CLONACIÓN: ¿AVANCE CIENTÍFICO, O ATENTADO ÉTICO?


CLONACIÓN: ¿AVANCE CIENTÍFICO, O ATENTADO ÉTICO?

LA CLONACIÓN HOY

La ética y la clonación

Clonacion.jpgAl igual que el aborto, la clonación provoca un airado debate sobre las implicaciones éticas que posee esta práctica. Existen quienes les atemoriza la idea de este avance científico o los que por cuestiones religiosas no lo aceptan. Por esto es importante conocer de qué se trata la clonación y cuáles son los posibles usos de esta.

La idea de producir asexualmente copias múltiples de organismos idénticos desde un punto de vista genético, todos descendientes de un antecesor común, crea, en la mayoría de las personas, una reacción moral negativa. Instintivamente, la mayoría de nosotros se forma la impresión que la procreación que resulta de una expresión de amor y dentro del contexto de una familia constituye algo favorable que debería protegerse. Los individuos, en gran parte, creen que la procreación sexual no debería ser reemplazada por alguna tecnología de laboratorio. Todas las culturas cuentan con un estándar ético como el Cuarto mandamiento (Honrar Padre y Madre) o el Sexto (No Cometer Adulterio) que le dan expresión a este sentido ético básico y que entorpecen la emulación de lo que hoy llamamos valores familiares.

Por eso, es importante aclarar de qué conceptos científicos se está hablando cuando se trata de clonación. No es lo mismo la secuenciación de Genoma Humano que la clonación de embriones. El primero consiste en toda la información genética humana. Su importancia radica no sólo en reconocer los genes de la especie, sino en sus futuras posibles aplicaciones médicas, tanto en la detección temprana de enfermedades como en la curación de otras. Sin embargo la clonación es otro enfoque del tratamiento genético. Se refiere al transplante del núcleo de una célula a otra, de manera que el material genético del donante será igual al del nuevo organismo, generando un ser idéntico.

Pero, aunque generalmente nuestra reacción inicial a los nuevos avances científicos y tecnológicos puede ser desagradable, abundan los ejemplos de cambios que inicialmente causaron una reacción negativa y luego se aceptaron, puesto que producían consecuencias buenas e importantes. Uno de los roles del eticista o del filósofo moral consiste en considerar todos los aspectos de una situación; consecuencias y circunstancias, propósitos y posibilidades. Ética significa pensar detallada y ampliamente acerca de situaciones y no quedarse estancado sólo en versos relevantes de la Sagrada Escritura o respuestas instintivas iniciales importantes.

Hay que tomar en cuenta que la clonación humana no ha sido considerada a fondo, ya que existe un conjunto de errores obvios y problemas falsos. La clonación produce una copia genética, pero no una fotocopia de una persona. Un clon genético es una persona diferente que tendrá un ambiente, oportunidades, suerte elecciones, un espíritu o un alma distintos. El entorno, en especial el familiar, aún sigue teniendo una gran influencia en lo que algún día llegaremos a ser. Un niño clonado puede ser muy diferente del hermano que se utilizó para el experimento sólo debido a la influencia del lugar en la familia. Los clones se verán parecidos, pero no tendrán la misma experiencia y, por consiguiente, serán distintos. Sabemos que esto resulta cierto de acuerdo a lo que conocemos acerca de los gemelos monocigotos que constituyen clones naturales.[1]

 

Clonación en microorganismos (virus y bacterias)[2]

1. Se introducen genes humanos en bacterias para luego clonar a las bacterias y así reproducir los genes también. Así se obtienen cantidades masivas de productos orgánicos como insulina humana, interferón humano y hormona del crecimiento.

2. Se replican virus y bacterias con otros fines tanto positivos como negativos: para disolver “mareas negras” de petróleo, para eliminar plagas, para disponer de abonos nitrogenados, para producir armas biológicas.

Clonación en el reino vegetal

1. La antigua práctica de injertar ramas de buenos árboles frutales en otros árboles es una especie de clonación para producir fruta de mayor y mejor calidad.

2. Hoy se practica la clonación a fin de multiplicar plantas genéticamente modificadas para producir más y mejores papas, tomates, maíz, trigo, arroz, etc.

Clonación en especies animales

1. La clonación a través de la escisión embrionaria se ha realizado con éxito en una variedad de animales, tales como ratones, ovejas, macacos y monos.

2. En la década de los 60 se logró clonar sapos a partir de células diferenciadas.  En 1997 se anunció que la oveja Dolly fue clonada a partir de una célula diferenciada de una oveja adulta. Actualmente se realizan muchos experimentos para la clonación de otros mamíferos.

3. Beneficios esperados de la clonación de animales a partir de células diferenciadas:

3.1. Multiplicación de animales de especies en peligro de extinción.

3.2. Multiplicación de animales “superproductores” de leche, de lana o de carne.

3.3. Producción de fármacos. Se espera multiplicar mediante la clonación animales genéticamente modificados para producir en su leche medicamentos ahora costosos.

3.4. Provisión de cantidades de animales genéticamente idénticos para la experimentación científica.  Esto facilitará la interpretación de los experimentos, pues eliminará la variable de la diversidad genética.

3.5. Investigación de enfermedades genéticas, como el cáncer.

3.6. Provisión de órganos y tejidos para trasplantes.

Clonación en seres humanos

1. Métodos

1.1. “Clonación natural”: cuando dentro de la madre el óvulo fertilizado se divide para producir gemelos idénticos.

1.2. Clonación por escisión embrionaria en laboratorio.  Se sabe hacer desde 1993.

1.3. Clonación a partir de células diferenciadas. No hay evidencia fidedigna que nadie haya realizado esto, pero se supone que se podría lograr en un futuro cercano.

2. ¿Para qué se quiere clonar a seres humanos?

2.1. Fines de la clonación reproductiva

2.1.1. Para proveer tejidos para trasplantes. La producción de seres humanos genéticamente idénticos favorecería el éxito de trasplantes entre ellos.

2.1.2. Para que parejas estériles u homosexuales pudieran tener hijos que tengan una relación genética con uno de los padres.

2.1.3. Para que uno pueda perpetuarse a sí mismo.

2.1.3.1. Para realizar sus sueños a través de un hijo genéticamente idéntico.

2.1.3.2. Para multiplicarse. Un dictador megalómano podría emplear los inmensos recursos del estado para hacer cuantiosos clones de sí mismo.

2.1.4. Para fomentar una procreación libre de la “contaminación” de la relación sexual.

2.1.5. Para clonar a personas de alto valor para la sociedad:  científicos, artistas, deportistas, trabajadores.

2.1.6. Para crear un gemelo más joven de un hijo querido.

2.1.7. Para sustituir a un hijo moribundo.

2.2. Fines de la clonación terapéutica: clonación de embriones

2.2.1. para realizar experimentos con ellos.

2.2.2. para cosechar de ellos tejidos para tratar enfermedades humanas.

2.2.3. sacrificando a los embriones en el proceso.

UNA EVALUACIÓN BÍBLICO-TEOLÓGICA DE LA CLONACIÓN

1. La investigación científica pone al descubierto la gloria de Dios (Sal. 19:1-4a).

2. La clonación de plantas y animales es una manera de sojuzgar la tierra y señorear en las plantas y los animales (Gén. 1:27-29), si se hace en sumisión a Dios.

3. La creación gime bajo la maldición divina impuesta por el pecado (Gén. 3:14-19; Ro. 8:20-22).  Nunca lograremos librar a la creación de la esclavitud de la corrupción (Ro. 8:20-22), ni a nosotros mismos del dolor y sudor. Sin embargo, tampoco debemos resignarnos a aguantar todas las penas de la maldición, sino luchar “con el sudor de nuestro rostro” para superar en lo posible los efectos de la maldición (Gn. 3:19).

4. Con frecuencia utilizamos los avances científicos con fines egoístas que se oponen a los propósitos divinos (Gén. 11:4-7).

5. Nuestro conocimiento del futuro es limitado, incluso de los efectos de nuestras acciones (Stg. 4:13-17). La clonación, aun de plantas o microorganismos, podría traer consecuencias nefastas imprevistas.

6. El ser humano vale cualitativamente más que las plantas y los animales (Gn. 1:26-27; 9:2-6).

7. La clonación humana atenta contra los desprotegidos (Ex. 20:13; Pr. 23:10-11; 24:11-12; 31:8-9).

7.1. La clonación con fines reproductivos los asesina y deforma.

7.2. La clonación con fines terapéuticos los asesina.

8. La clonación humana cosifica a personas.

8.1. Para Dios, cada ser humano tiene un valor supremo.  Es la corona de la creación divina y portador de la imagen divina (Gn. 1:26-27), y amado por Dios a tal grado que envió a su Hijo a morir por cada uno (Jn. 3:16; Ro. 5:8) y ofrece a cada uno la oportunidad de recibir “las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Ef. 2:7).

8.2. Se piensa clonar a seres humanos principalmente por su utilidad, cosa que niega el valor que Dios les atribuye.

9. La clonación humana esclaviza.

9.1. Dios quiere que seamos libres social y espiritualmente (el éxodo; 1 Co. 7:23; Gá. 5:1).

9.2. Una persona procreada para llenar expectativas predeterminadas por otros nace ya en alguna medida esclavizada a esas expectativas.

10. El ser humano clonado no sería completamente idéntico a su progenitor. Los factores principales que definen una persona son su herencia genética, la influencia de su entorno social (Prov. 22:6), el ejercicio de su propia voluntad (Ez. 18:19-22) y la obra de Dios en ella (Ef. 2:4-10).

11. Tendemos a no apreciar el valor de la diversidad en la raza humana (Cnt. 1:5). En una encuesta realizada hace unos pocos años en un país europeo, más del 40% de los encuestados opinaron que si se descubriera en un feto una disposición genética al exceso de peso, sería indicación suficiente para abortarlo. Un peligro de la clonación podría ser la tendencia a reducir la diversidad en la raza humana, particularmente en una sociedad dominada por una dictadura, tal como sucedió en el gobierno nazi.

12. Unas de las pautas principales que debe orientar nuestras acciones y decisiones es amor al prójimo (Mt. 22:39; 7:12).  El prójimo incluye la persona que podría ser clonada.

13. Ignoramos si un ser humano procreado por la clonación tendría alma y espíritu como los demás hombres (Ecl. 11:5).

14. Dios instituyó la familia como la unidad social responsable del cuidado de los niños.  Cualquier intento de criar a niños clonados en instituciones del estado los privaría del cuidado familiar ordenado por Dios.

ALGUNAS CONCLUSIONES

1. Por ahora no se ven suficientes objeciones a la clonación de microorganismos, vegetales y animales para detener estas prácticas. Sin embargo, deben ser evaluadas constantemente a la luz de los beneficios y peligros que representan.  Hay varios posible riesgos en la clonación a estos niveles.

1.1. Puede atentar contra la biodiversidad, eliminando especies, homogeneizando otras excesivamente, y desechando genes que en el futuro podrían ser muy útiles, hasta necesarios.

1.2. No está fuera de lo posible originar epidemias devastadoras.

1.3. Puede emplearse para fines imperialistas, mediante, por ejemplo, la producción de armas bacteriológicas, o tecnologías monopolizadas por países ricos.

2. Por ahora no se ve justificación ética suficiente para experimentar con la clonación de los seres humanos. Por eso, diversas instancias—el Vaticano, la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO, el Parlamento Europeo, las legislaciones de los Estados Unidos y varios países europeos, y comisiones nacionales de bioética de diversos países—públicamente se han opuesto a la experimentación con la clonación humana.  La excepción ha sido el parlamento británico, que ha legalizado la experimentación con embriones de menos de 14 días de vida.

2.1. La clonación con fines terapéuticos se debe prohibir, ya que para beneficiar a los poderosos (los nacidos) se mata a los débiles (los no natos).

2.2. La alta incidencia de muerte y deformación en la clonación con fines reproductivos es suficiente razón en sí para prohibir toda clonación humana por ahora.

2.3. Todos, o casi todos, los supuestos usos de la clonación humana contravienen alguna ley divina.  No es difícil imaginar un mundo en que los padres pedirían de un catálogo un hijo como Pelé, Robert Redford, Albert Einstein o algún otro héroe de la sociedad moderna; o un mundo en que algunos dictadores y cabecillas del narcotráfico harían clones de sí mismos, para criarlos como presos y luego acudir a ellos para trasplantes de órganos vitales.  Hasta que se descubran usos para la clonación que armonicen con los propósitos divinos, la clonación humana debe ser prohibida.

Usado con permiso.

Fuente:

[1] http://www.dialogica.com.ar/astrolabio/2005/09/le-etica-y-la-clonacion.php

[2] Gary Williams,http://www.obrerofiel.com/content.php?cnt=TmprNQ==

About these ads

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Leo
    abr 04, 2009 @ 01:12:44

    Desde que la muerte existe,adelante con la clonacion. No temais a “ponernos a jugar con dios”. Si dios nos dio el conocimiento para que le saquemos el maximo beneficio,que culpa tenemos que nos forjemos un futuro donde podemos vencer las enfermedades y prolongar mas tiempo la muerte con ese conocimiento que es un regalo de dios?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.983 seguidores

%d personas les gusta esto: