuando se produce el primer intento de formar una sociedad igualitaria en la historia: “la Utopía de los Jueces”. En esta organización, las aldeas no tienen murallas ni un ejército profesional, todos defienden sus aldeas, la tierra se reparte equitativamente para satisfacer las necesidades de cada uno y no se puede enajenar definitivamente (Lv 25:10-16). Los líderes surgen para defender o acaudillar al pueblo y liberarlo de algún opresor. También, estos líderes, llamados “jueces”, velan por la justicia y pueden dirimir los conflictos personales internos de la comunidad. La procedencia de los jueces, en muchos casos, es anti-noble (2); son hijos de prostitutas, como Jefté (Jue 11:1), o hijos de extranjeras, como Ehud (Jue 3:15) e incluso mujeres, como Débora (Jue 4:4).

Este concepto antropológico, de seres humanos en esencia libres, igualitarios y solidarios, guiados por Dios, en la práctica resultó ser una utopía. El relato bíblico de los Jueces revela que fue difícilmente viable “pero no fue el robo (Ex 22:1,2), las riñas (Ex 18,19), o el problema de los pozos (Ex 21:33-36) lo que hizo cambiar radicalmente la convivencia israelita. Lo que hizo que ya no se aguantara más el costo y sacrificio de ser diferentes, fue el reclamo y la oposición de sectores antidemocráticos dentro de Israel” (3).

En un último intento, el profeta Samuel advierte al pueblo de las desastrosas consecuencias de la monarquía (1 Sam 8:11-17). Pero el pueblo elige dejar su proyecto único y decide ser como uno más de los otros pueblos.

Origen cosmológico

La redacción del relato bíblico de la creación en el Génesis, se da como consecuencia de la revisión de estos hechos. En el relato de la creación redescubren la acción e intervención de Dios en la historia de su pueblo.

El pueblo de Judá se encuentra cautivo en Babilonia (segundo cautiverio): han retornado a su antigua condición de esclavos (4). Desde el estado de esclavitud, surgen interrogantes que requieren explicaciones para su dolorosa situación actual, y en la respuesta a estas interrogantes no existen argumentos que puedan eximir el reconocimiento de su culpa. Han transgredido los valores que les ha revelado su Dios y han sido seducidos por la visión de mundo de los otros pueblos. Entonces brota, desde el fondo de su olvidada tradición religiosa, una protesta profunda y trascendente contra las ideologías y conceptos de dios y de hombre que tenían sus dominadores y los otros pueblos que les circundaban. Esto se plasma en el mito de la creación bíblica, fundamentado en la experiencia de su historia con su Dios y su revelación, que se contrapone sistemáticamente a los otros mitos de la creación de sus opresores. Conviene hacer notar, aquí, que el concepto de “mito” se refiere a una explicación de la realidad, una forma de representación de una verdad, y no a una fábula, cuento, fantasía, falsedad o mentira, como se cree habitualmente.

El énfasis bíblico en la creación no es tanto en el cómo, es decir, si es con elementos (materia prima) o de la nada (ex nihilo), aunque reconoce que el Dios todopoderoso crea de la nada. En la Biblia, vemos que el interés central del relato de la creación está en que Dios crea el universo y crea la tierra con vida en ella para el hombre (varón y hembra) creado a su imagen y semejanza (Gn 1:27) (todos los hombres y todas las mujeres), para que puedan vivir en plena libertad e igualdad. Muchos textos bíblicos nos hablan de este concepto de “creación-libertad” (Is 42:5-7, Is 40:21-23, Salmos 8, 136, etc.). “Todo el Antiguo Testamento habla del binomio creación-liberación, como si fuera una sola cosa”, incluyendo Génesis 1 (5).

Génesis 1:1 ya declara la primera controversia: “Dios creó el cielo y la tierra”. No existe la participación de otros dioses o semidioses que tengan autoridad alguna en este proceso.

Génesis 1:2 describe: “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”. El mundo es un caos y, en los versículos sucesivos, el mundo es ordenado por Dios, para que esto, que es un ambiente de anti-vida, se transforme y sea una creación para la vida.

“En el mito de creación babilonio, una fuerte tormenta, producida por siete vientos, se movía sobre las aguas primordiales y tenían que procurar que ellas, representando el caos, no escaparan.

(El dios Marduk) puso los cuatro vientos

para que nada de ellas (las aguas primordiales)
escapara…
Produjo Imhullu,
el viento maligno
el torbellino, el huracán…” (Enuma Elis IV, 45)

(En la tablilla IV del poema babilónico de la creación, Enuma Elis) (6)

La Biblia, en los versículos 6 al 7 de Génesis 1, habla de la separación de las aguas. A las que están sobre la expansión les llama “cielo” y las que están bajo la expansión, Dios las juntó en el mar y apareció la tierra seca.

En el relato babilónico, “Tiamat, la monstruosa diosa del caos, representada por las aguas primordiales, es partida en dos:

Entonces el señor (Marduk) se detuvo

para mirar su cadáver (es decir: de Tiamat),
a fin de que dividiera el monstruo
e hiciera una obra de arte.
La hendió como una concha en dos partes:
la mitad de ella la puso como cielo
la encerrojó y puso guardias
y les pidió no dejar escapar sus aguas” (Enuma Elis IV, 135ss) (7)

Al final del versículo 10 de Génesis 1 en la Biblia, dice: “Y vio Dios que era bueno”. En los versículos siguientes, crea la vida vegetal, luego los grandes astros y las estrellas. El sol y la luna son nombrados para ubicarlos en su lugar, al servicio de la tierra y de la vida; no son deidades que se hagan servir, como los consideran los babilonios, ni tienen sus representantes en la tierra, como el faraón en Egipto.

Esto, en tanto que en el Enuma Elis, el cielo es creado por causa de que la existencia de los dioses está en peligro, amenazados por Tiamat (el caos) y sus acompañantes, y la tierra es morada de dioses, como casa de retiro o donde se pueden hospedar cuando tengan que descender del cielo para una reunión.

He aquí, he endurecido la tierra

como sitio de construcción,
construiré una casa, la que será mi morada lujosa.
En ella fundaré un templo y
estableceré mi soberanía.
Cuando (los dioses) vengan del cielo
para la asamblea
pasarán la noche en ella.
Es para recibirles a todos.
Llamaré su nombre Babel
lo que significa:
‘las moradas de los grandes dioses’. (Enuma Elis VI, 121ss)

Ni en los cielos ni tampoco en la tierra ha sido preparado un lugar para el hombre.

Ahora bien, para profundizar un poco más el mito babilónico en el cual está expresado cierto pensamiento sobre el hombre, agregamos un nuevo elemento.

En el festival del Año Nuevo, durante el cual se leía el Enuma Elis, era entronizado cada año el rey con su corte como representante de Marduk. Es decir, era reconfirmado cada año en su poder absoluto como dios en la tierra. Dicho de otra manera: el mito de la creación babilónico, en que no había espacio para el hombre, era aliado fiel de un sistema social feudal donde había mucho espacio para ‘el hijo de su dios’, como se llamaba al rey en Babilonia, y casi nada para el hombre común y corriente, el pueblo” (8).

“La misma falta de reciprocidad, o democracia si se quiere, entre el rey y su pueblo, vigente en la sociedad egipcia y babilonia, se reproducía en los mitos de creación donde el cielo no tenía mucho que ver con la tierra, y la tierra era un agregado, un apéndice del cielo.

El mismo pensamiento, la misma ideología, está articulada en la famosa astronomía babilónica. El destino del hombre está escrito en las estrellas; también el del hombre oprimido y sufriente. Y ya que el cielo no se puede equivocar, no es tampoco una equivocación el sufrimiento y la explotación del hombre. Los siete planetas son dueños de los siete cielos, y sus riñas y peleas producen las del hombre. Si el cielo no se equivoca y es inalterable su ritmo, también lo es lo que pasa en la tierra.

Es a esta cosmovisión, que conviene solamente al dominador, que se opone Génesis 1″ (9).

En el versículo 27 del Génesis 1, Dios crea al hombre, el centro de nuestra preocupación.

“Y creó Dios al hombre a su imagen,

a imagen de Dios lo creó;
varón y hembra los creó.
Y los bendijo Dios, y les dijo:
Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla,
y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos,
y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” (Gn 1:27,28)

En los mitos de la creación del Cercano Oriente Antiguo, el hombre, muchas veces, ni siquiera aparece, y cuando aparece, es asumiendo el rol de esclavo de los dioses.

En el mito babilónico, “terminada la creación, incluyendo la de los dioses inferiores, que son esclavos de los (pocos) dioses superiores, los primeros se rebelan y entran en huelga, no quieren trabajar y dar de comer a sus superiores. Es en ese momento, durante un conflicto económico social, que se le ocurre a Marduk, dios supremo, crear al hombre.

Amasaré sangre y crearé huesos,

Estableceré un ser humano:
‘hombre’ se llamará.
En verdad, un ser humano crearé
para que… cargando con el servicio
de los dioses, éstos puedan reposar… (Enuma Elis VI, 5-8) (10)

En esta concepción, el hombre es creado para ser esclavo, y la creación entera de la humanidad es con la sangre de los dioses enemigos de los dioses superiores.

“No fue sólo Tiamat quien conspiró contra los dioses, sino que hubo otro, el ideólogo mismo de la revuelta, llamado Kingsu. Este dios Kingsu instigó a Tiamat a rebelarse y, mientras Tiamat murió, Kingsu se escapó y está con vida. Es a este Kingsu, productor de caos, que ahora llaman los dioses y:

… Lo ataron … le impusieron su culpa…

y le cortaron las venas.
De su sangre confeccionaron la humanidad. (Enuma Elis VI, 11-40) (11)

Si bien en los mitos de creación del antiguo Oriente Medio, el hombre no es mencionado y, cuando aparece, se le menciona como esclavo, más difícil aún es encontrar en ellos la creación de la mujer. La creación del hombre y la mujer a imagen de Dios es una protesta absolutamente confrontacional contra este enfoque, como lo es también el día sábado, día de descanso. Para los esclavos, hombres creados para trabajar, y trabajar para que los dioses vivieran en su ocio (los reyes-dioses), esto no tenía sentido.

Es en este contexto que el pueblo de Israel, reflexionando desde su estado de esclavitud, descubre el origen de su condición. Ellos han comido del fruto prohibido, el fruto que los haría como dioses y que los convirtió en hombres y mujeres solos que quieren enseñorearse los unos de los otros. Ya el hombre no es uno con la mujer, ni su igual, sino que se enseñorea sobre ella y la hace su objeto (Gn 3:16). Ambos se avergüenzan de estar desnudos, uno frente al otro (Gn 3:7), la unidad y la comunidad de iguales se rompe y ya no existe más. Ésta es la consecuencia de querer ser como los otros pueblos (1 Sam 8:5), querer ser o tener dioses-hombres y vivir en un mundo en donde el que se enseñorea pasa por encima del otro. Es el mundo en donde los Caínes pasan por encima de los Abeles y toman sus vidas (Gen 4:8), las vidas de los que no cuentan, los que son “vapor” (el significado de la palabra “Abel”), los que no son nada (12).

Esta es la condición crítica a la que el ser humano y todo pueblo de Israel han llegado: un anti- hombre en una anti-creación, perdida su libertad, su comunidad, su igualdad y su justicia.

Cristianismo

El cristianismo y su sentido antropológico no tendrían razón de ser sin la persona misma de Jesús, el Cristo. El relato de la creación en el Antiguo Testamento, y el concepto de hombre que de allí se desprende, no pasarían de ser un mito más o una simple protesta o respuesta a otro mito, dentro de otros tantos de su época, sin la irrupción en la historia del Dios hecho hombre en Cristo Jesús. Para nosotros, los cristianos, todo el relato elaborado por un pueblo, a partir de su experiencia de vida con su Dios, el Dios único, cobra sentido y carácter de texto inspirado por Dios en la relación con su pueblo, cuando Nuestro Señor Jesucristo lo confirma.

Jesús confirma el relato del Génesis y la experiencia del pueblo de Israel con Dios, cuando reivindica al ser humano “como hijo de Dios” y, con su ejemplo de vida, denuncia los sistemas de opresión y enseñoreamiento de hombres sobre hombres en sus expresiones tradicionales, poderes políticos, religiosos, militares y económicos.

El Señor Jesucristo también se opone a los abusos que los hombres cometen con sus semejantes, pretendidamente justificados por sus hábitos y tradiciones culturales. Así lo ilustran sus reivindicaciones de la mujer, de los enfermos, de los niños, de los endemoniados, de los discriminados raciales o por nacionalismos, y de los marginados o discriminados en general.

Jesús muestra claramente su postura frente a las relaciones humanas, al estipular como centro de toda su enseñanza “el amor”; amor al prójimo, amor a Dios e, incluso, amor por los enemigos. Es la esencia del evangelio para alcanzar “el reino de Dios y su justicia”.

Es una segunda oportunidad para alcanzar la misericordia de Dios y retomar el sentido original de seres humanos. Este ser humano nuevo tiene la oportunidad de reconstruir un nuevo orden en la tierra. Los que han conocido la misericordia de Dios, son capaces de creer en Él y depender de Él en la realización del proyecto de vida que Dios tiene para ellos. Entonces son capaces de amar y, así como han alcanzado misericordia, son capacitados para tener misericordia, buscar y amar la justicia y ser humildes ante Dios. Ya no aspiran a ser como Dios: quieren ser sólo hombres y mujeres, lo que implica mirar al otro u otra como un igual, con los mismos derechos y necesidades, y tener deseos de vivir y trabajar juntos, comunitariamente, sirviéndose mutuamente, dependiendo del único Rey y Dios.

Cristo y su ejemplo capacitan a la comunidad del Reino de Dios, al demostrar que el hombre debe defender el proyecto original aun con la propia vida, pues, a los que buscan este camino de justicia, Dios los restaura como a Cristo. Al que la justicia de los dioses-hombres condena a muerte, Dios lo resucita y lo restaura en el Reino de la Vida.

La iglesia

Es la iglesia la que reinterpreta y transforma el texto y su mensaje original. De este modo, un mito con inspiración divina y una revelación profundamente humana, que contiene respuestas a realidades concretas que afectan la vida cotidiana del hombre, se ha convertido en un mensaje literalista, exigido y mistificado, que describe supuestamente una realidad histórica.

Esto no hace menos importante el hecho que nos entrega la revelación inspirada en el Génesis bíblico: que Dios creó, y creó de la nada (creatio ex nihilo). Dios, el Único, crea lo distinto y lo distante de sí, el universo; pero no lo crea a partir de sí mismo, puesto que, en tal caso, el universo corporal sería una parte suya (idea que, por panteísta, no es congruente con el cristianismo). Dios tampoco crea el universo a partir de una materia prima preexistente, como tampoco lo crea en algo preexistente, como el tiempo o el espacio: todo cuanto es algo (universo, espacio, tiempo) ha recibido el ser que tiene (13).

El ser humano es también una criatura de Dios, puesto en la tierra para relacionarse con su creador en amor. Pero ni en la revelación bíblica del Génesis ni en las enseñanzas de Jesús hay respaldo para la aseveración tradicional del cristianismo, que ubica al ser humano como el centro del universo.

Es evidente que nosotros, los seres humanos, debemos mirar nuestra realidad como seres creados a imagen de Dios, pero no dioses; por lo tanto, seres que deben asumir sus limitaciones. No conocemos nuestro futuro, ni el destino de la creación. Sólo se nos ha revelado, a través de la resurrección de Cristo Jesús, que nuestra participación en la creación no termina con el fin de nuestra vida humana.

La resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, nos da certeza de la prolongación de nuestra existencia, y la esperanza en la consumación del reino de Dios y su justicia, justicia que deberemos enfrentar todos en el día de la consumación, cuando Jesús, centro de la revelación de Dios, regrese a juzgar a la humanidad.

La revelación de Dios en Cristo Jesús dice que Cristo nos capacita para ser personas que respondamos a la condición original para la que fuimos creados, reconociendo que somos seres humanos que dependemos de Dios y que, en esta condición, podemos ser hombres y mujeres felices, amados por Dios Nuestro Padre, capaces de ser igualitarios, libres, justos y solidarios, concientes de que Él estará con nosotros hasta el fin del tiempo.

Bajo esta nueva conciencia cristiana, podemos y debemos empezar a vivir el Reino de Dios aquí y ahora, en comunidad con nuestros semejantes, para luego prolongar nuestra existencia junto a nuestro Padre, por la eternidad.

Conclusión

Es en la realidad de hombres y mujeres que han vivido la experiencia de dependencia, opresión, discriminación e injusticia en donde se redescubre el sentido del mensaje bíblico. Es entonces cuando se hace carne el mensaje de un Dios que siempre se ha declarado defensor de los que sufren. Es entonces cuando la comunidad de fe puede tomar el mensaje de Dios y hacerlo propio, libre de las claves de lectura impuestas por las instituciones religiosas que han hablado desde la perspectiva de los sistemas dominantes, desde la perspectiva de los dioses humanos.

Es a la luz de este mensaje que el cristiano redescubre que Dios ha creado un ser humano en dignidad, libre, igualitario, solidario, gregal y misericorde que ama la justicia y depende de Dios para la eternidad.-

Concepción, 2001

 

Escritos relacionados:

Felipe Elgueta (2001). Génesis 2: Una historia de amor

Hans de Wit (1988). He visto la humillación de mi pueblo

Notas

(1) Milton Schwantes. “Historia de Israel, lugar y origen”. Cap 5 Pág. 68 al 70

(2) Hans De Wit . “Caminando con los Profetas”. Pág. 25

(3) Hans De Wit . “Caminando con los Profetas”. Pág. 26

(4) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(5) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(6) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(7) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(8) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(9) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(10) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(11) Hans De Wit. La canción de la Tierra. Capítulo 2 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(12) Hans De Wit. La tierra y sus hijos (II). Capítulo 4 de “He Visto la Humillación de Mi Pueblo”.

(13) Humberto Giannini. “Breve Historia de la Filosofía”. Pág. 107

 

http://www.puertachile.cl/frames.htm?http://www.puertachile.cl/articulos/antropocris.htm

Vida/Muerte

Humor Sano – septiembre 2008

Vida/Muerte
 
Proverbios 15:15 “… el corazón alegre tiene un banquete continuo” 
Compilado por: Beth Hanna
                                                                                                        

NAVEGANDO POR LAS TUMBAS DE UN CEMENTERIO

Unos hechos fascinantes en tumbas antiguas

 

1.Harry Edsel Smith de Albany, Nueva York

Nacio 1903—Murió 1942

Se asomó por el hueco del elevador para ver si venía para abajo. Sí venía.

2.En Thurmont, Maryland

Aquí descansa un ateo, vestido y alborotado.

3.En la tumba de Ezekial Aikle le pusieron:

Aquí descansa Ezekial Aikle, de 102 años.

Solo los buenos mueren jóvenes.

3.En Ribbesford, Inglaterra, en la tumba de Anna Wallace:

Los israelitas querían pan, y el Señor les mandó maná.

Clark Wallace quería una esposa, y el diablo le mandó Anna.

4. En la tumba de Anna Hopewell en Enosburg Falls, Vermont:

Aquí descansa el cuerpo de Anna,

Muerto por una banana,

No fue la fruta que le llevó

Sino la cáscara fue la que le sacó.

5.En Inglaterra se encontraba este poema en una tumba:

Recuerda, hombre, al caminar por aquí

Como eres ahora, yo una vez fui.

Como estoy yo ahora, así estarás tú

Recuerda esto y sígueme.

6. Alguien le dio la respuesta por escribir en su tumba:

Seguirte jamás consentiré

Hasta saber a cuál lugar fuiste.


 
Fotos reales tomadas del cementerio de Chile
     


Para más recursos que pueden ayudarle en su ministerio, visítenos: www.ObreroFiel.com
Si tiene alguna duda o comentario, favor de escribirnos a: Info@ObreroFiel.com

La Biblia: milenios atrayendo al hombre… y hoy también

La Biblia: milenios atrayendo al hombre… y hoy también

TheMangaBible.Com – la Biblia llega al cómic de estilo japonés

La Biblia es comunicación, y la tecnología de comunicación la potencia     

La Biblia: milenios atrayendo al hombre… y hoy también sigue siendo el libro más vendido: Internet no ha hecho sino aumentar su difusión.

Ha nutrido el arte sirviéndole como fuente de inspiración durante siglos. Buena parte de la literatura mundial ha tomado de ella detalles, frases, ideas e imágenes. Filósofos, psicólogos, lingüistas, pedagogos, historiadores, arqueólogos, científicos y teólogos la han hecho materia prima de sus estudios y análisis.
Hoy por hoy sigue siendo el libro más vendido de toda la historia de la humanidad y la llegada de Internet no ha hecho sino posibilitar aún más su difusión.

Jorge Enrique Mújica       

ForumLibertas.com  

Sin embargo, ¿qué impacto tiene hoy la Biblia en el mundo? ¿Queda su huella reducida a un esplendoroso e influyente pasado? ¿Su vital contribución a la forja de una civilización occidental es parte de un tiempo que ha quedado atrás? 

El próximo mes de octubre tendrá lugar en el Vaticano, un sínodo de obispos y expertos sobre la Biblia (del 5 al 26 de octubre de 2008). Convocado por Benedicto XVI, el sínodo pretende revitalizar el papel de la Biblia en la vida de los cristianos. Con miras a ese acontecimiento, en abril de este año, la Gfk-Eurisko, realizó una investigación sobre la incidencia de las Sagradas Escrituras en la sociedad. ¿Tiene actualidad la Biblia en el siglo XXI? Según los datos arrojados por las encuestas, todo indica que sí.

En el último año, según reporta la investigación de Gfk-Eurisko, han leído al menos un fragmento de la Biblia el 20% de los españoles, el 27% de los italianos y el 36% de los ingleses. En Polonia el porcentaje llega a 38%, en Rusia al 35% y en Estados Unidos al 75% (o lo que es lo mismo, 3 de cada 4 estadounidenses).

El análisis también muestra que el 37% de los entrevistados en Estados Unidos, utilizan ordinariamente la Biblia para rezar. Un valor que también es alto en países como Polonia (32%), mientras que baja en Alemania (13%), Italia (9%) y España (6%). Las Sagradas Escrituras se pueden encontrar en una buena cantidad de hogares, aunque en Francia desciende la presencia a menos del 50% de los mismos.

Si bien el estudio sólo fue hecho en algunos países (Estados Unidos, Gran Bretaña, Holanda, Alemania, España, Francia, Italia, Polonia y Rusia), los resultados son ciertamente sintomáticos y significativos. Tal vez el más llamativo, es la alta estima en que muchas personas tienen a la Biblia, valoración que lleva una petición: ayuda para entenderla y aprovecharla mejor en la vida diaria.

En países como Rusia, Polonia, Italia, Reino Unido y Alemania, incluso hay una media superior al 50% que se inclina a favor del estudio de la Biblia en las escuelas públicas. Una posición que va muy a tenor de lo que el famoso literato italiano, Umberto Eco, pensó cuando puso el dedo sobre la llaga al plantear por qué los niños deben saber todo sobre los héroes de Homero y nada sobre Moisés.

El próximo sínodo será una oportunidad para reivindicar su valor y pregonar su actualidad. Por lo pronto, y casi a la par del sínodo, del 5 al 11 de octubre, la cadena de televisión pública italiana RAI, apoyada por el Centro Televisivo Vaticano y el Pontificio Consejo para la Cultura, pondrán al aire el programa en vivo titulado “La Biblia día y noche” (www.labibbiagiornoenotte.rai.it).  

Siete días dedicados enteramente a la lectura integral del texto Sagrado donde más de 1,200 lectores se alternarán para llevar a cumplimiento el proyecto. El primero de ellos será –nada menos– el mismísimo Santo Padre desde el Palacio Apostólico. Leerá el primer capítulo del libro del Génesis.

Le seguirá el gran rabino de Roma, Riccardo Di Segni, entre otras personalidades, para concluir con el último capítulo del libro del Apocalipsis, que será leído por el cardenal secretario de Estado, Bertone.

Está claro que a la Biblia se siguen acercando millones de personas: creyentes y no creyentes. Para las primeras es un foco de espiritualidad, la voz de Dios que habla hoy a sus mentes y a sus corazones. Para los otros, un rico y hondo libro de belleza literaria incomparable que, guste o no, ha moldeado nuestra cultura. Y ya este detalle vale como para no dejarla fuera de ninguna vida.

http://www.fluvium.org/textos/iglesia/igl811.htm

¿Existió el Exodo?

¿Existió el Exodo?

Con frecuencia aparece en la prensa como “Primera Noticia” que algún afamado autor niega la autenticidad de la Biblia. No es nada nuevo que apoyándose en la Alta Crítica (que en sí misma es de derecho usar) se hagan declaraciones con la intención de ser postulados, y no teorías de los eventos narrados en la Biblia. Así sobre el Éxodo, recientemente se anuncia que no existió, en base a la arqueología. 

 
Es cierto que ésta ha evolucionado en todas las materias y con referencia al texto bíblico, parte a priori de principios analíticos menos sesgados que hace años, no forzando un hallazgo arqueológico para explicar un relato bíblico, sino dejando que éste hable por sí solo. Es en este punto donde aparecen factores a considerar; entre ellos no siempre los materiales encontrados, son sencillos de interpretar y por otro lado, la falta de los mismos inicia unos planteamientos que los más osados declaran como verdad objetiva, cuando son teorías personales que explican conceptos preconcebidos. 

También se niega el Éxodo aludiendo a los anacronismos (palabras que provienen de un periodo posterior) para restar credibilidad a la Biblia, cuando estos no son más que inclusiones de glosas de escribas en las sucesivas revisiones y copias. Como ejemplo “el camino de la tierra de los filisteos” en Éxodo 13:17.

Es innegable la fuerza de una tradición histórica, de la que toma su identidad Israel, fundada sobre unos acontecimientos que marcan la religión monoteísta, y que parten de una esclavitud inconcebible de memorizar para el honor de un pueblo, sino fuera por el suceso trascendental y extraordinario narrado.

Partiendo actualmente de la falta de datos explícitos en fuentes externas al relato bíblico del Éxodo, no obstante, hacemos una aproximación al lector, para que, un poco al corriente, interprete algunas referencias históricas:

ISRAEL EN EN EGIPTO
La presencia de semitas en Egipto en el segundo milenio AC, está abundantemente verificada por hallazgos arqueológicos y textos históricos. Las pinturas de la tumba de Jnumhotep II en Beni Hasan (Dinastía XII) muestran a cananeos bajando a Egipto, con animales y bienes (cuya imagen se corresponde con la que encabeza el comienzo de este artículo).

El arqueólogo I. Finkelstein indica: “sabemos que algunos fueron asignados como esclavos para cultivar la tierra de las fincas propiedad de los templos. Otros lograron ascender en la escala social y acabaron siendo funcionarios del gobierno, soldados e incluso sacerdotes.”

Sobre 1800 AC y a través de un proceso gradual, se realizó una invasión pacífica de Canaán a Egipto, culminando en el establecimiento de una nueva dinastía, la XV conocida por el nombre de Hicsos “Soberano de países extranjeros”, con capital en Avarís “Tell ed-Daba”, situada en la zona oriental del delta del Nilo. (Es en este contexto donde podemos ubicar la entrada de la familia de Jacob en Egipto.) En el canon de Turín aparece la lista de reyes de esta dinastía que fue expulsada por el faraón Amosis en 1570 AC, cuyos hechos se encuentran narrados en la tumba del marino y militar Amosis hijo de Abana (necrópolis de El-Kab.) Este faraón llegó a perseguir a los Hicsos hasta Sarujén cerca de Gaza, donde la asalta tras un largo asedio.

El arqueólogo Manfred Bietak, director del Instituto Arqueológico Austriaco y al mismo tiempo director de la excavación en el yacimiento de Tell ed-Daba, aporta el hallazgo de cabañas de Juncos de mas de 3000 años de antigüedad, pertenecientes a trabajadores (tal vez esclavos), con la misma planta y distribución que las antiguas casas israelitas de cuatro habitaciones, identificadas en Medinet Habu, frente a Luxor.

La existencia de numerosos nombres de origen egipcio en el relato bíblico, como indica el conocido erudito John Bright, son testimonios indirectos de la presencia de Israel en Egipto: Jofni, Finefás, Merarí, predominantemente en la tribu de Levi.

Otros nombres como el lugar de acampada Pi-hahirot (Fejirot) y Migdal aparecen en inscripciones egipcias, aunque estos lugares no han sido identificados con seguridad. Sí en cambio ha sido identificado Baal Safón cuyo nombre viene de un dios cananeo. Igualmente las ciudades de Pitom y Ramesés (Éxodo 1:11), la primera localizada en Tell-er Rettabeh al oeste del lago Timsá (noreste de Egipto), la segunda es la antigua capital de los hicsos Avaris reconstruida por Seti y su hijo Ramsés II.

 
 
 

Otras referencias internas en el texto bíblico son el origen del nombre de Yahveh (Jueces 5:4) en el Sinaí (a la izquierda vemos Jebel Musa lugar donde la tradición ubica el monte Sinaí). O el trasfondo del Pacto de Moisés en el ámbito de otras leyes existentes en la Edad del Bronce, como el descubierto en los archivos hititas.

Es curioso lo que apunta el egiptólogo Kenneth Kitchen, reconocido experto de la XIX Dinastía egipcia que trabaja en la Universidad de Liverpool. Éste indica que el precio de las 20 piezas de plata por la venta de José como esclavo (Génesis 37:28) se ajusta al periodo hicso y no al periodo persa (como lo encuadran quienes afirman que la narración bíblica se hizo en este último) donde la venta de un esclavo era de 120 piezas de plata, confirmando así la ubicación de la historia de José en el periodo que relata la Biblia.

Se niega el Éxodo, basándose en la inexistencia de expresiones específicas sobre Israel en Egipto. Pero es manifiesta la costumbre de los egipcios de borrar todo lo que no era de su agrado como, por ejemplo, Akhenatón, llamado el faraón hereje, al que sus sucesores intentaron borrar su memoria, debido a que sus ideas religiosas chocaron con las propias de la tradición egipcia, o como el faraón Tuthmosis III destruyó los registros de la reina Hatshepsut, suegra de éste a quien detestaba.

ISRAEL EN EL DESIERTO
Nos dicen los que niegan la fiabilidad de la Biblia que no hay rastros arqueológicos del paso de los israelitas por la península del Sinaí. Ni en Cades-Barnea, Esión-Gueber, Arad, etc. en el Bronce Tardío. Pero, sería poco más que imposible encontrar hallazgos en el desierto, de un pueblo que está de paso hace más de 3000 años.

ISRAEL EN EN PALESTINA

 
 
 

Por otro lado, en Palestina la arqueología constata un gran cambio en él ultimo tramo de la Edad del Bronce. Sobre diferentes ciudades se levantan construcciones más pobres que las anteriores. En la zona montañosa se producen nuevos asentamientos, con una configuración agrícola y ganadera. La cerámica usada es tosca y pobre, la distribución de las construcciones es la típica “casa de cuatros habitaciones”, e incluso la alimentación, no encontrándose restos de cerdos en los poblados.

Mario Liberani, catedrático de historia de Oriente Próximo en la Universidad de Roma, hace la siguiente referencia sobre la posible mención de Abraham: “Una estela de Seti I procedente de Bet-Sean 1289 AC hace referencia a luchas entre grupos locales, cuyo escenario es la zona circundante de la propia Bet-Sean, y que son presentadas como síntoma de la irremediable anarquía de la población local. La estela nombra, a parte de los Habiru del monte Yarmuti a una tribu de Raham. Podemos pensar que los miembros de dicha tribu se definieran como hijos de Raham y que su antepasado epónimo fuera un padre de Raham, que es el nombre del patriarca Abraham”.

La primera mención hallada de Israel en Palestina fuera del texto bíblico, se encuentra en la estela del faraón Merneptah 1230 AC,

 
 
 

hijo de Ramsés II, descubierta por Sir Flinders Petrie en 1896, en el templo de este faraón en Tebas (cuya foto vemos a encima de estas líneas, y ampliada donde se menciona a Israel a la izquierda de este texto).

Con una altura de 225 cms en granito negro, contiene himnos que celebran la victoria sobre los enemigos en una campaña suya a través de Canaán. En ella se cita a ciudades como Ascalón y Guezer así como al pueblo de Israel.

Francisco Bernal es Ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.

 

Artículo obtenido de:

Francisco Bernal es ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.
© F. Bernal, ProtestanteDigital.com (España, 2006)
.

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaDom.php?n=1744

 

El Diluvio

El Diluvio

por Rebecca Conolly con Russell Grigg

‘Cuando la humanidad se estaba ahogando en el diluvio, nadie pudo salvarse con excepción de Coxcox … y una mujer llamada Xochiquetzal, que se salvaron en una pequeña barca, la que arribó a la montaña llamada Colhuacan, donde tuvieron muchos hijos, … todos estos niños nacieron mudos, hasta que una paloma de un encumbrado árbol, les impartió lenguajes, pero como eran diferentes, no se entendían entre ellos.’1

¿Será una versión mutilada del evento narrado en la Biblia sobre Noé y la Torre de Babel? Quizás. La historia proviene de los Aztecas de México, una de tantas leyendas de culturas geográficamente remotas y grandemente divergentes, que hablan de una inundación catastrófica.

Una riqueza de leyendas sobre inundaciones

En una excavación en Irak, se encontraron unas tablas donde tienen registrados los mitos de la antigua Mesopotamia. Ellas hablan de una cultura Sumeria desaparecida, y de un rey llamado Gilgamesh. Se le conocía por su gran sabiduría y conocimiento. Gilgamesh relata la historia de un diluvio universal que le fue contada por Utnapishtim, un rey de una civilización anterior al Diluvio, y sobreviviente de la misma.

La historia relata que Ea, señor de las aguas y guardián del hombre, previno a Utnapishtim del diluvio por el cual los dioses planeaban exterminar a la humanidad. Ea le dijo a Utnapishtim, ‘destruye tu casa para hacer una barcaza y poner dentro de ella, una semilla de toda criatura viviente. … Cada lado de la barcaza era de 60 m, construyendo un cuadrado’. Tenía 7 niveles. El diluvio en sí fue espeluznante, con furia desatada. Utnapishtim relató que ‘el dios de la tormenta cambió la luz del día en oscuridad, cuando aplastaba la Tierra como una taza’. Una vez que la tempestad pasó, Utnapishtim ‘miró la faz de la Tierra y todo estaba en silencio, toda la humanidad había regresado al barro. La superficie del mar se extendía totalmente plana, como un techo … por todos lados estaban los despojos del agua’. Utnapishtim dejó ir una paloma la cual regresó, pues no halló lugar seco para reposar, y después una golondrina, con el mismo resultado. Finalmente, dejó ir un cuervo que nunca regresó. La barcaza descansó sobre lo alto de una montaña y Utnapishtim ofreció un sacrificio.2

Los indios del Norte de América también tienen varias historias de inundaciones universales. Una de ellas, de la tribu Choctaw, relata como, hace mucho tiempo, el hombre vino a ser tan corrupto que el Gran Espíritu lo destruyó a través de un diluvio. Sólo un hombre pudo salvarse, un profeta al que la gente despreciaba sus advertencias, y al que el Gran Espíritu dirigió para construir una balsa de troncos de sasafrás. Después de muchas semanas, un pequeño pájaro guió al profeta a una isla donde el Gran Espíritu transformó al pájaro en una bella mujer que vino a ser la esposa del profeta. Sus hijos repoblaron el mundo.3

De la misma forma, existen muchas historias de un diluvio entre los aborígenes australianos. Una de ellas cuenta que, hace mucho tiempo, hubo una inundación que cubrió las montañas, por lo que muchos de los Nurrumbungutias, o espíritus de hombre y mujer, fueron ahogados. Otros, incluyendo a Pund-jil, fueron levantados por un remolino al cielo. Cuando las aguas retrocedieron, y las montañas aparecieron de nuevo, y el mar regresó a su lugar, el hijo y la hija de Pund-jil ‘regresaron a tierra siendo el primer hombre y la primera mujer verdaderos que vivieron en el mundo que ahora conocemos’.4

Los escolares Jesuitas fueron los primeros europeos en lograr el acceso al ‘Libro de todo conocimiento’, del tiempo antiguo Chino. Esta colección de 4,320 volúmenes, habla acerca de las repercusiones de la rebelión de la humanidad en contra de los dioses: ‘La Tierra fue deshecha desde sus fundamentos. Los cielos se hundieron hacia el norte. El Sol, la Luna, y las estrellas, cambiaron su movimiento. La Tierra se cayó en pedazos y las aguas brotaron de sus fuentes violentamente inundando la Tierra’.5

Otra historia, es la del folklore de Bahnars, una tribu primitiva de Cochin, China. Nos habla de cómo los ríos crecieron ‘hasta que las aguas alcanzaron los cielos, y todo ser viviente pereció a excepción de dos, un hermano y una hermana, que fueron salvados en un enorme baúl. Ellos llevaron en el baúl una pareja de toda clase de animales … 6

Historias del Diluvio del continente africano son raras, pero una de Egipto, nos habla de un antiguo dios de la creación, Tem, quién ‘fue responsable del diluvio que cubrió la Tierra entera y destruyó toda la humanidad, a excepción de los que estaban en la barca con él’.7

Los Incas del Perú también tienen una tradición sobre un diluvio. Ellos dicen que ‘el agua subió arriba de las montañas más altas del mundo, por lo que pereció toda persona y todas las cosas creadas. Nada escapó a excepción de un hombre y una mujer, que flotaron en una caja sobre la faz del agua y así se salvaron’.8

Las historias de las tribus Teutónicas de Escandinavia son vívidas y describen eventos terribles. La narración de estas leyendas enfatiza la magnitud del cataclismo. Uno de estos relatos, refleja el caos del mundo cuando ‘el poderoso lobo Fenrir se sacudió, haciendo temblar al mundo. El árbol antiguo de fresno Yggdrasil (considerado como el eje de la Tierra) fue sacudido desde sus raíces, hasta sus ramas más altas. Las montañas se derrumbaron o se partieron desde abajo hasta arriba … Los hombres fueron forzados a apartarse de sus hogares y la raza humana fue erradicada de la superficie de la Tierra. El mismo mundo estaba empezando a perder su forma. Ya las estrellas estaban a la deriva y caían al vacío … Las flamas salían de las fisuras de las rocas; por todos lados se oía el silbido del vapor. Todos los seres vivientes, toda vida vegetal fue exterminada … Y todos los ríos, todos los mares crecieron y se desbordaron. Por todos lados, las olas chocaban entre ellas. Ellas crecían y hervían cubriendo lentamente todas las cosas. La tierra se hundió en el mar … Después, la tierra lentamente empezó a salir de las olas. Las montañas se levantaron … el hombre también reapareció … escondidos en el tronco del fresno Yggdrasil … los ancestros de una raza humana futura habían escapado de la muerte.

Extraordinaria coherencia con el relato del Diluvio en tiempos de Noé

Existen cerca de 500 leyendas de un diluvio universal. Muchas de ellas muestran similitudes extraordinarias, con muchos aspectos parecidos a los detalles Bíblicos del Diluvio (ver los comentarios sobre ‘Historias de diluvios alrededor del mundo’).

Tenemos algunas opciones para explicar esto. Quizá todas las personas de estas civilizaciones remotas experimentaron diferentes diluvios con todas estas características en común, en las que basaron sus historias. Sin embargo, la conclusión más lógica y congruente es que todas estas leyendas tienen sus raíces en la misma experiencia del Diluvio universal, relatada en Génesis.

¿Si es tan lógica, por qué los escépticos rechazan que hubo un diluvio universal? La Biblia dice que las personas voluntariamente cierran su entendimiento: ‘Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la Tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cuál el mundo de entonces pereció anegado de agua’ (2 Pedro 3:5-6).

La Biblia también nos dice que viene otra catástrofe: ‘Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cuál los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la Tierra y las obras que en ella hay serán quemadas’. (2 Pedro 3:10)

Demasiadas veces nos confiamos en la seguridad de que habrá otro amanecer. Confiamos vanidosamente del delicado balance que hace posible la vida en nuestro planeta. Las profecías y leyendas antiguas, corrupciones del verdadero recuento original, nos ayudan a recordar nuestra vulnerabilidad ante Dios. Debemos postrarnos en nuestras rodillas humildemente de acuerdo con Sus propósitos, los únicos que realmente cuentan.

Referencias y notas

  1. Frazer, J.G., Folklore in the Old Testaments: Studies in Comparative Religion, Legend and Law (Abridged Edition), (Folklore en el Antiguo Testamento: Estudios comparativos en religiones, leyendas, y leyes), Avenel Books, New Cork, NY, EE.UU., p. 107, 1988.
  2. Sanders, N.K., The Epic of Gilgamesh (La Épica de Gilgamesh), Penguin Classics, Londres, pp. 108–113, 1972.
  3. Morrison, W.B., Ancient Choctaw Legend of the Great Flood, (Leyenda Antigua Choctaw sobre el gran diluvio), <www.isd.net/mboucher/choctaw/flood1.htm>, 8 de septiembre, 2000.
  4. Reed, A.W., ‘The Great Flood’ (El gran diluvio), en Aboriginal Fables and Legendary Tales (Cuentos legendarios y fábulas aborígenes), Reed Books, Sydney, Australia, pp. 55–56, 1965.
  5. Berlitz, C., The Lost Ship of Noah, (El Arca perdida de Noé), W.H. Allen, Londres, Reino Unido, p. 126, 1987.
  6. Ref. 1, p.82.
  7. Mercante, A.S., Enciclopedia of World Mythology and Legends (Enciclopedia de Mitologías y Leyendas del Mundo), Child & Associates Publishing, NSW, Australia, p. 613, 1988.
  8. Ref. 1, pp. 105–106.
  9. The Larousse Encyclopedia of Mythology (Enciclopedia de mitología Larousse), Chancello Press, Londres, Reino Unido, pp. 275–277, 1996.

Rebecca Conolly, Lic. (honores) y M.C. en Ingeniería Eléctrica. Trabaja como ingeniero de desarrollo en agricultura de precisión y técnicas de posicionamiento de satélite. Actualmente escribe y es consultora en su domicilio particular e Bulawayo, Zimbabwe.

Russell Grigg, M.C. (honores). Fue químico industrial antes de servir 20 años en Compañerismo Misionero Internacional. Ahora trabaja en Respuestas en Génesis, Australia.


Historias de diluvios alrededor del mundo

El Diluvio

El ‘Diccionario de folklore, mitología y leyenda’ de Funk y Wagnalls, de 1950, establece bajo el nombre de ‘Inundación o Diluvio': Un cataclismo mundial durante el cual la Tierra fue inundada o sumergida por agua; un concepto que se halla en casi toda la mitología del mundo. Las excepciones son Egipto y Japón …’ (no obstante, vea la mitología egipcia mencionada en el artículo principal. Ref. 7). Continúa describiendo que ‘las partes trascendentales del relato usual de la inundación’ son como sigue: ‘Los dioses (o un dios) deciden inundar el mundo, usualmente como castigo por cierto acto, rompimiento de un tabú, la muerte de cierto animal, etc. (en el mito Tsimshian, la inundación viene porque las personas han maltratado una trucha), pero a veces, lo mandan sin ninguna razón. Algunos humanos son avisados, o viene sin aviso. Si las personas son avisadas, construyen algún tipo de embarcación (balsa, arca, barcaza, … algo para flotar), o hallan otra forma de escapar (subiendo a una montaña, un árbol, isla flotante, semilla de coco, caparazón de tortuga, etc.).

Algunas veces ellos salvan ciertas cosas importantes para la vida como alimentos, raramente animales domésticos. La inundación comienza (lluvia, una gran ola, algún contenedor roto o abierto, el ombligo pinchado de un monstruo, etc.). Se mandan pájaros o roedores como exploradores, sin embargo, esto no es universal. Después de la inundación, los sobrevivientes llegan a una montaña o una isla; algunas veces ellos ofrecen algún sacrificio (no es universal), y después repueblan la Tierra, recrían animales, etc., por medios milagrosos’.1

Si no hubiera una distribución universal similar de leyendas sobre diluvios o inundaciones mundiales, los escépticos no dudarían en atacar la credibilidad de la Biblia sobre este tema, cuestionando la posibilidad de que se haya olvidado tan importante catástrofe en todas las culturas. A partir de aquí, el diccionario parece que necesita confirmar a sus lectores con, ‘El hecho (de un diluvio universal) no tiene cabida en la historia geológica de la Tierra …’. Pero argumentar acerca de un diluvio universal en base a la ‘historia geológica’ de ‘millones de años’ sonaría como si estos ‘largos periodos de tiempo’ fueran la lectura correcta en las rocas, y que esa lectura sólo puede ser verdad considerando que no hubo un diluvio universal. Esto es conocido como la falacia lógica de ‘preguntar pidiendo que se conteste lo que uno quiere probar’.2 Los recuerdos culturales de un diluvio destructor del mundo, obviamente alterado a través de siglos de tradición oral, son poderosos, una evidencia mundial consistente con la veracidad del Génesis. Son un recuerdo emocionante de la forma en que la historia verdadera de la Biblia hace conexión con el mundo actual.

Referencias y notas

  1. Funk & Wagnalls, Standard Dictionary of Follore, Mythology and Legend (Diccionario estándar del folklore, mitología y leyendas), 1950.
  2. En 1795, antes de examinar la evidencia, Huton, ‘el padre de la geología moderna’, proclamó que ‘el pasado histórico de nuestro globo terráqueo debe ser explicado por lo que podemos ver que está sucediendo actualmente … No puede ser usado ningún poder que no sea natural para el mundo, ninguna acción puede ser admitida a excepción de aquellas en la que conocemos sus principios’ (énfasis añadido). Esto, automáticamente deja fuera el Diluvio Universal relatado en la Biblia. Hutton, J., Theory of the Earth with Proof and Illustrations (Teoría sobre la Tierra con Pruebas e Ilustraciones); citada por Colmes, A., Principles of Physical Geology (Principios de la Geología Física), 2da edición, pp. 43–44, 1965.

Aborígenes australianos relatan su leyenda de un diluvio que destruyó el mundo

Uno de los relatos más impresionantes sobre un diluvio, resumido aquí, fue descubierto por unos antropólogos en una remota tribu de aborígenes en el oeste de Australia, antes de que tuvieran cualquier contacto con misioneros.

‘Sucedió que los primeros niños que hubo en el mundo, atormentaron y maltrataron a Dumbi, el Buho Pestañeador. Ngadja. El Supremo Ser se entristeció profundamente por esto. Él instruyó a Gajara lo siguiente: ‘Si quieres vivir, toma a tu mujer, a tus hijos, y las esposas de tus hijos y toma una balsa doble. Debido al problema con Dumbi, he decidido ahogar a todo el mundo. Estoy a punto de mandar la lluvia y una inundación marítima’, le dijo. ‘Toma en la balsa alimentos que no se descompongan y puedan ser almacenados; alimentos como gumi, banimba, y ngalindaja, todos estos alimentos molidos’.
‘Entonces Gajara almacenó todos estos alimentos. También reunió a pájaros del aire como el cucú, el comedor de muérdago, el ave arco iris, el frailecillo armado y el pinzón; y los puso en la balsa, luego puso a un canguro hembra. Gajara juntó a sus hijos como tripulación, y a su propia esposa y las esposas de sus hijos.

‘Entonces Ngadja mandó a las nubes sobre ellos. La inundación del mar vino del muy lejano noreste y la gente sucumbió a la inundación del agua salada y las mareas de las aguas del mar. Ngadja remolineó las aguas del diluvio y la tierra se abrió, aplastando y tragándose a todos. Él se los llevó al Dumbey. Mientras tanto, la corriente de la inundación llevaba a aquellos que iban en la balsa con Gajara muy lejos, hasta Dulugun.

‘Finalmente, las aguas del diluvio trajeron a Gajara de regreso en esta dirección. Él mandó algunos pájaros fuera de la balsa, primero al cucú. El cucú halló tierra y no regresó a él. Gradualmente, las aguas fueron bajando. Poco después, los otros pájaros regresaron a Gajara, y él los mandó nuevamente al siguiente día. La tierra empezó a secarse y las criaturas vivientes hallaron casa y alimento. Ellos sacrificaron un canguro después de arribar, y la esposa de Gajara, Galgalbiri, lo puso en un horno de tierra y lo cocinó con otros alimentos. El humo subió lentamente hasta llegar al cielo. Ngadja, El Supremo Ser, pudo oler el humo y vapor proveniente del canguro hembra mientras se cocía, y le agradó.

‘Ngadja, el Supremo Ser, puso un arco iris en el cielo, para limitar las nubes de lluvia. El arco iris nos protege para que el agua de lluvia, no suba mucho. Nuestra gente entiende el significado de esto. Cuando nosotros vemos el arco iris decimos, “No habrá otra vez una lluvia torrencial anormal”.’1

Referencias y Notas

  1. Para una versión completa ver: Coates, H., El Diluvio, revista Creation 4(3):9–12, 1981.

El reino de Amón

El reino de Amón

Amón es uno de los pueblos contemporáneos a Israel en el periodo bíblico, incluso su origen, según el libro de Génesis, lo emparenta al pueblo hebreo a través de la familia de Abraham. Se ubicó al este del río Jordán, fijando su capital en Rabat-Amón (actual Ammán, capital de Jordania). Este reino proporciona referencias arqueológicas que ilustran y confirman el trasfondo histórico de la narración bíblica.

Hasta los años 30 del siglo pasado, teníamos muy poca información de los estados transjordanos en la Edad del Hierro. Fue en esta década cuando, el rabino americano Nelson Glueck, inició estudios de superficie en el territorio Jordano, identificando lugares mencionados en la Biblia. A partir de entonces las diferentes expediciones arqueológicas han ido sacando a la luz la cultura material de este pueblo.

En principio, los hallazgos realizados estaban entorno a Rabat-Amón, como la inscripción descubierta en la ciudadela de Ammán, realizada sobre piedra caliza blanca, y aunque está incompleta, parece ser la dedicación de un edificio templario del siglo IX aC al dios nacional de Amón, Milcom. En esta y otras inscripciones observamos que la lengua amonita es muy similar a la de sus vecinos hebreos, moabitas y fenicios, perteneciendo al tronco común cananeo.

Otro hallazgo realizado entorno a Rabat-Amón, son 12 tumbas que muestran una importante riqueza, tanto por su estructura, como por el ajuar funerario, fechado entre los siglos VII y VI aC.

También, en 1969 se halló en el borde de la ciudadela de Ammán, un depósito que servía para la recogida y abastecimiento de agua para la población. Datado alrededor del siglo X aC, es similar a los existentes en Palestina, con unas medidas de 6 metros de ancho, por 16,5 metros de largo y unos 7 metros de alto. Según algunos autores como Timothy P. Harrison podría ser el suministro de agua mencionado en la Biblia, en el libro 2º de Samuel 12:27, donde el general del rey David, Joab, le informaba de haber capturado la ciudadela que protegía el abastecimiento de agua de la ciudad, durante la conquista de Rabat-Amón.

Las relaciones entre los israelitas y los amonitas están inmersas en continuas disputas territoriales a lo largo de la historia, según nos muestra el texto bíblico. Su enemistad se inició cuando, tratando Israel de entrar en Palestina, los reyes de Amón y Moab temiendo al nuevo pueblo que se instalaba en sus alrededores, convinieron en maldecirlo a través del profeta Balaam, del que, curiosamente, se localizó en Deir Alla, una inscripción del siglo VIII aC con referencia a este enigmático personaje (puede ver aquí el artículo completo sobre Balaam).

Actualmente conocemos el nombre de 10 reyes amonitas. Uno de ellos es Yarah-azar, del que se encontró una pequeña estatua en la ciudadela de Ammán. En su pedestal una inscripción indica su nombre, el de su padre Zakir y el de su abuelo Shanib. Este último es muy probable que sea el nombrado por el rey asirio Tiglat-Pileser III en sus anales bajo el nombre de Sanipu, junto con el rey de Judá, Acaz. La crónica muestra una lista de reyes que le pagan tributo (ANET 282 J.B. Pritchard: “Recibí tributo de… Sanipu de Bit-Ammón, Salamanu de Moab, … Mitinti de Ascalón, Acaz de Judá…”).

Durante el imperio Neoasirio, el reino de Amón conservó su independencia y a pesar del tributo que debía pagar se constata un crecimiento en sus ciudades, sus recursos, en la cerámica importada, en edificios monumentales con influencia asiria, etc, motivado principalmente por la importancia que adquirió la ruta comercial desde Arabia a través de Ammán hasta el norte de Siria.

La administración Asíria nos ha proporcionado documentos con referencias a reyes amonitas que son nombrados junto a reyes de Israel y de Judá, en consonancia con el marco histórico que la Biblia describe de estos pueblos. Entre ellos están:

- El rey Baasa de Amón. Este soberano es nombrado junto al rey Acab de Israel en la estela de Salmanasar III. En ella el monarca asirio se atribuye la victoria sobre una coalición de 12 reyes. (ANET 278-9 J.B. Pritchard “…incendié QarQar,… 2.000 carros, 10.000 soldados de Acab del país de Israel… [...]soldados de Ba´sa hijo de Ruhubu del pais de Amón…”)

- El rey Puduilu de Amón, es nombrado por el monarca asirio Senaquerib en sus anales en relación al tributo que le debía pagar. En estas crónicas también viene descrito el asedio al que sometió a Jerusalén y a su rey Ezequías, cuando éste se reveló contra Asíria. (J. Briend “… le impuse anualmente sin interrupción el tributo… Puduilu el amonita… En cuanto a Ezequías el judeo, que no se había sometido a mi yugo… a él le encerré en el interior de Jerusalén…”)

- Con el nombre de Aminadab se conoce a varios reyes amonitas. En 1972 se localizó una botella de bronce en Tel Siran. Es de 10 centímetros de alta y contiene una inscripción cuya traducción por Proel dice: “Las obras de Aminadab, rey de los amonitas, hijo de Hissil´el rey de los amonitas, hijo de Aminadab rey de los amonitas”). La datación de la botella es anterior a un documento asirio del rey Asurbanipal, que alude a un rey amonita con este mismo nombre, posible sucesor de éste. El documento informa del apoyo logístico que le dieron los estados vasallos en la campaña militar realizada en Egipto. En el texto se menciona al rey Amonita junto al de Judá, Manases. (J. Briend “… me encaminé al país de Egipto… en el curso de mi campaña trajeron ante mí su importante presente… Ba´alu rey de Tiro, Manases rey de Judá… Aminadbi rey de Bet-Ammón…”)

El territorio que ocupó Amón no fue siempre el mismo, pues según indican las excavaciones en Tel Umeiri y Hesban (Abel-queramim y Hesbón bíblico), entre finales del siglo VII y durante el siglo VI aC, hubo una expansión del reino amonita hacia el sur. En estos yacimientos se han localizado construcciones, cerámicas, sellos e inscripciones que identifican estas ciudades como amonitas.

Uno de estos materiales es un sello de clara influencia egipcia, con nombres que aparecen en la Biblia. Encontrado en una bullae de arcilla, por Lloyd Willis en 1984, perteneció a un alto cargo del gobierno amonita, y su inscripción dice: “Perteneciente a Milcom´ur, sirviente de Baalyasha”. Contiene la expresión usual en los sellos oficiales de la época. En él se aprecia el nombre del dignatario derivado de su dios Milcom y de su rey Baalís. Ambos nombres registrados en el libro del profeta Jeremías 49:3 y 40:14 respectivamente.

Según el texto de Jeremías, el rey amonita Baalís participó en la conspiración contra el gobernador de Judá, Guedalías, elegido por la administración de Babilonia para regir al resto de la población que permaneció en Judea después de la destrucción de Jerusalén en el año 586 aC. Posiblemente Baalís intentaba con ello evitar la reconstrucción de su histórico enemigo.

Terminamos indicando que las referencias al pueblo amonita se extendió a través del periodo persa, como observamos entre otros, por el hallazgo en 1989 del sello de Shuba, funcionario de la provincia persa de Amón. Igualmente en este periodo la Biblia muestra la oposición de un funcionario amonita llamado Tobías, a la reconstrucción de Jerusalén por Nehemías y del que se ha hallado la tumba familiar. También en tiempos de Judas Macabeos, los textos hebreos describen los enfrentamientos judíos, contra las tropas amonitas al mando de Timoteo (1 Macabeos 5:6). Y por último, noticias de este pueblo las tenemos de Justino Mártir en el siglo II de nuestra era, en su obra Diálogo con Trypo (p119).

Francisco Bernal es Ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaDom.php?n=10705

LOS MILAGROS DE JESÚS

“MILAGROS” DE JESÚS:

Jesus y la mujer con flujo de Sangre

Jesús hizo muchos “milagros”:

1- 35 milagros específicos.
2- Además, cuantos enfermos y endemoniados se acercaban a Él, “todos” se sanaban.
3- Además, muchas manifestaciones sobrenaturales:

La Anunciación, la Encarnación por obra del Espíritu Santo, el nacimiento virginal, la estrella que guió a los Reyes, Jesús pasando en medio de las turbas hostiles sin que los vieran, la Transfiguración en el Tabor, la caída de los soldados en Getsemaní, las tinieblas durante la crucifixión, el velo roto, las tumbas abiertas…

¡El cristianismo es la religión del poder de Dios, expresado en milagros y maravillas, y portentos y prodigios.

Leer el resto de la entrada…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.992 seguidores