“El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía…”


1 de Junio

“El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.” Salmo 28:7

Cuando yo era chico, no había Internet, ni juegos en red, ni existía la Play Station. Los chicos en el recreo del colegio, jugábamos a la mancha, a la pelota y las chicas por lo general, jugaban al elástico. Ataban un elástico bien largo y dos chicas se ponían como postes, enfrentadas, con el elástico en los tobillos. La tercera tenía que entrar dentro del cuadrilátero del elástico, y pisar ambas líneas paralelas.

Esto era fácil, cuando los postes tenían el elástico en los tobillos. Luego subía a las rodillas, a la cintura, al tórax, y finalmente a los hombros. Cada vez había que saltar más alto, y solo las más ágiles lograban pasar esa prueba. La mayor alegría de ese recreo era poder alcanzar saltando el escalón más alto del elástico.

El salmista no jugó jamás al elástico, pero también saltaba. Es notable como este hombre puede combinar en un solo verso, los más diversos sentimientos. El salmo es una súplica de ayuda. No sabemos
bien cual era el problema que estaba atormentando al salmista, pero era algo que le quitaba el sueño y la tranquilidad. Lo angustiaba terriblemente, a tal punto que no encontraba paz.

Sin embargo, en medio de tanta duda y sufrimiento, este hombre puede exclamar que Dios es su fuerza y su escudo. Cuando estaba más cansado y sufriendo, en su peor estado de ánimo, cuando ya no tenía
más fuerzas para dar otro paso, este hombre puede decir: Dios es mi fuerza, Él es mi escudo. Puedo confiar tranquilo que Dios tiene el control de la situación por la que estoy viviendo. Y Él me va a
ayudar.

Tal vez no sea hoy, tal vez no sea de la manera que yo desee. Pero Dios siempre me va a ayudar. Por eso puedo estar tranquilo. Por eso puedo estar alegre, y cantar agradecimientos, porque aunque ahora no
tenga la solución, Dios es Fiel, y me va a ayudar. ¡¿Cómo no voy a saltar de alegría al saber que tengo un Dios tan amante y cariñoso?!

Tal vez hoy no estás en tu mejor momento. Y en lugar de saltar, jugando al elástico, estás derrotado mordiendo el polvo. Dios te quiere levantar, te quiere recordar que Él siempre está cerca.

REFLEXIÓN – Podés saltar, Dios es tu alegría.

Un gran abrazo y bendiciones

About these ads

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. JAMES
    mar 06, 2009 @ 19:49:53

    Gracias, por esa voz de aliento, queria escuchar,

    QUE DIOS TE BENDIGA.

  2. Anónima_40
    mar 07, 2009 @ 02:56:09

    que suerte tienen algunos, a mi jamás me escucha., y tanto que lo necesito
    :(

  3. Renton
    mar 07, 2009 @ 14:01:13

    Esta es la confianza que tenemos cuando nos acercamos a Dios, que si pedimos conforme a su Voluntad, Él nos escucha
    1 Juan 5:14

    Claro que te escucha mujer…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.890 seguidores

%d personas les gusta esto: