¿Que es el creacionismo? (II)


¿Que es el creacionismo? (II)

Esta es la segunda parte del articulo sobre que es el creacionismo

Ver ¿Que es el creacionismo? (I)

«Mas genéricamente podemos asociar la expresión teoría con “referente conceptual” y “marco teórico”,  así como con un principio fundamental mediante el cual interpre­tamos y explicamos algún aspecto de la realidad. De esta manera, por ejemplo hablamos de la teoría creacionista señalando  la cual todas las especies de organismos fueron creadas separadamente por una acción superior (divina), de modo que por su origen, resultan inmutable. Con este tipo de contenidos, la expresión “teoría” parece acercarse a la noción de creencia fundamental (principio general y básica de interpretación determinado subjetivamente) y distanciarse de la noción científica de teoría”, sobre todo si comparamos los contenidos recién reseñados con la teoría de la evolución (Darwin) que resultó no sólo de una gran cantidad de observaciones sistemáticas sino que produjo una manera enteramente nueva de pensar en muchas y variadas disciplinas científicas (biología. sociología, lingüística, etc.) en función de conceptos corno origen, adecuación, probabilidad, posibilidad y evolución.

Ahora, todos percibimos y valoramos los sucesos que configuran nuestra experiencia desde una determinada perspectiva (derivada de nuestras prácticas y en relación con nuestros objetivos y fines de existencia). Cuando hacemos consciente esta perspectiva y clarificamos sus alcances. Nos hemos construido un referente conceptual. Siguiendo el ejemplo anterior, podemos entender y valorar, o sea interpretar, la existencia de la diversidad de organismos bien desde una perspectiva fundamental creacionista o. desde una perspectiva evolucionista. El afinamiento de un referente conceptual general mediante categorías (conceptos claves) especificas implicadas por o derivadas de el constituye un marco teórico. SI retornamos a la comparación entre creacionismo y evolucionismo nos encontramos, en principio, con los siguientes universos dibujados mediante relaciones entre algunas de sus categorías:

Referentes conceptuales y marcos teóricos son en realidad, sustento de hipótesis de trabajo fecundas. De modo que referente conceptual y marco teórico son nuevos nombres -que suponen características específicas- de lo que hasta ahora » [14]

Diversidad del creacionismo[15]

Los fundamentalistas religiosos, ya sean cristianos o musulmanes, afirman que la teoría de la evolución es esencialmente atea y hostil hacia los pensamientos religiosos. Desde luego, existen biólogos ateos, pero eso no es lo mismo que afirmar que la evolución es incompatible con la religión. En el año 1996 se publicó en L’Osservatore Romano las siguientes palabras de Juan Pablo II:

Los últimos conocimientos científicos han demostrado que la evolución es más que una hipótesis. De hecho es remarcable que esta teoría ha sido aceptada por la mayoría de los científicos, tras obtener toda una serie de datos en varios campos del saber. La convergencia de los resultados obtenidos por vías de trabajo independientes es por sí mismo un argumento de peso a favor de esta teoría”.

La frase del Papa es importante en tanto en cuanto da un argumento valioso: la evolución no es en sí misma una religión. Esta es una afirmación que algunos creacionistas de los USA repiten con frecuencia con la esperanza de pervertir el mandato constitucional que separa la religión del estado.

El evolucionista Theodonius Dobzhansky lo reflejó en 1973 en el título de un artículo leído en la “American Biology Teacher”: “Nada en biología tiene sentido, excepto a la luz de la evolución”. Los biólogos “creen” en la evolución no por razones religiosas, sino por las toneladas de evidencias que se poseen. El título del artículo de Dobzhansky es referido con frecuencia, pero su contenido es menos conocido. Éste empieza discutiendo como el fundamentalismo islámico ataca el sistema solar copernicano.  Ya en 1973,  Dobzhansky era plenamente consciente de que había que tener en cuenta cualquier tipo de fundamentalismo: “Yo soy un creacionista y un evolucionista. La evolución es Dios, o la forma natural de la creación. La creación no es un evento que ocurrió en el 4.004 A.C., es un proceso que empezó hace 10.000 millones de años y todavía está en marcha”. Dobzhansky era un cristiano ortodoxo practicante, que pensaba que afirmar que su fé religiosa era incompatible con la evolución era absurdo.

El creacionismo de todas formas no es tan monolítico como aparenta. Esto se puede observar cuando algunos afirman que el modelo evolucionista y el creacionista debe de ser explicado en igual de condiciones en las escuelas, y el que afirma que en el conflicto entre la Biblia y la evolución solamente una de ella puede ser correcta.

Además, esa idea que “venden” los creacionistas en la cual existe homogeneidad frente a las diferentes teoría que manejan los científicos es completamente falsa. Entre los creacionistas encontramos en un extremo aquellos que afirman que la Tierra es plana (Schadewald (1980) The flat out truth: Herat orbits? Moon landings? A Fraud! Says this prophet. http://www.lhup.edu/~DSIMANEK/fe-scidi.htm) o los que afirman que creer en el heliocentrismo pone es escena muchos de los diablos que el mundo ha visto en el pasado (Babinsky et al. (2005) The evils of Copernicanism, hhtp://www.edwardtbabinski.us/babinsky/copernicanism.html). Estos ejemplos quizá sean poco representativos debido a sus escasos componentes, sin embargo todavía hay grupos incompatibles de creacionistas, que van desde los creacionistas de una tierra joven, que creen que la Tierra no tiene más que unos pocos miles de años, a los creacionistas progresivos, que aceptan que el universo tiene millones de años pero hay intervenciones divinas en cada una de las apariciones de nuevas especies. Las discrepancias se dan entre estos grupos al igual que entre ellos y los evolucionistas. Así los creacionistas de la Tierra joven afirman que el diseño inteligente es una mezcla de agnósticos y teístas de una gran variedad teológica que nunca se darán cuenta de la importancia del verdadero Dios y de su Palabra (Mortensen, 2004 en Answers in Genesis). Los creacionistas progresivos, sin embargo, están en desacuerdo con los mitos que hacen circular los fundamentalistas cristianos y acusan a Ken Ham, un conocido creacionista, “por mostrarnos su más absoluta ignorancia al ignorar la antigüedad de la Tierra”(Neyman, 2005 en Answers in Creation).

Diversidad del creacionismo [16]

La inmensa mayoría de los biólogos en la actualidad aceptan la teoría de la evolución. En palabras de Medawar, citado por Carroll (2006): “para un biólogo la única alternativa a pensar en términos evolucionistas es no pensar”. Sin embargo esto les hace olvidar que la situación en el mundo es muy diferente, incluso entre los científicos que no son biólogos”. “El peligro que supone el creacionismo para el pensamiento racional y la enseñanza de la biología en USA se está convirtiendo en un serio problema en los últimos años. Esta corriente no solamente está siendo liderada por cristianos fundamentalistas, sino también por fundamentalistas islámicos.”

1. Los USA: Este es el fenómeno mejor documentado, pero el problema quizá esté infravalorado. Existe la creencia de que “el juicio del mono” de 1925 fue una victoria para la enseñanza de la biología en USA, ya que a pesar de que los creacionistas ganaron el juicio, sus portavoces hicieron el ridículo de tal forma que otros estados no se animaron a proponer leyes como las tenía en ese momento Tennessee. Sin embargo, apenas hubo enseñanza de la evolución después de ese año, con lo que no fue necesario promover dichas leyes. Lo único que cambió el panorama fue el lanzamiento del Sputnik por parte de la URSS en 1957, que puso de manifiesto que las diferencias de conocimientos científicos entre la URSS y USA eran superiores de lo que ellos pensaban. A partir de esa fecha se fomentó la enseñanza de las ciencias y la teoría de la evolución, que es esencial en la enseñanza de la biología, volvió a las aulas. Esto supuso una nueva y furibunda oposición por parte de los fundamentalistas cristianos. Empezando en Arkansas, en 1981, algunos estados han propuesto leyes para “balancear” las enseñanzas de biología con las de “ciencias de la creación”. Uno tiende a pensar que en realidad esto es una maniobra de dilación con el objetivo de acabar eliminando del todo la enseñanza de la teoría de la evolución de las escuelas. En el año 2006, la sociedad americana de bioquímica y biología molecular estaba ya lo suficientemente alertada que organizó un simposio que llevó por título “La enseñanza de la teoría de la evolución en ciencias bajo la amenaza de otras visiones alternativas”, completando el simposio con otro acerca de “Temas de actualidad en evolución molecular”.

2. UK: En abril del año 2006 la Royal Society (que es el equivalente de la academia de ciencias de UK) publicó un manifiesto donde se reconocía que “la evolución es la mejor explicación para el desarrollo de la vida sobre la Tierra, así como para explicar el origen de las especies”, y  “ésta forma parte esencial de la biología y de las enseñanzas de ciencias en colegios, institutos y universidades en todo el mundo”. ¿Por qué se hizo necesario este manifiesto?. La respuesta está en una escuela pública de Gateshead, una ciudad situada en el norte de UK. El jefe del departamento de ciencias de esa escuela proclamó: “Si, como Jesús nos dijo, la Biblia es la palabra de Dios, la verdadera ciencia siempre deberá estar de acuerdo con ella”. En otras palabras, la Biblia es el sistema de referencia por la cual una hipótesis científica debe de ser testada.  La revista The New Humanist publicó una discusión en el parlamento británico; cuándo se le preguntó al Primer Ministro si estaba de acuerdo en que se enseñara en las escuelas el creacionismo a la vez que la teoría de la evolución de Darwin contestó: “cuanto más diversa sea nuestra escuela mejores resultados obtendrán nuestros chicos”  Según una encuesta realizada por The Guardian en 2006, más del 12% de los estudiantes ingleses preferían el creacionismo sobre otro posible origen de los humanos, mientras que un 19% estaba de acuerdo con el diseño inteligente. En septiembre del año 2006 una organización llamada Truth in Science distribuyó propaganda creacionista entre los jefes de departamentos de las escuelas de secundaria de UK.

3. Alemania: La situación en Alemania no es mucho mejor que en UK. Las ideas creacionistas se están enseñando en dos escuelas de Giessen, en el estado de Hesse, publicándose en un reportaje del canal Arte. Cuando se entrevistó al ministro de educación el estado de Hesse, Karin Wolff, éste afirmó que “la teoría de la creación bíblica debe de ser enseñada en clase de biología al igual que la teoría de la evolución”.

4. Polonia: El Ministro de Educación de Polonia, Miroslaw Orzechowski, dijo en octubre del 2006 que “la teoría de la evolución es mentira; es un error que hemos legalizado como una verdad común”. Maciej Giertych, miembro polaco del parlamento europeo está creando un lobby para incluir el creacionismo en los currículos de biología. Siempre ha negado que la motivación sea religiosa, y afirma que “no se tienen en cuenta las nuevas pruebas científicas en contra de la evolución, como por ejemplo que hay evidencias paleontológicas y arqueológicas de que los dinosaurios coexistieron con los humanos, o que una catástrofe de dimensión mundial ocurrió en tiempos históricos”. Por supuesto, esta persona no dio una sola referencia del origen de la información.

5. Francia: en Francia el problema es mucho menor que en otros países, aunque hay un movimiento creacionista en crecimiento: el Cercle d´Études Historique et Scientifique (CESHE). Esta organización no sólo es hostil a la ciencia sino también a la iglesia católica romana.  Por ejemplo, describe la academia pontifícea como “formada por dos tercios de evolucionistas ateos que sabotean la cristiandad”.

6. Turquía: Es quizá el núcleo más importante de propaganda creacionista después de USA. Su radio de acción se extiende también entre los estudiantes musulmanes residentes en Europa. Recientemente han confeccionado un Atlas de la Creación que han repartido sin coste a profesores, escuelas y universidades de diferentes partes del mundo.

Ideología del creacionismo [17]

1.Creacionismo clásico

Los creacionistas clásicos niegan el hecho científico de la evolución, la teoría de la evolución biológica y, especialmente, la evolución humana, además de las explicaciones científicas sobre el origen de la vida. Por esto rechazan todas las pruebas científicas (fósiles, geológicas, genéticas, etc.). En el creacionismo clásico de origen cristiano se hace una interpretación literal de la Biblia y se sostiene la creación del mundo, los seres vivos y el cataclismo del Diluvio Universal tal como esta descrito en Génesis, sin pretender concretar de manera científica el origen de las especies.

2.Creacionismo contemporáneo

2.a. Creacionismo anti-evolución actual

A diferencia del creacionismo clásico, en el creacionismo más reciente se trata de utilizar igualmente fundamentos de carácter no religioso, a partir de descubrimientos o conocimientos de disciplinas pertenecientes a las ciencias naturales, que se presentan como pruebas científicas contra la veracidad de la teoría de la evolución. Se habla así de creacionismo científico, nombre que le dan sus partidarios. Sin embargo, a diferencia de las ciencias naturales, en este tipo de creacionismo no se sigue el método científico, no se producen hipótesis falsables y las pruebas que se presentan son seleccionadas fuera de su verdadero contexto, modificadas y, en muchos casos, tergiversadas. Debido a estos hechos, el creacionismo científico no logra reunir en ninguna de sus formas las características de una teoría científica y, por ello la comunidad científica relacionada al tema, lo describe solo como una proposición pseudocientífica.

Por otra parte, este tipo de creacionismo contemporáneo trata de desdibujar la distinción entre hecho evolutivo (parentesco y transformación de las especies a lo largo del tiempo) y teoría de la evolución (síntesis evolutiva moderna o «neodarwinismo»), englobándolo todo con el término “evolución”, “evolucionismo” o “darwinismo”, y descalificándolo como una “simple teoría” (jugando con el doble significado de la palabra teoría en el habla común y en las ciencias naturales). Así intenta negar el hecho de que la teoría de la evolución es considerada una de las más grandes y sólidas teorías científicas actuales, que describe un hecho sobre el que no existen pruebas o evidencias científicas que lo refuten.[8]

2.b. Diseño inteligente

Otra forma más sutil de este tipo de creacionismo es el diseño inteligente, movimiento que no suele hacer explícita su motivación religiosa. Su principal actividad consiste en negar en mayor o menor medida la validez e importancia de las explicaciones evolutivas sobre el origen de las estructuras biológicas, para concluir que es necesaria su creación por intervención directa de un ser inteligente. El diseño inteligente es presentado por sus seguidores como una alternativa al neodarwinismo pero, al no formular hipótesis contrastables, no cumple los requisitos del método científico y es considerado una forma de pseudociencia.

2.c. Creacionismo pro-evolución

Las formas de creacionismo nombradas anteriormente son consideradas formas de creacionismos anti-evolución porque requieren la intervención directa de un creador. Además de este tipo de creacionismo, existe el creacionismo pro-evolución expresado en el creacionismo evolutivo y en una postura filosófica llamada evolución teísta; el creacionismo pro-evolución cree en la existencia de un creador y un propósito, pero sí acepta que los seres vivos se han formado a través de un proceso de evolución natural. Esta forma de creacionismo no interfiere con la práctica de la ciencia, ni es presentada como una alternativa al neodarwinismo, sino como un complemento filosófico o religioso a la teoría de la evolución.[9]

2.d. El creacionismo en los sistemas educativos

Al no basarse en evidencia científica, ninguna forma de creacionismo está implementada prácticamente en el sistema educativo de ningún país del mundo, con excepciones tales como las que sucedieron hasta fines del 2005 en algunos estados de Estados Unidos, estados que generalmente presentan una alta extracción comprometida con religiones protestantes (en los cuales se trató de sustituir a la evolución en los libros de texto, siendo actualmente un hecho prohibido por una sentencia judicial[10] ); o el creacionismo de origen islámico, presente en algunos países con creencia mayoritaria en esta religión.

En lo referente a la opinión de la Iglesia católica, está de acuerdo con un creacionismo que se podría llamar de tipo pro-evolución teísta,[11] [12] ya que no interpreta el Génesis de forma estrictamente literal, y no ve contradicción de la doctrina filosófica y religiosa de la Creación, que explica el origen del universo a partir de la nada, con la teoría de la evolución biológica. En este sentido, Benedicto XVI también aclara que las ciencias naturales en general y la evolución en particular no pueden explicarlo todo;[13] esto ya que las ciencias naturales realmente nunca han buscado explicarlo todo, sino que solo estudia y explica la naturaleza.

3 Descripción hecha por el creacionismo

3.a. Creación de la Tierra y los seres vivos

3.a.1. Creacionismo de la Tierra joven

Algunos creacionistas creen que la Tierra es joven, indicando que el planeta tiene menos de 10.000 años, y generalmente creen que fue creada por Dios hace 6.000 años, tal como lo describe el Calendario de Ussher-Lightfoot. Así, las teorías científicas del Universo y la astronomía no están incluidas en esa ideología.

Como el creacionismo es una ideología independiente, según esta ideología, la Tierra es joven y no tiene más de seis mil años de antigüedad; esto a través del cálculo y deducción mediante regresiones realizadas sobre las edades de ciertos personajes de la Biblia.

3.a.2.Dentro de este creacionismo existen tres formas:

  1. Creacionismo de la Tierra Joven: rechaza absolutamente la evolución de las especies y las teorías geológicas sobre la evolución de la Tierra en todas sus formas; siendo la forma más común de creacionismo clásico.
  2. Creacionismo de la Tierra Joven Ambiguo: acepta en una Tierra joven la evolución de todos los seres vivientes, excepto la evolución de los seres humanos. Rechaza la teoría de la evolución de las especies de Darwin así como el origen del hombre y el evolucionismo científico.
  3. Creacionismo de la Tierra Joven de una evolución rápida: asegura que Dios dirigió un tipo de evolución singular de corto período hasta el sexto día de la creación, en la que después se sumó a la creación o al nacimiento de las primeras especies, a esa respuesta por el nombramiento joven.

3.b.1 Creacionismo de la Tierra antigua

En oposición al creacionismo de la Tierra joven, otros creacionistas admiten que la Tierra puede ser antigua, es decir, que podría tener millones o incluso miles de millones de años. Existen diferentes tipos de creacionismo de la Tierra antigua:

  1. Creacionismo de la restitución: sostiene que la vida (con o sin cambios) fue creada de inmediato en una Tierra antigua preexistente.
  2. Creacionismo del día-era: sostiene que la Tierra fue creada por Dios en seis días cósmicos, que serían mucho más largos que los días terrestres (por ejemplo, cada día podría durar varios cientos de millones de años).
  3. Creacionismo del diseño inteligente: sostiene que la Tierra fue creada tal como lo explica la geología, pero describe la evolución de la tierra y la vida a través de la intervención directa de Dios.
  4. Creacionismo de la evolución teísta y creacionismo evolutivo: sostiene el proceso de formación del universo y los seres vivos como es descrito por la ciencia (pro-evolución natural) pero postula que, además, existe un propósito y un origen divino en ello; también sostiene la no incompatibilidad entre la ciencia y la creencia en un dios creador.

3.c. La evolución y extinción de los animales y otros seres vivos

Dentro de la mayoría de las doctrinas mencionadas anteriormente, igualmente se plantea que hace unos miles de años sucedió un cataclismo (diluvio universal), en el que muchas especies animales desaparecieron al ascender el nivel del mar varios cientos de metros. Sin embargo, al referirse los creacionistas a la evolución y extinción de los animales y otros seres vivos, tampoco presentan un consenso sobre estos temas. De esta forma se presentan las siguientes subclases de ideologías creacionistas:

  1. Creacionismo que niega la evolución y extinción: sostiene que Dios no crearía grupos de seres que necesitaran cambios o adaptaciones para lograr la supervivencia de sus descendientes, ni permitiría que seres creados por Dios se extinguieran. Este creacionismo cree que todos los grupos animales fueron salvados en el Arca de Noé. Para explicar los fósiles que descartan sus creencias, un subgrupo cree que estos fósiles son falsos, mientras otro subgrupo cree que todos los animales o algún espécimen de cada grupo animal que se creen extintos, realmente no lo están y vivirían en lugares aislados o desconocidos, realizando algunos grupos incluso expediciones para encontrarlos.[14] [15] [16] Este tipo de creacionismo busca apoyo igualmente en las pseudociencias, en especial en la criptozoología popular; o incluso creyendo en la veracidad de fraudes como las piedras de Ica, las cuales poseen falsos grabados de dinosaurios conviviendo con seres humanos, y demás ooparts.
  2. Creacionismo creyente en la extinción divina: cree sólo en el proceso de extinción y no en la evolución, pero la extinción se produciría sólo por una intervención y voluntad divina. Dentro de esta categoría resaltan los grupos que creen que los dinosaurios y otros animales extintos antiguos, se extinguieron durante el Diluvio Universal. Así, estos grupos creen que los fósiles serían sólo evidencia de un suceso catastrófico de inundación producido por el diluvio descrito en la Biblia, y rechazan las explicaciones científicas de estos fósiles.
  3. Creacionismo creyente en la evolución y extinción divina: cree en estos procesos, aunque ellos se producen por intervención y voluntad divina; ejemplo de ello es la ideología del diseño inteligente.

Comentarios finales:

«Se pueden hacer tres comentarios finales:

Primero: Debemos recordar que “cuando lo revelado y lo observado parecen difíciles de combinar, es porque sabemos demasiado poco, no mucho —como nuestro Señor les hizo sentir a los saduceos acerca de sus dificultades con la resurrección.”

Lo que se desprende claramente de estos capítulos a la luz de otros textos bíblicos es “su doctrina de que la humanidad es una unidad, creada a imagen de Dios, y caída en Adán por un único acto de desobediencia: estas cosas”sé aseveran tan fuertemente en esta interpretación de la palabra de Dios como en cualquier otra.”

En segundo lugar: podría pensarse que toda esta discusión permite demasiado el dominio de la ciencia sobre la exégesis. Esta acusación sería grave. Pero tratar de correlacionar los datos de las Escrituras v la naturaleza no es deshonrar la autoridad bíblica, sino honrar a Dios como Creador v afrontar nuestra legítima tarea de interpretar sus formas de hablar. En las Escri­turas él nos deja descubrir por nosotros mismos detalles tales como si “las alas del viento” y “las ventanas de los cielos” son literales o metafóricos, y en qué sentido “el mundo no será conmovido” (Sal. 96:10) o el sol recorre diariamente “su curso” (Sal.  19:5, 6). Algunas de estas preguntas se contestan ni bien formuladas; otras, sólo mediante el avance general del conoci­miento;la mayor parte de ellas son doctrinariamente neutras. Estamos afirmando nuestra propia infalibilidad, no la de las Escrituras, cuando nos negamos a comparar nuestras respuestas con las de la investigación independiente.

En tercer lugar: “los intereses y los métodos de las Escrituras y la ciencia difieren tan ampliamente, que se los estudia mejor, en detalle, por separado.”

Sus relatos del mundo son tan diferentes (y ambos igualmente legítimos) como un retrato artís­tico y un diagrama anatómico, los cuales no pueden combinarse satisfactoriamente, porque solamente tienen en común la realidad total que ambos contemplan. No se puede poner demasiado énfa­sis en la afirmación de que las Escrituras son el vehículo perfecto de la revelación divina, que es lo que aquí nos interesa. Su poder reside en su osada selectividad, como la de una gran pintura. Leerla con un ojo puesto en cualquier otro relato es nublar su imagen y leer de vista su sabiduría. Pata tener la presentación del  mismo Dios de los comienzos de la humanidad en lo que nos concierne mas profundamente, no necesitamos otra cosa que estos capítulos y su interpretación en el Nuevo Testamento.» [18]

Creo que deberíamos humildemente tomar muy en cuenta las palabras del conocido filósofo Sócrates:

He seleccionado tres frases de él a modo de reflexión y consideración respecto de nuestro conocimiento de Dios, ya que no podemos decir que sabemos todo ya de Dios, porque nuestro Dios es infinito.

  1. “Sólo sé que no sé nada; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.”
  2. “La sabiduría es saber qué tan poco sabemos.”
  3. “Solo es útil el conocimiento que nos hace mejores.” [19]

Por esto es que ahora hago mención de lo que significa escudriñar las escrituras.

¿”Escudriñad” o “Escudriñáis”?

«La versión Reina-Valera traduce “Escudriñad”, como una orden, en Juan 5:39. Otras versiones traducen “Escudriñáis”, como la constatación de un hecho. Pareciera ser que la mejor traducción sería esta última, como lo hacen la Biblia De Jerusalén, y el Testamento Interlineal de Lacueva, entre otros. El Señor Jesús recriminaba así a los judíos por centrar exclusivamente la atención en las Escrituras, y no acudir a Él para que les diera vida. Las Escrituras, sin el Señor Jesucristo, o dicho de otra manera, sin que sean capaces de mostrarnos a Cristo, no tienen valor. La vida está en Cristo, no en las Escrituras.» [20]

‹Ahora teológicamente hablando, otro problema que presenta la idea es el entender las palabras originales inspiradas por el Espíritu Santo. Evolucionar y Crear no es lo mismo, ni se escribe igual. Pero no sólo es el hecho de definición castellana, sino lo que significa la palabra “Creó = bara” en el original hebreo.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” Génesis 1:27

Nunca vemos que los creó como “ameba” o hominid. Los creó (bara=formar de lo inexistente, atribuido SOLAMENTE a Dios, como Omnipotente) varón y hembra. Esto sería de suma importancia siendo que – “las especies son reemplazadas por otras mejor adaptadas (esencialmente asociado con capacidad reproductiva).

Esto es de enfatizado por la Biblia en varios pasajes:

Génesis 5: 2 Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.

Nota: No eventualmente o evolutivamente. Particularmente cuando crear/bara es el traer a existencia de lo inexistente.

Por Jesús:

Mateo 19:4 “Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo.”

Marcos 10:6 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.»[20]

LOS RAZONAMIENTOS INVÁLIDOS EN EL CREACIONISMO Y EL DISEÑO INTELIGENTE [21]

El dr. J.M.Hernandez, un prestigioso zoólogo español, comenta en su blog que «“Un razonamiento no es válido simplemente porque no sea contradictorio o resulte coherente y, mucho menos, es cierto por ello. Para saber si es válido, debemos emplear una validación lógica y, para saber si es cierto -o probablemente cierto-, debemos comprobar la veracidad de las premisas.”

Los predicadores del diseño inteligente, y los creacionistas en general, suelen emplear razonamientos inválidos, que siguen la estructura de un razonamiento lógico y que consiguen engañar al público que está más acostumbrado a utilizar razonamientos informales en su vida cotidiana.

Utilicemos un ejemplo muy usado por las doctrinas creacionistas: “La complejidad del código genético y el ADN, cuyo origen no puede explicar la ciencia, evidencian un diseño y, por lo tanto, la existencia de un diseñador inteligente“.

Ante cualquier crítica al razonamiento, sus partidarios afirman: “Pues si no es así, dígame como se origino el complejísimo ADN, ¿no lo sabe verdad? eso evidencia que mi razonamiento es válido“.

Dicho así, el argumento resulta muy convincente, difícil de rebatir y correctamente enunciado. Sin embargo, analicemos los dos razonamientos que contiene:

Razonamiento A:

  • Premisa 1: El código genético y el ADN son sumamente complejos.
  • Premisa 2: La ciencia no ha explicado como se originaron.
  • Conclusión: El código genético y el ADN fueron diseñados inteligentemente.

Esta conclusión sirve de premisa al siguiente razonamiento:

Razonamiento B:

  • Premisa 1: Si existe diseño, existe un diseñador.
  • Premisa 2: El código genético y el ADN fueron diseñados inteligentemente.
  • Conclusión: El código genético y el ADN fueron diseñados por un diseñador inteligente.

Una vez considerado todo lo expuesto en el artículo, resulta sencillo detectar las incorrecciones del planteamiento:

- El razonamiento A no es válido: pretende ser un razonamiento deductivo, pero la conclusión no se desprende necesariamente de las premisas: el que sea complejo y no conozcamos su origen no implica que sea diseñado. Es el mismo caso que el razonamiento 3 (Juan es un hombre, los hombres no son pájaros, luego Juan es un pez).

- El razonamiento B sí es válido, pero su premisa 2 no es verdadera necesariamente (se trata de la conclusión del razonamiento A, que era incorrecto). Estaríamos ante el ejemplo 2 (Juan es un hombre, los hombres son peces, luego Juan es un pez).

- No es necesario demostrar el origen del ADN para invalidar el argumento, ya que este es incorrecto (aunque también convertiría en falsa la premisa 2 del razonamiento A).

Así pues, no podemos deducir, a partir de los datos de los que partimos, que el ADN sea fruto de un diseñador inteligente. Tampoco significa esto que la conclusión sea falsa, sino que el razonamiento no es válido y parte de premisas no verificadas, no demostrando nada en absoluto.

Nos encontramos entonces ante una afirmación incorrecta (en el sentido formal) que solo puede ofrecerse como conjetura. Su probabilidad dependerá de la cantidad de pruebas válidas que la apoyen, no de ninguna “evidencia de diseño”.

Esta utilización de razonamientos inválidos o falaces es muy habitual no solamente en la doctrina creacionista, sino en todas las llamadas “pseudociencias”, como la ufología, las medicinas “alternativas”, el espiritismo o las teorías conspiratorias y es uno de los factores que las diferencian del método científico.

En nuestras manos está intentar seguir un pensamiento racional y utilizar en cada caso la herramienta adecuada: no empleemos fórmulas matemáticas para elegir los cuadros de nuestro salón ni elijamos el color que más nos guste como prueba del ph de un medio.»

Notas

[13] Helio Gallardo , ELEMENTOS DE INVESTIGACION ACADEMICA,EUNED,pag. 36-38

[14] Citado del Artículo de Cornish-Bowden y Cérdenas (2007). Biol Res 40: 113-122. en  Diversidad del creacionismo (http://oldearth.wordpress.com/)

[15] Citado de Cornish-Bowden, A. y Cárdenas, M.L. (2007). “The threat from creationism to the racional teaching of biology”. Biol. Res. 40: 113-122. en Distribución geográfica del creacionismo (http://oldearth.wordpress.com/)

[16] Derek Kidner, Genesis Introducción y Comentario, Comentarios Didaque Antiguo Testamento, Ediciones Certeza,1967 Londres Inglaterra,1985 Illinois,E.U.,pp 35-36

[17] http://es.wikipedia.org/wiki/Creacionismo

[18] http://es.wikiquote.org/wiki/S%C3%B3crates

[19] Escudriñad las Escrituras…(www.aguasvivas.cl)

[20] http://www.foroekklesia.com/showthread.php?t=47&page=3

[21] http://jmhernandez.wordpress.com/2008/05/30/logica-para-creacionistas/

About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.121 seguidores

%d personas les gusta esto: