El matrimonio de Bill y Belinda Gates, con niños en riesgo


FOTO

El matrimonio de Bill y Belinda Gates, con niños en riesgo

Bill Gates y su familia

Foto: Archivo

Hace poco más de una semana, el célebre multimillonario Bill Gates dejó la conducción ejecutiva de Microsoft, la empresa que fundó en 1975.

Desde aquel año hasta hoy avanzó bajo la consigna de proveer una computadora para cada escritorio en cada hogar. Casi lo logra, si no fuera que hay sociedades enteras que están bajo la línea de supervivencia. Tal vez, por esta realidad, decidió apartarse de la organización que lo convirtió en uno de los hombres más adinerados del mundo, y aplicar gran parte de sus ganancias y energías a la Fundación Bill y Melinda Gates.

Su página en Internet contiene una carta de la pareja que comienza con la siguiente descripción: “Cada día mueren más de 1000 niños por no haber recibido la vacuna contra el sarampión, que cuesta 15 centavos de dólar. Casi 3000 millones de personas en el mundo viven con menos de 2 dólares al día”.

Estas frases eximen interpretar cuáles son los objetivos de la Fundación Gates. Se baja así de la cima del mundo desarrollado y sube la cuesta de la desigualdad, donde habitan los enfermos y los hambrientos, cuando bien podría haberse refugiado en la burbuja de su fortuna. Esto abre la pregunta: ¿éste es verdaderamente un modelo de liderazgo para imitar?

Un rápido repaso por su trayectoria revela que hoy Microsoft emplea a 90.000 personas. Esta multitud de trabajadores de distintas calificaciones se debe, en parte, a su política de no tercerizar, sino desarrollar internamente sus 75 productos y las incontables versiones. Cualquiera diría que anduvo a contramano de las recomendaciones de los economistas de las últimas décadas y a pesar de eso ganó unos cuantos miles de millones de dólares.

La prensa especializada se preocupó más acerca de los efectos del cambio sobre las acciones de la empresa o las dificultades que enfrentará Microsoft en el futuro inmediato y la habilidad para superarlas de los nuevos dirigentes.

No debería opacarse la decisión de Bill Gates, más cerca de la conciencia moral que de la acumulación.

Bajando abruptamente de los cielos multimillonarios, cabe cuestionarse si esta dedicación filantrópica es privilegio exclusivo de personajes como Gates.

En escala menor, todo retiro de la lucha empresaria cotidiana necesita resignificarse, encontrar un sentido; diferente, pero sentido al fin.

Es evidente que el ex CEO de Microsoft no vivió encerrado entre las paredes de su oficina y tal vez sea esta virtud la que lo convirtió en uno de los hombres más ricos de todos los tiempos.

De nuevo, otra pregunta: ¿por qué no es el más citado por los gurúes como un excelente modelo de liderazgo? Al revés de las películas convencionales, no siempre ganan los buenos.

jmosqueira@ar.inter.net

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1027555

About these ads

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Liz
    jul 18, 2008 @ 05:27:12

    Lo felicito y quisiera que se gritara a lo 4 vientos que bill es cristiano la verdad estoy cansada con tanta religion en especial la catolica no se porque la gente es tan ignorante los españoles fueron los que la impusierón con espada la biblia dice mi pueblo perecio por falta de entendimiento

  2. pauloarieu
    jul 18, 2008 @ 22:55:22

    Liz:
    Gracias por las palabras de felicitación.
    No sabia que Bill Gates era cristiano. Podrías acercarme algun artículo que hable de la vida espiritual de este hombre. Yo simpre pensé que era ateo.
    Bendiciones
    Paulo

  3. ALEJANDRA
    mar 21, 2009 @ 04:16:05

    HOLA YO QUISIERA SABER COMO SE LE QUEDO FACILMENTE A BILL GATE PROGRAMAR Y SABER SOBRE COMPUTADORAS QUISIERA QUE ME MANDARAN LA RESPUESTA A MI CORREO a.l.o.v.559@hotmail.es y que “DIOS LE DE MUCHAS BENDICIONES A BILL GATE” BYE.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.016 seguidores

%d personas les gusta esto: